Vous êtes sur la page 1sur 2

EL TEATRO DESDE PRINCIPIOS DEL SIGLO XX HASTA 1939

INTRODUCCIÓN:

1. TEATRO COMERCIAL Y DE ÉXITO.

2. TEATRO RENOVADOR Y MARGINADO.

3. LA OBRA DE VALLE-INCLÁN.

4. EL TEATRO DE GARCÍA LORCA.

Finalmente, la etapa de plenitud de Lorca será alcanzada, conformando la unión del rigor estético y
buscando un alcance mayor hacia la sociedad. Ésta será la época, por tanto, de La Barraca, compañía
junto a la que el poeta recorrerá los diversos pueblos de España, representado obras teatrales clásicas
en aquellos lugares donde apenas había actividad cultural, teniendo gran éxito. Aquí son encontradas
dos tragedias, dos dramas y una comedia inacabada. En casi todas, la mujer tiene una posición central,
dando a entender la sensibilidad de Lorca hacia el papel de ésta en la sociedad tradicional. Dichas
mujeres (al igual que gitanos o negros), son marginadas o marginales que representan inocencia o
pasión elemental de forma pura.

Bodas de Sangre (1933) surge a través de un hecho real en Almería, en el cual una novia huye con su
amante el día de la boda. Lorca, a partir de esto, logra crear una pasión superior a barreras sociales o
morales y que finaliza con la muerte, situándolo en un marco de venganzas u odios familiares, ubicados
en una Andalucía esencial y universal. Se mezclan personajes míticos y reales, prosa y verso, y
parlamentos individuales con coros, todo para reforzar la tragedia. Llegó a ser un gran éxito.

Yerma (1934), en cambio, es el drama de una mujer condenada a la infecundidad, ya que su marido
quiere que sea fiel y no tenga hijos. Trata el choque entre el anhelo de realizarse frente al sometimiento
a la moral y educación recibida, y la fuerza de la honra. A partir de ahí surge la tragedia, siendo un gran
éxito.

Doña Rosita la soltera o El lenguaje de las flores (1935) es otro drama, esta vez acerca de una señorita
de provincias condenada a la esterilidad y frustración. Su tema principal es la espera inútil del amor.
La casa de Bernarda Alba (1936) es considerada la culminación del teatro del poeta. Se trata de un
“drama trágico”, el cual muestra la lucha entre autoridad (liderada por Bernarda Alba) y libertad (llevada
a cabo por Adela, la hija menor) o el enfrentamiento entre realidad y deseo. Surge del encierro de las
hijas de Bernarda Alba debido al luto por el fallecimiento de su segundo marido. La tragedia da lugar
cuando aparece Pepe el Romano (nunca presente en escena) y supone el enfrentamiento de Angustias,
Martirio y Adela por amor. La obra está llena de simbología y “realismo poético”, teniendo valor
universal y siendo representada en todo el mundo.

Más allá de éstas, sólo queda el borrador del primer acto de una Comedia sin título, que distingue a un
Lorca más revolucionario. Sin embargo, fue completada por Alberto Conejero con el título El sueño de la
vida, estrenada en enero de 2019.

Por tanto, su llamada trilogía rural (Bodas de Sangre, Yerma y La casa de Bernarda Alba) incluye sus
mayores obras. Los rasgos comunes de las tres son la índole sexual de los problemas, la mujer como
protagonista, el campo andaluz como ambientación, el final trágico, un clima denso y dramático, la
unión de verso y prosa y la de realismo y poesía. Todo esto las hace insuperables en el ámbito teatral.