Vous êtes sur la page 1sur 6

TAREA DE ARTE

Carla Madueño F.

Definición de arte contemporáneo en el Perú

Durante la década del 40, se fueron gestando en el Perú opciones


estéticas que más tarde derivarían en el expresionismo y postcubismo,
con pintores que alternaron entre el geometrismo y figuración de
superficies y colores planos. Más tarde, durante los años 50 se dio
progresivamente la abstracción, un nuevo concepto respaldado por el
Instituto de Arte Contemporáneo (1947). Durante este periodo la
abstracción fue el eje dominante del arte peruano. Como mayor
representante del arte abstracto peruano se encuentra Fernando de
Szyslo (1951), primero en brindar una propuesta estética localista,
basada en la historia local y poesía quechua.

Durante la segunda mitad de los años 60, se dio en Lima un amplio


desarrollo artístico que recogió perspectivas internacionales
vanguardistas. Ejemplo de ello: Jesus Ruiz Durand y Luis Zevallos Hetzel
que incursionaron en el Pop art, Op art y no-objetualismo. El pop se
definió entonces como la cultura internacional de las masas y rechazo a
las imágenes comerciales mercantiles.

Para 1968, el golpe militar terminó con todas estas propuestas y se


instauró un régimen que tendía a cerrar fronteras e imponer el interés
por las tradiciones artísticas locales. Así se crearon grupos de jóvenes
artistas que sensibilizados ante la metamorfosis de la metrópoli
ocasionada por las continuas migraciones provenientes del área rural
(1950), propusieron un arte público, basado en la cultura urbana y “pop
local”.

Simultáneamente, hacia finales de los 60 e inicios de los 80, resurgieron


las corrientes expresionistas, con escenarios imaginarios y fantásticos,
poblados de figuras indefinidas y evidente erotismo. Ejemplo de ello:
Carlos Revilla y Leoncio Villanueva.
Hacia las últimas décadas del s. XIX el interés de muchos artistas
peruanos se centró en escenarios desérticos, espacios inhabitados y
naturales, marcados por ritmos y tiempos distintos, influenciados esta
vez por ideas existencialistas y poéticas, que otorgaron mayor
expresividad a sus lienzos costeños. Cabe mencionar que la década de
los 80 estuvo también marcada por tiempos de violencia y terrorismo,
época en la que destacó especialmente la fotografía como registro
documental y representación visual de la violencia política de aquellos
años. Seguidamente, la década de los 90 estaría impregnada de
cambios radicales que da a luz a una generación de artistas
“internacionales” con nuevas y más amplias formas de expresión.

Breve síntesis biográfica de dos artistas contemporáneos


peruanos

Augusto Bedoya

Nació en el año 1953. Estudió Diseño Gráfico en el Instituto Superior


CESCA en 1978. Desarrolló luego las artes gráficas y trabajó para
agencias de publicidad, profundizando simultáneamente en estudios de
artes plásticas, ilustración, fotografía y aerografía. Desde 1983 participa
en exposiciones colectivas y trabaja dando servicios a empresas y
particulares, siendo también docente en programas de Diseño Gráfico,
publicitario e ilustración. En 1990 inicia trabajos en el área de dibujo y
pintura al óleo y desde el 1998 da cátedras sobre creatividad en la
Universidad San Martín de Porres.

Miguel Brenner (estilo mágico surrealista)

Nació en 1953 en Huaral. De niño le impactó mucho el paisaje rural a


riberas del río, así como restos de antiguos peruanos en Chancay. Tenía
un agudo sentido de observación e imaginación, viendo muchas veces
en las nubes y luna seres mágicos y personas que se dibujaban. De
joven estudió dibujo por correspondencia desde Miami, EEUU, y luego
estudió en Bellas Artes, destacándose como alumno brillante. Sólo así
consiguió una beca para Francia, para luego vivir un año en Roma. De
vuelta en París conoció a muchos poetas y escritores, como Julio Ramón
Ribeyro y Alfredo Bryce Echenique que se quedaron sorprendidos con
las obras de Brenner. A partir de ese momento tuvo diferentes
exposiciones en España, Colombia, Chile y Estados Unidos al lado de
obras de artistas como Dalí, Miró, Picasso, etc; recibiendo siempre
múltiples felicitaciones a su trabajo artístico.
Crítica de dos obras de cada autor investigado

AUGUSTO BEDOYA

Título: Doble mañana


Oleo
30cm x 20cm

En este cuadro interpreto a


la ráfaga de viento que
atraviesa formas raras como
el tiempo que pasa a lo largo
de nuestras vidas y por
diferentes etapas. Como la
pintura se llama “doble
mañana” deduzco que la
ráfaga podría ser el tiempo.
El autor emplea colores
tierra, opacos y con sombras, dando un toque de misterio y nostalgia al
cuadro.

Título: Juegos y ritos


Oleo
30cm. x 20cm.

Distingo la imagen de un dios de los


antiguos peruanos, con formas
geométricas propias de los incas y pre
incas. Esa divinidad es plena
referencia a lo que es un rito, en
nuestro caso, un rito ancestral
peruano. Veo también mantos como si
fueran telares antiguos con figuras
geométricas difusas y a los pies se
dibujan formas juguetonas, indefinidas, que podrían ser los “juegos”
como el título del cuadro indica.

MIGUEL BRENNER

Titulo: GUERRERO DEL MARAÑON 2002


Oleo sobre tela
100 x 130 cm

El reflejo en la parte baja de la pintura


indica la presencia de aguas, de un río.
Una figura colorida, con escamas o
planos superpuestos ocupa la mayor
parte del cuadro. Interpreto ello como la
armadura de un caballero que atraviesa
un río (en este caso el Marañón). El
rostro del caballero se ve levemente,
pero sí se logran distinguir sus largas
barbas y cabellera de color negro en la
esquina superior izquierda del cuadro.
Puedo ver formas que bien podrían ser
aves u hojas de árboles de la selva
peruana (lado derecho).

Título: CABALLOS
2002
Oleo sobre tela
200 x 400 cm

Este cuadro
transmite el
mensaje de manera
más directa, son sólo 4 caballos, coloreados con tonos contrastante
entre sí, sobre un fondo azabache y difuso.