Vous êtes sur la page 1sur 3

República bolivariana de Venezuela.

Ministerio del Poder Popular para la Educación.


U. E. P “Cristo de Jose”.
Puerto Píritu- Estado Anzoátegui.

LA COMUNICACIÓN EN LA SOCIEDAD, EL TEATRO

Profesora: Alumna:
Pereda Yina. Bolívar Oscarly
Caraballo Cindy
Castillo Juan
Pérez Nubia
Quijada Jean
Quiroga Anyela
Rivas Andy

“Castellano” 5to Año “C”.

Puerto Píritu, 08 de abril de 2020.


La Comunicación En La Sociedad, El Teatro

El teatro desde la época de los griegos ha sido y es uno de los medios de


comunicación y expresión más poderosos después de la televisión, el cual ha
sabido captar las realidades socio-políticas y transformarlas en comunicación
inmediata para ser disfrutada por todos los espectadores, llegando inclusive a
influenciar y cambiar maneras de pensar, sentir y actuar, a través del discurso
emitido. 
Este discurso que llamamos “obra de teatro” o “mensaje” está influenciado a su
vez por la propuesta o visión del director, del escenógrafo y obviamente de los
actores, entre otros. Todos estos artistas que intervienen en el hecho teatral
también tienen una propuesta o forma de entender este mensaje del autor y de
comunicarlo al público de una manera definida, la cual denominamos
“propuesta”.  

La Comunicación Teatral Para Reírnos De Nosotros Mismo.

 En el proceso de la comunicación teatral participan otros elementos que serán


importantes para comprender el mensaje de una pieza o espectáculo escénico,
me refiero las diferentes visiones que le pueda dar el espectador al montaje; lo
que conlleva a que muchas personas sean capaces de encontrar traducciones
diferentes, de un mismo mensaje. 
Aquí podemos comprender lo siguiente: Es el hecho de que o cómo la
información, cumple su objetivo cuando se mantiene intacta, clara, por quienes la
crean, transmitiendo su versión de los mensajes, con la finalidad de que la
mayoría posible lo comprenda. 
Pero el teatro no cuenta con una retroalimentación diáfana que le muestre lo que
el público analiza o siente al ver el espectáculo. Sin embargo, lo que sí permite
medir el éxito de una obra son las reacciones de esos asistentes; como la risa y el
aplauso final, así como también las emociones expresadas por el público en el
momento que vive el espectáculo, por ejemplo, el hecho de llorar o salir
conmovido de la obra como mencionamos anteriormente. El comentario final y la
recomendación, siempre serán positivas manifestaciones de que el mensaje
produjo un efecto en la persona y ésta lo transmite a otras para que lo vivan.
Estamos hablando ya de comunicación innegablemente.
Allí encontramos, a un público comunicando lo que la esencia principal de la obra
teatral quiso decir o pretende transmitir. El efecto ya está en el entorno, las
reacciones positivas o negativas se transmitirán en lo que vulgarmente conocemos
como recomendación; pero esto es solamente parte de un mensaje, ya que la
persona o personas que lo emiten estarán comunicando su experiencia propia de
acuerdo a lo que la obra pudo mover emocionalmente. 
Pero indiscutiblemente para que el fenómeno teatral pueda hacerse realidad es
necesario del público. Sin éste componente es como decir que un emisor, no
tenga un receptor. 
Y aquí se descubre una comunicación maravillosa entre el actor y el público por el
proceso de la comunicación, porque los artistas logran desconectar por un lapso
de tiempo de su realidad al espectador. Este se engancha e inclusive sueña junto
con el actor en la vida de su personaje. 
Por último, debemos abordar el tema de la motivación que produce el teatro como
medio de comunicación. En una sociedad, donde están presentes grandes
carencias y vacíos, las personas tienen necesidad de encontrar un soporte, o,
mejor dicho, un medio que los nutra y les provea de estímulos para así reivindicar
la estima y dar apertura a nuevos pensamientos que dinamicen su existencia.
Es allí donde la comunicación del teatro, conduce y da como aporte su más
valioso legado: la fuente motivacional. En una función teatral el mensaje resalta
los temores, las críticas, y las insatisfacciones humanas; pero también puede crear
un halo de esperanza, albergando desde otra perspectiva el sentido de la fe.