Vous êtes sur la page 1sur 2

Cree en Su Resurrección

Tema: Jesús ha resucitado. ¡Créalo o no!


Escritura: "Tomás, al que apodaban el Gemelo, y que era uno de los doce, no estaba con
los discípulos cuando llegó Jesús. 25 Así que los otros discípulos le dijeron: — ¡Hemos visto
al Señor! —Mientras no vea yo la marca de los clavos en sus manos, y meta mi dedo en las
marcas y mi mano en su costado, no lo creeré —repuso Tomás." (Juan 20:24- 25 – NVI).

Hay un libro muy interesante. Se llama "Aunque usted no lo crea" y está escrito por Robert
Ripley. El Sr. Ripley gozaba coleccionando informaciones raras y sorprendentes las cuales
aunque parecían increíbles, eran verdaderas. Publicó por primera vez esos hechos reales
como caricaturas en un periódico, pero vinieron a ser tan populares que se publicaron en
forma de libro, se divulgaron por radio y en programas de televisión y también se hizo una
cadena de museos de "Aunque usted no lo crea".

Déjame leerles algunos ejemplos de las cosas increíbles que encontrarán en su libro.
Escucha este. Un hombre llamado James Cook tuvo una gallina que puso un huevo
perfectamente cuadrado. Yo he visto huevos blancos, marrones y aún con manchitas, pero
nunca he visto un huevo cuadrado. ¿Lo has visto tú? ¡Creo que tendría que verlo para
creerlo!

Estoy seguro que no sabes de este. La salchicha más grande del mundo tenía más de 914
metros, pesaba 400 kilos y 103 carniceros tuvieron que cargarla para poderla mover. De
hecho, este libro está lleno de cosas que son difíciles para creer. Pero, ¿sabes qué? ¡Si algo
es cierto, es cierto, lo crea yo o no!

En el domingo que Jesús resucitó, se le apareció a un grupo de sus discípulos. Uno de los
discípulos, cuyo nombre era Tomás, no estaba con ellos. Cuando los discípulos le dijeron a
Tomás que habían visto a Jesús y que estaba vivo, Tomás dijo: "No lo creeré hasta que lo
vea con mis propios ojos. Deseo poner mi dedo en la marca de los clavos de sus manos y
mi mano en su costado".

Una semana más tarde, Tomás vio a Jesús. Jesús invitó a Tomás a que tocara el lugar en sus
manos donde habían estado los clavos. Le dijo también que pusiera su mano en la herida
que tenía en el costado. ¡Entonces Tomás creyó! Jesús le dijo: "Porque me has visto, has
creído; dichosos los que no han visto y sin embargo creen".

Hay muchas personas que no creen que Jesús resucitó de la tumba porque no lo han visto
con sus propios ojos. ¿Sabes qué? ¡Es cierto ya sea que lo crean o no! Tú y yo nunca hemos
visto a Jesús, pero lo aceptamos por fe. La pregunta es, ¿crees o no?

Oración: Padre celestial, ayúdanos a aceptar por fe que Jesús ha resucitado de la tumba y
que vive, así como creer los beneficios de su resurrección: me hizo justo ante Dios Padre,
he resucitado a una nueva vida y resucitaré cuando Cristo regrese. Ayúdanos a creer,
porque es cierto. En el nombre de Jesús oramos. Amén.
Actividad de la familia

HUELLAS DE MANOS: Deje que los niños tracen sus manos en un papel de
construcción. Luego deberán pegar un círculo negro grande en cada mano. Deje que los
niños tracen o escriban CREO en la parte superior de las manos. Recuérdenles el texto
sobre Tomás y sobre creer.

PONGAN CLAVOS EN LAS MANOS: Puede dibujar dos manos grandes en una
cartulina y la pegará en la pared. Luego, vendará los ojos de cada quien por turnos, quienes
tratarán de pegar un círculo negro, hecho de papel de construcción, en la mano, para
representar los huecos de los clavos en las manos.

Manualidad: la tumba vacía (puede escoger otro arte como manualidad)

Materiales:
Plato de papel grueso
Cartulina gris
Palos de artesanía estándar y jumbo
Pintura gris
Figuras impresas

Instrucciones
1. Pinte de gris la parte posterior y frontal del plato de papel. Deje que se seque.
2. Mientras se seca el plato de papel, Imprime o dibuja, recorta y colorea al ángel y a Jesús.
3. Una vez que el plato de papel esté seco, córtelo por la mitad y corte una abertura en una
de las mitades como se ve en la imagen. Pegue las mitades del plato de papel juntas como
se muestra en al imagen.
4. Pegue la imagen del ángel y de Jesús en la tumba del plato de papel.
5. Pegue los palos de artesanía en forma de cruz y pegue a la tumba como se muestra.
6. Rocíe ligeramente la cartulina gris con agua por ambos lados y forme una roca. El agua
hace que sea más fácil arrugarse y mantendrá mejor su forma. Dé tiempo para que su
manualidad se seque.