Vous êtes sur la page 1sur 17

Le Journal de la Société des

Océanistes
120-121 (Année 2005)
Ethnoécologie en Oceanía

.............................................................................. . ......................................................................................................................................................................................................... . . . .. . . .

Peter D. Dwyer

Etnoclasificación, Etnoecología y la imaginación

.............................................................................. . ......................................................................................................................................................................................................... . . . .. . . .

avertissement
Le contenu de ce sitio relève de la législation française sur la Propiedad Intelectual et est es la propiedad exclusiva de l'Éditeur.

Les Œuvres figurante del sur ce site peuvent de ser consultadas et reproduites sur papier apoyo de la ONU ou numérique sous réserve qu'elles
soient strictement réservées un personal uso soit un, soit scientifique ou pédagogique excluant toute la explotación commerciale. La reproducción
devra obligatoirement mentionner l'éditeur, le nom de la revista, láuteur et la référence du documento.

reproducción autre toute est interdite acuerdo sauf préalable de l'éditeur, en dehors des cas prévus par la législation en vigueur en France.

Revues.org est un portail de revistas en sciences humaines et sociales développé par le Cléo, Centre pour l'édition électronique ouverte (CNRS,
EHESS, UP, UAPV).

.............................................................................. . ......................................................................................................................................................................................................... . . . .. . . .

électronique référence
Peter D. Dwyer, «etnoclasificación, Etnoecología y la imaginación», Le Journal de la Société des Océanistes
[En ligne], 120-121 | Année 2005, mis en ligne le 27 novembre 2008, CONSULTE le 20 octobre 2012. URL: http: // jso.revues.org/321

Éditeur: Société des Océanistes


http://jso.revues.org
http://www.revues.org

Documento accesible en ligne sur: http://jso.revues.org/321 Ce documento est


le facsímil de la Edición de papel. © Tous droits réservés
Ethnoclassi fi cación,
Etnoecológico y la imaginación

par

Peter D. Dwyer *

CURRÍCULUM** ABSTRACTO

Deux Trajectoires de pensée en ethnoclassi fi cación, l'une Dos trayectorias de pensamiento dentro ethnoclassi fi cación, uno
associée à l'approche de Brent Berlin, l'autre à l'approche de Ralph asociado con el enfoque de Brent Berlín, el otro con el enfoque de
Bulmer, ONT influencia les développements, respectivement en Ralph Bulmer, tienen en desarrollos uido fl dentro de la antropología
Anthropologie cognitiva (y compris en psychologie évolutionniste) et cognitiva (incluyendo la psicología evolutiva) y etnoecológico
en ethnoécologie. La première approche est traitée brièvement. La respectivamente. La primera se trató brevemente. Este último se
deuxième est ici explorée más en detalle. Le sino de l'est de explora en mayor detalle. El objetivo de etnoecológico es entender y
ethnoécologie comprendre et d'expliquer l'écologie en tant explicar la ecología como experimentado y, en última instancia, el
qu'expérience vécue et, es fi nale, le projet devrait reveller La diversité proyecto debe revelar la diversidad de la experiencia humana
de l'expérience écologique humaine. Il est soutenu que l'est un ecológica. Se argumenta que la imaginación es fundamental para los
elemento de la imaginación fundamenales de ces experiencias. Dans experiences.Within el marco de ese argumento un modelo del origen
le cadre de cette argumentación, la ONU modèle de l'origine de de la imaginación ¢ de la capacidad de expresión y las implicaciones de
l'imaginación ¢ De La capacité et des implicaciones de l'expresión fi fi figurativo ¢ esta propuesto.
figurativo ¢ est proposé.

K •••••••: la antropología cognitiva, ethnoclassi fi ca-


METRO ••••••••: Anthropologie cognitiva, ethnoclassi fi ca- ción, etnoecológico, la imaginación, el secuestro, la evolución humana.
ción, ethnoécologie, la imaginación, el secuestro, la evolución
humaine.

Realmente nuevos conceptos, sin tener nombres en el lenguaje corriente, siempre hacen su primera aparición en las declaraciones metafóricas;
Por lo tanto, el principio de cualquier estructura teórica está inevitablemente marcado por fantásticas invenciones.

(Langer, 1957: x-xi)

Todos y cada objeto en el mundo tiene su propia historia, no hace falta decir, que es un resultado de alguna otra historia, y así
sucesivamente; siempre continua. Puede ser provocada, Ellen se le dijo, por un nombre. Y lo inesperado puede aparecer en pequeños y
grandes grumos.
(Bail, 1998: 109)

* Escuela de Antropología, Geografía y Estudios Ambientales de la Universidad de Melbourne, Victoria, Australia 3010, pddwyer@unimelb.edu.au.

** Traducción du hoja de vida en français par Margaret Duhnam ( ••••••).

Journal de la Société des Océanistes, 120-121, année 2005-1 / 2


12 Société des OCÉANISTES

En este artículo, esbozo una trayectoria desde categorías dentro de esas taxonomías; con el grado en
ethnoclassi fi cación a etnoecológico. Mi énfasis estará con que la gente de todo el mundo reconocen los mismos
perspectivas teóricas y no con datos etnográficos. discontinuidades en el mundo natural, en particular a nivel
Argumentaré que la imaginación debe entenderse como de algo análogo a «especies». Las contribuciones de
algo fundamental para el proyecto de etnoecológico. Berlín, Bulmer, sus colegas y sus descendientes
intelectuales fueron de gran importancia aquí (por
Dentro del amplio campo de la ethnoclassi fi cación, ya que esto ejemplo, Berlín et al., 1966, 1973; Berlín, 1992; Bulmer y
desarrolla a través de los años 1960, 1970 y 1980, lo primero identificar dos Menzies, 1972, 1973; Bulmer et al.,
trayectorias que tienen, respectivamente, en los desarrollos uido fl dentro de
la antropología cognitiva y la psicología evolutiva, por un lado, y
1975; Ellen, 1975; Hays, 1979; Hunn, 1977).
etnoecológico por el otro. Me brevemente crítica a la anterior y tenga en
El segundo tema era una preocupación con los universales
cuenta la contribución de interés en el conocimiento ecológico tradicional con
lingüísticos, con regularidades interculturales, tanto en el
el desarrollo de este último. Entonces dirigir la atención a las contribuciones
contenido conceptual y el aspecto temporal de la categorías de
recientes de Ingold (2000) y, con referencia a la obra de Bateson (1972,
mayor orden ¢ berlinés de «formas de vida» o de Bulmer
1979), tratan de ampliar la perspectiva teórica de la antigua priorizando el
«primario taxones» ¢
papel de la imaginación como subyacente en el mundo relacional que es la
dentro de taxonomías locales. Aquí, las contribuciones de
adecuada materia de investigación etnoecológica. Desde una perspectiva
Brown y sus colegas fueron muy influyente (por ejemplo,
relacional, y como Ingold (1997) ha argumentado, la vida ecológicos y
Brown, 1979, 1984, 1986; Brown y Witkowski, 1982).
sociales de los actores humanos y no humanos, debe entenderse asmutually
constituido o, como Minnegal (1996) expresó, «una unidad necesaria».
Me identifico dos trayectorias principales de pensamiento
Utilizo el término «etnoecología» en referencia a la ecología como
en estas áreas de investigación. La primera vez nos lleva
experimentado y en contraste con «científica ecología» en el que el último
directamente a las preguntas de la cognición y, en diversos
puede ser entendida como la ecología como analizado. Las perspectivas
grados, el dominio de la teoría ahora se conoce como la
implícitas son aquellos que, en una terminología anterior, fueron referidos
psicología evolutiva. La segunda nos lleva directamente al
como emic y etic respectivamente (Pike, 1954: 8; Harris, 1968: 568 604;
menos etnoecológico y, sugeriré, promete una comprensión
véase también Rappaport, 1968: 237-41, en los modelos ha conocido y
de la relación entre la mente y la naturaleza, que es diferente
operacionales). El artículo debe ser entendida como un artículo de opinión y
a la O ff Ered por la psicología evolutiva. Mis condolencias ¢ mis
no como una opinión. Las perspectivas implícitas son aquellos que, en una
sesgos ¢ son con esta segunda trayectoria. Hasta cierto
terminología anterior, fueron referidos como emic y etic respectivamente
punto, estas dos trayectorias son informados por di ff erences
(Pike, 1954: 8; Harris, 1968: 568 604; véase también Rappaport, 1968:
de enfoque adoptado por lo que llamaré la Escuela de Berlín,
237-41, en los modelos ha conocido y operacionales). El artículo debe ser
por un lado, y la escuela Bulmer por el otro.
entendida como un artículo de opinión y no como una opinión. Las
perspectivas implícitas son aquellos que, en una terminología anterior,
fueron referidos como emic y etic respectivamente (Pike, 1954: 8; Harris,
1968: 568 604; véase también Rappaport, 1968: 237-41, en los modelos ha
Antes de trazar las trayectorias Voy a reflexionar críticamente
conocido y operacionales). El artículo debe ser entendida como un artículo
sobre la obra de ethnotaxonomy. Me refiero a los numerosos
de opinión y no como una opinión.
artículos y monografías que han presentado las clasificaciones
de otras personas de animales y plantas como jerarquías

Ethnoclassi fi cación
taxonómicas. Mi preocupación general por casi todo este trabajo,
incluyendo la mía (por ejemplo, Dwyer, 1976), es que las
Principios de los enfoques de ethnoclassi fi cación ¢ representaciones del entendimiento de otras personas eran, en
particularmente etnozoología y ethnobotany ¢ el análisis final, tierra adentro, y profundamente perjudicados
se ocupa de la búsqueda de orden, o patrón, en las formas en por, nuestra understandings.What se presentó como « su
que «otras personas» Nombre y categorizar los mundos de vida »taxonomía era, en última instancia, el valor más cercano que se
que experimentan Conklin (por ejemplo, 1969). Este fue mi puede encontrar a«nuestra»taxonomía. Esto se logró mediante
punto de entrada en el campo, de hecho, a la antropología, a el uso selectivo de los datos y por general la elaboración,
principios de 1970. Entré como zoólogo ¢ la ecología era mi metaclassi fi cationes que priorizan «occidental» o «científicas»
especialidad ¢ con cierto interés en las cuestiones de origen y entendimientos. (Ver Ellen, 1993, que elaboratedmany de las
clasificacion (por ejemplo, Dwyer, cuestiones que planteo en esta y la siguiente sección).

1971). En ese momento dos temas predominaron, dos líneas de


investigación motivados teóricamente.
El primero de estos temas era en sí misma doble. Una Por ejemplo, muchos ethnoscientists, especialmente aquellos
preocupación con regularidades interculturales en el orden que vivieron durante un período prolongado en el campo y
jerárquico de categorías, con la taxonomía. Y una preocupación estaban haciendo otra investigación antropológica, además de
con regularidades interculturales en el contenido conceptual de ethnoclassi fi cación, se entiende que las personas que vivían
baja del ranking con car-
Etnoclasificación, etnoecología y de la imaginación 13

ved el mundo en una serie de formas transversales. en di ff Erent actores que construyen, experiencia, usar y modificar esos
contextos y de di ff fines Erent aquellas personas agrupadas sistemas. A pesar de las observaciones preventivas de algunos
cosas en di ff Erent maneras. Ellos funcionan con múltiples trabajadores, los enfoques clásicos a ethnoclassi fi cación se
clasificaciones de la naturaleza. Estos, por supuesto, apartó de las verdades que las personas están incrustados
confundidos objetivos y expectativas cientí fi cos. Interrumpieron dentro de los entornos locales y que el conocimiento del mundo
la búsqueda de generalidad. El di ff icultywas resueltos por recurrir natural surge a través de su compromiso con esos ambientes
a una clasi fi cación de clasificaciones, distinguiendo «fi caciones (cf. Ellen, 1993; Ingold, 1992). En los enfoques clásicos cortos,
propósito caciones especiales» de «propósito general clasi fi sacri fi ced las bases relacionales y arraigo ecológica de todo el
cationes» (por ejemplo, Berlin et al., 1966). El primero puede conocimiento a favor de la elaboración de modelos formales
tratar con preocupaciones dietéticas, medicinales o rituales y así divorciadas de la acción humana.
sucesivamente. Este último siempre ocupado de la morfología y
el orden lingüístico y, por lo tanto, siempre surgido, para las
personas analizadas, como la aproximación más cercana a la
clase de las taxonomías favorecidos por los científicos. Pero, por
supuesto, esto approachwas inherentemente arrogante. El Trayectorias: Berlín frente Bulmer
«generalidad» de propósito general clasi fi caciones era sólo en
las mentes de los analistas. Podría ser provocado con mayor Paso ahora a di ff erences en los enfoques de las escuelas
facilidad en un contexto muy «especial» de la cuestión formal y theBulmer andBerlin. estos di ff erences, sugiero, están implicados
responder a entrevistas que fueron divorciados de las maneras en las trayectorias de pensamiento que lleva a etnoecológico por
en que las personas experimentan la naturaleza, en la que un lado, y la psicología evolutiva en el otro. El centro de di ff rencia,
«vivían» con sus clasificaciones. Era muy improbable, sugiero, como yo lo interpreto, se refleja en el hecho de que los principios
que un propósito general clasi fi cación provocada por un Bulmer utilizan para organizar los datos eran más flexibles,
analista era más que otro propósito especial clasi fi cación a las menos formal, y en última instancia menos restrictiva del
personas afectadas. pensamiento, que los utilizados por Berlín.

Por lo tanto, Bulmer representa el rango de taxones como


primaria, secundaria, terciaria y así sucesivamente y, al hacerlo,
Si nos volvemos a preguntas acerca de discontinuidades en la proporcionó oportunidades para los taxones de otras personas para
naturaleza, sobre «especies» y universales lingüísticos ¢ preguntas «hablar en su propio derecho», a caer en lo harían en una estructura
sobre regularidades interculturales en el contenido conceptual de baja y jerárquica (Bulmer, 1970). Berlin, por el contrario, representa el
categorías de orden superior ¢ entonces tengo preocupaciones rango de taxones como principiante único, forma de vida, genérico,
similares. Estábamos O ff Ered respuestas que eran demasiado específico y varietal y, posteriormente, se vio obligado a proporcionar
apretado, demasiado formal, demasiado entusiastas en su búsqueda incómodo, y con frecuencia cambiante, de fi niciones de esas
de generalidades panhumano. Las verdades reveladas fueron categorías (Berlin et al.,
parciales. Nunca fueron experimental. Ellos fueron, de nuevo,
divorciados de la vida-mundos de las personas que se estudiaron. 1973; véase también Brown, 1987) y para obligar a los taxones de otras
personas para cumplir con esas de fi niciones.
Una vez más, al explorar la cuestión de regularidades
Tal vez esto podría verse más claramente en los trabajos sobre interculturales en el reconocimiento de discontinuidades en la
las formas de vida como los universales lingüísticos. El modelo de naturaleza, Bulmer propuso la noción de specieme ¢ un grupo de
este trabajo fue, sin duda, los estudios anteriores de los universales criaturas «marcado o ff
de color (Berlin y Kay, 1969; véase también Shepard, 1992, Davido ff et de los demás animales ... por múltiples distinciones de apariencia,
al., 1999). Pero, aquí, por supuesto, la fisiología compartida y las leyes hábitat y comportamiento »; una noción que era independiente de,
de la física se vieron implicados en formas que nunca se podrían y sin restricciones por, su propio sistema de asignación de rango
aplicar a las diversas permutaciones de las personas y la vida dentro de una jerarquía taxonómica (Bulmer y Tyler, 1968: 372-3).
silvestre existentes en el mundo real de la interacción ecológica. Berlín, por el contrario, con fl ado la posible existencia de una
Ciertamente, todos estos estudios tienen o ff insight Ered en maneras discontinuidad fundamental en la naturaleza con su propio sistema
en que los procesos de clasificacion humano puede ser constreñidos de impuesto de ordenar jerárquicamente taxones. de Berlín
o expresar. Estoy menos mella con fi que han revelado verdades «géneros» eran dos filas jos conceptualmente Fi dentro de una
acerca de la experiencia vivida de la gente. taxonomía y los candidatos más probables para dar expresión a
las discontinuidades reconocidos en la naturaleza (Berlín, 1973).

En resumen, una desafortunada consecuencia de estos


estudios fue objetivar los sistemas de conocimiento y para en correo ff ect, Berlin propuso un modelo universal diseñado para dar
invisibilizar la humana cabida a todos los datos; UN MODELO, en
14 Société des OCÉANISTES

el cual se espera que cada analista para encajar sus datos. meme '', en el proceso de selección mediante el cual las culturas evolucionan. 1 »(1998:

Bulmer propuso un esquema que alentó una mayor 547)

exploración de los datos; datawhichwere, tan a menudo,


menos ordenado. La palabra «ordenada» es importante aquí. Tengo tres di ff cultades con estos entendimientos. En primer
Un conjunto de datos organizados en el marco de los lugar, con referencia a los universales declarados de estructura
principios de Berlín casi siempre parecía más coherente que taxonómica y el contenido conceptual, afirmo, al igual que una
un conjunto de datos organizados en el marco de las serie de comentaristas sobre el artículo de Atran (por ejemplo,
sugerencias de Bulmer. Apareció más coherente, ya que se Hays, 1998; MacLaury, 1998; Morton, 1998; Thompson, 1998),
había acomodado dentro de un marco fijo en lugar de que las taxonomías populares son más Atran sucio que implicaba 2.
interpretarse a la luz de una que fue fl uido inherentemente. En segundo lugar, con referencia a los memes, núcleo o de lo
Tal vez era una desventaja del enfoque de Bulmer? Hubo, sin contrario, afirmo que las teorías del darwinismo universal, es poco
embargo, signi fi cativas ventajas. Voy a volver a ellos. En probable que revelan respuestas a preguntas sobre el origen de la
primer lugar, sin embargo, voy a decir algo de Themove a la imaginación y, por lo tanto, la evolución de las formas culturales.
psicología evolutiva. En la base, como se argumenta más adelante, esto se debe a que
surja la imaginación dentro de un dominio extra-genética de fluido
y la respuesta facultativa, un dominio de desarrollo que no se
puede reducir a una combinación ordenada de alta fidelidad fi,
replicadores alta fecundidad y transmisión no lamarckiana entre
Hacia Psicología Evolutiva individuos (cf. Odling-Smee, 1995; Saunders, 1998) 3.

Las lecciones que parecían desprenderse de los trabajos de


Berlín, Brown y sus colegas ¢ la escuela americana ¢ los
universales en cuestión de categorización y del contenido
conceptual de algunas de esas categorías. Las lecciones refiere Y, en tercer lugar, con referencia a «modularidad» que afirmar
reconocimiento de patrones. Aparecieron instructiva en relación que el enfoque de Atran, de hecho, el enfoque de la psicología
con la cognición humana (por ejemplo, Atran, 1990; Boster, 1996). evolutiva, en general, es un ejemplo de un modo de explicación, por
La conexión con el desarrollo de campo de la psicología evolutiva lo general fl impresionado, que cali fi ca como el pensamiento
es sorprendentemente evidente en el trabajo reciente de Atran homuncular. Ejemplos de este modo de pensamiento incluyen
que escribió: primeras representaciones de genotipo para los genetistas,
estructuras profundas para Levi-straussianos, gramática innata para
chomskianos, habitus para los teóricos y los módulos de la mente
«Los seres humanos en todas partes piensan acerca de las plantas y animales
para los psicólogos evolutivos práctica. En cada caso, el analista se
en formas muy estructuradas. Las personas tienen las taxonomías
enfrenta a una serie de hechos, de apariciones en el mundo, y trata
populares-biológica similares compuestas de essencebased, en especies como los
de explicarlas ¢ en un sentido de explicar a la basura ¢ mediante la
grupos y la clasificación de las especies en grupos de bajos y de orden superior ...
Esto es compatible con una visión modular de folk-biología como un dominio básico localización de una esencia de aquellos
del conocimiento humano y como una jugador especial, o '' núcleo

1. El enfoque epidemiológico para la antropología cognitiva desarrollado por Sperber (1985, 1996) es teóricamente menos constrai-
define que el enfoque de Atran. Como este último, sin embargo, se informó por una metodología que da prioridad a las preocupaciones analíticas más de las preocupaciones
experimentales y, como es evidente inBloch y Sperber (2002), puede confiar en los estados hipotéticos (por ejemplo, «atractivo» y «catchiness»), que son di ff cil establecer dentro
de un marco empírico.
2. Véase, por ejemplo, los estudios de Tambiah (1969) y Waddy (1982) donde las categorías superiores de las taxonomías populares propuestos son
organizado en torno a criterios ecológicos y no morfológicos. Tenga en cuenta también el juego de manos-metodológico implicó en la asignación de los taxones, que
afirman popular sea sin colocar dentro de una estructura jerárquica, un estado de cuasi-formal, como «Una ff taxones iliated ». Informes por Clark (1981), Dwyer y Hyndman
(1983) y entendimientos Bulmer (1985) reto convencionales de una matriz fija de una posible «forma de vida» taxones y Sillitoe (1980, 2002; véase también Ellen, 1993:
220-221) ha resaltado consistentemente inconsistencia y confusión en las clasificaciones popular.

3. Waddington (1960: 94-96; véase también 1969) escribió: «La evolución biológica ... se lleva a cabo por un '' sistema evolutivo '', que
consta de cuatro factores principales: ... un sistema genético, que engendra nueva variación del proceso de mutación y la transmite por los genes cromosómicos; un
sistema epigenético, que traduce la información en el huevo fertilizado y la que incide sobre ella desde el medio ambiente en el carácter del adulto en reproducción; un
sistema de explotación, por el cual un animal elige y modi fi ca el medio ambiente a la que se presentará en sí; y un sistema de presiones selectivas natural, originaria del
ambiente y que opera en el resultado combinado de los otros tres sistemas ». Odling-Smee (1995) se basó en estos entendimientos para dirigir la atención a los
mecanismos de la herencia que son extragenética; que se presenten, en e ff ect, dentro de los sistemas epigenéticos y de explotación reconocidos por Waddington (véase
también Laland, 1992). Sostuvo que los productos de desarrollo, el aprendizaje y la cultura surgen de las respuestas facultativas y, además, que los productos de influir
en el futuro curso de la evolución. Se considera que su modelo acomodado «herencia ecológica», además de «herencia genética». Desde un di ff Erent perspectiva gris
(1997: 393) argumenta que «todos los fenotipos se construyen, no se transmiten» y «necesidad desarrollar a través de transacciones organismo-medio ambiente ».
Etnoclasificación, etnoecología y de la imaginación 15

apariciones dentro del interior de la forma que ellos se conocimiento del mundo natural y las formas en las que vivían en
manifiesta, y a continuación, re-lectura que imaginó esencia ese mundo. Sistemas de denominación y de clasificar llegaron a
que el mechanismwhich traduce el interior hacia el exterior. ser vistos como parte integrante de las estrategias de
La esencia interiorizado de lo que es externo es una supervivencia fi co con el medio específico de di ff Erent grupos
homúnculo. Así, en sus representaciones más tempranas, lingüísticos. A su vez, esta comprensión sustenta un interés
antes creciente en lo que se conoce como «conocimiento ecológico
• • • fue descubierto y desenredado, el genotipo era la tradicional» o ••• ( por ejemplo, Clarke, 1990; Johannes, 1981;
esencia fi ed imaginado y matemáticamente justificación del Morauta et al., mil novecientos ochenta y dos; Posey y Balée, 1989;
fenotipo. El genotipo era puro, el fenotipo de una imagen Williams y Baines, 1993). Los estudios realizados bajo la bandera
impresionado FL (cf. Gri ff iths, de ••• llegó a ser separada de una preocupación primaria con
2002). En una forma similar habitus, como un conjunto postulado de sistemas de denominación y clasificación de plantas y animales y
disposiciones consagrados, representa la esencia de un mundo social las relaciones cada vez más enfatizadas ¢ por lo general las
que se manifiesta, externamente, como la práctica (por ejemplo relaciones funcionales ¢ entre las personas y la vida silvestre. En
Bourdieu, 1998: 77) 4. la medida en que «conocimientos» se entiende que el índice esas
Y así es, sugiero, con los módulos de la mente y los memes relaciones también lo que a veces se considera como extraíble,
centrales. Los patrones que parecen conectar formas de como un producto potencial.
clasificar, formas de pensar, en el mundo externo se reducen a
esencia, objetivada como mecanismos internos, como módulos
fijos, y luego se volvió de nuevo a explicar los fenómenos
externos de los cuales se derivaron analíticamente. En Quizás paradójicamente, • •• entusiastas
externalidades pensamiento homunculares, las apariencias, se incluidos los estudiosos con adaptacionistas y evolutivos
toman como epifenómenos. La tarea es localizar y exaltar su inclinaciones y otros que no estaban encantados por estas
esencia. La ventaja de este modo de pensamiento es que la nociones aparentemente determinista frombiology. ••• entusiastas
variación incómodo se puede tratar como aberración. La eran a menudo los activistas, aunque activistas de muy di ff tipo
desventaja es que las apariencias y las variaciones pueden ser Erent (cf. Dwyer, 1994). Con una llamada explícita o implícita a
las verdades por la que las personas viven. Y es esta Rousseau algunos argumentaron que podríamos aprender mucho,
posibilidad de que me va a llevar en la dirección de sobre todo acerca de la conservación, de «la sabiduría de los
etnoecológico. En primer lugar, sin embargo, debo decir algo ancianos» (por ejemplo Knudtson y Suzuki, 1992) .Con una
sobre ••• ¢ conocimiento ecológico tradicional (cf. Ellen et al., 2000). preocupación para los pueblos desfavorecidos u oprimidos, otros
ensalzó tradicional ecológica conocimiento ¢ los frutos del bosque ¢

como una vía potencial para la supervivencia cultural a través de la


participación en un mercado global (por ejemplo, arcilla de 1992;
Una digresión sobre TEK cf. Cox y Elmqvist, 1993). Y con apreciación más matizada de la
beca tanto antropológicos y los peligros de ecocolonialismo, otros
Durante la década de 1980 hubo un debate activo sobre el se trasladaron ••• en consideraciones bien de teoría completa de la
propósito subyacente de populares biológicos clasificaciones. propiedad intelectual y los derechos que pudieran adherirse a este
¿Sirvieron principalmente extremos intelectuales o utilitarias, una (por ejemplo Brosius, 1997; Brunois, 1999; Escobar, 1998; Kirsch,
mezcla de ambos o ninguno (por ejemplo, Berlín y Berlín, 1983; 2001; Strathern,
Hays, 1982; Hunn, 1982; véase también Brown, 1985;
Lévi-Strauss, 1999). El aumento de ••• logrado dos cosas. En primer lugar,
1966)? animado interés en, y proporciona a menudo una base de datos
Todas las partes del debate quedaron impresionados por el de fondo para, los estudios realizados bajo las rúbricas de tanto el
hecho de que los sistemas de nombrar y clasificar el mundo desarrollo como la ecología política (por ejemplo, Little, 1999;
natural revelado que las personas tienen un conocimiento Paarup-Laursen y Krogh, 2003; Purcell, 1998; Sillitoe, 1998, 2002
extenso y profundo de su mundo con experiencia. El argumento ). En segundo lugar, es redirigido fromnames de atención y
utilitario promovió la idea de que el conocimiento era clasificaciones que se había desvinculado de
«adaptación»; que había una estrecha relación entre la gente

4. Por analogía con la palabra abducción ( " llegar "; ver Peirce [1950a, b] y la nota 6) el modo de razonamiento implicaba en el pensamiento homuncular puede ser
etiquetado aducción «Extendiéndose hacia»). Por lo tanto, la aducción está implicado cuando pensadores postulan la existencia de lo que es esencialmente imaginario de
explicar una brecha incómoda entre dos conjuntos supuestamente conectados de hechos. Los productos de la aducción son de forma homuncular. Ellos recrear una
esencia de un dominio de los hechos y la sitúan dentro del «cuerpo» de la otra serie de hechos como un mecanismo que supuestamente se traduce de una a la otra.
ofertas de secuestro en los procesos que conectan; ofertas de aducción en estados esencializadas que se conectan. Secuestro llega al mundo; aducción alcanza en el
centro.
dieciséis Société des OCÉANISTES

contextos locales en el curso del análisis de las relaciones arti fi cial la separación entre la subsistencia
peopleenvironment que a veces fueron codificados en esos practicallygrounded y imaginatively-
nombres y clasificaciones y, a veces expresadas de otra cosmología a tierra (Ingold, 2000: 9). él o ff Ered, en cambio,
manera, tal vez simplemente en el transcurso de la participación una apreciación de la importancia del compromiso con los
de una persona con el entorno, con la tierra ycon otras componentes humanos y no humanos de su entorno en
personas. Este nuevo enfoque de attentionwas también signi fi tierra el conocimiento de que cada persona tiene de, y pone
cativo en el desarrollo de etnoecológico. en juego en el que el medio ambiente.

En sus ensayos sobre la «morada» Ingold desafió a la vista,


como lo vio, que las personas construyen theworld o
hacia Etnoecología attachmeaning a ella, antes de actuar en él; la opinión de que los
sujetos ingenuos entran en un mundo pre-dado. Por el contrario,
Para mí no es un cuerpo teórico de la escritura que se argumentó que es a través del compromiso con un mundo de la
destaca al señalar el camino a lo que considero como experiencia que el mundo mismo llega a ser todo el organismo (o
etnoecológico. Este es el trabajo que Ingold ha publicado a persona) y, del mismo modo, que los componentes de ese mundo
través de los últimos diez años. Gran parte de esto está incluido «adquieren significación a través de su incorporación en un patrón
en su reciente colección regular de la vida la actividad »(Ingold, 2000: 153). Compromiso
La percepción del entorno: Ensayos sobre los medios de vida, con el mundo, los significados unidos al mundo y el mundo como
Vivienda y Habilidad ( 2000). El trabajo relacionado de, sobre experimentados están indivisiblemente conectado y
todo, Bird-David, DESCOLA, Hornborg y Pálsson también es simultáneamente creado. En el desarrollo de este argumento, el
importante para el desarrollo de etnoecológico (por ejemplo, ensayo de Ingold en globos y esferas es particularmente
Bird-David, instructivo en el contraste de las experiencias de vida de los
1990, 1993, 1999; Descola, 1994; DESCOLA y Pálsson, 1996; habitantes de los llamados mundos modernos y premodernos
Hornborg, 1998; véase también Roepstor ff et al., 2003). Lo que (Ingold, 2000: 209-218). La opacidad de un globo connota una
Ingold o ff ERS es un órgano sustantivo e internamente separación de la sociedad y la naturaleza, con los seres humanos
consistente de escritura que tanto se acopla con otras en el exterior, mirando hacia adentro, pero, tal vez, viendo poco;
posiciones teóricas al dibujar un programa para futuras la transparencia de una esfera connota una experiencia unitaria
investigaciones y comprensión. Sin embargo, argumentaré más de un mundo visto desde dentro.
adelante, ese programa, por lo desarrolla Ingold, contiene una
debilidad, una laguna.

El trabajo de Ingold no surgió de un interés especí fi co


en los sistemas de conocimiento humanos. Más bien, su Y, en su tercera serie de ensayos, Ingold desarrollado y
preocupación era para disolver las dualidades que tan explorado la idea de que la habilidad se entiende mejor como
insistentemente separados biofísico de entendimientos una referencia a «las capacidades de acción y percepción del
socioculturales de las personas y, de hecho, separó a los todo ser orgánico» que habita en «un ambiente ricamente
practicantes de esos puntos de vista. Él trató de articular estructurada». Habilidades, argumentó, son tanto «biológica
una visión de toda la dicha que los organismos (o como culturales», «no se transmiten de generación en
personas) «creció» dentro de los campos de las generación, pero vuelven a crecer en cada uno» (Ingold,
relaciones que ellos mismos fueron establecidos a través 2000: 5). Como es su costumbre, Ingold nuevo enmarca sus
de la participación de esos organismos, en particular, los penetraciones a través de la estrategia de desafiar una
entornos locales. Aquí Ingold tomado de, y reunió, una distinción juzgó que ser fl impresionado. En este caso, una
«ecológica» crítica de la psicología cognitiva y una distinción entre los supuestos fundamentos del arte y la
corriente «desarrollista» crítica de tecnología;
mainstreamneo-Darwinianbiology (por ejemplo, Gibson,
1979; Goodwin, 1994). «Diseño» intelectual o crea-
tividad en el primer caso y la ejecución mecánica en el
segundo. Ambos, afirmó, puede entenderse con referencia
a la habilidad. Tanto «crecer» en y desde un proceso en
curso de enskilment ¢ un proceso que, en el acto de
compromiso, podrá provocar la dirección de atención por
En sus ensayos sobre «subsistencia», Ingold se trataron un practicante a otro lugar de la transmisión de reglas o
temas de adquisición de subsistencia, con especial referencia a representaciones fijos (véase también Pálsson, 1994).
las sociedades de cazadores-recolectores. Argumentando que las
formas de «que actúan en el medio ambiente son siempre formas
de percibir» que el medio ambiente, trató de disponer de la Ingold representó a su síntesis como dibujar juntos
perspectivas que son relacionales, ecológicamente
Etnoclasificación, etnoecología y de la imaginación 17

cal y de desarrollo. Hay, quizá, alguna di ff cultades en la accesorios y conexiones implicaban en los nombres que
forma en que se articula la social y, más aún, parece llevan los barcos.
marginar o rechazar la cultura 5. Para mí, sin embargo, él Para los pescadores y sus familias, los barcos mencionados y
tiene o ff Ered gran parte, aunque no todas, las bases personalizados se convierten en una forma de realización de
necesarias de etnoecológico. significados. Pero esos significados no surgen de novo, que no se
inscriben en una pizarra en blanco. La gente, sin duda, se
involucran con los entornos antes de nombrar lugares, cosas y
seres en ellos. Como argumentó Ingold, los significados surgen a
Un interludio Etnográfico partir de ese compromiso: «la gente piensa los pensamientos que
hacer», ya habitada, y comprometerse con el mundo (2000: 186).
Desde el año 2001, con sus colegas, he estado trabajando con los Nombres surgen de, y volver a presentar, las relaciones humanas
pescadores comerciales en el estado australiano de Victoria. La mayoría con el medio ambiente, que se han constituido a través de esa
puede ser clasificado como de pequeña escala, pescadores orientados a la interacción recursiva. Y, a partir de entonces, si alteran los
familia; que son los pescadores de estilo de vida. acuerdos que cada persona aporta a un futuro compromiso y las
interpretaciones que todas las personas que se derivan de
En las primeras fases de este trabajo hemos aprendido los compromiso. Barcos en el mar, los barcos mencionados y
nombres de muchos barcos. Barcos eran una parte importante de la personalizados, se pueden apreciar fácilmente como ejemplos de
biografía de los pescadores. A menudo, también hemos aprendido la transformación de un entorno sin marcar en «humanizado,
el origen del nombre. Dos temas dominaron estos cuentos de espacio historizada» (Weiner, 1991:
origen. En la mayoría de los casos los nombres reflejaban una ff iliations
¢ a personas o lugares ¢ que había sido creado por la persona que
dio nombre al barco. Barcos fueron nombrados después de esposas
e hijos, después de una hembra ff ines, pero rara vez después de los 50); lugares como siempre una móviles ff ORDING fijada referente
padres o hermanos. Eran nombres acerca de las relaciones social (parafraseado fromDwyer et al., 2003:
pasadas y presentes de creación propia en el mundo. En la mayoría 20). Y que creativa ¢ que humana ¢ logro, afirmo, puede
de los casos restantes el nombre de la embarcación refleja ya sea entenderse sólo en un contexto de un continuo compromiso,
de una calidad imaginado o un destino del barco. Eran de una relación en curso, entre las personas y el medio
declaraciones sobre las esperanzas y aspiraciones de la Namer, ambiente. Una relación dialéctica que yo considero que es
sobre las relaciones futuras en el mundo. Estos últimos nombres fundamental para el estudio de etnoecológico.
fueron dados por los pescadores que, en algún nivel, tratado de
explorar los límites actuales, los márgenes, de la industria pesquera
fi o que eran ellos mismos al margen de la industria y la comunidad
de «los que los peces» (Dwyer et al., 2003).
El Primal Trope y la imaginación

He sugerido anteriormente que un conjunto de datos taxonómicos


organizados dentro de un marco Bulmerian podría parecer menos
El nombramiento de los barcos es, por supuesto, un acto ordenada de un conjunto organizado dentro de un marco Berlinian.
privado. Sin embargo, un barco llamado es de dominio público. También he sugerido que esta desventaja aparente podría, de hecho,
Poco a poco llegamos a apreciar que, a través del otorgamiento de puede convertirse en una ventaja.
nombres, ya través de sus asociaciones con muchos pescadores,
eran personalizado barcos y ellos mismos desarrollamos una Pero ¿por qué esquema de organización de Bulmer menos
biografía. Nombran y barcos personalizadas sirven para socializar ordenada que la de Berlín? Creo que por una razón muy simple.
el mar, para recrear en el agua del on-shore Una razón por la que es, quizá, más transparente en su artículo
seminal « Porque es el

5. Algunos comentaristas interpretan mal Ingold como permitir ningún espacio para el desarrollo social cuando, de hecho, su doble preocupación, como lo
entenderlos, son para negar la existencia de, en primer lugar, un dominio social que es exclusivamente humana y, en segundo lugar, una dicotomía ordenada de las
relaciones entre las personas y «otros» en aquellos que son sociales y las que no lo son. Ingold ha sido también criticado por la adopción de una posición extrema en negar
que de no occidentales personas distinguen entre, por ejemplo, los «procesos biológicos de la reproducción y los procesos sociales de la crianza» (Astuti, 2000: 430-431;
cf.Minnegal andDwyer, en prensa) .MY preocupaciones son di ff Erent. estilo de argumentación de Ingold es internamente consistente, coherente y libre de ambigüedad o
tautología. A veces, sin embargo, en la eliminación de las dualidades qué patrón tanto el discurso académico que parece atribuir estas mismas cualidades (de consistencia,
coherencia, etc.) para las personas no occidentales de los que escribe. Pero la falta de consistencia interna y mucha ambigüedad puede ser características comunes y
necesarias de la mayoría de los sistemas humanos; que pueden facilitar tanto la comunicación entre los componentes de dichos sistemas y expresiones de agencia por sus
participantes. A modo de ilustración, a pesar de las contradicciones lógicas identificados por Ingold (2000: 132-151), tanto el compromiso con el medio ambiente y el
compromiso de ascendencia pueden haber ofrecido a menudo como discursos paralelos en las construcciones relativas a los derechos de propiedad y uso de la tierra por los
pueblos indígenas y, en di ff Erent circunstancias, aquellas personas facultadas para actuar en su propio beneficio sobre la base de uno u otro discurso (véase, por ejemplo,
Dwyer y Minnegal, 1999).
18 Société des OCÉANISTES

emús no un pájaro? »(1967), pero es evidente, también, en las Las taxonomías son producto de un proceso de clasificación.
exploraciones relacionadas de la cuestión de la anomalía (1978, En el «aquí y ahora» estructuras de polaridad esos productos.
1979, 1986). Aquí se involucró con thework de académicos tales Es fácil asumir, por lo tanto, que el proceso por el cual se
asDouglas (1970, generaron los taxonomías se vio basa en la polarización, en la
1973) y Tambiah (1969), cuyas contribuciones a la oposición a una parte del mundo a alguna otra parte para la
comprensión de los animales clasi fi cación no estaban en construcción de contraste taxones de di ff Erent contenido o
deuda con el marco metodológico de desarrollo etnociencia y tótems en contraste con di ff referentes Erent.
cuyo trabajo celebrada poca relevancia alde la mayoría de
ethnoscientists estadounidenses. Esas contribuciones, por
supuesto, los símbolos y la simbolización en cuestión. Y las No estoy de acuerdo con esta comprensión del proceso de
contribuciones de Bulmer a la organización de los datos fi fi cación catory. Proceso ha sido confundida con el producto.
catory ethnoclassi parecen menos ordenada de Berlín por la Mi posición preferida prioriza la analogía como fundamental
sencilla razón de que era un antropólogo de tan amplio para el proceso de clasi fi cación y la polaridad como
persuasión. « Hombre y una mitad »Es el título de plomo fundamental para los productos ¢ las taxonomías ¢ ese
apropiado de la colección de ensayos que hacen honor a su resultado. Los seres humanos detectan similitudes entre las
beca (Pawley, cosas en el mundo. A través de su compromiso con las cosas
del mundo se ponen en conjunción. En la imaginación esas
1991). Un «bricoleur académica» que una vez escribió de sí cosas aparecen como relacionado, como ser en cierto sentido
mismo. Un bricoleur que podrían «tener este pedazo de parecen entre sí. La relación es metafórica pero puede
super-estructura de Lévi-Strauss, que enlazan la conexión concretarse, que tal vez se le da una etiqueta, un nombre
metafórica de Mary Douglas», y así sucesivamente, como es (Dwyer, 1979). Y, a partir de ahora, esa relación se establece
requerido por las preguntas que ha dirigido (Bulmer, 1974: 94). imaginado en la mente como una cosa que contrasta con todas
las demás cosas en el mundo. En este sentido, entonces,
Era demasiado modesto. Los escritos de Bulmer en taxonomías son, en el caso primero, el producto no deseado
etnociencia siempre con insistencia y se contextualizan en de un proceso de metaforización o, más precisamente, de la
una general y amplio reconocimiento de las preocupaciones abducción 6.
antropológicas genéricos. Leer " ¿Por qué el casuario no un
pájaro? »Es entender que las cuestiones de ethnoclassi fi
cación pueden no separarse de los de la simbolización. Fue
escritos de Bulmer que, en el caso primero, desafiaron mi Déjame viajar de nuevo al principio ¢ a un
imaginación zoológica y me llevaron a enfrentarse a los comenzando ¢ y especular sobre el origen de la imaginación. Un
problemas de la metáfora, de tropos, de la polaridad y la salto de la imaginación para mí. Un salto dentro la imaginación de los
analogía, de la objetividad y la subjetividad y, finalmente, primeros seres humanos 7.
volver a descubrir las bases relacionales de la ecología como Imagínese un ser pre-humana, comprometida con el medio
experimentado (Dwyer, 1979, 1986, ambiente, de la misma manera que Ingold podría escribir de
compromiso. Atrapado en una miríada de relaciones con los
demás, animados e inanimados (Fig. 1a). No todas las
1996). relaciones que pudieran existir en el mundo, pero una
Implícita en gran parte el trabajo fi co ethnoscienti temprana es muestra. Una muestra sesgada por los dictados de la
una suposición de que el proceso mental que subyace a la clasi fi supervivencia y la reproducción dentro de un entorno local fi
cación de la naturaleza es uno de dividir o separar el mundo. Esto específico. Una criatura enmarcado en las relaciones,
está implícito en gran parte del trabajo de Lévi-Strauss (por reaccionar y actuar sobre esas relaciones, relaciones que se
ejemplo, 1966). Es cierto, por supuesto, que las taxonomías que basan en la exploración, la facilitación social, la memoria, la
resultan de este proceso priorizar separaciones, divisiones, imitación, el aprendizaje (en todas sus formas), la instrucción y
oposiciones. Dan prioridad a la polaridad.

6. Secuestro es la base de un modo de explicación, distinta de causal o funcional, que tiene la siguiente forma: aceptar
X hipótesis como verdadera si, al hacerlo, la (sorprendente) Una observación, o un conjunto de observaciones Una ... n, es una cuestión de rutina. Por ejemplo: los hechos
Una ... n (pistas) son una cuestión de rutina si la persona Xwas el asesino: por lo tanto, aceptar la hipótesis de que el asesino Xwas. O, de nuevo: la fi cio de reproducción y
organismos a sus ambientes variables (conjunto de observaciones de cada uno de los cuales lleva el nombre de «adaptación») es una cuestión de rutina si dependiente del
contexto di ff la supervivencia y reproducción diferencial (hipótesis de que lleva el nombre de «selección natural») es verdadera; Por lo tanto, aceptar la hipótesis de la selección
natural (cf. Peirce, 1950a, 1950b; véase también Bateson, 1979; Bateson y Bateson, 1987; Harries-Jones 1995). Los productos de secuestro ¢ «Hipótesis» acerca del mundo ¢
son convincentes y afianzarse en la medida en que otros declaran, como al final de una buena historia de detectives, o en la lectura El origen de las especies, «No lo tonto que
era ver que». Bateson (1979: 142) considera que «la metáfora, sueño, parábola, alegoría, todo el arte, la totalidad de la ciencia, toda la religión, la totalidad de la poesía, el
totemismo» son los «casos o agregados de los casos de secuestro, dentro de la esfera mental humana ».

7. Lo que sigue es una versión ampliada de un párrafo de resumen de Dwyer (1996: 179).
19

F ••••• 1. ¢ ( a) Una representación del mundo de pre-humano. Un pre-humano focal, ego, está incrustado en un momento dado en un conjunto de relaciones socio-ecológicas
con algunos, pero no todos, los demás y objetos (círculos, triángulos y cuadrados) en el mundo. En la figura, las líneas varían en grosor para volver a reflejar la
variación en la intensidad o importancia funcional de las relaciones particulares. (B) Una representación del mundo de protohumano. Comparar con <a>. Aquí se
vuelve a presentar el conjunto de las relaciones socio-ecológicos que enmarcan ego en el cerebro del ego como una imagen homuncular de sí mismo. Otros y
objetos que no son parte de esas relaciones (ahora se muestran como símbolos abiertos) no contribuyen a la imagen y, por lo tanto, desde el principio, lo es, pero
no es <conocidos> ser, una re sesgada reflejo de todo lo que existe .

familiaridad. Mi criatura experimenta el mundo, pero todavía no se nal. No había nada más que captar. En sus orígenes la
imagina. Mi criatura no es consciente de sí mismo 8. auto-conciencia es un tropo, el primer tropo, el tropo
primaria 9. Un salto a la imaginación. Un error de juicio en la
Pero ahora imagina el cambio hacia la conciencia de sí que se toma del exterior al ser el interior 10.
mismo. ¿Quéo puede
autores afirman ser?a favor
argumentan ¿Cómo podemos
de una asociaciónconstruir que
primal entre dentro
estas características humanas etnoclasificación, etnoecología y de la imaginación
de los términos de referencia de la experiencia vivida de Eso es, entonces, el tropo primordial. Un mundo familiar de
pre-humano? No tenemos ninguna base para lo que sugiere que las relaciones adoptadas para metaforizar un sentido
una capacidad de auto-conciencia se implanta: que surge una desconocido de sí mismo, la contradicción encarnada en una
mutación, que Dios habla. Y si esto es correcto, entonces, en la noción emergente de uno mismo y del mundo, tanto
primera instancia, la conciencia no puede ser ni más ni menos re-presentado como y reducido a la media estadística de todas
que una internalización de todas las relaciones de los cuales las configuraciones existentes de fi relaciones. Simultáneamente
pre-humano era una parte; relaciones que habían surgido en el una instancia de la metáfora, ironía, sinécdoque y la metonimia.
contexto de compromiso con el medio ambiente y que modelaron El tropo primordial salió del mundo de la experiencia, fue
que el compromiso en el presente y en el futuro (Fig. 1b). relacional en forma y genéticamente no comprometida 11.
Conciencia de sí mismo puede no ser más que una
interiorización de lo que era externamente
Pero mucho más está contenido dentro de esta noción. El
tropo primordial era maquiavélico, una

8. Hay enormes problemas de fi nitional con respecto a todos los asuntos relativos a la conciencia y la mente, humana o de otro modo.
Yo uso la palabra «imaginación» para referirse a la facultad creadora que está sustentada por secuestro. Sus productos son imágenes que no tienen existencia material.
Es depende de (y coincidente con) el surgimiento de una capacidad de auto-re fl exión que es un precursor necesario para la auto-conciencia. Aunque, en este artículo,
escribo de «autoconciencia» No pretendo una transición abrupta, sino más bien un continuo temporal que se inicia por aparición de una capacidad de auto-re fl exión. De
manera similar mi preferencia es distinguir «sensibilidad», como capacidad de sentir que es evidente en muchas plantas y animales, de «conciencia», como una
conciencia de la sensación de que es evidente en, al menos, muchos animales.

9. La palabra «tropo» es un genérico, una categoría de nivel superior, por figuras de discurso ¢ para la metáfora, metonimia, símil, ironía, juego de palabras y así
sucesivamente ¢ aunque extiendo ese diccionario que significa incluir, no sólo fi lenguaje figurativo, pero toda expresión figurativa fi. Gesto es importante, y el ritual o el arte
que no son o no se puede poner en palabras son, sin duda importante. Es tropos que informan a las semejanzas entre los seres humanos detectan cosas, las relaciones que
deducen de esas cosas, el orden fi cación catory imponen a las cosas, y los contrastes que se detectan y se expresan como di ff erences entre las cosas; en pocas palabras, los
significados que se derivan de o se adhieren a las cosas. «Los cuatro tropos principales de la metáfora, metonimia, sinécdoque y la ironía, son ejemplos cognitivas,
respectivamente, del punto de vista, la reducción, la representación y dialéctica» (Parkin, 1982: xxvii).

10. El tropo primal puede entenderse así como la instancia primera en humanos una ff aires de un proceso de desanclaje (cf. Hornborg, 1996); un proceso, el cual, con su
connotación de objetivación, generalmente se considera como un correlato, atributo, o el resultado de la sociedad moderna.

11. En este artículo no tomo una posición con respecto a cualquiera de una conexión necesaria entre tropos (símbolos cf.) y
idioma (cf. Wagner, 1972; Fernández, 1991) o la conjunción temporal de los orígenes de la conciencia de sí mismo ( «conciencia» cf. humana) y el lenguaje. Muchos
20 Société des OCÉANISTES

imagen autoengañosa de sí mismo como la plantilla sobre la El alcance de la Etnoecología


cual tanto retórica y objetividad iban a ser alimentado. A fi
principio figurativo que implosionar como literal. Fue, Estoy impresionado por los escritos recientes de Ingold
literalmente, una imagen tallada, labrada en o sobre el cerebro, y sobre los medios de vida, vivienda y habilidad. Esos
allí representados como di ff utilizar gran variedad de procesos escritos proporcionan una base sólida para desarrollar
siempre maleables y estructuras construidas por la construcción una comprensión de las formas en que otras personas
y de forma recursiva las complejas relaciones analógicas que experimentan la ecología, de manera que se vuelcan a
eran su fuente. Como la expresión inicial de autoconciencia, el
inwhich, y construyen sobre, las relaciones ecológicos de
tropo primal fue el uponwhichpurposeful actionandsocial lifewere
los que forman parte. Una base sólida para desarrollar un
sustrato modelado. En la medida en que tropo era fluido
etnoecología informado. Una ecología que llega más allá
necesariamente fl, cambiando inexpressionashumans alteraron
de compromiso con una separación analítica de
sus relaciones con los demás y ambientes, por lo que también
organismo y el entorno. Una ecología que reconoce,
condicionó perspectivas sobre theworld y siempre cambiantes
withWaddington (1960: 94), que un animal «por su
patrones de compromiso con el mundo siempre cambiante 12.
comportamiento contribuye de una manera más
importante para determinar la naturaleza y la intensidad
de las presiones selectivas whichwill ser ejercida sobre
Y, por supuesto, este bosquejo del tropo primordial alinea él». O para la comprensión, la Rappaport (1990: 69) que
me firmemente con la comprensión de Bateson que la mente y los ecosistemas son «parte de los medios de todo el
la naturaleza son una unidad necesaria (1979). es o ff ers una mundo para mantener, si no de hecho la construcción de
perspectiva sobre la cognición que no está en deuda con los ecosistemas».
entornos de adaptación evolutiva o para homunculi imaginadas
de la mente. Una perspectiva en la que el secuestro es la base
tanto de la imaginación y el pensamiento y la fuente de toda
creatividad 13.
Pero tengo dos di ff cultades con la posición de Ingold. En
El tropo primaria me vuelve también a la posibilidad de primer lugar, se desprecia el pensamiento evolutivo más allá de
una perspectiva ampliada de etnoecológico. lo justificado. Esta queja se deriva, tal vez, la formación frommy
y simpatías de

(Por ejemplo, Knight et al., 1995; Dennett, 1996; Deacon, 1997). I amnot convencido de que una asociación íntima en el presente establece o requiere una simultaneidad de los
orígenes.
12. Tres problemas deben ser considerados. En primer lugar, describo el tropo primordial como una interiorización de lo que era
externa y, por lo tanto, puede ser culpable de fl impresionado pensamiento homuncular? Si amwrong sobre el tropo primordial entonces soy culpable. Pero si estoy en lo correcto
entonces los protohumanos, de los cuales escribo, son inocentes. Ellos no tratan de explicar las apariencias de distancia sino, más bien, ahora están EQUIPPEDWITH, incluso,
agobiados por ameans de llegar a través de secuestro en curso en el mundo de las apariencias y en el mundo de las explicaciones. Ahora son seres creativos, a partir de ahora
conscientes de que la fuente de su creatividad era una imagen de las relaciones dentro de las que participaron y que ahora se trataron de explicar. El segundo problema se refiere
a la forma en que (el mecanismo por el cual) el tropo primal propaga a través de una población de protohumanos. Este es un problema general. Que se repite en todas las cuentas
evolutivos relativos a la supervivencia, difundir y dominio eventual de «monstruos viables». Me brevemente abordado anteriormente proponiendo que el resultado de la
auto-conciencia era volver a presentar y reducir el mundo «a la media estadística de todas las configuraciones existentes de fi relaciones». Esto no es suficiente. Yo podría
argumentar que en la medida en que el compromiso de las condiciones primordiales tropo presente y futuro para el ego del ego por lo que las relaciones con los demás va a
condicionar su compromiso presente y futuro. Yo podría construir sobre esta sugerencia de dibujo de modelo epidemiológico de Sperber (1985, 1996) de la propagación de las
representaciones. Ese modelo, por supuesto, es en la base de un modelo darwinista genéticamente no comprometida en la que el motor principal del cambio en el nivel de las
poblaciones es la selección. El tercer problema se refiere al hecho de que al proponer un «tropo primordial» Tengo reificado un conjunto de relaciones que no pueden ser ¢ o no
debería ser ¢ rei fi ed. Se trata de un di ff cil y problema interesante. Para asignar un nombre es cosificar una relación. No hay árboles, sólo hay árboles en particular, el taxón
«árbol» rei fi ca nuestra comprensión fundamental trópico de un dominio de similitudes observadas entre los árboles en particular. El dominio es fi especificados por un conjunto
de relaciones y es objetivación ed mediante la asignación de un nombre. Para los analistas que tratan de dar prioridad a las relaciones (procesos) en relación con las entidades
(productos) no es un gran problema aquí. El analista no puede proceder sin imponer categorías, que en algún nivel debe ser arbitraria, sobre el material a ser analizado; él o ella
no puede proceder ¢ no puede hablar, no se puede escribir ¢ sin que parezca que reducir las relaciones con los objetos. He decidido vivir con el demonio del reduccionismo en el
entendimiento de que en un mundo de múltiples relaciones, «cosas» son a la vez inevitable y necesario porque sólo con «cosas» individualizadas (real o imaginaria) se puede
reducir la ambigüedad inherente a las relaciones (cf. Wilden, 1972, sobre el papel de construcciones extracto digital en la comunicación).

13. En un artículo publicado recientemente Godelier (2002) escribió: «El imaginario no es lo simbólico, a pesar de que los dos son
inseparable. La imaginaria consiste en ideas y creencias compartidas whosemeaning se expresa en signos y símbolos. El imaginario es, por tanto, no sólo el
pensamiento. Simbólicamente se inscribe en el cuerpo, en las cosas que los seres humanos hacen, en monumentos, en la organización del espacio y el tiempo. Pero el
objetivo declarado de estas construcciones imaginarias y prácticas simbólicas no sólo es imaginaria o no sólo simbólica. [...] El imaginario y lo simbólico [...] tener
consecuencias sociales reales que no están en la mente. [...] Si hay que atribuir una primacía a una de estas tres dimensiones, todos los cuales son reales, que debe ir
claramente a lo imaginario y no a lo simbólico. Símbolos mueren una vez que han perdido su significado, no sólo el significado de la que surgieron, pero todos los
significados que se han acumulado a ellos en el curso de su existencia. «El imaginario,
21

científica biología 14. Para los propósitos actuales, es menos Todo esto es importante para el desarrollo de
importante que la segunda di ff cultades. etnoecológico. No debemos olvidar que etnoecológico debe
Ingold no permite que un lugar para la metáfora. En la base apuntar a entender y explicar la ecología como
existe el compromiso de que escribe en un mundo material de experimentado y que, en última instancia, el proyecto debe revelar
las relaciones ecológicas y las personas que construye están la diversidad de la experiencia humana ecológica. En los
conectados a tierra de manera similar. Que ellos son a tierra enfoques actuales, hay una tendencia a universalizar al
es importante para, en este, evita recurrir a la explicación retratar la experiencia de algunas personas como la
basada en homúnculos imaginado. Pero para mí, en su experiencia de todo, de dar prioridad a nuestras
están casi con toda seguridad implicado. Etnoclasificación, etnoecología y de la imaginación
origen, a través de su inmetaphor en curso de expresión, y en interpretaciones de la experiencia de los que juzgamos ser
su potencial de compromiso, humano con el mundo, y las el menos desvinculado, la experiencia de aquellos que
personas se desarrolla a través de ese compromiso, se ponen viven en sociedades donde « significados locales e
a tierra siempre y necesariamente, en tropos, en la implícitos »prevalecen (Hornborg, 1996: 45). Sin embargo,
imaginación. Sin esta comprensión no es un riesgo, un riesgo muchas personas no viven de esta manera. Por el
del proceso evolutivo que considero que promueve un visionwhenmultiple procesos unitarios, incluyendo la selección (y, a menudo, la selección que opera a nivel genético)
implícito en mis citas de Waddington, Rappaport y Uexküll, contrario, viven en sociedades en las que, a través de un
que Ingold ha identi fi cado la experiencia subjetiva que proceso de desanclaje, esos significados locales e
distingue a los vivos de los no vivos pero no ha logrado implícitos han, al menos en parte, han subordinado a
marcar ese dominio de los vivos, que cali fi ca como humano. «abstracta, totalizando sistemas» y comprensiones y
prácticas que, a menudo, son guiados por polaridades
consideran que la selección no es el único proceso implicado en la evolución. Si bien simpático a las intenciones de Ingold con respecto a la comprensión Amore genérica
arraigados (Hornborg, 1996: 45). Aquí, entonces, tenemos
que aceptar que va a ser estos entendimientos y prácticas
En mi propia imaginación, por lo tanto, busco una que dan forma a la experiencia de esas personas.
etnoecológico que combina las interpretaciones
sustantivas de Ingold con las tentaciones a menudo difícil
selección darwiniana ¢ pero no necesariamente «genes» ¢ siempre está implicado en la reproducción de la forma en contextos cambiantes. Y, además, muchos biólogos
de alcanzar de Bateson. Un etnoecológico que, en la
elaboración tanto de compromiso ambiental y
entendimientos sociales, ya no tiene que pedir «que vino Los primeros trabajos en ethnoclassi fi cación tendía a bothmodel y
primero? »O polaridades posit y flechas causales que no juzgar a los demás con referencia a una imagen de nosotros mismos.
tienen ninguna relevancia en las trayectorias de En etnoecológico hay que evitar la tentación de interpretar inversa a
explicativo de lade
desarrollo teoría neodarwinista
tantas personasy argumenta que los mecanismos
(cf. Bamford, 1998).deUn desarrollo y nonosotros
genéticosmismos
son primarios
en supara promover
imagen. Hayel que
cambio. Secuidado
tener exagera su
paracaso. La
ninguno de
etnoecología que reconoce que la percepción del entorno los modelos ni juzgar nosotros mismos o nuestros compatriotas en
se basan en tropos, que el medio ambiente como términos de entendimientos dibujadas frompeoplewho interactuar con
experimentó emerge de esta planta, y que el imaginario mundos de la totalidad di ff forma Erent.
no pueden separarse de los medios de vida, morada y
habilidad. Undeetnoecológico
decir, un proceso enseelexpresa
selección natural) que que la personalidad,
en última instancia, a través de cambios en la representación de «genes» en las poblaciones. Se refiere a la pobreza

sociabilidad y la imaginación «crecer» en contextos que


las propias personas crean abductivamente. Un Expresiones de gratitud
etnoecología que, ff tiempos y lugares Erent experiencia de
la gente y entender sus relaciones con el medio ambiente Un agradecimiento especial a Cristiano Coi ff IER y Florencia
en muy di ff Erent maneras. Un etnoecológico que Brunois que muy
«evolutiva» cambio ¢ de cambio en la forma a través del tiempo y el espacio ¢ es un proceso de dependiente delgenerosamente organizó
contexto di ff supervivencia una y2003meeting
diferencial la reproducción (es
reconoce que, como analistas, nosotros solamente de abril de la Société des Oceanistes en el Museo del
podemos imaginar los di ff maneras Erent si aceptamos Hombre, París, en el que presenté una versión anterior de
que son siempre los resultados del juego de la este artículo. Muchas gracias también a todos los que
imaginación de los demás. participaron en esa reunión, a colegas y estudiantes withwhom
he discutido ideas presentadas en este artículo, a Mónica
cambio histórico en gran parte no reconocida para sostener un argumento en contra de la opinión favorecida por la mayoría de los biólogos: que el motor primario de
Minnegal para comentarios críticos valorados y Brunois a
Florencia y Michel Legrand-

14. Ingold se refiere a un «malentendido colosal» por los biólogos en la historia de su objeto. Este es el hecho de que la palabra
«Evolución» significaba originalmente, a los biólogos y otros, lo que la palabra «desarrollo» nowmeans [...] un despliegue (1998; véase también 2000). Ingold explota este
22 Société des OCÉANISTES

Borderune por la hospitalidad excepcional en Francia. Mi segundo ••••• Brent y Paul K ••• 1969. Términos básicos Color:

investigación antropológica durante muchos años ha sido Su universalidad y Evolución, Berkeley, University of
facilitada por la Universidad de Queensland, la Universidad California Press. segundo •••• re •••• Nurit, 1990. El entorno
de Melbourne, la Fundación Papúa Nueva Guinea Biológica, dando:
el Consejo de Investigación de Australia y por muchos Papúa Otra perspectiva sobre el sistema económico de los

Nueva Guinea siane, Etolo, Kubo y Bedamuni personas y los recolectores-cazadores, Current Anthropology 31, pp. 189-
196.
pescadores de Victoria.
- , 1993. metaforización Tribal de relación-naturaleza humana:
un análisis comparativo, en K. Milton, (ed.) Ecologismo: La
visión desde la antropología, Londres, Routledge, pp.
112-125.
BIBLIOGRAFÍA
- , 1999. «animismo» revisited: La personalidad, el medio ambiente, y
la epistemología relacional, Current Anthropology 40, pp. S67-S91.

UN ••••• Rita, 2000. ¿Estamos todos los dualistas naturales? UN


enfoque de desarrollo cognitivo, Revista de la Royal segundo •••• Maurice y Dan S ••••••• 2002. El parentesco y evolucionó
Anthropological Institute ( •.•). 7, pp. 429- disposiciones psicológicas: el hermano de la madre controversia
447. reconsiderada, Current Anthropology 4, pp. 723-748.

UN •••• Scott, 1990. Fundamentos cognitivos de Natural


Historia: Hacia una antropología de la Ciencia, Cambridge, segundo ••••• Santiago, 1996. La cognición humana como un producto
Cambridge University Press. y el agente de la evolución, en R. Ellen y K. Fukui (eds), Redefinición

- , 1998. biología Folk y la antropología de la ciencia: los universales de la naturaleza: la ecología, cultura y domesticación, Oxford, Berg,
cognitivos y particularidades culturales, Ciencias del Cerebro y pp. 269-289. segundo ••••••• Pierre, 1998. La razón práctica: En la
Comportamiento 21, pp. 547-609.

segundo ••• Murray, 1998. Eucalipto, Melbourne, texto Teoría de la acción, Barcelona, ​Paidós. segundo •••••• Peter J., 1997. bosques

Publicación. segundo •••••• Sandra, 1998. Los paisajes humanizados, en peligro de extinción, las personas en peligro de extinción: representaciones

ambientalistas de los conocimientos indígenas, Ecologia humana 25, pp. 47-69.

mundos encarnadas: La tierra y la construcción de la continuidad


intergeneracional entre los Kamea de Papua Nueva Guinea. Análisis segundo •••• Cecil H., 1979. Folk zoológicos formas de vida:
Social 42, pp. 28-54. Su universalidad y el crecimiento, Antropólogo americano 81, pp.

segundo •••••• Gregory, 1972. Pasos para una ecología de la mente: 791-817.

Ensayos recogidos en Antropología, Psiquiatría, Evolución y - , 1984. Lenguaje y los seres vivos: uniformidades en Folk Clasi fi
Epistemología, Nueva York, Ballantine Books. cación y de nombres, Nuevo Brunswick, Rutgers University Press.

- , 1979. La mente y la naturaleza: una condición necesaria de la Unidad, Nueva - , 1985. Modo de subsistencia y popular taxonomía biológica, Current
Anthropology 26, pp. 43-63.
York, EP Dutton. segundo •••••• Gregory andMary C. B ••••••• 1987. ángeles
- , 1986. El crecimiento de nomenclatura etnobiológica, Current
El miedo: una investigación sobre la naturaleza y el sentido de lo
Anthropology 27, pp. 1-19.

sagrado, Londres, Rider. segundo ••••• Brent, 1973. sistemática populares en - , 1987. El subgénero popular: Un nuevo rango etnobiológica, Diario
de Etnobiología 7, pp. 181-192.
relación con
biológica clasificacion y la nomenclatura, Revisión Anual de segundo •••• Cecil H. y Stanley R. W ••••••••• 1982. El crecimiento y el
Ecología y Sistemática 4, pp. 259-271. desarrollo de formas de vida en zoológicos popular familia de
lenguas theMayan, American Ethnologist 9, pp. 97-111.
- , 1992. Etnobiológica Clasi fi cación: Principios de la Clasificación
de las plantas y animales en las sociedades tradicionales, Princeton,
segundo •••••• Florencia, 1999. En el paraíso, el bosque está abierto
Princeton University Press. segundo ••••• Brent y Elois A. B •••••• 1983.
y cubierto de flores, en C. Kocher Schmid (ed.),
Adaptación y etnozoológica clasificacion: implicaciones teóricas de
Esperando que el día de la ira: Las versiones del Milenario en
los recursos animales y dieta de los Aguaruna andHuambisa, INR.
PapuaNewGuinea, Boroko, PNG, Instituto Nacional de Investigación,
B. Hames ANDW. T. Vickers (eds), Las respuestas de adaptación
pp. 111-130. segundo ••••• Ralph NH, 1967. ¿Por qué es el casuario no
de los nativos amazónicos, Nueva York, Academic Press, pp.
301-328. segundo ••••• Brent, Dennis B •••••••• y Peter H. ¿un pájaro? Un problema de la taxonomía zoológica entre los Karam de
las tierras altas de Nueva Guinea, Hombre
( •.•). 2, pp. 5-25.
R ••••• 1966. Las taxonomías populares y biológica clasi fi cación, Ciencia- , 1970. ¿Qué fue primero, el huevo o la cabeza de huevo ?, en
154, pp. 273-275. Jean Pouillon et PierreMaranda (EDS),
- , 1973. Principios generales de la clasi fi cación y la nomenclatura Échanges et comunicaciones: mélanges offerts à Claude
popular en biología, Antropólogo americano 75, pp. 214-242. Lévi-Strauss à l'occasion de hijo 60 mi anniversaire, París, Mouton,
pp. 1069-1091.
Etnoclasificación, etnoecología y de la imaginación 23

- , 1974. Memorias de un pequeño cazador: En la pista de re •••••• Daniel C., 1996. Tipos de mente: hacia una
categorías de animales desconocidos en Nueva Guinea, Diario Comprensión de la conciencia, Londres, Weidenfeld & Nicholson.
d'agriculture tropicale et de Botanique Aplicada 21, pp. 79-100. re •••••• Philippe, 1994. En la Sociedad de la Naturaleza: Un

- , 1978. Totems y taxonomía, en LR Hiatt (ed.), Ecología nativa de la Amazonía, Cambridge, Cambridge
Conceptos aborígenes australianos, Canberra, Instituto Australiano University Press. re •••••• Philippe y Gísli P •••••• ( eds), 1996.
de Estudios Aborígenes, pp. 1-19.

- , 1979. mística y mundanas en Kalam clasificación de las Naturaleza y sociedad: perspectivas antropológicas,
aves, en RF Ellen y D. Motivo (eds), Londres, Routledge. re •••••• María, 1970. Pureza y Peligro: un
las clasificaciones en su contexto social, Londres, Academic análisis
Press, pp. 57-79. de los conceptos de contaminación andTaboo, Middlesex, Penguin Books.
- , 1985. Los árboles, grerbs, wugs, snurms y quammals: La nueva
historia natural universal de Cecil H. Brown, Revista de la - , 1973. Símbolos naturales, Middlesex, Penguin Books. re •••• Peter
Sociedad de la Polinesia 94, pp. 431-437.
D., 1971. Regulación de la temperatura y

- , 1986. Los problemas no resueltos de las aves de Levítico, cueva-vivienda en los murciélagos: una perspectiva evolutiva,
Documento de Trabajo 73, Departamento de Antropología, Mammalia 35, pp. 424-455.
Universidad de Auckland. 60 p. segundo ••••• Ralph NH y James I. M •••••••
- , 1976. Un análisis de Rofaifo mamífero taxonomía,
1972. Karam clasificación de los marsupiales y roedores ¢
American Ethnologist 3, pp. 425-445.

- , 1979. metáforas animales: un modelo evolutivo,


Parte 1, Revista de la Sociedad de la Polinesia 81, pp. 472-
Humanidad 12, pp. 13-27.
499.
- , 1986. estar con selva: La dimensión humana, en J.
- , 1973. Karam clasificación de los marsupiales y roedores ¢ Parte
Kikkawa y DJ Anderson (eds), Ecología comunidad: patrones
2, Revista de la Sociedad de la Polinesia
y procesos, Melbourne, Blackwell Scientific Publications c, pp.
82, pp. 86-107.
342-367.
segundo ••••• Ralph NH y Fred P •••••• 1975. Kalam clasificación de los
- , 1994. conservación y pueblos indígenas modernos: En busca de la
reptiles y ranas, Revista de la Sociedad de la Polinesia 84, pp.
sabiduría, Pacífico Biología de la Conservación c 1, pp. 91-97.
267-308.

segundo ••••• Ralph NH y Michael J. T ••••• 1968. Karam clasificación de - , 1996. La invención de la naturaleza, en R. Ellen y K. Fukui
las ranas, Revista de la Sociedad de la Polinesia 77, pp. 333-385.
(eds), Redefinición de la naturaleza: la ecología, cultura y
domesticación, Oxford, Berg, pp. 157-186. re •••• Peter D. y David
do •••• Ross, 1981. Las serpientes, caracoles y «formas de vida», C. H ••••••• 1983. «rana» y «lagarto»: además, las formas de vida
Revista de la Sociedad de la Polinesia 90, pp. 267-269. de Papua Nueva Guinea, Antropólogo americano 85, pp.
do ••••• William C., 1990. Aprender del pasado: 890-896. re •••• Peter D., Roger J ••• y Monica M ••••••••
conocimientos tradicionales y el desarrollo sostenible, El
Contemporary Pacífico 2, pp. 233-253.
2003. Un mar de pequeñas nombres: Los pescadores y sus barcos
do ••• Jason W., 1992. Comprar en los bosques: Un nuevo
programa para comercializar productos forestales tropicales de forma en Victoria, Australia. Foro antropológica 13, pp. 5-26. re •••• Peter D. y

sostenible recogidos protege los bosques y los residentes del bosque, Monica M •••••••• 1999. La transformación de los derechos de uso: Una

tinta. H. Redford y c. Padoch (eds), Conservación de los bosques comparación de dos sociedades PapuaNewGuinean, Revista de

neotropicales: Trabajando a partir tradicional uso de recursos, Nueva Investigación Antropológica 55, pp. 361-383.

York, Columbia University Press, pp. 400-415. do •••••• Harold C., 1969.
tratamiento lexicográfico
mi •••• Roy F., 1975. construcciones variables en nuaulu
de taxonomías populares, en SA Tyler (ed.), la antropología zoológico clasificacion, Información de Ciencias Sociales
cognitiva, NewYork, Holt, Rinehart andWinston, pp. 41-59. do •• Paul 14, pp. 201-228.
A. andThomas Elmqvist, 1993. Ecocolonia- - , 1993. Las relaciones culturales de Clasi fi cación: Un análisis
de las categorías nuaulu animales de Seram central, Cambridge,
LISM y sistemas de conocimientos indígenas: Aldea selva Cambridge University Press. mi •••• Roy F., Peter P ••••• y Alan B •••••
controlada conserva en Samoa, Pacífico Biología de la ( eds),
Conservación c 1, pp. 6-13. 2000. Conocimiento Indígena Ambiental y sus
re ••••••• Jules, Ian D ••••• y Debi R •••••••• transformaciones: Perspectivas antropológicas críticos, Ámsterdam,
1999. Las categorías de color en una tribu la edad de piedra, Naturaleza Harwood Academic Publishers. mi •••••• Arturo, 1998. El
398, pp. 203-204. conocimiento de quién, cuya
re ••••• Terrence, 1997. La especie simbólica: la ¿naturaleza? La biodiversidad, la conservación y la ecología política de
Co-evolución del lenguaje y el cerebro humano, los movimientos sociales, Diario de Ecología Política 5, pp. 53-82.
Londres, Penguin Books.
24 Société des OCÉANISTES

F •••••••• James W. (ed.), 1991. Más allá de la metáfora: Don, Rowman & Little campo Publishers, Inc., pp. 231-252.
La teoría de los tropos en Antropología, Stanford, Stanford
University Press. GRAMO ••••• James J., 1979. El enfoque - , 1998. La evolución de la sociedad, en la CA Fabian (ed.), Evolución:
ecológico Sociedad, Ciencia y el Universo,
Percepción visual, Boston, Houghton Mi ff lin. GRAMO ••••••• Maurice, Cambridge, CambridgeUniversity Press, pp. 79-99.

2002 (18 de noviembre). Rotura - , 2000. La percepción del entorno: Ensayos en los medios de vida,
el espejo del yo: «¿Es la antropología social indisolublemente Vivienda y habilidad, Londres, Routledge. J ••• Fabiola, 2002. El
ligada al oeste, su lugar de nacimiento? », Página Barbour significado de animales nominal
Conferencia III, Universidad de Virginia (Traducido del francés por categorías entre theCaribs de theGuiana, Anthropos 97, pp.
Nora Scott). GRAMO •••••• BrianC. 1994. Cómo el LeopardChanged 117-126.

su J ••••••• Robert E., 1981. Palabras de la laguna:


Manchas: La evolución de la complejidad, Londres, Weidenfeld & Pesca y Lore Marina en el Distrito Palau de Micronesia, Berkeley,
Nicolson. GRAMO ••• Russell, 1997. «En el vientre del monstruo»: University of California Press. K ••••• Stuart, 2001. desastre
ambiental, «cul-

Feminismo, los sistemas de desarrollo y explicaciones


pérdida tura »y la ley, Current Anthropology 42, pp. 167-198.
evolutivas, en PA Gowaty (ed.), Feminismo y Biología
K ••••• Chis, Camilla P •••• e Ian W ••••• 1995. La revolución
Evolutiva: fronteras, intersecciones y Fronteras, Nueva York,
simbólica humano: Una cuenta darwiniana, Cambridge Diario
Chapman y Hall, pp. 385-413. GRAMO •••••••• Paul, 2002.
arqueológico 5, pp. 75-114. K ••••••• Peter y David T. S •••••• 1992.
Perdido: Un gen concept.Reward
Sabiduría

al visor, BiologyandPhilosophy 17, pp. 271-283.

MARIDO ••••••• J •••• Peter, 1995. Visión ARecursive: ecologías


de los ancianos, Sydney, Allen y Unwin. L ••••• Kevin N., 1992.
La comprensión gica y Gregory Bateson, Toronto Universidad de
El papel de transmi- sociales
Toronto Press. MARIDO ••••• Marvin, 1968. El ascenso de
sión en la evolución, Etología y la Socio 13, pp. 87-113. L ••••• Susanne
Antropológica
K., 1957 (tercera edición). filosofía en
Teoría: Una historia de las teorías de la cultura, Nueva York,
Thomas Y. Crowell Company. MARIDO ••• Terence E., 1979. Plant una nueva clave: un estudio en el simbolismo de la razón, Rite y
clasi fi cación y arte, Cambridge, MA, Harvard University Press. L •••• S •••••• Claude,
nomenclatura en Ndumba, Papúa Nueva Guinea. 1966. El pensamiento salvaje, lon-
Etnología 18, pp. 253-270.
- , 1982. Las explicaciones utilitarias / adaptacionistas en popular Don, Weidenfeld y Nicholson. L ••••• Paul E., 1999. Ambientes
biológica clasi fi cación: Algunas notas de advertencia, Diario de
y ambien-
Etnobiología 2, pp. 89-94. talisms en la investigación antropológica: Frente a un nuevo
- , 1998. Xenofobia y otras razones para preguntarse sobre el dominio milenio, Revisión Anual de Antropología 28, pp. 253-284. METRO •••••••
específico de la ciudad de folk-biológica clasi fi cación, Ciencias del Robert E., 1998. Dominio-especificidad de
Cerebro y Comportamiento 21, pp. 575-576. MARIDO ••••••• Alf, 1996.
Ecología como semiótica: Contornos popular biología y Color de clasificación: La modularidad frente al proceso
global, Ciencias del Cerebro y Comportamiento
de un paradigma contextualista de la ecología humana, en 21, pp. 582-583.
P. DESCOLA y G. Pálsson (eds), Naturaleza y sociedad: METRO ••••••• Mónica, 1996. Una unidad necesaria: la arti-
perspectivas antropológicas, Londres, Routledge, pp. 45-62. culación de las explicaciones sociales y ecológicos de la
conducta, Revista de la Royal Anthropological Institute ( •.•). 2, pp.
- , 1998. embeddness ecológica y la personalidad: ¿Hemos sido 141-158.
siempre capitalistas ?, Anthropology Today 14, pp. 3-5. METRO ••••••• Mónica y Peter D. D ••••• ( en prensa).
Fertilidad y la reproducción social en la región
MARIDO ••• Eugene, 1977. Tzeltal popular Zoología: La clasifi- StricklandBosavi, en SJ Ulijaszek (ed.), Fertilidad y
si fi cación de discontinuidades en la naturaleza, Nueva York, Academic Reproducción en Nueva Guinea, Berghahn Libros, Oxford.
Press. METRO •••••• Louise, John P ••••••• y William H •••
- , 1982. El factor utilitario popular clasi fi cación biológica, AmericanAnthropologist
84, pp. 830-847. • • • (eds), 1982. Conservación tradicional en Papúa NewGuinea:
yo ••••• Tim, 1992. cultura y la percepción de la Implicaciones para la actualidad, Boroko, Papúa Nueva Guinea, Instituto de

medio ambiente, en E. Croll y D. Parkin (eds), Base Bush, Aplicaciones Investigaciones Sociales y Económicas. METRO ••••• Adam,

Bosque Granja: Cultura, Medio Ambiente y Desarrollo, Londres, 1998. ¿Cuál es el rango ?, conductual y
Routledge, pp. 39-56.
Ciencias del cerebro 21, p. 585.
- , 1997. La vida más allá del borde de la naturaleza? O bien, el
espejismo de la sociedad, en JD Greenwood (ed.), La Marca de la O •••••• S ••• John, 1995. La evolución biológica y
social: descubrimiento o invento ?, lon- cambio cultural, en E. Jones y V. Reynolds (eds.),
Etnoclasificación, etnoecología y de la imaginación 25

La supervivencia y la religión: la evolución biológica y el logía y la generación de Cultura, Oxford, Oxford University
cambio cultural, Nueva York, John Wiley and Sons, pp. 1-43. Press, pp. 495-532. S ••••••• Paul, 1980. Las confusiones en las
PAG •••••• L •••••• Bjarke y Lars K ••••.• 2003. La dualidad del clasificaciones:
conocimiento ambiental indígena entre los Fulani del norte de Como el nombre Wola sus plantas, Ethnos 45, pp. 133-156.
Burkina Faso, en A. Roepstor ff, N. Bubandt y K. Kull (eds), Imaginando
Naturaleza: Prácticas de Cosmología e Identidad,
- , 1998. El desarrollo de los conocimientos indígenas: Una nueva
antropología aplicada, Current Anthropology
39, pp. 223-252.
Langelandsgade, Dinamarca, Aarhus University Press, pp. 204-216.
- , 2002. disputados conocimientos, contingente clasi fi cación: Los
PAG •••••• Gísli, 1994. Enskilment en el mar. El hombre ( •.•). 29, pp.
animales en las tierras altas de Papúa Nueva Guinea, Antropólogo
901-927. PAG ••••• David, 1982. Introducción, en D. Parkin (ed.), americano 104, pp. 1162-1171.

- , 2002. «Los gusanos en las orejas»: la caza encantamientos y los


conocimientos indígenas en el desarrollo,
Semántica Antropología, Nueva York, Academic Press, pp. Xi-li. Revista de Estudios rituales 16, pp. 64-77.
PAG ••••• Andrew (ed.), 1991. El hombre y medio: Ensayos
S •••••• Dan, 1985. La antropología y la psicología:
hacia una epidemiología de las representationsn Hombre
en el Pacífico Antropología e Etnobiología en honor de Ralph ( •.•). 20, pp. 73-89.
Bulmer, Auckland, La Sociedad de la Polinesia. PAG ••••• Charles
- , 1996. Cultura explicando: Enfoque ANaturalistic,
S., 1950a. Secuestro y la inducción, en
Oxford, Blackwell. S •••••••• Marilyn, 1999. Propiedad,
sustancias y
J. Buchler (ed.), La filosofía de Peirce: Selected Writings, Nueva
Efecto: Ensayos antropológicos sobre personas y cosas, Londres,
York, Harcourt, Brace & Company, pp. 150-156.
The Athlone Press. T •••••• Stanley J., 1969. Los animales son buenos
para pensar
- , 1950b. juicios perceptuales, en J. Buchler (ed.),
y bueno para prohibir, Etnología 8, pp. 423-459.
La filosofía de Peirce: Selected Writings, Nueva York, Harcourt,
Brace & Company, pp. 302-305. PAG ••• Kenneth, 1954. Lenguaje en T ••••••• Michael, 1998. El individuo vivo y
su tipo, Ciencias del Cerebro y Comportamiento 21, p. 591.
relación con un unificado
La teoría de la estructura del comportamiento humano, vol. 1, T •••••• Jacob von, 1982 [1940]. La teoría de la medi-
Glendale, Instituto Lingüístico de Verano. PAG •••• Darrell A. y Ning, semiotica 42, pp. 25-82.

William B •••• ( eds), 1989. W ••••••••• Conrad H., 1960. La ética animal,
Gestión de recursos en la Amazonía: indígena y popular Londres, George Allen y Unwin.
Estrategias, Nueva York, El Jardín Botánico de Nueva York. PAG •••••• - , 1969. paradigma para un proceso evolutivo, en C.
Trevor W., 1998. El conocimiento indígena y H. Waddington (ed.), Hacia un Theoretical Biology. 2:
bosquejos, Edimburgo, Edinburgh University Press. W •••• Julie,
antropología aplicada: cuestiones de definición y dirección, Organización
1982. clasificación Biológica fi cación de una
humana 57, pp. 258-272.
R •••••••• Roy A., 1968. Cerdos para los antepasados: punto de vista de Groote Eylandt aborigen, Diario de
Ritual en la ecología de un pueblo de Nueva Guinea, New Haven, Yale Etnobiología 2, pp. 63-77.
University Press. W ••••• Roy, 1972. Habu: La innovación de Significado
- , 1990. Los ecosistemas, las poblaciones y las personas, en la Daribi en la religión, Chicago, The University of Chicago
FE Moran (ed.), El EcosystemApproach en Antropología: Press. W ••••• James F., 1991. El lugar vacío: Poesía,
FromConcept toPractice, AnnArbor, University of Michigan
Press. R ••••••••• Andreas, Nils B •••••• y Kalevi El espacio y ser uno de los Foi de Papua Nueva Guinea, Bloomington,
Indiana University Press. W ••••• Anthony, 1972. Sistema y
K •••• 2003. ImaginingNature: Prácticas de la Cosmología y la estructura: Ensayos
identidad, Langelandsgade, Dinamarca, Aarhus University Press. en Comunicación y Cambio, Londres, Tavistock Press. W •••••••
S ••••••• Bárbara, 1998. Lo que es empírica acerca Nancy M. y Graham B ••••• ( eds), 1993.

taxonomías de Atran? Ciencias del Cerebro y Comportamiento El conocimiento ecológico tradicional: la sabiduría para el
21, pp. 587-588. Desarrollo Sostenible, Canberra, Centro de Recursos y Estudios
S •••••• Roger N., 1992. La organización perceptiva Ambientales de la Universidad Nacional de Australia.
de colores: una adaptación a regularidades del mundo terrestre
?, en JH Barkow, L. Cosmides y J. Tooby (eds), La mente
adaptado: Evolutionary PSY-