Vous êtes sur la page 1sur 5

Acciones Constitucionales

La acción publica de Inconstitucionalidad

Diego Fernando Betancur


Arlez Emilio Lennis
Eliana Fernanda Ortiz
Diana Marcela Zúñiga

Universidad Cooperativa de Colombia


Facultad de Derecho
Jornada Flexible
Semestre V
Sede: Cartago
202
Desarrollo histórico de la acción de inconstitucionalidad

1812 1991
Antigua 1913 1920 JURISPRUDENCIA
Constitución
1793 de Constitución
1986 ACTUAL
Polis Cundinamarca Acto legislativo a Constitución de Colombiana
Constitución de
la Constitución Kelsen Constitución
Vigente
la republica
Colombiana
jacobina en
SENTENCIAS HITO:
Francia
-Sentencia C 932
DEL 2004: Acción
Constitución federalista se Constitución en la pública de
implanto en Colombia el uso de 1920, Creación de los tribunales que se dan una serie Inconstitucionalidad
herramientas jurídicas de acción Constitucionales de Austria de mecanismos para
promover la -Sentencia C 1040 del
pública. “Sistema Europeo de control
participación 2005: Reelección
concertado de
ciudadana. Art. 40, presidencial inmediata
Constitucionalidad”
241, 242 -Sentencia C 355 del
Tribunales
2006:
populares ante
La Constitución de la republica jacobina Despenalización del
los cuales los 1913, Control Constitucional en
en Francia, el pueblo proponía el cambio Modificación de la Constitución, aborto
ciudadanos el que el poder judicial preserva
podían de las asambleas que no escucharan el instaurando la Constitución de
la supremacía de la Constitución -Sentencia C 543 de
proponer la pueblo 1986, en la cual el mayor control
y la Corte Suprema de justicia de 1992: Procedibilidad
abolición de es de la Iglesia, limitando la
expulsar del ordenamiento de la acción de tutela
una ley en participación ciudadana.
jurídico aquellas leyes que contra sentencias
Atenas desconozcan los mandatos judiciales
Constitucionales.
1. La importancia del desarrollo histórica de la acción de
inconstitucionalidad:

Es fundamental, en tanto permite reconocer la participación ciudadana y la


veeduría de los aspectos jurídicos que constituyen su ordenamiento, pues implica
reconocer la improcedencia de cierta normatividad, en tanto no es aplicable a la
norma fundamental del bloque de Constitucionalidad; es decir la Constitución
política. El recorrido histórico posibilita comprender como Colombia ha sido gestor
de esta acción, ya que otorga la posibilidad a la sociedad del sistema democrático
de participar de la construcción normativa desde el escenario en el cual se eligen
sus representantes, pero también en las determinaciones del legislativo o el
ejecutivo. Este control permite ser garantes y guardianes de la Constitución, lo que
se traduce en una aplicabilidad y transversalidad de ella en todas las normas
subsiguientes. El texto1 ejemplifica la relevancia de este mencionado desarrollo
histórico:

La acción pública de inconstitucionalidad está próxima a cumplir cien años


de existencia ininterrumpida en Colombia, lo que significa que en nuestro
país estábamos haciendo control de constitucionalidad abstracto diez años
antes de que se creara el Tribunal Constitucional austríaco y diecinueve
antes de que Kelsen propusiera su teoría del legislador negativo. De estos
dos últimos hechos mucho se ha dicho a nivel internacional, pero no se ha
reconocido al derecho constitucional colombiano como pionero de este tipo
de control. Desde los inicios de nuestro constitucionalismo han existido
mecanismos de participación directa de los ciudadanos frente a actos
emanados de los poderes públicos, mecanismos que se han fortalecido o
debilitado según el momento histórico por el que atravesemos. Gonzales
(2010).

Del análisis histórico de la acción, podemos entender la evolución de la institución


a lo largo del constitucionalismo colombiano de los siglos XIX y XX y el desarrollo
jurisprudencial que le han dado, primero la Corte Suprema de Justicia, quien tuvo
su tutela hasta 1991, y después la Corte Constitucional de Colombia, para concluir
que por vía jurisprudencial ambas corporaciones han limitado la acción pública de
1
González, D. M. (2010, abril 15). LA ACCIÓN PÚBLICA DE INCONSTITUCIONALIDAD: A PROPÓSITO DE LOS
100 AÑOS DE SU VIGENCIA EN COLOMBIA | Vniversitas. VNIVERSITAS. Recuperado de
https://revistas.javeriana.edu.co
inconstitucionalidad y sus potencialidades y han puesto condiciones a los
ciudadanos para poder acceder a esta forma de control.

2. ¿Cuál es el objeto de la acción de inconstitucionalidad?

La acción de inconstitucionalidad tiene por objeto brindar a la sociedad en general,


la posibilidad de escalar a la autoridad Constitucional de Estado, para que se
evalúe y se determine si la ley o normas que tenga fuerza material de ley, se
encuentren en coherencia y concordancia con la carta política, para que en caso
contrario la norma expedida sea declarada inconstitucional, lo que implica su
inexequibilidad y por ende la salida del ordenamiento jurídico, que obedece a la
validez jerárquica establecida desde el bloque de Constitucionalidad. En
conclusión, permite ejercer un control sobre la construcción de normas
subsiguientes a la Constitución, permitiendo que estas conserven una misma línea
en el orden jurídico Colombiano.

3. ¿En cuanto a su variación jurisprudencial, por qué se dice que se


debilita el sistema democrático y participativo?

Si bien la Acción de inconstitucionalidad en su esencia busca proteger el sentido


de la Constitución, hacer que la “norma de normas” sea transversal al
ordenamiento jurídico, siendo en su inicio un recurso que desde una perspectiva
abstracta permite que la ciudadanía revise y supervise las determinaciones del
legislativo y de normas de menor envergadura, como decretos y acuerdos (aunque
estas conserven fuerza de ley) por lo cual es relevante evidenciar situaciones de
Inconstitucionalidad que deriven en la salida de la norma mencionada, esto
posibilita a un Estado democrático hacer que la ciudadanía conserve el control
sobre las determinaciones de las ramas del poder público, sin embargo la
jurisprudencia que implica la ampliación del espectro normativo y que es emitida
por la Corte Constitucional, institución cuya naturaleza es ser “guardiana de la
Constitución”, ha llevado a un debilitamiento del sistema democrático y
participativo que configuraba la acción de inconstitucionalidad, puesto que de
forma gradual ha venido restándoles a los ciudadanos el acceso efectivo a este
derecho político al establecer exigencias por vía jurisprudencial, no contenidas ni
en la Constitución, ni en la ley. Muestra de lo anterior es la Sentencia C-1052 del
2001, en la cual la Corte estableció un complejo filtro de procedibilidad en la
presentación de estas acciones, tales como una ampliación conceptual sobre la
pertinencia y la suficiencia, entre otras, alejándola del ciudadano y acercándola
sólo a eruditos constitucionalistas.