Vous êtes sur la page 1sur 28

Estudio de los Juegos Olímpicos de Oxford 2016: Costo

y exceso de costos en los Juegos

Bent Flyvbjerg †
Allison Stewart
Alexander Budzier

Documento de trabajo | Julio de 2016


© Bent Flyvbjerg, Alexander Budzier y Allison Stewart †) Autor para
correspondencia, bent.flyvbjerg@sbs.ox.ac.uk
2

Resumen

Dado que los Juegos Olímpicos celebrados en la última década han costado en promedio USD 8.9 mil millones, el tamaño y los riesgos financieros del

estudio justifican el estudio. Los objetivos del estudio de los Juegos Olímpicos de Oxford son: (1) establecer los costos reales de los resultados de los

Juegos Olímpicos anteriores de manera que el costo se pueda comparar de manera consistente entre los Juegos; (2) establecer sobrecostos para

Juegos anteriores, es decir, el grado en que los costos finales de producción reflejan los presupuestos proyectados en la etapa de licitación, nuevamente

de una manera que permita la comparación entre Juegos; (3) probar si el Programa de Gestión del Conocimiento de los Juegos Olímpicos ha reducido el

riesgo de costos para los Juegos y, finalmente, (4) el costo de referencia y el sobrecosto de los Juegos Olímpicos de Río 2016 contra los Juegos

anteriores. La principal contribución del estudio de Oxford es establecer una fenomenología del costo y el sobrecosto en los Juegos Olímpicos, lo que

permite una comparación consistente y sistemática entre los juegos. Esto no se ha hecho antes.

Los principales hallazgos del estudio son, en primer lugar, que el costo real promedio real de los Juegos de verano es de USD 5.2 mil millones (nivel de 2015) y

USD 3.1 mil millones para los Juegos de invierno. Los juegos de verano más costosos hasta la fecha son Londres 2012 con USD 15 mil millones; Los Juegos de

Invierno más costosos de Sochi 2014 con USD 21.9 mil millones. Los números cubren el período 1960-2016 e incluyen solo los costos relacionados con el deporte,

es decir, se han excluido los costos de capital más amplios para la infraestructura general, que a menudo son mayores que los costos relacionados con el deporte.

En segundo lugar, con un 156 por ciento en términos reales, los Juegos Olímpicos tienen el costo promedio más alto de cualquier tipo de

megaproyecto. Además, el sobrecoste se encuentra en todos los juegos, sin excepción; para ningún otro tipo de megaproyecto es este el caso. El 47

por ciento de los juegos tienen costos superiores al 100 por ciento. El mayor sobrecoste para los Juegos de Verano se encontró en Montreal 1976 con

un 720 por ciento, seguido de Barcelona 1992 con un 266 por ciento. Para los Juegos de Invierno, el mayor sobrecosto fue de 324 por ciento para Lake

Placid

1980, seguido de Sochi 2014 con 289 por ciento.

Tercero, el Programa de Gestión del Conocimiento de los Juegos Olímpicos parece tener éxito en reducir el riesgo de costos para los Juegos. La

diferencia en el exceso de costos antes (166 por ciento) y después (51 por ciento) del programa comenzó es estadísticamente significativa.

En cuarto lugar, y finalmente, los Juegos de Río 2016, a un costo de USD 4.600 millones, parecen estar en camino de revertir los altos

gastos de Londres 2012 y Sochi 2014 y entregar Juegos de Verano al costo promedio de dichos Juegos. El costo excesivo para Río, en un

51 por ciento en términos reales, o USD 1.600 millones, es el mismo que el costo medio excesivo para otros Juegos desde 1999.

Dados los resultados anteriores, para que una ciudad y una nación decidan organizar los Juegos Olímpicos es decidir asumir uno de los

megaproyectos más costosos y financieramente más riesgosos que existen, algo que muchas ciudades y naciones han aprendido a su

propio riesgo.
3

¿Por qué estudiar el costo y el sobrecosto en los Juegos Olímpicos?

Dado que los seis Juegos Olímpicos más recientes, celebrados durante la década 2004-2014, han costado un promedio de

USD 8,9 mil millones, sin incluir la infraestructura de carreteras, ferrocarriles, aeropuertos y hoteles, que a menudo cuestan más

que los propios Juegos: el tamaño financiero y riesgos de los Juegos justifican estudio. Además, un enfoque en los sobrecostos

en comparación con el presupuesto original es crítico para que las futuras ciudades anfitrionas comprendan las implicaciones

de la inversión que están realizando. Como parte de la licitación para organizar los Juegos, el Comité Olímpico Internacional

(COI) exige que las ciudades anfitrionas y los gobiernos garanticen que cubrirán cualquier sobrecosto de los gigantescos

presupuestos olímpicos. Esto significa que la ciudad anfitriona y la nación están encerradas en un compromiso no negociable

para cubrir dichos aumentos.

Además, dado el clima económico mundial actual y el ajuste posterior del gasto gubernamental en muchos países, comprender las implicaciones

de las grandes inversiones como los Juegos es fundamental para que los gobiernos tomen decisiones fiscales y económicas acertadas sobre

sus gastos. Por ejemplo, el sobrecosto y la deuda asociada de los Juegos de Atenas 2004 debilitaron la economía griega y contribuyeron a las

profundas crisis financieras y económicas del país, que comenzaron en 2007 y todavía se desarrollan casi una década después (Flyvbjerg 2011).

De manera similar, en junio de 2016, menos de dos meses antes de la ceremonia de inauguración de Río 2016, el gobernador de Río de Janeiro

declaró el estado de emergencia para asegurar fondos adicionales para los Juegos. Cuando Río decidió apostar por los Juegos Olímpicos, a la

economía brasileña le estaba yendo bien. Ahora, casi una década después, los costos estaban aumentando y el país estaba en su peor crisis

económica desde la década de 1930 con un crecimiento negativo y una falta de fondos para cubrir los costos. Otros países, y especialmente

aquellos con economías pequeñas y débiles, pueden querer asegurarse de que no terminen en una situación similar al tener una imagen realista

de los costos y los riesgos de sobrecostos antes de competir por los Juegos Olímpicos. Los datos presentados en este documento permitirán

dicha evaluación.

Desafortunadamente, los funcionarios y anfitriones de los Juegos Olímpicos a menudo informan mal sobre los costos y el exceso de costos de los Juegos. Por

ejemplo, en 2005 Londres aseguró la oferta para los Juegos de Verano de 2012 con un costo estimado que dos años después resultó inadecuado y se revisó al

alza con alrededor del 100 por ciento. Luego, cuando resultó que los costos de resultado final estaban ligeramente por debajo del presupuesto revisado, los

organizadores, falsamente, pero muy públicamente, afirmaron que los Juegos de Londres habían quedado por debajo del presupuesto (BBC

2013). Tal información errónea deliberada del público sobre el costo y el sobrecosto atraviesa una delgada línea entre el giro y la mentira

absoluta. Es poco ético, sin duda, pero muy común. Por lo tanto, no podemos contar con organizadores y gobiernos que nos brinden

información confiable sobre los costos reales y los excesos de costos de los Juegos Olímpicos. Se necesitan estudios independientes,

como el presentado aquí.


44

Estudios previos de costos y sobrecostos

El interés en el costo y el exceso de costos de los Juegos ha sido alto desde el establecimiento de los Juegos Olímpicos modernos en 1896.

Ya en 1911, el barón Pierre de Coubertin, el hombre responsable de establecer los Juegos modernos, se refirió a "los gastos a menudo

exagerados incurridos por las Olimpiadas más recientes "(Coubertin, 1911), y en 1973 Jean Drapeau, el alcalde de Montreal, declaró

infamemente" Las Olimpiadas de Montreal no pueden tener un déficit más de lo que un hombre puede tener un bebé ", lo que causó algunos

dibujos animados peculiares Los medios canadienses cuando los Juegos de Montreal desarrollaron un gran déficit debido a sobrecostos

excesivos (CBC 2006). Drapeau estaba equivocado, y los problemas con el costo y el sobrecosto son tan frecuentes hoy como en su tiempo, y

en Coubertin antes que él.

Sin embargo, a pesar del interés sustancial en el costo de los Juegos, son pocos los intentos de evaluarlos de manera específica y sistemática (Chappelet 2002, Essex y

Chalkley 2004, Preuss 2004, Zimbalist 2015, Baade y Matheson 2016), mientras que los que sí lo intentan son a menudo se centró en un juego específico (Bondonio y

Campaniello 2006, Brunet 1995). La investigación previa sobre el costo de los Juegos Olímpicos se ha centrado en si los Juegos presentan una inversión

financieramente viable desde la perspectiva del análisis de costo-beneficio. Sin embargo, qué medir al determinar los costos y beneficios de los Juegos para un país

anfitrión está abierto a debate y ha variado ampliamente entre los estudios, lo que dificulta la comparación de resultados entre los juegos. En particular, los beneficios

heredados descritos en la oferta a menudo son intangibles y, como tales, plantean una dificultad en las evaluaciones ex post. Los beneficios del aumento de los ingresos

del turismo, los empleos creados por las necesidades olímpicas o el orgullo nacional son enormemente variados y igualmente difíciles de cuantificar y comparar. Los

costos también son difíciles de determinar; Por ejemplo, se podría argumentar que si los hoteles en la ciudad anfitriona han invertido en renovaciones, y los beneficios

de mayores ingresos turísticos para esos hoteles se incluyen en el análisis, entonces estos costos también deberían incluirse en cualquier contabilidad. Finalmente, el

porcentaje de trabajo que un empleado en una ciudad periférica gasta en el trabajo relacionado con los Juegos sería excepcionalmente difícil de estimar. se podría

argumentar que si los hoteles en la ciudad anfitriona han invertido en renovaciones, y los beneficios de mayores ingresos turísticos para esos hoteles se incluyen en el

análisis, entonces estos costos también deberían incluirse en cualquier contabilidad. Finalmente, el porcentaje de trabajo que un empleado en una ciudad periférica

gasta en el trabajo relacionado con los Juegos sería excepcionalmente difícil de estimar. se podría argumentar que si los hoteles en la ciudad anfitriona han invertido en

renovaciones, y los beneficios de mayores ingresos turísticos para esos hoteles se incluyen en el análisis, entonces estos costos también deberían incluirse en cualquier

contabilidad. Finalmente, el porcentaje de trabajo que un empleado en una ciudad periférica gasta en el trabajo relacionado con los Juegos sería excepcionalmente difícil de estimar.

Preuss (2004) contiene el análisis económico quizás más completo de varios juegos hasta la fecha, analizando los costos e ingresos finales de los

Juegos Olímpicos de verano de 1972 a 2008. Preuss descubre que desde 1972 todos los Comités Organizadores de los Juegos Olímpicos (OCOG),

que lidera la planificación de los Juegos en la ciudad anfitriona, ha producido un beneficio positivo en comparación con el costo, pero solo cuando las

inversiones se eliminan de los presupuestos de OCOG. Esto restringe el análisis estrechamente a las actividades de OCOG, que generalmente

representan una porción bastante pequeña del costo olímpico general y, por lo tanto, también denotan una visión demasiado limitada para un

verdadero análisis de costo-beneficio. Además, otros autores no están de acuerdo con los hallazgos de Preuss y han sugerido que los beneficios

económicos netos de los Juegos son insignificantes en el mejor de los casos, y rara vez se ven compensados ​por ingresos o aumentos en el turismo y

los negocios (Malfas, Theodoraki y Houlihan 2004). Además, ninguno de estos estudios ha comparado el costo proyectado con el costo final, lo cual es

un problema, porque la evidencia de otros tipos de megaproyectos muestra que los sobrecostos pueden,
55

y a menudo lo hacen, por sí solas causan que los beneficios netos proyectados positivos se vuelvan negativos (Flyvbjerg 2016; Ansar, Flyvbjerg y

Budzier, de próxima aparición). El estudio más reciente de la economía de los Juegos Olímpicos, publicado en Revista de Perspectivas Económicas, descubrieron

que "la conclusión abrumadora es que, en la mayoría de los casos, los Juegos Olímpicos son una propuesta que pierde dinero para las ciudades

anfitrionas" (Baade y Matheson 2016: 202).

En resumen, encontramos para investigaciones académicas previas sobre costos y sobrecostos para los Juegos Olímpicos:

1) Intentos anteriores de evaluar de manera específica y sistemática el costo y el exceso de costos en el

Los juegos son pocos;

2) Los intentos que existen a menudo se centran en juegos específicos. o son pequeñas muestras de investigación;

3) La investigación anterior sobre el costo de los Juegos se ha centrado en el análisis de costo-beneficio, con debate

delimitaciones de costos y beneficios que dificultan la comparación de resultados entre estudios y juegos.

Flyvbjerg y Stewart (2012) documentaron por primera vez de manera consistente y comparativa el costo y el costo de una gran

cantidad de Juegos Olímpicos. Este estudio se inspiró en una investigación comparativa que analizó los megaproyectos de

manera más amplia y utilizó un método para medir el costo y el sobrecosto que es el estándar internacional en este campo de

investigación. Flyvbjerg, Holm y Buhl (2002), por ejemplo, proporcionan un examen de los proyectos ferroviarios, de enlace fijo

(puente y túnel) y carreteras, que descubre que los excesos de costos son frecuentes y predecibles, con excesos promedio de

45, 34 y 20 por ciento en términos reales para cada tipo de proyecto, respectivamente. Su trabajo ha llevado al desarrollo de

una técnica llamada "pronóstico de clase de referencia" (Flyvbjerg 2008). Según los hallazgos de la economía del

comportamiento, El pronóstico de clase de referencia desarrolla presupuestos a través de una comparación con proyectos

completados similares, en lugar del enfoque de planificación ascendente para cada proyecto individual que se usa comúnmente.

El enfoque de pronóstico de clase de referencia ha sido respaldado por la American Planning Association y se ha utilizado en el

Reino Unido, los Países Bajos, Hong Kong, Dinamarca y Suiza, entre otros, para predecir los costos y beneficios de los

megaproyectos. Budzier y Flyvbjerg (2011) han confirmado resultados similares para los principales programas de TI, al igual

que Ansar et al. (2014) para grandes represas. Daniel Kahneman (2011: 251), ganador del Premio Nobel de economía, ha

calificado el uso de pronósticos de clase de referencia como "el consejo más importante sobre cómo aumentar la precisión en

los pronósticos". Basándose en estas ideas,


66

Medición de costos y sobrecostos para los Juegos Olímpicos

En la competencia por organizar los Juegos Olímpicos, las ciudades se lanzan al COI y se enfrentan entre sí sus ideas sobre cómo organizar el

evento deportivo más grande del mundo y cómo generar un desarrollo urbano significativo en el proceso (Andranovich, Burbank y Heying 2001).

Para demostrar su capacidad para alcanzar estos objetivos, el COI exige a las ciudades que presenten ofertas que desarrollen planes detallados

en forma de los llamados Archivos de Candidatura que se presentan al Comité como parte de la competencia para organizar. Los archivos de

candidatura, o "libros de ofertas", como se los conoce más comúnmente, forman parte de la base de la decisión del COI para la próxima ciudad

anfitriona.

Uno de los requisitos para el libro de ofertas es que incluye un presupuesto que detalla la inversión esperada por los gobiernos del país

anfitrión y de la ciudad en los Juegos, además de un presupuesto para los ingresos esperados (COI 2004). En su libro de ofertas, el COI

también exige a los gobiernos de las ciudades y países candidatos que brinden garantías para "garantizar la financiación de todas las

inversiones importantes en infraestructura de capital necesarias para realizar los Juegos Olímpicos" y "cubrir un posible déficit económico

de la OCOG" ( ibídem: p 93).

El Archivo de Candidatura es un acuerdo legalmente vinculante, que establece a los ciudadanos, a los encargados de tomar decisiones y

al COI cuánto costará organizar los Juegos. Como tal, el Archivo de Candidatura representa la línea de base a partir de la cual se deben

medir los costos futuros y el exceso de costos. Si el exceso de costos luego resulta ser cero, los tomadores de decisiones tomaron una

decisión bien informada en el sentido de que lo que les dijeron que costarían los Juegos es lo que realmente cuestan, por lo que tenían la

información correcta para tomar su decisión. Si el exceso de costos es significativamente mayor que cero, entonces la decisión fue mal

informada en el sentido de que se basó en una estimación de costo irrealmente baja. Sin embargo, rara vez se realiza dicha medición del

costo con respecto a una línea de base coherente y relevante. Los nuevos presupuestos generalmente se desarrollan después de que se

otorgaron los Juegos,

2012). Estos nuevos presupuestos se utilizan como nuevas líneas de base, lo que hace que la medición del sobrecosto sea inconsistente y engañosa

tanto dentro como entre los Juegos. El uso de líneas de base posteriores generalmente hace que los excesos de costos se vean más pequeños y este es

un fuerte incentivo para usarlos, como en el caso de Londres 2012 mencionado anteriormente. Los nuevos presupuestos continúan evolucionando y

desarrollándose en el transcurso de los siete años de planificación de los Juegos, hasta que tal vez se presente el costo real final, a menudo varios años

después de la finalización de los Juegos, si es que lo veremos.

En nuestro esfuerzo por medir el costo y el exceso de costos para los Juegos de manera consistente y relevante, buscamos un libro de ofertas

válido y confiable y datos de costos de resultados para los Juegos de Verano e Invierno, comenzando con los Juegos de Verano de Roma 1960

y Squaw Valley 1960 de Invierno , y continuando hasta los Juegos de Verano Sochi 2014 Invierno y Río 2016.
77

Los costos para organizar los Juegos se dividen en las siguientes tres categorías, establecidas por el COI:

1) Costos operativos incurrido por el Comité Organizador con el propósito de "organizar" el

Juegos. Los componentes más importantes de este presupuesto son los costos de tecnología, transporte, mano de obra y

administración, mientras que otros costos incluyen artículos como seguridad, catering, ceremonias y servicios médicos. Estos

pueden considerarse los costos variables de organizar los Juegos y el COI los llama formalmente "costos de OCOG".

2) Costos directos de capital incurrido por la ciudad anfitriona o país o inversionistas privados para construir el

lugares de competencia, pueblo (s) olímpico (s), centro de transmisión internacional y centro de prensa y medios, que se

requieren para organizar los Juegos Estos son los costos de capital directos de ser anfitriones de los Juegos y se denominan

formalmente "costos directos no OCOG".

3) Costos indirectos de capital tal como para infraestructura vial, ferroviaria o aeroportuaria, o para mejoras de hotel u otras inversiones

comerciales incurridas en preparación para los Juegos pero no directamente relacionadas con la organización de los Juegos. Estos son

costos de capital más amplios y se denominan formalmente "costos indirectos no OCOG".

Los dos primeros elementos constituyen los costos relacionados con el deporte de los Juegos y están cubiertos en el presente

análisis. Se han omitido los costos indirectos no OCOG, porque (1) los datos sobre dichos costos son raros, (2) donde los datos

están disponibles, su validez y confiabilidad generalmente no cumplen con los estándares de la investigación académica, y (3)

incluso donde existen datos válidos y confiables, generalmente son menos comparables entre ciudades y naciones que los costos

relacionados con el deporte, porque hay un elemento de arbitrariedad mucho mayor en lo que se incluye en los costos indirectos que

en lo que se incluye en los costos relacionados con el deporte. Sin embargo, debe recordarse que los costos indirectos son a

menudo más altos que los costos directos. Baade y Matheson (2016: 205) descubrieron que para siete Juegos para los cuales

podían obtener datos tanto de infraestructura deportiva como de infraestructura general,

Por lo tanto, nuestro análisis compara cada uno de los costos OCOG y los costos directos no OCOG en dos puntos distintos en

el tiempo, el presupuesto de la oferta y el costo final de la ejecución, para todos los Juegos desde 1960 para los que existen

estos cuatro puntos de datos. Se trata de 19 juegos de un total de 30 celebrados entre 1960 y 2016. Para los 11 juegos

restantes, no se han informado datos válidos y confiables que permitan establecer una sobrecarga de costos para estos juegos.

Este es un resultado de investigación interesante por derecho propio, porque significa, por increíble que parezca, que durante

más de un tercio de los Juegos entre 1960 y 2016 nadie parece saber cuál fue el costo excesivo. Tal ignorancia, voluntaria o

no, dificulta el aprendizaje sobre cómo desarrollar presupuestos más confiables para los Juegos. Desde un punto de vista

racional,
8

ese no es el caso. Para algunos Juegos, ocultar costos y sobrecostos parece haber sido más importante, por

cualquier razón.

Sin embargo, 19 de los 30 juegos son el 63 por ciento de todos los juegos posibles para el período considerado (1960-2016), lo que consideramos

suficiente para producir resultados interesantes y relevantes. - Medimos los costos en términos nominales y reales (constantes, sin incluir la

inflación), tanto en moneda local como en dólares estadounidenses. Seguimos la convención internacional e hicimos todas las comparaciones a

través del tiempo y las geografías en términos reales, para asegurar que lo similar se compara con lo similar. Más detalles sobre la metodología y

cómo los costos se convirtieron de términos nominales a reales están disponibles en el Apéndice a continuación.

Costos de los Juegos Olímpicos 1960-2016

La Tabla 1 muestra los costos reales de los deportes relacionados con los resultados de los Juegos Olímpicos 1960-2016 junto con el número de

eventos y el número de atletas en cada Juego. 1 Los datos sobre el costo de ejecución estaban disponibles para 25 de los 30 Juegos 1960-2016. Cabe

mencionar que los Juegos de Verano de Río 2016 aún no se habían celebrado al momento de escribir el presente documento. Por lo tanto, se usaron

datos preliminares para estos Juegos. 2

La diferencia entre el costo de los juegos de verano e invierno es estadísticamente significativa (W = 38, p = 0.02982). 3 Los costos de los Juegos de

verano son significativamente más altos (mediana = USD 4,8 mil millones) que los costos de los Juegos de invierno (mediana = USD 2,0 mil

millones). Por lo tanto, los costos de los dos tipos de juegos deben considerarse por separado en términos estadísticos.

1 Los Juegos Paralímpicos no están incluidos aquí porque se han integrado completamente con los Juegos Olímpicos hace relativamente poco tiempo y, por lo tanto,

no se comparan durante el período que estudiamos aquí.

2 El último pronóstico disponible del costo de Río 2016 se hizo público el 29 de enero de 2016. Revisamos las cifras y las fuentes y las consideramos confiables. El

pronóstico comprende el costo operativo administrado por el Comité Organizador de Río 2016 (BRL 7,4 mil millones) y el costo de capital directo administrado por la

Autoridade Pública Olímpica (BRL 7,1 mil millones). Como se describió anteriormente, el costo de capital indirecto, que también es administrado por la Autoridade Pública

Olímpica (BRL 24,6 mil millones), se ha omitido de las comparaciones en este documento para todos los Juegos.

3 Aquí se define la importancia de la manera convencional, con p≤0.05 siendo significativo, p≤0.01 muy significativo y p≤0.001 abrumadoramente

significativo. Estos análisis incluyen el costo previsto de Río 2016.


99

Tabla 1: Resultados reales relacionados con los deportes de los Juegos Olímpicos 1960-2016, en 2015 USD

Juegos País Tipo Eventos Costo de los atletas, mil millones

Dólar estadounidense

Roma 1960 Italia Verano 150 5338 n/A

Tokio 1964 Japón Verano 163 5152 0.282


Ciudad de México 1968 Mexico Verano 172 5516 n / A**

Munich 1972 Alemania Verano 195 7234 1.009


Montreal 1976 Canadá Verano 198 6048 6.093
Moscú 1980 Unión Soviética Verano 203 5179 6.331
Los Angeles 1984 Estados Unidos Verano 221 6829 0,719
Seúl 1988 Corea del Sur Verano 237 8397 n/A

Barcelona 1992 España Verano 257 9356 9.687


Atlanta 1996 Estados Unidos Verano 271 10318 4.143
Sydney 2000 Australia Verano 300 10651 5.026
Atenas 2004 Grecia Verano 301 10625 2.942
Beijing 2008 China Verano 302 10942 6.810
Londres 2012 Reino Unido Verano 302 10568 14,957
Rio 2016 * Brasil Verano 306 10500 4.557
Promedio - Verano 239 8177 5.213
Mediana - Verano 237 8397 4.791
Squaw Valley 1960 Estados Unidos Invierno 27 665 n/A

Innsbruck 1964 Austria Invierno 34 1091 0,022


Grenoble 1968 Francia Invierno 35 1158 0,888
Sapporo 1972 Japón Invierno 35 1006 0.117
Innsbruck 1976 Austria Invierno 37 1123 0.118
Lake Placid 1980 Estados Unidos Invierno 38 1072 0.435
Sarajevo 1984 Yugoslavia Invierno 39 1272 n / A**

Calgary 1988 Canadá Invierno 46 1432 1.109


Albertville 1992 Francia Invierno 57 1801 1.997
Lillehammer 1994 Noruega Invierno 61 1737 2.228
Nagano 1998 Japón Invierno 68 2176 2.227
Salt Lake City 2002 Estados Unidos Invierno 78 2399 2.520
Torino 2006 Italia Invierno 84 2508 4.366
Vancouver 2010 Canadá Invierno 86 2566 2.540
Sochi 2014 Rusia Invierno 98 2780 21.890
Promedio - Invierno 55 1652 3.112
Mediana - Invierno 46 1432 1.997
Las fuentes se enumeran en Referencias. *) Se han utilizado las cifras actuales proyectadas para Río 2016.
* ** *) El peso mexicano y el dinar yugoslavo experimentaron hiperinflación durante o después de los Juegos.

Vemos que los Juegos de Verano más caros hasta la fecha son Londres 2012 con USD 15.0 mil millones y Barcelona 1992 con USD 9.7 mil

millones. Para los Juegos de Invierno, Sochi 2014 es el más costoso con USD 21.9 mil millones; Torino 2006 es el segundo más costoso con USD

4.400 millones. Los juegos de verano menos costosos son Tokio 1964 con USD 282 millones; los juegos de invierno menos costosos, Innsbruck

1964 a USD 22 millones. Debe recordarse nuevamente que los costos de capital más amplios (costos indirectos de OCOG) para infraestructura

urbana y de transporte no están incluidos en estos números y que tales costos son típicamente sustanciales.
10

El costo promedio para los Juegos de Verano 1960-2016 es de USD 5.2 mil millones. El costo promedio de los Juegos de Invierno durante el mismo período

es de US 3,1 mil millones. La gran diferencia entre el costo promedio y el promedio para los Juegos de Invierno es causada principalmente por el valor atípico

de Sochi 2014 en USD 21.9 mil millones. De hecho, los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014 son los Juegos más costosos de la historia, incluso en

comparación con los Juegos de Verano. Esto es extraordinario, dado que el costo de los Juegos de invierno es generalmente mucho más bajo que el de los

Juegos de verano, con el costo promedio de los Juegos de invierno siendo menos de la mitad del costo promedio de los Juegos de verano.

La Figura 1 muestra el desarrollo del costo 1960-2016. Las líneas de tendencia indican que el costo de los Juegos ha aumentado con el

tiempo. Sin embargo, el aumento aparente es estadísticamente no significativo (p =

0.764, Juegos Olímpicos de invierno; p = 0.4473, Juegos Olímpicos de verano). En términos estadísticos, por lo tanto, no podemos defender ni un aumento ni una

disminución en el costo a lo largo del tiempo.

Figura 1: Series temporales de costos para los Juegos Olímpicos 1960-2016

La Tabla 2 muestra el costo por evento y el costo por atleta 1960-2016 en 2015 USD. Estos datos estaban disponibles para 25 de los 30 Juegos

1960-2016. El costo promedio por evento para los Juegos de verano es de USD 20 millones (mediana de USD 16 millones). Para los Juegos de

Invierno es de USD 39,2 millones (mediana de USD 30 millones). - El costo más alto por evento en los Juegos de Verano se encontró en

Londres 2012 con USD 50 millones seguido de Barcelona con USD 38 millones. Para los Juegos de Invierno, el costo más alto por evento se

encontró para Sochi con USD 223 millones seguido de Torino 2006 con USD 52 millones. Una vez más, vemos que Sochi 2014 es un caso

atípico extremo. El costo más bajo por evento se encontró para Tokio 1964 en USD

1,7 millones para los juegos de verano e Innsbruck 1964 a USD 0,6 millones para los juegos de invierno.
11

Tabla 2: Costo por evento y costo por atleta en los Juegos Olímpicos 1960-2016, millones de dólares 2015

Juegos País Tipo Costo por evento, Costo por atleta,


mio. Dólar estadounidense mio. Dólar estadounidense

Tokio 1964 Japón Verano 1.7 0.1


Munich 1972 Alemania Verano 5.2 0.1
Montreal 1976 Canadá Verano 30,8 1.0
Moscú 1980 Unión Soviética Verano 31,2 1,2
Los Angeles 1984 Estados Unidos Verano 3,3 0.1
Barcelona 1992 España Verano 37,7 1.0
Atlanta 1996 Estados Unidos Verano 15,3 0.4 0.4

Sydney 2000 Australia Verano 16,8 0.5 0.5

Atenas 2004 Grecia Verano 9,8 0,3


Beijing 2008 China Verano 22,5 0.6
Londres 2012 Reino Unido Verano 49,5 1.4
Rio 2016 * Brasil Verano 14,9 0.4 0.4

Promedio - Verano 19,9 0.6


Mediana - Verano 16,0 0.5 0.5

Innsbruck 1964 Austria Invierno 0.6 0,02


Grenoble 1968 Francia Invierno 25,4 0.8
Sapporo 1972 Japón Invierno 3.4 0.1
Innsbruck 1976 Austria Invierno 3.2 0.1
Lake Placid 1980 Estados Unidos Invierno 11,5 0.4 0.4

Calgary 1988 Canadá Invierno 24,1 0.8


Albertville 1992 Francia Invierno 35,0 1.1
Lillehammer 1994 Noruega Invierno 36,5 1.3
Nagano 1998 Japón Invierno 32,7 1.0
Salt Lake City 2002 Estados Unidos Invierno 32,3 1.1
Torino 2006 Italia Invierno 52,0 1.7
Vancouver 2010 Canadá Invierno 29,5 1.0
Sochi 2014 Rusia Invierno 223,4 7,9
Promedio - Invierno 39,2 1.3
Mediana - Invierno 29,5 1.0
Las fuentes se enumeran en Referencias. *) Se han utilizado los costos finales proyectados de Río 2016.

En cuanto al costo por atleta, descubrimos que los Juegos de Invierno son dos veces más costosos que los Juegos de Verano. El costo

promedio por atleta es de USD 599,000 para los Juegos de verano (mediana de USD 453,000) y USD 1.3 millones para los Juegos de

invierno (mediana de USD 990,000). Sin embargo, la diferencia es estadísticamente no significativa (W = 97, p = 0.3203). El costo más alto

por atleta en los Juegos de Verano se encontró en Londres 2012 con USD 1,4 millones, seguido de Moscú 1980 con USD 1,2 millones. 4 4 Para

los Juegos de Invierno, el costo más alto por atleta se encontró para Sochi 2014 con USD 7.9 millones y Torino 2006 con USD 1.7 millones.

El costo más bajo por atleta en los Juegos de verano se encontró en Tokio 1964 a USD 55,000, y en los Juegos de invierno a Innsbruck 1964

a USD 20,000.

4 Los Juegos de Verano de Moscú 1980 fueron boicoteados por 65 naciones como protesta contra la invasión soviética de 1979 en Afganistán. El

número de atletas participantes fue, por lo tanto, más bajo de lo anticipado, aumentando el costo por atleta.
12

La Figura 2 muestra la correlación del costo por atleta con el tiempo. Vemos un cambio en la tendencia del costo por atleta que generalmente es más alto para

el verano que para los juegos de invierno hasta mediados de la década de 1980, después de lo cual los juegos de invierno se vuelven más costosos que los

juegos de verano, en términos de costo por atleta. También vemos que el costo por atleta generalmente disminuyó para los Juegos de verano desde

mediados de la década de 1980 hasta principios de los noventa, después de lo cual el costo por atleta ha aumentado tanto en los Juegos de verano como en

los de invierno, impulsados ​principalmente por Londres 2012 y Sochi 2014. Sin embargo, en general , los cambios a lo largo del tiempo no son

estadísticamente significativos para ambos Juegos de verano (p = 0.4762), Juegos de invierno (p =

0.1523) y todos los juegos (p = 0.5399).

Figura 2: Series temporales de costo por atleta para los Juegos Olímpicos 1960-2016, con y sin valores atípicos
13

Costo desbordado en los juegos

La Tabla 3 muestra el porcentaje de sobrecostos en términos reales para los Juegos Olímpicos 1960-2016. Los datos sobre el sobrecosto estaban disponibles

para 19 de los 30 Juegos 1960-2016. Las pruebas estadísticas de la diferencia entre los presupuestos de oferta y los costos finales muestran que esta

diferencia es estadísticamente abrumadoramente significativa ( V =

190, p < 0,0001). Es decir, los excesos de costos se manifiestan abrumadoramente para los Juegos Olímpicos, en términos estadísticos. -

Cabe mencionar que si los sobrecostos se hubieran calculado en términos nominales (incluida la inflación) habrían sido significativamente

mayores. En este sentido, los números mostrados son conservadores.

Tabla 3: Sobrecostos relacionados con los deportes, Juegos Olímpicos 1960-2016; calculado en monedas locales, términos reales

Juegos País Tipo Sobrecosto %


Montreal 1976 Canadá Verano 720

Barcelona 1992 España Verano 266

Atlanta 1996 Estados Unidos Verano 151

Sydney 2000 Australia Verano 90

Atenas 2004 Grecia Verano 49

Beijing 2008 China Verano 2

Londres 2012 Reino Unido Verano 76

Rio 2016 * Brasil Verano 51

Promedio - Verano 176

Mediana - Verano 83

Grenoble 1968 Francia Invierno 181

Lake Placid 1980 Estados Unidos Invierno 324

Sarajevo 1984 Yugoslavia Invierno 118

Calgary 1988 Canadá Invierno sesenta y cinco

Albertville 1992 Francia Invierno 137

Lillehammer 1994 Noruega Invierno 277

Nagano 1998 Japón Invierno 56

Salt Lake City 2002 Estados Unidos Invierno 24

Torino 2006 Italia Invierno 80

Vancouver 2010 Canadá Invierno 13

Sochi 2014 Rusia Invierno 289

Promedio - Invierno 142

Mediana - Invierno 118


Las fuentes se enumeran en Referencias. *) Se han utilizado los costos finales proyectados de Río 2016
14

Encontramos los siguientes promedios y medianas para el exceso de costos en términos reales:

• Todos los juegos: el sobrecosto promedio es del 156 por ciento (mediana del 90 por ciento).

• Juegos de verano: el sobrecosto promedio es del 176 por ciento (mediana del 83 por ciento).

• Juegos de invierno: el sobrecosto promedio es de 142 por ciento (mediana 118 por ciento).

A pesar de que la diferencia entre el exceso de costo promedio para los Juegos de verano e invierno es relativamente grande en 34 puntos

porcentuales, la diferencia entre los dos tipos de Juegos en términos de exceso de costo no es estadísticamente significativa (W = 49, p =

0.7168). Por lo tanto, en términos estadísticos, no hay diferencia entre el sobrecosto en los Juegos de verano e invierno y los datos pueden

agruparse para análisis estadísticos, por ejemplo, para hacer pronósticos de presupuestos de clase de referencia más precisos para futuros

Juegos Olímpicos (Flyvbjerg 2008).

Además vemos que:

• 15 de los 19 juegos (79 por ciento) tienen costos superiores al 50 por ciento.

• 9 de los 19 juegos (47 por ciento) tienen costos superiores al 100 por ciento.

A juzgar por estas estadísticas, está claro que los grandes riesgos de sobrecostos son inherentes a los Juegos Olímpicos.

Para los Juegos de Verano, el mayor sobrecoste se encontró en Montreal 1976 con un 720 por ciento, seguido de Barcelona 1992 con un

266 por ciento. El costo más bajo para los Juegos de Verano se encontró en Beijing 2008 con un dos por ciento, seguido de Atenas 2004

con un 49 por ciento. Para los Juegos de Invierno, los mayores sobrecostos son Lake Placid 1980 con un 324 por ciento, seguido de Sochi

2014 con un 289 por ciento. El costo más bajo para los Juegos de Invierno se encontró en Vancouver 2010 con 13 por ciento, seguido de

Salt Lake City 2002 con 24 por ciento.

El lector atento puede ser escéptico de que se haya encontrado el exceso de costo más bajo de todos los Juegos para Beijing 2008 en dos por ciento.

China es conocida por su falta de confiabilidad en la información económica (Koch-Weser

2013). Sin embargo, el costo total de USD 6,8 mil millones y el costo por atleta de USD 622,000 para los Juegos de Beijing 2008 son

más altos que para la mayoría de los otros Juegos de Verano (ver Tablas 1 y

2) Por lo tanto, los costos informados se consideran adecuados para organizar los Juegos de Beijing y no hemos visto evidencia directa de que

los números oficiales hayan sido manipulados y deban ser rechazados por este motivo. Al igual que otros observadores de datos económicos

de China, incluimos los números, con la advertencia de que posiblemente sean menos confiables que los números de otras naciones, dada la

historia de China de
15

datos médicos Nuevamente, esto significa que nuestros promedios de sobrecostos en los Juegos Olímpicos son conservadores.

Observamos además sobre el sobrecosto en los Juegos Olímpicos, en base a los datos presentados anteriormente:

1) Todos los juegos, sin excepción, se han desbordado. Para ningún otro tipo de megaproyecto este es el

caso. Para otros tipos de proyectos, por lo general, entre el 10 y el 20 por ciento de los proyectos se incluyen dentro o por debajo del

presupuesto. Para los Juegos Olímpicos es cero por ciento. Vale la pena considerar este punto cuidadosamente. Un presupuesto

generalmente se establece como el valor máximo, o, como alternativa, el valor esperado que se gastará en un proyecto. Sin embargo,

en los Juegos, el presupuesto es más como un mínimo ficticio que se gasta constantemente de más. Además, incluso más que en

otros megaproyectos, cada presupuesto se establece con un requisito legal para que la ciudad anfitriona y el gobierno del país

garanticen que cubrirán los excesos de costos de los Juegos. Nuestros datos sugieren que la garantía es similar a escribir un cheque

en blanco para el evento, con la certeza de que el costo será más de lo que se ha citado. En la práctica, el presupuesto de la oferta es

realmente más un anticipo que un presupuesto,

2) Los Juegos Olímpicos tienen El costo promedio más alto de cualquier tipo de megaproyecto, a

156 por ciento en términos reales. En comparación, Flyvbjerg et al. (2002) encontraron sobrecostos en los proyectos de transporte principales

del 20 por ciento para carreteras, 34 por ciento para grandes puentes y túneles y 45 por ciento para ferrocarriles; Ansar y col. (2014)

encontraron un 90 por ciento de saturación de megadams; y Budzier y Flyvbjerg (2011) 107 por ciento para los principales proyectos de TI,

todo en términos reales (ver Tabla 4). El alto costo de los Juegos puede estar relacionado con la fecha límite fija para la entrega del proyecto:

la fecha de apertura no se puede mover. Por lo tanto, cuando surgen problemas, no puede haber una compensación entre el cronograma y el

costo, como es común en otros megaproyectos. Todo lo que los gerentes pueden hacer en los Juegos Olímpicos es arrojar más dinero a los

problemas, que es lo que sucede. Este es el cheque en blanco, nuevamente.

3) El alto costo promedio de los Juegos, combinado con la existencia de valores atípicos, debería

Sea cauteloso para cualquiera que esté considerando organizar los Juegos, y especialmente para economías pequeñas o frágiles con

poca capacidad para absorber costos crecientes y deudas relacionadas. Incluso un pequeño riesgo de un sobrecosto de más del 50

por ciento en un proyecto multimillonario debería preocupar a los funcionarios del gobierno y a los contribuyentes cuando se impone

una garantía para cubrir el sobrecoste, porque tal sobrecarga puede tener implicaciones fiscales en las próximas décadas, como

sucedió con Montreal donde tomó 30 años pagar la deuda incurrida por el sobrecosto de 720 por ciento en los Juegos de Verano de

1976 (Vigor, Mean y Tims 2004: 18), y Atenas 2004 donde los excesos de costos olímpicos y la deuda relacionada exacerbaron las

finanzas de 2007-16 y crisis económicas, como se mencionó anteriormente (Flyvbjerg 2011).


dieciséis

Tabla 4: Los Juegos Olímpicos tienen el mayor costo de cualquier tipo de proyecto a gran escala, términos reales

Carreteras Puentes, Energía Carril Presas ESO Juegos Olímpicos

túneles
Sobrecosto 20% 34% 36% 45% 90% 107% 156%
Frecuencia de
9 de 10 9 de 10 6 de 10 9 de 10 7 de 10 5 de 10 10 de 10
sobrecoste
Horario
38% 23% 38% 45% 44% 37% 0%
desbordado

Duración del
5.5 8.0 5.3 7.8 8.2 3,3 7.0
horario, años

¿Funciona el programa de gestión del conocimiento de los Juegos Olímpicos? ¿Se ha reducido el costo excesivo con el

tiempo?

Si, perversamente, uno quisiera dificultar lo más posible la entrega de un megaproyecto al presupuesto, entonces uno (1) se aseguraría de que

los responsables de la ejecución del proyecto nunca antes hayan entregado este tipo de proyecto, (2) coloquen el proyectar en un lugar que

nunca había visto un proyecto de este tipo, o al menos no en las últimas décadas para que las lecciones aprendidas anteriormente se hubieran

olvidado, y (3) imponer un proceso de licitación no transparente y corrupto que fomentaría la sobreoferta y "maldición del ganador" y no se

responsabiliza por los costos con la entidad que decidiría quién gana la oferta. 5 5 Desafortunadamente, esta es una descripción bastante precisa

del libro de jugadas para los Juegos Olímpicos, ya que se mueven de nación en nación y de ciudad en ciudad, obligando a los anfitriones a un

papel de "principiantes eternos". También es una explicación más detallada de por qué los Juegos tienen el récord de sobrecostos más altos de

cualquier tipo de megaproyecto, como se muestra arriba. 6 6

Durante la década de 1990, el COI comenzó a ver que una transferencia de conocimiento más efectiva entre las ciudades anfitrionas podría ser una forma de

contrarrestar el síndrome del "principiante eterno". Por lo tanto, el Comité inició lo que se conoce como el Programa de Gestión del Conocimiento de los

Juegos Olímpicos, que es un programa de transferencia de conocimiento destinado a aumentar la eficiencia en la entrega de los Juegos al hacer que las

nuevas ciudades y naciones anfitrionas aprendan de las anteriores. Los ingredientes clave del programa son, en primer lugar, una plataforma de conocimiento

y servicios relevantes y acumulados a los que los anfitriones pueden recurrir y, en segundo lugar, un programa para que las personas que serán responsables

de los futuros Juegos participen como aprendices y observadores en los anteriores.

5 La "maldición del ganador" dice que en las subastas con información incompleta, el ganador tenderá a pagar de más y, por lo tanto, estará

peor de lo previsto al ganar la oferta. Sobre corrupción en los Juegos, ver Transparencia Internacional (2016).

6 Recientemente, se han hecho propuestas para organizar los Juegos Olímpicos en una o unas pocas ubicaciones permanentes, o, alternativamente, que

dos Juegos sucesivos se den al mismo anfitrión, para que las instalaciones se puedan usar dos veces (Short 2015, Baade y Matheson 2016 )
17

Al igual que para los programas de transferencia de conocimiento en general, el propósito del Programa de Gestión del Conocimiento de

los Juegos Olímpicos es facilitar y apoyar el aprendizaje organizacional. Como observó Schön (1994: 69), solo se puede decir que el

aprendizaje tiene lugar si el rendimiento mejora con el tiempo. "El rendimiento que se deteriora, retrocede o simplemente cambia de un

modo de acción a otro no califica como aprendizaje", según Schön. En el contexto de los costos, un mejor desempeño significaría una

reducción en el riesgo de costos, es decir, un exceso de costos a lo largo del tiempo. Si los datos muestran tal reducción, respaldan que

se está aprendiendo y que, por lo tanto, el Programa de Gestión del Conocimiento de los Juegos Olímpicos funciona a este respecto. Si

los datos no muestran una reducción en los excesos, habría que concluir que no se está aprendiendo y que, por lo tanto, el Programa no

funciona.

El Programa de Gestión del Conocimiento de los Juegos Olímpicos se utilizó por primera vez desde mediados de la década de 1990 para preparar los

Juegos de Verano de Sydney 2000 y se ha utilizado para los Juegos desde entonces. Por lo tanto, decidimos comparar los sobrecostos de los Juegos

antes de 1999 (es decir, antes de Sydney 2000) con los excesos después de 1999 (es decir, desde Sydney 2000 inclusive). Durante los primeros años

después de 1999, fue imposible hacer esta comparación de una manera estadísticamente válida porque los Juegos ocurren solo cada dos años y, como

consecuencia, existían muy pocas observaciones. Esta situación ahora ha mejorado con nueve juegos con datos válidos sobre el exceso de costos

después de 1999, en comparación con diez antes de 1999.

La Tabla 5 muestra estos datos. Observando la tabla, vemos que parece haber una diferencia en el exceso de costos para los

Juegos antes y después de 1999. El exceso de costos promedio para los Juegos antes de 1999 fue 166 por ciento, en

comparación con el 51 por ciento después de 1999. La prueba estadística muestra que la diferencia es estadísticamente

significativa (W = 76, p = 0.0101). Los riesgos de costos parecen haber disminuido después de que comenzó el Programa de

Gestión del Conocimiento de los Juegos Olímpicos. Sin embargo, debe enfatizarse que el número de observaciones es

pequeño y la variación grande. El resultado del análisis estadístico es, por lo tanto, sensible incluso a pequeños cambios en

los datos básicos. Por ejemplo, solo uno o dos juegos futuros con sobrecostos de tres dígitos harían que el resultado sea

insignificante y el Programa de Gestión del Conocimiento ineficaz, desde un punto de vista estadístico.
años
18

Tabla 5: Exceso de costos relacionados con los deportes en los Juegos anteriores a 1999 y posteriores a 1999, en términos reales. La diferencia es estadísticamente

significativa (p = 0.0101).

Juegos anteriores a 1999 % sobrecosto Juegos posteriores a 1999 % sobrecosto

Grenoble 1968 181 Sydney 2000 90


Montreal 1976 720 Salt Lake City 2002 24
Lake Placid 1980 324 Atenas 2004 49
Sarajevo 1984 118 Torino 2006 80
Calgary 1988 sesenta y cinco Beijing 2008 2
Albertville 1992 137 Vancouver 2010 13
Barcelona 1992 266 Londres 2012 76
Lillehammer 1994 277 Sochi 2014 289
Atlanta 1996 151 Rio 2016 * 51
Nagano 1998 56 - -
Promedio 230 Promedio 75
Mediana 166 Mediana 51
Las fuentes se enumeran en Referencias. *) Se han utilizado los costos finales proyectados de Río 2016.

La Figura 3 muestra cómo se ha desarrollado el exceso de costos con el tiempo. Parece que hubo una tendencia general a la caída de los

excesos de costos incluso antes de los Juegos de Sydney 2000 y que esto continuó hasta Beijing 2008 y Vancouver 2010, después de lo cual

la tendencia fue revertida, primero por Londres 2012 y luego reforzada por la alta invasión de Sochi 2014 .

Figura 3: Desarrollo del exceso de costos en los Juegos Olímpicos a lo largo del tiempo, términos reales

Rio 2016 comparado con juegos anteriores

Los Juegos de Verano de Río 2016 aún no se habían celebrado al momento de escribir el presente documento, como se mencionó anteriormente. Por lo

tanto, el último costo proyectado, a partir de enero de 2016, se utiliza para Río, hasta el momento en que el costo de resultado final esté disponible. Con

estos datos, encontramos un costo preliminar para los Juegos de Río de USD 4.600 millones y un sobrecosto del 51 por ciento en términos reales.
19

La Tabla 6 compara los Juegos Olímpicos de Verano de Río 2016 con los Juegos de Verano anteriores para las cuatro variables de costo clave

consideradas en este documento.

Tabla 6: Costo y exceso de costos para Río 2016 en comparación con los Juegos de verano anteriores

Articulo Rio 2016 * Mediana, Juegos de verano **

Costo, mil millones de dólares 2015 4.6 5.0


Coste desbordado,% términos reales 50,6 89,7
Costo por evento, mio. USD 2015 14,9 16,8
Costo por atleta, mio. USD 2015 0.4 0.4 0.5 0.5

* *) Se han utilizado las cifras actuales proyectadas para los Juegos Rio 2016. **) Excluido Río 2016.

Vemos que, para el costo total de resultados relacionados con el deporte, los Juegos de Río 2016 están justo por debajo del costo promedio de todos los demás

Juegos de Verano, que es de USD 5.0 ​mil millones. Sin embargo, la diferencia no es significativa (V =

37, p = 0,7646). Por lo tanto, concluimos que los Juegos de Río 2016 son similares a otros Juegos de Verano en términos de costo.

Para el sobrecosto, al 51 por ciento los Juegos de Río son más bajos que la mediana para otros Juegos de verano, pero nuevamente la

diferencia no es estadísticamente significativa (V = 23, p = 0.156). La saturación de Río es idéntica a la mediana de los Juegos desde 1999

(ver Tabla 5), ​pero es menor que la de los Juegos más recientes en Londres y Sochi.

Medido por el costo por evento, los Juegos de Río 2016, con USD 14.9 millones, son ligeramente más bajos que el costo promedio por evento de los

Juegos de Verano anteriores en USD 16.8 millones. Pero el costo por evento para Río 2016 no es estadísticamente significativamente diferente del

costo por evento de los Juegos de Verano anteriores (V =

45, p = 0,3203).

Finalmente, para el costo por atleta, los Juegos de Río, con USD 0,4 millones, son nuevamente un poco más bajos que el costo por atleta de los

Juegos de verano anteriores en USD 0,5 millones. Y nuevamente la diferencia es estadísticamente no significativa (V = 44, p = 0.3652).
20

En resumen, encontramos para los Juegos Olímpicos de Verano de Río 2016, basados ​en las cifras actuales de costos proyectados para Río:

1) Con USD 4.600 millones, los Juegos de Río parecen estar en camino de revertir los altos gastos de

Londres 2012 y Sochi 2014 y entregan Juegos de Verano al costo medio de dichos Juegos.

2) Con un 51 por ciento en términos reales, Río 2016 parece estar en camino de incurrir en un sobrecosto sustancial de

USD 1.6 mil millones. Esto es menos que los excesos de los Juegos más recientes en Londres y Sochi, pero es lo mismo

que la mediana de los Juegos desde 1999.

3) Con USD 0,4 millones por atleta, Rio está en camino de ofrecer sus Juegos a un costo por atleta

similar a los Juegos de verano anteriores y sustancialmente más bajo que Londres 2012 y Sochi

2014.
21

Apéndice: Metodología de investigación

Para investigar la cuestión del costo y el sobrecosto en los Juegos Olímpicos, realizamos una búsqueda extendida de todos los datos de costos

disponibles. Recopilamos datos sobre dos componentes de costo para los Juegos: el costo OCOG y los costos directos no OCOG. Para estos dos

componentes, los costos en la oferta se determinaron principalmente a través de datos primarios de los archivos de candidatos de OCOG. Los costos

finales de OCOG se encontraron principalmente en los informes oficiales presentados al COI después de cada juego. Cuando las fuentes primarias no

estaban disponibles, se utilizaron fuentes secundarias, incluidas las auditorías y otros datos de investigación, con fuentes primarias que prevalecen sobre

las fuentes secundarias, cuando estén disponibles.

Con estos datos, se procedió a realizar comparaciones de costos. Para calcular el exceso de costos, comparamos el costo real

de ejecución con el costo estimado en el año de la oferta, ambos listados en moneda local y calculados en términos reales.

Para controlar la inflación durante el período comprendido entre la oferta y el informe de los costos finales, ajustamos los datos

de costos utilizando los valores del deflactor del PIB local para ajustar el costo en moneda local al año de la oferta, utilizando

una distribución de costos durante los siete años de planificación de los Juegos. basado en perfiles de gastos conocidos de

costos OCOG y costos directos no OCOG. Los números para el sobrecosto alcanzado de esta manera son conservadores, en

el sentido de que serían sustancialmente mayores si se incluyera la inflación. Finalmente, para las comparaciones de costos

en dólares estadounidenses de 2015,

A continuación, realizamos una serie de pruebas estadísticas para comprender las diferencias presentes en los datos. La Tabla 7 muestra las

hipótesis probadas, los métodos utilizados y los resultados encontrados.


22

Tabla 7: Hipótesis probadas, métodos utilizados y resultados encontrados en el Estudio de los Juegos Olímpicos de Oxford.

Hipótesis Datos Prueba utilizada Resultado

El costo medio es diferente Costo real en términos de USD 2015 Prueba de rango de suma W = 38, p = 0.
entre los Juegos Olímpicos de de Wilcoxon 02982
verano e invierno.

Costo del verano Aumentado


Las olimpiadas son estacionarias Costo real en 2015 USD
condiciones - 2.3284, p== 0.4473
Prueba de Dickey-Fuller Dickey-Fuller
Costo de invierno Aumentado
Las olimpiadas son estacionarias Costo real en 2015 USD
condiciones - 1.4969, p== 0.764
Prueba de Dickey-Fuller Dickey-Fuller
El costo por atleta es diferente Costo real en términos de USD Prueba de rango de suma W = 97, P =
entre los Juegos Olímpicos de 2015 por atleta de Wilcoxon 0.3203
verano e invierno.

El costo por atleta de los Juegos Costo real en términos de USD Aumentado
Olímpicos de verano es estacionario 2015 por atleta - 2.2525, p== 0.4762
Prueba de Dickey-Fuller Dickey-Fuller

El costo por atleta de los Juegos Costo real en términos de USD Aumentado
Olímpicos de Invierno es 2015 por atleta - 3.1027, p== 0.1523
Prueba de Dickey-Fuller Dickey-Fuller
estacionario

El costo por atleta es Costo real en términos de USD Aumentado


estacionario 2015 por atleta - 2.0852, p== 0.5399
Prueba de Dickey-Fuller Dickey-Fuller
Los sobrecostos se centran Costo real / estimado, monedas Prueba de rango con signo V = 190, p
alrededor del 0% locales, términos reales de Wilcoxon <0,0001

Los sobrecostos no son Costo real / estimado, monedas Prueba de rango de suma W = 49, p =
diferentes entre los Juegos locales, términos reales de Wilcoxon 0.7168
Olímpicos de verano e invierno

Los sobrecostos no son Prueba de rango de suma W = 76, p =


costo posterior / anterior a 1999 real / estimado,
monedas locales, términos reales de Wilcoxon 0.01013

El costo de resultado de Rio 2016 es Costo real, USD 2015, términos Prueba de rango de suma V = 37, p =
similar a los Juegos Olímpicos de reales de Wilcoxon 0.7646
verano anteriores

El costo de resultado de Rio 2016 es Costo real, USD 2015, términos Prueba de rango de suma V = 91, p =
similar a los Juegos Olímpicos reales de Wilcoxon 0.0951
anteriores

El exceso de costos de Río 2016 es Costo real / estimado, monedas Prueba de rango de suma V = 23, p =
similar a los Juegos Olímpicos de verano locales, términos reales de Wilcoxon 0.1563
anteriores

El exceso de costos de Río 2016 es Costo real / estimado, monedas Prueba de rango de suma V = 149, p =
similar a los Juegos Olímpicos anteriores locales, términos reales de Wilcoxon 0,004005

El costo por evento de Río 2016 es Costo real por evento, USD Prueba de rango de suma V = 45, p = 0.3203
similar a los Juegos Olímpicos de 2015, términos reales de Wilcoxon

verano anteriores

El costo de Rio 2016 por atleta es similar Costo real / estimado, monedas Prueba de rango de suma V = 44, p = 0.3652
a los Juegos Olímpicos de verano locales, términos reales de Wilcoxon

anteriores
23

Referencias

Albertville Bid Committee (1985). Archivo de candidatura. Accedido en el Centro de Estudios Olímpicos (OSC): Lausana, Suiza, septiembre de

2011.

Comité Organizador de Albertville para los Juegos Olímpicos (1992). Reporte oficial. Disponible para descargar de la Fundación LA84

en http://www.la84foundation.org/.

Andranovich, G., MJ Burbank y CH Heying (2001) Ciudades Olímpicas: Lecciones aprendidas de la política de megaeventos. Journal of Urban

Affairs, 23 (2): 113-131.

Ansar, A., Flyvbjerg, B., Budzier, A. y Lunn D. (de próxima publicación). "Lo grande es frágil: un intento de teorizar la escala", en Bent Flyvbjerg,

ed., The Oxford Handbook of Megaproject Management (Oxford: Oxford University Press).

Red Popular de las Olimpiadas (1998). La verdadera historia de los Juegos Olímpicos de Nagano. Disponible en:

http://nolimpiadi.8m.com/nagano1.html

Comité de ofertas de Atenas (1997). Archivo de Candidatura, Volumen 3. Acceso en el OSC: Lausana, Suiza, septiembre de 2011.

Comité Organizador de Atenas para los Juegos Olímpicos (2005). Reporte oficial. Disponible para descargar de la Fundación LA84 en

http://www.la84foundation.org/.

Comité de ofertas de Atlanta (1989). Archivo de Candidatura, Volumen 1. Acceso en el OSC: Lausana, Suiza, septiembre de 2011.

Baade, Robert A. y Victor A. Matheson, 2016, "Going for the Gold: The Economics of the Olympics", Journal of Economic

Perspectives, vol. 30, no. 2, Spring, págs. 201-218.

Comité de ofertas de Barcelona (1985). Archivo de Candidatura, 2da edición. Consultado en el OSC: Lausana, Suiza, septiembre de 2011.

Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Barcelona (1992). Informe oficial, volumen 2. Disponible para descargar desde la

Fundación LA84 en http://www.la84foundation.org/.

BBC, British Broadcasting Corporation (2013). Londres 2012: Juegos Olímpicos y Paralímpicos £ 528 millones bajo presupuesto, 19 de julio,

http://www.bbc.co.uk/sport/olympics/20041426, consultado el 14 de junio de 2016. Beijing Bid Committee (2001). Archivo de candidatura. Sección

de Finanzas, p 73. Consultado en el OSC: Lausana, Suiza, septiembre de 2011.

Bondonio, P. y N. Campaniello (2006). Torino 2006: ¿Qué tipo de juegos olímpicos de invierno fueron? Una cuenta preliminar desde una

perspectiva organizativa y económica. Olympika, 15: 355-380. Brunet, F. (1995). Un análisis económico de los Juegos Olímpicos de

Barcelona '92: recursos, financiación e impacto. Disponible en: http://olympicstudies.uab.es/pdf/OD006_eng.pdf


24

Budzier, A. y B. Flyvbjerg (2011). Double Whammy - Cómo los proyectos de TIC son engañados por la aleatoriedad y atornillados por la intención política.

Documentos de trabajo de Saïd Business School.

Comité de ofertas de Calgary (1981). Archivo de candidatura. Acceso en OSC: Lausana, Suiza, septiembre de 2011. Comité Organizador de

Calgary para los Juegos Olímpicos (1989). Informe oficial, Volumen 1. Disponible para descargar de la Fundación LA84 en

http://www.la84foundation.org/. CBC News (19 de diciembre de 2006). La deuda del estadio Big Owe de Quebec ha terminado. Disponible en:

http://www.cbc.ca/news/canada/montreal/story/2006/12/19/qc-olympicstadium.html Chappelet, JL. (2002) De Lake Placid a Salt Lake City: el

crecimiento desafiante de los Juegos Olímpicos de Invierno desde 1980. European Journal of Sport Science, 2 (3): 1 - 21.

Comité Organizador dos Juegos Olímpicos e Paralímpicos Río 2016 (2016). Comité Organizador de Río 2016 - Presupuesto, disponible en:

https://www.rio2016.com/transparencia/en/budget

Comité Organizador dos Juegos Olímpicos e Paralímpicos Río 2016 (marzo de 2016). Estados financieros 2015, disponible en:

https://www.rio2016.com/transparencia/sites/default/files/fnc_demonstracoes_financeiras_2015_2016_ingles_1 1042016_0.pdf

Commission d'enquete sur le cout de la 21e olympiade (abril de 1980). Compenetración. Acceso en el OSC: Lausana, Suiza, 721 (086) MA 6754/1. de

Coubertin, P., 1911. Olympic review, 6: 59-62. Departamento de Cultura, Medios y Deporte (28 de febrero de 2012) Los Juegos Olímpicos y

Paralímpicos de Londres 2012 se mantienen a tiempo y dentro del presupuesto. Comunicado de prensa, disponible en:

http://www.culture.gov.uk/news/media_releases/8891.aspx

Departamento de Cultura, Medios y Deporte (junio de 2012). Informe trimestral de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Londres 2012 Junio ​de 2012, Londres:

Departamento de Cultura, Medios y Deporte del Reino Unido.

Departamento de Cultura, Medios y Deporte (octubre de 2012). Informe trimestral de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Londres 2012 Octubre de 2012,

Londres: Departamento de Cultura, Medios y Deporte del Reino Unido. Essex, S. y B. Chalkley (2004). Megaeventos deportivos en política urbana y regional:

una historia de los Juegos Olímpicos de Invierno. Perspectivas de planificación, 19 (abril): 201–232.

Flyvbjerg, B. (2008). Frenar el sesgo de optimismo y la tergiversación estratégica en la planificación: predicción de clase de referencia en la práctica.

European Planning Studies, 16 (1) enero de 2008.

Flyvbjerg, B. (2011). Sobre presupuesto, sobre tiempo, una y otra vez: Gestión de proyectos importantes, en Peter WG Morris, Jeffrey K. Pinto y

Jonas Söderlund, editores, The Oxford Handbook of Project Management (Oxford: Oxford University Press), págs. 321- 344.

Flyvbjerg, B. (2016). La falacia de la ignorancia beneficiosa: una prueba de la mano oculta de Hirschman, World Development, vol. 84,

mayo, págs. 176–189,


25

Flyvbjerg, B., Holm, MK y Buhl, SL (2002). Subestimar costos en proyectos de obras públicas: ¿error o mentira? Journal of the American

Planning Association, 68 (3), Summer, págs. 279–295.

Flyvbjerg, B. y Stewart, A. (2012). Proporciones olímpicas: costo y exceso de costos en los Juegos Olímpicos 1960-2012. Documento de trabajo, Saïd

Business School, Universidad de Oxford, junio de 2012.

Comité Organizador de Grenoble para los Juegos Olímpicos (1969). Informe oficial de los X Juegos Olímpicos de Invierno, páginas 42,

332-334. Disponible para descargar de la Fundación LA84 en http://www.la84foundation.org/.

Comité Organizador de Grenoble para los Juegos Olímpicos (1965). Informe presentado al Comité Olímpico Internacional con motivo de su

63ª sesión. Madrid, 6-9 de octubre de 1965. p 9-10. Consultado en el OSC: Lausana, Suiza, septiembre de 2011.

Comité Organizador de Innsbruck 1976 (1976). Informe al COI, 1976, Innsbruck: Comité Organizador de Innsbruck.

COI (1996). El COI: cien años: la idea, los presidentes, los logros. COI: Lausana. Tomo III.

COI (2004). Procedimiento y cuestionario de candidatura 2012: Juegos de la XXX Olimpiada en 2012. Disponible en:

http://www.olympic.org/Documents/Reports/EN/en_report_810.pdf

COI (2008) Gestión del conocimiento olímpico. COI Focus, diciembre de 2008. Disponible a pedido. COI (2009). Informe de

la Comisión de Evaluación de COI 2016, disponible en: https://www.olympic.org/Documents/Reports/EN/en_report_1469.pdf

Jennings, W. (2012). Por qué se sobrepasan los costos: riesgo, optimismo e incertidumbre en el presupuesto para los Juegos Olímpicos de Londres

2012. Gestión de la Construcción y Economía, 2012: 1-8. Kahneman, D. (2011). Pensamiento, rápido y lento. Nueva York: Farrar, Straus y Giroux.

Koch-Weser, Iacob N., (2013). La fiabilidad de los datos económicos de China: un análisis de la producción nacional, Washington, DC: Comisión de

Revisión Económica y de Seguridad de EE. UU. Y China, Congreso de EE. UU. Comité de ofertas de Lake Placid (1973). Lake Placid, Candidato a los

Juegos Olímpicos de Invierno de 1980: información general. Sección: Fuentes de financiamiento propuestas para instalaciones adicionales requeridas.

Acceso en el OSC: Lausana, Suiza, 722.13 LAK, MA 6850, septiembre de 2011.

Comité Organizador de Lake Placid para los Juegos Olímpicos (1981). Informe oficial, volumen

1. Disponible para descargar de la Fundación LA84 en http://www.la84foundation.org/. Comité de ofertas de Lillehammer (1987).

Archivo de candidatura. Consultado en el OSC: Lausana, Suiza, septiembre de 2011.


26

Comité Organizador de Lillehammer para los Juegos Olímpicos (1995). Informe oficial, Volumen 1, p 29. Disponible para descargar de la

Fundación LA84 en http://www.la84foundation.org/.

LOCOG (2013). Juegos Olímpicos de Londres 2012: Informe oficial, Comité organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos en

Londres en 2012, Londres: LOCOG, 2013.

Comité de ofertas de Londres (2005). Archivo de Candidatura de Londres. Vol 1. Accedido en el OSC: Lausana, Suiza, septiembre de 2011.

Comité Organizador de Los Ángeles (1985). Informe oficial de los Juegos de la XXIII Olimpiada Los Ángeles, 1984, Los Ángeles:

Comité organizador de Los Ángeles.

Malfas, M., E. Theodoraki y B. Houlihan (2004). Impactos de los Juegos Olímpicos como megaeventos. Actas de la Institución de Ingenieros

Civiles, Ingeniero Municipal, 157 (ME3): 209–220. México 68 (1969). Informe Oficial de los Juegos Olímpicos de la Ciudad de México, 1969, Ciudad

de México: Comité Organizador de los Juegos de la XIX Olimpiada.

Moraes, R. (29 de enero de 2016). El costo de los Juegos Olímpicos de Río 2016 aumenta en casi $ 100 millones, disponible en:

http://www.reuters.com/article/us-olympics-rio-cost-idUSKCN0V726H

Moscú Fizkultura i Sport (1981). Informe oficial del Comité Organizador de los Juegos de la XXII Olimpiada, Moscú, 1980, Moscú:

Comité Organizador de Moscú.

Müller, M. (2014). Después de Sochi 2014: costos e impactos de los Juegos Olímpicos de Rusia. Geografía y economía euroasiáticas, 55 (6),

628-655.

Comité de ofertas de Nagano (1991). Archivo de Candidatura, Volumen 2 “Organización de juegos”. Acceso en el OSC: Lausana, Suiza,

CIO MB 30/3, 726.18 NAG, septiembre de 2011. Comité Organizador de Nagano para los Juegos Olímpicos (1998). Informe Oficial,

Volumen 1. Disponible de LA84 Foundation.

Oficina Nacional de Auditoría de la República Popular de China (19 de junio de 2009). No. 8 de 2009 (Serie No. 40): Resultados de la auditoría de

seguimiento de los ingresos y gastos de los Juegos Olímpicos de Beijing y la construcción de sedes olímpicas. Disponible en:

http://www.cnao.gov.cn/main/articleshow_ArtID_1057.htm.

Oficina de Auditoría de Nueva Gales del Sur (1998). Informe de auditoría de rendimiento: los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Sydney 2000, revisión de

estimaciones. Disponible en:

http://auditofficestaging.elcom.com.au/ArticleDocuments/131/62_Sydney_Olympic_Ga mes.pdf.aspx? Embed =

Y.

Neumann, B. y Organisationskomitee für die Olympischen Winterspiele en Innsbruck en 1976 (1976). Endbericht, 1976, Innsbruck:

Organisationskomitee der XII. Olympischen Winterspiele.


27

Comité Organizador de los Juegos de la XVII Olimpiada (1960). La XVII Olimpiada Roma 1960: El Informe Oficial del Comité

Organizador, 1960, Roma: Comité Organizador de los Juegos de la XVII Olimpiada.

Comité Organizador de los Juegos de la XVIII Olimpiada (1964). Los Juegos de la XVIII Olimpiada Tokio 1964: Informe oficial del Comité

Organizador, 1964, Tokio: Comité Organizador de los Juegos de la XVIII Olimpiada.

Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sapporo en 1972 (1973). Los XI Juegos Olímpicos de Invierno Sapporo 1972:

Informe oficial, 1973, Sapporo: Le Comité d'organisation des XIèmes Jeux Olympiques d'hiver.

Correspondencia personal (16 de abril de 2012). Correo electrónico de Terry Wright, Vancouver OC. Preuss, H. (2004). La

economía de la organización de los Juegos Olímpicos: una comparación de los Juegos, 1972-2008. Cheltenham: Edward Elgar

Publishing Ltd.

Pro Sport München (1973). El informe oficial del Comité Organizador de los Juegos de la XX Olimpiada Munich 1972, 1973,

Munich: pro Sport.

Rubin, R. y Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Invierno en Squaw Valley en 1960 (1960). VIII Juegos Olímpicos de

Invierno Squaw Valley, California, 1960: informe final, 1960, Squaw Valley: Comité Organizador de los Juegos.

Comité de ofertas de Salt Lake City (1995). Archivo de Candidatura, Volumen 3, p 72-74. Consultado en el OSC: Lausana, Suiza, septiembre de

2011.

Comité Organizador de Salt Lake City para los Juegos Olímpicos (2003). Informe oficial, Volumen 1. Disponible para descargar de la

Fundación LA84 en http://www.la84foundation.org/.

Sarajevo, Bosnia y Herzegovina, Yugoslavia (1977). Cuestionario técnico, sección de Finanzas. Acceso en el OSC: Lausana, Suiza, 723.14

SAR, MA 7086, septiembre de 2011.

Comité Organizador de Sarajevo para los Juegos Olímpicos (1985). Informe oficial, p 184. Disponible para descargar desde la Fundación

LA84 en http://www.la84foundation.org/.

Comité Organizador de Seúl (1983). Informe de juegos. Seúl: Comité Organizador, 1983. Preuss, H. (2006). Efectos

duraderos de los principales eventos deportivos. Idrottsforum, (4), 1–6.

Corto, JR (2015). "Deberíamos organizar los Juegos Olímpicos en el mismo lugar cada vez", The Washington Post, julio

28)

Sprent, P. (1989). Métodos estadísticos no paramétricos aplicados. Londres: Chapman y Hall. Stewart, A. (de próxima publicación). Disertación

DPhil. Universidad de Oxford, Saïd Business School, disponible en enero

2013
28

Comité de ofertas de Sydney (1993). Archivo de Candidatura, Volumen 3, p 38. Consultado en el OSC: Lausana, Suiza, septiembre de

2011.

Comité Organizador de Sydney para los Juegos Olímpicos (2001). Informe oficial, Volumen 1. Disponible para descargar de la

Fundación LA84 en http://www.la84foundation.org/.

Comité de licitación de Turín (1999). Archivo de candidatura. Volumen 1. Acceso en el OSC: Lausana, Suiza, septiembre de 2011.

Comité Organizador de Turín para los Juegos Olímpicos (2007). Reporte oficial. Vol. 2. Disponible para descargar de la Fundación LA84

en http://www.la84foundation.org/.

Transparencia Internacional (2016). Informe de corrupción global: deporte, Londres y Nueva York: Routledge. Comité de Cuentas Públicas del Reino Unido

(14 de diciembre de 2011). Pruebas orales de la Cámara de los Comunes tomadas ante el Comité de Cuentas Públicas Preparación de la gestión para los

Juegos Olímpicos. Transcripción corregida de evidencia oral Se publicará como HC 1716-i. Disponible en:

http://www.publications.parliament.uk/pa/cm201012/cmselect/cmpubacc/c1716- i / c171601.htm Comité de Cuentas Públicas del Reino Unido (29 de febrero

de 2012). Septuagésimo cuarto informe: preparativos para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Londres 2012. Disponible en:

http://www.publications.parliament.uk/pa/cm201012/cmselect/cmpubacc/1716/171602. htm Comité de ofertas de Vancouver (2003). Archivo

de candidatura. Finanzas y Administración: 81. Consultado en el OSC: Lausana, Suiza, septiembre de 2011.

Vigor, A., M. Mean y C. Tims (2004). Después de la fiebre del oro: unas Olimpiadas sostenibles para Londres. Londres: IPPR.

Wolfgang, F. y Organisationskomitee für die Olympischen Winterspiele en Innsbruck en 1964 (1967). Offizieller Bericht der IX.

Olympischen Winterspiele Innsbruck 1964, 1967, Viena: Österreichischer Bundesverl. für Unterricht-Wissenschaft und Kunst.

Banco Mundial (1 de junio de 2016a). Deflactor del PIB (el año base varía según el país). Disponible en:

http://data.worldbank.org/indicator/NY.GDP.DEFL.ZS

Banco Mundial (1 de junio de 2016b). Tipo de cambio oficial (LCU por US $, promedio del período). Disponible en:

http://data.worldbank.org/indicator/PA.NUS.FCRF

Zimbalist, A. (2015). Circus Maximus: The Economic Gamble Behind Hosting the Olympics and the World Cup, Washington, DC:

Brookings Institution Press.