Vous êtes sur la page 1sur 1

EL CONSUMISMO EN NUESTRO PAÍS

En nuestro país siempre somos los últimos en casi todo, en el futbol, en la política, en la educación, somos
conformistas y además no hacemos nada mejorar, como que todo nos vale, nos encerramos en una burbuja,
como si nuestros problemas fueran los únicos en este planeta sin importarnos alguna otra cosa, vivimos así
por mucho tiempo sin darnos cuenta de todo lo que nos rodea, con el estrés que vivos a diario sea viviendo en
la ciudad, y ahora en día viviendo en cualquier otra parte se vive la misma tensión sea la problemática que
sea.
Pero solo somos los primeros en una cosa, en consumir alimentos perjudicioso para nuestra salud, además de
consumir todo lo que los medios de comunicación nos dice, mal gastos el dinero en otras cosas y nunca nos
damos cuenta de lo que importa, y seguritos comprando cueste lo que cueste. “Así sea basura”
En México ha tenido un crecimiento desmedido a partir del siglo XX, en que han cambiado tanto los estilos de
vida como los recursos necesarios para mantener a la población. Parecen innumerables los problemas que
acaecen a esta ciudad que se caracteriza mundialmente por la sobrepoblación y el desenfrene en el
crecimiento de sus límites. Hace cincuenta años todavía se hablaba del cinturón de miseria que rodeaba a la
ciudad, el cual estaba conformado por diferentes poblados, donde la gente que migraba de otros Estados, se
asentaba buscando acoplarse al nuevo ritmo de vida, y aún la urbe la ciudad sigue creciendo.

Esto ha llevado a la contaminación en todos los aspectos: atmósfera, degradación del agua, pérdida de áreas
naturales y fauna, y pérdida de tierras agrícolas. En términos económicos es difícil afirmar que se tienen los
recursos para sostener a una población que se aferra a los límites de la urbanización, por marginales que
sean, debido a los también deficientes sistemas de producción del país, la subutilización de los recursos y la
sobreexplotación de muchos otros.

Es evidente que no es un país equitativo, mucho menos organizado y mientras la política dirige los beneficios
a un sector reducido, la mayoría de la población sufre los estragos del desperdicio y la falta de educación y
conciencia general. Como reflejo de lo que ocurre a nivel mundial, en cuanto a la pérdida de valores
sublevados al poder económico (por la importación de nuevos patrones de producción, tecnología y consumo),
también la población mexicana ha identificado en el poder adquisitivo, la máxima diferencia entre el
padecimiento y la tranquilidad. Uno de los problemas poco evidentes, es la excesiva generación de basura, la
cual es confinada en sitios que no son los más adecuados ni con el control necesario.

Las estadísticas dicen: que el desarrollo sustentable implica la consideración de los ámbitos económicos,
sociales y medio ambientales dentro de la toma de decisiones a todos niveles: desde nuestras actividades
cotidianas hasta los procesos industriales. Cada una de las actividades realizadas representa un impacto, ya
sea negativo o positivo, en nuestro entorno. A nivel mundial se estima que, de seguir los patrones de consumo
actuales, para el año 2025, cerca del 50% de la población vivirá en zonas con escasez de agua.

Se estima que más del 85% del agua residual generada en el mundo se descarga directamente en ríos y zonas
costeras.
220 millones de los habitantes de zonas urbanas de los países en vías de desarrollo sufren escasez de agua
potable cerca de sus hogares.
El 70% del agua a nivel mundial se destina a uso agrícola.
Durante la década de los 90, se deforestaron cerca de 161 millones de hectáreas de bosques. La mitad de
los bosques del mundo se encuentran amenazados debido a actividades como minería, agricultura y obtención
de madera como materia prima. El consumo global de madera se ha incrementado en 64% desde 1961. Al año
se consumen en promedio 3.4 billones de madera, de los cuales el 50% es quemado como combustible.
Esto es tan solo una pequeña nuestra de lo que pasa en nuestro país, así como pasa en otros países y aun
peor, deja de creer que no es tu responsabilidad, es la tuya y la de todos, ayúdanos hacer un país mejor, no
seas el ultimo en todo.
Así que hay que hacer conciencia de todo el daño a nuestro planeta, puede no importarnos, pero no podemos
serrar los ojos y no ver “ No tapemos el sol con un dedo”, se le lo merecen tus hijos y mucho menos tú,
cuida este planeta es tuyo. (*) M.E.F.V. 1001-6 CV (*)