Vous êtes sur la page 1sur 30

UNESCO Etxea

Cuadernos de trabajo. Nº 1.

Maider Maraña

2010

centro unesco euskal herria


centre unesco pays basque
unesco centre basque country

En el marco de
01. Introducción

02. Cultura y desarrollo

03. El papel de UNESCO

04. Otras agencias de Naciones Unidas

05. Otros instrumentos

06. Derechos culturales

07. Conclusiones

08. Invitación a la lectura

09. Enlaces

Créditos

© UNESCO Etxea, 2010


Colaboraciones: M. Mancisidor, O. Andueza, T. Anuzita, L. Vega, M.
Hernando, N. Uribe y R. Iñiguez.
Traducción: Bakun
Producción editorial: SRB
Depósito Legal: BI-1924-2010

Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España


Usted es libre de copiar, distribuir y comunicar públicamente esta obra
bajo las siguientes condiciones: Debe reconocer la autoría de la obra.
No puede utilizar esta obra para fines comerciales. No se puede alte-
rar, transformar o generar una obra derivada a partir de esta obra.

Licencia completa:  
http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/es/deed.es

Con apoyo de:


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

02
Foto: UNESCO – G. Riccio

concepto de desarrollo, hasta la clarificación de qué entende-


mos por cultura en la cooperación al desarrollo, para generar
01. Introducción herramientas que favorezcan la aplicabilidad de la teoría y una
mayor transversalización de la cultura en la práctica del desa-
Cultura y desarrollo son dos palabras que no siempre han rrollo.
ido unidas, ni se han trabajado en el mismo contexto. Sin em- Son numerosos los autores que se han acercado al bino-
bargo, en los últimos años encontramos nuevos elementos, mio cultura y desarrollo, así como a diferentes aspectos que
instrumentos e ideas que promueven una cada vez mayor podríamos destacar dentro de este marco (derechos culturales,
atención hacia esta pareja de conceptos. industrias culturales y creativas, diversidad cultural y lingüística,
La publicación Cultura y desarrollo. Evolución y perspectivas etc.). Podemos señalar también que aún queda camino por re-
que presentamos en esta ocasión se enmarca en el interés cada correr en este ámbito. Esta publicación pretende sumarse a las
vez mayor de profundizar en los diversos aspectos que forman numerosas iniciativas existentes en materia de cultura y desa-
parte del desarrollo, fomentando una comprensión global e in- rrollo, aportando un instrumento de acercamiento para aque-
tegral del mismo. En este sentido, son ya conocidos los trabajos lla persona interesada en conocer de qué se habla cuando se
realizados en el análisis del papel fundamental que aspectos menciona este binomio.
como la educación o el medio ambiente, por ejemplo, pueden Fue UNESCO quien ya en 1966 señaló en un documento in-
adquirir en el desarrollo humano. La cultura, esa palabra que ternacional la inevitable necesidad de contemplar la cultura den-
a menudo tanto pretende abarcar, no ha quedado fuera de tro de la cooperación internacional. En las posteriores décadas,
estos debates. Hace ya tiempo que personalidades del mundo se profundizó en el concepto de desarrollo y con la aparición en
académico y social y diversas organizaciones, tanto interguber- 1990 del desarrollo humano, que no atiende sólo al crecimiento
namentales como de la sociedad civil, vienen trabajando en la económico, sino que, de la mano del internacionalmente recono-
profundización teórica del papel que la cultura puede desem- cido Amartya Sen, fomenta el desarrollo como un proceso para
peñar en el desarrollo, así como en acciones que fomenten su fortalecer las capacidades y ampliar las opciones de las personas,
aplicación práctica. se contó con un marco de referencia que incluía una amplia gama
Sin embargo, y a pesar de todos estos trabajos realizados de temas en torno al desarrollo. También la cultura -así como la
en el ámbito de la cultura y el desarrollo, la sociedad civil, las diversidad y libertad cultural-, ha sido objeto de estudio e interés
instituciones culturales y las ONG, entre otras, identifican la como elemento necesario para el pleno desarrollo de las personas
necesidad de una mayor profundización en el papel de la cul- y las comunidades.
tura en los procesos de desarrollo, tanto a nivel teórico, como Sin embargo, la cultura ha estado excluida durante años
en su aplicación práctica por medio de actividades y proyectos de los programas de desarrollo y de la cooperación. Por tan-
de desarrollo: partiendo de la comprensión cultural del mismo to, en este trabajo analizaremos, en primera instancia, la evo-

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

03
lución histórica de la inserción de la cultura en el desarrollo y haustiva de todas las obras, investigaciones o documentos que
en la cooperación, por medio del estudio de los instrumentos existen sobre la materia, ni pretende ser una guía de recursos.
internacionales más relevantes en este ámbito, destacando los Tratamos de señalar, más bien, algunos de los documentos y
hitos, momentos y documentos más destacados. En este caso, obras que pueden ayudar a hacer un primer acercamiento a la
será indispensable remitirnos a Naciones Unidas y muy espe- situación actual del binomio cultura y desarrollo a toda persona
cialmente a la UNESCO, ya que corresponde a este organismo interesada. En este sentido, se dota al final una lista de artículos
el mérito de haber llamado la atención sobre la relación entre y trabajos, comprendidos bajo el epígrafe Invitación a la lectura,
cultura y desarrollo. Asimismo, con posterioridad, otras agen- que buscan ser un conjunto de documentos que puedan resultar
cias del Sistema de Naciones Unidas han tocado también aspec- de interés para quien desee profundizar en la materia, divulgan-
tos vinculados, como la libertad cultural (PNUD), las industrias do, entre otros, aquellos recursos de más fácil adquisición, como
creativas (UNCTAD, PNUD y UNESCO) o los derechos culturales pueden ser los artículos presentes en Internet y en castellano.
(OHCHR). Recoge también todas aquellas obras que han sido consultadas
Como mostraremos a continuación, cualquier mínima para la realización de esta publicación.
aproximación a la relación entre cultura y desarrollo, conlleva la La publicación Cultura y Desarrollo. Evolución y perspectivas
necesidad de realizar un ejercicio integral, ya que en esta relación sobre cultura y desarrollo. Una primera aproximación, realizada
convergen multitud de enfoques y se requiere de la transversali- con el apoyo de la Dirección de Cooperación al Desarrollo del
zación de numerosas ciencias (antropología, sociología, historia, Gobierno Vasco, pretende ser por tanto un pequeño instrumen-
politología, etc.). Debido a las características de esta publicación to útil para aquellas personas que deseen acercarse a la relación
es por tanto inasumible pensar que se podrán abordar todas las entre la cultura y el desarrollo.
teorías o, siquiera las más importantes, así como todas las inicia-
tivas que a escala planetaria promueven una verdadera inserción
de la cultura en el desarrollo, pero se detallarán algunas de las
iniciativas más relevantes en este ámbito, que servirían de base
para realizar la primera aproximación a la cuestión. 02. Cultura y desarrollo
Por otro lado, y vinculado a lo expuesto sobre la presencia de
la cultura en el desarrollo, los derechos culturales son otro de los «La cultura es el fin y el medio del desarrollo»
aspectos que suelen ser mencionados en las estrategias y proyec- L.S. Senghor, poeta (Senegal, 1906-2001)
tos de cooperación, pero a menudo se trabajan sin basarse en
documentos y marcos internacionales que puedan amparar un En las últimas décadas se ha profundizado sobre el con-
verdadero trabajo en la clarificación de los derechos culturales. cepto de desarrollo, incluyendo en él no sólo indicadores
Actualmente nos encontramos en un momento único de cara como el crecimiento económico o la producción, sino tam-
a la clarificación de los derechos culturales: hace unos meses bién incorporando factores considerados en la actualidad in-
fue aprobada en Ginebra la Observación General (Nº 21) al Ar- dispensables para el pleno desarrollo, un desarrollo no lineal,
tículo 15.1.a. del Pacto Internacional de Derechos Económicos, sino concebido como un proceso complejo en el que interac-
Sociales y Culturales, que nos remite al ‘derecho a participar en túan diversos campos y características.
la vida cultural’. Asimismo, el pasado septiembre el Consejo de El concepto de Desarrollo Humano, promovido a nivel in-
Derechos Humanos de Naciones Unidas nombró a una Experta ternacional por parte del PNUD (Programa de Naciones Uni-
Independiente en el ámbito de los Derechos Culturales, con el das para el Desarrollo) y Amartya Sen, incluyó la educación
mandato de clarificar cuál es el alcance de los mismos y evaluar o la sanidad como factores clave en el desarrollo humano,
las diferentes legislaciones nacionales al respecto. que se define como la ampliación de las capacidades de cada
Teniendo en cuenta la cada vez mayor presencia del Enfoque persona y sitúa, de este modo, a la persona en el centro de la
en Derechos en la Cooperación al Desarrollo -elemento cada vez propia acción del desarrollo.
más indispensable en toda acción de cooperación-, es básico Asimismo, el PNUD promueve informes que complemen-
contar con una clarificación de los derechos culturales para po- tan la visión del desarrollo, por medio del análisis de temas
der ejecutar proyectos de cooperación cultural. que inciden sobre éste, como pueden ser el calentamiento
Así, esta publicación señala algunos de los debates e ins- global1, el acceso al agua2, la movilidad humana o migra-
trumentos de más peso en la concepción teórica del papel de ciones3 y la libertad cultural4, sobre la que hablaremos más
la cultura en el desarrollo de comunidades y personas. No es el adelante. En este contexto también la cultura ha resultado de
objetivo de esta publicación contar con una sistematización ex- interés para los analistas del desarrollo.

1Informe sobre Desarrollo Humano 2007-2008, PNUD: La lucha contra el cambio climático: solidaridad frente a un mundo dividido.
2Informe sobre Desarrollo Humano 2006, PNUD: Más allá de la escasez: poder, pobreza y la crisis mundial del agua.
3Informe sobre Desarrollo Humano 2009, PNUD: Superando barreras: movilidad y desarrollo humanos.
4Informe sobre Desarrollo Humano 2004, PNUD: La libertad cultural en el mundo diverso de hoy.

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

04
Foto: UNESCO – A. Clayson
En este marco, en los últimos años se ha generalizado la
idea de que es necesario incluir la dimensión cultural en las po-
líticas y acciones de desarrollo. Debido a la priorización del de-
sarrollo humano sostenible sobre otros modelos de desarrollo
más economicistas, la cultura ha sido objeto de estudio como
elemento necesario para el pleno desarrollo de las personas y
las comunidades. El desarrollo, como superación de la pobre-
za, ha optado también cada vez más por un concepto más
abarcador del término pobreza: así, un enfoque más amplio de
pobreza incluye, entre otros, el ámbito cultural.
Efectivamente, como también muestra, entre otros, el autor
George Yúdice, tanto ‘desarrollo’, como ‘cultura’, son palabras
cambiantes, señalando incluso que durante los 60 se tendió a
un «desarrollo sin preocupación por la cultura». Incluso cuan-
do se popularizan conceptos de desarrollo menos economicis-
tas, como pudieran ser aquéllos que de la mano de ecologistas
y ambientalistas generaron el conocido desarrollo sostenible,
la cultura seguía sin ser un elemento a tener en cuenta. Cabría
agregar que tampoco en la acción del desarrollo se contaba
con una presencia real de la cultura. El desarrollo estaba de-
masiado vinculado al crecimiento económico, y autores como
John Hawkes -en su publicación ‘The Fouth Pillar of Sustaina-
bility’- defendían, a menudo sin encontrar gran eco o respaldo
en las políticas públicas, que la cultura debería constituir el 4º
pilar de la sostenibilidad. La cultura, vista siempre como una cuestión compleja y de
La relación entre cultura y desarrollo comienza a ser defen- gran sensibilidad social y política, se ha convertido en nuestros
dida por diferentes expertos hacia la década del 70, aunque no tiempos en una palabra cliché, empleada de modo profuso en
es hasta finales de los 80 o incluso en los 90 cuando los orga- casi todos los contextos de nuestra realidad (políticos, sociales,
nismos internacionales y las agencias de cooperación al desa- educativos, económicos, etc.).
rrollo comienzan a impulsar los estudios y trabajos que analizan La palabra cultura es, según Anna Geli, una palabra ‘ma-
cómo los factores culturales podían incidir en los procesos de leta’, que junto con otras, como ‘educación’, son «palabras
desarrollo. Alfons Martinell, Director de la Cátedra UNESCO de que pueden significar todo y no aclarar nada». Geli añade que
Políticas Culturales de la Universidad de Girona, manifestaba «muchas veces nos llenamos la boca con palabras como cultu-
que pese a los estudios promovidos por expertos «sus apor- ra sin saber exactamente a qué nos referimos»7. La cultura ha
taciones han merecido poco interés en las agendas políticas sido también un ámbito en el que encontramos a menudo una
de la comunidad internacional»5. Numerosos Planes Directores fuente de controversias en el plano político y social.
en Cooperación al Desarrollo de diferentes administraciones La palabra cultura es, además, de reciente incorporación
respaldan también esta idea, como el actual Plan Director de en nuestra lengua con el significado actual: no hace más de
Cooperación del Gobierno Vasco (2008-2011) cuando afirma 300 años que la cultura se separa completamente de su vin-
que «durante años la cultura estuvo excluida de los programas culación a la idea de cultivar la tierra y adquiere el significado
de desarrollo»6. abstracto (cultivar el espíritu) con el que se conocería a pos-
El estudio de las causas que incidieron en este distancia- teriori8. Según Prieto de Pedro, «el nacimiento de la palabra
miento entre cultura y desarrollo abarcaría una amplia diver- cultura es un hecho lingüísticamente relativamente reciente».
sidad de motivos y un análisis de esta índole sobrepasaría los Hace sólo tres siglos, en 1690, el Dictionnaire Universel, sólo
márgenes de este trabajo. Pero, sin querer ahondar demasiado tomaba cultura en su sentido tradicional.
en dicha cuestión, queremos señalar que la indefinición que el Los numerosos términos asociados que encontramos en
propio término cultura conoce en nuestra sociedad, así como torno a cultura (cultura de masas, patrimonio cultural, identi-
la sobre-utilización de la palabra, pueden haber incidido tam- dad cultural, cultura popular, diversidad cultural, etc.), pueden
bién en su tardía inclusión dentro de las políticas de desarrollo. ser tomados a su vez como muestra de la utilización que se

5 Carbó Ribugent, Gemma (coordinadora); La cultura, estrategia de cooperación al desarrollo, Documenta Universitaria, Girona, 2008.
6 Plan Director de Cooperación al desarrollo del Gobierno Vasco (2008-2011).
7 Carbó Ribugent, Gemma (coordinadora); 2008.
8 Prieto de Pedro, Jesús; Cultura, Culturas y Constitución, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Madrid, 2006.

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

05
hace de esta palabra, sin dotar a la misma, a menudo, de un Esta situación no se da, como se podría pensar, sólo en
contenido real. el ámbito local: debemos afirmar que los organismos multi-
Asimismo, la diversidad cultural y su relación con la iden- laterales de desarrollo no incluyen sistemáticamente la im-
tidad de la persona, convierten al trabajo en cultura en un plementación de la dimensión cultural en sus acciones. Entre
aspecto ‘sensible’, a los ojos de numerosos actores del ámbi- las últimas instancias internacionales más destacadas de los
to de la cooperación. Las múltiples definiciones del término últimos años, por ejemplo, no podemos dejar de citar los Ob-
cultura hacen también que existan variadas aproximaciones y jetivos de Desarrollo del Milenio, adoptados en el año 2000.
enfoques diferentes en torno al trabajo que se podría realizar Una de las críticas más extendidas hacia los Objetivos de De-
en el ámbito cultural. La indefinición teórica en torno a cultu- sarrollo del Milenio es, precisamente, la de haber obviado el
ra incidió necesariamente en su no inclusión en las políticas componente cultural. El 21 de mayo de 2008, con motivo de
de desarrollo, ya que como afirma Rubens Bayardo: «Existen la celebración del Día Mundial de la Diversidad Cultural para
numerosas lecturas y diversas apropiaciones de la noción de el Diálogo y el Desarrollo, Koichiro Matsuura, el entonces
cultura, y el problema es qué se incluye y qué se excluye de la Director General de la UNESCO, subrayaba que la coyuntura
misma»9. actual «nos invita a demostrar que la diversidad cultural es
En este trabajo emplearemos una definición amplia de efectivamente una fuerza motriz del desarrollo sostenible y,
cultura, proveniente de la definición surgida en Mondiacult por ello, un instrumento decisivo de lucha contra la pobreza.
(1982) y empleada por UNESCO, que integra las expresiones Se trata de un envite decisivo para la comunidad internacio-
culturales, como manifestaciones específicas de las culturas. nal, pues la cultura, a diferencia de la educación, no figura
Así pues, «es la cultura la que ofrece el contexto, los valores, como tal entre los Objetivos de Desarrollo del Milenio, pese a
la subjetividad, las actitudes y las aptitudes sobre las que los que es indispensable para la consecución de éstos»11.
procesos de desarrollo han de tener lugar», tal como reco- En otro orden, tampoco podemos olvidar la cuestión de
ge también el Plan de Cooperación del Gobierno Vasco. Esta la ‘economización de la cultura’ o instrumentalización de
definición de cultura incluye también la idea de complemen- las expresiones culturales, que tantas críticas ha merecido,
tariedad de las culturas, de dinamismo de las mismas y de la como señala el propio Rubens Bayardo o los trabajos de Na-
generación de identidades culturales no excluyentes entre sí. ciones Unidas sobre economía creativa. Asistimos a una mer-
Así, la cultura no es un conjunto estático de valores y prácticas: cantilización de nuevos sectores, incluidos los culturales. Es
se recrea constantemente en la medida en que las personas importante atender a aquellas investigaciones y propuestas
cuestionan, adaptan y redefinen sus valores y prácticas ante que están trabajando en el ámbito de la vinculación de las
el cambio de la realidad y el intercambio de ideas. Por último, industrias culturales y las industrias creativas con el desarro-
destacar que este trabajo entiende que la diversidad cultural es llo, de manera que la creatividad inherente a toda cultura
un hecho natural e inherente al ser humano. sea aprovechada para el desarrollo de cada comunidad. En
Dentro de los obstáculos a la inclusión de la cultura en el este sentido, es de destacar el Informe de Naciones Unidas
desarrollo, debemos mencionar que hasta hace poco, la cues- ‘Informe sobre la Economía Creativa 2008. El desafío de eva-
tión de la protección de las culturas era exclusivamente un luar la economía creativa: hacia la formulación de políticas
problema de ‘minorías culturales’, de grupos, por tanto, con públicas informadas’, realizado entre varias agencias, bajo la
escasa influencia en el Estado10. Esta idea la trabajaremos tam- coordinación del PNUD y UNCTAD (Programa de Comercio
bién en el capítulo dedicado a los derechos culturales. de Naciones Unidas), con apoyo de UNESCO y OMPI.
Otra cuestión a resaltar en el análisis de cultura y desarro- El desarrollo, como superación de la pobreza, debe ser
llo, es que bajo el paraguas de la cooperación cultural se dan un concepto amplio y holístico que debe incorporar el con-
todo tipo de acciones diversas y que, de la mano de esa con- cepto de desarrollo cultural. A su vez, es necesario recor-
cepción lamentablemente tan extendida que vincula cultura dar el amplio potencial que tiene el trabajo que atiende a
con bellas artes y elitismo, las políticas culturales han tendido la riqueza cultural, ya que dota de una visión de riqueza a
a favorecer siempre un tipo de cultura concreta, como señala comunidades que siempre son vistas como ‘pobres’ desde la
el propio Yúdice: «Las políticas convencionales de apoyo a las acción en cooperación internacional, que suele contar con
artes y el patrimonio, que son la mayoría de las políticas cultu- un concepto más clásico de pobreza (necesidades básicas
rales, han marginalizado el concepto más amplio de cultura». no cubiertas). la cooperación deberá también tener presen-
Así, el patrimonio inmaterial, las lenguas y las costumbres, en- te siempre el «abordaje cultural de los problemas de la so-
tre otras, no se concebían como elementos a ser promovidos y ciedad», afirmación de Gonzalo Carámbula12 que muestra
protegidos por las políticas públicas. que no sólo los proyectos culturales de cooperación deberán

9 Bayardo, Rubens: ‘Sobre el financiamiento público de la cultura. Políticas culturales y economía cultural’ (www.naya.org.ar).
10 Prieto de Pedro, Jesús; Cultura, Culturas y Constitución, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Madrid, 2006.
11 Matsuura, Koichiro, 21 mayo 2008, discurso con motivo del Día Mundial de la Diversidad Cultural de UNESCO.
12 Carámbula, Gonzalo; http://www.laondadigital.com/laonda/laonda/Documentos/6En%20el%20Foro%20de%20la%20zona%20Oeste%20de%20Montevideo.htm.

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

06
tener en cuenta la cultura, sino que toda acción social o tec- importantes pasos en este sentido, por medio de reflexiones,
nológica de desarrollo tiene necesariamente que atender las documentos y actuaciones, que describiremos a continuación.
especificidades culturales. El papel de la gestión cultural en los Estos pasos dotan de un corpus teórico básico y señalan ya
conflictos, sin embargo, no es tenido en cuenta, como señala algunos de los ámbitos prioritarios de actuación en el marco de
Carámbula: «Llegado el momento de la toma de decisiones cultura y desarrollo, como pueden ser las industrias culturales,
públicas (…) las miradas culturales quedan al margen o sujetas o la especial atención del patrimonio inmaterial y de la diversi-
a otras reglas». dad lingüística, entre otras.
Este mismo autor, nos brinda otra de las claves que ha inci- George Yúdice señala que efectivamente «el reconoci-
dido también en las dificultades para incluir la cultura como di- miento de la incidencia cultural circula en UNESCO, en algunas
mensión del desarrollo, y es que, según Carámbula, «la cultura redes internacionales y en algunos municipios y retóricamente
tiene tiempos muy distintos a los de la política o la administra- en muchas políticas nacionales. Pero son muy pocos los casos
ción». El desarrollo y las acciones de cooperación, sin embargo, en que realmente se han puesto en operación políticas públicas
están intrínsecamente ligados a los fondos, recursos y tiempos a partir de esa visión», señalando ya una de las cuestiones que
de la política y sus administraciones, por lo que esta cuestión apuntábamos, y que es la falta de concreción de acciones en
se debe tener en cuenta también a la hora de plantearnos las cultura y desarrollo.
posibilidades de un abordaje de los procesos culturales en el Describiremos a continuación, por tanto, los hitos e instru-
desarrollo. mentos de la comunidad internacional más destacados.
En este punto es necesario hablar de indicadores cultura-
les, ya que cada vez son más los organismos internacionales,
regionales y locales que señalan la necesidad de medir el im-
pacto de los procesos de desarrollo por medio de indicadores
cuantificables y comparables. Pero, de nuevo Gonzalo Carám- 03. El papel de UNESCO
bula demuestra que habrá que ser conscientes de que «es muy
difícil medir el impacto cultural de cualquier acción tomando Dentro de los organismos especializados de Naciones Uni-
simplemente indicadores cuantitativos y cualitativos», pero, das, fue UNESCO quien señaló con mayor decisión la inevita-
eso sí, él mismo afirma que «podrán ser pistas». UNESCO se ble relación entre cultura y desarrollo. Siendo UNESCO el único
encuentra actualmente en un intenso trabajo en la búsqueda organismo de Naciones Unidas encargado de la cultura en su
de indicadores culturales válidos para el desarrollo. Podemos mandato, UNESCO ha fomentado desde su nacimiento hasta la
señalar también el importante trabajo en torno a indicadores actualidad la promoción de la diversidad cultural y el entendi-
que AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional miento entre culturas, podemos señalar que en 2010 se celebra
al Desarrollo) ha realizado en su reciente publicación: ‘Cómo el Año Internacional del Acercamiento de las Culturas, coordi-
evaluar proyectos de cultura para el desarrollo: una aproxima- nado por UNESCO. Podemos recordar también la afirmación de
ción metodológica a la construcción de indicadores’ (AECID, la nueva Directora de UNESCO, Sra. Irina Bokova, en su reciente
2009). visita a Haití, de que «el desarrollo y la cultura están estrecha-
En todo este proceso, lo primero será que la cultura sea mente ligados»14, insistiendo sobre la necesidad de incluir los
parte del lenguaje político: «la asunción de la diversidad cultu- aspectos culturales como parte del proceso de reconstrucción de
ral es un enorme desafío que habrá de tomarse y mirarse como este país, tras el terremoto que asoló parte de su territorio hace
proceso. Es de difícil evaluación episódica. Señalar la importan- unos meses, desplegando así otro foco de atención en la relación
cia de transformar la diversidad cultura en un vector transversal entre la cultura y los procesos de recuperación tras desastres o
de las políticas públicas es asumir la dificultad de medir en un emergencias.
período corto», según Carámbula. Corresponde a UNESCO el mérito de haber llamado la aten-
A pesar de todo lo expuesto hasta el momento, se puede ción sobre este asunto y haber promovido acciones, tanto de
hoy día hablar de un proceso hacia la concreción de las po- investigación como de acción, que responden al criterio de que
líticas culturales como acciones prioritarias en el desarrollo y, la cultura es parte esencial del desarrollo.
siguiendo a Alfons Martinell, «podemos afirmar, con un cierto UNESCO se especializó en procesos de protección y restau-
optimismo, que existe un proceso gradual de consolidación de ración del patrimonio cultural y campañas de incidencia interna-
este sector de la cooperación»13. cional, como las realizadas en Abu Simbel o Venecia, culminando
Diversos organismos internacionales (Naciones Unidas, con con la reconocidísima Convención de UNESCO sobre el Patrimo-
UNESCO como referente en esta materia, entre otras) y organi- nio Mundial Cultural y Natural (1972). Tras las numerosas y efec-
zaciones públicas y privadas (como la Agencia Española de Co- tivas acciones que UNESCO llevó a cabo en torno al patrimonio
operación Internacional al Desarrollo – AECID, etc.), han dado cultural y su protección, la organización fue profundizando en

13 Carbó Ribugent, Gemma (coordinadora); La cultura, estrategia de cooperación al desarrollo, Documenta Universitaria, Girona, 2008.
14 http://www.unesco.org/new/es/media-services/single-view/news/culture_must_be_an_integral_part_of_reconstruction_says_director_general_after_haiti_visit/back/18256/

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

07
Foto: UNESCO – M. Ravassard
creativa, la diversidad de las múltiples formas y expresiones
culturales inherentes a las culturas.
Actualmente UNESCO promueve a su vez la comprensión de
la cultura como un proceso continuo, maleable y evolutivo y se-
ñala a la diversidad cultural como condición esencial para la paz
y el desarrollo sostenible.
En este camino, UNESCO llevó a cabo numerosas reuniones
intergubernamentales, estudios y propuestas que convirtieron a
la cultura en uno de los ejes prioritarios dentro del nuevo modelo
de desarrollo. Señalaremos algunos de estos hitos en torno a cul-
tura y desarrollo de la labor de UNESCO:

1) DECLARACIÓN SOBRE LOS PRINCIPIOS DE COOPERACIÓN


CULTURAL INTERNACIONAL (UNESCO, 1966).16

El aporte más significativo de esta Declaración fue, sin lugar


a dudas, la defensa de la igual dignidad de todas las culturas que
el papel del patrimonio dentro de la cohesión social, así como realiza desde su Artículo primero:17
ampliando la visión cultural y su vinculación con las acciones de Artículo primero
desarrollo. Las políticas culturales comienzan así poco a poco a 1. Toda cultura tiene una dignidad y un valor que deben
perfilarse como elemento transversal y como agente activo den- ser respetados y protegidos.
tro del propio proceso de desarrollo y no como mero accesorio. 2. Todo pueblo tiene el derecho y el deber de desarrollar
En esta trayectoria la propia UNESCO señala cuatro etapas su cultura.
en la evolución que el término cultura ha conocido en las últimas 3. En su fecunda variedad, en su diversidad y por la in-
décadas del siglo XX y principios del XXI:15 fluencia recíproca que ejercen unas sobre otras, todas
1. Años 50 y 60: se da la ampliación del concepto de cultura las culturas forman parte del patrimonio común de la
desde una definición más ligada a la producción artística humanidad.
hasta el concepto de la identidad cultural. Durante este pe- Esta Declaración manifestó ya ideas que luego tendrían una
riodo, UNESCO defiende las culturas en respuesta a situa- amplia repercusión en todo el trabajo internacional en materia
ciones concretas como la descolonización, reconociendo la de cultura: ‘desarrollo de la cultura’, ‘diversidad cultural’, ‘pa-
igualdad de todas las culturas. trimonio común de la humanidad’, etc. Asimismo, ofrece una
2. Años 70 y 80: toma de conciencia de la unión vital entre primera definición de cooperación cultural internacional, que se
cultura y desarrollo, que se tomará como base de la coo­ establece como «un derecho y un deber de todos los pueblos y
peración internacional y la solidaridad con los países en de- de todas las naciones, los cuales deben compartir su saber y sus
sarrollo desde UNESCO. conocimientos» (Artículo V). El Artículo XI, que cierra la Declara-
3. Años 80 y 90: toma de conciencia sobre las aspiraciones y ción, afirma que la aplicación de todos los principios contenidos
bases culturales en la construcción de democracias. Trabaja en la Declaración deberá basarse en «el respeto de los derechos
sobre la exclusión y discriminación de minorías, pueblos au- humanos y las libertades fundamentales», idea ésta sobre la que
tóctonos y poblaciones inmigrantes. existirán en las siguientes décadas numerosos debates.
4. Años 90 y 2000: se orienta hacia la puesta en valor del diá-
logo de culturas y civilizaciones en su riqueza, designada 2) PRIMERA CONFERENCIA INTERGUBERNAMENTAL SO-
como patrimonio común de la humanidad por la Declara- BRE LOS ASPECTOS INSTITUCIONALES, ADMINISTRATIVOS
ción Universal de la UNESCO sobre la diversidad cultural. Y FINANCIEROS DE LAS POLÍTICAS CULTURALES (UNESCO,
Señala, además, la doble vertiente de la diversidad: la prime- 1970).18
ra se basa en asegurar una interacción armoniosa de las di-
versas identidades culturales, variadas y dinámicas; mientras La Conferencia Intergubernamental se celebró en 1970 en
que la otra vertiente, aboga por la defensa de la diversidad Venecia con el objetivo de «estudiar los medios de contribuir

15 10 clés pour la Convention sur la protection et la promotion de la diversité des expressions culturelles, UNESCO, pp.2-3.
16 Declaración
 de los Principios de la Cooperación Cultural Internacional (UNESCO, 4 noviembre, 1966).
http://portal.unesco.org/es/ev.php-URL_ID=13147&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html
17 Ver “La posición de la UNESCO” (p.91-96) en Prieto de Pedro, Jesús; Cultura, Culturas y Constitución, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Madrid, 2006.

18 Primera Conferencia Intergubernamental sobre los aspectos institucionales, administrativos y financieros de las políticas culturales (UNESCO, Venecia, 1970).

http://unesdoc.unesco.org/images/0009/000928/092837SB.pdf

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

08
Foto: UNESCO - A. Sellanes

al desarrollo cultural», siendo ésta, según la propia UNESCO, la lenguaje propio del contexto histórico de 1970 y el proceso de des-
primera conferencia intergubernamental organizada únicamente colonización, y hoy ya no se emplean, se muestra ya la importancia
en torno a la cultura por este organismo. Se planteó y discutió de las expresiones culturales locales como factor de desarrollo
la noción de ‘desarrollo cultural’ y de la ‘dimensión cultural del La Conferencia intentó también generar una definición de
desarrollo’. cultura, ya que veía necesario huir de las visiones elitistas que ha-
El documento de Informe Final presenta las conclusiones rea- bían envuelto a menudo este término: «Es necesario estimular la
lizadas sobre la inclusión de la cultura en las acciones públicas de participación de grandes capas de la población en las actividades
desarrollo. Parte de la base de que «el público se está dando cada culturales y sustituir así, una cultura de minorías, importada y ex-
vez más cuenta de la necesidad de proteger los valores cultura- tranjera, por una cultura genuinamente popular y nacional, basa-
les y de estimular las actividades culturales». Y entiende que en da en formas nacionales de expresión». Reafirma esta idea cuando
esta labor, ‘dejar hacer’ no es suficiente para garantizar la plena asegura que «la cultura no es simplemente un adorno sino una
realización de las necesidades culturales, por lo que señala que parte integral de la vida social».
puesto que «a primera vista, las necesidades culturales pueden no Asimismo, señaló ya algunos de los ámbitos que luego han
parecer tan evidentes y urgentes como algunas otras, tales como sido tomados como base en la inclusión de la perspectiva cultural,
la sanidad, la educación o el bienestar social, (…) es necesario que como puede ser el papel de los medios de comunicación y la cultu-
los gobiernos y otras autoridades públicas acepten una clara res- ra, o la participación de la juventud en la creatividad cultural.
ponsabilidad con respecto a la cultura y formulen políticas a largo A partir de esta conferencia, se sucedieron Conferencias regio-
plazo». nales: Conferencia Intergubernamental sobre las Políticas Cultu-
Es destacable que ya en 1970 se lanzaban algunas de las ideas rales en Europa (Helsinki, 1972); Conferencia Intergubernamental
que siguen aún vigentes hoy, 40 años después, como cuando afir- sobre las Políticas Culturales en Asia (Indonesia, 1973); Conferen-
ma que «Debe ampliarse la ayuda internacional (…) a fin de incluir cia Intergubernamental sobre las Políticas Culturales en África (Ac-
(…) el fomento de la cultura y la conservación del patrimonio cul- cra, 1975); y la Conferencia Intergubernamental sobre las Políticas
tural, tanto espiritual como material». Culturales en América Latina y el Caribe (Bogotá, 1978), que fue-
En otro de los puntos de este Informe General leemos: «se ron profundizando en las dimensiones de la cooperación.
reconoce cada más que el adelanto cultural es un componente
esencial del progreso económico y social. El establecimiento de la 3) CONFERENCIA MUNDIAL SOBRE LAS POLÍTICAS CULTURALES /
identidad nacional mediante la acción cultural puede incluso con- MONDIACULT (UNESCO, 1982).19
siderarse como un requisito previo del progreso social y económi-
co». Esta idea de la necesidad de contar con un desarrollo cultural La Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales - MON-
para poder hablar de desarrollo humano integral transversaliza DIACULT, tuvo lugar en México DF entre el 26 de julio y el 6 agosto
los trabajos realizados en este ámbito en las siguientes décadas. de 1982, y sentó las bases de trabajo en materia de políticas cultu-
Aunque términos incluidos en este documento, como ‘identidad rales que rigieron varias de las actuaciones de organismos interna-
nacional’ o ‘formas nacionales de expresión’, atienden más a un cionales y de gobiernos estatales en los siguientes años.

19 Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales – MONDIACULT – México (1982). http://unesdoc.unesco.org/images/0005/000546/054668MB.pdf

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

09
En la Declaración de México, se establece el vínculo irrevocable La Conferencia y su Declaración pueden considerarse deter-
entre cultura y desarrollo: «sólo puede asegurarse un desarrollo minantes en el trabajo que nos ocupa, ya que fijaron las bases de
equilibrado mediante la integración de los factores culturales en la relación entre cultura y desarrollo: por un lado, presentó la ya
las estrategias para alcanzarlo». mencionada definición de cultura, como un concepto abarcador y
En su Preámbulo, acomete la labor de establecer una defini- amplio de la misma, que incluye no sólo los aspectos tradicional-
ción de cultura, que como habíamos visto era ya una cuestión que mente ligados a la misma, sino también los modos de vida o los
se había intentado trabajar en anteriores conferencias. Esta defini- derechos fundamentales del ser humano. Estableció varias ideas
ción ha sido ampliamente aceptada y es adoptada por UNESCO, ligadas a la inclusión de la cultura en el desarrollo, como queda
empleándose hasta hoy en día: de manifiesto en los apartados de la Declaración, entre los que
A) En su sentido más amplio, la cultura puede considerarse ac- señalamos algunos a continuación:
tualmente como el conjunto de los rasgos distintivos, espirituales • IDENTIDAD CULTURAL: reafirma que toda cultura es «un con-
y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una so- junto de valores único» y que «la identidad cultural contribu-
ciedad o un grupo social. Ella engloba, además de las artes y las ye a la liberación de los pueblos». Considera la identidad cul-
letras, los modos de vida, los derechos fundamentales al ser huma- tural como riqueza que fomenta el relacionamiento humano;
no, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias. la cultura es diálogo y se agota y muere en el aislamiento.
B) La cultura da al ser humano la capacidad de reflexionar sobre sí • DIMENSIÓN CULTURAL DEL DESARROLLO: la cultura se toma
mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente hu- como dimensión fundamental del proceso de desarrollo. Sólo
manos, racionales, críticos y éticamente comprometidos. A través puede asegurarse un desarrollo equilibrado mediante la in-
de ella discernimos los valores y efectuamos opciones. A través tegración de los factores culturales en las estrategias para
de ella el ser humano expresa, toma conciencia de sí mismo, se alcanzarlo.
reconoce como un proyecto inacabado, pone en cuestión sus pro- • CULTURA Y DEMOCRACIA: señala el Artículo 27 de la De-
pias realizaciones, busca incansablemente nuevas significaciones, claración Universal de Derechos Humanos que afirma que
y crea obras que lo trascienden. «toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en
En esta misma Conferencia se tomó al desarrollo como la vida cultural de la comunidad (…)», para subrayar que la
«proceso complejo, global y multidimensional que transciende cultura es de todas las personas de la comunidad, huyendo
el simple crecimiento económico para incorporar todas las di- del elitismo que en algunos casos había definido a ésta y de-
mensiones de la vida y todas las energías de la comunidad, cuyos fendiendo el término ‘democracia cultural’. Destaca que para
miembros están llamados a contribuir y a esperar compartir los garantizar la participación de todos los individuos en la vida
beneficios». La cuestión de la dimensión colectiva de la cultura cultural tienen que eliminarse las desigualdades de origen,
queda por tanto subrayada, cuestión sobre la que luego trabaja- nacionalidad, edad, lengua, sexo, pertenencia a grupos mi-
rán también los procesos de clarificación internacional en torno noritarios, etc.
a los derechos culturales. • PATRIMONIO CULTURAL: su concepción de patrimonio abar-
ca tanto lo material como lo inmaterial. Todo pueblo tiene
el derecho y el deber de defender y preservar su patrimonio
Foto: UNESCO
cultural.
• COOPERACIÓN CULTURAL INTERNACIONAL: defiende la ne-
cesidad de compartir los conocimientos culturales por medio
del intercambio, que favorece la difusión de la creatividad.
Esta cooperación se fundará en el respeto a la identidad cul-
tural y en el valor de cada cultura, sin posibilidades de subor-
dinación o asimilación cultural.

4) DECENIO MUNDIAL PARA EL DESARROLLO CULTURAL


(UNESCO, 1988-1997).20

A sugerencia de la Conferencia Mundial MONDIACULT de


1982, la Conferencia General de la UNESCO aprobó la procla-
mación del Decenio Mundial para el Desarrollo Cultural (1988-
1997). El Programa de Acción de este Decenio respondía a una
doble preocupación: «por una parte, la preocupación de aten-
der más a la dimensión cultural en los procesos de desarrollo y,
por otro, la de estimular las aptitudes creadoras y la vida cultu-

20 Decenio Mundial para el Desarrollo Cultural, 1988-1997. Programa de Acción. http://unesdoc.unesco.org/images/0008/000852/085291sb.pdf

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

10
ral en su conjunto». Este Decenio sirvió, por tanto, para llamar
la atención a nivel internacional sobre la necesidad de tener en
cuenta los aspectos culturales del desarrollo. Los cuatro objeti-
vos fijados para el Decenio eran:
1. Tener en cuenta la dimensión cultural del desarrollo: «el
reconocimiento de la dimensión cultural del desarrollo
provendrá del reconocimiento de los aspectos culturales
de todas las actividades vinculadas con el desarrollo eco-
nómico, social, científico y técnico».
2. Afirmar y enriquecer las identidades culturales: las orien-
taciones en este objetivo tendían a una protección y re-
valorización del patrimonio, pero huyendo de una visión
puramente conservadora, sino incidiendo en procesos de
dinamismo de estos bienes patrimoniales; señala también
la necesidad de estimular la creatividad.
3. Ampliar la participación en la vida cultural: entiende que la incorporación de perspectivas culturales a las estrategias de
es preciso primero garantizar el acceso a la vida cultural, desarrollo.
para posteriormente estimular la participación. Ambos, El Informe ‘Nuestra Diversidad Creativa’, dotó de elementos
acceso y participación, son necesarios para el verdadero clave para el análisis de la cultura en relación con el desarrollo:
desarrollo cultural: se precisa la existencia de condiciones la relación entre cultura y género, la creatividad, el patrimonio
favorables al ejercicio efectivo de los derechos culturales. cultural al servicio del desarrollo, el papel de los jóvenes y el
4. Promover la cooperación cultural internacional: «la cultura pluralismo. Cabe destacar la importante labor de identificación
puede desempeñar un papel determinante en el estable- de la inevitable relación entre género y cultura, y la necesidad
cimiento de las relaciones más equilibradas entre los Esta- de tener en consideración de forma primordial los derechos de
dos», analizando los fundamentos culturales de un nuevo las mujeres en los trabajos de cultura y desarrollo.
equilibrio de las relaciones entre las diferentes regiones del La Comisión hizo un importante esfuerzo en resaltar la im-
mundo. portancia de las políticas públicas en lo relativo a la cultura.
Era preciso «repensar las políticas culturales». «Necesitamos
5) NUESTRA DIVERSIDAD CREATIVA. INFORME DE LA COMI- encontrar nuevas formas de mantener cohesionadas a socie-
SIÓN MUNDIAL DE CULTURA Y DESARROLLO, dirigida por Ja- dad multiétnicas y multiculturales, utilizando el pluralismo de
vier Pérez de Cuellar (UNESCO, 1996).21 formas nuevas y diferentes:
1. Implica nuevas formas de estimular la creatividad.
«Un desarrollo disociado de su contexto humano y cultural 2. Implica nuevas formas de utilizar los medios de comunica-
es un crecimiento sin alma».
Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo Foto: UNESCO – N. Burke

En el Decenio Mundial para el Desarrollo Cultural, se es-


tablece la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo, impul-
sada por UNESCO y compuesta por numerosos expertos in-
ternacionales, coordinados por Javier Pérez de Cuellar, quien
afirmó que: «las iniciativas de desarrollo habían fracasado con
frecuencia porque en muchos proyectos de desarrollo se había
subestimado la importancia del factor humano, la compleja
trama de relaciones y creencias, valores y motivaciones que es
el corazón de una cultura».
«Hacía falta repensar el proceso mismo de desarrollo»22,
por lo que la Comisión comenzó su trabajo en 1993. Con la
aparición del concepto de desarrollo humano del PNUD, la cul-
tura quedaba seguramente implícita en la nueva noción, pero
en realidad no se incorporaba de manera explícita. El siguiente
paso en la reconceptualización del desarrollo debía consistir en

21 Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales – MONDIACULT – México (1982). http://unesdoc.unesco.org/images/0005/000546/054668MB.pdf
22 Pérez de Cuellar (dir); Nuestra diversidad creativa. Informe de la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo, UNESCO, México, 1996.

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

11
Foto: Natalia Uribe
Pese a que actualmente algunos de los enfoques del tra-
bajo ‘Nuestra Diversidad Creativa’ puedan estar superados, se
reconoce aún hoy la importancia que este estudio tuvo en la
generación de conocimiento hacia una incorporación real de la
cultura en el desarrollo.

6) DECLARACIÓN UNIVERSAL SOBRE LA DIVERSIDAD CULTU-


RAL (UNESCO, 2001).23

Este documento internacional fue pionero en promover


la diversidad cultural como patrimonio de la humanidad e
identificó la diversidad cultural como factor de desarrollo, por
medio de su Artículo 3: «La diversidad cultural amplía las po-
sibilidades de elección que se brindan a todos; es una de las
fuentes del desarrollo, entendido no solamente en términos
de crecimiento económico, sino también como medio de ac-
ción para reducir la brecha informativa. ceso a una existencia intelectual, afectiva, moral y espiritual
3. Implica adoptar una perspectiva de género. satisfactoria». En palabras de la actual Directora General de la
4. Implica dar mayor papel a la juventud. UNESCO, Irina Bokova, este texto «prolonga la Declaración de
5. Implica un mejor entendimiento de las dimensiones cultu- los Derechos Humanos» de 1948.24
rales de la gestión del medio ambiente». Esta Declaración fue una importante llamada de aten-
El Informe fue también claro al afirmar ya entonces la cues- ción en la comunidad internacional y orientó a los Estados
tión de los indicadores culturales que, hoy, más de una década Miembros a «profundizar en el debate internacional sobre los
después, sigue siendo motivo de controversia en la comuni- problemas relativos a la diversidad cultural, especialmente los
dad internacional: «Se precisan indicadores culturales cuidado- que se refieren a sus vínculos con el desarrollo». No sólo los
samente diseñados, que sirvan como estándares o puntos de Estados eran identificados como actores clave en la diversidad
referencia con los que podamos medir los resultados de las ac- cultural, sino que, además, instaba a «lograr que los diferen-
ciones en materia cultural. Se debe elaborar un rango nuevo de tes sectores de la sociedad civil colaboren estrechamente en la
indicadores de la dimensión cultural». definición de políticas públicas de salvaguardia y promoción
Otro de los ámbitos que mencionó el Informe fue la cuestión de la diversidad cultural».
de la diversidad lingüística, calificando a las lenguas como re- Siguiendo a Bokova, la importancia de este texto radica,
servas del conocimiento. «La desaparición de una lengua es un entre otras cuestiones, en que «postula que los bienes y los
agotamiento de nuestros recursos como lo es la extinción de una servicios culturales no son mercancías como otras, ya que son
planta o especie animal. La pérdida de cualquier lengua repre- portadoras de identidad, de valores y de sentido».
senta un empobrecimiento de las reservas del conocimiento y de Sin embargo, no podemos olvidar que esta Declaración
las herramientas para la comunicación intra e intercultural». era sólo un compromiso político moral (no vinculante jurídi-
Sirvió para señalar que se debía reformular el significado camente). Según Carámbula: «los procesos u objetivos de esa
de ‘patrimonio cultural’, huyendo del enfoque elitista de pre- magnitud no se garantizan solamente con declaraciones y
servación y conservación. «En los países industrializados occi- convenciones»,25 por muy importantes que estos sean, a nues-
dentales, la conservación del patrimonio cultural se centra en lo tro entender. En otra obra del mismo autor26 vemos acentuada
espectacular y monumental: sitios arqueológicos, monumentos esta idea: «una Declaración, como las normas de derecho o
arquitectónicos, etc. Además, se exhiben fuera de contexto y en el acuerdo entre personas, no garantiza de por sí los resulta-
vitrinas cerradas, a menudo de colecciones privadas. La visión dos esperados». Pero sí que da cierta importancia a este ins-
de patrimonio es sesgada hacia la elite y lo masculino: reciben trumento cuando afirma que «no es lo mismo contar con un
atención y respeto lo monumental y no lo doméstico, lo literario documento firmado en torno a principios, que no tenerlo»,
y no lo oral, lo ceremonial y no lo cotidiano, lo sagrado en vez solicitando que los Estados efectivamente hagan suyo este do-
de lo profano». cumento internacional.

23 Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural http://unesdoc.unesco.org/images/0012/001271/127160m.pdf


24 Discurso
 de I. Bokova, con motivo del Forum ‘Las estrategias culturales para un nuevo mundo’, Avignon, 20 noviembre 2009. http://unesdoc.unesco.org/
images/0018/001860/186086f.pdf
25 En Carbó Ribugent, Gemma (coordinadora); La cultura, estrategia de cooperación al desarrollo, Documenta Universitaria, Girona, 2008.
26 Carámbula,
 Gonzalo; ‘La diversidad cultural ante la otra violencia. Algunos casos de la gestión cultural pública de Montevideo’, en Moneta, Carlos (ed.); El jardín de
los senderos que se encuentran: Políticas públicas y diversidad cultural en el MERCOSUR, UNESCO Uruguay, 2006.

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

12
7) CONVENCIÓN SOBRE LA PROTECCIÓN Y LA PROMO- ra vez en un tratado internacional, la salvaguardia de la diversidad
CIÓN DE LA DIVERSIDAD DE LAS EXPRESIONES CULTURALES cultural como un gran principio jurídico. Frente a la Declaración
(UNESCO, 2005). 2001, que sólo es un compromiso político moral, la Convención
implica un compromiso más fuerte; tiene la forma de un tratado
La propia Directora General de UNESCO afirmaba que internacional.
«UNESCO estimó necesario ir más allá de la Declaración de 2001 Una de las cuestiones más relevantes de esta Convención es
y adoptar un texto jurídico vinculante». En 2005 UNESCO dio un el significado de ‘protección’: para UNESCO hasta ese momento
paso más con la aprobación de la Convención sobre la Protec- ‘protección’ incluía las medidas para la preservación, salvaguarda
ción y la Promoción de la Diversidad de las Expresiones Cultura- y la puesta en valor. Pero en este caso, con la palabra ‘promoción’,
les, que entró en vigor el 18 de marzo de 2007, tras ser ratificada la Convención invita a la regeneración perpetua de las expresio-
por 30 Estados Miembros. Expresiones Culturales, «las diferen- nes culturales, con el fin de luchar contra la musealización, fol-
tes manifestaciones de la creatividad de los individuos y de los clorización o cosificación. A partir de este momento el binomio
grupos sociales. Estas manifestaciones incluyen las expresiones protección-promoción, binomio que nos remite a la importancia
transmitidas por medio de las palabras (literatura, cuentos…), de las políticas culturales, se hace indisociable.
el sonido (música…), imágenes (fotos, películas…), en cualquier Atendiendo a la cuestión de la adaptación del binomio cultu-
soporte (impresos, audiovisuales, digitales, etc.), acción (danza, ra y desarrollo a las acciones de cooperación internacional, es de
teatro…) u objeto (escultura, cuadros…).» destacar que la Convención dedica los artículos 12 al 18 a la co-
Según la propia UNESCO28 el objetivo de este instrumento operación internacional, redactados con un alto, aunque desigual,
normativo es la protección y promoción de la diversidad de las detalle. Este bloque de artículos es uno de los más novedosos de
expresiones culturales. Siendo estos los objetivos específicos del la Convención, según Martinell y Prieto de Pedro, lo que identifica
texto: la importancia que la cooperación internacional puede tener en la
• Crear las condiciones que permitan a las culturas expan- promoción de la relación entre cultura y desarrollo:
dirse e interactuar libremente de manera que se puedan • Art. 12. La promoción de la cooperación internacional.
enriquecer mutuamente. • Art. 13. La integración de la cultura en el desarrollo sos-
• Reconocer la naturaleza específica de estas actividades, bie- tenible.
nes y servicios culturales, por ser portadores de identidad, • Art. 14. La cooperación para el desarrollo.
de valores y de sentido. • Art. 15. Las modalidades de colaboración.
• Redefinir nuevas modalidades de cooperación internacional. • Art. 16. El trato preferente a los países en desarrollo.
La Convención, según UNESCO29, no recoge todos los as- • Art. 17. La cooperación internacional en situaciones de
pectos de la diversidad cultural (sí estaban sin embargo en la grave peligro para las expresiones culturales.
Declaración), sino que se fija más en campos precisos, que son, • Art. 18. El Fondo Internacional para la Diversidad Cul-
por un lado, la necesidad de reconocer que los bienes y servicios tural.
culturales son portadores de identidad, de valor y de sentido, y A su vez, dota de un amplio trabajo de definición, al clarificar
no pueden ser considerados como mercancías o bienes de con- algunos conceptos, entre los que apuntamos:
sumo como otros cualquiera; por otra parte, la necesidad por • Cooperación internacional: todo tipo de actividades rea-
parte de los Estados de tomar medidas para proteger y promover lizadas conjunta y coordinadamente con el objetivo de
la diversidad de las expresiones culturales. Finalmente, la necesi- la promoción de la diversidad cultural por dos o más Es-
dad de redefinir la cooperación internacional, para llegar a verla tados soberanos y por organizaciones internacionales y
como diálogo permanente. otros actores. La cooperación cultural internacional apa-
Siguiendo a los autores Jesús Prieto de Pedro y Alfons Mar- rece concebida como instrumento general utilizable por
tinell30, la Convención tuvo una inusual pronta ratificación y en- cualquier país.
trada en vigor, que demuestra el amplio consenso social a través • Cooperación para el desarrollo: aparece vinculada a de-
de las redes y coaliciones e interés político que despertaba esta terminados valores: la sustentabilidad, la reducción de la
cuestión. Según los autores «estos indicios hacen pensar que la pobreza y los Objetivos del Milenio.
Convención es un texto llamado a disfrutar de un alto significado • Cooperación en situaciones especiales de riesgo para las
histórico». Este texto, al igual que el anterior de la Declaración, expresiones culturales: obligaciones de asistencia mutua.
merece el innegable valor político de situar la diversidad en las En su análisis de la Convención, Prieto de Pedro y Martinell
prioridades de la agenda política mundial. Consagra, por prime- señalan tres ideas-fuerza:

27 Convención sobre la Protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales: http://unesdoc.unesco.org/images/0015/001508/150824s.pdf


28 10 clés pour la Convention sur la protection et la promotion de la diversité des expressions culturelles, UNESCO.
29 UNESCO, Íbidem.

30 Este
 apartado contiene numerosas ideas y aportes del trabajo de Prieto de Pedro y Martinell en Carbó Ribugent, Gemma (coordinadora); La cultura, estrategia de
cooperación al desarrollo, Documenta Universitaria, Girona, 2008.

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

13
• La primera idea-fuerza es la afirmación de la diversidad
cultural como patrimonio común de la humanidad;
diversidad como una «característica esencial de la hu-
manidad». La diversidad cultural deja de ser concebida
como un asunto interno y exclusivo de los estados o
de los grupos y comunidades, para ser afirmada como
algo de interés de la humanidad entera. Se hace un
concepto universal y se manifiesta como un bien públi-
co mundial generador de derechos y obligaciones que
atañen a toda la comunidad humana.
• Segunda idea-fuerza: se sitúa en la estrecha vinculación
entre diversidad cultural y los valores democráticos y los
derechos fundamentales. (Ver artículo 2 y Preámbulo).
• Tercera idea-fuerza: principio de igual dignidad y respeto
de todas las culturas (sus antecedentes se sitúan en la
Declaración de UNESCO de 1966, ya tratada en este tra-
bajo). Siendo los países desiguales desde el punto de vista • Informe ‘Invertir en la diversidad cultural y el diálogo
socioeconómico, sin embargo, la cooperación cultural, se intercultural’, 2009.31 UNESCO presentó en octubre de
convierte en un factor de equilibrio y facilitación de las 2009 este Informe Mundial, que aspira a convertirse en un
relaciones entre los pueblos, señalando la enorme ventaja elemento de referencia en el ámbito de la diversidad cultu-
comparativa de la cooperación cultural en este aspecto. ral. Reducida con demasiada frecuencia a la mera protec-
Por último, no podemos olvidar la importancia fundamen- ción del patrimonio en peligro, la diversidad cultural no sólo
tal de la dimensión cultural y la diversidad cultural y su valor guarda una relación íntima con el fomento de las compe-
estratégico para el desarrollo que enfatiza la Convención en tencias interculturales, la búsqueda de un antídoto contra
diversos puntos de su articulado, al definirla como «condición el ‘ensimismamiento identitario’, la prospección de nuevas
esencial para el desarrollo sostenible» (Art. 2); o al afirmar desde formas de gobernanza y la promoción del ejercicio efectivo
su Preámbulo que «la cultura como elemento estratégico a las de los derechos humanos universalmente reconocidos, sino
políticas de desarrollo nacionales e internacionales» (Preámbulo) que además constituye un medio para reducir los desequili-
y la cultura como «uno de los motores del desarrollo sostenible brios en el comercio mundial de la creación.
de las comunidades, los pueblos y las naciones» (Preámbulo). • Simposio ‘Cultura y desarrollo: ¿una respuesta a los
desafíos del futuro?’ (París, 10 de octubre de 2009)32:
8) OTROS HITOS E INSTRUMENTOS DE UNESCO. UNESCO y AECID organizaron este Simposio con el objeti-
vo de reactivar el debate intelectual sobre el componente
Además de las conferencias, publicaciones y normativas ‘cultura’, como una de las nuevas claves para un desarrollo
internacionales anteriormente expuestas, UNESCO emplea y sostenible y equitativo.
convoca numerosas instancias para seguir promocionando la • Congreso ‘La gestión del riesgo en el financiamiento
profundización del binomio cultura y desarrollo. A continuación, de la cultura’ (París, 16 y 17 de mayo de 2010):33 Como
simplemente señalaremos algunas de las acciones más destaca- parte de su compromiso con el estudio y la promoción de la
das en los últimos años: relación entre la cultura y el desarrollo, UNESCO organizará
• Año Internacional de los Idiomas -2008: Bajo el lema ‘Los idio- un simposio de dos días para analizar y afrontar la percep-
mas cuentan’, el Año Internacional de los Idiomas señaló que: ‘Le- ción del riesgo cuando se financian los sectores culturales y
jos de constituir un ámbito reservado al análisis de los expertos, las creativos de las economías en desarrollo. A pesar de que la
lenguas son la médula de toda vida social, económica y cultural’. cultura tiene un gran potencial para el desarrollo socio-eco-
• Año Internacional del Acercamiento de las Culturas nómico y la reducción de la pobreza, continúa marginada
- 2010: En 2010 se celebra este año que tiene como su en los programas y políticas de desarrollo. Es más, el sector
principal meta poner de relieve los efectos beneficiosos de sufre de una falta de acceso a la financiación, especialmen-
la diversidad cultural, reconociendo la importancia de los te en los países en desarrollo, bajo la percepción, muchas
préstamos, transferencias e intercambios entre culturas gra- veces basada en falsas premisas, de que estas inversiones
cias a un dialogo implícito o explícito. son más propensas al riesgo.

31 Informe Mundial de la UNESCO. Invertir en la diversidad cultural y el diálogo intercultural, UNESCO, 2009. http://unesdoc.unesco.org/images/0018/001847/184755s.pdf

32 “Cultura y desarrollo: ¿una respuesta a los desafíos del futuro?” (París, 10 de octubre de 2009) http://unesdoc.unesco.org/images/0018/001876/187629s.pdf

33 “La gestión del riesgo en el financiamiento de la cultura” (París, 16 y 17 de mayo de 2010) http://portal.unesco.org/culture/en/ev.php-URL_ID=40601&URL_DO=DO_
TOPIC&URL_SECTION=201.html

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

14
Efectivamente, el desarrollo humano, como ya hemos vis-
to, se basa en ampliar las opciones de la gente, es decir, per-
04. Otras agencias de Naciones Unidas mitir que las personas elijan el tipo de vida que quieren llevar,
pero también de brindarle tanto las herramientas como las
Como afirmábamos, UNESCO fue la pionera en esta te- oportunidades para que puedan tomar tal decisión. Sin pre-
mática, pero otras agencias del Sistema de Naciones Unidas tender la sustitución de las prioridades tradicionales, el PNUD
también se hicieron eco de esta cuestión. En 2004, el PNUD fomenta la inclusión de la libertad cultural en sus estrategias
(Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo) dedicó su de desarrollo, en un intento de complementar y fortalecer las
Informe sobre Desarrollo Humano anual a ‘La libertad cultural prioridades básicas. «Muchos consideran que permitir el de-
en el mundo diverso de hoy’. Con la colaboración de expertos sarrollo de la diversidad puede ser beneficioso en teoría, pero
internacionales, este Informe dio así un paso más, incluyendo en la práctica podría debilitar al Estado, causar conflictos y
la libertad cultural en el marco del desarrollo. Comentaremos retardar el desarrollo».
también uno de los Informes donde UNFPA ha tratado esta «La libertad cultural constituye una parte fundamental del
cuestión. desarrollo humano puesto que, para vivir una vida plena, es
importante poder elegir la identidad propia -lo que uno es-
sin perder el respeto por los demás o verse excluido de otras
alternativas». La cuestión identitaria es, pues, una de las cues-
tiones que este Informe trabaja de manera directa.
Este Informe incide también sobre la cuestión de la rique-
za cultural, al afirmar que «la cara menos recordada del tema
del desarrollo es que los países en desarrollo suelen contar con
tradiciones culturales más ricas y diversas que sus contrapar-
tes más desarrolladas del Norte».
Señala que debemos alejarnos de la concepción de que
las cuestiones culturales sólo atañen a minorías o a Estados
con numerosas y variadas identidades: «el desafío de hacer-
se cargo de la diversidad y respetar las identidades culturales
no es sólo de algunos ‘estados multiétnicos’ pues casi ningún
país es completamente homogéneo. Hoy todos los países son
multiculturales». Esta cuestión también es más real con las
migraciones internacionales, asunto que el PNUD trató poste-
PNUD, 2004, Informe de Desarrollo Humano, La riormente en su Informe de 2009, en su Informe ‘Superando
libertad cultural en el mundo diverso de hoy 34 barreras: movilidad y desarrollo humano’.
El Informe se propone derrumbar mitos: «las políticas
«Hacerle frente a la diversidad cultural es uno de los que reconocen las identidades culturales y favorecen la di-
principales desafíos de nuestro tiempo». versidad no originan fragmentación, conflictos, prácticas
IDH 2004, PNUD autoritarias ni reducen el ritmo del desarrollo». Estas ideas
no siempre fueron acogidas con satisfacción por toda la
Desde el Prefacio, este Informe intenta romper con la ex- comunidad internacional (no podemos olvidar cómo a me-
tendida idea de que las culturas pueden llegar a ser incluso nudo la cuestión identitaria se ha utilizado como motivo de
un impedimento para el desarrollo de los pueblos y muestra conflicto por la política internacional).
elementos para incluir la perspectiva cultural en las políticas El argumento central de este Informe es que las socieda-
de desarrollo. Según el documento, «si el mundo desea lograr des deben acoger y no reprimir estas identidades múltiples y
los Objetivos de Desarrollo del Milenio y erradicar definitiva- complementarias. El desafío que enfrentan los legisladores del
mente la pobreza, primero debe enfrentar con éxito el desa- siglo XXI es ampliar las opciones de la gente, de manera de
fío de construir sociedades inclusivas y diversas en términos que ésta no tenga que renunciar a aspectos de su identidad
culturales; esto no sólo es necesario para que los países pue- para acceder al completo espectro de oportunidades sociales
dan dedicarse a otras prioridades, tales como el crecimiento y económicas, así como profundizando en la eliminación de la
económico y la prestación de servicios de salud y educación exclusión cultural hacia minorías.
para todos los ciudadanos, sino porque permitir la expresión Así, rompe con tres mitos extendidos:
cultural plena de toda la gente es en sí un importante objetivo 1. Algunas culturas tienen mayores posibilidades de de-
del desarrollo». sarrollo que otras.

34 PNUD, 2004, Informe de Desarrollo Humano, La libertad cultural en el mundo diverso de hoy http://hdr.undp.org/en/media/hdr04_sp_complete1.pdf

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

15
Foto: UNESCO – V. Gudac
En el intenso debate entre tradición y desarrollo humano
(también abordado actualmente en procesos de clarificación
internacional de los derechos culturales), el Informe señala
que «la posición extrema de conservar la tradición a cualquier
costo puede frenar el desarrollo humano. Es mucho lo que se
puede rescatar de los valores y prácticas tradicionales y mucho
lo que está en consonancia con los valores universales en ma-
teria de derechos humanos».

Definiciones
Pero, ¿qué es la libertad cultural? Según este Informe, la
libertad cultural consiste en ampliar las opciones individuales y
no en preservar valores ni prácticas como un fin en sí con una
lealtad ciega hacia las tradiciones. La cultura no es conjunto
estático de valores y prácticas: se recrea constantemente en la
medida en que las personas cuestionan, adaptan y redefinen
sus valores y prácticas ante el cambio de la realidad y el inter-
cambio de ideas.
Por tanto, señala con énfasis que no se debe confundir la
libertad cultural ni el respeto por la diversidad con la defensa
de la tradición. La libertad cultural es que la gente pueda vivir
y ser aquello que escoge y contar, además, con la posibilidad
adecuada de optar también por otras alternativas.
Este trabajo desestimó también aquellas corrientes ideo-
lógicas que afirman que los países étnicamente diversos son
2. La diversidad cultural conduce inevitablemente a menos capaces de desarrollarse, manifestando que no existen
choques en torno a valores. indicios de una relación clara, positiva o negativa, entre diver-
3. La diversidad cultural es un obstáculo para el de- sidad cultural y desarrollo.
sarrollo. La libertad cultural implica permitir a las personas la liber-
Según el PNUD, «no existe una relación clara entre cultura tad de escoger sus identidades -y de llevar la vida que valoran-
y desarrollo. La idea de que la cultura de un grupo incide en sin ser excluidas de otras alternativas que les son importantes
su desarrollo resulta muy atractiva a nivel intuitivo y permite (como las correspondientes a la educación, la salud o las opor-
convertir los estereotipos culturales en explicaciones del esta- tunidades de empleo).
do del mundo», rompiendo así con el determinismo cultural El informe señala que para expandir las tan necesarias po-
tan extendido entre algunos sectores. líticas multiculturales, los Estados deben reconocer las dife-
De la mano de Amartya Sen, uno de sus co-autores, se rencias culturales en sus constituciones, leyes e instituciones.
trabaja en el Informe la cuestión de las identidades múltiples Además, necesitan formular políticas que garanticen que los
complementarias: «La identidad no es una dinámica excluyen- grupos mayoritarios o dominantes no ignorarán ni anularán
te. Para los individuos es importante tener sentido de identi- los intereses de grupos específicos, sean éstos minorías o bien
dad y pertenencia a un grupo en que se compartan valores y mayorías históricamente marginadas.
otros vínculos culturales. Pero cada individuo se puede iden- Respecto a las lenguas, el Informe afirma que la fuente
tificar con varios grupos distintos. Las personas poseen una más frecuente de exclusión generalizada incluso en democra-
identidad de ciudadanía (francés), género (ser mujer), raza (ser cias bien establecidas es la política monolingüe. Reconocer
originario de África Occidental), lengua (hablar con fluidez tai- una lengua implica más que su mera utilización. Simboliza el
landés, chino e inglés), política (tener tendencias de izquier- respeto por las personas que la hablan, su cultura y su inclu-
das) y religión (ser budista)». También es claro cuando afirma: sión total en la sociedad.
«La identidad no es una caja cuadrada de tamaño fijo». Trata también la cuestión de la globalización y la influencia
«La identidad también tiene una dimensión opcional: den- que podría tener en el ámbito cultural, señalando que puede
tro de estas agrupaciones, los individuos pueden elegir qué amenazar las identidades nacionales y locales. La solución, se-
prioridad asignarle a una con respecto a otra dependiendo gún este documento, no es regresar al conservacionismo ni al
de cambios, circunstancias…», cuestión que tratará también nacionalismo aislacionista, sino diseñar políticas multicultura-
la Declaración de Derechos Culturales de Friburgo, así como les que promuevan la diversidad y el pluralismo. Los Estados
la Experta Independiente de los Derechos Culturales del Con- están en condiciones de formular políticas de reconocimiento
sejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que luego cultural a través de medios que no son contradictorios con
analizaremos. otros objetivos y estrategias de desarrollo humano.

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

16
Foto: UNESCO – P. Howard

Libertad cultural y desarrollo humano diversidad cultural no es un valor en sí mismo, sino que radica
Este Informe se centra en la importancia de la libertad cul- en su fuerte conexión positiva con la libertad cultural». «La di-
tural y las pérdidas personales y sociales que pueden ocurrir en versidad no es un fin en sí mismo. Es el resultado de las liberta-
su ausencia. Este enfoque ampliado de desarrollo, que incluye la des de los seres humanos y de sus elecciones e implica, a la vez,
libertad cultural, no olvida los compromisos básicos, pero reco- la oportunidad de evaluar diferentes alternativas a la hora de
noce que la negación de la libertad cultural puede generar pri- realizar tales elecciones».
vaciones muy importantes y así empobrecer la vida de la gente
e impedirle establecer conexiones culturales a las que podrían
aspirar.
La libertad cultural es una dimensión importante de la li-
bertad humana, pues resulta decisiva para que la gente viva de
acuerdo con sus preferencias y tenga la oportunidad de escoger
entre las opciones a su disposición. Promover la libertad cultural
debe ser un aspecto primordial del desarrollo humano y exige
transcender las oportunidades sociales, políticas y económicas,
que por sí solas no garantizan la libertad cultural.
El aspecto medular no es la importancia de la cultura tradi-
cional, sino la relevancia trascendental de las libertades y opcio-
nes culturales.
En la relación entre diversidad cultural y libertad cultural, el
Informe señala que si bien mantener en forma conservadora la
variedad de culturas que existe en este momento podría ser el UNFPA-Estado de la Población Mundial 2008: Ámbitos de
modo más simple de procurar diversidad cultural, eso podría re- convergencia: cultura, género y derechos humanos35
mitirnos a una postura contraria a la libertad, según la cual se
exigiría a la gente no abandonar su historia cultural ni optar por En 2008, el UNFPA (Fondo de Población de Naciones Uni-
evolucionar sus expresiones culturales, mermando y limitando su das) es contundente cuando señala en las primeras palabras
libertad cultural. de su Informe del Estado de la Población Mundial: «La cul-
Si bien es cierto que dar lugar a la diversidad en las prácticas tura es y ha sido siempre un aspecto central del desarrollo.
culturales puede resultar muy importante, puesto que el ejercicio Dado que se trata de un aspecto natural y fundamental en
de la libertad cultural depende de esa diversidad, ello no equivale las vidas de los seres humanos, es preciso integrar la cultura
a defender la diversidad cultural por su propio mérito. El enfoque en las políticas y los programas de desarrollo». Este Informe
del Informe es que considerar la diversidad cultural como algo se centra, además, en la cuestión de la vinculación entre gé-
valioso sin importar cómo se consigue sería un error grave. nero, cultura y desarrollo, con la transversalización del enfo-
En definitiva, según el enfoque del desarrollo humano «la que de derechos humanos.

35 UNFPA-Estado de la Población Mundial 2008: Ámbitos de convergencia: cultura, género y derechos humanos: http://www.unfpa.org/swp/2008/presskit/docs/sp-swop08-report.pdf

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

17
nacionales como UNESCO y PNUD han tenido en la promoción
de la perspectiva cultural en el desarrollo, pero admite el cami-
05. Otros instrumentos no que aún resta por recorrer: «para facilitar la integración de
la dimensión cultural en las acciones de cooperación» seña-
Tras el análisis de los documentos de Naciones Unidas más la que se deberán realizar diversas acciones, algunas de ellas,
significativos en cultura y desarrollo, queremos señalar a con- como podrá observar el lector, ya presentes en otros autores y
tinuación algunos instrumentos de otros agentes de la coope- organismos que hemos analizado en este trabajo. Estos puntos
ración al desarrollo, que también pueden resultar de interés son eminentemente prácticos, enfocados, sobre todo, a la pro-
para el trabajo en esta materia. No podemos dejar de analizar pia acción de la cooperación cultural:
en este sentido la Estrategia de Cultura y Desarrollo de AECID • Realizar diagnósticos precisos sobre las realidades cul-
(Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo), turales (fases de identificación, diseño y formulación).
la Carta Cultural Iberoamericana y la Agenda 21 de la Cultura. • Introducir indicadores de impacto cultural.
• Analizar la aportación de la cultura a los distintos pro-
yectos y programas de cooperación al desarrollo, en
sus dimensiones intangibles o simbólicas (vida políti-
ca, cohesión social, identidad…) como en los sectores
más tangibles (empleo, economía, turismo…).
• Propiciar el respeto y la integración de las lenguas y
manifestaciones culturales minoritarias.
• Integrar el concepto de diversidad cultural.
• Evitar posiciones defensivas y excluyentes no respe-
tuosas con los derechos humanos.
Para este trabajo, se identificaron 7 líneas estratégicas, que
resumimos a continuación:
1. Formación de capital humano para la gestión cultural con
énfasis en proyectos de cultura y desarrollo:
Basándose en la situación actual que adolece de una clara
falta de agentes capacitados en esta materia, se propone
Estrategia de Cultura y Desarrollo – AECID36 facilitar procesos formativos en cultura y desarrollo.
Además de numerosas acciones, como el Fondo PNUD-España 2. Dimensión política de la cultura en su contribución al desarrollo:
para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que Valorar los diferentes aportes que las políticas culturales
contiene una Ventana Temática específica en Cultura y Desa- pueden realizar para contribuir a la mejora de la gober-
rrollo37 -y que sirve también como elemento para visibilizar la nanza y a la cohesión social.
necesaria presencia de la cultura en los Objetivos de Desarrollo 3. Dimensión económica de la cultura en su contribución al
del Milenio-, la AECID (Agencia Española de Cooperación In- desarrollo:
ternacional al Desarrollo) presentó la ‘Estrategia de Cultura y Pretende potenciar el aporte de la cultura al crecimiento eco-
Desarrollo de la Cooperación Española’, que la propia Agencia nómico mediante el fomento, la creación y producción de
considera ‘herencia’ de anteriores acciones de la cooperación empresas, industrias e instituciones culturales y creativas.
española, pero que, a su vez, es un documento que sistematiza 4. Relación y complementariedad entre Educación y Cultura:
y da coherencia a las diversas acciones promovidas dentro de la Reforzar las estructuras y contenidos culturales en los
cooperación cultural. procesos de educación básica y de alfabetización, bus-
Si atendemos a su Marco teórico, podemos señalar varios cando una mejor comprensión y participación en los fe-
puntos de interés, como la cuestión de «la cultura a que se nómenos culturales.
accede y la cultura que se tiene», identificando ya la idea de 5. Gestión sostenible del Patrimonio Cultural para el Desarrollo:
que la cultura no es algo inmóvil, ni tampoco algo ya dado, Siendo una de las pautas clásicas de la AECID la inter-
ya presente en las comunidades e inmutable. Otra cuestión vención en la restauración y protección del patrimonio
interesante de esta Estrategia es la importancia que le da al cultural, la Estrategia da un paso más, al incluir específi-
Enfoque en Derechos, al señalar la «necesidad de profundizar camente el patrimonio inmaterial y al dotar a esta línea
en el desarrollo de los derechos humanos que inciden en la de un carácter multisectorial. Señala, además, la impor-
vida cultural». tancia de actuación en casos de conflicto o de catástro-
Esta Estrategia reconoce el papel que los organismos inter- fes naturales.

36 Estrategia de Cultura y Desarrollo de la Cooperación Española http://www.aecid.es/export/sites/default/web/galerias/cooperacion/Cultural/descargas/Estrategia_CxD.pdf

37 http://www.mdgfund.org/es/content/cultureanddevelopment


UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

18
6. Relaciones entre Comunicación y Cultura con impacto en el ciudades se han adherido a la Agenda 21 de la cultura.
desarrollo: Cuenta con 67 artículos, que responden a los siguientes
Potenciar procesos autónomos propios en el ámbito ámbitos temáticos: Cultura y derechos humanos; Cultura y go-
comunicativo, adaptados a cada realidad regional, así bernanza; Cultura, sostenibilidad y territorio; y Cultura e inclu-
como trabajar en la formación de públicos y en el acceso sión social. La Agenda guarda por tanto relación con los ámbi-
a los medios. tos identificados a nivel internacional por otros organismos, y
7. Impulso a los procesos de reconocimiento de los Derechos colabora en la implementación local de estas acciones.
Culturales:
La Estrategia habla claramente aún de ‘reconocimiento’
y no de implementación, por lo que deducimos que la
Agencia destaca el camino aún por recorrer en la clarifi-
cación de los derechos culturales a escala internacional. 06. Derechos culturales
Señala la necesidad de potenciar los estudios en los di-
ferentes aspectos de la legislación cultural y en temas En este esfuerzo por buscar la relación entre la cultura y
relativos a la participación en la vida cultural. desarrollo, debemos también reconocer el proceso que actual-
Vemos, por tanto, que la Estrategia de Cultura y Desarrollo mente están viviendo los derechos culturales, al coincidir a lo
de la Cooperación Española, contempla también aspectos ya largo de 2009 varias instancias relevantes a nivel internacional
analizados por otras agencias y autores, como son la vincula- -descritas a continuación-, que nos hacen pensar en un proce-
ción de la cultura con la educación, la relación entre cultura y so avanzado de clarificación de los derechos culturales y de su
derechos humanos o la dimensión política de la cultura. contenido, paso indispensable para hablar a continuación de la
Esta Estrategia es innovadora en el panorama de la coope- efectiva implementación de los mismos.
ración al desarrollo en España, incluso en Europa, al sintetizar El Enfoque en Derechos es una perspectiva cada vez más
y profundizar el trabajo en cultura y desarrollo. Consideramos, integrada en las acciones de desarrollo, por lo que atendiendo
a su vez, que puede servir de instrumento para otras institu- a esta lógica, consideramos que la clarificación internacional
ciones locales, así como organizaciones de la sociedad civil, en del contenido de los derechos culturales puede ser también
el esfuerzo por implementar la inclusión de la cultura en los un factor de relevancia en la inclusión de la perspectiva cul-
procesos de desarrollo y de cooperación internacional. tural con Enfoque en Derechos dentro de la cooperación al
desarrollo.
Carta Cultural Iberoamericana38 La relación entre los derechos culturales y el desarrollo ha
En 2007 se adoptó la Carta Cultural Iberoamericana, en la X sido también abordada por diferentes expertos, como podemos
Conferencia Iberoamericana de Ministros de Cultura, con el apreciar en las siguientes palabras de Gonzalo Carámbula: «la
objetivo de desarrollar la diversidad interior de cada país, así realidad sigue presentando los síntomas de una desigualdad
como coordinar acciones de cooperación cultural entre los paí- severa en el acceso a los derechos culturales; es notorio que no
ses firmantes. Se considera que la Carta es una herramienta se han podido resolver las situaciones más acuciantes donde la
heredera de la Convención de la UNESCO sobre la Diversidad marginalidad y los desequilibrios impiden el desarrollo cultural
de las Expresiones Culturales39 y, además de servir para reafir- de muchas comunidades y amenazan con dañar gravemente la
mar la cultura y su diversidad como elemento de base para la diversidad del ecosistema cultural»41.
cohesión social, se identifica en este documento la importancia Retomando la Declaración sobre la Diversidad Cultural de
de la protección de los derechos culturales y de la participación la UNESCO, en dicho documento ya se identificó la necesidad
en la vida cultural. de vincular derechos humanos y diversidad cultural, afirmando
que «nadie puede invocar la diversidad cultural para vulnerar
Agenda 21 de la cultura40 los derechos humanos garantizados por el derecho internacio-
La Agenda 21 de la cultura, aprobada en 2004, se conside- nal, ni para limitar su alcance». Entre otros, el Plan Director
ra el «primer documento, con vocación mundial, que apuesta de Cooperación del Gobierno Vasco incluye también esta idea
por establecer las bases de un compromiso de las ciudades y al afirmar que «la dimensión cultural debe tener en cuenta la
los gobiernos locales para el desarrollo cultural». Este instru- defensa de la identidad cultural, pero siempre dentro del marco
mento nace de la acción conjunta de instituciones locales para de los derechos humanos».
la implementación de políticas en materia de estrategia cultural Ligados a esta idea, encontramos los derechos culturales,
local, de derechos y responsabilidades culturales o de la evalua- señalados en la Declaración Universal de los Derechos Huma-
ción del impacto cultural, entre otros. Actualmente más de 300 nos de Naciones Unidas de 1948 -Artículo 27: «Toda persona

38 Carta Cultural Iberoamericana, http://www.oei.es/cultura/carta_cultural_iberoamericana.htm

39 Ver
 ponencia de Prieto de Pedro, Jesús, en ‘Presente y Futuro de los Derechos Culturales’, UNESCO Etxea, Bilbao, 2010.
40 Agenda
 21 de la Cultura, www.agenda21culture.net
41 Carbó
 Ribugent, Gemma (coordinadora); La cultura, estrategia de cooperación al desarrollo, Documenta Universitaria, Girona, 2008.

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

19
Foto: UNESCO – R. Delongaro

tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la culturales es que a menudo se siguen viendo vinculados al tra-
comunidad, a gozar de las artes, y a participar en el progreso bajo en torno a derechos de las minorías étnicas y culturales.
científico y en los beneficios que de él resulten»-, y dentro del
Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Cultu- Derecho de la Cultura
rales de 1966 de Naciones Unidas, en su Artículo 15, especial- En paralelo, el Derecho de la Cultura se va conformando
mente en el 15.1.a: «derecho de toda persona a participar en poco a poco como una disciplina concreta y especializada
la vida cultural». dentro de la rama del Derecho. Sin embargo, esta evolución
Una primera mirada a los trabajos de algunos de los ex- y la presencia de esta disciplina en los estudios de Derecho es
pertos más representativos en el ámbito de los derechos cul- aún limitada, ya que la legislación cultural no ha gozado has-
turales, nos muestra la necesidad de clarificación y concreción ta el momento de un gran reconocimiento ni difusión, ni de
de estos derechos para poder con posterioridad hablar de una profusos estudios por parte de la Filosofía del Derecho, si lo
implementación real de los mismos. Entre otros destacamos los comparamos con otras ramas del Derecho, como pueden ser la
apelativos como el lanzado por Januzs Symonides, reconocido mercantil, económica, tributaria, penal, etc.
autor polaco y ex Director de Derechos Humanos de UNESCO, Asimismo, la legislación cultural se ha ido conformando
que califica a los derechos culturales como «una categoría como una especie de mosaico que ha ido regulando, en primer
descuidada de los derechos humanos»42. El Grupo de Fribur- lugar, ámbitos concretos vinculados siempre a cuestiones de
go (Suiza) afirmaba que los derechos culturales son una ‘cate- propiedad (propiedad intelectual y derechos de autor) y, por
goría subdesarrollada’ de los derechos humanos. Recordemos otro, promoviendo legislaciones y normativas culturales que
que este Grupo de expertos lanzó en 2007 una Declaración mantenían aún un concepto de la cultura elitista, ligado a las
de Derechos Culturales43, que fue uno de los esfuerzos más bellas artes y la estética. Así, como Jesús Prieto de Pedro men-
representativos del trabajo de la sociedad civil en este camino ciona por medio de las tres columnas que sostienen el derecho
hacia la clarificación internacional de los derechos culturales. de la cultura, casi todas las legislaciones occidentales del siglo
Junto a ellos, el experto español Prieto de Pedro, se refiere a XIX contenían ya normas que afectaban la regulación del patri-
los derechos culturales como «el hijo pródigo de los derechos monio cultural y de centros artísticos, como museos, archivos y
humanos». El propio Presidente del Comité de Derechos Eco- bibliotecas. No olvidemos que estas legislaciones de patrimonio
nómicos, Sociales y Culturales, Jaime Marchán Romero, afirmó cultural, se basaban también en un concepto o aproximación
que «los derechos culturales sufren una desatención»44 dentro clásica o tradicional al patrimonio, esto es, contemplaban sólo
de la acción del Comité. el patrimonio material y en especial el arquitectónico y monu-
Todas estas expresiones nos indican la situación en la que mental (frente a ese patrimonio ‘culto’, estaría el denominado
se encuentran hoy estos derechos. Asimismo, no podemos ne- como ‘folclore’, que contenía las manifestaciones inmateriales
gar que, tal como la mayoría de expertos coincide en señalar, de las culturas y que no merecían el interés de los juristas). Por
uno de los problemas que arrastrarían aún hoy los derechos último, cabe destacar que, ya en el siglo XX, las legislaciones

42 Symonides, Janusz; Cultural Rights: new dimensions and challenges, Off-Print, Thesaurus Acroasium, Vol. XXIX.

43 www.droitsculturels.org


44 Marchán
 Romero, Jaime, en ‘Presente y Futuro de los Derechos Culturales’, UNESCO Etxea, Bilbao, 2010.

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

20
incorporaron un nuevo aspecto a contemplar dentro del ámbi- llo: cultura, identidad cultural, patrimonio, comunidad cultural,
to cultural: las industrias culturales, vinculadas especialmente a libertad cultural, educación y formación, cooperación cultural, go-
una normativa que fijaba su interés en la protección y promoción bernanza democrática, economía, responsabilidad de los actores
del ámbito económico de estas industrias. públicos y de las organizaciones internacionales, etc.
No podemos olvidar tampoco la amplia legislación que encon- Frente a la situación de subdesarrollo o marginalización de los
tramos en diferentes legislaciones nacionales sobre la ‘libertad de derechos culturales, nos encontramos hoy en una situación crucial
expresión’ o la ‘libertad de cátedra’, vinculado a prensa, literatura para el futuro de los derechos culturales. A 60 años de la aproba-
o ejercicio de cátedra en la enseñanza. ción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y a 40
Pero ¿estas legislaciones son realmente representativas de un años de ratificado el Pacto Internacional de Derechos Económicos,
fenómeno tan complejo como la cultura? Los procesos culturales, Sociales y Culturales, contamos actualmente con dos procesos en
hoy asumidos como procesos en continua interacción, cambio y el seno de Naciones Unidas que puedan quizá generar un signi-
transformación, ¿están realmente protegidos por estas legislacio- ficativo paso en la concreción del contenido de estos derechos,
nes? ¿O se trata más bien de legislaciones parciales que siguen paso previo necesario para su disfrute.
fijando su interés en un concepto de la cultura vinculado a las
elites políticas y económicas? ¿La protección del derecho de ex- Observación General sobre derecho a participar en la vida
presión es suficiente garantía para afirmar que está protegido el cultural46
derecho a participar en la vida cultural? ¿Cómo quedan reflejados El primero de ellos es la recentísima aprobación, el 19 de no-
los derechos culturales de las comunidades culturales minoritarias viembre de 2009 en Ginebra, de la Observación General número
dentro de los Estados? 21, referente al Art. 15.1a. del Pacto Internacional de Derechos
Efectivamente, las legislaciones no cuentan con una visión integral Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas, que ha-
de la cultura. El hecho de que hasta la Constitución de México de bla del ‘Derecho de toda persona a Participar en la Vida Cultural’.
1917 ningún texto constitucional recogiera la palabra cultura es Este documento pretende ‘aterrizar’ el significado de ese artículo.
también significativo del desarrollo que la legislación cultural ha Esta Observación dota a los gobiernos y administraciones de indi-
podido tener. Se puede afirmar, tal como hace Prieto de Pedro45, caciones sobre qué contempla ese derecho, como elemento que
que la creciente presencia de la palabra cultura en las últimas cons- colaboraría a la comprensión e implementación del Pacto en las
tituciones no es una moda léxica ni resultado del azar, sino que legislaciones nacionales.
responde a causas profundas de la evolución de la relación entre Esta herramienta, pese a no ser jurídicamente vinculante, es
cultura y derecho, y que se trataría del reflejo de la asunción por una interpretación autorizada por parte de la institución desig-
parte del derecho del concepto cada vez más abarcador de cultura nada para ello en el Pacto, y ha tenido en otros casos (como el
que tienen hoy en día otras ciencias como la antropología. del derecho humano al agua) un peso significativo en la clarifica-
ción internacional del contenido de ciertos derechos de más difícil
Clarificación internacional actual comprensión. Aunque debido a su recentísima aprobación aún no
Si, tal como señalábamos antes, el propio concepto de cultura podamos saber cuál será el alcance de este texto, la existencia de
provoca tantos debates, las dificultades de definición y concre- esta Observación, de 20 páginas, redactada en consulta con dife-
ción se agudizan si hablamos de derechos culturales. Así, no es rentes expertos y sociedad civil, además de los propios miembros
de extrañar el desarrollo tan limitado de su concepción teórica. del Comité DESC, podrá quizá generar procesos de concreción
En este marco, queremos destacar la labor del Grupo de Friburgo, interesantes en materia de derechos culturales; podemos señalar
quienes realizaron en 2007 la ya mencionada Declaración sobre la idea del propio Relator de la Observación, el Sr. Jaime Marchán
Derechos Culturales de Friburgo, que marcó un punto de inflexión Romero, actual Presidente del Comité DESC de Naciones Unidas,
en la difusión de la necesidad de abordar esta cuestión en la esfera quien afirma que con la aprobación de la Observación «no termi-
internacional. na la tarea sino que quizá invita a un trabajo mucho más largo»47.
Esta Declaración señala que «la diversidad cultural no puede No podemos, sin embargo, dejar de señalar el hecho de que, si
protegerse sin una puesta práctica eficaz de los derechos cultu- bien antes había recibido atención por parte del Comité, no es
rales». La Declaración fue un importante reto de la sociedad civil hasta ahora que se ha podido llegar a consenso en la cuestión
y constituye el más importante ejemplo de codificación privada y cultural dentro del Pacto.
clarificación internacional del contenido y alcance de los derechos La Observación General cuenta con ciertos aspectos que son
culturales. En la misma se reafirma que éstos forman parte de los interesantes, y que pueden ser de relevancia para el trabajo en
derechos humanos y que, por tanto, no cabe la posibilidad de caer cooperación internacional. Por un lado, la Observación pone un
en el relativismo cultural. En su articulado encontramos numerosas importante esfuerzo en la definición de las palabras que confor-
referencias a diferentes elementos del binomio cultura y desarro- man el enunciado del derecho, a saber: ‘toda persona’, ‘participar’

45 Prieto de Pedro, Jesús; Cultura, Culturas y Constitución, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Madrid, 2006.

46 Comité
 de Derechos Económicos, Sociales y Culturales: http://www2.ohchr.org/spanish/bodies/cescr/index.htm
47 Marchán
 Romero, Jaime, en Presente y Futuro de los Derechos Culturales, UNESCO Etxea, Bilbao, 2010.

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

21
Foto: UNESCO – A. Mader

y ‘vida cultural’. identificación de ciertos grupos que hace la Observación, que


Marchán destaca que: «El Comité hace notar a los Estados serían grupos con mayor posibilidades de ver reducido el cum-
partes que el artículo 15 contiene un enfoque antropológico, ya plimiento de su derecho, como son, las mujeres, los niños, las
que no hay ningún otro articulo del Pacto que emplee la palabra personas mayores, las personas con discapacidad, las minorías,
‘vida’, es decir, participar en la vida cultural. Está en el propio los migrantes, los pueblos indígenas y las personas que viven en
Pacto, es decir, que la cultura conlleva un elemento vital, y como pobreza. Vemos aquí, por tanto, la estrecha vinculación entre
tal, un elemento dinámico, un elemento de evolución, histórico, derechos culturales y desarrollo.
que tiene un presente y un futuro (…). Se definió por tanto la Los 76 párrafos que contienen esta Observación podrían ser
cultura como un proceso vital». Vemos en estas palabras que en objeto de un amplio y pormenorizado estudio, ya que todas sus
el propio Pacto se destaca la particularidad del trabajo en ma- referencias conllevan cuestiones de largo alcance y de amplia
teria de cultura, al ser el único elemento que incluye la palabra aplicación en las acciones de desarrollo y de cooperación, pero
‘vida’ en su articulado. un trabajo de esa índole sobrepasaría con creces este documen-
El Comité tendió también a hablar de libertad cultural en to que presentamos.
esta Observación: «el hecho de caracterizar el derecho a par- Con el objetivo de divulgar y aproximar esta Observación
ticipar en la vida cultural como una libertad: una libertad que a las realidades locales, actualmente UNESCO, con apoyo de
implica, en primer lugar, que el Estado se abstenga de interferir, otras organizaciones como UNESCO Etxea, está comenzando
y por otro lado que realice acciones positivas para facilitar un un proceso de adaptación y estudio de las particularidades de
ambiente dentro del cual la persona puede expresarse libremen- la implementación del derecho a participar en la vida cultural
te y ejercer sus aspiraciones culturales». Vemos también el papel en diferentes regiones del mundo, comenzando por su posible
de las políticas, que hemos comentado ya extensamente a lo implementación en América Latina.
largo de este trabajo.
La cuestión de la dimensión individual y colectiva de la cul- Mandato para Experta Independiente en el ámbito de los
tura es también abordada por la Observación General, como Derechos Culturales
afirma su Relator: «Quizás el elemento más revolucionario o Hemos mencionado que 2009 ha sido un año que nos ha pre-
progresista de este Comentario General es la interpretación de sentado dos hitos relevantes a nivel internacional en materia de
la palabra ‘toda persona’, que en inglés viene como ‘everyone’. derechos culturales. Si el primero hacía referencia a la aprobación
Aquí, la explicación que da el Comentario General se consensúa de la ya mencionada Observación General del Comité DESC, el se-
después de un amplio e intenso debate, acalorado debate, y fue gundo proceso sería el nombramiento, el pasado mes de octubre,
que el término toda persona significa tanto lo individual como de Farida Shaheed como Experta Independiente del Consejo de
lo colectivo». Derechos Humanos de Naciones Unidas para los Derechos Cultu-
Otra de las cuestiones a destacar sobre la posible aplicación rales. La creación de este Mandato48 para la Experta nos señala por
de la Observación General sobre el derecho a participar en la tanto el interés que la cuestión de los derechos culturales está des-
vida cultural en las acciones de cooperación al desarrollo, es la pertando en los órganos de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

48 Mandato para un Experto Independiente en el ámbito de los Derechos Culturales, Consejo Derechos Humanos de Naciones Unidas.

http://ap.ohchr.org/documents/S/HRC/resolutions/A_HRC_RES_10_23.pdf

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

22
Por el breve lapso de tiempo pasado desde el nombramiento no ferente en cuanto al contenido, alcance e implementación efectiva
podemos aún hacer análisis alguno de cuál será su desarrollo, pero de los derechos culturales, que nos ayude a transversalizar éstos en
sí podemos, en cambio, señalar la importancia de que este mandato nuestras acciones de desarrollo y de ampliación de libertades, tanto
de 3 años solicite «examinar los medios de superar los obstáculos en lo local como en lo global.
actuales a la promoción y protección de los derechos culturales». Es Es preciso, por tanto, seguir de cerca y participar activamente en
significativo, a su vez, que ya en el mandato se hable de obstáculos a los procesos internacionales de clarificación de los derechos cultu-
los derechos culturales. La experta tendría encomendada también la rales, así como sus posibles aplicaciones y estudios regionales y por
«realización de estudios para aclarar mejor el contenido y el ámbito país, atendiendo a las posibles aplicaciones de estos instrumentos en
de los derechos culturales». la cooperación al desarrollo con perspectiva cultural, con el objetivo
Es fácil por tanto identificar los nexos que puede haber entre la de la promoción, ejercicio y disfrute de los derechos culturales.
Observación General del Comité DESC y el Mandato de la Experta
del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Es preciso
que ambos procesos sean mutuamente provechosos y que colabo-
ren en la identificación de los retos a nivel internacional para una
efectiva implementación de legislaciones que respeten los derechos 07. Conclusiones
culturales y políticas públicas que promuevan su implementación.
La Experta Independiente hizo su primera presentación ante el A lo largo de estas páginas, hemos identificado los instrumen-
Consejo de Derechos Humanos en la 14ª Sesión del Consejo, el pa- tos más destacados a nivel internacional referidos a la vinculación
sado 31 de mayo de 2010. En este reciente Informe49 la Experta teórica entre cultura y desarrollo, focalizándonos en aquéllos de
analiza la relación entre los derechos humanos y la diversidad cul- Naciones Unidas que justifican la inclusión de la perspectiva cultu-
tural, asunto también abordado en la Declaración que diferentes ral en las políticas públicas y en las acciones de cooperación inter-
expertos de Naciones Unidas realizaron con motivo del Día Mundial nacional al desarrollo.
de la Diversidad Cultural (21 mayo 2010)50, afirmando que los dere- También se han señalado algunos otros de la cooperación y el
chos humanos son herramientas para la promoción de la diversidad desarrollo, y los procesos que se están dando en la clarificación del
cultural, y señalando la unión entre diversidad cultural y dignidad contenido de los derechos culturales en el ámbito internacional.
humana, cuestión también tratada en el Informe de la Experta. Asi- Así, hemos identificado elementos inherentes y necesarios para ha-
mismo, la Experta lanza a la comunidad internacional diversos pun- blar de una efectiva transversalización de la cultura en el desarrollo,
tos que abordará durante su Mandato de 3 años, solicitando apoyo y hemos comprobado que aún resta un largo y, en algunos casos,
y colaboración por parte de otras organizaciones, como UNESCO, y complicado camino por recorrer para hablar de una verdadera in-
organizaciones de la sociedad civil. clusión de la perspectiva cultural en la teoría y práctica del desa-
rrollo y la cooperación. Vemos, también, que lamentablemente la
Futuro de los derechos culturales inclusión de la cultura en las acciones de desarrollo y en las políticas
Junto a esos dos procesos internacionales, podríamos señalar sociales no es sistemática, y en algunos casos se sigue identificando
también el interés por actuar en materia de derechos culturales que la cultura como un obstáculo para el desarrollo.
se ha mostrado el pasado mes de octubre en París en la Conferencia Constatamos, asimismo, que se emplean aproximaciones al
General de UNESCO, máximo órgano de gobierno de esta orga- concepto de cultura y libertad cultural, que contribuyen a crear
nización, que ha incluido en sus planes de acción para el próximo confusión e inseguridad ante la gestión de la diversidad cultural.
bienio algunas referencias expresas al trabajo en derechos culturales, En las acciones de cooperación internacional cultural vemos que la
como los ya mencionados estudios regionales sobre el derecho a cultura, como concepto holístico, se confunde con las expresiones
participar en la vida cultural. Algunas instituciones de la sociedad ci- culturales, particulares y concretas. Efectivamente la cultura sigue
vil, incluyendo a UNESCO Etxea, se han sumado a este proceso para siendo en nuestros días un tema complejo, difícil de abordar; no
la clarificación local del derecho a participar en la vida cultural por existe siquiera consenso en la definición de cultura, contribuyendo
medio de estudios regionales, en estrecha vinculación con UNESCO. así a ‘invisibilizarlo’ a menudo dentro del desarrollo.
Podríamos también señalar nuevamente otros instrumentos, como Junto a esto, vemos que son necesarios instrumentos y mate-
la Estrategia de Cultura y Desarrollo de AECID, o la Carta Cultural riales específicamente orientados a la práctica en materia de cul-
Iberoamericana, que pueden también sumarse a estos esfuerzos por tura y desarrollo, que sirvan como herramientas para los agentes
fomentar la clarificación internacional de los derechos culturales. del desarrollo y el personal técnico de organizaciones que deseen
Así pues, frente a la anterior situación de falta de clarificación trabajar desde la práctica con un enfoque cultural. Debido la in-
de los derechos culturales, estas últimas iniciativas nos hacen pensar corporación tardía de la perspectiva cultural en las acciones de de-
que quizá en unos años contemos con una situación totalmente di- sarrollo, los agentes que trabajan en cooperación y sensibilización

49 Informe Experta Independiente, 14ª Sesión Consejo Derechos Humanos de Naciones Unidas. http://www2.ohchr.org/english/bodies/hrcouncil/docs/14session/A.HRC.14.36_sp.pdf

50 Declaración
 con motivo del Día Mundial de la Diversidad Cultural, 2010:
http://www2.ohchr.org/english/issues/cultural_rights/docs/statements/Statement_cultural_diversity21052010_sp.pdf

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

23
al desarrollo o en la promoción de derechos humanos, no cuentan especial esfuerzo por visibilizar la dimensión identitaria de la cultura,
con las herramientas tanto teóricas como prácticas que faciliten la atendiendo a los efectos sociales y comunitarios de las expresiones
inclusión de la diversidad cultural y su gestión en el planteamiento de culturales, el patrimonio inmaterial, la lengua, etc.
sus acciones y metodologías de trabajo.
Sin embargo, consideramos que, en los últimos años, se están Cultura diversa
dando acciones e iniciativas que colaboran a la paulatina inclusión de Además del trabajo en diversidad cultural, para contar con una
la perspectiva cultural en el desarrollo. Siendo la cultura el marco en el verdadera transversalización de la cultura, deberemos partir de con-
que el ser humano desarrolla plenamente su personalidad, debemos ceptos que tomen a la cultura como un ente diverso en sí, elemen-
ser conscientes de la necesidad de promover la diversidad cultural y to en proceso continuo, producto de encuentros entre personas y
la libertad cultural, como elementos claves y totalmente necesarios comunidades y cambiante como consecuencia de dicha interacción.
para la plena realización de la identidad cultural. La diversidad cultural Así, como señalan diversos organismos e instituciones, promovemos
contribuye, asimismo, a facilitar la identificación de las pautas de de- el trabajo con un concepto de cultura abierto, vinculado a la multipli-
sarrollo de cada comunidad por los miembros de la misma, dejando cidad de identidades y alejándonos del concepto de cultura como un
de ser el desarrollo una teoría impuesta desde fuera. ente cerrado, sólo apegado a la tradición.
Estas premisas (libertad, diversidad cultural y respeto por la iden-
tidad cultural) serán necesarias para contar con una base adecuada y Folclorización – cosificiación
un contexto propicio para la interculturalidad, entendida ésta como Vinculado a la anterior propuesta, así como a la definición holísti-
un proceso de participación e interrelación dinámico y en evolución ca de cultura, debemos huir de propuestas que tiendan irremediable-
permanente entre identidades culturales múltiples, complementarias mente hacia la ‘folclorización’ de las expresiones culturales, utilizando
y no excluyentes, en comunicación abierta y multidireccional. el patrimonio cultural como elementos a ser mostrados, incluso fuera
Por tanto, siendo conscientes del largo proceso que es preciso de contexto, así como identificando a las comunidades culturales mi-
para que cambie el panorama, sí que consideramos que se han dado noritarias solamente con estas expresiones de su patrimonio y no con
pasos que irán generando cambios paulatinos y colaborando a la im- otros ámbitos culturales, como sentimientos, ideologías, etc.
plementación e inclusión de la perspectiva cultural en el desarrollo y,
consecuentemente, en las acciones de cooperación internacional. Comunidades culturales
Nos animamos a señalar aquí algunas reflexiones a futuro en ma- Si bien, tal como se ha explicado en anteriores apartados, existen
teria de cultura y desarrollo y a su inclusión dentro de la cooperación algunos grupos y comunidades de riesgo que ven especialmente vul-
internacional: nerados sus derechos culturales de acceso y participación en la vida
cultural, no debemos vincular la acción en cultura y desarrollo única-
Definición de cultura mente a estas comunidades. Una aproximación integral a la cultura
El primer paso sería hacer un esfuerzo hacia la clarificación con- en el desarrollo tendrá también en cuenta a la comunidad en conjun-
ceptual. Como hemos mostrado en este trabajo, no es lo mismo to, evitando caer en el error de invisibilizar la cultura predominante
hablar de diversidad cultural o de libertad cultural, igual que no es de los grupos más favorecidos en la sociedades, así como evitando
lo mismo hablar de multiculturalidad o interculturalidad. Por tanto, la promoción de procesos de ‘folclorización’ de las culturas de es-
toda acción en cooperación internacional que desee transversalizar tas comunidades minoritarias o sin acceso a la participación, acción
la cultura, deberá primero hacer un ejercicio de concreción y defini- transformadora o al poder. No está de más recordar en este punto,
ción, que aclare qué aproximación se va a emplear en el proyecto o que las acciones en materia de cultura y desarrollo deben contar con
la acción. Si bien esta definición no conlleva por sí misma la inclusión la participación de la comunidad en todas las fases de la acción.
de la cultura en la acción, la definición y concreción terminológica
colaborará inevitablemente al posicionamiento de la acción. Cambiar y corregir los errores y malas prácticas
A lo largo de estas décadas se han sucedido diferentes accio-
Doble dimensión de la cultura nes de desarrollo que han ido en contra de la promoción cultural.
Como mencionábamos en anteriores apartados, existe una rela- En otros ámbitos, como en lo vinculado al medio ambiente, se han
ción entre economía y cultura, así como en los aportes que el sector identificado ya algunos de los errores cometidos, siendo algunos ya
cultural puede generar en los aumentos de ingresos y generación subsanados. La identificación de errores genera ya de por sí un instru-
de empleos en un país. La dimensión económica de la cultura, y el mento muy útil para caminar hacia su erradicación.
trabajo en materia de industrias culturales y economía creativa, debe Por tanto, proponemos que se haga un esfuerzo para visibilizar y
formar parte de las acciones en cultura y desarrollo. aceptar errores y malas prácticas que hayan podido sucederse en las
Pero este trabajo, ámbito concreto de la cultura y el desarrollo, acciones de desarrollo, como primer paso para encontrar posterior-
no debe hacer olvidar la otra dimensión de la cultura: su dimensión mente mecanismos efectivos de superación de estos errores. Aunque
identitaria y su presencia como elemento de cohesión social y gene- lamentablemente son numerosos, con objeto de identificar aquí a
rador de ideas y sentimientos. La cultura es inherente al ser humano y qué nos referimos con errores, señalaremos a modo de ejemplo los
éste precisa de un contexto cultural para desarrollar su personalidad. procesos de ‘sustitución lingüística’ que se dieron en diferentes co-
Por tanto, no podemos limitar el trabajo en cultura y desarrollo a la munidades al llevar a cabo políticas educativas, por ejemplo, que no
dimensión económica de la cultura, sino que deberemos hacer un tenían en cuenta la lengua madre del alumnado.

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

24
Derechos humanos y libertad cultural no y cómo la cooperación internacional puede influir, tanto en positivo
A menudo se escuchan voces que apelan que un trabajo más in- (promoción de la diversidad), como en negativo (sustitución lingüísti-
tegral y enfocado hacia la cultura en el desarrollo puede hacer que se ca). La cooperación internacional se da generalmente en las lenguas
acepte el «relativismo cultural en los procesos de desarrollo». Sin embar- conocidas como ‘internacionales’ (inglés, francés, castellano, etc.) o
go, consideramos que es necesaria superar ya la dicotomía entre ‘tradi- en las lenguas de donde proceden las organizaciones que fomentan
ción cultural’ y el ‘rol históricamente asignado’. Así, tal como señalaba ya la cooperación, por lo que debería analizarse más detenidamente la
Declaración de 2001 de UNESCO nadie puede apelar a la defensa de la cuestión de la lengua en la vinculación entre cultura y desarrollo.
diversidad cultural para aprobar prácticas contrarias a los derechos hu-
manos y a la integridad física de cada persona. En este sentido, también Indicadores culturales
se ha pronunciado la Observación General sobre el derecho a participar Aunque actualmente aún no se cuenta con indicadores culturales
en la vida cultural, por lo que consideramos que las acciones de coopera- universalmente aceptados, se están dando pasos hacia la generación
ción, que derivan naturalmente del enfoque de derechos, no puede caer de mecanismos de identificación de los mismos, tanto cualitativos,
en el error de proteger tradiciones que atenten contra la integridad de los como cuantitativos. Estos indicadores, que ya están siendo puestos en
derechos humanos, la vida o la salud de cada persona. Podemos destacar marcha por organizaciones como UNESCO y AECID, deberán tener en
también la Declaración del 21 de mayo de 2010 por parte de expertos cuenta también la dimensión identitaria de la cultura, a la que antes
de Naciones Unidas en torno a los derechos humanos como herramienta nos referíamos, haciendo un importante esfuerzo en no caer en la eco-
de la diversidad cultural. Debemos recordar también los límites que la nomización de la cultura.
libertad cultural puede generar en torno a las formas de protección de la
diversidad cultural, tal como afirma el Informe del PNUD. Enfoque en Derechos
Como manifestábamos en anteriores apartados, es innegable el
Cultura como eje transversal en la acción de desarrollo y aporte que el Enfoque en Derechos está haciendo a las acciones de
­cooperación desarrollo. En este sentido, deberemos apoyar la clarificación de los
Deberemos asumir que la cultura está presente en todos los ámbitos derechos culturales a escala internacional y respaldar, a su vez, la adap-
del desarrollo y la cooperación internacional. Además del ámbito direc- tación regional, por país y por comunidad, de estos derechos, gene-
tamente ligado a proyectos culturales, se debe destacar que es necesario rando materiales útiles para la posterior generación de legislaciones
incidir en la visibilización de la perspectiva cultural en todas las políticas protectoras y de políticas públicas de fomento.
de desarrollo.
No podemos pensar que sólo en proyectos que directamente inci- Coordinación de actores
dan sobre el sector cultural se tendrá en cuenta la cultura, sino que ha Siendo pocas las organizaciones, instituciones y actores que hoy
quedado demostrado que todos los proyectos de cooperación debemos en día cuentan, a lo largo del mundo, y también en España, con una
contar con una óptica que nos permita visibilizar los aspectos culturales aproximación real e integral a la cultura y el desarrollo, identificamos
de toda acción humana. que es preciso realizar una eficaz coordinación de todos ellos: ONGD,
En este sentido, se debería trabajar desde las agencias de ­cooperación agencias de cooperación descentralizada, universidades, etc. Para esto,
la posibilidad de contar con un eje transversal en los proyectos, como será indispensable la generación de redes y de acciones conjuntas de
actualmente se da, o debería darse, en equidad de género, medio am- sensibilización, en las que se den sinergias y procesos en los que com-
biente o derechos humanos. partir información y colaboración en la coordinación de a­ cciones.

Género y cultura Compilación de experiencias


Como afirman varios de los organismos y documentos tratados en Vinculado al anterior punto, con la idea de identificar acciones
esta publicación, en el ámbito de la cultura y el desarrollo, al igual que positivas y exitosas en materia de cultura y desarrollo, se deberá reali-
sucede en otros campos de la acción en desarrollo, debemos atender a zar una sistematización de experiencias que muestren las posibilidades
las especificidades de género y a las posibles diferencias en el acceso a la reales de actuación a otras organizaciones y actores del desarrollo y la
vida cultural y el disfrute de los derechos culturales por parte de mujeres y cooperación.
hombres. Consideramos que en toda acción que desee incluir la perspec-
tiva cultural en el desarrollo, el análisis de cómo las diferencias de género Formación y generación de conocimiento
pueden afectar a la participación de la mujer en la cultura es una cuestión Actualmente el personal técnico y los actores del ámbito del de-
prioritaria, que deberá ser contemplada y abordada tanto en materia de sarrollo y la cooperación demandan capacitación para una verdadera
desarrollo como en la clarificación de los derechos culturales. inclusión de la cultura en el desarrollo. En este sentido, se deberá hacer
un especial esfuerzo en la inclusión de la cultura en las numerosas for-
Diversidad lingüística maciones (cursos, másteres, postgrados, etc.) que se dan actualmente
Dentro de la cultura, la lengua es una de las expresiones más deter- en materia de derechos humanos y de ­cooperación internacional. Asi-
minantes y significativas que, sin embargo, no recibe la debida atención. mismo, sería conveniente profundizar desde la teoría en cultura y de-
Ante el proceso acelerado de desaparición de lenguas que conoce el sarrollo y generar conocimiento en este ámbito, en forma de ensayos,
mundo en la actualidad, es necesario que también las acciones de de- artículos y otras publicaciones, y esperamos que este ejercicio que aquí
sarrollo analicen el papel que las lenguas tienen en el desarrollo huma- aportamos sea un ejemplo útil para ello.

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

25
cion/Cultural/descargas/Estrategia_CxD.pdf

08. Invitación a la lectura 10. Observación General Número 21, Comité DESC de
Naciones Unidas, sobre el Derecho a Participar en la Vida
Para completar esta publicación, incluimos en este capítulo Cultural.
un breve listado de artículos y trabajos que pueden resultar de http://www2.ohchr.org/spanish/bodies/cescr/index.htm
interés para profundizar en cultura y desarrollo. Este listado no
cuenta con todas las publicaciones y artículos que existen en ma- 11. Mandato para un Experto Independiente en el ámbito
teria de cultura y desarrollo, sino que dota de unas lecturas de de los Derechos Culturales, Consejo Derechos Humanos
base para conocer más de cerca esta cuestión. Hemos intentado de Naciones Unidas.
señalar, entre otros, aquellos recursos de más fácil adquisición, http://ap.ohchr.org/documents/S/HRC/resolutions/A_HRC_
como pueden ser los artículos presentes en Internet. Recogemos RES_10_23.pdf
también todas aquellas obras que han sido consultadas para la
realización de esta publicación. 12. Informe Experta Independiente, 14ª Sesión Consejo
Derechos Humanos de Naciones Unidas.
DOCUMENTOS DE ORGANISMOS INTERNACIONALES Y DE COOPERACIÓN http://www2.ohchr.org/english/bodies/hrcouncil/docs/14session/A.
HRC.14.36_sp.pdf
1. Declaración de los Principios de la Cooperación Cultural
Internacional (UNESCO, 1966). 13. Creative Economy. Report 2008: The Challenge of As-
http://portal.unesco.org/es/ev.php-URL_ID=13147&URL_ sessing the Creative Economy: towards Informed Policy-
DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html making, UNDP-UNCTAD.
http://www.unctad.org/en/docs/ditc20082cer_en.pdf
2. Primera Conferencia Intergubernamental sobre los as-
pectos institucionales, administrativos y financieros de las 14. ‘Cultura y desarrollo: ¿una respuesta a los desafíos del
políticas culturales (UNESCO, 1970). futuro?’ (París, 10 de octubre de 2009).
http://unesdoc.unesco.org/images/0009/000928/092837SB.pdf http://unesdoc.unesco.org/images/0018/001876/187629s.pdf

3. Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales – 15. ‘La gestión del riesgo en el financiamiento de la cultu-
MONDIACULT – México (UNESCO, 1982). ra’ (París, 16 y 17 de mayo de 2010).
http://unesdoc.unesco.org/images/0005/000546/054668MB.pdf http://portal.unesco.org/culture/en/ev.php-URL_ID=40601&URL_
DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html
4. Decenio Mundial para el Desarrollo Cultural, 1988-1997.
Programa de Acción (UNESCO). 16. Declaración con motivo del Día Mundial de la Diversi-
http://unesdoc.unesco.org/images/0008/000852/085291sb.pdf dad Cultural, 2010:
http://www2.ohchr.org/english/issues/cultural_rights/docs/
5. Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural statements/Statement_cultural_diversity21052010_sp.pdf
(UNESCO, 2001).
http://unesdoc.unesco.org/images/0012/001271/127160m.pdf 17. Carta Cultural Iberoamericana.
http://www.oei.es/cultura/carta_cultural_iberoamericana.htm
6. Convención sobre la Protección y la promoción de la di-
versidad de las expresiones culturales (UNESCO, 2005). 18. Agenda 21 de la Cultura.
http://unesdoc.unesco.org/images/0015/001508/150824s.pdf www.agenda21culture.net

7. Informe de Desarrollo Humano 2004: La libertad cultu- 19. Declaración del Seminario Internacional Cultura y De-
ral en el mundo diverso de hoy (PNUD, 2004). sarrollo, Presidencia Española de la Unión Europea, Giro-
http://hdr.undp.org/en/media/hdr04_sp_complete1.pdf na, mayo 2010.
http://www.culturaydesarrollo2010.es/
8. Estado de la Población Mundial: Ámbitos de convergen-
cia: cultura, género y derechos humanos (UNFPA, 2008) CULTURA Y DESARROLLO
http://www.unfpa.org/swp/2008/presskit/docs/sp-swop08-re-
port.pdf Publicaciones:

9. Estrategia de Cultura y Desarrollo de la Cooperación 1. Radcliffe, Sarah A. (ed.); Culture and Development in a
Española - AECID. Globalizing World. Geographies, actors, and paradigms,
http://www.aecid.es/export/sites/default/web/galerias/coopera- Routledge, New York, 2006.

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

26
2. Gould, Helen G.; Marsh, Mary; Culture: Hidden Develo- 4. Kliksberg, Bernardo; ‘Capital social y cultura. Claves olvi-
pment. A pratical working guide to Culture and Develo- dadas del desarrollo’, BID-INTAL, Buenos Aires, 2000.
pment for the international development sector, Creative http://www.iadb.org/intal/aplicaciones/uploads/publicaciones/e_
Exchange, London, 2004. INTAL_DD_07_2000_kliksberg.pdf

3. Schech, Susanne y Haggis, Jane; Culture and Development. 5. Delgado, Eduard; ‘La cultura en el proceso de desa-
A critical introduction, Blacwell Publishing, 2000. rrollo’.
chrasines.googlepages.com/LA_CULTURA_EN_EL_PROCESO_
4. Culture as a tool for development. Challenges of analy- DE_DESARROL.pdf
sis and action, ARCADE, 2009.
http://unesdoc.unesco.org/images/0015/001508/150824s.pdf DERECHOS CULTURALES

5. Monografías AECID en Cultura y Desarrollo: colección Publicaciones:


con diferentes títulos en cultura y desarrollo:
http://www.aecid.es/web/es/publicaciones/Documentos/ 1. Prieto de Pedro, Jesús; Cultura, Culturas y Constitución,
monografias/ Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Madrid,
2006.
6. Olmos, Héctor; y Santillán, Guillermo (comp.); Culturar: las
formas del desarrollo, CICCUS, Buenos Aires, 2008. 2. Stamatopoulou, Elsa; Cultural Rights in International Law.
Article 27 of the Universal Declaration of Human Rights
7. Change in Continuity. Concepts and Tools for a Cultural and beyond, Hardback, 2007.
Approach to Development, UNESCO, París, 2000.
3. Presente y Futuro de los Derechos Culturales, UNESCO
8. Pérez de Cuellar (dir); Nuestra diversidad creativa. Informe Etxea, Bilbao, 2010.
de la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo, UNESCO, http://www.unescoetxea.org/dokumentuak/presente_futuro_
México, 1996. ddhh_cultura2009.pdf

9. Dimensión cultural del desarrollo: hacia un enfoque 4. Cultural Rights and Wrongs, Institute of Art and Law,
práctico, UNESCO, París, 1995. UNESCO Publishing, 2008.

10. Dupuis, Xabier; Culture et développement. De la recon- Artículos:


naissance à l’évaluation, UNESCO, París, 1991.
1. Symonides, Janusz; Cultural Rights: new dimensions and
11. Romero Cevallos, Raúl R.; ¿Cultura y Desarrollo? ¿Desa- challenges, Off-Print, Thesaurus Acroasium, Vol. XXIX.
rrollo y Cultura? Propuestas para un debate abierto, Cua-
dernos PNUD, Serie Desarrollo Humano nº 9, Perú. 2. Los derechos culturales. Declaración de Friburgo, 2007.
http://www.pnud.org.pe/data/publicacion/indh_cuaderno9.pdf http://www.unifr.ch/iiedh/assets/files/declarations/esp-declara-
tion.pdf
Artículos:
3. Prieto de Pedro, Jesús; ‘Cultura, economía y derecho, tres
1. Revista Quórum 17, ‘Cultura y Desarrollo’ primavera conceptos implicados’, en Pensar Iberoamérica num.1, OEI.
2007; con artículos de Alfons Martinell, Fernando Vicario, http://www.oei.es/pensariberoamerica/ric01a04.htm
Germán Rey y Tulio Hernández, entre otros.
http://www.revistaquorum.es/quorum-17/index.html 4. Prieto de Pedro, Jesús; ‘Derechos culturales y desarrollo
humano’, en Pensar Iberoamérica, Núm. 7, septiembre-diciem-
2. Rey, Germán; ‘Cultura y Desarrollo Humano: unas rela- bre 2004.
ciones que se trasladan’, Pensar Iberoamérica, Número 0, fe- http://www.oei.es/pensariberoamerica/ric07a07.htm
brero 2002.
http://www.oei.es/pensariberoamerica/ric00a04.htm 5. Yúdice, George; ‘Cultural Diversity and Culture Rights’,
HIOL, Hispanic Issues on line, Fall 2009.
3. Kramer, Dieter; ‘La cultura en los vendavales de la glo- http://hispanicissues.umn.edu/assets/pdf/YUDICE_HRLAIC.pdf
balización. El desarrollo entre la autoexclusión y la instru-
mentalización’, D+C Desarrollo y Cooperación, Núm. 3, mayo- COOPERACIÓN INTERNACIONAL Y CULTURA
junio 2001.
http://www.inwent.org/E+Z/zeitschr/ds301-3.htm Publicaciones:

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

27
Foto: UNESCO – D. Roger

1. Carbó Ribugent, Gemma (coord.); La cultura, estrategia ricano de Gestión Cultural nº 13, septiembre 2005.
de cooperación al desarrollo, Documenta Universitaria, Gi- http://www.gestioncultural.org/gc/boletin/pdf/bgc13-MCorral.
rona, 2008. pdf

2. Martinell, Alfons; Diseño y elaboración de proyectos de 3. Bayardo, Rubens: ‘Sobre el financiamiento público de la
cooperación cultural, OEI, Madrid, 2001. cultura. Políticas culturales y economía cultural’
(www.naya.org.ar).
3. Publicaciones de los Campus Euroamericanos de
­Cooperación Cultural, OEI. VARIOS
http://www.oei.es/campusEuroamericano.htm
Publicaciones:
Artículos:
1. 10 clés pour la Convention sur la protection et la
1. Jiménez, Lucina; ‘Políticas Culturales y Cooperación In- promotion de la diversité des expressions culturelles,
ternacional para la diversidad y la equidad’, Pensar Iberoa­ UNESCO.
mérica, Número 10, 2006, OEI. http://www.unesco.org/culture/culturaldiversity/docs_
http://www.oei.es/revistacultura/secc_03/index_4.php pre_2007/10_keys_fr.pdf

2. Camacho, Hugo; ‘La cultura en los planes euroameri- 2. Moneta, Carlos (ed.); El jardín de los senderos que se
canos de cooperación’, Pensar Iberoamérica, Número 7, encuentran: Políticas públicas y diversidad cultural en el
septiembre-diciembre 2004, OEI. MERCOSUR, UNESCO Uruguay, 2006.
http://www.oei.es/pensariberoamerica/ric07a04.htm
3. Informe Mundial de la UNESCO. Invertir en la diversi-
ECONOMÍA, CULTURA E INDUSTRIAS CULTURALES dad cultural y el diálogo intercultural, UNESCO, 2009.
http://unesdoc.unesco.org/images/0018/001847/184755s.pdf
Artículos:
4. Oliva Martínez, J. Daniel; y Blázquez Martín, Diego; Los de-
1. Yúdice, George; ‘Las industrias culturales: más allá de la rechos humanos ante los desafíos internacionales de la
lógica puramente económica, el aporte social’, en Pensar diversidad cultural, PUV, Valencia 2007.
Iberoamérica núm. 1, junio-septiembre 2002, OEI.
http://www.oei.es/pensariberoamerica/ric01a02.htm 5. Ruiz Vieytez, Eduardo J.; Derechos humanos y diversidad.
Nuevos desafíos para las sociedades plurales, Universidad
2. Del Corral, Milagros; ‘Hacia nuevas políticas de desarro- de Deusto, Instituto de Derechos Humanos Pedro Arrupe, Za-
llo de las industrias culturales’, Boletín del Portal Iberoame- rautz, 2008.

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1


Cultura y Desarrollo Evolución y perspectivas

28
Foto: UNESCO – Y. Fruneau

Cátedra UNESCO de Políticas Culturales, Universidad de


Girona
09. Enlaces http://www.catedraunesco.com/

Organizaciones internacionales y de cooperación: Observatorio de la Diversidad y los Derechos Culturales


www.droitsculturels.org
UNESCO
www.unesco.org Fundación Interarts
http://www.interarts.net/es/
PNUD
www.undp.org Red Desarrollo y Cultura
http://www.desarrolloycultura.net/inicio/
Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas
para los Derechos Humanos Creative Exchange
www.ohchr.org http://www.creativexchange.org/

AECID AIETI
www.aecid.es http://www.aieti.es/cultura/

OEI – Organización de Estados Iberoamericanos // Cultu- O’dam ONGD


ra y Desarrollo http://www.odamongd.org/node/43
http://www.oei.es/cultura/cultura_desarrollo.htm

Sociedad civil:

UNESCO Etxea
www.unescoetxea.org

UNESCO Etxea. Cuadernos de trabajo. Nº1