Vous êtes sur la page 1sur 226

1

PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DEL PERÚ

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES

“Ni las moscas se aparecen”: representaciones de servidores públicos en una Comunidad Nativa Shipibo-Conibo, el caso de la educación en Santa Teresita de Cashibococha

Tesis para optar por el Título de Licenciado en Antropología que presenta:

Giancarlo César Rolando Betancourt

Asesor: Luis Mujica Bermúdez

2

Índice

Introducción

5

 

Capítulo 1

El Estado y los servidores públicos, las representaciones y los discursos

1o

1.1. El Estado entre sus ciudadanos

11

1.2. Notas teóricas en torno al Estado

19

1.2.1. El Estado como acuerdo

20

1.2.2. El Estado como organización burocrática

22

1.2.3. El Estado como práctica y representación

27

1.3.

Acerca de las representaciones y el Estado

40

1.3.1. Acerca de la teoría de las representaciones sociales

40

1.3.2. Una definición de representación

48

1.3.3. Acerca de los discursos y las representaciones

51

 

Capítulo 2

Las comunidades nativas y las dependencias públicas

56

2.1. Los Shipibo-Conibo

56

2.2. La Comunidad Nativa Santa Teresita de Cashibococha

61

2.3. Panorama organizacional

69

2.4. Las dependencias públicas

71

Capítulo 3

3

3.1.

Las instituciones

77

3.1.1. Los centros educativos

79

3.1.2. El puesto de salud

89

 

Capítulo 4

Acciones y omisiones de los profesores

92

4.1. Las condiciones de trabajo

94

4.2. Los días de clase

99

4.3. La (in)asistencia a clases

127

 

Capítulo 5

Representaciones y discursos de los profesores en tanto servidores públicos

139

5.1. Representaciones de la Comunidad Nativa y los comuneros

141

5.2. Representaciones de los profesores sobre los comuneros

144

5.3. Representaciones sobre el trabajo en la comunidad

149

5.4. Un problema de “apoyo”

150

5.5. Representaciones sobre el Estado y sus condiciones laborales

153

5.6. Representantes del Ministerio

155

5.7. Falta de recursos

157

5.8. Corrupción

160

5.9. Bilingüismo

165

4

Representaciones y discursos de los comuneros en torno a los servidores públicos

 

170

6.1. El desempeño de los profesores en la comunidad

170

6.2. Interpretaciones de los comuneros en torno al desempeño de los profesores

 

188

6.3. Otros temas recurrentes

197

Capítulo 7

Conclusiones

210

Bibliografía

219

5

INTRODUCCIÓN

Los pueblos indígenas constituyen un segmento de la población que ha

inquietado a los gobiernos de estas tierras desde la creación de aquello que hoy

llamamos Perú. Desde la llegada de los europeos se empezó a elaborar discursos

en torno a estos pueblos, discutiéndose las formas apropiadas de incorporarlos,

primero al virreinato y luego a la república. Se cuenta entonces, con información

de larga data en torno a las concepciones que españoles, criollos y mestizos

desarrollaron sobre los indígenas, y la forma en que la administración estatal

debía relacionarse con ellos. Del mismo modo, los antropólogos han prestado

atención hacia adentro y hacia afuera de sus formas de organización y modos de

participación política. Sin embargo, poco se sabe del modo en que los pueblos

indígenas, y especialmente los amazónicos, conciben al Estado, a los servidores

públicos estatales y a los servicios públicos estatales.

6

El Estado es una entidad abstracta que ha sido estudiada desde diversas

ciencias humanas como la filosofía, la ciencia política y la historia. Si bien existen

numerosos trabajos antropológicos en los que se tocan temas relativos a esta

entidad, aún no son muchos los trabajos en que el Estado y/o sus operadores (los

servidores públicos) son el centro de las investigaciones en sí y se preste atención

a los encuentros concretos que se dan entre Estado y Sociedad, a través de la

observación

de

las

interacciones

concretas

entre

servidores

públicos

y

ciudadanos, y las representaciones en juego en estas interacciones.

Por ello, y atendiendo a la carencia mencionada anteriormente, lo que se

pretende lograr con esta investigación es averiguar las representaciones del otro

que están en juego al encontrarse los pobladores de una comunidad nativa

Shipibo-Conibo con los servidores públicos, a partir del caso específico de los

servicios de educación recibidos en el territorio de la comunidad nativa. Esto, bajo

el supuesto de que los servidores públicos están en ese lugar para cumplir un

encargo estatal específico. En otras palabras, al actuar ellos en nombre del

Estado, se erigen en representantes de este en el ámbito de la comunidad. En

este sentido, la pregunta por las representaciones 1 que poseen los comuneros en

torno a los servidores públicos, es la pregunta por la interpretación que hacen los

comuneros del modo en que el Estado se representa 2 a sí mismo, mediante las

acciones (y omisiones) de aquellos a quienes envía para que actúen en su nombre

1 En el sentido de productos cognitivos.

2 En el sentido de mostrarse, o darse a conocer.

7

al interior de la comunidad, en el caso específico que nos ocupa, a través del

sistema público de educación básica.

La posta médica y la escuela son dos de las dependencias públicas de

mayor difusión a lo largo y ancho del territorio nacional, constituyéndose en casos

de estudio interesantes y susceptibles de ser comparados en diversos contextos

geográficos, sociales y culturales. En la región amazónica, ambas dependencias

públicas han jugado un rol clave para las comunidades nativas, en el tránsito de

estas de patrones de residencia dispersa al establecimiento en la forma que

existen actualmente, así como en la estabilidad y permanencia en el tiempo de las

mismas.

Asimismo, los profesores nativos formados para dirigir los proyectos de

educación bilingüe han estado estrechamente vinculados a los procesos de

configuración de las organizaciones y federaciones indígenas de la cuenca

amazónica

peruana;

ocupando

frecuentemente

posiciones

relevantes

en

la

organización comunal y en las organizaciones y federaciones indígenas de la

región. Finalmente, la educación constituye uno de los principales derechos que

reclaman los pueblos indígenas, tanto en lo referido a su cobertura, su calidad y

adecuación a las diversas realidades culturales y sociales existentes en el país.

8

La coyuntura política actual -post paro amazónico- se configura como un

escenario interesante para la indagación en torno a este tipo de temas, tras

haberse puesto en el centro de la atención pública cuestiones como ciudadanía,

cultura política, derechos colectivos, multiculturalismo, la relación entre Estado y

pueblos indígenas, y otras tramas semejantes en la agenda política.

En este sentido, la coyuntura actual nos invita a involucrarnos en la tarea de

contribuir al desarrollo de este campo del quehacer antropológico, debido a la

urgencia de los problemas sociales que se han hecho aún más evidentes a la luz

del desafortunado desarrollo del paro amazónico del año pasado. Del mismo

modo, la coyuntura actual nos recuerda la importancia de estudiar los modos en

que los ciudadanos entendemos al Estado y la relación entre el aparato estatal y la

ciudadanía, especialmente entre aquellos que pertenecen a sectores sociales

marginados y/o discriminados históricamente.

El trabajo que se presenta a continuación está desarrollado en base a

información recopilada durante los meses de agosto, setiembre y octubre del año

2009 en la Comunidad Nativa Santa Teresita de Cashibococha, del Pueblo

Shipibo-Conibo, ubicada en el distrito de Yarinacocha, provincia Coronel Portillo,

región Ucayali. Durante el trabajo de campo permanecí alojado en casa del agente

municipal

Felipe

Suárez Lomas,

a

cuya

familia

debo agradecer

su

infinita

hospitalidad y generosidad. Debido a la naturaleza del tema, los nombres de los

9

servidores públicos que se mencionen en este trabajo han sido reemplazados por

seudónimos.

10

CAPÍTULO 1: EL ESTADO Y LOS SERVIDORES PÚBLICOS, LAS

REPRESENTACIONES Y LOS DISCURSOS

En este capítulo presentamos en primer lugar, a modo de estado de la

cuestión, algunos trabajos en la perspectiva que queremos desarrollar en esta

investigación; vale decir, la presencia del proyecto estatal en la sociedad y e

n

particular en el territorio de los pueblos indígenas amazónicos. En segundo lugar,

se presentarán algunas notas en torno al Estado y los servidores públicos, de

modo tal que se concluirá con la presentación de una propuesta que nos permitirá

mostrar

qué

representaciones

del

otro

se están

poniendo

en

juego

en

la

interacción entre servidores públicos y comuneros a partir de la observación de

sus interacciones cotidianas y la recopilación de discursos en torno al tema que

aquí nos ocupa. En tercer lugar, se presentarán algunas ideas en torno a las

representaciones sociales a partir de las cuales, así como considerando otros

elementos, se propondrá la definición de representación a ser utilizada en la

11

investigación, la cual se encontrará necesariamente ligada a los discursos en tanto

modo de explicitar las representaciones.

1.1. El Estado entre sus ciudadanos

Al buscar en la literatura antropológica textos que relacionen la presencia

del Estado en el territorio indígena amazónico y las representaciones que emergen

a partir de esta, se puede constatar que estos no son abundantes. Sin embargo,

los aportes que presentamos a continuación son una muestra del interés sobre

temas relacionados e investigaciones desarrolladas desde perspectivas similares.

La presentación y discusión de estos textos nos permitirá irnos situando en la

región geográfica y el tema de la investigación.

En la antropología amazónica se han realizado estudios relativos a las

relaciones entre el Estado y los Pueblos Amazónicos desde la perspectiva de la

expansión de la frontera nacional y la soberanía del Estado sobre el territorio,

fenómeno que puede tener varias caras: expansión de la frontera agrícola,

programas de colonización, proliferación de dependencias públicas, políticas de

incentivo a la inversión en la zona, entre muchas otras.

Héctor Martínez con “Las colonizaciones selváticas dirigidas en el Perú:

Antecedentes, actualidad y perspectivas” (1990) realiza un aporte importante al

estudio del modo en que el Estado Peruano ha concebido el desarrollo de la

12

Amazonía, y en este sentido se ha vinculado con este territorio y sus habitantes, al

discutir el rol del Estado en el proceso de colonización de la región amazónica en

el Perú. En relación a la Amazonía Brasilera, Roberto Cardoso de Oliveira (1972)

ha estudiado, a partir del caso del Pueblo Terêna, los resultados del encuentro de

un pueblo indígena amazónico con el Estado Brasilero y sus estrategias de

adaptación a este contacto dependiendo de si se encuentran en un medio urbano,

semi-urbano o en la reserva que fue creada para este pueblo indígena.

En esta línea también se encuentra la publicación de Frederica Barclay,

Fernando Santos y otros, titulada “Amazonía 1940-1990: el extravío de una

ilusión” (1991). En esta, Barclay señala que el Estado Peruano ha jugado un papel

preponderante en la configuración del espacio amazónico, esto a través de:

políticas de población de la región basadas en la colonización de la zona por parte

de

migrantes

foráneos

a

la

región;

expansión

de

la

economía

capitalista,

especialmente en relación a actividades de carácter extractivo; y el desarrollo de

una institucionalidad estatal en la zona.

Por otra parte, Belaunde y otros (2005) presentan los resultados de la

aplicación de cuestionarios y grupos focales así como el levantamiento de

historias de vida de líderes indígenas, en torno a los temas de ciudadanía y cultura

política. La recopilación de la información se llevó a cabo en nueve comunidades

nativas

distintas:

tres

pertenecientes

al

Pueblo

Awajún,

tres

comunidades

13

pertenecientes al Pueblo Asháninka y tres comunidades pertenecientes al Pueblo

Shipibo-Conibo.

La principal conclusión del texto es que la comunidad es la entidad

fundamental sobre la cual los indígenas de los tres pueblos erigen su concepto de

ciudadanía política peruana. De este modo, la comunidad se constituye como el

espacio en que se encuentran:

(…) un pensamiento social de la convivencia específicamente indígena amazónico, una estructura institucional de asamblea y cargos comunales definidos por la ley nacional, y una percepción desarrollista de la política ciudadana y de la relación entre la comunidad y la municipalidad. (Belaunde y otros 2005:138)

Algunas

respuestas

obtenidas

en

esta

investigación

que

resultan

interesantes para nuestros objetivos son las siguientes:

A la pregunta abierta ¿qué es el Perú?, un poco más de la cuarta parte de

los entrevistados dio respuestas del tipo “nuestro país/ donde vivimos” (lo

menciona como algo propio), un grupo ligeramente menor dio respuestas

del tipo “un país grande/ rico” (lo menciona con lejanía, no antepone el

“nuestro”) y la quinta parte de los entrevistados respondió que no sabía. Los

autores

interpretan

este

dato

como

indicador

de

que

para

muchos

indígenas de estos tres pueblos el Perú es “algo remoto y ajeno”.

La

percepción de la comunidad es

mayoritariamente

(más

del

60%)

favorable y se encuentra agrupada bajo el rótulo “bonita/ organizada”.

14

Más del 80% de los entrevistados declaran que la resolución de conflictos

en la comunidad se da dentro de esta, es decir sin que se acuda a medios

externos.

Ante la pregunta por las personas más influyentes en la comunidad (con la

posibilidad

de

elegir

a

más

de

uno),

casi

el

100%

de

los

shipibo

entrevistados respondió que el jefe de la comunidad, seguido de cerca por

el teniente gobernador (más del 80%) y en un lejano tercer lugar (poco más

del 40%) se encuentra el agente municipal - gobernador.

Las actividades municipales más conocidas son los proyectos de servicios

públicos y los programas de asistencia, ambos con alrededor del 50% de

las respuestas.

Las actividades municipales más esperadas son las obras de infraestructura

con el 80% de las respuestas, todas las demás se encuentran por debajo

del 5%. Entre las obras de infraestructura más deseadas se encuentran:

electricidad (20%), agua potable, carreteras y postas de salud, las tres

últimas con alrededor del 15% de las respuestas.

En suma, como ya mencionamos anteriormente citando a Belaúnde, la

comunidad nativa se ha configurado como la institución a partir de la cual los

indígenas amazónicos viven y entienden su participación de la ciudadanía política

peruana. En este sentido es contundente, recordando a Damonte (ANSION y

otros, 2000, pp. 109124), que el 100% de entrevistados shipibo consideren al jefe

15

de la comunidad como la persona más influyente, por encima de las otras dos

autoridades locales: el agente municipal y el teniente gobernador (representante

del gobierno central). Siguiendo el análisis de Damonte (Ansion y otros 2000:361),

esta respuesta nos demostraría la vitalidad de las comunidades nativas shipibo

frente a otros espacios de ejercicio político determinados por el Estado Peruano 3

para funcionar a esta escala con sus respectivas autoridades, las cuales ya

mencionamos. De la misma manera que esta respuesta nos sugiere un rol

preeminente de la comunidad nativa en la vida política local, también nos insinúa

un aparato estatal (municipalidad, gobierno regional y gobierno central) que se

hace presente en el espacio local de modo débil o insuficiente.

Una publicación en la que se comenta ampliamente en torno al asunto de la

educación en la Amazonía Peruana se llama Educación Bilingüe (Larson 1979).

En este libro, a través de numerosos artículos escritos por varios autores

agrupados en cinco secciones temáticas, se intenta dar un panorama general de

la situación de la Educación Bilingüe en el país, así como de valorar la experiencia

obtenida y proponer pautas para el futuro de dicha rama de la educación. Como

comentario general, podemos mencionar que en esa época se concebía la

educación bilingüe como un medio a través del cual llevar la lengua castellana a

los pueblos indígenas amazónicos, así como la vía por la cual los niños de estos

pueblos debían acceder al sistema educativo nacional a través del aprendizaje del

3 Gobierno regional y municipal.

16

castellano y su lecto-escritura 4 . Del mismo modo, aunque no explícitamente, en el

texto se pueden encontrar comentarios y apreciaciones que sitúan algunas

prácticas comunes entre los indígenas amazónicos (de aquella época) como

indeseables (especialmente la poliginia), apreciaciones que son comprensibles si

se tiene en cuenta la filiación religiosa del ILV.

Entre los muchos temas vistos en este libro, los que más interesan para

nuestros fines son los que tocan aspectos directamente relacionados a la figura

del profesor. Se menciona que el personaje idóneo para ser erigido como profesor

debía contar con las siguientes características:

Contar con el apoyo de la comunidad

Generalmente es hombre

Ser capaz de cumplir con sus responsabilidades

Ser un miembro estable y respetado por los adultos de la comunidad.

Del mismo modo, es interesante la descripción de la particular situación en

que se encuentran los profesores bilingües, especialmente en aquella época y

entre los grupos de menor cercanía y contacto con los núcleos mestizos; ya que,

al ser generalmente estos los más competentes en el uso del idioma castellano y

su lectura y escritura, suelen encontrarse en posiciones importantes dentro de la

organización comunal (dirigente, interlocutor frente a foráneos, encargado de

4 Instrumento de homogenización neocolonialista.

17

salud, supervisor de obras, etc.), así como se sienten responsables por sus

paisanos. De este modo, el autor señala que la fuerte carga de responsabilidades

que concentran los maestros suele generarles una gran tensión al mismo tiempo

que demanda una gran cantidad de su tiempo. Esto les trae, a su vez, problemas

con sus familias al no poder dedicarles la cantidad de tiempo que se espera de

ellos, tanto por el gran número de responsabilidades que cargan, como por los

continuos viajes que estas pueden suponer. Igualmente, se menciona la tensión

que origina el cumplimiento de las responsabilidades mencionadas anteriormente

con las obligaciones que se esperan de ellos, tanto por sus conocimientos como

por su acceso a recursos y a un sueldo significativo para la realidad local, al ser

miembros prominentes de la comunidad y de un grupo de parentesco específico.

Otros puntos interesantes mencionados en el libro se relacionan a la

descripción de los encuentros multiétnicos en el centro de formación docente

establecido en Yarinacocha y lo que supuso la convivencia durante los meses de

capacitación de los docentes; la historia presentada por un profesor awajún; y los

balances y sugerencias que se dan en torno al diagnóstico que se establece para

la educación bilingüe en la época en que se desarrollaron los estudios compilados

en esta publicación.

El libro “La escuela rural: variaciones sobre un tema” (1990), compilado por

Carmen Montero, es un esfuerzo por brindar una visión panorámica de la situación

18

de esta institución, para lo cual reúne 66 artículos organizados en: una primera

parte histórica, una segunda parte dedicada al contexto, social y económico en

que funciona la institución, y finalmente una tercera parte titulada “La escuela en el

campo andino”. De la gran cantidad de información recopilada en este texto,

quisiera mencionar dos aportes que resultarán útiles para la comprensión del caso

que ocupa esta investigación: el de “La escuela como trampolín hacia afuera” de

Juan Ansión (Montero 1990: 353-361) y el análisis de Rodolfo Cerrón-Palomino en

el

capítulo

“Política

idiomática

republicana”,

especialmente

en

torno

a

la

“vergüenza idiomática y el auto-odio” (Montero 1990: 59-63).

En suma, los trabajos revisados nos muestran la necesidad de una

antropología política que se avoque al estudio de los aspectos tanto simbólicos

como prácticos del ejercicio político en espacios locales, o “gramáticas del poder

como diría Abeles, en un contexto marcado por el fenómeno de la mundialización.

Es decir, reconociendo y cuestionando el funcionamiento de los lazos que hoy

unen a los diversos espacios locales, por más aparente que sea su aislamiento,

con esferas mayores de acción política como pueden ser los gobiernos regionales

y nacionales o los organismos multilaterales (por mencionar algunos ejemplos).

Del mismo modo, dichas investigaciones nos invitan a prestar atención a las

brechas existentes entre la realidad planteada en las constituciones y legislaciones

nacionales y la realidad de facto, manifiesta en las prácticas cotidianas y las

19

representaciones que las sustentan, así como las que pudieran emerger de dichas

interacciones.

Es así que, lo que se persigue en este trabajo es determinar cómo se

interpreta la presencia y las acciones, en el espacio comunal, de aquellas

personas que teóricamente estarían actuando en nombre del Estado Peruano en

la Comunidad Nativa, específicamente a partir del caso de las instituciones

educativas de Santa Teresita de Cashibococha.

1.2. Notas teóricas en torno al Estado

Una vez vistas algunas maneras de abordar la presencia del estado, vamos

a presentar algunas anotaciones en torno al objeto mismo del que queremos dar

cuenta: el Estado 5 . Este puede ser definido de diversas maneras, dependiendo del

énfasis de la investigación o el aspecto del

mismo que se tome en

mayor

consideración. Sin embargo, podemos decir que existen tres grandes modos de

ver al Estado: 1) como acuerdo, 2) como organización burocrática y 3) como

práctica y representación. Estos tres modos no son exclusivos entre sí, al

contrario,

constituyen

aspectos

de

un

mismo

fenómeno

y

se

encuentran

estrechamente relacionados. Por esta razón, independientemente del aspecto del

Estado que se privilegie en la investigación, es importante tener siempre en mente

5 A través de las representaciones implicadas en los discursos de comuneros y servidores públicos, así como en sus acciones.

20

las otras dos perspectivas con la finalidad de tener un acercamiento completo al

objeto de estudio.

1.2.1. El Estado como acuerdo

Esta primera perspectiva es una forma de entender al Estado, que a partir

del siglo XVII inicia un intenso desarrollo teórico que le llevará a ocupar un lugar

predominante en la filosofía política, así como a jugar un rol fundamental en la

constitución de los estados modernos y contemporáneos. El primer filósofo

moderno en definir al Estado como acuerdo fue Thomas Hobbes y lo hizo en los

siguientes términos:

Y en ello consiste la esencia del Estado, que podemos definir así:

una persona de cuyos actos se constituye en autora una gran multitud mediante pactos recíprocos de sus miembros con el fin de que esa persona pueda emplear la fuerza y medios de todos como lo juzgue conveniente para asegurar la paz y defensa común. El titular de esta persona se denomina SOBERANO, y se dice que tiene poder soberano; cada uno de los que le rodean es SÚBDITO suyo. Se alcanza este poder soberano por dos conductos. Uno por la fuerza natural, como cuando un hombre hace que sus hijos y los hijos de sus hijos le estén sometidos, siendo capaz de destruirlos si se niegan a ello; o que por actos de guerra somete sus enemigos a su voluntad, concediéndoles la vida a cambio de esa sumisión. Ocurre el otro procedimiento cuando los hombres se ponen de acuerdo entre sí, para someterse a algún hombre o asamblea de hombres voluntariamente, en la confianza de ser protegidos por ellos contra todos los demás. En este último caso puede hablarse de Estado políticos, o Estado por institución, y en el primero de Estado por adquisición. (Hobbes 1984: 179-180)

21

Dentro de esta perspectiva del Estado como acuerdo, podemos considerar

la posición de Hannah Arendt en torno al poder como concertación:

Poder corresponde a la capacidad humana, no simplemente para actuar, sino para actuar concertadamente. El poder nunca es propiedad de un individuo; pertenece a un grupo y sigue existiendo mientras que el grupo se mantenga unido. Cuando decimos de alguien que está “en el poder” nos referimos realmente a que tiene un poder de cierto número de personas para actuar en su nombre. En el momento en que el grupo, del que el poder se ha originado (potestas in populo, sin un pueblo o grupo no hay poder). En su acepción corriente, cuando hablamos de un “hombre poderoso” o de una “poderosa personalidad”, empleamos la palabra poder “poder” metafóricamente; a la que nos referimos sin metáfora es a “potencia”. (Arendt 2006: 60)

Como observa Mujica (1994), a partir de esta definición de Arendt, el poder

no consistiría principalmente en mandar sino que, esencialmente sería una

“energía real y simbólicamente construida por un sujeto colectivo”. En este

sentido, la política más que dominación consistiría en un ejercicio de concertación

y el Estado emergería entonces como el órgano de acción colectiva concertada de

los ciudadanos. O, en otras palabras, como un espacio surgido del acuerdo y que

funciona mediante el acuerdo.

Podemos decir que, desde esta perspectiva, el Estado es producto de un

conjunto de relaciones y acuerdos que permiten que las interacciones entre

servidores públicos (Estado/aparato estatal) y ciudadanos (sociedad) tengan un

sentido y a la vez las demandas (derechos) de los ciudadanos sean cubiertas

22

como parte de sus obligaciones. El “deber ser” fundamental de este Estado está

descrito específicamente en la Constitución Política de la República, y en menor

medida en la legislación nacional 6 . En esta tendencia, Bartolomé Clavero (2008)

en su libro “Geografía jurídica de América Latina: Pueblos indígenas entre

constituciones mestizas” se dedica al estudio de la historia de las constituciones

políticas latinoamericanas, con la finalidad de presentar algunos aspectos de la

situación jurídica en que se encuentran los pueblos indígenas en los distintos

países del continente 7 . Finalmente, el acuerdo establecido en la constitución

política y las leyes nacionales determinará, entre muchas otras cosas, el modo de

organizar el aparato estatal.

1.2.2. El Estado como organización burocrática

En segundo lugar está la perspectiva del Estado como organización. La

antropología política y algunas ciencias sociales afines han estudiado desde esta

óptica diversas formas de organizar el ejercicio del poder político y las estructuras

sociales

que

generan,

así

como

los

procesos

de

cambio

de

las

mismas.

Especialmente desde los estudios de sistemas políticos africanos, con Max

6 Dicho “deber ser” ha de ser confrontado con las condiciones de vida y prácticas realmente existentes.

7 A propósito de esto, en diciembre del 2009 se presentó en el congreso un informe en torno a las políticas públicas relativas a los pueblos indígenas, este informe fue hecho en el marco de la “Comisión multipartidaria encargada de estudiar y recomendar la solución a la problemática de los pueblos indígenas”, instalada a propósito de las muertes violentas ocurridas en el contexto del paro amazónico del mismo año. El foco de este informe se centra más en cuestiones relacionadas a la normatividad relativa a las políticas públicas orientadas a los indígenas amazónicos, que en la implementación de las mismas, tema que aborda de manera superficial.

23

Gluckman y la escuela de Manchester por un lado, y los aportes de Edmund

Leach a partir de su trabajo de campo en Birmania por el otro.

El caso que nos ocupa corresponde a un Estado organizado bajo aquellos

principios que emergieron a partir de la modernidad occidental. Desde esta

perspectiva Max Weber (1985: 118) introduce el concepto de burocracia como la

forma de gobierno por excelencia de las organizaciones, tanto públicas como

privadas, cuya característica fundamental es la racionalidad de su organización y

funcionamiento. De este modo, al optarse por la elección del más apto para el

ejercicio de cada cargo, en la propuesta de Weber se da un quiebre con otros

sistemas de gobierno anteriores en que los cargos eran repartidos de acuerdo a

otros criterios como la tradición o el carisma. En este sentido algunos de los

principales atributos que Weber asigna a la burocracia son los siguientes:

Está

organizada

en

sectores

jurisdiccionales.

Esta

organización

se

establece mediante una normatividad que establece los objetivos de la

organización

y

reparte

las

funciones

entre

sus

diversas

partes.

La

estructura a que da lugar esta repartición de posiciones y funciones es

estable y da lugar a deberes oficiales del mismo modo estables.

 

Tiene

una

organización

jerárquica,

en

la

cual

las

funciones,

responsabilidades y cadena de mando son estables y explícitas. En

palabras de Weber (1985, p.10): “Este sistema permite que los gobernados

24

puedan apelar, mediante procedimientos preestablecidos, la decisión de

una repartición inferior a su autoridad superior”.

Está conformada por individuos que reúnen las calificaciones necesarias

para el desempeño adecuado de las funciones asignadas a su posición en

la organización. En este sentido, el desempeño de dichas funciones supone

un saber experto.

Su administración se realiza sobre la base de documentos escritos, los

cuales se conservan en archivos.

La propiedad pública, y específicamente la de los recursos públicos que

utiliza para llevar a cabo el cumplimiento de sus funciones, está separada

de la propiedad privada del servidor público.

El ejercicio del cargo supone la recepción de una contrapartida económica,

un salario.

En el modelo propuesto por Weber (evidentemente ideal) se supone que la

burocracia funciona de modo completamente racional e impersonal. Desde esta

perspectiva, se entiende al servidor público como un individuo que actúa libre de

toda subjetividad durante el ejercicio de sus funciones. Momento en el cual se

encuentra únicamente al servicio de los fines de su organización, a través del

cumplimiento responsable de los encargos específicos que ha recibido, y que se

encuentran descritos en las normas de la institución y están estrictamente

25

asociados al cargo que le ha sido asignado al servidor público en virtud de un

conocimiento experto.

De acuerdo a los intereses de esta investigación se puede decir que la

burocracia es la forma de organización del estado moderno, la cual idealmente

debería

ostentar

las

características

anteriormente

descritas.

Esta

forma

de

organización del Estado supone que habrá servidores públicos cuya actividad se

realice de modo tal que no sea visible a los ciudadanos que sirven, como por

ejemplo el personal técnico del Ministerio de Economía y Finanzas. Igualmente,

habrá

servidores

cuya

actividad

suponga

la

constante

interacción

con

los

ciudadanos, estos servidores públicos conformarán la “cara visible del Estado”, y

en este sentido serán considerados representantes del Estado ya que actuando en

nombre del mismo, y de cara a la ciudadanía, serán un medio importante mediante

el cual el Estado se muestra a sí mismo a la población, aun cuando evidentemente

su accionar se soporte en el accionar de otros servidores públicos “invisibles” a la

ciudadanía por la naturaleza de sus funciones.

Los servidores públicos pueden mostrarse a los ciudadanos mediante la

interacción “cara a cara” o a través de los medios de comunicación, dependiendo

de la naturaleza de su cargo. En nuestro caso particular, los servidores públicos

que conforman la “cara visible del Estado” en Santa Teresita de Cashibococha

serán, esencialmente, los docentes y el técnico del puesto de salud.

26

Desde la tradición marxista, Ralph Miliband trabaja el concepto de state-

system, Philip Abrams describe su contribución de la siguiente manera:

Miliband, having recognized the non-entity of the state 8 , substitutes a fairly familiar political scientists’ alternative which he calls the “state- system”, a cluster of institutions of political and executive control and their key personnel, the “state elite”: “the government, the administration, the military and the police, the judicial branch, sub- central government and parliamentary assemblies”. Plainly, these agencies and actors do exist in the naïve empirical sense as concrete objects and it is perfectly possible, desirable and necessary to ask how they relate to one another what form of state-system they comprise- and how they, as an ensemble, relate to other forces and elements in a society what type of state is constituted by their existence. (Abrams 1988: 71)

En otras palabras, reconociendo la calidad ilusoria del Estado propuesta por

Marx y Engels, Miliband prefiere el uso del concepto de aparato estatal en tanto

realidad materialmente verificable a través de la observación de las instituciones

que lo conforman y el modo en que estas se relacionan entre sí e interactúan con

los diversos componentes de la sociedad, y en este sentido se pregunta de qué

tipo de Estado se puede hablar a partir de su constatación empírica. En última

instancia, Miliband se pregunta por el ordenamiento social generado por la

existencia de dicho aparato estatal y el resultado del choque de fuerzas que

genera la interacción de este con los otros elementos constitutivos de la sociedad

8 Recordemos que en “La Ideología Alemana”, Marx y Engels definen que el aspecto más importante del Estado es su característica de comunidad ilusoria, mediante la cual los intereses particulares de la clase dominante se hacen pasar como de interés común a la sociedad.

27

que pretende gobernar. Miliband nos habla en un primer momento del Estado

como organización, pero a partir de la constatación empírica de dicha organización

nos lleva a la siguiente perspectiva que hemos mencionado al inicio de este

capítulo.

1.2.3. El Estado como práctica y representación

Es así que llegamos, para cerrar el círculo, al Estado como práctica y

representación. Hemos visto que el estado moderno se funda a partir del acuerdo

de los ciudadanos cristalizado en la constitución y legislación nacionales, la cual

va a dar lugar a una forma de organizar el estado, la burocracia. A la puesta en

funcionamiento de este acuerdo, a través de su organización, y las interacciones

que de esta puesta en funcionamiento se desprendan, la llamaremos el estado

como

práctica

y

representación.

Como

veremos

más

adelante,

práctica

y

representación son dos caras de un mismo fenómeno. La evaluación de la práctica

finalmente retroalimentará al conjunto de reglas confirmando su adecuación a la

realidad y la voluntad de los ciudadanos validándolas o rechazándolas. El rechazo

a las reglas puede darse a través de las vías legales o mediante la desobediencia

de la norma.

El Estado busca hacerse presente en los lugares que juzga como suyos por

el principio de soberanía. De hecho, la burocracia es un instrumento formal de

dominación que se hace presente, real y simbólicamente, en los lugares que el

28

estado juzga como estratégicos. En este sentido, los servidores públicos cumplen

una función de representación práctica mediante la educación, el resguardo

policial, la atención a la salud

y

la

alimentación, entre otros. Es así que la

existencia de dependencias públicas y el quehacer de los servidores públicos en

las comunidades son un mecanismo mediante el cual el Estado ejerce poder

efectivo sobre su territorio y los cuerpos de los ciudadanos, así como busca

asegurar

los

derechos

reconocidos

a

los

mismos.

En

esta

perspectiva

comentaremos aportes enfocados en torno a este segmento importante del

Estado, el de los servidores públicos que trabajan en relación directa (cara a cara)

con la ciudadanía.

Fernanda Wanderley (2009), a partir de una etnografía en torno a la

institución boliviana encargada de emitir los documentos de identidad en la cual

confronta el “deber ser” establecido en la constitución y ley boliviana con la

práctica real discriminadora desplegada por la burocracia de dicha entidad estatal;

presenta el concepto de “ciudadanía interaccional” inspirado en las teorías de

Goffman (Colomy y Brown 1996), según la autora:

Este concepto se refiere a que las sociedades varían en la interiorización del sentido de igualdad de los individuos, lo cual se vincula a la institucionalización de rituales y códigos de comportamiento que informan a las personas en directa interrelación sobre su equivalente valor como seres humanos por encima de asimetrías sociales. (Wanderley 2009:67-79)

29

La autora propone “neutralizar” el contenido normativo del concepto de

ciudadanía interaccional para trabajar con su dimensión analítica, proponiendo

observar

los

sentidos

de

igualdad

y

desigualdad

que

se

forman

en

las

interacciones concretas. Siguiendo esta línea de trabajo, la autora encontró que

los ciudadanos bolivianos emplean diferentes estrategias en su aproximación con

los representantes del Estado dependiendo si se presentan a título personal o en

representación de un colectivo. Del mismo modo, observó que los funcionaros

estatales actuaron de manera distinta cuando tuvieron frente a sí representantes

de colectivos que cuando se trataba de ciudadanos individuales. En general, las

prácticas de los funcionaros estaban marcadas por un fuerte racismo y desprecio

de las lenguas indígenas bolivianas.

La propuesta de Wanderley nos resulta interesante en tanto propone

observar las interacciones concretas entre ciudadanos y servidores públicos -a los

cuales llama representantes del Estado- tomándolas como unidad de análisis para

determinar las valoraciones asociadas al sentido de igualdad y desigualdad que

emergen en dichos encuentros entre aparato estatal y ciudadanía, llegando

finalmente a conclusiones relativas al ejercicio de la ciudadanía en Bolivia.

Siguiendo esta propuesta, es válido preguntarnos por las representaciones del

otro que emergen en la interacción de servidores públicos (representantes del

Estado) con los comuneros de Santa Teresita de Cashibococha. En otras

palabras, el concepto de ciudadanía interaccional nos es útil para determinar el

30

modo en que ciudadanos y servidores públicos se están representando, es decir

haciéndose inteligibles

mutuamente. Esto nos dirá, en última instancia, cómo el

Estado se está representando (mostrándose) a sí mismo en Santa Teresita de

Cashibococha a través de las prácticas y discursos de aquellos que actúan en

nombre suyo, vale decir sus representantes, los servidores públicos.

Otra propuesta en la perspectiva del Estado como práctica es la de Felipe

Hevia de la Jara (2009), quien propone un modelo para estudiar al Estado desde

la antropología. El título de su artículo: “Relaciones sociedad-Estado: análisis

interactivo para una antropología del Estado” es sumamente ilustrativo de lo que

propondrá en el mismo. Hevia denomina a su modelo relacional o interactivo, el

cual se funda en la premisa que es necesario estudiar “las diversas agencias del

Estado a partir de las relaciones que desarrolla con actores sociales variados.”

Su modelo está compuesto por cuatro premisas analíticas: a) está centrado

en los actores y rescata su complejidad y diversidad; b)

los espacios de

interacción constituyen los puntos nodales de observación puesto que en ellos se

desarrollan las estrategias y se actualizan las relaciones sociales que construyen

los actores entre sí; c) la implementación de

la

política resulta tan o más

importante que el diseño de la misma para explicar sus impactos y efectos;

finalmente, d) las interacciones generan consecuencias

intencionales y no

31

intencionalese impactos en los actores sociales y estatales que deben ser

cuidadosamente caracterizados.

De acuerdo al propio autor, las principales ventajas del modelo que propone

implican, por un lado, que considera la diversidad y complejidad de actores

involucrados, poniendo énfasis en sus intereses, así como en las estrategias que

ponen en marcha para alcanzarlos. Trasciende los niveles tradicionales de estudio

micro y macro, ya que sitúa las interacciones en distintas escalas, así como facilita

la observación de los vínculos entre distintos niveles de acción. Está más

orientado al “aquí y el ahora” que al “deber ser”. Es un enfoque que al tomar

aportes de distintas disciplinas permite un análisis más rico que aquellos que se

limitan a considerar únicamente los de una ciencia en particular. Finalmente, Hevia

reconoce que la principal limitación de su modelo tiene su origen en su carácter

sincrónico, “en desmedro de un análisis más histórico/diacrónico” en las propias

palabras del autor.

En esta misma perspectiva general, pero desde otro ángulo, Althusser

(1969)

desde

la

tradición

marxista

propone

el

concepto

de

los

“aparatos

ideológicos

del

Estado”.

Los

cuales

serían

las

instituciones

dedicadas

específicamente a reproducir una “sumisión a las reglas del orden establecido

32

(ideología dominante)” 9 , diferentes del aparato represivo en el sentido que los

aparatos

ideológicos

del

estado,

enseñando

a

hacer

cosas

generan

las

condiciones necesarias para que las personas ocupen “adecuadamente” su

posición en el sistema, mientras que el aparato represivo lo hace mediante la

violencia o la amenaza de esta. Sin embargo, el autor señala que es cierto que los

aparatos ideológicos

bien

pueden

valerse de

algunos

medios

represivos

y

viceversa. Althusser caracteriza y enumera dichos aparatos de la siguiente

manera:

Designamos con el nombre de aparatos ideológicos de Estado cierto número de realidades que se presentan al observador inmediato bajo la forma de instituciones distintas y especializadas. Proponemos una lista empírica de ellas, que exigirá naturalmente que sea examinada en detalle, puesta a prueba, rectificada y reordenada. Con todas las reservas que implica esta exigencia podemos por el momento considerar como aparatos ideológicos de Estado las instituciones siguientes (el orden en el cual los enumeramos no tiene significación especial):

9 El autor comienza su artículo parafraseando a Marx en los siguientes términos “Decía Marx que aun un niño sabe que una formación social que no reproduzca las condiciones de producción al mismo tiempo que produce, no sobrevivirá siquiera un año.” (1969, p.1) Desde esta idea de la necesidad de la reproducción de las condiciones de producción, y dentro de estas específicamente de las fuerzas productivas, nos dice lo siguiente:

Ahora bien, ¿cómo se asegura esta reproducción de la calificación (diversificada) de la fuerza de trabajo en el régimen capitalista? Contrariamente a lo que sucedía en las formaciones sociales esclavistas y serviles, esta reproducción de la calificación de la fuerza de trabajo tiende (se trata de una ley tendencial) a asegurarse no ya “en el lugar de trabajo” (aprendizaje en la producción misma), sino, cada vez más, fuera de la producción, por medio del sistema educativo capitalista y de otras instancias e instituciones. (Althusser 1969: 4) Y unas líneas más abajo anota lo siguiente:

La reproducción de la fuerza de trabajo no sólo exige una reproducción de su calificación sino, al mismo tiempo, la reproducción de su sumisión a las reglas del orden establecido, es decir una reproducción de su sumisión a la ideología dominante por parte de los agentes de la explotación y la represión, a fin de que aseguren también “por la palabra” el predominio de la clase dominante. (Althusser 1969: 4)

33

AIE religiosos (el sistema de las distintas Iglesias),

AIE escolar (el sistema de las distintas “Escuelas”, públicas y privadas),

AIE familiar

AIE jurídico

AIE político (el sistema político del cual forman parte los distintos partidos),

AIE sindical,

AIE de información (prensa, radio, T.V., etc.),

AIE cultural (literatura, artes, deportes, etc.). (Althusser 1969: 11)

Hoy en día sería importante resaltar la importancia, dentro de la lista que

propone Althusser, de los medios de comunicación masiva como un importante

aparato ideológico del Estado. Entre los Pueblos Indígenas de la Amazonía es

particularmente

importante

el

rol

de

la

radio 10 ,

al

ser

este

un

medio

de

comunicación de uso diario 11 y presente prácticamente en todos los hogares.

Entre todos los aparatos ideológicos del Estado, Althusser señala que el más

importante en la sociedad capitalista contemporánea es la escuela, ya que

mediante esta virtualmente todos los niños y jóvenes -independientemente de su

clase- son “ideologizados” durante varios años en largas sesiones diarias en la

etapa más vulnerable de su desarrollo personal. En el texto se hace especial

mención a las asignaturas de moral, cívica y filosofía. Del mismo modo, señala

que a partir del sexto año de educación, año en que se alcanzan las competencias

10 El artículo de Oscar Espinosa “Los Pueblos Indígenas de la Amazonía Peruana y el uso político de los medios de comunicación” nos da luces sobre la importancia que estos han venido cobrando en las últimas décadas y, de la misma manera, presenta el importante rol que juega el uso de estos medios dentro de las estrategias de las organizaciones políticas indígenas contemporáneas.

11 Del mismo modo, existen comunidades en las que se transmiten ciertos programas radiales mediante el uso de altoparlantes.

34

básicas, está se irá diferenciando de acuerdo a la posición que le toque ocupar a

cada estudiante en el futuro; en este sentido, algunos dejarán de estudiar para

sumarse a la masa proletaria, otros seguirán un tiempo más y se erigirán en

pequeños burgueses y continuarán el camino hacia las posiciones preeminentes

en el sistema.

Como hemos visto, Althusser se acerca al estudio de la práctica del Estado

a través de la constatación de los resultados provenientes de la puesta en marcha

de una serie de aparatos estatales destinados a la producción de las condiciones

de

producción

capitalistas

se

y

de

las

organizan

fuerzas

para

productivas,

concluyendo

actuar

de

modo

tal

que

que los estados

se

perpetúe

el

funcionamiento del sistema capitalista y la subalternidad de la clase proletaria.

Dentro de estos aparatos estatales presta atención a una serie de aparatos a los

que denomina Aparatos Ideológicos del Estado, los cuales se dedican no solo a

dotar a la masa proletaria de las calificaciones necesarias para el trabajo eficiente

sino también de un modo de pensar tal que se sometan fácilmente a los intereses

de la clase dominante. En este sentido, cabría preguntarse qué rol están jugando

los servicios educativos y de salud en Santa Teresita de Cashibococha -a la luz de

las observaciones de Althusser- y si están siendo exitosos en la consecución de

su

objetivo. Para

el

caso peruano,

sería ilógico

tomar

esta

propuesta

sin

considerar el fuerte componente étnico presente en las relaciones de producción

existentes, y que han existido, a lo largo de la historia nacional, fenómeno social

35

que se encuentra ampliamente graficado en el texto de Julio Cotler, “Clases,

Estado y Nación en el Perú” (2005).

Lipsky (1980), por su parte, propone la observación de lo que él llama

street-level

bureaucracies,

constituidas

por servidores

públicos

que

trabajan

directamente en contacto con la ciudadanía tales como profesores, profesionales

de salud, policías de tránsito, recepcionistas en ventanillas de las dependencias

públicas, etc. Para los fines de este trabajo, la conclusión más importante de

Lipsky es que estas street-level bureaucracies se constituyen en creadores de

políticas públicas de facto, debido a su posición dentro de la burocracia estatal, la

cual los coloca de cara a los ciudadanos en el ejercicio mismo de los intereses

públicos que tienen encargados, así como al hecho de que gozan de cierta libertad

y discrecionalidad en el cumplimiento de sus deberes.

Otro

estudio,

realizado

en

esta

perspectiva,

es

la

tesis

doctoral

de

Esperanza Reyes (2007), aquí ofrece un detallado estudio en torno al servicio de

salud, proponiendo un marco de referencia que denomina “la cultura como

práctica”, que apunta a observar las prácticas realizadas por los profesionales de

salud en el contexto del ejercicio de sus funciones como servidores públicos y los

significados asociados a estas prácticas, las cuales se enmarcan en relaciones de

poder y relaciones de solidaridad. En este sentido la autora menciona lo siguiente:

36

La agencia, según esta autora [Sherry Ortner] nos habla de vidas (relativamente ordinarias) que están organizadas en términos de proyectos culturalmente constituidos que los infunden con significados y propósitos. Es la habilidad de coordinar las propias acciones con otros y contra otros, persuadir, convencer y ejercer rutinas de las que no están ausentes relaciones de poder. Estas relaciones de poder al interior de los servicios se visibilizan en la diferenciación y tensiones entre contratados y nombrados, en la discusión sobre quiénes pueden ser jefes de los servicios de salud y en la culpabilización de los pacientes. (Reyes 2007: 236)

El objeto de la investigación de Reyes es el estudio de las experiencias de

los propios servidores públicos del área de salud, y los significados y relaciones de

poder asociados a estas experiencias. En este sentido, ve cómo opera el poder a

través de las rutinas y relaciones diarias que se dan en la prestación de los

servicios de salud desde la perspectiva de los servidores públicos, respecto a esto

me parece interesante rescatar las siguientes palabras de Reyes:

En los espacios de desarrollo de la acción sanitaria del servidor de salud se muestran las contradicciones entre una concepción del cuerpo biológico y su constante entrecruce con el cuerpo social; es decir, el de los condicionamientos sociales, políticos y económicos y el mundo de los afectos y sentimientos. En estos escenarios de todos los días es donde se desarrolla la atención sanitaria y se reflejan los pequeños poderes para modelar comportamientos que se ejercen desde el personal profesional hasta el administrativo. (Reyes 2007:

238)

Es así que Reyes observa tanto las relaciones que se dan entre los

servidores públicos (profesionales de la salud) y ciudadanos (pacientes), como las

37

relaciones que se dan entre los servidores públicos al interior de la institución y las

valoraciones, significados, sentimientos, etc. implicados en las mismas relaciones.

Sobre el rol que juegan los profesores en las comunidades rurales, en tanto

“puntas de los tentáculos” de la burocracia estatal, Fiona Wilson a propósito de su

análisis de las celebraciones escolares de fiestas patrias en Tarma afirma:

In the provinces, schoolteachers work at the outer fringes of the state; they can be envisaged as the fingers of the state’s long arms reaching down to the people, embodying and negotiating the blurred meeting point between state and society. However, teachers are more than state employees. They are also local intellectuals, recognized as having the authority and responsibility to defend and promote their community, town and province. This means teacher make take up political causes that bring them into sharp conflict with the state and its agents. Teachers localize and translate different kinds of cultural flow that open up new worlds and ways of imagining for the local community. They are placed in mediating positions, often intensely ambiguous ones, on two counts: they act between state and local society and they also link town and countryside. Rural communities have at times perceived teachers as dubious emissaries, a double-edged blessing that could be beneficial but also potentially harmful and costly. (Hansen y Stepputat 2001: 314)

Como vemos, el Estado es una condición real que permite jurídica y

políticamente hacerse presente (representarse) de diversas maneras en los

distintos ámbitos de su jurisdicción. Es así que podemos decir que el Estado es un

acuerdo, que da forma a una institucionalidad y al mismo tiempo supone una

interacción,

ya

que

hay

un

reconocimiento

de

derechos

que

deben

ser

garantizados,

los

cuales

a

su

vez

implican

el

cumplimiento

de

algunas

38

obligaciones (deberes). Uno de los modos de actuar y hacerse presente que tiene

el Estado es mediante sus servidores públicos.

La burocracia supone la organización de una red jerarquizada de servidores

públicos. Debido a esta característica de la organización del estado moderno, solo

existirá un número reducido de servidores públicos que interactúen directamente

con los ciudadanos, cuya acción se apoya a su vez en las acciones de otros

servidores públicos que no son visibles a la ciudadanía debido a la naturaleza de

sus funciones. Así, en Santa Teresita de Cashibococha funcionarán dos tipos de

dependencias públicas: los centros educativos y el puesto de salud, con sus

respectivos servidores (visibles): docentes y técnico sanitario; y las respectivas

burocracias (en su mayor parte/generalmente invisible) que justifican su presencia

en la comunidad: Ministerio de Educación y Ministerio de Salud, ambos parte del

Poder Ejecutivo y en última instancia del Estado Peruano.

Para fines de esta investigación se dirigirá la atención a los servidores

públicos de los servicios de educación en el nivel local (comunidad) 12 , es decir que

se prestará atención a los servidores públicos cuyo rol y ejercicio de funciones

corresponden al mismo medio en que habitan los pobladores de la comunidad en

que se realiza la investigación, o sea la propia comunidad. Esto se propone bajo el

12 Sin embargo, como ya mencionamos en una nota anterior, no se perderá de vista a los servidores de los otros servicios públicos ofrecidos en la comunidad, así como a los diversos agentes estatales que puedan formar parte de la constelación local de servidores públicos.

39

supuesto de que estos servidores públicos son quienes encarnan y representan al

Estado y operan en la práctica en la realidad local como parte del Estado. Es así

que se está asumiendo al Estado como una presencia y un conjunto de acciones

que se manifiestan en el espacio comunal a través de las dependencias públicas y

las acciones que ejercen los servidores que trabajan en ellas.

Se entiende que las relaciones entre ciudadanía y Estado (aparato estatal)

son bidireccionales. Es decir que, así como los pobladores demandarán derechos

al Estado, y específicamente solicitarán servicios a sus servidores, esto supondrá

a su vez deberes. Esta negociación de obligaciones mutuas (deberes y derechos)

se da a diferentes niveles. En esta investigación el foco de interés se encuentra a

nivel local. En este sentido, es importante para los fines de la investigación,

conocer las principales demandas políticas de los pobladores y el modo en que

estas se relacionan con el desempeño de los servidores públicos en el espacio

comunal, así como la percepción que tienen de esta relación y los actores

involucrados.

Se propone esta manera de entender al Estado, y especialmente a los

servidores públicos, ya que nos permitirá establecer qué representaciones de los

mismos emergen de la experiencia concreta de los pobladores de la comunidad en

su interacción con estos en las dependencias públicas donde se prestan los

servicios

públicos

respectivos.

En

este

sentido,

se

entiende

que

las

40

representaciones de los servidores públicos y su desempeño en las dependencias

públicas que se encuentran al interior de la comunidad son elementos que se

encuentran estrechamente ligados. En consecuencia, se supone que a través de

la pregunta por los servidores públicos y sus interacciones con los pobladores de

la

comunidad,

es

posible

identificar

los

elementos

que

constituirán

las

representaciones de los mismos que poseen los pobladores de la comunidad. Las

representaciones

de

los

servidores

públicos

consistirán

entonces

en

la

condensación de elementos tales como: valoraciones, imágenes, narrativas,

juicios, etc. los cuales se encuentran grabados en la memoria de los pobladores y

son

experimentados

cotidianamente.

Asimismo,

mediante la observación

de

dichas

interacciones

podremos

determinar

el

modo

en

que

el

Estado

se

representa (muestra) a sí mismo a través de la acción de los servidores públicos

que actúan en su nombre, es decir lo representan, en el espacio comunal.

1.3. Acerca de las representaciones y el Estado

1.3.1. Acerca de la teoría de las representaciones sociales

Las representaciones han sido estudiadas por las ciencias humanas desde

diversas perspectivas. Una de estas perspectivas es la de Serge Moscovici y sus

seguidores, denominada la teoría de las representaciones sociales. Revisar esta

teoría nos es útil ya que nos permite irnos familiarizando con el aspecto cognitivo

41

de las representaciones, específicamente en el sentido que son un modo de

conocer que se orienta a la acción al permitir a los sujetos situarse en el medio

que los rodea y consecuentemente moverse en él competentemente. Otra idea en

torno a las representaciones que debemos tener en cuenta, es su calidad de

construcción social o, en otras palabras, el hecho de que son producto de la

interacción entre distintas subjetividades. Más adelante, luego de presentar una

breve introducción a la tradición teórica que se desprende de la obra de Durkheim

(pero principalmente de Moscovici 13 ) afinaremos un poco la definición de qué

entenderemos por representación en el presente trabajo.

La

idea

de

representación

social

que

propone

Moscovici

tiene

sus

antecedentes, según el propio autor, en la obra de Durkheim y su noción de

representación colectiva. Esta última se refiere al modo en que las colectividades

piensan en relación a aquello que los rodea, este modo de pensar se impondría

constrictivamente a los individuos que forman parte de una colectividad debido a

que, de acuerdo a Durkheim, las representaciones colectivas tendrían para los

miembros de la colectividad que los produce, la misma objetividad que las cosas

naturales (Araya 2002).

13 Igualmente, influyeron en el autor las ideas de Lucien Lévy-Bruhl sobre el pensamiento primitivo, la psicología de Jean Piaget, el psicoanálisis de Sigmund Freud, la psicología ingenua de Fritz Heider, entre otros.

42

Durkheim presenta la idea de representación colectiva en su texto “Las

Formas Elementales de la Vida Religiosa”, en el cual señala que estas son la

forma en que las colectividades piensan como tales, en el sentido que estas

representaciones

son

producto

de

la

comunidad;

esto

es,

no

han

sido

determinadas por un sujeto único y han pasado por el filtro de la historia. El

tratamiento que Durkheim da a las representaciones colectivas muestra algunas

preocupaciones características de la época del autor, como son el desarrollo del

pensamiento lógico y la verdad y/o validez del conocimiento producido por los

seres humanos. Es así que el autor ve en las representaciones colectivas una

forma de pensar lógica 14 a través de las cuales las colectividades humanas van

produciendo,

a

lo

largo

de

la

historia,

conocimiento

cristalizado

en

representaciones mentales relativamente estables, compartidas por el grupo y

creadas por la interacción de los distintos intelectos. Este tipo de representaciones

no habrían podido ser creadas de otro modo y es, gracias a esta característica de

productos colectivos, que permiten la comunicación entre los seres humanos al

dotarlos de un marco conceptual común.

Del

mismo

modo,

Durkheim

anuncia

que

estas

representaciones

se

imponen de modo uniforme a los individuos y constituyen una suerte de marco

dentro del cual estos pueden hacer uso de su intelecto. En opinión de Durkheim,

14 En un punto del texto compara las representaciones colectivas con los conocimientos producidos el método científico y señala que por su propia naturaleza de producción colectiva las representaciones colectivas gozan de cierta garantía de objetividad.

43

estas representaciones se imponen a los individuos con la misma fuerza que

aquellas representaciones que se derivan de su experiencia concreta. Es en este

sentido que se puede entender la afirmación de que para los sujetos las

representaciones colectivas tienen la misma fuerza que las cosas naturales.

A este concepto de representación colectiva Moscovici le va dar un aspecto

más dinámico, además de un mayor énfasis en su origen como construcciones

sociales y el papel que juega el aspecto de la comunicación entre individuos en la

génesis de las mismas. El autor va a dotar a sus representaciones sociales de la

cualidad de ser, al mismo tiempo, adquiridas y generadas.

Moscovici dice sobre las representaciones sociales, que a pesar de que

estas son fáciles de ser captadas, es sumamente difícil definir el concepto mismo

de representación social. Sin embargo él, tanto como sus seguidores, han

ensayado distintas definiciones, entre las que encontramos las siguientes:

[Moscovici las define como] una modalidad particular del conocimiento, cuya función es la elaboración de los comportamientos

La representación es un

corpus organizado de conocimientos y una de las actividades psíquicas gracias a las cuales los hombres hacen inteligible la realidad física y social, se integran en un grupo o en una relación

y la comunicación entre los individuos

cotidiana de intercambios, liberan los poderes de su imaginación. (Araya 2002)

la manera en

que nosotros sujetos sociales, aprehendemos los acontecimientos de la vida diaria, las características de nuestro medio ambiente, las

[según Jodelet las representaciones sociales son]

44

informaciones que en él circulan, a las personas de nuestro entorno próximo o lejano. En pocas palabras el conocimiento “espontáneo”,

ingenuo (

común o bien pensamiento natural por oposición al pensamiento científico. Este conocimiento se constituye a partir de nuestras experiencias, pero también de las informaciones, conocimientos y modelos de pensamiento que recibimos y transmitimos a través de la tradición, la educación y la comunicación social. De este modo, ese conocimiento es en muchos aspectos un conocimiento socialmente elaborado y compartido. Bajo sus múltiples aspectos intenta dominar esencialmente nuestro entorno, comprender y explicar los hechos e ideas que pueblan nuestro universo de vida o que surgen en él, actuar sobre y con otras personas, situarnos respecto a ellas, responder a las preguntas que nos plantea el mundo, saber lo que significan los descubrimientos de la ciencia y el devenir histórico para la conducta de nuestra vida, etc. [resaltado en el original] (Araya

2002)

que habitualmente se denomina conocimiento de sentido

)

Prestando atención a estos acercamientos al tema, es importante resaltar

que

las

representaciones

no

consisten

únicamente

en

la

acumulación

de

conocimientos sino también en su transmisión, es decir en el “hacer tradición”, a

través del uso de la palabra y otros lenguajes significativos. La representación no

queda entonces limitada al campo de los procesos cognitivos (psicológicos), sino

que también tiene un importante componente social ya que implica comunicación y

por lo tanto discursos, de modo que el objeto mismo de la representación pueda

ser compartido por una colectividad.

En

los años siguientes a la publicación de la

tesis de Moscovici, se

consolidaron tres escuelas principales en torno al estudio de las representaciones

45

sociales. La de París, también llamada clásica o procesual, encabezada por

Denise Jodelet; la de Aix-en-Provence, denominada también el enfoque estructural

de las representaciones sociales, cuyo mayor exponente es Jean Claude Abric; y

la de Ginebra, conocida como la sociológica, liderada por Willem Doise. Sobre

estos presentaremos aquellos aspectos que se consideren centrales.

La primera escuela (Jodelet), llamada también el enfoque procesual, al

poner

la

mira

en

la

característica

pensamiento constituyente se va a

de

las

representaciones

sociales

como

caracterizar por su énfasis en torno a los

procesos por los cuales se elaboran las representaciones sociales, más que en los

“productos acabados” 15 de estos procesos. En este sentido, dicho enfoque

privilegia el estudio de aspectos sociales, culturales y de las interacciones sociales

en los cuales emergen las representaciones sociales, así como el uso de métodos

y técnicas de investigación cualitativas, tales como la entrevista en profundidad, la

conversación espontánea y el análisis de discursos entre otros.

El enfoque estructural (Abric) presta atención a la otra cara del fenómeno

de la representación social: su característica de pensamiento constituido. Es así

que

se plantea que para

comprender una

representación

social

se

deben

jerarquizar los elementos constituyentes de la misma, estableciendo las relaciones

15 Las palabras productos acabadosaparecen como término y entre comillas, ya que una representación social nunca es un producto acabado. Sin embargo, pueden ser estudiadas como tales con el fin de observar su estructura como plantea Abric.

46

entre los mismos, con la finalidad de demarcar un núcleo central. Este núcleo

central está compuesto por el o los elementos que proveen a la representación

social de su significado general y coherencia. Por otro lado, los elementos

periféricos serían producto del anclaje de la representación, son los elementos

más plásticos de la misma o pueden ser aquellos que protegen al núcleo central

ante

una

eventual

transformación.

Este

enfoque

privilegia

las

técnicas

experimentales y presta mayor atención a los procesos cognitivos a través de los

cuales se configuran las representaciones sociales.

Finalmente,

atención

a

las

el

enfoque denominado

sociológico

(Doise) presta

condiciones

de

emergencia

y

transformación

mayor

de

las

representaciones sociales. Dentro de este enfoque se resalta la relación entre una

representación social y la posición en el entramado social que ocupan aquellos

quienes

la

comparten.

Debido

a

esto,

esta

corriente

privilegia

métodos

estadísticos, a través de los cuales se busca establecer los elementos de la

representación compartidos por la mayoría, así como las variaciones, siempre en

relación a la ubicación de los sujetos en el entramado social.

Antes de continuar, es oportuno presentar la siguiente definición sobre el

uso del término representación en las ciencias sociales, específicamente en la

política.

47

En la práctica política, la representación se construye mediante la elección periódica de los gobernantes. En el plano semántico tiene muchos significados: volver a hacer presente, sustituir, actuar en lugar de, actuar en nombre de, cuidar intereses ajenos, reflejar las características de alguien, evocar simbólicamente, personificar, etc. Estos significados pueden agruparse en dos categorías: los que indican acción y los que indican reproducción de imágenes o contenidos. La representación política participa de ambas, con predominio de la primera. Desde un punto de vista politológico, la representación política es un atributo de un sistema de gobierno, según el cual la acción política de la sociedad se produce por medio de instituciones integradas por personas que son elegidas para ello mediante voto popular. En esta óptica, la autenticidad política de la representación depende de dos factores: la legalidad de la elección (que es legitimidad de origen) y la legitimidad de desempeño, basada en la concordancia de la actuación de los representantes con el sentir y voluntad de los representados. [el subrayado es nuestro] (Enciclopedia EUMEDNET

2010)

Un aspecto importante de las representaciones está dado por la posibilidad

que tienen estas de proporcionar un conjunto de imágenes y contenidos que los

actores sociales elaboran para dar cuenta de su manera de entender su rol o

función en un determinado campo social. De hecho, aquellas imágenes requerirán

de un conjunto de símbolos para manifestar lo que pretenden presentar y al mismo

tiempo delimitar sus propias funciones en la acción y el discurso. En este sentido,

cuando hablamos de representación y servidores públicos, podemos estudiar tanto

las imágenes y/o contenidos mentales que estos evocan, como al Estado al que

hacen referencia y el modo en que los servidores públicos actúan en nombre de

dicho Estado.

48

1.3.2. Una definición de representación

Para fines de este trabajo definiré representación de la siguiente manera:

Representar es hacer explícito lo implícito mediante gestos y palabras. Lo implícito

es la realidad latente que no puede ser conocida en todas sus dimensiones y

totalmente. Por lo tanto, explicitar es mostrar (todo o en parte) de manera diferente

aquella realidad que no puede ser abordada o atrapada del todo, a través de

acciones y discursos producidos por los actores, los cuales tienen la finalidad de

dar razón de su comprensión del entorno en el que viven y de las relaciones

sociales de las que son también participes.

Dicho de otra manera: representar es mostrar, que es siempre mostrar a

alguien (a un otro o a sí mismo) con lenguajes significativos (discursos, gestos,

símbolos) una realidad de la que se quiere dar cuenta. Desde esta perspectiva, la

representación tienen la finalidad de sintetizar (concentrar en una idea muchas

otras), unir (relacionar diferentes partes) y significar (dar un valor determinado)

una realidad.

El discurso, por ejemplo, es una forma de representar públicamente los

sentimientos, los deseos, los dolores y las aspiraciones a través de formas de

ordenamiento de los conocimientos producto de la experiencia. Es estudiable lo

que

se puede decir,

ver y

oír

(o sentir). De hecho, la representación es un

49

producto social y un producto cambiable (por naturaleza) y por eso está sujeto a la

observación. Prestando atención a esta característica de las representaciones es

que se ha usado el término representación social.

Antes de proseguir con nuestra definición, recordemos a Dan Sperber,

quien nos habla de dos tipos de representaciones: las públicas y las mentales;

ambos

tipos

de

representación

se

manifiestan

concretamente

en

acciones

mediante las cuales algo, que anteriormente se encontraba implícito, se hace

explícito a alguien. En el primer caso, el de las representaciones públicas, estas

corresponden como su nombre dice, a modos de hacer referencia a aquello que

se quiere dar a conocer (a un tercero) mediante alguna manifestación de carácter

público (el lenguaje, las acciones, las artes escénicas -teatro, música, danza, etc.-

y otras). En el segundo caso, la representación mental ocurre en el pensamiento y

es

la

condensación

de

elementos

(imágenes,

memorias,

valoraciones,

sentimientos, etc.) que conforman la idea que posee una persona en relación a

cualquier objeto, tema o asunto, es decir es el modo en que la persona piensa la

realidad (y sus componentes tanto concretos como abstractos), representándosela

(mostrándosela mediante lenguajes significativos) a sí mismo 16 .

Evidentemente, las representaciones públicas apelan a representaciones

mentales, dicho de otro modo, son formas de exteriorizar las producciones

16 En este sentido podríamos considerar al Estado como una representación mental, la cual encuentra su manifestación concreta (representación pública) en el accionar de sus servidores públicos.

50

mentales y hacerlas inteligibles a terceros. Inevitablemente, ambos tipos de

representación tendrán un fuerte componente social (en el sentido que no son

producidas por individuos aislados) de manera que las representaciones que

produzcan individuos que pertenecen a una misma colectividad generalmente

serán lo suficientemente cercanas entre sí como para posibilitar la comunicación 17

efectiva entre los miembros de dicha colectividad. En nuestra investigación nos

ocuparemos de ambas caras de la representación: la de producto cognitivo y la de

acción pública cargada de significado.

En esta línea, podemos decir que una representación es una idea 18 que

hace referencia a un conjunto mayor de ideas, dentro de las cuales esta cobra

sentido. En nuestro caso específico, a este ordenamiento del conjunto mayor de

ideas lo llamaremos cultura política. Esto es, el entramado de significados y

significantes relacionados a las actividades de carácter público de la comunidad

gracias al cual los pobladores comprenden este aspecto de la realidad que les

rodea y son capaces de actuar y manifestarse en relación al mismo. Cabe resaltar

que las ideas se concretan en los discursos y las maneras de dar cuenta sobre la

acción misma en dicho espacio.

Definir

representación

de

este

modo

nos

permite

enmarcar

la

representación del servidor público en un marco de sentido mayor; y de esta

17 Intercambio de representaciones públicas.

18 O acción pública cargada de significado.

51

manera, comprender las interacciones entre pobladores y servidores públicos

como parte integral de un modo de concebir la política y su práctica, dentro del

cual se entienden y desenvuelven las relaciones entre pobladores y servidores

públicos. Dicho de otro modo, tanto los pobladores como los servidores públicos

representan y se representan ante los otros a través de, por ejemplo, la acción y la

palabra o la inacción y el silencio.

En suma, para los fines específicos de esta investigación el representar o

la representación- implicará dos aspectos estrechamente relacionados de una

misma realidad objetiva (la interacción entre servidores públicos y comuneros): por

un lado, ¿cómo el Estado se representa (muestra) a sí mismo en el territorio de la

comunidad? Es decir cómo se da a conocer, que como veremos será a través de

la presencia de las dependencias públicas (edificaciones) y las acciones que

realizan

sus

representes

(quienes

actúan en

nombre

suyo),

los

servidores

públicos. Y por otro lado ¿qué representaciones (producto cognitivo) poseen los

comuneros de Santa Teresita en torno a los servidores públicos que laboran en su

comunidad y su desempeño?

1.3.3. Acerca de los discursos y las representaciones

Como ya hemos adelantado brevemente, las representaciones requieren de

un medio para dar a conocer el modo en que se comprende o entiende aquello

que se representa, en nuestro caso relaciones sociales en un campo determinado.

52

Por ello, es pertinente ubicar aquí algunas notas sobre el sentido que le vamos a

dar a los discursos que los actores emiten sobre las acciones o no acciones tanto

propias como ajenas. Para fines de este trabajo, se entenderá discurso como todo

uso del lenguaje, sea oral o escrito, relativo a un tema específico 19 , el cual a su

vez se encuentra vinculado (en distinto grado) a otros discursos. Este uso del

lenguaje supone dos posiciones básicas, la de emisor y la de receptor de

mensajes, posiciones en las cuales los sujetos (por lo menos dos) alternan

durante el proceso comunicativo. De este modo podemos afirmar que el uso del

lenguaje es una de las formas en que las representaciones mentales (o parte de

ellas) se hacen públicas y son susceptibles de ser negociadas, de ahí su

característica de productos sociales y el rótulo de representaciones sociales

propuesto por Moscovici.

En este sentido, debe entenderse que los discursos son producidos en

contextos determinados, es decir que el acto discursivo implica también relaciones

sociales, entornos culturales y un medio físico (performatividad). Es así que el

análisis del discurso no debe limitarse al escudriñamiento de los textos, sino que

debe también situarlos en un contexto determinado y describirse las condiciones

de su emergencia. El carácter situado de la producción discursiva, implica el

despliegue

de

estrategias

por

parte

de

los

involucrados

derivadas

de

las

19 En este caso los servidores públicos que laboran al interior de la Comunidad Nativa Santa Teresita de Cashibococha.

53

posiciones que los interlocutores se asignen a sí mismos y al resto de actores

involucrados en cada escenario específico.

Dibujo N°1

involucrados en cada escenario específico. Dibujo N°1 Como se puede deducir a partir del esquema presentado

Como se puede deducir a partir del esquema presentado en el Dibujo N°1,

los discursos pueden ser estudiados con diferentes finalidades, tales como:

aprender sobre los procesos cognitivos involucrados en su producción, estudiar la

sintaxis de los mensajes que componen los discursos, estudiar las condiciones de

producción de estos, etc. En nuestro caso, tomar en cuenta los

discursos

recogidos

en

el

trabajo

de

campo

nos

permitirá

aproximarnos

a

las

representaciones mentales que están en juego durante su producción así como a

54

obtener una mejor comprensión del contexto en que se dan. En este sentido, cada

vez que se hable de discursos en este trabajo deberá tenerse en mente que el

objetivo

final

son

las

representaciones

mentales

que

sustentan

dichas

representaciones públicas; es decir, la idea o imagen que se posee y comunica

sobre un determinado objeto materia de la cuestión. Del mismo modo, cuando se

presenten prácticas realizadas tanto por los comuneros como por los servidores

públicos, el objetivo será develar las representaciones mentales que justifican

dichas prácticas, es decir las concepciones que los actores elaboran sobre sí

mismos y sobre el otro 20 .

Desde esta visión, los discursos son maneras de explicitar (representar

públicamente) el modo en que los actores piensan (representan mentalmente)

sobre un determinado objeto, ser o tema en particular; pero también son maneras

de construir una imagen sobre su acción y, por lo tanto, sobre lo que significa su

propia acción. El discurso del actor tiende a producir una determinada “imagen”

sobre lo que significa su pertenencia y su rol en una determinada estructura social.

Al ser las representaciones mentales, entidades en permanente construcción, y los

discursos la forma más común de hacerlas explícitas, estos juegan un rol

importante en la construcción y reproducción de las mismas, así como constituyen

el indicador más importante para el estudio de las representaciones mentales.

20 Así como otras representaciones que se encuentran ligadas a las de estos “otros”.

55

Esto es lo que tratamos de decir con el término representación, el cual

finalmente siempre implica un hacer presente (inteligible) algo. En ese sentido se

han distinguido representaciones mentales y representaciones públicas. Dentro

del último grupo incluimos a los discursos, así como la actuación de los servidores

públicos durante el ejercicio de sus funciones en el sentido de que estos

constituyen la cara visible del Estado, es decir lo hacen presente en el ámbito de

la Comunidad Nativa 21 .

21 En el sentido que observan Fiona Wilson (Hansen y Stepputat 2001) y Michael Lipsky (1980)

56

CAPÍTULO 2: LAS COMUNIDADES NATIVAS Y LAS DEPENDENCIAS

PÚBLICAS

2.1. Los Shipibo-Conibo

Los Shipibo-Conibo habitan principalmente en el río Ucayali y sus afluentes,

así como en los alrededores de las lagunas de la zona como Yarinacocha e Imiría.

Constituyen el pueblo más numeroso entre los hablantes de lenguas del tronco

lingüístico Pano y son el tercer pueblo indígena con mayor población de la

Amazonía peruana. De acuerdo al censo del año 2007, la población de los

Shipibo-Conibo es de 22 517 personas, constituyendo el 6.8% del total la

población indígena nacional.

Sin

embargo,

Tournon

(2002: 143) estima

su

población en 35000 individuos, tomando como referencia los resultados de un

censo realizado en el año 1990 por el IRDECOM (Instituto regional de desarrollo

de comunidades nativas) que establece una población de 40000 Shipibo-Conibo.

De acuerdo al II Censo de Comunidades Indígenas de la Amazonía

Peruana 2007 (INEI 2008) en Ucayali existen 66 comunidades Shipibo-Conibo, las

57

cuales representan el 63.5% de las comunidades Shipibo-Conibo a nivel nacional.

De estas 66 comunidades 53 se encuentran en la provincia de Coronel Portillo y 3

en el distrito de Yarinacocha. Según el mismo censo, entre estas 66 comunidades

hay 64 que cuentan con al menos un centro educativo y 2 que no cuentan con

centro educativo alguno 22 . Es decir que el 97% de las comunidades Shipibo-

Conibo de la región Ucayali cuentan con al menos un centro educativo. En este

sentido, la proporción de comunidades Shipibo-Conibo que cuentan con al menos

un centro educativo es mayor a la proporción nacional de comunidades indígenas

amazónicas que registran un 86% 23 para la misma variable. En cuanto a los

centros de salud podemos decir que el nivel de cobertura es menor ya que de las

66 comunidades Shipibo-Conibo de Ucayali, 34 cuentan con algún tipo de

establecimiento de salud frente a 32 que no cuentan con establecimiento de salud

alguno 24 .

El Pueblo Shipibo-Conibo existente hoy en día, es producto del proceso de

etnofusión, a través del cual tres grupos (Shetebo, Conibo y Shipibo 25 ) se unieron

para dar origen al actual pueblo Shipibo-Conibo. De acuerdo a Tournon, una parte

de los Shetebo fueron absorbidos por el pueblo Shipibo y otra se acopló a los

22 Las cifras para comunidades Shipibo-Conibo a nivel nacional muestran proporciones similares, de las 104 registradas 101 cuentan con al menos un centro educativo.

23 1534 comunidades de 1786 censadas a nivel nacional.

24 Para el caso de establecimientos de salud, nuevamente las comunidades Shipibo-Conibo registran una mayor cobertura con un índice de 52% frente al 41% registrado para las comunidades indígenas amazónicas a nivel nacional.

25 Algunos autores incluyen a un cuarto pueblo llamado Remo.

58

sectores mestizos de la población por encontrarse diezmados por las epidemias y

enfrentamientos con vecinos; mientras que los Conibo y Shipibo se encuentran en

la fase final del proceso de fusión.

Por su parte Espinosa (1998), en su artículo dedicado al uso político de los

medios de comunicación, anota que hoy en día los Shipibo ocupan el Medio

Ucayali, los Shetebo el norte (Bajo Ucayali) y los Conibo la zona sur (Alto Ucayali).

Los tres Pueblos se consideran parte de una única y gran “Nación Shipibo”, la cual

sería resultado de la reducción demográfica de los pueblos Shetebo y Conibo, así

como de alianzas matrimoniales. En el mismo artículo, Espinosa señala la

existencia de más de un centenar de comunidades pertenecientes al Pueblo

Shipibo, ubicadas a lo largo de un extenso territorio. Del mismo modo, es oportuno

mencionar que el área urbana formada por Pucallpa y Puerto Callao (Yarinacocha)

concentra una importante población perteneciente al Pueblo Shipibo, así como

otras áreas de la región consideradas urbanas como pueden ser las capitales

provinciales.

Por otra parte, es importante tomar en cuenta las observaciones de Philippe

Erikson (1993) en torno a una cierta homogeneidad cultural y cohesión existente

entre los Pueblos Pano, así como al hecho de que los pueblos pano-hablantes

habitan un territorio continuo. A partir de sus observaciones, Erikson sugiere que

los pueblos pano-hablantes conforman un macro-ensamble que compara con una

59

nebulosa compacta. El autor centra su atención principalmente en aspectos

relativos a la existencia de patrones culturales, la construcción de las identidades y

la auto-representación; en este sentido, concibe este macro-ensamble como un

conjunto de parches interdependientes 26 entre si y que finalmente constituyen una

unidad.

En cuanto a la organización política interna de las comunidades Shipibo-

Conibo, Tournon señala lo siguiente:

Las leyes de comunidades de 1974 y el SINAMOS cambiaron el sistema político y de liderazgo de las comunidades. En el sistema anterior, el “curaca” era el jefe por un tiempo indeterminado. Vimos que, en general, el hombre que decide buscar un lugar para fundar una nueva comunidad se vuelve jefe. Él lleva toda o una parte de la comunidad. La función de jefe se transmitía de padre a hijo, o mejor dicho el jefe preparaba a sus hijos para esa función. El hijo de un jefe del Alto Ucayali nos dijo que habían tres grandes jefes o coshi joni, uno para el Bajo, otro para el Medio y otro para el Alto Ucayali. Es una información aislada. A partir de 1974 un sistema de autoridad municipal se estableció según el modelo nacional peruano, con un consejo municipal, las “autoridades”, compuesto de:

“Presidente”, encargado de las relaciones con el exterior. Es nombrado por las autoridades administrativas de los distritos. Las comunidades solicitan su elección por ellas mismas. “Teniente gobernador”, encargado de los problemas intracomunitarios, representa el estado peruano. “Presidente de la Asociación de Padres de Familia”, encargado de las relaciones con los profesores de las escuelas primaria y secundaria. “Promotor de Salud”, encargado de la atención primaria de la salud.

26 En tanto se dan sentido mutuamente y cumplen roles que así lo sugieren; así como al hecho de que las nomenclaturas además de mostrar divisiones internas muestran también unidades mayores.

60

El “Agente Municipal”, representante del “Alcalde del Distrito”. El “Presidente del Club Deportivo”. Los pueblos mestizos cuentan también con un “Fiscal” y un “Administrador de Caserío Mestizo”. Aun en este nuevo sistema el fundador de la comunidad, llamado “jefe vitalicio”, puede conservar toda su vida activa una influencia importante. En algunas de las comunidades él fue nuestro principal interlocutor. (Tournon 2002: 166167)

En cuanto a las organizaciones y federaciones indígenas presentes en la

región podemos mencionar que se empiezan a formar al final de la década de

1960 27 . Este proceso es impulsado por el gobierno militar del presidente Juan

Velasco Alvarado, especialmente a través del SINAMOS. Las federaciones y

organizaciones detectadas por Tournon son:

FECONAU: Federación de Comunidades Nativas del Alto Ucayali

FECOMBU: Federación de Comunidades Nativas del Bajo Ucayali

FECONADIP: Federación de las Comunidades Nativas de Iparía

IRDECOM: Instituto Regional de Desarrollo de Comunidades Nativas

AIDESEP: Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana, la

división regional se llama ORAU, Organización Regional AIDESEP Ucayali

y está conformada por 14 federaciones.

CONAP Confederación de Nacionalidades Amazónicas del Perú.

27 Sobre este periodo Espinosa nos dice lo siguiente: Al final de la década de los sesenta, el pueblo Shipibo comenzó a crear su propia organización étnica y política. Por supuesto, el Shipibo no constituía un caso único, sino que por el contrario, formaba parte de un proceso en el que muchos otros pueblos de la Amazonía (peruana y no peruana) también creaban organizaciones similares. Era una época en que también se producían importantes cambios sociales y políticos en el Perú, en América Latina, y en muchas otras partes del mundo. (Espinosa 1998: 92)

61

Las dos últimas, AIDESEP y CONAP, son grandes federaciones nacionales

que agrupan federaciones regionales menores de la Amazonía peruana.

2.2. La Comunidad Nativa Santa Teresita de Cashibococha

El trabajo de campo, materia de esta investigación, se realizó en la

Comunidad Nativa Santa Teresita de Cashibococha, situada en el distrito de

Yarinacocha de la provincia Coronel Portillo en la región Ucayali. La capital del

distrito se llama Puerto Callao y se encuentra unida físicamente a la capital

provincial de Coronel Portillo, Pucallpa. Según datos del censo nacional del año

2007 la distribución de la población en el distrito es la siguiente:

Cuadro N°1

ÁREA

 

TOTAL

   

URBANA

   

RURAL

 
 

Total

Hombres

Mujeres

Total

Hombres

Mujeres

Total

Hombres

Mujeres

POBLACIÓN

85605

42875

42730

77789

38609

39180

7816

4266

3550

Fuente: INEI. Elaboración propia

De acuerdo al censo realizado por el técnico del puesto de salud en marzo

del 2009, en la Comunidad Nativa Santa Teresita de Cashibococha hay 228

habitantes distribuidos por edad de la siguiente manera:

62

Gráfico N°1

62 Gráfico N°1 Fuente: Censo del Puesto de Salud de la CC.NN. Elaboración propia Santa Teresita

Fuente: Censo del Puesto de Salud de la CC.NN. Elaboración propia

Santa Teresita se encuentra aproximadamente a una hora y media de

Pucallpa utilizando medios de transporte públicos. La comunidad es accesible por

vía acuática 28 y carretera. Para llegar a la comunidad se debe tomar la carretera

Federico Basadre, desde Pucallpa en dirección a Huánuco, y al llegar al kilómetro

15 tomar un desvío afirmado, de propiedad privada, que atraviesa la Misión Suiza

en el Perú y la South American Mission SAM (estadounidense), ambas de filiación

cristiana evangélica. El camino afirmado se encuentra abierto al público hasta una

tranquera próxima al hangar de las avionetas de la misión SAM, siempre y cuando

los misioneros no estén restringiendo el acceso por motivo de las lluvias o razones

de seguridad. Este camino es transitado por mototaxis colectivos que recorren

desde la entrada a la Misión Suiza en el Perú a la orilla de la carretera, a partir de

28 Solo en época de lluvias, a través de un caño que conecta las lagunas Cashibococha y Yarinacocha.

63

este punto se debe caminar una trocha que conduce a la laguna Cashibococha, la

cual debe ser cruzada en canoa para finalmente llegar a la comunidad.

Sin embargo, el acceso a la comunidad no es siempre fácil a pesar de su

relativa proximidad a la zona urbana, ya que ninguna vía carrozable llega a la

comunidad y la única vía de esta clase que llega a la laguna Cashibococha es de

propiedad privada y llega a la orilla opuesta a la comunidad. Por esta razón para

llegar a Santa Teresita es necesario cruzar la laguna en canoa (ver plano n° 2 en

la

siguiente

página).

Actualmente,

las

misiones

evangélicas

suiza

y

estadounidense que ostentan la propiedad de la vía de acceso a la laguna

permiten su uso libre de pagos tanto a comuneros como a servidores públicos,

excepto en los días de lluvia 29 y durante las noches por motivos de seguridad. De

este modo los servidores públicos quedan imposibilitados de llegar a sus centros

de labores los días de lluvia, los cuales no son pocos en Santa Teresita si

tenemos

en

cuenta

que

se

encuentra

ubicada

en

pleno

bosque

tropical

amazónico. Se hace hincapié en este punto en la medida que contribuye a mostrar

la dificultad que tienen los servidores públicos en llegar a sus centros de labores,

así como para mostrar los problemas que pueden darse debido a la existencia de

entidades religiosas que poseen el terreno por donde recorre la carretera y a las

limitaciones de tránsito que pueden sobrevenir debido a dicha condición.

29 Argumentan que el tránsito por la vía enlodada deteriora el estado de la misma.

64

Plano N° 1 30

64 Plano N° 1 3 0 3 0 Imagen satelital tomada del software Google Earth de

30 Imagen satelital tomada del software Google Earth de propiedad de Google Inc.

65

La carretera y las tranqueras

La única vía de acceso carrozable hacia la laguna Cashibococha es de propiedad

privada, y como ya se mencionó atraviesa los terrenos de propiedad de las

misiones evangélicas suiza y norteamericana. Esta vía de acceso se encuentra

interrumpida por tranqueras en tres puntos: a la entrada por la carretera Federico

Basadre, en el límite que separa las dos misiones y previamente a la llegada al

hangar de la misión norteamericana (a una caminata de unos diez minutos hasta

la orilla de la cocha). Durante los últimos dos años ha habido tensiones alrededor

del cierre de las tranqueras. Estas se instalaron debido a un evento lamentable, el

cual implicó dos violaciones sexuales y un robo a mano armada a una joven pareja

de misioneros europeos que transitaba el camino a pie.

Durante

el

periodo

que

se

realizó

el

trabajo

de

campo

los

misioneros

norteamericanos decidieron poner un candado en la tranquera cercana al hangar,

lo cual resultaba incómodo a los comuneros cuando traían carga que necesitaban

embarcar en la orilla. En la comunidad los únicos que tienen acceso a la llave de

este candado son los directores de las instituciones educativas y el técnico

sanitario.

Esta

era

la

única

tranquera

que

se

encontraba

cerrada

permanentemente para los usuarios ajenos a las misiones; sin embargo, el pase

peatonal no estaba restringido. La tranquera que se encuentra a la entrada de la

Carretera Federico Basadre contaba con un vigilante, inicialmente solo en las

66

noches (y al momento de mi partida también durante el día) esta tranquera se

cerraba al caer la noche y era abierta nuevamente en la mañana; de la misma

manera el tránsito vehicular se restringe los días de lluvia, en los cuales se permite

el tránsito peatonal al público general y circulan únicamente los vehículos de los

misioneros.

La vía de acceso de propiedad de los misioneros además de ser utilizada por los

comuneros y pobladores de los caseríos cercanos, es utilizada por una familia que

posee un

terreno

sin

salida

a

la

carretera en el

cual crían pollos para su

comercialización y cultivan algunos frutales. Los misioneros suizos instalaron una

cabina donde se cobraba peaje para el mantenimiento de la vía, el cual era de un

valor reducido en el caso de los comuneros y de un monto más considerable para

los grandes vehículos de los empresarios polleros. Según las versiones de los

comuneros, esto no agradó a la familia propietaria del negocio de crianza de

pollos,

quienes

iniciaron

un

proceso

judicial

en

contra

de

los

misioneros

extranjeros. Los criadores de pollos buscaron obtener legitimidad a través del

apoyo de la Comunidad Nativa Santa Teresita, razón por la cual fueron a la

comunidad con la intención de recaudar firmas y adhesión a su causa. Sin

embargo, este problema dividió a los comuneros, e incluso las familias, en dos

bandos: los que apoyaban a los polleros y los que apoyaban a los misioneros;

llegando incluso a mantenerse dos asambleas comunales paralelas.

67

Finalmente, los misioneros reafirmaron sus derechos sobre su vía de acceso y los

comuneros han optado por dejar el problema atrás y concentrarse en negociar con

los misioneros el tránsito por la vía de acceso y las condiciones para el mismo. Al

momento de mí partida los misioneros permitían, y ofrecían continuar haciéndolo,

a los comuneros hacer uso libre de la vía de acceso; sin embargo, exigían a estos

empadronarse a fin de que la Misión les entregue carnés para su identificación.

Por otra parte, el Jefe de la Comunidad ha establecido comunicación con el

congresista Roger Najar, representante de Ucayali, quien visitó la comunidad en el

mes de agosto y se comprometió a avalar un proyecto que contemple la creación

de una nueva vía de acceso hacia la comunidad.

Las bases de ambas misiones evangélicas son una presencia importante en

el vecindario de la comunidad, lo cual se manifiesta en el hecho de que la única

iglesia que existe al interior de esta es de filiación evangélica y que la totalidad de

la población, a excepción de dos familias, se declara cristiana evangélica. Del

mismo modo, es importante mencionar que las misiones se establecieron en la

zona previamente a la presencia de la Comunidad Nativa, la cual inicialmente se

estableció del lado de la cocha en que se encuentran las bases de ambas

misiones para luego mudarse al otro lado de la laguna a terrenos que en aquel

entonces pertenecían a la Misión Suiza en el Perú. Asimismo, se debe mencionar

que además del uso de su carretera, las misiones prestan ciertos servicios a la

68

comunidad,

tales

como

evacuaciones

en

caso

de

emergencias

médicas,

previamente al establecimiento del puesto de salud prestaban asistencia médica,

coordinan

visitas

con

médicos

extranjeros

que

realizan

campañas

de

intervenciones quirúrgicas gratuitas, entre otros 31 . Finalmente, cabe mencionar

que

las

misiones

ofrecen

trabajos

eventuales

a

los

permanentes a un número reducido de estos.

comuneros

y

trabajos

Las principales actividades económicas observadas en la comunidad son

las actividades agrícolas y trabajos en servicios no calificados. En la comunidad se

produce, entre otras cosas, yuca, plátano, maíz y frutas. Asimismo, los hombres

se dedican cotidianamente a la pesca y rara vez salen de cacería, ya que las

presas de monte escasean en el territorio de la comunidad y hay que caminar

distancias grandes para encontrarlas. Por otro lado, varios comuneros realizan

eventuales trabajos de mano de obra no calificada en las misiones y un número

reducido de ellos trabaja ahí permanente. Del mismo modo, hay moradores que

trabajan

ofreciendo

mano

de

obra

no

calificada

en

los

distintos

negocios

implementados por mestizos y colonos en las cercanías de la comunidad nativa,

entre los que es mencionada frecuentemente una familia de criadores de pollos

cuyo terreno es vecino al de las misiones bíblicas extranjeras.

31 Sin embargo, algunos comuneros opinan que en los últimos años la generosidad de los misioneros ha descendido y comentaban, a manera de ejemplo, que recientemente estos se habían negado a transportar a la ciudad a una mujer con fuertes dolores de estómago.

69

2.3. Panorama organizacional

La comunidad cuenta con una junta directiva, la cual es elegida por la

máxima instancia de gobierno comunal: la asamblea. La junta directiva de la

comunidad está compuesta de la siguiente manera:

Jefe o presidente de la comunidad

Vicepresidente de la comunidad

Secretario de la comunidad

Tesorero de la comunidad

Fiscal de la comunidad

Vocales de la comunidad (2)

Las tres autoridades que son reconocidas como tales al interior de la

comunidad son:

Jefe / presidente de la comunidad

Agente municipal

Teniente gobernador

Los tres cargos son ocupados por comuneros y son ejercidos ad-honórem

por espacio de un año con opción a reelección.

Dentro del espacio comunal existen diversos cargos y organizaciones, de

las cuales algunas implican o interesan a la totalidad de los comuneros y otras a

70

algunos sectores específicos dentro de esta. Las organizaciones y cargos que

conforman dicho panorama son:

a) Relativas a servicios públicos

Organización o cargo

Funciones

Comité de vaso de leche

Servir las raciones del programa a los asociados.

Administrar los alimentos del programa.

Comité de puesto de salud

Velar por el buen funcionamiento de la posta.

Promotor de salud

Reemplaza al técnico de salud en su ausencia.

APAFA jardín

Coordinar la comunicación entre padres de familia y profesores.

Velar por el buen funcionamiento de la institución (infraestructura, limpieza, organizar actividades en pro de la institución, supervisar el desempeño de los profesores).

APAFA escuela

Coordinar la comunicación entre padres de familia y profesores.

Velar por el buen funcionamiento de la institución (infraestructura, limpieza, organizar actividades en pro de la institución, supervisar el desempeño de los profesores).

APAFA colegio

Coordinar la comunicación entre padres de familia y profesores.

Velar por el buen funcionamiento de la institución (infraestructura, limpieza, organizar actividades en pro de la institución, supervisar el desempeño de los profesores).

b) Relativas a otros ámbitos

Organización o cargo

Funciones

Comité de artesanos

Coordinar y juntar a los artesanos frente a posibles pedidos, eventos o visitas de turistas.

Pastor iglesia Voz de Esperanza

Es la cabeza de la Iglesia local y se encarga de oficiar los servicios religiosos.

Comité de iglesia evangélica

Organización de las actividades que involucran a la iglesia evangélica y supervisión de su funcionamiento.

71

Alianza Defensor Cashibo

Coordinar partidos de fútbol (de visita y de locales).

Conseguir los uniformes.

Sport Juvenil de Santa Teresita

Coordinar partidos de fútbol (de visita y de locales).

Conseguir los uniformes.

2.4. Las dependencias públicas

En el interior del territorio de la comunidad existen cuatro dependencias

públicas: tres instituciones educativas y un puesto de salud. En cuanto a los

centros educativos, estos son: el 373-B unidocente de nivel inicial-jardín; el 64574-

B que cuenta con tres docentes y es de nivel primaria; y el Santa TeresitaB que

cuenta con 7 docentes y es de de nivel secundaria. Los tres centros educativos

dependen de la Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL) de Coronel Portillo, la

cual a su vez depende de la Dirección Regional de Educación de Ucayali (DREU).

Del número total de profesores que laboran en los centros de educativos de

la comunidad, siete son Shipibo-Conibo y cuatro son mestizos, dos de ellos

loretanos, un iqueño y una ancashina. En otras palabras, la mayor parte de los

profesores que laboran en la comunidad provienen del mismo grupo étnico que los

alumnos que reciben en sus aulas. Sin embargo, todos los servidores públicos que

laboran en la comunidad residen fuera de ella a excepción del director de la

escuela primaria, quien ha acondicionado una habitación en la oficina de la

escuela donde pernocta varios días de la semana.

72

En el centro de salud trabaja un técnico sanitario, razón por la cual en este

local no hay atención en las tardes ni los fines de semana. El técnico sanitario es

mestizo y al igual que los profesores no reside en la comunidad. La jurisdicción del

puesto de salud de Santa Teresita no se limita al territorio de la comunidad sino

que incluye a los caseríos vecinos y parte de las misiones evangélicas.

Los tres centros educativos que funcionan en la comunidad de Santa

Teresita de Cashibococha dependen de la UGEL de Coronel Portillo, la cual a su

vez depende de la DRE de Ucayali, ambas ubicadas en la ciudad de Pucallpa. El

organigrama tendría la siguiente forma:

DRE Ucayali UGEL Coronel Portillo Directores APAFA Profesores Alumnos
DRE Ucayali
UGEL Coronel
Portillo
Directores
APAFA
Profesores
Alumnos

73

Sin embargo, el distrito de Yarinacocha ha sido considerado para el

experimento piloto de la municipalización de la gestión pública educativa, razón

por la cual durante el año 2009 han empezado a funcionar paralelamente el CEM,

Concejo Educativo Municipal de Yarinacocha y la dupla DREUUGEL. De irse

afianzando el proceso de municipalización de la gestión pública educativa los

centros educativos de Santa Teresita cada vez dependerán menos de la DREU

UGEL a medida que el control del CEM Yarinacocha se afiance sobre estos.

DRE Ucayali CEM Yarinacocha UGEL Coronel Portillo Directores APAFA Profesores Alumnos
DRE Ucayali
CEM Yarinacocha
UGEL Coronel Portillo
Directores
APAFA
Profesores
Alumnos

74

CAPÍTULO 3: LAS DEPENDENCIAS PÚBLICAS EN SANTA TERESITA DE

Como

ya

CASHIBOCOCHA

mencionamos,

las

dependencias

públicas

existentes

en

el

territorio de la comunidad son cuatro: tres centros educativos y un puesto de

salud. La presencia de estas y específicamente la acción de los servidores

públicos que trabajan en estas dependencias públicas son el modo en que el

Estado se hace tangible 32 , es decir, se visibiliza en la comunidad.

La tangibilidad o visibilidad es un rasgo fundamental en estos casos. La

presencia del maestro 33 en la comunidad nativa -en última instancia- es la

presencia del estado en esos espacios 34 ; y, por lo tanto, las acciones del maestro

representan también al estado en dicha comunidad. De algún modo, los discursos

y las actividades realizadas por los maestros en la comunidad son acciones del

Estado.

32 Sin embargo, no debemos olvidar que estas acciones no se dan en un espacio vacío sino que están situadas en un contexto e involucran a otros agentes, los comuneros, y en este sentido también son cuestionadas por estos.

33 Así como la del técnico sanitario.

34 Al menos a nivel cotidiano, ya que es cierto que hay otros servidores y servidores públicos que visitan comunidades nativas; sin embargo, su presencia no es permanente sino por el contrario se caracterizan por la fugacidad de sus visitas.

75

El Estado, como hemos dicho, supone un conjunto de reglas, instituciones,

jerarquías y servidores a través de los cuales estaría presente en todo lugar

garantizando su soberanía sobre el territorio que le corresponde. Así como las

reglas se expresan en la constitución y las leyes, las instituciones se encargan de

sostener en el tiempo la presencia de lo que se estipula como el elemento

constitutivo de la responsabilidad del estado. En este escenario, los centros

educativos y los puestos de salud son expresiones simples de la presencia del

Estado,

el

cual

a

través

de estos

servicios

que

son

considerados

como

elementales- procura reproducir y afirmar su propia institucionalidad.

En estas instancias los servidores públicos son los responsables inmediatos

del accionar del Estado, y en este sentido, también son responsables de su

visibilidad. De hecho, estos servidores públicos son los que están en contacto

directo

con

los

ciudadanos,

es

decir

son

la

“superficie

visible”

de

una

institucionalidad mayor que los ha colocado en ese sitio 35 . En el caso de las

escuelas y las postas médicas, son los maestros o maestras y los médicos o

técnicos sanitarios, respectivamente, los que están presentes en la comunidad

nativa representando 36 al Estado. En el caso de Santa Teresita, y la abrumadora

mayoría de las comunidades indígenas amazónicas, las instituciones y servidores

35 Estas “superficies visibles” pueden darse a mostrar físicamente en el espacio local como es el caso de los servidores en las dependencias públicas o la presencia de autoridades políticas en celebraciones públicas, o pueden darse a mostrar “a distancia”, por ejemplo a través de los medios de comunicación como es el caso de los mensajes presidenciales transmitidos por radio y televisión o los portales de internet de las instituciones del Estado.

36 Actuando en nombre de.

76

públicos presentes permanentemente en el territorio de la comunidad serán

únicamente las que acabamos de mencionar 37 .

Para fines de este trabajo, vamos a entender la “ausencia” del servidor

público en sus tareas o funciones como una forma de “presencia” o “acción” bajo

la modalidad de “no presencia” o “no acción”. De hecho, el no asistir a las clases o

no atender a los pacientes en los horarios establecidos por la institución mayor es

una forma explícita de “no presencia”/”no actuar” del Estado. De este modo, la

ausencia/inacción del profesor o servidor de la salud es una ausencia/inacción

también del Estado. La línea que divide la función de la persona del servidor

público es en la práctica casi nula o en todo caso muy tenue, razón por la cual es

difícil distinguir en el campo lo que le corresponde a la persona del profesor y a la

función que representa. Persona natural y representante estatal se imbrican

mutuamente en un mismo sujeto.

La

presencia

de

dichas

dependencias

Amazonía, juega un papel importante en el

públicas,

en

sentido

que

zonas

es

un

como

la

medio, en

numerosos casos casi el único, a través del cual el Estado Peruano ejerce

soberanía

sobre

los

territorios

pertenecientes

a

las

comunidades

nativas