Vous êtes sur la page 1sur 2

COMUNICADO

El día de hoy (24.09.10) varios medios de información dan cuenta de un supuesto


respaldo institucional a determinadas candidaturas a la Alcaldía de Lima. A este
respecto, el Concilio Nacional Evangélico del Perú (CONEP) se dirige a los
ciudadanos evangélicos y a opinión pública en general, con el fin de manifestar lo
siguiente:

1. El Concilio Nacional Evangélico del Perú (CONEP) no respalda a ninguna


candidatura en particular que interviene en el proceso electoral en marcha.
Hacerlo significaría una distorsión del carácter y los objetivos institucionales.
1. Somos conscientes de que en la comunidad evangélica los ciudadanos (as)
simpatizan con diversas opciones políticas. Por consiguiente, mal se
procedería al proponer alguna consigna para favorecer a una determinada
candidatura.
2. Hacemos un llamado a los ciudadanos(as) en general a emitir, el día de las
elecciones, un voto responsable y consciente, tomando en cuenta los
siguientes criterios de discernimiento:

a. Clara vocación de servicio y experiencia política. Los(as)


candidatos(as) y su agrupación deben evidenciar un definido espíritu de
servicio. La disposición por “el otro” antes que por “uno mismo” debe
primar en su práctica social y política. Ni las motivaciones egoístas ni la
improvisación tienen cabida en un postulación responsable.
b. Compromiso con la justicia social. Los(as) candidatos(as) y su
agrupación deben exhibir un indudable compromiso con la justicia
evidenciado en experiencias de acción profética contra toda forma de
desigualdad y exclusión social. Ni la indiferencia ni el temor frente a la
injusticia tienen parte en el ejercicio democrático del poder.
c. Imagen pública marcada por la ética. Los(as) candidatos(as) y su
agrupación política deben mostrar en su trayectoria un testimonio
transparente y comprometido con la verdad. Aquí estamos frente al
desafío histórico de encarnar la integridad como estilo de vida. No
pueden tolerarse ni la hipocresía, ni la complacencia frente a la
corrupción. Es absolutamente necesario que quienes ejerzan cargos
públicos tengan autoridad para luchar contra ese mal.
d. Contar con un equipo profesional competente. Los(as)
candidatos(as) y su agrupación debe estar en capacidad de combinar el
trabajo calificado, oportuno con sentido de equipo. La importancia y la
complejidad de los problemas a los que la gestión habrá de enfrentar,
no dan cabida ni a la mediocridad ni a la falta de solvencia profesional y
técnica.
e. Tener una propuesta de gestión realista, viable y con visión
estratégica. Los(as) candidatos(as) y su agrupación deben exhibir un
plan de gestión que incluya objetivos, estrategias y financiamiento
referidos tanto a los problemas inmediatos como a los de largo plazo.
En estos casos no bastan los buenos deseos ni los ofrecimientos sin
fundamento.
f. Exhibir una trayectoria marcada por valores democráticos. Los(as)
candidatos(as) y su agrupación deben exhibir tanto compromisos como
práctica sostenida en la promoción de valores democráticos. Sus planes
de acción deben expresar compromiso con la construcción de
ciudadanía real. No pueden hacerse concesiones a vicios
antidemocráticos como el oportunismo, clientelismo, y el autoritarismo.
g. Compromiso indeclinable con los soberanos intereses nacionales.
Los(as) candidatos(as) y su agrupación deben estar comprometidos con
la gestión de procesos de transformación del país para hacer de éste un
país digno, justo y solidario. Aquí estamos posiblemente ante la
decisión política mas arriesgada si tenemos en cuenta los poderosos
intereses económicos en juego. No hay cabida para congraciarse ni
con la deslealtad, ni con la demagogia irresponsables.

Lima, 24 de setiembre de 2010

Consejo Directivo