Vous êtes sur la page 1sur 6

CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE ICA

SALA SUPERIOR MIXTA DE CHINCHA

EXPEDIENTE : 2010 – 366 - A


INFRACTOR : JESÚS RAFAEL CHÁVEZ LÉVANO
INFRACCIÓN : CONTRA EL PATRIMONIO – ROBO AGRAVADO
AGRAVIADA : SABINA SALCEDO LIBANDRO
PROCEDENCIA : PRIMER JUZGADO DE FAMILIA DE CHINCHA
JUEZ : DRA. MARTHA RUIZ PÉREZ.

Resolución N° 02.-
Chincha, diecisiete de Enero
del dos mil diez.-
AUTOS Y VISTOS: observándose las formalidades
previstas por el artículo 138° de la Ley Orgánica del Poder Judicial, interviene
en calidad de ponente el señor Juez Superior Gonzalo Meza Mauricio; y,

CONSIDERANDO:

PRIMERO.- MATERIA DEL GRADO.


Es materia del grado la resolución número uno, de fecha veinticinco de Octubre
del dos mil diez, obrante en copias certificadas de fojas cuarenta y seis a fojas
cuarenta y nueve de este cuaderno, que promoviendo acción penal dispuso se
Aperture Investigación Penal por infracción de la ley penal Contra el Patrimonio
– ROBO AGRAVADO, a favor de los adolescentes DANIEL JESÚS MEZA
MURICHE, Y JESUS RAFAEL CHÁVEZ LÉVANO dictándose en su contra
mandato de internamiento en el Centro Juvenil de Diagnóstico y
Rehabilitación de Lima, y a favor del adolescente JUAN HÉCTOR RAFAEL
SOTO MANZA dictándose en su contra mandato de comparecencia; en
agravio de Sabina Angélica Salcedo Libandro, con lo demás que contiene.-
Habiéndose formulado apelación en el extremo que se dictó mandato de
internamiento, por los padres de ambos adolescentes investigados.

SEGUNDO.- FUNDAMENTOS DE LA APELACIÓN.


Doña Maritza Yésica Lévano Contreras madre del adolescente procesado
JESÚS RAFAEL CHÁVEZ LÉVANO mediante su escrito de fojas ciento siete
de este cuaderno, también interpone recurso de apelación contra la resolución
número uno mencionada, que ordena Mandato de Internamiento, expresando
los siguientes fundamentos y agravios procesales:
2.1. La resolución apelada no se encuentra arreglada a ley al no haber
cumplido con los requisitos esenciales como lo establece el artículo 121 del
Código Procesal Civil, no existe fundamentación ni motivación alguna al
expedir la resolución materia de apelación.
2.2. Si bien es cierto que, su hijo investigado ha participado en la infracción
dolosa, el mismo se encuentra arrepentido en razón que se ha dejado llevar por
las malas amistades que tiene conforme se desprende de autos.
2.3. No existe riesgo razonable que el menor investigado eluda la actividad
probatoria del proceso, en razón que tiene domicilio fijo conforme acredita con
la Constancia de Posesión que adjunta.
2.4. De igual forma cursa estudios en la Institución Educativa No Escolarizada
“San Francisco de Asís” que acredita con la constancia que adjunta, al igual
tiene trabaja como Ayudante de Carpintería que acredita con la constancia
otorgada por el Gerente de la Empresa Comercial “Abarca”.
2.5. Si bien es cierto que el adolescente no ha colaborado con la justicia, es
que por su corta edad se contradice en sus diferentes declaraciones, más no
es con la intención de entorpecer las investigaciones.
2.6. Sobre el temor fundado de la destrucción u obstaculización de pruebas, la
recurrente en calidad de madre se compromete y garantiza que va a concurrir a
las posteriores diligencias y sobre todo de no perturbar la actividad probatoria,
solicitando se revoque el mandato de internamiento.

TERCERO.- RESTRICCIONES A LA LIBERTAD PERSONAL.


3.1. Marco Constitucional.- El derecho a la LIBERTAD PERSONAL es un
derecho fundamental pero no es absoluto; el artículo 2º, inciso 24), ordinales
"a” y "b" de la Constitución Política establece que está sujeto a regulación, de
modo que puede ser restringido o limitado mediante ley. Al respecto, el Tribunal
Constitucional ha sostenido en reiterada jurisprudencia que la detención
judicial preventiva es una medida provisional que limita la libertad física, pero
no por ello es, per se, inconstitucional, en tanto no comporta una medida
punitiva puesto que legalmente se justifica siempre y cuando existan motivos
razonables y proporcionales para su dictado. En tal sentido, tanto la resolución
que decreta el mandato de detención como su confirmatoria deben cumplir con
la exigencia de la motivación de las resoluciones judiciales1.
3.2. Marco Normativo.- El Juez de Familia al aperturar investigación penal a
favor de adolescentes infractores investigados, de acuerdo al artículo 209 del
Código de los Niños y Adolescentes, puede disponer el Internamiento
Preventivo sólo cuando existan:
A.) PRUEBA SUFICIENTE: Suficientes elementos probatorios que vinculen al
adolescente como autor o partícipe de la comisión del acto infractor;
B.) PELIGRO PROCESAL: Riesgo razonable de que el adolescente eludirá el
proceso; y
C) PERTURBACIÓN PROBATORIA: Temor fundado de destrucción u
obstaculización de pruebas.

CUARTO.- SUFICIENCIA PROBATORIA.


4.1. El primer elemento para dictar el internamiento preventivo de un
adolescente investigado, es la PRUEBA SUFICIENTE, corresponde precisar
que, la suficiencia probatoria exige una razonada fundamentación probatoria
sobre dos aspectos puntuales: 1) la existencia del ilícito penal denunciado, y 2)
la vinculación del adolescente imputado con ese hecho delictivo. Es preciso
indicar, que el grado de conocimiento exigido es uno superior al requerido para
iniciar el proceso penal, ya que sustenta una medida de coerción personal, que
vulnera el derecho fundamental de la Libertad Personal, pero no se exige llegar
al grado de certeza requerido en la sentencia, dentro de este marco se
comprenden diversos grados del conocimiento como la probabilidad y la duda.
4.2. HECHOS INCRIMINADOS.- Se aprecia de los primeros actos de
investigación preliminar en autos que, se imputa a los adolescentes
investigados la comisión del ilícito penal de Robo Agravado, en agravio de
Sabina Angélica Salcedo Libandro, que han cometido el día veinticuatro de
Octubre del dos mil diez, a la primera hora de la madrugada, precisamente
siendo las cero horas con cuarenta y cinco minutos de la mañana, en
circunstancias que se trasladaban por inmediaciones de la intersección de las
Calles Lima y Tambo Mora de ésta Ciudad de Chincha, en un vehículo trimoto
(mototaxi), agredieron a la agraviada y a su menor hija de cinco años de edad,
quienes transitaban por la Calle Tambo de Mora, en compañía de su cónyuge,
despojándole con violencia de su cartera, para luego huir con dirección al Hotel
1
EXP. N° 1999-2006-PHC/TC.
“El Imperio” hacia la parte posterior, donde procedieron a repartirse las
especies que contenía dicha cartera, siendo posteriormente intervenidos por
miembros de la Policía Nacional cuando transitaban en el mismo vehículo
trimoto por la Plaza de Armas de Chincha.
4.3. Los adolescentes investigados al ser intervenidos por la Policía Nacional
opusieron tenaz resistencia, y al efectuarse el registro en el vehículo se
encontró una cartera de mujer (tipo bolsón), color marrón de cuero, marca
Renso Costa de propiedad de la agraviada, conforme fluye del reporte policial
de fojas uno y dos de este cuaderno, y del Acta de Verificación Policial de fojas
treinta; habiendo sido reconocidos los investigados por la agraviada, conforme
ha declarado ante la sexta pregunta en su declaración policial de fojas once.

QUINTO.- RECONOCIMIENTO DE LOS HECHOS.


5.1. El adolescente JESÚS RAFAEL CHÁVEZ LÉVANO en su declaración
policial obrante en copias certificadas a fojas dieciséis de este cuaderno,
responde que no ha tenido participación directa en los hechos, que se
encontraba en el interior de la moto que era conducido por Daniel Meza
Muriche, que la idea de robar a la señora fue del sujeto conocido como Pedro,
quien utilizó la violencia para quitarle su cartera a la señora, le consta que el
sujeto “Pedro” se dedica a robar, lo hace de noche, que es la primera vez que
se encuentra involucrado en un hecho, desconoce si sus coprocesados se
dedican a robar, por cuanto no para con ellos sino que recién se había
encontrado con ellos.
5.2. Estas declaraciones contradictorias rebelan la participación y coautoría del
menor investigado, su confabulación con los demás investigados para urdir e
inventar la existencia del sujeto “Pedro”, máxime que su misma señora madre
recurrente admite que su hijo participó en los hechos, pero fue por las malas
amistades que tiene; por tanto se cumple con el requisito de la prueba
suficiente que vinculan al adolescente como autor o partícipe de la comisión
del acto infractor.

SEXTO.- PELIGRO PROCESAL.


6.1. El presupuesto del PELIGRO PROCESAL es bifronte, concurren dos
condiciones o situaciones personales del procesado que se deben merituar en
su conjunto: A) Eludir la acción de la justicia, o B) Perturbar la acción
probatoria. Primer supuesto está referido al ARRAIGO SOCIAL que comprende
el arraigo familiar, laboral, vivienda. El segundo supuesto se refiere a una
actividad de OBSTRUCCIÓN PROBATORIA, en perjuicio del esclarecimiento
de los hechos.
6.2. En cuanto al riesgo razonable de que el adolescente eludirá el proceso; se
ha establecido de la investigación preliminar que, los adolescentes investigados
Daniel Jesús Meza Muriche y Jesús Rafael Chávez Lévano han estado
brindando información falsa y distorsionada sobre la comisión de los hechos,
con el afán de eludir su responsabilidad, inventando la presencia de un tercero
de nombre “Pedro” que no existe ni participó en los hechos investigados.
6.3. Es importante merituar que, el investigado Jesús Rafael Chávez Lévano
en su Declaración Policial obrante a fojas dieciséis de este cuaderno, ante la
segunda pregunta que le formularon, respondió que está cursando estudios en
el Instituto Educativo Santa Ana turno noche, cursando el tercer año de
secundaria, sin embargo su señora madre ha presentado la Constancia de
Estudios de otro Colegio, que es la Institución Educativa No Escolarizada “San
Francisco de Asís” de fojas ciento tres de este cuaderno; concluyéndose que
también se ha cumplido con el requisito del peligro procesal por riesgo
razonable de que los adolescentes investigados eludirán el proceso.

SÉPTIMO.- PERTURBACIÓN PROBATORIA.


7.1. El tercer requisito del temor fundado de destrucción u obstaculización de
pruebas, ha sido debidamente motivado en el séptimo considerando de la
resolución apelada en correlación con sus demás considerandos anteriores,
debiéndose precisar que los adolescentes investigados no han informado ni
acreditado debidamente su arraigo educativo y/o laboral, esto es cuáles son
sus actividades habituales, asimismo se denota cierta peligrosidad que deberá
ser investigado en la etapa procesal correspondiente, por su actuación grupal a
bordo de un vehículo para facilitar su huida después de perpetrar latrocinios en
perjuicio de la sociedad, imputaciones que configuran el ilícito penal de ROBO
AGRAVADO tipificado en el artículo 189 del Código Penal, que justifica adoptar
medidas coercitivas personales de mayor rigurosidad.
7.2. Corresponde merituar que, el investigado Jesús Rafael Chávez Lévano
en su Declaración Policial obrante a fojas dieciséis de este cuaderno, al brindar
sus generales de ley señaló sobre su “Profesión u Oficio” que es estudiante, sin
embargo este arraigo educativo ha sido desvirtuado conforme se ha expuesto
en el considerando anterior, al mencionar que está cursando estudios en un
centro educativo distinto al señalado por su señora madre apelante; por tanto
tampoco genera convicción probatoria la Constancia de Trabajo de fojas ciento
cuatro, que menciona el adolescente labora como ayudante de carpintería en la
Empresa Comercial “Abarca”, que no tiene domicilio preciso, sólo se indica
ubicado en la “Calle Sucre”, ni siquiera se menciona la cuadra respectiva
menos la numeración de finca respectiva, no consigna el horario de labores, la
remuneración respectiva, ni siquiera tiene la firma legalizada por Notario
Público del otorgante, máxime que estas labores de carpintería no fueron
manifestadas por el adolescente en su primigenia declaración policial, el
Colegiado arriba a la conclusión que se han cumplido con los tres requisitos
formales exigidos en el artículo 209 del Código de los Niños y Adolescentes
para ordenar la medida de internamiento, debiéndose confirmar la resolución
apelada, compulsándose las circunstancias de gravedad en las que se ha
cometido el ilícito penal investigado.
Por las razones expuestas:

CONFIRMARON el resolución número uno, de fecha veinticinco de Octubre del


dos mil diez, obrante en copias certificadas de fojas cuarenta y seis a fojas
cuarenta y nueve de este cuaderno, que promoviendo acción penal dispuso se
Aperture Investigación Penal por infracción de la ley penal Contra el Patrimonio
– ROBO AGRAVADO, a favor de los adolescentes DANIEL JESÚS MEZA
MURICHE, Y JESUS RAFAEL CHÁVEZ LÉVANO dictándose en su contra
mandato de internamiento en el Centro Juvenil de Diagnóstico y
Rehabilitación de Lima, y a favor del adolescente JUAN HÉCTOR RAFAEL
SOTO MANZA dictándose en su contra mandato de comparecencia; en
agravio de Sabina Angélica Salcedo Libandro, con lo demás que contiene.- y
los devolvieron.-
S.S.

MEZA MAURICIO

ZÁRATE ZÚÑIGA.

LENG DE WONG.