Vous êtes sur la page 1sur 33

Clasificación de Secciones

Introducción
Las secciones estructurales, sean laminadas o armadas, se pueden considerar como un conjunto de chapas,
algunas son internas (p.e. las almas de las vigas abiertas o las alas de las vigas cajón) y otras son externas (p.e.
las alas de las secciones abiertas y las alas de los angulares) – figura 1. Dado que las chapas que constituyen las
secciones estructurales son relativamente delgadas comparadas con sus anchos, cuando están sometidas a
compresión (consecuencia de cargas axiles aplicadas a la sección completa o como consecuencia de esfuerzos
de flexión) pueden pandear localmente. La predisposición de cualquier elemento chapa que constituye la
sección transversal a pandear, puede limitar la capacidad de dicha sección para soportar carga axil, o bien
limitar su resistencia a flexión al impedir que se alcance el limite elástico. Evitar que aparezca un fallo
prematuro debido a los efectos del pandeo local es posible limitando la relación ancho-espesor para cada chapa
individual que constituye la sección transversal. En esto se basa la idea de la clasificación de secciones.

Externo
Interno Interno
Externo

Interno
Alma Interno
Alma
Alma

Ala Ala Ala


(a) Sección I laminada (b) Sección hueca (c) Sección cajón soldada

Figura 1 Elementos internos o externos

Clasificación
El EC3 define cuatro clases de secciones transversales. La clase en la que una sección particular alcanza el
agotamiento depende de la esbeltez de cada elemento (definida mediante una relación ancho-espesor) y de la
distribución de tensiones de compresión: uniforme, linealmente variable... Las clases se definen en términos de
sus requerimientos de resistencia a los momentos flectores:
Clase 1 Las secciones transversales en las que se puede formar una rótula plástica con la capacidad de giro
requerida para un análisis plástico.
Clase 2 Las secciones transversales en las que se puede alcanzar el momento plástico, pero con una capacidad
de giro limitada. Por tanto no resultan indicadas para las estructuras diseñadas mediante un análisis plástico.
Clase 3 Las secciones transversales en las que la tensión en la fibra más comprimida de la pieza puede alcanzar
el límite elástico pero en las que la abolladura local puede impedir alcanzar el momento plástico.
Clase 4 Las secciones transversales en las que para determinar su resistencia a momento flector o a la
compresión, es necesario tener en cuenta explícitamente los efectos locales de abolladura.
Máximas relaciones anchura espesor en piezas comprimidas

2
Máximas relaciones anchura espesor en piezas comprimidas

Máximas relaciones anchura espesor en piezas comprimidas

3
Piezas sometidas a Tracción

Introducción
El diseño básico de una pieza a tracción es muy simple – aportar la suficiente sección transversal para resistir el
esfuerzo aplicado. Una vez que se ha obtenido la magnitud del esfuerzo a soportar y la resistencia del material ha
sido establecida, es posible calcular el área requerida de la sección transversal. Sin embargo, la unión de las
piezas traccionadas es, lo mismo que para otros tipos de piezas, una consideración muy importante a tener en
cuenta dado que en muchos casos puede gobernar el diseño de la pieza siendo un criterio básico en el diseño y
selección de una sección.

Normalmente las piezas traccionadas se diseñan utilizando perfiles laminados (Angulares, IPs, HEs, UPN),
barras o chapas. Esta lección se refiere al diseño de piezas traccionadas constituidas a partir de dichas secciones
sometidas a cargas estáticas – no se consideran cables.

Conexiones
Es habitual asumir que la distribución de tensiones de tracción en una pieza traccionada es uniforme. No
obstante las conexiones de la pieza pueden afectar la validez de esta suposición de dos modos. En primer lugar,
si se emplean tornillos el área de la sección transversal se reduce debido a los agujeros practicados y las
tensiones alrededor de los agujeros se incrementan localmente tal y como se muestra en la figura 1. En segundo
lugar, cierta excentricidad en las conexiones es a menudo inevitable y por lo tanto aparecen momentos
secundarios. Estos problemas pueden ser tenidos en cuenta utilizando para el cálculo de la resistencia plástica de
diseño, un área neta efectiva en lugar de la sección bruta.

σ0

(a) σ

T T T T

Fy

(b) Tensiones elásticas (c) Tensiones últimas

4
Figura 1 Distribución de tensiones en una sección con agujeros

Resistencia de la Sección Transversal


Para piezas no conectadas mediante tornillos, la resistencia a tracción de cálculo es la resistencia plástica de
cálculo de la sección transversal bruta. Dada por:
Af y
N pl.Rd = (1)
γ M0
donde
A es el área bruta de la sección transversal
fy es el límite elástico del acero
γ M0 es el coeficiente parcial de seguridad del acero.

Para piezas atornilladas la resistencia de la sección se debilita debido a la reducción del área de la sección
transversal por la presencia de agujeros y se requiere una comprobación adicional. A pesar de que los agujeros
inducen concentraciones de tensiones (figura 1) la ductilidad del acero permite asumir una distribución de
tensiones uniforme a través de la sección neta en el estado límite último. De este modo la resistencia última de
cálculo de la sección neta se tomará como:
Anet f u
N u. Rd = 0,9 (2)
γ M2

donde
Anet es el área neta de la sección transversal
fu es la resistencia última de tracción del acero
γ M2 es el coeficiente parcial de seguridad para la resistencia de la sección neta, el cual tendrá probablemente un
valor diferente de γ M0

El factor 0,9 es un coeficiente de reducción para tener en cuenta las excentricidades, concentración de tensiones,
etc. La resistencia a tracción de cálculo (Nt.Rd) se toma entonces como el menor valor de los proporcionados
por las ecuaciones (1) y (2), y se debe comparar con el valor de cálculo del esfuerzo de tracción aplicado (Nsd).

Determinación del área neta


El área neta de la sección transversal se obtiene deduciendo de la sección bruta los agujeros de los tornillos y
otras aberturas. (Para angulares conectados por un ala, y secciones en T y en U conectadas por las alas se aplican
reglas especiales). Por cada agujero, la deducción es el área de la sección bruta transversal del agujero - véase
figura 2. Cuando los tornillos están alineados, el área total a deducir de cualquier sección transversal
perpendicular al eje de la pieza es la máxima suma de las áreas seccionales de los agujeros. Cuando los tornillos
están colocados al tresbolillo el área total a deducir es la mayor de las áreas obtenida para los agujeros cruzando
una sección transversal perpendicular o la suma de las áreas de todos los agujeros en cualquier línea diagonal o
en zigzag que cruce la pieza menos s2t/4p por cada espacio transversal en la cadena de agujeros – ver figura 2.

5
1,2
Diámetro agujero, d

p B
Dirección de
la tracción

Espesor chapa, t s s
2 1

En la sección 1-1,
Área neta = B·t – d·t - El área mínima se toma como Anet

En la sección 2-2,
s2 t
Área neta = B·t – 2·d·t + - El área mínima se toma como Anet
4p

donde
s: es el paso entre agujeros paralelo al eje de la pieza
p: es el espacio entre líneas medido perpendicularmente al eje de la pieza
(en piezas con agujeros en más de un plano, p se medirá a lo largo de la línea trazada
por la mitad del espesor de la sección)

Figura 2 Área neta

6
Vigas lateralmente arriostradas

Introducción
Las vigas son tal vez los elementos estructurales más básicos. Es posible utilizar una gran variedad de formas de
sección para las vigas dependiendo de la magnitud de las cargas y de la luz, como se muestra en la Tabla 1

Tipo de viga Rango de Notas


luces (m)
0. Angulares 3-6 Empleadas para correas de cubierta,
fachadas, etc. Allí donde se requiera
soportar cargas ligeras.
1. Secciones conformadas 4-8 Empleadas para correas de cubierta,
en frío fachadas, etc. Allí donde se requiera
soportar cargas ligeras.
2. Perfiles laminados UB, 1 - 30 Resultan ser los tipos de sección más
IPE, UPN, HE utilizados; las relaciones espesor/ancho
de sus elementos están pensadas para
eliminar diversos tipos de fallos
3. Viguetas de alma 4 - 40 Se trata de vigas prefabricadas a partir
abierta de angulares o tubos como cordones y
redondos para las diagonales del alma;
usadas en lugar de perfiles laminados.
4. Vigas de alma aligerada 6 - 60 Utilizadas para luces importantes y/o
cargas ligeras, la altura del perfil de
base se incrementa en un 50%. Las
aberturas del alma se pueden emplear
para paso de servicios, etc.
5. Secciones compuestas 5 - 15 Empleadas cuando un único perfil
p.e. IPE + UPN laminado no proporciona la suficiente
capacidad resistente. A menudo se
disponen de modo que sean capaces de
desarrollar también, buena resistencia a
la flexión horizontal.
6. Vigas armadas planas 10 - 100 Elaboradas soldando 3 chapas (típico:
alas + alma). La altura del alma puede
llegar hasta los 3-4m. Con frecuencia
precisan ser rigidizadas.
7. Vigas en cajón 15 - 200 Fabricadas a partir de chapas casi
siempre rigidizadas. Utilizadas para
puentes y mástiles de grúas dado su
buen comportamiento a torsión y su
elevada rigidez transversal.

Tabla 1 Típicas secciones de vigas para varias aplicaciones


A menudo las vigas de acero pueden diseñarse simplemente sobre la base de su resistencia al momento flector
(asegurándonos de que el momento de agotamiento de la sección transversal seleccionada supera el máximo
momento aplicado) y de su rigidez, esto es, que la viga no se deforme tanto que pueda afectar sus condiciones de
servicio.

7
Las vigas que son incapaces de desplazarse lateralmente y salirse por tanto de su plano de flexión las
denominamos “vigas arriostradas”, y debido a su restricción lateral no se encuentran afectadas por situaciones de
pandeo lateral.
Las vigas se pueden considerar arriostradas si:

• Un arriostramiento transversal completo lo proporciona por ejemplo un forjado acoplado al ala superior de
una viga simplemente apoyada que lo soporte (muchos diseñadores consideran la fricción generada entre losa de
hormigón y viga de acero para constituir una sujeción efectiva).

• El adecuado arriostramiento transversal del ala comprimida lo proporciona, por ejemplo la chapa perfilada de
cubierta.

• Se disponen elementos de arriostramiento suficientemente próximos entre sí de modo que la esbeltez relativa
al eje débil sea menor (véase vigas no arriostradas para detalles).

Adicionalmente, las secciones flectadas alrededor de su eje débil no fallan debido a inestabilidad por pandeo
lateral y es improbable que secciones con elevada rigidez torsional y lateral (p.e. secciones tubulares
rectangulares) fallen por este motivo. El material presentado en este tema presupone un adecuado arriostramiento
lateral de las vigas. En la práctica es responsabilidad del diseñador asegurar que los detalles estructurales son
consistentes con tal suposición.

Resistencia a momento flector


En una viga simplemente apoyada de un solo vano, como se muestra en la figura 1, el fallo se produce cuando el
valor de cálculo del momento flector (Msd) supera la resistencia de cálculo a flexión de la sección transversal,
cuya magnitud depende de la forma de la sección, la resistencia del material y de la clasificación de la sección.
En situaciones en las que el esfuerzo cortante sobre la sección transversal sea suficientemente pequeño para
poder despreciar su influencia sobre la resistencia a flexión de la sección (EC3 establece un valor del cortante del
50% de la resistencia plástica a cortante), la resistencia de cálculo a flexión de la sección (Mc,Rd) se puede tomar
como:

• Para secciones de clases 1 y 2, el momento resistente plástico de cálculo de la sección bruta


Wpl. f y
Mc.Rd = Mpl.Rd = (1)
γ M0

• Para secciones de clase 3, el momento resistente elástico de cálculo de la sección bruta


Wel f y
Mc.Rd = Mel.Rd = (2)
γ M0

• Para secciones de clase 4, la resistencia a pandeo local de cálculo


Weff . f y
Mc.Rd = Mo.Rd = (3)
γ M1

8
Carga aplicada

Fp
B

F
θ θ

F
L/2 L/2
Fy A
Plástico
Elastoplástico

Elástico

Flecha en el centroδ

Figura 1 – Comportamiento de una viga simplemente apoyada

Si hubiera agujeros para tornillos en el ala traccionada de la sección transversal que se comprueba, se requiere
adicionalmente chequear que la relación entre la sección neta y la bruta del ala no es tan pequeña como para que
se produzca el fallo por tracción en la sección neta antes de que la sección bruta haya superado el límite elástico.

Esta verificación que es la misma que la dada para piezas dúctiles traccionadas, queda satisfecha probando que la
relación Af.net/Af para el ala traccionada no es menor que 0,81 o 0,88 para aceros S275 y S355 respectivamente
siendo los espesores de ala menores de 40mm.

Cuando la relación Af.net/Af es inferior al límite dado, se puede tomar un área reducida del ala (A f) que satisfaga el
límite establecido. Es decir el área reducida del ala será el resultado de dividir A f.net por el valor límite. Los
agujeros para los tornillos en la zona traccionada del alma deberían ser considerados de modo similar.

Conviene apuntar que para estructuras continuas (estáticamente indeterminadas) el momento resistente de cálculo
en el punto de máximo momento obtenido a partir de un análisis elástico no conducirá normalmente al colapso
(véase figura 2). En su lugar la sección transversal en dicho punto se comportará como una rótula (una vez
probado que cumple el requisito de la capacidad de rotación) y el modelo de momentos sobre la estructura
variará de la distribución elástica original a medida que las sucesivas rótulas se formen.

La redistribución de momentos permite a la estructura soportar cargas más allá de las que producen la primera
rótula hasta que se hayan formado las rótulas suficientes para transformar la estructura en un mecanismo. Esto
sería un diseño plástico y requiere una sección transversal que pueda girar mientras soporta el momento
resistente plástico. Es decir se precisa una sección de clase 1.

9
Carga F Elasto-plástico
F F

Fc

F F
F1st hinge θ θ θ θ
2θ 2θ
L/2 L/2 L/2 L/2
Comportamiento
de acuerdo con
la teoría Plástico
Fyield
plástica simple

Comportamiento real
F F
F F
A B C

L L
Elástico

Flecha bajo carga δ

Figura 2 - Curva carga flecha para una viga estáticamente indeterminada

Resistencia a cortante
El momento flector gobierna el diseño de las vigas de acero pero la resistencia que se precisa a cortante puede
ser significativa en el caso de vigas cortas con cargas concentradas elevadas. La figura 3 muestra la distribucción
de tensiones tangenciales en una sección I suponiendo un comportamiento elástico. Casi todo el esfuerzo cortante
es soportado por el alma y dado que la variación de tensiones tangenciales a lo largo del alma es muy pequeña es
suficientemente preciso suponer en el cálculo una tensión tangencial media uniforme sobre el alma.

10
3V
τ max =
2ht

τ τ
h

Sección transversal Variación de tensiones


tangenciales τ
b
Vhb
τ=
4I

τ Vhb  h
tf τ max = 1 + 
2I  4b
h
τ
Vhb
τ=
tw 2I

Sección transversal
Variación de tensiones
tangenciales τ

Figura 3 –
Distribución de tensiones tangenciales en vigas

En un estado tensional de cortadura simple (solo tensiones tangenciales) el acero se agota al alcanzar una tensión
tangencial de 1 / 3 f y . Por tanto, el valor de cálculo del esfuerzo cortante (Vs.d) en cada sección transversal se
compara con el valor de cálculo de la resistencia plástica a cortante Vpl.Rd del área de cortante (Av).

( fy / 3 )
Vpl.Rd = Av (4)
γ MO

Áreas de cortante para un rango de tipos de sección se muestran en la tabla 2.

La ecuación 4 es válida para almas que sean lo suficientemente robustas para que la abolladura por cortante no
sea posible. La resistencia a abolladura por cortante deberá comprobarse si la esbeltez del alma (d/tw) supera los
63,8 o 56,1 para aceros de grado S275 y S355 respectivamente.

11
Tabla 2 Areas de cortante Av para secciones típicas

Laminados Carga paralela al 1,04 h tw * h


alma tw

Carga paralela al (h - 2tf) tw


alma h
Perfiles tw
I y H Armados

d
Carga paralela a las A- (h - 2tf) tw *
alas

tw

Perfiles laminados UPN Carga paralela al 1,04 h tw * h


alma tw

Perfiles laminados angulares Carga paralela al ht h


lado mayor t

Carga paralela al Ah/(b + h) **


h
lado mayor

Perfiles laminados huecos


b
rectangulares de espesor uniforme
Carga paralela al Ah/(b + h) **
lado menor b

Perfiles huecos circulares y tubos de espesor uniforme 0,6 A **

Chapas y piezas sólidas A **

*
Se trata de una fómula aproximada. Valores más precisos de Av para perfiles laminados se pueden obtener a partir de
las expresiones siguientes:
• Para perfiles I y H: Av = A - 2btf + (tw + 2r) tf
• Para perfiles en U: Av = A - 2btf + (tw + 2r) tf
Es conveniente tener en cuenta que 1,04/√3 = 0,60 y así para perfiles laminados en I, H o U:
Vpl.Rd = 0,60 h tw fy / γM0
**
A es el área total de la sección transversal

12
Resistencia a momento flector y esfuerzo cortante
Cuando el esfuerzo cortante supere el 50% del valor de cálculo de la resistencia plástica a esfuerzo cortante, el
momento resistente de cálculo de la sección transversal se debe de reducir para tener en cuenta la interacción
flector+cortante. Se asume que bajo una combinación de tensiones normales y tangenciales el agotamiento viene
dado por la fórmula de interacción.

2 2
 σ  τ 
  +   = 1 (5)
 fy   τ y 

El momento plástico de cálculo de una sección que debe de soportar un esfuerzo cortante significativo
coexistente con el momento flector se calcula empleando un límite elástico reducido para el área de cortante.
Este límite elástico reducido depende de la relación entre el esfuerzo cortante solicitante y el correspondiente
valor de agotamiento y viene dado por la expresión.

2
 2 Vsd 
p =  − 1 (6)
 Vpl.Rd 

Siendo (1-p)fy el límite elástico reducido para el área de cortante. Así, para una viga con sección en I o H,
flectada alrededor de su eje de mayor inercia, lo anterior conduce a una resistencia plástica de cálculo a flexión
reducida (Mv.Rd) en presencia de cortante significativo.

 pA 2v  f y
M v.Rd = Wpl −  (7)
 4 tw  γ Mo

Flexión esviada
Las vigas flectadas respecto de ambos ejes de la sección transversal poseen un eje neutro plástico inclinado
respecto de los anteriores una magnitud que depende de la relación entre los momentos aplicados y de la forma
precisa de la sección. La figura 4 (ESDEP 7.8.2. Fig11) muestra la curva de interacción para total plasticidad de
una sección en I bajo carga biaxial. La forma de la interacción puede expresarse mediante

α β
 M y.Sd   M z.Sd 
  +   (8)
 Mc yRd   M czRd . 

Comprobaciones de servicio
Además de las comprobaciones de resistencia mencionadas anteriormente, es necesario verificar el
comportamiento de las vigas frente a los estados límites de servicio. Las flechas y vibraciones de las vigas deben
de limitarse para evitar situaciones indeseables que afecten a la apariencia o al uso eficaz de la estructura,
provocando problemas a sus usuarios o dañando otros elementos del edificio. Los límites admisibles para las
flechas deberían ser acordados entre el cliente de la estructura, su diseñador y las autoridades competentes. Como
guía la tabla 3 da unos valores límites recomendados para flechas verticales.

Límites
Condiciones δmax δ2
Techos en general L/200 L/250
Techos con utilización frecuente por personas L/250 L/300
distintas de las encargadas del mantenimiento

13
Suelos en general L/250 L/300
Suelos y techos que soporten escayola u otros L/250 L/350
acabados frágiles, o tabiques no flexibles.
Suelos que soporten pilares (a no ser que la L/400 L/500
flecha haya sido incluida en el análisis global
para el estado limite último)
Donde δmax pueda empeorar la apariencia del L/250 -
edificio

Tabla 3 Valores límite recomendados para flechas verticales

Para estructuras abiertas al público es importante asegurar que las oscilaciones y vibraciones no son tan grandes
como para causar molestias a sus usuarios. La verificación de la conveniencia de un diseño puede realizarse
mediante un análisis dinámico pero en muchos casos con limitar la flecha es suficiente. Por ejemplo, la
frecuencia natural más baja para los forjados de piso en viviendas y oficinas debería ser superior a 3
ciclos/segundo. Esta condición será satisfecha si la flecha total instantánea (véase tabla 3) es menor de 28mm.
Para pisos en gimnasios o salas de baile, la frecuencia natural más baja no debería ser inferior a 5 ciclos/segundo.
En este caso una flecha límite de 10mm permitiría satisfacer la condición.

Las cubiertas planas (pendientes menores de 5º) son vulnerables a las goteras si la cubierta se deforma de modo
que pueda embalsarse agua. Es por tanto necesario controlar cuidadosamente las deformaciones incluyendo las
tolerancias de ejecución, asientos de cimentaciones, deformaciones de los materiales de cubierta, etc.

14
Vigas no arriostradas

Introducción
Cuando un elemento estructural esbelto es cargado en su plano de mayor rigidez surge una tendencia de dicho
elemento a agotarse por pandeo en un plano más flexible. En el caso de una viga sometida a flexión alrededor de
su eje de mayor inercia, el fallo puede sobrevenir debido a un modo de pandeo que incluye tanto la deformación
lateral como el alabeo de la viga y que denominamos pandeo lateral. La figura 1 ilustra el fenómeno sobre una
ménsula solicitada por una carga puntual vertical en su extremo libre.

Extremo
empotrado

Posición
descargada

Posición
deformada

Peso muerto
carga aplicada
verticalmente

Figura 1 Pandeo lateral de una ménsula esbelta

Si la ménsula fuera perfectamente recta y su sección transversal fuera perfectamente elástica y estuviera
inicialmente libre de tensiones, el extremo de la ménsula se deformaría solamente según el plano vertical sin
deformación fuera de dicho plano hasta que el momento aplicado alcanzase un valor crítico a partir del cual la
viga pandease lateralmente. Un procedimiento de diseño para vigas susceptibles de fallar por pandeo lateral
precisa tener en cuenta un gran número de factores – incluyendo la forma de la sección, el grado de
arriostramiento lateral, el tipo de carga, la distribución de tensiones residuales, las imperfecciones iniciales – y
por lo tanto es bastante complejo. Es conveniente en un principio considerar un modelo básico que
posteriormente pueda desarrollarse para incluir casos más generales.

Pandeo elástico de una viga simplemente apoyada


La figura 2 muestra una viga en I inicialmente recta y perfectamente elástica, solicitada por dos momentos
iguales y de sentido contrario aplicados en los extremos respecto del eje de mayor inercia (en el plano del alma).
La viga no se encuentra arriostrada a lo largo de su longitud salvo en las secciones extremas donde tienen
impedidos mediante un apoyo de horquilla, el desplazamiento lateral y el alabeo pero tienen libertad para girar
tanto en el plano del alma como en el plano horizontal. La forma de la viga alabeada y las deformaciones
resultantes se muestran también en la figura (nótese que sólo se muestra media viga, y las deformaciones
acotadas se refieren a la mitad de la luz).

15
M M

Alzado Perfil

Planta

z
x
u

Figura 2 Pandeo lateral de una viga I simplemente apoyada solicitada por


momento flector uniforme

El momento necesario para provocar el pandeo lateral puede obtenerse teniendo en cuenta el efecto perturbador
de los momentos aplicados en los extremos, actuando a través de la viga deformada, sobre la resistencia interna
de la sección (torsional y a flexión). El valor crítico de los momentos aplicados en los extremos, el denominado
momento crítico elástico (Mcr), vale

0.5
π 2 EI z  I w L2 GI t 
Mcr =  +  (1)
L2  I z π 2 EI z 

donde

It es el módulo de torsión; Iw es el módulo de alabeo


Iz es el momento de inercia respecto del eje débil; L es la longitud sin arriostrar de la viga.

La presencia de rigidez a flexión (EIz) y rigidez torsional (GIt y EIw) en la ecuación es una consecuencia
directa de los componentes laterales y torsionales en las deformaciones. La importancia relativa de estos items
dependerá del tipo de sección transversal considerada. La figura 3 ilustra este punto comparando el momento
crítico elástico de una sección en cajón (la cual posee elevadas rigideces torsional y de flexión) con secciones
abiertas de diversas formas.

16
1.0

0.1

Relación entre Mcr


y el Mcr para una
sección en cajón

0.01

0.001
0 10 20 30 40 50 60 70
Relación longitud alt ura

Figura 3 Efecto de la forma de la sección transversal sobre el momento


crítico elástico teórico

La figura 4 compara valores del momento crítico elástico (M cr) para una viga en I y otra en H con capacidades
similares de momento plástico en el plano de flexión. El pandeo lateral es una consideración de diseño
potencialmente más significativa para la sección de viga que presenta una rigidez lateral y torsional mucho
menor.

14 Sección -Ι Sección - H
Mcr 457x152 UB 60 254x254 UC 89
Mp
12 Wpl (cm3 ) 1284 1228

Ιy (cm ) 4 25464 14307


10
Ι z (cm ) 4
794 4849
J (cm4 ) 31,5 97,6
8
Ι w (cm ) 4 386700 716400

6
254x254 UC 89 M M

4
L
457x152 UB 60
2

0
2 4 6 8 10 12 14 16 18 20
L (m)

Figura 4 Comparación de momentos críticos elásticos para secciones en I


y H

Desarrollo de un procedimiento de diseño


17
En la realidad las vigas no son perfectamente rectas ni el material es elástico. La Figura 5 muestra los efectos
de las tensiones residuales y del endurecimiento por deformación sobre la resistencia a pandeo lateral. Nótese
que para valores de esbeltez elevada el comportamiento está bien representado por la teoría de pandeo
elástico pero en las vigas robustas hay una interacción compleja a medida que el comportamiento anelástico
provoca una reducción de la capacidad, y para vigas muy robustas la capacidad esta limitada por la resistencia
plástica de la sección. La aplicación de un tratamiento teórico del problema sería demasiado complejo para el
diseño habitual de modo que se precisa combinar la teoría con los resultados de ensayos para disponer de un
método de diseño fiable (seguro).
Momento crítico adimensional M/My

Endurecimiento
por deformación Pandeo elástico
Plasticidad total M=Mp

Vigas sin tensiones


residuales
Figura 5 Resistencias
Vigas soldadas de pandeo lateral de vigas I biapoyadas
con tensiones
La Figura 6 compara un conjunto típico de datos obtenidos de ensayos de pandeo lateral con los momentos
residuales
críticos elásticos teóricos dados Vigas
por la laminadas
ecuación 1. Se ha usado un gráfico adimensional dado que permite
representar los resultados de diferentes series de ensayos (que presentan diferentes secciones transversales y
con tensiones
comparados directamente por medio de una esbeltez adimensional, λ LT.
resistencias del material) para serresiduales
M M
Para vigas robustas ( λ LT < 0.4) la capacidad resistente no se encuentra afectada por el pandeo lateral y esta
gobernada por el momento resistente plástico de la sección transversal. Las vigas esbeltas ( λ LT > 1.2) tienen
capacidades resistentes próximas al momento crítico elástico teórico, Mcr. Sin embargo, las vigas con una
esbeltez intermedia, que representan muchas vigas en la práctica, están afectadas negativamente y de modo
significativo por la inelasticidad y por las imperfecciones geométricas y por ello la teoría elástica proporciona
RelaciónSede
una envolvente superior de la solución. esbeltez
requiere unaL/r
expresión
y de cálculo que permita ligar la capacidad
plástica de las vigas robustas con el comportamiento elástico de vigas esbeltas. El EC3 proporciona en este
sentido una solución mediante el empleo de un coeficiente de reducción por pandeo lateral, χ LT.

18
M
Mpl
1 ,0

Mcr
0 ,8 Mpl

0 ,6

0 ,4

St oc k y Int erm ediat e Slender


0 ,2

0
0 ,2 0 ,4 0 ,6 0 ,8 1 ,0 1 ,2 1 ,4 L
iz
(a) Com parison of t est dat a w it h cr

M
M pl
1 ,0
M cr
M pl
0 ,8

0 ,6

0 ,4

0 ,2 Robust a Int ermedia Esbelt a

0
0 ,2 0 ,4 0 ,6 0 ,8 1 ,0 1 ,2 1 ,4
λLT = M pl
 M cr

Figura 6 Comparación de datos de ensayos con los momentos críticos


elásticos teóricos

La resistencia de cálculo al pandeo lateral (Mb.Rd) de una viga sin arriostramiento lateral viene dado entonces
como :

Mb.Rd = χ LT βw Wpl.y fy/γm1 (2)

dicho valor es de hecho la resistencia plástica de la sección multiplicada por el coeficiente de reducción ( χ
). La Figura 7 muestra la relación entre χ LT y la esbeltez adimensional, λ LT
LT

Las curvas mostradas están expresadas por

1
χ LT =
[ ] (3)
0.5
φ LT + φ LT 2 − λ LT 2

donde

 
φ LT = 0.51 + α LT ( λLT − 0.2) + λLT 2  (4)
 

en la cual αLT es un coeficiente de imperfección, tomado como 0,34 para perfiles laminados y 0.49 para
secciones armadas, con sus tensiones residuales más severas.

19
Coeficiente de reducción χLT

1,0

1,0 Perfiles laminados

0,6

0,4 Vigas armadas

0,2

0 0,5 1,0 1,5 2,0


Esbeltez λ LT

Figure 11 Lateral-torsional buckling

Figura 7 Coeficiente de reducción de pandeo lateral

La esbeltez adimensional λ LT , definida como M bRd / M cr , puede obtenerse bien calculando el


momento resistente plástico y el momento crítico elástico (véase Appendix F.1) o más convenientemente por
medio de la relación:

 λ LT  0.5
λ LT =   βw (5)
λ
 1 

donde

0.5
E
λ1 = π   (6)
fy 

y λLT puede calcularse utilizando las expresiones apropiadas para una variedad de formas de sección (véase
Apendice F.2.2.). Por ejemplo, para una viga lisa (sin rebordes) en I o H con alas iguales, y sometida a
momento uniforme con apoyos extremos simples,

L/iz
λLT = 0.25
 1  L/iz  
2
(7)
1 +  
20  h/t f  
 

20
Extensión a otros casos

1. Tipo de carga
Un momento uniforme aplicado a una viga no arriostrada es la situación más severa que podemos considerar
para el pandeo lateral. Un análisis elástico de casos de carga alternativos proporciona valores más altos para
los correspondientes momentos críticos. Por ejemplo, el momento crítico elástico para una momento
uniforme es (reorganizando la ec. (1))

π π 2 EI w
M cr = EI z GI t 1 + (8)
L L2 GI t

Pero para una viga con una carga puntual en el centro el momento crítico de pandeo lateral es:

4.24 π 2 EI w
M cr = EI z GI t 1 + 2 (9)
L L GI t

lo que significa un valor 4.24/π veces mayor que el caso de partida. El EC3 emplea un factor C1, Figura 8
(dependiente del aspecto del diagrama de momentos.) para permitir que en otras situaciones de carga, el
momento crítico se pueda incrementar adecuadamente. El coeficiente C1 aparece como un simple
multiplicador en las expresiones del Mcr (véase EC3 ec. F.2) o bien como 1 / C 1 en las expresiones que
permiten obtener λLT.

π π 2 EI w
Mcr = C 1 EI GJ 1+
L L 2 GJ

Viga Moment o M max C1


y cargas f lect or

M M
M 1,00

M
M 1,879

M -M
M 2,752

F
FL 1,365
4

F
FL
8 1,132

F F
FL
4 1,046
= = = =

F
3FL 0,68
= = 16

Figure 9 Equivalent unif orm moment f act ors


,m, f or simply support ed beams

Nota: Los valores corresponden a un factor de longitud efectiva k de 1,0

Figura 8 Coeficientes C1 de momento uniforme equivalente

21
.2. Punto de aplicación de la carga
La estabilidad lateral de una viga no solo depende de la disposición de las cargas a lo largo de su luz sino
también de la posición en donde se aplica la carga relativa al centro de gravedad de la sección. La Figura 9
ilustra el efecto que tendría el posicionar la carga por encima o por debajo del centroide para una viga de un
solo vano con una carga puntual en el centro del vano
Factor de momento uniforme equivalente m

1,4
F

a= d/2
1,2

1,0 F
a= 0 F
0,8

0,6 F
a= d/2

0,4
1 10 100 1000
2
L GI t
EI w
Figure 10 Effect of level of loading on beam
Figura 9 Efecto de posición de la carga en la estabilidad de la viga

Las cargas aplicadas sobre el ala superior aumentan el efecto desestabilizador como consecuencia del
momento de alabeo adicional provocado por la acción de la carga que no pasa por el c.d.g. de la sección. La
influencia de este comportamiento se hace más significativa a medida que el canto de la viga aumenta y/o la
luz se reduce dado que L2GIt/EIw se hace menor. De nuevo el EC3 tiene en cuenta esta situación
introduciendo un factor C2 en la ecuación general del momento crítico elástico y en las expresiones para λLT
(véase EC3 ec. F.27 - F.31).

3. Condiciones de vinculación en los extremos


En todo el planteamiento anterior se han supuesto condiciones de vinculación en los extremos que no
permiten el movimiento lateral ni el alabeo de dichas secciones pero si permiten su giro en el plano de la viga.
Las vinculaciones extremas que restringen el giro en el plano, aumentan la resistencia a pandeo elástico (en el
mismo sentido que las capacidades resistentes de los pilares se ven incrementadas mediante las restriciones al
giro de sus extremos). Un modo apropiado de incluir el efecto de diversas condiciones de vinculación es
redefinir la longitud sin arriostrar de la viga como un longitud efectiva, o bien de forma más precisa mediante
dos coeficientes de longitud efectiva., K y Kw. Los coeficientes reflejan los dos tipos posibles de restricción
en los extremos, coacción a la flexión y coacción al alabeo. Sin embargo debe tenerse en cuenta que resulta
recomendable que Kw valga 1,0 a no ser que se hayan tomado medidas especiales para evitar el alabeo de los
extremos. El EC3 recomienda valores para K de 0.5 en extremos empotrados, 0.7 para piezas con un extremo
articulado y el otro empotrado y por supuesto 1.0 para piezas con sus dos extremos articulados. La elección
de K se deja al criterio del diseñador.

4. Vigas con arriostramientos laterales intermedios


Cuando las vigas dispongan de puntos de arriostramiento lateral intermedios a lo largo de su luz, cada

22
segmento de viga entre arriostramientos puede estudiarse por separado. En este caso el diseño de la viga
estará basado en el segmento más crítico. Para las longitudes de las vigas entre arriostramientos deberemos
emplear un coeficiente de longitud efectiva K de 1.0 no 0.7, dado que en la forma pandeada la longitud sin
arriostrar adyacente pandeara en sintonía.

5. Vigas contínuas
Las vigas contínuas por encima de un número de vanos pueden tratarse como vanos individuales teniendo en
cuenta la forma del diagrama de momentos flectores en cada uno de los vano como un resultado de la
continuidad y empleando el coeficiente C1.

23
Pilares

Introducción
El término “pieza comprimida” generalmente se utiliza para describir elementos estructurales sometidos
solamente a cargas axiles de compresión; este término puede describir pilares (bajo condiciones especiales de
carga) pero generalmente se refiere a barras comprimidas con los extremos articulados pertenecientes a
celosías, vigas de celosía o elementos de arriostramiento. Si estas piezas están sometidas a momentos
importantes añadidos a las cargas axiales son denominados vigas-pilares.

Esta lección se refiere a las piezas comprimidas y, por lo tanto, concierne a muy pocos pilares reales dado que
las excentricidades de las cargas axiales y las fuerzas transversales normalmente no son despreciables. No
obstante los elementos comprimidos representan un caso elemental que conduce al entendimiento de los
efectos de la compresión en el estudio de las vigas-pilar. Dado que la mayoría de las piezas de acero
comprimidas son mas bien esbeltas es fácil que puedan pandear. La lección describe brevemente las
diferentes clases de piezas comprimidas y explica el comportamiento de los pilares esbeltos y los pilares
robustos. También se dan las curvas de pandeo utilizadas para el diseño de pilares esbeltos.

Pilares poco esbeltos


Los pilares robustos tienen una esbeltez muy baja de manera que no se ven afectados por el pandeo global de
la pieza. En tales casos la capacidad de la pieza a compresión viene dada por la resistencia a compresión de la
sección transversal, que es función de la clasificación de la sección. Las secciones transversales de clases 1, 2,
3 no están afectadas por pandeo local y de ahí que la resistencia de cálculo a compresión se tome como la
resistencia plástica,
Nc.Rd = Np Rd = Afy /γΜ0 (1)
Para secciones transversales de clase 4, el pandeo local en uno o mas elementos de la sección transversal
impide alcanzar la carga de agotamiento por compresión y así la resistencia a compresión de la pieza está
limitada a la resistencia a pandeo local,
Nc.Rd = No Rd = Aefffy /γΜ1
Donde Aeff es el área de la sección transversal efectiva determinada de acuerdo con el apartado 5.3.5. (ver
también lección de Pandeo Local).

Pilares esbeltos de acero


Dependiendo de su esbeltez, los pilares presentan dos tipos diferentes de comportamiento: los que tienen una
esbeltez alta, que presentan un comportamiento a pandeo cuasi elástico mientras que los que tienen una
esbeltez media son muy sensibles a los efectos de las imperfecciones.

Si ℓcr es la longitud crítica, la carga crítica de Euler Ncr es igual a:


π 2 EI
N cr = (3)
ℓcr 2
y es posible definir la tensión crítica de Euler σ cr como:
N cr π2 EI
σ cr = = 2 (4)
A ℓcr A

Introduciendo el radio de giro, i= I / A , y la esbeltez, λ = ℓcr / i, para el modo significativo de pandeo, la

24
ecuación(4) se transforma en:
π2 E
σ cr = (5)
λ2

Trazando la curva σ cr en función de λ en un gráfico (Figura 1), de modo que la línea horizontal represente la
plasticidad perfecta, σ = f y , es interesante observar las zonas idealizadas que representan el fallo por pandeo,
el fallo por rebasar el límite elástico y la zona de seguridad.

σ
Fallo por haber rebasado
el límite elástico

fy
P

Fallo por
pandeo

Curva de pandeo
de Euler
λ1 λ

Figura 1
Curva de pandeo de Euler y modos de fallo

El punto de intersección P, de las dos curvas representa el valor teórico máximo de la esbeltez de un pilar
comprimido para que falle al rebasar el límite elástico. Esta limitación de la esbeltez cuando σ cr es igual al
límite elástico del acero viene dada por:
λ 1 = π [ E / f ]0,5 = 93,9ε
y
(6)
donde:
ε = [235 / f y ]0,5 (7)

Por lo tanto λ1 es igual a 93,9 para un acero tipo Fe430 y 76,4 para un acero tipo Fe510.

25
La figura 1 debe ser redibujada ahora de modo adimensional, ver figura 2, dividiendo la tensión crítica de
Euler por el límite elástico ( σ cr / f y ) y la esbeltez por la esbeltez límite ( λ / λ1) . Esto es útil dado que el
mismo gráfico puede aplicarse entonces a barras de diferentes esbelteces y resistencias.

σ/ f y

P
1

1
λ/λ 1

Figura 2
Curva de pandeo adimensional

El comportamiento real de los pilares de acero es bastante diferente del comportamiento ideal que acabamos
de describir. Los pilares fallan generalmente por pandeo anelástico antes de alcanzar la carga de pandeo de
Euler debido a diversas imperfecciones en el elemento “real”: falta de rectitud inicial, tensiones residuales,
excentricidad de cargas axiales aplicadas y endurecimiento por deformación. Las imperfecciones afectan al
pandeo y, por lo tanto, a la resistencia última del pilar. Estudios experimentales de pilares reales proporcionan
los resultados que se muestran en la figura 3

26
σ

Esbeltez media Esbeltez elevada

P
fy

Punto de
inflexión

λ1 λ

Figura 3 – Resultados de ensayos en pilares reales y curvas de pandeo


Comparado con las curvas teóricas, el comportamiento real muestra mayores dispersiones en el intervalo de
esbelteces medias que en el intervalo de esbelteces elevadas. En la zona de esbelteces medias (que representa
a la mayoría de los pilares), el efecto de las imperfecciones estructurales es significativo y debe ser
considerado cuidadosamente. La mayor reducción en el valor teórico se produce en la región de la esbeltez
límite λ1. La curva límite inferior se ha obtenido de un análisis estadístico de los resultados de ensayos y
representa el límite seguro para la carga.

Un pilar puede ser considerado esbelto si su esbeltez es mayor que la correspondiente al punto de inflexión de
la curva límite inferior, mostrada en la figura 3. La carga última para dichos pilares esbeltos es similar a la
carga crítica de Euler (Ncr) y es por tanto independiente del límite elástico.

Los pilares de esbelteces medias son aquellos cuyo comportamiento se desvía mas de la teoría de Euler.
Cuando se produce el pandeo, algunas fibras ya han alcanzado el límite elástico y la carga última no sólo es
una función de la esbeltez; cuanto más numerosas son las imperfecciones, mayor es la diferencia entre el
comportamiento real y el teórico. La falta de rectitud y la presencia de tensiones residuales son las
imperfecciones que presentan un efecto más significativo en el comportamiento de este tipo de pilares. Las
tensiones residuales pueden distribuirse de forma variada a través de la sección tal y como se observa en la
figura 4. Las tensiones residuales combinadas con las tensiones debidas a las cargas axiales hacen que se
alcance el límite elástico en la sección transversal y por lo tanto el área efectiva capaz de resistir las cargas
axiles se reduce.

27
≈ 0,3 f y
compresión

≈ 0,2 fy
tracción

≈ 0,2 fy
compresión

Ejemplo de tensiones
Ejemplo de tensiones residuales
residuales por soldadura
debidas a laminación en caliente (a)

+ = o

N/A σR σn < f y fy

Combinación con tensiones axiales σn alcanzando f y


(b)

Figura 4 Muestra de distribución de tensiones residuales

Una falta inicial de rectitud eo, produce un momento flector provocando una tensión máxima de flexión σ B
(ver Figura 5a), que añadida a la tensión residual, σ R da la distribución de tensiones mostrada en la Figura
5b. Si σ max supera el límite elástico la distribución final será parcialmente plástica y ciertas secciones de la
pieza se habrán agotado en compresión tal como se observa en la Figura 5c.

28
N

e0

σB

(a)
N σB σmax
N/A σR

+ + =

(b)
P

Zona
agotada

P (c)

Figura 5 Pieza a compresión parcialmente agotada

Esbeltez adimensional λ
El Eurocódigo EC3 define la esbeltez adimensional λ de la manera siguiente:
0,5
 Af 
λ = β A y  (8)
 N cr 
Dicha expresión puede ser escrita y usada de forma más conveniente como sigue:
λ
λ =  [β A ]
0,5
(9)
 λ1 

Curvas de pandeo ECCS


29
Las curvas de pandeo ECCS están basadas en los resultados de más de 1000 ensayos sobre varios tipos de
piezas (I H T [ ⊥ Ο), con diferentes valores de esbeltez (entre 55 y 160). Un método probabilista,
utilizando la resistencia experimental, asociada con un análisis teórico, permite el dibujo de las curvas que
representan la resistencia del pilar como una función de la esbeltez de referencia. Se han tenido en cuenta una
imperfección geométrica semisinusoidal de magnitud igual a 1/1000 de la longitud del pilar y los efectos de
tensiones residuales relativas a cada tipo de sección transversal.

Las curvas de pandeo ECCS (a, b, c o d) se muestran en la Figura 6. Estas proporcionan el valor para el
coeficiente de reducción χ de la resistencia del pilar como una función de la esbeltez de referencia para
diferentes tipos de secciones transversales (referidas a diferentes valores del coeficiente de imperfección α ).

1.2
1
a
0.8 b
0.6 c
0.4 d
0.2
0
0 1 2 3
λ

Figura 6 – Curvas Europeas de pandeo

El EC3 expresa las curvas por medio de la expresión matemática para χ :


1
χ= 2 0, 5
≤1 (10)
φ + [φ − λ ]
2

donde:
2
φ = 0,5[1 + α (λ − 0,2) + λ ] (11)

La tabla 5.5.2 del EC3 proporciona los valores del coeficiente de reducción χ como una función de la
esbeltez de referencia λ .
El coeficiente de imperfección α depende de la forma de la sección transversal del pilar considerado, de la
dirección en la que puede ocurrir el pandeo (eje y o eje z ) y del proceso de fabricación utilizado en la pieza
comprimida (laminación en caliente, soldado o conformado en frío); los valores para α , que se incrementan
con las imperfecciones, se dan en la Tabla 1.

Curva de pandeo a0 a b c d
Coeficiente de imperfección α 0,13 0,21 0,34 0,49 0,76

Tabla 1 Coeficientes de imperfección

La Tabla 2 ayuda a seleccionar la curva de pandeo apropiada en función del tipo de sección 5.5.3
transversal, de sus límites dimensionales y de los ejes sobre los que la pieza pueda pandear.

30
31
Tabla 2 Selección de la curva de pandeo apropiada para una sección

32
Etapas para el diseño de piezas a compresión
Para diseñar una pieza a compresión simple es necesario primeramente evaluar sus dos longitudes efectivas,
en relación a sus dos ejes principales, teniendo presente las vinculaciones en sus extremos. El procedimiento
de comprobación debería realizarse de la manera siguiente:

• Las características geométricas de la forma y su límite elástico dan la esbeltez de referencia λ .

• χ se calcula teniendo en cuenta el proceso de fabricación y los espesores, utilizando una de las curvas de
pandeo y λ .

La resistencia a pandeo de una pieza a compresión se realiza mediante la siguiente expresión:


Af y .
N b. Rd = χβ A (12)
γ M1
donde βA = 1 para secciones transversales de clase 1, 2, 3 y βA = A eff / A para secciones transversales de
clase 4.

Si éste valor es mayor que la carga axial de cálculo el pilar resulta aceptable; si no es así, deberemos probar
con otra sección mayor.

33