Vous êtes sur la page 1sur 1

LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

Alrededor de 1770* se producen “revoluciones” en todos los sectores, dando lugar a nuevas estructuras de la
economía. El nacimiento de la expresión Revolución Industrial se empleó para describir el periodo de la
historia británica que fue testigo de:

º Aplicación de la maquinaria en industrias textiles.


º Introducción de la máquina de vapor.
º Triunfo del sistema de producción fabril.

*Existen controversias entre los autores sobre la cronología de este proceso. Nosotros tomaremos como
punto de partida 1764, año en el que se instala la máquina hiladora llamada jenny , y como finalización 1830
año en el que inaugura el ferrocarril; a pesar de que las fábricas altamente mecanizadas se generaron
después de 1830 y que durante este periodo conviviesen las técnicas del sistema fabril con el sistema
manufacturero fue durante estos años cuando se produjo la mutación social y económica que comporta la
revolución industrial.

Efectos de la Revolución
Con la industrialización aparecen nuevos grupos sociales: empresarios y banqueros como elementos
innovadores, además de obreros industriales. Es una sociedad más compleja, más dinámica. Esta sociedad
es denominada sociedad de clases. La forman grupos abiertos, determinados fundamentalmente por la
fortuna. El hombre con capacidad puede acceder a cualquier cargo de responsabilidad, pero en la realidad la
igualdad de los hombres se redujo al ámbito de los principios teóricos, a la igualdad ante la ley. De hecho
existieron grandes diferencias de cultura y fortuna entre las clases. Se produjo una separación creciente entre
capital y trabajo. El dueño disponía del dinero y era propietario de las máquinas, el proletario proporcionaba
solo la fuerza de trabajo. A cambio del salario el proletario vende su fuerza de trabajo. Ante la competencia
entre las empresas, se invierte en maquinaria, reduciendo al mínimo el coste de la mano de obra. Los salarios
no eran fijos, podían reducirse por multas o por circunstancias totalmente ajenas a la vida de la empresa.
Además, la búsqueda de mano de obra más barata provocó el trabajo de mujeres y niños que percibían
salarios más bajos. La falta de horas de sueño, los trabajos inapropiados, la carencia de condiciones
higiénicas... hicieron estragos. Se realizó una legislación para proteger a las mujeres y los niños y reducir le
horario de trabajo, pero estas legislaciones, en muchas ocasiones, no pasaron del papel. Otro problema fue el
de los horarios excesivos; el manejo de una máquina resultaba menos extenuante que el de una herramienta
preindustrial, pero el alargamiento de la jornada anuló todas las ventajas.Aunque en las ciudades se mejoró el
material con es que se construían las viviendas, en general empeoró el hábitat social. Engels denunció las
condiciones de suciedad y acicalamiento en las que vivía el proletario inglés.Algo es seguro en los países en
los que triunfó la Revolución Industrial, la estructura social y económica preexistente quedó transformada, el
taller artesanal fue sustituido por la fábrica, y la vida, centrada anteriormente en lo rural, pasó a ser totalmente
urbana.
Conclusión
Hasta comienzos del siglo XIX Europa era un continente agrícola, no preparado para afrontar una rápida
industrialización, ni para enfrentarse a sus consecuencias negativas. Fábricas insalubres e inseguras, exceso
de horas de trabajo, niños obreros, explotación de la mujer, bajos salarios, viviendas miserables, cesantía,
condiciones en que se desarrolló en sus comienzos la nueva Era, fueron considerados los "Siete Pecados
Capitales de la Revolución Industrial".
El desarrollo de la Revolución Industrial se originó en Inglaterra, ya que en este país estaban dadas las
condiciones necesarias para el desarrollo de este proceso: existía paz interna, el país tenía una excelente
ubicación geográfica, siendo una isla, teniendo libre salida al mar por cualquier punto cardinal, siendo experto
en la navegación, con una burguesía que venía acumulando capital para lograr este gran cambio. Eric
Hobsbawm dijo que el desarrollo económico necesario se daba en ese país doscientos años antes que en
cualquier otro.
Este proceso perjudicó enormemente a los simples campesinos y trabajadores; existían unos pocos que
poseían el poder, y la gran mayoría que estaba sometido a éste. A pesar de los inconvenientes e injusticias
que se vivieron en el desarrollo de la Revolución Industrial, ésta fue la mayor impulsora de los avances
tecnológicos que hasta hoy en día siguen en vigencia. No sólo se modificó la industria, los medios de
transportes, la forma de trabajo, sino también la forma de vida y pensamiento.
Queda en clara evidencia que éstos logros no fueron alcanzados por los mejores, considerados o más
compasivos métodos, pero sabemos que a partir de la segunda mitad del siglo XVIII en Inglaterra surgieron
grandes cambios que a largo plazo beneficiarían no sólo a su propia nación, sino también al resto del mundo.

BIBLIOGRAFÍA
*“La Revolución Industrial”; Autor: Marc Baldó Lacomba.
Colección: Historia Contemporánea Universal Volumen-4 Ed. Síntesis
*http://www.monografias.com/trabajos14/revolucionindustrial/revolucionindustrial2.shtml#co