Vous êtes sur la page 1sur 3

KANT

 Eelaborado por el Grupo de Trabajo de Profesores de Filosofía de Almería:
Arturo   Bascuñana   Soler,   Javier   Bascuñana   Soler,   José   M.   Capillla   Gómez,   Antonio   J. 
Carrillo   Burgos,   Rufino   Lecea   Blanco,   José   Rivera   Menéndez,   María   Teresa   Solana, 
Gonzalo Trespaderne Arnaiz

1. Caracteres generales de la Ilustración
El siglo XVIII es el siglo de la Ilustración. La Ilustración (o Iluminismo) fue un 
amplio movimiento de ideas (cultural, filosófico, literario, artístico, religioso...) que se 
extendió y desarrolló durante el siglo XVIII, también llamado siglo de las luces, en 
razón de la exigencia de clarificación  ("iluminación") sobre todos los ámbitos de la 
vida humana.
La Ilustración se inicia en Inglaterra, se extiende a Francia y de ahí se irradia 
a toda Europa. En las islas británicas la Ilustración, en un marco de menor tensión 
política (la monarquía parlamentaria ya se había instaurado con la revolución de 
1688)   tuvo   un   carácter   empirista­epistemológico   y   cultivó   las   ciencias   de   la 
naturaleza (Newton) y el análisis de la sociedad y de la religión (Locke, Hume).  En 
Francia, en un clima político tenso entre el absolutismo y la ascendente burguesía, 
se debatieron sobre todo los temas de la moral, el derecho y el progreso histórico 
(Voltaire,   Montesquieu,   Rousseau).  La  Ilustración   alemana  llevará   a   cabo   un 
análisis de la razón para encontrar sus posibilidades y sus límites tanto en el terreno 
científico como en el ético y religioso (Kant).  En  España  se presentó débilmente, 
sólo aparecen algunas pocas figuras como Feijoo y Jovellanos.
El espíritu de la ilustración viene resumido en la figura del "ilustrado" que: es 
pensador, escritor, de la élite intelectual; realiza una crítica universal a cualquier 
forma   de   superstición,   fanatismo,   opresión   intelectual;   tiene   afán   de  difundir   la 
cultura, de claridad, de educación y, tiene fe en el progreso de la humanidad gracias 
al desarrollo de la razón.
Este espíritu dio lugar a obras colectivas como La Enciclopedia o Diccionario 
razonado   de   las   ciencias,   de   las   artes   y   de   los   oficios  dirigida   por   Diderot   y 
D'Alambert   cuyo   propósito   era   difundir   la   cultura,   crear   una   opinión   crítica   y 
antidogmática   y   criticar   los   prejuicios   y   las   creencias   tradicionales.   También 
fructificaron los estudios de filosofía social y política de Montesquieu (El espíritu de  
las leyes), Voltaire (Ensayo sobre las costumbres) y Rousseau (El contrato social). 

2. Situación social y política
Cuatro   revoluciones   configuran   el   marco   histórico   de   la   ilustración:  La 
revolución demográfica del s. XVIII en la que de 100­120 millones de habitantes 
en Europa en 1700 se pasa a 180­190 millones en 1800.  La  revolución agrícola 
que da lugar a una mejora en las herramientas y en las técnicas agrarias (sistema 
de rotación de cultivos).  La  revolución industrial  que a partir de 1750, aunque 
poco notable aún, origina gran número de avances técnicos se aplican a la industria 
(invención   de   la   máquina   de   vapor,   fábricas   de   telares).   Y   las  revoluciones 
liberales­burguesas:   la   revolución   inglesa   (1688)   implanta   un   sistema   político 
parlamentario,   la   Guerra   de   Independencia   (Revolución)   Americana   (1776)   y   la 
primera   Constitución   de   Estados   Unidos   (1787)   proclaman   la   libertad   de   las 
naciones y los derechos humanos, y la revolución francesa (1789) que acaba con el 
absolutismo de los monarcas.
Estas   revoluciones   políticas   culminan   con   la   crisis   del   Antiguo   Régimen, 
marcada por los siguientes factores:
­ el absolutismo de los monarcas que quitaba poder a la aristocracia.
­ la   creciente   pujanza   de   la   burguesía,   que   exige   mayores   cuotas   de 
participación política y de libertad económica (librecambismo), y
­ el   despotismo   ilustrado:   en   aquellos   países   donde   no   se   realiza   la 
revolución burguesa (Prusia, Austria, Rusia), los monarcas asumen a su 
manera el espíritu de la Ilustración: déspotas que se rodean de ilustrados 
y   filósofos,   como   es   el   caso   de   Federico   II   de   Prusia,   el   Grande 
(1740­1786), bajo cuyo reinado escribió Kant la mayor parte de su obra.

3. El concepto ilustrado de razón
El   concepto   de   razón   que   aparece   en   la   época   de   la   Ilustración   puede 
entenderse   como   una  síntesis   de   racionalismo   y   empirismo:  La   razón   es 
universal, una y la misma en todos los pueblos, hombres, culturas y épocas.  La 
razón ilustrada tiene un carácter autónomo, que no tiene ante sí más límites que 
ella misma. Es la única guía del hombre y rechaza la tutela y la tradición, no acepta 
a nada ni a nadie por encima de sí misma. Se fija sus propios límites.
La razón es crítica contra los prejuicios (no tanto contra la ignorancia); contra 
la tradición; contra la autoridad externa, es decir, contra la autoridad no reconocida 
ni reconocible por la propia razón; contra la superstición y la idolatría (no contra la 
"fe racional").
La   razón   es  tolerante.  La   razón   es  secularizada  (independiente   de   lo 
eclesiástico),   por   lo   que   intenta   la   reducción   de   la   fe   a   la   razón.   La   ilustración 
impulsa el deísmo (Dios como principio y causa del universo, pero que no actúa ni 
gobierna en él) y la religión natural (no revelada). Se busca la secularización de la 
vida humana. En resumen, la razón ilustrada se centra en el estudio del hombre.

4. Kant, vida y obra
Inmanuel   Kant   (1724­1804)   nació,   vivió   y   murió   en   Königsberg   (Prusia 
Oriental). Educado por su madre en el pietismo (credo luterano rigorista en la propia 
conducta y que rechaza las formas externas de piedad), dedicó su vida al estudio y 
a  la   filosofía.  Llegó  a  ser profesor  de   Lógica   y Metafísica  en  la   Universidad   de 
Königsberg.   Sobrio   de   costumbres,   metódico,   soltero,   modesto,   amable, 
respetuoso... imbuido de los ideales de la Ilustración (simpatía por la Independencia 
americana y la Revolución francesa, pacifista, cosmopolita...).
Sus principales obras son: Crítica de la razón pura (1781), Crítica de la razón  
práctica (1788), Crítica del juicio (1790), La religión dentro de los límites de la mera  
razón (1793),  Ideas para una historia universal desde el punto de vista cosmopolita 
(1784),  La   paz   perpetua  (1795).   Las   dos   primeras   tratan   de   responder   a   las 
preguntas ¿qué puedo conocer? Y ¿qué debo hacer? Las tres últimas responden a 
la   cuestión   ¿¡qué   me   cabe  esperar?.   Pero   estas   preguntas   del   pensamiento 
kantiano se resumen en una sola: ¿qué es el hombre? El hombre es razón, razón 
que se desarrolla en sus diversos aspectos (cognoscitivo, práctico o moral, estético 
y religioso­histórico)
En  1786   muere   Federico   II   de   Prusia  el   Grande,  monarca   ilustrado,   muy 
admirado por Kant. Le sucede en el trono Federico Guillermo II y su ministro de 
Enseñanza   y   Cultos,   Wöllner,   impone   una   fuerte   censura,   especialmente   en   lo 
religioso. Kant, que en 1793 ha publicado La religión...., recibe al año siguiente una 
advertencia para que no vuelva a publicar nada referente a religión. Kant obedece 
pero no se retracta del contenido de su obra.
En 1796 se retira de la enseñanza para escribir su gran obra, proyecto que, 
incapaz de realizar, debe abandonar en 1798.
En el prólogo de  La Fundamentación de la Metafísica de las Costumbres  
(1785)  Kant deja claro que por “metafísica de las costumbres” entiende filosofía 
moral y cuál es el lugar que ocupa dentro del sistema de las ciencias. Kant ya había 
publicado en 1781 la Crítica de la Razón Pura estableciendo la fundamentación de 
la   metafísica   de   la   naturaleza.   Ahora   reconoce   que   una   fundamentación   de   la 
metafísica de las costumbres (o de la filosofía moral) sólo será posible de realizar 
mediante una crítica de la razón en su uso práctico. Por ello, esta obra es previa a 
las otras dos sobre ética, la Crítica de la Razón Práctica (1788) y la Metafísica de  
las Costumbres (1797).
La Fundamentación de la Metafísica de las Costumbres busca establecer el 
principio supremo de la moralidad, esto es, la norma principal que aplicamos en 
todos   nuestros   juicios   morales.   Para   ello   partirá   del   “conocimiento   vulgar   de   la 
razón” para llevarlo en varias etapas a una justificación filosófica suficiente. Los tres 
capítulos de la obra se titulan: 1º Tránsito del conocimiento moral vulgar de la razón 
al conocimiento filosófico; 2º Tránsito de la filosofía moral popular a la metafísica de 
las costumbres; y 3º Último paso de la metafísica de las costumbres a la crítica de la 
razón pura práctica.