Vous êtes sur la page 1sur 3

Introducción

Los niños tienen un deseo natural por el juego que ha sido limitado en el ámbito escolar.

Pedagogos y psicólogos están de acuerdo en que el juego infantil es una actividad física y
mental que favorece el desarrollo personal de forma integral.

Labor del Educador

El educador infantil ha de propiciar en los niños experiencias que estimulen su desarrollo


personal completo. Como punto de partida de un proceso que continuara en otros tramos
educativos, la etapa de educación infantil puede y debe contribuir de manera eficaz a
compensar todo tipo de desigualdades, entre otras, algunas carencias que tiene su origen en
las diferencias del entorno social, cultural y económico, sin que ello, signifique dejar de
reconocer las diferencias psicológicas de los niños, que han de ser educativamente
atendidas. Puede también, por ello, favorecer la integración de niños/as en el proceso
educativo.

La organización de la educación infantil en ciclos, el primero hasta los tres años y el


segundo de los tres a los seis, así como en ámbitos de experiencia, tiene la finalidad de
contribuir a la determinación de sus contenidos, así como al modo de evaluar la propia
práctica educativa. La concreción de dichos contenidos, por otra parte, contribuye a resaltar
la amplitud del ámbito de experiencias así definido, un ámbito relacionado con todas las
capacidades que contribuyen al desarrollo de los niños y que tienen que ver, tanto con sus
esquemas mentales y representaciones del mundo, como con las diferentes variedades de
“saber hacer” con las actividades y valores, sobre todo de naturaleza moral, que el niño
comience a interiorizar.

Cada niño tiene su ritmo y su estilo de maduración, desarrollo y aprendizaje. La educación


infantil, por ello, ha de ser personalizada. Los niños/as que, por cualquier causa, presentan
necesidades educativas específicas, sean permanentes o transitorias, y necesitan una
educación especializada temprana, pueden recibir en esta etapa una educación apropiada y
adaptada.

Áreas en las que debe formarse la persona para llegar a ser un buen educador
infantil.

El futuro técnico debe realizar una serie de módulos para llegar a ser un buen educador
infantil:

1. Didáctica de la educación infantil

Los procesos didácticos son de gran importancia, ya que nos sirven para darle a conocer al
niño/a las cosas de una manera más sencilla de comprender, mas agradable, y de la que él
mas disfruta, el juego, estos auxiliares varían de acuerdo a la edad, a las características del
niño y del grupo al que se van a dar.
2. Autonomía personal y salud

Existen diferentes tipos de hábitos, de alimentación, de auto cuidado, de su hogar, de su


comunidad y de higiene personal, a lo cual esta enfocado este trabajo, ya que es de suma
importancia inculcar en los niños el aseo personal como lo es, lavarse las manos, cepillarse
los dientes, peinarse, limpiar su calzado, entre muchos más.

3. Metodología del Juego

El propósito del juego infantil es que cumple la función didáctica de conectar al niño con la
sociedad, por medio de objetos y acciones que imitan los de la vida cotidiana de los adultos.

Utilizar el juego como recurso didáctico en niños y niñas, es tratar de introducirnos en el


mundo del aprendizaje, aproximándolos al nivel de conocimientos que mejoran su
integración en el medio social en el que viven y hacerlos partícipes de la situación
educativa en la que se desarrollan cotidianamente.

4. Expresión y comunicación

Es de gran importancia un buen aprendizaje del lenguaje estas edades son en las que el
niño/a empieza a utilizar oraciones de seis a ocho palabras. Puede definir palabras sencillas
y conoce algunos antónimos. En su conversación diaria, utiliza más conjunciones,
preposiciones y artículos. Su conversación es completamente gramatical, pero aún descuida
la excepción a las reglas como al escribir “poní” en vez de “puse”.

5. Desarrollo cognitivo y motor

Entre los tres y seis años, los niños se encuentran en la segunda etapa importante del
desarrollo cognitivo: la etapa preoperacional; en ella, éstos pueden pensar en símbolos pero
no pueden emplear la lógica.

El desarrollo motor avanza con rapidez durante la primera infancia. Los niños progresan en
las destrezas de motricidad gruesa y motricidad fina, y en la coordinación ojo-mano.

Hacia la edad de los 6 años, los niños pueden atender muchas de sus necesidades
personales.

6. Desarrollo socio afectivo e intervención con las familias

La familia juega un papel protagonista en el desarrollo de los niños/as ya que en ella se


realizan los aprendizajes básicos para el desenvolvimiento autónomo en la sociedad.

7. Animación y dinámica de grupos


Partiendo del principio de que la actividad propia del niño y la niña es el juego, la
animación de la infancia debe tener como objeto principal la función lúdica, para implicarlo
activamente en las acciones de animación.

La animación de la infancia pretende que el niño y la niña descubran y lleven a la práctica


valores de solidaridad, respeto hacia los demás, amor y respeto a la naturaleza, oposición al
consumo, deseo de paz y tolerancia con las diferencias.

8. Los Servicios Socio Comunitarios en Andalucía.

Entorno Profesional y Ocupacional

Este técnico será capaz de programar y valuar los procesos educativos y de atención a la
infancia; las actividades destinadas al desarrollo de hábitos de autonomía y a la atención de
las necesidades básicas; y preparar, desarrollar y evaluar proyectos educativos “formales”
y “no formales” y así acceder a puestos de trabajo como educador infantil; animador
infantil. Al insertarse laboralmente en pospuestos de trabajo, se podrán adquirir
especializaciones dependiendo del tipo de centro de trabajo (educativo, asistencial, de
menores, cárceles, hospitales, actividades lúdicas, centros de hostelería,…), o del tipo de
niños con que trabaje (discapacitados físicos, sensoriales o psíquicos, menores en situación
de riesgo social, menores con problemas de integración social,…), entre otros.

Este técnico ejercerá su actividad, fundamentalmente, en el sector de la docencia, dentro del


subsector de educación infantil en el primer ciclo, en las instituciones dependientes tanto de
los organismos estatales como de los autonómicos y locales.

En el sector de Asistencia Social, se encuadrará en instituciones y/o programas específicos


de trabajo con menores en situaciones de riesgo o descompensación social, de forma plena,
o en medios de apoyo familiar según las directrices de otros profesionales o encargándose
de casos específicos.

En el sector de “Educación No Formal” (actividades recreativas, de tiempo libre, lúdicas,


etc.) podrá acceder a diversos puestos de trabajo, incorporándose en un equipo con otros
profesionales o desarrollando programas específicos relacionados con estos campos
(naturaleza, turismo, ciudad, ocio, cultura, etc.)

Perfil de Educador Infantil

Las personas quieran llegar a ser educadores infantiles deben tener interés por la docencia;
capacidad para comprender a los niños, cualidades de paciencia, tolerancia y flexibilidad;
capacidades de: análisis, atención, percepción, expresión y persuasión; buena memoria,
creatividad y una mentalidad abierta dinamizadora.