Vous êtes sur la page 1sur 4

Arcadio Valenzuela Irurita

Instituto Asunción de México

Filosofía

6ºB #34

“El conocimiento humano como posibilidad de libertad personal”

Esta es la historia de Memo Perez: Era Diciembre y la familia Perez se

encontraba en un largo viaje de carretera a la casa de los abuelos de Memo.

Durante todo el camino, Memo ideaba maneras ingeniosas de ubicar galletas y

leche con las que sorprendería a Santa Claus al llegar el día de Navidad.

Bombardeaba a sus padres con preguntas como ¿Sabrá Santa Claus que voy

a estar en casa de mi abu? , ¿Creen que reconozca la diferencia entre los

cochecitos Mattel y los Hasbro" hasta que, después de una breve consulta de

una mirada con su esposo, la mamá de Memo se volteó y le informó con

delicadeza a su hijo de la inexistencia del hombre barbudo de rojo. Memo gritó,

se enojó y lloró un poco, pasó una Navidad con gran ausencia de euforia. El

año siguiente, Memo se acercó a sus padres en Octubre y con un tono serio y

solemne les avisó que para Navidad no iba a querer juguetes, sino dinero.

El relato anterior, además de pintar una imagen gris de la sociedad

moldeada por el capitalismo, nos da un ejemplo muy claro de como se amplia

la capacidad de uno para ejercer su libertad al conocer el amplio espectro de la

verdad. Memo nunca hubiera considerado pedir dinero para Navidad de no

estar consciente de que sus regalos no provenían de un hombre en el Polo


Norte con una fábrica de juguetes, sino de la billetera de sus padres. En esta

situación también se hace notar un concepto básico para entender a la relación

del conocimiento con la libertad humana; Memo adquirió un conocimiento el

cual expandió su campo de posibilidades y le dio un mayor poder sobre su

futuro, sin embargo este recién adquirido poder no implicó en ningún momento

que se generara felicidad en Memo, pues felicidad y satisfacción (la cual es

obtenida después de cumplir un objetivo) no son la misma cosa y la frase

"ignorancia es felicidad" se más aparente que nunca en la experiencia de

Memo Perez.

El conocimiento humano es aquel saber que a través de la historia el

hombre a logrado atrapar, llevándolo a su conciencia y despúes expresar por

medio de una acción; llámese cuadro, escultura, etc, tratando de comunicarlo

de distintas maneras a la sociedad. Desde que nace, el hombre aprende a

interactuar con el entorno que lo rodea, para así, llegar a descubrir con qué

tipos de cosas coexiste y cuál es su funcionamiento, para con ello llegar a

realizar un conocimiento para comprender así el mundo en el cual vive.

Podemos encontrar que la libertad es un tema que va estrechamente de

la mano con el conocimiento, debido a que el ser humano aprende, enseña y

actúa haciendo uso de sus conocimientos por medio de la libertad que éste

posea; pero si bien todos estos principios demandan libertad y sociedad,

también debemos encontrar una organización que realice estructuras que

llegan a limitar la libertad del hombre, debido a que de no ser así, todo el

mundo que conocemos sería un verdadero caos. El conocimiento, podemos


ver que es un agente liberador debido a que por medio de él podemos

descubrir mucho del entorno que nos rodea, pero esta libertad debe de ser

proyectada hacia una acción solidaria para así poder mantener este entorno de

una manera inmutable; es decir mantenerlo hacía una felicidad para que así

cada hombre se pueda auto-realizarse tanto en su interior como en su exterior.

El hombre, como acto de impulso, buscará manipular la información que ha

adquirido de si mismo para adquirir felicidad, es decir; cuando una persona no

entiende los motivos internos que pueda tener para sus acciones o no los

puede aceptar, éstos sólo viajan del instinto al subconsciente y nunca llegaran

a ser entendidos por el ser consciente. Al comprender la rienda que tienen los

instintos a través del subconsciente sobre un mismo, el individuo es capaz de

asomarse a este subconsciente y, si tiene el valor para admitirse a sí mismo lo

primitiva que es en realidad su psique, puede empezar a obrar de una manera

que le es garantizada por lo más profundo de sus impulsos para causar alivio,

comodidad y felicidad si es lo que busca este hombre pensante.

En cuanto a mi libertad personal, puedo ver que entre más conozco más

deseo no haberlo hecho, ya que esto nos va internando en un mundo de

medio en el cual no sabemos si actuar o no, debido a las sanciones o

consecuencias que nos trae ese conocimiento, pero esto a su vez, me

convierte en una persona más libre debido a que así logro entender más

acerca de ¿quién soy? y así también saber de los demás. El conocer implica

cada vez más responsabilidades, debido a que tú, como ser, al ir

comprendiendo cada vez más acerca del entorno que te rodea, vas

descubriendo qué es lo correcto de lo incorrecto, y con ello logramos formar


nuestras manifestaciones, y tratamos de expresar al mundo nuestros propios

conocimientos con los cuales más tarde otra gente se basará para así crear

sus propias creencias y llegar a su libertad personal.

Otro problema con el nos encontramos en la sociedad es que mucha de

la gente confunde la libertad con el libertinaje, con esto quiero decir que abusa

de la libertad que lo otorgan para realizar actos que van en contra de la

organización que se menciono anteriormente, pero es aquí cuando nos

preguntamos el : ¿Porqué ocurre esto?. Partiendo de la base de que

moralmente todo ser humano es libre podríamos llegar a la conclusión de que

la diferencia esencial entre los términos anteriormente citados está marcada

por la ética humana, está se puede apreciar que es distinta en cada ser

humando por los diferentes valores que se poseen, en este caso éste será

nuestro conocimiento.

Karl Marx en alguna ocasión dijo "Aquel que no conoce su historia está

condenado a repetirla", esta frase para mi va ligada al tema discutido en este

ensayo. Una condena es inevitable, no deja opciones alternas, Marx está

proponiendo algo que la experiencia le hará muy latente a cualquier ser

humano. No hay manera de actuar desencadenado si no se tiene una noción

de las opciones existentes y las consecuencias. Conocer más nos puede alejar

de la inocente felicidad, pero también nos deja a tarea encontrar nuestra propia

forma de felicidad, la cual siempre tendrá un significado de infinito valor único

para cada individuo.