Vous êtes sur la page 1sur 6

“El enfoque globalizador: una respuesta a necesidades variadas en

un grupo de sexto año de educación primaria”.

El mundo esta en constante cambio, y el quedarnos estáticos ante él nos va


llevando a un trabajo rutinario que con el paso del tiempo estará desfasado. El
maestro en su búsqueda de ser cada vez más competente en su labor docente
debe buscar novedosas técnicas y métodos de enseñanza que sean idóneos
para que los niños adquieran nuevos aprendizajes de manera significativa y
relevante.

El realizar una planeación didáctica constituye un proceso en el cual el docente


debe poner en práctica diversas habilidades, conocimientos y destrezas con el
único propósito de que sus alumnos logren adquirir un aprendizaje relevante y
significativo. Una de las maneras de lograr ese propósito es sin duda alguna
utilizando un enfoque globalizador.

Durante el séptimo y octavo semestre de la licenciatura en educación primaria


elaboré mi documento recepcional orientado en la línea temática de
experimentación de una propuesta didáctica que lleva por nombre “El enfoque
globalizador: una respuesta a necesidades variadas en un grupo de sexto año
de educación primaria”.

Globalizar significa organizar el proceso de enseñanza para favorecer el


aprendizaje genuino y significativo y la mayoría de los casos debe ser
considerada no sólo como una técnica didáctica, sino como una actitud frente
al proceso de enseñanza.

Es necesario que nosotros docentes apliquemos diversas estrategias y


métodos de enseñanza que permitan optimizar nuestro trabajo docente y al
mismo tiempo faciliten en los niños la construcción de aprendizajes que sean
significativos y funcionales, de tal modo que los distintos contenidos
disciplinares no sólo sean más o menos recordados, sino que el bagaje
adquirido en la escuela les sirva para comprender e intervenir en la sociedad
en todos los campos.

Algunas de las razones por las que escogí este tema para la elaboración de
una propuesta didáctica son:

• Es muy poco el tiempo efectivo de clases por diversas circunstancias (ya


sean clases extras o imprevistos) y generalmente no se logra agotar la
mayoría de las veces el plan diario de clases. Si realizamos una
comparación del trabajo en el aula de manera sistemática a otro donde
se utilice el enfoque globalizador se puede comprobar que al globalizar
se aprovecha mayormente el tiempo pues no existen segmentaciones
entre las asignaturas sino que se está trabajando con varias a la vez
pero sin que a ninguna se le dé menos o más importancia pues una
ayudará a la comprensión y asimilación de los contenidos de la otra.

• En mi grupo de prácticas observé que su ritmo de trabajo era un poco


lento lo cual obstaculizaba que avanzáramos en cuanto a los contenidos
que están marcados para el grado escolar, por lo que al haber puesto en
marcha en diversas ocasiones la globalización pude observar que se
agiliza en gran medida el trabajo en el aula y asimismo que existe más
autonomía de los alumnos, ya que ellos le encuentran más sentido a lo
que realizan si ello no les es tan desconocido o les resulta atractivo,
pues este enfoque se fundamenta también en lo que es el
constructivismo, donde es el mismo niño quien va formando sus
conocimientos gracias a la ayuda u orientación del profesor.

• El aplicar un enfoque globalizador permite desarrollar nuevas formas de


trabajo haciendo más innovador el trabajo docente y desarrollando más
la creatividad e ingenio para diseñar las clases, pues creo que es
necesario que el maestro no se deje caer en la rutina sino que siempre
busqué nuevas y diferentes formas de trabajar en el aula.
Uno de los requisitos principales para elaborar la propuesta didáctica fue tener
conocimiento de las distintas estrategias o métodos globalizadores existentes
para darle variedad al trabajo y presentarlo de manera más creativa y original
en el aula. Cuando se trabaja con un grado superior, es muy importante
proponer actividades o trabajos diversificados a los niños para que de esta
manera se encuentren motivados por aprender; este objetivo sólo lo podremos
alcanzar si diseñamos y buscamos distintas estrategias de planificar el trabajo
que se realiza en el aula.

Durante las jornadas de trabajo docente se pusieron en práctica diversas


secuencias didácticas que fueron diseñadas con algunos de los modelos
globalizadores atendiendo a los intereses, inquietudes y conocimientos de los
niños, vinculando todo ello con la realidad en que viven mediante un tema
integrador (el cual depende en gran medida del modelo globalizador que se
haya elegido para el diseño de la secuencia).

Algunas de las dificultades a las que me enfrente en la aplicación de la


propuesta didáctica con el grupo de prácticas fue principalmente ver que para
los niños fue un cambio drástico en la forma de trabajo, pues no estaban
acostumbrados a que a partir de un tema se desprendieran todas las
actividades a realizarse vinculando las distintas asignaturas, asimismo los
niños también se resistían un poco a la formación de subgrupos para trabajar,
pues generalmente lo hacían de manera individual. Por otra parte también era
difícil hacer que mi maestra tutora creyera en un principio en esta forma de
trabajo en el aula, pues tenía miedo o predisposición que los niños no lograrían
aprender con el enfoque global.

La perspectiva globalizadora en educación coloca entre sus principales


problemas el de la preparación y disposición, pues el docente demuestra
miedo o rechazo hacia aquello que desconoce y prefiere continuar con los
métodos y estrategias que considera han sido más funcionales y no requieren
de un esfuerzo extra por su parte, es por ello que en las escuelas primarias de
nuestro país predominan maestros partidarios de una enseñanza
tradicionalmente segmentada por asignaturas.

Por otra parte, es muy notorio también que existe la falta de fe en la eficacia de
los métodos globalizadores, pues los maestros piensan que al abandonar la
marcha sistemática de las materias y emplear los métodos globalizadores estos
no contribuirán a lograr los fines educativos que se persiguen.

Después de haber experimentado la propuesta didáctica con el grupo puedo


decir que el principal logro que se obtuvo fue ver que los niños adquirieron
nuevos aprendizajes, pues al utilizar los distintos métodos globalizadores en la
enseñanza se puedo promover un aprendizaje auténtico que parta de las
experiencias, intereses y conocimientos que los niños ya poseen, pues ellos
aprenden mejor lo que quieren aprender y al estar inmersos en una trabajo
creativo en el aula se despierta en los alumnos el sentimiento de acrecentar
sus conocimientos.

Por otra parte se consiguió que la maestra tutora apoyara el uso de esta
técnica como un elemento clave para la optimización del tiempo en el aula así
como para la adquisición de nuevos aprendizajes de los niños, y que ella se
interesara más en conocer los distintos métodos globalizadores para poder
aplicarlos en el aula.

Dentro de los rasgos deseables del nuevo maestro señalados en el perfil de


egreso de la licenciatura en educación primaria se encuentran el saber diseñar,
organizar y poner en práctica estrategias y actividades didácticas, adecuadas a
los grados y formas de desarrollo de los alumnos (Competencias didácticas),
reconocer la secuencia lógica de cada línea de asignaturas de educación
primaria y ser capaz de articular contenidos de asignaturas distintas de cada
grado escolar, así como de relacionar los aprendizajes del grado que atiende
con el nivel y el conjunto de la educación básica (Dominio de los contenidos de
enseñanza). Todo lo anterior se cumple y se fortalece a la hora de aplicar la
perspectiva globalizadora en el aula.
Al dar diversidad al trabajo con los niños utilizando los diferentes modelos
globalizadores se evita que el trabajo caiga en la rutina y agotamiento , pero
sobre todo con esta técnica se puede responder a las necesidades e intereses
que los alumnos poseen, lo cual permite que ellos se apropien del
conocimiento más fácilmente.

A manera de conclusión se puede decir que la perspectiva globalizadora no


rechaza las disciplinas y contenidos escolares tan y como vienen planteados en
el plan y programas de estudio de educación primaria, al contrario, viene a ser
un aliada para que el maestro aproveche el tiempo, espacio, recursos, etcétera
en función de los contenidos disciplinares que se proponen para cada grado
pero de una manera conjunta, no dando más o menos importancia a alguna
asignatura, sino permitiendo que una sea apoyo o sustento para que los
contenidos de la otra puedan ser adquiridos por los niños y pasen a formar
parte de su aprendizaje.

Es aquí donde se encuentra la participación de nosotros los docentes pues la


actitud creativa es calidad de percepción, acción inteligente que nos permite
superar los conflictos con la riqueza de alternativas que nos ofrece cada
situación. Si en nuestra aula existe la creatividad, permitiremos que se formen
niños creativos, que despierten todo el poder que tiene su imaginación, lo cual
sin duda alguna contribuirá a un mejor aprendizaje.

El haber realizado una investigación teórica sobre la globalización y al haber


tenido la experiencia de aplicar dicha técnica con un grupo de sexto grado me
hace estar convencida que hay muchas formas efectivas de trabajar en el aula,
sólo es cuestión de que el docente ponga en juego su creatividad, imaginación,
pero sobre todo debe entregar toda su dedicación y amor a la profesión para
querer ser cada vez más competente en una labor tan humana como lo es la
de ser maestro.