Vous êtes sur la page 1sur 2

Centro Diocesano para la Pastoral Vocacional

Cápsula
Arquidiócesis de Yucatán
Capilla de la Sagrada Familia Av. Cupules x 62 C.P. 97070

No. 7 - Marzo
Tel. y Fax. 925 65 42, Mérida Yucatán, México
E-mail. vocacion@prodigy.net.mx www.vocacionyucatan.net

Ayúdanos a llegar a Jesús y así poder calmar nuestra sed


ciclo VI
Vocacional
2010 - 2011
para catequistas
CATEQUESIS DE LA COMUNIDAD
Tenemos que partir de un principio fundamental en la Catequesis:
"que la comunidad es origen, ámbito y meta de la catequesis".
Este principio orienta nuestros criterios, nuestras perspectivas,
nuestros modos de acción y preferencias educadoras. Los catequistas
no son proselitistas religiosos que buscan adeptos para una sociedad
religiosa o para un grupo sin más. Son testigos y mensajeros de Jesús
que quiso agrupar a sus seguidores en familia, en Iglesia. Catequizar
es educar la fe en el contexto de su comunidad, de su Iglesia.

La catequesis y la comunidad de los creyentes.


Los catequistas son miembros de esta comunidad, que participan de su fe, que quieren ser
don para otros y se sienten enviados por ella para cumplir una misión selecta. Esa misión
implica varios compromisos:
* iniciar en el encuentro y conocimiento de Jesucristo.
* iniciar en la celebración gozosa de la oración.
* iniciar en la realización del compromiso.

La catequesis se realiza en la comunidad.


Los catequistas son respaldados por la comunidad con medios
materiales y espirituales, con apoyos y ayudas, con alientos y
dinámicas:
- La comunidad es como el seno materno donde se gesta el
hombre nuevo. Es el lugar donde la semilla puede crecer.
- El grupo catequético debe constituir "una magnífica experiencia de vida eclesial"
- Al catequista le debe preocupar toda la vida de la comunidad, pues en ella se experimentan
las realidades y los hechos concretos del vivir cristiano.

La catequesis es para la comunidad.


Ella es la meta de la catequesis. La catequesis, temporal, se orienta a que el catequizando se
incorpore plenamente a la comunidad. La catequesis se realiza a través de la familia,
parroquia, grupo: diversos ámbitos comunitarios.

“Cuanto más se vive en Cristo, mejor se sirve a Cristo en los demás.”


Para Niños de quinto Grado Para Niños de Sexto Grado
La Hormiga Selena. Púas el erizo.

La historia pasó en un hormiguero muy bien escondido, la hormiga


Selena, era la hermana mayor de una numerosa familia de catorce Púas, era un erizo pequeñito. Siempre se metía en líos, por culpa de
hijos. Sus papás contaban con ella para que después del colegio o de sus púas pinchosas. Un día, estaba tejiendo Doña Gatita y Púas se
jugar, los ayudara a juntar palitos, semillas y hojas que servían para acercó a curiosear. La gata, había comprado en la tienda del pueblo,
alimentarse durante el invierno. Ese verano en particular, Selena había una gran canasta de madejas de colores. Púas, se había escondido
trabajado mucho, porque su mamá se había ido de viaje unos días a detrás del sillón. Los colores de las madejas, llamaron su atención y al
visitar a una tía anciana que vivía en un hormiguero lejano. Margarita nos contó que era en inclinar la cabecita para verlas mejor, se cayó dentro de la canasta. El erizo, se metió,
la otra punta del terreno. Selena deseaba que, al regresar, su mamá pudiera descansar y entre las madejas y no podía salir. El hilo se había enganchado en sus púas y lo había
contarle todas las cosas que había visto en el camino. Por eso, trabajó casi sin descansar enredado todo. ¡Ay, Ay, mira lo que has hecho! Dijo la gatita. ¡Ahora que voy a hacer!.
juntando hojas, durante el tiempo que su mami no estuvo. Así, el depósito de la casa Púas, se sintió muy avergonzado y pidió perdón a la gatita, pero el hilo estaba
¡había quedado repleto de palitos y hojas! El día del regreso había llegado y Selena se destrozado y ya no servía. Púas, era tan inquieto, que volvió a meter la pata, bueno
esmeró aún más: preparó una bella mesa para tomar el té, con tarta de frutillas, su mejor dicho las púas. Vio la madriguera de un conejo y quiso entrar en ella para
preferida, y cuando terminó dijo: “Voy descansar en el sillón hasta que mamá abra la curiosear. La Señora Coneja, acababa de tener crías. Estaban todas allí, muy juntitas.
puerta.” Pero, tan, tan cansada estaba que se quedó dormida y cuando llegó su mamá ¡no Todavía eran demasiado pequeñas para salir. Púas, consiguió meterse en la madriguera
la pudo despertar! Durmió casi un día entero. Selena se había esforzado al punto de
y llegar hasta las crías. Todo estaba muy oscuro y no podía ver nada. El erizo iba de un
quedar exhausta y no pudo disfrutar de lo que más deseaba. Al despertar, su mamá,
lado para otro, sin darse cuenta que según se movía iba pinchando a las crías.
estaba a su lado acariciándola y susurrándole: “mi laboriosa hormiguita, gracias por todo
¡Fuera de aquí!. Le dijo Doña Coneja, muy enfadada. Púas, estaba, triste, el no quería
lo que te esmeraste, pero no era necesario que lo hicieras tu sola, estaban tus hermanos
hacer daño, pero siempre le salía todo al revés. Pensando y pensando, encontró la forma
para ayudarte.” Al fin, pudieron conversar, la mamá le contó del paisaje florido que había
de hacer algo bueno y práctico con sus púas. ¡Ya sé!. ¡Limpiaré las alfombrillas de las
visto en el camino, y le trajo de regalo unas ricas hojas de Arándano de la casa de tía.
casitas de los animales!. Dijo Púas, convencido de que había encontrado la solución.
Selena había aprendido una gran lección: no olvidarse de descansar y de disfrutar, a pesar
¡Esta vez, tengo que hacerlo bien y estar preparado para trabajar!. ¡No volveré a
de lo que se propusiera hacer. Por eso, dijo: -Después de todo lo primordial es compartir
con los que amo lo mejor de mí. Y si sólo pienso en trabajar me pierdo lo importante. equivocarme!. Comenzó a trabajar, como un verdadero experto. Se ponía su mascarilla
Selena siguió siendo una hormiga hacendosa pero más feliz. Es que había aprendido que para el polvo, y limpiaba y limpiaba. Los animales, estaban muy contentos de que por
llevar la carga tiene sentido, si nos queda alegría y tiempo para amar. fin, hiciera algo que le gustara y no molestara a los demás. Se convirtió en un gran
limpiador de alfombras y todos estaban muy orgullosos de él. Púas, había encontrado
una razón para ser feliz.
Confrontar: Dios, nos ha regalado muchos dones y muchas cosas para que nosotros
seamos felices, entre esas muchas cosas nos ha regalado una comunidad donde vivimos y
Confrontar: Todos podemos cometer errores, porque somos humanos y no somos
convivimos con todos. Y los dones que también nos ha regalado son para que lo pongamos
perfectos. Pero gracias a esos errores que a veces cometemos podemos ir madurando
al servicio de los demás. Por eso es importante que entre todos nos ayudemos y crezcamos
como iglesia, nosotros necesitamos de los demás, porque nosotros no podemos trabajar como cristianos. Dios nos tiene preparado algo especial en nuestra vida, pero para poder
en la iglesia solos. Y también ayudando a la nuestra comunidad, podemos descubrir lo que descubrirlo, tenemos que estar pendientes de las cosas que suceden en nuestra
Dios quiere para paca uno de nosotros. comunidad, en nuestra vida, tenemos que asistir a misa los domingos y frecuentar los
sacramentos y decir “Que quiere Dios de mí”.
Frase Vocacional. “Cristo, es la luz que ilumina mi camino.”
Frase Vocacional. “El camino para ir a Dios nos lo enseña Jesús."
Oración final: Jesús, te quiero pedir hoy por toda mi familia. Por todas y cada unas de las
personas de mi comunidad. Dales buena salud a todos y que siempre puedan ser felices. Oración final: No quiero mirar, Padre Dios, con los ojos del que sabe; siempre hay algo
Te pido tu ayuda para ser mejor. Te pido tu compañía para vivir alegre en todo momento. Y nuevo que aprender. Enséñame, a mirar con los ojos del que siempre aprende de los
te pido tu amor para llevarlo a los que me rodean, y así vivir cada día más cerca de ti. demás, del que ayuda a los que aprenden con más dificultad, del que comparte los dones
Amén que tiene, del que transforma su comunidad para haya más paz. Amén.