Vous êtes sur la page 1sur 8

Flamenco sinfónico

8 canciones españolas
Flamenco Sinfónico
8 Canciones españolas

Present
ación
Las ocho canciones españolas que configuran esta obra trazan un nuevo sendero en la
intersección entre el sabor más Flamenco con la música sinfónica actual. Se trata de una versión
diferente, novedosa, de aproximarse a una selección de los estilos flamencos más representativos.
Sin perder la raíz melódica y la expresividad propia del cante, la partitura orquestal traza una
mezcla que se nutre a partir de una variedad estética extraordinaria, fruto de nuestro tiempo.
Guajira, Soleá por Bulería, Verdiales, Fandangos, Nana, Romance-Reyerta, Soleares y
Granaína, despliegan una nueva forma de universalizar el Flamenco, de reiterpretarlo desde la
perspectiva sonora del siglo XXI. Una estética configurada desde lo popular pero que se proyecta
hacia el mundo de lo "Clásico", en su esencia y en su forma.
Una delicia para el paladar, un gusto para la escucha que la conjunción creativa del cantaor
y autor Felipe Lara y el compositor Javier Medina han elaborado para todos nosotros.
¡Oído al cante... sinfónico!

www.sonidosimaginarios.es / sinfonico

3
Reseña de los aut
ores

Felipe Lara
Cantaor-flamencólogo y poeta. Desde su más temprana edad manifiesta sus condiciones artístico-
creativas, obteniendo muy diversos premios y reconocimientos entre los que cabe señalar el VI Festival del
Cante de las Minas de la Unión (1964), Salto a la Fama de TV (1964-1965). Desde que en 1962, con 17
años, obtiene mediante examen el carnet profesional de artista hasta hoy ha realizado más de tres mil
actuaciones públicas en España y otros países. Ha grabado para diversos sellos discográficos un amplísimo
repertorio de estilos, siendo considerada su Antología de 9 LPs Cien Estilos del Flamenco (1972), un
auténtico hito en la historia del Flamenco al concentrar en una sóla voz una muestra tan amplia y
documentada del repertorio flamenco.
La realización y presentación de programas en diversas emisoras de Radio y Televisión, su
dedicación a la Docencia (Conservatorio Superior de Danza María de Ávila, Conservatorio Profesional de
Música Arturo Soria de Madrid...) y su rica producción poético-musical con más de mil títulos registrados
en la Propiedad Intelectual, SG AE, A iE y A GEDI, unos grabados en discos y otros editados en libros,
completan la larga vida profesional de Felipe Lara.

Javier Medina
Obtiene los diplomas de piano, composición y dirección en el Real Conservatorio Superior de
Música de Madrid. Una beca del ministerio de asuntos exteriores austriaco le permite perfeccionar sus
estudios en la Musikhochsule für Musik und Darstellende Kunst de Viena. De nuevo en España obtiene la
oposición de profesor de fundamentos de composición y es destinado al Conservatorio Profesional de
Salamanca, donde, además, dirige la orquesta de profesores y crea el taller de música del siglo XX.
En 2004 se traslada a Francia donde ejerce como profesor de composición en el Conservatorio
Nacional de la Región de Toulon. En esta ciudad colabora con el grupo Polychronies (que dirige en el
estreno de la obra Ten-shô) y continua su actividad de dirección destacando la interpretación de
L’histoire du soldat de Stravinsky con músicos de la orquesta de la opera de Toulon. Desde septiembre de
2009 trabaja como profesor titular de armonía, contrapunto y composición en el Conservatorio de
Aulnay-Sous-Bois, en Paris. Sus obras comprenden piezas de música para solistas, de música de cámara y
sinfónica y han sido editadas por Ediciones Combres.

5
El cante
Su dulce melodía cargada de melismas, ornamentos
vocales tan arabescos como los enramados jardines de
la A lhambra, nos ofrece el canto del jardinero

La pieza sinfónica
cuidador enamorado. Un buen contrapeso en esta
selección donde el predominio de los estilos rítmicos o
de compás, encuentran en este cante un remanso de
serenidad.

El texto de este canto destila una gran melancolía


representada por una melodía de una gran libertad
rítmica y melódica. Son piezas acompañadas
libremente a la guitarra, con acordes arpegiados
desgranados con un ritmo flexible que se adapta al
sentir del cantaor. El acompañamiento orquestal
intenta mantener esta flexibilidad en el marco de un
grupo orquestal denso. Se trata de una pieza
esencialmente tonal. La versión orquestal propone un
acompañamiento que intenta realzar la riqueza del
cante, con armonías y ritmos novedosos respetando al
mismo tiempo el carácter original.

El cante
El Fandango, uno de los bailes más populares de
España, tiene en la provincia de Huelva una gran
variedad expresiva. Son cuatro melodías diferentes de

La pieza sinfónica
fandangos de Huelva y Valverde del Camino las que
se utilizan en esta pieza, en las que su rítmica y
dinamismo característicos gozan de excelente frescura
y acento flamenco.

El Fandango presenta una melodía alegre y un texto


desenfadado; el tempo es contenido. La pieza original
propone una alternancia de lenguajes modal
(interludios) y tonal (coplas). Esta ambivalencia se
refleja en la versión orquestal en la que los interludios,
más libres, son elaborados en un tema más novedoso, al
tiempo que las coplas permanecen más próximas al
cante, respetando el acompañamiento rítmico y
armónico subyacente a la melodía original. Las
sucesivas presentaciones de los estribillos presentan
pequeñas variaciones que permiten aligerar la forma
musical.

7
El cante
Ritmo popular caribeño, tuvo su más alta
representación en la Isla de Cuba. A llí los

La pieza sinfónica
trabajadores españoles emigrados, con su aire
gaditano por tangos, consiguieron una excelente
mezcla flamenca. Serán las voces de los más
destacados maestros del cante de la primera mitad
del siglo XX, las que, con su interpretaciónen en los
espectáculos de variedades, la conviertan en unos de
los cantes más conocidos.

La Guajira es el único cante de ida y vuelta que se


recoge en este trabajo, un ejemplo del
enriquecimiento del folclore iberoamericano. Es
quizás el cante en el que el ritmo y la armonía son mas
difícilmente separables de la melodía original. El
esquema rítmico repetitivo de petenera y las armonías
basadas en las funciones tonales forman parte
integrante del cante. Es en el campo de las
substituciones armónicas y de los colores
instrumentales donde el acompañamiento intenta
acentuar la gracia propia de este tipo de cantes.

El cante
El Romance-reyerta gitano es un ejemplo perfecto del
sentimiento trágico, expresado de forma apasionada
por los seres humanos, frente a la sin razón de la

La pieza sinfónica
agresividad sin causa y la muerte que ésta origina.De
forma similar a la bulería, el romance impresiona por
su enérgica melodía que refleja a la perfección la
rabia y el deseo de venganza expresado por el cantaor.

Su gran riqueza rítmica y melódica y su carácter


puramente modal ofrecen grandes posibilidades de
variación. En este caso, el acompañamiento intenta
acentuar el carácter trágico del cante. Una armonía
disonante y una cierta bitonalidad del estribillo
acentúan estas características. Por otra parte es el
único cante en el que un recurso contrapuntístico (un
canon) ha sido incluido para representar la
persecución de la que habla el poema.

8
El cante
La Nana es uno de los cantes más importantes del
Ciclo de la Vida, en cuya construcción musical y

La pieza sinfónica
poética se refleja toda la ternura que las madres o
padres ponen al acunar a sus hijos para hacerles
conciliar el sueño.

La Nana es una pieza sencilla y delicada, y la única


del repertorio elegido interpretada originalmente a
capella.
El acompañamiento orquestal despliega delicados
enlaces armónicos con un ritmo repetitivo pero
flexible que intenta representar la impresión de
balanceo típica de estos cantos, y acentuar al mismo
tiempo la inmensa dulzura de la melodía.

El cante
A l Niño Gloria y Juanito Mojama, maestros del más
puro arte flamenco, se debe la creación de este
excelente estilo de la Bulería por Soleá.

La pieza sinfónica
En esta pieza, la letra de nueva creación es fiel al
carácter más auténtico del estilo jerezano de este palo
flamenco.

En esta Bulería por Soleá el tema del desamor da


origen a una melodía enérgica y apasionada. Su
carácter modal permite el libre desarrollo de
novedosas armonías y ritmos, siempre dentro de los
límites fijados por la melodía original.
Un motivo principal rítmico y quebrado aparece de
forma recurrente acentuando la austeridad del canto.

9
El cante
El Verdial, que desde los montes malagueños se
extiende a las provincias de Granada, Córdoba,
A lmería y otras regiones españolas, es uno de los palos

La pieza sinfónica
del flamenco con mayor diversidad de estilos. La
melodía y su texto se caracterizan por su carácter
alegre y desenfadado.

Similares en su forma al fandango, los verdiales


presentan un tempo más vivo. Su melodía, sin
embargo, ofrece menos posibilidades de variación ya
que tanto su esquema armónico, basado en la
repetición de las principales funciones tonales, como
el ritmo repetitivo de arpegios rasgueados forman
parte intrínseca del cante.
En este caso, el acompañamiento se compone de
ciertos motivos rítmicos típicos, así como las armonías
correspondientes, que aparecen desdibujados, casi
sugeridos, en una especie de cubismo musical que se
desarrolla dentro de los límites de un sistema aún
claramente tonal.

El cante
Las Soleares constituyen uno de los principales palos
flamencos. En esta ocasión está representado a través
del estilo de las Soleares de Cádiz, que tuvieron en

La pieza sinfónica
Paquirri “el Guanté” y Enrique “El Mellizo” sus
principales impulsores.

El texto de esta pieza insiste en el tema del desamor,


expresado aquí con una melodía repetitiva de
carácter obsesivo en el que las sucesivas frases
melódicas finalizan con la misma e insistente cadencia
melódica.
El acompañamiento retoma la idea de repetición
obsesiva en un ambiente tonal-modal libre de
disonancias suaves y notas sbagliatas.

10
Crédit
os
O BRA
Javier Medina Martín
Felipe Lara

PRO DUC CIÓ N


Felipe Gértrudix Barrio
Manuel Gértrudix Barrio

Rafael Guillermo
Armando Pérez Mántaras