Vous êtes sur la page 1sur 16

Resumen- mapa conceptual

Habermas
Historia y crítica de la opinión
pública

Profesor
Doctor Octavio Islas

Materia: Política y opinión pública

Ania Laguna
Amaranta Luna
Luis Sandoval
Sergio Sandoval
Eduardo Higuera
Origen de la publicidad

• Públicas: aquellas organizaciones que son accesibles a


todos.
• El término publicidad surge en el siglo XVIII a partir del
adjetivo öffentlich (público), así es que la publicidad pertenece
específicamente a la sociedad burguesa que por el contexto
de la misma época se estableció como ámbito del tráfico
mercantil y del trabajo social de acuerdo a sus propias leyes.
• La diferencia entre los términos público y privado proviene de
Grecia donde la esfera de la polis común al ciudadano libre
(público) está estrictamente separada de la esfera del oikos en
la que cada uno ha de apropiarse aisladamente de lo suyo
(privado).
• -En esta época, la publicidad se constituye en la conversación
que puede tomar diversas formas como la deliberación, el
tribunal o el hacer común. Asimismo, es un principio
organizativo del orden político, el cual reside en una economía
esclavista de forma patrimonial.
• -La participación de los ciudadanos en la vida pública depende
de su autonomía privada como señores de su casa. Por otra
parte, frente a la esfera privada se alza la publicidad como un
reino de la libertad y de la continuidad.

Publicidad representativa

• En el marco de la constitucional feudal, lo privado se refiere a los


distinguidos con derechos particulares, con inmunidades y
privilegios, constituyendo la liberación respecto del núcleo de la
feudalidad y con ello, al mismo tiempo de lo público.
• La publicidad representativa no se conforma como un ámbito social,
como una esfera de la publicidad, es mas bien como una
característica de estatus. El estatus del señor feudal reside en su
jerarquía, es neutral frente a los criterios de lo público y lo privado,
pero el poseedor de ese estatus lo representa públicamente y dicha
representación sólo puede darse en la esfera de la publicidad.
• -La evolución de la publicidad representativa está ligada al atributo
de la persona, a sus insignias, hábitos, gestos y retórica (forma de
alocuciones, discursos solemnes), es decir, a un código estricto de
comportamiento noble.
• -La publicidad representativa tiene diversos canales, entre ellos: la
iglesia donde la Cámara de los Lores inglesa, el Estado Mayor
prusiano, la Academia francesa y el Vaticano en Roma son los
últimos emblemas de dicha representación. Por otro lado, se
encuentra la representación cortesano-caballeresca de la publicidad
que tuvo su última forma pura en las cortes francesa y borgoñona en
el siglo XV.
• -La sociedad aristocrática se puso al servicio de la representación del
monarca, pero la última forma de este tipo de publicidad contraída y
retirada en la corte del monarca y al mismo tiempo, agudizada se da
ya en un contexto donde la sociedad está separada del Estado. Es
entonces cuando comienzan a diferenciarse las esferas pública y
privada en el sentido moderno.
• En el siglo XVI, la palabra privat alude a la exclusión de la esfera del
aparato estatal, ya que público tiene que ver con el Estado formado
con el absolutismo que se objetiviza frente a la persona del
dominador.
• En el silo XVIII, los poderes feudales como lo son la Iglesia ,
soberanía y estamento señorial, a los que la publicidad
representativa está adherida, se disgregan a lo largo de un proceso
de polarización entre público y privado. La religión se convierte en un
asunto privado, pero la Iglesia es una corporación del derecho
público.
• Las formas de publicidad representativa conservan plena efectividad
hasta el umbral del siglo XIX.

Origen de la publicidad burguesa

• El tráfico mercantil se desarrolla de acuerdo a las reglas manipuladas


por el poder político.
• Asimismo, el tráfico de noticias se desarrolla sobre las vías del tráfico
mercantil acerca de información más frecuente y más exacta acerca
de los hechos y antecedentes especialmente lejanos.
• Desde el siglo XIV, el viejo tráfico epistolar del comerciante da lugar
a una especie de sistema profesional de correspondencia.
• Las grandes ciudades son al mismo tiempo centros de tráfico de
noticias, cuya permanencia se hizo urgente en la medida en que el
tráfico de mercancías y de papeles de valor se hizo también
permanente.
• A principios del siglo XVII, la información periodística se convierte en
regular por lo que es pública y accesible al público en general.
• Los elementos que forman el marco del tráfico tempranamente
capitalista, del tráfico de mercancías y noticias, demuestran por
primera vez su potencia revolucionaria en la fase del mercantilismo,
etapa en la que se forman las economías nacionales y territoriales al
mismo tiempo que el Estado moderno.
• La reducción de la publicidad representativa que acontece con la
mediatización de las autoridades estamentales producida por causa
de la de los señores feudales, ofrece otra esfera espacial que está
enlazada con el nombre de publicidad: la esfera del poder público.
• El poder público se objetiviza en una administración constante y en
un ejército permanente, la permanencia de los contactos en el tráfico
de mercancías y noticias ahora coincide con una actividad estatal
continuada. En este sentido, público se refiere al funcionamiento
regulado según competencias de un aparato dotado del monopolio
de la utilización legítima de violencia.
• Según Arendt, la sociedad es la forma de vivir en común en la que la
dependencia del hombre respecto de su igual tiene lugar por amor a
la vida misma, y ninguna otra cosa llega a alcanzar relevancia
pública y como consecuencia de ello, las actividades que sirven
sencillamente al mantenimiento de la vida no sólo se manifiestan
públicamente, sino que determinan la fisonomía del espacio público.
• El segundo elemento constitutivo del marco del tráfico
tempranamente capitalista: la prensa. Los primeros periódicos
llamados periódicos políticos aparecen con periodicidad semanal al
principio, y ya diariamente para mediados del siglo XVII.
• Existía una dependencia de la información periodística pública
respecto del tráfico privado de noticias.
• La información periodística profesional obedece a las leyes del
mercado.
• Surge interés de las autoridades por utilizar la prensa de acuerdo con
los objetivos de la administración.
• Los capitalistas, banqueros, comerciantes, editores y manufactureros
pertenecen a una categoría de lo burgués, esta capa es la verdadera
sostenedora del público que es un público de lectores.
• La publicidad burguesa se desarrolla en la medida en que el interés
público de la esfera privada de la sociedad burguesa deja de ser
percibido exclusivamente por la autoridad y comienza a ser tomado
en consideración como algo propio por los mismos súbditos.
• La noción de opinión pública surge en la segunda mitad del siglo
XVIII.
• La publicidad burguesa puede captarse ante todo como la esfera en
que las personas privadas se reúnen en calidad de público.

La publicidad como principio de mediación entre política y moral


• Kant busca racionalizar la política en nombre de la Moral.
Olvida la tradición aristotélica convirtiendo la filosofía política
en filosofía moral
• Kano entiende la publicidad como principio de loa ordenación
jurídica y cómo método de la ilustración
• La ilustración es el uso de la razón tanto de individuos como
de la humanidad en su conjunto, y está debe aceptar la
publicidad como mediadora
• La razón debe ser no debe ser manejada solamente por
aquellos que la utilizan en su forma pura, es decir los filósofos.
La publicidad por tanto abandona su núcleo académico
• Todos estamos llamados a ser publicistas, es decir a dirigirnos
al mundo por medio de los escritos. Se articula de este modo
un concepto de ciudadanía del mundo
• El público de los hombres racioncinantes coincide con el de
los ciudadanos. Se establece un control pragmático de la
verdad
• Las actividades políticas deben fundamentarse en las leyes,
al igual que la publicidad de las que éstas dependen
• Private vicies, public virtues: las leyes deben ser generales y
por encima de los sentimientos de los individuos
• Solo los que son señores de si mismos deben estar
autorizados de votar y al uso público de la razón
• La exclusión de los no propietarios del publico políticamente
raciocinante no vulnera el principio de publicidad
• La relación específica entre publicidad y la esfera privada
surge del desdoblamiento del egoísta burgeois y el altruista
citoyen
• La política se hace a través del poder, de la adquisición de
influencia sobre el arbitrio de los demás.
• La política no puede ser indiferente a la felicidad ya que ésta
es el fin general del público
• Kant separaba la fortuna del estado y la felicidad del pueblo, la
moralidad de la legalidad
• La política no se debe comprender exclusivamente como una
actuar según obligación sino que debe consideración hacia
una voluntad colectivamente unificada por la finalidad general
del público: la felicidad
• Con la progresiva ilustración el hombre ilustrado no puede
evitar una cierta participación en l corazón del bien que no
puede evitar

Sobre la dialéctica de la publicidad


• Opinión pública: expresión de la generalidad empírica de los
puntos de vista y de las opiniones de muchos
• En la medida que el uso público de la razón es cosa de sabios
Hegel coloca a la ciencia como una parte fuera de la opinión
pública
• La sociedad no supera la desigualdad que se da en la
naturaleza sino que levanta una desigualdad del talento, de la
capacidad e incluso de la formación intelectual y moral
• Las necesidades antagónicas de lleva a la opinión pública
políticamente activa a un opinar y querer inorgánicos y al
enfrentamiento con el Estado orgánico
• La publicidad se reduce a un medio de información por lo que
se pierde como principio de ilustración
• El bien del estado tiene una justificación completamente
distinta ala del bien del individuo
• La revolución política, según Marx, redujo ala sociedad a su
elementos más simples: por un lado los elementos materiales
y espirituales y por el otro la situación civil de los individuos
• Denuncia a la opinión pública como una falsa conciencia ya
que sirve como máscara del interés burgués
• No hay presupuestos sociales de igualdad de oportunidades a
través de los cuales se pueda lograr el status de propietario y
las cualificaciones (propiedades e instrucción) necesarias para
ser admitido en la publicidad como hombre privado
• La autonomía privada burguesa no permite hallar la
realización de la libertad de cada hombre en otro hombre sino
más bien los límites de esa libertad
• Anticipa una transformación de la publicidad ya que el régimen
vive de la discusión acerca de cómo prohibir la discusión
social
• La publicidad burguesa ha surgido en conexión con una
sociedad separada del Estado
• La reproducción de la vida social conlleva formas privadas en
la medida que el ámbito privado adquiera relevancia pública
• La política cederá ante la administración por lo que el
gobierno de las personas dará lugar a al administración sobre
las cosas
• Postula que la transformación de la publicidad determinará la
libertad del hombre privado como ciudadanos sociales, no ya
como propietario privado

La ambivalencia de la publicidad en la teoría liberal


• La publicidad “ampliada” no llevó a superar la base según la
cual los propietarios privados aspiraban a lago así como la
dominación de la opinión pública
• El “orden natural” de la opinión pública ofrecía una base a la
publicidad que garantizara un curso autónomo y armónico en
principio a la reproducción social
• La publicidad se vuelve realista con el liberalismo
• Los conflictos pertenecientes a la esfera privada irrumpen en
el escenario público y la publicidad adquiere rasgos de una
disputa violenta
• Tocqueville califica a la opinión pública como una fuerza que
más que ejercer una crítica política impele a al conformidad
• Mill afirma que donde el poder del soberano se sustituye por el
de la publicidad no desaparece la intransigencia
• Desarrolla para la publicidad un concepto de tolerancia
buscando la analogía de la disputa religiosa
• Reclama tolerancia, no crítica, porque los dogmas pueden ser
sofocados, más no reducidos, al común denominador de la
razón
• L opinión pública ya no sirve a la idea de disolución del poder,
sino al reparto de éste. Se transforma en una mera limitante
• El liberalismo busca que la opinión pública no se transforme
en una entidad restrictiva, por lo que busca controlarla con el
fin de que las opiniones minoritarias puedan ser escuchadas
ya que de oro modo no sucedería así
• Tocqueville reclama la creación de nuevos intermediarios para
poder insertar eficazmente ala opinión pública en la división y
limitación de los poderes

La tendencia del ensamblamiento de esfera pública y ámbito privado


• La publicidad burguesa se desarrolla en el ámbito de
tensiones entre el Estado y la sociedad, sin que deje de ser
parte del ámbito privado la primera
• El intervensionismo estatal revela un conflicto de interess4e
que no es exclusivo de la esfera privada en donde el estado
transfiere competencia públicas a corporaciones privadas
• El desarrollo del modelo liberal económico marca la
superación del modelo de publicidad entre propietarios
individuales de mercancías, se refuerza el interés burgués

La polarización esfera social-esfera íntima


• En la medida en que Estado y sociedad se interpenetran se
desprende la institución de la familia nuclear de su conexión
con los procesos de la reproducción social. La esfera íntima
retrocede a su periferia en la medida que comienza a
desprivatizarse.
• Es importante mencionar que la familia se privatiza
crecientemente, mientas que el mundo del trabajo y de la
organización son cada vez más públicos.
• La pertenencia formal de una empresa al ámbito privado o de
una instancia oficial al ámbito público, ha perdido caracteres
distintivos, la clasificación se ha convertido en un proceso
complicado.
• Bajo el institucionalismo jurídico se ha elaborado una teoría
propia, presentadas por James Burnham y Meter Drucker, en
donde diagnostican certeramente la lenta desaparición de lo
privado en la esfera del trabajo social.
• La gran empresa se hace cargo, en relación a sus empleado
y obreros, de determinadas garantías de status, pero las
transformaciones objetivas son las subjetivas , ya que la
noción estadística empleados de servicios introduce una
nueva categoría de trabajo: la diferencia entre los que trabajan
en la propia esfera privada y los que tenían que trabajar en la
esfera privada de otros. Por lo cual se observan rasgos de
una relación de trabajo cosificada que ata a los empleados
más a una institución que a personas determinadas.
• Todo lo anterior genera que toda una serie de funciones que
eran desempeñadas antes por instituciones públicas, las
toman ahora a su cargo organizaciones cuya actividad no es
pública. Conocido como el feudalismo industrial.
• La esfera profesional se autonomiza como un ámbito cuasi
público frente a una esfera privada reducida a la familia. Por lo
cual el ocio significa precisamente el tiempo reservado a lo
privado, mientras que con el trabajo profesional comienza el
servicio.
• En la misma medida en que se independiza la esfera
profesional retrocede la de la familia, la pérdida de funciones
productivas en beneficio de las consumidoras es menos
sintomática del cambio estructural de la familia desde la era
liberal que la desconexión progresiva respecto del marco
funcional del trabajo social en general.
• Las relaciones de intercambio de la sociedad burguesa
penetraron profundamente en las relaciones personales de la
familia burguesa, lo que ocasionó la pérdida de las funciones
en la producción y también las funciones respecto de la
producción.
• Las llamadas necesidades básicas de las que la familia
privada tenía antaño que hacerse cargo, asumiéndolas como
riesgos privados, son garantizadas públicamente al miembro
individual de la familia. La prevención socio-política viene a
significar la entrada en una nueva esfera, hasta ahora privada.
• Al ser descargada de sus tareas económicas, la familia pierde
asimismo la capacidad de intimación personal. La familia,
cada vez más marginada de la reproducción social, conserva
un espacio interno de intensa privacidad, pero sólo
aparentemente: en realidad, junto con sus tareas económicas,
también sus funciones protectoras resultan socavadas, dando
paso a una esfera de pseudoprivacidad.
• Desde el punto de vista de los grupos, la esfera íntima se
disuelve, por lo que en la misma medida en que la vida
privada se hace pública, desarrolla la publicidad misma formas
de intimidad.
• Bahrdt señala que el proceso de urbanización puede ser
descrito como una polarización progresiva de la vida social
entre los campos publicidad y privacidad.
• La interrelación entre esfera pública y esfera privada ha sido
destruida, pero no por que el hombre de la gran ciudad sea un
hombre-masa, sino porque ya no le es posible contemplar la
cada vez más complicada vida global de la ciudad de un modo
que le resulte público.

Del público culto al público consumidor de cultura


• La cultura burguesa no era mera ideología, puesto que el
raciocinio de las personas privadas en los salones, clubs y
sociedades de lectura no estaba directamente sometido al
ciclo de la producción y el consumo.
• La identificación del propietario con la persona natural
ocasiona que en la esfera privada se de la separación de las
actividades profesionales que cada uno desarrolla para la
reproducción individual de la propia vida y por otro lado el trato
social capaz de vincular a las personas privadas al público.
• Las personas privadas pueden deshacerse de la grapa
ideológica que une su doble rol como bourgeois y como
homme, pero al mismo descuajamiento de la esfera íntima de
la base de la propiedad capitalista acarrea nuevas relaciones
de dependencia.
• El tipo ideal burgués percibió que se estaba constituyendo una
publicidad literaria a partir de la bien fundamentada esfera
íntima de la subjetividad inserta en público. En vez de ello, esa
publicidad constituye hoy una puerta de entrada para las
incursiones furtivas de fuerzas sociales que penetran en el
espacio de intimidad de la familia nuclear.
• Las revistas literarias familiares se hicieron obsoletas con la
transformación estructural de la familia burguesa. Su plaza la
ocupan hoy los folletos ilustrados, de gran difusión, de los
círculos de lectores. Cuando la familia pierde su marco
literario, pasa también de moda el salón.
• La discusión social de los individuos cede a las más o menos
obligatorias actividades de grupo.
• La comunicación del público culturalmente raciocinante está
circunscrita a la lectura, que se practica en la esfera privada.
La ocupación del ocio del público consumidor de cultura, en
cambio, tiene lugar en un clima social. Junto a la pérdida de la
forma privada de la apropiación, desaparece también la
comunicación pública acerca de lo apropiado.
• Se empieza a generar una comercialización de los bienes
culturales.
• Con la mediación comercial aparecen los rasgos críticos y
estéticos que se saben independientes del mero consumo. Por
ello, se limita la función del mercado a la distribución de los
bienes culturales. No consiguen aún los valores de cambio
influencia alguna sobre la calidad de los productos.
• Una vez penetrada la obra de arte por las leyes del mercado,
se convierten éstas en leyes configurativas inmanentes. El
servicio, el surtido, la presentación y demás se rige en los
amplios ámbitos de la cultura de los consumidores.
• Las funciones del mercado se hacen estrictamente
diferenciables: según las circunstancias, facilita
económicamente el acceso de un público cada vez más
amplio y facilita psicológicamente el acceso de las más
amplias capas a lo que Meyerson define como los entrante
requirements into leasure, es decir, la preformación de los
productos que los hace aptos para el cunsumo.
• El contacto con la cultura forma, mientras que el consumo de
la cultura de masas proporciona un tipo de experiencia que no
es acumulativo sino regresiva.
• La dimensión global de la destrucción tendencial de la
publicidad literaria resulta sólo perceptible cuando la
ampliación del público lector a casi todas las capas de la
población se compara con la efectiva divulgación de las
lecturas de libros.
• La destrucción del público lector culturalmente raciocinante a
través del público-masa de los consumidores de cultura, por
consiguiente, sólo insatisfactoriamente puede reflejarse en el
ámbito del mercado del libro.
• La prensa de masas se basa en la transformación comercial
de la participación de amplias capas en la publicidad, que
tiende a hacerla accesible sobre todo a las masas. Esa
publicidad ampliada mermó el carácter político de la prensa en
la medida en que el medio de la facilitación psicológica pudo
convertirse en el fin en sí mismo de un mantenimiento
comercialmente fijado del consumo.
• La integración de los ámbitos, antes separados, de periodismo
y literatura, de información y raciocinio y de la novelística
conduce a una verdadera remoción de la realidad, a una
mezcla de los distintos planos de la realidad. Surge el mixtum
compositum de un cómodo y acomodaticio material de
entretenimiento que sustituye la adecuación a la realidad por
la consumibilidad.
• Las emisiones de los nuevos medios contribuyen a cercenar,
sin comparación posible con las comunicaciones impresas, las
reacciones del receptor. Por lo que se puede observar que el
raciocinio de un público lector cede tendencialmente al
intercambio de gustos e inclinaciones.
• Los elementos políticos han sido tan marginados que en la
conciencia del público consumidor, la publicidad misma se
privatiza, la publicidad se convierte en la esfera de la llegada a
notoriedad de las vidas privadas.
• La esfera íntima familiar también es destruido hasta tal punto
que han desaparecido prácticamente los hábitos privados de
lectura de novelas. En relación a la conducta del público lector
burgués, bien puede afirmarse que el hábito de leer libros ha
disminuido entre el amplio público de los medios de
comunicación de masas.
• El consumo de los medios de comunicación en masa como la
televisión, el cine, radio, entre muchos otros es mucho mayor
entre las capas altas de la población urbana que en los grupos
de status bajo. Este tipo de consumo cultural crece en una
correlación casi perfecta con el nivel del status.
• La caja de resonancia de una capa culta educada en el uso
público del entendimiento se ha hecho añicos; se escindido el
público en minorías de especialistas no públicamente
raciocinantes, por un lado, y en la gran masa de consumidores
receptivos, por el otro.

El plano obliterado: líneas evolutivas de la disgregación de la


publicidad burguesa
• El modelo de la publicidad burguesa contaba con la estricta
separación entre los ámbitos público y privado, y de ahí que la
misma publicidad de las personas reunidas en público,
mediadora entre el Estado y las necesidades de la sociedad,
estuviera incluida en el ámbito privado. A medida que los
ámbitos público y privado van ensamblándose, este modelo se
hace inaplicable.
• El proceso del ejercicio y compensación políticamente
relevantes del poder tiene lugar de un modo directo, sin
mediaciones, los partidos y la administración pública; el
público como tal sólo es esporádicamente admitido en ese
ciclo del poder y solo para fines aclamatorios.
• En la medida en que fue superada la separación entre Estado
y sociedad y el Estado intervino en el orden social haciéndose
cargo de tareas asistenciales, distributivas y administrativas,
no puede ya ser íntegramente mantenido el principio de
generalidad de la norma.
• Al tiempo que esa interpretación recíproca de Estado y
sociedad va disolviendo una esfera privada posibilitadota de la
generalidad de las leyes, se tambalea el suelo del
relativamente homogéneo público constituido por las personas
privadas raciocinantes. Este es un problema ya que la
concurrencia de intereses individuales dotaba a la discusión
pública de una cierta racionalidad y efectividad. En su lugar ha
aparecido la manifestación de intereses en competición.
• Dos tipos de leyes, aquellas que provienen de un enunciado
jurídico decretado con carácter obligatorio y las leyes formales
que sin importar su contenido salen por medio del
procedimiento parlamentario.
• El público mediatizado está reclamado con mucha más
frecuencia y desde muchos más lados para los fines de
aclamación pública, pero está el mismo tiempo, tan lejos de
los procesos de ejercicio y compensación del poder.

VI La transformación política de la función de la publicidad


Del periodismo de los escritores privados a los servicios públicos de
los medios de comunicación de masas. El reclamo publicitario como
función de la publicidad.
• El cambio de función experimentado por el principio de la publicidad
se basa en un cambio de estructura de la publicidad como esfera,
materializado en la transformación de su más soberbia institución; la
prensa, la cual permite que se allane el terreno entre la circulación de
mercancías y el tráfico.
• El negocio periodístico diseñado igual que la pequeña industria
artesana.
• Al momento económico, se le sumo un momento político en cuanto
comenzó a transformarse la prensa de noticias en una prensa de
opinión y de la correspondencia de anuncios surgió una concurrencia
en el periodismo de escritores.
• Bücher respecto a lo anterior, señala que los periódicos pasaron de
ser meros lugares de publicación de noticias a ser también
portadores y guías de la opinión pública, medios de lucha de la
política partidista.
• Con la separación de las funciones publicistas y las económicas
durante el siglo XIX fue lo que ocasionó que se fuera imponiendo el
artículo editorial.
• La prensa salida del raciocinio del público y constituida como mera
prolongación de la discusión del mismo, sigue siendo por completo
una institución de ese público; a modo de mediador y vigorizador, no
ya como mero órgano de transporte de información, ni instrumento
aún de la cultura de los consumidores.
• Hasta la legalización permanente de la publicidad políticamente
activa, la aparición y el mantenimiento de un periódico políticamente
activa, la aparición y el mantenimiento de un periódico político
equivalía al compromiso activo con la lucha por conseguir un ámbito
de libertad para la opinión pública, con la lucha por la publicidad
como principio.
• La prensa de opinión, como institución de la discusión del público, se
preocupa por afirmar su función crítica.
• Sólo con la consolidación del Estado burgués de derecho y con la
legalización de una publicidad políticamente activa se desprende la
prensa raciocinante de la carga de la opinión.
• Una tercera etapa está definida por lo que Bücher señala acerca que
el periódico cobre el carácter de una empresa productora de
espacios para anuncios publicitarios, espacios que se convierten en
una mercancía de fácil salida gracias al paralelo espacio cubierto por
la redacción con que van acompañados.
• La prensa se hace manipulable en relación a su grado de
comercialización y es la puerta de entrada a la publicidad de
intereses privados privilegiados. También se modifica la relación
entre la editorial y la redacción en el sentido que la selección del
material llega a ser más importante que el artículo editorial.
• No se pueden separar los aspectos sociológicos-empresariales del
cambio estructural de la prensa.
• De acuerdo con el modelo liberal de la publicidad, las organizaciones
del público raciocinante estaban protegidas y a resguardo de las
intromisiones del poder público en tanto se encontraran en manos de
personas privadas. Sin embargo, la permanencia en manos privadas
es lo que amenaza las funciones críticas de la publicística.
• La despertada disponibilidad del consumidor está mediada por la
falsa consciencia de que, como persona privada raciocinante,
coactúa responsablemente en la formación de la opinión pública.
• Se crea y se asegura el perfil del mercado y una clientela de
consumidores. Por lo mismo, el consensus fabricado tiene poco en
común con la opinión pública.
• La publicidad burguesa recobra características feudales como
portadores de la oferta y creadores de una pompa representativa, a
medida que se configura con las relaciones públicas.

La transformación funcional del principio de la publicidad


• Junto a las grandes instituciones publicísticas y en conexión con
ellas, se ha constituido un nuevo aparato que viene a adaptarse a las
nuevas necesidades de publicidad del Estado y de los consorcios.
• La publicidad carga ahora con el lastre de tener que compensar
intereses, tarea que se aparta de las formas clásicas de acuerdo y
compromiso parlamentarios.
• Las decisiones políticas revisten las nuevas formas de un bargainig
nuevo en el ejercicio del poder.
• El trabajo en la publicidad está encaminado a fortalecer el prestigio
de la propia posición sin convertir la materia de compromiso en tema
de pública discusión.
• La publicidad tiene que hacerse, no está dada, es lo que Altman
denomina como comunificación.
• La transformación funcional afecta globalmente a la publicidad
políticamente activa: también a la relación central entre público,
partidos y parlamento.

• La idea de la publicidad solo puede realizarse hoy en la


racionalización del ejercicio social y político del poder bajo control de
las organizaciones rivales abiertas.
• Un proceso autosostenido de comunicación desarrollado en el
ambiente de partidos y organizaciones en una relación exactamente
inversa con la representativa y manipulativa eficacia de una
notoriedad pública orientada a la predisposición de la población.

• Publicidad y opinión pública: la conducta electoral de la


población.

• La relación que mantiene el sujeto receptor con el Estado es un


contacto impolítico de “exigente indiferencia”.
• La publicidad política – como participación en el raciocinio en
relación al poder público, puede medirse según los crecientes
esfuerzos publicísticos.
• La organización democrática cuenta con fricciones liberales de la
publicidad burguesa.
• Se exige del elector cierto grado de capacidad de juicio y de
conocimientos, se interese y participe en discusiones públicas para
que, racionalmente guiado por el interés general, colabore en el
establecimiento de lo correcto y lo justo como criterios de actuación
política.
• Hay una lejana conexión entre el público elector de la democracia de
masas del Estado social y el publico de personas privadas del
Estado burgués de derecho del siglo XIX.
• El voto como acto de conclusión de una disputa pública.
• Están autorizados a votar todos quienes tenían acceso a la
publicidad: eco en la composición social de la parte activa de la
población.
• Las discusiones políticas se limitan las más veces a ingroups, a la
familia, al círculo de amistades y al vecindario.
• Los sujetos menos dispuestos a constituir mediante la discusión una
opinión pública quienes más susceptibles son a dejarse influir en sus
concepciones.
• Los partidos y sus organizaciones necesitan influir publicitariamente.
• El índice de popularidad le da a un gobierno no la medida del grado
de control que ejerce sobre la opinión pública, o del grado de
promoción publicitaria de que está necesitada la popularidad de su
equipo.
La publicidad política en el proceso de transformación del estado
liberal de derecho en estado social.

• Existe mala relación de esas funciones de la publicidad política pero


le son exigidas por necesidades objetivas de una sociedad
democráticamente organizada, el Estado liberal de derecho.
• Derechos fundamentales – una prefiguración del modelo liberal de la
publicidad burguesa: garantizar a la sociedad como esfera de
autonomía privada
• El carácter negativo—los derechos fundamentales liberales:
rechazan la intervención y la intrusión del Estado en los ámbitos
reservados a las personas privadas vinculadas por reglas jurídicas
universales.
• Cierto que las garantías que presentan los derechos fundamentales
se basan en la delimitación de la esfera privada y de una publicidad
políticamente activa respecto de la injerencia directa del poder
público.
• Los derechos fundamentales garantizan una publicidad políticamente
activa para demostrar que los derechos fundamentales no son ya
meramente negativos en la configuración fática
• La autonomía privada solo es ahora posible como una autonomía
derivada; tampoco los transfuncionalizados derechos.
• También el estado social como constitución de una sociedad
burguesa, sigue siendo primordialmente un Estado fiscal que no
acaba de plantear normativamente su transformación en una
sociedad estatal.

• VII. Sobre el concepto de opinión publica

• La opinión pública como ficción del estado de derecho y la


disolución socio-psicológica del concepto.

• Opinión publica significa cosas distintas: instancia critica o receptiva


• El análisis jurídico-estatal y teórico-político de las normas
constitucionales en relación a la realidad constitucional de las
democracias de masas constituidas por el Estado social.
• El otro camino lleva a un concepto de opinión pública que prescinde
por completo de criterios materiales tales como racionalidad y
representación
• Ambas versiones cuentan con el hecho de que, en el proceso de
formación de la opinión y la voluntad en las democracias de masas,
la opinión popular independiente de las organizaciones apenas
conserva una función políticamente relevante.
• La ficción de opinión pública, característica del Estado de derecho,
no puede ya seguir identificándose con el comportamiento real de
público, pero tampoco puede decirse que la atribución de la opinión
pública a determinadas instituciones.
• Solo que el concepto fijado en las instituciones del ejercicio de poder
político roza tan tangencialmente la dimensión de los procesos de
comunicación informales.

Un intento sociológico de clarificación

• El material de los sondeos de opinión no se califica como opinión


pública pro el mero.
• En el modelo pueden contraponer dos ámbitos de comunicación
políticamente relevantes: el sistema de opiniones informales,
personales, no públicas; y opiniones formales, institucionalmente
autorizadas.
• Las evidencias producidas por la cultura industrial tienen un carácter
mas fuga y artificial que las evidencias culturales.
• El ámbito de la comunicación de las opiniones no públicas se
contrapone a la esfera de circulación de una opinión quasi pública.
• Existe entre ambos ámbitos una conexión constante a través de los
medios de comunicación de más.
• Una opinión pública en el sentido estricto solo puede producirse en la
medida en que los dos ámbitos comunicativos sean mediados por el
ámbito de la notoriedad pública crítica.