Vous êtes sur la page 1sur 4

La Industria

Malagueña S.A.

Símbolo de la industria andaluza durante el siglo


XIX. Desde su apertura en 1846 se componía
de tres edificios donde se hallaba todo el
equipamiento necesario para la fabricación de
Vista general de las instalaciones de La Industria Malagueña S.A., en la que se aprecian
los tejidos de algodón (telares y máquinas de
los distintos edificios, almacenes y viviendas del conjunto fabril. A la izquierda, antiguas
dependencias de los Altos Hornos ocupadas por los depósitos de Campsa.
cardar y de hilado) y de lino y cáñamo, así como
el blanqueo de las telas. Contaba con calderas,
máquinas de vapor, y talleres de carpintería y
Tecnología de “La Industria reparación de máquinas. A la entrada del recinto
Malagueña S.A.” en el siglo XIX se encontraban las oficinas y el conjunto fabril
Desde 1846 contó la fábrica con
se completaba con una fábrica de gas para el
la maquinaria más moderna: alumbrado y viviendas para técnicos y obreros.
selfactinas, telares mecánicos,
máquinas para cardar, máquinas

Equipamiento
para el blanqueo...

En 1885 los Larios introdujeron

en 1862
los telares Jacquard para
producir tejidos estampados.

Telar de garrote
Nº de trabajadores 2.000 operarios
Fuerza motriz 6 máquinas de vapor
14 calderas de vapor

Sección de algodón 774 telares de algodón


39.700 husillos
140 cardas
Sección de lino 249 telares
Devanaderas, carretes y canillas,
plegadores y urdidores
Sección de blanqueo Máquinas para hervir al vapor y
lavar al ácido.
Telar de Jacquard Selfactina Sección de tinte Cubas para dar color
Sección de acabado Máquinas de engomado, apresto
y acabado

Fuente: Carvajal Hue, J. de: “Memoria de la Exposición provincial celebrada por la Sociedad
Económica de Amigos del país en Málaga en abril y octubre de 1862”.

Experimentación en
“La Industria Malagueña S.A.”

Ante las crecientes dificultades La propia empresa hacía


que el sector algodonero sufría publicidad en reclamo a los
a causa del abastecimiento de agricultores malagueños para
materia prima y ante la dificultad que cultivaran esta especie de
mecánica de poder trabajar algodón.
resueltamente con el algodón
de las Antillas, “La Industria
Malagueña, S.A.” habilitó un
Centro de experimentación para
cruzar semillas de algodón, Terreno del Centro de Experimentación
obteniendo una planta más donde se hacían mezclas de diferentes
tipos de algodón.
resistente. En la propia fábrica
se encontraba el Centro de
Experimentación de Algodón.
La Industria
Malagueña S.A.

Conflictos obreros en
“La Industria Malagueña S.A.”

En 1868, coincidiendo con la crisis financiera


y de subsistencia del país, los obreros de “La
Industria Malagueña S.A.” se declararon en
huelga debido a los bajos salarios. La vida de
los Larios estuvo en peligro y tuvieron que ser
protegidos por las autoridades de la Milicia.
La huelga en Málaga 1891. ”La semana ilustrada”. La noche del 20 de octubre de 1868 se repartió
una hoja informativa de Martín Larios e Hijos
Decadencia de que decía:
“La Industria Malagueña S.A.”
“Habiendo visto el disgusto manifestado
por los trabajadores y trabajadoras de los
Con el inicio del siglo XX telares de mi fábrica y deseoso de evitar
llegó la decadencia del sector
algodonero. A partir de 1918 todo disgusto, ofrecemos a los mismos que
se desplomó la importación de desde mañana se les pagará un 20 % o
algodón en rama por parte de La séase, una quinta parte más del precio que
Industria Malagueña S.A. se les ha venido pagando hasta aquí”.
Su actividad ya no alcanzaría la
importancia de épocas pasadas
aunque tuvo algún repunte como
el coincidente con los años de “La Industria Malagueña S.A.” iba a ser un
la I guerra Mundial. El cierre
Celebración de una misa en los propios referente en las luchas del movimiento obrero
definitivo se produjo en el año 1970. talleres del recinto fabril en los años 40.
malagueño. Una nueva huelga se declaró en
1869.

Otros conflictos se dieron en 1890 y 1894.


Estas huelgas fueron de mayor duración y
dureza. Los obreros ya estaban organizados y
Instantánea en donde se comunica al Vista de las ruinas de La Industria
formaban parte del Socialismo y del sindicato
personal de la fábrica el cierre: octubre
de 1970.
Malagueña S.A. en los setenta.
UGT. Ambos conflictos acabaron en fracaso y en
ellos fueron encarcelados los líderes sindicalistas
Rafael Salinas y Pablo Iglesias.

Lo que queda de
“La Industria Malagueña S.A.”

Del pasado esplendor de la


industria que durante más de
ciento veinte años dio trabajo
a miles de malagueños, y
especialmente malagueñas, tan
sólo quedan como testigos estas
viviendas de operarios levantadas
por los Larios en los alrededores
de su complejo industrial.
Viviendas de operarios de la Industria
Malagueña que se conservan en la
actualidad en C/ Ayala.
Pablo Iglesias Rafael Salinas
Industria textil
“La Aurora”

Fundada por Carlos Larios en 1856, fabricaba


tejidos de algodón y, en menor medida, de
lino y cáñamo. Dotada de la tecnología más
avanzada, ya en 1862 contaba con 350 telares
Vista general del recinto de La Aurora en 1968. En el centro el antiguo arroyo del Cuarto y a la
y daba trabajo a unas 800 personas. En los 1os
derecha, un patio alrededor del que quedaban las naves de la primitiva fábrica. A la izquierda
las naves de la destilería Larios y detrás, los árboles del antiguo jardín de La Aurora.
años ochenta modernizó su equipamiento pero
no pudo superar la crisis, viéndose obligada a
cerrar en 1905.
Tecnología de “La Aurora”
La Aurora, al igual que La Industria Malagueña S.A. contó desde Sus instalaciones fueron ocupadas por diversos
su fundación en 1856 con la más avanzada tecnología. También
en la década de los 80 se modernizó y mejoró su equipamiento
establecimientos industriales como aceiteras,
para intentar superar los problemas de la crisis. aserraderos y almacenes, y en 1918 los Larios
trasladaron al recinto sus propias bodegas y
destilerías.

Desde sus inicios, “La Aurora” aplicó la Telares de garrote similares a los que fun-
tecnología del vapor en sus instalaciones. cionaron en la fábrica de La Aurora.

Foto del Jardín de La Aurora, principios Publicidad de Carlos Larios en la Guía


de siglo XX. de la ciudad de Málaga de 1894.

Patrimonio
arquitectónico perdido Personalidad de
Don Carlos Larios
Los edificios del recinto de La
Aurora eran un ejemplo de la
arquitectura industrial del siglo ...”Era para los obreros de su fábrica un verdadero padre; los
XIX en Málaga. Estuvieron en pie visitaba a diario; enterábase de sus necesidades; las atendía con
hasta hace pocos años en que se prodigalidad; facilitó el matrimonio de muchos de ellos y redimió
remodeló la zona para construir a una verdadera multitud del servicio de las armas...”
una nueva plaza y un gran centro
comercial. Altolaguirre, M.: “Los prontos de don Carlos”.
La Unión Mercantil, 26 de enero de 1896.
Detalle Carlos Larios 1861.

...”Permitiose Miguel el lujo de no aparecer durante tres días por la


fábrica, pidiendo el correspondiente permiso desde luego !Bonito
genio tiene don Carlos para estas cosas¡ Lo que es el amo, un
corazón más grande que una casa; jornales a conciencia, pagos
puntualísimos el mismo sábado por la tarde, amigo y protector
generoso de sus obreros, pero en cuanto le faltara uno al trabajo,
ya tienes, lector, que rompía con él toda clase de amistades...”
Martínez Barrionuevo, M.: “La Generala”.
Volumen 1. Madrid, 1900.

“Es un panorama idílico de la prensa y la literatura del momento


Elementos arquitectónicos y decorativos
de la fábrica. sobre la personalidad de don Carlos Larios y la prosperidad
que su fábrica supuso. A ello se opone la cruda realidad que
Entrada al recinto de “La Aurora”,
en el Perchel. los trabajadores sufrieron con duras condiciones laborales y
accidentes de muchos de sus operarios, entre ellos gran número
de niños, que los sufrieron durante largas jornadas de trabajo.”
Ramos Frendo, E. M.: “Carlos Larios Martínez, marqués de Guadiaro,
un malagueño volcado en el desarrollo de su ciudad”.
Industrias Textiles
del Guadalhorce
(Intelhorce)
Intelhorce nació como empresa pública en
1957. A mediados de los 70 tenía más de
3.200 trabajadores y necesitaba 10 millones de
kilos de hilo y 80 millones de metros de tejido
para producir.
Vista aérea de Intelhorce en 1986. La fábrica ocupa 322.233 m2. La parcela se completa con otros
319.466 m2 fuera del cerramiento de la factoría.

En 1972 se realizó la primera privatización


cuando el grupo Castell (Banco Catalán de
Desarrollo y Banco de Madrid) se hizo con el
100 % de las acciones.

En 1980 volvió al Patrimonio del Estado


representado por el I.N.I. Cuatro años después
facturaba 9.500 millones de pesetas anuales.

Plano con las secciones de


producción de la fábrica
HILADOS

OFICINAS

CONFECCION
ALMACÉN
VIVIENDAS

DEPURADORA TEJIDOS
ACABADOS

ALMACÉN