Vous êtes sur la page 1sur 3

LOS SIETE SABERES EDGAR MORÍN.

Gabriel González García maestría en educación grupo 221B

Si se implementarán en la Educación, los grandes problemas


mundiales serian mejorado a profundidad y viviríamos en un lugar
mucho mejor; he aquí un pequeño análisis de los mismos.

1) Las cegueras del conocimiento: el error y la ilusión: Somos seres


racionales/emocionales. Para evitar equivocarnos e ilusionarnos como
siempre la educación es la clave, instruirnos de por sí es la respuesta
necesaria para hacer las cosas bien, no ser seres ni muy emocionales,
(por ejemplo alguien muy intenso u apasionado puede cometer
muchas equivocaciones al dejarse llevar por la impulsividad directa y
desbordada de sus emociones: malas decisiones, incluso asesinatos)
ni muy ilusionados (por ejemplo alguien que se empeña en creer que
algo o alguien es de una determinada forma, ve espejismos y por
supuesto erra, no puede dimensionar la "verdadera realidad"). Como
se diría informal y comúnmente: "no irnos a los extremos", encontrar
un equilibrio entre razón y emoción para poder hacer las cosas lo
mejor que se pueda, los que nos lleva al segundo saber:

2) Los principios de un conocimiento pertinente: En el mundo actual


encontramos que la información está cada vez más fragmentada, si
eso es posible, es algo impresionante en realidad. Y por supuesto que
nos afecta directamente, tener pedazos de indagaciones de temas
importantes. Se necesita La gran unión necesaria para la verdadera
comprensión. Desarrollar nuestro interés en cuanto tema sea posible
es otro de los asuntos relevantes, no sólo aprender de una materia,
sino que todas las que tengamos a nuestro alcance.

3) Enseñar la condición humana: Encontramos en el libro éstas


preguntas:

« ¿Quiénes somos? » es inseparable de un « ¿Dónde estamos? » «


¿De dónde venimos ? » « ¿ A dónde vamos ? ». Vale decir por mi
parte que estas preguntas no son algo nuevo, desde que el ser
humano tuvo la capacidad de realmente razonar, pensar y reflexionar
se ha preguntado esto. Del mismo tema encontramos como claro
ejemplo las continuas luchas entre iglesia y ciencia. El eterno debate
entre lo espiritual-emocional y lo racional. Y está bien que nos
preguntemos, es algo muy natural en realidad. Aprender de nuestra
historia, de nuestras características físicas y psicológicas, conocernos
a tal punto en el que cometamos los menores errores posibles,
interiorizar nuestra humanidad y saber aprovechar nuestras virtudes
y defectos. Las ciencias que tienen tanto información del ser humano,
que tanto han "estudiado" nos brindan tan valiosas revelaciones, que
casa persona sepa quién es y cómo es toda la humanidad restante
que lo rodea... sería un gran paso para un cambio.

4) Enseñar la identidad terrenal: Atesorar la "Terra Nostra" y aprender


a apreciarla también. Es que es totalmente contraproducente dañar
algo que es parte de nosotros mismos, porque el punto es que no lo
entendemos, vemos la naturaleza como algo aparte de nosotros El
mismo dinero que mueve a crear tantas empresas, edificios,
movilizarnos en autos, buses provocando esta inmensa
contaminación.

5) Enfrentar las incertidumbres: Las ciencias nos han hecho adquirir


muchas certezas, pero de la misma manera nos han revelado, en el
siglo XX, innumerables campos de incertidumbre. La
educación debería comprender la enseñanza de las
incertidumbres que han aparecido en las ciencias físicas
(microfísica, termodinámica, cosmología), en las ciencias de la
evolución biológica y en las ciencias históricas.

6) Enseñar la comprensión: Como ya lo decía en el texto anterior


refiriéndome al tercer pilar (Aprender a vivir juntos) aceptarnos los
unos a los otros, "comprendernos", respetarnos y valorar nuestra
diversidad es esencial para construir un lugar mejor donde vivir.
Paciencia y tolerancia son fundamentales (vuelvo a recalcar) pero
sólo la educación tendrá siempre la llave a esto, enseñar los valores,
instruirnos, ampliar nuestra mente y capacidades de integración
instaurar la tan anhelada paz y esa fuente inmensa de mayores
conocimientos, que la educación nos muestre al fin la riqueza en lo
opuesto en lo distinto, que al no ser iguales podemos
complementarnos de la forma más única y bella posible.

7) La ética del género humano: el libro hace hincapié en la triada:


individuo - sociedad - especie, la cual no puede separarse si se quiere
entender el desarrollo de la ética, el nacimiento de ella que proviene
directamente de esta relación. Encontramos mencionado un tema tan
interesante y que nos concierne a todos "globalmente" como la
"Democracia" el lograr construir un lugar mejor.

A modo de conclusión puedo decir que para evitar todos estos errores
debemos:

1) Tratar de ser equilibrados; 2) Tener amplio conocimiento en todas


las áreas que podamos, no permitir la desfragmentación sino que
entender el todo; 3) Obtener los conocimientos necesarios acerca de
ser seres humanos en toda su plenitud, nuestras capacidades
desventajas ; 4)Valorar nuestra tierra, saber que pertenecemos a ella
más bien que somos uno; 5)No temer a lo desconocido, si no que al
contrario utilizar las técnicas para hacerle frente de la mejor forma; 6)
Entender que somos todos iguales en sí y que si pensamos o
hacemos cosas distintas no es negativo, sino que un avance de
aceptación de grandeza y madurez espiritual y de conocimiento ultra
valioso para poder vivir todos en paz como debería ser.