Vous êtes sur la page 1sur 6

BODAS DE SANGRE

(1933)
de Federico García Lorca

Es una tragedia en verso y en prosa escrita en 1931. Se estrenó el 8 de marzo de 1933 en el Teatro
Beatriz de Madrid por la Compañía de Josefina Díaz y Manuel Collado y fue llevada al cine por
Carlos Saura en 1981.
Es una producción poética y teatral que se centra en el análisis de un sentimiento trágico. Desde la
vida y la muerte, a lo antiguo y lo moderno, en la manera de ver la tragedia. Todo ello enmarcado
en un paisaje andaluz trágico y universal.
Los trágicos acontecimientos reales, fuente de inspiración de esta obra de Lorca, se producen el 22
de julio de 1928 en el Cortijo del Fraile, Níjar, Almería.

Título
El título de la obra cumple la función de anticipación del contenido de la misma, insinuando y
resumiendo el asunto.
En primera instancia el título resume el modo trágico y violento en que concluyen las bodas entre
los jóvenes novios; sin embargo, la palabra sangre reúne en la obra otras connotaciones que otorgan
a ese título implicancias secundarias (buena casta, pasión, venganza).

Asunto
Cuenta la historia de un triángulo amoroso entre dos hombres y una mujer y las consecuencias de la
decisión de abandonar a su novio después de la boda para escapar con el otro.

Argumento
Acto I - La Madre del Novio habla con él sobre las los asesinatos de su esposo e hijo mayor. Debido
a estas muertes, la madre odia todo tipo de armas, pero especialmente las navajas. Luego, conversan
sobre el trabajo del novio en la viña y sobre sus deseos de casarse y quedan en ir a pedir la
muchacha. Cuando el hijo se marcha, llega la vecina.
La madre tiene dudas sobre el carácter de la Novia, así que inquiere sobre ella con la vecina, quien
le informa que hace un tiempo tuvo una relación con Leonardo Félix, familiar de los hombres que
asesinaron al marido y al hijo mayor de la Madre.
La suegra de Leonardo y su mujer le cantan a su hijo una canción de cuna. Cuando llega Leonardo,
su mujer y suegra le hacen reclamos por su comportamiento extraño. Al surgir el tema de la boda de
la Novia los esposos discuten. Entonces llega una muchacha a contar que ha visto los regalos que el
Novio y la Madre le compraron a la Novia y Leonardo se marcha disgustado.
La Madre y el Novio van a pedir la mano de la Novia. Una vez presentados los regalos, el Padre
habla de su interés por la unión de las tierras de ambas familias. La madre rememora las muertes
trágicas, dice que no puede olvidarlo. Ambos padres desean tener muchos nietos; el Padre quiere
hombres para trabajar las tierras y la Madre nietas para que la acompañen y borden con ella. Antes
de irse, acuerdan la fecha de la boda. Más tarde, la Criada le pide a la Novia que le enseñe los
regalos pero no lo consigue. Además, la Criada le cuestiona a la Novia si Leonardo la ha visitado
pero ésta lo niega.
Acto II - La Criada prepara a la Novia para la boda. La Novia que se muestra descontenta y
angustiada. Debido a su actitud, la Criada le pregunta si no quiere casarse pero la Novia dice que sì
quiere. Mientras tanto los invitados se acercan.
El primero en llegar es Leonardo quien se enfrenta a la Criada. Cuando llega la novia en ropas
menores, él le recrimina el paso que va a dar recordándole que la pasión que los une no ha
concluido aún a pesar de haberse él casado. Cuando llegan los invitados él se aleja. La novia sale
llevando un vestido negro. Después de que el Novio, la Madre y el resto de los invitados llegan a
casa de la Novia, todos se marchan a la Iglesia.
Después de la boda, el Padre y la Madre hablan de sus expectativas. El Novio trata a la Novia con
dulzura pero ésta se comporta de manera extraña, pidiendo que la deje recostarse sola porque tiene
dolor de cabeza.
Cuando la gente busca a la Novia para comenzar el baile, el Novio sale a buscarla donde la dejó
pero no la encuentra. Entonces entra la mujer de Leonardo gritando que su esposo y la Novia han
huido juntos. La Madre se debate entre animar a su hijo a perseguirlos o hacer que se quede, pero al
final le dice que los persiga y le pide a sus familiares que le ayuden en la búsqueda de los amantes
para matarlos. La madre anticipa la lucha que esté por venir.
Acto III - Los leñadores comentan los sucesos en el bosque. Aparece la Muerte que pide a la Luna
que ilumine los senderos para que el Novio encuentre a los amantes y la sangre corra. Así sucede y
ambos hombres resultan muertos en el duelo por la herida de un pequeño puñal.
La Madre se encuentra sola en su casa con la vecina, y ya que todo el pueblo se ha enterado de lo
sucedido, la Novia se presenta ante ella, diciendo que ha venido para que la mate. La Vecina se
sorprende al verla y teme una pelea, pero la Madre solo la golpea una vez. La Madre reclama por la
honra de su hijo y la Novia trata de explicar porque había huido, clarificando que aún es virgen. La
Madre expresa su desinterés por saber si es pura o no. Cuando la Novia le pide llorar junto a ella, la
Madre asiente, pero en la puerta. La Madre, la Mujer y la Novia recuerdan a los dos hombres y el
poder de esos pequeños puñales que pudieron quitarles la vida.

Estructura y organización del contenido


La obra se divide en tres actos, los cuales a su vez se dividen en cuadros. El primer acto se divide en
tres cuadros, mientras que el segundo y tercer acto se dividen en dos cuadros.
Se ajusta además al esquema de las tragedias griegas clásicas:
• Introducción: Se plantea el triángulo amoroso cuando el Novio habla de sus deseos de
casarse con la Novia y la madre descubre que ella había tenido un novio anterior llamado
Leonardo.
• Desarrollo: La historia va desarrollándose cuando se establecen las expectativas para el
matrimonio y se conoce de la tensa vida familiar de Leonardo y sus intenciones de
seducción.
• Punto Culminante: El acto decisivo en la trama es la huída de la Novia con Leonardo.
• Desenlace: La historia termina con la muerte del Novio y Leonardo, cada uno a manos del
otro.

Tema Central
El tema central de la obra es el amor frustrado de una mujer que contrae matrimonio con un hombre
amando a otro, ya que toda la obra gira alrededor del triángulo amoroso de Leonardo, la Novia y el
Novio.

Temas Secundarios
Los temas secundarios se relacionan al tema central ya que surgen de él:
• Muerte - La muerte marca a la Madre, llevándose a su esposo y dos hijos. A través de los
recuerdos de la Madre, se presenta desde el principio.
• Infidelidad - La novia traiciona a su marido al huir con Leonardo, que a su vez traiciona a su
pareja.
• Honra - La honra del Novio y la Novia se ponen en juego con la huída, el Novio arriesga su
vida por ella.
• Destino - El destino trágico e inevitable persigue a los protagonistas.
• Naturaleza - La naturaleza forma parte de la historia, ya que influye en los sentimientos y es
un factor importante en el desarrollo de los personajes.
• Papel de la mujer según la estructura mental campesina de los pueblos españoles:
- sujeción a un solo hombre,
- maternidad como hecho de valoración suprema
- virginidad como condición previa indispensable para el matrimonio
- actitud digna y estoica frente al sufrimiento.

Época
Bodas de sangre se desarrolla en una época contemporánea al autor. Sin embargo, por sus
características de tragedia campesina, su época se vuelve imprecisa, ya que, debido a la
tradicionalidad de la campiña española, las costumbres y los hábitos de sus habitantes se han
mantenido imperturbables a lo largo de mucho tiempo.

Ambiente
Un pueblo de labradores en Andalucía. El autor nunca provee un nombre para el lugar donde
ocurren los hechos.

Acción
Todo se desenvuelve en un clima de violencia y de pasión, reprimida pero no olvidada.
Los acontecimientos que tienen relevancia ante el desenlace de la historia comienzan años antes del
tiempo que describe la obra. Sin embargo, la acción como tal ocurre en tres días: cuando la Madre y
el Novio hablan de los deseos de este último de casarse, al día siguiente cuando piden la mano de la
novia y a la semana entrante cuando se celebra la boda.

Personajes
Ninguno de los personajes de la tragedia se identifica con un nombre propio, con excepción de
Leonardo; esto muestra sus caracteres casi prototípicos.
• La Madre
Es fuerte y constante, honrada, decidida, dominante. Su dolor y su odio provienen de la muerte
temprana y violenta de su marido y de sus hijos; nunca se lamenta de su propia vejez y vive con
naturalidad y alegría la posibilidad de su muerte próxima, ya que considera haber cumplido su
ciclo: ha vivido, procreado y llegado a vieja en la plenitud de sus fuerzas. En su afán de
protección de la descendencia se siente identificada con la tierra, la familia y la sangre. Hay que
seguir manteniendo la vida a través de la especie, a través del hijo.
• La Novia
Tiene alrededor de 22 años y es muy hermosa. Reúne todas las cualidades femeninas de acuerdo
con las pautas del medio: es modosa, trabajadora, amasa su pan y cose sus faldas; acostumbrada
a la soledad, vive con su padre a diez leguas de la casa más cercana. Pero es también mujer
impulsiva, arrastrada por una fuerza superior a ella sin percatarse del daño que causa.
• El Novio
Buen labrador, trabaja las tierras de su madre y quiere entrañablemente a su prometida. Simple,
confiado e ingenuo se ve fatalmente envuelto en el desenlace trágico.
• Leonardo Félix
Excelente jinete, también joven y fuerte; de pasiones impetuosas, actúa con arrebato.
Poco honrado, egoísta. Fue rechazado por los padres de su primer amor. Profundamente
enamorado de la Novia. No se averguenza en abandonar a su mujer ni a su hijo para escaparse
con la Novia. Su carácter es parecido al de ésta: inconsciente y apasionado.
Se debe notar que éste es el único personaje de la obra al que se le confiere un nombre propio,
lo cual subraya su importancia en la trama. Más aún, mientras que al resto de los personajes ven
su rol definido, o hasta cierto punto limitado, por el nombre que llevan, al darle un nombre
propio a este personaje, García Lorca se ve libre de desarrollarlo más plenamente y hacerlo un
personaje menos estereotipado.
• El Padre – simboliza la ambición
Ya anciano, se muestra comprensivo y amante con su única hija tratando de suplir la ausencia
de su esposa muerta hace años. Hombre tranquilo, interesado especialmente por las tierras del
novio, le advierte inconscientemente al novio de que la novia no lo quiere.
• La Mujer de Leonardo – simboliza la mujer sometida
Es prima de la Novia; tiene un hijo pequeño y sufre con dignidad los arranques de su marido.
• La Luna – simboliza la traición
Aparece en la escena del bosque, encarnada en un leñador joven de cara blanca. Esta idea de
Lorca de representar físicamente a la Luna como un leñador puede vincularse con el tema
principal de la tragedia y con el rol de la Luna como “ayudante de la muerte”: el leñador, por su
oficio, es aquel que siega el ciclo vital, que destruye la obra de la naturaleza. La oscuridad
protegía a los amantes y la Luna, al iluminar el terreno a pedido de la Muerte, permite que los
dos hombres se encuentren y se maten. El leñador como figura macabra corta de golpe la
simiente, la vida joven.
• La Muerte
También aparece en el bosque. Se la presenta como una anciana mendiga, descalza y totalmente
cubierta por tenues paños verdeoscuros, que busca la complicidad de la Luna para lograr sus
objetivos.

El resto de los personajes se inserta en el marco de austeridad socioeconómica propia de un pueblo


campesino de Andalucía:
• Suegra de Leonardo – simboliza la suegra entrometida
• Niño de Leonardo
• Criada
• Vecina
• Muchachas – representan la opinión social
• Leñadores

Símbolos
El caballo: comúnmente es un elemento asociado con el sexo, la virilidad y la fuerza, características
presentes en el personaje con el cual el caballo está claramente asociado a lo largo de toda la obra:
Leonardo. Más globalmente, representa la pasión desenfrenada que conduce a la muerte.
Probablemente la mención más significativa de este símbolo se encuentra en la nana que cantan La
Suegra y La Mujer en el segundo cuadro del primer acto. En éste, mediante el uso del caballo, se
crea una ironía trágica que augura claramente el desenlace fatal de la obra.
Luna: es un elemento recurrente en la obra de García Lorca, simbolizando en la mayoría de las
veces la muerte. En Bodas de sangre vuelve a otorgar este significado trágico, pero aquí la luna no
sólo está asociada con la muerte, sino que se vincula directamente con la violencia y el correr de
sangre que ésta implica.
La Navaja: muerte.
La Mendiga: simboliza la muerte.

Escenografía
En Bodas de sangre el autor ha cuidado los distintos aspectos de la representación teatral: las
indicaciones escénicas, la escenografía, las vestimentas y las actitudes de los personajes, aparecen
precisamente consignados.
Música Instrumental y Canciones
• En el acto primero dentro del cuadro segundo, la Suegra y la Mujer arrullan al niño con una
canción que trata sobre un caballo y sus recorridos. La misma tiene un tono lúgubre y
anticipa los hechos venideros con la mención de un puñal de plata.
• En el cuadro primero del acto segundo, cuando las muchachas le cantan a la novia, su
canción crea el ambiente para una fiesta.
• Los violines en el cuadro primero del último acto proporcionan un tono triste en
anticipación a la tragedia.
Si bien aparecen pequeños poemas en boca de distintos personajes, algunos de ellos adquieren el
sentido colectivo de un cantar popular al ser recitados en forma combinada por dos o más
personajes: tal el caso de la 'Nana que interpretan, la Suegra y la Mujer de Leonardo, el cantar
festivo de las bodas, y la desgarrada elegía final que la Madre, la Novia y la Mujer dicen por sus
muertos.
Vestuario
Todo el vestuario resulta apropiado excepto en el día de la boda, cuando la novia luce un traje
negro, lo contrario al blanco, color preferido para estas celebraciones. Además el negro triste
contrasta con los zapatos del novio, que había escogido especialmente para la ocasión porque le
parecían alegres.
Efectos de Sonido
Todos estos efectos concuerdan muy bien con los acontecimientos que acompañan y ayudan a dar
significado a los hechos.
BODAS DE SANGRE
de Federico García Lorca
Dirección de José Carlos Plaza
Coproducción
Centro Dramático Nacional y Centro Andaluz de Teatro

noviembre 2009

Lorca escribe esta tragedia tomando como punto de partida un triste y sucio
acontecimiento de su tiempo, sucedido en Almería en 1928 [El crimen de Níjar] y
apoyándose en ritos inmemoriales, en canciones de cuna y boda, en miedos y
creencias de un pueblo que conserva en su interior el sentido arcano del fatalismo.

Lorca entra en el mundo trágico sin prejuicios. Utiliza la presencia constante de la


fatalidad y el mal augurio ya desde las primeras frases de la Madre, la aparición de
unos personajes superiores, lejanos y moralmente distantes: La luna, los leñadores, la
muerte y la manifestación de la fuerza motriz: la sexualidad, que arrasa y pasa por
encima de prejuicios, normas y represiones. Esa fuerza se muestra desnuda, limpia,
prácticamente sin anécdota alguna, sin adornos. “Hay en “Bodas de sangre”, estados
generales de la conciencia humana mas que caracteres individuales”.
[…]
Por todo ello hemos huido en nuestro montaje de cualquier aparente actualización y
hemos intentado justo lo contrario: volver la vista atrás, muy atrás, en un tiempo y un
espacio donde la tragedia pueda tener lugar, basándonos en la pureza de las
emociones, la simplicidad de los motivos y la austeridad de los actos y sus
consecuencias. Intentando despejar el camino para que llegue en toda su profundidad,
belleza y complejidad la palabra de Lorca.

José Carlos Plaza