Vous êtes sur la page 1sur 672

Coleccion de documentos

para la historia de México.


Tomo 2 / publicada por
Joaquin García Icazbalceta

Source gallica.bnf.fr / Bibliothèque nationale de France


. Coleccion de documentos para la historia de México. Tomo 2 /
publicada por Joaquin García Icazbalceta. 1858-1866.

1/ Les contenus accessibles sur le site Gallica sont pour la plupart des reproductions numériques d'oeuvres tombées
dans le domaine public provenant des collections de la BnF. Leur réutilisation s'inscrit dans le cadre de la loi n°78-
753 du 17 juillet 1978 :
- La réutilisation non commerciale de ces contenus ou dans le cadre d’une publication académique ou scientifique
est libre et gratuite dans le respect de la législation en vigueur et notamment du maintien de la mention de source
des contenus telle que précisée ci-après : « Source gallica.bnf.fr / Bibliothèque nationale de France » ou « Source
gallica.bnf.fr / BnF ».
- La réutilisation commerciale de ces contenus est payante et fait l'objet d'une licence. Est entendue par réutilisation
commerciale la revente de contenus sous forme de produits élaborés ou de fourniture de service ou toute autre
réutilisation des contenus générant directement des revenus : publication vendue (à l’exception des ouvrages
académiques ou scientifiques), une exposition, une production audiovisuelle, un service ou un produit payant, un
support à vocation promotionnelle etc.

CLIQUER ICI POUR ACCÉDER AUX TARIFS ET À LA LICENCE

2/ Les contenus de Gallica sont la propriété de la BnF au sens de l'article L.2112-1 du code général de la propriété
des personnes publiques.

3/ Quelques contenus sont soumis à un régime de réutilisation particulier. Il s'agit :

- des reproductions de documents protégés par un droit d'auteur appartenant à un tiers. Ces documents ne peuvent
être réutilisés, sauf dans le cadre de la copie privée, sans l'autorisation préalable du titulaire des droits.
- des reproductions de documents conservés dans les bibliothèques ou autres institutions partenaires. Ceux-ci sont
signalés par la mention Source gallica.BnF.fr / Bibliothèque municipale de ... (ou autre partenaire). L'utilisateur est
invité à s'informer auprès de ces bibliothèques de leurs conditions de réutilisation.

4/ Gallica constitue une base de données, dont la BnF est le producteur, protégée au sens des articles L341-1 et
suivants du code de la propriété intellectuelle.

5/ Les présentes conditions d'utilisation des contenus de Gallica sont régies par la loi française. En cas de
réutilisation prévue dans un autre pays, il appartient à chaque utilisateur de vérifier la conformité de son projet avec
le droit de ce pays.

6/ L'utilisateur s'engage à respecter les présentes conditions d'utilisation ainsi que la législation en vigueur,
notamment en matière de propriété intellectuelle. En cas de non respect de ces dispositions, il est notamment
passible d'une amende prévue par la loi du 17 juillet 1978.

7/ Pour obtenir un document de Gallica en haute définition, contacter


utilisation.commerciale@bnf.fr.
COLECCION DE DOCUMENTOS

,t'.
PARA LA HISIMUA DE MEXICO
A-

TO~~BtOHtÔ

ntPRENTA PARTICULAR DEL EDITOB


OtUt t. thnrt<t. X. t.
De Mt<t obr~ t0!o ac h<m tmpyMO 300 t~tmptare* c" *~pel comun. y IS en papol ano.

SE HALLAR.4 EN

MÉxico. An)is"t'fGrf<t, Portal 3.


MADMID. Srcs.HijosdcD.HabrictSanchez.Carrctus.SJ.
~eAKUstinosNAm.

PA!(t.s. M. F. BrtM'het, rno de t'Abbuyc, 8.


MM. Gustave Boasmu~ y C', (pmi Votifure, 35.
T~ONDUKs. Trfibucr y C', GO Pnt<'rnost<'rRow.
I.KIMICK.
VtKNA. Ucrold Brockhaus y C*
et fils.
NuKVAYoïtK. (jeo.r. Philos &C;, M N~saustr~t.

Dt t'!M)A)) ?JKL KDITOR.


COLECCION

DOCUMENTOS t)E

t'AKALA

HISTORÏA DE MEXICO
1

PUBHCADA POR JOAQUIN GAHC!A !CAZBALCETA

TOMO SEGUNDO

MEXICO
ANTIGUA LIBRERtA, PORTAL t'K AGUSTINC8 X. 3

1866
PROLOGO

Quam txnf, atnjudicahunt,magno certe cum )atx)m.

Cuando à principios de 1859 publiqué el primer tomo de


esta CoLECCtON, me proponia terminar en breve el segundo.
Los matcriales estaban reunidos en su mayor parte, la im-
presion se habia comenzado ya, y tenia tomadas mis disposi-
ciones para que continuase sin inlerrupcion y con la rapidex
que permite una publicacion esmerada. Creia yo que en un
ano, ô dos à lo mas, quedaria terminado el presente volùmen;
mas no contabaciertamente con las calamidades que me aguar-
daban. Agitado ya entonces el pais por una revolucion san-
grienta, lejos de calmarse los tiempos, cada dia se presentaban
mas dificiles y borrascosos. aunque extrano del todo a la
politica, no he podido menos de resentir, como habitante del
pais, una buena parte de las desgracias que han pesado sobre
él. Y como si no bastase esa pena, quiso la Providencia agra-
var su mano, y permitir a la muerte que me arrebatase lo
que mas amaba yo en el mundo. Resignado à sus decretos,
pero con el animo destrozado, abandoné por largo tiempo mis
pobres trabajos literarios, que hasta entonces habian sido la
casi ùnica distraccion de mis tristes horas.
El deseo de ser util à mi pais, las instancias de mis amigos
(alguno de ellos arrebatado tambien por la muerte en esa
epoca aciaga). y el compromiso, tacitamente contraido, de no
dejar solo el volùmcn que se intitulaba pnmcr~ me obligaron
lentitud y dcs-
al fin a continuar la imprcsion pero con la
estimulo para
alicnto de quicn habia perrlido toda esperanza y
el porvenir. Sirva esta brève explicacion de
disculpa por el
retarde en la publication de este segundo tomo, y de excusa
de algunos de los dcscuidos y errores que en él pucdan notarse.
Convencido sicmpre de que el siglo xvt es la cpOQa mas
tambicn este
importante de nucstra historia, le t.e dcdicado
volumen. De los documentos que comprendc doy razon en
Noticia sc~uida, no hay para qué anadir aqui
la que va en y
nada accrca de ellos.
Era mi animo no proseguir en tan ingrato trabajo, y dar
Un dcbcr de amistad es el
ya por terminada la COLECCION.
me obliga a emprender la imprcsion dcl tercer tomo, que
que
ira ocupado por entcro con la ~~ortc: jEc~t'a~tcct
7K<h'oMO,

del Padre Fray Geronimo de Mendicta obra importante, que


hasta altora se habia creido enteramente perdida.
No sé si otras razones me obligaràn despues ai seguir ade-
lante. Materiales sobran, y los que tengo en mi coleccion de
manuscritos bastarian por si solos para complétât' hasta sois
6 siete volùmencs. Pcro los anos vuelan, las fuerzas se dis-
minuyen, y nadie sabe si esta lejano ô proximo el momento
sin aviso ni espéra le
en que la muerte ataje sus pasos, y
obligue à dejar à otros la ejecucion de lo que él se lisonjeaba
de IIevar a cabo.

México, Marzo i8 de 1866.


tNDICE

<
)
Noticia(tetaspiezascontenidasene))tevo)umcu. lx

Kea) Ejecutoria d<- S. M. sobre tierras y Levés y ordenanzas nuevamentc hccha*


réservas de pcchos y paf;a,pertcnc- por S. M. para la gobernacion de ht
!nd):)s, y huen tratamiento y conser-
ciente A (n~ caciques de Axapusco, de,
vaciondetosindios.
Cortés.
)ajurisdiccionde0tum))a.
Memorial de Luis de Ca.deoas coutra

Mcrced A ))ernan Cortés de tierras inme-


1
Memorial de t r. Bftrtotomede
las C<tM",
obispo que fut- de Chiapa, fn favor de
los indios de N. Espana. (Factimile.) M8
diatas.tM'-xicoy'iotarescntaciudad. M Memorial del obi<po Fr. Bartotomé de
Ôrden à Portes para que ee detenga a las Casas y Fr. Domingo de Santo To-
diez teguas de México, hasta que He- m.'s, en nombre de )os indi'M de) rerù,
~uctase~undaaudiencia. 30 contra la perpet'n'tad losy espaootes, ofrecen ser-
vir con lo mismo que y
Méat provision sobre descubrimientosen
cien mil ducados mas; y si no oviere

M.
el Mar del Sur, y i-espiiesta de Cortex
a la notificactonqoe se le hizo de ella. 311 comparacion de )o de los c!!pano)es,
Relacion de los )M:r~)cioa del marques servimn con dos miUones, pa~ados en
cuatro ni)c", con las eondicionet. que
del VaHc, que de su orden presentu el
Uc~ùnezaS. ponen. ~'aftt'm~ej.
Ccynos.
~3t
231

él.
Pcticionqncdi6 D. HernandoCortcscon
tra D. Antonio de Mendoza, virey, pi-
diendo residencia contra
Fragmento de la Visita hecha a D. An-
Se~unda carta del Dr.
Carta de la ciudad de Michoacan. 1**

terprète.
62 Hetacion de la t-ntrada de Xufto de Guz-
man, que diu Uarcia del Pit-ir, su
in-

tonio de Mendoza. – 1nterroj<atorio


c) cual han de examinados los Relacion de ja conquista de los Teu)cs
por ser
parte chichimecas, que diô Juan de Samano. ~6~
testigos que presente por su
D.AntoniodeMendoxa. Primera relacion anonitna de la jnrna-
m da que hiM Suno de <;uxman a la
Cartade(.eruninML<)ptxa)Emperador.
Carta de Fr. Martin de V alencia y otros
Nueva<.aticia.
misionf'ros.))Emperador.<55 Segunda relacion anunima de la jnrna-
Carta del Lie. Francisco Ccynos, oidor
rador.~actt'n'fe.
de la audiencia de México, a) Ëmpc- Nucva (.atiria.
da que hi/.o Kuno de (.uxman a la

Relacion de la jornadaque hizo D. Fran-


cisco de Sandova) Acatitti, cacique y
Parecer de Don Sébastian Ramirez de
Fnen)cat,obifpodeSanton<)nunftO, scnor natural que fué del puehto de
présidente de la real audicncia de Tlalmanalco, p~vincia de Chalco,
y
Nueva Espaça. ~ct'm''ej. ~65 con et senor visorey n.
Antonio de

~ac..t'm,!t. j t;a-ideXuchipita.
Parecer de Fr. Dominpo de BctanMs

Carta de Fr. Oominito de Hctanïos. m8 Mémorial


MendoM,cuaudo fué a tavonquista
y pacincacion de to<
indios chichime-

Parecer de Alonso del


Xurita.
CastiHo. M'! de t). Atonso de 333
Fragmentesde unaHistoria de ta Nueva '~np. 3t. Tnma rcsotuciun el ftohprnndor contra los
ospanotps~porcobardps.
Galicia, escrita hacia 1650 por el P.
~a~M~m~M~a~o 401

Francisco.3.t3
Fr.A))ton)oT(;))o,delaurdcndeSan
C~p.8.Dc)t)cnnquistadc)aNucta6a)icia,de)a la
<))'!t)tcd!tnt)o<'(rttcndcn)mt:trtariudaddoCna-
dutajarandondosohaHMdctprminadOytto~
nucvaf]))Ct'tvtr"yU.\ntoniodeMcn<tMavcnia
otrabandadem)oerandedcH))t)da!ajara. 3):)
atSfM'orroypittahacnctvancdt'Cutnacomba-
Cap.O.)'ros~uc)aconqu~tade)aMucvaCd)!fta tip))d<ttafUt'rxayetpc)f)ftt,y(oquesucediA.~)7T
portapartt'detponicnte. 3~r
C.)p.)0.))o)ac<)))qu~t~dc)va)Icdn*caponeh.,ten
'3ft.EnqH''sctritt))f'<mt)t<'tvtrcyt).Antt)tttft
dcMet)d"zadetermt))~if'at)tf~otdeNochi<ttan,
xrandnutiuquea)!im!!)6a)ci!rcHn<'r!stn~)o.. M yde~tquc'mcedi(~cnctca)Mi))n. ~o
Cap.«.D<')a<'onq)nstadctaspr«vnMiasdeCha <~)'.3T.Enqt)ca('trfitat'<tfnoUf~«ctvircyD.An-

!'anM!gue).
'"eHaYCu)taran,))afundactonde)aYiHadc tnnio de Mcnd«x.' ut pcftft) y hx'rxa de Nochtattan.
vircy
Cap. M. En quo se trah) conttK't U. Antontode

Du1588.
Cap.<it.He)ann)qu~!adcr<'p!a,Panuco6Guadia-
"a,PetaUan,TanMch~ta,Sina)oa,yrmdt')as
Cjp. )3. Se deciaron abonna dudas sobre )(M tMta-
M.,
MendoM y et nobfn~tdor Criatubat de OAato
fucr<m con ctt'J~rcUno) Mittnn, y )oqt)e<ucedt6
en ~i tnpgnfjucsf deac'nharMXuct cj~f< itodct pe-
n<')de'<M'h)!tt)an. ~7
rcs pertcnMitntcs 4 la Nucva Ë<)'af)a y .i la !<uf-
tat.)<))ci<icdarat<)ndc)Mfund))C!0))Mdt')a
ciudaddeCmHt'ostptay\tnade)arur)t)cuci(tn.~J
Cuf. 26. En que se trata de atgunot atxamicntoa de
tMindtot cemarcanott 4 la villa de GaadataJB-
la
sucediA.
<:ap.3tt.En<tucsctrMtacun~dvirpyfM~'a~pc~ot
de ta harranea dct pucid~ de Tppe~ca,y quo
t:n

ru, y de las gucrrtit que los espahotM tuvieron Tercera relacion anunima de la jornada
M'n)!))oa,YdeM))ac!HMdonctc. 3M
Cap.!T.KnqN<'M)rat!)dcunt)b<)ta))a()nctMVO<') et
ti~t'crnador Ctejto t'crM de ta Ton-e ton el cact- vaHaHcia.43U
que hiM Nuno de Guzman a la Nuo-

'M9.
queCualicarfindifMdeXocoHanyCualacaUan. Mo
C.ip.MEnqHCMtratttc~moctEmj'cradorO.C.ir- Cxarta relacion aounima de la jornada
los hizo ciudad a la ville de enadatajara, T le dto que hizo NuftO de Guzman a la Noe-
pscudodt armas este af)e do tm!nta
Cap.M.EnqueMtratan'moeateanodf'cuarenta
nuovt. M! va Galicia 4(;)1
repartieronlos ej.doa de Guadalajara, do otras Informe al Roy por el cabildo edesiAsti-
~t
C.tp.M.EnqueMtratacomoettotxrnadotCrtotu-
~a) de Of!ate tuvo not!f!a en Cuadatcjara de quo
deaquHlreino.8t
co de Guadatajara, acerca de las cosas

Oausuta del Testamento que hizo el


)oS!nd)nsde)a~prradeT<'pky)M<-a!!ca))Mdc)
Teul, T!a)tenamny Xurh)pi)a ya ne querian Mr-
vir.~cotjeMdMtaruet~ttamicntt).
Ctip. 3). En que se tram cùtoo Hc~ nueva a la ciu-
dad de Guadatajara.de que el adelantado0. fe-
:)M tasCasas.5M
obispo de Chiapa U. Fr. Bartolomé de

Carta de) P. Fr. GeroMimodo Mendieta. 5<r)


dro de Alvarado habia He~de al paerto d)) la Carta del Lie. Màrcos de A~uitar, y do-
Navidad con su armada, parairttaChmajfet
~"hernadnr t D'ithnn'ntodeGuadatajarate le es- eumentosanexos ~m<at.<t'tn«M. 515
critHCrnnpidt~ndotGsrworro. ~jû lielacion hccha por el Sr. Andrcs de Ta-
C«)).M. En que <t trata dt )o que Mio c) ~ettrna- pia, sobre la conquista de México. nfit
dorOi)atede!pnctquedcspaetMi)iM~icoupcdir
i.worro al virey U. Antonin do Mendoza, y a Za- Memori:d de Fr. Bartolomé de las Casas
pnt)ana)adtlantadn)).pM)mdcMtara<tm. a)Conseiodetndia3.MS.
Casas.
:m~
Cap. !H. En que sctrata onn(~ el adelaiit4idoM. )'e- Ileticionà Su Sanlidad Rio V, del obispo

tun'dtende.
dro de Alvarado Hcgo a la ciudad deCMadatajara
con sus ~))dadns,y de atgnnascosasque fueron
~y
de Chiapa D. Fr. Bartolomé de las
599

ERRATAS
Pàg. ~xvf, lin. M cidnad 7e<ue ciudad
Pàg. <53, tin. 3 subiendo: Tacuha ~<Mf Xacuba
PAg.16')in.9:pereconM<M<!parccen
? ig. 975 atiado.M a la nota probablemente Sanchez.
Pa~. M9, tu), ta ~<ndo.- pueder M<M<; puede
NOTICIA

DE LAS PIEZAS CO~TËMDAS EN ESTE VOL~MEN.

Todos los documentos que forman el presente votumea perteaecen ai


sipto XVI. Acaso habria sido conveniente, en opinion de algunos, colo-
cartos por erden cronetogico. asignando un lugar probahle à los que ra-
rcccn de fecha. Tat fuë tambien mi primera intencion; pero no
tardé en
advenir que rcsuttaba una gran confusion de materias, y que era prefe-
ribte disnittuir los documentos en grupos que presentaran cierta unidad
de asunto. Tampoco esto era facit en la pràctica, y por to mismo ))ube de
timitanue a e~itar desacuerdos patentes, y a procurar que se verificase sin
ntucba violencia el paso de un grupo a otro. En el primero reuni los do-
cunu ntos relativos a Hernan Cortés bien fueran aqueUos en que él nusnM)
ttabta, 6 los que le tocan por su contenido. Puse a! ùttimo la peticion que
présente contra D. Antonio de Mendoza, para colocar en seguida el frag-
mento de la visita hccha al mismo virey, que forma el principio del segundo
g) upo. compuesto de documentos que se retieren à sucesos de los primeras
anos despues de la conquista, y en que se tratan las cuestiones que ocu-
pat)an eotonces los animes, principalmente la de 6jar la condicion del pue-
blo conquistado. Conctuye esta parte con la Cnr/a de la C'«<f«ff de ~f-
ehwtc<!M, que, aun cuando solo sea geogràticamente. nos conduce à las
provincias de la Nueva Galicia. Desde aqui fué ya imposible guardar ér-
den alguno, porque hubo necesidad de ir colocando los documentossegun
venian à mis manos. Los de la Kueya Galicia terminât) con el 7<t/<"mt al
Rey por el CaMMo ecfeMa~tfo de ~Mada~ara. Viene en seguida un pre-
cioso fragmento del testamento de Fr. Bartolomé de las Casas, y a conti-
nuacion una larga é interesante ça) ta de Fr. Gerônimo de Mendieta. La
jR~oct~H de Andrés de Tapia debia haber ocupado el primer lugar en este
votùmen, si a tiempo la hubiera yo tenido; pero entonces aun ignoraba
de
su c\i«tcncia. Concluye el tomo con otros dos pequenos escritos
Fr. Bartotomë de las Casas.
Todos los documentos que ahora publico son incditos, cxceptuando un
fraguu'uto de la relacion de servicios de Cortés, y el texto de las A'xn'M
LeyM. Es cosa notable que de unos treinta y cinco documentas que com-
prende et tomo, solo <rc.< be conseg~ido en Mexico:' todos los demas los
he hecho venir del extranjero. Muclos de ellos los tengo originates; y no
es facit que alguno se figure el cos~o y el trabajo que me ))a ocasionado
la réunion, copia, confrontacion, anotacion ('- impresion de mutas pic/.as,
ejecutado todo por mi solo, sin el auxilio siquiera de un escribiente aun
la parte mayor de la composicion ti))ogratica es obra de mis manos.
Cuantos han manejado papetes an'iguos saben bien que cax'cen de toda
puntuacion; por to mismo, la que t)e\an es obra mia, y si el lector gusta
de cambiarla para obtener otro sentido, es du<'no de bacerto. No estâta
por demas repetir aqui la advertencia becba al trente del primer tomo;
que para excusar notas se han puesto de VEHSADTASaquellas palabras que
e\identeMente faltan en el texto aunque no estun en los originales o
copias que sigo. De los originales se han sacado con toda tidelidad tes
quince facsimiles de firmas con que va adornado el tomo.
Hechas estas advertencias générâtes, procedere, como en el primer
votùmen, à dar noticia de cada documento en particutar.

REAL EJECUTORtA DE LOS CACIQUES DE AXAPUSCO.

Desde que tuve, hace anos, noticia de este documento, détermine pu-
bticarto, y pude lograr mi intento, gracias a la antigua amistad cou que
me favorece el Sr. D. José Fernande Hamirex. De su copia saqué la mia,
y no contento con esto, le rogué que se tomase el trabajo de anotarta~
como to hizo cumplidamente. De suerte que et Sr. Hamirex fué el éditer
de ese documento, y yo me redujc por aquella vez al ofieio de simple
impresor.
IjO curioso é importante de la ejecutoria hizo que la mostrase yo desde
entonces a varios aucionados a nuesnas cosas, y no t'attô atguno que sus-
citase dudas acerca de su autenticidad. Este dio moti\o a que dirigicse
yo at Sr. Ramirez la carta que a continuacion inserto, asi como la res-
puesta de dicho senor. Con ambas piezas a la vista, podra juzgar et lector.
«Sr. D. José Fernande Ramirex.–Mexico, Setiembre i° de i865.–
Muy Sr. mio y estimado amigo Desde que me proporciouo V. para su
impresion la Real Ejecutoria en fayor de los caciques de Axapusco, la
comuniqué a varios aficionados a estas materias, y entre ellos à nuestro
respetable y sentido amigo el Sr. D. José Rernardo Couto. Pasados al-
gunos dias me la devotvio, diciéndome que dudaba mucho de la autenti-
cidad del documento, y en seguida me e\ptice las raxones en que tundaba
sus dudas. Entonces las comuniqué a V., y no te hicieron fuerza. IIa-

La Ejecutoria de los caciques de Axapusco, la Relacion de Acazitii y los Fra~mentjo&


del P. Tello.
btamos varias veces acerca de ello, y al fin se convino en que el Sr. Couto
me explicaria en una carta sus razones, las cuales trastadaria yo à V., à fin
de que en respuesta expusiese las suyas en favor de la autenticidad del
documente, limilandome a publicar una y otra carta al frente del segundo
tomo de mi COLECCION DE DOCUMENTOS PARA LA !1<8TOR)A HE MÉxtCo, para
que cada lector decidiera la cuestion en et sent~do que mejor le pareciera.
<A)gunos anos, y bien agitados y tristes, han pasado desde aquettas
conversaciones. I~a durexa de los tiempos ttamaba continuamente la ater.-
cion de todos hacia asuntos mucho mas graves la muerte coronaba la
obra, y despues de herirme en mis mas caras ateccicnes, me arrebataba
tambien, poco despues, à un excelente amigo, at mismo Sr. Couto, que
no ttego cumplir su ofrecimiento de escribir la carta en cuestion.
<Catn)ada despues la borrasca, y proxima ya a terminar la impresion
del tomo segundo de esta COLECCION, a cnyo frente esta el documento à
que vamos ttatiendo referencia, me veo en la necesidad de distraer â V;
de las graves atenciones que le rodean y to hago despues de haber obte-
nido para ello su autorizacion verbal, y porque sé que en sus horas de
descanso gusta de voher a tes antiguos estudios, que le son tan familiares.
Voy. pues, en este caso, a suptir matamente la irreparable perdida de
nucsno bucn amigo, procurando recordar to que varias veces le oi, para
exponcrto a V. en pocas palabras, y que sirva de motivo a su contestacion.
tFmxJaba el Sr. Couto su primera duda en to desalinado v trunco del
manuscrito. Decia que semejante redaccion no podia venir de persona
met)i:n).)HK'nte entendida en los sucesos que reMere, y en la lengua caste-
ttana y que la misma muchedumbre de notas que V. se habia visto obli-
gado a anadir para sa)var los huecos, contradicciones y dMjMra(e< del ori-
ginal, probaba sus dcfectos, pesar de las ingeuiosas exptit'acioMes que
V. les buscaba. Insistia sobre todo en los anacronismos que â cttda paso
se observan, ya en fechas, ya 'en noticias que solo posteriormente pudieron
adquirir los indios, y que V. explicaba (notas 15, 30. 21. 55 &c. ) supo-
niendo omisiones, erratas y descuidos de ptuma. Ltamaba tambien su
atencion que el documente mencione alguna vez la correspondent ia del
catendario de los antiguos 'nexicanos con el nuestro cosa que indu<t.dtte-
mente ignoraban de todo punto los indios que iban hablando, y que con
justicia ttamô tambien la atencion de V., dandote motivo para la larga
nota 26, en que expreso ser necesaria la explicacion que alli va haciendo,
para dc<tt ufr las descoH/tan~a! ~t<c ncre~nrittnMttte despierla n~MeMn notacion.
<( El Sr. Couto decia tambien algo acerca del titulo de ~n que se da
a Certes, y que en aquella techa aun no habia obtenido. Yo no recuerdo
fijamente eH qué fecha se le permitio anteponer a su nombre ese dictado,
ni quiero perder el tiempo en averiguarto pues aun cuando me inctino
à creer, con el Sr. Couto, que en la fecha de la merced no usaba todavia
fortes esa anadidura ttonortuca, nunca me ha parecido muy grave la ob-
jecMU que podria sacarse de ese anacroaismo, case de existir reaUnmte,
posterior hubiese
porque nada de extrano temdria que cualquier copiante
agregado a un nombre tan conocid ) el tituio de Don que todos le daban,
por mas que no estuviese en el manuscrito original.
< Estas y otras
observaciones, que ya no recuerdo bien, bacia el Sr. Cou-
M, y de ellas conctuia que esta ej'icutoria habia sido haguada con poste-
fioridad a M fecha, par los indios de Axapusco, con et objeto de obtener
mercedes de tierras y ciertas exenciones peticion que trataban de apoyar
caciques al con-
oon el relato de los grandes servicios prestados por sus
quistador espanot, pinténdotos por to mismo con cotores evidentemente
exagerados, hasta el extremo de asentar que para que Cortés Mevase a
efecto la famosa resolucion de destrutr las naves, fué preciso que aquettos
caciques le animaran; io que de paso agravaba la sospecha de que el do-
cumente se escribiô posteriormente, cuando aquel hecho habia adquirido
la fama que no tuiro & tos principios. El Sr. Couto me referia con tal
moti~ dtvprsos casos de pueblos de indics que habian fraguado merccdes
de Cortés y de los primeros vireyes, para acreditar la propiedad de ter-
sucediô
rettos en tHigio; y por mi parte puedo decir à V. que igual cosa
en ana de tas haciendas de mi casa.
< He expuesto à V. to que recuerdo haberme dicho el Sr. Couto. La
tMptt~nactOtt del manuscrito pierde sin duda mucho de su fuerza at pasar
por mis manos: en las de V. esta la defema, que espero sera compléta.
Dare ambas al pùblico; él juzgara. y yo seré siempre de V. afectisi !0
amigo y S. 'Q. S. M. B.–JOAQtXM GAMit iCAZBALCETA.* a
<Sr. D. Joaquin Garcia tcazbateeta-–Mexico, Setiembre 50 de 18(i5.
-Mi muy estimado amigo y Sr.: En vista de la urgencia que V. meamigo ma-
nifiesta por una contestacion il las dudas que nuestro excetente
D. Bernardo Couto insinuo sobre la legitimidad de la ejecutoria expedida
en favor de los puebtos de Axapusco y Tepeyahuatco, voy à ocuparme
del asunto segun me to peuMite el tiempo de que puedo disponer.
< Las
dudas del Sr. Couto eran muy tMturates, y habian ya surgido à
mediados del sigto antjeriwr, dande ocasion a una larga controversia judi-
cial. Es conveniente conocef to sustanciat de ella para la mejor aprecia-
cion del documento. El caso tué como sigue.
<D. Juan de los Santos, D. Antonio Estéban, D. Juan y D. Lorenzo
Morales, con el titulo de «caciques y principales de Tepeyatmateo, y
de D. Juan y D. Fran-
con el derecho de sucesores y descendientes tpgitimos
cisco Morales < companeros ( decian ) del ilustre Hernan Cortés en la con-
posesion del
t quista y pacificacion de estes reinos, habian estado en la consiguiente
gobierno municipal de aquel pueblo y de Axapusco, y por
politica del go-
en la administracion de sus bienes comunes. La diestra
bierno espanot comprcndiô los riesgos de este sistema, que en su principio
fué muy general, y lo ntino empleando sus propios medios. Procuro dar
todo et conveniente desafrotto a la institucion municipal, y poniendo asi
en accion el elemento democràtico, puso mmbien en oposicion il los caci-
ques con sus antiguos sùbditos, destruyendo su inftujo y su poder. En el
caso que nos ocnpa, el virey autorixo los mencionados pueblos para hacer
eleccion de autoridades municipales, y por ella resultaron separados del
poder y de la administracion de los bienes, Santos y los Morales. Este
suceso diô motivo a dos litigios, uno ante el virey y otro ante la audieucia.
< Ante el virey defendian los desposeidos et derecbo perpètre y here-
ditario de gobernar aquellos pueblos, en virtud del privHpgio que tes otor-
gaba la merced de Hernan Cortfs. conMrmada por el consejo. Para fundar
su derecho presentaron et <c«t<)wni« de la REAi. ËtECUTomA que nos ocupa,
expedido el aAo de ~<<V7.
«Dije antes que la providencia del virey se ejecu~o, comprendiendu la
administracion de los bienes. Esta ori(;in6 el litigio ante la audiencia, a
la cual ocurrieron Santos y consortes, quejàndose de despojo. Para fun-
darlo alegaban que los bienes administrados eran propios de los quejosos
y no del comun, y que tes habtun poseido quieta y paciucaNMnte. Cami-
naron cou tal fortuna, que sustanciada la demanda en juicio sumarisimo,
la audiencia mandé la restitucion en auto.de i7 de Julio de i7S5, dejando
a satvo los derechos de las partes.
c Los nuevos manicipales prosiguieron la cuestion promoviendo el pte-
nario de posesion. Santos y consortes pensaron defenderse ventajosamente,
haciendo valer su titulo de proptedad, fundandoto en la merced de Cortés.
AI efecto ocurrieron al virey pidiendo testimonio de la que alli habiaB
presentado en ei litigio sobre el gobierno de los pueblos. Expidiôsetes ea
20 de Noviembre de 1755, y este es el otro testimonio de que hablo en mi
nota i', y que digo obra en <jt mismo votùmen del Arctuvo générât.
< Presentado por Santos en el segundo juicio posesorio, sus contraries

tu tacharon de fatso, mas solo como alegacion fundada en sus defectos


extrinsecos y sin promover prueba alguna. El abogado de Santos to de-
fendiô vigorosamente pero como tales medios tendian directamente at
juicio de propiedad, y en el caso se controvertia unicamecte sobre el de
posesion, la audiencia prosiguio en este hasta pronunciar sentencia, en
5 de Diciembre del mismo ano (1755), por la cual dectarô la posesion en
favor de los pueblos, condenando à Santos à la restitucion de los frutos,
y dejando a salvo los derechos de las partes para el juicio de propiedad.
< No hay duda que la merced disputada presentaba véhémentes sospe-
chas de falsedad, y que una vez producida en juicio, la audiencia debia
procurar esclarecerla. Asi to hizo, tomando la eticaz precaucion, el dia
antes de la sentencia, de mandar reducir à prision à Santos y sus consor-
tes, instruyéndoles un proceso para averiguar la procedencia de aquel
iustrumento. Interrogado Santos, dectarô que cinco 6 seis anos antes le
comunico Blas Lazcano, espanot é intérprete de la jurisdiccion, que ha-
biendovenido à Me~cu en busc=t de unos instrumentes. vio en
u~o~
enviô (Santos)
~c~ corte los de su cacica~;o, y que con esta noticia de adqu.nrtos.
Antonio Morales, con el encargo
su hermano, Lorenzo dectaro de conformidad,
dandote el dinero necesario para ello. Morales
sin poder recordar el nombre de la persona de quien habia hect.o
nunque prision poniendo en
la adquisicion. Por este motive se le conserve en
Haciendo rem.n~scen.
tibertad a Santos y à tes otros et 15 de Diciembre.
tomando noticias, deda.6 et preso en 2() de Febrero det ano si-
c!as y
KU.cnte (i756) que habia consc~ido el
disputado instrumente por con-
solicitador de indios,
ducto de Juan José Espinosa, que ejercia el aficio de
pasandote por sus agencias cien pesos.
< tnterrogado Btas i~.cano. de.-tarô ser cierto
e
que.babia dado a Santos
viô en e< de
la noticia de los papeles a que se referia, y que los
hacia 6 catorce anos. No se rccibio dectaracion a Espinosa,
~.ra, trece
constancia de que existia en Utùa, preso por
aunque en el proceso hay
orden del virey.
La audiencia procuro averiguar si en los cedularios o libros de can.j.a
«
constancia de su registro,
existia copia de la merced t.ect.a por Cortés, 6
nada pudo esclarecer porque los que se conservaban cran de fect.as
mas se
posto iores. El proceso qucdô en tal estado.
Santos, para ejecu-
< Durante las diligencias que se practicaban contra
de frutos. se presento en
tar la sentencia que to condenô à la restitucion demandando la prop.edad
c) juicio D' Maria Morales Austria y Moctezuma
Tepeyahuatco dec.an
de tes ranchos que los municipales de Axapusco y
fundando derecho < la mima ~r< presentada por
ser det
Santos.
comun. y
Este litis ~.r.~<« su
el ~76-~ y en él reproducia el
(dec.a y
.pnderado de los pueblos la tacha de fatsedad. « Por to cuat
» para que se
» andan
e.iten los fraudes y enganos que con
t.ac.pndo, se ha de servir V. A. mandar quc «' ~<<-
f'
dicha merced (alsa

anosantes
Il

Con este motivo recordaha et procès instruido à Santos nueve


la prision hahia sufrido. Et at.ogado de la Morales conter de una
y que
observa.- que tes defectos de
manera que parece satisfactoria. nespues de < Ademas de que
dice
forma no invaUdan la materia de los instrumentos,
aqueOosnaturates ( Santos y soc-ios)
~n las diligencias practicadas contra
.cuaudo se vio et pleito de restitucion, solo se trata <)e
~ha de fa).
virmd de to acor-
.s<-dad y por eso en el primero auto producido en
.dado. solo se providencia el ayeri~ar la verdad; ~<-<< si
visto et pro.
,<<,r~<. se ~.bic~ <i/:r<~ por ~M' < <'< que
i.s<n<m<-nf< y

~reso y fin de las diligencias referidas, ~«


r~~<- ~<?c<,ri~ n,<-i< tuego et yate~. id.or-a los contrar.os por
instrumentosus<.d.ho
.aquetta mera sospect.aemmci~ta. diciendo qne ..)

,es fatso. es conocida temeridad.. (Vot. défia 1~


det Arctuyo. r' yta.
<n)fc <« propia M~-n.
y i~5 del tel foliaje.) Adviertase qne esto se
c:a que habia conocido de los autos civiles y criminales seguidos contra
Santos y socios.
c Ahora bien: resumiendo las especi'-s que ministran estas noticias, y
siguiendo el hito de su enlace con el instrumento cuya autenticidad se
controvierte, ttegaremos a las siguientes conctusiones, que contienen otros
tantos hec~tM bien probados y estabtecidos
<i" El testimonio de la REAL EjECUTOEtA computsado en 16i7. es in-
ott~n~co Mcr«« en <M fecha. l'ara
concusamente un document f<r~iM~,
expcdido en la forma
convencerse de esta verdad basta verlo. Habiéndose
virey, ya del secreta-
comun y estando autorizado con las firmas, ya det
propia auten-
rio y escribano de camara, no se puede poner en duda su
ticidad. En guma, este testimonio no es un documente fatso.
<2? Nadie, en efecto, to tacho como tal durante el largo debate judicial
de que
a que dio ocasion. contrayéndose a arguir de falsedad el original
responden la atestacion original
se sacô el <M«f<o)<to; mas a esta objecion
del secretario de camara que da /t- de que la HEAL ËJECUTORtA que se le
présenté < era la misma sellada con el rcat de S. M. y armada y rc-
~rendada en la forma acMtumtrada, y ser de los MMmM tcnore< del Con-
x 7{eaf de las 7ndt<t<, como en ella se contiene que para to cual, df~MM
x de haber
cotejado y re~*<r<td« en los libros de la gobernacion que cran
)KKM cargo, en el de camara de la real audiencia, por juramento
de los
e ouciates que del original cot!j!<« que to firme Martin Osorio de Agurto,
dep duda de la
t escribano en ella &c. He aqui una atestacion que no
existencia y presentacion del «r~utn~ de la REAL EjECtTORtA. asi como
de su registre atestacion sotemnemente conurmada con el decreto original
del virey, que expresa /tabtr<a n«« (designando aun el numéro de sus
fojas), y con conocimiento de ella determinado la compulsa del testimonio
que hoy se conserva en el Archive,
sustituyendo el original.
jMd<c<aïc< ejecutados durante el mismo sigto xvm en
< 3? Los ac(o<
cumplimiento de la propia REAL tjECCTOtUA. vienet! a dar la ùttima é irre-
fragable prueba de la autenticidad del testimonio que nos ocupa. Ko ha-
biéndolos considcrado nnportantcs al interés histôrico. ùnico que tuve
presente at sacar aquella copia, los omiH; mas puesto que ahora se trata
de estaMecer su legitimidad los pongo a continuacion cop«tHd<< a la
À
ïetra, con to cual se tendra aquel documento en toda su integridad. con-
tinuacion de la razon con que concluye et texto impreso por V. (pag. 24)
se encuentran las diligencias si,;uicntcs:

En tôt corredorM de México de la nueva espaha se noUnc~ tuis vett~uct corrcjidor de


Otumba por virtud dette tM~monfoM)bre querer cobrar et pulque no a lugar asi h) man-
daron los ares. a«entar para que dfUo c~tiite doy fec. t'"<' r«trtf<t.
En el pueblo de Otnmba en nnevc dias dcl mes de ocUembre de mil t«tf.tn<ot y
dit: y
~'«< se le t<M nuterte at justicia y corregidor y aux escrivanos esta r«~ Mt~'ofa de
.su ma; por razon de que el auo de (diez y seis*) tuis vetasquez corregidor fn el dicho
pueblo y pedro topez su escriba::c numbrado, contra toda justicia avian écho recunoci-
mientu de Mas las tierras de la peLtenencia de axapusco de dicha jurisdiccion yzieron
'mapas à pedimento de atv.tro vetas<o espanot hasta que el gobernador onciatesocur-
rieron at superior gobierno y « Mtc<i testimonio <<e<to dicha M'ecxtona para contradecif y
'juutamente pidieron un mandamient" de su exencia C<<c~ y cédula real de su mag. re0-
ricndo que eran pueblos viejos de su jterteuencia y scuorto y las tierras suyas.
'Se mandé por hauto separado sobre que no deben de pa~ar los naturales della por vir-
'(M<<de<tareatM'ecM<ort< escnvanoanaya. ~694. (FtrmadoJSE~AU.ns.
n Los autos fechos y mapas no los quiso devolver el dicho atvaro
de vetaaoo, ni aun que
o se le reconvino y se cojio sautia~otetta por malicia.
Razon.– Mexico diez de marzo de ~694 anos pago la parte de los naturalcs de axapusco
de )os derechos de sien fox.' d~stos autos y e.rec)f<()na ~fe se trfMMnrnn y maudaron por
'f~M el asentista no tes cobre ni juez ninguno del putque de sus maguelles. (Firmado.)
ANAYA. (Aqui conçue <t <M(tmotttO.~

«Las di!i~'xciaïJMdictatM que preceden, todas ori~i)!([!M, y practicadas


))M' t)t<tM(fafo de la audiencia, <t cotifontacino de la E~'ct<<f)ri<[ y en cumpli-
Mtit'ttto y e~ectfciott de ella Htisma, ~cfcn«t y cllatro nt!o.< dc.<pMM de c.rp<'d<do
xx (c.<tiHMHio, ministran una prucba h'refragabte en favor de su autentici-
dad. pues a ser falsa no habrian obtenido los indios en el pleito que si-
{;uieron contra el corregidor de Otumba el ano de 1694. Hay mas todavia
en su favor, y es que la segunda de las diti~cnciasjudiciaies, antes co-
piadas, nos da f't motivo de la compulsa dei testimonio, constandR ademas
de la ùttima, que en el citado ano .s<' cfwt~xf.w otro de la ntt<nt<t, to cnat
no se habria hecho si se dudara de su legitimidad. Despues de estas re-
Hexiones, que parecen concluyentes, no puede oponerse objecion alguna
que la debilite, y ni habria necesidad de tomai'tas en consideracion. Sin
embargo, respetando su origen debo encargarme de las que se indican,
por to que me es preciso continuar la exposirion de los hechos que me
propuse estabiecer.
« 4" Los procedimientos de la audiencia en 1755 contra Santos y sus
hermanos indicaban que 6 sospechaba fneran autores de una falsificacion,
6 )o que es mas probabte y se percibe ctaramente en la informacion su-
maria, que trataba de averiguar la via n~r donde Santos hubiera adqui-
rido aquel documento, que en su ùttima ft<) < manitcstaba con toda evideneia
baber formado parte de autos extraidos, qt'ix:' clandestinamente, de la
audicucia o de atgun oficio pùbtico. Todos los interrogatorios de !a Fuma-
ria )i<'n(ten a este intento. Etta dio la pruet~a irrefragabte de que tal
era et becho, put's et interprète t.ay.cano dectaro haber visto los papetes
rc)ati\os a este asunto cit el «/f<io de ctixtfOM. Esos autos cran, cierta-
mente, los instruidos con motivo de ta <ost'<ha de) pu)<)ue, <'uyas utti-
mas ditigencias se practicaron en 1C94. Sautos y socios (ptcdau, por

Esta dfsipnacion nnmcïica falta et) et cnt'uc))t"a <n su ropi~ tt'stimooiuda, y f"n-
ori~ina), por d("icuido de) cscrihann, mas se cm'rda con la antt'rior razon.
eomsiguienM exontos de toda so<.pect)a de fatstncacion. La Hbcrtad que lea
otorge la andiencia te confirma ptenamente.
<;Uaa unica objecion, de M) cual apariencia, puecle itacerse, dedac'da
de una de las ptwidencias que dicte la aadiencia en Diciembre de i7M.
Ya vimoa que ordetK) la busea del o'tta~ de que M computso el testime-
nio, y que no parecio tuego, se dtra, no existië t)tcgo este es fatso. Lo
consecaencia es la fatM, porque podo existir y haberae pM-dido ô extra-
ïiado. TratabMe de bmcar en i7{H; HM reat provision expedida en i537
y presentada a ia Mdiencia en itM7. esto es,
2i8 anos <)eftp«<'a de Mt
expedicton y le que es moy digno de contideracion. detpaes del incendio
qne Mfrio el palatio vireinal en et tumutto de 16' ~odria extranarse
i
no encontrar aquet doefmento?. Si !)0\ \amos boscar at Archivo
nacionat las numefOMt é interetantes c<-du)a8 det M(;)o xvt, que conforme
a) precepto de la tcy debieron custodiarse y conservarse con el mayor
cuidado en Mna arca cerrada, no encontraremos una sola. V., Sr. D. Joa-
quin. que ha teido el primer Libro de Cabildo de esta ciudad, habrà visto
citadas mututud de personas como poseedoras de solares y tierras en elta,
sin qne haya constancia de las mercedes de su concesion. ~Diremos qae
ùnico. segun decia, de
no exMtieroM? En lin, este argumento M<'<~a<iuo,
de autCNtk'i-
n):)s viso, nada vate contra las prMttM pM<«fa< y aumerosas
dad que presenta la KEAL HjECMONtA en cuesHon. Uiscurro conforme al
criterio tcgat. y con sajecion il las reglas de la togica judiciat. Veamos
ahora io qBc pneda decirse pasando a) terreno de la critica titer.trïa, en
el cuat se cotocô nuestro tinado y buen antigo. Antes advertiru & V. que
atguna vez to to-
nnnca entré con él en discusion sobre este asunto que
camos muy tigerantente en conversacion, y que ni yo mismo ttat)ia ttecho
la dccinm parte de las renexiones qne ahora someto a su consideracion.
< t~s objeciones que V. formula versan pxncipatntente sobre la parte
exthnscca del dot-Otuento. afectando mny ttgeramente su Mtstancta. I~s
cxan!inarë indhtduittmcnte. bien que comiderandosuperuua la duquisicien.
una \ez que se ha probado y demostrado la antentieidad te~t det documente.
« Lo deftatinado y trMn(
del MS. tta dado materia a la primera obje-
cion mas V. me permitirà le diga que no la estimo tat, porque et (ies-
atiûo es precisamente et tipo caracteristico de los documentos df su indole
A V. que ha cxaminado tantos, tantes, to hago juez en
y de su época.
esta causa. 1 Es mejor, por ventura, et estilo de la famosa merc~'d que
Cortés hizo a D" tsabt-t Moteuhzema? t~) es et de las ditigem ias practi.
cadas en la aadicncia, antcs copiadas. y et del comun de tes abondes
que. aun mucho ticmpo despuos, existit'ron <'n
Mt'xice?. Hecuerde V.
que Certes no traje il !a conquista teu'ados. sino hembr~ de guerra y
de
escasa instruccien. de entrt' los cuates ne<es:ui:unente t):tbia de sacur sus
sccrctaries. Kt desatino es, en mi juicio, un date mas en favor de la
autenticidxd. asi corne et documente séria gravcmeutc sespecheso si estu.
viera escrito en fin estilo putido y élégante, porque en e! ejército conqu!s-
tador no habia quien te poseyera.
KTampoco ministranmateria ajustes répares los descuidos de pluma,
huecos, contradicciones y disparates, ni menos puede sacarse una prueba
de la muctiedumbre de notas que escribi para salvarlos. Si estas dieran
!a que se prétende, deberiamos desechar dcsde luego la interesante carta
que los companeros de Certes escribieron à los reyes en 10 de Julio de
i5i9, y que, en menor votùmen, die matcriat a M<t'H<a notas, no tan solo
para rectilicar descuidos y llenar tiuecos, sino tambien para salvar paten-
tes contradicciones; y esto que la copia se decia ser un fra~n~) at<<~«<'o,

dad de ese documento ?.


~<a~:odu por Mcri~ttto pAb~cf). Y hay quien ponga en duda la autentici-
Si quisicramos convertir aquella ohjccion en
regla de critica y apticarta con toda severidad, deberiamos descchar todas
las copias y uo pocos de los originales mismos, mas 6 menos infestados de
los propios defectos. Supongo que to <rM))t~ a que se referia el Sr. Couto
no séria to causado por las roturas det documento original, pues de ellas se
daba fe en el mismo ni creo que de aqui dedujera un argumento contra la
autenticidad, como nadie to deduce contra la de los fragmentes de mutti-
tud de clasicos griegos y latinos que t:an llegado à nosotros con taguuas
que en muchas partes dcstruyen enteramente el sentido.
« Los anacronismos que M c<t<<<t paM se obscrvan, ya en
fecttas ya en
t noticias que solo ~M(<;«urmct)<t; pudieron adquirir los indios, » daban
materia, sobre todo, dice V., a la segunda objecion del Sr. Couto. Per-
mitame V. que proteste contra la frase <! a cada paso f, aplicada il los
anacronismos. porque de ellos sotamentc puede citar los tres que men-
ciona, y que muy naturatmente se explican por un desliz de ptuma eu la
notacion de un guarismo. Los de este género son incontables en las his-
torias de todos los pueblos, y por ial motivo solo se reputa verdadero
anacronismo la antedata 6 preposteracion de hechos que especincamente
se mencionan como sucesivos, 6 el apareamiento de los ocurridos en tiem-
pos diverses, de los cuales cito un ejempto eu mi nota 26". Los que
consisten ùnicamente en guarismos se reputan errores de calculo 6 de
ptmua y se enmiendan conibrme a las regtas de la critica. Las correccio-
nes que propougo en mis notas me parecen de acuerdo con aquellas, y
congruentes con la tradicion ttistorica. Por to demas quicro recordar a
Y. los varies escritos de nuestro t\ttitxochitt, y preguntarte si ha podido
concordar la estupenda discordancia que se nota en las (lue
a un mismo suceso. Z Y por este diremos que son apocrifas sus narracio-
asigna

nes ))ist6ricas?
o
Dicese que el MS. menciona noticias « que solo posteriormente pudie-
À ser exacto et heche tmbria un ve) dadero
x rfu adquirir los indios. t
anacronismo pero ne te cucucutro. Kse documente se compene de des
partes bien diferentcs y marcadas. que no pueden cenfund:rse. La una
comprende la merced otorgada en 20 de Mayo de ~~f9, y la otra su
ampliacion 6 mejora en ~6 de 7)ic«'Mt~rc de ~~26, siete anos posterior à
aquella. A!)ora bien lea V. atentamente la primera merced, y no encon-
trara fin «~ hecho, una ~a especie antedatados. Digo to mismo respecto
de la scgunda, 6 sea su mejora. pues en su fecha todos los hechos que
alli se relatan estaban enteramente consumados, y tampoco se citara uno
solo posterior at ano de ~26.
< Damé tamt)ien la atencion del Sr. Couto que el documento mencione
alguna vez la correspondencia del catendario mexicano con el nuestro,
suponiendo a los indios enteramente ignorantes de ella y esta es la ter-
cera objeciou. Para darle mayor fuerza apetaba at juicio que yo mismo
forme de la especie y de su diticuttad, pues que ella me diô moti\o à la
targa nota 2H*, considerada necesaria « para a destruir las JcMO)t/!at):a< que
)t nccesariamente despierta aquella notacion
cronotogica. t
« La objecion es de algun peso, mas no contra la autenticidad del do-
cumente, sino contra la exactitud de mi redaccion. Confieso francamente
que me équivoque al decir alli que « ni aun siquiera era presumit)te que
» los indios designaran la fecha que se cita, tal cual alli se marca; ya por-

» que el sistema de su notacion cronotôgx era enteramente diverse, ya


» porque ni ellos ni alguno de los que acompanaban à Certes cran capa-
» ces, cn M<a <M'a«OH, de tijar la correspondencia entre los anos europeos y
t mcxicanos. Tales patabnts fueron est ritas en un momento de distrac-
cion. Yo discurria teniendo solo presente la fecha de 20 de Afat/o de Y~9
que t)eva la primera merced, y ctaro es que <'<t «a oca~wo, esto es, at
tercer dia det desembarco de Cortcs, no era siquiera presumible que los
indios ni los conquistadores conocieran la correspondencia de los catenda-
rios. Et caso muda enteramente de aspecto y todas las diticutmdesdesapa-
recen, trayendo la fecha a su propio tugar; este es, a la mejora de la
merced, pues habiendose expedido esta en t52(!, sictc anos despues de la
cntrada de Cortés, habia tiempo sobrado para que todos los oncinistas y
))ombres de negocios conocieran la cof~orduncia de los catendarios, v mas
cuando los conquistadores introdujeron dcsde luego y vutgarixaron ta nota-
cion europea. Cierto es que los indios conservaron la suya en los registres
de familia y memorias histôricas que Ilevaban de los principales acontfci-
tnientos; mas V. ha visto ûunt)ien en txttitxoctntt y en atguncs MS.. que
:i cada simboto crônico de aquellos, ya tigurado 6 ya escrito. le acompa-
na)).)n siempre su correspondencia det ano europeo. en guarismos aral)es.
<Con estas cxpticacioncs desaparece enteranu'nte la diticuttad que pre.
sentat<a la notacion cronotogica de la merced. subsistiendo il la vez la so-
htcion que indice en la citada nota 26'. r~ natural que los indios. a) dar
la itOerpretacien de los an:des pi<<ogra)icosque mostraban il Cortos. desig-
naran el :<no del suceso <<'a)o) alli f.<f<!ba Mfrih), es!o es cen el .wxbo~
r<Mttfo que le correspendia mas como esta notacion no podia tigurar en
el docamento, el redactor, que corocia su correspondencia, la Sttstituyô
con el jnùmero det a5o europeo. Pt'r to demas, la exactitud de esta queda
ya N~mitiesia en la misma nota.
< De acuerdo c<Mt V. en que la objecion deducida del tituto de P~K,
dado a Cortés. Ho demanda un scrio examen, pasemos A la que se funda
en la uarracion que los indios ttacian de sus propios servicios A la causa de
la conquista, y que dice V. «piutahan con colores cvidcntemeate exage-
rados, hasta el extrême de asentar que para que Cartes ttevara M efecto
» la famosa resotHcioa de destruif las naves, fué preciso que aquettoe ca-
~ciqucs le fmi~Mr~H to cuat (a~rega V.) agrava la aospecha de que el
j~documento se escribio posteriormente, cnaado aquel hecho hahia adqui-
rido la fama que no tuvo a los punciptos. o
< StBceramente a~radezco a V< esta objeciou. porque ella me min<stra
la opot tunidad de dar una nucva prueba en favor de la autenUctdad de la
merced mas antes de exponprla me ))crm<ih'a le olMo've que la <wt'K'< ~t
que enuncta carece de fundanMtnto. ~Cuaado juxga V. qoe aquel t)ec))o

met'ced, y «<;? <MÏof! despues del ~cc~ ?.


extraordimario ftdqMh'iû ~anM? ~Aun uo la tewta en tN~. fecha de la
Yo creo que ta adt)uh'i6 toda
y complew deade et momento en que fue conocido en ot pais, y que et
curso de los anos no hizo mas q« propagarla.
« Decia qae esa objecioa daba una prueba mas de autenticidad. Para
convMtcerto basta ttdyertir que la creencta comun, respecto del aconteci-
nuento, ha debido ser la que a mediados del siglo xvt ~eneraUxo ft tns-
toriador Gôntara, quien atribuia ~crtcti todo~M honor. aseatando que
ejecuto la destruccion de las naves « e~ccM~ot de Mts compttAe'~s <te ;))'ntas,
–tca (dice) sin duda "e ~« c«w~<tfoH y sxm <e «nMt<M<mMt si ~<'Bt<M<<<e-
raH;))–expresiane~ perfecttunente adecuadas pM'a reatzar y ex~ttar la
temeridad de la empresa y la audacia del que ta acotnet~c. Ka<die pondrta
hoy ea duda este hecho, y la mencion que de t't hacen los utd<os pasaria
por mM atre~Ma impos«M'a, si un teMiga }M'esenci!~ de los ~MCfM);, M m!
actor en~tos. si ua escrit~M' geMefatatejnM reputado sincère y vertdieo;
en fin, si BertM~ Diaz del Castillo no destniuttera la narracioa de 'G<
mafa, r<;}MtiCBdo et ~artos tu~ares de su M~« te~ft~tvo de .t~t~Mto<<*
(Caps. &8, 59 y iOS), que la 4ettfueciott de las naves <eejecMt6 con
ee<tf)t Lmiento y ~Nn por Mn~« de sus coN~aheros. Poifn~attM V. <}<te le
copie el siguioMe pasaje det cap. 18. < Ptt<es otra cosa p<w dive et Gô-
)!)<tMft. que Cortés matudo Mcrc«tB't'M<c bart~Mar los once !M'v<os en que
thabtxnos w«Mdo. antes ftté pMM'«', parque <jafamente, pur conter de
todcs los demas Mjtdadot t<UMd6 dar coa <;ttos al través, « <~M tfMf'w jS{c. »
La pnteita de Btta attienor y nmy nte<titada dettbcracion ~e ttttOtet'M e"
el cap. S8, domie dice < i~tando ex Cetq~Mt ~aUcaNde con Co<'K«.
t de ptatAca en ptattca acfxtM/fm<o~ los ~ue era)t)os etM arn~oe. <)ue MO de'
*jnae O)n«t puefto nin~tm naHO, siw que ttte~o <<iM<' ai tnnwt <w'Ut«<'M&<
< Contra este testimouio tan explicite como u'recnsabte,
se tenante la
impoueote voz del itustfe historiadorameri~a~W. Présent, manteaieodo
la tradicion acfedittda par Gomara, cMa) si ta gloria del conquistador
pu.
diera BMBCSCfbaj~e partifadotacoM Mscompauerosde peUgros. Cfeohabcr
demostrado en la nom t-eepectiva a este paitaje (Edic. <~Mitettana de Cum.
plido, t. H. nota 8*) que lejos de perder, gana, y que las pruebas coo.
tfarias di«tan mucho de ser conctuyeotes. Keuriendcme, pues, à to que
alli expongo, para Mo eugrosar ctita carta, ya demasiado larga, me eacar.
gare tan solo del pasaje que se cita de utra de Certes, y de dos autori.
dades que entonces no pude cousuttar.
« Dice Prescott que et couquifitado) misn") < c~re~ttMtXe J~c~tra
en su
»carta at Emperador, que ordeMÔ la destruccion de tas naves «M <-M<«-
< c<Mt«;M<o de <t« <r<~<M &c. < Sa)\o« nais respetos y singular estunacton
que profese y veneracion que conseryo a la MM-moria del ilustre hist~tia-
dor, me permitirë obtervar que la remiMiscencia es mexacta. VeanM! mis
pruebas, léase despreocupadamente el pasaje citado (Carta U, S 2 ai Nu),
y se hattara que fuudando la deterntiuaciou en <'t tentor de que sus com-
paûeros se le atzaran, dice simplemente: Tuve mauera tomo so color que
jttos navios no estaban para navegar, M/t<; <t CM~ ~c. < Si de esta
frase final deducia que él solo sin inuMjo extrano determino desir4iiriar,,
y
tendrëmos unioameNte uua d~Mrc~t, mas 00 uua dtf~<r<M'««t &<yrMa, se'
gun se le atribuye. Tampoco aquella podria adniitirse, puesto que para
persuadir a los sotdados que Ka~<M M« M<«<)aM para Haf~r, <<ecf<it6
forzosameute ponerse de acuerdo con las geutes de
mar para que asi to
dectarat au, y contar cou muchos amigos para que to Mstuvieran.
< No es mas favorable et testimoMio que se iavoca de los coatempora-
neos. t)cjando a un tado los que anatia' cn aquella nota. solo vemos en
tos otros uMa reproduccion de to que habia escrito Cortés, variando Mni.
~ament~ las palabras. JUt mas antiguo de ettos. Pedro Martir Orbe
tt(~, Dec. V, p. 526. Pari<, <~7), decia: <M MatM pnx«wMMM, ~M~
~~uc e~t~tOtw «MtM<;r< <t~ M;cet«)Mc ~K«d t«~< pK(r«<<c, ttunmergt
tjutiStt C<~<<:«<M. t Ovicdo ~<«ar«t ~M<'r<~ y H~«r<t< de las 7Md«M,
Lib. XXXitt, <~)p. 3, Ëdic. de la Academia,) caei r<pr<xi<tce a ta letra
el tcxto de Co) tes < So color que los navio<
no esUM~m para aave~!U*,
auo dar coH ellos at través en la costa. »
< Et tutereBaBte wotMmen con
que va V. a enriqMe<;cr nuestro panteon
t'istotico, nos mhu~tra otro testimonio, ttasm hoy ignorado. de un t~ttigo
ocular, y ~vorabte a mi tnn'nto. Meiierome a la Retacioa de Audrés de
Tap<a (pag. S65), qmen dice que Cortés <habt6
w atgunos de los que
< iban por NtM~roit de los nx~s. (' iatguno~ ro~o q<M diet~n uarreMM
~a to< navioa. e a otros que le vinic~en a dec<r que sus Ma~ca estab<m
m~ acondtciotMUMM é
como to hicicsen a~. dicietet Pues no etHMt part
<M~gar, ~eugan a H <:otta, é rompetdos, porque se e~cuae el tNb~o
» de Esta
sostenerlos; e asi dieron at través con seis 6 siete &c. narra-
cion, que concuerda perfectamente con la de Berna! Diaz, destruye toda
suposicion de misterio y secreto, y patentiza que el hecho no pudo veri-
ficarse sin et acuerdo previo, ni sin el concurso de muchas voluntades.
< Esta circunstancia viene en apoyo de la narracion de Bernât Diaz, que

agrega la del consejo de algunos soldados para la ejecucion, aunque bien


se comprende que fuera sugerido por Cortés, sin que los consejeros to
entendieran. Por to demas, aquel testimonio nada tiene de ithxj~af, segun
to calificaha Prescott, pues tambien el cronista Herrera menciona la espe-
cie. En consecuencia, ambos historiadores son garantes de la relacion
que nos hacen los indios de Axapusco y Tepeyahuatco, obteniendo asi
estos con el testimoniode aquellos, la prueba irréfragable de la veracidad
del suyo propio. Y como sea una verdad historica que Cortés destruyë
las naves à ciencia y paciencia de sus soldados, y por consejo de ellos,
propio 6 sugerido, nada absotutamente tiene de extrafio, y autes bien pa-
rece muy naturat, que ios indios unieran sus votos, prometiéndole ayuda.
Tampoco puede dudarse que sus promesas contribuycran à auimarlo para
ttevar a efecto la atrevida resolucion. Podia entonces contar con sus pro-
pios recursos y con los que encontraria en los descontentos. En suma, no
creo avanzar una paradoja diciendo que el propio Cortés garantiza la ver-
dad de los indios, puesto que suscribiô el documento que menciona la
especie, y que su autenticidad parece indisputable.
« Concluia el Sr. Couto sus observaciones, y V. las suyas propias, con
el recuerdo de « diversos casos de pueblos de indios que habian fraguado
» mercedes de Cortés y de los primeros vireyes para acreditar la propiedad
» de terrenos en titigio. )t Et hecho es positivo y se ha repetido en todas
las partes del mundo, aun por intereses ficticios y ridicutos; por el de
satisfacer la vanidad, no siquiera de autor, sino de mero editor. Hemos
visto en nuestros dias ponerse en movimiento todo el mundo literario con
la aparicion de los libros perdidos de Sanchoniaton, produccion apucrifa
de un helenista aleman. Pero las reglas de la buena critica son el crisot
seguro para discernir to verdadero de to falso, y estas favorecen entera-
mente al documento que nos ocupa, ora se considère bajo el aspecto di-
plomatico, ora bajo el judicial, ora bajo el historiée.
« Tenemos en pro del primero la escritura de su época, las <<<~et)Ct<M
w~tK«~ y /trM<t< <tM<dy~ <t/a< de funcionarios pùbticos que las autorizan,
sin que sobre ellas ocurrieran siquiera dudas en los dos siglos ùttimos.
« Esos mismos testimonios nos dan la base para el criterio del segundo,
formado de los siguientes etementos i" la controversia judicial suscitada
sobre la autenticidad del original de la merced y legitimidad <n<nM«'c<t
de su testimonio 6 copia autorizada, Mf~ fo<)it<anf~ que M hMMcra proHMM-
et< sentencia Jec~MtK~a ~t/M 2" et proceso instruido à Santos y socios
con el propio motivo, cw/tM~ CM <t<Maf«~ 5" la existencia dei documento
on los autos originales y su conservacion, hasta nuestros dias, en el Ar-
chivo nacional, pues a ser dectarado falso habria destruido
se por mandato
judicial, conforme al precepto de la ley.
«Et criterio histôrico viene à formar el complemento de los otros,
todas las por-
que noticias det documento se encuentran de acucrdo la
tradicion que nos han conservado las historias contemporaneas. cfm
siendo
so))re todas reparable la noticia
que Prescott encontre singular, relativa
a la destruccion de las naves; en esa época (i526) solo conocida de
testigos presenciates, pues aun no sus
se habian escrito las historias de Bernât
Diaz ni de Herrera. Llamo la atencion de V. sobre
esta circunstancia
repitiéndome su afn.o. amigo y S. S. Q. B. S. M.–JosÉ F. !Ut..KEZ..
b
Sea cuat fuere el juicio que el lector hava formado despues de
te:do to
que precede, no me arrepentiré de ha))er publicado este documento. Si
es auténtico, nadie puede negar su importancia; si no to fuere, quedara
ya conocido y en el lugar que le corresponda. evitàndose
adelante se le quiera hacer que acaso mas
pasar por .«<~aM<«. autentico. Agregaré
ùnicamente, que ayudado del Sr. Ramirez cotejé
con todo cuidado las
~.«.6<M de la impresion con el MS. del Archivo, de
puede estar seguro de tener un tcxto net. maucra que el lector
Antes de pasar a otro asunto debo manifestar mi
gratitud al Sr. D. José
Fernando Ramirez no solo
por los trabajos retativos a esta Ejecutoria y
su defensa. sino por su bondad en resolver muchas dudas de las
hall ocurrido acerca de varios pasajes de que me
otros documentes; en ayudarme
a cotejar algunos por ente.-o
en darme diversas notas importantes que el
tccter vera en el libro, y en prestarme francamente
el auxilio de sus gran-
des couocimientos en nuestra historia
y de su larga practica en et ma-
"ejo de papeles antiguos. Scrvicios
sou estos siempre muv estimables; pero
suben de precio al consider:
que los pedia yo a persona llena de graves
ocupactones, y que nunca me fueron negados.

MEMORIAL DE H')S DE CÀRnENAS CONTRA CORTÉS.

t!e procmadf. recoger algunas noticias


acerca del autor de esta brève.
pero terrible acusacion contra Certes, y pendre a la vista del lector to
poco que he hallado, para que asi pueda juzgar de la fe
a. usader que eu la encami~du enemistad contra Cortés que merezca un
el escribano Diego de Ocana. de quien corre parejas con
publiqué una carta at tin det tome
primero de esta COLECCION.
Bernât Diaz dice r~r,<,
~dn<f, ~5~, cap. 20~:
~r~r<,
Ë C~~n.~ la A, A<
pase otro soldado que se decia <r.
denas decia et mismo
que era nieto del comendador m.ner t). Fut~no
de Cardenas: mu.i6 en poder de indios. Y
paso otro sotdade que se
» decia Cardenas. t.ombre de la
mar. ~~o, naturat de Triana este fué
~e! que dijo que M habia visto tierra adonde hubiese dos fèves, eomo ftt
t!a Nueva EspaBa, porque Certes Me~aba quiMo como rey, deapues <te
» sacado et reat quinto é de pttt~tMMtKo dclto cayb M<a<o, fac a CMt!t~,
e did relarion de ello 8. M. c de otras cosas de agwios qwe le habian
&

» heebo /H~ MMt~ contrario o Cortés é S. M. le tMt~ô dM se M'a! cë~


x dub para que le diesen indios que rentasen
mil pesos. Y aMi cMM' V)MO
t a Mëxtco com ella, mutiô de M mnerte. »
Et nMmo Berna! Diaz habia dicho antes (cap. que cuMtd~ Pàn<to
t~ Na~aM y Ct-Mtobat de Tap!a faeron a RapaSa a dar qM~jM c<MH'a Cor.
tés, Merat-om consigo a Got~ato de Umbria (et paoto a qMten C<M-K;s btM
cottar an pié por conspirai) y < à otro soldado que M decia CardeMs. ?
Habo Mro Luis de CArdenaa que segun Herrera ~DA-. 77~ <<< tftp. Y~)
fué con Francisco de las CMas à las HibueMS contra CrMtebat dû Ottd.
encargë det ~on-'
por quien fué hecho prisionero ( iSa4). Mée odetaMe se
do de la nao .SonfMy), una de las très qae por drden dot Emper~~r des*
pnchô Cortés A cargo de Àtvaro de Saavedra 6 8ayave<<ra, con direccion
at ~f«co, para boscar las naves de MagaHanes, Lo~ysa y Cabcto.
expedicion saHô del puerto de SitMatanejo et 5i de Octubre de iSa7: la
noche del iS de Dicientbre se separaron de la capHana las otras dos naves
saber ~as de ellas. (HM~MA.
que la acompaHabim, y no se ~ohio à
98, '<M.~
Dce. J~, cap. 6; KATAHRETE, ft~M, tom. Y, pp. M,
Que sean tres individuos diversos los que se haïïan con el nombre de
Cardenas, parece indudable. De los dos que Bernât DiM distingue clara-
mente, vemos qae el primero murio en poder de indios, y el segando
MMrto Mt maerte, es decir, de muerte
natorat: el de Herrera mono
ahogado, probaMemente. Atmque este y el segundo de los que nombra
Bernal Diaz eran nombres de mar, el uno parccc no haber pasado de pi-
~~), Btientras que el otro era capitan de una nave. Ademas el de Hemat
Diaz era de Triana, mientras que Herrera dice que el capitan era naturat
de Cordoba. l'or ùttuno, este murio a unes de i527, y et mémorial tteva
la fec)m de i~28. Las senas de Bernai Diaz convienen perfectamente,
rctaciou :i S. M. y
como la de haber ido Cardcnas :i Espana, donde diô
fun muy contrario Certes, l'or todo !o cual creo que el autor de este
mfmpriat fué et soldado que cayo enferme porque Cortés tomalra para si
e! quinto del botin no sera, pues, muy aventurado suponer que la codi.
cb tenia alguna parte en la acusacion.
La copia de este documento la dcbi at favor del Sr. Prescott.

MERCED À HERNAN CORTÉS, DE T)ERRA8 tNMEMATAS À MËX)CO


Y SOLARES EN LA OUDAD.

Det mismo Sr. Prcscott recibi tambien la copia de este documente. At


pié de él (pag. 29) hc anotado to concernicnte a la diserppancia qnc se
observa entre la fecha de esta copia y las de otras dos que se hallaa ea
el archive del hoapitat de Jesus, y nada tengo que agregar aqui.

ORDEN À HERNAN CORTÉS PARA QUE SE DETEKGA A B)EZ LEGUAS


DE MÉXtCO
MA8TA QUE LLEGUE LA SEGUNDA AUDtESOA.

Las desavenencias entre Certes y la primera audiencia hicieron temer


que se MMcitasen nuevos disturbios con motivo del regreso de aquel ii la
Nueva Espana en 1530, ttono de mercedes y honores, y por eso la Em-
peratriz, en ausencia de Cartes V, le prohibio que entrase en la capital,
mientras no llegase la segunda audience. que estaba ya nombrada. Acaso
fué conveniente tal precaucion; mas ne puede teerse sin sentimiento,
que
aun cuando solo haya sido temporainxate, se prohibiera a Cortés, bajo
severas penas, la entrada en la capital le sus conquistas. Cortés mismo
cuenta la expedicion de esta cédula cor o uno de los agravios que recibiô.
segun puede verse en este mismo votu"~n, pag. S2.

REAL PROYtStOK SOBRE DESCUBRtMtENTOS EN EL WAR BEL SUR.

Uste documente es uno de tes muchos relatives a las contrariedades


y
disgustos que sufrio Cortés en su empeno de hacer descubrimientos
en el
Mar dol Sur. Nuno de Guzman, su eterno emuto, se habia propuesto sin
duda esturbar aquellas expediciones. Lejos, pues, de que en las extensas
costas do su gobernacion encontrasen a'txiiio tes buques de Cortés, se
exponian â perderse, si arribaban a ett:)s por voluntad 6 por fuerza de
ticmpo. Es fucit considerar cuanto perjn iicaba à los proyectos de Cortés
el no poder contar con auxiiios, ni aun siquicra <-on un lefugio
para casos
desgraciados, en las costas que prectsa~'ute debia corœr. Guzman im.
pcdi:) que los buques hiciesen aguada, mattratatM las triputaciones.
se
aj.oderaba sin esouputo de cuanto yeni.t 1 sus manos, y aquellos /<cf/)M
MtxxmaJ~ quedaban sin rcparacion ni ca'.tigo, como de ordinario ha
su-
ccdido y sucede. Asi es que la segunda audiencia mandaba primero a
Guzman que devehicra a Cortés su nave, y no se atreviera il descubrir
ni conquistar en t-t Star dei Sur; pero dtspues intima a Cortés
que no
envie gentc a ta isla que se dt'cia !<aber pebtado Guzman, ni u'ate de
rp.
cottrur su navio por la fuerza, sino que t<t pida por justicia. Parpccria
I)icn que ta audiencia le prohibiera que totMse satisfacciou
por su numo.
si hubiera cuidado de que se te diera cumptida
mas la experiencia ténia
probado que Guzman no obedecia las dis~osiciones de la audiencia, ni
esla podia hacertas < umptir. Et navio a qm se rencren esas ordenes per.
tcnecia il la expedicion de Diego iten'rra, Mcsinado por Ortun o Fortun
.îimcncï; pero ya en la antt'rior, mandana por Diego Murtado de Men.
doxa. habia dado Kuno de Guxmau graves motivos de queja Certes.
Comenzô por prender y encausar it veinte hombres que sattaron à tierra
en busca de vheres, y cuando los otros veinte que quedaron à bordo vi.
nieron al fin a naufragar en !as costas de Jalisco, se apoderé de todo to
que habian logrado salvar del naufragio.
Apesar de las prohibiciones de la audiencia, <t déterminé Cortés qui-
tarse de escritos, y hacerse por si justicia, .s'y y armé el auo siguiente de
1555 la expedicion que satio de Tehuantepec, o mas bien de Chametla,
que fué donde él se embarco para dirigirla en persona. Gëmara dice
que encontre la nao echada al traves y robado cuanto llevaba mas el
Sr. Lorenxana agrcga que la réparé para servirse de ella. La expedi.
cion fué tan desgraciada como todas las que hizo Cortés en aquellos
ma.
res. Un resùmen de ellas y de las que otros lticieron se encuentra en la
Jn~MfKcctMt a !a Relacion del r«~e hecho por ta* Cofe«n SuTtL y MEXtCANA
en el de ~7M para reconocer el estrecho de Juan de Fuca ( Madrid,
<tMO
1802, en 4° y attas en r'). Esta introduccion fué escrita por el célebre
D. Martin Fernandez de Navarrete, segun aseguran sus sobrinos
en el
prôtogo de la Coleccion de OpMMtf~M de aquel sabio marino, de que solo
pubticaron dos tomos en 1848 (Madrid), y por desgracia no prosiguieron.
Et autor de la introduccion dice que las noticias de las expedicioncs de
Cortés las tomô de « un precioso manuscrito que posée la Real Academia
de la Historia, que contiene una copia, excetentemente hecha
por Pato-
mares, de la contrata del marques del Valle, y pleito seguido en la au-
diencia de México, sobre sus des 'ubrimientos de la Mar del Sur. HaUanse
algunos documentos relativos à esas navegaciones en lbs tomos I! y IV
de la Coleccion de DM:Mm<;M<(M jfttedt<ot para la Historia de ~patta ( Madrid,
1842 et seqq.).

RELACION DE LOS SERVICIOS DEL MARQUES DEL VALLE


QUE M SU ORDEK PRE8ENTÔ EL HCENCtADO NONEZ A SU MAJESTAD.

De cuatro partes consta este documento. En la primera hace Certes al


Emperador una relacion de sus servicios en la segunda le da gracias por
las mercedes recibidas qucjase en la tercera de que esas merce<!es no se
le habian cumplido, antes recibia en vez de ellas agravios y vejaciones:
contiene por ùttimo la parte cuarta las peticiones de Certes, tocantes
unas
a sus propios négocies, y otras at gobierno del pais en gencral. El Sr.
D. Martin Fernandez de Navarrete pubHco la primera y segunda parte en el
tomo IV de la Coleccion de D~c«H)<;n<<M /Mrd~M para la Historia de ~pasa,
diciendo haber tomado su copia del original que existe en et archive
ge-
neral de Indias en Sevilla, y da el documento como completo. La copia

PAt)K); C~o, TrM siglos de México, ttistoria de Nueva Espana (Cartas de


lib. )!), cap. 10. Corteit), Mexico, m0, f, pAg. 3M.
Cronica de Nucva Espana, cap. 188.
que yo he seguido me fué enviada por el Sr. Prescott, quien su vez tomo
la suya de la coleccion de Munoz, y este la sacô de Simancas, segun puede
verse en la nota de la pag. 61. No tteva fecha este escrito Mnnoz dice
que <es papel de los anos i552 at 1535;* Navarrete conjetura, y à mi
parecer con bastante fundamento, que es de 1555.
La retacion, que es interesante, parece redactada por Cortés mismo.
Considerandoto asi Munoz, se nj6 en la expresion Mta corte (pàg. 56),
para conjeturar que Cortés escribia en Espana, y por consiguiente en 1540
6 despnes pero observa y con razon, que si Cortés estuviera en la corte
no necesitaba enviar procurador. Otras razones prueban que Cortés es-
cribio este papel en México. La primera, que su procurador dice expresa*
mente y desde el principio, que Cortés le Mer~c to que debe hacer pré-
sente à S. M. Verdad es que aun cuando Cortés estuviera en la corte
podria haberse valido de un procurador para agenciar sus negocios; pero
en tal caso el procurador no diria que Cortés le Mente, pues esto solo se
dice con propiedad de una persona ausente. La segunda razon es que
Cortés termina la relacion de sus agravios con los que recibia de la se- °
gunda audiencia, to que prueba que este memorial es anterior à la ttegada
del primer virey en 1555. De no ser asi, no dejaria Cortés de presentar
las qucjas que tenia contra D. Antonio de Mendoza, como to hizo despues
en un destemplado memorial, de que en seguida hablaremos. Munoz acaba
por pensai' que la palabra e«a es error del escribiente, y que et original
diria e«t. Mas el Sr. Prescott, en la copia que me envi6, puso, respecto
a esta conjetura de Munoz, una nota que dice asi: c Véase otra copia de
este mismo papel en et tomo IV (MSS. re<ot«tt<M <i México) que tambien
lee esta.Por la conformidad de ambas copias debemos creer que el ori-
ginal decia Mta.
Y asi es muy natural. Cortés escribiô en México, hablando siempre en
tcrcera persona, como quien destina el papel para ser presentado por otro.
Cortés escribiô pero el Lie. Nunez habla, y hattaudose este en la corte,
es consiguiente que dijera <e<t<t corte. !) No hay, pues, necesidad de su-
poner que Cortés escribia a!!â. ni eso impide que el escrito sea obra suya.

PETICION QUE Dtô DON HERNANDO CORTÉS


PIDIENDO SEA RESIDENCIADO EL VIREY DON ANTOtttO DE MENDOZA.

Aunque este documento no Ileva fecha, es facit asignarle la que le cor-


responde. Ademas de que Certes dice(pag. 70) que hacia ocho amosque
gobernaba D. Antonio de Mendoza, to que desde luego nos indica que es-
cribia en i545, se confirma esa fecha con el asunto mismo de la peticion,
que cra suplicar à S. M. que la visita mandada hacer al virey y audipncia
de México se convirtiese eu rMidfHcin. La comision dada al Lie. Tello
para veriticar la visita al virey esta ti) mada por el Emperador en Vallado-
lid a 26 de Jmio de 1543;' y
el i5 de Mayo del mismo an<~ le habia
yà mandado que biciese la visita de la audiencia.' Es, pues, indud~to
que Cortés escribia a mediadot de i543.
La eireunstaxeia de pedir Certes rcM~cttcia en vcx de M<tfa, exige que
notemos la diferencia entre ambas cosas. La ~««a se veriticaba en cnat-
quier tiempo por comision espociat det Mtberano pero sin suapendet en
el ejercicio de su empleo lu persona cuya conducta se trataba de inves<
tigar. Kt proceso era rigurosamente secreto, sin comunicacion de los car.
gos ni de las declaraciones de los testigos. Et visitador no sentenciaba,
sino que remttia cerrado el proceso originat at consejo de Indias, donde
se proaunciaba ta sentencia, sin apetacton. La rotidtncM, por et eontra-
rio, se tomaba al dejar el empleo era pubHco el proceso, y admiitia mH-
ehos medios de defensa. Por eso dice Sotorzano~ que el juicio de visita
« se tiene y reputa por mas grave y estrecho que el de residencia. x
Pero Cortés preferia esta uitiata por la razon de que el resMendado-
que<iaba sin mando, y asi podian todo~ acusarle sin recelo. Es sensible
que Hevado Cortés de su enemistad contra Mendoza, presentaM ese libelo
en que amontono todas las acuanciones y vutgaridadet que le vinicron d
h pluma. Si se diera entero crédite a las patabras de Cortés, el virey
habria de ser mirado, no solo como el gobernador mas perverso de la
colonia, sino como un malbechor de la peor especie; y uo es ese el juicio
de la btstforia.
En et documento que signe se encontraran lus explicaciones que da
Mendoza muchos de los cargos de Cortés. No era la primera vez que
este le acmaba. Ya desde 1540 (25 de Junio) habia dirigido at rey otro
memorial contra Mentioza; pero ae réitère ùnicamente u las disputas sus-
citadas con motivo de los descubrimientos en c) Mar del Sar, que dieron
origen à la enemistad entre ambos personajes. E) documento ha sido pu-
bticado en el tomo IV de la Co~eeet~n de V~c«r«tt<a.< /MM<if<M pe~tt la ~M-
<<~ttt de &p<tM. Hay en él ( pag. 2ii ) un pasaje curiuso que rere~
aigo acerca del origen de las famosus relaciones de) P. Fr. Màrcos de Nixa
sobre el reino de Qutyira y las Siete Ciudades. Quicro copiarlo por ser
todavia poco conocida entre nosotros la \o)uminosa C<~<'<'t<f'x en que se
encuentra. Dice asi « Y al tiempo que yo yine de la dicha tierra ( la de
» Santa Cruz que dcscubrio Cortés en la expedicion de i554 ) y se crée
xscr el puerto de la Paz en la Ihtja Catifornia). el dicho F)'. Marcos (de
» Nixa ) habto conango estando yo ya en ta Nueva Espa&a, é \o le di no-
w ticia dit esta dicha tierra
y deMubrimicMto de ella, porque ténia doteroi~

Pt;<.A, ProYisit~ncs y Ccdutas (Mexico, <t'e<; pefo es errata t!Yi()Hntc por cMftr<tt<Hy
i563,f"6Ct.),M.95vto. (rM.
)))., M. M. R!tta cf<tu~ t~M la <hc))a Mittra tmiiAtm (Madrid, mB),)ih. V,
de tr<M J< Mtty« de mil ~tmicttt~ tttXttn y ta~. <0.
tnacion de enviarlo en mis navfos on proM'gnimMnto y conquista <i~ la
itdicht co<to y tierra, parque pare~'ia que tte le entendia utgo de <x)sat
t de navegadon: el cuat dicho fraih' tu contnuicô con el dicho visorey. y
*con tu licencia dit que tue por tierra en demanda de la miftma costa
y tierra que yo habiu deftcubierto, y que cru y es do mi conquit y
despuei que ~otvio et dicho fraile ha pubticado que dix que ttego a vista
«de la dicha tierra la cuat yo niego haber et viste ni dettcabierto, agites
tto que el dicho fraile reNere ttatter visto, to ha dicho y dice por s«ta la
relacion que yo le habia hecho de la noticia que tenia de tos )ndt<~ de
x la dicha tierra de Santa
Cruz que yo trujc, pf't qae todo to que el dicho
x fraile se dice que renere, es t<t ntismo que los dichos indiott à mf me
» dijeron addantado et dicho Fr. Marcos UMgMttdo
y en haberse en eat~
ty renricndo to que no Mbe ni vie. no tuM cosa nuera, porque otras
e muchas veces ta ba hecho, y to tiene por cottumiM e, como es
noUTM
» en ta* provincias del Perù y Guatemala, y se dari de ello mformacion
xbastante luego en etta corte, sicudo tiece<tario. < Grave es el cargo con-
tra el r. Niza pero debe tencrM en ccenta que a Cortes le conwnia soa-
tener que to que se sabia de aquella tierra te sabia por él.

FR~GNENTO DE LA VtMTA Hf:CHA A DON AKTONtO DE MENDOZA.

El Uc. Tello de Sando~at, del consejo de !md)as. trajo por principat


encargo, ceando vino a jMéxxo. la ejecociot) de las Ae~<M Lc</M~ de qwe
luego habtaremot pero a! nMsnM) tiftopo ~enia con la comision de t totar
al virey y audiexc<ia, es decir, invotH~ar côuto habian desetupeèado sus
rospectivos empleos. Merrera* dice que aunque se dio la ôrden de ~isi-
tar at virey. < na era porque de tan buen ministre )M se tuviwa entera
smisfmcion, sino porque el rey queria que aquel juicio de la visita y re-
sideacia se fuese tntroduciendoen los cargos de hM tttdtts, po<'<er tien as
tan remotas. Sin e<)tbargo. por las iustrurciones dadas al Lie. Sando-
~Ht vemos que no se tralaba de uua pura formatidad, como pareceN
indifarto las patabt'a* de Herrera. Ni umtpoco ~t T«n<)d(X' h) cntendi"
aat, a juzgar por et modo con que descmpeno Mi oo<ni&iett. <Mga<tM« fo
que Mendoza mis)«c dice en un infonme que eoTio a< conMjo. e !,k'gado
))(<*t \isitador) at puerto, to que primero hizo fué pubticar que ttaia la

x gobcrnacion po) entero. Y conto le preguntaseu


qu*' sucedia cou 11 i-
» rey, rcspondio: f.c ftntftrf«r<! para ~~MMo fM<n)(?o ntt ~-«). t~tcgo
» que entrô eu esta ciudad, y sin cousideraciott alguna ;i mi persoua, <M.ut-
do pregottaf an comision de visitador eo todos toa puebtos. y eso no uua

VcjtM la xotieia tottM e) tttxiumtato an- Dec. VH, ht). 6, eap. 9.


(-rior. )tMM.!<A, ubi xttprt.
»vez sino dos, como si fuese yc el menoi,.tlcal(le 6 corregidor de la tierra.t"
No tengo noticia de que se haya publicado hasta ahora documento a)<
guno original relative a esta visita, y por tante merece mayor atencion el
fragmente que he hallado y doy al pùbtico. Et manuscrito original
es un
cuaderno de 52 fojas en fotio, de letra buena y clara hasta donde esta
la firma del escribano Miguel Lôpez las dos diligencias
que siguen estan
de letra verdaderamente pésima, de suerte que algunas palabras han
quc-
dado sin descift ar. Et fragmento, aunque extenso, es siu duda
una parte
bien poqueiia del voluminoso expediente a que ta residencia daria lugar;
pero es afortunadamente una de las partes mas importantes de él. Los
puntos sobre que el virey presentaba testigos para su descargo, nos dan
a conocer la naturaleza de los
cargos que se le hacian, y aun se encuen-
tran senatadas cou separacion las preguntas que corresponden à cada uno
de ellos. Por otra parte, al précisât- el virey los hechos sobre
que debian
dectarar los testigos, escribe la historia de su gobierno, y se proponia
comprobarla con las declaraciones. Y por cierto
que en esta relacion de
Mendoza, sobre todo en la parte concerniente à la Nueva Galicia,
se en-
cuentran noticias que no se hattan en ningun otro documento de los que
conozco.
Det inten'ogatorio mismo se deduce que en esta visita
no se guardo el
ri;;uroso secreto acostumbrado en casos semejantes. El virey tacha los
testigos contraries (preg. 241 y sig. ). y en las preguntas 256 y 257 consta
expresamente que el visitador rettusô dar conocimiento de los cargos at
virey que despues consintiô en ello,
pero se negô a comunicm los nom-
bres y (leclaraciones de los testigos, hasta que fué necesario < ))acetto
ne-
gocie para que los diese x es decir, que el virey obtuvo
por justicia la
comunicacion que pedia. Ignore aute qui<'n presenturia la peticion, los
y
fundamentos en que la apoyaria; pero debieron
ser graves, puesto que
obtuvo esta excepcion de tas rcgtas de la visita.
Si Cortés en sus acusaciones se destcmptaba contra Mendoza, tampoco
este le trataba con mucha consideracion, como puede verse en las pre-
guntas 2X4 y 255.
Parece que la visita a Mendoza ttamô muy poco la atencion de los
con-
temporaneos, si hemos de juzgar por las cscasas noticias
que de ella nos
dejaron. Ni aun sé cuàl fué su resultado; mas
no debio ser desfavorabte

TMNAt.x-CoMfANS,Voyages, Rotations t/Mnnd il me /cra ptamr. AuM,it<'t arriYc


et Mémoires originaux pour servir a l'His- dana cette ville, Mns avoir le moindre c~nrd
toire de la Meomertc de l'Amérique, t. X, pour ma tx-r~nnu, il fit p'thticr son arrive
p. ~65. La pren)i<-re chottc qu'il publia comme inspecteur danx tonn têt vii)ag~ dit
dans le port fut qu'il t'tait rc\t'tu de tout le pays, et il le (it, non ttcutement une, mais
~uvcrnement du pays. Comme on lui de- deux foix, et commf si jetais le ptus petit
mandait ce <)u't'ta)t le vieo-roi, il répondit corn~idor ou alcalde do la cnntrec.
Je < enterrât ett ~po~tM à bord d'un ttaurc Vcattc )ft notk'i.t ftoti'rinr
al virey pucsto que luego fué promovido at vireinato del Perù, que
en aquellos remotos tiempos se consideraba de mayor categoria que el de
México.

CARTA t)E GERO'OMO LOt'EZ AL EMPKftAMR.

Si no hay confusion de dos personas de un mismo nombre, el antor de


esta carta vino por primera vez a la Nueva Espana con Panfilo de Xar.
vaez, y trajo anticipadamente la merced de regidor del primer pueblo que
se fundase. i
Como tat fundacion de pueblo no tte~o tener efecto, quedo
sin él la merced, como era consiguiente pero mas adelante vemos que
el t4 de Abri! de 1S29 presenté t~pez en el cahildo de México una ce.
dula de S. M. en que le hacia merced < que en lugar del regidor que
ofattare 6 estuviere absente de) dicho cabitdo, entre en él é tenga voto
? de re~'dor. t t~)s concejates dijpron que ottedecian la cédula pero en
fMan<f< <~ (Mm~i'mctXo darian respuesta en et cabildo it<m<'diato. En ef<'< to
en el acta de i6 de Abrit de dicho ano consta < que los dichos M-nores
))(dt't cabildo) dieron respuesta nrmada de sus nombres a) requerimx'tno
))hecho por Geronimo t~pez e presentacion de la ccduta de S. )!.<
Aunque el acta no dice cuat fué la respuesta, podemos conjeturar
que a
pesar de la cédula no tu(~ admitido tjopex en et cabildo, pues su nomttte
no Yuctve à sonar en las actas, ni aun para una concesion de solar, cos:t
que se daba à todo el mundo. Tat vez el mal éxito de su segunda merced
le hizo volver inmediatameute la
corte en busca de alguna compensacion.
y por eso no se ascntô por vecino, ni recittio solar. Hallo, por to menos,
que en 1550 volviô con la segunda audiencia, y con merced de escudo de
armas por los servicios prestados en las Indias. U Es de creerse que trae-
ria algo de mas sustancia. y sin duda fue el titulo de escribano de càma.
ra, como puedc verse en la pàg. 55 de este votumen.
Sea de ello to que fuere, parece que Geronimo Lopez era persona de
cierta importancia. Det principio de su carta se deduce
que escribia por
encargo det Emperador, y atude varias veces a otras cartas que le habia
escrito. t~a présente esacusacion continua, primero contra el virev
una
M'-ndoza. y luego contra los indios en générât. Estes son realmente et
blaneo de los tiros de Geronimo t/tpex. Supone
una gran conjuration de
ellos encaminada a acabar con los espanoles durante la ausencia del ~irev
a la campana det Mixton, y con tat motivo
acusa al virey por tmiter per-
mitido a tes indios usar armas y cabattos. y haber visto
con desprecio tos
avisos que se le daban de la conjuracion;
y acusa il los frailes p<nque
instruian losindios. Contra estos uttimos pide a cada liuea grandes (s-

t,
HKMXt.xA, nef. )V, lib. cap. micuto de McMM (tMtm'J;, MS
t'rinn))- Libre de AetM del A\unt~. t\
HExu~A, tttc. )tb. Mp K
carmientos; prision, deport.tCton, muerte. Su sistema es el do peraeguir-
los de todas maneras, y mantenertos en el mayor embrutecimicnto posil)le.
Et pnseuar a leer y escribir a los indios es « muy danoso como el diabto, n
ttega i decir; y conctuyc su ça) ta pidicndo mercedes, porque ténia mu-
chos hijos.
(.eronimo Lopex fué sin <)uda une de los testigos que dcctararon contra
el virey en el proceso de visita, pues ttattatnos que en la pregunta S45 de
su ~tffrrotjxKofio, el virey tacha varios tesligos por aposionados y depen.
dientes de Cortés, y entre ellos a noestro Lapez.
Aunque esta carta es de feeha anterior at docnnx'xto qne le précède,
la hc puesto aqui por tratarse principatmento en ella de los indios, y mi
se retaciona con los escritos que le siguen. El original existe en mi podt'r:
son seis fojas en folio, de letra bastante mata.
En la coleccion de Ternaux (tom. XVt, pag. ii4) hay otro escrito de
nuestro Lôpez.

CARTA DE FRAY MARTt?) t)E \ALE?iC)A Y OTROS )t)S)0?!EKOS


AL EMPEKADOR (t'AG. <55).–PAKECM DE ALO~SO
I)EL CASTILLO (I'ÀG. 20a).–CAKTA DEL DCt~OAOO MÂKCOS DE AGULAR
Y DOCUMË~TOS AKEXOS (t'AG. 545).

Todos estes documentos forman un solo cuer~xt, d<*bic<'an cstar r<*n-


nidos en este lugar. Et Parecer de Castillo to Hne a tiempo pcro por
una de aquellas equivocafionet inexplicnbles que aueten ocurrir en trabajos
de atgona extension, deficuide de imprintirto cuando cotrespondia, y no
hntto otro remedio que inscrtarto luego que adverti la tatta. No asi con
los otros documcntos, porque no ios tove il mi dittposicion sino mucho
tiempo despues, y fueron a ocupar el h)ga< que les toco a aquetta ttora.
t.a Carta dei Lie. Marcos de Aguitar (pag. S4X) expti<;a perfectamento
el origen y objeto de todos tos documentes. Habicndo encargado et go-
bierno at Lie. Luis Ponce que pidiese a los pretados y personas prin<'ipa-
les df' la colonia su pa<ecc< acerca de la condicion en ()))e detteria qu~<)ar
la raza indtgena, no pudo cumpti) con esa comision por hatx'r fattecido
poco dotpues de su ttf'gada a Mexico. Su sncesor, et Lie. Aguitar, se
of'yo otttigado a dt's<'mp<'na))a, y a) f'fccto convoco, como se prevenia,
una jonta de los rctigiosos y yecinos principales, a qMienes expnso et ob.
j<'to de la reunion, y se r<'da<<o una Acta (pag. ?40) en la que, segutt
su coutcxto, debian constar tes pareceres de tod(M; mas no se llallan.
Solo he eocontrado en ttojas separadat et de los cadres de la orden de
S. Francisco (pag. ~H~); el de Aton'.o del Castitto (pug. ~<)2). y et de
<<"t)i<a)o df Sandova), Atonso de Crade, Jorge de Atvarado y th'rnardino
de S:)nta Ctara. Hay adentas otro t'ar<-c<'r de tos retigiosos de S. Fran-
cisco y Sto. Domingo (pag. M')), que sin duda no fué dado con tnoti\o
de esta jtMtta, sino antes de ella, y es acaao la que se meacioaa tt pria-
cipio de h carta de los retigioaos de S. Francisco.
La Carta del Lie. Aguilar es original, y ocupa el trente de ana foja ea
folio. El Acta de la j<mta, original tamttien. esta en an pliego extettdido,
con todas las uratas at pié, mezctadas en extrana confusion. Notaae que
estas firmas no corresponden à las personas nombradas al principio come
présentes, sino qwe faltan unas y sobran otras. La Carta de Fr. MarUt
de Valencia es una copia autorizada por el eacribano Pedro del Castillo:
ocupa una foja en folio. En otra foja esta el original dei Parecer de Atonso
del Castillo, y en otra et de Gonzalo de Sandovat y sus tres companeraa.
original tambien. El Parecer de los reUgiosos de S. Francisco y Sto. Do.
toingo tiene tres fojas en 4°: los facaim~es que ocupan la pàg. 553 <e hM
tonMtdo de este precioso original.
Carta de Fr. Martin de Valencia y el Parecer de Atoaso det Castillo
cstun en mi coleccion de MSS. los demas documenta paran tambien
en mi poder.

DOS CARTAS BEL OIDOR CEY?)08.

tja segunda de estas dos cartas fué escrita treinta y tres anos despaet
que la primera. Por esa gran diferencia en las fechas ha sido ttecesaho
separartas. Cn de que guarden relacion con los demas documentos
que
las acompanan.
En la primera, dirigida en i552 al Emperador, trata el Lie. Ceynos la
itta~otabte cuesti«n del estado en que debian quedar los indice materia
fatt <~n~uM é Htdt'numaMe, como la ttama el P. Bet<MO&. Conocese la
nta~uitud de lus dUicattades con que se trcpexaba para resotver
esa grave
cuestion, viendo la frecuencia <on que los soberanos mandaban couvocar
juntas al efecto, y exigiau el porfccr, no solo de las aatoridades. sino
hasta de los simples vecinos de las nuevas poblaciones. À una de esas jun-
us se retioe el oidor Ceynos, y con motivo de ella envia su paretcr at
Emperador en esta carm.
t~)s opiniones estaban divididas entonces en dos grandes campos. De
un ladu se sostenia que se hiciera el repartimiento general de la tierra,
csto es, que todos los indios debian ser repartidos entre los pspanotes.
Los contraries insistian en que tut cosa no se hiciera~ sino que los indios
quedaran como vasallos directos de la corona. y et soberano premiara de
otra manera à tos conquistadores. À esta cuestion capital se referian otras
muchas. que no por tcner menor importancia dt'jaban de Mf de bastante
gravedad. La dilicidtad mayor era la cuestion economica. Kpjtartidos tes
indios entre tos pspanotps. no solo se excusaba toda otra récompensa a
estos, sino que aun debian contribuir at tesoro pubtico con una parte de
to que rt'cibian de los indios; mientras que por el Nstema contrario, et
o. <-
soberano tendria que recompensar con pensiones, ô de cualquier otra ma.
nera, los conquistadores, y que pagar ademas la gente que e~'a preciso
mantener armada para asegurar la tranquilidad del pais. Tales gastos no
podian quedar compensados con to que pagasen los indioa por tributos.
La mezquindad de sus contribuciones, el pagartas en especie. y el con-
sistir una parte de ellas en servicios personales, daba por resuttado que
el rey, al paso que no podia aprovechar gran cosa de los servicios, tenia
que pagar empleados que recaudasen los impuestos, <*n cuyos sueldos y
abusos 6 descuidos se iba todo mientras que los encomenderos, cada
uno en su pueblo, recogian y aprovechaban sin ningun gasto todo to le-
gitimo, sin contar con to que tes producian las intolérables extorsiones de
que generahnente eran victimas los naturales.
Cuat de los dos sistemas era, por regla générât, mas favorable entonce<
à los indios, no es fàcit decirlo hoy. En aquel tiempo de conquista y de
violencia, todo dependia del caracter de la persona que los gobernaba.
Ellos estaban siempre a merced del yencedor: si este cra humano, podian
ser felices relativamente pero si tenian la desgracia de cacr en manos de
un tirano, to mismo era en realidad que fuese encomendero 6 empleado
de la corona. Cada uno de los que dan parecer sostiene que to que pro-
pone es to mas favorable los indios mas por desgracia todos los pare-
ccrM que tenemos son de espanotes, y apenas podemos rastrear en atgun
documento to que acerca de esto pensaban los naturales. Tt'nemos, sin
embargo, la opinion de los del Perù, bien expresada en el JMcMMna~ que
empieza en la pàg. 251 de este tomo. Alli vemos el tmpeno que tomaban
en que cesase el sistema de reportimientos, y to mucho que ofrecian para
conseguir su pretension.
El Lie. Ceynos esta por et repartimiento general, con cicrtas restric-
ciones. Su parccer es juicioso, templado, y escrito con cierta naturalidad
que previene en favor det autor como cuando dice que < se crée y sos-
pecha que querrian mas estar solos ( los sonores indios ) en sus tierras y
fcostumbres, que no acompanados de fraites que tes apartan y reprenden
sus vicios, y de espanotes <~«: n~r<)t'«/<on de <x.t /)a(MM~a< y ptr~nat.*
»
No se necesita, a la verdad, ser profita para creer t/ M~cchar esto.
Treinta y dos anos despues, et Lie. Ceynos se titula ya Doctor, y es-
cribe al rey Felipe Il. Traza una especie de resùmen ttistorico de to ocur-
rido en el pais despues de la conquista, casi exclusivamente bajo el punto
de vista de la condicion de los indios, y dcchtra to que esta habia mejo-
rado, gracias à las providencias dadas por la corte de Espana. y at em-
peno que tomaron en su ejecucion los que gobernaban en México. Indica
to qu<* aun fathtba para completar la obra, y conctuye, como todos, pi-
diendo alguna merced.
Esta carta es todavia mas curiosu <- imporhmtc que la primera. Ambas
estan originales en mi poder la primera tiene cuatro fojas en folio, de
letra gruesa y bastante mala al pié de ella esta la firma cuyo racsfmile
exacto puede ver en su lugar el lector. la segunda carta solo tiene do*
fojas en folio, de letra sumamente pcquena, clara é igual. E) nombre del ¡
oidor se encuentra muchas veces escrito Zayno* 6 payno< en los documen-
tes de la época pero él siempre nrmaba Ce~KOt. De su vida poco se sabe:
él mismo nos dice que cuando vino a México en t550 habia cinco anos
que servia de fiscal en el cousejo de Indias y cousiderando que para des-
empenar tal puesto tendria por to menos treinta y cinco aBoa, résulta que Í
Ilegaba a los setenta y cinco cuando escribia la segunda de estas carta*. î

PARECER DE DON SEBASTtAN RAMtREZ DE FUENLEAL.

Entre los muchos parecerM à que me he referido en el articulo prece-


dente, uno de los mas notables es el del obispo de Santo Domingo y pre-
sidente de la segunda audiencia de la Nueva Espana, D. Sebastian Ramirez
de Fuenteat ya por provenir de una persona tan respetable y caracteri.
zada, ya por su extension y los muchos puntos que abraza. El autor se
hace cargo de las principales dificultades de los dos sistemas à que antes
he aludido, y se decide por un término medio. Seria inùtit analizar aqui
ese documento, para dar de él una idea que no paede adquirirse sino
teyéndoto integramente.
Anos hace que vino & mis manos un parecer original det Sr. Fuenteat
tieue diez fojas en folio, de regular letra. AI fin de él se anuncia el en-
vio de un <<M~M:<M<<t en que irian enmendadas las cosas en que el autor
hubiera cambiado de opinion. Harta fortuna habia sido ya obtener el ori-
ginal de ese documento inédite y desconocido, para que pudiera yo espc-
rar que se completase con el hattazgo del duplicado en cuestion. Asi su-
cediô. sin embargo, y algunos meses despues ténia yo tambien el original
del segundo parecer, que consta de trece fojas en folio, de la misma letra
que el otro. Ninguno de los dos tiene fecha pero estàn entre los anos
de i55i a 5S, época det gobierno del Sr. Fuenleal, y son sin duda de
i552, porque el Lie. Ceynos en su carta de 22 de Junio de ese ano
( pag. i()5), dice que el presidente de la audiencia enviaba su ~Mrcccr at
mismo tiempo que aquella carta.
A pesar de las notables diferencias
que presentan entre si, me pareciô
inùtit imprimir ambos ~Mr~ffM. que tenian muchos parrafos enteramente
ignates. Era esto tambien dejar a cargo del tector el penoso trabajo det
cotejo. Me dccidi. pues, seguir en la impresion el segundo parffcr,
como mas copioso, y <'n at<*nrion a que en ét pstan las ùttimas opiniones
de) autor, tnediUtdas (on mas dth'ximicnto; pero ano)~ con todo cuidado
las variantes del printpro, distinguicodotas en ta forma que pxptico en la
p:'g. iCN. De esta manera tiene et tcctor ambos textes, y pucdc ver cun
l'acilidad todas las variantes. Va at pié cl facsimite de t:t tinua d<'t autor.

)
1
PARECER Y CARTA DE FRAY DOMtNCO DE BETANZ08.

Ltam~base el aator de «tos escritos Francisco de BttMtzoa. Nacio es


Léon, de EspaBa, ignoro en qué aao: estudiô leyes
en Satamonca. y ttego
a obtener el grade de licencindo en derecho civil Disgwstado del butticio
del muudo, resbt~ié sèr etmntano. Satio al efecto de Sataoanca
acompa-
nado de un Kmi~ que ttevaba el mismo designiô, y se encamino à Roma
para pedir :a bendicion del Papa. Obtenida esta se dirigio hacia Napo~-
tes; y en la isla Ponza, donde encontre otros cuatro sotitarios, paso varios
aiios en el retiro y la oracion. Su companero se habia quedado enfermo
en Espana, y deseando nuestro Betanzos verte, emprendiô el viaje. En-
coattro que habh tomado el habite en et convento de StiamMtca.
y re-
~ex:onaado que en aquel instituto podia ser ut:t no solo a si mismo sino
(atd)tem â ios demas, sottie el ejemplo ote su o<H<tpai~«ro. At tiempo de
tomar ei habtto mudô su nombre de Ft-aMCttco en et de Domingo con
que
4espMe< fué siempre conocido. Hacia 1814 paaô à hiata Eapanota. donde
apreodte la tengaa de los natnra~, y fétide dooe aBo< ejercitNdo su
'aitusterio. En iS26 paso por la Mb Fr. Tomas Ortiz con otros siete re.
ligiosos d<MMMco5, que renian a fwndaf a México, m~tro Fr. Domingo
y
se umô à ellos. Lo mismo hicieroii alli otros varios reMgMMs, ha~ta com-
pletar el numéro de doce. À poco de liegados a México murieron cinco,
y otros, con Fr. Tomas Ortiz se votvieron d Espana. de suerte que
Fr. Domingo quedo en esta ciduad con solo doa cempaBeroa. Por eso la
Provincia de Santiago de México de ta Ôrden de Predicadores le
recoaoce
por su fundador. Hizo a pié un viaje & Guatemala, donde fundo tamb<e«
los primeros conventos de su ôrdet. Votviô & México, y despues
se em.
barcô en Veracrai para ir a Roma a solicitar que la provmcia de Nueva
Espana quedase separada de la provincia de la Eapanota. à q<M pertene-
cia. y asi to consiguiô en 1M2. Renuncio en Espana un obispado, y vueito
otra vez à México en i6M, continuo trabajando con grande celo en su
ministerio. Aqui renuncio tambien el obispado de Guatemala; quiso pa.
sar à China, y sus superiores se to impidieron. Finatmente, consideran.
dose inùti) ya en México por sn avanzada edad, pidi6 licencia para
regresar
a Espana, con el objeto de enviar desde alli nuevos religiosos, y hacer en
seguida una visita â la Tierra Santa. Emprendiô el viaje en IN49; pero
apenas le atcan~aron las fuerzas para ttegar a Espana. y se qucdô en et
convento de S. Pahto de Valladolid, donde fattecio suntamente et 10 de
Setiembre del mismo aao.
D~H.A t'Af'tLLA, )!istoria de la Fun- RHM)'.s~HistoriaGent'ra)t)e)M!H<))M<)('Ki-
dacion y Diseur~) de la Provincia de Santia- dentates, y particular de ta (.«))ernac!on de
~o de México de la <)n)en de Pre<))cad«rot Chiapas y Huatemata (Madrid, <69C, f),
(Miuthd, ~596, ('), tih. f,Mp. i-33.- )ib.)),Mp.3-6«pM<<tK.
txx btografo* de este venerabte varon nos hottbre ac-
le. pmta& conM
tivo, enérgico é impetuoso. y no deMnienten esas cualidades el porecer
y carta que ahora nos ocupan. Pt poretef no
tiene techa. ni expMM &
qui<{n va dirtgtdo ne) o M escrito en la Nueva Espana, segun consta
desde sus primeras palabras, y es prot'abtemente anterior à i54i. en cuyo
ano hizo el autor el viaje a Guatemala. l'.n la carta habta de un parecer
nrescntatto a) consejo de Indtas; mas no pucde ser este mismo, porque
conseje-
narecc imposible que jnesentase at consejo un escrito en que los
ros son tan da<tm<'))te tratados como
paede vense en la pàg. i95.
E) P. Betanzos era parUdar:o del repartimieuto general, y abraza esa
opinion con la energta y viveza que le eran propuM. Su estilo es. de fue-.
go, y todas sus patabras respiran una conviccion tan profunda, que por
ella le perdoMmos ciertos rasgos que en otro parecerian de intolerable
pretuncioM, como cuando dice al principio de su carta Bien sé que et
» que menos se enga&a en el entender y alcanzar
las cosas de los indios
te desta Nueva
Ëspana soy yo, é aun de Ip descubierto y por de~tr))-~ J
Y anade en seguida con gran conviccion: c Porque muchas cosas
de las
» que yo en esta materia digo, las veo y
entiendo tan etaramente como si
Il las viese présentes con
tos ojos é las palpase con las mM<x.
Con notable seguridad anuncia el P. Betanzos, que antes de entrent
anos habria desaparecido comptetatnente la raz<t indigena y este pronôs-
tico, muchas veces repetido, le adquiriô entre sus contemporaneos el crë.
dito y nombre de profeta. Gu!andose el P. Betanzos por te que habia
visto en las istas, juxgo que to propio debia suceder en la Nueva Espaça.
Verdad es tatw~ien que la carta en que ma~ tMiste en este pronesUco esta
escrita en 4R4N. durante una de las terribles pestes que tanta diminacion
causaron en los indios y aquella calamidad que sobre ellos pesaba era
total destruccion.
muy à propôsito para confirnar la idea de su proxima y
Estos importantes documentas cran inédites y desconocidos. Ambos per.
tenecen a mi coleccion de MSS. El p<~ef<r es original, y consta de cuotro
fojas en folio de la firma que tteva at pié se ha sacado et fac~mite exacto
la pag. 553. La
que se ve en la pag. i97. Otro diverse se ~tcuemtra en
tirma ni
carta es una copia coeumea, en una foja de a folio, y no tiene
nombre de autor. Pero no tengo la nM'nor duda de que es dot P. Betan-

Con todo eoo eo tt ffiatdtdde la vejM sc'Md« tiempo, tambien to profettï~M otro
le ht!rvia muy A tw'udo la Mn~rc, con et cualquiera, conociendo la mucbt cobdicia y
dt'0 que tetnit de derranxtrt* por Crish). · orgullo de los t'i.pfuwtcs, y )* pofa dcft'xsa
DAvx.A t'Ann.L*, lib. 1, Mp. M. de los indios, pHps son MrdioM fn rtepcftn
tMv~~ t'*nn)~, lib. t, cap. 39 de ftftndM ba))HMtof cuanto mM q)*t<'<t < )<t
<< Uc UM eu pMtoct* q~e te* )n(tnxt fe ha- par tut o~ <Mh*jr los de tM istM, tomo
bian de aMb~r (de que at~untMbicicrot) mu- Mte pftdre los viu.. t~. CKM'~mn fE Mh!<-
cho caM), to que iticoto M q"<; si sff)a)ti anos mKTt, Xistoria Kdcsiastica Indiana, MS.,
(como M dijo) no accrto, puo' los ano!t f'n lib. tV, cap. t.
pMtdoa y tôt itdiott no Mtbtdo*: y M no
zos. Vino d mis manos unida con el parecer en et sobrescrito dice. de
letra del tiempo ï'ra~ado de <o
que M~W~c cf tKMmo P. Fr. DomtHyo; esta
fechada en el convento de Teletlaztoc fundado por el P. Betanzos
y <o.
bre todo, et estilo es tan caracteristico.
que basta por si solo para dar é
conocer et autor.

LEYES Y ORDENANZAS PARA LA COBERNAOON DE LAS INDIAS.

I.a larga y acalorada controversia sobre la «ttffad de los iadios,


pro.
dujo at fin las famosas ordenanzas de i542 45, couocidas
y en la historia
de la Amëtica con el nombre de las ~Vt«t<a< L<'t/nt. El espiritu
que pre-
valece en ellas es el de favorecer a los indios
mas como esto Mo podia
lograrse ttasta et punto deseado, sino c!)<x;.mde de frente
con abuses enve-
jecidos que habian pasado a la categoria de dereehcs de hechos
y consuma-
dos, é hiriendo intereses inconsidcradamente coacedidos,
pero legalizados
la
por concesion, era preciso que aquellas teyes ttevasea en si mismas et
gérmen de su caducidad. Destruian el cimiento de las
nuevas Mciedades,
y debian correr la suerte comun a todas las medidas que se dictan por
pura atencion al derecho, sin tener en cuenta que ninguna s<tcied!td se déjà.
destruir por una ley.
Las conquistas del Nuevo Mundo
no se hicieroa con ejercttos eomo los
que ttoy existen en los puises civilizados. Unos cuantos avemureros seguian
por su propia cuenta à un caudillo que les inspiraba conuanz~, y se ibatt
en busca de fortuna. Si la expedicion se desgraciaba, alta perecian todos,
sin que eso retrajese à otros de teguir la misma senda
pero si asestaban
un buen Kotpe. podian contar con gloria y con riquezas. Et gobierno nada
gastaba, por !o comun. en tales expedicioues, sin embargo, el pais
y
descubierto y conquistado le pertenecia. Siendo
tan incierto el éxito, tan
enormes los trabajos y peligros, y no pudiendo aspirar à una~erdadera
soberania, era natural que los conquistadores t~uscasen
otra recompensa
que les proporcionara descanso y bienestar. El primer medio
que se pre-
sentaba para atcanxar tal fin era el de aprovecharse de las
de persouas mis-
mas los vencidos, reduciendotos à esclavitud. Pero este medio
cscandatoso, y ademas insuficiente, era
porque una vez concluida la gucrra
no habia ocasion de hacer mas esclavos. Se ocurriô,
pues, a otro arbi.
trio, y se introdujo la esclavitud disimulada de los nyor<tm.MXo<,
tenia la ventaja de poder cxtendcrse à todo el pais, de que
y chocar tae
abiertamente contra las reglas de la justicia de la moral. no
y El sistema de
repartimientos no tenia, a la verdad, en si mismo nada de irregutar;
duciase a que el tributo que los indios debian dar :d gobierno re-
to diesen
a los encomend<;ros en premio de
sus servicios. Pero ttegando A la prac.
tica, los indios eran t)orrib)cmentc muttratados extorsionados
neralidad de los encomenderos exigiautes mucho
y por la ge-
mas de to que debian
tributar legalmente tes obligaban ai terttCto perMKa~ sin paga y come-
tian toda ctMe de violencias contra sus p<'rsona< y bienes. Si el gobierno
trataba de poner remedio a aquel intoteraMedesôrden. los conquistadores
le echaban osadamente en cara que à ellos debia el reino 6 la provincia,
y to peor era que decian verdad. Keconociendo sus servicios, queria el
gobierno recompensartos con pensiones 6 con donaciones de tierras. I~a<
unas no podian satisfacer la codicia de tes aventureros, y de las segundas
se burtaban. diciendo que tierras sin indiM que las labrasen de balde de
nada servian, porque si los duenos habian de cultivarlas con sus propias
manos, to mismo podrian haber hecho sin salir de Espana, ni exponerse
il tantos peligros.
i'tannada asi la cuettion, era harto dificit resolverla, y no es de e~.
trauar que pasasen tantos anos, M célébra: en tantas juntas, y se pidiesen
tantos par~cerM, antes de tomar una resolucion. Por ùitimo, bien eMmi-
nado todo, se dictaron las ~Vtt<~<M Lcye<, que casi suprimian la esclavitud,
reducian los repartimientos, destruian los qie fueran vacando y probibian
couceder otros nuevos; ponian muchas trabas al uso de to< que se tolera-
ban, senataban diversca cahos en que los poseedores debian perderlos, y
Hegaban A désignât por sus nombres varias personas à quienes debia qui-
tarse una parte de los indios que tenian: en 8n, sin abolir esta institucion
fundamen:al, puede decirse, en las nuevas cotonias. la atacaban por todos
lados, la hacian ilusoria, y preparaban el terreno para ttegar en breve a
suprimirla del todo.
Un grito generat de alarma é indignacion <e tevantô de un extremo a
otro de la América at recibirse la noticia de la publicacion de aquellas
leyes. tumediatamente despues de expedidas nombre el soberano comi-
sionados ad hoc para Ilevarlas à las diversas gobernaciones de América, y
pouertas en ejecucion. Con tal objeto vino à la \ueva Espana el Uc. Tello
de Sandovat. det consejo de Indias, y se le dieron at mismo tiempo los
cargos de visitador y de inquisidor general. Luego que diô naticia de su
principal comision at virey Mendoza, hizote est* ver la agitacion que va
liabian causado las teyes. y la imposibilidad de tt)'vartas à efecto sin poner
en gran peligro a todo el pais. Los interesados trabajaban por su parte
con gran empeno para intpedir que el Lie. Sandoval cumptiese su comi-
sion. Ccdio este at tin, y se convino en que las te'es se pubticarian. por-
que no se podin menus; pero que su cjecucion quedaria aptazada. para
d:)r lugar a que conquistadores y pobtadorcs acuditsen al soberano con sus
qucjas. Asi se hizo, paniendo en comision a Ëspana los prctados de las
ordencs religiosas y atguoes vecinos. Entretanto el vircy y visitador fueron
aprovectondo las ocasiones que se prcsentabun de ir cumptiendo con pru-
dcncia y poco a poco to preveuido en las tcyes, y con el tiempo \inicron
à quedar cjccutadas en su mayor parte, siu ruido ni trastornos: bencUcio
que la Kucya Kspaha dcbiu a su primer virey. En casi todas las demas
gobernacioaes qùedaron tamLien sin oMBptimiento inmedioto ht JVwewat
tcyM. Eh <t Peru, donde el virey Blasco Nutez Veb no qa~e Coder M
panto, pred~terot) ana MMe~ac!on que eoaté la vida al nnattt virey, <'a«aé
intinitm males d los indios, y puac d la çoroea de Espa&a en gran petigre
de perder wqwetta rica posesion, !o que seto pado evitarse gracias 6 la
prudeecia, energia y bueca HHna del célebre D. Pedro de la Gaaca.
Asi pues, Mas famosas ~V~f~M LeyM, por ~<p<W«t Sat«o hecta*, ooxM
dice el oMer Ceyoos (pag. 959), fueron letra muerta en casi todas partes
durante iargo tiempo, costaroH mucha MMgre, y no <c decir <i hicieron
mas daûo que provecho A los :ndios. torque <! la esotavitxd y tca re-
partimientos fueron disminuyendo hasta desaparecer, eso se debiô à ta
fuerza HMsma del tiempo, mas que a cuate&quient teyea. La agricultura,
<t oômercK) y la industria se iban desafroMMdo poco a poco la m<terte
-se Me~aba uno traa otro a los couquistadoMt; sus descendientease babian
procarado ya para entonces atgun modo de vivir; to* empleos se mahi.
<p!!caban, y servian para cotocar a muohoa ociotoa; los mas tUthutentM
se iban a nwevaa eupedtdonM, de las que poces Yotvian, y de ese modo
los repart!mienta8 de indios fa<.ren pecdxndo au tmportancia y dejaron de
ser un objeto de codicia, to que attano et cantine para Mt total eupresion.
Las JVMepM Le~M se imprimieron iumediatamente despues de M pubti.
cacion, conforme se mandaba en ellas misma. Hay, pues, una edicion
de Atcata. 1545, de que apenas se tecuentran ejemplares: tengo noticia de
otra de Madrid, 1583, y poseo un ejemplar de la de Valladolid, iC05, f.
tgnoro si hay otra posterior, aunque !o dudo, porque en tiempos mas
modernes carecian ya de int<;rës, y sus diaposicionesvigentes fueron re-
fundidas en el codigo de !ndi: Herrera"* da solo un extcacte, bastante
extenso, de las ~VN<w<M Leyet pero con ser el texto integro un documente
de tanta importancia para la historia de toda la América, no se que se
encuentre en ningun libro de fàcit adquisicion, porque las tres ediciones
que he citado son ya sumameNte raras. Esto me moviô a imprimirlo con-
forme at MS. que esta en mi poder. y es el testimonio 6 acta de la publi-
cacion bêcha en México. Tiene cuarenta y tres fojas en folio, y esté auto-
rizado por el conocido escribano Antonio de Turcios. Alli se ve que la
publicacion se hizo à 3~ de Marzo de 1S44, y no a 28, como dice Her-
rera." Lo he cotejado con la edicion de 1605, y anotado las pocas va-
riantes que resultao.

Le* dMpoftitioM que Sa Majesté et tonio de MendoM sur les prtttttieM peMon*
metsicurs du conseil ont prisea sont saintes nelles et tM tamamett, i5&0; ojxtd TuMAUX,
et justes, mais l'on ne peut nier que par ces t.X.p.359.
nouvelles lois Sa Majesté a ruiné le Pérou, "Doc.Vn,tib.R,cap.S.
et que bien des choses seront changées à la Dée.Vn,tib.1,Mp.
Nouvelle Espagne.AvM du vice-roi Don ~m-
MMORtAL DE FRAY BARTOLOMÉ DE LAN CASAS, EN FAVOB DE LOS tMUM

Y
DE NtJEVA ESPAÇA. –
MOtORtAL BEL OB)8PO FRAY BARTOLOMÉ DE LAS CASAS
FRAY DOMtMGO DE SANTO TOMÀ8, EN NOMBRE DE LOS )KD)08 BEL PERÛ.

AI habtar de las A~Me~M L~M de i542 es imposible dejar de


recordar
el nombre de Fr. Bartolomé de las Casas, su principal autor. Por
eso a
continuacion del texte de aquellas Leyes he puesto dos memoriales
suvos
que estan original en mi poder. Et primero tiene una sola foja en folio,
y el segundo tres.
Ninguno de los dos tiene fecha. t~ del primero debe
scr posterior a
1550, m cuyo ano parece que renuncio el Casas el obispado para ir
a cncerrarse en el convento de S. Gregorio de Valladolid. En el me.
ntoriut se titula a et obispo que fué <te Chiapa < to que prueba
que habia
ttn t)o ya la rcMuncia. Este escrito debio ser uno de tantos
que présenté
ut (unscjo en favor de los indios, y es
una buena muestra del estilo em-
broHado y véhémente del P. Casas. Aunque
no haya en este documento
uinguna circunstancia especial que le dt gran mérito,
no he querido dejar
de imprimirto, ya que es tan corto, porque conviene
recoger y consenar
cuanto satio de la ptuma de uno de los personajes mas notables en la his-
tona del Nuevo Muudo.
la
misma consideracion me hizo admitir en este votumen el otro
me.
motiat, aunque no pertenece a nuestra historia, ni aun to creo redactado
por et P. Casas. Pero hahiendo puesto en et su firma, hizo suyas las ideas
que contiene, y podemos considerarto, por tanto, como una de sus pro-
duccioncs. 1~ historia del Perù en aquella época tiene
tanta relacion con
la nuestra, que no podemos
dispensarnos de estudiarta, y por ùttimo, e~
documento en si mismo tiene bastante importancia,
por ser uno de los
po«)s que nos revelan to que pensaban los indios en materia que tan de
ccrca les tocaba. Se oponen abicrtamente at sistema de repartimientos.
ofreoendo servir at rey con u<t:) cautidad considerable, tal de exi-
nn~c de aquella servidumbre y atcauxar otras franquicias,por
entre ellas la
de tener una representacion nacionat. à
mauera de las antiguas certes de
t~spana.
Dos rctigiosos dominicanos, de esa ôrden
que tanto se distinguio en la
d~tensa (te los indios, fueron uaturatmente los représentantes de los del
t'erù et famoso Fr. B:u totome de las Casas et tambien cetebre Fr. Do.
y
mingo de Santo Tomas. despues obis{)o de la Plata. Y
es de notar que
no toman oficiosamente la voz de los indios, como se ve en tantos otros
documentos de la epo< a, sino que
se présentât) como verdaderos apodera-
dos suyos, prestando caucion de yrnfc.

QuKr.tNA, Vidasse H'hott'im'tcbrt's, tom. 111 (Madrid, 1833), p~ tn.


Probablemente se cscribio este memoriat hacia !5(!0. En et principio
se da a entender que ya et rey hahia vuetto de sus viajes a Inglalerra y
Ftandes, y usi no puede ser anterior a i55M en que veritico el n'y su re-
greso del ùtHmo de estes dos paises; ni posterior a i5()t en que \ohi6
de Espana al Peru Fr. Domingo de Santo Tomas.
À la vuelta del mémorial se ha))a este acuerdo « AI visorey del Po'ù y
comisarios, que vean to contenido en este memorial, y hagan )o que se
tes esoibe, conforme a to que se acordo. >t Ko creo que nunca Hegara a
tomarse en séria considération esta solicitud de los indios.
He hecho grabar con toda exactitud las dos tirmas de Fr. Bartolomé
de las Casas. No tengo noticia de que se haya publicado antes de ahora
facsinute alguno de la tirma del venerable obispo. AI tin de este tomo se
hallan otros dos escritos suyos que no Hegaron à tiempo para ir unidos
a estos.

CARTA DE LA OUDAD DE MICHOACAN.

Es bien sabido que Michoacan ha tenido sucesivamente tres capitales


Tzintzuntzan, antigua corte de sus reyes Pàtzcuaro y Valladolid t)oy
Moretia y es sabido tambien que el asiento del obispado ha tenido las
mismas yariaciones, aunque no en las mismas ëpocas. Establecido primero
en Tzintxuutzan. fué trasladado à poco tiempo por el Sr. D. Vasco de
Quiroga a Pàtzcuaro, donde comenzo a fabricar una suntuosa catedrat que
no ttegô a concluirse. Los vecinos de la ciudad de Valladolid prctendian
tener el obispado; mas nunca pudieron conseguirlo det Sr. Quiroga; y
aunque su sucesor, el Sr. Morales de Molina, estaba de acuerdo en la
traslacion, no tuvo tiempo de veriScarta. El ano de 1580 tue cuando el
Sr. Medina Rincon paso el obispado à V alladolid pero Patzeuaro continué
como capital hasta fines del siglo pasado, en que Valladolid (Moretia) ob-
tuvo tambien la primacia en el orden civil, como ya la tenia desde dos
siglos antes en el ectesiastico.
la carta que publico se retiere a las contestacioncs habidas entre la
ciudad de Valladolid y el Sr. Quiroga. Esta original en mi coleccion de
MSS., y tiene dos fojas en folio.

RELAC)0:< DE GAnOA DEL P)t.AR.


l
;Quiën que nuestra tnstoria no conoce et nombre
haya hojeado un poco
de Garcia del Pi!ar? Vino a la Nueva Lspana con iternan Certes; y aunque

< Fn. J~tx MKt.K'<t; Tesorns Ycr<)ad(-- ta Or'tcn <)'- )')(-())M~"re~ (Rnmn, t6R), 3 ts.
ros de las tndias t'n la Historia d<' la uran f"), h')n. ), )'. MO-M:).
J t'n.vincia de San )uan Hautista dcl !'cru de
no figura entre los conquistadores distinguidos, dct)i6 prestar servicios de
alguna importancia, puesto que el rey le concedio escudo de armas. A
la ttegada de la primera audiencia ya era conocido Pilar por sus maldades.
< Ayuda))ates principalmente en sus maquinacioues diaboticas (escribe et
xSr. Zumàrraga) un tal Garcia del Pilar, interprète de la lengua de los
Il indios. Este hombre, a quien los gottemadores pasados habian querido
t attorcar dos 6 Lres veces, aunque por desgracia habia escapade del cas-
ttigo que tan merecido tenia, y a quien Cortés habia prohibido, so pena
t de muerte, que se mezclase en negocios de indios, aprovecho el viaje del
!t marques à las Hibueras, para unirse con Salazar y sus parciales, y to-
dos diët onse a robar de consuno. x Y mas adetanle. hablando del
rescate que Guzman exigia al rey de Michoacan, agrega < Mtar no se
xdescuido en esta ocasion, porque antes de la ttegada de la audiencia
eestaba agobiado de deudas, y hoy gasta gran lujo en su persona y casa.
tDiceme el presidente (Guzman) que Pilar le sirve, y tambien à V. M.
~Peto yo afirmo y me proliero à probar, que al innemo es al que sirve.
t Merece el mas severo castigo mas no tengo esperanza de que to reciba
» eu este mundo. t Verincose et presentimiento del buen obispo, porque
Garcia dei l'itar murio en su cama.
Ta) hombre no podia menos de convenir a Kuno de Guzman. quien
ncccsitaba de un instrumento para sus negocios particulares. La circuns-
tancia de ser Pitar interprète de la tcxgua mexicana aumcntaba su mérite
para agente de las extorsiones que Gt:~man hacia sufrir a los indigenas.
IJevôtc consigo al emprender su expedicion u la Nueva Galicia, aunque
alli no le fué ya de tanta utitidad, por no ser inteligente
en la lengua de
aquellos indios. De esta circunstancia se aprovecho despues Pitar para
defenderse del cargo de compticidad en los excesos y crueldades del
go-
bernador, echando siempre la culpa at otro intérprete Juan Pascual.
relacion que de aquella jornada die Pilar, comprende desde el prin-
cipio de ella hasta la vuelta a Tepic. No tteva fecha. parece
y ser do-
cumento perteneciente a ta residencia de Guzman, redactado de ôrdcn

"HMRMt,t)<;c.!V,)ih.f,cap.8. tous de concert. !~ettre de Don Juan de Xu-


"C'était surtout un certain Garcia del marraga, Htequeetude Mexico, au Roi,<t«<
t'itar, interprète du la tangue des tndiens, TER'«K, VuyaMes etc., t. XV), p. '*6.
qui )ctai()ait dans toutes jcttrs machinations Pitar ne '<<st pas oublié dans fcttc
diatM)tiqu('s.(:('thonnne,qut!)t")t)x'm))res affaire, car, avant t'armée de )'a')d)fnr<
du ~ot)\frt)t'n)('ntprffMcnt avaient voulu il était criblé de dette:, et maintenant sa
faire jK'ndn- deux ou trois foift, et qui, mal- personne et M maison brillentdu plus grand
)'eurcusement,<H!)it~)Mp()cau châtiment )nM. Le président m'a dit que l'ilar lui
qu'il méritait tnt)ien,<'taqui(:ortM avait rend des «ervicts ainsi qu'à V. M. Max j'af-
défendu, Mun peine de m.)rt, de se meter de:! urnte et j'offre de prouver, que c'est à l'enfer
affaire-) de!'tndicn!<, profita du voyage de qu'il en rend. JI mérite les p)us grands chA-
ee)ui-ri.(Hibueras,)Mur!M'tiquer a\ect'a- tunents, mais je n'ose espérer qu'il te« re-
tMar et Ma partiMH! et ils se mirent ;) voter cohe dam oe monde. Ft.. p. 35, 36.
superior, y como una dectiracion escrita que se tomatta Pilar. AI mar*
il

gen hay nichas apostillas pidiendo actaraciones sotx'e diverses puntos. y


al fin estan las respueatas. Todo esto \a puesto en notas. El MS. original
pertenece fi mi coleccion, y tiene ocho fojas en folio.
Pilar retiere casi siempre sin comentarios los hechos mas 6 menos atro-
ces de Guzman pero los prosenta cou cierta intencion a la peor luz po-
sible, de manera que la narracion por si sola produce horror c indignacion.
Et empeno de acriminar a Guzman se nota nms en otra dectaracion format
que diô t'n el proceso de t'estdeocia, y es como una umpUacion de la parte
relativa al tormento y suplicio del C<t~.tonfstn. Pubtico este documento el
Sr. D. José F. Ramire! y de c) puede deducirse, con bastante aproxi-
macion, la época del îallecimiento de Pitar. En 24 de Enero de 1552 presto
aquella dectaracion, y la suspendiô porque « dijo que se sentia ma)o.
otro dia estuvo peor, el otro dia peor, y ansi fué empeorando ttasta
que mûrie y no pudo acabar de decir et dic))o. t Fatteciô por consi-
guiente à fines del mes de Enero de 1552, à los treinta y nu anos de
edad, pues dectarando en la residencia de Cortés dijo en iKH) que tenia
veintiocho anos.

ttBLACtON DE LA COttQtJtSTA DE LOS TEULES CHtCH)t)ECAS,


QUE DtÔ JtJAN DE SAMANO.

Parece ir dirigida esta relacion :i la audiencia de México. Juan de Sa-


mano era capitan y factor en et ejército de Nu&o de ~uzman como testigo
de los sucesos que renere, su relacion es importante. Comicnxa con el
suplicio det C<th.MK<~<n, y termina en Octubre de iS5t con el regreso de
Nuno de Guzman à Tepic, despues de fundar a Culiacan. El autor se
séparé atti del ejército y se vohiô à México, de cuya ciudad cra alguacil
mayor en 1558. Por razon de su empleo fué cncargado de poner en H-
bertad a su antiguo gefe Kuno de Guzman, cuando el rey ordeno que se
i? permitiese pasxr a Espana para defenderse de los cargos que se le ha-
cian, segun tenia soticitado."
El original de este documento esta en mi coleccion de MSS., y consta
de veintiun fojas en folio. Tiene al principio una nota que dicc lia A-
ir ~r<~<na~')et)<e en la rcjtiJotcia <ccr<'tft.

SKGLKDA)
DOS RELACIONES ANONtMAS (t'K)MEMA Y
M LÀ JORKADA QUE HtZO NtiKt) DE GUZMAN A LA NUEVA GALICIA.

Existen en mi coleccion de MSS. estas dos relaciones anénim.ts: la pri-


mera tiene cuatro fojas eu fotio y la segunda scis. Por careccr de nrma

Pr')ce!MdeRM)()enciaoontraPcdr<)dcA)v~Mdo(Mu]nco,<8~),p.a(ii. M..p.
no puede asegurarse <)uc sean originales, aunque to parcccn pero son
por tb menos copias ceetaneas. Es una tnisma la tetra de antbas. y sus-
pèche que son de un mismo auter. En la segunda, a) ref<') ir cerne ttevan
los indios las cargas (pag. 5(~5). se tmceatusion a la prin'era (pag. 289).
Tienen las relaciones el mérite de ser escritas pur tcstigos oeulares y
actores en los sucesos que se retieren. Contienen tambien noticias de las
costumbres de tes indios de al(uellas cemarcas. Es para m* iududabte que
el cronista Herrera tuvo a la vista estos papetes en varios tugat~s copia
hasta las palabras (Déc. IV, lib. 8, cap. 2; tib. U. cap. 9, li), y en la
Dec. V, lib. t, cap. 7 y 8 casi esta insère ta seguttda retacion. Sirviose
tambien de ella el P. Tello, como se conoce comparaudo las pags. 50i y
5<)2 con la 5~7 de este tomo. La relacion se rctiere a la cntrada de Diego
de Alcaraz y Lazare de Cebreros, que fueron tes espanotes que por eu-
tonces a~anzaron mas hacia el Norte pero es notable que nada se diga
del encueatro de Cabeza de Vaca y sus companeros de naufragio.
Quien t'aya sido el autor de estas relaciones, Ho be logrado averiguarlo.
Aun~ da algunas scnas por las cuales se pudiera venir en coaocioieBto
de su nontbre, no n)e tta sido posible acomodartas a ninguno de los capi-
tancs de la expedicion de Guzman.

RELACION DE ACAZ!TL!.

La Relacion de D. Francisco de Sandovat AcazitU, cacique de Tlalma-


natco, escrita en mexicano por su secretario Gabriel de Castaneda. es un
diario de la expcdicion dcl virey D. Antonio de Mendoza à la Nueva Ga-
Mcia en iN4t. Dia por dia se va asentando )o que pasaba, y especiatmentc,
como era naturat, todo to que toca a los indios de Ttatmanatoo y su cact-
que, cuyos dichos y hechos se retiercu <xm sobrada puntuatidad.
No se sabe que exista ci originat mexicano de esta retaciox. Lo que
teoftnos es una traduccion castettana t)ec!*a en iMi por Pedro Ya~quez,
inter)M'etc de la audienda. llay una copia en et ton)o tY de i~<wort<M
7/M<«rica< del Archivo (.encrât. Et Sr. D. José Maria Andrade posée o)ra.
de la cuat saqué la n)ia hace mu< hos anos. Pero sea por <utpa de t<'s co-
piantes ô dei inh'rprete. 6 )nas bien de todos. hay et la n'tacion mucttos
pas:)j<"< sin scntido. At~unos pmtc corregir con el auxilio de o'r:) n'jtiu
que ntc fr.mqueo el Sr. D. Josc F. ttamuez, y parece he<ha a nM~tiados
dft siglo pasado esta copia présenta indudabtentettt<* un texto nM'jor que
el del Archive (.encrât.
De lu biografia del cacique Acazitti tMda se. ni creo que habra cwa
particutar que saber. Uabto de <-) tte<'istain en su &M««<f«, t~snon.Mt~,
st'gut) costtnnhre. et tituto de la n'tacion. Ht'ahm'nte si <'sh* scco dim io da
dcrt'ctto à su autor j~ara tigurar <'n nna HiMtofxf), et cacique Acaxidi de-
bcrij dcjar et pucsto :i su cronist.) (~asHueda.
MEMORIAL DE ZFRrTA.

Muy poco es te que se sabe de la biografia del Lie. Alonso de Zurita,


6 de (Jofjta, como et Brmnba. Herrera no le cuenta entre los autores de
que se vatiô para escribir sus ~codo~, ni le menciona en ellas me- to
nos su nombre no se hatta en ta 7«M<t que i<ar< ia puso à la reimpresion
que hizo de aqnetta grande obra en 1750. Si Vetancurt le induyô en su
catatogo, solo fué al ùttimo, entre los escritores que menciona sin especi-
ncar sus escritos. El articulo que le dedica Beristain es tan breve, que
bien se puede copiar por entero. Dice asi
<:Z~/r~ o ZORITA ("D. ~~H~~ natural de la AnUgua Espana, Doc-
!)r en Leyes, cuyo grado incorporé en la Universidad de Mëgico el ano
i555, siendo Rector e! Ven. Canônigo Juan Gonzalez. y con asistencia
» delVirey D. Luis de Velasco. Fuë Oidor de la Audiencia de Mégico y
t Minisuo tan intègre, como estudioso de las Antiguedades é Historia de
los Indios. Escribio
< V!f<aci«<t de ~«t Caciques y ~ftiorM prhtCtpa/M de las Provincias de la
t A\ Lt'<< y C<~<«Mt~)t'< de los 7Mdj«t y ~Tr~M~M que pa~at'an a <M<
t Prnx i~M. Ms.
<(Tu\o esta Obt'a en sus manos D. Cartes de ~i~Mt'tt~a y Gongora, y la
» <tpj6 Original al Colegio de S. Pedro y S. Pabto de Mëgico, donde la teyô
!t el Jesuita C~f~tr~. Hablan tambien de ella BctancMr y Buturini. Hoy
existe una Copia en el Archive de la Provincia 'del Stô. Evangetio de
S. Francisco de Mégico.
Lo que Beristain ttama Relacion de C«cM/«e< &c. no es otra cosa que
la BrM'<; y ~«waria 7!e<a<'wM de los ~ct«)fM, t/ M)<u)cra< t/ dt~rfncifM que
habia de <;M<M en la ~Mc~a ~~MM, &c. Esta obra principal de nuestro oi-
dot pennanecio ioëdita durante tres siglos, y cuando vio la luz pubtica fué
disftTtzada con traje frances, en la coleccion de Ternaux, cuyo tomo XI
ocupa por entcro. Et texto cspunot andaba en copias MSS., y yo tengo
un:) hace tiempo pero comparandota con la traduccion de Ternaxx noté
que en \arios lugares, y sobre todo at tin, abrevia muetto mi MS., com-
pcndiando las respuestas y onutiendo parratos cnteros. Otra copia posée
et Sr. th Josë F. ttannrex. Es anti«ua, integra, y aun parece un origi-
nal t)ien que no esta tinnada. t'oco ))a fué pubticado por fin el texto es-
pano) en el tonx) tt de la ~<~ccttf«t de /~<-Mw<'n<fM /Mfd<~jt r~att~x al /~<-
<M/'ri~t)tHf~, ~t~to<f<(t y <«<<~x:oc)«n de las /'(«tMwnM ~MM(~a< en ~H)c-
rMn </ <Jccan<a; pero desgraciadamcnte por una copia incompteta, como la
mia. No que oWgen pueda ttaber tenido csa diversidad de textos.

A Mta fa)ta hay que n~rc~a! )a incont- las muchax errata~ de im~rcnta, hay h'<;io-
prcubibte ne~t~encia dei editor. Fuera du nM notoriameott: tquivocadax, que habria
La Bnfe FMacton fue escrita en Espana, despues que el oidor regresô
de la America. (tonde, dice, pasi) diez y nueve anos, tes diez de ellos en
Mexico." Haciendo la cuenta segun sus propios datos. resutta que esos
diez anos fueron los de i5M à 15C4. Corresponde bien con la noticia de
la incorporacion det grade de doctor en la universidad de Mexico, que
nos da Beristain ( tomandota sin
duda de la Cntnica de la Universidad es-
crita por P<~t. que ~) tuvo y se ha perdtdo). porque es de suponerse
que <'t oidor <'u!daria de dar ese paso
luego que hubo Hegado a Méim-o.
E) Memoria) que ahora pubtu'o no tiene fecha p<'ro hahieudotie dicho
\a que <'t autor residio en México de i584 a iX<t4. en ese
perfodo de
tictupo h:<y que colocar la composioon de est<- <'s<:rito. Ko creo errar
mochn tijandota en iSCC. En primer lugar me pan-ce ver en la pag. 554.
h)). 9-H. nna atusion à las expediciones hechas a la Florida por disposi-
<-ion de D. Luis de Vet~co en i~t8 y i~M. U<-<pn<'s dice, va al fin,
que ha comunicado aquel négocie con Fr. Atonso Maldonado que t«! à
t~spana, !o cuat signit!ca que iba a partir proximamente. Noticias directas
del viaje de este religioso no las he hallado pero sabemos (pag. 598) que
andaba en Espana con Fr. Alonso de la Vera Cruz, el cuat partie de Me-
xico en i56i, y es probable que el P. Matdouado fuera con et.
No es titcit detcrminar que provincias M proponia conquistar y pob)ar
el oidor, porque no las nombra. y acaso él mismo no tenia idea bien ctara
de to que iba a hacer. Solo se ve que el viaje era at Norte, y probable-
det
tnente ))ac!a Sonora y Chihuahua. Es de creer que las proposiciones
oidor no fueron admitidas, porque no hay noticia de que tal expediciou
Uniera efecto.
El MS. original esta en mi coleccion tiene cuatro fojas en folio.

FBACMt~TOS DE UKA H)STO)t)A DE LA NCEVA GALICIA, POR EL P. TELLO.

Hace diM 6 doce anos que et Sr. Lie. D. Crispiniano det Castitto. <o-
nociendo mi ancion a la historia naoionat. tuvo la bondad de regatarmc
estos f):)gn)ontos de la Historia del P. Tt'tto. cuya copia habia obunido
!.i<t<)!nuy[.'cnc<'rr<')<ir.)ti)stcttccirqut't'n t,un)aut)t)tMttfM<'trnt<:copit')t')Sr.Ht-
)<~);tr~<'strtm<'st'<)))iat)«sdt')a!tc«tt.is(tc tnirt'x.
Cnrtt's.t'tt'fHtor't't'ottt't'uncn )'<') "tX Et) la trathtcciut) de Tfrn«'x. pa,3
;i los jmxajcs que tf t)f)tt<:n'ron~)t'ia<t"'<, pro- al <))), (tMpUfO de las pa)<)'rM~)ttt<«' ~rM-
)xn)hnductH)jt'h)ra)t\c«)rt'('fi")'f'')'art«i))- ~)f<<«M(f<«~rottttf)'f<<'f"f"<f.')')*
fc)H't"<,xin ())«'h'hnbi<!rn<'<'u!)iJ«it.t nn)- tt;~h)tx'it)n df talque !<i~m'n<'m')tt'\t" cs-
s~)tarnntih!<'()t)rtm~ac))n).'<n"st)t't<)t)« )).())<)):f<'<<)'"t<tJH'<<)<<n.Mfrtfc.));)t!.m-
<')t))))))d(),t'<)tn")f"))H'<<trttXt)t'<<)rtcs. <« o.t*s, tftnt" 0) f) itnprt'xt' df M-t )' n) tt'mo
):!< tastitna que nt)ât'<))ft'cton ')(« ))U(!n ht'r tttt <'t))))ifnp)ftMS.vf)))*<)<')Sr.M.<t)))r<
h)t<;tt'ttatttc,vayat)))!~)')ac<)t)t.tt(ttM')idt). "))(.K)~th't.ht'.Mti,)~('<it'
<.<'t)tt)(hch')M'<!t't)u«'st).Kt(h'tai))))M'rt.u)t(' )'r't)ci;)t)<'S;)n\)c<'f;t'-Je Tt'tt'ottn''<)<'M'-
1-
<))'!<( dt'Xxt'it.') non t".t.(p«r p")'t'.tr.L)t',t.t- c))".tca)),'H"r't)d(' )'.S. At~u-tn*
t)o t't c<t)M) de hfK't'r t* pubhMcit't) ~'ri-t <)c (Mc\)co.U.<"),hh. (.Mp.X.
del Sr. Lie. D. Hitarion Lotncro Git, résidente en Guadatajara, 4 qu!en
no ténia yo entonces et gusto do conocer. Llcgada la hora de imprimir el
fragmente tuve la fortuna de contar ya con la amistad asistencia del
y
mismo Sr. Romero Gil, quien se siryio revisar todas las pruebas, empteando
en ese trabajo su conocida instruccion en la historia de aquella época, y
sobre todo. su pertecto conocimiento de los lugares en
que pasaron los
sucesos referidos por el P. Tello.
Tan poco conocido es este autor, que
no hallo otra noticin de él, ea obra
tmpresa. sino et articulo de la B<Mw<<-<'a de Bcristait).
y es como sigue:
« TELLO ~Fr..i)«oMtt<~ Retigtoso Frunciscauo de la Atitéi-ict Septen-
trtoxa). t~scribiô
< /~oria .Va~Mo Nueva F~cof/n. ~!s. Su Extracto
en nueve
Qnadernos existe en et Archivo de la Provincia del St<). Evangelio
de
t Mexico. »
La indicacion Hogra<ica de B<') Mtaia Mo puede
ser mas vaga, pues t):
siquiera expresa la provincia a que pertenecia et tftigtoso. Tr~te
por b
mismo de adehmmr :d,;o en la investigacion. pero mutitntente. En tin,
debiendo regresar a Guadatajara el Sr. Romero Gil, le rogué
que viese
de averiguar si eu aqueUos tugares ('xistia algun papel
que nos (liera no.
ticias de la vida del P. Tello. Su <-«ntcsta( ion fué
que a pesar de habcr
p~sto et mayor empeno y reg:sn'ado muchos papeles viejos. solo habia
,~dido ac~r:u- que el Tello fué namrat de la ntisnta ciudad do Guada.
tajara. de la familia !eHo. muy antigua aHi. y entre euvos individuos
se
cuenta tam))icn hoy un estimahle literatu, et S). canunigo Tello de Orozco.
Para suplir, si(}ui<'ra en parte, el v:)< io (te noticias.
me euvio a) mismo
tiempo el Sr. Homern Git tas que se cncuentran. rctativas u
nuestro autor,
en una cronica n)!)nus<-rita de la 6rden de S. Francisco. Son estas
«Et ano de i~UU. gobernando la Nucva i~pima et conde de Monterey,
~s:))i<. por f-t pucrto <!<- Acaputt-o Sfbastian Yixcaino
con gran nuntero de
agente y cuatro"' religiosos franciscan(ts. al descu))rintiento (te la isla
de Catifornia. l.os religiosos cran Fr. Francisco de t<a)da.
por con.isa-
~rto. Fr. Diego de Perdomo, Fr. !~rn:)rdino de X:nnudio. Fr.Mt~w
'7'< de la provincia (te Xatisco. Fr. Mcotas Arabia. sacerdott-s. v ,.)
'.bcrmano tcgo Fr. Cristot.) !p<.y. c:)n)in:)ron con fcHcidad
Y tms):) et
pnerto de Maxattan. y habicndo tt<-ga()o alli a tomar agua oH-as
Y cosas.
*se des<.nd):trc6 et P. Hatda. porquesiendo ))on)t)re muy grueso, y ta na~
"vegacion de aquettas costas catienu-, se enfermo
y se quedo en aquetta
» tierra. Ltego la armada a la boc.) de Catifornia. <jue tiene ochenta t.-guas
"de entrada. y ttuhit.ndo d<-iten)bar<xt«en dos pm-tcs,
no tes ;)ar<
foeron parajes a proposito para poder pobtar. <-omo toporqoe imentattan. se vo).
ieron a end)arc:n- hasta dar en et puerto de la Paz,
por ser ticrr:) apaci-
f:)))co M)n los que counu ra <)c<pucf, ttin contar con et logo.
xbte, y M gwate Mn dbcil y Mtigab)e, que viendo a nuMtMt e«panotes
t)oe recibieron Mea y con grande* demoMracMne< de contexte. Aqui
tdcsembarcaron. y luego con ramas de arbot se amuraHaron. por si los
t indios se deMnandaran en alguna cosa. Asi pennane<;ieron por dos me-
1 ses, en que déterminé el general Vizcaino deMmparar la tierra, porque
)t no habia maiz en e!)a, y el que ellos habian nevado estaba at a<*aban!e.
los religiosos, que se sujetaban a padecer cualquier penoria por no dea-
itamparar la tierra, quisieron quedarse pero no se )o permiUo el gen<Tat,
t prometitmdoles que brève darian la vuelta, y asi part!eron con la etppran.
r za de voher pero no se to concedio Dio! porque aunque el dicho Viz-
» caino votvio a aportar a las Californias, cuando por mandado de Fetipe ttt
fué a descubrir el cabo Mendocino pero ya no ttevo frailes franctscot.
sino descatzos de Ntra. Sra del Carmen, y no entraron en el puerto de
x )a Paz, sino a otro que Hamaron San Bernabé.

« En el ano de i60o se ve en la misma cronica que fué electo ( el Padre


Tet.o) para gaardian del convento de Zacoalco, y se dice de él que hizo
de mamposteria la safristfa de aquella iglesia, con las puertas y ventanas de
silleria que derribô la torre que estaba arrninandose, y la comenxé de cal
y canto, dejandota en el estado que tiene. Hizo otras muchas obras en et
dictto convento.
« En la misma crônica se encuentra que en el ano de 1630 fu~ nom-
brado por el provincial Fr. Pedro Gutierrez para que se enrargusc del
convento de Amatlan y admin!strasc el minerai de Jora <*n uni<w de
r. Die~o Ribera y el cronista anade que por no s:d)er et camino entra-
xm por San Pcdro Anatco pasando indc<-ib)ps tralrajos cnnc aqucHas
ft\)gus)sht):)s y aspt'tishuus serramas. y ttabicndo ttcgado at minerai de Jura,
dcjt) a)h a su compunero. Fr. Antonio se fué a dar a conoccr <'on tes in-
dios de An):)t)an. y t):)))6 en <'t indios )ep<'huane! roanos y otros de dis-
tiutas tio't'as, fot:){i;i<)os por dptitos por no pagar tributo. porquf a)t) no
H('d)a justifia scgtur ni cctcsiustica. Cuatro anos dcspues, y hubi<'ndosc
sub)<'vu()o los indios de Amattan. à instancias de la audiencia v dtt senor
ohispo f). Francisco Kitx'ro, tnanduron al P. Tt'tto a los pufbtos df Ama-
t);n) y nnncrat de Jora para pm'ificurtos y <'t cronista dicc qu*' )):)bicndo
ido, u cosm df nucyos U'ubujos votviô a rt'ducir it tes indios al estado pa-
< Oit o en que untes se t)a)).)t)an y suoedio at dicho p.tdre que andando
visit:)n()o tos ?)«')))<)'< (te sn mision. Hcg6 un indio ttamado n. Atonso y le
<)ijo que )os indios de) puebto (le Ychuattittan csmban cnn'c aqm'ths sierras

con sus f:uni)ias, porque nu pudicutto sufrir los ma)os tratamiemosquc tes
<t:)b:)n tos espaitoh's de sus ptx'btos. sf habian huido. v !o nam: at) para
aconscjarsc.
<Kn iMt se
hatta su notnim* en la tism de los guardiancs de) ct'uvt'mo
de Tecotodun, eu et que cstaba en este Uempo. y se dicc que pro<;ufo
unos buenos ornautentos y todo )o nccesttrio para el cutto divino.
« En el anode 1648 fué electo guardian para el convento de Cocula, y
conctuyô la iglesia que existe en aqueUa ciudad, embe!)cciëudo)a en su
interior. Et cronista le califica de varon docto y de piedad.
« En un capitulo de la crôuica de los franciscanos, cuyo rubro es « De
o los muchos libros que hau comluesto los ministros
del Evangetto fran-
» ciscanos en la Nueva Espana. se habta del P. Tello, y (lice: < Et Fadre
a Fr. Juan Antonio Tello, docHsinto yaron, escribio nMtct'as t'osas en nues-
» tra crôntca primitiva, compuso mucttos seratones, y u'adujo muntms pe-
» dazos de la sagrada Escrkura CM una tengua pura y ciegante, que se
conseryan en nuestro con~ento.
Ilé aqui cuanto me ha sido posible avenguar acerca de ht vida de este
vénérable varon. De ello se deduce que fué persona priocipat de su 6rd(;u,
y que era de edad muy avanzada cuando escribio su Historia. t'orque
t)at)ipndo ido en iN96 con la printera expedicion de Yixcaino, como mi-
sionero, no es de suponerse que tuviera entonces menos de treinta anos;
y habiendo escrito en iCM, como ëi mismo dice (pàg.420), K'nia en
aquella fecha ochcnta y seis anos, io que parece dificil de creer. Sin em-
bargo, este cômputo se confirma al ver que en tCUS fué nombrado guar-
dmn de Zacoalco, para cuyo cargo no es probable que tut'ra etegitto, a
no tener los treinta y nueve anos que le corresponde!) por el mismo c:d-
culo. Que escribio hacia ~650 6 5t to dice tam))ie)t Mota t'adi)):). y consta
asimismo del testimonio de un escribano. como adptantc vcrcmos. Tat vez
entonces solo daria la ùttima mano a su obra, escrita mucho antes.
Mota PadiOa, en su Ilistoria de la C(w~M~«t de la .Ytfet'a («~i<«t, se

Et tituto de la obra de Mota Padilla es capttu)' s ca()a nna. En el


dos partes con 4S
ctqut*si~ue:"Conquistadt')HKmf)()eia fo))etin <)c)p~[i<i())t'o<'Ht )'))')."quf sept)
Nueva Galicia en la Atiiérica Septentriotta). b)ic<ihaen(~)~t.~aj:u':tC)ttH5'i,!)cimpri)ttiu
Fnndacinn de su capital, cindad de Cuada- cstaohrac«))t')tttuit)<tc"))istoriadt;):t
)ajar.t,suspr'))trc'<<)sn<iUtart'!iy))«)iti<'os, <~«n<)uist,t<)<'):t)'tn\h)(h~h'ta\Ut'v.t<)i!-
vhrcvcdcscrijx'i')ud<'h)srt')nosdc)a\'t<
e_ cia,escritap<)rt')t.i(').~)ati;t'i<!t').)M<)t))
vaVixcaya, NuevaT')te()oo Nayarit, Nucva )'a(ti!)aeum2.Hdi('inn<tc"H)P.ti!t."<iua-
t;)[tnn)a<))))'a <) (x)a)mi)a, Nut'vasFih~inas <)atajara,Ti)).<t <')<<<))). acart:o<)e.).Santés
o T''jas, ~m;vo Mt'hx) ()c L~')), \uc\a Anda- <)m/.<'o.t8r.6.3t(nu')scn''<(~HO,~)Oy y
tH('iauS«))«!aySin:ttt)a,o')nn«ti(;!adt!!a tu j).<.Hsta<)i\i~idac~(<«<tftr«y
)s)a(!<')a<~))f()rt)ia,j)orf<'t))j'rt;nd<'rst'ut!<)!! ~rtf t.'r<<'<tft.<<t'r~:aqm'a octtpa h's dos pri-
dHdi<;))Ot)rt'i))«tcn(:)ohis))ad()d('d))~aciu- )))(')'('!( t()!))<M,M)))~)eapituh)s,ye!-ta et ter-
<!ad, y otros eu <;) distrito de sx Kcat AudH'n- M!«,c«n~!).t,ac~)ci')!)<'spt'«)ma,p!a)J:a()a
ria, Hérita por<!)).ic.)).Mnttasde la Muta (ic)ast'ratasn!as~r<'s~r.)s,')))ccun~)t))t'r
)'ad))!a,t)atura)dcdi<;hatiudaddc<i))a.!a- p<;rs')))a!n(~!ia!).))))c~tt'h)''trn!tiap~n))')a))a-
y h('r«)rre,:i<)').t primera Vtstx.Tntfftit'iott
taja!a,a)}!ua<in)ayf)<'<t('tSfmt(t<)(iti~,y
actu.t)A)x)~ad<)ti)K'atd('<HchaHfatA)tdien- f)t'))cc<)t)hi~<:tarst',p))t's,t't'))x't)«t'\ihtf!)tc.
<ia.\))('<)c<Tt'H)H!'t<'nd<;('!)a\ar!ax iirri).tamd!)a)anh~'h)st)tt)h)Stt(;"AtK)-
«~pi.t!<n)a))us<'ritas,yc<'))')?.<'«ha')tacuah<t: ~:n)~ <!<').') \)!!)!<')n!a (<t'~)t'«~,yt'rrht'txta-
iad<').\)'(:tm<)<.cn<'ra),)asdc)osSr<'s))a- df)(!t')a<:att'(ha)<)t'<!)t;)da).)jara."S)a))ra/c
tnir<yAt)dra()<ytan)i.t.t,adivi~h)n(!<' )')<ta<)<)('t')~i.)hti('<t,)<t'r)at't)('<ta<t.na))~a<)n
);t~))ra<"t\ariacn)asc~)nM:tanuati(!))t; y)«)r))a))(;r()t!ctfa(i«vimto,p()rt)m't't)))i)it))o
refiere continuamente al CMM<MK Padre 7'~<o (que asi le ttama), y at
parecer to tuvo completo, porque en ningun lugar dice )o contrario; cita
a )o menos muchos pasajes de et que no se encucntran en mis fragmentes.
E) P. Beaumont, que escrihia hacia i780 su Crontcc <<<- ~tc~oacan, tam.
bien cita con frecuencia la /~ona del P. Tello. Antes de. aquella fecha
debiô ocurrir el extravio de la obra. si hemos de juzgar
por estas pala-
bras del cap. 32 del lib. t < La historia manuscrita det R. P. Fr. Antonio
Tello, ~Me he leido ?0 mucho «<'mpo, y M ha pcrdtdot &c. cuyas palabras
dan à entender que la obra se perdiô en el tiempo trascurrido entre ha.
ber)a leido el P. Beaumont y haber escrito et mismo su Crônica ettada.
En cuanto A los nueve cuadernos de extractos que, segan Beristain,
existian en el archive de la Provincia del Santo Evangelio, solo puedo
decir que nunca consegui que se me franquease aquel archivo, mientras
existieron tas ôrdenes religiosas, y que, despues de extingoidas estas, he
sido informado de que no se encontre alli ese MS.
De los dos fragmentes que ahora publico, uno, que comprendia tos
ca-
pitulos 2(} a 59. fué dado al 8r. Romero Git por el P. Fr. Manuel de
San Juan Crisôstomo Najera, al tiempo de salir por ùttima vez de Guada-
tajara. Dicho fragmento tenia al pie la siguiente nota, donde aparece el
verdadero titulo de la obra, que en ninguna otra parte he hallado.
<tVa cierto y verdadero este traslado, corregido
y concertado. y con-
< cuerda con los capitulos de que se ha fecho mencion. y constau sentados
'en un libro de folio manuscrito por el R. P. Fr. Antonio Tello, de la

nos rcficre (tom. H), p:ig. 40i, éd. de (Juad.) protinciMdc) intehor, ha~ta \uevo México,
qm- por intcrccsiuu de S. Pcdro Hegatado y aun se extieude A la historia general. E)
obtuvo sucesion, de que habia carecido en plan era demasiado vasto, la critica del au-
dicx y )M'is ahos de matrimonio. tor no igualaba a <u diligencia, el estilo tie-
Hsta croxica importante permancce ne reMbio* de la ëp0(t en Que aquel huo sux
inAiita. Kt autor niuriu autt's de conduiria. f!'tudios; pero a peMr de todo, la obra es un
O.iy copias de <')ta en cl Art hho Cencra), et) ricu rejtertorio de noticias, df que puede sa-
mi (-n)cccin)) y en tas de )ns Srt's. Andrade
y Mrte uran partido. t~ rranx-a e<ta todtvfa
!<an)ireï. ComtadedMpartM. t~ primera, inéditx, sc~un qocdt dicho; pero existe una
i"t'tu)ada ~i~armo a ta (r<)M<f«, no ofrece aiicion del ~;Mro<o. pubtiMdt por D. C.~rtos
t<ra)) interes. Hs un cctnpcndio de la histo- Mt'it de BtMtMMote fon et e\tr!)))<) titulo
ria de America, desde f) dfsfuhrim'ento de de Xititoria del Ht~cubrhuiento de la Atne
~'toj), hxsta )a totua de Mt'\icn jtor Cottes. riea Septentrional pur Cri~totM) Co)on, es-
).a ( r'ittx'0 propiatnt'ntcdicha ahraM dcsde
''t 'teiicuhroniexto dci rt!i))« de Michoacan
crita pftr el R. tr. JM<MtxW de la t<~<t.
rctigiotio frtncmctnn de la PtW)))cit del San-
hatita <;) ahodf )5~). K) aotor no tMto tuvo to HtxngeHo df M<"nfo. MexiM. iM6. 4'.
la ti~t )a<i obrax itnptt'~s r~tativas .) sut~dtt'iot) incotnptett, ione) t insn~i~ K)
asunto, ttioo qm- junto en)) ftran diti~'ofia P. Ve):x, ft qnien Bostamante fttrihuvu )<
'nochott ntanufwrttM é it))ttr))n)p))t<M auk'n- obra, no era mas que el tot~uo duexodet
t!os, quf en parte KC han p<'r<)idn. A)ftU!)o< manuscrito que tirvio .< este de "ri~mit)
f")'io a la )t;tra, y aumcntan <'t n~rito de su t<erist<m) habla de nuextru autur tnedico
"t'ra. No se reticro esta unicatnfntc al rcino
y hombre de muudt) tnteit df tomar <') h-tbt-
')< Michoacan, sino qm'cotnprendc ttxtas tas <o); mas ))<t<~t)<)cit< f.u Cromco.
tôrdcn serattca de nuestro P. S. Francisco, sita en el convento grande
~de la Provincia de Santiagf de Jatinco, que se hatta fundado en esta
i) ciudad de Guadalajara, Nuevo Reino de la Galicia, cuyo titulo es L<6r«
» M~xttdo de la CfdMMa JfiMC~Hca, en ~Me M <ra<a d<; la CM~Mtfa e<p<rt<t<a<
t y <<tKpcroï de la Santa T~rouh'cta de Santiago de y<~MCo y A~MCca ~ttcaye,
)t
y dt'MMtrhmento del Nuevo ~j'ifo su fecha por et sigto pasado de i65i
t auos. Y à pedimento del regidor y demas principales del pueblo de Mexi-
catcingo, y con licencia del P. Provincial, saqué dicho testimonio y para
$ que conste donde convenga, doy el présente en la ciudad de Guadalajara,
» a los Mnco dias del mes de Abril de mil setecientos y cnarenta y cuatro
sanos, siendo testigos à to ver corregir y concertar D. Juan do San Pedro
Moncayo y Agustin de Mondez, présentes y vecinos cuyo testimonio va
< en cincuenta y cinco fojas, la primera del seûo cuarto y las demas del
xcomun. En testimonio de verdad.–t7n~Ko.–LutsRmz M MoNCAYO,
!) escribano real mayor de càntara y provincia. »
Guiado el Sr. Romero Git por las indicaciones del escribano, empren-
diô, en union de otras personas, un registro en el convento de franciscanos
de Guadalajara. Desde el primer dia hatio otro fragmento en un tibro
forrado en pergamino, cuyo titulo era: Coleccion de oarM< p<tp<'<M no<<-
ciM de AfttMHex. Aquel fragmento comprendia tos capitulos que ya peseta
et Sr. Romero Gil, y atgmMS mas. Ilizo copiar tos que le faltaban, y de
todo resultô to que ahora se publica. Aunque continuo el registro de tes
demas papeles del convento, hasta examinarlos todos, ya no dieron ningun
fruto sus invcstigaciones.
E) Sr. Homet atribuye la casi totat pcrdida de esta ohra à dos inva-
siones que sufrio la biblioteca del convento la primera en t8i0, con
motivo del atxmniento iuiciado pur i!idatgo; y la otra en i84C, a cons<
cuencia de uno de uucstros prouunciannentos, )):d<icn<to habido destruccion
de libros y papeles en amhas ocasiones. Pero antes hemos visto que en
la ('-poca en que escribio et P. Reaumont esta)):) \a pcrdida uua parte de
la obra det P. TcHn. l'or consiguiente, to mas que ttariau aquellas in\a-
sicnes séria ugra\:n' el mat, y asi succdio probabtementf;, por s<'r cosa
indudabtp (juc el Il. t{('aumont tuvo mas de to que nosotros tcnenx's.
Para impcdir que eso poco dcsaparccicra tantbicn, rcsotvi inctuirto en
este secundo tomo de mi CoLECOOt. Lo pedia tambien la importuncia dct
d«(;umento. Cierto es <p)c Mota l'aclilla aprovt'ctx) lus noti' ius del P. Tello;
mas no tn<)as, sino que ctigié entre cttas tas que te paroicrnn di~nas df
sel' incorpfn'itdas en su otx'a, sedun <'s de neccsidad al formar t'uat(pucr
trabajo ttistorico. Mas como la ctcccion nu siempr<' suctc scr uct'ttada, 6
bi<'n se hace cou un objcto <t<;te)mi))a<to, <t<*jando to <))tf <'s importante.,
p<'ro no viene at asunto, es hoy ()o rt'gta at t'scrihir la historia, romontar
cuanto sca posi))t<; a las ft)c))t''s o) igiuatf's. Por eso di <'n mi )))'iuK'r tomo
la //i<~r~t <<f 7))~tM <~ AMfKt 7~/MMft de Fr. To)i)<to de Mototinia, y
ocuparé el tercero con la '/«~rM ~<;<c<M<<<ca ~td«ttto de Fr. Ceronitno
de Mendier, aunque de ambos escritos mtu targamente Torquetnada y
aun en el tomo cuarto (s! las fuerzas me a)<'aMxan para publicarlo) dare
otra MMtan, por decirlo aei, de ta ~«t~nft del P. Motolinia, que YM)0 à
mis manos mucho detpues de pwbticada la pâmera.
Los fragmentos del P. Tetto M: refieren p&r fortuna a un penodo inte*
resante. Et pcimerocomptende tos capitulos 8 a 13, y el segundo del 26
al 59 supoege que del libro Il, segun la indicacion del e<cribano Mon*
cayo. KetifreM en ellos una parte de las expedicioues de Kuno de Cuz-
mim, y luego la subtevacion de tes indim d<; ta Xue\a Galicia, hana et
regreso del virey D. Antonio de Mendoza à México.
Comosoiocontaba yo con una copia, tuve que seguirla MetmenK'. aun-
que esta ~i<J))emeute corrompida en varios lugares. Fué preciso re~ctimaf
varios nombres de pueblos, MtattMente desti~urados. <~}o naiLMjo no haLtMt
yo podido desempenar sin el eticaz auxilio que tuvo la bondad de pres.
tarnte una persona tan inteligente CB la materia, como es el Sr. ttontero
Gil. Asi to conueso con gratitud, y anado que en reatidad i et mas que
a mi se clebe que nuestra historia se baya enriquecido con los restos de
esta obra escapados <te la voracidad del tiempo.

DOS RELACt~XES AK~tMAS [TERCEKA Y CtAKTA)


DE LA JORNADA tjtE H)XO KL~O HE Ct XXAX A LA *<CEVA GALICIA.

Los originntes o copias coctanfas de estas dos relociones se encuentran


en un ptecioso côdice del sigto xvt que para en mi poder, y del que en
otra ocasion tendre n<ou\o ()f h:)tt):n pues d~M'ra prestamos n):(H-)ia)cs
p:)):) atgun future votumot de esta CoLECCtOK. itubien<)o insertado tn et
prcscntc otras dos retacioofs :)t)6))i)nas sobre )a jornad:) de ta Xm'\a (<u)i-
<'ia, a las que ttame ~rtmfra y «~t't~ hubc de se~Utr et misnto sisten<a,
tiantando a estas fcrcrro y fttar~, para distin~turtas y facititar las citas.
t~t <trc<rft comienza en i'uruandiro. ai enu~r en et reino de la ~ueva
Galicia, y conctuye con el re~reso a Jatis<'o. Kt autor era parndario de
(tU/tuan; y no ntas compasivo que et. se~un se ad~terte.o <tice à quien
dirige su retacM'n creo que a la segunda audien< ia.
t'or ôrden de enta se redacto ta r«<ny<! retacion. !)osttt*<'t)o que M) autor
fu« CrMtobat Flores, persona principal y regidor de Mexico. Din; eu la
pag. 4<)7 q)*e al ttegar al rio que t sta entre <.uyn:<o y Cuixeo ))a!)moo unot
indios, <K tos <xates envM) Piuno de Guenon a Juan de But);os y nn.
Ahora bien: Juan de Sanmno. at n'ferir este suceso. dico ;pag. ~<)7) que
Kuno de GutntHn Il n)an<)o M Cristottt)) Hores y a Juan d< t!u))<oti a t.on-
xato Lopez que fuet<en n destottrir &c. v Des< artaado a Juan de tturgos.
M)«ncionado yn en la retacion como persona distiu<a de) auto) queda la
dudu enue Cristottut Flores y Gonxato t.opex. Mas no pue<)<' so tst< utmuo
et autor del escrito, porque s'' le nombra en él muchas veces, una de et)aa
(p:ig, 470) distinguiéndolo p<rfectamente del autor <Y Gonzalo !j6p€
y el alcalde Samaniego </ yo testigos de esto.
No me he atrevido, con to'to, a poner el nombre de Cristôbat Florea
a) frente de esta relacion, porque to dicho no me parecib fundamento au-
nciente, y porque Bernai Diaz nos da una noticia que no se paede conci.
!iar con mi conjemra. « Paso (dice) un Cristôbat Flores, hombre de vaha,
nturio en to de Jalisco, yendo que fué con Nuno de Guzman.t Nuestro
autor anduvo con Guxman todo el tiempo que duré la guerra, y diô su
relacion estando ya de vuelta en esta ciudad, donde ténia su casa y ve-
cindad (pag. 46i ). Por consiguiente, sobrevivté a ta expedicion, y no mu-
r!o en ella, como el Cristobat Flores de Bernât Diaz. Pero tambien es
preciso decir que este inestimable crouista escrtbiô mpchos aitos despues
de los sucesos, y su memoria podia serie infiel en atgunos pormenores
de poca importancia. Hablaudo, por ejemplo, de Garcia del Pilar, dice
que < muriô en to de Cuyoacan (Ctiliacan?) cuando fué con Nuno de Guz-
man, siendo asi que segun acabamos de ver, consta por un documento
auténtico que muriô en México despues de su expedicion.
E) autor, sea quien fuere, era capitan en el ejército de Nuao de Guzman,
y se muestra basante hostit a su gcfe. Con frecuencia cita testigos, ya sea
para comprobar los hechos que él presencio, ô para que se sepa à quiénes
puede pedirse declaracion soi~re los que solo supo de oidas. Abraza su nar-
racion desde la salida de México hasta la prision de D. Luis de Castilla.
Hay al principio una equivocacion, que sera tal vex de pluma: dice que
Guxman saliô de México a 30 de Diciembre de ~~50, debiendo decir /M9.

INFORME AL REY POU EL CABILDO ECLEStASTtCO DE GCADALAJABA.

Curioso por demas es el informe que el provisor y tesorero del obispado


de Guadalajara dieron at rey en 1570. por encargo del cabildo que go-
bernaba Mde vacante. Admira que dirigiesen al soberano esa mexcta de
noticias cstadisucas. dcnuncias o iticas cous<'jos peticiones, y hasta
antcdotas. i'~strauo es ver cômo se concitiaba cnton< es el profundo res-
pcto a ta majestad, con el desatino y casi ttanexa que s<* notan en los es-
critos que se le dirigian; y no solo en el fonde, sino hasta en los acce-
sorios. Los varios documentes de esta ctase que tengo en mi coleccioia
csUH) escritos en pobre papel, tetra en générât detestabte. sin margenes,
y con '.«bra de eomcndaduras la respetuosa formula final to salvaba todo,
segun parece.
Los canonigos de Guadalajara se propusieron escribir sin miramiento
humano, y comenzuron por los obispos de la diôcesis, dejando mal parado
at ùttimo, que acabaha de fa)tecer. Siguicron con sus compimeros de ca-
bittto, por cuyo encargo esoibian, y varios de ellos no satieron muy bien
tibradoa de semejante résista. D'eron tuego iras de los oidores, paMdo<
a tus canunigos. PaMtrun at
y présentes. y los pusieron muchu pcor que
jin pur tas ttorcas caudinas de los desapiadadus informantes, lux empleadus
del gobierno, los cterigos, y tos frailea de toda~ las ordenes.
Ht documento. contiene ademas un cuadro de aquettas provincias, cuya
pobrexa de entonces contrasta con la riquexa a que ttegaron despues:
apenas podian tnaotenct' pobtenn'nte la mina de Guadalajara. CauKa tam-
bien adntiractOH el aninto de lus ettpauotes, y la confianza <'on que se dise,
minaban en aquettos intMeosos terrenos, dondc fundabau pot)taciot)C)t cou
seis yccmos. Las nacioncs que en nucsnos dias afectan despreciar la Ee-
paua, no c«nccen sin duda et at.ombn<in< ttut~aj~ de couquista y cotouixactco
que entptendK) y ttevô à cabo en b)'e\tsin<o tiempo, dcrramaxdo por todo el
Kucvo Mundo aquellos ttombres de hierro que hoy nos parecen fabulosos.
Et intbrute original esta en mi pode), y Ucne nucyc fojas en futio.

CLAUSULA DEL TESTAMENTO DE DO?) FBAY BARTOLOMÉ DE LAS CASAS.

En et extenso trabajo sobre la ~'<~t y 7~<r</fM J< Fr. Toribio de Jf«<


ttift, <'on (lue el Sr. U. Johë F. Haminx enriqueciu el tomo 1 de esta <Jo-
LECCKHt.diu noticia y mt extracto de este documente (pags. cxDX-CL)).
Alli expreso tambicn que csos apuntcs los tmbia totnadu de un cudicc de
la Dibttoteca hnperiat de i'at is. Su cxisteociu me era y.) cunocida, pues
desde 1844 to ita)<ia desetito D. Eu{;«)iu de Octtoa en su C«tn~<' r<tM-
))<«<" de los ~attu-so-iff~ Z'x~H(~<'j< <~)<htXt)! ')) la RtM<«tc<a 7<<'f!~ de l'aria
(pag. ;76); pe<o no diô noticia de tudos tos papeks que conuene, m
)n<-n< iona et testautcntu dt't i*. Casas. Sabieudu por et Sr. Kmuitcz, que
alli se enconttaban este y oUos dooxoentos importantes, se aun)pnto mi
desco de lograr copia de una t)uena parte dei codiee, {'ara tu cu:d va tta-
bia \o dado atgunus pasos. Se ofrecian. sin entb.n'go, ditindtadt's casi
ittsuperabtes, purestar los ducumentos en tetra antigua, y no ser posit)te,
t
sino po)' una rara ( asuatidad. ttaUar en pais \tranjeto una persuna inte-
H~ente en pateo~rafta y at misuto tiempo ttastante vetsada eu nuesno idio-
)))a para poder encargarte trat~aju semejante con se,,uridad de tfuen e\)to.
At pubticar et totno prinx'ru de esta CoLKCOWi me tisonjeaba de haber
e)t<on)):)d<t to que necesitaba. y por eso eu la pa, <n\ annncie que
pronttttendria la copia de t~sduemnentoscootenidus en e) «'dice. y a '-u
)ieuq«) apareeerian en esta obra. Mas la persona en quien )):d<ia pnesto
mi cuntianxa nu correspondit' a cita. y )odo lu que bi~o fue envianne et
indice de tas pioxas que con)iene et (odice. Uesde tnc~o se nota que es
inexacto pero como de todos nx'dos es mas copioso que ta noticia de
Uchoa, to inserto at nn de este articuto.
t.te~ue a perder toda espo anza de copias. hasta que .dnunos af)os des-
pues se presento la ocasion de t)acer \iaje a Europa n)i excetente amipO
et Sr. D. José Maria Andfade, a quien, por supuesto, no dejc de encar-
gar que del codice marca(to ~V" ~5~ ~f.-G<;rma<M~ n<e copiara siquiera
et testamentû de Fr. Bartctomë de las Casas. Kfectivamente, a <u regroso
Bte entregô la copia que ha servido para la impresion, cuya copia cotejo
et Sr. Audrade en Paris con el original ayudado por el Sr. abate Bras-
seur de Bourbour,
Hasta en tas ùttimaspalabras que dicté al despedirse ya de este mundo
conservé el P. Casas las mismas ideas, el mismo estilo y la misma vehe-
tnencia que en todos los innumerabtes escritos de su targa y azarosa car-
rera. Este ùttimo tiene un tono todavia mas grave y solemne en pocas
palabras, y sin descender a casos particutares, recopila, por decirlo asi,
sus opiniones provee con paternai soticitud a ta consenacion de su obra
principal, y al coneluir ordena la recopitacion, ad pcrpc<Mam rci memoriam,
de las innumc~btes cartas que habia recibido, y cran <et testimonio de
la verdad que por tantos anos habia defendido. a Quiere tantbien que si
Dios détermina destruir a Espana se vea que es en castigo de las des-
trucciones que hizo en las !ndias. «y parezca la razon de su justicia. o Et
Ctnca.! cttwt ~«~cari;.
Cuatquiera que sea el juicio que cada uno forme do los hechos y escri-
tos del V. Casas, nadie que lea estas ctausutas de su testamento podra
poner en duda la buena fe, desinterés c intima conviccion con que pro-
ccdia. Si como i)on)bre incurriô en fattas si no siempre fué acertado on
sus consejos; si los resuttadcs no correspondieron a sus afanes, todo to
ohid.'mos al contemptar con admhacion a) hombre indomable que se in-
ter)!onia entre dos mundos, tomat)a el uno bajo su amparo, Y sentia en si
la eno'gia snticipnte para arrostrar y detener el empuje del o)r«.
Et Sr. Banurex. en la noticia à que antes me lie referido, t)at)ta de
n<Mf~a~t apostilla, ttc Fr. Atonso de la Vet-.tcrux, que se cncuenU'an en et
MS. original. Kn la copia que he n'nido à la vista solo se halla la que
he puesto en la nota de la pag. H~, y es la misma que trascrihiô el
Sr. Hamirex, sat\c aiguna variante.
ite aqui, por conclusion, el indice de las pic/as contenidas en et codice.
A pesar de
sus mu<hos clefectos, podra servir para ~uiar las investigacio-
nes de los estudiosos.

i. La rftacH))) d<:t viaje de tas mijtinas que st; diu a S. M. por et P. Fr Andr~ de L't-
dancta.
9. Rda<ion ()c! opitan Artit'ta<)ne fué :i tas Filipillas.
3. Hdafinr. 'i~ la tntrada dr la <:hha (juc tn/.o~'t P. Fr. Martin de Ho()a y Fr. Ccrunifnn
Marin.
1. Cartas divcrsa-) <)<; reti~ioooti de tas t'itipinat), de cottas aHa tocantett, en e~tx'ciat del
P. Fr. Martin dr fiun.
!<. qm' (~ prfsi(t<'ntc Oyando proYcyu <'n el Nucvo Orhe que )os rcti~iosos fuctch
S<~))re )n
cnrns. t'areccr no conviem', por Fr. Tom.'is de Mercado.
C. t.ati propo-icionH.s que K condcnaron contra el Dr. t)<-cerra,
y su retpuMta.
7. La carta de ))usto de ViHe~as que cscribio A S. M. tobrc que no se vendie<f'n puebfos
deia~)ex!adcTo)edo.
8. Ce:)u)a del rey para que tasjustidas no hagan informacion contra los re)ij:ioaos.
!). tnstruccion sobre la cohranza de bu)a~.
10. Parerer del ohispo y reti~ioxM sobre lus eoctavos de resoate, y sobre que tampoco
pur via de guerra contra tes indios C~.
11. Que teoto~a f'fc~ en que los ec)esi&stic<M estan exentos de la ttegtar jerisdiccion
~uw<< ~otftfatem.
<2. Que contra el concilio tridentino ninguno puede hacer comentarios, ni e<cribif.
Capitntos para les provinciales que S. M. manda.
14. Sobre e) fonciiio que los rtH~ioMx d< U. Pio Manuel, obispo que era de famara ~<
15. t.ft stntcncia del arzobiolio de Totofto, Miranda de (~erranM, ad <wt~NM. de t<jd« t.~
sufcdido desde tu priMon.
t6. Carta dct obispo de Chiapa al arzobispo de Toledo, sobre to~ indioti; muy notable.
ïe~o MtMt copia <<< ella th<M tt0 la imprime porque e<<d ya <tM-tt<M<! en la Cof«'ftnn de /M
Mrojt de ~'r. BartoMmé <<< <<M C<M<M. p«t«c<M<o por D. J. A. Mcr<tt<< ~Pont, <«~. t. Il.
poy. «7.
17. Informacion qoe to< indio* no pneden enajenar coM de la comunidad, sin licencia
del rey.
18. H) viaje que Âivaro de Mendaha ))izo desde el Peru à las idas de Salomon.
19. Lo que a la muerte de) arzobifipo de Toledo en Roma pat.o, y la oracion que <i tuvo.
20. Actas del capitulo de VaUadotid de la orden, aoo de
!<t. !~c)aracionde ta estampa dM)de e<5ta crucificado uno en h&bito.
2' Metacion del viaje de t'edro de Oniùa y Lopc de Aguirre, del Dorado.
2;<.fntitruccion del visitador Batdefrtma.
24 E) brève de la raformacion de la orden en tes reinos de Aragon.
25. Dos carias del < bispo Quiroga a t'r. Hiego de Chaves.
26. Del doctot Venero aobre el Nuevo Reino.
27. AyttMs para S. M.
28. La instruccion que Hevaron toti proyincia)ea de tas ordeues, ano <)e 1562, cuando
fucrn)) a Hspaha.
29. Peticion dct P. Fr. Atonso Maldonado, que dio en consejo en Madrid.
M. Carta del t'eru de Fr. Gi) para e) obispo Fr. Bartotome de las Casas
.)).«o!tpue!)taa)acartad(;S.M.deto!).
:!2. )))!)tru(dot) que ttcyu et P. Maociita para tratar cou S. M.
U3. Memoria de las <osas que ;i S. M. en consejo se habian de pedir.
M. t'na carta de un traite para S. M.
US. Cedu)a de S. M. en juicio (ontradictorio para que los retigioMs administren los M-
craux'ntoti.
.'tM.htstruccion para F~rtuno de tbarra, )<) que habia de tratar en corte.
.')?. Oposiriox t'oo la ccduta <')) que se mandaba no hobiesc cteti~os dt'mif babia fraiitS.
:18. )nstrucciot) t opiosa de cosa" qm' se han de proveer por S. M. para ) bien de la ticrra.
3M Carta tnuy notabte de Fr. <it'roninM de Mendieta para et P. Buttamant' uecosa'!
qm' para 'ottscr~acion <<e los itMfius y biou de la tierra se detx'u proveer. j'Fn~nta ~t) <tf<
M)<MJK<'H.J
~0. t.a rexpuesta de tnoidf en qm' a la ceduta de S. M. se respondc <)<' convenir que to:<
re)i)!io!i<ix mmo furn!! administrt'n )ot sarramentM.
41. t'eticion que)') obitipode (~biapa dio tt) con<fjodc tndias. ('~m~r«n<'t)M<<n~<MMt).~
~2. Trastado df la ctausuta de ttstamcuto de) obit-po du Chiapa autoritado. ( M.~
<3.<;o))(i('rto<)miSt'b!i'oc<'))<')<'apitanSerpapara)odeUruarasj'tf~
<t. Pcticiot) (h) obispo de Cbiapa para su santidad de Pio Y. ( fm~r<tf fn Mff )«<Mm<nJ
45. Petifion de Fr. A)onf)o Mahtonado.
*6. Avisos que el Mtro. Fr. Atonsc de la Vert Crut diu en Madrid al marqxM de FatfM,
cuandu ténia por virey de 'Sueta Ksj)a!~a.
Peticion que se (ho al re) por lus très provinciales, ano 156Ï.
48. ).o que se note en el diah.go del Il. ['r. Maturin se prueba ser catotico.
t9. K) brève de Pio V para q te no cntren mojeres en ctaustros de religiosos.
50. ttu)a de reformacion de t io V.
51. Carta de reformacion de tas tres urdenes~ para el bien comun y cristian<)ad, <tc)
(tortor Sepntveda, que prueba scr justa la guerra con )os indios. (Es <tM<t~~tt que mi f'o-
:'t«ttfe rotf/'Mndtd aqui e)t «)t0 M<« d<M titulos de ~te:<M ditersas.)
5~. Ppticion en favor de los mdins, que no debcn pagar diey.mos.
53. Respuesta de tas ordenes à to que S. M. mandaba sobre et derecho de su patronaz~o.
54. t'arecer del P. Fr. Atonso de Castro, sobre dar los indios det Peru perpctuos.
55. Respm'sta de en favor de los indios, para que no sean mot~stados mas.
56. Carta de Fr. t~nacio de la Pena para el marques de Fatces.
57. Supticacion de t<)<)as tres ordencs para Su Santidad de cosas perteneeicntt'sneste
Nuevo Orbe.
At~o he podido corregir al principio de este indice con el auxiho de la desctipcion de
t). Eu~'nio de Œ'boa, que por desgracin no es compléta, t~ttre )cs n" 5 y 6 menciona una
"(~arta autu~rafa de Fr. A«x'n:o de t'tMm't'cenfto al <nMt/ t<et'ft<'n<<o F*M? <*) f. t'r..4fomo
de la t crn i- de <ir</<'« <<<- .'<<)« ~~tM(tt) Provinciade la Auoa Me~nn~. ~fr.ftco (asi se
)ee en el sobre) Su frcha 29 de Octubre 1578; cuyo articuto ouutio dei todo mi copista,
y parccf que to ntismo biïo con otros.

CARTA DEL P. FR. CEKONtMO DE MEKDtETA.

Det mismo cudice que et testamento de Fr. Bartolomé de las Casas, se


saco la carta del P. Mendieta. las dincuttades que et Sr. An<)radc tuvo
que yencer para conseguir aquetta copia, me habian hccho renuuciar at
empeno de obtener la de esta carta, cuando il Unes de Ï864, con motivo
de tpgrcsar a Francia et Sr. baron H. Berge, o<!cia1 de arUHer)adetejn'-
cito e\pc()itiot)ario frances, yino a yer<He, y con su acosuuxbrada ama-
bitidad se ofrecio a desentpenar cuatquier cncargo que quisiera \o hacette.
Me u<'m')i6 dt's(t<- )ue;;o habtarte del tamoso cudice, y de mi ~ran deseo
de adqui) ir copia de varias de sus piexas. PromeUnme enviarme las du
aqm')!as que le scnatase mas por no abusar de su bondad tue Hmitë a
indicarte la carta de Fr. Gerouhno de Mcndieta. Pasô .dgun tiempo. y
con<ieso hahcr He~xto a p<'usar que 'nisesperan/assatdrian faUidas, c&nto
siempre; pero a) lin recibi uua carta de) Sr. !<er~e, e inctusa en ella la
copia de) interesante (tocumento que et lector lieue a la vista. lie aqui
c6u)o, despues de siete auos de di!i(;encias infructuosas, vino a nu poder
esta carta por caminos inesperados y sin costa atguna, gracias a la bon-
dad y tina atenciou del Sr. Berge, a quien ofrexco gustoso este testimo-
nio pùbtico de mi agradf'cimiento. Et mismo sehor me envio despues
otras copias entre ellas las de dos escritos de Fr. Bartotome de las Casas,
que apenas Ilegaron a tiempo para ocupar et ùttimo lugar de este tomo.
t)ebo decir ahora porque di la preferencia a la carta dct Mendieta.
I). Eugenio de Oc))oa ~<hi )!)<;<) o~ ta tfabia catiticado de t)tM)/ t)o«tMc, y
eso ttamaba ya mi atencion. Pensatta ademas reunirta la
grande ~f~r«<
<'c~««sf)c(t 7tt~i(ut(t del mistno autor, (lue t):d)ia yo tenido la fortuna de
conseguir. Proponfame. pues, pubticar con ella esta carta en el tomo
de mi Cof.ECC)ON mas a la ttegada de la copia mude de dictamen, consi-
derando que su propio lugar era en este tomo, compuesto de piexas suel-
tas, y que no dcbia yo retardar la impresion, para no exponerme a que
por cuatquier accidente quedara sin veriticarse.
1~ carta dei P. Mendieta es una vigorosa apo:og<a de los fraites. una
defensa de la autoridad del virey, una terril)le acusacion contra la audien-
cia. y de paso centra los empteados del gobierno en general, y hasta con-
tra todos los espanotes que no eran frailes. El estilo es véhémente, v con
frecuencia caustico el buen religioso, penetrado de la important ia y jus-
tici.t de su causa, no se imaginaba ciertamente que en esto pu(liera fatmr 6
la caridad cristiana. Dirige su carta al provincial de su ordcn, Fr. Fran-
cisco de !<ustamante, al tiempo que este it)a a partir para Espana en union
de los provinciales de Sto. Domingo y S. Agustin, t)e\ando por principal
ot~jeto pedir at rey que revocase su determinacion de que el virey estu-
viera obtigado a consultar cou la audiencia todos los negocios. Creo que
no desagradara at lector que le anticipe yo un pàrrafo de la grande obra
de nucstro misionero, donde hattara noticias biograficas del P. Busmmante;
se impondra del objeto y resultado del viaje (lue diô ocasion a la carta
de que tratamos. y conocera et estilo de la famosa obra del P. Mendiem.
Rsta tomado del libro V, cap. 52, de la Historia ff~t~ttca /M~nM< MS.
tr'ray Francisco de Hustamante, muy docto y religioso varon. fué na.
tund (lei.i,eino de Totedo, y recibio et habite de religion en aquetta pro-
vint ia de Castilla, donde tuvo m"~ho vator y estima por sus tétras, religion
y virtud, y fm' etecto en custodio para et capitulo générât que se cetebrn
en Mantua et ano de mil y quinientos y coarenta uno. Y como desta
provincia dct Santo Evangetio fuese con et mesmo cargo al dicho capindo
j. Jacobo de Testera, y en su compania Fr. Martin de Hojacastro. am-
bns hombres eminentes, por cuya retacion entendit) Fr. Francisft) <tt' t!us-
tamnnte et mxctto fruto que o) esta tierra de la ~ueva Fspnna ttacian los
rc)igiosos n)endi<:)))«'s en aqnetta saxcn. He<-ha la expedicion det caphuto
pf'dida ticencia a tos pretados, se vino con aqueitos padres a esta ~ueya
Kspana et ano siguiente de mil y quinientos cuarenta
y y dos. donde sirYK
a Nuestro Senor con mut'ho eje")pto de su persoua edincat ion de todos.
Y
Fne muy ensenado en tas divines t.etras. tt-vo Artes T<-n)o,~a <-n esta
proyincia. Kra tmen poe)a tatino. y excetente acepto predicador. con
to cua) ttixo muct)o fruto en tas animas. l'or
ser hombre prudentjsimo v
de gran gobierno fue dos \eces comisario générât de todas las Indias,
y otras dos veces provinciat des)a provint ia <tet Santo Kyangetio. )oscu:des
oficios ejercito con mucho cuidado ceto de la honra de t)ios. discurriendo
p")' todas las partes y proyincias que er.tn a su cargo. Y con ser hombre
que p:)s:tba de < incuenta y cinco anos cuando tuvo cstos cargos. siempre
andaba a pie, si no era por verse necesitado en largo camino. cuando iba
otra province. Y todo toque tocaba a su oucio Io hacia con tal gracia.
dejaba quejoso. De los retigit~sos
que a todos daba contento, y a ninguno
de las otras ôrdenes y seg~ares era muy \ctM'rado y querido. 1~ primera
Ypx que acabo su
provincialato fué par morador al convento d<; Cuernavaca,
cntendia dias
à aprendcr la lengua mexicana perfectamente ( puesto que la
liabia ) y atti dio grande ~eatpto de humitdad y moat) el desprecio de su
querian dar. t~r ser
persona, no queriendo beber uu poco de vino que le
hombt-e en dias y nece&itado del e~omago <na& supUa esta necesidad be.
queriendo
biendo agna cocida con hojas de un a< bot que Ui~nan aguacate,
padecer meagua por amor de Dios, y con celo de la santa pobtexa. E'-a
estudio para la pn'dicaciou era con.
niuy dado a ta oracion, y su principal
suttarta primero con Dios. Cuando la segunda vcx fuc electo en con)isano
générât, audaba la doctrina de los indios muy dosfa\orectda, y ellos muy
supedilados do los que buscan antes et iuterese del cuerpo. que la satud
do las alpes, à cuya causa fué nuportunado de los religiosos de las tres
w.
denes fuese à Espaua à dar aviso dette al rey D. Fettpe. nuesH-o Mnor. jun.
H. Agustm.
tamente con los provinciales de las ordenes de Sto. Domingo y
Y puesto que la mar le hacia notable dano, to acepto por et bien
pùbtico

y servicio que a Dios se


hacia. Y en E~pana Uabajo todo to que pudo
fué sin provecho.
por que se remediase to que eu el caso convcnia, aunque
Porque los d~ consejo <ajMt-UH do.t pr~tncia<<-< cuM .teHdM
b<'<-a <! ~M ~<-
pad~; cual <;M<o tt«;n Fr.
por Fr<nM;«co, <t~<tM~ ~<t" de
scr-

no~M tMUUttr~ que ~M.<e a gozar de la verdadera dignidad que sus


Madrid,
fieles ministros poseen en et cielo y asi acabo este destierro <-u
adonde esta CHtcrrado en et convcnto de S. -ancisco. ParUô de aca para
murio en
los reinos de Espana ano de mil quiuiento~ y sesenta y uno. v
et siguiente de mil y quinientoa y sesenta y los,
Es de nota) que tas palabras que van pucst;'s de tctra corM) M estan bnr-
radas en et MS., aunque pueden tecrse perfectamente. Eu su
tugar hay
cscritas a) margen ''stas otras mas suines « 'w )''«Mo t< ~"f t"frt'ct«M
<~tM, '< ju))~ con t-<«' .Sf)i<M- ~)<c «T)'i<~ de
tttJ! <'MC)<~
en
a gozar &c. Todo et pasaje que dejamos co~'iado, retativo ai
P. bus.
XA.
tamantc. le incorporo Torquemada en su ifwf~MM ~tdxtM<t (tit).
diversas w~r<t~<<a(<<-<. Alli
cap. M), a la tetra. intercatando ùnicamente
MS. de la Mj~r<o
se cncuentra la alteracion en iguates térmm"s.
cd<;j"«~<t<t es de iCii. ~Estaria ya ttecha la correccioM en et tcxto
del
Il. Mendicta cuando to tuvo a la vista Torquemada, que imprimio su obra
en 16i?)?
~') la alteracion d<-t MS. es posterior a su fecha y a la puttti-
cacion de la ~«<(n<t /«tna, tmbiendo sido tomada de esta por et
posecdor dei MS? Ko e~ posibte decirto con certes pero mt- ia'tino a
to segundo.
jorquemada tuvo tambi'-n la carta d'' que tratamos. Trae un <)''ns<)
da como
cxt'act.o de ella en el cap. i~ det tibro V. hi'-udo de nou'r que la
instruccion de la provincia a tes proenradores, y no como cosa parucutar
dei P. Mendieta. il quien solo cita dosées de acabado et extracto (<;omo
si to que précède no tuera tambien ot~ra suya~, paru copiar et pa~a~e d<!
esta misma carta que comienxa « Yo tengo verguenxa y Hega hasta et
tin del parrafo en la pag. ~C de este ~otmncn.
Eh )a intpresion hau quedado varios huecos, que son de dos ftases los
ntarcados cou puntos suspensives pmvtCMt'n df x'turas y agujeros <'n el
original, scgmt xe n)e advn'Uo a! enviât' la copia: tos ou os, cnterameute
btancos. tienen por on~co la imposibitidad de teer a~unas pahhras de la
copia. En la pàg. H54, tin. 45, at imptimir et nombre det Dr. <J<M<r<t,
con et a~regado de ttt, se ontitio colocar at pie de la pagina una nota ex-
presando <tuc este nombre, escrito ~t eu la copia, debe ser corrupcioa
de ~«rf<~ (/)nita). que fue, sc{;m) Torqu<'n)ada. ta persona propne&ta con
las ou'as para hac<'rse c:u'~o de componcr las difcrencias de los in<iios
sobre tien'as.
Omito dar noticias biograticas de) Il. Mendicta. porque su propio lugar
es at trente de la V~.<<oria ctft<ia.!t<ca 7t)f~<u<a, en et tomo
Ill de esta Co-
LECOO~. HesUttuc solo liacer notur que et P. Mendieta dice en su /r'ft,
segun heinos visto, que el P. Bustamante partie para Espana en i~(!i y
la carta que le dirige tiene la fecha de t°de Enero de i5(t~. Esta misma
fecha indica que la partid.) det P. Hustamante fué en los primeros dias <te
i~62. y cscribiendo et Il. Mendieta su ~<~r«t muchos anos dcspms. no
csextrano que tuviera mas présente en ta memoria el ano de i~(!t en que
se dcternuno y dispuso et yiaje de los très provinciales.

B!tL*C)OH CK A~iM~ DR TÂPIA,

t.a primera noticia que tuve de la existencia de esta retacioa la batte


en el protogo det tomo XXH de la B<Mw<<-<'<t df .iMf~rt't t.a«t~ que
pubtu'a en Madrid ei éditer Hibadeneyra, y es el primero de tes dos tomos
(pu' tonnât) la <;ote<'<'ion de Y/<i<<«r<ndor<~ prtnt«it'"< de h)<<t<!<, dirigida e
itustrada por U. inique de Vedia. Desde tnego hice diligencias ~ra
obtcner una copia; pero et estado de agitaeion en que se hattaba etttom es
et pais, la incotnunit'acien de la capital con los puertes. y otras circuns-
):)))(.as particntares (jue séria inutit referi). retardaron de tat modo et )o-
gro de mi deseo, qne solo entre ta fec))a de la copia y su ttegada a ~i(0
se pasaron mas de cincuenta meses. Pero te qne se perdie en tiempo se
compenso en c\actitud. porqueen yex de una simple copia vino un testi-
monio antorixado. y desde tnego se cwtoce que es un trastado tic) de sn
original.
Este docnmcnto. enterameute descon'M'ido t)asta :d)ora. es de ).< mayor
importaucia. Su antor cra une de tes capitanes mas not.thtcs <tet ejeroto
df Cortes, se ttatto en tedas tas guerras y e\pediciones. nguro mnche en
las discordias entre los go~rnadores de México, fué con Certes a Espana.
y at tin se avecindo en Mtxico, donde mûrie. Es una tastima que su re-
tacion no pase de la prisicn de Narvaex. Si bubiera escrito por completo
y de ese modo la historia de todos los sucesos en que tuvo parte, apenas
tcndriamos documento que le iguatase en extension é importancia. !'ues
aun cuando hubiera sido, como es probable, un panegirista de Certes, la
retacion de hechos, escrita por testigo ocular, es de todos modes muy
es-
timable toca a la critica tener en cuenta la innuencia
que en los escritos
hayan podido tener las opiniones personatcs del autor. De
no ser asi, ten.
driamos que renunciar à todo testimonio contemporaneo, por ser imposible
battar una estricta imparciatidad en los que han tomado parte
en los su.
cesos que refieren, 6 han sentido por to menos la innuencia de las opinio-
nes dominantes.

MEMORIAL AL CONSEJO Y PETtCtON A 6. S. P)0 Y, !'OK FR. B. DE LAS CASAS.

Ocupan estos dos documentos el ultime lugar del Yotùmen. porque a la


bora en que llegaron no bubo ya otro que darles. Los debo.
segun dije
antes, a la bondad del Sr. Berge, y estan copiados del mismo codice a
que atti me referi.
El primero es otro memorial semejante al de la pag. 228, es decir, uno
de los muchos que Fr. Bartotome présente at consejo. Pero
en este se
extiende mas. y asienta diversas conctusiones que dice haber probado y
ofrece probar de nuevo.
Et documente carecc de fecha pero babiendoto presentado <-n <-t
con-
sejo Fr. Atonso de la Vera C)-uz. es posterior à tN6I en que dicbo padrc
hizo yiaje a Espana. Cr<'o!o de i5(}2 o <!3.
t~ peticion at papa ( si la desi(;nacion de este no esta errada ) es a mi
ver el ùttimo documento satido (te la p)uma del V. Casas. Porque el papa
S. Rio tue etecto en Enero de 4K()<). y en Julio del mismo ano fa)!eci6
nuestro obispo. estos po('os mcses hay, pues, que cetocar este cs-
crito, redactado con la acostumbrada yettemenci: y en et que con juslicia
pudo decir el P. Casas que habia defendido la causa de los indies hasta
<
la muerte. <
AI formar la Noticia de los escritosde Certes ( pags. xxxm-xxxtfH ) me vi precisado4 tomar de varias
bibliografias los tftutos de las primeras ediciones de las CAXTAtf M: «Ktjmon. por no haber conseguido te-
n''r)as A la vista. Tampnco tu he )<)(;rado despues pero afortunadamentepuedo hoy rectiucar y amptiar en
esa parte aquel cata)u(;o con e) au<i)!~ de una eM<-)ente bibliografia la 7<<A~o</Mca /<twrM-Ht)a t'<
<t<).<t)ixtt;«t<jue xctuatmenk'imprime en Nueva York el Sr. H. Harrisse, quien na tenido la bondad de
en-
tiarnte los pjif~us de su curiosa, inh'resante y tx)!a obra conforme se van imprimiendo. De los que hasta
ahora he reci))ido (y mucho siento no tener la ubra completa) Mmo las siguientes noticiaii.

~J).da. C"A.rta.
(CtH'tabc rthtto fbtabft a ftt 6. um~ftab bd t~(t-rnfef<n~~<tM-
pn~ gottrjt Ct la nucua <~<n< UooftOc fern~Be «r~ tce. <n la 0 )~)< rtt«t6 <*ta< t«ff« T
proutttfte nx cu<'to f) )?~ rtftubttfM nutuemfM en ci ~uti)tt Btt ano Bc. ):<t. a erta pK )~
fonxtmo a U corona rcjt &< fu. S. M), En tfptfttt )?.t)t rtUtte De vn< ~raetfrtmtt prcutttt
mu~ r<tj O.tm~M tu[u< M ertoco <<uMato et mjr<ut))efoe têt- «ctee y tracte )) M
tr~toe y rf ~je. <)ttrc )jo ittte <T tn« mou mortutUef.)
<)
ftn t totas Ujmfm XinutUtl )r

<?< por tn~ftutUef~ trM tftfttJBe fo M ))r< vn< ~r~Bt t«~mt«. M la ~t ttHB~e preuMH ce

tfp~te- M f.to cofao ft opr. tutnM nre'


rty vn er~ft~tntc ftiter ttttnxtcc ïOutctOtmtt B:M )t «attitré al tt~fH io< tfp<ne)«
M' eraeorime ficncrto ett eKt~e n))t- !J MMUtn~ p
<
ft fue riroo Mr<ntenn<. y M Mtno ft ttruf.
Kfi-t este, titu)u t) pit de un grau gr.ttmto en m~tcr* que n-prcMnt-t em~rtdorC*rtm «nttda fa m trono
AI ttn det hbn) se tee

t
e 1'* prtft)t« t<ft<t De relacton fttt tmpMfTt rn )e mx~ noble nttt~ tMt ctttBtt) e< e< < XtH~
por 3ittebo trebtfe" tttmjtn. tt. vitt. «n< M t<outfbr<. ano Bt. tn. 6. < Kf.
En fulio. Ï8 fojas sin nm)x'Mr. tipMmrMa b f de M y d de t ft tfth) <~mxnu en la <ut)h d. la porttdt.

t(fimpn"'a en XaragoM con elmismo t)tn)o. A) tin de esU segundaedicton sf têt


C t« prtfttttt tarM t« rttj<<<'tt fM< tn)pr<tT< tn ntt)~ noble jj < ntM~ («( (mtO) et ~<~jt~
ft por Ctergt toct Sitman, jj <t. r. B<«* M entre. Silo et ~c. e. y. ~mf.
Rn M!0. Ïft f(')Mtm num~rtf. induM !< )mrttd.). Ko frtn)r df~m h<y un jrnttdc ra nud~ri .p~~pr~~ou Il
<n)ptr)dor<r)ot V Mntado en <-) troou )rod'~t) <)< tu curte.laU) <m)t.t hty otro f;rt)adu df la ptrtnta de Ceft~. 1
it ('H de r) ftun enza et t''xU).
T*'tt < rft < xt t)t.
~f<Cartd tcrccra bt ffhtto tmbmùa por .ftrna t &<'«rK' «p'M" < t'"t.<~
txa~er !'tt ~utjMn Xttnt~M la nufu< <<?<)<« )) M )t)<fo<Mnc e) t):t)~ alto f pettnmrttHetfror
t tut<tt(T<mc f<ner M
)) <<)r)« emptrabor ftmptr «ueu~e ft~ « tf)M)n~ nut<trcftncr lao1 «
(efaa <~(te<6oe< mu~ etjtme ft ttfmiroftctttn U tcn~utftt ff<xpt )) rattex lit la mu~ er~ttK
< )n«fttut)t~f< ttof-tf M t:<mt~t<ttn M
)« t otrao preatntm < tU< fUtt~M* que (~ reut-
toron. en to <)u<t «MMC < «t M <~M pMutn<t« tt ft(t)e «ptMn r <<~<net« <en0<«)frex gran-
t)« ft n<taooe vxt~ttt tt~noe 6t ptr~ttut monert~. «tTtmthn~ ~)t ~< ) t~n femt t*
<~f<ubt<rt~ <) nxr fct Cur n atr~t n)Mt)~jK< trat« pM Mtntt~t muT rt<:« K ttt)n« t< oro
))

y p(r).<e pttBt\<e pr«(ef« < ntn<n nct~<< que t~ <<p«ttf<


a~tt
t'tte t<m)o fttt al pM dt) mitm.) )[n)«d.) dt la phmfr* «t~h'n d, la K~n.tt ftru. A) t)n )<*
C H pftnK carte 0 rt(«(9 fut <mpM)T.( f)~ mur ncbtt < muy tft) (tMfjf Il ffMtUt por t ?<
t
Mbo ~ttf~tf <t)tmt M~tt < Mt. f'~< ff nMrce ohé t' mm t <(utntfM< t. tt«T
Un Mo. 30 f«JM tin numcrtr. !nchtM la )<'rt.i~.i. ~atturtt t )' r df X d dr tt hi~~t t'n )M pf~Mt futrrtt
B< U'Uf mtnx'nM en (t vu<)U tir la )~rtad<.

'n,oh'' (.1'1\. 4

t* <)u<m rtt«<(en < ~tfntM Mft« gottr tt ntt~t y «piMn <fn<r~t por m~tttt~f fn la
nMtMt «~<n< M m<r MMne «Ht'« <t( tnu~ ) 1 alto < tnn)' ~tmn)Ttt)M tnuxttfrtm~ ftn~r ) t~f
t<)')et <mptf)t6erOrxtptr <u<xtt< y rty f< efp~n~ nMtttr~ <tn<'r tn )~ quai <)~~n t w«
MrM<
o rctjctcttte que tM «ptt<m«t M ptfM De aitXtraeo t Bit~o
~troo'M (sic) MfM.
e< tfttht M rott <tt «tct~e capitan

K) titu!o dentro de un marco, al pié de) e eudo do armas cou et aifuita de dos fab'tas. AI On se lee
J~ue onprttït la prtftnte carra ce ftteoot M <" lu ympcriat (iuMB tt
tcteeo por Cftfpxr te
eutU. U SfJbeft a ft~ntt ctae «et fuce ft ûttubrc. aftc ftt nafftmttntc De nutftro f«tu<- )) cor
3tfttt)?r(f~t< m<t~q<)<n<t)t~M< t~~ntt~ttntc <<tee. M
Eu Mio. !< fojas sin nnmerar. indusa la portada, si~natura! a de C b c de 8 eut) la t'dtima blanca. E) tt~ta cotBknu
en la ~e)ta de la pertftda.
Reiinpresa eu Vatencia con e) mismo titulo. AI fin se fce
~)tt ttnptrOf't la prtfenK carta te r< t«tt ee tao ?net« en )<) tnttropohtttttt M f<uf.)B De
UatcntKt p<r 6cer j! 6' coftilla. Sc~beft a ~t). eiae !'( ntce ft 3u He tm~ De C nttt.B. ~vt.
*a~oe.
En M~ dos columnas ÏO fojM sin numerar, inclusa la )«)rbda ex cuya vuelta conuenia et texto.
Esta edicion, no mencionadaenmi Noticia, es la mas rara de todas. Uicese que solo se conoce un
qM)p)ardee)!a,etcuit)cst~enProtidence(R.L),EstadusUnnit)s; supongo queentanM~niOca biblio-
teea del Sr. Carter Brown.

'rrtAnur'< 'ioj~ KM.


L Lttin.
PratdorCt ~Crbtnobt. !) ~fttttt f< 'Roua marto û(Mn< Or U fp'<' ~<rr<tt(e e.t(M
tiffimo. ac 3nmftttT<- j) n)o Cnro)o Romanoru t)n()cratori semper Au~usto, Hyspa )t niarQ,
!t f' Re~i Aono [)omini. M.D.XX. traostnissa )) tn qua Continentur )')urin)n !«itu, & a()-
miratione ()ij:na circa (~re~ias caru jtuintiar't Vrbes, In- !) colaril mores, puo'oru Sacri-
ficia, & Heh~ioMst personas. )'o~)Si!m)ùq~ de Celebri Ciui)a'~i )) Tenii~titau Variiitqt iHi*
n)i.'a))i)ih", qua' )t tc~tf n)iti<icc ttt'tt'ctahùt. Il Doctorf' t'ftt'u sn~uor~oanu ~tf~ t'<t)o
tu)ifn!ft' )t Rouen. U. toan ()e RcueHtxj) Episco. Vienesis Sttrettriû ~ex Hyspatto )d! )) omtte
tn )ati Ii "ù Yersa )) ANNO Uni. M.D.~Uf). KL. Martti M Cum x~tia, & Priui)Kxw.
En folio, 4 fojas prp~iminar't.inctuH la )X)rtad. Texto en Xf,tx fojat. Lufjtn «
fojat sin nu<n<rM. Mnttt)!tndo
~t~m. <t /t~)<J s fiûM ~r /t~rh< f) .S~t'~m< ~tïroto /Mtp~t'n<orf Et
~<' t'ttjt
ffifum c~nti-t; um ~)orit)M<.
Map.t de México en OM (ffa!! h<;jt doblada. Texto en letra romana. apotU)tMta );<itiM. A) na
C K)tp)int M'cxtxta Fer<)inand) Cortetni f~arrntio per Roc )) turent t'ctrufnSnuor~nanu)))
t nm !u!it'))''t'tn t'\ ))y jspano )()ion)a<e in Jntinum <:f)t)))f)~a. tm- ) protsa ))) (.t')chri (~i-
uitatc ~'orinttwr~a. jj Coutiotni )n)))er!ah pr.t'bkicotc Scrc- M 'i!Stiin)n t'cxtioando thspttniar))
infatc, & ArcttxiacK A)))itria' Sac: Mo. tmp: Locùt. )) t.HXMran U A""o. Dni. M.b.XXHt)
Quar. \o. Mar. jj )'cr t''<!dc!f:i t't'ypns. Art!)!)ncshts.
CcrttO ~crbumbt <Cor- n ~n' ect. ~tf.))-. <t ~t)?. tnat~a. Il IN NOVA MARIS
OCEAM HYSt'A\)A <<r~ )j ra)!s pm'h'cti ptinra ~nrt.ttit). tu qua (:ct<'b)'< CtuitatitTt'-
tnm ) titan e\put:t)nt)<), )~ha~ùq~ t'toumtiaru, qun' t)cf<'(era))t r<'cu)K'- M ratio t't)))t:))('tor, <n

txuri.t (ti~oas con !) M'quutoti est, prwtt'rca lu t'a del


t)uaru <xpu~natio)h', rccu~'tatiotK'q~ )'!a;f(; Il ctus, una cuu) HyhpaoisVictoriasti'tofna)nc-
Sur t~rtchittn) dt'tf\it<oc rc- )cc-
Kt, quod )KMi Auxtrate fn~icù )'<:)«){Ut( putant', & atiah itmmoc M rat t'rouioti.ts, Aurilotli-
oix, V))i«t)ibu*, Varii~qt <if)))maru)u )) ~~w'rihos tefcrta! Kt pohtrfnto it)m inoutoistie in
ci)- qooqt Aro- ~atau «utinori, l'cr Owtox' t't'tron) Sf.nor~tt.um F<)t"~)tim)!«;))) Il )t"))0).
i!) (.hristo pattixd!) fo. de Mcucji') Kft~copi VicneHitistSt't'rt'tat'ium [~t)yt<pa))t) ydio-
nutr In t.atitU)!)] «'rsa.
En fu!). 4 (~.is prtttmmarcttin nxmeur. !)) fuja< < <te erratat. Tutu fin tetra remmt. <potti!)MCN )(<i(<M. Un
(~.u<tt) 'tf [ajt armas tm['<'r ut< :tt n'~rMt d'' la tMtrt.td.t. AI tin
)n)prr~!f))) ))) t)t))x')iah Il <j'!itatc ~ritxtwr~a, )! )'<'r Uihtretu))), & pwui dorn Virum
l'tjL'dt'rifu ArUx'uh'snnn (jm~n ttndc!n, Annu Vir- !) ~ioci partus MU !j )csimoqui'tt:<;t)tc !j
hiox) t ),!("')!<)« quarto.

t~ pr<d<r<t ttorrottent tt Jtfftntn ) ()o Cortex <)t))a N'xx'a )))ft)<)tna <<t) Mnre ()<Mno,
t)))!Sf)rrf)t!)'i'))f),S[tnu!tt!'is)n)n(:nr)"t))t<<'tnnt)t)n))))'r))t<)t<'M'm~pt'fA)))t)))'tn))e))ht-
~pn~na & cio che sf~xfttftno d< ) Si Il ~oorf. M.t! XX. ttttt<mf''xa Nftta quxte wi cot~ono
t)H))~tc('<M('dCt:))c(h M'n'nM,&a)))nHr;t<i')~<(')r<.t~:<'it)adi<)('t;ie()i<)))<-))<; )')'ti!)'!f
t:t'st))t))idhat)!tat<)ri,tiaMcri(!('i<!))''attCt))H),hit):H~!<)h<'potion)-. )-:t)n.)hhi-!jf)ja))tt-nt.-d<'Ha
t~)t'hr<-t'iUaTt'n)i\t!tatt,&va-~tie«)s<'n).tr.itt~t!utiM<tiqn.tta,t-<)tia))d)h't-,)t<'ra)t))<t
njitabihtit'te il )t ttore per i) ))<~t- tore )'i'-t)0 Sau~r~onno t-<)r')it<)ift)t,K )) Uc) Hiucn <)<)'<
Mcxse' <!i<~uani de M Hcuctte~ \'c<tcouo di Vicnxa S< M < rft.ui.) <ia) iddioma Hihpa~oi )j uft)o
in )in~<a tatina Coo- Il uerM) \e) Anno. M.U.XX)))). di t'ritno Mar t) xo Xora n<'tt'nt'ttx«
Mi))t')'in)u di XVft. A).t<Mto. Voi Cmxiidixtiitn) tcttor) )<'(tK':rt'te Mm diicttatitxte pi-tMere )h
~:t.u)diss!N)<) la prcfftta !<a)'rat!')nc di )''cn)an<)') <~)! tf )) M- datfa F;M-<)(tia tatina al sj))t-<)or<'

MM!!sf.t)t!)c <i<' );)))om'st! & virtuohi in~c~ni.


En t', ':3 foJM nun~fM<)M. t.'n t;ran ptano de Mt'ticn.
Cutn e'
dc))a !it);-uav()~art')) Me~tcr ?<.ic'))« ).i))urt< <'<t hd<'tta dih~a tradotta ai com"), &
'prtutttjeto.

K) tihitu c~n~ph'to de t'sta tMik~n actara que d traduct<jr itatiano fu~ Sirotas Liburnic, fomo (hjcron
An~)n!Uar(ia,Urun('tyK~arn'te,yt)ueT~rnautcum))cndmt!Ut)e)titu)u,d.u)d()m')U\~aqu('S.ttor-
gnMo.'p.(r''ch'M'cumua~~)r<h't'rsi~n)hUana,nu))ab)''ndu)()~!dosinodt:).).tat!na.(yc.tS<;)).x'tXt)
dc)tunh)pr!!u<'r~d<')'staCm.t-<.uu;<.)
AI (in:
CStan~~ita!))\\wt:ap<'r))(-ni;trd!))nt)t'Vi.in<)d(-c\n))aVt'tc<'))t-t.<Adi)~tat)(:i.t<)(;
!);)~ti-~);tPt'(it't/U)iitri\!a<)i.Ann()<~)itti-)~!).M.)).X.\t)U.At)i.XX.At:t~t<).

– (Mra ('difion i~ua) a la antt'riur, cxccph) en


cf~u~M, qu<: dkc asi
<') final 6
St.HH)).i)a)!)V(;~ttia))<'rX)t:u)'A))t<mif)(!t;i('n-~)h)i
da Sa!)i«. Ad insta~tiadc~). ));<[)-
t~ta~ic)'c()('!M))i))f)\itno.A)"t«D.
)!~h~ rn \Mf t urioê ioprttortt dt! a~))id~ .Sotie. EH<')tn en c<'m)anb ron tu h~n))*net. ~pnmif' mt
t)~L )')r.. de Sic~m de 8thm.tte<5~*)r.~).8<'t)ttUtntn)5M.t'<~)o<i<'<k<.htti<'u<53&.)~mnoh~)u
<n t'A~tt ui'-)n:k'tt itJ~uM de Juan A At~mo dt: CM a~etit~u. E&~ hi~~uu efN md)t(<'UMi4e .t\ff ~i.~ ci
niO.'adu de !.)!n~h;rionUcnhf<f ha.'–~tH./tmfr.)<;<<<(.

C. Aleamn.
Sit'ntu nn ~udt'r dar ("n c~ctitud c) tituh) de la traduccinn alemana de Uiether, jturque aun nu M; tm-
)nh)h' ).) ~artc d~' )a /<'t'y)«</)t't'(t ~)t';rtt'at)a t'<;<t<*h<t<ttt« en <)m* dcbcra tMtiijn~ t'cruMuttr<' utfM
)<ur <') Sr. t)r. C Bt'rt'ndt.
dos tradm'cioncs modcrnas df que antc. t)~) tu\f thdicia. nx' fm'r<m r'~atadas
)!tcra)u tan instruido cutuu mudt'~tt!, que tue hunra <'tm su andstad cum".jxmdt'nt ia.
)''n)in.U)<t(j)rtt'!i.t)!t')'j<)to'r)))),un~)c\)c<in)trtcf''nat)Kais''rCar)<)cn)unf<-)).
\'i~t<!t'!n).r)~n<)t'<:«rtt"ottJ.J.Stapf('r, iuUcrn. '<t'ue Anda~c. )~rn,auf Kf-h
(ft'r)\~M't:r:)))tuM'ht't)tit".<')tst'haft.t'!93.
< hHn..s X-. de h.. t.<f!) y ~M ~,s. tt j' )0t) )M<)[<. t) Cem))fMd< lu CtrXt 3' ) f. Lt pnmtrt td
ctOt)dct'~t;ttt.td))<'r(unf(idfHch]<'ttK'r)[.<'?7'.t,~tu)t'.u&8'.
))ni )!('rit !ttr <s t.< !t('ra!-)\.)pitainsv~n \cn-Sj)A))i('n !)<«) Ft'rnando Cortex an Kaist'r
K.tr!sd<<))S))an!~h())))tM'rs(t/t,tn!tth)<')nY<'r~<)rtt'<n)dcr).mt<'rt)<)et)A))mt'rt.un-
f:<'nY(~)hr.(:ar!itht')<))K'~)))<K~)Ut;)'!t'ust.<.ft).Ht'~it'run~s-Hath.M)tc)))<'r)\artc
undt')n)')n)'ra):H)t'))t'!('s)))))tr~)\))htnaht:<'fas.<tt'nA)t-Mc\)kani!.cht't)Tr)httt-Ht't:istt'rs
)~)ih)<8.Vrt).i~Y.)!)T!n'tH~)rCh)'.j)-'r.):ns)in.
'!t"mt)'<'m"d<t.))).<cHm()M.
e Hot~ndet.
)t!n'\t'n aan Kci/.t'r )\arr) V. wf~onadt' \t'r"\<'r)!)f: ~ax Mt'xtfo. An~h'rdam. t~O.
ïtomusM*. (~ f.")~n~i)d< ~.rctSr. t'f. BttTBdt. -.fi!)))..<tt~r. <'«)<«., p. <); ).<rm < 3' ) 4'.
7. yitmeneo.
)'j) ta ~t~<tf~/f<'«t.tttx'rfr.)Nn t'~f'n<)'<tt)<n (j'Aj;. <)'J)Sfn)t'ncioM la tradth'ti.'n nanx~xa df tt<
<u).)s~j':
t'ir~)t'))\\t'Wt'~r)')t.nt\\cr)x'n,).).
!)f'!))"Tr.idu<'td.tdt't.t\r)'K'n~h'm.)Mdf~h'th<'r.~rC~m<~t"AM~tt.
K) t')H)dar < ).x <<))'(~.<.t'dit'h'o d<'t Sr. t."r''))tan!), qu'' d~ hatx') <'n\iad~ a t'.nn')M )'ar.'< "n cn(fjt)
~hL~dtCb~n(~ht'a<Vh'(tui)MH~n)unh~)mt'<)t'<!)<'tad<rfa\rd<')Srt'nya)<'t<Vt'r.').
Las\a!!a!~h'<s<H)innH!))t'ra)dt's.s~)n)')~d~)'u)a''t');unda<ar).t:j'<'n')a<))a\~r~<rtt'<'n~n)~)<'n)<'ntt'df
nr)"tfia. Ha\,intintMr~a~una<dt'~astant('dn~'rt<MCtt;y)~'r('Ut<c<'nst'nof<'nn))K'h('a)')\M
''st)'~jr))~)dar.
)t.ti
t'~iC'niTOxsTjKi/rn)-
R.€ fn prtuttcetc. € tarM q et mny ttuftre Met Ben ))trn<ttM <ctt« marque. t tMt~o
fuc «t u«Uc t~riutc a la 0. t. N). Xt <!mptMBe< ttectt <t)tM < te < ~Mtnta ~u«t < «M<-
ttoe e«e ateunee to<T«< t ttt.x «MtfttMe. d jKOe < la e~!t ttbMe )t JE<mt)ctttt N)t):tfe
))t<tttu<M« e<~a!t<:a. )f< etM ttt mer MctMt'ft6tïD.e.)!)t<y. aftee. <[Se<pcttttttM~<)
tmpffft pe< ru original. Me De. 6«t. tv.
En 8'. t4 foJM. AI an
e S t?cnr)'a t gloria nueftro fclot ?tftt tpc aqui fe <t(ab<t la pfttt carM la <)Hat fat <Mt-
prttT't en (af<t X faquin t~rtt~ 3(d}b<tttM. Sc.tbcft ft. t~. etae Mt tt)« < ombr< bel eito e<
ÏD.!)ttt.)v.Btee.
Re esta CAKTA )'E C~KT)~, inedita hasta ahùra, soto se h.tH tirado sMENTA ejemptarca
nn)no'a<)os, y <«) st ponen en venta.
Ko habiëndome agradado esta edicion princeps, destrui 17 ejemplaresque pude recoger de los 60
impresos < hice otra edicion con et mismo titulo.
En 8'. H fojas, pt(<:) t«'j)< A )a vuelta de )t )~rt<dt M lee )o siguiente

AL LECTOR.
~Lentoncea,tS~ a~o de !mpr!mi, en tetra gotica, fefenta exemptarew de e~a Carta de Cortéw, inedîta hiWta

para la Hiftoria de México, que publiqué en t!


y cuyo origtnat poteo. Po~criormentela inclui en el tomo primefo de la Coleccion de
Ootumentot
y ahoro, por haberfe acabado tôt
primeras, <e imprifnen de nuevo fetenta exemplares, tambien en tetra gôdca y numeradot, de los que foto
diez <<: pondran en venta.

(Los ditt ejcmptarftde ttnt!) fnerou cempradot por )M Sret. ThibMf y C', de Mndftt. ) A) nn te )ee
Ctt t~enra < glorta.
(como en la edicion anterior, <jfep<a ta /ee~a, que M) <t )tf. 6<«
Xt m« Il oeettc ftt afto M N). ttM. t~. Bhee.

ERRATAS DEL TOMO PRtMERO.

t' xjtxxt. tia. i*. diu M~e «Mt«t~e – Mi$)m pt; «x. M, dXe tmo ;f )cMt tMoe
DOCUME~TOS

DEL SJCM XVI


COLECCION DE DOCDMENTOS

PARA LA HfSTORtA DE MEXICO

REAL EJECUTORtA*

DE 8. M., SOBRE TIERRAS Y RESERVAS DE PECHOS Y PA(.A, PERTEXECIENFE A


LOS CACIQUES DE AXAPUSCO, DE LA JURI8D!CCIOXDE OTUMBA.

MCMBAMO OMM.
OESFtCHtD4 POR t. M. EX SB MU MMEM DE Ht t)SNM, 4~0 DE ttM.
FECtit OOH MERCED rOB DON ttMXtN COBTËt. T PEDMEMO DE PtttTES, j~o DE ):)t.

ExMo. SE~oK. Leonardo de Salazar, en nombre del gobcrnador. f~c.on


alcalde y fiscales de rep))M!ca, comun é naturales del pueblo de
San Estéban Axapusco y Santiago T< peyahua!co, de la jur!sd!ccion
de Otuntba, en la mejor via y forma que mas baya tugar en de-
recito, parezco ante la scberama de V. E. y digo: que los ante-

El original de que se Mco esta copia es que ta merced original de Cortex quedaria
un testimouio juridico coinpulsado el aco en los autos primitive, que de c)tos se cnfn-
de iCt7, con la ocasion que él mismo ex- p'ttso un tcstimonio para Ctniarto a) < .<n-
presa. Se conserva en el Archho General, Mjn, que en la MM) Ftwision <)e este .!<- co.
entre tus titutosdc propiedad territorial, for- piu de nucvo, que de ella se diu testimonio,
n)<tt)t)o parte <)<') vohtnx'n n° U66. intitula- y que <)e e) se tr~txdti.') qm' mistc y que
dn T)KXR~s, tftra de) tiempn, contenicndn definitivnmeMtp & CM)virti<i
en tth~ina).
ad('!nas otro tcstimonn) n)0()erno del mismo, Hsa sucfsion de ~pias, MMdas las
unas de
con sus prfpios defcct'M). ConsiJeratxto que las otras, e'ti<'< suficit'xtcmcntct.Minnu-
fstos le) hacian otsi [nmtctigihte, le aurcjtuc merabtcs crratas que prc:i< nta. Para xahar
)us csttarcchnicntos y auotacioneii que nM las mas
grades de estM, outar las ta~unat
pan't icron nct-t'hario!) para comprender in dettexto, ye~pHrar a)i:Ut)<M pasajes
.tstu-
que n<M qm~a de su tcxto, lastiroosamento r<M, se han a~rc~ado tas notas que si~uen.
mutitadc y corrompido. Esto~ defe't<M son Rota copia la del)o at fa~'r de mi res~'ta
<)o la picnt misma qm- hoy tiirvc de ori~i))f)t, t
b)e ami~o y cotera, Sr. t). RX~) )\sMA.
prwedit'ndt) do la i):)torancia y dowuidt) (le antt~uo mt~istrado de la Suprona Corte de
los anti~mM copiante, y de las diversas JtMticia,
y ;o mismo la cotacione cou su ori-
manos por que pasu, pues dobemo*tuponcr ginal.
-<
pasados de dichos mis partes S. M. fué servido ejecutoriar !a mer-
ccd de réservas' que hizo et capitan Hcrnan Cortés, con ta cual
hago presentacion en uaeve fojas utiles y sellada con el real sello
de S. M., ut-mada de su real rubrica y nombre, y DE los sonores
de su Real Consejo, rei'rcndada de Francisco de los Cohos, comcn-
dader mayor y secretario de S. M. la cual, cuit el antigûcdad de
ella, se haila hecha pedaxos y maltratada~ y temerosos mis par-
tes det pcrjuicio que se les puede n'ro~ar en deniotiendose dcl todo,
ocurro al justifica(lo celo do V. E., à quicn attincadamcnte pido y
suplico se sirva su grau digmdad mandar a! présente cscribano
co'ttRque y de un testimonic autonxado en forma y maticra que
haga ie en juicio é fuera de ci, y que diehos originales qt'cden en
el oticio de la gobernaeion, por estar inmobUes. 5 Por tanto, a V. E.
pido y suplico sea servido mandar dar dicho testimonio, con toda
la autoridad que e! caso requière: e! real oficio imploro, costas y
en !o necesario &('.–Dn. D. Ctusn~AL BEL Iï)t:n)to.–L. S.tLAZAK.
En la ciudad de Mexico de la Nueva Espana, en nueve dias de
Mary.o de mil seiscientos diez y siete anos, se teyo esta petieion y
vista, S. E. mande como to pide.–Rutn'icado de S. E. -Ante
mi Lus !)E TnYAH CoDt~ES.
En la cmdnd de Mexico, en diez y nueve dias dct mes de Marzo
de mil seiscientos y dicx y siete anos, el Exmo. Sr. D. Diego Fer-
nandex de Cordoba, marques de (.uadah'iixar, \!rey, lugarteuientc
del Rey nucstro senor, gobernador y c:)p!tan gênera! de esta Nucva
Espana, y présidente de la audieucia y cbanciUerta reat que en
ella reside &c. habiendo visto la real cjccutoria de S. M. que se
présente en nueve fojas utiles por parte de los onciales del pueblo
de Axapusco y Tcpeyahualco, dijo: que se les de el tcstimonio o

0 frenct~ftM. tas rc~uat'dn una fuhicrta. Lnt ntrat) mc-


Esta noticia es muy importante para nores tas cafMria el fnce en )ot) <)«)))<'<'<<dct
comprender tas oncnridades y aun c<?))tra- patx't. !;<) que nns qut'<)a de Mt<* dorumen-
Mntidns que por to<)as partt's présenta c) to hacc !«'ntir tnas vivantcntc )" qm* ha p<'f-
tetto de la merced pr<x)tx'i<)ns por las ~ran- <ti<to con XM )nc<'ra(;iunM,pn~contiencpat-
<tfft y numoroMs )anunas que en fi dejamn ticn)nri()!«i<f) Otfinttatt que ttO M otiCuctttfM
iM rnturas <h') ori~ina). La (tispnstdnn 'juc en nuMtrax hixtoti.D' impresa~, y que arro-
~nardan manififsta <')aramcntt' que )a~ )T)a- jan ttaxtaotf )ux Mhtf sot nxrr.ifinnet).
yorct <)<' e))as M' encontraban a) principio y H!()<'ci~,q')c de pu't) <'f.trn)tca<)n)t y*
ttn, rn''a Tnxy natnra), f'nntnquutaxfojas no t'ra po'<i~)c aodar~'s trayendo de uot
e:<t~ri«r<'s son tas que mas hufrcn otandn no part<' A ntrn.
tc8timonio8 que eltoo quisieren y en cuanto a tes rotos,* por mal-
tratados <pje estan lus originales, obre ta fe que hubiere tu~ar en
derecho y que en este se de comision a at~uno de los escrit)anos
de S. M., d reales del numéro, a quien lo haga cmno se deha, so
la pena de veinticineo pesos, de maufra que la parte adquiera jus-
ticia en su pcdhnento y ast lo proveyo, mandd y iumo. EL MAH
(jUAMALCAÏAK.–Ante mt: L)j)S ToYAR <~(tt)t~K.

QUE8 !)E UE
Cct'titico y doy fe en cuanto pucdo y debo y el derecho nie er-
mite, en manera que ha~a la fe que el caso pide, en cuanto a ta
real cjecut(tt'ia ori~inat presentada, ser la nnsma settada con el reai
seHo de S. M., y th'ntada y reft'endada en la tonna ticuhtmnbtada,
y ser tes nustuos senores de! Consejo Heat de las tndias, cunio
DE

en ella se eonUone; que para lo cual, despues de haber cott'jado y


re~inU'ado en los libros de la ~obernacton que son a tni car~o, en et
de camara de la real hacienda, porjura<m'nh) de t<M< unctates que
det on~inat consta que to nt'ntc Martin Osorio de A~u<'t<t, cscri-
bano eu cHa, stENM TKsT<cot; Juan Fernandex Y t'abio de la Serna,
escribano pubtico y en fe de to cuat ttt in nt~. Lus m. Tu~~x Co- –
DiNËS.
En la dicha ciudad de México de esta Nueva Espana, en veinte
dias del mes de Marxo de mil seiscieutos y diez y sietc ant)b, en
oficio du ~obiernu que es a nu car~o, por tnandatuiento de S. E.,
que DE sfuno SH contiene, y a pcdhnento de partes, para e! tt'stimo-
uio de lu real ejccutoria perU'mt n'ute :i k)s unciates de A\apusco
y Tepey.thuatco, doy rounsion .i Itastante forma que de der<'cho se
requière, a Juau de !a Sema, eseribuno de S. M. y une de tes det
numéro de la reat audiencia, por de satisfaction y contianxa, para
cl dicho tt'sUtnonIo que se pide et cuat estando présente to accpto,
yjuro de usarto couto en tosdichosori~inatesse contieue, y tourmo.
–JuAK DH LA SKHNA, csctihano de S. M.
En la ciudad de Mexico, en veinte y un dias del mes de Marxo

Lus un T\u< (.o<t)Xt~.

de mit seis<ief't<M y diez y siete anos, en cumptimiento det nt:<nda-


mieuto y auto de S. E. que antecede, doy e! tt'stimouio que ~e
Ënto M, h~ (taMJfo rotott Je la real ~n*- que tas Hrtnas ttc )<? s<))t)nt. d)'t (~))Mf]<t 00
t)si«t) que jm'M'ntar'tn );tCt')'ada.–V'ut''tc habi~n K)t))pru)Mn)uasu tn'tu))<). <'s tj~tr.
tas notas jtttwdcntctt. cmtm)<) tx; prescotu por prum'M la rc;tt
).o qnc pt't'(tt' xnttanctatnu'tttcttmtm.'ir- cjccutoria.
se df esta rctanon truttca u ombruttada, es
manda, a las dichas partes, en la forma que sigue, y lo firme.–
JUAN DE LA SsMtA, escribano S. M.
Don Carlos, por la divina clemeiteia, Emperador semper auguste,
rey de Alemania, y Dona Juana su madre, y el mismo Don Cârlos,
por la gracia de Dios, reyes de Castilla, de Léon, de Aragon, de
las Dos Sicilias, de Jerusalem, de Navarra, de Granada, de To-
ledo, de Valencia, de Galicia, de Mayorca, de Sevilla, de Cerdetia,
de Corcega, de Murcia, de Jafn, de los Algarbes, de Algecira, de
Gibraltar, de las islas de Canaria, de las Indias, !stas y Tierra Fir-
me del Mar Océano, condes de Barcetona, sonores de Vizcaya y de
Motina, duques de Atenas é de Neopatria, condes de Ruisellon y
de Cerdena, marqueses de Oristan y de Gociano, archiduques de
Austria, duques de Borgona y de Brabante, condes de Ftandes y
de Tiré! &c. A vos el nuestro visorey, presidente y oidores de la
nuestra Audiencia Real que reside en la ciudad de México de la Nueva
Espana, y a los présidentes y oidores de las otras audiencias de las
nuestrus Indias, y :i todos los gobernadores, cntTegidores, alcaldes
mayores y ordinarins, y otros jueces y justicias, cuat<'S(njiera de
vos, ansi DE la ciudad de México, como de las otras audiencias,
villas y lugares de la dicha provint ia de la Nueva Espana, y de las
otras provincias é islas de las nuestras Indias, y cada une y cual-
quiera de vos en vuestros lugares y jurisdiccioncs, a quieues esta
mi carta ejecutoria fuere mostrada, d su trastado signado de es-
cribano pubtico, sacado con auto<i(tad de jucx en manera que haga
fe, sabed: que ante los de nuestro Consejo Hcat de tas !ndias, a
pedimento de D. Hernan Cortés, marques del Vatte, y por parte
de D. Juan Estëban Lopcx, gotternador, Y D. Francisco Montezuma
Atonatetxin,* indios caci<}ues y conquistadores, vecinos y natura-
tes del puet)to de S. Estcbau Axapusco y Santiago Tepeyabuatco,
desa Nueva Espana, fuë n"'ha retacion de la merced de tos
snso-
dichos, et ténor de !a cuat es et que se signe:
Por cuanto yo, D. Hernan (~ntës, capitan générât y gotterna-
dor de esta Nueva Espana y sus provincias por S. M., ul tiempo
que pasë a estas partes con ciertos navios y gente para las paciiicar
y atraer las gentes détins at (iominio y servi<!uml)rc de ta corona

).a vcrdaJcra orto~rafia de este nombre pareco ttcr ~tonaXtfn.


impérial de S. M., como al présente estan, y despues de a ellas
venido, estando en la Villa-Rica de S. Juan de Utua, el dia Sa-
bado de Gloria, fue~ot) enviados por el gran Montezuma, que
residia en esta gran ciudad de México Teuochtittan y tudas sus pro-
vincias, unos granMs principales llamados Pttatpttoque, Teudile y
Quintatbor, que dijo ser su deudo, cou varios principales gran-
des, à saber mi venida y lo que se me ofrecia, y a pedirme licen-
cia para phttar tas estatuas, gentes y navios, cou un gran pre-
sente de oro y mantas; los cuales, habicndose comedtdo en hacernos
jacales d enramadas para resistir el rigor del sol, por sus lenguas
y sérias que hacian dos principales dellos, Doua Marina y Gerouimo
de Aguilar les entendieron, y les dijeron que como les guardasen
todo sigito y secrète ~ue no ttegaria a noticia del grau Monkxuma,
su r<'y y senor y deudo, nos promct!an y ofrec!au entregaruos las
pinturas y profcc(as del rey (~amapictu, que es el primero que
gohcrno en la dicha ciudad de Mexico Tenochtitt:m, y que nos séria
de nmcha utilidad y gohierno y animu para el acierto de nucstra

'CtMtesa)'rii'un)!tp)aya<')Jucvt't.S;)))t«, por crmr de p)unM u de imprenta. ~n


q)tt't'nc)at!ndc<5<9rayu(')ï<deAt'ri). taft (M- fs tma palabra tan Mrbara, que ni tt
El dia xi~Mientcdesembarfu. t*. Torqucmada supo fomo rectiticarta, y M*
'))crHa)Uia)!de)Caftit)o,tcstij,:<)prc- prt firiu callar t) nombre de la pcrxf'na. ).a
s<'))fiatdet;!it')ssu<'f!'os,hit)))as«)t)n)<'ntt'df < itn~a )Mt)a))rapcrtoMfe la
prosapia de tas
dos (h'rsonax princij'atef, xcompanada~ <)e MUfstr.M (~f)!nt<t )y~«r«tM<M, MB que tw
)n)itra!tSt'<ttHt<),))a)nat)d<')asftfftf/<'<o t-span~)'" s))stit)nt'r"n)"s Hon)hr<'« mcxica-
)7Mt<tt/<f;)P.S.tha~t))),('')))<t'))))x'r)t))~, tx's .<AMt(<:n;)aM y M'<tf:'tf~xffAco. t'or '<tra
t"smcnci<)na<'ntrt'i<qn('una))<'a))tt'xsa- pat << c) ta) (~ttuta~wr« un peDMnajc que,
licron a rt<'i))ir a Crijaha dt'nommandoh's ).<-tm)) la r<')afion de Berna) Uiai, n" tijtura
<'M<(/ftf;)tff<'yTftt«t7.H)t'.t)urf4t),t;H))h)t'n en la t'ona sino ncho <) ditt dias dfspu<
rootohporanef), yT«rqot')))a<!a, t'onvit'tx')) dct dt'M')n))arco de (~rt<t). El nombre del
t'nc) ))«)))))? <)c)))rin)t')n y d)))cr<'n en <'t !«'tt)H)d<t t'miado M muy ffCti df curn'~ir
()M)tM'~unJn;c)'tn«)<t))an)arf<f't"<'t~m. ):ram«tit'at)u<!nt<' pcrc tn idt ntinca( inn or-
yt')<)tr()T'fM/)~t~<(!tt))))t)'a,q')t'atnxj))e <<t,tr.)t)ca es in)p<)t.)))k'. porqttc rfmttf. cu)Uf
('<K'tfh)co, eitoihia fn'ra de! pait y )'<tr r<')a- ('s(r)tx-t') )'. SfthaMnn, « r<w*«<<. tM-~nt) et
('in)),)n)n)!<t))<'<)Ut't')<')'nn)<<ta)t<'rr<')'.),au- )'. T"r<)m't))a )a son des nombrm )Uf\n'a-
ttx'ntaront.ttt Vf) r).)))(<'f,y c<'))<')!as );«)!)- n<M. nt'rft<rt«)n<'t)t<'<'a)it)it" n<'r<t<)f radk'a-
ccrth)nmhr<'s. E~t<' ()cn"t)))t)a A )"n <'))< tx' tt'!H))My <int'nmx. K) phmtro pucJc tradu-
dt')!'t'tt~ut))a~'<~)<<n<'yT'<"tfA/)M<t.«- ('irxt* p<') ~'t~ 6<f" Mt~fa.' f) «'~Httdo p<~r
tnar.'t,Ya()).')ndn<'))t)<'a))))'"sn"n)))r<)tc-~i M~tt~ffo u M<~r«. S«)*mct)tf la pn"
A()))<ta)!<ist'<rat.tha''('m)a!«i)a)'<')s<'t)a, t('tM'it))t')"t<"t'<'tctt<'M~t)tit'opmtrtadfttru)rr
pm's dit'< "t'))h~n))))~« de )'as4'n:) )<)''):<) la inf<'rtidmn)'< que d<ja la \ar)<t!ad df '-n~
'))<) t')a)')aha))at~'<'a))'<*))) ~t'M"i ~n- tttviootf )~ del Fft~atM-0~ d<-t P. )'ur«n.
'(n<t()r.'K<))))t'<t)"df('!<ta~r..i('<)<td!o'(x'r- auttqMC lait dht'rsa. tit'nc Ut)a f.'cit ~otunot)
t'i)x'('))n'a)nt'ntt't)))cF't't«~"("~wuf''(«~'f- Axi cl ori,<u)at acasu dft'crft tet'r«' <u-
<<n)U)a«))ru)x')"t)d<'<<<«<'f<t<K'.yHt' <<t<Mf(M.
<uttta~'<f<!<'ft)n)<)ttt')(!cct)c))'.Sftha't)', Acantapittit)
venida, segun !o QLE entendieron por lo que se les respondid y amo-
neatd A los mensajeros del Montezuma y que ellos no son en-
viados, sino llevados de las prot'ecias, Y eataban con el cuidado de
los muchos trabajos que pasaban con el grM Montezuma y que el
ano pasado habian temdo noticia de lo que hoy, y cuANco acudieron
ya se habia embarcado (.rijalva. ;tor b que volvieron apcsarados,
buscando ocasion y como viniesen en el camino en sus pueblos
se hicieton enconttadtxos con los dichos Pitalpitoque TcndUc y
Quintatbor, y pcr modo de hacerles contpanm y amistad, vienen
con ellos a lograr esta ocasion DE hablar lo que han dieho; y que
el uno se Hama TtamapanatMn, y el otro Atonaletzin, descendiento
ESTE del rey Camapichin, y el
otro" descendiente de Montezuma y
deudo del actuat rey, y que no lo quiere reconocer por no haher
consentido quemar las pinturas y profecias antiguas y que hoy vi-
nieron solos y con secreto porque el grau Montezuma no lo sintiese;
y que desde agora en adelante y para stempre se ofrecian
uc!e8 y
teatp8 vasallos de su majestad o emperador que se dijo y meuto a
los dct gran Montczun<a, y que segun'ian la tey de Dios y !os man-
damientos, siu faltar en cosa a~uua; y que siendo cnh'ado yo el
dicho Cortés en la grau ciudad de Tcnochtittan, confonne veria y
cntcndcr!a en las pinturas y profcctas antiguas, los hicicsc grandes
y senores de tierras, donde de présente tienen sus pueblos, y que

Toda etta relacion e*tA tan confuM y :Mma..4tn<MM!t<arxi~oifica aqui re(/t<<'rtr «


embrollada, que apena~t puode entenderM, u<<ftr<tr
< )xr<u«<<t<')t< KxprfMt) tm'uu los
ya <wa por culpa de quien la r 'dactu, u ))or caciquttt,
< que dis~uxtadoti eu)) la ittxufrihtu
dfttcuido de fox M()iant<')t jtoitcriorett. t.a tirama <)t; Moct~uma, hahia't acudidt) eu
ttUtttancia parece scr Mta. Loo etnhajadure)) busta du )ott tti))<))uiot,dt)M)''()uctu~k'rcn
de Mnctexuma su pnttontaron a Cortés paru noticiadt')tup)t)Ufra\t:nida euh Utijaha;
<at<r de <« Kttt<<<t y pre)<untaric <o que M << (x'ro Ht'nar<)t) tarde jtorquf o)t<' M ttahia
ofrecia: era nalural que <ttt<), al (oott'star- utt'ttu a ftnbarcar, y rottrcM)')t).'fuit )"
tfh'h, dondc nhora tu; tmiffon t :)no)trh~)/s
teit, teo hab)ara del Htnperndot, y aM) consta
que t« hi)!«. El diAtofto fué «ido por loa d<m cm) tox mc))Mj(r"f, j'arn )")<rar n't df'f'o dt!
MCtqucttTtamapanatz'oy Atona)''t)ti)t, quo babtar tux chpaook)' Stf.
M habian mt:M;)ado entre la comitiva de )ott ~toot.Ttatxapaoatiti)).
embajadores. Enh-radott af< del ohjeto do la \at<;)a))()taU. i.o)tcactqtt<')'))ott!-
venida de Cortés, entraron en ptatictitton nia)) ni )K)dian tox'r noticia a~uoa de) n)"-
e), por modio de tôt intffprete*, ofrcciendo Mfct de tu* Cfjtatx'h't), )ao <')< t)m' HM~adutt
cntre~artcciertot tibro* y pinturao, en la Mtan)C))tc de tm <)(<)<' a M<w;te.ttUt)a, tf aprf-
creencia de que le terian muy utiles para )turt!t a dectarerw ~axaU'tf de quit'nqun'ra
lograr et fin de ttu viaje, que ya ttahian cuat que fm'M aque) ttoberatto dfhcotnx id" 'ff q'tc
cra, por h) qu'' 'ic ico hnhin r<«'Mdt<<o 1/ Curte~ hahia hahtfutu .) )'M <'))t)~j.u!<'t'
omcnMfodo a <«' Mt'n<~e''o< (<</ gran .Mo~fe-
ellos no fattanan en la entrera de las dichas pinturas libros Je
y
tas profecias que hubieron de sus antepasados que primcro ~oher-
naron y entendido yo dic.~o Hernao Cortés todo !o susodicho, por
tengua del dicho Geronimo de A~uitar, y Marina, presentes los
ca-
pitanes. vaMttos. y el P. Bartotomë de Otmedo y el
Lie. Juan Diaz tuvimos grau regocijo ycontento, y celebramos tan
importante noticia: yo loa agasaje, y mandé tt-aer cuentas verdes
y axutcs, y les dije que dentro de doce dias los esperaba cun tas
dichas pinturas y iibros de profeoas en que oonsistia el to~ro de
nuestra santa fe catotica, y servicio de S. M., y victona de nues-
tra cntrada on la Nueva Espaça asimesmo los KUitodichos ofrecie-
ron convocar y traer at conocimiento para que sirvan a Dios
nuestro St~oR, y a nuestro emperador Don Cartes, y
el amor que no<; tenian y deseo DE t()gt'ar nuestra amistad v am-
por que.
paro. y me supticafon les dic')e te''ithaf)nio de la «b~diencia
(n)c dicron a Dios nucstro Scnot- y a S. M. pcr eude, acatando
el hucn cdc de los susodidxM, les prumftt, tue~o que iucst' lo~radu
nucstt-o Tiajc. les hidcsc en primer tngar la honra que mas po-
sibtc fucsccn remunetacion de tau tudat~a Unexa y votuntad.
rrnr otras muchos raxones tocantes a ta santa fe cat(;tK'a, que et
I'. Fr. Dartolomc de Otim'do tes amonestu. repitiet-on tau aHn-
t~damente. pediaN que no qnedase sin castigo ci gran Mon-
teïnma por sus ~'aves delitos y causa que estaba cometiendo'" en
deservicio de Dioa. y que tiene ntuciio oro da<to pot fuerza, y
c! tesoro de su padre Àxny:x':)tt, nÉL un aposcnto Heno,
Y en ttruto
sin su sello, y cantidad de tina~ t ottas tteuas de piedras ct~t-

No tcMexdo Ott~ palabra «mcnrdtncit Aqui txmbien M nutt otra tototx


*t;n<))a, M de pfMuminte que pert* ucfieM KUa débit comprender hut tt)turtd*t«t <)tt<;
la fraxe en que xe a<prt<nnt que los U)())M< tcf t)iu Coftftt dp otMwquit)' tux prfh'tHiitOtH'.
M dieron por ooto~tn ttc S. M., u otra y )MMhortafi<tn«tp«ttti<'otycri).<i<tM.-<)ur
<q'tivt)ente. el f. dirixiu. h)nUr«tt<)n)<« la
tMnoxto h-x
FaXt aqui tt~m. eb«ttent<t, i las que ttM t)(d)(«t cM)t«t<r<n(
tjt i))c<M)tnM)tcitquf M o~m en << eonfonnet
<t<to tWt'tt aqui <* Mtttt~tfx <tt xttt t~un* cutpM u f<dt<M (tt~nM <)t t<t-
K)tto ex,
on d <)fi)<i)t<L t'ttttn )tx pr<tmfM)' qm' hi~n ti~o. Mao<r. <<et- e fMH<«r <'o««. ft mx
CortM, y e) prioMpin ilo ))m pntimxxo u fnmt df) tntttnxt (Mm tôt qoe <t a~M'~han
d)'tt)tn<)x)t th' tM iodxxt. StMtdc t~n tuxMe- )* <nttMthi(Mttd« twottvof para pn'ct<)ercri-
rMM )<< )<~Mn<t del nrt~x). y mototto, nuMtnttutB.
p"r )o tnittnx), <not<r ct<)< MM de et)M, ho PMtMtbttmtxtt'<ttt<w<x.
preferidt) m'))t)<r c<m pttnttt omtpenMVtt tM
quejutgo tate«.
V
chihuitl, joyas y otras riquezas; y que siendo tomado se !o enviase
a S. M., y se despiden. para el efccto se les did la presente, fe-
cha en S. Juan de Utua en veinte dias del mes de Marzo,~ ano
del nacimiento de Nuestro Senor Jesucristo de mil quiuientos diez
y nueve anos.–Don FERNANuo CORTÉS. –Por mando
del capitan mi
senor PED«o HERNANDt:z. Del cual ohedectmiento que hicieron
a S. M. originalmente se les did TE8T)MONto À dichos dos caciques
Tlamapanatzin y Atonaletzin.
En dos dias dei mes de Abril de dicho ano, à las once de la
noche Hegaron los dichos Tlamapanatzin y Atonaletzin con muchos
indios de los suyos cargados de presentes y bastimentos, y las pin-
turas en unos lienzos que acostumbraban, que se llama n~upn~" y
libros del papel de maguey que se usa e t l ettos todo se manda"
imperfectas, y todo género
por pinturaa, estatucs (sic) y figuras
de la tierra, arbcles, cerros é rios, calles y todo, sin fattar cosa,

Esta fecha ofreceria una ditkuttad in- de vE)«TE y do< de Abri), Mto M, hAcia la
superable, basante aun para dctechar d media noche del miMno dia del deMmbtfeo
documento como apwifo, si Mt enmienda de Corten. l'or contiguiento, la oarracion
tiiftue no <'s propiamente una <'on«tM«t-
no M preM'ntara tan natural como M'ncitta. que
Hemos vistn que Cortés arrilo a las ptaya~ cion de la merced tntcrior, sino eu fptt-
de Veracrut eKf de Abril de t5t9 por <-ou- M<tt<o o to<tt)<<<~t<M<o,eecrito 'tt<< a~M des-
tiigui' nte no pudo haher otor~atto esta mer- pueti (en t5Ï6), y <unp)i(tctdo con la rela-
ced el ~0 de .Mor:n. La diticuttad desapa- cion de )oa iier~ iciott que habian prttttado los
(a)if:rafott a~racitdott,detde el dcM:ubri)nientodo MeM-
rece tomando en cuenta que los
de la epoca ahreviaban ordinariamfnte el co haxta aqucl dia.
nombre del mfitde .MMr:o. dandote una for- A'~w. La gente pohre, dice Tor-
quemada, vottia de ~egMft. q''e ce la têt*
ma que b confundiacon el de .Moj/o. Todos
tôt que tienen a~una vcrMcion en papctc!) '«ruMsa y ttatita que se hace de) ntat;u"y. ·
anti,t')" )') hahran advcrti'tc, y aun mmr- En otta parte aria atfto rettpt'ct'< il ta dMi)!-
rido <'n !n ('<)uiv<x'at'i")t en qm' incorrio t') nacitH) do la ouxtancia vegetal A'e'/MOt,

f'npiantc df ("-tf tt'stixx'nio. Vcrda<t es que .dicc, es \c<.t)dura hmnitdf y comutt A po-
t'uede du-
nn hc K'xtt'e de una n~anera preciM cl 'tia .hreo, y <ttta xe Hama /<-A<M.
ta ac- darx< ni)) embargo, que de etta h')a fueran
en que (~rte!) ahandonu tax p)a\ati de
tna) Veracrux, para fuottar ta antit:ua mas fax pixturaf hittturicatt prexentada" ))or tus
tnxtoriattort'hCOMtonpo-
por la rc)a< ion de )'m sufettnx aca<'( itiM en n)cxica)h)f, ptn'f tôt
el intcrntcdio,pare<c fuera de duda que aun r.n)c<)!Kt)t)Y))'))t')) unih'rnu'nu'oteqm't)c ha-
M contM'r~aha en aquettat (teopuettdet i!0 de (ia)) xohrc tit'tt/.o <tc B~odon, y CM t't tM' f))-
Ma\c. Hhta tf, en t't'nM'cuencia, ta tnatan- cut'ntran toda)' lux que he t)<'t<) (te la t'p<Ma
ti~na nx-rcet) que M; comx't'detCnnquititadt'r, innmdiatM a la (-ottqnixtt. Ht xccrftatx' do
y pr'thahtenx'nte ta primera que ot«r~«. CxrtM, que no cra cicrtatncotc pt'ritx 0) la
Httta otra t'-ct)a proM-nta una di(ten)- tco~oa, repit)utat'atifi<'at;)t)t) j/fm'ftc<tq)te
tad tn~avfa mayor <)))e ta antm) notada, p<'r- oyt), fio t'ttntmterar xcceMria la otpecittca.
que no pu .de ttaharfe con ta mata it)te!i)Mt)- H!'t«<:f, t«du <? n'proM'tftaudaaco-
cia de una ahreviatura, pcro Il tiene en fu not~r )mr tuediu do «ttjtitott (inma'tutt con
faw)ru))<)('M'ui<h)<)e)t'opi)tntc,que otnit~i que KUptct) ta ettcrituta.
la tonftNtt th' la fecha dcbientio tter exta la
en ellas, pintadas y uguradas, Y con ellos un buea escribano de tes
que entienden y estudian para sus efectos y traian unas varitas
detgadas y sutiles con que iban scnatando y ttamando por sus te-
nores y dt~enea de to cual yo el dicho Hernan Gcttcs y los que
en la mi compara estaban, quedamos admirados de las gtandexas
que veiarnos y modo de gobiernos, y ordenanzas, proicoas, man-
damieutos, ejecuciones, sentencias y !cyes de fatas partes; de to
cual, en cinco dias que los dichos TtantapanatMn, Atouatetxin y
su secretario An.t MTUvtEKOK, nos acat~ron de hacer capaz de to
<{ue <'n eHo se
contiene. [dimos a Dios las gracias de sente-
jante !<~ro y dicha, de ver el todo pat a et mejor éxito y gubierno;
y pin que al tiempo y cuando se veau, siendo necesario, ante
S. M. CatoHca. to mas importante y nccesario es que dice es-
tando et ~tan rcy Acamapichi el prinn't'o, et ano de 158~ vino

Efto ex, explieando cada uuo de lot acotapahabaua CortfO erau eapaccs, en KM
objtitM rcprt"(entado)( eu ta« pinturM. ocaMou, de tijar la curreopondotcia entre
Por esta bre~ mima retx'na que aqui ve- los ahoo europctM y tm'xicanox. Es, pues,
moa del anuttto de t.M pintura* hist<trica« masque probabtf, que los indioodcM~uarou
pfesentadatt pur t<M ittdios, puede cottjctu- c) a)«t cunfuruM a ttu ~i~h'ma,dicicndt' )t.
MnM que era)) et ori~ina) del cual nof que- <Utt)diu et MM) el t)M cttfMtM~Mt <<'r/<nf/;
dan (ratt<n<!))t<Mi en el CudiM! Mendocino, co- pero como ttita uutanott uo daba un puut~t
piado en et t«n)o primuro de la etptcttdtda Cttuocido df jtartida at coumu de los <'ofn~<i-
C")cKC)''n dt't ).ord Kitt~sboroufth ~.4ft<t~Mt- tad")e)i europfOtt, ci mtérprcte del Vtrt;h)atu
ttM ')/ ~tjteu ~cj, pm~aHi ne yen repro- u de la reat auditttctt, pur cu~as ttMM<M pa-
ducidax. f~urativamenh!, a~nua* de lall saban t'st«o docunMjnhxt, le suttUtuyo la <t<r-
e)')X!cien n'M'hadfts,ta)t'nc«tu« la p)anta pri- rcsjt'xtdcmiacon et ano curoptf, dandot* la
mitiva de la ciudad de Monco, eduMciuu de de t3)«. que M nuo de tof que cfectivttueote
tajuventud, practicao del cuito, tter~icio c~t ret.tMmdt'tt al caracter cr«mco fAtt<<o<t*<M
mihtar, afte*,o<tci'M<,dchtott, pena:admt- <«'~<t<<, u sea 9 ~«~<rM<t~. Exta oiLpttcacim*
to~traeion de juttticia hc., &< La rentinix- M) a Met't'sarta para dottrutr ~a~d~'«et)ut~a~m!~
o'ncia que xt- hace du pro~ft<u. trae ii la que ))0t'<ar)atm'nte 'i<<tMcrta aqmtta uota-
m~tno) ia a))<una* de t)~ eftampatt que xe ett- Hun. \o Mitara p«r dttttaxadturttrqm'~
cu'!Htrauet) <') fodift' M" 31M que xe contM'r- coucuerda pcrft~tamctth) c<H) los aMtex t:<
vat'n )a bihhott'ca dei Vatteau". Hn <'<<t<' rcfthtk'mi dot 'tic<: Tctterumu-hotuonoe,quo
)uf!ar t))f parMe que et oriftinat de )m<tttr<) (o)<)t<n et f.~bx'rnu df Acatuapitaitt Mutrf
d<xMn)t'Mtoettta))ae))tt'rat))e))te )aeerado, nu ttM aMM f tet~ott y 8 «f~««. u xca dw t3~C
qucdandt) de et mu que t(M fratUUt'uttf i))- .t t3% ~u haho la mi~ua «'nfurundad
cohurentett <'o)npret)did<Mtentre [ ]. dejaudo t'n la <'p<Ka de la aparinna d<'t pr'tfcta u sa-
la fnornte ta~una que eH'Mt nnotum' )na)n- (frdttte btaMoo y batbtdo, que todt)) )a:< tM-
)t<i)ttaM, que contprende e) pefftxto cutor~ ('M'ioMM hawh rctuontar uuifortUtUtc!)<c .t
de ta )n«))arq')ja meoMtta. tictupos tan rc<uot"«, que la hi&turia n" )"!<
Ni an)) siquirra ef ptttmntittte qnc h)-. atcaoM. t'"r M<(a orcuoxtattcta. aun dnd<'
)!)ditMde<()ttt)ara))ttttafecha, tal enat a'jui si haya una (a~una '-n <<~ («t~jc. t'm* q"e
M tutr«a, ya porque c) xihtetxa df xu ttota- nada tumhiad~ partmdar que ta!- trad~'u
riot) fT<)n<))")t)M efa eutcratnettte~<iiver)«t, nt's («'()u)a)<')( huitttc)) (0( t.to~'s itt pr~f< t.t
ya porquu ni e))ot n: nin~utx' de )<'s que y at pritncr ntumna. m jtmta)m't)tc << khr)'
un hombre Manco cou barbas y vestido cotno papa de la mancra
de esta tierra, al parecer sacerdotc, con un libre en tas manos, y
le dijo en su tengua que estaba muy enganado. y que el obrar
bien con la pa? entre elles.
séria cerca.
de su berencia,
porque esta. de cosas ajcnas, y que el legitimo dueno ccrca
estaba y que ninguno de sus hijos dejara por succsor y que no
hiciesen sacrificios con sus prdjimos, que no era to de- fuerza.
moraso. ] en animales de la tierra, y que no se sustentascn con
carnes humanas, y que sus tdotos babian de ser derrocados, y que
los hijos dct sol se habian de senorear con la tierra y ttat)ian de tira-
nixartos y servirse de ellos y sus haciendas, y el que obrase bieu en
su cmpleo, en todo séria mejorado y siempt'e lograria t~ bien con
ellos. foja~ pintadas la ciudad, sus cattcs, an'abak-s, la

Snorro-Stur)Fsnn,rcstau)adord(')ah!s)t)- fi:.in(]<)]aspnr/~n.<.pndriaitu)ucir<'ncrrnr
ria y de la bd)n hteratura escandinava, rf\.tUhdt'sp<'rtardK'<'nn<ia))M!t,t'<mvcndra
montant) <):)sus ori~enMdcciamuy seria- ad\rtirq))0f)tadt'))et'<)))hit)c)ars)tf0)n<)
mente que Xoroastro fnc uno de los t)etcnt< unadenotninacioncrt'adaport'tctM'ribano
y dos arquitectos que ))abian coucurrido a y empteada por aoato~ia, pnc:* los monu-
la fnnstrucciou <)e la torre de Mat'p) que se n)t'nt<M )tr!)fic«s de fox ntCju'~txM no h'uiatt
hizo proclamar rey ))or muchas raMx afri- /');fM propiamentedifhn", 'in < tnas hien ;Mt-
Mna~ que ()(hn fué contcmpnraneo de )'om- (/tM<t< u <'or<M. Aq))eH<))< consistian nf))erat<
pey(),yPriatnn.'unt:ranrey(!tt<'jt')<ito tncxtc en una faja n)ns (t menos tar~a, de
turco &c. (*) t~m crnno)"f:ia)ide e~te t!e- maftxcy, u de pift ado)tada, tteme-
papt't de
nero hftnni~uean en tottas las iiacioncs, de- jante a la ~amuM, reco~ida en dobtectt' a
jando dudas que xu~'ran in~nitamente .t tnanera de biondx), y conxt en ext< di)t-
cuantait pue<)en prexentar nuetitrox n)onu- p'h'stax «Utt pinturas. Si sf les tixura cosidao
mentos hixtorico)). pt'r un lado, forntaran/")(u. aunque dobtef,
E)tta inopinada remifion a la /!</« 9. st'~un )M format) ton tihrott deChint. En
manincfita darameotedox c~Mx la una que esa di~)x)hicion, esto «t, de biontt'o, xe con-
)o taceradn y perdido del ori~ina) c~ntexi.t M'rvan t'M) poqomimoxfrattnx'nto~ettcapadott
la det'cripdun de las prec<x)e))ttt(, y la otra a la supetuticiot) é i~xorancia de) tt)ft)o '<v),
que su cxptiMdnn se hacia ron pr<*<M*n<')a <te de)«scua)Mt(h<'c'<amittado)nuydett'))ida-
las pinturat) hist«r!cas, tic~un tanthicn M! tucnte e) <'u<)ice hamado H<tr~iano, en la bi-
habia advertido po~'os ren~tonett aott'x. M)) btioteM de Cropaftattda t'ide de HxttM, pio-
)'c):uidav<'m<))tcitada)a/fi;o~.f))y<)M)t<), tado en pic) ttruexa pn'parada cun uxa e))-
jun<nf<)n)asn)uc))af('npe<'i('«Hn<)))<')'fn- p~'ie de arciHa htanca muy thta et ixual
tes y reyudta)* que ttc sijfucn nx' indioan (h'tauoiverfidadde t<<))fmia.))ota)))t'porta
acrccr que e)nri)t)na)')cqu<'x<')tn<'<)esta fitiura y aca)Mtd<) <)c Mttt ft~nrax <'t de la Xi-
copia,nn t)«)« ftttahar<)t<),tti))nd<ftr<)/t<)t), htn'tnca httjM'riat deVienh, ta)))))i<)n pintad«
y que c) t'«('rihannt'nfarftado (tf ta f)H))))u!sa <'))pi(!LKtdetuHna)de))rt'))(~(e)et)rep')r
diu.t)<)sp<'<)a/ttia<'o)(t<'a<in))qu<'h'part'<)<) t<)tx caracterett )ni)ttt'fit))M~ y p<)) ta xntna
n)axa't«'uada,<f)p).i))(tf)!<M<u<)o)')))x't)dt' )x'rfft'ci'))t y tiotna 'h'ttux tra)!'))*, ex i~mt-
ntr<tt')tunput'<t<'«)njt'turar)n'p<)rt«t)Ut't!a n)t'))<<<t)tah)ep<)rmt)~a))ufa<'tura,put')tn')
deMtn))t)<)tta))a<'r"nis)n<)t). <n)«!a )'<'))<)- <)h)'ta))text'rdt'm)ax)))'ta)M'iatth)t))tayextar
t<if)))qut'b<;ha('t!!)!a!tpH)turatt))it.t'irit;)x, n)))~tuatt)a(t)~)t'<)auaprt')M't)taut)t"))-
)'t/MM~a<,tr<n).<H)tt)'))")n«)t'h.A,otnn)tnK,
p<'r)hie)nnyt'')M,~tat)m)tt')adetacar-
p)t.Zt)t)t. M'')rut.t)t4e,M)tt«. tt)hnat'mp!ada('"tn('piMr)a.t)u)tde)<))'
taguua, las ptraguas. en el mo.
que todo se got~ernaria, y
todo el reino, lugares grandes y médianes, caminos y cerros.
fojas i8. del faHectmtento del rey Camaptchi. cump!i~ las
(!rdencs y profectascontenidas en los libros y pinturas. memo-

ca. mato. !xcoatt. y.


rias de buenos dt'deues. dejando la ciudad en grande acrecen-
tanuettto. entrdTuxUanUi, tirano, entrô Chimatpopo-
Montexuma. puso guerras,
Ycocideuatto linajes, y se le proft'Uzd muchas y ta8tim<~ascosas.
este hizo libres de profecias, pinte las pinturas en que dejaba la
gr:m ciudad y sus provindas. en Tenesacxotla. y vencid
las otras generadones, y en las guettas le mataron. eutra el
gran Montcxuma~~ gobernando todas las seis generaciones.
san<! Ttaxcata. sus enemigos trec~ anos.
é entru en el de
1550 auos. consta en los libros, mapas y pinturas, viejos y

cudiffs de la Mihhotcca Bodtcyaoa (n" Ï858 estabtccunit'ntu para el pubtico, obsequiu


y3t35),e)))adt')aunivt'rsidadde0\f<)rd, todas mis ttonandas (qc .<') ~uff'n poc<ts
1
Mni~uatmeote de piel preparada, y el otro inctuM la df hojear y ftantinar et cudice
( n' ?07 ) de papet de nia~uey. À diferen- mf~icanu, que sotu oi pcrmttidu ter al tra-
cia de cHof, e) cetehrc f<idic<! Tt'Heriann-tte- voi df una \idricra. !.o tributo,cnfi)),.tii
mentic, que eonftt'rva en la BihHntfca ttn- nuMtro compatrkttt y mi huen tn)i)!n, el
perial de t'ariti, y et Mendoemode la de Ox- Sr. U. Joff Maria (iouMtet de la Yc)ta, En-
ford, pn'sctttfm la f'<rn)a comun de tmt'xtroti car~adu eoh'uc~ du *<t'~«ci< de la Mt pubtua
tihros, rnn)') que, aunque muy antixuns, snn en t.ondrfs, que M tornô la pcM de pr«cu-
ntpia)) sacadax, dctpueti de la ccnqnxta, en rartue el pernmm para vi)Mtar la BtbtMteca
pajx't cmojx't). Ya que he refret'<n(K< t'stax tt<xUt'yana, y de acon~tanamte â Uxford,
("<j)t'ci(')t, y que prohatdt'mente no voh fre A m<'rc<icndn A au rpcomendafion que MM di-
tener otasmn de refordadan, te me pcrm)- nttt'n's Mcudieraa mucho df la ~rav<tiad
tu.t a«))))pa))ar)as f«n et tributodc mi a(:ri)- i)),t)csa, y xc n'e ntanif~tarao tan œmpta-
dw hnicntn ai tas personas que me favorM'ic- ri<'ntt's como ptxtian sfrttt. Sicntn muetto
r<) en ettta invetitittaciun. t.o ofrfico pri- no poder prMeHtar i)tuat ofrenda a los bi-
<") ratnt'ntc a nuestru estimable compatticta btiutt'carit'sdct Vatifano, antc cuyat pm'r-
))J«M Maria <!uti<'rr(~.E!'trada,quêtante ta-. CM) radax sf e~trcttaron to '<? )<c. ctfufr-
trattajo se t«m6 para franquetrme tax pucr- tof. mios y et empeho de miti patronox. no
ta<t()t')f«tc)<iodet'r<)pananda,ytamhicnat ot'c que ttor t'ftuxuuo c fatta de ~ctuntad,
Mhio )itt'ra)« ~rie~t' Mr. Jacques (!. Citti- sim) por t«~t)ta de aqnftta f('rnmt'"<a dt'st's-
pios, tjne <-on so ixnnjo a<a))« de aUanar tax p<')t)tt<'tcntitud que pn'~mmat'on'M'stra
dittmttadexdf tchtitud que me impodian la rata a propurriou que te apr«\hua i-u
eotrada. ).<' trihutt) moy t'ttpeeia) al Stm'r trttttf't.
I.uis Ve)!~t'ti, bi~hoht ario de la univrr.tidad Hay aqui un nombre it~htc.
df ))<d<mia. qm' r~n una )i)<erahdad y prc))- Tercer rcy de Mt'ticn.
tilud, rarisitt'att en aque))a)) rexionex, nx' CMtrh) tden).
fat-ilitti t<'<)o!t )<m n~hof de inutruccion, Md- Il [ H) quinh' rcy ?>
)n)u)dt<!m' de at"))~ xtMet. Kt mi*m<t y por N<'Ye))<' rcy.
i)<t)a)es moti~xt ofretfo a) Sr. H. Kcrtttodo Ettto ttuarumu) twvt'ta uo o rur patente
Joxe Wotf, hihhottt'ario de )a tmtn'riat d« df phuoa. Comoct narrador \hm xM'tx-i~-
\)t'))a,q))it'n, no uhxtfmtu extarM'rradtttt t)aod') et tirdt'u y fuccsion de t'~ x ))<'rcs <)<'
nuevos, que el dicho Tlamapanatzin y Atonaletzin nos dieron, con
to cual nos instruyeron y manifestaron la gran fuerza que tiene e!
gran Montezuma invencible; de los cuales me pidieron senas de
su entrega de e!!&, Y di recibo firmado de mi nombre, retrendado
de Geronimo Hernandez, escribano y me supticaron en nombre
del Emperador les hiciese bautizar se ttamaron D. Estchan L<!pez
Tiamapanatzin, Y D. Franciseu Montezuma Atonaletzin, y fueron
sus padrinos el capitan Pedro de Atvarado y Juan de Hscatante;
el uno bautizo el Fr. Bartolomé de Otmedn, Y el Atonaletzin el
Lie. Juan Diaz, clérigo; y cncatgaron QUt! nada supicse micntras
el gran Montezuma, porque habia pregonado QCK et que acudiese
a nos, habia de hacer sacrificios con él, y quemar a quien diese
bastimento d ttegat a con los espanoles; y de nuevo en mayor abun-
damiento se ofrecieron a la cot'ona imperial de S. M., y ofrecieron
hacer todo to posible y necesario Itasta tenet' logro S. M., y nucsh'a
entrada victoria; y que pedian se le hicicse rctacion :i S. M. del
estado y cosas de estas partes, y la det grau Montezuma, y pidie-
ron una Santa Crux, Scnor San Estéban, SHntia~o y Nncsha Se-
nora de la Concepcion, para adorartos en sus pueblos y ton suyos,
y desdc en este dicho dia en adctante dijeron son mas cmpt'no con-
vocarian a los pueblos contrat ios de tes mexicanos y venidos los
susodichos para el fin que dicho es, enviando yo a Pedro de Atva-
rado con cien soldados â la tierra dentro por hasiimcnto, hatto a
los indios de Cempoa!" y otros circunvecinos; un cacique gordo
les hizo muy buen recibimiento, y diciendo que ya hahian esta-
do alli tes Tlatoauis Teacames, y que ya estaba ttabtado todo, y
que ellos y todos los demas puehlos aparcjados a servir al Empe-
rador Don Cartes con mucbo gusto y en paz, y recibir la santa
fe, y dcjar los pecados del gran Montezuma, que los ténia fiera-
mente maltratados, de to ({ue se quejaban; y viendo lu seguridad
que yo tenia de estos dos grandes caciques. de a no- tierras.
ticiartc a S. M. de tas cosas de estas partes.
como me dijeron

MMi<«, tf) max '~)o prnhahte que «n nAmfro T't<Ko<Mt era ta ()fnominafi"n ~enerx)
fucra, <) c) orit<i))a). M) de <5!0, en c! <uat que M ()<th< A )M x));x'rinrM y ~)n'rn)t))tM,
<:«rtt')')w'a)X)<)er't()<t)('itt()tM),yMn)''t)7.o (fjuiva)ent<' A ta anti~x nu<~tr)t A't)t<tf. y
)« ()"n)i)"«'i«n <)e tôt nx'narcM ttpaftnks. fon la cual ttamato*)) A hx* expanottH. V~aM
"E~t')f'f),)nhx))))t()~Mfrin<'ar. )a nnta M.
't.a<t))tiguaCcm)H)t)))a));h<'y)x""<!ft<
y suplicaron dichos caciques, d~ndo cuenta de cicrto impedimen-
to. y era bien lograr ocasion en vista de las pinturas que habia
cdmo.
habido, de quiénes y con mis procuradores y cncarga-
dos a mi padre D. Martin Certes pase a entregarle à S. M. el oro
que envio y to demâs que esta en ahundancia y dando al través
tos navfos, animado" de dichos caciques, cou la coniianza eu Dios
nuestro SaftoR y en su Santisima Madre, que fueron senidos movcr
estos dos caciques para la mas importantisirna cosa, y no haciendo
caso de los aliados de Diego de Vetax<}uex, que decian ser trampa y
malicia de tes Indios, caminamos para la gran ciudad de Tenochti-
dan con doscientos indios de Cempoal que car~aron nuestros trastes
y nuestras armas a cuestas y en el puettto de Jataxiu~o nos vinie-
ron a topar los dichos Ttamapanatxin y Atonatetzin con noticias
que tenian cnnvocados a los grandes de Ttaxa Cuexozingo y ~J,
Ttatmanatco y Chalco encmi~os y oprimidos {)or los mexicanos
del gran Montezuma; aunque parecc QLE el moxo Xicotencatt esta
aliado con el grau Montezuma, nos dijeron nu es cosa, y nos ani-
maron vaterosamcnte, y dijeroa que el ~ran Montezuma. sou
ciertos por varias suertes" que tticieron a sus falsos ardites Hui-
chilobos y Azcatfpuca~ no les ha satido nada bueno, de to cuat
estan en grande contusion y apcsat ados porque haciendo tantôt;
sacriticios, ultimamente les dijeron que podian mas los dioses de
tos espanott's, no ellos, hijos del sol, y que han de verse sin ninguna
duda vEsctMs de las cnates razones entendido yo dicho Certes y
los que en la mi compama venian, contiados en'Dios mas vatcrosa-
mente hemos venido y ttegado en tos termines de Ttaxcata.
con el vator del gran Montezuma. haciendo a dos haces.
huscando cerro para rcsistir, nos dieron très encucntros mortutt's;
y tos dichos caciques y atgunos de Cempo.d recouvinicndotes y tta-

La p<))tbra ont~~t" )x'rj))~i' x en cit'f- de tM]nh<M, '')) cuyo ftsn txm pudiera ()<
t<))n<xtoAt<~)<triat~mhft)ta))a'!oC<'rtt'!< ('irsf mn pr"pict)<n) qut' k' h&hitM <M<t<tM<~
)X)r la atrtvnJt ntM'tuont) df (tt~trui) sus Esto tf, por ttKi !M)rti)fttitMt y otrtt pr.<c-
M~'tt, <)~)tdo«' A f))t)it)ticr que t)o fui t'otc- tiMx ttUtx'rtticx'Mit qu<' Mmtcjtumt xxnd"
ron<'ute t«)y*, Mnt)<)t)ehu)*o n<t~tt)<)a<t<tc ej<'cut*r A tUtt t'nctotadorM, ~M~r* dc~truir
<)()e<)trot)Mtt)f)m<tn'rax aninto; poto t<tu- )K o))M)ho)f)i.
jxx'o en imptotmhh'qut' t<'m<n))t \a tfor t.i la Hui<jtitt)(x'chth y Tc~xtiift'
<)f<fr)))))MCMtt). vat'itar* tt~un t)t'tttp«, tnt<M ro el Mnnit)cad« dt- )* patjthrx «r~ft. '-i n"
de <t<tr Mt) paxo tan tt'nx'rat'xt. y qut tof ra- et error del exeribientt.
fiquM MAbxrtn tts dttidx!" mn pronu'sait
mandoles de paz, los mas principales, que son Xicotenga el clego
y Mazeocatzin, ~° nos admitieron de paz, y dicron obediencia a
S. M., y ofrecieron el acompanarnos hasta vencer los mexicanos,
y se bautizaron ptgunos y de dicho pueblo de Tlaxcala fueron di-
cho Atonaletzin y Tlamapanatzin para la gran ciudad de México
Tenoctttitlan hacer pesquisas Ë inquirir la intencion del gran Mon-
tezuma y caminando~' para dicha ciudad, nos encontraron en el
monte de Ttatmanatco con noticias que el grau Montezuma y los
grandes, habiendo hecho acuerdo, y sacaron por suerte~ que nos
dejasen entrar en su ciudad, y estando en ella nos darian guerra
de noche y de dia hasta matarnos, y para todo tienen repart'dos
sus seHos en todas sus guarniciones; y à esto nos animarou asi-
niesmo, y dijeron que ellos tienen un viejecito forastero en su pue-
Mo, y luego que vio las imagenes que les dimos, les tuvo mucho ai'ec-
to, y las adora mucho; y en sueno o por revelacioit le dijeron al viejo
que Mexico ha de ser vencido, ganado y conquistado, aunque mu-
chas mas fuerzas tuviera de las que tiene, Y le acudieran; y que
los hijos del sol han de trabajar bien por las difercncias de los jue-
ces~ del gran Montezuma, y que habia de morir perdiendo, y los
Itombres que vienen al lado del sol habian~de ser victoriosos. A
esto, connado a Dios y el buen anime de Ttamapanutzin, Hegamos
a Ttatmanatco, y convocados ya todos con los dichos caciques y
hablados, dieron ta obediencia a S. M., admitieron cruz, imagenes,
y prometiet'on ayudarnos, y quejaronse del grau Montezuma; y
yendo otra vez el dicho Tlamapanatzin y Atonaletzin à ver el gran
Montezuma, y a ver el viejecito huesped Y Lo que habia visto y en-
tendido de las imagenes M Senor San Esteban, y Senor Santiago,
y mi Senora de la Concepcion, MUEHo?) que los tenian en el altar y
"Xicott'txattyMaxizcatxin. a)udc en la mcrccd, en ton pasajes donde sn
"t,«scitpa«o)es. diccqueMoctcxuma~marepartMotttMM-
Kxto es, por e) oriculo, u por coneejo thx.
de )o< adivinos. "Qu))!A~<Mjfut~M,q))<'rien<)o<)ara il
Carctifndo ton mexicanot de un ttixtt'- entoxicr con tt)ta fra)tf las ~randff incerti-
madccMritorattuOck'ntcpartcomunicar dumbres y prn)nnftada vacilacion en que
fU!«irde)tC!<adista))cia,tnt) reyet) enviahan efcctivamente M mantuvo Moctezuma deode
sus fOt'ntMtjcroo provintos de una piedra Hoa que oupo et arritto de )(Mt cspaftn)e<t A ta cot-
escutpida, que hacia vecet) de t)c))o rcat, y ta, hattta nu apro~imacion A la capital, tan
que cra como una credencia) de que xe dchia pronto inctinéndoM a recibirtM como A re-
dar Mntt ra fe A cuanto dijeran y ordt'narau pe)cr)of.
o) nombre del monarca. À t'sta practica M AcatX) del lado <<<( Mi', u por<t(h'f<H«.
adoracion como se tes habia encargado. Y estando en la gran ciu-
dad de México en donde el gran Montezuma nos ttospedo, un dia
de manana ttegd Tlamapanatzin Y Atonaletzin con atgunos de Tlax-
cala y me dijeron que las malicias del gran Montezuma se compo-
nia de que tenicndonos alli hospedados y hacicndo fatso carino,
habia très dias que pasaron sus embajadores que ttevan su setto y
orden para que fuesen a demoler y desbaratar a la Villa-Rica y
mataran los espanoles que hallaran en ella y en todas las partes
de su reino y ashnismo dijeron que no se fiara de las malicias del
gran Montezuma y sus aliados, QUE cstuviesen con cuidado; y a
esto se fueron a ver con Cacamatzin, paricnte del gran Montezuma,
y les dijo que hay acucrdo en el consejo del gran Montezuma.
viene el dicho Cacamatzin y les Iteva razon.
dicen los caciques
Ttamapanatzin y Atonaletzin que dijo el gran Montezuma que tres
dias ha que habia Uegado un gt~n senor buscando a Matinche
porque viene huyendo de su rcy y sin su licencia, y que to han de
pn'nder o ntatttr y a los que con et vienen, que el otro senur traia
mas fuerza, y que con él haran pié y matarÀK a Matiuehe; y eu-
tonce me dijo et dicho D. Estéban Lopez Ttamapanatzin y D. Fran-
cisco Montezuma Atonatetziu c Selior Cortes, no te mandamos,
*que se conoce a tt y tus capitancs sabeis mucho, y perdonad.
cuanto siento haber encontrado amistad y que uo se ha eutendi-
odo. y asi el porqué no me prcguuteis, que mirando tautas
<
maticias estais perdidos, y yo tambicn, y el pobre de Atonaletziu
» por scr deudo del gran Montezuma; hacedme merced de tomar
t armas vuestros capitanes, y prender d matar el gran Montezuma,
e y coger DE uno de estos aposent~'s que esta tapado el numéro y
tcanti(!ad de oro y joyas, y que si algo se movioe, o mB~nH de-
» mostracion, prevenido tengo la pttca gente, con ta ayuda de vues-

E))tocx,queetptatxteMoctc~nna para y< Uf~tda tqui M )«H<, pur *nticipafi"n.


<)t"-haccrM de hux iMcJtu"(!<'c ))Utfj'c<!cf,cou- ('rftt'iU)f)tt)()t'~ar%at')L,(tfnyitd<'()t't~-
sistia e!) mxpifar~ticunftanM, mx'ntrftn ite- bf)"t()ort)iet:ttV<')a)t(j)<M, qun'o p<nst))'!o
rctanu'utc preparaba tob t))e(Ho« de dextruir th'stroir ;t su rival, on hito mas que h'rttti-
tas fncrtas (ion quo pt'dit)) contar ft~ra de carlo y tx~urarie el t'\it<' Jt- su tttmrxrn
la ciudad. empresa.
Nombre qoe toi nM)HMnot itupusit'rcn "<J))etuytUt)Ctpittt)f!<&f.
Co) tfM, c<'t)ahtttion .t su fanxKM mtt'rp)) te Htt <') se nuat(f*))an to). tttMr~ y jo;)'
.Mftttua ti .tf«f)ttt:tn, Ilaistada corruptattx'o- dct impcritt y del t«tnp)u.
te -Mar~M! y .M««wA<. Et ~ron <Mh<r t)e ru-
Btro Dios, y en nombre del Emperador Don Carlos, que Dios guar-
~de, os ayudaremos; los nuestros de. Tlaxcala son muchos y estan
~prontos ~quë aguardas? que si atgo se os sobreviene todos to pa-
fdeceremos, porque suticiente prevencion espérais en vuestra con-
ftra, y estoy entendido y desenganado de nuestros santés"" que
~no pondréis mano en cosa. que dejeis de acertar, y asi manana
» espero la ventosa de ~uestro esfuerzo en que consiste todo el buen
» acierto. y a esto se fueron, y asi sucedid y nos avino todo.
por el gran Montezuma y venida de Narvaez; preso Narvaez, topé
el dicho Tlamapanatzin y Atonaletzin con gente y bastimento de
vuelta de México; me dijo del cerco" y dispuso gente de su par-
te. salimos de México por su drden. hora.
y en Ttatne-
pantta con cargas de bastimento en la mejor necesidad, que hasta
los cahallos que murieron heridos nos comimos, y en donde el di-
cho D. Estéban Ldpez Tlamapanatzin y D. Francisco Montezuma
Atonaletzin dijét'onme, que tenian a bien la muerte de Montezu-
ma, y que con mas eticacia nos ayudarian, y que hoy cstan mas
de veinte mil mexicanos en el ttano y barrancas y montes de Otum-
a, â terminos de su pueMo~ y nos did adhitrio'~ que no aceptaso-
mos guerra en montes, por parte que los mexicanos nos Hamasen
y desatiasen, siuo ir derecho al mismo Mano, en manera que po-
drian correr los caballos, y habia dejado senas en et dicho Ilano
de poner una lumbrada. porque ya esta situado. y como
quiera que fuese, llegamos en su pueblo que esta inmediato. en
un alto ~M*~ tienen prevenidos bastimentos. y de lo pasado
no me pesaria, porque ya me ténia advertido, y que en todo ten-
dria Victoria que se hotgara tener mucha gente como los tlaxcal-
tec: y los que hay no se atreven H encontrarse con el capitan
Cuatcmus. solo siento que hasta para en la mejor ocusion

Los que habian recibido de los e«pa- del t<'<<') ne notan ~randex y pattotex ta~u-
notex. nM,))u<'xdch!at)c<))nprMn<ier)<r)'ttfinn<tc
"A<fe)ori)<in<n:t<)veïdebiera<iecir )<x M)))tricnt«t f<m)hatftt en que ))ef()it) la
t~ntMfa. vida Mn<tfi!unta, y que trajero) la tttpanta-
Del que )<M moticanM habian puefto b)ftrat<<'<)'a<)e)a~"<'A<tfftte.
;t tos ettpaouh'tt c'n xu cuartc) duraote la au- Kstoc)), nmt xo~iriu 6 diu c) conm'jo
senria de (~ortoi, por la tmbtevaf Icn que pro- de que no act'ptAxemntt~m'rrt te.
voco el horrendoat.fttinato que <'jecut<i )'<'<)r<) NuxfbfM que InM <'ttpat)n)t)t daban a lus
de Alvarado en )<ran parte d'' la noblt!7.a y tcn)ptn)td<'h)t(mt!m'an<))t.
dctsactrdocin. Hn)u~paMJfs<)uchi~!)t')) Cuauhtmnotiti)), uttitoo rey de MM~o.
satdran. como todo sucedid as~ porque ttabiëndote quitado la
bandera d estandarte real de guerra que traia el Guatemus, pcha-
ron à huir y retraerse. fut al pueblo de S. Estéban Axapusco,
y nos curamos nuestras heridas, y nos dieron bastante de comer,
y luego nos aoompanaronhasta Tlaxcala, y despues a las demas
entradas nos asistieron hasta volver à poner cerco à México con
mas empeno y bastimento que cstoy entendido en todo gastaria
hasta el dia en viajes y en reducir los pueblos muchos pesos que
con todo empeno y cuidado nos acudieron, hasta que Dios uucstro
santisimo fué servido en los noventa y tfes dias con sus nochcs
ganar la gran ciudad de México Tcnochtittan, y prendimos a Cua-
temus y a los tres dias despues fueron el dicho Tlamapanatzin y
Atonaletzin y me dijeron: « Senor Cortés, va Dios nuestroSauttsimo
» ha sido servido concedertes victoria en nuestro aumento y bien,
»ya mevoy para mi puebto, y asimesmo mi hermano, y perdo-
]f nanos c io que nuestras fuerzas pudo, i vuestra cotupanta y ser-
» vicie del Emperador hemos esta<)o prontos y asimesmo estes
t principales pn'sos y el ~ran Cuatemus no supieron to que hicie-
~ron, que los Tcacamcs los ati~orotaban y tfnian cie~os, (como
» nos querian hacer tambien ) con mentiras y no dcjcis de noticiar
ti nuestro Empcrador pnteramcntc to que os ha pasado con
noso-
» nos; y si pudicramos ir a su presencia, to tuviëramos a mucho
fbipn, y cstando tu en pstas partes, vuestra patabra y la de vucs-
ttt'os capitanet< y ).A uf: los p:tdrcs, con et ticnqto andando pttHrc-
!'mos <'t cutnptimipnto de cHa, y nosotros no queremos (tespojos,
» )'(tr(p)c panades estâmes cen las pt~seas y os haccmes saiw cott
<'t ~nsto <mc vamos a cotocar :i Scnor San Esteban
y a Santiago
~por patrones de nuestros pueblos, y a mi Senora de patrons pn
)!' tas in~ratitu<)cs de 0)empa, para que su Uivina Majestad tes
"aphxpte ta m:dici:), portpte es otra nacion, aunquc estamo~ jun-

/<<'Ht~t<eM))<o(.)un)ht<'m"t)'.in,dt'))C "tAr\)t'qnitut')nf<)pt'))Mtn''t))('t)!u:t"
tt't't!<))u<<)it')tu)t()i«'(.t0))nra," <')')))(' ~'(J')e<hnut')Nse<tin.
tr<ia et ostnojartf )ca) <h'Mt'xic<)'r« et T.tt ~ft c«ofe<<<nM.
~.tpit.tn~ut'ritt.' )'~rtnnn)nnit))t<k' T)t! \t')! ïf~ftfOHM, T~yfKWtftMt. « rf-
!~r!).d ))!;)/ t)"<ti~)yactor<'))<n)uc));)trt'- '/()<-<)tt~t<t.
'/< tjm'r)
\<«')t))uhri<')t('t-'r. \)"n«)
))M')u)t('~t'tt)) xn!xt))'~quf(:«)tM)o!)iit<' <h Mutina traduce por
<k t'~(Mt;)x d< M<t<
t';tU)tM'tt';))('unu))tHCtHHt)'"d('XHt'Mt).)Ht), "tt'fia df utros, n'~idor. ~'tx'rtxtt't'). o c<t
"j
)')'h''h~uit'n~H!t).)u.u)t)t'S.tta)))n))ca<')) "t'rintcra. tucj'tr ) tnNXt').('c)t'))tc..
'")m)mr)my<')tn.tt)y).t)t,)t.at')ttxtt)<'n)a.
B tos; y en todo regocijamos vuestra venida a estas partes, y nos
B
tienes en todas ocasiones con, el amor y voluntad que hasta hoy
» has visto en
ello, y deseo de servir a Dios y à S. M. el Ëmpera-
Ddor Don Cartes nuestro rey, y dar gracias y hacer oracion y sa-
» criiicios a las sautas
imagenes que nos han sacado de tantos tra-
xbajos de !os mexicanos, en hacer sacrificios con nuestros hijos y
Dcomertos. Y Horaban yo el dicho Hernan Certes, agradecido
les di las gracias y los cousotë, y el P. Otmedo y Sandovat y AI-
varado, sus queridos, y se fueron los susodichos y su gente para
sus pueblos. Y estando eu esta paz y sosiego, como
a! presente
esta y tengo yo paenica la tierra y gentes de ella, mas de treinta
leguas de una parte a otra, con la ayuda de Dios y la de los dichos
D. Esteban L<)j)ex Tlamapanatzin, senor natural dd pueblo de
8. Esteban Axapusco, y d senornaturat D. Francisco Montezuma
Atonaletzin, del puebto de Santiago Tepeyahuatœ, por medio de
las pinturas, disposicioucs y profeetas antiguas que nt<' dieron de
ViUa-Rica, en tan grau ser-
sus antepasados, en mi entrada de la
vicio de Dios y de S. M. y mirando et tiempo de seis anosQfE HA
THASccRRino, y a ta mas y nn-jor
abundaucia de la tierra, y que
A todos los caciques que se cmptearon en el Mat servicio de S. M.
de S. M., me ptdte-
se les hace mercetles y douaciones eu nombre
servi-
ron y supticaron les cumptiese ta promesa, v pues cran tan
dores de S. M., los hiciese tit~res de todos pechos y contribuciones
perpetuamente los dichos sus pu<'t<tos y ettos, y les hiciese merced
de cuatro sitios cle estancias, y gobcrnadorcs pcrpctuos de sus pue-
btos, sin que ninguno de sus iufcriores pueda serto, pueseran tan
netes a S. M., y siempre tllvieron muy t'uena votuntad a tosespa-
notes, como yo babia visto y veia y en sus teuguas me dijeron
conveniencia;
otros muchos raxonamientos, y (?'€ me encarccian la
~o poren('c, acataudo los muchos scrvicios (pte los susodicbos
hicieron a S. M. en las buf'nas etn-as que siempre nos hicieron, y
la votuntad que mostrarou eu <t re:d ser\icio de S. M., que sin
duda but'it'ra costado mas (iiticuttad y muo-tes li tes espanotes,
resuttado que tes naturates
como yo tenia por cierto, de to que ha
csten en verdadero conocimieuto, y S. M. servido y considerado;
asimesmo (l'le Dios nuestro Scuur y S. M. sou muy son i'ios que
<-u estas partes se
plantée nucstta santisima religion, comodecada
dia va en acrecentamiento, y que los dichos principales y otras
persouas de los naturales de esta Nueva Espana se les muestre
toda la mas y mejor doctrina que fuere posible, para quitallos de
las idolatrias en que hasta aqui han estado, y traettos a verdadero
conocimiento de nuestra santa fe catotica, especiattnetUc al ~)t)er-
nador D. Esteban Lopez Tlamapanatzin y D. ~r.tncisco Montczu-
maceguales de sus pueblos, y
ma Atonaletzin, y a sus hijos y
condencia de S. M. y la mia en su
que en esto se descargaba la
t'eat nombre, t~veto por bien de les aceptar sus ruegos, como per-
al présente estan en la in-
sonaa mas principales y duenos, como
tetigencia de la conquista~' de los chichimecas de tierradentro;
de S. M. les hago merced de
por la présente en et real nombre
cuatro sitios de estancias, dos para ganado mayor y dos para ga-
nado mener, en tërminos de los dichos sus puehlos Axapusco y
Tepeyahuatco, que corre de Sur a Norte y de Oriente a Poniepte,
conforme a la pintura'" deetta que me mostraron; dicen ser cua-
los cuales les hago con las
tro leguas de targo y una de ancho
condiciones que los frutos que en dichas tierras produjeren y ellos
cuttivaren y beneHciarcn, o ganados, tratus y granjenas, no deban
cuecho, ni contrit<uciones, décimas, pri-
pagar ningun pecho, ni

Nombre que )tc daba a )a gente de ttaja me encontn muy pronto con tan at'undautc
rondicion ocupada en cl M'rvicio pt'roona) matfriatdcnoticiattcnnufxtroitnMumut'))
(ideh'atnpo. tos tt')<a)M, y aun de iofox~rot'ncias t'n las
Ant<n<«f'M<<'o trato/otxto fn la con- doctooM de hmjuriitt'onfuhon, que mi tra-
qut!)ta dt tox chidumfcax. ))njotraxp.tM)'*t"!<)in)it''td<'unftfimptc
Ptano. nota adaratoria, )'«r b) eut) )o )ncc a uu
So)tt<n Mta m<xhda, cran cuatro fitio!) )a<)o. Hcuniotdu )M idMt que he forn)a<)<'

<)<- xanadu tn«t/"r. y dxs de mf~ y d'w t.<)hr''<')parttH))ar,dirf(t)n't'nn)ij'm)')h


nx'tx'r. que hh'ron tox mercfttadttf, y )"«
()<' vot f<tt<fA') xe ton)* aqui pur )'? oh-«'<)ui«s
que rt'ntntfttte oc tfx dieron. Yca~' )~tt. Ï3. 6 tt'ttahti que t'n t)<')))t'<)« muy anti~m's se
<:tm)tid<-rada )< iufttnantcafe)tcioHqm' haciat) a )Ma~i"tradusy <'mp)cado!. pubh-
)(m
tHitutivatm-ntM ha t«n)tdo en nuttiha kn- r'M. («rafaptarM' su )x'Mt'h'))<'ia. y q'h-.
s)<'tt'!<'«')unt*ri'«t())su<'r)ttt')),!ar')'<t)-
K'm ta ~nt: f<~M* dcbe cauMr axotuttn' qoc
)u)i ioditMt pidicran y Cortex it'tt otur~ara la cim) y la f<M<tu!t)br< )<"< ('"m irticro). <'« ut'!i-
<t')x'!<')) df ))<' ))n)M)'t<))'. l'na tat )))<'rf<'<) da ~atorxM. tnma'xht t'o t-xt~ partf c) c.))))))))'
dt'xdf tth')t<) la ohm )<nx'))tat't<' )d<-a df la <)(H')ttt'tt)p"'hat'«'ui't<')"ah't!«~ t'r<n
nx'rttidad df la ''?"< y de M)x hom)'r<')'; )<)() ta!)))))'')) q))M el 'tM'ritMton que rt<<)!« tu la
tx'x) <'on)<) tôt cr')')t fttxMria ft)n))'t<'ta- )nt'rt<t))w)t)«tn)at<q))t'rfpt't)ra)tttu)a)<'
nxnh' la «'rdad hintorica, c in'turiria en cu''i<tnv)))t!ar.')h)t')'t-<')')ara)tt't')~')t")U)-
ttravftt err'trf", parfCf ))<f<'Mrx' n~-tittrarta. tinMformn)arin.)ti))~)'arx)))'t'rn))n<t!<.
Mi jtrinx'ra idt'a, para har<'r)a hx'n «'tn- pufK t(t<)<M )m)'<'n qur t'x'M' tn<x)t't"t dt- tttt-ri-
))rt'nd'r, ftn- <x)))!(.)r ta vox )tor x') orf~'n. t')ra< M))) uoa t'<)«<ci<' df mu~ ptthtxtm y
"i~uit'mtoh t'n s)) d(')..t)'r"n<' hmttthn )x'r" f«t\'))')t'<t, <<"ndt' M t'oxM'rvao )"« fra~mentoc
micias, pasajes, teconocitniento at~uno acostumbradoo por acoa.
tumht'ar; y que los dichos Tlamapanatzin y sus heredcroa, el
y
dicho Atonaletzin y sus hcrcderos no deban pa~artributos, ni
otra
cosa de pecho, ni contrihm'ion, y que sean senores de vasallos
y
gohierneu a los sdhditos, y que entre ellos esté ia
vara de gobier.
no, y de rpntnvpria, sca en uno de los contenidoa y sus beroderos
pcrpptuantcntc y p:))'a sicmprc jamas la cual dicha merced les
hagn en c! )'c:d Homht'c de S. M.
y como su gobernador y capitan
gen~-id de cst.ts partes, y pnrquc de dercoho les p(-rtencce de
su
patritnnnx), y coMo !(~Hin)OK senores naturales de dichos pueblos
de AxapuM-o y Tepcyahuatco, desccndicntes de
y t'eycs de estas
partes: lo cua), cnnxt di(h« <-s, dny on nonthrc de S. M. a tus
su.
sodichos para (~e )n hayan y tcnpau
y goc~u (~.no suyo propio
!)-a sietnpre, <~n tHuto de senon's de ios dichos puehtos y t-stan-
oas, n-se)ya()<ts de pechos y (-(mi) ihucinttt's, y dicho ~nhierno, a<}uf
contenidos, les dny <'n Hondtx' de S. y por descargat' su rt-ai
conciencia y la n)ia <'n su Hoodu-c por esta di~o
que no les s<'ras
qmtadns, ni )'f-tnovi()<)s pot- (-()<) :d~nna en nmgun ticmpo ni
pnr
ai~nna nitox~'a; y pat'a rnas s:)n<'amicnio, pronx'to
y dov fe eu
nond't'c de S. M., quo de csto hnc s<~nda rdacion a S. M.
para
qut- se sirv:) <)t- t'()H<i))u:n' esta mo-n-tt (te tos dichos t). Kst~)):))t
i~'pcxDamapanaty.it)y t). Framisco Montcxmna Atonah'ty.m,
para
que cHos y sus ho-t'dcros y succson-s ~«(-(.n sus put'bt<ts, cstancias
y ~ohit'rnos, Uhn's y rcscrvadus, dny pnr nit~uxa y de ttingu))
vator cuahpticra t~dtda de <'nc<))t)i<'H()a dt'pnsito d~ lus dichos
pucbtos y fstancias, ~ottiono y fcsf'rva, <p)c yo hava <tado a cua)-
qux'ra porsona, po)' (-nnnht yo t'n nntohrc ()c S. ~t. los rcynco, v
t'cstituyo a los susodichus, co)))f) (ticix) us, por suyo que <tc dcrc-
y
<-))() )<'s pcrtcnccc;
y n'and't :) ('«tos y cuax'squi~ra po'sonas, vcci-
nos y H)<)t-!)dor<'s de esta ~Ot-va t'.sp:)jta, cstantt's y habitant") cit
<'))a, qm' hayau y t<-n~a)) :i !"ssus<)<Hch<)spnt's<'nnr<'s de los dichos

'i')('<tty(tr:)('t)rnttd<"<tt'o/.n~)H))tos )MHHt'))t'<hM)1)t.-<)'t')h)dn)X~xj)))))t«'))-
h~f~x. <:uatf))nfr)t«trn«)))j<'tur;t))n')).tr<)- M))t<M'<~)t'))M))OJt'a~<tmt)<)))t'tMn)btt't)ht'
'<-Y).))t'ntayMh))nn!'M,y)mrn<nht)tthtn "t~!)ttd«<)t"'<')tt)Mttt'M)t!())tr')))t't<~a))«t)
''<'ri)tt)r<'ti!f('(u))<n)('ru<)<\r<M)ttt'<in<tt)))<( tt'Ht)fu<'))t~)'ttt'))t)t~i'.tM)!<n)<')t))<ttM't*,y
)'
'<t-(jttrt)«whMtt.(tn))ru<')m«))<M )))«)))). ')Uft'«))ftthd<)«))<.('tt.)tt.i)~(M!~(;t))tit)tett!fe.
mt'nt<ts)..m)t<'tt.Ad~'rtir'))~<)tt)ttMtH.t)t)f trtX'ijtttf~rnt'U.t)'.
n))t(-<)r)it('~<mtt~'ut'r<i))('t)))))t~.)<)rint) t')~ H.
cuatro sitios y ~ttanciaa. y el gobierno y réservas. c<mdi-
ciones, y que no les impidan ni eatorben en cosa at~una de eUa~
so pena de quiuientos pesos de oro para la camara y tisco de S. M.
Fecho a diez y seia dias del mes de Uiciembte de mil quintent~s
y veiute y seis anoo.–Dow FERKANuc Co~Tts.–Por mandado del
Goberuador mi senor AtjONso VA~tE~E.
Lo cual visto por et dicho nuestro Ccnsfjo Kt'at de las htduts, é
Nos acatando toe set'victos de tan grande bien, aunifnto y utilidad,
tocante ai la sauta fe catotica y servicio de la real <~)t'ona, y los su-
sodichos ser dignes de la remuueraciou que conespoude, y para
que de eUo haya utemoria y los mas de! reino se emptcen en etb;
pur ta presente dccturamoo a loa sus~tchos pnr libres y quitM, Mo
obHgados à tributos, diextnoN, primieiaa y otrus pechos, Il cou-
hihucioues, auostumbradas y por acoatumbrar, y (pie ellos y sus
dcst'endientes perpftuamente te<~an et uMb~rno de sus pueblos,
cou todus !os aproveebantientoft if œntutudadeo de las cuatro estau-
cias, œmo ftenofes de eH<M, y que es nuestra n)ereed y voluntad,
con tas ut'denes at~uiontea: Pnntet'atUt'nte, maudamos y Ot\ten:~
mw que los iudios caciques de! puebto de Axapuoco y Tepeyabui~co
en todas las uuestras audieneias de la Nueva Espaua sean mirados,
oidos y ateodidos en primer tugar. Y mandantos que no sean obli-
{ïados ii pagar tributos, diezmos y pt'inm'ias de todo genot) de se-
miHas cuttivadas y heocnciadas ot tos euatro sitxts que se !es :)si~-
n~, y asimismo los frutos que en cHos produjere, de todo generu
y <)!idad quf se eriare, y cnttmni'hxles, ~:nTad<ts, tt':(t«s y ~rnnje-
"as, aunquc sea en n.unctt) de tien mil pesiM <) mayor eantidad,
sr h's pf'nnite asimesmo m:)))d:hnns que las justi< i:<s m' tes «bti-
~Ut'n .i servions a~unos y no carguen a lus indios, ni eunan M~
)'K très teguas, 8<t tas penas de la nuestra mereed.sinnsn)oman-
<)!))t)os (p)e si otros puet'hts, redueciunes y e«m<)'enaei<'n. que
<i)'sp))t's d<' Msta nut'stra ejt'eutnrix sean cbti~adns a los trihohts d~
):' tc.d eumna. pot In que se guhiernen los dietms caciques y
jns)ici:(s t)aj<t tas «rdenes :)qm contenidas por et)t)e encat~amos
y mamtatnus at nuestru visun'y U. Antonio de Mendcïa y at tntu«.
t). St'ttastian de t'uenteat, a)ï«!'isp<) de Santo Uunnn~c. y ii t<'s
présidentes y oidon's y (tonas justicins 'te t:)s tndias <)c es:) 'Sue\!)
Kspana que a!una son, y a t<X!. que de aqu) adet.tnte tu tm'ren. cud:)
uno de vos en vuc~ro tiempo y jurisdiccion, guardeis, cumplais é
no consintais ir ni pasar contra el ténor de ella por alguna manera,
so pena de la nuestra merced y de diez mil maravedis para la
nuestra cama"a a (ada uno que !o contrario hiciere. Dada en Xa-
ragoza a dos dias de! mes de Noviembre, ano del nacimiento de
Nucstro Salvador Jcsucristo de mil quinientos treinta y siete anos.
––YO EL RËY.––FttAY GAKCfA, CABD~AHS SEGONTtNLS.––ELL
LtCENOADO JUAN i~HNANDEZ CAKHAJAL.
DOCTOR BELTHAK.
–– –– LtCEN-
CIADO JUAN FEBNANDKz PE~ALOXA.–Yo Francisco de los Co!)os, co-
mendador mayor de Léon, secretario de !as Cesdreas CatoHcas
Majestades, la tice escribir por su mandado. Registrado BE R-
NAL DARIAS. Por chanciHer BLA8 DE 8AAVEDBA.

En la ciudadde México de la Nueva Espana, en diez y nueve
dias del mes de Encro de mil quinientos y cuarenbt anos, los se-
nores Présidente ë Oidores de la Audiencia Real de la Nueva Es-
pana, habicndo visto eu el real acuerdo la real ejecutoria y merced
que S. M. aprobo y concedid a los caciques de Axapusco y Tepe-
yahuatco, en razon de su contenido dijeron que QURdando razon
de ella, ori~inatmente se devuelva a las partes para los efectos que
expresa; y en cuanto ai la vara y tierra, dieron comision a Fran-
cisco Munoz para que como maestro alarife vaya y les de posesion

K) MS. diec CafdixaU~~cttnttHOt. que obtuvo el cargo de inquitidor «encrai


palabra tan notoriamente corrompida, que et) i5t5, y patto ri la cortc de Madrid, dondc
era impottibte conxer~arta en el impretto. faHecio el dia M de Abril de me.
Oahia
El cardenal D. Fr. Garcia de LotyM (de sido adt'max eoottcjcrf de Katado, comisario
)
qoift) es la Orma fuc natora) de Talavera de (:rttzada, y prondente del CooM'ju de In-
(te la Heina, 'ttudio c« Satamanca, tomu et dias cotno tal Ormu la preteotc <-jt'< utoria,
hahito en la urden de Santo t)on))))~o, y Uo- tm'ndo t't)Ht)M) de Si~ùenM. Auntjm' n" lie
x6 a xer ftencra) <)t- etta. Kn i6!3 te nomhru tonrado ver otra Mrma *uya, dt't ti( tn)«) <)uc
Mnffxor M)y') f) t'mperadof Car)<xt V, y en <xn))« cota xtUa <'p)M'<tpa), )"'r )of <)<x'n)nt't)-
iM& le diu e) «bixpndo de (~ttna. K) 19 de t'~ <)t)c he t')!amit)ado tte ad~it')tc que tx'
Oicx'nthrcdem*) fttc rrrado cardena) por xsnt'a hU tillilu de Saota St)M))n, situ) r) dc
Cit'mcnte Y)), (-«n f) titulo de Sallta St)M- rivttdo dt't tMtnhrc de la dimt'fis <)u<' rt~in.
na, y al ano bi~'ti'ntr te emiu et Kmpera- Atti puct, cuando era ~)i<)x' dt) Ofnot th xm-
<)or M )to))hi, «))<)<) t)t'~<M indor <)ue trataha hn ~r. < <«tf/tt<Mft<«.r«m<'tMt< <!t'~ .)<)<)
nOciahnente «m t') )'a~ )x't<) tt))) cl far. )th'){" ni ar~'hi)t)'a<)o df Scyitta Ortm' <~i
ter de etnhajndor. Hatttmdotf! alli pidic' y ~r. torf<tM<)<~ Mt<p«/<M~t. t'or <'<)))-
ohtt~f) t ) o)))xp)td<) dt' S))<t«'))M, dt't que to' <))<u)t'))tt',hay rn.r.<m para m'or <))«'< Si-h
nxt poMnion si M de Ahri) <te t53!. t'or <ff<'t~.a )t)tMt'(taria la )))i)tn)a c<t)'tu))))'!c ')'
muerte del rardenal ar/ohittpo de St'viHa, tuv« )H)tt'x y dt'~htttt; p«r ht ma), y at<'t)
)). A)"t)M) Maxriquc, fut tx'mhrado mnexor dx'xdo il <)')c f) oumbn' tnti))" df Siftut ))/t
t'
f'tv" Fr tiarcia, y eotn) .( n')H(hr e) )tt ttt .S'<'j/"M<t't .S'~toffxt, M' ha t'~m~hh' );)
dt'Oftuhrodeltit) alli p<'rt))a))e<i<i ha«ta thma tal «oxo «' t<' '')) '') t)'\to.
a los caciques, removiendo el oficio de golternaclor que actualmeute
tiene t). Estéban Ldpez Tlamapanatzin, y que Lu coja D. Fran-
cisco Montezuma Atonatctxin, y rija y mande en el puebto de Axa
pusco. por ser camino real, y cuide en Otumba, a cuyo cargo
qucda. para tosservicios que S. M.
han sido fieles y que
vean las tierras. y nombre para ser el dicho juez.
para
que coustando por vista de ojo, se eumpla !o que S. M. ordena y
manda to cual dichos sonores dijeron que !o ottedecian y obede-
cieron con el aeatamiento debido, como a ça) ta y real orden y
ejecutoria de S. M., y mandaronto ascutar por auto y nrmaronto
de sus nombres.–EL LtCHNOAuo \'As<;o UK Qmtu(;A.–LtCt~oAM
ALOKSO MALDOKAM). –– EL L)€E!iC(AU<) FttAKOSCU SA~US. – Du~ A'<-

TONX) Ht! MKNMZA. Antc nu A'<TUK)U Ut: TmCtOS.


En el pueblo de Axapusco de esta Kueva Espana, en nueve dias
del mes de Febrero de mil quiuientos y cuarenta anos, yo Fran-
cisco Munox, por especial comision de los scuotes i'residente y
Oidores de la Audiencia Real de México de la Xuevu Espaua.
en la cjecucion de la cual mett en la te~ttima y verdadera posesion
de la v:ua de gobierno perpétue a !os dos caciques Thnnapanatxin
y Atonatetzin, para ellos y sus dt'scendientes, y para siemprc ja-
mas, como manda S. M. y de nut'vo se eti~io et dicho \touatetxin,
el cual tomo la dicha poscsion, y dijo que comptira to que S. M.
manda, jutd y amen: y por ser yerdad to hrme con et interpret)'
naguatato"" y el dicho h. Estcban.–ExASosco ML~ox.–J~A~
EttAYLE.–DoK EsTËXAM L<')'~X.
Y satiendo et si~uieuïe dia comenzando destte et camino reat
que esta haeia ta parte dtt Sur y caminando t)asta unes cerros par:)
ttiicia et Korte, que ttaman (~timatpan, que son dos sitios de es-
tancias, une de ganado mayor y otro de ganado m:nor. si-
~uiendo para et Korte de) dicho paraje, pasado unos cerros o tomas,
esot)a parte det coro de ~!extepe<p)e. e una canada, connnan
ottos dos sitios, une de ~anado mener y une de mayor; y porque
son tierras batdtas, eriaxas. y para conecerte as), se te puso por
nomttte estancia de S. t.at<riet, que desde Axapusco atta ttabr.i
''nattu te~uas vut~ares; po)' c) (hieute ticne de aucho una tc~ua.
m)~M'U)dtn)t't~tt't)ittt)rst'(''t))~'m.~ )))h't))rt'tt'.
~«nnuMm't)~ ''<t)/M<«.
y tinda con los de Otumba, y por el Poniente con el pueblo <ie
Tetepanda esta <'onibrme a la pintura, y sos tierras asperas, mon-
tuosas, sin ninguna agua; de to cual los susodichos tomaron po-
sesion y reconocimiento de eHo, sin contradiccion atguna y por
verdad !o Mrm(! cou el dicho intérprete.
sER
JUAN FRAYLt;.––DOK t~TÉBAK LOfBZ.
FxAKOsco M~ox.

Sacado y cctrp~ido bien y tielmente de tos originates, que de
mandamieHto de S. H. y comision de pcdimento de partes, doy la
présente en nu< ve fojas utiles, con esta en que va mi (irma sien-
do testigos Mar~ts Ferez, Pablo de la Serna, escribano real, (~ris-
t~bat de Escobar, estantes, a los 29 del mes de Marzo de 1617
anos, y en fe de to cual fice mi signe en testimonio de verdad.
JfA'< DE LA SER~A, escribano de S. M.
A to que présente fui, y de to que presente se hizo y corrigin el
dicho testimonio bien y netmente, y en fb de ello to nrmë.–Luts
DE TuVAR (jODtSF.S.

( Copia del Sr. D. José PernandoRamirc! quien corrige el tetto y ahaditi tas notas.)
MEMORIAL DE LUIS DE C~RDENAS CONTRA CORTÉS.

S. C. C. M. Ya por otras relaciones sabe V. M. la causa de


mi venida que fice de la Nueva Espana esta su real corte, para i
le hacer saber cômo Hernando Certes estaba del todo ALZAuo con
aquellos reinoe, y tiranizados vuestrott tesoroa, y de como le ha en-
ganado en todas sus relaciones; y para que muy claro to vea todo
V. M., nce una Hgura de aquellos t~inos en un pergamino, con al-
gunas ciudadcs nombradas, y alli una aguja de vientos, con cterta
relacion que declara cuanta es la grandeza de atluellas tierras, y
de que linaje de riquezas esta pobtada cada una partida, quinien-
tas leguas de México en el Pouiente, de donde Het'nando Cortés ha
estado siempre inctinado a irse a vivir, por ne conocer a rey ni a
senor, aunque no ha podido salir con ello; y ahora saho de la Nue-
va Espana con harto tniedo que ténia al présidente é oidores de
V. M., que no to tomasen atta, po~ue asi se to decian los avisos
que le fueron de Vuttadotid, aunque ahora ~iene ootof-eando cou las
gt'nh'«, dorando sus ohras con to ajeno. Suptico a V. M. que man-
de ver la tigura y oir la relacion, pues es «u propia hacienda, que
yo se la dure.
Y cuanto a tos tesoro«, que se los tiene rohados, los cuates ahora
da li ta8 ~'utes, y ~a~ta sin medida portnn' to autttenten y toeu de
buena fama, suptico d V. M. mande darnb' su audicncia para te
dor la dct'htrafiun de c<{<uo se tes tit'ne, y lu tuatM't'a que para <'Ho
ha teuido. (hmst los eu~anos que te ha hecho eu todas las reta-
cicn<'s, y d<; otro* maninesto que at preseute te tieue aparejado,
p!))'a te t).)C(')' enteudet' (?«' to muy ne~ro es htauoo, ponme to

t'tn'ct' ()ue ft~tx )«)<)) x))<n. o ))<ty ffror Cnt~otdris n'pt'tir t~m la ~)tb'a (~
dt- ))tmoa. Qoottnrm tUt'jur t't tx'ntuto tt'yt'n- ~«Ao. paM ttej«r ))<rh'< ttmcttto<~tta ta on
do « <<o)tfff y no '/<< <<r)m~. < i<m.

il. t
mande volver a la Nucva Espana, para que vuelva a darle a V. M.
por onzas de la fruta (le aquellas tierras, como se la ha dado hasta
aqui.
Bien es que sepa V. M. ahora al presente por esta mi rclacion
( yo decirlo HE por descargo de mi conciencia, y en todo satisfago
a Dios), por ddnd~ y como Hernando Cortés comenzd a alzarse con
aquellos reinos; y en el ano de veinte y uno cuando dijo sobre la
mesa en preseneia de muchos « Treinta d cuarenta duques y con-
~des quiero haccr, y a toda la gente metertos debajo de la mano
sde aquestos; B y luego se !o conocimos para qué fin to hacia;
porque si aUa V. M. enviase su verdadera justicia, pudiese
hacer
de cada uno de aquellos vaiedores su capitan con diez mil indios
de suerra, como io hizo cuando fué sobre Narvaex a matarte la
gente, que hizo capitan a Francisco Rodriguez de !os veinte mil
indios de ta ciudad de Ttascata; y ast hizo capitan ri P<'dro de AI-
varado de los cincuenta mil indios, cuando fué sohre Francisco de
(~aray y le mato los trescicntoscristianos en nna noche, porman-
dado de Hcrnando Cortés; y con esta ordenanxa no bastara gran
poder de gente que fuese de (~astitta a tomarte la tierra. Y como
que tn conocimos, no quisimos ser con et hasta que este mal dcseo/
mas de trcscientos companeros y annque no fucramos sino cin-
cuenta los que estuviéramos tirmes con V. M., para dartes animo
a los qut? tuetan de Castitta por V. M., y dccir a los indios que no
fuesen tocos, que era aquel clue venia su rey que los venia a visi-
tar y hacer mcrccdes, su iuerxa de itt'rnan<)o (~'rtcs no era nin-
guna; y visto y entendido, como no pudo por aqui, probonos por
!as trcs cottjm'ix'xnx's. y nx-oos te :tp)'<nccho. Y proMnos por las
tirrnas en htauco, cuando nos las pidk; para un-ndr y cuganar :<
V. M., ctaro esta este y no queriendo m n)ar mucttos de los con-
quistadores, tirmaban susafania~undos y susvah'dorcscn nombre
de todos, y sohre estas mmas h:)cia su r<'hhiou; y c<nno n<t pudo
jtoraqu), aptico ii st los reines y tcsoros, y ne quiso dar pane det
oro sino A itqm'Hos <nx' s~nian su opinion y <)<'s<'o bncno que
ténia

'i.afr.(';u~rt'<))'st'))t~)');)))x)i~t':)~.)r- ..rfts,))"<)m-'mt<)'i))t'u)rta)i(it'h');h)t)Mhtf
à
)M'tcttt)t))t)<th'y''))<t«')si:~))"'))t!t!h)~th< ..)')<\ttt't)n''t<'ftyt)<)nrtt'))t)t<'jt')'nfi<'t)'
(0)t t'thaftft «'<)tm)'!<'xt'c.tfd' ..)".<)')))))hh'*< )'<'r<)')t-t-<)))t«ia)uott fu ()a-
')r,<)u<'nfm))''u.t!!d«s<n))ht))!')'t.))!')r ..ii.hi.tintttn'h~L"
de morir rey, como parecid por la obra adetante, cuando écho las
letras; y menos did parte de la tierra, si no fuc À aquellos sus va-
ledores y si atguna cosa dio a nosotros, fuc.de que no pudiésemos
atgo mas recio
ser aprovechados, como hizo a mï por me mostrar
contra sus malos deseos. Mtreto bien V. M., que le doy aviso como
a mi principe y senor, que no le dé ni prometa cosa al dicho Mer
nando Cortés, en tanto que viene la probanxa de la Nueva Espana,
hecha por el presidente y oidores, y venida en Castilla, vista y
pasada por la noticia de V. M. y tictes jueces, anst como cl grau
chancitter, y D. Carcm de Paditta, y el obispo de Canaria, y el
Dr. Bcttran, que sabe la verdad de todo, y con estes sabra Y. M.
to que cumple a su servicio.
Porque si antes desto to enviase alli V. M. favorecido y con
mando, qué dirian los conquistadores y otras gentes que att:i estan,
pues han pasado martirio por sosteiielle aquella tierra,
conocien-
dolo alla por hombre de mal vivir, y Itamandote atta muchos trai-
dor, como fué el tcsorero Atderete, y yo fm de este numéro, y et
tesorero Estrada, y Juan Tirado, conquistador, y Francisco Da-
vila y en verdad digo que agora to cantaran tos ninos de a!t:i 1
si bien se mu'are, enviandoto V. M. <
y por osto satid de alli; y
aquettas partes, séria dar mal ejcmpto a los que adctante fucst'n
:i panât tierra para V. M. Suplico a V. M. y de merced se to pido,
<)~hajn, que
pues es scrvicio de Dios, ponga romcdio en mi gran
amenaxado de muertc por tos vatedores
va t)e sido por très veces
de Hernando Cortes, por entcnder en aquesto que tanto te inn~t-ta
:i M., que va no (iso estar en su cortc ni irme a mi casa, si V. M.
ello es menester, to-
por su mcrccd no pone et remédie que para
mandomc debajo de su amparo. Fecha en esta vitta de Madrid, a
quince dias de Julio de iS28 anos. –S. < C. M. –t)esa tos reates
pies y manos de V. M. –Lus M CAKUE~s.

Ori)ti)))t) en c) Arfhno de htdiax. tc~jo <' de Cortcs. n'' 1.


< M<M<t. LtiMMUt. M. Il. W. Cupit rt'tuitidt dr th~ton j'or el Sr W. Il. Prf~H

Hxt<) M, <~<* cuxnJ« c) ftp<'nontt' se xerit tftn )<t'ncMt tt«' stint t')M)f<!))tn, que h<
si
httttahjt <'n ).< ~th'\)) Hxjmna, y ff ttr~ia)) << )«)t ninoti ht irian (M)b))Mndo )'<'f tt<d*t
)t)ttuno)t)t))))t'U)t)artra)'k)rA(:<'r)t")th"r)t pftrtfx.
MERCED A HERNAN COPIES

DE TIERRAS INMËNATAS A MÉXICO, Y SOLARES EN LA CIUDAD.

Don Carlos, por la divina clemencia, Emperador semper


au-
gusto, rey de Alemania, y Dona Juana su madre, y el mismo
Don Cartes, por la gracia de Dios, reyes de Castilla, de Léon, de
Aragon, &c. Por cuanto vos Don He~ando Cortés, marques del
Valle, nuestro capitan general de la Nueva Espana, nos hicisteis
relacion que vos teneis ë poseeis en la dicha Nueva Espana ciertas
tierras de labranza é solares en la ciudad de Tenustittan Mexico,
e.t que habe!s labrado y fecho casas; que son las tierras por la
calzada que sale de la dicha ciudad de Mexico para Tacuba, que
comienzan desde la ermita de San Lazare, que alindan por la una
parte con el camino de Tacuba, y por la otra con et camino de
Chapultepeque, é por la otra con otra calzada que sale del camino
de Chaputtepeque, en que hay unos arboles de sauces é cipreses,
é por la otra con las tierras de los indios de Tacuba; é que los
solares é casas son la casa nueva que era de Montezuma, que alinda
por la una parte con la plaza mayor é la calle de !ztapa!apa, ë por ta
otra la calle de Pero Conzalcx de Truxnio, é de Martin Ldpcz, car-
pintero é por la otra la calle en donde estan las casas de Juan
Rodriguez, atbanit; é por la otra la cane puMica que pasa portas

Se~un la rexpctaMc autorisa')d<1 P Pi- MSM. dei Arrhh'o CeneMi, intihtttdn .Mf-
chardo, la primitiva fundecioh df S. ).)txar« ntortM <<< .UK.r<< h)). 106 v'
donde )tc di-
fx hizo en el tuftar que hoy ftcupa la i~h-tii~ fp <)u<' aqm't)a aoti~u* t'rmita, f'tndacif)))
de S. (~oome. t'arecc qoc en ettta patte M* ttc) Sr. Xnmarrafttt, extaht un cuarto de )e-
~uio por ta improtion que d<'ja una r:ipi<)a )<)m ftdftanh', <t <') ()u<'hto ))<m«)o hoy &nM
tectur* de Vetaneurt, mM eMmtnadM aten- .< ;)<()f)<o de <«t J~M<r<<M. ( ~<t <<<< tf. M. J.
tamente t)M noticiM, pueelen eftntnDttrtX' f. ~M<r<) y

con las que xc encuentran en c) vol. <4 df


espaldas: é la casa vieja que era de Montezuma, donde vivis, que
alinda por la frontera con la plaza mayor é solares de la iglesia,
y la placeta; por un lado la calle nueva de Tacuba, é por otro la
calle que va de la ptaza mayor 8< Francisco por las espaldas
la calle donde estan las casas de Rodrigo Rangel, é de Pero San-
chez Farfan, é de FranciMo de Terras, é de Xamudio. La oual
todo vos teneis é poseeis, é nos «upHcastets é pedisteis por merced
vos hiciésemos merced de las dichas tierras y Miares.
<t~Mc
con todas las /(~rmu~<M oco<<um&radas.J Dada en Barceloua a 25 de
Julio de 1529.–YO EL REY. Yo Francisco de los Cobos &c.

Por copia <eh*M<ate w e) tegtje Se de t<t Resi4epe<tde Corléa, pie~ 4'.


ComfM. –LM)NHt. M. – H. W.
Copia MmiUdt te ttMton p0f tt St. H PMtMtt. H<y otrM dos <n t) t~cMvo M

a
HMptttI de Je<ut la primera ttttimonM ~teru<d<t, Uey~ t< fecha de 6 de Julio de ~M,
y e~tâ en el legajo 50 la Mgund~ eb una copia antigua, fechtda el n de Julio, y 'nd~te et
et legajo iOi. Cete)tdMtM tres, ao pMeentan mM diteMMM nottHe que la iecha. PMt
weri~utf la verdadera MrM pM6t<o to~M 11* vista el ort~iMt, el cual na ae ha encontre
en el referido archivo, à pesar de las diligenciasque a ruego mio hizo el Sr. D. Joté Vicente
del Villar, à cuye eargo M balla. Me inelino A adoptar la d<«, tanto por «r tt qM coMtt
en et tMtmMMMO,CMM parque en <M OMMM dia 'e hicio-en à Certe* e~fM vthM !)Mn:ed<t.
A~i la cité
Asi et Sr. Alamn
cito tambien el AtttMn ça J?<~<r<nft(<t«t, tom. il,
sus Ditertadom,
en au& !t, pàg.
pag. 203.
M3.
ÔRDEN À HERNAN CORTÉS

PARA QUE SE DETENGA A DIEZ LEGUAS DE MEXICO, HASTA QUE LLEGUE


LA SEGUNDA AUDIENCIA.

L\ t~E~A. Don Hernando Cortés, marques del Valle, pariente:


porque por cabsas complideras a nuestro servicio y ri la ejecucion
de la nuestra justicia, habemos acordado de mandar proveer de
nuevo presidente é oidores para la Audiencia Real desa Nueva Es-
pana, y en tanto que Hcgan podria traer ttgun inconveniente vues-
tra entrada y de la marquesa, vuestra niujer, en México por ende
yo vos mando que entretanto y a sazon, como dicho es, QUE el di-
cho nucstro presidente y aigunos oidores que de uucvo hahemos
m~!noado proveer, ileguen a esa tierra, vos ni la marqnesa, vues-
tra ntujer, no cntreis en la cibdad de México, ni os Hegneis a ella
con diez leguas aircdedor, so pena de la nuestra merced, é de diez
mill castellanos para la nuestra camara é f!sco é de como esta mi
cédula os fuere notiticada é la cumpliéredes, mando a cualquier
escribano que para esto fuere mandado, que dé ende al que vos la
mostrare, testimonio signado con su signe, porque yo sepa como
se cumple mi mandado. Fecha en Torretaguna, a 22 dias de Marzo
de 1550 anos. YO LA RE!NA.–Por mandado de S. M. JoAN
DE SÀMANO.

Copia auténtica, con la notificacion que se hizo a Cortés en la ciudad de Ttaxcaia, & pe-
dimento del comendador Diego ttemandezdePruano, a),;uaci) mayot' de Tenustitan.en
martes 9 de A~osto de 1530. Cortés la beso, pus« sobre la cabeza yotxidecio. Testigos,
Pedro de los Rios y Luis de Luna. Escribano que da fe, Juan Sanchez.
Confuh.–LE~BKE. Id. Il. W.
Copia remitida de Boston por el Sr. W. l'rescott.
REAL PROVISION

SOBRE DESCUBRIMIENTOS EN EL MAR DEL SUR,

Y RMPUEMA DE COUTÉ!)

À LA NOTIFICACION QUE SE LE HIZO DE ELLA.

Este es N trastado bien é ne!mente sacado de una carta é pro-


vision real de SS. MM., escrita en papel é sellada con un real setto
Real Au-
de cera cotorada, librada del présidente c oidores de la
diencia é Cbancitlerta Real de la Nueva Espana, é de cierta noti-
ticadon que por vh-tud dcHa t)or mi ci escribano infrascrito fué
fecha ri D. Hernando Cortés, ma~ues del Valle; su ténor de la cual
el dicho marques fué dada a la dicha
c de la respuesta que por
provision é Ttotiticacion, é de una peticion que ante los dichos se-
nores présidente é oidores de la dicha Real Audiencia, por su parte
fué presentada, uno eu pcs de otro, es este que se siguc:
Don Ciit-toa, pot la divina dt-mo'cia, Emperador semper au-
la mis-
gusto, Dona Juuna su madré, y el mismo Don Cartes, por
practa, reyes de Castilla, de L.eon, de Aragou, &c. À vos
ma
1). Hernando Certes, marques del \a)ie y capitan générât de
la
Nueva Espana, nuestro vasaHo, s:dud é gracia sabed que Nos ovi-
é provision real, se-
mos mandado dar é dimes una nuestra carta
Ilada con tres sellos é tih) ada del présidente é oidores de la nuestra
Audiencia y ChanciHeria Real que reside en la ciudad de México
(testa Nueva Espana, para Nuno de Cuzman, nuestro gobernador
de Calicia eu la dicha Nueva Espana, et teuor de la cuat es este
que se sigue
Don Cartes, por la divina ch-rnencia, Emperador semper au-
gusto, Dcna Juana su martre, y el mismo Don Cartes, porta mis-
ma gracia, reyes <)c CastiUa, de i,eon, de Aragon, &c. À vos
Nuno de Guzman, mu'stro gotternador de (.aticia de la Nueva Ks
pana, salud é gracia: sabcd que en !a nuestra Audiencia Chan-
y
citterta Reat que réside on la cmdad de México, tixo retacion
se que
habiendo D. Hernando Cortës, marques del Valle, nuestro capitan
general de la dioha F" eva Ëspana, enviadodoa navios a descubrir
las islas é tierra firme de la Mar del Sur,
segun qut' con Nos c!
ténia capitutado y asentado, un Ortuno Jimcnex, pUnto de la
nao
capitana, se Htx<; é matu a! capitan (le la dicha armada;
c qm- si-
guiendo su viaje asi a!zado, dixque dt'scubno cierta isla
en la dicha
Mar del Sur, é que entrando en la tierra, los indios naturales !«
mataron y â ciertos espanotes que con et iban, y que los que que-
daron en guarda del navio se micron con él â
un puerto de vues-
tra gobernacion é que vos habcis tomado el dicho navio, é procu-
rado é procurais de to aderezar para ir ai pacificar é poblar la dicha
isia é porque :i pedimento de) dicho
marques os mandamos dar é
dimos una carta é provision real, librada dei presidente é oidores
de la dicha nuestra Audiencia,
por la que os mandabamos entrega-
sedes el dicho navio al dicho marques, d a quien
su ~der oviese:
é porque para pacificar ë poblar la dicha isla
no bastariades los ea-
panoles que al présente residen é puebhm la dicha vuestra goberna-
cion, é sacada asi la dicha gente, se podria seguir altercado
con los
naturales é otros grandes inconvenientes, demas que vos os deheis
ocupar en la dicha vuestra gobernacion, segun que por Nos vos esta
encargado é mandado é por no tencr licencia ni facultad nuestra
para pacificar ni poblar islas ni otra tierra firme
en la dicha Mar
del Sur; é ansimismo porque por ir vos d enviar a pacificar é
po-
Mar la dicha isla, se podrian recrecer cscandatos, muertes é atbo-
rotos entre el dicho marques y la gentu (me Ilev.-isedes, de que Nos
seriamos deservidos visto por los dichos nuestro présidente é oi-
dores de la dicha nuestra Real Audiencia, fué acordado quedebia-
mos mandar esta nuestra carta para vos et. la dictta razon, ë Nos
tovimoslo por bien; por la cual vos mandâmes
que agora ni de
aqui adetante, hasta que otra cosa por Nos
sea proveido ë matxta-
do, no vayais ni envieis i pacificar ni pobtar las dichas islas, ni
en ello ni en parte dello os ocupeis por manera atguna, so pcna
de perdin~ento de todos vuestros 'tienes
para la nuestra ctimara ë
fisco, ë la persona i la nuestra merecd demas que mandarëmos
fi
procéder contra vos, corno contra persona que no cumpie ni guat<ia
nuestt'os reales mandumientos: é mandâmes, so pena de la nuestra
merced é de quinientos pesos de oro para ta nuestra c:imara a
cualquiera nuestro escribano que para esto (uere iiamado, qu<- vos
notinque esta nuestra carta, ë dé tesumouio de la di)~):) t)oti<i<'a-
cion at que se to pidiere, por<;ue Nos sepantos co'no se <-umpie
nuestro mandado. Dada en la ciudad d~ Mexico, dit'x é nueve
dias del mes de Agosto, ano del hacimieuto de Kucstro Senor Je-
sucristo de mill é quimetitos e treinta é cuatro auos. Et'iacofLf;
SANCTt DoMtMC). LtCENCtATCS ALOItSO MALUONAtM). EL Ij)CEX<;tAMO
CEYNOS.–EL LICENCIADO QmKtM.A.– Yo <jerdnimo Lopez, escribano
de camara de S. M., la <ice cs-cribir por su mandado, con acucrdo
de su présidente é ouiores. Rc~istrada CEH<)'«)tu L~'Ez. –JLAK
BALZA, pi'0-chancuter.
É agora a Nos es fecha relacion é sonros ittformudos que! dicho
Nuno de Cuzman ha enviado o esta en la dicha isla, entendi<n<io
en la paciitcacion é poblacion della, ë para ello tieue en !a dicha
isla atguna copia de gente de a caballo é de pié, espanott-s, nues-
tros subditos é vasallos; é si vos oviésedes de ir â la dicha isla, se
podrian recrecer danos, e? datos, mnertes de nombres é otros
inconvenientes, de que nos aeriamos deservidos; é por evitar to
susodicho, visto por el présidente é oidores de la dicha uuestm
Real Audiencia, fué acordado que debiamosmandardaresta
nues-
tr:) carta para vos en la dicha raxon, é Nos tovimosto por bien;

la dicha isla, ni os ocupeis en la pacincar é poblar, ni en


por la cual vos mandâmes que no vais ni envieis gente atguna a

ella, hasta que por Nos otra cos:< se provea y mande, so pena de
perdimiento de las mercedes que de Nos teneis, é de todos vuestros
bienes para la nuestra camara é iisco é si atgun derecho pr<'ten-
dtëredes la dicha isla, pidiëndoto vos, vos mandaremos oir ë fa-
ccr eutero cumptimiento de justicia é porque :i vues!ro pedimento
vos mandâmes dar juez de comision para que vaya a la dicha ro-
bernacion de (~dicia ë haya informacion si et dicho navio
que :un
~uxm:m, o otra cualquiera vos
se atï(; esta en la dicha golreruacion é to tiene el dicho Nuno de
to entregue ci mande en-
t~'g;<r, vos mandâmes, so las dichas penas, que vos ni otrt) en
vuestro nombre, no os entremetais a tomar ni tomeis el dicho na-
vto por vuestra autoridad; con apercibimiento que vos hacemos,
que demas de las dichis penas, procederëmos contra vos como con-
tra persona que no guarda ni cuinple nuestros mandamientos rea-
les é mandamos, so pena de la nuestra merced é doscientos pesos
de oro para la nuestra camara, a cualquiera nuestro escribano,
que vos notifique esta nuestra carta, é dé testimonio de ta dicha
notificacion, signada con su signe, a! que se la mostrare, porque
Nos sepamos en como se cumple nuestro mandado. Dada en la ciu-
dad de México, a dos dias del mes de Setiembre, ano del nacimiento
de Nuestro Senor Jesucristo, de mil é quinientos é treinta é cuatro
anOS.––ËDSCOPUS SANCTI DoMtNtC).––LtCENCtATUsALONSOMALDONADO.
-EL LICENCIADO CEYNOS. EL LICENCIADO QtjmoGA.–Registrada:
GER')K<Mo LôpEZ.–Pro-chanciUer, JUAN BALZA.

En el pueblo de Toluca, que es en la provincia de Mata!zingo,


que es en esta Nueva Espana, cuatro dias del mes de Setiembre
de mil e quinientos é treinta é cuatro anos, yo Ger-dnimo Ldpez,
escribano de S. M., y escribano desta Audiencia Real é de la go-
bernacion desta Nueva Espana, notifiqué esta provision de esta
carta presentada al senor marques del Valle en su persona, al cual
la lei de verbo ad verbum, como la dicha provision contiene. TES-
TIGOS, Jorge Cejo y Alonso de Villanueva.
Ë luego el senor marques del Valle tomo' la dicha provision en
sus manos é la besd é puso sobre su cabeza, quitando la gorra con
la mano, ë dijo que él obedecia con el acatamiento que debia, é
obedecia la dicha provision como â carta é mandado de su rey é se-
nor natural, a quien Dios nuestro Senor deje vivir é reinar por
muchos é largos tiempos, con acrescentamiento de muchos mas
reinos é senonos; é pide :i mi dicho escribano le dé el traslado
para responder é para los uses &c. ~.str.J
Ë despues de to susodicho, en cinco dias del mes dicho ë ano,
el dicho seiior marques, respondiendo a la provision que aqui le
fué notificada, cuanio del cumplimiento delta dijo: que et iba en
seguimiento de to que S. M. le tiene mandado, é de la capitutacion
é asiento que S. M. cou ë! mande tomar ë se tomd, cerca de ta
conquista é descubrimiento é pohlacion de las islas é tierra de la
Mar del Sur, segun que a los dichos sonores présidente é oidores
les consta por sus provisiones ë instrucciones <pje de S. M. tiene,
é traslado de la dicha capitulacion que por los dichos sonores pré-
sidente é oidores, por mandado de S. M., ansimisrno te iuc refpje-
rido !o efectuase é cumpliese, é asi !<) hizo dentro del termine que
le fué requertdo é dijo que pedia ë pidid a mf cl dicho escrit~ano
pusiese el traslado del dicho requerimiento, se~un que ante rm
habia pasado, al pié de esta dicha su respuesta, é la dicha capi-
tulacion é asiento, por virtud de las cuales los dichos sonores pre-
sidente é oidores le ficieron el dicho rcquerimiento e dijo (lue en
cumptimiento de ella habia enviado una armada, œmo era noto-
rio, dende el puerto (le Acapulco, de la cual fué por capitan un
Diego Hurtado, é la hizo despachar con mucho ttahajo é costa de
su hacienda, especialmente por haber seido sahidor (lue con Jime-
nez' no se ttevaban las cosas necesarias la cual dicha armada é
navios aportd â la costa de la tierra de la ~o!)ernacion del dicho
Nuno de Guzman, el cual diciendo que no habia de nave~ar por
la dicha costa de su gohernacion, como consta é parece por la res-
puesta que mô a ciertas provisiones que le han sido notificadas,
di(i ptovidencia de tomar los dichos navios é prender al dicho ca-
pitan, é despues tomo toda la ropa que en uno de los dichos navios
que did â la dicha costa se satvd, ë prendid é tomd las armas de
la gente que en él venia ë le hizo muchos malos tratannentos é
despues el dicho capitan é el otro navio se perdid ë nnn'id toda la
gente, sin escapar ninguno, por no osar sa!tar eu ticna de la go-
bonacion del dicho Nuno de Cuxman :i tomar agua é otras cosas
necesarias, é reparar et dicho navto, se~un ques notorio a los di-
chos sonores présidente é oidores é dijo que protestaba de enviar
informacion muy tar~a dello a S. M. é que despues, habiendo
pctdido la dict)a armada en la forma susodicha, habia fecho otra
al puerto de Te!tuantcpe<pje, ciento ë veinte ë cuatro tc~uas de la
ciudad de Mexico é para la haccr, é poner por obra con mas bre-
vedad to que por S. M. le era mandado, fuë en persona a hacer la
dictta armada é navios, adonde estuvo fuera de su casa ano y mc-

)~n<')()()ucJimcnt'7.t'ra('te,))Ut'sOr- <)t't)ift{ot<<'ce'ra,aqtuen ascsino. Ytase


ttnin ri )''))<tun Jin)t'n< n" suft)a hasta la la ftt<r«<<U('rtot) a) t «</<' <~ <<u ~«<f(nt .Sx~
ft~'dici('ni<i~nifnte,t')tq'n'tm' )M)r pihttn t/.McjtfnKa. ( Madrid, IMH.)
dio é mas tiempo, é hizo una choza en la playa del dicho puerto,
adonde estuvo todo el dicho tiempo, ayudando algunas veces con
el trabajo de su persona a la dicha obra y en la dicha armada
gastd asimismo mucha suma é cantidad de pesos de oro, de la cual
fué por capitan un Diego Becerra, su deudo cercano, al cual, por
se levantar con la dicha armada, maté Ortuno Jimenez, piloto de
la dicha armada, é hirieron él y otros sus confederados y alzados
à otros hidalgos que iban con el dicho navio, y asi heridos los
echaron en tierra, con ciertos religiosos de S. Francisco que allt
iban é habiendo aportado, como aporto, el dicho navio, conforme
i
a las instrucciones que Ilevaba del dicho marques, ciertas islas
é tierras, é habiendo venido en la barca del dicho navio dos hom-
bres dentro della a le facer saber al dicho marques, quel dicho Nuno
de Guzman los habia prendido é dado tormento, é los tenia y tiene
presos por encubrir lo susodicho é habiendo aportado, como apor-
td, asimismo el dicho navio a la costa de la dicha su gobernacion,
se lo habia tomado con todo to que en él venia é por esto é por
provisiones de S. M. se le habia mandado eutregar el dicho navio
al dicho marques, que no lo ha querido hacer, segun que por las
dichas provisiones é respuesta consta; é que agora de nuevo, vien-
do cuanto importaba al servicio de S. M. el descubrimiento é con-
quista é poblacion de las islas é tierras de la dicha Mar del Sur,
ha tornado à hacer é hizo otra cierta armada de cuatro navios
gruesos, en la cual y en socorro de la gente, él ha gastado mas
de cincuenta mil castellanos; y para hacer la dicha armada é las
susodichas, él ha vendido mucha parte de su hacienda y toda la
que tenia en los reinos de Castilla, y empenado y deshecho sus
joyas y de la marquesa su mujer, é d~'be cincuenta mil castellanos
é mas, en que tiene empenada su hacienda é renias é pueblos,
segun que asi à todos es pubHco é notorio, y estâ pronto de dar
cuenta por su libre el cual habia salido en persona para ir en la
dicha armada, dejando su casa, mujer é hijos, estando ya en la
edad que estaba, posponiëndolo todo y el trabajo é peligro de su
persona al servicio de S. M., é que hasta agora no habia sido causa
de ningun cscandalo, ni lo seria, ni excède) ia de la dcmarcacion
é capitulacion que S. M. con ël tiene tomada é quel dicho Nuno
de Guzman no ténia provision de S. M. para conquistar ni poblar
t
en las tierras de la dicha Mar Sur, ni tenia causa para ello
nuevamente, para se entremeter en las tierras é islas de que asi
el dicho marques tenia provisiones de S. M. é caian dentro de la
dicha su comarca, é mucho menos para se entremeter en las islas
é tierras que los navfos del dicho marques habian, conforme a
ello, descubierto, ni tampoco tenia posibilidad para enviar gente
a ellas, à io menos que basten para hacer escaadato, aunque el
dicho marques fuese con la dicha armada ni la relacion que i los
dichos presidente é oidores se hizo, diciendo que habia enviado
gente el dicho Nuno de Guzman à las dichas islas, por donde pa-
recid que se movifron a dar la dicha provision, é que de otra ma-
nera no la dieran, es cierta ni verdadera, porque nunca el dicho
Nuno de Guzman en\io gente à las dichas 'slas, antes despues de
haber tornade, como tomo, el dicho navio, por estorbar al dicho
marques la dicha jornada, no mirando lo que debia al servicio de
S. M. para no hacer Io que él hizo, did con el dicho navio al tra-
ves é se perdid, é nunca envio a la dicha isla gente alguna, segun
que dijo que estaba pronto de dar informacion y entera probanza,
cuando y cuanto à su derecho convenia; é que sobre QUE el dicho
Nuno tte Guzman diese causa a algun escindalo, que protestaba
que no fuera à su cargo y culpa dei dicho marques é que los di-
chos sonores presidente é oidores proviesen, como proveer debian,
para que el dicho Nuno de Guzman no estorbase al dicho marques2
en Io que asi hacia conforme a las dichas provisiones, capitulacion
é asiento que de S. M. tiene, é le castigasen en los dichos delitos
que asi habia cometido en tomar el dicho navio y hacer lo que de
suso dicho es, é que pedia que los dichos senores presidente é oi-
dores le favorcciesen é diesen favor é ayuda, é le aviasen para que
cumpliese !o que S. M. le habia mandado en to tocante al dicho
navio dijo, que caso que no fuese perdido, como dicho es, que dan-
dcsete el dicho pesquisidor que asi la dicha provision reza, 6 otro
cualquiera juez que en el caso le hiciese justicia, ante quien ë! la
pidiese, é pedir puptERA para to cobrar, que él estaba pronto de to
pedir é liaber por justicia y en cuanto a Io que los dichos scnores

La copia que si~n iotcrrata aqui mala- en el texte para dejar claro el xentido, y por
mente las patahras é que h).< <<tc/tM tMtorM parecerme imtudahte la nefesidad de esta
)'r<ttd<tt<<< otdorM, las cuales he sxprimido correccion.
presidente é oidores mandan, es d ser pueda contra !o que S. M.
tiene mandado al dich.) marques, d de las provisiones que ccrca
dello le tiene dadas, c de la capitutacion é asiento que con él tiene
tomado, y en cuanto ts d ser puede en perjuicio de su derecho,
dijo: que hablando con el debido acatamiento, era injuste é agra-
viado contra el dicho marques, é mandado sin conocimiento de
causa, y como tal dijo: que apelaba é apeld de los dichos sonores
presidente é oidores, é del dicho mando é mandes~ E de la provi-
sion é pena que le ponian, para ante S. M. e para su Hca! Consejo
de las Indias, so cuya protestacion y amparo dijo que ponia su
persona é bienes, é que este se pusiese por su respuesta, é !o pe-
dia é pidio por testimonio a to cuat fueron por testigos Jorge Cejo
Ë Alonso de ViHanueva, vecinos de la ciudad de Mexico. – EL
MAKQLES.
Ë otrosi dijo el dicho senor marques, que protestaba é proteste,
que si a causa de este mando é de otros que los dichos sonores le
mandaren facer é hicieren, que se le desarmase la gente que tiene
pagada é recogida para esta jornada, é se le desaviare la dicha ar-
mada é viaje en cualquier manera, por do el servicio de S. M. y
el dicho descubrimiento SE pEBjt;D)CAt<E, de oobrar de quien é con
derecho deba, cien mil escudos castellanos de oro que vale la dicha
armada, con mas las costas que en eHa el dicho marques ha fecho,
é mas todas las otras costas, intereses, danos é menoscabos que
por la dicha causa se le hicieren é recrecieren, é con mas el deser-
vicio que à S. M. se nace en estorbar que no se le descubra otro
nuevo mundo, como esta apa)ej:)do para se le descubrir, como el
dicho senor marques dijo que to esperaba en Dios nuestro Senor
a to cual fueron testigos los dichos. – EL MARQUES.
É despues de to susodicho, en la ciudad de México dcsta Nueva
Espana, à nueve dias del mes de Setiembre, ano del nacimiento
de Nuestro Senor Jesucristo de mil é quinientos é treinta é cuatro
anos, estando los senores presidente é oidores de la Audiencia
Real desta Nueva Espana en audiencia put~tica, y en prosencia de
mi Cerdnimo Ldpez, escribano de camara de S. M. c de la dicha
Audiencia, parecid présente Alonso de Paredes, en nomb)e de

Es decir, mandowten<oy tnanffatntenfo~.


D. Hernando Cortés, marques del Valle, é por virtud del poder
doy fe
que del dicho marques tiene, del cual yo el dicho escribano
y queda en mi poder, y por su prolijidad no va aqui incorporado,
présent') ante les dichos senores presidente é oidores la peticion
que aiguë
M. p. S.–Atonso de Parcdes, en nombre del marques del Va-
tte, digo: que por mandado del muy revereûdo vuestro presidente
é nidores (lesta Real Audiencia, al dicho mi parte fué notificada
cierta provision por la cual se prohibe d manda no vaya a la isla
é tierra que et dicho navio que el dicho mi parte envid en cum-
ptimicnto del asiento ë capitulacion (me con V. M. hizo, habia
descubierto, é asimismo que no tornase el dicho navio que asi en-
vid, al dicho descubrimiento, segun que mas largamente en la di-
cha provision se contiene: por tanto, en el dicho nombre, por las
de la
causas dichas e ategadas por et dicho mi parte en respuesta
dicha provision, y hablando con el acatamiento que det)0, apelo
de los dichos vuestro presidente é oidorcs é de to por ellos provei-
do e mandado, é de la pena é penas por ellos puestas, para ante
la real persona de V. M. e para ante los sonores del su muy alto
Conscjo de las indias, é para ettas e donde con derecho debo so
del dicho mi
cuya protestacion é amparo pcngo la persona é voz
parte, é pido se me otorguc esta dicha apetacion con !o procesado
apostotos* della con las instancias
con que me présente, c pido los
é attincamiento debidos é si callada d cxpresamente me fuere de-
negada, del dicho denegamiento é con las mismas solemiiidades
apelo é pido por testimonio, ë pido justicia &c.
Ë asi prescntada la dicha peticion ante los dichos sonores en la
manera <me dicha es, é teida, tes dichos sonores dijeron que por
la ape-
razon del cscandato que se podia seguir, sin embargo de
tacion se le manda to mandado, y cumptiëndoto, se le otorga et
apetacion, so las penas contenidas en la dicha provision que para
et fue dada &c.
Fecho é sacado fuë este dicho traslado de la dicha provision ori-
ginal ë notiiicacion ë respuesta ë peticion suso incorp<~rado, en la
ciudad de Mexico, residiendo en ella la corto Chancittona Real de

Testimonio de )M fuitox para i))tro<)ucir la apftacion.


S. M., a veinteé sei~ dias del mes de Setiembre, ano del naci-
miento de Nuestro Senor Jesucristo de mil é quinientos é treinta
é cuatro arios. Testigos que fueron presentes d lo ver leer, corre-
gir é concertar, Antonio de TuRcfos, escnbauo de S. M., é Alonso
Melendez, estantes en la dicha ciudad de Mexico.–Ë yo Gerdni-
mo Ldpez, escribano de S. M., fu~ présente, é por ende fice aqui
ïnio signo en testimonio de verdad.–GERûtnMOLôpEz.

Original en el Archivo de Indias, legajo 9° de CortAs, n° 9, ramo 40.


CotttuH.–L~MEKE. Id. H. W. Copia remitida de Boston por el Sr.W. H. Prëacott.
RELACION

DE LOS SERVICIOS DEL MARQUES DEL VALLE,

QUE DE SU ÔRDEN PRE8ENTÔ A S. M. EL LIC. NUSEZ.

S. C. C. M. -Lo que el marques del Valle escribe al Lie. Nunez


que haga relacion a V. M. sobre las cosas de la Nueva Espana, y
sobre los servicios que él en ella tiene hechos, y agravios y danos
que tiene recibidos y de cada dia recibe, es lo siguiente.
Lo primero, suplica a V. M. tenga en su real memoria
que él
puso toda la Nueva Espana, que es uno de los principales reinos
é senorios que tiene, debajo de su cetro é corona real, sin
ser ayu-
dado con gente, ni dineros, ni con otro favor alguno, sino con
su
industria y trabajo, y a sus propias expensas; y que
en !ugar de
ser ayudado y favorecido para oonseguir tan grande empresa, le
han sido puestos estorbos é inconvenientes con disfavores,
como à
S. M. le consta y es notorio en todos sus reinos, 6
aun en otros
reinos extrados é de innetes en to oual Dios nuestro Senor S. M.
y
han sido servidos, é sus reinos é naturales dellos
muy aprovecha-
dos, y sus rentas y patrimonio real muy acreoentado.
Item, que en estas partes donde Nuestro Senor de largos tiem-
pos aea ha sido ofendido, ami de idolatrias y sacrinctos y pecados
abominables que cometian, é feos y dignos de no ser nombrados,
y donde el demonio tanto derecho y posesion à tantas animas te-
ttia, todo se ha convertido, por la voluntad de Dios
y su industria,
en iglesias é templos de drdenes é religiones, donde Nuestro Senor
es servido y atabado y en lu~ar de las ofensas pasaëas se le hacen
loot'es continos, y su Santo Evangetio
es predicado, y el demonio
despojado de la antigua posesion que tenia
en t&ntas tierras.
Item, que el primer fruto que de aquella tierra se ovo îo envid
a S. M., y despues todo el tiempo que tuvo la gobernacion de la
tierra se acudid â S. M. con los réditos y derechos reales con toda
fidelidad é limpieza, que como bueno y leal vasallo era oMigado a
su rey é senor.
Item, que demas de haber conquistado la dicha tierra, hizo otras
armadas a su costa, de donde no poco servicio 8. M. ha recibido,
y recibiera mas si no le ovieran estorbado como fué la que cnvid
al golfo de las Higueras, donde gastd mas de treiuta mill castella-
nos, y si el capitan della, con el favor que tuvo, no se le alzara,
recihiera S. M. muy mayor servicio, por la bondad de la tierra y
poblacion della, y abundancia de mautenimicntos y riqueza de oro
y de otros metales, y ser la gente aparejada é doméstica para re-
cibir nuestra santa fe.
Item, que como supo que el capitan desta armada se le habia
alzado, fué por tierra a le pacincar hasta el cabo de Honduras,
que es mas de quiuientas leguas, adonde gastd mas de cincuenta
mill castellanos, y otros tantos que gastaron los que fueron con él
por servir a S. M. y pacincd y pobtd mas de doscientas leguas, y
dejd fechos y poblados très pueblos de espanotcs en dos puertos,
los mejores de aquella costa, que son el puerto de Honduras y
Puerto de Caballos, donde hay muy ricas minas.
Item, que para la poblacion de la dieha tierra de Honduras gastd
mas de veiute y cinco mill castellanos en enviar por cabaHos y ar-
mas y bastimentos y otras cosas ai las islas Espanota y Cuba, por
dejar la dicha tierra muy bastecida y pertrechada para la poblacion
della, y dejd en ella capitan cual convenia, y ta! que si los oidores
de la audiencia DE LA Espano!a no proveyeran por sus pasiones é
int~reses a un Diego Ldpez de Salcedo por gobernador de la tierra,
S. M. oviera habido muy gran interese desta tierra, io cual ha ce-
sado por la dicha mudanza, y son muertos en ella mas de quinien-
tos espanoles por manos de los indios, é otros de hambre, y ha
cesado la conversion de los intietes, que es to mas principat de to-
do é para tornarse a reducir esta tierra en el estado que la dejd
el dicho marques, séria menester muy gran suma de dineros y de
gente espanota,
ttem, que conquistd la provincia de Guatcmata é todas las otras
de que S. M. hizo gobernador a D. Pedro de Alvarado, donde no
menos ha sido servido S. M., y sera y to fuera mas si no oviera
habido las mudanzas que ha habido.
Item, que descubrid camino en aquella ida de las Higueras,
hasta junta? con la gente de Pedrarias Daviia, y descubrid todo el
secreto de la ticrra, donde se creia que habia estrecho para la Mar
del Sur, porque S. M. se !o mandd en un capitulo de la instruc-
cion que le did, y certificd que no habia et dicho estrecho, y al
tiempo que partie de México dejd toda la tierra y gobernacion della
en poder de sus oficiales, habiendo en ella otras personas de mas
calidad y experiencia to cual hizo porque se manifestase su fide-
lidad é buena intencion.
Item, pacificô las provincias de Yucatan, c Cozumel, c Acalen,
é Oticanel, é Cuciistan, é Mazaclan, Campeche, Mochocovo, e
Camalmal, é Zaguaclan, é Chilapa, é Guatepan,~ é otras muchas
de que S. M. hizo gobernador a Francisco de Montejo, el cual fué
recibido de lus indios de aquellas provincias por tenerias ya paci-
ficas y decir d dicho Montejo que iba por su mandado, y asi obe-
decian â cuantos navios por alli iban, que cran muchos, los cua-
les corrieran peligro y riesgo si no fuera por esto.
Jtem, que conquisto la provincia de Panuco con mucha costa y
trabajo suyo, é puso toda la geute della en ser\icio de S. M., é la
poMd de espanolt's, la cual abunda de muchos mantenimientos y
riquezas, é la did en gobierno i Nuno de Guzman, el cual la des-
truyo y despoMd, asi de espanotes como de naturales de la tierra,
como es muy pùMico y notorio.
Item, que habiendo él fecho todo lo susodicho ë conquistado la
tierra a sus expensas, S. M. fué servido de enviarte a tomar resi-
dencia cou el Lie. Luis Pouce de Leon, siendo cosa que no se suele
ni acostumbra hacer con los capitunes é conquistadores de tierras
nuevas; al cual, no obstante que el dicho marques fué avisado é
inducido por un fraile dominico que se Marna Fr. Tomas Ortiz, en
presencia de muchos fraHes franciscos, que el dicho Luis Ponce
iba â le cortar la cabeza, y que para ello llevaba provision expresa
de S. M., la cual et dicho Fr. Tomâs afirmaba haber visto, é que

UAtcttxt )ee aqui d Sr. Navarrete, que Historia <<< E~poMo. of~un queda advertido
pnt))ic<; parte de exte MS. en ei tom. tV <ie <t pnnMpto de eate votumeM.
la ( o/eectOM <<e ~~oc«tn<n<<M h)<<T«<M para <<t Aguttepau – A<tc.
en ninguna manera le convenia que recibiese, ni entregase la tierra
ni la justicia a! dicho Luis Ponce, de !o cuat todo hay testimonioa
y probanzas presentadas en el Consejp de les Indias, él como sub-
dito y leal vasallo de V. M. le entregd la tierra vara de la jua~
y
ticia, y la tuvo en st hasta que murid y asim'jsmo obedccid al
Lie. Marcos de Aguilar, a quien el dicho Luis Ponce dfjo el
cargo
de la justicia, aunque el dicho marques de! Valle tué requerido
por la justicia y regidores de la cibdad de México é su tierra y pue-
blos della, que tomase en st la gobernacion de todo, pues el dicho
Luis Ponce no podia de derecho sostituir al dicho Marcos de Agui-
lar !o cual no quiso hacer, antes fué
por él obedecido hasta que
murid.
Item, que despues de muerto el dicho Màroos de Aguilar, e! di-
cho marques fué requerido por el cabildo de la cibdad de México
y
otros muchos procuradores de las villas de la tierra, que tornase
a tomar en si la gobernacion della, to cuat no quiso aceptar, antes
les rogd que eligiesen para etto una persona d dos, cuales a ellos
les pareciese que convenian, entretanto que S. M. proveia, asf
y
fueron elegidos el tesorero Alonso de Estrada y Gonzalo de Sando-
val y el marques se profirid a estar en la tierra
para io que to-
case a la pacificacion della, donde estuvo hasta tanto que supo que
S. M. tenia proveida la dicha gobernacion, y en este medio tiem-
po recibid de los que gobernaban muchos agravios y desabrimion~
tos; to cual todo sufrid con paciencia porque se manifestase leal-
su
tad y obediencia.
Item, que despues de proveida la gobernacion de la tierra al te-
sorero Alonso de Estrada, el marques vino a estes reinos a besar
los reales piés y manos de S. M. y a darle cuenta de todo to
suce-
dido en la tierra, con petigro de su persona grande
y gasto de su
hacienda; é S. M. to recibid como muy catdlico é grato principe,
é le mostrd todo favor y voluntad de le hacer merced,
aunque no
sabe à que causa se dilate su despacho dos anos y
mas, donde te
fué forzado gastar mucha suma de dineros, é
mas el tiempo sin.
servir en nada à S. M., que es Io que mas estima.

Y otras muchas pcrMnas. Aa~ ~/i-r<fM tiene tambien la acepcion antieua-


.Sera pre/!Wd.. dice aqui en nota Na- da de o~<-<r«-. La .rreccion propuesta es
~arrête sin duda ne recordo que el vt-r)~) por t-onttiftuientt- innecesaria. YcaM pa«. 53.
item, que sepa a. M. que habiendo el marques venido gastado
é dcstruido de! camino de las Higueras, y estandote tomando
residencia, y habiendo hallado toda su casa y hacienda robada por
sus oficiales, que levantaron comunidad en la tierra eh su auseh-
cia, S. M. le envid a mandar que enviase dos d tres nanos d las
islas de Maluco a buscar y saber de las armadas que S. M. habia
enviado con Fernando de Magattanes y con el comendador Loaysa
y Sebastian Cabote y que puesto que S. M. mandd a Luis Ponce
de Léon y a sus oficiales que dicsen !o necesario
para esta armada,
nunca se le did cosa alguna, antes le estorharon cuanto pudieron,
quitnndote la gente y haciëndoleotroaestorbos; y el marques,
por
cumplir !o que 8. M. le mand6, hizo toda la costa y gasto de la
dicha armadn, y aun gastd mas de diez mi!] castellanos demasia-
dos de !os que se gastaran si para ello le favorecieran
y no le es-
torbaran, porque con el disfavor secreto no podia hallar maestre
ni marinero sino a peso de dincro, y con todo esto
se empend é
gastd mas de sescnta mill pesos de oro en la dicha armada, como
parece por et testimonio y relacion de cuentas que dello esta pre-
sentada en el Consejo de !as Indias y asf despachô esta armada
con tres navios !os mas bien aderezados que jamas se vieron, asi
de bastimentos y artiHerta, armas é municion,
como de gente de
mar y tierra, y oficiales de carpinteria, y herreros, y ballesteros,
é fraguas, é hierro ë aeéro, y atbanires é canteros
para hacer for-
talezas, y botica y medicmas y boticario, mucho rtscate, chin-
y
chorros y aparejos de pestmerfa, y otras cosas
que se pudo atcan-
zar de que podrian tener necesidad, y de capitan suficiente y bien
informado de to que habia de haccr, asf por la instruccion de S. M.

Aqui h)M el 8r. Navarrete nna correc- varrete hiciera eotat correoriones como fon-
cion, oo solo inutii Mno pcrju<hcia), A mi tfcuencit de la primera. Su oracion careM
<'ntendM'. À la palabra <<«fn«<t<t. tph' esta- de sentido, al paso que le tiene muy claro
be en M MS., )o mtHne que
en ai mi«, sus- en nuMtro te«o, y el MS. no necetitab*en-
tituyu <t'K!t<t«rto. ahatUendo en nota Por mn'nda ttgun*. Bien te entiende que alega
"M)'meMfinn dtM el MS. <<Mfrt<Mo.. –Et el mtrquca como uno de sus méritos, la à
pasaje quedo, pues, de esta maMM.. ttem, prontitud coa que acudid A aprestar la et-
"que sepa S. M. que habiendo eJ marques pedicion ordenada por S. M., A pesar de ht-
"tfni<h), ~stado, é dotrubierto < camino ber vuelto de la de ttondurM muy osMM de
"dt-)MtH)!uerat. <tC. Sot'M la nMon dM- Rente y dinero, A t~re~tron tee
)o que se
puesde la palabra t'entra,' en ~etde el M- extorbM pue~tM! por et gobierno, «gun te
'no. diria aqt'c) MS. del '-ftmtfno. como M dice adelante.
)<? en el mio,
y es probaMe que el Sr. Na-
como por la que el marques le did, y de lenguas latinas y arabigas
y de las de Calicut.
Item, que como todas las cosas que el marques ha comenzado
en el real servicio de V. M. han sido proveidas cumplidamente,
como la salida dellas manifiesta, conociendo que aquesta armada
de Maluco, para efectuar la voluntad de S. M. é sostenerse eu la
tierra, tenia necesidad de ser socorrida, y que de ninguna otra par-
te to podia ansf ser como desta, puso luego por obra ea hacer otros
cinco navios, y con mucha prcsteza se pusieron en estado que den-
tro de ocho meses que la dicha armada partie, pudieron partir en
su socorro, donde S. M. quedara perpétue poaeedor de aquella
tierra siu contradiccion atgana, donde la gran copia de interese
esta tan conocida, y no solo esta de Maluco, mas aun otras mu-
chas mas sojuzgara por este medio; y como el marques vino a es-
tos reinos, Nuno de Guzman y los Lies. Matienzo y Delgadillo, pré-
sidente y oidores que à la sazon eran en la tierra, desbarataron
los dichos navfos é hicieron cesar la obra dellos, y derramaron los
onciates, donde se perdieron los dichos cinco navtos y todas las
otras cosas que estaban compradas y puestas a punto en el puerto
de la Mar del Sur, que le habian costado mas-de treinta mill cas-
tellanos, y todo se perdid, y cesd el servicio que à S. M. se hacia;
y !o que peor es y mas de sentir, que à causa de no ser socorri-
dos, se terne y aun se debe creer que los portugueses habran muerto
toda aqueHa gente, como hicieron la de la armada de Magallanes,
que tovieron menos causa.
Item, que S. M. fué serv'do, despues de haber estado el mar-
ques en cstos reinos de Castiita dandote cuenta de las cosas de la
KupY:) Kspana, de le mandat voh. < ella con nombre y cargo de
capitan general, y este cargo le fué dado con tales condiciones y
limitât ioncs, que en él ha recibido y recibecadadia del présidente
y oidores que agora estàn en la tierra, mas agravios y vejaciones,
que merced, ui honra, ni provecho a!guno; porque en la instruc-
cion que los dichos presidente é oidores Uevaron, le fué mandado
al dieho marques que no entendiese en ninguna cosa tocatttc esta
capitama gênerai, sin connejo, acucrdo ë t'onsentimiento del dicho
presidente é oidores. Y si et cumptimiento desta instruccion et di-
cho présidente ë oidores !o tomaran y entendieran conforme a la
real instruccion de V. M., pues esta claro que esta no fue para
hacer a! marques agravio, ni para que ccsara su reat ser~icio, to-
viërase por mayor merced pero con este no soto M; te da et eu-
tendimiento que ellos quieren, pero aun han tomado las cosas, de
que se le aiguë mucho incouvenientc al marques, ponme en )o que
se ofrece de hacer, si sale a bien atribuiran a st la gtoria, y de to
que mal sucediero sera del marques el cargo y como et no haya
de conferir con ellos en esto ni en otra cosa, antcs ohcd<'<'<'t!os en
todo, porque no le pongan nucvos achaques y escruputos como por
!o pasado, se esta sin entender en nada, y cmpen~ndose en mas
de to que él fué empenado destos reinos para sostcncr a st é a mu-
chas gentes que consigo ilevô y adctante habia enviado para cn-
tender en las armadas, conquistai! é pacificacion de muchas tier-
ras que hay, de donde Dios y M. pueden ser muy ser~idos, y
las gentes muy aprovechadas. Y aun despues que Uego 4! la ~ucva
Espana se ha ofrecido neccsidad de enviar gente de cspanote~ a
pacificar la provincia de los Opaiciugos'' y la de los Cipotecas,7
adonde envio cupitanes y gente en su lugar, con las instrucciones
que en tai caso le parecio que dcbian itevar; y fueron tan limi-
tadas por los dichos oidores, que en la verdad eran mas instruc-
ciones para personas que van a hacer justicia por orden de derecho,
que no para conquistar por via de guerra. De to cual, demas de
algunos inconvcnientcs que se siguicron, se recrecieron a)gunos
gastos y se ocupd mas tiempo.
Otrost, hace sabcr à V. M. que viendu et dicho marqua que
de la cibdad de México y de la Villa-Rica. é de toda la tierra se
iban y ausentaban mucttosespanotfs, asf a estes reinos de Castitta
œmo a la provincia de Cuatimata y a las partes, de donde se se-
guia grande inconveniente y petigro, y que los naturatcs intenta-
sen atguna rcvotucion y atxamit'nto, de que no poco temor bay en
:dgunos espanolcs que en la tierra qucdan al ma~ues te parceio
de dar drden conMt la gente que en la tierra pstoviesc, estoviese en
orden y a punto con sus armas y caballos p:<r:t to que se ofrecicsc,
y que se hiciese copia de la gente y armas y c.)bat!os que hahia.

0)x')<u)~«x.jVoc. ft Sr. te ht' to mismo que nnf~trf


X.n arr<
Apolt'C48, Anf.
Ap<c~o. ]\'01', US. qu('(laria wrricntf
MS. Todo quc<)tr)t kyt'nllo r ôcia
rorrit'nlt' tcycndo
t'trcoe aue hay algun
al~un yieie el texte:
¡cio en et tcxto: <tr<M partM.
Lo cual él comunicd con el dicho presidente é oidores,
porque eo
los naturales de la tierra habia habido muchas senales de
quererae
alzar, con muerte de tdgunos espanoles y levantamiento de a!gu-
nos pueblos y con acuerdo de loa dichoa oidores ë usando de su
cargo de general, mandd pregonar que todos aalieaen a la resena,
ao cierta pena, y asi salieron los dichos oidores y el marques, y
muchos no quisieron salir, a los cuales ~t quisiera
penar, y los
dichos oidores no to consintieron, a cuya cabsa
se quedd sin dar
ordea ninguna para la defension de la tierra. Y to mismo hizo
se
en la cibdad de la Vera Cruz con un capitan que para ello se ~n'
vid, y no queda la tierra tan segura que no aea menester
que se
haga muy cumplidamente esta ditigencia. Y aunque al dicho
mar-
ques le conviene mas que a otro la conservacion de la tierra, asi
por haberla él conquistado, como por tener en ella lo que tiene,
el que menos peligro corre es ël, pues tiene mejor aparejo
para
salvarse en caso que oviese riesgo y con avisar desto dice
que
cumple con Dios y con V. M.
Item, que el marques tiene bien en su memoria las mercedes
y
favores y buenos tratamientos que de V. M. ha recibido,
porque
tiene par muy grave pecado el de la ingratitud especialmento la
grande merced que V. M. le hizo cuando vino de FIandea à estos
minos despues de las comunidades, adonde Y. M. fué servido
ver
por su real persona sus negocios y contradiccionea que ténia, oo-
nociendo, como catolico principe, que
se le movia de envidia y de
oodicia; y asi conocido, le mandd escribir aprobando tt:niéndo!e
y
en serviciQ todo lo que habia fecho, encargandole de
nuevo lo pro.
siguiese, y enviandole para ello sua reales poderes é provisiones,
é prometiendole por lo pasado
y por venir muchas meroedes, segun
mas largo lo tiene firmado de au real nombre en la carta que le
mandd esoribir.
Y que no por mener merced tiene la
que V. M. le hizu en una
instruccion sécréta que se did al Lie. Luis Ponce, juez de resMeH-
cia, en que por ella V. M. le. mandd
que eu todo honrase su per-
sona y mirase sus servicios é que solo <'sto basta part aiempre se
desvelar en su real servicio, acatar a tau catdlico
y y agradecido
principe.
Y que tambien se le acuerda la merced que recibid en estes rei-
nos eu et Dentgno rec~mtento que V. M. le h~o euando beed
MM
reales manos, y en las pa!abra< amorosas
que le dijo y buen tra-
tamiento que siempre V. M. tnando hacer a
au pcr~na. Que fué
causa de no solamente olvidar todos M. trabajos,
mas aun do pe-
sarle de haber padecido tan pocos, segund el grand
prem.o se le
daba. Y olvidd asimesmo muchas quejas agraTio<t
y que habia re-
cibido, teniendo por cierto no haber sido
por voluntad de V. M.
Y asi dice que todo el tiempo
que en su real presencta cstuvo en
estos rc.nos, ni despues de au pasada a Italia, ante la Emperatriz
nuestra senora, nunca se quetd de nada, tenicndcse,
como M tuvo,
por muy pagado, y aun adeudado para gastar to que vivieu en <u
servicio.
Ni asimismo se le otvida la voluntad
que V. M. tnoatrd en la
merced que le biM de !oa veinte é tres mill vasallos
en los paeMca
y parteN que éi quiso ~nalar, y !o que S. M. mas le of~cM a~
tiempo que le hizo esta merced, dictëndete
to
que no redbtMe por
page de sua servicios, porque S. M. se queria haber
con él eomo
!(? que se muestran à tirar
con la baiiesta, q~ a los primer
'w dan en el terrero y aun fuera de et, y adebnte se van enmen-
dando hasta dar en el bianco, dende alli hasta
y eaciavar e~ el
y que asi S. M., como no t~ie~e entera notieia de tas
de aqueHas partes, no podia luego CMM
acertar en el 6e~ de su grati~
cacto.1; père que saM~ote te pn)meti. de enn.endarMtn,
has~
que qMedaae pagado y S. M. Mtisfeob.. Que
ne fué para d mar-
ques de menos cantidad y va! la creencia ,del prometw.iento.qu~
la expeneacta de la merced.
Ct~st, d.M que tienp en !up:.r de reliquias dos
le mand~ escribir desde el camino,
Mrtaaque V. M.
cuando ibu a Barceton~a
cmbarear pM-a iuu.a, en la. se
una de las ccates le h.M sabet~qM
mandaba a les del Cou~jo de las iudMa hictentn e.n et, M*
que
eu.la contp~tacion de io dot descubrimiento de la
Mar del Sur y
'o que tocaha a cierta dubda
que ponian en la merc<d que V~ M.
a h:xo. como en todas las otras
coaas que le tocaban, man<hMo
les que en tod~ eUM tovjeseB
re~peto su pen~.a y M-~kios, v
la voluntad que V. M. ténia de le haccr
mc.-c~c t~r la utra
maud:u.dn ,c et t.. sirviesc de su capitan gênera!
~spana, (: pt-ometiendoi~
~va
en ta
que v~.ida su r~idem-ia se sarvw-ia de
él en todo lo que antes se habia servido, é en todo le haria mer-
ced. Que por cierto en todos sus trabajos no tiene otro refrigerio
ni consuelo sino verlas é leerlas muchas veces, y tener por fe que
palabra de tan grande y catdlico principe no puede ser quebrada
ni dejar de cumplirse, y que con esta esperanza Dios sabe lo que
ha sufrido creyendo lo que dice.
Item, dice el marques que otras muchas mercedes ha recibido
de V. M. que cada una de ellas no solo merecia ser escripta en
esta memoria, mas aun bastaba para principal parte de la obliga-
cion que tiene al servicio de V. M. mas por no importunarle pa-
sobraba mucho para
rece que bastaban las contadas, y aun que
tan pequena vasija. Pero que como las contadas ë por contar él
de é', que es el
conozca que V.. M. no las ha fecho por su respeto
da, mirando
que recibe, sino por respeto de V. M., que es que
el
a esto nunca le parece que se hinche la medida de su pensamiento,
mayormente que de todas estas no ha recibido mas de la voluntad
todas las mas han
que V. M. ha tenido à que se le hagan, porque
tenido muy contrario el cumplimiento, à causa de los ejecutores,
todo no haber conocido de la voluntad de V. M. lo que el
y por
dicho marques. Porque como todos traigan -principal intento de
acrecentar a V. M. sus rentas y senorios, paréceles que todo lo que
fuera desto se acuesta va tambien fuera de lo que elles deben ha-
engrandecen sus esta-
cer, no considerando â que los principes no
dos con ser sonores de posesiones, sino con senorear d los que las
servi-
poseen, é que es dar â logro ser los principes gratos de los
cios que reciben, y que a todos !es conste desto, porque todos se
animen a servir.
cumplido
Y porque V. M. no reciba engano creyendo que se ha
el marques su real voluntad y que esta de todo pagado, y por-
con
que no quede sin remuoeracion, es bien que V.
M. sepa que no
solo no ha recibido nada, mas aun le son fechos muchos agravios
y malos tratamientos, en esta manera.
Primeramente, que dcsde el dia que en estes reinos se supo que
el dicho marques estaba en la Nueva Espana, siempre tuvo mucha

'HMtaaqufimprimiuetSr.Navanctt; la //tt<ofta <<<! A<p<tti<t )o demas M publica


))or<ttrimera ver.
en )t <.ot<ct<<Mt <<< ~oeum«t«M~)«<'«M pafa ahora
contradiccion, y estando V. M. ausente le fueron enviados muchos
estorbos y extorsiones, y le tomaron todo el oro y joyas que a estos
reinos enviaba, y sus relaciones y cartas que à V. M. enviaba, y
escripturas y probanzas; y dello se puede dar larga noticia a V. M.,
si dello fuere servido.
Item, que la audienciareal de la Isla Espanola le hizo asimismo
muchos agravios y danos, defendiendo que no fuese socorrido con
gente, ni bastimentos, ni caballos, ni armas en el golfo de Higue-
ras antes de hecho y contra derecho le tomaron todos los dineros
que enviaba para comprar las dichas cosas, sobre to cual hay hoy
pleitos pendientes en el Conscjo de las tndias, que hasta agora
estan por ver y determinar; y !o que peor es, que para dar color
â lo que tan injustamente hacian en le tomar sus dineros y navios,
los dichos oidores decian y puMicaban que el marques estaba en
aquella provhicia contra la voluntad de V. M., y como t!rano,
sieudo la verdad en contrario, como parcce por las probanzas y
testimonios que dello estan presentadas en el Cousejo de las Indias;
!o cual es cosa d~gna de grand puu!ciou y castigo.
Item, que cuando el dicho marques fué d conquistar el golfo de
las Higueras, dejando, como dejo, toda la Nueva Espaiia pacifica
y segura y en scrvicio de V. M., y en la
gobernacion della a sus
oficiales, se alzaron con ella contra V. M. y contra el dicho mar-
ques, siendo su gobernador y capitan générât, é le robaron su casa
e hacienda en mas cantidad de trescicntos mill ducados, y
hicieron
comunidad formada, prendiendo a las justicias de Y. M. y a las
otras personas que no los querian seguir é tf matnron a Rodrigo
de Paz, su primo hermano é su mayordomo, y afrcntaron otros
muciios criados c amigos y paricntes suyos; y para dar cc!or a
esta tan gran maldad, dijeron é pubticaron que traian manda-
miento de V. M. para le prendcr ë matar, diciendo que era traidor
é tirano, ë que estaba fuera de su obediencia ë hicieron otras
afrcntas y injurias en su pcrsona, que por ser va muy pubticas
en las plazas y audiencias nu lus cuenta.
ttem, que veniendo a estos ronos et marques a besar tas n)n«os
u V. M. y le dar cuonta do hxto lo sucedtdo en aquella ti~Tra,
Nufio de (.uxman, prcsidentc que :i la saxon era, ë los Lies. Ma-
tit~nxo y Dctgaditto, oidores, le tomaron toda cuanta hacienda :)Ua
dojd, y le despojaron de todos los puebtos de indios que aHa tenia
en encomienda suya, ne embargante las ceduhs y Mbreeéd~tas
de que V. M. le hizo merced para que ~tese ampafado
en todas
sus haciendas é pueblos de indios que tMtia ë tifmque fueron se-
queridos con ellas, no las quisieron obedecer d cumplir, diciendo
que otra cosa IteTaban mandado; a asttedestruyeMn en todo !o
que tenia, y le dejaron el mas pobre hombre que habia en toda
la tierra, é fué causa que vendiese en estos reinos para se sueten-'
tar, cuatrocientos mill maravcdts de yerba que su pttdKt le dejd~
y que gastase diez mill ducados del dote y casamieuto que le di<~
ron con su mujer.
Item, que a! tiempo que el marques Uego a la Nueva Eepana,
cuando V. M. le mandd volver a ella con titulo de marques é de
su
capitan general, le fueron fechos en desembarcando muchos agra-
vios extorsiones por los dichos Lies. Matienzo y De~adIUo, oi-
dores, y prohibieron a los indios naturates que no le viesen, ni
hablasen, ni le trujiesen bastimentOM al camino, locuat fué causa
de le poner en gran necesidad, é que padeeiesen mucha hambre
ë! y la gente que con él iba, de cuya cabsa murieron
mas de dos-
cientas persocas de las que con el dicho marnes iban, entre las
cuales murid Dona Catalina Pizarro, madré del dicho
marques.
Lo cuat todo hacian por le hacer errar, y que !os desobedeciese.
Ë luego enviaron a Uamar a Nuno de Guzman,
que estaba tres-
cientas leguas ausente de la cibdad de Méxioo, para que viniese
con la gente de guerra que ténia d prender al dicho marques, y
aun mas adelante é el dicho Nuno de Guzman envid al veedor y a
otros para que acaudillasen gente para ello, y et se quedd en la
provincia de Jalisco sin hacer ningund servici~ a V. M.
ttem, que en el puerto de la Vera Cruz luego como desembarcd
el marques ttegd una cëduta de la Emperatriz nuestra sefiora,
por
la cual le mandaba que et ni la marquesa no entrasen en la ciudad
de México hasta que ta nueva audiencia fuese ttc~ada y por evitar
escandatos, en cumptimiento deste mandamiento él la
y mM-quesa
con toda su gente se fueron a Tezcuco, que eat<4 ocho leguas de la
ciudad, adonde estuvo hasta que vinieron tos oidores nucvos.

'S<)rtMntganMt)M-fMd<p<stoenE)[trem<t<uM..~e<<t<M~S.~
Item, que estando atM en Tezcaco, los dichos oidores Matienzo
y DeigadiHo tmieron forma para que t<M oticiatea de V. M. roqui.
riescn a! marques se fuese de TeiM-uco, M colur diciendo
y que los
indios recibian dano, siendo la verdad en ~ntr.tno,
como es no.
torio, porque los mtsmoN indios y naturates de! pueblo le ro~aban
que aeentase atK un pueblo para los e~anotes que con e! venian
é se profenan de haccr casas à su eosta para todos,
y le daban
tierras para huertas é Mbertad para todos los espa~otes
que alli
quisiesen vivir, y que echarian tres riM por medio del pueblo
que
asi poMasen, porque desto serian ellos muy aprovechado!, a
cauea
que venderian bien sos ba~timentos.
Item, que coando por esta via de los oficiales no pudieron haeef
!o que queriam, ehviaban coritinuamente atgnad!cs
para que pren-
diescn los indios principales qne !o iban a
Ter, y los traian presos
y atados con Mgas, d tin de darle <tcasion a que atgund criado
suyo se desconcertase. Ë conociendo este tuvo tanta templanza
paciencia, que dishnuld con todo ctto por aentr a V. M. y
Item, que habiéndote V. M. hecho merced por
sus provisiones
reaies, que hasta tanto que V. M. mandate otra
cosa, toviese é
pôseyese los pueblos de indios que él tenia en encomienda cuando
â estos reinos vino a hesar las manos de V. M., é
se sirviese v apro-
vechase dellos Mgmd é como de antes é el dicho presidente é 0!~
dores pusieron en todos aqueltos pueblos corregidores, atguaci!es,
y
y escribanos, los cuales llevaban de salarios todo el interese
y pro-
vecho que de los dichos pueittos se podia haber,
no quedandote a
él casi ndda; porque se avcrigua asi
y parece por testimonios que
dello estan prespn<ados, que de pueblos
que antes tenian cuatro-
cientos y quintentos pesos de oro (le provecho, pagados los dichos
corre~idores y oficiales no !c quedaban ai marques veinte
pesos de
provecho en to cual t~'ihio muy grande dano agravio é pérdida
y
de su hacienda. Y desta manera
por indirectas le fué aniquilada
é desecha IR merced qne V. M. le hizo;
y !o que peor es y por
donde daramente consta haber~' fecho !o susodicho
por le destruir
é hacer mata obra, es que hastando
para diez d doce pueblos un
corregidor d got<ernador, como antes to solia habcr, ponian
en

Exto es, se o/tiM~m. Véwtt la nota de la p~. 44.


cada pueblo uno, a nn que todo lo que rentase se gastase, é con-
sumiese en salarios de los dichos corregidores y oficiales. En !o
cual, allende del dano que el marques ha recibido, V. M. no ha
sido muy servido, porque demas de ser las personas que asi se han
puesto y ponen por corregidores y oficiales, personas bajas y de
no buen ejemplo, é que no tienen fin a mas de llevar todo lo que
pudieren, justa o injustamente, si el dicho marques oviera tenido
mucho in-
en encomienda !os dichos pueblos, V. M. oviera babido
terese de los quintos y derechos que le pcrtenecieran, habièndo
sacado mucho oro é plata de las minas con los indios de les dichos
pueblos mayormente que le fué prometido al marques por V. M.
oviese informacion
y por los de su Consejo, que hasta tanto que se
é se supiese qué tanto montaba el valor que de los dichos pueblos
se habia, no se le quitarian ni removerian.
Item, que tiegados a la Nueva Espana el presidente é oidores
que agora rcsiden, el marques présenta ante ellos el previllejo é
merced que V. M. le hizo de los veinte y tres mill vasallos, é pidio
le fuese entregada la posesion dellos. Lo cual no se hizo ni cum-
plio, porque le mostraron un capitulo de la instruccion que lleva-
ron, por la cual les fué mandado que le contasen los dichos veinte
y tres mill vaaallos, y que despues de
contados se los entregasen.
É porque la dicha cuenta no se efectuase conforme à la dicha mer-
ced, los dichos presidente y oidores nombraron dos contadores de
enemigos que
su parte, los mas odiosos y sospechosos é mayores
el marques tenia é que mas le habian perseguido en aquella tierra,
los cuales en el contar destos vasallos le mostraron tanto odio y
enemistad, que le contaban por vasallos los esclaves y otras per-
souas que los indios vecinos de la tierra tenian alquiludos y asol-
dadados para hacer sus labores ë labrar sus heredades por tiempo
limitado, no se debiendo de contar de razon y de justicia los di-
chos vasallos de tal manera como esta, porque vendiéadosc d en!)-
jenandose los tales esclavos, é cumpliéudose los términos de los
arrendamientos de las otras personas, se ausentan y pasan a otras
partes é lugares a ganar su vida; é desta manera seria de pot'o
efecto la dicha merced, é quedaria con muy pocos vasallos y poca
renta. Lo cual !)0 es de créer de la real nitcncion de V. M., sino
vasaUos,
que pues le diu t)'tu!o de marques y le hizo merced de
que fué y es para que haya cumplido efecto, é para que con ello
pueda sustentar su persona é estado, mayormente habiendo sido
fecha en remuneracion de tan grandes servicios.
Otrosi, dice que visto por el marques los estorbos é impedimen-
tos que se ponian en el contar de los dichos vasallos, con pura
necesidad y a mas no poder, y por no morir de hambre en aquella
tierra, é por no desamparar sus criados y la gente que destos rei-
nos Itevo para servir à V. M. en las conquistas y descubrimientos
que con V. M. tiene capitutados, ovo de aceptar un partido que
le fué ofrecido por parte del présidente y oidores, que fué que se
contentase y tomase posesion d<~ cierta parte de vasallos y pueblos
contenidos en la dicha merced en mucho menos cantidad de to
que reza la merced de V. M. et suai dicho concierto V. M. podrâ
ver, sieudo servido, que esta €i. poder del secretario Juan de Sa-
mano é asi tomo por pura nect'sidad to que le quisieron dar, y
no !o que de razon é justicia le t.abian de dar conforme a la mer-
ced y provisiones de V. M.
Lo que sobre todo el marques ..upHca u V. M. es
Que V. M. mande que haya cumplido y entero efeto la merced
que le esta fecha de los dichos veinte y tres mill vasallos, y que en
et contar dellos no se le ponga csto! bo~ ni
impedimento,ni achaque
alguno, y mande que no se le cuente por vasallo el que pareciere
que es esclavo de otro, ni menos la persona d personas que los
indios vecinos de los dichos puci'! s, que verdaderamcnte se pue-
den decir vasallos, tieucn atquita~tS y asoldados para las labrau-
zas y labores de sus campos y ttet~ Jades. Y para que a V. M. le
conste como el marques quiere que la cuenta que se hiciere destos
vasallos sea antes contra él que contra V. M., aunque tiene por
muy cierto que su real inteucion en de antes acrecentarta que dis-
miuuirta, dice que en cada una de très maneras se pueden contar,
sin engaiio ni fraude alguno.
La una por los padronps que tienen los que rigen é gobieruan
estos pucb!os, de las personas que tributau y tienen tierrati y hc-
redades en ellos.
Ô por las visituciones que se hic~ton de los pueblos que se con-
quistarou, y por esta aiUcs sera en d.~no de! marques que de V. M.,
porque despucs aca han venido eu muctta diminucion.
Ô por la visitaçicm que el presidente é oidores que
agora residen
en la Nueva Espana, juntamente con el obispc de Mexico, mandu-
ron hacer é se hizo uhimamente de, toda la tierra, por la cual no
puede haber engano y si ha do haber Kpartimiento de la tierra,
por ~a dicha visitacion se ha de seguir.
Y suplica V. M. que para el cumpumie~to desto V. M.
mande
que vaya una persona desta corte de que V. M. se fie, que sea
persona de ciencia y conciencia, porque a costadet dichp marques
cuente los dichos \asaHos, y le baga la entrega dellos con efeto;
o lo mande V. M. cometer en la mi~ma tierr~ ~gnnos pertado~
y traites observadores de tas ôrdenes de Sto. Demingo y S. Fran-
cisco y S. Agustin que alla residen, oà todos ellos juntON, si V. M.
dello fuere servido, pue3 destos
no se ha de presmnir ni créer que
!o haran sino eon toda rectitud. Porque si
se comète al presidente
é oidores que aUa residen agora, crea V. M. que esto
nunca jamas
verna a efeto, porque con el odio y mala voiuntad
que al marques
tienen, siempre daran desvios, estorbos y dilaciones etto~como
en
hasta aqui to han fecho.
Otrosï, suplica a V. M. que porque en la dieha merced deJbs
veinte y tres mill vasallos se incluyen é nombran tes pueblos CH-
yuacan y Atacuboya, en la posesion de los cuales se lé ha puesto
impedimento so color y diciendo que ciertos regidores de la cibdad
de México tienen. aHi tierras y heredadcs, las cuales dichas tierras
por industria del presidente Nuno de Guzman y de los oidores Ma-
tienzo y De!gadi!!o, que al presente estan
presos en esta corte, é
despues que supierou que se inctuian y nombrabaB
en la dicha
merced, las tomaron y repartieron entre S!, despues de
ser fecha la
dicha merced por V. M., lo cual hicieron aotamente a efeto de le.
y
contradecir !os dichos pueblos y tK'n-as en nombre de cibdad, sobre
!o cual se trata pleito
en !a Nueva Espana, aute, el presidente é
oidores que en ella residen en prosecucion del cual el
marques
hizo probanzas muy bastantes de cdmo las dichas tiorras
son tér-
minos é juridicion por si distintos apartados de !a cibdad de Më-
y
xico, é que siempre las tovieron y poseyeron
en haz y en paz tos
senores naturales de los dichos pueblos de Cuyoacan Atacubaya,
y
y asimesmo probo cumplidamento que en toner et y poseer las di-
chas tierras y heredades subjetas a los dichos pueblos
no era da-.
noso ni per~udiciat a persona alguna, y que la d<cha cibdad de
México tiene por aquella parte y por otras, <nuchos y muy grandes
termines, prados, pastos, y ejidos é montes, que duran por partes
a veinte é treinta é a cuarenta leguas, de que se sirve y aprove-
cha la cibdad y vecinos della; é asimismo probe que de tener y
poseer el dicho marques las dichas tierras, y labrallas y cultivallas,
se sigue mucho provecho à la dicha cibdad y vecinos della, y a las
rentas de V. M., por ser él uno de los mas granjeros y que mas
trabaja y procura cultivar la tierra, por tener, como tiene, para
ello mas aparejo é inclinacion que otro; é otras muchas cosas que
asimesmo eatan probadas sobre este caso, como todo consta y pa-
rece por el proceso que dello esta presentado en el Consejo de las
Indias, y por sentenciar, porque el presidente é oidores que agora
res!den en la Nueva Espana, vista la mucha justicia que el mar-
ques en ello tiene, no to quisieron sentenciar, y !o remitieron ?'
Consejo de las Indias; de donde se colige claramente la poca gana
y voluntad que tuvieron de hacerle justicia, pues que remitieron
!o que tan justa y claramente pudieran sentenciar, y enviaron so-
bre ello su parecer en perjuicio del marques el cual suplica a
V. M. te mande desagraviar sobre esto, mandando le sean entre-
ftados los dichos dos pueblos con sus términos y subjetos.
Otrosi, sup!ica a V. M. mande que se le cumplan é guarden las
cédulas é sobrecëdutas que de V. M. tiene para que teuga y posea
los pueblos de indios que tcnia en encomienda al tiempo que par-
tio de la Nueva Espana para estes reinos, y que en ellos no le
pon~an corrcgidores, como le ponen, pues que él es tan celoso del
serv!cio de Dios y de V. M., que la persona c personas que él en
los dichos puebtos pusiere seran tales y de tal condicion, que
re-
}!nan é administraràn mejor a los indios naturaies de los dichos
pueblos, que no los dichos corregidores que att) ponen, por ser,
como son, personas bajas y de poca mauera, que no tienen cui-
dudo de mas de llevar sus provechos é intcreses y en caso que
desto V. M. no sen servido, mande a los dichos presidente oido-
y
'cs, (me no ~n~an en cada pueblo un corregidor, como to haceu,
sino <;ue le pnn~Hn de tao~M en tautos lugares uno que gobierne
como V. M. sca sen'ido, pues basta.
< n < :)so que V. M. no debiese mandat' cumplir to susodicho,
porque se hicièse !o q~te envid a mandar por sus cartas de merced
é provisiones reaïès, el marques suplica a V. M. mande que se
efetue é cumpla, porque dl tenga mas aparejo é comodidad de di-
ncros para poder gastar e suplir en las cosas tocantes al reat ser-
vicio de V. M., segun las muchas armadas que cada ano hace é
siempre desea hacer para ensanchar los reinos d senonos de V. M.,
asf por el descubrimiento de la Mar del Sur, como por otras par-
tes porque segund el gran desco que tiene de servir V. M., este
y mucho mas que toviese Io cxpenderia ïiheratmcnte para este
efeto, como hasta aqui ha hecho.
Y sobre todo suplico el marques a V. M. !o mande proveer, pues
es tan catdtico y cristianisimo principe, y que la provision sea
como convcnga a su real servicio y degcargo de su concicttcia, y
no ccnsicnta ni pcrmita que en pago de sus scrvicios le sean fe-
chos agravios. Y pues es servido de ténor en estas partes t~ersonas
que !o gobiernen, que sepan que su real voluntad es que su per-
sona y cosas sean bien tratadas, como de buen servidor v leal va-
sa!to que ha sido y es, y no dé htpar :i que se haga to contrario,
como hasta aqm se ha hecho, porque todos piensan que el que
mas en su opdsito se pone é mas desabrimicntos le hace, ese sirve
mas S. M., pues ninguna razon hay para que asi to piensen ni
crean y que sobre esto especialmente cscriba V. M. a todos los
que en aquellas partes gobiernan.
Otrosi, suplica a V. M. que si fuere servido que esté en su ca-
bexa el cargo de capitan gênera! de aquellas partes, pues de te-
nerle se le recrpeen costas y gastos grandes, y ha de poner su per-
sona y honra en aventura cada vez que sea neccsario, sea servido
de se to mandar dar con las libertades é preentincncias que otros
capitanes générâtes de sus reinos e senorios tienen el dicho cargo,
pues para él no tiene menés experieucia y aparcjo que otro pues
teniéndole con tales condiciones y lirnitaciones, le esta mejor ai
dicho marques servir con su persona como particular, que no con
el dicho cargo; y que V. M. te mande scmuar con el dicho cargo
partido conveniente del tiempo que !o ha tenido y tuvicre, :i !o
cual se ha de habcr rcspeto a les muchos y muy grandes castes que
hizo en tracr e sustentar !a gente que tmjo d'*CastiHa ri la Nueva
Espana y al présente ticnc, qu<; es mucha eu cantidad.
Otrosi supiiea a V. M. envie à mandar a sus oficiales que
en aquellas partes residen, la drden que han de tener para dar
de la hacienda de V. M. to que fuere necesario gastarse en las
guerras y armadas que se hicieren por mar y tierra para el ser-
vicio de V. M., y les recaudos que ae han de tomar de to que asi
se gastare.
Y que sepa S. M., si de aqui adctante fuere servido que el mar-
ques sirva en algo, y le pareciere que lo puede hacer, se to mande
con autoridad, y no de manera que otros quieran atribuir a st sus
servicios llevando él la costa y trabajos. Y si a V. M. le pareciere
que otros to haran mpjor, se les encargue y se les dé autoridad;
porque de aqueUo que V. M. fuere mas servido, él reeibira mas
merced; y cada vez que los que tovieren cargo le mandaren acu-
dir con su tanza, lo hara con toda su posibilidad.
Item diea el marques que demas de las generalidades que se
coligen de lo que en el particular ha tocado, por lo que toca al real
servicio de V. M. y al bien y paciScacion de la tierra, é vecinos c
naturales, della, hace saber a V. M. lo siguiente.
Primerameute, que V. M. mande. proveer y dar drden eu la per-
petuidad y confienacion de la tierra, para que se pueble y vaya de
cada dia en aumento la poblacion della, pues que en esto va tanto
ymasaV.M.queatodos.
Item, dice, que como, otras vecas t!ene dicho y escrito, que la
mas sana y conveuiente drden que se puede dar para .ello, es ha-
cct'sc rcpattimiento general de la tierra, habiéndose en ello respeto
u la calidad de las personas y à los que ban servido en la tierra,
eu especial cou tos conquistadores é primeros pobladores della. Lo
cual, denias de ser necesario para la dicha conservacion, es cosa
justa y descargo de,Ia rcal concicncia de V. M.
Item, dice que es muy necesario que se tenga mucho cuidado é
vigilancia en que se sepa, muy bien, si los que gobiernan é tienen
cargo de justicia en la tierra, asi los principales como los por ellos
puestos en oficios pubticos.usan bien de sus oficios y haceu to que
V. M. tes manda y encarga, para tener en paz y sosicgo la tierra,
y a los vccinos c moradorcs della; porque auuque esto es muy ne-
ccsario en Castilla y en todas partes, mucho mas lo es en aquellas,
por ser, como es, tierra nuevamentc poblada, y estar en ella gent<'s
de diversas province s y regiones y de divensas condiciones, y har-
tos dellos viciosos.
Asimesmo dice que es muy necesario en aqueMa tierra ae mande
castigar los pecados puMiooS) porque estes son ett eM< muy peM-
grosos, a causa de la nueva conversion de los innetea.
Item, dice seria bien se mande dar ôrden en como no salga tanta
gente de la tierra, porque fatta de un ano a esta parte, as~ de au-
sentes que se vienon a estos peino&, cem~tos qae se van a otras
islas y descubrimientos, y otros muertos, g)rand nOmero de gente;
y si ~o se da (!rdert c<Mno venga gente, y ee va pocopoco la que
de aca ha pasado, se deapoMara la tiorra y se perdera muy presto.
Item, dice se -debia de dar orden como haya muchos casados,
porque se muhïptique la nadion nuestra, y porque se pueble ia
tierra de cristianoa viejos y naturales de estos reines. Lo eua! se
podrà hacer haciéndoles V. M. mercedes y buenos tratamientos a
las mujeres que DE aca qutsieren pasarae.
Item, dice que porque los retigiosos de buena doctrina y enjem-
plo que en la tierra habitan hacen gran fruto, asi en lo que toca
al ensalzamiento de nuestra santa fe, como en industriar y dotri-
nar buenas costumbreN i los indios naturales oon quien tratan,
en especial à los ninos que tienen en sua casas, que son muchos
en numéro, séria muy bien que sean animados los dichos religio-
aos y favorecidos, para que se conserven los que eMàn en aquellas
partes y otros se wnviden à venir si ellas, porque dello Dios y V. M.
son muy servidos.
Item, dice que si V. M. mandase dar orden en como se hagan
algunas fortalezas en la tierra, en las partes é lugares que fuesen
convenientes, seria muy utit y provechoso, porque son necesarias
para la guarda é conservacion de la tierra, en especial en los puer-
tos de mar, y mas agora que nunca, por algunos bul!ictos y no-
vedades que de poco tiempo aca se han visto en los indios.
Otrosi, dice que si V. M. mandase dar orden como en la tierra
haya buen recaudo de todos oflcios cumplidos y con toda la auto-
ridad que se requière para e! Santo Oficio de la Inquisicion, por-
que a causa de ser viciosos a!gunos de !os que a estas tierras pa-
nan, y hartos dellos tocados deate vicio, y como habitan muchos
dellos apartados de conversacion, porque estan cincuenta, é ciento,
c dos(icnta)4 leguas unos de otroa, y solos entre tos indios y natu-
rales de la t<erra, tienen licencia para ofender à Nuestro Senor,
asf en este caso como en otros muchos; y aun si se guardase or-
denanza para que no pudiesen eu estas parte8 pasar hombres nue-
vamente convertidoN y reconciliados, hijos de condenados, seria
muy provechoso.

Cotejado y corregMe. SunMCM t ii de A~to de HM –Mcitoz.


( Habla CorMa en tt corte, eonM es de vert p~ tate* de! Nn [ p4g. M, hn. Z5 de esta
edicion], por consiguienteen <n tercera venida, y puede ser por to* t&<x <MO ô despues.
Aunque por otra parte obtervo que efvM detde tUt M proeurtdor, y que decir «h* eof<<
M error del que hiM la copia que me sirve de original Mto por <M. Sm duda a p*pet
detooano~SKtUMB.)
6t«Mthttcop!e<thi<tMMptm~<ret.Mf~M.M<<t«Mt<t~<*<eeJwhtttthtt<t<t«<a.
(ft*M<!4
4

Con<u«. – LEMMB. F<t. – H. W.

Copi< remitida de Bwhm ~t <«f. W. H. PMtcoM.


M:nC!OT\ QUE DIÔ DON HERNANMCORTES

CONTRA DON ANTONIO DE MENDOZA, VIRËY,

PIDIENDO RE8IDENC!A CONTRA EL.

Don Hernando Cortés, marques del Valle, digo: que a mi


no-
ticia es venido que V. A. es servido mandar enviar a visitar al
virey é chanciHena que reside en la ciudad de México, que es en
la Nueva Espana; y porque para las cosasque aHa pasan,
y agra-
vios hechos y que se hacen, ansf à los naturales de la tierra
como
a los conquistadores é a pobladores, vuestros subditos y naturales
vasallos, ni para el fraude que en vuestras reales rentas hay, é
mal recaudo en las arcas de vuestro tesoro, <io es suficiente
reme-
dio, antes notorio dano de la dicha tierra, naturales e pobladores
de ella, y gran perjuicio de vuestras reales rentas y derechos
co-
mo uno de vuestros suixiitos y vasallos de la dicha Nueva Espana,
o en la mejor forma que puedo y ha tu~ar en derecho, pido e
su-
plico a V. A. mande enviar a la dicha Nueva Espana jucx de resi-
dcncia, cou suspension de los oticios, para que cada uuo Hbrementc
pueda quct('aise y sc~ttir su justicia sin t<-mor de ser motestado
ni ma!t)'atado por los dichos jueces porque anst convieue at bueu
acrecentattucuto de la dic!)a tierra y a la ejecucion de vuestra reat
justicia, por las causas si~uientcs.
1.0 primero, que V. A. sabra que !). Antonio de Mendoxa, \nes-
tro vircy en ta dicha tierra, dejando de usar et oticio de virey y
~ohernador para que V. A. !o proveyo, ha entendido y entiende
en deseuhrimientos y c~nquistas de nuevas tierras, a cuya causa
no solo ha sido y es remise en proveer las cosas tocantes a hueua
Kohernacion de la tierra, que es su principal oncio y para <p)e
V. A. le euvio, mas por se~uir tes dictios descubrimientos
y con-
quistas, ha fecho muchas extOM'onot, fuerzas y a~raviot~ aust de
los diehos natures, como pob!adontte8patM)!e&, cargando tos na-
tundes para provee!* las armada~.y ejcrcitoo que ha becho por mar
y tierra, é tomaudo~M sus hactppdas sin pa~a a~~M, pat~ pro-
veer a los sotdados y gentt) que enviaba a las dichas couquistas y
descubritïuentos, é sobre ello les ba becho iuerxas, pcr donde no
~'udiëndotas sufrir los uaturat<*8 d~ la pt'ovincia de XaUsco, se re-
beiaron algunos pueMos de <'Ha contra et servicio de V. A., y ma-
t.u'on espano!es, tegos y t-eH~iosoa, é quetnaton pueblos, e iglesias,
é monasterios, ë hicieronotros muchos danos en vuestros suMitus
y vasattos, eu tal manera, que el dichu vircy envio ejercito de
~cnte espanola ë de los naturales de la tten a, tres o cuatro \eces,
contta los rebeides, que fuc H<) menosdauo y perdida de los leales
\:)sa!!os de V. A. que el de los t'ehetdes, porque ios desharatarun,
y m:<tMtun espauutes, é indios, ë at~uuas personas naUu'ates é
pt'itK'ipaics, cono fuë et adetauU'do D. r((hode Atvatado, capitan
tnuy cootx'ido y estintadu entre tos indi~ y tt'midu de enus, puf-
que iuë de los prinx'ros (lue ttusaron con e! dkho tnat'<}ues a la
conquista des<'uht imicuto de la Nueva Espana de que tomarou
grande or~utto y t~berbia, y de cada dia iba crecieudo la dicha
rct't'tion, y sejuntaron ct)n los t'eLeides rentes nuevas, y creciasu
}«)()e)', de tnanera que para retnediartu, et dichu virey junto Htu-
cho nufHt'm de ~ente, as) espafxti:) cotno de ta natutat, eu que
fuenm, se~un que se ha eseritu de atta, quiuientos de a cabaUu
cspanutes, y qumit'utos homhn's afcaimcetos y hattesteros, ë < tu-
cuenta mit in<)i(ts naturates de la tien'a, vasaHos de Y. A. y deju
)('<).) la Kueva t'~spattu (tes:nnparada, en especiat la pruvincta de
Mexien, que a xo ser los n.tturah's, cotno iuetttn, tan teates \asa-
Ilos de A., pudhx'an touy taeihnentc tn.ttar htdtts tes espnnohs
')ue aH) quedat'ou, y ht: h:x't)o, era et da~o in'eeuperabte; y to!- que
<))ted:t)on en ta eiu()ad de ~)ë\iœ y sus eumin'cas estu\iercn c<)
)))))tfi<) temo)', y :mst tn esoihieron :< estos teinos nntchas perso-

nas, ohispns, y reti~tosos, y te~us, re~idures de la du ha ciudad ë


otras po'sonas; y et dieho vh'ey estuvo muy expuesto de pei'derse
''(tu todo t't ejëreite, cotn~ parece por unu carta escnta :d uttispo
de Meetmaean, en que diee que en ta hat.dta que et dicttu virey
"Yo <'un los indies que estaLau en un iuet'te, estuyo muy expuestn
d perderse la vitoria, sino que no permitid Dios que los indios pre-
valeciesen. En esta conquista ha habido muchos danos porque
todos aquellos pueblos rebelados se han despoblado, y se estan los
naturales dellos b)da~a en su rebelion, sin reducirse al servicio ni
obediencia de V. A. y la gente espanola é indios amigos que
fueron con el dicho virey a esta guerra, hicieron mucho dano en
los pueblos é tierras de tes vasallos de V. A. por donde pasaron,
y destruyeron y despoHaron algunos dellos, demas de los gastos
que hicieron é pérdidas de sus haciendas por su ausencia dellas,
que fué en gran cantidad, é demas desto se dejd de sacar mucho
oro é plata, que demas de perder ellos su interese, V. A. perdio
su quinto é .otros derechos, que de todo fué causa el dicho virey
por entremeterse en las dichas conquistas é descubrimientos, é no
usar de su oficio sin entremeterse en !o ajeno; porque el dicho
virey no ténia facultad de V. A. para las hacer, ni descubrir tier-
ras nuevas, antes por V. A. esta declarado, que cuando al gober-
nador y audiencia é à su capitan general en la dicha Nueva E8-
pana pareciere que conviene a vuestro rt'at servicio que se haga
a!guna guerra d conquista, que acordada, ta ejecucion sea del di-
cho capitan general; y sin duda ha costadaesta rebetion, guerra
c descubrimientos de! dicho virey mas mucrtes de los naturales de
la tierra é destruccion de sus haciendas, que costd toda la con-
q.usta de la Nueva Espana.
Lo otro, porque no contente con !o pasado, y cstandoie prohibi-
do por V. A., de nuevo ha euviado armadas por la mar, provevën-
do!:)s de los puchlos que estan en cubexa de V. A., é de las hacien-
das <Je tes c~tno!cs, que por temor atgunos, otros por consc~uir
su iavor, se <!<s dan si menos precio de to que vaten, ë tiadas;
:i no suspcn<!f~r!c cl cargo, todo esto s<' canaba, y ë) ptosc~uirti

su intento, y coando vaya el remedio, ya csta)':i sin ë) et dauo.


Lo otro, porqoc (tcspucs <?«' <'t dicho vin'y gobicrua ta <)i<'h:)
Nucvi) K h:i habxto vottas pubticas <)c puchtoh df inftios (te
ut)os RS)t:t)io)<'s ii otros, con iitcnciit d<'I dicho vircy; y es pul'lica
fama que <u:u)()o !<' pcdi:))) )a difha hccncia, la ncgaba; ë que
dcspucs t<'t)i:)M maocra de ))''go<'i:)<'ion coo Mxs oiofios, ()t))tdo)('s
ditx'ros, y c))os !dt':)))y.:tb:)n h) ticcnci:); ë <?«' ovo :d~))ms <)<' dos
mil citsh'OiHtos por la Hcctx'iH, ott'os de quiux'ntos v st'tccit'otos.
Lo otro, porque V. A. é los de su Real Consejo, pareciëndo!es
que convenia a su servicio é a la conservacion de los pebtadorM
de la Nueva Espana, é para remuneracion de atgunos que habian
servido en la conquista de ellt, dicron cierta drden que oviese en
la dicha tierra a manera de corregimientos en los pueblos de los
naturales, que se diesen a estos espanoles conquistadores é pobla-
dores, con cierto interese o salario para su entretenimiento; y el
dicho virey, dcspuea que golticrna, ha dado y da estos cerrcgimien-
tos a sus criados y attegados, a to menos !os mejores y de mas in-
terese, y a aIjTtnns a dos é a tres corregimientos, y no los ha dado
a los dichos conquistadores é poMadores y si algunos da a estos,
son los mas pobres y lejos, en partes que muchos han tenido por
mejor estar sin ellos, (nie tomartos donde se los dan y no cumple
en esto lus cë<tntas que se le han enviado de este Real Consejo.
t~o otro, porque ha mas de seis anos, despues que el di-
d siete
cho vircy gobierna la dicha Nueva Espana, que andau fuera del
arca de las tres Hâves, donde se manda poner el oro é plata de las
renias de V. A., mas de sescnta mil ducados. que los traen los
oticiales, d quien ellos quieren, en tratos é granjenas, con)prando
minas y esclaves y otras cosas con los dineros de V. A.; y no obs-
t:)nte que V. A. ha mandado a dicho virey que se tomen las cuen-
tas :u tesorero ë factor, no to ha hccho, por ser sus amigos y alle-
pados, no mirando que V. A. tiene grandes gastos y necpsidades,
y anda tomando dineros ai mucho dano de sn real hacienda, antes
ha senatado contadores para tas dichas cuentas at Lie. (~eyuoa', oi-
dor de aqucUa audiem'ia, y Agustin Cuerrerf. su mayordomo, a

han de tomar ni ni
los ouates tiene senalados salaries de la hacienda de V. A. é di-
simuta con tas dichas cuentas por ne les haccr dano, y ne se ara-
se acabaran si de aca no va ju'
c!)o, ë que et dicho virey no te pncd:) estorbar, porquc quicrcn
p:u:)

dccir atgunes <?<(' et tamttictt ~oxa dt* :dguua parte <h' cst~s dim*-
ros (nte :u)dan tuera det arca; y et centador de ha pe())<)e
tnuch:)s \t'<'cs qu<* se ycan estas cueutas, v no tu ha podido :)c.)t):u',
y pennx' ha instade en ettn )<' ha tcnide e! dicho virey odie le
h:) hccho mates tratamicntos, ponn~' te csctit'ie :i A. y tmo
c) diche vircy avise de cHe: ë per este
ne ose mas cscribi).anh's
dicc que ya <p)icrt' cat)ar, perquc te sct'.i tm'jer.
n.
Lo otro, p(~'que cl dieho virey tiene en la villa de ht Yort-Cmx,
donde se dcscar~an tas mercjtdertaa que van de Mspmia~ un tner-
cader que se ttama Y:)reta, el eual recibe tas que van para el dicho
virey, y tas Heva der''c!ms a s~t casa, sin tas Hevar a lu (jontrata-
eion. ni antc tes oiiei.des de etta de doude se sospeclta que siendo
aquet mereader y que trata tnereadenas de Espana, qu<; so <'otot'
de hs del vircy, lleva asnnismo at~unas suyas, y se d~fraudax los
dert~'hos n'aies dct atmojat'Hax~o de V. A. K porque un oticiat dct
eontadot h) itamo é pidid que aquellas mercadeftas se ncvaaen ante
los oticiatcs, (' t)<) a otra parte sm rcgistrarlas ~)t' el t~i~tt'o qu~
va de Espuna, lu diemn una cuchittada por la eara, de uoche a
trait ion; y aunquc se tuvo cierta sospccha de <;uien to hizo, mmc
hizo diH~encm, y disunuh!; y hay tnuchos indicios fyideutt's que
el atcatdt' mayor que el dicho virey aHt tt'nta, y el dicho \at'eta,
metfadcr, se !<* nuutdo hacet'.
i.o ot~), parque el dicho virey, o A~ustin Cuerrero, su mayor-
domo, ha tenido trato de tucrcadertas M rccu.M, c ha vendido c
comprado y tratado dn minas y ott'as cosas ilicitas :1 ~(dtcrnadM'.
I.o otro, p<~n}uc el dK'h<~ vitty tieue muthos ~anados de vacas,
yc~uas, y <)vcj:ts, c ptira <'t scrvicio y ~uanda de eHitit se sirve de
los Matur.dcs de la tien a, y los pueblos comat'cauos le dan pasto-
res t i'astitm'ntos, y tes i)ucen casas y con'ates, so cotot' de paga,
sin darseta, y si at~una, muy haja, y que no Icn p«t<a al dieuuo
de tu que ruereeeu y trae los diettos ~auados en )terjuieM) de tas
tatxanxas de los naturates, y no se onan queja!' de ello, porque el
dh ho su mayordomo e eriados los aaieuaxau.
i.') oho, porque dieho \i)'ey puso cierta ioposicion Mt tas tuet'-
<:«)( 't:(s <}))<- vau a) puerto de Juau, que pa~ascu de eada cos&
(;)<-( ios (ierech~s para htK'er uh muette en et d~cho puorto, e o)ros

rt'()!u's; <- h!<y <'f~id(M m:)s de setenta mil d.uc.xtos, y la oh<a uo


s<' )):)<(' si))') muy (tespneio, y iraeu tos dineros a trat<t, se~uu es
ian'a, y (te ''ttos ()a satarios a personas quu et quiere, crecidos, y
~iistast- en esto, y es nn« t):( eautidad y esto uo se podia tiiiber, hi
no se te quita et ear~o.
Lo otro, por([ue tteva de S. A. eada ano dos mil dueados p.n'a
que traya i~eute de nuarda de su pM'suna, y t)unca la ttM traido; y
t:'p: :'s) destos dos mitdue.tdos como de o~'osscis !)ttt que dix
que se le dan de ttatario, la tcmd del oro det arca de A., de
aqucllo que m<M se puede intercxar trayendoto a Espaua y e! di-
cho t'<M'tadcr ae ha agraviado de esto, porque es eu perjuicio d'; la
hacienda de V. A. y uo le aprovecha a él nada. 1
Lu otro, porque sus criados y atte~ados de su casa han t~cho
tnuchas coaas feas y perjudiciates eu <~sa de mujetfs casadas c
doucettas, que no se senatau por la fama de ellas; y de :dgunas
y de todas o !o mae ha teuido uoticia et dicho virey, y
el n'm<'dio
que ha pue~to ha aido decir que guardc cada uno su casa.
i~o otro, porque el dicho vh~y concerto de casar una henrtaua

ritlya cou Maftin Dirxiu, vecino de la ciudad de Mcxitjo, porque


(t't)ia una tnina de ptata que se tr(jiu que seria muy tica, y se eft'c-
tu<t ci dicho <~samientu por podet que ft dieho Martin Dmiu <'nviu
:iestos reinos, y euvid tM'tn !ni! dumdos para vestirla y Hev~Wa,
los cuates ac gastaron en <'stt) y nev<t la dicha su n)))j<t' hteu ude-
rezada é acompanadade deudos dei dicho Martin Dir~io y et iadus
y HeHada a la Nueva Kspaua, pondue la tnina no
satiu tal como
pensahan, no se ta quiso dar la dicha su hct maua a dicho su ma-
rido, aieudo casado por palabra de présente, e intcntd de K' I.< qui-
tar y casarla con otro; é se la tuvo tuas de dw auos por fuerza,
has<:) que ahora, iuibt'mado que A. es set-vide que u<) haya s~-
mejautes therzas, dicen que fc la han dado.
Lo otro, ponlue los criados del dicho virey y tos tit'gados :i su
casa itan acuchillado y ttcrido nudameute atgunas pcrsonas, eu es-
peciat a un escribatto que se tt.uua tutauo de Hern'ra, al t'u:d an<-
metiet'ou cuatro d cinco <! mas eu la p!aim puhtica, ycudo c<'u
un atcatde, el cual satio tterido, y huht; ntuy .fraude att~'r~to
eu la ptaxa e uo se casti~o ni se hau c~sti~ado tes doutas qu<-
h.tu ttecttn sentejante~ detitos, :mh's no (<Si)ba salir uadie de su
casa de noche, sino !uuy :ntuad< pur to qm; tos dt- su t'asa !).)-
i
ciau; y otro acuehittarou tt'roa df la casa de uua tnujt'r c.)s:n):t.
y n).d, y su maridu (le esta se <ue a \i\ir fucra df ta <'iud:)d. p<
uu poderdeiender su mujer; y (t\o. :n'ni!)d:)s y ~:r:)U()t' -s-
c.ind.do, y htdo 10 sup~ ~1 dicho vircy, y uu h' casti~ ui tt't)K'<)i<
t.o oh(t, pm'quc el ud<'taut!((t<' D. i'~iw df \t\:)rado. ~i't'rua-

~t)to<f,<<<)n<t<<a<trt'e"fMrt<'<'<t)«ft<t)f<. ti:uidt)*r"t'nttMS.
dor de la provincia do Guatemala, hizo cicrta capitulacion
con V. A.
para descubrir por la Mar del Sur, y eu cumpHmiento de ella ar-
md doce d trece navfo~ muy buenos muy bien enjarciados
y y ama-
drinados, é con much.) artilleria ë municion y armas, é
muy buena
gente de guerra é vino con la dicha armada al puerto de Guatulco
:i tomar bastimentos para ella
y el dicho virey, temiendo que la
dicha armada iria adonde ci tenia su gente le séria estorbo,
y en-
vid al dicho pucrto a D. Luis do Castilla a PeratmindM Cherino
y
é otms personas, a estorbar que el dicho ade!antado
no basteciese
su armada, y anst !o hicieron, teniendo alli mil é quinicntos quin-
tales de h:xcocho, y dos mil é quinientos d très mil tocinos,
y mu.
chos novillos c carneros y puercos, y frisons otros bastimentos
y
que el dicho marques le m:tndd dar de su hacienda de manera
que constrcnido de neccsidad, el dicho adelantado fué con su ar-
mada al puerto de Santiago, que es en !a provincia de Colima, sin
tomar los dichos bastimentos, a busc~ donde se basteciora é
tamhien e! dicho virey cnvid a!!a a !os dichoa É A Agnstin Guerre-
ro, su mayordomo, y le estorbaron que no se bastccicsc, de ma-
nera que la geute se ie saHu de los navios y se le iban y viéudose
perder y que no tenian remédie, did la mitad de los dichos navios
:d dicho virey y de todo !o
que ti-aia en ellos, con que se los bas-
tecicsc, é ansï se concerto con et en cierta forma, le detuvo
y mu-
cho tiempo, que no pudo salir la armada, cspe~ndo a saberHuc-
vas de !o que habia sucedido a la gente que ë) habia enviado;
y
le envio i la guerra de los (me se rebelaron
por su causa en Xa-
lisco, y alli murid, y se quedo c! dicho virey
con toda la armada,
é se !a ticue sin que nadie le
ose pedir nada, antes dice que el di-
cho A!varado le debe dineros.
!.o otro, porquc et dicho virey quitd de los satarios
de los cot~
t-<i<nieutos, de cada uuo cicrta parte, !o cu<d dijo
que hacia por-
qu<- liabia mas person.ts a <p)ien provcer, quecorrc~imicntos
para
d:)'h e <p]c todas cran necesarias
para la ~uarda e conscr~-acion
de la tierra, é cuanta mas ~ente espanota ovicse
on ella, tant~ mas
scian-idad h:tbia; y estas quitas sumaron cantidad, ~astota
y en
pa~n- con ello :i los sotdados
y gentes que envid a sus conquistas
y descHi)rimi(-ntos, como consta por una fe de un libramiento
(me
et <h< ho \i)-cy did dicsco cierta
p!),.a <p)e parte destos dineros que
hatxa uno de los que et tenia de manera que quitaba la gente de
la Nueva Espana, é los dineroa que habia para tener otra.
Lo otro, porque ha dado cur~o de repartidor de tierras à
un
criado suyo, con aatario de cada tierra que reparte v este da estas
Ucn'as a quien é como ci quiere, é mejor se lo paga. Ë uno que
quiere haber mucha tierra, trae muchos a quien este sonate caba-
Itenas, en la parte que tns quiere, aunque sea en perjuicio de los
naturates, ë despues compratas ëi todas; é este desôrden se sufre
por el interese que se le si~ue a este su cnado.
Lo otro, porque cuando hay at~una viuda 6 doncella, trabaja
de casattas con sus criados; c para traerlas al consentimiento, si
son viudas, quita los indios a los hijos a quien suceden por la cé-
du!a real de V. A., y los da a las madres porque se casen con su
crindo, e por el contrario, LOS DA a la hija o el hijo, si casan con
sus et iados. De manera que no tiene mas fuerza la ceduta, de
cuanto la persona adeudaro en su casa;' é saca tos hijos bastar-
dos, que no succden, e se los da, t( cual es en mucho fraude, as!
de los herederos sucesores, como d~t patrimonio real de V. A.,
porque Io adjudica d quien no le p(rtenece é to quita de la real
corona de V. A.
Lo otro, porque porno algun criado o altpgado â su casa preten-
da atgun pleito de indios, aunque seë contra los
que estan en ca-
bexa de V. A., sin causa bastante to! adjudica a los dichos sus
criados (! attegados é los quita de la corona de V. A.; como fueron
los de la provincia de Xalapa, que adjudicd a la mujer del t~'sorero
Alonso de Estrada, porque tos did en c:<samiento a Francisco Vaz-
quez de Coronndo, que rentan mas de t~s mil ducados, é los qui-
td a V. A.
Lo oh'o, porque quito d V. A. los puehlos de Tonald de Tena-
y
yuca y Tustepeque, y tos did al tpsorero Juan Alonso de Sosa, so
color que se los daba en récompensa de ts parte del salario
que se
te mandd quhar é rentan los dichos pueblos é vaten
en cada un
ano mucho mas que toda la cantidad de salario
que el dicho teso-
rero tieue, aunque se le quitara todo.

verbo adeudar MtA usado tqut en Asi el MS. sera tal vez una trMpOM-
e) sentifto (le tener <to«to <; parente~co. cton, y el original diria casa.
Lo otro, porque a< hizo cierto alcanoe a un Hemando Sierra que
el tesorero ténia pu'sto en la villa de h Vera-Cruz para la valua-
uion e MbMnza del almojarifazgo de tas mercMienas que van de
eatos reinos, é por el dicho alcance M le vendiez on sua bienes, y
entt-e alto* dos recuas de acémilas y cabanes, las cuales saco en la
i
atnaontda Agustin Guerrero, mayordomo del dicho virey, tnuoho
alguno las pujaba,
menos precio de !o que valien porque cuando
hacia que les dijesen, d se lo decia él, que no hablasen en ellas ni
las pujasen é anst se le quedaron, é no pagd la cantidad; de ma-
nera que todavia V. A. quedd sin ser pagado.
É por otras muchas causas que se haUaran en la residencia, )~)-
mandose como es uso y costumbre, pues es juato que a cal<o de
ocho anos o mas que ha que el dicho virey gobierna, se le tome
cuenta del cargo que ha tenido, pues conatan los agravios e cosas
dicbas, lo cual todo quedara impuuido para siempre, é sin suberse
la verdad de lo que pasa, porque nadie osara manifestarlo por te-
oticialcs
mor al dicho virey, como parece por cartas de regidores y
de V. A. y de otras personas dignas de fe, en que dicen que estan
Consejo
presos y en tirania, y que no osan escribir a V. A. ni a su
lo que pasa en aquella tierra las cuales suplico é pido que se vean,
subdi-
v de ellas conocera V. A. la opresion en que estan vuestros
ni a su
tos y vasallos, é cd .0 no osan quejarse ni avisar a V. A.
Conse)0 de las cosas de aquellas partes, por miedo (lue el dicho
virey no los dcstruya, so color de justicia, d los mande matar; y
si escribir a V. A. ai a su Real Consejo no osan, cuanto menos
osaran manifestarlo al visitador que fuere, teniéndose el cargo de
la gobernaeMn é poder para maltratar a los que se quejaren o ma-
nifestaren algo en su perjuicio, pues no se puede hacer sin que él
lo sepa y en viendo entrar dos veocs uno en la casa del visitador,
lucgo sera destruido d muerto, mayormente con la comision que
ahora se le da al dicho virey para que pueda quitar los indioa a
las personas que a él le pareciese que tienen algunademasia de lo
É con estos temores
que met~ceo, que Luego seran desposeidos.
esta muy claro que nadic hablara, y aunque le Ilamen é pregun-
ten, callara o dira que no sabe nada, y se perjurara por guardar
su persona é su hacienda; y a callarse, no
sabra V. A. lo que pasa,
ni se rcmcdiaran muchos agravios y fuerzas que hay fechas, y
qncdaran para siempre !os pacientcs sin récompensa de sus danos,
y quien los hixo, sin casti~o de ellos, e ~rand licencia para hacer
<tt)'os rnayorcs; cuanto mas que dado caso, que ]o ten~o por irn-
jtosihte, que a!go se le mauife~tase al visitador, despues de sabido,
v vexido aca, y vuctto ait:i et remédie, es poca la vida de los bom-
hn's para esperarte de tan largos caminos, ïnayot'mentc siendo !as
cosas de la caHdad que tienen neccsidad de muy brève remedio, y
:<)?' !o ptdon cou ~'s~uc<)t tos que ban tonidf) at~m ca~n~o de
~oderlo escribir por sus cartas.
Y porquc muchas cosas de e~tas estan prohadas por las cartas

que yo tcugo en mi poder c mostrarc, e otras; y otras estau pro-


])!)das por la evideiicia del heoho y consta los
del vucstro Kea!
~ousejo, y por otras se dariu testigos en esta corte, si fuere ne-
ccsario; sup1ico a A. haya compasion de aquella tierra, y de
sus su~)d~tos e naturale. que en ella estan, que tanto han servido
:) V. A., y sca scrvido de proveer jucz de residencia para el dithf

vircy é oficiales, con suspension de oficios, porque desto Y. A.


sera servido é informado de to que pasa é tomandose la did]a
n'sidcncia const.u'a de csto que tcago dicl) e de otras muchas co-
sas de que Y. A. sera Luform~do, y se p~vcera como co~vieMe a
su rca! scrvicio; y desto se puede seguir mucho servicM a Y. A.,
y uo hay inconveuicute uingum) pa*'a lo dejar de hacer, parque
si la resideucia fuere bueua, V. A. podra tornar a hacer servu'
los dichos o6cios a quien fuere servido, y si estas cosas c otras
muchas se pruehau, convieue al servicio de Y. A. pMh.xUe en
cuo, e la tLerra sera rcntediada; c ycndo visitador, los mcou\
))i<'nU~ qtte di~o estaa ap~'ejados, y la visitaciou se harH como
cluisiere el ~ober~~ado~ é sera causa a que de uuevo haga ~\)s
malos tratamientos semejantcs a los pasados, io cuai &)do Y. A.
dohe provcer, porque cese todo !o sobredicho; é porque dijW que
mnstr:))e ciertas cartas, supUoo .i Y. A. si tas quisicre ver, de nin-
puna persona se confie, porque :i saber el gobernador quien las
cticutid, tes corMna mttcho peligro.

P~r fnpi!t !<imptc<tt e) Archivo (!cncr)tt de ïn<tia«, tfjïtjo de Certes, n* Tam<' S3.
f<MMt. LumM. 7<. H. W. Oopit MBNUdt de Mon por <t Sr. W. H t'MtouM-

FRAGMENTO

DE LA

VISITA HECHA A DON ANTONIO DE MENDOZA.

INTERROGATORIO
POR EL CUAL HAN DE BER EXAMINADOS LOS TESTIG08 QUE PRESENTE
POR SU PARTE DON ANTONIO DE MENDOZA.

Muy Magnifico Seiior. -À los testigos que son d fueren presen-


tados por parte de D. Antonio de Mendoza, visorey y gobcrnador
por S. M. desta Nueva Espana, presidente del audiencia real que
en ella reside, sobre los cargos de la visita que le fueron puestos,
y sobre todo lo demas contenido en el proceso de la dicha visita,
se pregunten por las preguntas dcste interrogatorio.
1. Primeramente, sean preguntados si conocen al dicho D. An-
tonio de Mendoza por visorey y gobernador desta Nueva Espana,
y por presidente del audiencia real que en ella reside; y si cono-
cen al Lie. Francisco Tello de Sandoval, del Consejo de Indias de
S. M., y visitador de la dicha real audiencia desta Nueva Espana,
y de qué tiempo d esta parte.

PRIMERO CAMGO.

2. Item, si saben que como et dicho visorey Hegô al puorto de


S. Juan de Lua, did vara de justicia â Martin de Peralta, para
que solamente entre la gente que con el dicho visorey venia tuviese
cuidado especial que entre ella no hubiese dcsasoeiego ni altera-
cion, porque era mucha, y los mas dellos mancebos y caballeros,
y porquc habiau de pasar por pucbtos de indios, para que no re-
cit)icsen de la dicha gentc rnaios tratarnientos; y para solo este
efecto !e dio la dicha vara al dicho Martin de Peratta, y asi to di-
r :iu los testigos, porque !o vieron y saben que pasa asi to c<jntenido
eu esta pregunta.

H CAXGO.

5. Item, si saben que cou tiaber proveido et dictto visorey de la


dicha vara par!' d cfccto dicho eu la pn'guuta autcs desta, hubo
entre D. Francisco i'ajardo y D. Tristan de AreHano, que venian
con el dicho visorey dcsdt! Espana, ciertas patahras de enojo, de
que resultd algun a!boroto de ambas partes, poique un Aguirrp,
( riado del dicho D. Tristan, habia dado al didto D. Francisco una
Lcft'tada en la dicha diferencia; y sabido por el dicho visorev, é
i 'rmado como el delito iuc pub!ico, ie mandd castigar luego eu
la venta donde cstaba aposentado, que se dice de Caceres, cinco
jornadas do la ciudad de México: digan los tcstigos !o que sahcn.
4. Item, si saben que el castigo que se hizo en Pero Garcia,
naguatato, con\iuo hacersc, por<pjc trayëndo!e consigo el dicho
visorey y por su criado y interprète desde Espana, luego que saho
en tierra !c aviso que no tomase ni recibiese joyas ni otra cosa al-
guna de los indios que le satian a recibir, }x)rque si !o recibiese
!e castigaria; y el dicho Pero Garcia dijo que asi to haria, y que
si en lo contrario fucse tomado, que !o tnaudase azotar d ahorcar:
digan to que pasd cerca desto.
5. Item, si saben que nu embargante el dicho aviso, el dicho
Pero Garcia, como vido que el dicho visorey no recibia las jovas
que les indios que le salian a rccibir le daban, dijo a los dicttcs
indios que no diescn las joyas at dictto vistu'cy en pubtico, porque
no las tutbia de totnar, sino <}ue se tas diesen i et, que et tas ():)-
ria at dicho visorcy en secreto digan tes testigos y dectaren lo que
saben dcsta pregunta.
(i. Item, si sat"'n (lue et dicho Peru Garcia, por ta via v ordcn
contenida en la pregunta antes desta, recibio joyas du tes dichos
indios que s:dian .i recit)ir al dicho visorey y visto que se te ha-
tiaron dentro de las catxas en su poder, y que )o conteso asï pu-
H.-tO
Micamente, et dicho 'isorey le mandd dar cient azotes puMicamen-
te, y se le dieron en el puebio de Texcuco digan !o que pasa cerca
desta pregunta.
7. Item, si saben que convino y fue muy necesario itacerse et
dieho castigo, porqu'' demas de !o que se iud!d que habia ton)ado
a les dichos indios, estaba infamado de otras muchas cosas que
habiacoltccbado a indios dcsta Nufva Espana, y pot'quc fué gran-
de cscarn)ipn<o y aviso para los otros naguatatos de Mexico y desta
Nucya Espafia, los cuales tenian por costunthre de se aproveehat'
de los dichos ind!os y !!c\artcs !<) que podian dtgan io que saben
desta prcgunta.
8. !tcn), si saben que et dicho visorey no provcyo de corregi-
niipnto a Alonso de Contrct'as ni a otra persona atgura, antes de
spr iecibido â sus oucios; porquc et dicho Alonso de Contreras,
seis dias antes que cl dicho visorey fucse recibido :i los dichos sus
oncios, et obispo de Santo Domingo, que agora es de Cuenca, y los
Lics. Zaynos y Quiroga y Loaysa, présidente y oidores que enton-
ces cran en esta rcat audiencia, proveycron al dicho Atonso de
Contreras cl corrcginncnto de Tcpcapulco, como parecc por la pro-
vision que de! dicho oncio se le did.

Ht CAHGO.

t). tton,si sabe.) que siempre cl dicho visorcy fué muy sufrido
y tcmptado en sus palabras, no solo con los (}ue gobicrua, mas
auu con sus criados; y (pic dcspucs <ptc vino a estas partes ha tra-
tado '~uy tnen de palabra a todas las personas que han Yenido a
nc~ncia)' con c!, y lus ha oido y dcspac!)ado gt-aciosa y tempiada-
mcntc y por este no es de o'cer que el dicho visorey dijese en pti-
btica au(iicncia ni en otra parte, que mentia la eiudat); ponpte si
tat pasara, los ouciaies y rdator y otras personas, siendo patal'ra
tan notable, !o oyo'ati y tuvierau memoria de etta, y no pudiera
scr rnenos digan los tcstigos to que saben y se acuerdan cerca de
to contenido en esta pregunta.
Kh Item, si saben que Francisco de Santa Crux es nombre al-
terado y atrevido en sus phiticas, y si el \irey )e dio atguna re-
preusion, creen y tienen por cierto séria por<me el dicho Francisco
de Santa Cruz daria causa a eïïo.
11. !tem, si sa!)en que estando retraido en la iglesia desta ciu-
dad Francisco Flores, porque matd a D. Francisco Manrique, en-
vi~ a Ilamar a Francisco de Vittegas y a Alonso de Contreras, al-
caldes que cran dcsta dicha ciudad de Mexico a la saxon, los cuales
recibieron en la dicha iglesia una querella que et dicho F'rancisœ
Ftorcs daba de Dona Francisca su mujer y del dicho D. Francisco
Manrique que habia muerto; y sabido por et dicho visorey y oido-
res desta real audiencia, hicieron ttamar a los dichos alcaldes, y
les reprendieron de palabra porque habian recibido semejante que-
rella de un hombre que habia muerto :i otro y que estaba retraido
en la iglesia, y porque habian ido :i la dicha iglesia à recibilla
digan !o que saben.
12. Item, si saben &c. que si el dicho \isoreya!gunas palabras
usperas d de reprension ha dicho a los regidores desta ciudad de
Mexico d A alguno dellos, seria sobre eosas que tocan a la buena
gobernacion desta ciudad, y no por interese propio del dicho viso-
rey, porque no to ha tenido despues que esta en esta Nueva Espa-
na, ni se ha ofrecido ni ha habido para que, porque et siempre
ha procurado de tener en paz, quietud y sosiego esta repnbtica y
Xueva Espana y hacer a todos igual justicia, como es pubtico
y notorio y digan lo que saben cerca desta pregunta.

)V CAttGO.

13. Item, si saben que la caita que la ciudad de México escri-


bio a S. M. sobre los fraites de la Merced, de que Bernatdino Vax-
quez de Tspia dcpone en su dicho, la nev<; un fraile de la Merc"(!
a Espana para dalla a S. M.; y et dicho visorey,
aunque supo
della, no la hnpidid, ni sobre impettiHa proveyd ni dijc cosa a!guna
:i (.ouxato Huix sobre la (Hcha carta
pt)r<me si to dijera, el dicho
<.onx:do Unix y las otras personas <n)e se hanaron a la s:t7.on pré-
sentes to vieran y supieran di~an to que eerca desto saben.
tt. Item, si sabcn &.c. (~0 despues que et dicho visorey vino i
esta Nueva Esp:)na, sietnpro ha dejado entera tittertad at cabitdo
dt'sta ciudad de Mexico para escribir y envi.)r pt~curadores en co) te
quieu los regidores ttan (p)erido nomto ar lu nnsmo ha tte~tto
en tas etecciones de atcatdes ordinarios y de otros oncios 3i de
atguna eieccion et dicho cahi!do te ha dado parte at dicho visorey,
les ha respondido que ellos tnciescn lo que convinicsc al bien de
surepubtica.

VGAHCO.

i5. Item, si saben &c. que la orden que se tcnia en las cartas
que veni~n de Espana gobernando en esta Nueva Espana el obispo
de Santo Domingo, que agora es de Cuenca, presidente é oidores
desta real audicncia, antes que el dicho visorey viniese, aquella
misma se ha guardado despucs que et dicho visorey gobierna, y
sobre ello ha dado cartas y mandamientos para que no detengan
cartas y despachos, sino que !ihrcmente las dcn y envien a las
personas quien vicnon y asf to diran los testigos, porquc to sa-
ben y tienen noticia de ]o contenido en esta prcgunta.

\) CAt<GO.

i6. Item, si saben &c. (ntc en esta Nueva Espana cuando los
que han gobernado han ido A alguna conquista (! paciiicacion de
.dguua provincia della, las personas que tienen indios cnc<jmcn-
dados, que no ticncn disposicion para ir a servir en las tales jor-
n:)():)s, sirv<'n con (ab:d!os para que se dcn a otros que no los tie-
ncn, que van a servir en ]as dichasjornadas.
17. Item, si saben que et dichn visorey, antes y al tiempo <n)c
hnbo de ir a ta dicha guerra, dio de su cabaHerixa li nmehas per-
sonas <}uc con et iban, muchos cabattos, y los hizo repartir entre
personas que iban a la dicha guerra, que no los tenian sin otros
socorros (}ue hizo a otros mucbos !)ijosdatgo para adere/.ar sus per-
sonas, que i'neron œn e) a ta dicha guerra, como es pubiico y no-
torio digan los testigos !o <pte pasa cerca desto.
18. ttem, si saben (p)e Alonso de Merida, tesorero de la casa
de la moneda desta (iudad de Mexico, et y su padre fneron cria-
dos del n'arques de Mondejar, padre y hermano de) dicho visorey.
y corno criado, cnando vino !a nueva de la Victoria que i). Mer-
n:ddino de Mendoxa, hermano de! dicho visorey, hubo centra !os
turcos, hizo en esta ciudad ()e Mexico correr toros y juegos de ca-
nas, y tambien por regocijar la ciudad; el cuat saben que un hizo
!)anquctc al dicho visorey, porque si !() hiciera, los tcstigos io vie-
ran y supieran, y no pudiera scr menos, por se h:dtar, como se
hallaron, al dicho rc~ocijo,

Y)t CAnGO.

m. Item, si sahcn ({ne Pedro Pacho estando jugando de armas


con cspadas de escrima con un Mi~uct de Torn, ~uarnicionero, le
I)i)'io sin quct'etto ttaccr; y sobre ello la justicia proccdiu contra
él, y porque le hat!o sin cu!pa le dio por libre digan to que sabeu.

YH) CARGO.

20. It~m, si sabcn que despues que c! dicho visorey vinc a esta
Nueva Espana, ha hecho reparar las calles de México, las que su-
frieron reparo, y hacer otras de nuevo, y puentes, y calzadas, y
ideantarittas, y cammos, y asi es pubtico y notorio: digan !o que
saben.
21. Item, si saben asimismo que et dicho visorey ha hceho ca-
minos de nuevo, como son los cammos que van desta ciudad :tt
pucrto de Acaputco de ta Mar de! Sur, y a la ciudad de <juajaca.
y los que de aiït van a les puertos de Aguatu!eo y Te~uantepequo.
pUL'rtos de la Mar del Sur; y los camiuos que van desta ciudad i
la ciudad de Mechuac:m, y a (~o!ima, y a Jalisco, y i Panuco v
asimismo el dicho visorey ha mandado abrir caminos para ir a !as
minas de Tasco, y Suhepeque, y Zunq)ango, y reparado los que
van de México a la Vcracruz di~an &c.
22. Item, si salien (me ci dicho visorey ha hecho abrir de tal
mimera los dichos caminos, que van por ellos y vienen recuas de
mmos y cabaUos, y por muchos de ellos carretas, de que rettunda
gran provecho si esta repub!ica y a los naturates, portme estan s(t-
brettfvados de cargarse, como se habian de ear~ar si los dichos
caminos noestuvieran reparados, como es puMico y notorio di~an
!o que saben &c.
2~. !tem, si saben &c. que si atgunas eattes de Mexico reciben
'):mo, no sera por no estar reparadas y adobadas, sino por razon
de las carrelas que andan por ellas, y porque muehas veces el cano
del agua que pasa por las dichas calles se quiebra y se va el agua
por ellas, por no estar encanada, por no haber c~nero que sepa
de arte de encanar el agua digan &c.
24. Item, si saben que et dicho visorey ha enviado a supticar a
S. M. diese licencia para pasar a estas partes un canero para
en-
canar el agua desta dicha ciudad, como parece por una carta del
dicho visorey, hecha en el mes de Abrill del ano que pasô de 1S5&
anos: digan &c.

LX CARGO.

25. Item si saben que el dicho visorey tienc consultado


co~
S. M. sobre si conviene hacer fortaleza en esta ciudad d no, como
S. M. se lo mande por un capttuto de instruccion, como parece
por tres cartas misivas del dicho visorey, la una hecha en Diciem-
bre de 1555, y las dos de Encro y Diciembre de i557: y digan &c.

X CARGO.

26. Item, si sabcn que al tiempo que Dona Mana de Mendoza,


mujer de Martin Dircio~ vino a esta Nueva Espana, antes que
en-
trasc en esta ciudad de México envid a decir al dicho visorey que
no la mandase casar con el dicho Martin Dircio, porque ella ténia
hccho cierto voto, y que hasta tanto que se aconsejase
con letrados
no podia disponer de si, y por esta causa no se efectud el dicho
casamiento luego y visto esto por el dicho visorey, la mandd
apo-
sentar en un cuarto de su casa, donde cstuvo con toda tibcrtad, y
la visitaban todas tas personas que ta querian visitar, asi fué
y
pubtico y notorio, y digan to que saben.
27. Item, si saben que estando la dicha Dona Mana
en casa del
dicho visorcy, como dictto es, se informe de
pcrsonas, letrados y
religiosos de ciencia y concicncia,
y todo et tiempo que quiso in-
formarse tuvo toda tit~rtad y despucs que fue informada tuvo
y
Yf'tuntad do t-fo-tum-su ('itsnntit'nto, to ttixo cfcctud scc~sdcou
y y
dicho Martin Dircio, como al présente cstan casados
y cou hijos;
y csto es pubtico y notorio, y digan to que saben.
X) CARGO.

28. Item, si saben que el dicho visorey despues


que paso :i esta
Nueva Espana y entendio en las cosas de la gobernacion, mande
tcuer tibro para que se asentase todo to que se proveyese tocante
a la dicha gobernacion el cual antes que et dicho visorcy viniese
no !o ttatt(! ni to habia por los que ~obernaban antes que et vinie-
sc porquc si to tuvicran, las personas que entendian en los des-
pacttos de la dicha got~ernacion to \ieran y supieran, no pudicra
y
ser mcnos y digan &c.

Xt) CARGO.

20. ttem, si saben &c. que S. M. cnvio :i mandar al dicho vi-


son'y <tuc no pasase rcnunciaciones de indios, por via de casa-
nncnto ni en otra manera, si no fuese en hijos tc~Himes de It~t-
timo ntatrimonio y si sahcn que la hija de Bernatdino VaMntex
de Tapia, mujer de (.incs de Mcrcado, es bastarda, hija de india,
como es pubtico y notono.
50. Item, si sahcn que las ccdutas de S. M.
que Atonso Lucas
~:)))(; sieudo vivo, y otra que S. M. conc~'dio a pedimcnto de
sus
hctcdoos, sobre los indios que renuucio en Atouso de Merida, n<t
hahian con et (Hcho visorey, saho con présidente y oidores, tos
cu:des sotxe ellas tncieron justicia, y por la dicha reat audicncia
ci pleito se remitio a S. M.
y a su Hcat ~onsejo de ludias, doxie
al présente pende la
causa, porque se saco et proceso y se ttevo.
y ast p:)re(e por et testhnouiodet escrit)anodesta real audiencia, y
Yohi en et et dicho visita'tor: di~m to
que satten.
~t. !ten), si saben que los pteitos que Pedro de Meneses n'ujo
con Pedro de Medinitta, sotue ciertos indios que troco con (.uilltn
de la Loa, y otro pteito
(p)e H'ujo i). Luis de Castitta con Ju:)n
TeHo de Médina, sobre otros in<)ios,
pasnron v se trataron en esta
'e:d au<nencia, y los oidores detta sentenciawn tos dicttos pteitos

Dua y Francisco Vaquez do su


ttacieudo justicia a tas partes di~Hn &c.
'~2. ttem, si sat)en &c. que et pteito
que por parte de t~oua Ma-
yerno, trataron ~n et
iiscat sobre los indios de la mitad de 'l'lapa, que estaba en cabexa
de S. M., se détermine por esta real audiencia por los oidores della
en vista y en ~rado de reyista, y se apticaron tes indios a la dicha
Dona Marina digau &c.
55. ttem, si sabeu que !a discorttia que tiubo entre Juan de Car-
hajal y su mujer de !a una parte, y de la otra Juan Enriquez, scr
bre la enconuenda de tes indios que fuerou de Francisco Hodriguex
Magarino, las partes se coucertaron, y couibrute al concierto que
entre ellos se hizu y a su peduneuto, se les did ct!duta de enco-
mienda, antes que las nuevas leyes se publicaseu.
54. tteni, si saben &c. que muerto Hodrigo de Bac/a, et dicho
visorey encomcndd los indios tpte deju, en ~.dtasar deObregon, su
!)ijo, y concerto con él que dipse a su ntadre ta to'cia parte de los
tributns con que se alimentase; y despucs de! dictto conciertc, por
sentencia desta mal audiencia le fué quitada la dicha tercia parte:
di~an to que saben.
55. Item, si saben &c. que el pleito que se tratd por parte del
iiscal de S. M. contra Jorge de Ceron y D. Garcia Yanegas y Juan
Zapata, pende en esta real audiencia, y esta mandado por clla al
fiscal que siga tas causas nscaies.
50. ttem, si saben &c. que el dicho visorey proveyo de! corrc-
~intiento del puehlo de Cuaspahcpcque con trescientos pesos de sa-
hn'io a t~rn:ddino de Atbornoz, conforme a la cédula de 8. M. y
cuando S. M. te hizo merced del alcaidia de las atarazanas con sa-
larie crecido y bastante para el sustento de su persona y casa, de
ani adetante no !e proveyo, por(}ue hubiese para proveer a otros,
})orquc la ceduta de S. M. no decia no cntbargante el dicho salarie
de ah'aide, como parecera por la provision.
57. !t<'n), si saben &c. que si el dicbo visorcy proveia de corre-
~inucnto at atcaide Samaniego, en cuyo tunar sucedid et dicito ~'r-
it:ddino de Atbornoz, séria por ceduta de S. M. no entbar~antequc
fuese :dc~nde; y esta fue la causa porque se ta daba, y no por pitr~
ciatidad ni iavor que c~)n et dicbo visorey tuvo tuas el un atcaide
que et otro; y este es pubtico y notorio, y di~an &c.
58. tt<'m, si s:dx'n &c. que la ccduta de armas que Atonso Or-
liz de Xuniga preKt'nto ante et présidente c oi<)ores desta reat au-
di'-ucia, t):d't!tt)a con et présidente eoidoresdetta y no con et dicho
visorey; y vista por el dicho présidente ë oido~s, con la iofbrma-
cion qne se Je m<mdo dar al dicho AtotMoOrtixdc Xuùiga, wtaudo
et dicbo visitador ee acuerdo, por et y por los oidot~s se provcyd
que oo habia iugae de cujnpttMe la dicba cedu!a di~an tes tcati-
gos y dectaMN ïo que pasa ceroa desta pregunta.

XHt CARGOS.

39. Item, ai saben &e. que despues que et dicho visorev pasd
eu esta Nueva Kspana, ha obedecido y oumpftdo Jas cartas, cédulas
y pt'ovisiones de S. M. que se le han ptcsentado, tomo S. M. tu
manda, especiai ta que S. M. pfovcyd sobre que se casaseu los que
tmiesen tudios, porque se cuNtptiu, y tnu<;h<M} dellos se han casa-
do; y si atgunos, que 60M dos J tres, han dejado de ca~t-se, seria
por juatos ttNpeduneutoe que tienen para uo se ca(Mu', conto es pu-
btico y uotorio: digau tos testtgos y dedaren tas pet-sonas y to que
mas sabeu desta pregunta.
40. Item, si sabeu &c. que si tas oëdutat. que por parte de Alon-
so j.ucas y sus het~deros, sobre los indios de Mestitau, que fueron
ptesentadas eu esta real audiencia, se dejaron de cumplir, fué
porquo S. M. maudaba que ante todas casas el dicho ~Uouso Lucas
o sus herederos volviesen al dicho ~Uouso de Mérida los
pesos de
oro que le habian tievado por razon de la reuuuciacion de tos di-
chos iudios de Mestitan, lo cual no hicieron ui cumpuerou: digan
los testigos to que sahen desta preguuta.
41. Item, si saLen que si el dicho visorey dejd de dar cor~i-
mieuto a Fraucisco de I~erma por la cëduta de S. M., seria porque
su persona uo es de calidad para que se le dé corregimieuh), wr-
<tuc es pcrsoua que siu él se puede bien ntauteuer y se mantiene;
put que era pt~curador, y tenia tieuda de ccrero, y era arrendador,
y ténia ticuda pubiica de toldillos, y otra de boucario, y otra de
couhmro, yoiicio pubUco de pastclero, ténia arrias con que trata-
La, cra moncdei~ en ta casa de la moueda, ténia tienda pubtica
<)c mostrar dauzur,
y en tas tiestas pubticas y eu tes banqueta ser-
via de cociuew, y en tas bodas y deaposorios servia de to mismo
y s< io pagaban inuy bien que son oticios de provectto para estas
partes, y digun &c.
x.-ut
42. Item, si saben &c. que el dicho visorey cumplid la cédula
de corregimiento que Hernando de Terrazas le présenta y si algun
dia estuvo sin cumplirse fué porque el dicho Terrazas servia d su
padre y estaba en su casa, y porque no quiso un corregimiento
que el dicho visorey le daba en la provincia de Panuoo, y asi es-
tuvo vaco hasta que hubo lugar de proveerle en otra parte y digau
lo que saben desta pregunta,
45. Item, si saben que asimismo el dicho visorey cumplid la cé-
dula de S. M. para que le proveyesen de un corregimiento a Juan
Tello de Medina, y el dicho visorey se !o proveyd, como parece por
la provision.
44. Item, si saben &c. que el dicho visorey cumplid la cédula
de S. M. que Baltasar de Salto le présente, porque segun la cali-
dad de su persona le proveyd de un alguacilazgo; porque tenia es-
cuela de mostrar muchachos a leer, y demas desto era escribano
de S. M. y recetor de esta real audiencia, que son oficios en que
se ganan bien de corner; y esto es publiée y notorio, y digan &c.
45. Item, si saben que Gutierre de Badajoz es une de tos ricos
y que mas tienen en la ciudad de Mexico porque tiene buenos tri-
butos de oro de los iudios que tiene en encomienda, y buena renta
de censos, y vive sin necesidad, como es publico y netorio digan
!o que saben desta pregunta.
46. Item, si saben que el dicho visorey asimismo cumptio con
Cerdnimo Ldpez una cédula de S. M. para que k proveyesen un
corregimicmo, y el dicho visorey le proveyd el pueblo de Mexical-
cingo y Zayuta; y aunque el salario que da es de pocos p~sos de
oro, la comida y scrvicio que tiene el dicho corregimiento es tal y
tan bueno, que vieue a ser une de los mejorcs corregimientos de
la tierra &c.
47. Item, si saben que Pcdro de Bazan, difunto, era hombre
rico y tcuia muy buenos indios, y sacd otros por pleito i un An-
tonio de Anguiano, y tcnia muy bucnas minas de plata junto at
pucbto que tcnia en cncomienda, y cuando fnHecid dcjd un hijo
solo y le dejd muy bien de corner, corno fs publico y notorio.
48. Item, si sabcn que Diego do Esquive!, que vino de Espana
a esta ciudad de México, pidid al dichu visorey que le dicse una
proctuacion de la audiencia rc:)! que csta!)a vacn, y e! dicho viso-
rey se la die, y la sirvid un ano, y à cabo deste tifm[)o se fuc desta
tierra digan lo que saben &c.
49. Item, si saben &c. que el dicho visorey cumptio otra cédula
que le présenta Bernaldino del Castillo para que le proveyese de
corregimiento, y el dicho visorey la obedecio y cumplio, y le pro-
veyd del dicho corregimiento, como parece por la provision.
50. Item, si saben que asimismo el dicho visorey cumplid otra
cédula de S. M. de D. Pedro de Guzman, de conegimiento y por-
que su persona no era hâbil para tenello, le proveyd de doscientos
pesos en quitas y vacaciones, y los tuvo hasta que murio, y esto
es puMico y notorio, y digan &c.
51. Item, si saben que Berualdino Vazquez de Tapia es uno de
los mas ricos hombres que hay~n México, y sin hijos, porque iicne
muchos y grandes pueblos de indios ricos, y por tal S. M. manda
quitalle parte de los indios que tiene, por lus nuevos capitulos y
leyes digan lo que saben &c.
52. Item, si saben &c. que al dicho Bernaldino Vazquez de Ta-
pia le cumplid el audiencia real de esta Nueva Espana la cédula
en que S. M. le mandaba dar dos caballerias de tierras, como pa-
rece por la cédula y cumplimiento della porque habla con pré-
sidente é oidores y demas y allende desto, el dicho visorey le
dio en término de Tlapa un sitio destancia y otra caballe) ta de tier-
ras, como parece por el titulo que de la dicha estaucia y tierras
se le did.
55. Item, si saben &c. qu? el dicho Bernaldino Vazquez de Ta-
pia pidid al dicho visorey otro pedazo de tierra en las lomas de
Tacuba, y el dicho visorey mande al alarife y medidor desta ciu-
dad que juntameute con el dicho Bernaldino Vazquez de Tapia fuese
a ver si estaba sin perjuicio; y vista, porque al dicho Bernaldino
Vaxquez de Tapia le parecië que era poca cosa y estéril, ne la quiso
tectbir, y asi se le did a Juan de Manzanales, vecino desta ciudad
y cusado, por virtud de una ccdula de S. M. digan lo que saben.
54. Item, si saben que sobre el repartimiento de tierras y huer-
tas, S. M. tiene proveido por su real cédula, que el dicho virey
las pueda repartir como cousta y parece por la dicha cëduta.
XtV CARGO.

35. 'Item, si saben &c. que et dicho vieorey en eMs payteay


en todas lus,demas que ha estado y Msidido oon cmfgetde 8. M.
y sin eHos, s!en)p<e ha procurado que MM cnodce fueaen honestos
y templados en sus paiabrM y ohms, y los ha tenido McogHos,
quietos y padncos; y aet to han estado y eat~n al presente en esta
Nueva Espana, como es pubHoo y Mt~MO, y asi to dh~n'Ioa taatt-
gos, porque to sabeny hanvittto ser y pasar asf como la pregunta
lo dice.

ÏV CAMO.

?. Item, si saben que el dicho vïsorey mandd a Agustin~Guer-


rero, su mayordoinu, que diese â Gonzalo Gûmez, qaetMiia obraje
de paitos, algunos esclavos de los del dicho viaorey para que les
mostrase el dicho obraje, y otros pusieee a otros ottcio~, para ~e-
partillos en las tierras nuevas que habia enviado à descub~ir, y
para que en esta Nueva Espana en<tenMen'a otws natundes tes
dichos otictes digan h) que saben &c.
57. Item, si saben que el concierto que el dicho AgustmGuer-
rero tomd con el dicho Gonzalo Gomez, despues de eatar industria-
dos los dichos esclavos, fué que le did las lanas nnas de los ganados
del dicho visorey li cierto precio, y que !o que vatiesey montase
el precio dellas y trabajo de los eselavos, el dicho'GonM~ G~nw!!
to diese en los panos que de!!a se hiciesen digan lo que saben &c.
~8. !tem, si sahen &c. que to<Ios tos panos que en la pregunta
antes dexta se hace mincion, y otros que te han traido at dicho
visorey de Espana, y otrtts muchos (lue ha comprado de tiendas
de me) c;M!ercs en esta ciudad de Méxioo, los ha gastado y gaata en
proveer h' gente de su casa, y en soœrroa que ha dado t! cabane-
ttts y otras perscnHs necesitadas; y los te~tipos b) saben porque to
han visto, y dello es puMtca voz y ntma.
.'i!9. hem, si sahen que de habct' en~nado a los dichos esdavos
< dicho obraje de las !anas y panos, ha redundado en gran utili-
<td y provccho (lesta repuUica y n:)tura]es de!h), cspRciat !os de
la ciudad deTezcwoo, do oe hace et dicho obraje; porque maehos
de los natuvale~ de ta dicha ciudad y oomareas se han dado al d!-
cho oncio, y han saiMo muy bwenow o~eiates, y M han em<qaeeMo
y enriqueeeu de oada dia, y a<f es pùMiea fama y comun opinion:
digan loa <est<g<M )o que sabeu~f
60. ttem, M saben &c. que !<? esdavos que el dicho visorey ha
tenido y tittte en et obraj~de paBoe, eran y <on haat<t cantidad de
treinta y des <! treinta y tMs, oa&ados con sos mujeres toa diez y
nueve, ent<~ iea euaiea no ha habtdo ni hay naboria atguna, ni
fueron ni <on maB de !(M dichos; porque si hubiera habido o hu-
biesp mas cantidad, 6 a!gana8 naboria, !<? teettgM qae hen estado
en el dicho obraje y tratado y visto la dicha gente !o VMMn y su-
piemn, y ne pudiem ser meno~, digan !o que Mbcn &c.
61. Item, si aaben &c. que la tienda que G~nzab (Mmez tiene
en eata ciudad de México, donde vende parte de los dichos paSos
que hace en el dicho obmje de Tezcuco y det obraje que tiene en
Mechuacan y otra ropa, es del dicho Gonzalo Cornez; y en ella ni
en parte de cHa, direte ni indirete, el dicho visorey no ha tenido
ni tiene parte; porque si to hubiera tenido 6 tuviese, las personas
que dette tienen noticfa to sabrian, porque no podria ser menos:
digan y declaren to que en eata pre~unta saben.

X~t CAttGO.

62. Item, si saben &e. que de los ganados que el dicho visorcy
tiene en estas partes en sus estancias, ha venido mucho provecho
y utilidad a esta Nueva Espana porque ha hwcho traer ganado
meritto muy bueno de CastiHa, de que los vecinos de México y (!c
esta Nueva Espana han tenido y tienen fasta, y se ha muttipticado
en gran cantided por toda la tierra, de cuya tofusa la tierra esta
muy abundo«a d<~ !os dichos ganados ntermos, de la !ana de los
cuaies se hau scgntdn not<tbbes ptwccnos, y se ha dado ejempto :i
los e~tQ notes y naturates pant arraigWKie, como se han an'aigado,
<'n !a tierra por p! bencncio deHas, y no se ho
visto qne de !as di-
chas M~neias y ganattos haya t~suhado dano ni perjuicio de tcr~
c'ero pdrqne si !o hub~ra hnbido, tt~tigos !o Yieran y supie-
Mn, y focM puMico y na«H*io, y digan &c.
65. Item, si saben que por razon de los dichos ganados de! di-
cho visorey, los indios se han dado a criattos a tabrar la lana
y
dellos para su vestido, porque muchas de las mantas que traen
son de la dicha tana, como es pubtico y notorio, de to cual los di-
chos indios son muy aprovechados, y granjean
con la dicha lana y
mantas entre ellos, como lo hacen con algodon, y digan &c.
64. Item, si saben &c. que los ganados que el dicho visorey
tiene en esta Nueva Espana, los tiene
para el gasto y proveimiento
de su casa, y para dar, como da, de
comer a caballeros y otras
personas necesitadas, y cou ellos ha sustentado y sustenta las ar-
madas que ha despachado en servicio de S. M. digan declaren
y
lo que saben.
65. Item, si saben que el dicho visorey did noticia a S. M. de
como habia comprado los dichos ganados estancias, S. M. to
y y
aprobd y fué servido dello, como consta parece
y por su real cé-
dula digau to que saben desta pregunta.

XVII CARGO.

66. Item, si saben &c. que el dicho visorey despues


que paso à
estas partes, siempre ha tenido su guarda de gente y capitan della,
como pareccra por la copia que se da à los oficiales de S. M. al
tiempo que se hace la paga y si el dicho visorey
no ha traido ala-
barderos, es porque no se halla gente que las quiera traer,
y su
persona esta segura y esta bienquisto, ast de espanoles como de
naturales, que no tiene necesidad délias, esto pubtico
y es y noto-
rio, y digan lo que saben.
67. Item, si saben &c. que el dicho visorey a la contina, des-
pues que paso en estas partes hasta agora, ha tenido en su casa
y
tiene muchos criados, en mas cantidad
que era obligado a tener,
y de mas calidad que lueran si hubieran de ser atabarderos, y es-
tos demas y allende de otros muchos cabatteros que posan
en su
casa y comen a su mesa digan lo que saben desta pregunta.
68. Item, si saben que el dicho visorey, demas attende de las
y
armas que son necesarias para la gente de guarda que S. M. le
manda tener, tiene gran cantidad de armas
con que se pueden ar-
mar mas de trescientos hombres, y mucha artittena y muuicion.
XVIII CABGO.

69. Item, si saben &c. que D. Juan, cacique y gobemador de


Soconusco, a quien el dicho visorey di6 licencia para traer espada,
es fallecido, y era honrado y muy amigo de espanoles y se trataba
como tat, y a los espanoles que por aquella provincia pasaban los
hospedaba y trataba muy bien, y a los que iban con necesidad
los socorria con su hacienda digan &c.
70. Item, si saben que D. Diego y D. Martin, indios de Tas-
cala ya difuntos, y Sébastian, natura! de la dicha Tascala, fueron
con el Lie. Salmeron a Espana solo por ver y conocer a S. M.
los cuales el visorey cuando pas6 a estas partes los volvid consigo,
y cran pcrsonas honradas y buenos cristianos y amigos de espano-
les digan lo que saben &c.
71. Item, si saben que D. Martin, cacique de Guacachula a
quien el dicho visorey did licencia para traer espada, sirvid muv
bien â S. M. en la conquista de la provincia de Guatimala, y se
ha tratado y trata como espano!, y ha sido y es muy amigo dellos:
digan !o que saben.
72. Item, si saben que D. Francisco, cacique de la provincia
de Talmanalco, a quien el dicho visorey did licencia para traer
es-
pada, es persona honrada, amigo de espanoles, y que en la guerra
y pacificacion de la Nueva Galicia sirvid en persona con la gente
de aquella provincia digan to que saben.
75. ttem, si saben que D. Juan, cacique y gobcrnador de Co-
yuacnn, a quien et dicho visorcy dio licencia para traer espada, se
ha tratado siempre como espanol
y conversa con ellos, y sirviu
muy l)icn en la guerra y pacincacion de la Nucva Galicia, y fuc
uno de tes indios que en la dicha guerra mas se scnataron.
74. Item, si saben &c. que Hernando de Tnpia, :i quien et di-
cho visorey dio licencia para traer espada, ha sido es interprète
y
destn real nudiencia, y se ha siempre tratado y trata como c<<p:t-
n«!, y fué casado con mujcr espaf!o!a, y at présente esta casado
con hija de espanot, y sinio en la gnerra de Jalisco: digan to (me
sahcn.
75. Item, si saben que Luis de Léon, ii quien et dicho visorey
did licencia para traer espada, fué interprète desta real audiencia,
y sirvid en la jornada de la tierra nueva; al cual, porque se em-
borrachd, et dicho visorey le revocd la dicha licencia y le privd del
oficio de. interprète digajt &c.
76. Item, si saben que D. Pero Ponce, gobernador de CuyMo~
a quien el dicho visorey did. licencia para traer espada, ha Nda
siempre muy :unigo de espanoles, y como tal se ha tratado, y en
la pacificacion de la Nucva Calicia sirvid muy tuen a S. M. desde
el principio del tevantannento hasta que ae pacuicd, y es hombre
de quien se ha tenido y tiene mucha couRanza digan &c.
77. Item, si saben que D. Juan, goberuador de Toguantepeqpe,.
a quien el dicho visorey did licencia pam traer espada, es buen
indio y amigo de cspanotes, y a los que pasao p<M su tierra tes ha
hecho y hace huen acogimiento digan &c.
78. Item, si saben &c. que D. Antonio, a quien el dicbo viso-
rey did licencia para traer espada, es hijo de Cazouzi y es gober-
nador de la provincia de Mechuacau, buen cristiano, y que desde
nino se crid en casa del visorey, y despues eu el colegio de Mechua-
can, donde depreudid latin, y siempre M ha tratado y trata como
espano!, y se precia dello, y es amigo dei!os: digan !o que saben.
79. Item, si sabeu que el dicho visoroy, antes que fuese a la
guerra de Jalisco y despues que vino della, mandd recoger todas
las armas, asi las de CastiUa como de la tierra, que se hatiaron
eu poder de indios, y se recogieron y pusieron en la casa de la
municion que S. M. tiene en esta ciudad de Mexico digau to que
saben &c.

X)X CAR60.

80. Item, si saben &c. que despues que e! dicho visorey pasd
en estas partes, ha tenido y tiene especial cuidado de favorecer y
dar de corner a !os conquistadores, a unos dandoles corregimien-
tos, y a otros en quitas y vacaciones, y a otrosaiguacitazgos, con-
forme a la calidad de sus personas: y esto es pub!ico y notorio, y
asf !o diran los testigos, porque to saben y to han visto
ser y pa-
sar asf !o contenido en esta pregunta.
81. Item, si saben que tos oflcios y cargos
que el dicho visorey
ha proveido à D. Luis de Castilla, ha sido porque es muy bonrado
caballero y caben en él, pprque ha dado dellos muy buena cuenta,
y porque es persona que trata muy bien tos indios y tes favorece
y tiene amor, y pot~ue S. M. !o tiene asi mandado por sus ccdu-
las y cartas, que le provea de los mejon's oticios de la tierra, no
embargante que tenga indios digan !o que cerca desto saben.
82. Item, si saben que el corregimicnto que did el dicho visorey
d Ftaoctsco Maldonado fué por ccduta de S. M. y porque M casd
en México; y porque a todos los que se han casado y casau, el di-
cho visorcy les provee de corrcgimiento y por esta misma causa y
por favorecertosmatrimonios, ha provcido a toademascoutenidos
en et cargo, que son Antonio de la Cadeua, y Rosales, v Antonio
de Turcios, aunque tcngan indios y fuesen personas ricas, porque
otros pobres se casasen con doncellas pobres por ser proveidos de
cone~imicntos; y demas desto, los dichos Autonio de Turcios y
Antonio de la Cadena tenian cédulas de S. M. para ello digau to
que saben.
85. hem, si sahen que el corrcgimiento que cl dicho visorcy
proveyd at bachitter Sotomayor, fué por cédula de S. M., como
parece por la dicha cédula digan !o que saben.
84. Item, si saben que si el dicho visot'ey provcyo de corregi-
nncnto a Martin de Pct'atta, fué porque era casado y tcnia en Mé-
xico su casa, mujer y mucha copia de hijas y hijos, porque los
pudiesc sustentar y remediar, porque cra potttador y pcrsoua muy
honrada, en quien cabian los dichos corregimientos y oticios, co-
n)o es pubtico y notorio.
85. ttcm, si sahen que Pcdro Vatereta, vecino de la ciudad de
la Vera-Crux, difunto, ténia a su cargo ta cobranza de los dero-
cttosdc) muelle dei pu"<t<) de S. Juan de Lua, y asimismo de pro-
vuer to necesario para ta obra del dicho muelle y por raxon del
sutario que por to dicho hubia de haber, se te duba un œt're~imicu-
to de io cu~t se dio noticia a S. M. y dio licencia para pno: digau
tos testigos to que pasa cerca desto.

XX CAHCO.

86. hem, si sabcu que eu la baja y vacaciones que et dicho vi-


sopey hixo de los tatarios y corregimientus y atguacitazgos desta
)).-«
Nueva Espana, S. M. ha sido muy servido y esta repubtica ha re-
cibido notable bénéficie poilue antes que et dicho visorey viniese
< estas partes, hahia muy pocu gente y los corregimientos basta-
ban para proveettos y sustentatios, y como despues de la venida
del dicho visorey erpcio ta gente y se aumento, y de cada dia vie-
ncn gextes pobres a quien t-e ha de proveer de comer, con la dicha
baja y vacaciones se ban proveido y remediado, y sin ct!a hubie-
rail padecidn y padecierao gtan necesidad, y no se pob!at'a tanto
la tieoa, y deHo se diô noticia ri S. M. y io aprobô y se tuvo por
servido eu ello.
87. ttem, si saben que de hacerse la dicha baja de quitas
y
vacaciones, despues de pt'nveidoa cnrregimieutos y a)gHacnazgos,
cuando el visitador pasu en estas partes battu en et a)ca de S. M.
mas de diez y seis mil pesos, los cuales et dicho visoteydistnbuyô
at parecer det dicho visitador y oidores en tas pcrsonas que les pa-
t'ecio que conveuia digan to que saben.
88. ttem, si saben que de las dichas quitas y vacaciones se ha
pagado al Lie. Zayuos y ri Agustin Cuerret'o el ayuda de costa,
conforme a !o que S. M. mandu, por el tomar de las cuentaa de la
t'eat hacienda de S. M., y se ban pagado ott'os gastos de fundicion
de artinerta, y «atarios a la persona que et visitador y contador
Gonzalo de Ar:nt()a y oficiales de S M. enviaron con la plata de
8. M. a la Yeracrux, y asimismo )t' pagd el salario a la persona
que el dicho visitador maudo que fievase pt'cso a Lugo su secreta-
t io a Espan:), y tambieu se page y p:)ga el salario de alguacil ma-
yor de la tuquisicion, porque <'u el Santo OHcio no habia de que, y
tambien se pa~o al i.ic. Santittana, oidor dcsta real audiencia,
y atguacit y excribano y oaguatato qu<! ttevd consigo cuando fué a
visita)' la provincia de Tascata, y otrot muchos gastos que de ne-
cesidad se habian de pagar de la real hacicxda, sin el socorro que
se ha hecho y dado a muchos casados, y a otras pefaonas pobres
y neeesitados, de que Dios Nuestro Seuor y S. M. han sido servi-
dos, y esta n'pubtica sustentada y aprovechada y pobtada, y digan
!o que sabetf.
89. Item, si satten que et dicho visitador no sotamt'ntc no con-
tradijo la dtdcn que el dicho visorey habia tenido en to totantc <<
las dichas quitus y YacacioneN, mas antes to loti y aprobo, y fué
de voto y parecer que los diez y seis mil pesos que de suso se hace
mencion, que estaban sobrados y por distribuir, se distrihuyesen
aumet'tando los satarios y uyudas que el dicho vi~orey hahia hc-
cho, y proveyendo d otras personas de nuevo, diciendo que todo
era poco, de cuya causa se gastaron y distribuyeron los dichos diez
y seis mil pesos que habia sobrados, y quedaron en deuda las di-
chas quitas y vacacioues en mas de siete d ocho rniH pesos digan
!o que saben &c.

XXI CARGO.

80. Item, si sahen &c. cuaxdo et dicho visorev pasd en estas


partes halld que el presidente y oidores desta )'cat audiencia, que
tenian la gobernacion, prov<'ian y hahian pn)ve!do por alcaldes
mayores de minas a lus personas que residian y teuian sus casas
y minas en eiïas, y conforme a ello el dicho visorey siguio la mis-
ma drden digan to que saben.

XX!) CARGO.

91. Item, si saben &c. que Juan Franco es alarife de la ciudad


de México y entiende en las obras della, y p~r razon del salario
que ha de haber por ser alarife, S. M. tiene bet'ha merced â esta
ciudad que al que enteudicre en las obras se le provea de un cot~
regimiento, y por razon de to dicho el dicho visorey le proveyc de
corregimiento, y demas desto ticnc coduta de S. M. para que se
le dé digan &c.
t)2. t~'m, si saben que el dioho visorey nunca proveyo at bijo
del dicho Juan Franco de corre~itnicnto, satvo de un at~uacita~o,
et cual era casado y ténia mujer y hijos, y cra tmen pobtador y
rcpubticano, y no tue onciat, ni en estas partes se hatto haber
usado olicio, y cnniormc ta catidad de su persona se le proveyd dcl
dichn atguacitaxgo, y ast to dit an tes tcstigos, ponute tienen nott-
cia de !o contenido en esta pt<unta.

XXn) CAHC08.
!tem, si Mnhon &c. que tas licencias que tl dicho visorcy
did a las personas en que atgunos regidores y escrihanos renun-
ciaron sus oncioa, para que to usasen, era por tiempo timitado de
ano y medio, y con que en el dicho tiempo tru~sen aprobacion y
connrmacion de S. M., pûrque convenia a la buena gobernacion,
y porque los oficios que asi se renunciaban, las personas en quien
se renunciaban se mejoraban en catidad de personas, y por razoh
que uo hubiesc fa!ta en los négocias y causas, como es pubUco y
notorio digan to que saben.
94. Item, si saben que la licencia que el dicho visorey dio a
Cristobal Perex, escribano uuMico de México,
para que Strviese el
dicbo oficio por sustituto oscribano de S. M., fué pot'(}uc hahia sido
oficial del fator de S. M. desta Nueva Espana, y ~omo las cucutas
de la hacienda de S. M. se tomaban al dicho fator, a pedimento
su
y porque dijo que el dicho Cristobat Perez, su oficial, teuiu tos li-
bros, cuentas y razon de su cargo, y estaba informado dellas, y
era ccnveniente y necesano asistiese en ellas, y asf estuvo y asistid
a ellas; y ponate en las causas que ante él pendian, las partes
no
recibiesen a~ravio, se le diu ta dicha licencia para poner sustituto
en el dicho oficio, como es pubtico y notorio: digan &c.
ttcnt, si sat)cn que la ticettcia qu<' cl dicho visorcy dio a
Juan de la Crux para que sinicsc et oficio de cscrit)ama puMica
por sustituto cscribano de S. M., fué porque cstaba cnt'enno y de
enfcrmedad tatga y grave, tal que por su persona no podia servir
el oficio, porque las partes no recibiesen dano
con ht ditacion de
las causas que ante et pcndian, et dicbo visorey did licencia
para
que pusiesc en su oticio al dicho sustituto y como fué tibre de la
cnfcnm-dad voh iu a usar su oticio, como at présente to
usa ~yy
digan &c.

xx)~ cAnco.

96. item, si satten que cuando et dicho visorey paso ta mitad


de los indios que (h'jo Francisco Hodriguex Magarino, difunto,
en
Juan de Cartjajat, maridosegundo de ta ntadredet dicho Juao Ho-
riquex, y ta o)ra mitad en Juan Hnriquex,
su hijo mayor, fue d
instancia y pt-ditm'nto del dic!)o Juan Knriqucx,
su hijo, y de su
tutor y cutador, les ouates tohubieron por bien, y fue con cargo
que la dicha su madré aiimentasc y proveycse do to nccesario a
otros cincu u sois hijos pe<~emM que quedaron del dicbo t''ran-
c<Mo Rodrigttez, y por cédula que tenia la dicha su madre de S. M.;
digan &c.
97. Item, si saben &c. que Hernando de Torres, conquistador,
dn<Mno, autes que falleciese y en su vida, concerto de casar su
hija cou Pedro Ottotio, y en el testamento que hizo cuando iattecM
mandd que si et dicho Pedro Osorio quisiese etectuar el dicho ca-
samiento, que le diesen la mitad de tos indios en casamiento con
la dicha su hija; y el dicho Pedro Osorio cfectud el dicho casa-
miento, y se le dicton y encomendaron la mitad de los dicho* in-
dios dtgan &c.
98. Item, si saben &c. que la otra mitad que quedo cou la mu-
jar del dicho HernaMdo de Torres, se enc<Mnendd a Antonio de
Almaguer, con quieu se casd seguuda vez, conforme a to que S. M.
tiene proveido y matidtMio cerca de los iudios que quedaren a la
mujt-r, que se encomiendcn at marido con quien se caaate, y ad
se hixo y proveyd ~r el dicho visorey dican &c.
99. Item, si saben &c. que <juitteu de la hua cuando fallecid
dej<} sus tnjos, a los cuales les queduton los indios que <'t dicho su
uadt'c tcnia y a su madre, sin quitattes cof-a at~uua dellos; y des-
pues, como su madré destot; mcnores se casd con Pcdro de Medi-
nnta seguuda vex, po~ue et dicho Medinitta tuviese armas y ca-
hatto, como S. M. lu manda, hasta que tes meuoros ô at~uno deUoa
tuvicsc cdad poteta para servir con armas y cahatto, et dicho vi-
sorey dio ut dicho Medinitta ciertu parte de los tributos de tos di-
chos indios para sustentar armas y caballo, y a su mujer y hijos:
digan &c.
100. Item, si saben &c. que por iattecimiento de Bartotomë de
Perates, tos indios que dcj« se dieron ta mitad a Juan de Moscoso,
porque se catd con ta mujerdct dict<o Bartotomë de Pefates, y la
otra mitad !<c cneumendo en su tnjo, de los cuatcs, por<me pare-
cio ser ndottoino, tué privado por sentc'ncia de esta reat audien-
cia digan &c.

xxv CARGO.

101. hem, si Mbcn &c. que ~odrigo <~ome~ fué conquistador


y \ecino do México, y en remuncracion de to que sirvio tenia in-
dios encomondado«, y ténia una hija naturat; el cual en su vida
le tratdcasannento «Ht Juan Cucr)<')o, y porque se casasecon ella
le renuncid los indi~s que et ténia y c! dicho visorey, porque el
dicho casamiento se efcctuasc, y por to que convenia a la pobtacton
de ta tierra, pasd la dicha rcnunciacion, y se efectud et dicho ca-
samiento, y digan to quesaben.
i02. hem, si saben &c. que a! ttem~ que el dichn Juan Cuer-
rero se casé con la hija de Itodrigo Cdmex, S. M. tenia p)'oveido
y mandado mucho antes, que cuando ulgun conquistador quisiese
reuuuciat' d dm' lus indios que tuviese eu eueomienda, en casa-
mipnto a alguno de sus hijos, et dicho visorey se los pasase, siendo
persona de catidad que trataria bien tes iudios; y porque en et di-
cho Juan Cuerrero concun'ian las cnlidudcs que S. M. manda, el
dicho visorey le encomendd los dichos indios digan to que saben
desta pregunta.

XXV! CARCO.

<03. hem, si saben &c. que Sotta Casquete ~)é conquistador


desta ciudad de Mexico y por tôt le encomendaron in<Hos, el cual
los troco con Juan Xuarex, hombre casado y honrado, y que tenia
su casa en México con su mujer y hijos, y el dicho SoHs era sol-
tet-o, y por matos tratamientos que ttabia hecho en tiempo de los
gottcrnadores pasados :i sus indioa tos ténia despobtadoM; é inibr-
mado el visorey d~sto y det benencio que recillian los indios de qui-
tallos de podor (h't dicho Sotts y ponotos en c) dicho Juan Xuarez,
y que en ello se hacia scrvicio a S. M., et dicho visorey paso et
dicho trucque; y esto es !o que pasa, y asi to dhan los testigos,
porque tienen noticia de to contenido en esta prcgnnta.

XX\)) CARGO.

~04. H<'m, si satten &c. que de las renunciacionesdcindiosquc


el dicho visorey ha p('rn)itido y pasado en esta Nuc\a Kspana, ha
rcsuttado muy grau provecho para la pobtacion y perpetnidad de
la tierra y bcncncio de tua indios porque el dicho viaorey ha to-
nido respeto a pobtar y perpetuar lu tierra al buen tratamicnto
y
do los indios, y d mcjwar siempre las petMttias, y S. M. teniendo
respeto a to dicho, to ha aprobado y tenido por bien, hasta que
provey~ que uo se tncicse, y ast parecera por las cattao e~critas al
visorey di~an to que satwn.
105. Item, hi saben &c. que antcsque el dicho visftrcy viniese
a estas partes, el audiencia n'ai, que ténia la ~ohernacion, pasaba
y consentia ttnequcs de indios; y porque a) dicho visorcy, a cuyo
cargo esta ta dicha gob<;t naciox, le parM'io qu<; aquello convfnta
al scnicio de Di(M< y de S. M. y bien y pohtacifm d~stas partes y
cottsctvaciou de los natutak-s, œntutuo y consmtto los dichos truo-
ques, cnn los cuat<t< y con pasar las dichas M'Hunctaciones, se ha
susteutado y pob~dn esta tie<'ra, y los ttahnat<t! han sido bien
docttioadns y mejor tratados y pucstos en potina, mM que !o ca-
tubnn cuando el dicbo visorey vino a la tierra dt~an &c.
106. ttcnt, si sabeu &c. que Juan de Hm~us renuncio tos indioe
que ténia en FraHCtaM) Vazquez de Coroxado, caliallero y casado
en esta ciudad de México y pobtador en ella y con hijof! y S. M.
informado dello to aprobo y dio su ccduta real de la dicha aproha-
cion y !o mismo y por el mismo respeto el dicho visorey pasd los
indios que Juan Hodti~uez, Y<tin<t de i'anuco, hombre snttero,
rcnuncio en Cabriet de A~uitet a, que es hij'tdat~o y tiene mujer y
hijos; y to mismo con tus iodins que renuncid Die~o de Hoetas en
AtMta<* de Navanete, ttontt're tHunado, y tasado, y hidalgo, y et
dicho Koetas sottero y to mismo fué en la rcnunciacion de Fran-
cisco Muntano en Uie~o Munoz, homttre casado y huen poblador,
y et dicho visorey ta paso, cou que S. M. fuese servido, y cnmo
uo to fue, se deshizo; y tu mismn tM* ttizo en la renunciacion de
Rumiro de (;uzrnan en Juan de Uust«, que es hombre hijodatgo y
casado en estas partes, y eu ella sus deudos han servido a S. M.;
y pur el nnsnxt tespeto se pasaron tes indios que Tomas de Kijotea
rcttunciu en Jorge (.onzatt'x, casado y cnn ttijo} casados y por ca-
sar en esta tierra, y et dit ho Tomâs de Rijotes, naguatato y trt-
taba niuy mal tus indios; Francisco de Xamora era marinero, y
renuncid los indios en Jua<' de lu Pena \attejo, hijodatgo casado
en estas partes con mujer y hijos, y que ha mucho tiempo que
réside en estas partes; FtancistO~utiorez, yecino de Panuco, era
hombre soltero y de poca catidad, renuncio en (.regorio de Satdana,
hombre honrade y casado, con mujer y muchos ~ijoa, y habia
mucho que estaba ~on ta tierra. Y p<w et mismo respoto se pasaron
~os indios de Francisco Guillen, vecma de Ptmuco, hombpe soltero,
porque los renuncio en Pedro dè Fuentes, hombre honrado y bijo-
dalgo, y casado y buen poblador. Lo mismo fué en la renunoiacion
de indios que hizo Garcia de Ribas, vecino de Panuco, que era
hombre de baja suerte y soitero renuncid en Telmo de Moeda,
hombre hidalgo y bijo de conquistador y casado; y to mismo fué
en los indios de A!onso Mawin Jara, hombt'e bajo, y renuncid los
indios que ténia en Custdbat Cabczon, hombre honrado, y con
mujer y hijos, y conquistador. Et mismo respeto tuvo el dichovi-
sorey en los indios de Juan Ferez de la Car t, que era marinero,
y los renuneio en el Lie. Saudovat, el cual deju en estas partes su
mujer y hijos casados y honrados en la tierru. Y !o mismo se hizo
en los indios de Diego de Cuzman, hombre soltero, y los indios
que ténia eran pocos y pobres; los renuncid en Juan de Fuentes,
casado, con mujer y hijos. Lo mismo se hizo con Juan de Guellar,
conquistador, et cual ténia dos pueblos; renuncio uno de ellos en
el Br. Dustamante, su cunado, hombre honrado, y con mujer y
muchos hijos, y con la dicha remmciacion se pobtaron dos casas
con mujeres y hijos. Y por el mismo respc)o el dicho visorcy pasd
tos indios que Andrés Ldpez t~nuocio eu et Lie. Tettfx, porque el
dicho Andres t~ipex era hombre bajo, y servia de atmotacen en
México y de otros oticios viics, y la rcnutxocion que hizo tué de
medio pueblo que ténia, y el dicho ticettciado era casado y gran
pobtador, con veinte hijos, posona hoorada y ttijodat~o, y porque
permaneciese eu la ticrra, et (tichovisorcy paso ta dicha renuncia-
cion. Y ast paso la que hizo Anton M~ict (lue ténia la otra mitad
del puettto en compania de Andres Lopex, porque et dicho Medet
era rnoxo sottero, y pasose <'n t)ie~o TeHex, hijo dei dicho tic. Te-
liez, para mejor podose casar, y asi tue en padre y hijo, y no
todos en et iicenciado, como et car~o dicc. Y to mismo se hixo con
Alonso Lucas, porque rcmmcioenAtonsodeMerida, hoatbrohi-
jodet~o y honrndo, y de mas catidad due no el dicho Aionso Lucas,
y ttujo su mujer y hijos para poblar esta tierra, dond~ at presca~e
cstan. Lo mi~mo so ttizo con los indios que Luis de la Cueva t'o-
nuncid en Tomas de Lamadrix) p<u'que el dicho Luis de la Cueva
trataba mal tes indios y hacia otras no buenas contrataciones, y
el dicho Tomas de Lamadriz, hombre honrado y casado. Y tomia-
mo se hizo en los indios que eran de Juan de Mansilla sottero,
que tiene Francisco Rodriguez, hombre casado y honrado y buen
cristiano, y que trata bien los indios, y tiene clérigo que los do-
trine digan to que saben.
107. Item, si saben que de las renunciaciones contenidas en las
preguntas antes desta ha fMiundado eu gran provecho y utilidad
de la poblacion desta tierra y buen tratamiento de los naturales,
porque las personas que los renunciaron, demas de las causas di-
chas, se quedaron i vivir en la tierra y se pobiarou en ella, y mas
los que hubieron los dichos indios por las dichas renunciaciones:
digan to que saben.

XXVtH CARGOS.

i08. Item, si sahen &c. que de k renunciacion que e! dieho


visorey paso en Manuel Tellez, hijo del Lie. Tellez, fué porque su
bijo es mayor de veintitres anos, y el dicho su padre se los renun-
cid para su dote y casamiento, y para casalle mas honradamente,
y no para otro efeeto y la otra mitad que el otro su hijo Diego
TeUez tiene, fué por retumciacion que en él hizo el dicho Medct,
como dicho es.
10!). Item, si saben que Pcdto de Menescs renuncio el pueblo
de Coyuea que ténia encomendado, en una hija y un hijo, para
sus dotes y casamientos, y el dicho visorey los pa~' por ser caso
de buena gobernacion, y porque de una casa resultaba proveerse y
mautenerso otras dos casas de casados, y por la facuttad que tuvo
de S. M. para mejor perpctuar y poblar la tierra, como es pubtico
y uotorio.

XX)X CAMOS.

iiO. Item, St saben &c. que el dicho visorey puede habercinco


o sois MMa que mande se te comprase la estaucia de ganados que
era de Sotomayor y su mujer. en termine do Marbatio, porque ha-
bian dicho que la querian yetni<MS~ d dicbo visorey tenia otraa
n.-t3 1"
junto con aquella, y se la compro en ochocientos
pesos de oro con
cierta cantidad de ganados, y dello el dicho Pero Mendez y su
mu-
jer hicieron cat ta do venta despues que fueron pagados y contentos
de los dicbos pesos de oro.

XXX CARGOS.

lit. Item, si saben &c. que el trueque de indios que


se hizo
con Juan de Samano, alguacil mayor de Zinacantepeque, por tos
pueblos de Chilchota y Coyna que dejd, to aprobd S. M.,
que eran
de tanto valor y de mas calidad que Zinacantepeque al tiempo
que
se trocd, porque Zinacantepeque rentaba muy poco, d causa que
todo to que daba era maiz, que entonces tenia poco precio, si
y
agora vate mas, seria porque ha subido el precio del maiz: digan
to que saben.
112. Item, si saben &c. que el trueque
que se hizo con Juan
de Cuëvas !o hicieron el obispo de Santo Domingo, presidente,
y
oidores que eran a la sazon, mucho tiempo antes
que el visorey
viniese à estas partes, como parecerâ por la escritura
que se dio
al dicho Juan de Cuevas del pueblo de Cuytavac«,
que le fué en-
comendado portme dejd el pueblo de Xiquilpa que tenia
encomen-
dado en la provincia de Mechuacan digan los testigos !o
que saben
cerca desta pregunta.

XXXt CARGOS.

ii3. Item, si Raben &c. que el dicho visorey despues que pasd
en estas partes ha servido a S. M. en to tocante a su real hacienda
bien y fielmente, y ha tenido especial
y gran cuidado del buen re-
caudo y acrecentamicnto della, y sobre ello ha hecho ordenanzas
y dado mandamientos é instrucciones, de todo !o cual ha dadono-
ticia a S. M.digan lo que saben.
ii4. Item, si sabeu &c. que !o que en las almonedas se vende
de los tributos de S. M. no se cobra luego de contado,
y que el
fator de S. M., cuando esta rematado en personas abonadas, los
cobra poco a poco dellos, porque no reciban vejacion,
porque de
otra manera las rentas de S. M. ternian diminucion. Y asimismo
si saben que los almojarifazgos no se cobran de contado, y se es-
péra a los mercaderes por el derecho del dicho almojarifazgo hasta
hacer dineros de las mercadurias que les vienen como S. M. !o
tiene proveido, porque de otra manera recibirian vejacion. Y asi-
mismo si saben que se arriendan tos tributos ë bastimentos é indios
de servicio de muchos pueblos de los que estan en cabeza de S. M.
por convenir asi, los cuales se arriendan à pagar por tercios del
ano, por cuyas causas es forzoso que ande fuera de las arcas de
S. M. de io susodicho, mucha cantidad de pesos de oro: digan y
declaren !o que cerca desto saben.
115. Item, si saben &c. que el dichn visorey proveyd que
en et
arca de las tres Hâves hubiese t'bro comun, que antes que viniese
no !o habia, y que cada sabado los oficiales de S. M. con juramento
metiesen en el arca de las tres Hâves todu Io que hasta aquel dia
tuviesen cobrado de !a real hacienda de S. M., declarando con ju-
ramento no tener mas cobrado digan &c.
116. Item, si saben, creen d tienen por cierto que si i noticia
del dicho visorey hubiera venido que andaba alguna hacienda de
S. M. fuera del arca de las tres Hâves, de la que podia y debia eh-
tar en eUa, segun el cuidado que ha tenido de la dicha hacienda
y recaudo que en ella ha puesto el tiempo que estuvo â su cargo, to
hubiera proveido y remediado digan to que saben, creen y tienen
por cierto.
117. Item, si aaben que el Lie. Zaynos, oidor desta real audien-
cia, y Agustin Guerrero, personas que entendian en el tomar de
las cuentas de la real hacienda de S. M., nombrados para ello
por
el dicho visorey, son personas de confianza, habiles
y suficientes,
y que se les entiende muy bien en cosas de cuentas y hacienda:
digan to que saben.

HXH CAM08.

118. Item, si saben que Antonio de Almaguer, escribano nom-


brado para las cuentas que los dichos Lie. Zaynos y Agustin Cuer-
rero tomaban por comision de S. M. a sus oficiales, el dicho An-
tonio de Almaguer asistid a ellas at tiempo que se tomaban, y si
algunos dias fatto de cstar presente à ettas, fué porestarcnfcrmo,
y entonces, porque las cuentas no cesasen, ponia otro en su lugar,
y el salario que se le pagd no fué del cuerpo de la hacienda de
S. M., sino de quitas y acaciones y asi lo diran los testigos por-
que lo saben y lo vieron digan &c.

XXXHt CARGOS.

<
119. Item, si saben que los indios de Santiago y México estan
en costumbre de dar indios.de servicio a todos los que han gober-
nado en esta Nueva Espana, como fué a D. Hernando Cortés, mar-
ques del Valle, a! tesorero Alonso de Estrada, a Nuno de Cuzman,
al obispo de Sanio Domingo, que es agora de Cuenca, y al Lie. Telle
de Sandoval, del Consejo de S. M. y visitador desta real audiencia,
en tanto numéro y mas que dan al dicho visorey digan io que
saben.
120. Item, si saben que el dicho visorey ha seguido el estito y
costumbre de los dichos gobernadores, porque asi to halld, y limi-
td el dicho servicio de su casa hasta numéro de treinta indios, lo
i
cual no hicieron los gobernadores pasados y si mas sirven sera
de su voluntad y por el buen ira{amien<o que se* les ha hecho y
< hace: digan !o que saben.
i2t. Item, si saben &c. que ta lena y yerba y agua que los di-
s chos indios de Santiago y México dan en casa del dicho visorey,
j !o dan por cédula de S. M., porque ie hixo merced dello, y no

),
embargante la dicha cédu]a, el dicho visorey ha dado y da a los
indios de México y Santiago, desde el ano que pasd de 557 a esta
parte, en cada un ano quinientas hanegas de maix y quince cargas
de ropa para el sustento de los indios musicos y cantorea, y pedri-
cadores y examinadores de matrimonios, y maestros de mostrar
leer y escribir, y ha pagado cautidad de pesos de oro a oficiales
espanotes que les han ensenado oficios.

XM)V CAMOS.

122. Item, si saben &c. que los navios que el dicho visorey ha
mandado haccr en el pucrto de la Navidad de la provincia de Co-
lima, se han hecho costa del dicho visorey, y los indios que en
la obra de los dichos navios han servido fué de su voluntad, como
personas titnes, por su interes, como sueten hacer las otras obras,
y fueron bien tratadoa y pagados a su contente digan to que saben.
123. Item, si saben que de hacerse tos dichos navios, como
se
han hecho y hacen, se ha hecho gran servicio a S. M. en el des-
cubrimicnto de tierras nuevas que se han descubierto, en acrecen-
tamiento de su corona real, y las rentas reales de la comarca stt
han acrecentado, y los espanotf's vecinos de la dicha comarca se han
aptttvechado, y los naturales della ennquecido con la dicha obra,
porque han vendido y venden a suhidos precios los bastimentos y
sus senicios y otras cosas que de antes que tes navtos se hiciesen
no habia quien los comprasc, conto es pubtico y notorio, y digan
io que saben.

XXXV (.ARGOS.

124. Item, si saben &c. que las armadas que el dicho visorey
ha hecho, asi por mar como por tierra, en descubrimien'o de la
tierra nueva de Cibola, costa de la Mar del Sur é istas del Po-
niente, las ha hecho con licencia y facultad de S. M., como parece
y consta por las capitutaduncs de S. M. y cartas que dello ha es-
crito al dicho visorey digan !o que saben.
i25. tt~m, si saben &c. que en el hacer y despachos de las di-
chas armadas, S. M. ha sido muy servido, asi por las tierras, cos-
tat; é istas que se le han d~ccubierto, como porque en las salidas
que el dicho visurey lia hecho, ha visitado y reformado provincias
y pueblos de esta Nueva Espana que no estaban vistas ni enten-
didas pcr tos que antes ttabian gobcrnado digan to que saben.
i2C. Item, si saben &c. que por haber hecho y despachado las
dichas armadas, ni por las satidas que el dicho visorey para ettas
ha hecho, cerca de !o tocante a ta buena gobernacion de~ta Nueva
Ëspana no lia hahido dcscuido ni negtigcncia atguna, ni se ha do-
jado de proveer to que convenia a la buena gobernacion, porque
de donde quiera que est~ba et dicho visorey proveia to (lue era ne-
cesario y si descuido, negtigencia d dano atguno hubiera habido,
los testigos lo vicran y supieran, y no pudieta ser menés, por se
haber hallado a la sazon, como se hattarou, preaentcsen esta ciu-
<tad de Mexico y Nueva Ëapana digan to que sabeu.
127. Item, si saben &c. que ta provincia de Mechuacan
no re-
cibio dano alguno de la gente ,ue por ella pasd, asi al dcttcubri-
miento de la tierra nueva de CtDota y armadas de mar que el dicho
visorey ha hecho, como a la pacincacion de la Nueva (jiaticia,
an-
tes notable provecho, por haberla visitado y reformado el dicho
visorey y puesto en drden y concierto digan to que saben.
128. ttem, si subcn &c. que el ano de i~4i,
que fué cuando
et dicho visorey pasd con {'I ejercito por la dicha provincia de Me-
chuacan a la pacincacion de la Nueva Caticia, entre los naturates
de la dicha provincia de Mechuacan, ni entre la gente del ejërcito
no hubo fatta de mantenimientos, antes gran abundancia, y los
testigos Io saben porque to vieron y se hattaron
en el viaje de la
dicha jornada.
i29. Item, si sabcn que si en la dicha provincia de Mechuacan
el ano siguicnte de 42 y el de 45 huho fatta de mank-nimientos,
seria y fué porque el dia de S. Francisco del ano de 4i de 42
y se
helaron los maizales de la dicha provincia,
y no por razon de la
gente del dicho ejército que pasd ~r la dicha provinciM, porque
cuando sucedid la dicha necesidad era ya vuctto el ejercito a
esta
ciudad digan to que saben..
130. Item, si saben &c. que la gente que et dicho vi~rey envid
con el capitan Francisco Yazquez Coronado a! dcscubrimiento de
la tierra nueva de Cibola, no fué causa ni pudieron dar ni dieron
ocasion alguna que se ulzasen los indios de la Nueva Galicia,
por-
que desde los pueblos de Àvatos, por donde toda la gente pasd,
hasta el penol de Tepetistaque, que fué to que primero atzd
se y
rebeld, hay mas de cuarenta leguas digan to
que saben.
15i. Item, si saben &c. que el armada de mar del dicho viso-
rey y del adelantado D. Pedro de Alvarado, menos fué causa que
se alzase la dicha Nueva (.aticia, por<}ue desde el puerto de la Na-
vidad, donde desembarc~, hasta el dicho pcno! de Tepetistaque,
de que en la pregunta antes desta se bac<' mencion, hay
mas de
setenta léguas, y porque cuando ttegd lu dicha armada al dicho
puerto de la Navidad, ya tos indios de la dicha provincia estaban
alzados.
132. Item, si saben &c., creen, vieron,
oyeron decir que puedo
tiabcr sois arios, poco mas d menos, que ciertos indios de los
sierras y Zacatcclas hcchiccrosv.uieron a tes pueblos de Taltenan-
go y Suchipila y a otros de la Nueva Galicia, y subvcrtieron
ganaron los dichos pueblos, diciendo haciendo y en-
y creer a los indios
que habian resucitado sus abuetos y todos sus antepasados,
habian de matar à todos los cristianos y que
que estaban en aquella pro-
viucia, y muertos estos, pasarian a México la habian
y de sojuz-
gar, y que no tenian necesidad de sembrar, porque el maiz
y otras
semillas se darian de suyo, y les h.c.erou entender
otras muchas
hechicertas y !:viandades, por !o cual los de tos dichos
pueblos se
alteraron y tevantaron,
y ccmenzaron a idolatrar y hacer rites y
idolatnas de infieles d~an los testigos io

!!aman, del diablo, en h,s dichos pueblos, ordenaron


peno! en Tepetistaque,
<
que saben.
i55. Item, si saben &c. que recibido la habla d
que eHos
de hacer un
que es entre las estancias de los Zacatecas,
adonde eataban los hechiceros
que se dicen ser mensajeros del dia-
blo, en el cual dicho penol
se entrd Petacal, principal del pueblo
de Xalpa, con su gente, Tenamaztle,
y hermano de! scnor de Nu-
chistlan, con c.erta gente que (~ ttevd de las
estancias de Nuchis-
tlan, el cual se rebeld siendo cristiano
y criado en la Iglesia, y
teniendo vàra de justicia
por S. M. y se hicieron fuertes en él
con los dichos hechiceros, adonde iban indios de todas
de la lengua cazcana
partes, asi
como de Tonald, a saber y entender to que
ios dichos hechiceros decian.
iM. Item, si saben &c. que al tiempo
y sazon y pocos dias
despues que pasd to contenido
en ta pre~nta antes desta, los in-
J'os de Suchipita y otros n~uchos pueblos
.omarcanos se concerta-
ron de matar todos los espanotes que habia en los dichos pueblos,
para se alzar y rebelar; to cual fu<! cierto,
y se averigud ser asi
verdad.
i~. Item, si sa!M.n &c. que tes indios
que estaban en el dicho
periol estaban concertados con XuytMte.
scnor de Xuchipita, a
<!u.cn toda la tierra ténia
los puebtos
r~pcto, y con tes <~ principales de
comarcanos, pi.ra poner en obra su mal propdsito.
que cautetosa y nngidampnh. se juntaspn
(~n los espanotes que fue-
scn sobre el dicho peno!, y que ellos satdrian <.t!os,
a y tus unes
por un cabo y tes otros p< ntro, tos matarinn
todos; y h~-ho
~'o hanan otro pcnot en et M~ton, y dcs<!c alli venuan a'ta villa
de Guadalajara, a matar los espanoles que att< hubiesen quedado.
136. Item, si sabcn &c. que con estes engaiios é inducimientos,
todos los indios de los pueblos de los Cazcanes andahan atborotados
y remontados, y en et pueblo de Xatpa los naturales de! corrieron
a Diego de Proano, a quien estaban encomcndadoa, y a Bartolomé
de Mendoza que estaba con ë!, y se atzo y se fué cl pueblo al mon-
te y estando en el pueblo deTattenango Gonzalo Varela, le ape-
drearon y dieron muchos patos y bcridas, y los de Suchipila no
querian servir a Hernan Flores, a qu~en estaban cncomendados,
Perez, y dà
y apedrearon en él un eapanol que se !!ama Alonso
Francisco tniguez, y a un negro que estaba en el dicho pueblo, y
fortatecieron el pefiol dél; y !os retigiosos, de veuos de tan mala
suerte, se fueron del dicho puebto y en Taltenango quisieron ma-
tar a Gonzalo Garixo, s! Mo se escapara a cabaUo; de to cual fuo
principal auLor Tenquitale, senor de una parte del pueblo.
157. Item, si saben &c. que los indios de los dknoa pueblos
alzados y rebelados, ni otros algunos de la dicha provincia, no se
alzaron ni rebelaron por malos tratamientos que recibieron de sus
amos, ni de otras personas, antes siempre fueron mirador y favo-
recidos dellos, y rett'yudos en los tributos que daban, y tul parccio
at tiempo que concertaban la dicba reMion. hubo entre
p<tr<nte
los mismos alzados, indios que avisaron a sus atnos para que se
fuesen de los pueblos, pontuc se (picrian atxar, y no tos mataseu,
y asimismo les sal\a)'on sus ganados y
haciendas por donde pa-
rece y es ver stmi!e y de créer que si hubicran sido mattratados
no !o bicieran.
138. )tem, si sabcn &c. que en el tiempo que paso toeontenido
en las preguntas antcs desta, estaba por visitador y capitan en la
villa de Guadalajara Miguel de tbarra, y por a!catdc Toribio de
Bolauos, et cual fué al puettto de Taltenaugo, y prendio at dicho
Tcuquitatc, porque habia ({ucrido matar al dicho (.onz~to Guarixo,
y to Hevaba al dicho Miguel de tbarra (~0 estaba
trayendo de paz
a SuchipUa y estando uua noctm eu et campo dieron sobre et y
sobre Alonso Perez, otro cspauot que con et venia, con tos indios
del dictto puct)!o, y le quitaron et preso, y tos necttaron e Inrieron,
de manera que a! torcero dia murio et dicho Alonso l'ercz (lue cou
et iba.
i39. Item, si saben &.c. que andando el dicho Miguel de Ibarra,
como visitador y capitan procu~ando de atraellos y pacincattos~
yendo con algunos espanoles y con religiosos de la drden de S. Fran~
eisco y con !oa indios de la comarca al penol de Tepeztiztaque
y
estancias de Zacatecas, ya dicho, a dos tegwas del dicho penol at-
canzd a saber oomo parte de tos que Itevaba eonsigo,
que flngian
ser amigos, tenian hecho trato y concierto con hM del dicho pêne!
para matar à et y a tes espanoles que con ëi iban, y prendio d los
principales del dicho trato y hizo justicia de!!oa, a los demas
y
mando volver a sus casas, pop ir seguro; t!e~; al dieho penol,
y
donde petearon con él y le hirieron muchos indios de tos
amigos,
y espanoles, y caballos, y se tornd sin podellos sojuzgar.
i40. Item, si saben &c. que pasado to susodicho, los indios de
Tcpetitan mataron un negro de Pedro de Bobadilla, él
y se escapd
huyendo con su mujer é hijos, y le robaron
su hacienda digan !o
que saben.
141. Item, si saben que los del pueblo de Cuzpatlan enviaron
a t!amar con cautela a Salinas, en quien estaban encomendados,
para que viniese al dicho pueblo d poner recaudo en su hacienda,
]M))~ue se querian alzar; y como vino le mataron a él v a otros
dos espanoles que fueron con él, y se rebeld el Teul, la
y parte de
SuchipHa que estaba por rebelar, y Apozol, quisieron
y matar a
los religiosos de la drden de S. Francisco
que ii la sazon alli esta-
han con otros espanotes atraycndotos at servicio de Dios v de S. M.
y se fueron at Miston y se hicieron fuertes en et, donde hacian
sus
sacrincios y rites al diabto.
it2. Item, si saben &c. que estando tos dichos indios alzados
m (Il dicho periol del Miston, segun que se contiene en la pregunta
autes destu, fuoron muchas veces roqueridos por la justicit.
y otros
capanotes, que se viniesen de
paz a sus pueblos, y que si algun
agravio habian rocibido se les haria justicia, tos dichos indios
y
"o to quisieron harer, antes de cada dia
se hacian mas fuertes, y
t-onvocaban y traian a s~ muchos indios
que se atzaban y juntaban
con ellos.
XXXVI CAHOM.

145. Item, si sa!)en &c. que al tiempo que pasd to contenido en


la pregunta antes (lesta, el dicho visorey estaba en la villa de la
Puriticacion visitando aquella provincia, el cual, luego que vino a
su noticia el dicho aizamiento, vino a Guadalajara, e informado
de !o que pasaba, envid a Fr. Martiu de la Coruiia, que habia sido
guardian en el monasterio de Sucliipila, y con dl envio a Juan Léon,
escribano de la audiencia real desta Nueva Espana, y en guarda
dellos a Miguel de Ibarra con diez 4 doce de a caballo, que hicie-
sen ciertos requerimientos y razonamiento a los dichos rndioa, para
atraellos de paz; lo cual todo habia ordenado et obispo de Guati-
n.a!a que st!t se haHd a la sazon, y los dichos indios no quisiemn
venir de paz, antes rcspondift'on nuty feas palabras conUa Dios
nuestro Senor y S. M.
i44. Item, si sabcn &c. que estando los dichos Fr. Martin de
la Coruna y Juan Léon, escribano, hablando y requiriendo a los
dichos indios para que se diesen de paz, salieron del dicho peliol
con mano armada los dichos indios a tomarles el paso por una
quebrada, y de hecho les tomaran y ntataran, si no se rctrujeran
con los demas que con ellos iban.
1~. Item, si saben &c. que vista por el dicho visorey la res-
puesta de los dichos indios, y lo demas contenido en la pregnnta
antes desta hizo juntar al obispo de Cuatintata y al dicho
t'r. Martin de la Coruna, y al adeiantado I). Pedrode Alvarado,
y a Cristobal de Onate, tcnientc de golternador de a(ntclla proyin-
cia, y oficialcs de S. M., y otras personas principales, y tomocon
ellos consejo si iria en persona, o que era lo que tnejor séria ha-
cersc para pacincar ios dicims indios, y fué parecer de t(xlos que
el dicho Cristobai de Onate fuese
con gente y procurase de pa-
cincar si los dichos indios, c hiciesc saber ai dicho visorey 1o que
pasaba.
i4(). Item, si sahen que el dicho Cristoba! de Onate
es per;'ona tan
Itonrada y de calidad, que para otro négocie muy arduo y de mas
importancia que este ténia partes, como lo habia mostrado
en el
tiernpo que de la dicha provincia tuvo cargo por los gobernadorcs
della, asi en los négocies de paz como en los de guerra que en
ella se habian ofrecido, el cual fué la principal parte, asi eu la
conquista como despues de conquistada en sostenetta, y a quien
los indios y espanoles tenian mucho respeto digan to que saben.
147. Item, si aaben que el dicho Cristdbal de Onate fué a la
dicha pacincacion con mas de cincuenta espanotes, casi todos de
cuballo, asi de ton vecinos de aquella provincia como de la armada
de mar y casa del dicho visorey, y con cantidad de naturales ami-
gos, y tiros de campo, y ~rcabuces, y pertrechos, y municiones
nccesat!as, que fué )a mayor copia que se habia juntado de gente
despues que la dicha pr~v!ncia se conquistd, y tal que parecid a
todos ser suficiente gente y recaudo para ello digan io que saben.
i48. Item, si saben &c. que ido el dicho Cristobat de Onate con
la d!cha gente y aparejo, tratd con !os dichos indios y les requirid
muchas veces que viniesen de paz, asegurandotes que no se les
haria mal ninguno y que todo se haria como to pidiesen y nunca
los dichos iudios quisieron venir de paz, antes respondieron muy
grandes blasfemias contra Dios nuestro Senor y S. M. digan to
que saben.
149. it<'m, si saben &c. que visto por el dicho Cristdba! de
Onate que los dichos indios estaban muy fuertes y con grandes at-
harradas, y que cntrartes por fuerza de armas era aventurar mu-
cha gente, acordd de tomartos por hambre, y los cerco, y escribid
:)t dicho visorcy que se fuese ai México, que et ténia recaudo para
paci<i< ar tos dichos indios, y asi se vino por tcnetto bastantemente
proycido digan to que saben.
t5(). Item, si saben &c. que teniendo et dicho Cristobat de Onate
cpnados los dichos indios, como dicho es, tes hixo muchos requc-
rimicntos para que viniesen de paz, y no to quisieron hacer; antes
tos indios principates satieron del peno! y convocaron todos los mas
indios que pudieron de toda ta ticrnt, asi de sus amigos como de
tosenemigos, yjuntos tos unes con los otm satieron del penot un
din por una parte, y los indios de tos pueblos comarcanos porotras
dos partes, y dieron sobre el dicho Cristdbat de Onate y la gente
qun ténia, y despucs de haber peteado sobre cuatro horas, to dea-
t'arataron, y pusieron fuego en t't real y to robaron, y le mataroa
trccc espanotcs y seis negros y mas de trescientos indios, y se re-
trujo cou muy gran trabajo y petigro ai Guadalajara
con la gente
que pudo, de donde did al dicho visorey noticia de to que pasaba:
digan to que sabeu.
151. Item, si saben que luego
que el dicho viaorey aupo del di-
cho desbarato, escnb.o a D. Luis de Castilla,
que por su mandado
estaba despachando las armadas de mar
con el adelantado D. Pe-
dro de Alvarado, que si el dicho Cristdbal de Onate tuviese
nece-
sidad de wcon-o, conforme a eUa le Mcornese, sin
tener respeto
a las dichas armadas; y to mismo escribid al dicho Cnst<;bat
de
Onate.
!?. ttcm, si saben &c. que despues de desbaratado et dicho
Cri~bai de Ouate, los dichos iudios se voMerou al dicho peno!
y
t-ecogiero.t a sf mucha mas gente,
y con este ealor se la parte
de Xaipa que estaba
por alzar, y el puehto de Nuchist!an, y Con-
t!a, y Axatiquc, y Coiua, y Mazca!a, AchimacapuU, la bar-
y y
'-anca, y Ttacotlan, Eiagualica, MizquitutM,
y y y iudet~n peùotea
eu muchas partes digan los tostigoN io que saben.
1~5. Hem, si saben &c.
que ios dx-hos indins que se alzaron,
quemaron y (ierribn-on las igtes.as, y mataron muchos cr.stianot),
entre los cualcs mataron a Fr. Juan de Es~~nza, fraile de la dr-
den de S. t-raudsco, y le quebrayon los dientes, dich-ndo:
<ya
~.no nos diras mas palabras de t~ Dios con esta Itoca;
y as.mis-
mo m~t.n a F. Antonio de Cuettar, f~iïc de la dicha <on,
guard.an de i/.atian, e! cuai era lengua de los iudios
y una de las
persouas que n.as ~r ellos t.acia, que hubia en toda ta t.erra,
y
qutcn los in()ios mnst.-itban tcner
como ;?.- padre; y mataron
ot'os espanole.s, sin que les hiciesen dano ni bubiese
ello, como (ut. a R.nœn, d .10 causa para
en cerc!. (ie Mat!attan, a
d camino que va de la PurHicacion a Am.-ca digan ioy otros t-n
1. Hem, si saben &c. que los ()icbos .nd.os alzados
que saben.
<'nvia.-(M.
sus men~jeros a n.ucbas y tierras y h.es de indios, con
unas <te<;bas atadas en un cuero, que cran ins.gn.ns de! demonio,
persuad.cndotes <,ue .-enegasen la te, mostrandoies
y cierto cantar
que Uaman el </«<~ del diab!o, y que idotatrasen
y no s.rv.eseu
maa si los crist.anos, ~rf{u<. luego tes habian de matur a todos,
si w to bteiesen, queeHos verntan y
sobre tes pueblos los d~tru.-
'an y por su inductmwnto mucbos pueblos doudo yenvianMt tes
dichoa menaajeros, los indios rene~aron nueatra 6' catoHca é ido-
tatraron, como solian hacer antes que fuesen cristianos: digan to
que saben.
i5~. item, ai aabcn &c. que los dichos indioa que estaban
re-
belados en tes diohos penotea, como dicho es, tenian
en toa dichos
peijoles sua cuea y figuras del demonio. y sacrificaban hombres
y
mujeres, c idotatraban hacieudo sus ritoa y cctpmoniaa
que t<otian
ttacer cuando erau iuHetes, y ~t escame<;<'r ci Sautfsimo Sacra-
mento tomaban tortillas de muiz y las aixaban en alto, y asimismo
)avaban la cabeza a !<M bautizados para quitarles el bautismo,
y
hacian peniteucia del tiempo que habian sido cristianos, é hicieron
otros ntuchos daaos y estragoa en la ticrra é indios que estaban
de paz.
i56. Item, si suben &c. que los sobredicbos indios
que estaban
alzados cot nan la tierra c iban M ica pueblos de indios de
paz y
)x))que no itabian queridu alzarse con ellos y renegar la sauta fe
ratutica, tos rubaban y cautivaban y Uevaban :< tos dichos penoies,
v
alli sact-iiicaban n)uch<M} dellos y los nt.Xahan dt~an to
que saben.
1~7. ltem, si sabcn &('. que et dicho Cristobat de Onate, des-
pucs del dicho desbarato y alzamieuto, envio a esta t-eai audiencia
)os rcquoimicntos y ptuccsos ë intunnaciones
que estaban hcehas
contra los dichos i)t(tit~ t'ebetados; y vistususexcesos, sentencid
scr justa la guet t'a y (ntc se hiciestn esctavos, y se le euviu ci
hit;)~) con que los ho rase di~an )<)
que saben.
i.*i8. Itcm, si sabcn &.(-.
que estandoet dicho Cristobat de Onate
n't)ai(io en (.uadatajata con la ~ente que pud« rect~er, siendc
avisado que tos dichos indio:! ulzaclos querian \enir sobre la dieha
Y'Xa, (Ho aviso de todo io que pasaba y to cscribid at dicho \isorev
Mexico, y Jo mismo bixo at adetantado t). Petho de Aharado
v
a 1). i.uis de Castitta, que estaban en et puebto de Xapothin t~<o-
M)cn<)o h< ~ente de tas armadas de mar que et dictto visorev ténia
)"'ct)as para enviar a descubrir lu cos~ de ta Mar det Sur ë islas
(lel t'oniente y rio de Mueua-t.uia digan to
que saben.
I~{). tten), si saben &e. que tue~o que el VMcrey iuë avisado
<!('! dicho (~'istdbat de Onate de to
(~0 es dicho eu la pre~nnta au-
tesdesta, envid de Mexico en socorro eiento de eabatto, v de la
provitjcia de Mecttuaean lriw ir a Juan de Alvarado con treiuta de
a cabatto y seis ntitt peones indios, asimismo escribid al
y adelan-
tado Aharado y a D. Luis de CastiUa
que fuesen en socorro con
toda la gente que tfnian de las armadas del dicho visorey,
los
cuales todos fueron prestamente
en socorro del dicho Cristobat de
Onate, y para resistir los dichos indios digan !o
que saben.
i60. Item, si saben &c. que el dicho adelantado Alvarado
toda la gente que tenia y pudo recoger de las dichas con
armadas, se
fué a juntar con el dicho Cristobat de Onate, creyendo
bastante numéro de gente para pacificar el penoly que ténia
de Nuchisttan,
fué al dicho peno!, y los indios del dicho peno! !o desbarataron,
y
mataron mucha gente, y to hicieron retraer, y de vuelta
via, murid el dicho adelantado digan !o que ~ot-
que saben.
161. Item, si saben &c. que despues
que los dichos indios des-
barataron al dicho adelantado Alvarado, tomaron
gran soberbia é
orgullo, y se aizaron y rebelaron parte de !o de Tona!a,
Cuiseo y Oconabal, y los penoles de la laguna de y parte de
!zat!an, y Tena-
maztlan, y una parte del valle de Millpa, Tequita,
y y el Abaluco,
y Aguacatlan, y Xala, y e! valle de Guaxacatlan, é fsttan, ë Ci~
guatlan, é Xalacingo, y Amatlan, y Xistique
y otros muchos pue-
blos de la jurisdiccion de Compostela digan !o que saben.
i62. Item, si saben &c. que con la gente
que c! dicho visorey
tenia para sus armadas, demas de socorrer
con ella a la villa de
Cuadatajara, como esta dicho, se pusieron
en guarnicion de la di-
cha gente en la ciudad de Compostela
con Francisco de Godoy,
treinta espanoles de a cahaHo. y en txattan a Diego Ldpez
de Zu~
niga con treinta de a cabaiio de pié,
y y pn el pr.ebto de Tona!a a
Miguel de Ibarra con cuarenta de a ciiballo,
y en Ameca a Herna..
Nieto con doce de a cahallo,
y en Cuiseo a Juan del Camino cun
otros doce de cabane, y en Tenamaztian ii Martin Monge
de a cabatto, y en Autlan a Hernando de Alarcon cou dicz
con treinta es-
panotes de pie; todas las cuales dichas
partes dond.. se pusieron
las d.chas guarniciones confinan
con tes pueblos de la dicha Nueva
Galicia que estahan levantados de
y guerra digan io que sabcn.
~5. Item, si sahen &c. que Juan Fernandez de Ilijur, atcatdc
mayor y capitan de la villa de la Puriiicacion, escribid a! dicho
D. Luis de Castillu al puerto de la Navidad
que le enviase socorn,.
porque todi. aquetta provincia estaba atzada y venia sobre la villa;
y el dicho D. Luis, teniendo tres navios a pique, y el uno
ya he-
cho a la vela, y por capitan de ettos Hernando de Alarcon,
que iba
a socorrer a Francisco Vazquez y la gente que fué a la tierra nueva
y poblar el rio de Buena-Guia, confbrmandose con to que el dicho
visorey le ténia mandado, sacd la gente de los navios los varo;
y
y porque la gente no queria ir, si no les pagahan, les hizo nuevo
socorro a costa del dicho visorey, y con ellos socorrid a la dicha
vitta digan !o que saben.
i64. Item, si saben &c. que a causa de los dichos socorros y
guarniciones que se hicieron y pusieron en los tugares
ya dichos,
con la gente de las armadas del dicho visorey f'jë causa que no
se acabase de atzarja dicha provincia de la Nueva Galicia, y el
atzamiento y rebelion no pasase a esta Nueva Espana digan !o
que saben.
165. Item, si saben &c. que sabido por el dicbo visorey como
la dicha rebelion y levantamiento iba tan
en crecimiento, quiso ir
en persona si pacificalla, y to comunictt ron esta real audiencia y
con otras muchas personas de consejo, y a todos parecio que no
debia ir en persona, y cnvio at Lie. Maldonado, oidor, :i la pro-
viucia de Michuacan, y que de alli pasase a los pueblos de Àvatos,
y le avisasc de to que convenia digan to que saben.
!(?. Item, si saben &f. que el dicho visorcy fue avisado del
dicho Lie. Matdonado por una parte, y de Ctistobut de Onatc
pur
otta, y de Juan Fernandez de Ixar, atcatde mayor y capitan de la
villa de la Purincacion, y de otras muchas
personas, que convenia
que prcstamente fuese en persona con toda ta gente que pudiesc
!)cvar, u pacihcar la tierra, ponmc se perderia dei todo, si
nopo-
'na en brève el remédie que convenia.
i(i7. item, si suben &c. que habiendo et dicho visorey sido avi-
sado de to que convenia hacerse, segun se contiene
en la pregunta
!tes desta, se adt'exd en brève para ir en persona et cuat tue
y ttevd consigo hasta ciento y ochenta espanotcs de caballo, hom-
btes principales, conquistadores y pobtadores, asimismo gente de
y
iudios que de su votuutad se ofr~'cieron a
querer hacer ta jnrnadn.
i~. Item, si saben &c. que teniendo los dichos indios rebeta-
dos noticia de la vunida del dicho visorey,
por no dur tugar que
se juntuse con ta gente que Ctitaba con Cristobat de Onat'), todos
juntas confederados y~nieron a cercar combatif la villa de Oua-
y
dalajara, donde estaba a la saxon el dicho Cristdbat de Onate.
169. Item, si saben &c. que venidos los dichos indios alzados
sobre la dicha villa de Guadalajara, ta entraron,
y quemaron la
tgtesia y casas de la dicha villa, tentaron de derribar
y y entrar
la casa en que el dicho Cristdbat de Onate gente de la dicha villa
y
se habian hecho fuertes, a los cuates el dicho Cristdbat de Onate
desbaratd.
170. Item, si saben &c. que andando
por susjornadaset dicho
visorey, ttegd con su gente y ejërcito à Coyna, donde salieron
a
et Miguel de Ibarra y Juan del Camino, los cuales le dijeron
que
habian hablado a los del penol de Coyna, diciëndotes
que viniesen
de paz, porque el dicho visorey venia, si
y no se diesen de paz
tos destruiria y castigaria haria esclavos,
y y otras muchas cosas
cerca desto; y los dichos indios les habian respondido que no to
querian hacer, diciendo muchas blasfemias contra Dios nuestro
Senor, y muy grandes desacatos y sobet'bias contra S. M.
171. Item, si saben &c. que vista
por el dicho visorey la respues-
ta que dieron los dichos indios, segun se contiene en la pregunta
antes desta, mande a los dichos Miguel de iban'a y Juan det Ca-
mino que volviesen a los dichos indios del penol les tornasen a
y
decir que el dicho visorey les requeria de parte de Dios de S. M.
y
que viniesen de paz y diesen la obediencia a S. M., y que si habian
recibido atgun agravio les haria justicia,
y que no se quisiesen
perdei locamente, cou apcrcibimiento que si
no viniesen de paz y
obedeciesen a S. M., que los entraria
por fuerza, y los mataria
y haria esclavos; y los dichos indios tespondiet-on que no to que-
rian hacer, que se fuesen, que ellos estaban bien,
y que no tenian
mandado de Nuchistlan y Suchipila para ello digan to
que saben.
172. Item, si saben &c. que vistas
por el dicho visorey las res-
puestas de los dichos indios contenidas eu las prcguntas antes de
esta, y su resistencia y rebelion, y el gran dano que se podria re-
crecer en la tardanza en pacificar tos dichos indios, convino en-
trartes por fuerza de armas, y en efecto tos dichos indios pusie-
se
ron en resistencia, y el dicho visorey les did combato, en el cual
se defendieron tan bien, que hicieron mucho dano, asi ett los in-
dios como en los espanoles digan &c.
i75. Item si aaben &e. <pM si tb~ eectevoê que ae tomaMn en
et penot de Coyna Moae he~'at'on aût, fué p<wque C~iatdbet de
Oaate, a quien la reat audiencia habia enviado el hiorro~ esta~a
en la villa 4e ~Hadottajera y tenia conaigo et dicho hietto, y hasta
tanta que el dicho CrMt~bat df (Mate y ouciatea de S. M. so jun~
taron con el dieho visorey en el penol de NuehisttaK, no se hen'a<
ren be dichos esctavo~: digan b que MAen.
i74. ttem, si saten &e. que la causa pot~ue el dicho visorey
dejd. a los itt~oa amigos tes nMMoa de~ guerra que se tomaron en el
dicho, p0Mot de CeytM, fué por animaH88 a la guerra, por ser la
pr!mera eosaj qoc se toma~a por f~eHMt de apn~s, y porque los df-
chos indM& pedtatt parte, dicteHde que iban a servir en la guerra;
y !o principal faë porque eomenzaron a matar todos los indios que
habian tomado, creyendo q<M se los habian de toma~ tos espano~
les, como su aotia hacef en, etras guerras.
i75. ttem, si subcn &c. que todos !<? iMdwM qae M tomaron en
el pcno! de Coyua, que se herraron por esclavos, fueron lamente
dosciontos y cua~Mta y ocho,. como parece pop lostibros de S. M.
176. !<em, si t!abcn &c. que de los dichos indios que se tomaron
en ot dicttt) pcnot de Coyna, Agustin Cuerrero no hubo ni herK;
mas de diez y siete, de que pagd el qu!nto a S. M., como parece
por los ttbros de S. M. digan &c.
177. Item, si saben &c. que desde et penot de Cuyna, fué el
dicho Yisurey al de Acatique, y alli hizo rcqucnr a tos indios
que
cstaban encastittados, tes cuates se riudiewn, y no se les hizo dano
en ninguna cosa de sus haciendas ni personas, mas de n)andaries
salir' at Mano a poblar, y dojar el peliol y to mi~mo se hizo
con
los indios del pcnol de Mattattan, y asimismo (~ri~dbat de Onate
recibio do put: tos indios que estaban alzados en et penot de Coy-
ttun y blexquitutu, que estaban hochos tuertos; asi a estos
y como
a los detnas que quisieron vonir de paz, el dictto visorey los reci-
bi(! sin les haoor dano
on sus persona~ ni hacienda.

ixxvn CARco.
i78. ltem, si sabcn &c. que ttegado el dicho visorcy al ~not
Nucttiattan, mundt! d Miguel de Ibarra, en quien o! dicho pue-
Mo ostaba encomeadado,que haMaee a md!M que eattba&Cn-
oastu!t)d< que~itMesen de'. paz y a ta obedieaeia de S. M.; as;-
y
mtsmo Fr. Antonio de $egovia, que alM babia sido guardian, h~o
!o mismq, y, etLM~Matdouado y Mtt-o, Banws. proteotor d~ la,
Nueva GaHc!a, hieiefon to miMno eu diverses dias,
y todo no
aprovechd nada para que vuue&eu de paz, porlo cuat d dicho vi-
sorey los combatte desde las ooho de !a maaaua hasta las <Mtatt'o
de la tarde que se eairatou,
y en. el cornbate matarou espan.otea y
indios amigos, y hifiet-on A ot~s muehM: digan io que sabeta.
179. Item, M sabea &c. que dos iudios
que dicen habcr bajado
del dicho penol de NucbiaUaju, que quot-iao tt-atar de
paz, iué mas
por asegut-ar que no les cortaseu unoa tunatea, que tto por deseo
que tuviesen de paz; y las coudicioues que oifeciau fuet'ou que los
dejasen fuertea en su peoo!, sin deshacertas atbarradas, que el
y
ejét-cito pasase al Miston, y que como aquellos h!ciesen, ast harian
eUqs, las cuales coudiciones los testigos sabeu que demas de
scr
afrentosas, eran muy petjudiciates y petigtosas~ no (~rveniad
y
por mauera atguna aceptat'se, porque tomaban el ejérchu eu me-
dio y impediau et paso de los Lastinteutos, y era aumentartes ei
auimo à todos los alzados, pasar siu uUauar aque~peuot sin otros
muchos iticouvenieutes que a la sazou se represeutaron digan le
que sabeu.

XXXVtH CAttGO.

180. Item, si saben &c. que desde el dicho penol de Nuchtsttan


fué el dicho visorey a SuchipUa, y estando alli vinieron iudios dol
penot del Mistou, y dieron en el pueblo y quemat'on las chozas,
y
hinero" atgunos mdios digau iu que sabcn.
i8i. item, si sahen &.c. que desde SuchipUa envid el dicho vi-
sorey a Francisco Matdouado con la gente de su eompama, para
que habtase a los indios del Miston, para que se dieseu de paz, y
no quisioon oirte, antes salieron <~)nt<'a et de guerra, y cuaodo
se votvia le siguicro)), procurando de hacettc dano, y te tornarou
ciertos iudios y pic/.as de plata digan lo que satten.
182. Item, si sab<'u &.c. que duspucs de io sus<Mti('!io cuvioct
dicho visorey a Miguel de tban'a a itabtar a tes mismott del Mis-
ton, y tievd cousigo at cacique de Nuchisttan, que cstaba preso,
porque o! tt'aba)aae de atraeMoa de paz, y no solo no aprovechd,
mas antes salieron de guetta y se !o quitaron, y hirieron <t dicho
Miguet de Ibarra y à otros espanoles digan !o
que aaben.
i85. Item, si sabèn &c. que suMendo e! dicho visorey a
cercM
al Miston, los indiosaaiieron det penol dieron
y en los descubrido-
res y en la avanguardia, batalla y retaguardia juntamente, y no
bicieron dano por eotar bien proveido digan to que saben.
184. ti~m, si saben &c. que teniendo el dicho visorey cercado
et dicho penol del Miston, muchas
veces hizo hablar a retigiosoa y
a otras muchas personas a los indios de él,
que viniesen de paz,
y dt en pct-sona se !o habtd y dijo, y no solo le respondieron que
no to querian hacer, mas antes le dijeron que el Dios de los cris-
tianoa no era nada y los enganaba, y otras Masfemias
contra Dios
nuestfO Senor digan.
185. it~m, si saben &c. que ya que la
guerra no se pudo excu-
sar, siempre el dicho visorey procu~ que se hiciese con el menos
dano de los naturales que fuese posibte, ast
y no consintio, el dia
que el dicho pcnot del Miston se tomo, que la gente espanota fuese
en tieguimiento de los que huian, y a algunos capitanM que se
ofrecieron ti hacerto les mandd que estuviesen quedos sin ir a ellos,
y asi se tomd muy poca gente de la del dicho penol y del Miston:
digan io que sabcn.
186. Item, si suben &c. que despues
que los dichos indios fue-
rcn vcncidos, scgun (lue se contiene en las pn'guntas antcs dcsïa
siendn preguntados que porque se habian pupsto
en armas y en
resistencia contra el dicho visorey, dijeron dieron
y por rcspuest:),
que ~rque se tenian por tan volientes hombres como los pspano-
I''s, y pcnsaron resistirtos y matartos, y volver a
ganar la tierra
hasta (.uatimata digan to que saben.
187. ttem, si suben &c. que si
en la paciticacion de tos dich~
indio!) y scguimicnto detto
se hizo justicia de atgunos indios de los
'obctados, dtindotes nuevo genero de nmerte, tue neccsario
pot~up
sot)Msc el castigo, teniendo rcspeto a (me cuando los ahorfaban to
tt'nian en tan poco, que ellos mianKa subian a la escatpnt
se v se
'-chaban el ta~o, y teatat~n si eataba nrme el pato dt'
que s« ha-
bian de cotgat', y ellos nnsmos
se arrojaban y cotgaban digxn to
'{UM s.tbeu &c.
i88. !~em, si aatten &c. que la ~uatieta que se hizo de los d{cho$
ttU~M despuea de gaxado e! pet!o! del Miston, convino hac~rM
por
los grandes datttoa <pte los dichos indios habian hecho «mtra DM6
~estfo Senof, siendo haatta~dos y industriadoa en las Msaadd ia
fe, y por tes estfagos y muâtes que !ttbt<m hecbo en tes ~H~iosoB
y eM~.(n<A'a ë iodtON amigoa, porque faase castigo y enjompto para
!o de ad~te, y tos indins (pttt <8t se ju6tic!aFMt fueron pocoa y
de ma& pcrjudMiatM y dMORoa en el dicho !evaMtMt)ie<tt<t y
Sue~'at: d!gat!t qut! saben.

XXXIX CABCO.

i89. Item, si saben &c. que el repartimiento que htM de tos


se
iudios tomados en la dicha guerra
que se hiciemn esetavos, !o
hizo p! !Jc. Maldonado, oidor de esta real audiencia, el dicho
y
CrM~bat de Oaate, tooiette de gnbwnad)on, Mtcando anto todas
<~sa8, cotno se saco, el quinto d~ S. M., y do to demas q~e rest~
se repart!erou, dando al générât de su parte, y <i tndca tos dcmas
segun y como les cabia, eon~me a la Mdidad de las personas y
a !o que en las gnonts y ft~t-adM dcstas partes se solia
y acoa-
tumhtatM hacer; PB to ouat el <Keho visoœy'un et~rpmct!(!ni
se
s<) ocupo en el d~ho repartiouunto, cemo fué putdico y notnrio, y
ast !o dit an tos testigos, porque tienpn noticiu y se haHa)'on
pré.
sen~es~ a 10 contenid~ CN esta pfegunta).

XL CARGO.

i9C. !tcm, si sahen &c. quo et h<erro con qua los esctavns to-
mados eu ta d~t~ guerra se herraron, fué «nviado
por esta n'td
audiem-K) si df Otmtt), tettienh'do~nbemadordola diuha
Ct'istObw!
Nueva (,a!i(-:a, como esta dichn, on cuyn poder estuvo todo e! tiern.
pc (tUf tnr<! !.) ~Ntrfa, y como se acub~, por ta diuha rcat audicn-
cia. se ntandu quebrar y se quebr~ y as) pan'(tera
par vcr(!a<< por
la pt~vi.sioM real que sobro ello, se did
por la dx'ho t'e<d audicndh,
y di~an &<t.
191. Itetn, si saben &< que para hacer ta <ticha jorftada de !a
pa<:i))cacioM y tHva<ntanMento de la dicha Nncva <.a)ioia, < dicho
visorey provcyo ri mm'ttaH pttrMnas de arma~ cobaUns (-omida~
y y
y H<'v<; consigo tnuchas imnas y artHtcrta, ptttvoo'a y adrt'Ma
y pcr~
t~echoa(ie jcpMtrt, y muchos bastinMntotty ganados, eh que gastd
de M haeienda gMn sutna de pesba deoro! digan ta quesahén.
i~ttetn, 8i Mtben &Ct que à causa do ta dieh!t ~terra y soe~r-
roa y guarnidoMs que el dicho vispney hiz~ oon las génies de sua
armada, y par detener e! deapacho deths, se siguieron al dicho
visorey ~ra~ea eostaa y denos, pMrque se té perdieron todos t<M
baBtitnent<xt que tenia hechM pafa tres anhadaa,
y los NXXWToa
que pat-a despachatka !tabta hecho a la ~oite de
guerra y~dad~s,
y paga de getrte de mar, y los sueldos que les daba, quecoyneron
médiane et tiempo de la dicha guerra, y la catafetefta hecha
en
los na~os, y municiones y aparcjoa de taa dichas armadas,
y se
le quemarou en et puerto sobre diez mitt caa<ettan<M de miMs de
ropa y otraa cosaa quo t~ma para sooorro, provision de la f:enh'
y llevar en las dichas armadas; y se le pcndiu y pudrid entre dea
i ios, junto al dicho puerto, por crecimtento dellos, mas dé dos
miH pesos de minas de ropa que enviaba
para las dichas armadas,
por manera que monte y vuHd n)as de treinta miU pesos de minas
el dano y pëntidà que recibid con la dicha gttorra
y detenimiento
de sus armadas.
195. Item, si sattpn &< que demas de las dichas pcrdidas
y
~nstos hochos en la dicha ~uerra, de que en las prc~untatt antea
de esta se hacc m<')jcion, el dicho TMorey mantuvo si
su costa v de
su hacienda a las pentes qnc de lus dichas sus armadas cstuvicron
pucstos en guarnicion en los tugares que en la pn'~unta antes de
t'sta se d('ct:u'a que se pusiet'on las di''has ~uarnicionps digan to
que sabcn.
i94. Item, si saben que despues que et dichc visorey vino i
esta Nueva Espaua, a~ntinamente ha aco~ido en su caM a catta-
ucros y otras personas que vicnen !)epesitad<~ de Kspana de otras
y
partes, dandotes de corner y vestir, cabattes y armas con qw< si~
v"n si S. M.
!?. hem, si Mbon &c. <p)e d~pnes que et dicho visorey viuo
a esta Nueva Eapana, de la hacienda que tiene
<'n Castitta se te
ha t'nTiado a la contina muchas provi~iones, asimismo
y sus hor-
n)!)nos le ban et viado muctta artitK'na y mucttas arn):)s con que
ha sorvido a S. M.
i%. Item, si mbet) &c. que en lu jornada que et dicho visorcy
hizo a !a paciCcacion de la Nueva Galicia, ni en el camuM nt en la
guerra ao murM cant~dad de indios que aea notada, ai de doten-
cia, ni de hambfe, antes fueron tan pocos, que segun la bantidad
de ta genteque fné a la dicba jornada, se ha de tener por milagro.
i97. Item, si satten &c. que con estar alzados y rebeladoa los
dichos indios en los dichos penoies y sus comarcas, toda esta Nueva
Espana y tos iudios della estaban muy alteridos, los espanoles
y
muy temerosos y escandalizados; temicndo no se alzase toda la tie~
ra, porque los indios habian dado muy gt'audes muestras y senales
de quererse alzar, y que c~peraban el auceso de la dicha
guerra; y
los testigos lu creen y tieneu por cierto,
que si los dichos indios no
fueran vencidos, se alzara toda la tierra y se perdiera, porque tos
dichos iudios son en muy gran numéro, los espandea pocos
y y po
lo pudierau resistir: digan los testigos to que saben.
H)8. Item, si sabeu &c. que los sotdadoa gente de
y guerra es-
pano!cs que fueron ri la dicha guen'a y pacificacion de indios
y pue-
blos rebetados, no hubieron del succso de lu dicha
guen'a provecho
conforme à to que trabajarou, a causa de la mucha protteza de los
dichos indios, y de babersc ttectios nmy
pocos esclaves, y tan po-
cos, que si a sueldo se hubicran de ttevac y sirvieran, no se con-
tentaran con cuatt~ tanto mas de lo que alli oviewn, como os pu-
blico y notorio: digan los testigos lo que saben.

XtJ CARGOS.

1{)U. !tcrn, si sabcn &c. que la gcntc que satio de la villa de


S. Miguel de Cutuacau, que es el postx'r tugar df Caticia de ta Nue-
\a Ëspana, para ir en descubrimicnto de la tit'n-a nucva de Ctboh)
con et capitan générât Francisco Vaxquez de(;oronado, fueron hasta
doscientos y cincuenta espanoles de a caballo, los cuales asf
para
sus pcrsonas, como para su carrm<j< armas, y bastimentos, y mu-
niciones, y otras cosas nocesarias para el dicho viaje, Itevaron
mas
de mitt cubattcs y ocemitaa, y ast to diran los tostigos,
porque )<)
vicron y Itattaron prt'sentes, y fueron at dicho viaje: digan to
que
saben &c.
200. ttcm, si saben &c. que asimismo
con la dichu gente espa-
nota satieron de la dicha villu d<- S. Migud (le Cutnacan tmsta tt<cs-
ctemos mutes, poco mas o menos, los cuales fueron de su voluntad
:i servir en la dicha jornada,
y et dicho visorey les mande socorrer,
y se les socorrid cou dineros y provisiones, y a tes que eran
casa-
dos y de~an aca sus mujeres tes proveyo de to nacesario
para <u
sustentamiento, y esto es pubtico y notefio, y digan tos testigos~
te
que sttbeo.
3~. Item., si saben &c. que e! dicho visorey proveyd
para la
gente que fué al dicho descubtimiento, demas de <oa
socorros que
les hizo en dineros, y caballos, y
armas y otras. cosas, les (Hd mu-
cha cantidad de ganados vacunos ovejunos, sin
y otra mucha ca~-
tidad de ganados que Hevaban los capitanes y soldados,
que basta-
ron para proveeMe todo el tiempo que estuvieron al dicho desc~bri-
miento; y asimMmo el dicho visorey dio mucha cantidad de
.escates que Heraba a cargo el fator de S. M-, para que
con ellos
comprMen maiz y las otras cosas de bastimentos de la tierra por
do pasascn, porque no se hiciese motestM a los indios: digan
to
que saben &c.
903. Item, si saben &c. que el dicho visorey mandd
y encargd
al dicho capitan gênerai tuviese especial cuidado
que los indios que
<)csta tierra iban a servir
en et dicho descubrimiento, fuesen bien
Oatados y proveidos de to que hubiesen mcm'ster, los
y que se qni-
siesen volve no fuesen detettidos, antes los enviase ricosycon~n-
tos, y et dicho générât asi to hizo y cumplid,
y ast !o diran !os
testigos, porque saben to contenido en esta pregunta.
305. Item, si subon que
por razon de los dichos cahallos v car~
'uaje que Hevaron los capitanes y espanoles, los indios ~ron
re-
st'rvados de Uevaroargas de tos capitanes espanotes, si atgunos
y y
))ev:n'on, séria de
su comMa, y ropa y bastimeotos, como otros
'spanotes io hacian, que cargaban sus cabaHos
y sus personaa de
hustimcntos, y ast )o dirun los testigos,
porque se hanaron présen-
tes, y es pubHco y nutorio.
~t. ht'm, si soben &c. <n)o de todott los dichos iu(ti<w
que fuct-on
servir en lu dicha jornnda, murieron tan sotamente hasto veintp
treinta persunus. y si mas ntUt'icotn, t«s testigon to vieran
v su-
pif ran: digun tu que satten.
XmOARCQ.

205. Item, saben &c. que tedoe to~ tamemM que h~ indios
dieron, asi para el armada que Uevd Francisco Vazquez <Ha tierm
nueva, como las que el visorey despachd para el descubrunte~to de
la costa d islls, y los que dieron para eL dicbo visorey, se tes pAgd
muy a su contento a los indios, pop mandado del dicho v)MMy:
digan to que saben.
206. Item, si saben &c. que por mandado dei dicho-visoMy, M
cada pueblo, por do la get~te pasaba estaba puesto un eapanol con
bastimentos para dar de comer fi tes aotdadM y los que corn ~Hos
iban, porque no to totnasen loa itMiMa; y si alguaa waa de eomi~
da daban A los tales e$p~uotes, tc~ian cueata con eUos, y aMmi~.
mo se les pago todo !o que asi dieron, tnuy ai coutento do los Mtd~os:
digan los testigos !o que aabea. Y si saben que no pod~ d<MiM Baqor
drden que la que se tuvo para que los indios fucsen paga~M~ y M.
recibiesen mole~tia: di~an !o que accrea desto sabeu, orcee ytvieKM).

XL)tt CARGO.

207. Item, si saben &c. que tas tien'a&qMeeL dioho ~iaooeydtu


al Lie. Tejada, oidor dest~ reat audicncia, se le diewn pon cédula
de S. M., y rnucho antes que ci d'~bo visort'y se las die~p &të in-
formado qu~ cran tierras batdtas y no ocupadas, popque enun.ticr-
ras de MoOexuma, y estaban.becbas eriMas~ y no aotam~te se <tie~
ron al dicho Li<~ Tejada, pero t~mbien !<o feparUewn M otoM per-
sonas espan~es, porque cran sin pojuicio de pet~oua aiguun, de
consentimiento y aviso do los indios y sin perjuicio dettos; y ea<p
fue pubuco y notorio, y se dio la cantidmi do tion'as.qne S. M~
mandaba por su )(':n c<!(hua: di~an &c.
208. !t~n', si saben &c. que lus dichas tierras y cabaHorfas que
se, relartiurun eu tenninos de Chatco, no MMt de las tienuM de que
!os dichoa utdios baccn el UU'uto a S. M., que por la tasaciou aon
ob!i~ados, antes aqueUt) cumptcn sin bocerdoscuonto atguno; por'
que si id~nuits casas ttay de indios en to qu'' asf se rcpartiu, serian
de indios t<-rt ax~ucros (nx- por raxon dct torray-go (nx- pagan por lus
dichu tierras a los proptetanos deltas, hacen alli sus ranchos para
guardar sua sementeras, y son tan pocas estas casas d ranchos, que
no son diez d doce, y estan atH por el tiempo que tura au arrenda-
miento digan &c.
90~. Item, si saben &o. que el dicho visorey repartie ciertas
cabaUenas de iierra en termine de Escapuzaloo, eriazos, tierras
que no fueron labradas ni rompidas, y las repartie entre vecinos
de Mexico, y entre ellos did eu repartimiento al dicho Lie. Tejada,
por ser como ea tan buen republicano y labrador, y ha dado causa
y perauadido que otroa !o sean, por cuya causa la repuMica e<t<
proveida y abaatada de tod<M mantenimientos, y mas poblade, y de
cada dia se puebla y ee pone en ~tictM, y !os bastimentos M gaa-
tan en gran cantidad por el concurso de la gente que ha ocurrido
y cada dia ocurren a estas partes, como es pubtMo y notono: di-
gau &c.
XLIV CARGO.

2t0. Item, si saben que de hacerse la acequia que hizo el Lie.


Tejada, oidor desta real audiencia, y haberse echado et agua por
ella, eata ciudad de México y repubtica dette recibe muy gran pro-
vecho y utilidad, porque en eUa ha hecho el dicho Lie. Tejada
unoa muy huenoa molinoa con que esta ciudad esta muy proveida
y bastccida, de que antes habia muy gran fatta, y se pueden hacer
otros molinos y batauea que son nccesanoa para el obraje de los
{n)t!oa,y se riegan muchas tierras y heredadoa, con que la dicha
ciudad se provee de trigo y frutas gran parte del ano, cosa utit y
tteccsaria para !a dicha reptiMica.
2ii. Item si saben &c. que en la dicha acequia el dicho ticcn-
ciado im hcctto muchas puentes de piedra y madera, las cuates el
dichu viaorey proveyo que ae hicicsen para que habM'ee tos pa<cs
que en tes tu~ares necesarios convenia, porque en otras par~M ee
tan angoata, que cualquiera porsona las puede pasar a pie, por
manera qtM ningun perjuicio vieHe a esta dicbt ciudad de Mexico,
ni a tos veeinos della.
~ii. !Mm, si saben &< que «t Lie. Hcnavente, <~cat por S. M.,
si~id cinrto ptoito contra ~it CtMizatea de t~enavides sobre tc< in-
dios t~ ténia etteomcndados, pur una cédula de S. M., por la cual
mandata at dicbo tincal stgtuese et dicho pleito, siendo justicia y
no de otra manera, y el pleito se sentence por esta rea! audiencia
en favor del dicho <n Gonzalez, y et dicho nscal ape)6 para ante
S. M. y su Rea! Consejo de Indias, y por la dicha audiencia
se le
otorgd ta dicha apeincion, como parecera par la sentencia y apela-
cion y testimouio de lo que paso en el caso: digan &c.
215. ttem, si saben &c. que podra haber diez anos,
poco mas
o meuos, que en un dia de regocijo que se hacia en la plaza pu-
blica desta ciudad de México, Jorge Ceron hubo palabras livianas
con Alonso de Aguilar; y Alonso de Contreras, alcalde ordinario,
prendid y encarcetd al dicho Jorge Ceron, y sabido que habian sido
palabras livianas y eran amigos, le solto otro dia.
214. Item, si saben que en la prision de Jorge Ceron
no hubo
resistencia ninguna, porque si la hubiera, los testigos
que se ha-
llaron presentes la vieran, y no pudiera ser menos, por haber
co-
rne dicen pasado en la plaza y en dia de regocijo.
215. Item, si saben que el visorey, informado de la desdrden
que halld en estas partes sobre loa juegos, por lo que tocaba à bue-
na goberuacion bizo ordenanzas rigurosas contra los jugadores, con
grandes peuas; las cuates despues de pubticodas y pregonadas las
mandd ejecutar sin tener respeto a persona niuguna,
por cuya cau-
sa han cesado los juegos en estas partes, como es publico y notorio,
y digan &c.
216. Item, si saben que el dicho visorey despucs
que paso si
estas partes ha honrado al contador Modrigo de Albornoz, y hé-
chole but'u tratamiento, y le ha aprovechado y favorccido
en las
cosas que se han oh-ccidu, ImUando siempre buen acogimiento en
su persona y en las wsas de just.icia que se le han ofrecido se le
ha hecho y guardado digan lo que saben.
217. ttcnt, si HabeH &c. <tue los pueltios de iudios
que S. M.
tnaudd por su rcal cedula se dicsen al tcsorero Juan Alonso do Sosa
en récompensa de los tercios de su salarie, ostaban tasudos antes
que se le dicsen, y se le did cada pueblo por lo que estaba tasado
y tributaba, por los dos tercios que del satario dojd y portme mon-
taron veintc y siete mill y noveciontos y cincuenta y cioco mara-
vcdts mas los tributos do los tres puebloa (lue los dos tercios de
salaries, se le quiH otro tanto del otro tercio que le qucdaba, por
manera que el dicho tesorero no ttevd mas cantidad de tributos de
!o que se le quitd de satario, como parece por las dichas tasaciones

y oncomienda digan to que saben.


2i8. Item, si saben &c. que por la misma drden
que se dieron tes
indios al dicho tesorero, de que en la pr!"gunta antes desta hare
se
mencion, se dieron al dicho contador Rodrigo de Albornoz los indios
que S. M. mandd trocalle por la mitad del pueblo de Guaspaltepeque
que tenia en encomienda, por el cual se le did el pueblo de Toto-
lapa y la mitad del pueblo de Tabaliloque digan to que saben.
2i9. Item, si saben que cuando venia a noticia del dicho viso-
rey que algun religioso habia hecho algun exceso, asf contra espa-
notes como contra indios, que fuesen casos que se debiesen castigar,
hacia Hamar a sus perlados de cualquiera de las drdenes
cuvo sub-
dito era el tal religioso, y les hacia saber to
que pasaba y se decia
dei dicho religioso que habia hecho, para que en
su monesterio se
castiguse; y asi se ha hecho et dicho castigo secretamente,
por ra-
zon (fue los rc!igiosos no perdiesen su reputadon con los esparioles
é indios, é fuesen tenidos en poco, por estar a su cargo la conver-
sion y doctrina de los naturales destas partes
y digan &c.
220. Item, si sahen &c. que el gobernador
que en estas partes
t!obcrn:tre es nect'su) io tencr conversacion y ptatica
con tôt! obispos,
religiosos y clérigos, porque entienden en ta conversion de tos natu-
riues, porque como personas que los tratan y conversan stthen las
cosas.deHos y dan noticia at que gohicrna para remediar to que
cottvicnc, asi en to espirituat como en to tempérât: digan to
que
sahcn.
221. ttem, si sahen que Martin de Pcratta, dt-t ticmpo
que fué
ittcatdc m:)yor en las minas de Suttepcque hizo rcsidcncia, la cual1
se vi(i por esia n'at audioncia y ne dectard por buen juez; y de aHt
cinco (; seis meses (lue estuvo
vaco, por ser pcrsona honrada y
'tu'' habia dado buena cuenta dol dicho oficio, y por tener como
t<'ma mujer y muchos hijos por caiMtr, et dicho visoroy te proveyd
(tel corregimiento do Otnmba, durante el tiempo del dicbo
y œrre-
gimiento fitllecid, y por au fattecimiento se dejd <t su mujer hijos
e
que gozaspn dol salario to que rcstaba det ano, porque asi et dicho
vtxorey to ha hecho con las mujercs de los corregidorps
que mueren
<!ur!mtc c! ticmpo de
sus corregimit'ntoa, y <t<< parccer: porque
luego que cumplid el dicho ano se proveyd el dicho corregimiento
a Jorge Ceron digan los testigos to que saben paad.
222. Item, si sabe~i que al tiempo que D. Luis de Costilla iba a
visitar el pueblo deTututepeque que tiene en encomienda por S. M.,
el dicho visorey le d!d comision sin salario alguno para que el tiem-
po que estuviese eu aquella provincia averiguaso y oycse los agra-
vioe que tes espanoles, asi vecinos como pasajeros, hiciesen d los
indios, y oyese y averiguase los pleitos que entre ellos hubiese y
los desagraviase, por estar como esta la dicha provincia lejos desta
real audiencia, el cuat !o hizo muy bien y did aviso convenir deode
en adelante poner persona para !o susodicho, y ast se hizo y pro-
veyd digan &c.
i
225. Item, si saben &c. que el dicho viaorey en lo tocante los
casamientos jamas ha hecho fuerza ni estorsion à persona aiguna,
antes los ha dejado en toda libertad, y cuando venian a darie parte
de !o que tenian concertado, por favorecer los matrimonios toa re-
cibia graciosamente digan !o que aaben.
224. Item, si saben que a Alonso Ortiz de Zuniga y a Cerdnimo
de Medina se les cncomendaron los indios de Cuimantla y Tanchi-
noitiquepaque,indhisos y por partir, y a cada uno dellos se le ta-
saron los dichos indios por iguales portes y viendo y sabiendo el
dicho (j!ordnimo de Medina los malos tratamicntoa quo el dicho
Alonso Ortiz hacia a los indios y que se despobtaban los pueblos,
el dicho Cerdnimo de Medina prccurd entre ellos que se partioMn,
y cada uno dellos conociesc su parte y por e!to ci dicho Alonso
Ortiz de Xuniga Hcvo al dicho Gerdnimo de Medina cuatrocientos
d quinientos pesos de minas, y asf qucdd cada uno con su mitad:
digan &c.
225. Item, si saben &c. que hecha la dicha particioo, la parte
que cupo al dicho Alonso Oftiz, por malos tratamientos que lea
hizo vino en gran diminucion, por to cuel a pedimento de los di'
choa indios et dicho visorey les bajd y modoro la tMacion, y el fiscal
le pu<<o acusacion sobre les malos tratamientos, y pende el pleito
en esta real audiencia y al dicho Cordnimo de Medina no M le
abajaron, porque no solamente no se han disminuido toa indiot
que le cupieron, mas antos se han poblado y acrocentado por htber
sido bien tratados digan !o que sahen.
326. Item, ai sabea &c. que habiendo el dicbo visorey enviado
ciertoa navios al descubrimiento de las istas del Poniente, y otros
ai descubrimiento de la costa de la Mar del Sur, en cumplimiento
del asieuto que et dicho visorey y D. Pedro de Alvarado habian
tomado con S. M., vucltos los que habian ido en descubrimiento
de la dicha costa, y quericndose despedir los marineros della, por
ontreteneltos para el socorro que eeperaba hacer a los que habia
euviado a las dichas idas, cou~'td con eHos de darles très navios
con el bastimeuto necesario para que hiciosen viajes al Peru, ea el
entretanto que aderozaba el dicho toccrro y porque no se queriau
encargar de los dichos navios sin que se les dicse carga, et dicho
viaorey les ofrecid carga de sus yeguas y ;)otpo8, en caso que no
hattasen neteN de otras partes, y que les daria de Nete de cada ca-
Itexa eosenta pesos de oro de nuuaa digan to que saben.
2S7. Item, si sabeu que eu cumplimiento de dicho asieuto, los
dichos marhierot! se encargaron de los dichos navios, y los Setarou
a su voluntad, y Hevaron en los dichos navios solas diez y seis ca-
beaas de yeguas y potros dcl dicho visorey, de que uo Uegaron vu as
salvo doce, las ouates tomd Machacao, y las repartie eutre los eot-
dados y los uavioN, por deteneUos, como los detuvo, se perdieron
y se echaron al traves, siu que niugutM) voi~Tese a esta Nueva Es-
paua, por manera que dd dicho viaje el dicho visorey no solameote
no mt~'reso cosa alguua, antea perdid todos los navios, yeguas, y
potros, y hastimeutos y digan io que sahen.
238. Item, si sabou &c. que la impusiciou que el dicbo visorey
mandat poner en las mercadurias y ccbas que veniau de Espana
para ta obra dei muelle que se tuM~a en el puerto do S<m Juan tk
Lua, se puso por aer eomo es la obra que attï se hace la mas utit
y uecesana que Mt estas partes se pudo hacer para aegMridad de
!os navfos que vieneM al dictM) puerto, de <odo to cual se dM B<ni-
cia a S. M., y S. M. to aproM y mandd que se prosigNrieae y tMa-
hase: digan h) que Mb$a.
~3!). ite<n, si ttabea &c. que et Lie~ Arevatc por comitMon dtst~
audieucm to<M~ ~ttidMtcia a Luia de Leou Remano, y vis~ pot
esta reat audie<M:ia tue ptOunu~MMia* y dectarado por ttNenjuee, co-
mo pareM pw t~ scuitM* deata M<d audieu~ia digMt &c.
!~50. !tem, si xtMWM que ei dieho Luis de Leeu Romane~ <
ballero, hombre muy honrado, buen cristiano,
y que siempre ha
dado buena cueuta de los cargos
que se le han encomendado, y
puesto en mucho concierto, policia y cristiandad la provincia de
Mechuacan y tos otros pueblos de
que ha tenido cargo digan Io
que saben.
25i. Item, si saben &c. que estando Dona Maria de Mendoza
en
casa del dicho visorey, entre las duenas que la visitaban fué la
mujer de Alonso Ortiz de Zuniga, la cual trujo consigo a Dona
Ca-
talina Martél de edad de seis ô siete anos,
y por ser muchacha y
parlera se la dejaron a la dicha Dona Maria de Mendoza
digan !o
que saben.
232. Item, si saben &c. que estando la dicha Dona
Catalina
Martel en casa de la dicha Dona Maria, Alonso Ortiz
de Zuniga,
tutor y padrastro de la dicha Dona Catalina, trato de casalla
Andrés de Valdivia, criado de !a dicha Dona Mana, con
y habtandote
sobre el dicho casamiento at dicho visorey, to
contradijo y le pare-
cid siempre mal y que era desatino, el dicho
y tutor sin embargo
de haberlo contradicho el dicho visorey, efectud el
casamiento con
el dicho Andrés de Valdivia digan to
que saben.
255. Item, si saben &c.
que luego que el totor de la dicha Dona
Catalina la pidid, el dicho visorey la mandd
se entregar, y ttevd a
la Puebla de los Angetes, donde teniéndola
en su casa y poder, sin
scr de edad perfecta la casd Dona Beatriz Martél, tia de la dicha
menor, con un Juan Carrasco, sastre remcndon, hombre perdido
de baja suerte y linaje, el cual juntamente
con la dicha Dona Bea-
triz, mujer del tutor de la dicha Dona Catalina, fueron
mandado desta real audiencia, presos por
por delitos y cosas feas que hicieron
con la dicha menor, la cuat se deposiK! en el moncstcrio de
jas desta dicha ciudad de México, donde at mon-
présente esta hasta que
tenga odad perfecta, y el pleito pende
en esta real audiencia digan
Io que saben.
254. Item, si saben &c.
que cuando el visorey pasd estas par-
tes halld que foliaban los indios
en las fundiciones de las minas
de que muchos dellos por
engrasarse, como se ongrasaban, morian,
y otros enfermaban y porque el comendador Baeza se ofrecid que
haria .ngenios de agua para fundir los motales, sin
pusieseu mano en ellos, le hizo mercod que tos indios
en nombre de S. M., sin
perjuicio de tercero, de ciertos heridos en los arroyos de Tasco
por
tiempo limitado.
255. Item, si saben que de los ingenios
que por indust-ia del
comendador se ban hecho, asi a loa naturales
como à los espanoles
ha redundado notable provecho, y gran aumento a los quintos de
S. M.: digan to que saben.
256. Item, si saben &c. que los indios de Tetiquipaque,
que son
dos léguas de las minas de Tasco, en la provincia de Cuesco,
que
tiene Juan de la Pena Vallejo, los hubo por renunciacion
que en él
hizo Francisco de Zamora, marinero,
cuyos eran, y que de hom-
bre que se Hamase Casas no hubo indios algunos el dicho Juan de
la Pena Vallejo, ni hay noticia de tal hombre
que tuviese indios en
los Zapotecas y que de los Zapotecas a la provincia de Cuesco, do
son tos indios que hubo y tiene el dicho Juan de la Pena Vallejo,
hay mas de cien léguas digan !o que saben.
237. Item, si saben &c. que estando el gobernador D. Francisco
Pizarro cercado en el Cuzco de los indios de Almagro, envid d
y
pedir socorro al dicho visorey, el cuai consultado
con el audiencia
real y con otras pcrsonas que tenian expericncia de
guerra, se
acordd haielle el socorro, y para esto convino
proveer de jarcia y
municion y artilleria, anclas y armas, pdtvora y otras
cosas para
proveer tos navtos de la Mar del Sur, porque en ellos habia de ir
et dicho socorro, y digan &c.
258. Item, si saben &c. que et dicho visorey
para proveer to con-
tenido en la dicha pregunta antes desta, envio i mandar al alcalde
mayor y a tos tenientes de oiiciates do la Vera-Cruz to compraM-n
y to encaminascn a los dichos navios por mar y por tierra, y asi
se ttizo; y porquc desde algunos dias vino otra nueva, que ya no
cra mcncster el dicho socorro, porque los indios ya estaban mas
asentados, se diapuso de las dichos armas, municion JM:'cia,
y por-
(tue una parte se cnvio at dicho g'~bernador Francisco Pizarro, v la
'tentas trujcron a Mexico para proveer la
casa de la municion de
S. M., porque dello texit' m'ccsidad
y las jarcias y otrus apat~jos
se (tioton al mar<jes del Vatte y a otras personas por el costo y
esta es la verdad, y nsi to dir!<n lus testigos, porque saben to
con-
tenido en esta pregunta.
25{). Item, si saben
que asimismo cuando suct'dio et atz.:miento
Vera-Cruz, a la
de Jalisco, el dicho visorey envid a la ciudad de la
justicia della y al dicho P'dro Varela, para que juntamente con
tiros y polvora
los oficiales de S. M. procurasen de haber algunos
para bastecer la dicha casa de la municion de
México y asimtsmo
han comprado algunos navios en almoneda para el servicio de
se
hacen en
la obra del muelle, y para las casas que se han hecho y
la isia donde la gente que alli esta se allega y recoge, y las jarcias
velas viejas quedan para las barcas: y esto es lo que el dicho
y
Pedro Vareta pudo habcr comprado y proveido, como persona que
tenia cargo de proveer io necesario al muelle, y parecera por las
dicha imposicion:
cuentas que el contador de cuentas toma de la
digan &c.
240. Item, si saben que el dicho visorey para proveer pus arma-
das, las armas, jarcias y municiones y las otras cosas necesarias
propice
lo ha traido de los reinos de Castilla, enviindose de sus
dineros, oomo parecerd por los registros de los navios, que estan en
poder de los oficiales de S. M.; y lo demas que no le venia de Cas-
tiUa lo c<Hnpraba de mercaderes en esta Nueva Espana digan to
que saben.
241. Item, digan y declaren los testées si conocen a Bomaldino
de
de Albornoz, y à Berna!dino Vazquez de Tapia, y a Rodrigo
Albomoz, contador de S. M., y Alonso Vazquez, vecino de la Vera-
Cruz, y a Alonso Ortiz de Zuniga, y a Geronimo Ldpez, y a Fran-
cisco de Solis, y a tnigo Ldpez de Nuncibay, y a Francisco de Santa
Cruz, y a Cutierre de Badajoz, y à Luis Marin, y a Francisco de
Terrazas, y al Dr. Melgarejo, y a Juan Tello de Medina, y à Ana
Velazquez, y a cada uno dellos, y de que tiempo a esta parte.
243. Item, si saben &c. que los dichos Juan Tello de Medina, y
Francisco de Terrazas, y Francisco de Santa Cruz, antes y al tiem-
del marqués del VaNe y
po que dijeron sus dichos fueron criados
tuvieron en su casa oficios en que le servian, y desde eï tiempo que
le servian y al presente, se tienen por sus criados y allegados de
la visita
su casa, y como a tales les ha escrito cartas para que en
digan contra el dicho visorey, como es puHico y notorio, y ast lo
diran los testigos, porque lo saben y tienen noticia de lo en esta
pregunta contenido, por cuya causa es de tener por cierto que di-
rian como dijeron al contrario de la verdad.
245. Item, si saben que Luis Marin y Francisco de Sous y Ge-
rdnimo Ldpez, son allegados de la casa del dicho marques, y si-
guen ou voluntad, porque al dicho Luis Marin le casd con una
criada suya que servia à la marquesa au mujer; y al dicho Fran-
cisco de SoMs le casd con una cunada del Br. Ortega, y en el di-
cho casamiento el dicho marques hizo el gasto y regocijo, como a
oriado y allegado de su casa, y fué su alguacil en la conquista
desta tierra, y le did los indios que tiene; y Geronimo Ldpez, pot'-
que le caso con la primera mujer que tuvo, y el dicho marques la
doto; y porque el dicho visorey en cumplimiento de una ejecutoria
que trujo no le did d pueblo de Chinantla d Guaxocingo, salvo el
pueblo de Axacuba y esto es publiée y notorio, y asi lo creen como
esta pregunta lo dice, y pasa lo en ella contenido an tes y al tiempo
que dijesen sus dichos, por cuya causa es de creer que dirian al
contrario de la verdad &e.
244. Item, si saben que el contador Rodrigo de Albornoz y Ber-
naldino Vazquez de Tapia y BernaMino de Albornoz, y Alonso
Vazquez, testigos que depusieron en la dicha visita, antes y al
tiempo que dijesen sus dichos eran enemigos del dicho visorey y
le querian mal; y el dicho contador porque al tiempo que bizo el
trueque de los indios de Guaspaltepeque con el pueblo de Totolapa
y la mitad de Tabatiloque, quisiera y procure que el dicho visorey
le diera otros indios de mas valor y calidad que los que le did, y
porque no se los did, de alli adelante siempre tuvo al dicho visorey
mala voluntad y siguid la opinion del dicho marques, porque sabia
que no tenia buena voluntad al dicho visorey; y Bernaldino de
Albornoz es sobrino del dicho contador, y le ha criado desde nino,
y le sirvid y le dotd cuando se casd, y sigue la voluntad del dicho
su tio, y quiere mal al dicho visorey por respeto del dicho su tio,
y porque despues que es alcaide con salario sufieiente, no le ha
dado corregimiento y servicio de indios, como se daba al alcaide
Samaniego en cuyo lugar él sucedid y por la misma causa el di-
cho Bernaldino Vazquez de Tapia sigue la opinion del dicho con-
tador y de Bernaldino de Albornoz, porque esta casado con una
sobrina del dicho Bernaldino Vazquez de Tapia, el cual la casd y
dotd, y son todos tres una cosa, y siguen y han seguido la opinion
del marques contra el dicho visorey; y el dicho Alonso Vazquez es
n.-n7
150 VISITA HECI1A AL VIREY
sobrino del
snhnno Bcrnatdtno Vazquez, é hombre de mala
dd dicho Bernaldino m lengua
perjudicial, y que ha tenido mala voluntad al dicho visorey;
y muy
pasion es de creer y tener por cierto que dirian
por cuya causa y
el contrario de la verdad, como lo dijeron y digan &c.
24~. Item si saben &c. que demas é allende de las causas di-
chas, el dicho Bernaldino Vazquez, antes que dijese su dicho en
esta visita, forme enemistad contra el dicho visorey causa que
a
quiso (.incs de Mcrcado, su sobrino, les indins que le
no pasar en
de india.
daba en casamiento cou unn hija suya bastarda, hija
246. Item, si saben que el Dr. Melgarejo, antes y al tiempo que
del Valle,
dijo su dicho en la visita, fué letrado del dicho marques
salario como tal abogado, y demas fué
y itevaba y ha Hevado su
abonde de Ana Velazquez y sus hijos, y hijos de Alonso Lucas,
Mestitan, y asimismo
contra Alonso de Mérida, sobre el pueblo de
fué abopado de Pedro de Meneses contra Pedro de Medinilla y
los estrados reales, como presidente, el dicho visorey le
porque en
dicho visorey
ha reprendido porque habla mucho, ha mostrado al
buena voluntad y por esto y por seguir la voluntad del dicho
no
de creer que apasionadarnente y contra verdad dijo
marques, es
su dicho y digan &c. ·
247. Item, si saben &c. que el dicho Gutierre de Badajoz, antes
y al tiempo que dijo su dicho, tenia mala
voluntad al dicho visorey
haherle dado corregimiento y por ser como era criado y
por no de
allegado del marques del Valle, porque le caso con una hija
Castilla, y despues
Francisco de Orduna que trajo el marques de
esta estas partes ha seguido su casa y opinion, por cuya
que en
diria como dijo al contrario
causa es de créer y tener por cierto que
de la verdad.
2~8. Item, si saben que antes que el dicho Alonso Ortiz de Zu-
habia bajado
niga dijese su dicho en esta visita, el dicho visorey le
y modcrado los tributos de los
indios que tiene en encomienda por
de estar despoblados y al monte, por
no los poder cumplir, a causa habia
vejaciones y malos tratamientos que el di.cho Alonso Ortiz les
audiencia,
hecho, sobre que esta acusado por el fiscal en esta real
dicho visorey odio y mala vo-
por cuya causa tenia y ha tenido al
luntad, por lo cual los testigos crcen y tienen por cierto que en el
verdad.
dicho que dijo contra el dicho visorey dijo al contrario de la
249. Item, si saben &c. que el dicho Alonso Ortiz de Zuniga,
actes y al tiempo que dijese su dicho en esta visita, tenia mala
voluntad al dicho visorey, como esta dicho en la pregunta antes
desta, porque le mandd tomar cuenta, como présidente, de la tu-
tela que tenia de Dona Catalina Martel, y por la mala cuenta que
did fué removido de la dicha tutela por el dicho visorey, presi-
dente y oidores desta real audiencia, y le condenaron en mucha
cantidad de pesos de oro del alcance de la dicha tutela digan lo
que saben.
250. Item, si saben &c. que el dicho Alonso Ortiz de Xuniga,
siendo tutor y cunado de Pedro Lucas, hijo de Alonso Lucas, tratd
pleito en esta real audiencia por su menor, con Alonso de Mérida,
sobre el pueblo de Mestitan y porque el dicho visorey é oidores
no despojaron de hecho al dicho Alonso de Mérida, les tuvo odio
y mala voluntad, y dijo y publiée con juramento, que en la di-
cha visita les habia de hacer todo el mal y dano que pudiese,
y ser malsin contra el dicho visorey é oidores, por lo cual creen y
tienen por cierto que en el dicho que dijo, dijo lo contrario de la
verdad.
251. Item, si saben &c. que tnigo Ldpez de Nuncibay, antes
y al tiempo que dijese su dicho, era y es hombre de mala vida y
fama, muy vicioso, hombre alterado y de no buenos tratos, por-
que en la guerra de Jalisco teniendo cargo de gente tenia taberna
publica, y vendia vino y aceite, y otros tratos y mercadurias, con
los cuales es ido al Peru.
252. Item, si saben que el dicho Nuncibay, antes y al tiempo
que dijo su dicho, tenia odio y mala voluntad al dicho visorey,
porque el dicho visorey le tratd mal de palabra, porque quiso amo-
tinar la gente en el pueblo de Sucbipila, sobre el reformar las
compantas de gente de â caballo; y asimismo en la subida del
Miston, porque el dicho Nuncibay dejd el artilleria en parte peli-
grosa donde los enemigos la pudieran enclavar, y se vino al real,
el dicho visorey le maltratd de palabra en presencia de muchos, y el
dicho Nuncibay se sintié dello; y asi por esto como por la senten-
cia de residencia que en esta real audiencia se did contra el dicho
Nuncibay, los testigos creen y tienen por cierto que el dicho Nun-
cibay ténia odio y mala voluntad al dicho visorey, y porque asi
cual los testigos creen
lo decia y publicaba en muchas partes, por lo
tienen cierto, que <-n el dicho que dijo se perjurd y dijo ai
y por
contrario de lai verdad.
253. ttem, si saben que la dicha Ana Velazquez, mujer que fué
dicho, tenia pa-
de Alonso Lucas, antes y al tiempo que dijese su
el
sion y publicaba mala voluntad contra el dicho visorey, porque
hecho à Alonso
dicho visorey y esta real audiencia no despojaron de
ella y a su hijo,
de Mérida de los indios de Mestitan para los dar à
to
por que crecn y tienen por cierto que en el dicho que dijo diria
al contrario de la ve~ad.
2M. Item, si saben &c. que el marques del Valle D. Hernando
todos los
Cortës ha tenido pasion, enemistad y mala voluntad con
nombre de S. M. han gobernado en esta Nueva Espana,
que en
descubierto
especial con el dicho visorey, a causa que habiendo
la
la tierra nueva de Cibola, no consintio que el dicho marques
poblase y tomase para si, y porque en la cuenta de los vasallos no
di-
pcrmitid que a S. M. se le hiciese ningun fraude ni engano:
gan to que saben.
255. Item, si saben &c. que por razon de la dicha enemistad,
de lo contenido la pregunta antes desta~ el dicho marques
y en
procure se diesen capitules en corte contra el dicho visorey, é in-
procurd
forme mal :i los senore. de su Real Consejo de Indias, y
el favor
testigos, y les ofrecio dineros y otras cosas, ofreciéndoles
de su persona; y siguiendo el dicho odio -y enemistad
escribiô mu-
chas cartas a los testigos contenidos en las preguntas antes destas,
persuadiéndoles para que dijesen contra
y a otros amigos y criados,
el dicho visorey é oidores, para que fuesen
suspendidos del cargo,
diciendo a las tales personas que escribia, que en el visitador ha-
llarian todo aparejo, y otras cosas, y que diciéndolo ellos y escri-
biéndolo el dicho visitador, suspenderia S. M. el cargo al dicho
visorey é oidores digan lo que saben.
256. Item, si saben que desde que el Lie. Francisco Telle de
Sandoval, del Consejo de S. M., visitador de esta real audiencia,
entrô en esta ciudad, hasta que did los cargos y traslado dé ia vi-
sita al dicho visorey é oidores, siempre dijo é publiée que al dicho
visorey é' oidores no se les habià de dàr copia ni treslado de les
dichos de los testigos, ni de sus nombres, porque as( se lo tenia
mandado 8. M., especialmente to decia y certiucaba a los testigos
cuando los examinaba digan lo que saben.
2S7. ttem, si saben &c. que despues de dados los cat~os, insis-
tiendo y perseverando todavia on lo que habia dicho y certiucado
a los testigos, el dicho visitador no queria dar al dicho visorey el
traslado y nombre de loa testigos que habian dicho y depuesto en
la dicha visita contra el dicho visorey, en especial el de Hcmatdino
Vazquez de Tapia, y Bernaldino de Albornoz, y Alonso Ortiz (le
Zuniga, y Tetto de Medina, tanto que fué necesatio hacello negocio
para que los diese, en to cual pasaron muchos dias despues que
se dieron los dichos cargos digan to que saben.
258. Item, si saben &c. que luego que el dicho visitador vino
d esta ciudad, entre otras personas de que el dicho visorey le dio
aviso que le tenian enemistad y mata voluntad, fueron el contador
Rodrigo de Albornoz, Bemaldino de Albornoz su sobrino, y Ber-
naldino Vazquez de Tapia, y Alonso Ortiz de Zuniga, y TeUo de
Medina, y tos testigos to saben porque to vieron y se hallaron pre-
sentes.
259. Item, si saben, creen y tienen por cierto, que a causa de
haber dicho y certiticado el dicho visitador que no se habia de dar
copia de los dichos de los testigos y de sus nombres, muchos de los
testigos dijeron y depusieron mas largo de to que sabian y era la
verdad digan y aclaren lo que saben y creen que tienen por cierto.
260. Item, si saben &c. que la capitulacion y contratos que el
dicho visorey hizo con el adelantado D. Pedro de Alvarado sobre
las armadas y descubrimientos, fué cou licencia y facultad de
S. M., y en ello no se le hizo fuerza ni extorsion alguna al dicho
adelantado, antes se hizo con su voluntad y proeurado por él di-
gan lo que saben.
261. Item, si saben &c. que a las personas que han venido a
pedir justicia sobre los bienes del dicho adelantado D. Pedro de
Alvarado y sus herederos, asf sobre navioa como sobre otras cua-
lesquier cosas, en esta real audiencia se les ha hecho justicia, co-
mo consta por los pt'occsos digan to que saben.
262. Item, si saben &c. que et dicho visorey despues que pasd a
estas partes ha sido siempre hombre honesto, buen cristiano, tem-
plado en la manera de su vivir y tratamiento de su persona, muy
sufrido, y tal que de su vid~ y costumbres todos han tomado buen
ejcmpio digan lo que saben.
265. Item, si saben &c. que el dicho visorey despues que paso
a estas partes ha tenido especial cuidado que asi en los pueblos
que estàn en cabeza de S. M. como en los que estan encomendados,
se hagan iglesias y monesterios, las que han convenido y sido ne-
cesarias digan lo que saben.
364. Item, si saben &c. que el dicho visorey ha tenido especial
y gran cuidado en lo tocante à la honra de Dios nuestro Senor, en
especial en punir y castigar las blasfemias, juegos y pecados publi-
corregida
cos, en lo cual los testigos saben que esta tierra esta muy
y enmendada digan lo que saben.
265. Item, si saben &c. que el dicho visorey ha honrado siem-
cual ha
pre a los perlados, clérigos y religiosos destas partes, lo
sido causa que todos les tengan reverencia y respeto digan lo que
saben.
266. Item, si saben &c. que asimismo el dicho visorey ha te-
nido siempre especial cuidado que los naturales destas partes fue-
sen industriados en las cosas de nuestra santa fe catolica, dandoles
para esto a los perlados, clérigos y religiosos el favor que ha sido
necesario digan lo que saben.
267. Item, si saben &c. que el dicho visorey despues que paso
en estas partes ha servido à S. M. bien, leal y fielmente, y hecho
en ellas lo que convenia hacer en su servicio, como visorey y pre-
sidente y buen gobernador debia hacer, teniendo siempre delante
el servicio de Dios y de S. M.: digan lo que saben.
268. Item, si saben &c. que el dicho visorey ha tenido siempre
especial cuidado que en estas partes la justicia fuese muy temida
y acatada, como lo ha sido, y que los delitos fuesen punidos y cas-
tigados digan lo que saben.
269. Item, si saben &c. que asimismo el dicho visorey ha teni-
do especial cuidado de tener, como ha tenido, esta tierra, despues
que la gobierna y esta à su cargo, en servicio de S. M. y en toda
paz y sosiego digan lo que saben.
270. Item, si saben &c. que el dicho visorey siempre ha tenido
especial cuidado y diligencia en el buen recaudo de la real hacien-
da de S. M., por tal manera que despues que gobierna esta tier-
ra no ha habido ni hay un real de quiebra en ella, antes m'jcito
acrecentamiento,como p;ce por los libros de sus onciides y esto
sin vejacion y molestia de sus aubditos y vasallos digan Jo que
saben.
271. Item, si saben &c. que el dicho visorey ha acr~centado el
patrimonio real de S. M., descubriéndole tierras nuevas, por mar
y por tierra, a mucha costa de la hacienda del dicho visorev, por
!o cual saben que esta pobre é alcanzado digan &c.
272. Item, si saben &c. que porque nadie se pudiese ir de cstos
reinos con hacienda y haber de S. M. ni de particutarcs, y porque
se evitasen delitos y excesos, el dicho visorey proveyo <nie nadie
pudiese salir fuera de la tierra sin su licencia, y sin certincacion
de los oficiales de S. M. de como no deben nada à la real hacienda:
digan to que saben. ·
275. Item, si saben &c. que el dicho visorcy en haber dado or-
den como hubiese quitas y vacaciones de los salarios de corrc~i-
mientos y alguacilazgos, hizo muy gran servicio a S. M.; porque
con las dichas quitas y vacaciones se ha entretenido y sostenido
mucho numéro de gente, de que ha redundado en grau poMacion
de la tierra digan to que saben.
274. Item, si saben &c. que el dicho visorey ha siempre hon-
rado y favorecido a todos los espanoles conquistadores y pob!adorcs
desta Nueva Espana, hacicndoies buen tratamiento de patabra, y
a~tdândotos y favoreciéndolos con obras, dundotcs cstaocias para
ganados, y tierras para labores y granjenas, y todos los demas
aprovechamientos que sin perjuicio de S. M. ni de otro terccro se
les ha podido dar: digan to que saben.
275. Item, si saben &c. que el dicho visorey ha favorecido siem-
pre los indios naturales destas partes, no consintiendo que nadie
les tome nada contra su voluntad, ni se les haga maltratamiento,
castigando con todo rigor los excesos que contra ellos se han come-
tido digan to (lue saben.
276. Item, si saben &c. que et dicho visorey ha tenido especial
cuidado en moderar los servicios y tributos que los dichos indios
son obligados d dar a las personas en quien cst:in encomendados,
por manera que no reciban trabajo ni vejacion alguna digan to
que saben.
277. Item, si saben &c. que asimismo el didho visorey ha tem-
do especial cuidado en quititr los robos y tiranias que los caciques
y principales hacian a los macehuales, dandoles à entender que
et un libres vasallos de S. M., y que osasen pedir justicia al dicho
visorey y a los oidores desta real audiencia, como la han pedido y
se les ha hecho digan lo que saben.
278. Item, si saben &c. que el dicho visorey, sobre el buen tra-
tamiento de los naturales ha hecho ordenanzas para que todos les
paguen la comida y tamemes, y que nadie sea osado de tomalles
cosa alguna contra su voluntad, sin se la pagar; dandoles pata
ello mandamientosde amparo, y poniéndoles en los pueblos algua-
ciles espauotes que los denendan, y ejecutando en los trasgresorea
las ordenanzas digan io que saben.
279. Item, si saben &c. que asimismo el dicho visorey en mu-
chos pueblos y provincias desta Nueva Espana ha hecho igualar
los tributos y vecindades, y Io que cada indio es obligado a dar de
tributo. É ansimesmo Io que cada cacique y gohernador ha de ha-
ber y Hevar por razon de la gobernacion, por evitar los robos y ve-
jaciones que se hacian a los macehuales y gente pobre, y castigando
:i los que contra lo contenido en esta pregunta han ido y pasado:
digan lo que saben.
280. Item, si saben &c. que asimismo el dicho visorey ha teni-
do especial cuidado de industriar y ensenar a los indios naturales
desta Nueva Espana en los oficios mecànicos, à costa de su hacien-
da del dicho visorey, de que se ha seguido gran provecbo y utt-
lidad, asi a los dichos naturales como à los espaûoles: digan lo
que saben.
281. Item, si saben &c. que el dicho visorey did drden é indus-
tria como se pusiesen en toda la tierra grandes posturas de mora-
les, y se criase y beneficiase la seda, y se labrase en esta ciudad,
con lo cual los indios pagan sus tributos, y son muy aprovechados,
y los diezmos son aumentados, y las rentas de S. M. acrecentadas:
digan lo que saben.
282. Item, si saben &c. que de haberse hecho y inventado la
dicha granjeria de la seda, ha redundado en gran provecho y utili-
dad desta tierra, porque con ella se ha poblado mucho esta ciudad
do se labra, de oficiales y tratantes della, y se mantienen mucho
.numéro de gente, asi cspanolea como indios que la benencian di'
gan !o que saben.
28~. Item, M saben &c. que porque en el criar de la dicha seda
habia desorden, el dicho visorey, porque les indios no fuesen fati.
gados, ni criasen sino !o que con facilidad y sin vejacion podian,
y
porque se criase é hilase en mas perfeccion, moderd la cantidad de
semilla que en cada pueblo se habia de criar: digan to
que saben.
284. ttem, si saben &c. que el dicho visorey asimismo diô drden
como en esta Nueva Espana se labrasen las lanas é hiciesen panos,
que ha redundado en
gran utilidad, asf de espanole~ como de in-
dios, lo euaï antes que el dicho visorey vinieae no to habia: digan
io que saben.
285. Item, si saben &c. que el dicho visorey
por evitar los ro-
bos y vejaciones que hacian los caciques, gobemadores y principa-
les à los macchuales, hizo que cada pueblo tenga propios y casa
puMica para que deUa, sin hacer nuevas derramaa~ se provean las
neceaidades comunes, y las iglesias, déngos y MilgioMt: digan io
que saben.
286. Item, si saben &c. que ansimismo el dicbo visorey ha dado
drden como los indioa que vivian derramados se junten en pueblos,
y en traza y policia, porqne con mas facilidad Man industriados
en las cosas de nuestra santa fe catôiica, y porque se eviten mu~
chos delitos y exceeos que estando esparcidos y apartadfM se come-
tian digan !o que saben.
287. Item, si saben &c. que asimismo el dieho Yisorey hizo ha-
cer libro do se han asentado é asientan las diferencias que sobre
termines, é tierras, é ooaas de calidad que entre io< dichos indios
ha habido, y las detenninadones dellas; to cual antes no habia, y
era causa de renovarse cada dia los mismos pleitos e diferencias,
!o cual cesa con la dicha drden digan io que saben.
288. Item, si saben &c. que asimismo d dicho visorey hizo or-
denanzes de la manera que habian de tener los iudios que servian
a minas, y comida que se les habia de dar, moderando el numéro
de los que habian de servir, y ei servicio que habian de haeer; to
cual antes que et dicho visorey pasase d eatas partes estaba muy
confuse y desordenado digan lo que saben.
289. Item, si saben &c. que asimismo el dicbo vi~erey mandd
é ordend que los corregidores y encomenderos no pudiesen conmu-
tar ni conmutasen los tributos en que los indios estaban tasados,
como lo solian hacer antes que e! dicho visorey pasase en estas
partes, por ser comc era en gran dano y perjuicio de los dichos
indios digan lo que saben.
290. Item, si saben &c. que el dicho visorey por su persona
ha visitado la mayor parte desta Nueva Espana, en que 8. M.
ha sido muy servido, y ha redundado en gran utilidad y prove-
cho, y la ha puesto en drden y policia, y remediado muchos agra-
vios y extorsiones que se hacian, haciendo hacer las iglesias y mo-
nesterios en los lugares que convenian, reformando los que esta-
ban hechos, y dando drden en posturas y granjerias digan !o
que saben.
291. Item, si saben &c. que asimismo el dicho visorey did drden
como se labrase en esta ciudad de México moneda de plata y de
vellon, lo cual ha redundado en servicio de S. M. y acrecentamiento
de sus rentas, y en gran utilidad y provecho, asi de espanoles co-
mo de indios, y las contrataciones con la dicha moneda han ido
en mucho crecimiento: digan lo que saben.
292. Item, si saben &c. que el dicho visorey despues que esta
en esta Nueva Espana ha tcnido especial cuidado que a nadie se le
hiciese fuerza ni agravio, mirando mucho por la honra de los ca-
sados, viudas y doncellas, favoreciéndolas y honrandotas en todo
!o que ha podido digan !o que saben.
295. Item, si saben &c. que asimismo el dicho visorey ha hecho
hacer en esta Nueva Espana, especial en esta ciudad de México,
muchas molieudas y batanes de que se padecia gran necesidad, y
hecho hacer acequias para regadios, para panes y huertas, con
que esta ciudad y repubtica se ha mucho ennobtecido y proveido
de todos mantenimientos digan !o que saben.
294. Item, si saben &c. que el dicho visorey ha favorecidosiem-
pre a los hombres virtuosos, encomendandoles oficios de S. M. y
haciéndoles otros favores, y a los viciosos los ha reprendido, de
forma que por la buena manera que ha tenido con todos, ha qui-
tado muchos vicios, y se han enmendado muchos viciosos: digan
lo que saben.
295. Item, si saben &c. que ansimismo el dicho visorey did dr-
den que se visitasen las carceies de los indios por tes oidores, !o
cual antes no se hacia, de que Dios nuestro Senor S. M. han sido
y
muy servidos, y se han excusado grandes vejaciones y extorsiones
que se hacian por los caciques y gobernadores y principales, y !o
mismo proveyd que hiciesen !os corregidores en sus corregimien-
tos digan lo que saben.
296. Item, si saben que asimismo el dicho visorey mandd
y pro-
veyd que en toda esta Nueva Espana no hubiese naborias de
por
fuerza, como los habia antes que el dicho visorey pasase a ella,
y
las tales se pusieron en su libertad como al presente lo cstàn:
digan &c.
297. Item, si saben &c. que el dicho visorey ha hecho abrir
caminos por toda esta tierra, para que pueda andar carruaje de
bestias, por evitar la carga de indios, como por la mayor parte
se
ha evitado, to cual ha sido causa que la tierra se ande trate, !o
y
cual antes no se podia hacer por la aspereza de la tierra,
y por no
haber abiertos caminos, to cual ha redundado en
gran utilidad y
provecho, asf de espanotes como de los naturales,
y en gran au-
mento de las contrataciones digan to que saben.
298. Item, si saben que teniendo, como tenian, los caciques,
gobernadores y principales desta Nueva Espana la jurisdiccion de
los pueblos, con la cual encarcelaban los macehuales los castiga-
y
ban y hacian otras molestias y vejaciones, el dicho visorey did dr-
den con voluntad de los dichos caciques, gobernadores principa-
y
les, como hubiese en cada pueblo cabildo, alcaldes, alguaciles
y
regidores, elegidos por los pueblos y confirmados por el dicho viso-
rey en nombre de S. M.; de lo cual ha resultado, que oomo la ju-
risdiccion estaba en poder de los dichos caciques y gobernadores,
agora esta toda puesta en cabeza de S. M., que ha sido uno de los
mayores servicios que a S. M. se le ha podido hacer, y gran bene-
ficio a los naturales digan &c.
299. Item, si saben &c. que asimismo el dicho visorey did dr-
den como se envian jucces de residencia a los dichos pueblos
para
saber y averiguar cdmo los dichos caciques, gobernadores prin-
y
cipales, alcaldes, alguaciles y regidores usan sus oficios tratan
y
los macehuales, y los excesos y delitos que
se halla haber hecho
se han castigado y castigan to cual asimismo ha redundado en
servicio de Dios nuestro Senor y de S. M., y en grau alivio de log
macehualas digan lo que anben.
500. Item, si saben &c. (lue asimismo dicbo visorey hizo or-
denauMB por d<mde los dichos pueblos y justicias se gobernasen,
expresando en ellas los delitos y excesos livianos de que podian co-
nocer, y mandandoles que los de calidad los remitiesen, como los
remiten, a etta real audioncia, lo cual antet que el dicho visorey
pasase à e9t<B partes no se hacia digan lo que saben.
501. !tem~ ai saben &e. que despues que el dicho visorey go-
bierna esta Nueva EBpana, los indios naturales deua ban sido mas
favorecidos, bien tratados y sobrellevados que nunca antes lo fue-
ron de ninguno que en ella haya gobemado digan lo que saben.
503. Item) saben &c. que el dicho visorey, demas de to con-
tenido en las pr~guntaa antes desta ha hecho y proTeido otras
muchas cosas tocantes a la converMon y perpetuidad de los natu-
rales., aumentô y buen recaudo de la real hacienda de S. M., po-
blacion de los espanoleB y buen gobiemo destas partes, como pare-
cera por lo que sobre todo to dicho ha proveido digan lo que sahen.
505. Item, si saben &o. que de todo to sobredicho y de cuai-
quier cosa y parte dello sea publica voz y fama, publico y noto-
rio. –Mmon. Lûfsz~ escribano de S. M.

É asi presentado, el dicho 8r. alcalde dijo que prosente los te~-
tigos de que en el caso se entiende aprovechar, que ci esta presto
de los recibir a eMminar segund se contiene é declara en la dicha
(siguen 'M~<ï< pa~&r<M que no se MttMndc~ Qrmoto. Pasd en haz
del dicho
escribano.
€ de Loaysa.–LoMano MàNucomn.–DtMO DE BAMA,

Édespues de lo dicho, en la dicha cibdad a ocho dias de! mes


de Enero del dioho aiio de mil! qM!n!entoa é euarenta é siete
anos, ante el dicho Sr. alcalde Lorenzo Marroquino, é en presen-
eia de nn el dicho Diego de Baeza, esonbano, pareoio presente
el dicho G." de Looysa ea el dicho nombre, é ppesentd el escripto
sigaieBte.'–Dœoo M B~BM, esoribano.

( Original. )
CARTA

DE GEROMMO LOPEZ AL EMPERADOR.

S. C. C. M. -Continuando el mandamiento de V. M., siempre


en los navïos que destas partes han ido he inibrm<do a V. M. tn
que me ha parecido, < ansi !o hice ha pocos dias en loe uitimc!!
que se partieron, dando relacion à V. M., aliende de otras cosas,
de como unos indezuetos de.nonada, chichimecas de la provincia
de Xalisco, M habian alzado y rebelado contra el servicio de V. M.,
y habian muerto un fraire d dos, y en veces haata treinta 6 cua-
renta espano!es, y en to d!timo dello fué uno de los muertos D. Pc.
dro de Alvarado, que sea en gloria, y de como, sabido esto, el
visorey habia dicho que personalmente queria ir sobre ellos. El
cual ansi b puso por obra, é se partie a los M de Settembre
pa-
sado con él fueron las dos partes de los vecinos desta cibdad,
é
los mas ricos é de posibilidad. Et numéro de la
gente que Hcvo,
no !o sé, porque at presente é agora ha seis meses que no est6 en
la oibdad sino en el campo, una legua de la cibdad,
en una hère-
dad que ha d!as que comienzo a hacer, de que d V. M. he hecho
otras veces relacion. De la gente de los naturales de la tierra Ileyd
mucha, porque antes de su partida !o hizo saber en toda la tierra,
para que se aparqascn para ir con él d~cenme que iha muy gran
copia de gente de los naturales en mas cantidad de cuarenta d
cincuenta mil hombres de guerra, sin la gente de los carruajes,
que seria mas: tampoco la vide, porque a! tiempo que !os a!ard'~s
de la gente de las provincias se hacia,
yo estaba y estov mal dis-
puesto de una caida de un caballo que cayd conmigo y tomdme una
pierna debajo, de la cual aun estoy bien malo.
El visorey mandd por las proviucias de Tascala, Cholula, Gua-
xucingo, Tepeaca é Tescuco é las demas, que todos hiciesen armas
para la dicha guerra, ofensivas ë defensivas, de las que ellos tenian
para sus guerras é did licencia a los caciques é principales que
quisiesen ir a caballo, que comprasen caballos; did licencia a los
dichos caciques y principales que quisiesen comprar armas de Es-
pafia, ofensivas é defensivas, que las comprasen para la dicha
guerra y ansi me dicen que los alardes de las provincias que se
hicieron fueron muy vistosos é de gente lucida é muy bien arma-
da, y con muchas armas de Espana, asi como lanzas é lanzones,
dalles,' espadas, punates, cascos, celadas é otras muchas armas
en gran cantidad; ansi que con todo este aparejo, el visorey se
partie, como dicho tengo.
La gente espanota que andaba por los pueblos é provincias, é
los corregidores y encomendatarios dellas, no dejarou de murmu-
rar y decir, que cdmo se les daba a los indios tal facultad de ha-
cer armas por las provincias tan sueltamente, porque so color desta
guerra y mando harian muy grandes cant'dades de las dichas ar-
mas y reharian las que les habiamos quemado; y demas desto,
que era peor dalles licencia para tener armas de Espana y que
las comprasen porque so color desta guerra comprarian en abas-
tanza, para estar muy bastecidos de armas; é que era peor darles
licencia para que cabalgasen à caballo estos principales é caciques,
que son la cabeza desta tierra, porque esta gente les es tan sujeta
hoy en dia como lo era el primero dia y sobre esto, visto que era
contra lo por V. M. mandado y pregonado en esta cibdad y en toda
la tierra, ovo algunos que simplemente lo dijeron al visorey, la
gran abundancia de armas que se hacia por toda la tierra, y el
bollicio é alteracion que andaba entre los naturales, como es gente
amiga de novedades: los que se lo platicaron é dijeron, me di-
jeron que les habia respondido, que él les habia dado licencia
para ello.
Despues del visorey partido su jornada, quedando con mi en-

Instrumentocortanto para scgar las miMM, a manera do guadana.


ferrnedad y mala disposicion, inquiriendo é procurando saber el
estado de Ja tierra y provincia della !o que se sonaba,
porque yo
estaba algo mal sospechoso por los aparejos que via, me dijeron é
dieron nueva, un vecino de la cibdad de los Angeles, que se dice
Gutierre Maldonado, hombre de verdad é buena conciencia,
que
habia muy gran mal en la tierra y que estaba en muy gran peli-
gro toda ella, de !o cual me venia a dar parte. Preguntado el qué
era, dijome que se tenia por cosa cierta que los indios de la pro-
vincia de Mechuacan habian venido a Tascala con embajada, é que
era para confederarse a uua y dar sobre nosotros y matarnos a
todos y alzarse con la tierra. La posibilidad destas dos provincias
es tan grande, que si to quieren hacer y Dios alza su mano de
nuestra guarda, es tan poco para ellas, como para mf matar un
cabrito y cometio porque se pueden sacar de cada una dellas tres-
cientos mill hombres de guerra, é mucho mas.
Queriendo saber mas e! caso, por ddnde se fundaba d !o sabia,
me dijo que estando en casa del gobernador de Tascala, que es
hijo de un Sicutenga (XtcoTENCATL), el mayor traidor que ovo, el
cual por cierta traicion que comctiô !o ahorct! el marques del Valle,
siendo gobernador; estando en esta casa un indio criado de un clé-
rigo que alli enviaba el obispo de Tascala para la doctrina, un dia,
puede haber tres meses poco mas d menos, entraron dos indios de
la provincia de Mechuacan en la posada del dicho gobernador,
y
preguntando por ëi, salid al portal donde estaba el dicho indio el
dicho gobemador, y que los indios de Mechuacan sacaron un cn-
voltorio de cartas del seno, y dijeron de palabra que el gobernador
de Mechuacan y principales de Ja provincia le enviaban aquellas
cartas, que las viese é les diese respuesta. El indio que esto oia,
maraviHose que indios de tan lejos viniescn con cartas !i Tascala,
no habiendo entrado en su vida en eHa, y escuchd to que podia
scr, y vido como el gobernador tomd las cartas y se mctid con !os
mensajeros en casa, y dende a poco salid con su vara en la mano
y dos d tres principales con él y voivid dende a poco con muchos
principales con él, que pasaban de cincuenta, y entrd en su casa
en uua sala con ellos, é abrierou sus cartas y las leyeron, é res-
pondieron é dende a rato, que era ya puesto c! sol, sacaron los
dichos meusajoros al dicho portal é les dijeron < toma la respucsta
t de las cartas que trajistt is, dandoles otras, c y deci a los seno~
a res de Mechuacaa como quedamos contentos é alegres los corMO-
nes de lo que nos han escrito, y que asi se hjara, y tomà à traer
a la respuesta, y decinos para cuando vernéis con eUa. Y que los
mensajeros respondieron que dende en quince dias vemian con la
respuesta y que los de Tascala les dijeron é avisaron que no an-
doviesen de dia sino de noche, porque no fuesen vistos ni conoci-
dos de espaBoies, porque no sospechasen algo do lo quevenian. É
que los mensajeros se partieron diciendo que asi lo ha~ian y que
el dicho gobernador de Tascala y principales quedafon hablando
en e~ dicho lugar donde despidieron los mensajeros, y que el dicho
indio les oyd algunas palabras salteadas, porque hablaban muy
paso, especialmente que dijeron < que tantos podemoa morir de
< nosotros? 7 pooos moriremos, y ansi los acabaremos y no tememos
ï' senores que nos manden » é otras palabras casi al parecer desta.
Lo cual el dicho indio, que no era de la provincia, dijo otro dia
al clérigo de lo cual el dicho clérigo estando alterado, llegd a la
sazon el dicho Gutierre Maldonado, y hablando al dicbo abad y
preguntando la causa de su alteracion, le contô todo lo de suso
contenido, mas por istenso; y que el dicho Maldonado le habia di-
cho « Padre, esta cosa es ardua é pesa mucho, y va la vida y el
» estado de la tierra en ella esperemos aqui los quince dias, é po-
t dra ser que tomemos los mensajeros ë las cartas, d a lo menos
» que los veamos é hagamos en ello lo que pudiéremos. Concer-
tados en esto, el obispo de Tascala envid à llamar su clérigo de
mucha prisa, é asi se desconcortô la esperada.
Dijome mas el dicho Maldonado, que venido a la cibdad de los
Angeles, donde vive, que fué luego a ver una heredad que tiene
en el valle de Atrisco, tërmino de f~laxucinco é Calpa, é que halld
un hombre que tiene en la dicha heredad muy alterado, y pregun-
tandole la cabsa, dijo que creia que habia gran mal en la tierra,
porque habia visto hacer cierta junta de muchos indios con dos
principales de Tascala que el conocid, é que oon la junta se entra-
ton en la iglesia; y que él sospechando mal dellos, se fué muy
paso por los oir lo que hablaban, y se puso a la puorta de la igle-
sia encubierto, y que hablaban tan paso, que no podia oir mzones
enteras, é que algunas palabras de las que oia eran malas y do
<eM do ~ueMrae aiM)r contra !<? espadoles < mataMo~y é que para
esto haeiaM eonMemcMB con toda la tierra; é qae esto, por !o
<}<e habia oido, estaba nMty cie~to que to coaeertaban, que se de-
bia ponef remedM en ello; y que el dicho Matdonado le preguntd
que que indios de lot de por alli se hattaron al razonamiento e
junta, é que le nombre algunos, a vueltas de tas cnates dos de
quien el dicho Maldonado tenia mucha eonnanza; le nombré e!
une que casi 10 habit eriado, a! cuat el dicho Maidenado tomd en
sccreto é con M~onea le persaadM a que le dijese verdad cerca de
Maodicba, é que tes habian venido a deeir los de Tascata; é que
el tndio se io habia eonfesado, d la mayor parte delio, como el di-
cho eapanot !o decia y pMguntando!e e~ dîeho Maldonado, quién
estaba detaRte, que le nombre a muchos, en especial el otro que et
espanot babia dieho, que era hombre senaiado é que traido y !ta-
mado ïo aegd todô, y acareado con el otro, deshhoto todo por una~
razones, que el dteho Maldonado qaedd espantado. Vistc esto, por
asegurallo apart<t!o y d~ote < este debe ser mentira yo ? creo a
ti, que si otra cosa fuera me lo dijeras~ é anst to dejd, é otro
dia amanecid huido y no parecid mas en sa casa. Y que viendo
que este caso le encargaba mucho la.conciencia, se fué à oonfesar
d te dijo un padfe dominico que lo fuese a dec!p al visorey para
que to remédias~, antes que no toviese poder para to renMdiar y
que et franc vino d solo esto a la cibdad, y el dicho Maldonado no
se aaegurando, vino tras del fraile, y supo que to habia dicho at
visorey é como viese que no se hacia nada sobre ello, dice que et
mismo en peraona tué é to dijo al viserey en su camara todo to
que paaaba, muy por mtenso; y q~M el visoM-y le habia dicho qu<*
ya se to habia dicho el fraile, y et bien sabia que si toa indios
querian, que no tenian una merienda en ettos.
Y que et dicho Maldonado le dijo < Sënor, mird que en et con-
~cierto que los indioa ptaticaban, que aquel nombre mio oyd, de-
» cian loa indios que V. SenoWa iba osta jomada, y que llevaba
n la Hor de los espanotos consigo, é que atta w temia medio
como
*tos de guerra se rptrujesen a unas sierras adelante, y que mete-
» rian a V. Senorta en un valle que eatatta entre unas sierras, y
» que estando dontro darian tndos sobre los ospanotes por delaittera
~y rezaga, tomada la salida, é que asi no se escaparia atguno, y
)).-i9
» que los demas que quedaban en México y en la tierra no eran
» nada
cho é
y que d todo esto el visorey le hàbia respondido lo ya di-
otras palabras, é que le habia parecido mal tener en tan
poco uua cosa tan grande, é no haber proveido nada en ello, é que
Dios lo remediase. Esto que dicho es me contd asi à la letra el
dicho Maldonado.
Luego lo escribi todo al dicho visorey al camioo, porque en todo
fuese mas advertido. Estando en esto puede haber quince dias
que vino a esta casa a corner conmigo un fraile de Sto. Domingo,
y fué el dia de S. Francisco pasado, a ocho de Otubre, digo a cua-~
tro dtl dicho; é hablando en cosas, me dijo que venia a descobrir-
me un negocio de calidad é à tomar parecer oonmigo de lo que
debia de hacer en él, y que era que a ël habian venido ciertos in-
dios principales de la tierra y le habian dicho. que ellos sabian como
él queria ir a Espana, y que estaban todos muy tristes porque los
espatioles tenian sospecha dellos que se habian de alzar con la tier-
ra, y alzados matallos à todos; que les hiciese tanta merced que
les escribiese él una carta para V. M. y se la llevase é diese y
que en ella dijese, como elles cuando fueron ganados en guerra se
dieron por vasallos de V. M., y que siempre lo habian de ser, é
asi lo habian jurado entonces, y despues jurande al principe; que asf
!o habian de mantener, é que ellos en haber sido ganados por S. M.
habian recibido grandes bienes, que eran estos y estos y que ellos
no se alzarian en la fin del mundo, é que asi nucvamente lo jura-
ban, é que en la carta se pusiese una forma de juramento muy
fuerte é firme que V. M. creyese; ë que esta carta escrita desta
forma, que se la diesen é que ellos la firmarian de todos los prin-
cipales de la tierra, dentro de quince dias, é se la darian firmada;
é que les hiciese este bien, pidiéndome que yo la escribiese, para
que csto se efectuase. Oido esto quedé fuera de nn é creï mas lo
que me habian dicho, y vide que Dios permitia que se doscubriese
por boca dellos lo que ocultamente habian hablado ë platicado.
Esto es muy gran mal que hayan osadolo pensar, cuanto mas de-
cn'!o y escribirlo aun a V. M. El fraile me pidio parecer, porquo
!os indios le mataban é importunaban sobre ello. Yo le respondt:
« Padre, e! caso es mucho y no es nada, y para el ronron que
B anda, que estos se han hablado con los de Taacalu y Mechuacan
sobre esta traicion~ parece que Dios lo
va aclarando para que se
» dé crédite d ello; y esas cosas de estos indios é juramento dellos
< son aire aunque lo juron en Uchilobos es de hacer
poco caso de.
tllo; pew porquo puede ser que Dios permita por nuestros
peca-
» dos que esto, venga en ellos a decir é hacer, y esta carta por ins.
piracion divina han venido a que se les haga cal
y porque de
tllallo V. R. podria redundar dano,
me haga una merced muy
» grande; que vaya a, México y todo
como pasa por istenso to di-
» gais esos sonores oidores (que ai presente estaban en la cibda d
~e! Lic. Zaynos y el Lie. Loaysa,
que tos demas habian ido con
» el viaorey) y decidles como yo os envio a que se to digais, por-
» que to sepan; y si quisieren escribir la carta, para ver los que
birman en etia, que yo la escribiré y por ella tomaran algun
» aviso deste négocie. AI fraire le parecio bien el consejo, y dijo
que estaba muy bien, é que él iba à to hacer asi, y que antes que
fuese al monesterio iria a casa dei Lie. Zaynos
y se io diria todo.
El fraile con su *compofiero
se partid â hora de visperas h~ boy
trece dias no !o he visto maa, mas de que supe que to habia ha-
i
blado. Et fraile tomd su licencia para se ir Espana esta
en un
monesterio de la provincia de Chalco de la
mesma orden par-
tirase por Navidad; no va en estos navtos
porque en ellos van
otros fraUes de la mesma drden, por no ir con tanto fraile,
por-
que se me dice que se van doce, y todos nahuatatos; ta cabsa
no se sabe.
Yo no contente con esto, vino el Lie. Tejada de la dicha
jorna-
da, y como Io tenga por tan senor, le di cuenta de todo
esto que
pasaba, segun dicho es, el oual se admird deUo,
para que advir-
ticse a la abdiencia dello, pues que de to demas el visorev estaba
advertido ptugmera à Dios
que la diligencia que se habia dp hacer
sobre este caso y castigo dello estuviera
en sus manoe, que yo creo
verdaderamente que se hiciera con el calor
que el caao requiere é
con el castigo que demanda; y sé que la carta se escribiera luego,
y se tomaran los nombres de los que la firmaban, porque ellos
son
tos de las juntas é concilies malos,
y con harerse un castigo famo-
so, la tierra se asegurara y allanara por agora, hasta que se bus-

Etto M, interpretot, d pehtM ee lu ten~M de t<x indimt.


cara el medio de seguridad perpetua: la oual dé Dios, que es el
que todo !o puede.
Quiero dar à V. M. desde principio Jos yerros que me parece ha
habido é hay, por ddnde d de ddnde proceden estos inconvenientes
y cosquillàs, las cuales, si Dios, como digo, no las mata, no pue~
den dejar de crecer, porque la gente crece en mucho numéro, y
de su calidad es amiga de bullicios é alteraciones é guerras~ y el
demonio cûmo perdidoso desta tierra que tenia por suya, ha de
poner toda diligencia que puedà para restituilla, si pudiere: nues.
tro Senor la sustente con aquena mano de misericordia suya, y no
permita que por nuestros pecados y ofensas i el cometidas, seamos
castigados por gente tan severa é cruel é mala, amen y conserve
su santa tglea~a y la aumente, y no permita otra cosa por sus
grandes misericM~ias, amen.
El primer yerro que se tuvo por los fraires francisoos, fué dar
de golpe el bautismo a todos los que venian por campos, montes,
caminos, pueblos, sin decirles to que recibian ni ellos sabello, de
donde ha pareddo bautizarse muchas veces, porque cada vex que
uno via bautmar se bautizaba; de donde ha venido tenerlo agora
en poco.
El Mgundo yerM fué que iuego quisieron predicalles todos los
artu-tthn de la fe juntos, é adarârsetos, no teniendo fe para creer-
los ni vaso en que cupieae; de donde ha venido haber mil yerros.
El tercero, que tomando muchos mochachos para mostrar la
dotrina, en !o6 moutsteriosllanos, luego les quisieron mostMr ker
y escribir; y par su habilidad, que es grande, y por
lo que et de-
monio negociador pensaba negociar pcr atl~ aprendieMn tan Mea
las letras de aseribir tibroa, puntar, é de letras de diveMas formas,
que es maMviHa verlos; y hay tantes é tan gnmdes eseribanoa,
que no !o eé Bumorar, por donde por sus cartes se saben toda* las
cosas en la tierra de una a otra mar muy ligeramemte, to que de
antes no pedian hacer. La dectrina bueno fne que la sepm pero
el leer y escribir muy danoso oomo el diaMo*
El cu&rt~ fM6 que luego d una gente tan nueva 6 tose* en laa
cosas de nues<Mt fe, y viva en teda maldad, ae les comenzd d <da-
rar ë prcdicar los articulos de la fe é otras cosas hondas, para po-
nelles dudas y levantar herejiaa, eomo se han platicado algunas;
porqae et mdM por agora no tenia necesidad sino de eabër el Pa-
ter Noster y el Ave Mana~ Credo y Salve, y mandamientoa, y no
mas; y este simplemente, ein ac!aracione<, ni gtoaM, ni expo«i-
cionc< de doctM~a ni Mber ni dittinguif m Trinidad, Padre é
Htjo é Espfritu Santo, ni los atributos de cada
uno, pues no tenian
fe para h) creef. Sobre esto muchas
veces me maté con frailes,
dMtëndoieê que era gran yerro, y
no io pude acabar con c!to)!.
Sobre esto habia mucho que decir, y eTitoto
por no dar peaadum-
bre a! teer a V. M. Han redundado desto
cosaa diaboticas inven-
tadas por el demonio, como en estoa balla nparejos.
Quinto, que no contentoa con que los indioa aupieaen leer,
v ce-
cribir, puutar libros, taner frautas, cherimias, trompetas é tecla,
é eer muMcoB, pusiërontos a aprender gramatica. Dieronse
tanto
a eUo e con tanta solicitud, que habia mochacho, hay de cada
y
dia mas, que hablan tan élégante latin oomo Tulio; viendo
y que
la coga cerca desto iba en crecimiento
y que en los Bione~terios toe
frailes no se podian valer â mostrartes, hicieron- cctegiot donde
estuviesen é aprendiesen ë se les teyesen ciencias é libros. A to
cual, cuando esto se principiaba, muchas veces
en el teue~oo al
obispo de. Sto. Domingo ante los oidorea, yo dijè et
yerno que era
y los danoa que M podian seguir en estudiar los indice cieteia~ y
mayor ON dalles la Brivia en poder, y toda la tagrada Eaentura
que trawtomaMn y ieyeten~ en la eue mnehoe de naestM Espana
se habian perdido é Habiam levantado m!U herej<M per ao enten-
der la sagrada Escritura, ni ser dincs, por <u maMcit é Mherhia,
de la lumbre eaptntaat pm entendeUa, é asi ae habian peniido é
fecho perder a muehos, euanto mas eetoe que todtT~estabm Nobre
et ingerte y habian de saber a él; y que
mayor tMd era que me
decian, é de beohoeM, que tenian sacada la Brivia
«t au te~M;
que eu<mde vieaen !<? MCfi~iee) do h ley vieja, ë io de Ab~ham,
é que asi to permitia Dios, que cemo a~ra ae Ie< defendia é ellos; ë
vieeen taa nMjeres de David é otroa, ë otras coaaB <
que ettoa eran
incHntdos, qae como toonarian ë aplicarian aqaeHo i an propdaito
maio ë no tomarian bien alguno. A esto é a otras mas que
~o
decia me retpondia el obiapo atgunaa ooMs, en especial
<pte ao
podia oon los frailes, portlue le decian tuego
que ies iba a la mano
y Mtorbaba la doctrina, y que la dejarian y que <M sabia qué se
bacer. Ha venido ésto en tanto crecimiento, que es cosa para ad-
mirar ver lo que escriben en latin, cartas, ooloquios, y lo que di-
cen que habra ocho dias que vino a esta posadà un clérigo à
decir misa, y me dijo que habia ido a! colegio a lo ver, é que lo
cercaron doscientos estudiantes, é que estando platicando cou él
le hicieron preguntas de la sagrada Escritura cerca de la fe, que
salid admirado y tapados los oidos, y dijo que aquel era el inSer-
no, y los que estaban en él disdpulos de Satanas. Esto me parece
que no Ileva ya remedio, sino césar con lo hecho hasta aqui y po-
ner silencio en !o porvenir; si no esta tierra se vo!verà la cueva
de las Sibilas, y todos los naturales della esptritus que lean las
ciencias.
Sexto, comunicalles agora los caballos y dàr licencia que los
tengan é compren para lIevar d la guerra los que en su vida no
tuvieron sino los pies para cam?nar, tanto regàlo es gran dano;
de aqui se les pegara quedar ensenados a la,silla é à la rienda, é
se extenderan mas largo; esto es contra lo prohibido é mandado
pregonar por V. M. é por esta real abdiencia.
Séptimo, darles licencia para hacer armas, como se les ha dado,
porque estaba prohibido, que ningun indio osàba teuer.flecha, ni
arco, ni rodela, ni vara, ni tiradera y otra cosa de arma alguna~
agora quién les quita que no hayan fecho debajo deNtjO mill casa~
llenas de almacen, que tengan que gastar para.toda.la vida.
Octavo, mayor dalles licencia para comprar armas de Espaça,
que han comprado y habido cuantas han podido hallar, é aun me
han dicho que les han visto hallestas y cotas a los indios, y creolo
porque a todo se extenderian con la licencia esto es contra lo pro-
hibido é mandado pregonar por V. M. y vuestra real abdiencia,
que se pregono ante mi. Yerro es muy grande y ocasion que se
les ha dado para que hayan fecho la junta é platicado lo ya dicho
é fecho consultas plega â Dios (fue no lo pongan por obra, porque
si lo ponen é Dios, alza la mano de sn mamparo, nadojr dellos que
no dejen uno de nosotros para simiente, sino que nosotros perda-
mos las vidas, como gente mal proveida é ingrata a Dios, é que
no sopimos regirnos é que dimos brazos ë ayudas si nuestros ene-
migos, é V. M. piEMpA la tierra, la cual, si Dios no la torna a re-
cuperar por milagro como se gand, por fuerza de armas es como
imposible, porque todos quedaran con<brmes a la defender é
am-
parar. Este es b que ha sucedido despues aca que a V. M. escri-
M, que meparecid mucho que V. M. fuese infonnado,
para que
dé' el remedio y tp provea con toda brevedad, cornu Oios to inspi-
rara en et co~zon de V. M.; el cual divinalmente. alumbre a V. M.
para que esta tierra sea guardada y conservada, y esta santa Igle-
siavayaadetante~amen.
Sobre e! remedio que se podia tener
para la seguridad de esta
tierra, me he desvetado y no dormido muchas noches,
encomen-
<Mndo!o a nuestM 8enor Jesucriato:
en to qoe paré es que esta
tien'a noterna sosiego perfeto ni seguridad, si no es con
sacar della
Io~buHK;ioM6, hotgazanes~ alteradores que
mueven las atteracio-
nes, y estes son los senores é principales de tas provincias.
V. M. sabra que la gente comun de la tierra la
es mas doméstica
dd mundo é la mas sujeta a sus principales é caciques, en tat ma-
nera que si un cacique dice a un pueblo de mill o dos mili veci-
nos, <vamonos esta noche, t en la manana no bay atguno en el
pueblo, y todos siguen al senor é principales, y esto es
muy cierto.
La gente destaa partes es en gran numéro y cantidad, viene
y
de <~da dia en grau crecimiento; la gente espanota
muy poca, é
aunque fuese muy mucha mas, é veinte tanta mas, no era nada
para la grandeza de la tierra y multitud de !oa naturales de etta.
Quien cabsa los bollicios é atteraciones en ella, les senoresë prin-
cipales, que son toa que huelgan y andan en banquetes é bodas,
que toa pobres macebuates todo el dia trabajan para sus tributs é
para dalles de corner à ellos; porque en un pueblo de mill vecinos
hay un cacique y cien principales en quien el pueMo esta
repar-
tido por barrios, é cada une tiene cuidado de mandar los
que son
a su cargo, y eï cacique a ellos, d al que quiere y estes todos
co-
men y beben y huelgan y visten y caban a coata de tas pobres la-
bradores que los sustentan todo; y esta es drden muy antigua
en
todas las provincias de la tierra, y corno ta ociosidad es madre de
tos vicios, engendra en estos viciosos estos bollicios atteraeiones,
y
y el diablo como halla aparejo los incita a ellos; y estas antes de
agora muchas veces han platicado estas cosas pero Dios to ha re-
vetado siempre y se ha puesto remedio pero no se habia hablado,
ni sabido, ni sospcchado que la provincia de Tascala viniese
en
conformMad con ellos como agora porque con eatar, como ha ed.
tado, e~a provincia de Ta8(;a!a sana y 6rme en el servioio de V. M.,
las demas no se oaaban ci osaran bwtlir por alguna maneHL Y
esta conifbnnidad de agora muchas veces la ha procurado Mexico
por muchas viM, y no b ha podido atcanMr, por los netea seBo.
res que ha tenido;, que fué, en el tiempo que los <apanotea é ban-
dera de V. M. vino, Magiscazf, y despues sw hijo, a loa euales
AUNoua los de México prometian grandes dadivas, nunca se aeabd
con eues, antes el Magiscazi lo dijo al marques del Valle, siendb
capitan general, é le Hevd los mensajeros delante. Muetftos estos,
ha venido a gobernar este hijo de Sicutenga, hijo de traidor~ que
por tal lo ahorc<} el marques del Valle en la cibdad de Tezcuco, y
como tal hijo, no puede ser sino eomo el padre, y de ël M puede
confiar muy poco d noaada porque es hijo de traidor, y d no
debiera tener maado ni cargo de gobernacion aIguBa, porque en
este hallaran cada que quieran aparejo de hacer h) que deMan, !o
cual yo no dudo que lo desean.
Parëceme que se debe de proveer y mandar que se haga con gran
diligencia, en la. primero hacer prision destos senoros é ptrmcipa-
les de Tascala é Mechuacan, y pedilles cuenta.de estas cartas y
coMederaciones é palabras que han hablado porque tamMenen
Mechuacan, pensando que io teniau fecho, se haa desmandado à
hablar, porque as~ lo permite Dios; y en tales caaoa no ha menes-
ter muy ctaras averigMaciones, sino â los que por suen<~ to ovieren
sonado lo dicho d parte, faoef muy gran justicia detio~~ porque
esta es la que nos ha de sostener é amparar; y esto se haMa de
hacer luego, antes que esta mala platica mas enjambraso,? porque
ia dilacion es muy gran peligro y a los que lo ovieren oido y no
sonado, destos tomar siete n ocho d diez mill de etios y enviallos
a V. M. para esas guerras, que hombree son, y de fuerMs~ y habi-
lidad para todo; y si fueran veinte mill, mejor para la tierra y
para los naturales della, que quedarian mas descanaados, é la

~<mttr<tf, ea sentide met<Mr!co, es qaiM dech aqa< e! autor de etta carta fué,
otuM<p«<a)r <} p)f<)dh<~r <~ at)tt«<<Mc<«. La q<t* debian tematue t~ pMvuttM'uo que
ftigttiSMcion primitiva es «Mor un et~'amtre indica, alites que aquellas ~M«f<u u coot!-
de <ttMt eettMtMt thm<M<ade pottadt, coft et piraciones te cxtcndie<en entre los natura-
~tt de poblar etro. PM' cqnM~iette, to que les, y tomaten caMpo.
t!erra Ma buUicio t~no y aie ~MC;onM, y )~ doctf!t<$ de Crhto
M ~HcMit mejw y ain estotttpa que ewtow iMga~nM que digo
pon<M cou lua vive<M é <MMa~a, y v~tM M<n de<«M iot~
dot auevM que M h<n ~<*o y eatMdtM pa~ <u toademtdon, é
~M Mpvit~n m~or d V. M. con Modat pîeae,
qw soi Mm 8<M ru!'
Ma er<Mt y a<H<w <e h$bMm de Mtre$ac<r M< «dt M~, < <naf la
tierra ae aM~Mnt < p<MMac<na, é V. M. allé Mfh w~do deUM
oa eM~ guenwa. Ea~ ttmedM <n< ha pefe~tdo M< que hay, y ne
YW <n atcaMo $tfo, M!v~ !o que mejor Mandat V. M. proveer
,como mas convenga à su real servicio y seguridad d~ta taa grao
tierra.
De c<!mo se cumptid onm:go la merced
que V. M. me h:M, he
fecho relacion como se r: e did un pueblo el
mas pobre de la tierra.
De !o que vatid el tiemt
que estuvo en corregimiento, envié por
dos partes duplicada la ~e de los libros de la contaduria de V. M.,
por la cual parece que atid en cinco anos é tres meses que estovo
en corregimiento mill é floscientos pesos de tepuzque, que sale cada
ano obra de doscientos pesos de tepuzque, poco
menos, que son
ciento é veinte de minas Teugo muchos hijos, é de cada dia
me
da Dios mas bendito su santo Nombre. Hasta hoy
tengo siete, y
en lo que el pueblo me c!a, que es to dicho, no tengo para dalles
zapatos y esto vale el ano que hay sementeras,
que ogano por
mis pecados no hay ningunas, porque todo se secd aquella
en parte
con la seca. Hay necesid <d de remediar la gente, porque no pe-
rezca comiendo yerbas. H.; suplicado é suplioo à V. M. por amor
de Dios se me diese otra c')sa, é fuese el pueblo de Chiabtla, de
que V. M. me hizo la pâmera merced; que los otros dos de que
pedia uno, ya se han dado, y a este
se ha de facer to mesmo. Su-
phco V. M..a mi se me haga esta merced,
pues todo es para mas
servir A V. M. é ya que e~to no sea V. M. servido, suplioo le
se
vuelva à este pueblo un poh!ezueto barrio suyo que le quitaron los
oidores pasados, que todo ello junto no vale hasta doscientos
pesos
<! doscientos é cincuenta de minas, segund
parece por las tasacio-
nes dellos é fe del contador de V. M., que va en una probanza que
los indios deste pueblo de Tacuba envian < V. M. ë
su Consejo
para ser remediados de cierios agravios grandes que han recibido
<! reciben,
y el uno es la quitada destc barrio y estancia que digo.
À V. M. suplico, pues va remitido de esta abdierieia, que V. M.
!o mande ver y remediar en todo, é a mi é a mis hijos se nos haga
esta tan gran limosna y mercedes, porque ellos conozcan por las
mercedes que les hace, a V. M., las cuales yo recibo. Nuestro Se-
nor la real persona de V. M. guarde, é larga vida acreciente, con
lumbre espiritual y paz en la cristiandad, é acrecentamiento de
muchos mas reinos é senonos, con el senorio de todo el universo,
amen. Desta gran cibdad de México 30 dias de Otubre, i54i
anos. De V. S. C. C. M. menor vasallo que sus reales piés besa.
–GERÔNtMO LOPEZ.

(Original.)
CARTA

DE FRAY MARTIN DE VALE~CIA Y OTROS MISIONEROS

AL EMPERADOR.

Este es un traslado bien é ne!mente sacado de una carta mesiva


que el R. P. Fr. Martin de Valencia, custodio de la ërden de Sr.
S. Francisco desta Nueva Espana, enviaba ante S. M. con ciertos
padres de la dicba ôrden, firmada de su nombre é de otros religio-
MS, su tenor de la cual, de verbo ad verbum, es este que se sigue:
Muy singular y esclarecido Principe, Emperador é Rey Des-
pues de haber escripto una carta los padres dominicoa é nosotros
juntamente a V. M. nuestro emperador y rey, nos fué nMatrada
una instruccion que Luis Ponce, santa gloria haya, -trajo, por la
cuat, senor, sois visto qaeMr é desear saber y ser alumbrado
cerca
de to que oonviene a esta tierra é Nueva Espana para que anst a
todo V. M. provea, maxime al provecho conreKion de eatos
y na-
turales inue!es mira circa nu los frailea pielatis <ft~na<to, porque
ninguna otra cosa ansi nos consueia, ni alivia nuestros muchos
trabajos, ni responde â nuestras consolaciones, que ban sido asaz
muchas, y dejo de decir tas cabsas, como vemos ser ayudados
en
esta obra de Dios nuestro Senor, y tener connmza que ha de venir
a efeeto la conversion destos naturales, la cual bien parece
vos,
principe bendito, por vuestra instruecion desear. Caudeo~ terra
Ms~a, et M<MptM~ n<M los frailes, pues tal é tan grand ayudador
tenemos, y de hoy mas no haya lugar ni se le dé posada à la des-
confianza cruel é descomulgada, la cual muchas veces ha atentado
a nos combatir é derrocar, porque ansi deacomiados tomasemos la
mano atras, ya una vez puesta al arado, y no fuésemos dignes de
nuestro Dios y obra tan grand é tan bendita oomo esta, volvién-
donos, no sin gran tentacion de nuestro adversario, a nuestro na-
tural y esas partes. Siendo, pues, llamados del gobernador y 08-
ciales de V. M. para que diésemos nuestro parecer, y viendo que
en algo, aunque en poco, habia diferencia de pareceres, como sea-
mos enemigos de muchas altercaciones, escogi tomar el parecer de
mis frailes y hermanos, que ya mucha noticia tienen de las cosas
desta tierra, y con brevedad por la presente presentar nuestro pa-
t'eccr a V. M., y es, y en esto todos vienen sin faltar ni uno, que
estos naturales se den 6 encomienden perpetuamente. La manera
y el c6mo, por evitar prolijidad dejamos à los padres que inviamos
para se platicar con V. M. y Consejo, si fuere menester; y para
que ansi se haga no damos razon, por ser muy clara é magnifiesta
a los que aca SON. Y porque aUt <e podrà dar~ queriendo~ Mber,
con to dicho pensamos cumplir a le qu6 V. M. nos manda por la
dicha iMtrueeioM, 6 ti algo fattât remitfm<Mno& d los padfea que
aMa van, oen los cualea hemow m<K)hM coaat ptatioado cefca de lo
que desta obra de nuestro Dios é Senor cOn~Mnet Pero porque aUi
se platico si séria bien q~e alguna tibdad ae quedMe sin reparti-
miento para V. M., ditretnos !o que aenttmos, y erea V. M. que a
ninguno mas anadimos ni quweaMe mM au bien que el de nuestro
emperador y rey, y pot tanto noe parece que todoa ee deben de
repartit y encomondar, porque toda' ban de teMer y estar en nom-
bre de V. M., y ninguno tener, como dioen~borca y euchiUo atlvo
si no quisiCM a ai~uno por «us grandes aetvictos~ deata jaredtsoion
civil é criminel. V. A~ hacer merced peM la prMtciptt razoa que
nos hace esto aei sentir, M porque mueho M MnpidirM el bien de
las animas. 1 Desta macéra las cibdade* que quedase& sin re~ar~
timiento nunca serian poHadas de ios oristïanos~ no ae poblandot
quitase la conveMaeion dellos y loa inMea, la OMat, siendo razo~
nable, hace mut;ho para su conversion; qu~tase que no habiendo
pueblo crixtiano N0 hay oficios divinca~ ni eantoa~ ni oerM6cma<
en las Iglesias, ni ven ni entienden to que ta sauta Igleaia repM-
senta por todo el ano ni baste decir que habrà aaonesteriM, por~
que sin pueblo no paeden bien !os i!aynM Mtea haoer aq~eHott ce~
rimonias y reptMeMacionoa que la Iglesia aa~ta repFMenta to

Diee c! MS. ~<n<M pero, a<end)6n)to tt coetetto, « ve que et error det Mehbieote.
cual todo pensamos ser ayuda a
su conversion. Item, pues es un
solo pastor nuestro Dios,
que ansi fuese un solo con-a!, unum <w<7c
et unM pastor; y que el uu pueblo y el otro
se juntase, cristiano
y infiel, é contrajesen unos con otros matrimonio, como
ya se co-
mienza a hacer; lo cual todo
se impide quedando sin repartit-se
algun pueblo y ai a !oa que son de este
parecer, que son bien po-
cos (tres o cuatro, segund entonces parescio), mueve alguna codi-
cia para V. M., no aciertan,
porque en la verdad tas rentas ver-
daderas y que han de ser grandes
para V. A. en esta tierra, no ha
de ser de to que los naturales de presente tratan,
porque todo es
una muy gran miseria, pero de los tratos é crianzas que adelante
han de tener los cristianos e comunicar a
sus pueblos ansi que
los pueblos y ciudades que menos contribuirian serian los
que que-
dasen sin se repartir, é no se ha de mirar a solo !o
présente. La
tierra toda ea de V. M. ponga en ella ta imposicion
que le plu-
gutere, pero nada quede sin se encomendar, si anst â todos pares-
oere convenir. Pero como ya hemos dicho, alla van esos padres,
de !oa ctlaÏcs V. M.
se podra de muchas cosas informar y ser ayu-
dado, que â esta Rn
son escogidos y enviàdos y por tanto v a esta
cabsa no mas, antes !o dicho podra
ser haber cabsado fastidio pero
perdone 'V. M. al gran deseo que tenemos de la satvacion de
todos,
y ïhayonnen~ y con mas especiatidad de la de V. M. y ansf que-
dambs muy deseosos della, é muy humildes capeitanes. Fecha
en
esta cibdad de México, ano de veinte é seis. -Muy humudes
ca-
pellaues de V. M., que sus pies
C~.–t-BAY Tot.B.O, gUardian.–FBAT y manos besan.– MART~s,
MAMM COR~A,
M LA
guardMn.–Ïi'RM Lc.s M FRAUDA, guardian.–FRAT FBANc.sco
DE
SOTTO,gUard:an.–fRAY FRAKOSCÔ X)MNZÏ.
Fecho é sacado, corregido é concertado fué
este dicho traslado
con la dicha carta oreginal, en la dicha cibdad deTenustitan, pri-
mero dia del mes de Setiembre de mill é quïnientos ë veinte é sois
anos. Te~igos que to vieron
sacar, corregir é concertar con el
oreginal, Francisco de Médina ë Juan Sanchez,
estante~ en la dicha
ctudad.–Ë yo Pedro dei CastiHo, escribano publico ë del concejo
de !a dicha dodad b Hcé escrebir, ë nce aqui
este mio Mp!o atal.
– ( ~t <t~no.J
(T~thNMtte MtoHM(fo.)
CARTA

DEL LICENCIADO FRANCISCO CEYNOS,

OIDOR DE LA AUDIENCIA DE MEXICO,

AL EMPERADOR.

S. C. C. M. Habiéndose juntado presidente y oidores desta


rca] audiencia con los prelados y religiosos que V. M. fué servido
convendria
que se juntasen, para dar su parecer cerca de !o que
perpetui-
proveer en el estado de esta tierrs, para su poblacion y
dad, despues de haber platicado, se tomaron por resotucion dos
maximas y
cosas: la una, que se pusiesen en esta materia ciertas
presupuestos en que todos vinieron, que son printipios para !o que
conviene proveer, y estas se envian à V. M. la otra, que porque
habia diversidad de pareceres, que cada uno diese el suyo, y asi
forzado decir en
se enviasen a V. M. Y como esto se mandd, fué
la materia, de !o poco que yo atcauzo, !o que me parece.
Digo, muy poderoso Senor, que atenta la provision de V. M.
mandada dar para !o tocante â la descripcion desta tierra, y los
presupuestos y maximas en que todos fuimos conformes, y la cali-
dad y manera desta tierra y gentes naturales de ella, que dejadas
y puestas en la corona real las provincias y
cabeceras que por to-
dos se acordd, de !o restante desta tierra, en que no entra Guate-
mala, ni Panueo, ni la tierra de Nuno de Guzman, V. M. haga
merced perpetua con la cléusula enriqueoa (declarandota, para

Término forentederivadô de !a ctaueu- Illico, y por la otra coMe~M A to* agracia-


Il
la del testamento de Enrique oon la cual dow en la poMttoB de M* btMttcitt, les con-
<;“:<; mcnMM, queriendo temp)" r" nnnu sue mercedes, y ordend que Iell fueMtt
parte, el def<)rden y ruina que habian in- ~uardtdM; pcro t<tdav(t (tt~tdM) que tas
tnxtucido )tU!< prodigaiidadMenet tcooro pù- "htyan por mayorazgo, Nuquen tt hij<)
que cesen las dudas que se han ofrecido cerca de ella ), a tes con-
quistadores y pobladores que en ella residen, a cada uno segun los
servicios, méritos y calidad de su persona, de aquello que V. M.
puede haber y tener y con que le deben servir los pueblos y p!-o-
vincias desta Nueva Espana hasta en numéro de cuatrocientas
personas, repartidas y puestas en las poMaciones que V. M. fucrc
servido, poniendo en esta ciudad las doscientas, porque esta es la
fuerza principal de la tierra, y con esta cantidad estard segura de
todo levantamiento que los naturales procuren no les dando a las
tales personas jurisdiccion alguna, mas del provecho y iuterese que
de los tales pueblos V. M. pudiere y debiere haber, !o cual havan
y tengan por tftulo de mayorazgo, con que de to que asf se determi-
nare que han de haber, reconoxcan a V. M. en lugar de senono,
y a los sucesores en la corona de Castitta, con la décima parte (le
lo que los tales pueblos les dieren, en cierta especie d cantidad,
de la cual V. M. haga merced a los conquistadores, que son los
que se hallaron en ganar esta ciudad, por sus vidas. No entiendo
de oro d plata, porque desto han de dar < quinto, sin que se ex-
cluya alguno. Y con facultad que pueda V. M. cometer d quien
fuere servido, de dos en dos anos, la moderacion de los tales tri-
butos que los pueblos han de dar.
Los fundamentos y motivos deste parecer, son et uno, que con-
forme a la maxima por todos acordada, la gente natural ha de co-
nocer que hay fuerzas y posibilidad para ser compulses, punidos
y castigados, en caso que sus animos y obras se quieran mever a
no estar subjetos ni permttir la predicacion det santo Evangelio y
instruccion cristiana, porque es gente que se precia de atcanxar
y conocer las cosas de ta guerra, y se jactan y toan de hapanas que

")'')!!timomaynrdcM<h)m<)()t'))«s,t''si !*int) h.ftA <') «on de ~M, por un Axt" .to«r-


"murieM ain hijo te~<Hmo. que tomen xot) dado del Cnnt«'jt', que hoy forma la t. «
bicnett det que Mf muriere a la conox ttc <)t) tit. y ht), cit. de la \Mts.– Ei-ht <p))
")<? tmextroft reinos. t.os R<')C!' Catuticos racion era tXft'Mrit )Mraf«))tprt'm)tr)it~r<t
mandaron ftutrdnrMtt e)AuM)t p<'r tfy (')< ve impnrttncit de la portion qoe entontiM
pemeUt.comobobMr~.tetLit'.CcymMyy tt<-Jelwtia en t«t
detxtit en les colouiaR
cotottiM <'))(Mm<')M,
e~paikUas, yy m\<
cuya
à
M Ycen )oftj))riMf)n<tuH<Mtque )«' han («n- dt'hiadcfidir )rrt'~«f)tb)<'nM'ntt'.<
M<)u<it)n
p<n)« de M) Munto, prodojn ~r)tv<<« dtxtx~ y mfx'ncfM'tottffiditt.dt') prMfnte y pfrYf
''outfovoDMax, que no vinieron A tctmuMnto n'r d« )<M pueMoo y de ))m in~tituti~nf). p<t-
Htit'As i)np))mh)d<ts<'nAnn'ric<. (.<«
t')Mm)tX)t,tf).t,mt.\d<-ttX.)t.)'H<).tit.n.
"t.XdoXXm~t. til. 7, lib. N de la N. R. fe, tit. ti.
<f f F. <t<ttt<fr<! )
<<*<
ban hecho~ nombres y armas que on ella pnaron y wno p0f
mayor parte loa que to$ gobieman y mandw, qtjnw aoa ~n e~
trente sujetos, se cree y aoapecha que qu~r~an mas es~r <Mt<M ea
sus tierras y costumbres, que u<o acompanadoN ~e uai)f0s que
apartan y reprenden sua vioio<, y de ea~ap~ que s$ ap~ov~M)
de sus haciet~das y pWMnaa, oonv~eo~ y ea Bece~rio W dejar 4 <m
bondad y albedf)~ la ~qmlidad y awiego que M t~qu!eM pfura
que se ptante la fe, y esto e~ë debajo d~ la co~uw y que ~<um
conozcao, pues t~cauMn tas cosas de la guerfa~ qw ppd~P ?<*
cast!gttdos y no saidran con su ma! prQp<)Mta <}u~pdo to q~'erM
tener.
Deste fuodamento se stgue que se ha de dar drden c<~Mo la ~ento
espattota se sustente y sean favorecidos, y am~ue~Q oon t<)d~ ta
que bayan menester, à to meMoa cw mucha patate d#Uo, basta en
numéro de las personas que tengo dicho; y vista la Q~I'dad
tierra, especialment~ para gente pnesta w habito da bon''a, a~
hallo yo sino uua de dos maneras de les hacer n~erced i d dandotes
los provechos y m~ereses de los indios, como e~~ diçbo, d Mtu~0-
doles juros d acostamieotos perpétues, para que sepan que quodan'
dose en esta tierra, a sus ïnujeres é h~jos no ~es faltara atgm)~
ayuda con que vivan despues de sus faitecwtentos.
Lo de los situado$ y juros no se podria a mi pareper hacer, por-
que si V. M. ntandase que toda esta Nueva KspaSa se incofpopaae
eu su patrimomo real, todo to que dello procedtes~ po basta~a para
sustentar la geote que tepgo dicho, porque los tobutos qu<e les in-
dios dan, por la mayor parte son cosa~ de bastunentw y maotas,
que es hacienda que se ha de benenciar, granjear, aprovecl)af; y
scgun la dtstancia que hay de unos pueblos a otros, tendna, i
mi ver, tanta costa el beneficiar desto, en oficiales y ministros,
que de !o principal sobrasc muy poco y son cosas tan menudas
!as que contrihuyen, que no puede dello haber entera ouenta; y
asi reducido a dinero seria de poco interese, !o cual no acria sien-
do granjeado por cada particular to que le diesen los indios, por-
que de todo se aprovecharia, y como cosa propia no se le perde-
ria un grano deUo; y asi se fia visto por experiencia, que se ha
dado d uno en corregimiento dos mitades de dos pueblos con que
se sust~ntan dos espauotes, y reducido d dinero por los o<!c!aW de
V. M., lo que tas dos partes dan no bastaa paM d satariodat oo<'<
regidor, y no son ciento y ochonta pesoe el salario; y pues V. M.
ha de haber destos pueblos tributo para poder sustemar esta gente,
( proveyendo so graves pemM que 00 se lleve mas de lo que V. M.
fuere servtdo que <ada uno haya del tal pueblo que es to que
V. M. pudiere y debiere haber), escusase la costa y trabajo que su-
cede en lo granjear, y et espanot estard mas eontecto y proveido
de to neceaano, y tendra amor d la cosa y à la tierra, y mas ma-
uera de M perpetMar per Yerse con hacienda, y que podrâ dejar a
su hijo con que se ayude é sustentar; y de lo que V. M. hubiere
de la décima parte y de otros tributos que los pueblos y provincias
que en la corona real han de quedar, que fue<sen bastimentos, po-
i
dra V. M. hacer mercedes temporales otros poMadofes y perso-
nas que habra sm las necesariaa, con que principien a vivir y a
tener hacienda, y de que tengan cchadas raices se podra hacer
ntercod y socorro Ii otro que de nuevo venga, que traiga manera
d« permaoecer y quedar en la tierra; y asi, pues esta manera de
jmos y situados no parece conveniente, queda la otra manera
de sustentar esta gente, la que tengo dicha.
Otros aprovechamientos y socorros que se tes pueda hacer i la
gente do que hay necesidad, no los alcanzo, porque debiendo rési-
du en esta ciudad, no hay alrededor della, ni eon veinte leguas,
tierraa bastantes para hacer fundamento dellas, si no son las de
Cuernavaca y del va~te, que son cuatro pueblos conteuidos en la
mcrced del Marques porque como esto esta muy poblado de indios,
todo !o tiencn ocupado, y tienen en tanto tas tierras oomo las vi-
das y aunque atgunas haya la tierra mas adentro, no es sooorro
convcnientc para que se puedan sustentar, y aunque algo sea, ten-
dran dello necosidad, porque, no se puede todo proveer de los in-
dios y aunque haya de haber granjet tas y tabranzas eu ta tierra,
como creo habra segun el principio tieue, no puede esto at'r tau
pœsto que no pasen algunos anos antes que t:~ haya, para que
dettes se puoda haber iuterese, porque la salida para tas contratar
no es muy à la matto~ por distar mucho dd puerto, y to que se
coutratare en la tierra no podr<i toner precio que baste para pro-
veer todo to que hubietrcn monester, porque gfat~caadose por mu-
chos, !tM de valcr en ba~os proeios, y las granjeftas de v<!or, co-
mo seda y tanas merinM~ requie~n~ tiempq para que ~aah~yà eh
h d b "1-11' 1!
ahundaitcia, aunque~yahayprincipib Nattât. '<
Con darse 1<M diehos ~povechamientot de jindios'ctoai h dicbé
ctausuta, moTerse haw tos espanotes paM se easar y dejarao~ha'
cienda su hijo} y casahdose tiënest' mucha mas espënanza de su
asiento yperpetuidad en la tierra, que no estàndo aotté~; y at~
el principal fundamento se ha de haceDdè Ios,<MM~dos. 1
En ddtaeles jarisdiccipn y~eSorioseseguirian nMtohaedtteren*
cias y pleitos, y todo~su tiempo y hadenda ga<<M'ian en puhdon<
res de compëtenctas, y los indios eroo yo que septan dello, )tnuy
vejados, cox~o pudiesen contra oHos conocer de 6uN) exoeaM, y M
esta cotor les podrian hacer todo d dano que quisiesen y haber
deHostodobqùe~pidiesen.
De dividirse estos aprovochamientos que tan de t~ber de los
indios entre muchos hijos, me pa~ece hay inconyeuMntes~ asf pop-
que ello séria poco para todos, como pof et dauo que podna suce-
der â los indios, que es el mayor inconveniente; porque era ibrza~
do, pretendiendo muchos derecho a aquel aprovechamiento, que
cada uno por su parte procurara con la mas in~tanoia que pueda
de se aprovechar de los tales indios, cuanto mas que atguno&de
los tributos son de catidad que no se pueden, dividir, como es el
servicio de casa que algunos dan, y la comida ordinaria que es en
poca cantidad; y por experiencia se ve agora que teniendo dos
un pueblo, auuqueïes esté tasado un tributo, nofaitan diferencias
entre los companeros, y creo yo que todo para sobre los indios.
Debiéndose hacer et repartimiento como tengo dicho, debe V. M.
mandar que se tenga mucha consideracion à tos aervicios y calida.
des de LAS personas, y d las calidades de los indios, porquo son
muy diferentes unos pueblos de otros, y unas. tierras de otras; que
es de mas interese, asi en bondad do tierra, como en conversa-
cion, pottcta y industria de gente, un, pueblo de doscientas casas,
que otro de mill y d que los repartimieatos sean de cantidad
cualidad, porque contribuyendo muchos en to que han de dar, si-
guese que recibiran mejor tratamierito y los que fueren do cali'-
dad, aunque no man de cantidad, con ellos se susteutaran.
Por razon de la situacion de los pueblos de los indioa, conviene
que se hagan algunas poMacionea de espanotea en partea donde
cdmodamente toa india puedm ocurrir-con to
que ban de contre
buir, poKpM de trier !ba tnboto< !a~o camino neciben
gran dano;
y las. poblacienes que eatan heehas, engMMMe, dando orden los
que han de residir en tn pueb!~ y los que en otroe, teaiendo con~
sideracion d la distancia' de tôt pueblos de los indios
que han de
servir, y teniendo siempre principal intento a que esta c:bdad esté
poblada de la gente necesaria para la paciflcacion de la tierra;
porque de estar eata fuerte estâ todo seguro.
Tener V. M. facultad de cometer a quien fuere servido la mode-
racion de los tributos, es necesario,
porque como sepan los que
tuvieren los dichos provechos que les han de ser moderados,
pro-
curaran de tenerlos relevadôs y bien tratados, porque
no vengan
en diminucion porque viniendo, es fo~ado moderar to que han
de dar, y ansimismo porque suceden y vienen
en estas pertes gran-
des pestilencias, que se despueblan los pueblos, d
por delitos que
cometen, de manera que no seria justo que acaeciendo algo desto,
el pueblo contribuyese como cuando estaba entero.
Proveido esto temporal, conviene
y es necesario que V. M. mande
que baya ministres de io espiritual, mas de los que hay, especial-
mente flaires, que en distancias y lugares convenientes tengan ca-
sas para que cdmodamente puedan instruir en las comarcas dellas,
para que todos reciban la doctrina cristiana y la justicia ha de
procurar que !os espanoles vivan con buen ejemplo, de que tos in-
dios reciban ensenamiento, porque es gente
que juzga por ejem-
plos, y no se dé lugar a que entre ellos ande
persona que no viva
como cristiano; que mas convendria sustentar este tal entre los
espanotes, que no permitirle estar entre :ndios.
Despues de haber dado este parecer
en el acuerdo estando jun-
tos, nos mostro el presidente el suyo que a V. M. envia, me pa-
y
recid muy copioso y muy bien fundado,
y que satisface a los in-
convenicntes que se podrian oponer, como persona
que ha cnten-
dido la materia de la tierra, y
me parece que va al fin deste,'

Elto es, que M ai tttfMM /tn qw MK. 6 del Sr. Fuenleal A que «tt carta «' rcacrt,
9'M «M Opt~MtM M eMt/brtOftttCMt <<U MftM, M el que xe puMiM A continuafion de ella.
y no que M f<tt<t-to d eop<<xto ai <<< «<<. Mt< adelante M h*M*r* otra carta del mit-
cnmo putticM entendene A primera VMtt, mo Ceynot, «terit~ treinta y tntt âws des-
por la tnnbotogta de la fraM. E) P<tr«!tr puo', en ei de <M5
aunque mejor fu~dado, y mas copMMatpenté oom~robado !c que
hay€ el caM. Nu<!atw Senor ta St Gt Cj p<!Mon~ de \L M~ pot
muy targos tiempM conserve, con et Mnor~ det MnitëMp.
De
Mëxlo6, 22 de JwtHo de ?2.– Dé V. S. €. C. M. muy hu~tde
servidor que ics reales piea y manos de V. M. b«sa:

r,Hl~~

ttt et «~ter«o~ A h 8. C. C. Ma~ det Emperador y Roy NuMtro Senor.

(Origina! )
PARECËR

DE DON SEBASHAN RATUREZ DE FLESLEAL,

<~taM.Me6AMODQMtKC~
Y tRE~I~ME DE !~I,~LMË!<I4.M:M;BVACai~A,'

8. C. C. M. ~–CtMttO Uegu~ li esta Nueva Espama, cott d~Mencia


pMtcuré sabér t~~uo V. M. teuta !prevetdo, para te e<ectuar y
cmnptir, y ent~e ot~as M)M8 vi que en iO de J~TienibM det <M
paaado de N25 mandd V. M. <t Lh;. Lm~ Pon<)e que deM-ribiese
todMMtas provmoaa y ticrras~ y con toda pMtieM ie enYiaae'
T
deapnes ~n S de AbfH de 52t) <te pfovëy~ Nuno de <~uzmatt de pM*
sidente, entêtante que M proveia oi que to oviese de ter, y d
y d te& oidores que por eMonc~ se proveyeMp, ee les man~ v~
sen lo quo V. M. tcnM ma!Miadû eerta de la description y retactoo
destas tt~n'a~, y to tumpHesen de maneM que en et primer nt~e
se eovi.Me; y despues en i2 de Julio de S50 me maaA) V. M. que
viniese d administrar tKS ooMs de la josticia destas part~ coa tt-
tulo de pM~idente, ~nM la hacia <Mt la. abJtencia real de h isla

Se~un queda advcrttdo priacipio de cUM « ~en alli t~


te leen en la nut~
que
este vottimen, el Sr. FuentMt (-nviu (tns ve- que corresponde a la Uamtdt que M~Mo in-
Cts Mte ~r«'er. !M)dtM(tofo<~)ettthcrte~ M~UttMnentt. –a: M tmttieM tttttt, cj«M~
"0) en el duplicado u t~M~Mto <m<U4, tetutn tJMe que luptt<b)fM puotttt ealre cortht-
)n htt)it anunciado en el ttna) de la pft~- tes f)t)t<n del todo fn f! pr<tn<T Pttrfcfr, v t«'
rn. t'o~o oriftinate* am))ns MSS., y para la tnxdieMn en d «~«tMfo. Lot corchetes fon
impretHMt M ba xc~tud~ t* tt~t~a 6t<tM, ~tOtA iojMtO, fM! UU* <Mttu<t<J<~
y sm
COtXiidctMnt~t~ CO)!M t<t MpKWM* ti< hn ttt- att*, un< <<<«c<ct). – t'mtimfttt. cttMdu tt'-
tunw o~Ht4on« tM <utM: pcM «)<t-
M h~n )t « <ac)M)ttrt la.nota, «~ comfMMtte una
ttdM~vtut))~ q)M Kt~t<n)t<MtCt)t<)jo ~pr<tMon hecht M f~Mtxh) PtMMf, d<-
ton la pWHMM. <~ tA fUMMt M~tMoa'tt Lw ptttbfM n frMM que M h~Utbtn en <t ~ft
('<thtttfM t)Me)TMdM tn<)t t~rcbetat t ] no '<~re.
ha))tn en el primer t'arecer, y en Yt't de .\Y.M..
Espanola y a mi y a los cuatro oidores que agora son, mandd
V. M. que luego enviasemos la descripcion, diciendo haber sido
deservido en no se haber enviado y por visitar el obispado de la
Concepcion y hacer relacion a V. M. del dano que las iglesias de
aquella isla recibian con mi absencia, se difirid mi venida hasta
23 de Setiembre del ano pasado de 51 [y cuando llegué hallé que
los oidores luego como Megaron se juntaron con los perlados y re-
ligiosos, y habiendo platicado la orden que ae debria dar para te-
ner noticia desta tierra, hicieron una instruccion y procuraron que
los visitadores del protector, y los guardiattes y priores en sus co-
marcas, enviasen relacion de la tierra conforme a la tal instruc-
cion y despues deste medio, con mi venida se dieron otros, como
parecera por la descripcion, y con mucho trabajo se acabo y se
enviaâV.M.]'1
Manda V. M. que en esta abdiencia se platique con los petlados
y religiosos la drden que V. M. debe dar en la poblacion y perpe-
tuidad desta tierra, y ansi se hara. Yo he querido enviar mi pa-
recer sin dar parte a ninguno dél, por estorbar el desamor y pasio-
nes y inconvenientes que <e siguirian y porque cesan escribién-
dolo à V. M., y yo hago lo que soy obligado à V. M. suplico
mande que este parecer, oon las relaciones que se envian y con
las que en el Consejo hay, se vea, y con parecer de muchoa se
provea, pues desta provision résulta la orden y sosiego y perpetui-
dad destas tierras, las cuales espero seran en breve muy pobladas,
y en ellas ha de ser nuestro Sefior muy servido, y V. M. ha de
tener muchas y crecidas rentas y grandes servicios.
[Despues que a V. M. envié este parecer sin las enmiendas y
supliciones que este IIeva, dije a los oidores que cada uno hiciesc
su parecer, y los comunicascmos en el acuerdo. Vi los que truje-
ron y ellos vieron este, y escribiran qué les parecid, y diran lo
que convernâ para que esta tierra se pueMe.]]

Y cuando ittgué no haUé escrita Mttimportante y necMarta para la conoervaeion


una letra, ni comenzada coM de ]o queM dextM par<M, y de no se httter fecho, la tiet~
deba hacer retacim) y vifto e) de~cuido y ra ha recibido grande ))erdida, ordeoe tue~o
negligencia que habia habido en coxa que taa vias que V. M. VMfA, para que xe oupiexc
tan mandada estaba por V. M., y encareeid~ !o que al prtMnte M puede M))er, y ton tnu-
con censuras de indignaciosi, y ser c<)M que cho trabajo M acatx), y te enviara t V. M.
a la clara ha parecido y parece scr la mas
L(/ <t~ V. M., ahôra hi f.tfo tiempo at~no, M deb~ concéder. ant<-<
prohtb.r por tey qM no M ptteda dar, e< io tigoiënte
1 1
Lo primero, ho ee ha d~ <!onceder
pof nin~a aervtCM ni remu.
neMoion, a. pop tttwto a~uno~ jurisdiccion, ahora «ea atta,
ahora
b~a, en poco d e~ mudh<t, direte ni M~n.~
antea <e ha de re-
servar vuestra corona rent, oomo cosa inaHenabte.
La razoa, porque aHendt de los grande}; y notorios ineotïveniea-
tes que en d C<M)~jo Reol y abdiencias de~ re!n<w
se œaoceu
de eada un dia pereeen de ~e haber concedido jurtsdiccMn, y
en
estas partes aetian doUadM. por ostar tan tcjos <ie la
pffsona real
de V. M., y porque naoerian ~raadea pa~ones
y parMat~iades y
crecimiento de delitos y de mathechores [y desasosiego
en los oa-
turates], segun ae muestra por to que indios haceu contra los
que les entran en su termine a Mmaries tierras 6 otro aprovecba-
miento y porquo los que a t~tas partes han veaido los
ha traido
el interese, y no auctoridad
y honra [de jm-iadi~ones];' y por-
que de darae jurisdicéion uin~una utilidad y provecho viene a la
lioblacion y conaefvacion de tierra, ni se puede seguir de elJo
servMio à V. M., [y los conquistadores peNadoKS
y no la desean
ni piden, antes dicen que no conviene daru,
y ponen estos y otros
inconvenientea.] ]
Lo segundo que no se ha de concéder ni dar,
son vasallos en
mucha ni en poca cantidad, pot htuto algmo, abora ni
en otM
tiempo.
La razon, por io que tengo did<o,
y porque por experiencia ha
patoeido que los indios <tue se dan a ios eapanoiea
por caatquier
porque d senono de las persouas
Htuto que sea, se htmpërdido~ y
<'ebc quedar eu la
corona de V. M. y porque las personas y vid~
de los indioa son de los espanoles
en tan poco touidas, que dicieudo
verdad no se podrà creer
por los que tM to haa visto; y porque
los indios muestran mucho contentamiento
cuando se les da ti en-
tender que son de V. M., y a!gunoa dicen, delante de mi,
y que
los (lue los tienen en encomienda
son calpixques y macchuatps de

De v)n<)t<xt y juritdicoionet..
V. M., y que ellos son de Y. M. y no suyos. Y si dar jurisdiccion
trM< nMMhos itMonv~on~~ m~ <erAn y m<;s 4}rewhw d'ndo va"
sallos. Y no debe'bastM'dneir que eMne haciM<da pmpia y ~de sus
hijos la miraran, conservaran y augmentaran, porque la cobdicia
io
que tes trujo hm'< que ne wtren a wu cooservaoion, y M !UM
hiciere no le haran muchos, y porque toa mag no Ueoen oonsM~-
Tttcion a hijos sino a tes provechos que han de ténor ~iviendo, y
algunos quieren mas que et repartimteiato no m baga, per goiar
de indioa que tienen, que no hadëndose y dandde pMt él y à
sus hijos parte de !o que tiene; po~qoe tienen por
mjor M inter
rese présente; que no to que ans hijos han de heredar pam
*4em-
pré: [y porqwe cuando en la isla EspaMa se dieron los imMes
para un hetedefo, no fué su~iente remedio para que no se ace-
basen.]'·
Lo teMefO, no se ha de oenceder ni dar térmMM pedondo, M
montes, ni aguas a nmgun paftMutar.
La raton, porque sobre los pastos no haya diferencias y prèn-
das, y porqM a! presente no se tiene tMticia ni se ha experimen-
tado en qué partes 6 provineias se daran las ovejas mannM,
cabras, d «tro ganado, y si habfà oxtM<'MB/ pues hay tierra fria
baMende oetoe, y
y catiente; y pwrque mas se daran a !a cria no
caéa uno to querra tener, viendo que to puede Bevar do quisiere.
Y porque no hay uontes en todos los pueblos, ni los pua~e haber,
espaaotes en la pfovin-
y popqae no ae podnan poMaf pueblos de
cia 6 provmcias do <w pudiesen ténor los montes libres para ma-
dera y lena y si las fuentes y aguas se acotasen, no podriaM abro-
var ganados, ni usar deMas para otros provechoe; pero este M se
entende con los in~MB para entre ellos, poKpte ellos tie)Ma sus
ha
ntontes y ttguas y regaotos aeotados y drvidides ast qae N)a te
de entender este emo oon ios espanotes.
Lo oaa~, no ae han de haoer <tehesM, m se han de dar ahora
ni en otre ~iempe alguno, a concejo, ni univeMidad, ni a par-
ticu!a<r.
La razon es, porque los puebloa por la nMyor pa<~c Ma pobres

que en la isla E~paAota sc


.Y por to primer Parecerett&n interc~tdMdMpueodc
hizo, hay experiencia que no aprovechara escrito.
dallos para sus hijos. Estas patabras del AM M tmtMtMaS. iéMt~Mt<M<M.
de tienrM, y Mgxn d tefmioo d tierm t)ane d pueMo, au$< hay
ia
vec<adad, por vwit de MM iabMnzas, pierden ninguna
y no tierra
ni la d~jaa de tabw~ y porque para loa ganadoe de tabor se daraa
ettdoa tan coHveoientM oomo dehesM,
y porque las dehesas en
estas partes no pueden ser al pMMnte de ningun provecho, ni
se
espera qua lo Mrtp adelante, y si en atguna parte b fueseo, seria
eon deapoMar muchoa de les natura!es,
y no conviene a la poMa-
eion, aunque M diasen en les baldios que a! pMMnte hay,
despues porque
ya que vine se ha dado tierra en baldios para
poner vinas
y arbolcs de Castilla, y en atgunos se espera que habra poblacion
de f~panotes~ y si dehesal ae dteaen, ceeartan
estos provechos.
Lo quinte, que las caheceras pueblos
y que se Mnataren para
V. M. se pongan on su
corona para que no se puedan ajenar, ni
!os tributos que ovieren de dar;
y para ello mande V. M. dariea
privUegio, para que !o tengan, armas de
y que usen.
La razon, porque !os espanotes
que fuera de esta cibdad pobla-
ren, puedan poblar en pneMos do estén ciertos que V. M. no los
ba de dar; y porque los naturales
ya van entendiendo, v cada dia
lo sabran mejor, como son relevados mirados
y porestarsenatados
para V. M., y porqua estos han de ser los que ban de asegurar la
tierra, y dandoies d entender esta certinidad, teman
contenta-
miento, y asf to muestran tener los
que estan al presente [en oor-
regimientos y con tftulo de V. M.]<g

Lo que V. M. ha de conceder dar, ahora


y y en otro tiempo, a ios con-
quistadores y pobladores que estàn
en estas partes, y a los que vinieren
à vivir a ellas, es io siguiente:

Lo priïnero, mande V. M. hacelles merced de los tributos,


ren-
tas y servicios personales que Jos pueblos dieren, ahora
sea en
mucho d en pooo, senaiandoto a cada
une el pueblo d pueblos de
do ha de Uevar et tal tributo d servicio,
segun la calidad de su
persona.
La razon porque eon esto se tes da de corner a ellos v a sus
hijos y mujeres, ceMn los inconvenientes dichos;
y y aunque ju-

't)tdoa&V. M.'1,
risdiccion y vasallos se les oviese de dar, como por ia provision de
la descripcion V. M. lo maestra, este medio no lo estorba, antes
ayudarâ a descubrir los inconvenientes d provechos que se podrian
scguir de darse y porque con este medio dase a entender i los in-
dios que son vasallos (a que ellos dicen macehuales) de V. M.,
y que los espanoles no tienen sino [el tributo] que V. M. les man-
da dar; y esto vanlo enteudiendo, y lo dicen, y en mi presencia
lo han dicho muchos dellos; y porque no les haran vejaciones ni
agravios, ni ternan que ir à su pueblo a dalles malos ejemplos, ni
estorbarin a los frailes en la doctrina que les ensenan.
Y porque dando V. M. solamente los tributos, no se hace agra-
vio al senor que los indios tienen en aquel pueblo, al cual /br~
pertenece el senorio por tiempo inmemorial, y lo han poseido [sus
mayores] por derecha sucesion, 6 por aquella via de suceder que
tenian de costumbre, y ansi hay muchos tenidos por verdaderos
SHcesores y senores, porque estos tales senores y pueblos, d los mas,
contribuian a Moctezuma y a los de México, y los servian con tri-
butos personales; y lo que a Moctezuma se daba y a los mexicanos,
como a senores, perteuece a V. M. como universal senor, y porque
dello tieue concesion de la Iglesia y porque habiendo dado la obe-
diencia à V. M. como a tal senor, se rebelaron, y porque escanda-
lizaron a los cristianos, y procuraron de los echar de la tierra, por
se quedar en la ceguedad de sus idolatrias, [y porque resistieron
a la doctrina de la fé,] y porque ofendian a la natura con sus pe-
cados, y porque se comian unos à otros, y se sacrificaban, y por-
que con pcrdida de muchos sùbditos y con grandes gastos los ha
pacincadu y reducido a la union catdlica, y se les ensena y doctrina
I.t fe y huenas costumhres, y los denende y mantiene en justicia;
y ansi dando V. M. los tributos, [dard y] proveera lo que le per-
tcnecc, y no se hara agravio a los seiiores de los indios en !o que
[ se ] les [ debe ] especialmente a los que no resistieron la doctrina
de la fe, ni al poder de V. M., antes han procurado tomar nues-
tra creencia y costumbres.
Lo scgundo, (~e al tal feudatario d senor del tributo se le den
dos caballerias de tierras en el pueblo, d pueblos en que ha de te-

« Lo..) Yiene. »
ner el tal tributo, y no pueda tener mas por via de compra, ni
donn '~n, ni por otro titulo atguno; [y hase de declarar por
cuantas
varas de medir tema una caballeria en largo, y cuantas en ancho,
en el pueblo do se le pueden dar; y si fuere pobre de tierras,
tedëunadmediacabatterfa.ynomas.] se
La razon, porque si se diese lugar a
que mas toviese, en poco
tiempo y por el precio que él quisiese, habria las
tierras del senor
y de los macehuales, y en otras
se entraria y tomaria sin paga co-
mo se ha fecho y hace, porque es gente muy subjeta, sin ningu-
y
na resistencia; y porque teniendo tierras sufren el tributo, si
las quitasen, irse hian a buscar quien les y se
arrendase tierras, como
muchos las buscan y arriendan
y porque el espanol llevarles hia
el tributo, y por el arrendamiento de las
tierras les pomia las car-
gas y servicios que quisiese; y no poder tener [facultad los
no!es] para los fatigar, ha de espa-
ser la conservacion destos indios; y
porque en dos suertes de tierras [y en menos] tiene do los indios
le puedan hacer sementeras de trigo d de
maiz, y do pueda tener
huerta y vtnas, y porque si mas tuviese, allende del dano
los
naturales recibirian de ocupalles sus tierras, el feudatario que
tes haria
hacer mayores sementeras de !o
que debiesen, d ternian sus labo-
res tan crecidas, que las personas que alli estuviesen despoblasen
el pueblo; y estas dos caballerfas [d
menos] puede V. M. mandar
dar sin hacer agravio, porque
en todos los pueblos habia tierras
que tributaban a tes fdolos, y otras a Motezuma
como senor, y al
presente las tienen los naturales repartidas entre s.
y porque el
que quisiere ser labrador y tener crecida labranza, pucdeto hacer
fuera del pueblo do tiene e! tributo senatado,
y en parte que no
sea perjuicio de los indios; aunque pocos entenderan
to poco que vale el trigo, cada dia vatdra en esto por
y menos, por to mucho
que tos indios siembran.
Lo tercero, que el tal feudatario pueda hacer
cuatesquier rnolinos
d accnas para moler
pan dentro del termine del puebto d puoMos
que le fueren senatados, para que haya lleve el tributo,
mismo pueda hacer sierras
y y asi-
para aserrar madera, y batanes.
La razon, porque desto no tes puede seguir dario
se a los .nd:o«,
antes provccho, porque ternan moliendas,
hacer y a ser molineros, y se daran cllos a tas
y no se puede seguir trabajo, aunque se
les ponga de ttibuto q~ s~van y fëp~re~ tas tatet t~oMnoE cdi~
ticiM~ pot~qu~ con pooo< tf puede hAeef<
Lo cuarto, porque a algunos coM~~tadoïesNfo se 'les dara~ tri*
butos y bdstara daMes d tMntennmenM, o aigmta àyudà pa~ ël~
les
y M los que desos reinos viMefen a poMa<* con sua mu~MS se
debe dar con que se mantengan~ m~ pareee que se les debe dar. to
que dite e& este pa~ecer mas delante.

Las condtctones con que V. M. ha de mandar dar los tributos, rentas y


servicios de los pueblos', y to demas que se seHti!are para los espanoles,
son las s!g<nentes

La pri~t'a~ que les t~esespanoles hayan y tengan los ~nbNtos,.


rentas y sepviciof< para si y pana las personas que dellos Jescendie-
ren, para siempre jamas, goardando ta orden stguiente que et tal
tributo d feudo venga al hijo mayor, o al que et tal feudatario esco~
gere entre sus hijos o nietos, teniendo mas de uno y que el hijo
d nieto lo deje a su hijo mayor, d al que eac<)gere teaiendo mas de
uno, ô a su meto mayor, d at nieto que escogere teniendo mas
de uno, aunque tcnga hi~os d Mjo vt\o~: y si no toviere hijn d nie-
to, d deseendteMte de hijo, que lo haya y herede la hija mayor~ d
la que él Meogere, tenie.ndo mas de utta, d el hijo della, d el que
él escogere teniendo ma~ de uao d no tenieudo la; hija mayor, d la
que cscogerc,, hijo d nL!o de hij&, que lo haya la hija d nteta ma~
yor~ (Ha (;ue il eseogeco teniendo, mas de una. Y a~'ayan ëso
Hamen les que descendieren per estas vias~ preSriendo los machos
a las hetsbcas y si no tavicre Hjo d hija nieto d nieta, d otro
descendiente por esta linea derecha~ que lo haya el hermano ma-
yor, d el hermauo que el testador d testadora eligere, seyendo legï*
timos [y vecinos en estas tierras] y si no los tuyère que vuelva
Ii V. M. para que provea. del ta! Cefdo com)n fuere su' servicio:, auu-

que tenga hermana, d hermanaa el tal. défunte d defunta: y esta


«t'den suaodicha guarde la hija que heMdapo d oviere el tal feudo,
para qu&pueda esco~CB ent~e MM: hijos elque quisiefe~y entwsua
hijM,.no habiendo h<jo& la que q~isiere~ d entro sus ntetoe délia
com dicbc es; y en deiecto de !a linea deseendiente h) haya su
hermmo el mttyor, [te~timo y vecino,] d él qao escogere- teniën-
do mas de u<M, [y no sa hermana.]
Y con eondieion que si la hija mayor, d la que fuerer nbmbrada,
6 la Bfieta, o' nietasr, d las hembras que en defecto de varan han de
venir at dieho foudo, casard con persona que tenga otro feudo, que
el hijo d hi}a- que dellos naciere, ïîo poeda haber los dos feudos;
Cûnviene saber, et dét padre y dl de la madré, amo que el feùdo
de la madre le haya el hijo segundo, y si et padre le etigere, que
e! mayot hijo haya y herede el de ta madre; y si no tovieybnsino
utt hijo, que herede el feudo del padre; y si toviere una ô mas bi-
jas, que la mayor o la que la madré escogere, haya et feudo de la
madre; y no teniendo sino un hijo o una hija, que haya el foùdo
det padre solamente yct de la madre haya su hermano el mayor,
d el que ella escogere, [ y no escogicndo venga a V. M. j asf que
por ninguna via se han de heredar dos feudos; y esta natura y
condiciou se gûarde y si alguna dubda naciere, hase de ocurrir a
V. M. para que la mande declarar. Y este tai feodo no se ha de
poder enajenar por ningun titulo, ahora de dote, ahora do capti-
verio, ni por razon alguna, antes ajenandosc todo o parte, ha de
vacar para que V. M. to haya de provccr [ y por pedir licencia
para le ajenar, to haya perdido.]]
La segunda, que los tributos, rentas y servicios personales se
moderén de tres ea tres ànos por esta abdiencia, ô por quien V.
fuere scrvido, hasta tanto que teaida notîcia de to que. los iadios
podfan dar, y habiendo tomado los naturales nuestra~ costumbres
y sabido dellos como reparten to que contribuyen, se provea; y si
atgûno ttevare tributo o son icio sin se. tasar, d Uevare mas de !o
que fuere moderado, auaquo sea en poca c~mttdad, que pierda e!
tal feudo (~o] tributo, y quodc parque V. M. to mtthde proveo~
La tercera, que V. M. y [~ta corona]" de Castilta iMyan y tt~
vea, ahora y para siomprc jamay, ol. quinto, det orc' que Itevarcu
toa~ feùdatario~ de. sus tnbucos; y<<M' tvibw<a dé toda~ tas otro~ cc-

'No.' recer, cuyM palabras M aiuprimieron tn t)


''Y. Mgundo.
to* in'-
Y Mt bMtM<e~pW)b)n<M'dâWo Lot reyea.
<)ioa pintado,' proaigue aqui el primer l'a-
sas que los dichos indios (tieren, no siendo servicio personal, sean
obligados à dar a V. M. el diezmo de tes dichos tributos cargandose
a los indios, y habida consideracion al diezmo que han de dar se
les reparta y cargue el tributo que al feudatario se ha de dar [pero
si algunos pueblos proveyeren algunas minas, y de sus tributos se
bastecen, estos no han de dar diezmo de los tales tributos à V. M.,
pues ha de IIevar el ochavo d quinto del oro que se sacare. ]
Y por hacer bien y merced a los conquistadores que se hallaron
en las conquistas destas partes, [hasta ser ganada esta cibdad,]'*
V. M. les haga merced del diezmo de los dichos tributos para que
por [sus dias lo gocen y Ileven y de los que no son conquista-
dores, sino pobladores, que se lleve y cobre desde luego d diezmo
dellos.
[ Item, que siendo llamados con pregou publiée por esta abdieu-
cia, d por quien tuviere facultad para ello de V. M., acudau y ven-
gan con sus armas, so pena de perder to que ansi les esta dado en
feudo y mayorazgo de los pueblos y tierras, y las rentas y prove-
chos, sin otro apercibimiento, y sin embargo de cualquier excusa
que pusieren.]

Las rentas y provechos que V. M. ha de tener al presente en estas partes,


son las siguientes

Primeramente, el almojanfazgo de sietc y medio por ciento en


todos los puertos desta Nueva Espana.
Item, el quinto del oro que se oviere por tributo <! por contra-
tacion de los indios.
Item, el ochavo del oro que en las minas se sacare por cspano-
les, d con sus esclavos, y no cl quinto como ahora se Ileva.
Item, el tributo de oro y plata y joyas que los pueblos que se
scnataren para V. M. ovieren de dar.
Item, el tributo que en ropa, cacao (! maiz, y aves, y otros man-
tenimientos dieren los dichos pueblos que se senalaren para V. M.;
pero ha de hacer merced délies al presente a los conquistadores que

Que. · cia)e8 )o envien & V. M.. Anadido de otra


niez anoo.. letra en el primer !'arcter.
Y en )M c<)Ms que )o dierco, )os nn-
no se ovieron de dar tributos perpétuer para que tengan que co-
rner mientras vivieren, repartiendo a cada
uno !o le bastare,
que
habida consideracion a su
persona.
Item, el diezmo que los feudos han de dar luego
de los tributos
que se dieren à !os que son pobladores y no conquistadores;
que sobrare de los tributos que antes de este capitulo dije y
b
han de haber de los pueblos que se
que se tomaren para V. M. y darse a
los conquistadores a quien
no se han de dar tributos, ha de man-
das que se repartan entre los
que vinieren con sus mujeres desos
reinos a poblar estas partes, dandoseles
a estos por algun tiempo 1
la cantidad que pareciere
que tes bastara para sustentarse.

Los pueblos y provincias


que deben quedar en V. M. ahora y para siem-
pre, y dellos ha de llevar los tributos y servicios
que fueren moderados
y tasados como MU< dicho, son los siguientes:

La cibdad de México, con el Tatelulco, a


Santiago. que dicen
Los pueblos y estancias
que al présente sirven i México y at Ta!-
telulco, y los que fueren senatados
~r
esta laguna, con el pueblo de Zumpango,
sus subjetos y estuvieren en
cal para las obras de V. M.,
porque contribuye con
y para la iglesia y otras obras pubticas
Cuyoacan y Tacubaya, los cuales fueron
senalados en la meneed
rlel marques, porque estan junto esta
cibdad [y los vcc!nos della
no podran vivir sin ellos. Y Tacuba tambien
con !os subjetos q~.
presente ticne y se s!ne Dona Isabel, hija de Moctezuma.sin
los cuales esta cilxlad
no se puede buenamentc sustentar. rY
se ha de entender que estes pueblos han de no
"e esta cibdad, sino que ser subjetos d propios
~mo esta ciudad es de V. M.. !o sean c<-
tos pueblos, y la justicia della
sea delloo, y los espanotes puedan
comprar de los indios destos pu~tos tierras
para sus heredamien-
tos, con que tas ventas se hag~ con autoridad desta aixiiencia,
"o se le han de tomar a los indios como fasta aqui y
'a 'ndad las ha de repart:r, se ha fccho.'n.
como to ha pedtdo y pidc.]

.<n que no ~M do di~ a,~ ~jo,. an.<ic tqui .) primer P.KMr.


La cibdad de T~!M;u<~po't tes ~ubjetoa que tieoB, y loa que fueren
senatados para que le contribuyan,
La cibdad de Taxcala d de Tascaltecle con los sûretés qua &1
preseate tiens y le contribuyeo.
La cibdad dj9 Churula."e
Guaxoctngo eon sus subjetos, scgua al présente lo tiene OfdM,
La provincia de Chatco oon sus cuatro cabeceras y subjetos y esr
tandas.
La proyiucia de Tepeaca eon sus suintes, la eual al présente
tiene cl veedor Perp Armildez Chirino.
La cibdad de UchichUa cabecara de la pn~vincia de MechoacaB
toda la provincia era
con los subjetos que se le scnalaren, porque
sujeta al Cazonct, senor della.
Chuchota, que es un pueblo diez léguas de UcbiGtuIa, para qua
ello tiepe
se haga en él una poMacion de espanoles, porque para
provincia, et cual tic-
mas disposicioii que otro puebin de aquella
ne Juan de Samauo, [y es de poco provecho.]]
Las cabeceras y pueblos que tienen Sayavedra y Àvalos su her-
plata, y daran al
mano, potque son pueblos que contribuycn oro y
presente cada ano ciento y cincuenta mnrcos t!c plata, y cn~uenta
i de oro; y si las minas de plata se descubrieren y se ovieren de la-
brar, tienen mucho maix y mantenimicntos.
La cibdad y provincia de Soconunœ que esta ontre Gunjsca y
d

i Cuatimala, cou sus subjetos y despoblados y con !o que en oito se


poblare.
La cibdad y provincia de Tututepcque de que es scnor Perico, d
D. Pedro, con todos sus suhjetos.
r El valle de Guajaca; y si se tomare algun pueblo que esté se-
nafado al marques, que se le dé recompensa. ]
[ La provincia de Tlapa con sus cabeceras y aubjetos. ]
j
[Chilapa con sus oubjetos, porque darà cada dia de sois hpsta
diez pesos de oro en polvo. ]
î Teuxahualco, que es junto a la provincia de Tas<'o, y al présente
ln tiene Juan de bauzedo, porque contribuye estann.
Y a Zumpaugo, que esta en la provincia de Cuesco, porque cf'n-

Con s" ttuhjetM. Kt \t))c de <iunj~, )<" puchtnf mt!* princ'ptte!' '~t ·
tribuye cobre y con estos dos pueblos y otros [très]
que los ayu-
den, hebieudo quien funda artilleria se hard mucha sin
y costa de
V. M.; y de aqui ae puede Mevar toda la artilleria
que <e pidiere,
y de la manera que V. M. fuere servido y con dar doscientos pe-
sos de salario d dos artilleros, se enviaraa cada ano a V. M. doce
cutebrinas d doce tiros gruesos.
Item, han de quedar para V. M. todos los pueblos
que estan po.
blados de espanoles, y los que se poblaren de aqui adelante
y los
que al presente estan poblados son la Veracruz, Guazacuatco, Gri-
jalva <; Tabasco, Guajaca, S. Luis, S. Alifonso, Zacatula, Colima,
la Puebla de los Angeles, sin la gobernacion de Panuco Cuati.
y
mala [ y Nueva Gaticia, porque de8tas
no se hace relacion ai
présente.
[Y porque fecha la consignacion de la tierra y heredados ella
en
las personas que V. M. mandare, creo sobrardn tierras pueblos,
y
dellos podn: V. M. d aerecentar el numéro de los pobladores d
se-
natartos para V. M.]J

Los inconvenientes que d todo to susodicho podrin poner, son los si-
se
guientee:

Et primero, que no dando V. M. vasallos ni jurisdiccion, sino


las rentas y tributos de tos pueblos, oomo esta dicbo, dirau
que
ningun caballero ni hijodalgo querra poblar en la tierra, viendo
que en ella es~ el marqués del Valle con vasallos y jurisdiccion,
y que otro no los puede tener en ella.
Et segundo inconveniente que se pomd es, [que
no dandotes
ni cncomcndandotes tas personas, ni teniendo jurisdiccion sobre
ettas,]" no podrdn haber, recibir y cobrar los tributos
que los in-
dios ovieren de dar, especialmentc tos personates,
pues al presente
para les sacar el tributo es menester que un mayordomo <; catpix-
que este en cada puebto para les hacer sembrar to que son obtiga-
dos, y para que den el tributo que le eat~ scnatado,
y con todo este
no se les saca ni to dan cnteramente.
Et tercero, que no dandosc los indios
por vasallos, no tnm:)r::n

Doe..u Q<M no teniendo jurMiccion Mbre tM ~MMe)~M..


nuestras costnmbrcs, porque no ternan quien los comunique en
ellas, antes se estaran en sus costumbres y idolatrias, y comete-
ran muchas muertes y otros delitos, y no sabran qué cosa es jus-
ticia lo cual cesaria si se diesen en propiedad y por vasauos, por-
que como cosa pt~pia los conservarian y tratarian y procurarian
su acreccutamicnto y policfa, y muchos tomarian por principal
hacienda dotrinallos.
Al cuarto diran que en la moderacion de los tributos no habra
t
la rectitud que conviene, y que podran recibir mucho dario, y que
habiéndolos de tasar el abdiencia, seria causa para no se poder
quereltar de los jueces que oviere en ella; y si persona se nombra-
se para lo hacer, seria sobornada, y los indios recibirian gran dano
dcllo, y que el dano que ha habido en repartir los pueblos, lo ha-
bra en moderar los tributos.
En el quinto se dira que los pueblos que V. M. senalare para
que estcn en su corona real [no seran doctrinados en las cosas de
la fc, y] se pcrderan, porque por cxpcricncia se ha visto que las
pcrsonas que en los tales pueblos se han puesto, los han destruido y
apocado, y los tributos se han disminuido, y los corregidores y al-
guaciles que se ban nombrado en los tales pueblos no han enten-
dido sino en robar y buscar sus provechos, y no eu la conversion,
antes muchos dellos han puesto impedimento a ella ni menés en
la poblacion, porque dandoles de comer, como les dan !os indios, y
rol)andolos y tomandoles sus mujeres y hijas, se despueblan y van
a partes do no hay corrcgidor ni calpixque de V. M.
En el sexto diran que como se podra bien hacer que los tributos
de un pucblo, porque es grande, o de una cabeccra con sus subje-
tos, los cuales buenamente no se pucden dividir, se den a dos o a
très, porque cualquier comunion y eompama acarrca discordia, y
uno dellos querra que den trihuto de una cosa, y otro de otra, y en
los scrvicios pcrsonalcs que ovieren de dar, no podra haber igual-
dad*, y que siendo de muchos y tributando a todos, no pucden lier
bien tratttdos, ni entre los feudatarios podra haber paz.

Hcspucsta destos inconvenientes.


Al primcro se di<'e, que muchos nobles y hidalgos que cstan en
cst:t tit'tra vivir:in con los tributos sin jurisdiccion y vasalloa, por
no tener donde vayan a vivir; y pues vinieron sin traer nada, me-
jor eataran, y aun vernan otros, dandoles algo;
y porque tienen
sus casas, hijos y granjerias ascntadas; y muchos desos reinos se
contentardn y veman a poblar esta tierra
con dattes de corner con
t~tuto honroso, y habran placer
que et marques sea favorecido y
reciba méthodes de V. M., pues le ha servido; ansi
y este inconve-
niente sera amenaza, y no para se hacer, ni
para que deje de ha-
ber quien pueble la tierra.
At segundo inconveniente
se responde, que aunque sea verdad
to que en et se dice, pero si pide el feudatario a
esta abdiencia que
le hagan pagar su tributo,
se mandara prender el senor d princi-
pal de los indios hasta que pague, enfonces
y no solo pagaran,
pero procuraran de alli adelante de to dar aunque no se les pida;
y esto ha parecido y parece por experiencia; [y para que mejor
cese este incouveniente, se pueden proveer ocho alguaciles indios
como ahora hay cuatro, y a estos se les puede repartir la provincia
do fuercn alguaciles en ocho partes,
y dalles la memoria de los
tributos que se ha de dar, y quien y cuando los han de
traer; v es-
tes haran que V. M. y los cspanotes cobren los tributos sin dila-
fton ni falta y esto se hacia por Mutizuma,
que enviando un indio
de México, era temido y cobraba to
que pedia, y prendia a quien
él mandaba, y por toda esta Nueva Espana
un indio de México era
temido, y ahora temeran un alguacil de V. M.;] si
y sementcras
ovieren de hacer, con enviar at tiempo del sembrar
y coger quien
to vea, hastara, cuanto
mas que ya van entcndiendo la manera det
sembrar y coger y desherbar, y ans~ no serti menester
que ha\a cat-
pixque <; mayordomo, y porque no to haya to haran mejor;
dandotes que dcn ciertas hanegas de trigo, ternan cuidadoy man-
de las
Mger y dar y esto todo se ha de mirar y proveer al tiempo que
tes tasaren los tributos, y enfonces
se obvian< este inconvenicnte.
Al tercero inconveniente
se responde, que hasta ahora no se sa-
be ni se ha visto amostrar [ los cspnnotes] a tos indios
no solo cos-
tumhres, pero ni las oracione~ de la tgtcsia
y ta verdad es que con
comunicattos los calpixques y aun tos senores, aprenden tomartp~
sus bienes y mujeres y hijas. Y el saculles sus errores, idotat.tas

Con tanto que M M he)<re, no sean <~)hn<do)' ~tde itqut el


~.n.<r P.r~r.
[proveyendo V. M. en
y delitos ha de ser en la manera siguiente:
las cuatro provincias que at presente en esta Nueva Espana ae ha-
cen, cuatro perlados, personas de buen ejemplo, y que tengan in-
dustria y celo a la conversion desta gente, y con cada un perlado
un alcalde mayor, y juntos discurran por la provincia y obispado
dos veces en el ano, y entiendan no solo en la conversion, pero en
la gobernacion y administracion de la justicia, con que dellos se
apele a esta real abdiencia, y de !o que dudaren hagan relacion;
y ansi habra quien mire como viven y ternan quien los doctrine y
quien los castigue de !o que mal hicieren y quitarse han !os espa-
notes vagabundos que estdn en los pueblos de los indios, y las di-
ferencias que tienen sobre tierras y otras cosas se atajaran y con
dar al obispo trescientos ducados, y al alcalde mayor doscientos,
sin la comida, que los indios le daran sin pena ni costa, seràn com-
petentes salarios; porque los obispos han de ser de condicion que
esto les satisfaga.
Item,] criando los hijos de los senores como se crian en !os mo-
nasterios, do aprenden las cosas de la fe, y muchos a leer y escri-
bir y siendo estos cristianos lo serdn sus subjetos, por la [suma]
obediencia que les tienen, y porque no sabian ni saben creer ni
hacer sino lo que los senores les [dicen]" y ensenan y tambien
poniendo como al presente se hace en cada pa-roquia d lugar dos
d tres de los doctrinados y ensenados en los monasterios, para que
les ensenen la doctrina y cosas de la fe. Y con ir los religiosos y
el obispo y los que diputare a saber lo que han hecho y facen estos
d que digo maestros, pedricandotes por sus parroquias do hay mo-
nasterio, y do no lo hay discurriendo los frailes de tiempo a tiem-
po por ellos, y viniendo como siempre vienen à esta cibdad de
todas las provincias y pueblos, y los senores suelen venir d la con-
tina, [y asi saben y ven como son aqui cristianos, y ven la dotri-
na que se les da, y comunican con presidente y oidores, de los
cuales siempre son avisados [ y siendo de esta manera ensenados
seran cristianos y tomaran nuestras costumbres; y ansi la conver-
sion y doctrina desta gente se hard como y por quien debe hacerse;
no la han de hacer los cspanoles, ni se ha do creer ni esperar de-

'Decian.'a
lIos, que en <sto los han de aprovechar; y coo este oesa ette ineon*
veniente.]
Cuanto at cuarto ineonveniente digo, que para bien derecha"
y
mente hacenu la tasacion y moderacion de lot tribntos se ha de
hacer por et abdiencia, porque con mas rectitud y limpieza se hara,
porque en las moderaciones que hasta ahora se haa fecho ha pare-
cido este, y porque son muchoa y no tienen eonMderacion sino ai
aerv!cio de Dios y de V. M., y porque tienen maa noticia
que nin-
guno puede tener por los tratar nM~, y porque para con toa indios
ea de mucha autoridad to que por el abdiencia se les manda, y
porque no cumpliendo ni pagando los tales tribu~o~~ el aMiencMt
lu ht de oompeler.
Y no es eatorbo tener esta abdiencia la tal facultad,
porque otras
mayores tiene, y por eso oo dejan de formar quereUas y decir y
escribir ïo que quieren y si otro particuiar oviese de entender en
ello, habria muchos inconvenientea y notorias uquaticiaa. Y
en el
moderar de los tributos no hay los inconvenientea y dano* que ha
habido en el dar de los pueblos, porque ea muy diferente; aw!
que
el abdiencia ver~ como se deban moderar,
y en la modoracioN pn~
curara que no haya perjuicio, y este creo que durant pooo tiempo,
porque luego se sabra !o que podran contribuir toe iadios, y aitt
moderallos entenderan Io que han de dar sin au perjuicio, y anat
ce<aesto.
Al quinto inconveniente digo, que [loa naturales de los pueblos
que se Mnataren para V. M. han de eer doetrinadot, haciéndose
monasterios eomo los hay hechos en los mas pueblos y con criar
en ellos d los hijos de los principales, y con visitaUos el perlado
dos veces en el ano, y con no veHos cristiano, seran cristianos
y
tomaran nuestra <e y costumbres y do bay M!i§<Mos menos neo~'
sidad hay de corFegidores y caipixques, porque ellos les dan a en*
tender cdmo han de pagar lea tributoe, y los ponen en pas cuando
tienen difereneias, y avMan a esta abdiencia; y] puesto que
sea
verdad !o que en el inconveniente se dice y por experiencia ha
constado, que de poner antea de ahora calpixques y ahora corregi-

"Y
anti han de ser coxehtd'M, y la MperM deUoo que en e<to)oehtndetpro-
conversion y doctrina dc~tt ~to no la han vechtf y ansi ttte no « inoMveeMBte. »
de hacer too Mpaùottt, ni « ha de créer ni
dores en los tales pueblos, se ha seguido no solo esto, pero [alguno
de]*' los corregidores no entienden sino en sacarles oro, como los
calpixques lo hacian, y en procurar que haya para sus salarios; y
como se moderan los salarios a dinero, para sacarlo les procuran
crecer los tributos de ropas 6 de las otras cosas que dan, infor-
mando que lo pueden dar, ] y al tiempo de la paga los prenden y
maltratan por ella y los que son corregidores no vinieron a estas
partes à gobernar y administrar los indios, sino por interese, y este
procuran y sacan por diversas vias que no se alcanzan y hase pre-
sumido que para que los indios den lo que tienen les impoman
que hicieron algun sacrificio, y por este d sin culpa alguna diz que
los prenden, porque como jueces tienen cepos, y como es gente tt-
mida, porque los suelten daran lo que tienen, y aun de los prender
se terne que se vayan a las sierras; y si algunos han procurado en
esos reinos oficios entre moriscos, especial en las Alpujarras y en
otra parte de montanas y sierras para podorse mejor aprovechar, d
por robar, mucho y mejor aparejo es el de aca, y las personas
son mas aperejadas para eUo, y no hay remedio de se saber; y
porque como son personas que tienen jurisdiccion, hay entre ellos
y entre las justicias de las villas que estan pobladas de espaiioles
algunas diferencias, y con los que tienen los pueblos encomenda-
dos las tienen tambien. Y si de haber estado calpixques en los pue-
blos se ha seguido to que el inconveniente dice, mayor es haber
corregidor, por tener jurisdiccion y con ella justiflcar cualquier
agravio que à los indios hiciere, y para ésto debe bastar que son
estorho para la conversion de los indios cuanto mas que annque
ningun inconveniente destos oviese, porque no conviene à la segu-
ri(!:td y poblacion da la tierra, no se [debian]~" proveer porque
hay al présente mas de cient corregidores, y habra treinta algua-
ci!es, y estes d los mas son islenos, conquistadores y fechos à la
tierra [ muchos dellos, y tienen cabaHos y salidos desta cibdad,
como al presente estan, queda este pueblo, que es la fucrza desta
tierra, solo y no con la resistencia y seguridad que conviene, y
ellos por estardivididos estan a petigro, y a cualquiera vueita eran
pcrdidos.
"Que.
Ueben.
.CMitodM..»
Pero puesto que estos inconvénients
ponen y presumen con-
tra los corregidores, sabe~. que hacen muchos dellos
provecho, l'or-
que hacen hacer iglesias a tes indios, y que se junten tes domingos
y fiestas a decir las oraciones de la Iglesia,
y procuran que se jun-
ten cuando van ai pedricatte~ y entienden
en quitar las diferencias
y muertes que sotia haber entre ellos, y hay quien mire c~mo vi-
ven y en !o que entienden y aun creese
que estar tan pac,(ico. y
no saberse que nu.guno esté alzado, ni haber muerto i ningun
corregidor ni espanot despue.
que los hay, son los corregidores
mucha causa, y por esto hasta tenerse
mas noticia destos danos v
provechos, no se debria tener
j
por mala esta provision, J ·
[Un provecho notorio ha habido desta provision,]~
y es tener
que dar de comer a ciento y teinta hombres !o han merecido,
[y no habiéndose consideracion sino a esto,]que fuera mejor que los
salarios que se dan a estos corregidores y alguaciles se les
tiera a ellos y a otros~ repar-
con que residieran en esta cibdad y siguié-
rase dcsto que estando aquf con estos salarios procuraran de
casandose d granjeando d entendiendo asentar
en sus oficios, d en aiguna
de
manera vivir [para permanecer en la tierra,] repartiérase
y por
mas el provecho, [y esta abdiencia toviera con ellos
cia,] y aun fuera alguna parte de mas resisten-
ensaye para lo que tengo dicho;
y pues en el salario de! corregidor y alguacil hay
para tres, pudié-
rase proveer que el uno fuera a ver y visitar el pueblo de do ilevara
e! salario, cuando le mandaran a to
y que le cometieran, v vo!vi~.
ra a dar dello cuenta, y ansf estos en algunas fueran corre-
gidores y en otras calpixques mayordomos, coM8
abdiencia se proveyera. segun que en esta
Y creo que esta provision pareciera
bien ri los indios, porque
tiempo de su gobernacion Mutizuma en
y sus antccesores gol)ernaban
este mundo dcsde esta cibdad env iando las
personas que le partie
y cuando convini< y otras veces mandando!o a las personas que
."s.d.an en esta cibdad en nombre de las cabec~ras
provincias; v
ansi esta abdiencia ha de gobernar todo !o de
do fuere menester mandando
y
a< enviando
d estos salariados to que conTem~
c.
ra y tocara a la provincia d pueblo de do habia de
tener el salario;
.M. uu provech. ,.ar~ q..c h. h.-
I~iclo.. ..1. p~rqu. b~t.ran..
de nuevo M ha de
pero eato ya no aproveçha sino para aviso, pues
tierra.so
proveer Io que ha de dar permanencia y poblacion à esta
Al sexto se dioe, que aunque no sea inconvenante para Io que
esta dicho, sino avise para Io que se ha de proveer, digo que todo
Io que se pudiere excusar para que un pueblo d una provincia 6
una cabecera con sus subjetoa no se divida, se debe hacer, y sera
provincia d ca-
mas provecho que uno tenga el tributo de la tal
becera con sus subjetos, que no muchos pero porque no se podrd
esto guardar por razon de haber muchas p~vincias y de mucho in-
terese y muchas cabeceras, y casi todas tienen subjetos, y hay po-
cos pueblos que estén solos, y para uno
podrd ser mucho, [d no
habra para todos;] me parece que sin perjuicio ni sin inconvenien-
te la podran tener dos d mas, porque como no hayan de Uevar sino
los tributos, estos se podran moderar de manera que no reciban
agravio el un senor ni el otro, y los servicios personales se pueden
moderar dando a cada uno un numéro de personas que le sirvan,
pues estas personas por cuenta las dan los indios hoy
dia, y mu-
danlas de manera que entre ellos haya igualdad en ei repartimien-
to y en el repartir del servicio que hacen, tienen
grande drden
entre si, y cada aia se saben mejor sus costumbres para conocer
como por d~den sirven, porque ya ellos tienen sus barrios como te-
los rige,
nemos parroquias, y en cada uno un principal d dos que
dicho, yo
y entienden en cobrar Io que se les reparte; y como tengo
hacer
procuro de saber y entender su manera de gobernaeion para
mejor lo que es a mi cargo, [y para hacer relacion à V. M. dello.]

Los medios de poblar y perpetuar esta tierra que se podr&n apantM-, Hn


el que tengo dicho, to
que yo alcanzo son estos:

El primero, que V. M. debria repartir y dar toda esta tierra a


los conquistadores y pobladores que han venido y vinieren, no re-

*Yparaque!<Mnatura)e<de!oBpue- han de ptf:ar los tributos, y los ponen en


blos que Moatan para V. M. seau doctri-
tte ptz cuando tienen diferenciM,y los doctri-
nadoo en la te y buen<M coatumbres, couver- nan, y avisan A esta abdiencia on to que no
na que haya en ettM monasterios, como tow puedcn provecr, y tos deflenden de los agra-
hay en los mas de))fM, pum Mn )<? mat viof que )M Mpann)M )M quieren haccr. –
principates; y en e) pueblo que hay re)i){io- PArrafo ()<;) pfttn<r t'arccer, omitido en el
iM) no hay necesidad de correnidor ni
calpix- «~txto.' parte de M) M traatad<) & otro lugar.
que, porque ellos tes dan A entender œmo VcaMta pa~. ttti, a) f)u.
Mrva'ndO pueblo a!gMno part 'V. M., sino cierto tributo yeefvicio
que e! que tuviese d pueblo d poebkw oviMe de dar.
El segundo, que ae pongan en esta cibdad de México,
que es i<
~eMà y cabcea dotta tierra, doscientoa de caboUc ouatrocieatoa
y
ô d
peoMeN, monM MM, y que eatos salariée V. H. como gente de
guar.nicion, y de los tribales y rentas desta lierra
se pagaaen y no
se diese pneMo ni tributo, sino toda la tierra quedaae para V. M.
El tercero, que se dinera et repartir de los pueblos <! tnbutoe
conto ai preticnte M hace, ha<ta que haya ~biadoMt que eotien-
daa .en granjerias, y los conquistadores goceu de to
que tieuen pof
M6 dias, y si con tas granjerias de la tierra se pobbrc~ qaedant
toda para V. M.
E! euatto, que ae den vasattoa y jurMdiocMn a algunas
perMaat,
y est<~ scatt pocoe, para que haya quien eutienda y mire por la se-
guridad de la tierra, y todo to demas quede a V. M.
Ë! qumto, que se les den tierraa y ubertades oficios, todos
y y
los mas provecitos que oviere; y los indios Io
y que dieren quede
para V. M,

RespucM destos nMtdio<~

El primero es desmedido medio, y no Tmy


que responder, sino
que a mi ver cspecie de traiciou seria decir que en unas tierras y
provincias tan grandes, y do se espera que seràn
mas que b pobla-
do de cristianos, no tenga V. M. \asaUo8 sino
ceaaos.
pues los naturales van amando el ape!!ido real, tanto que [co.
mo dicho ten~o] muchos nM han venido d
rogar que los tome para
V. M., traycndo razones para ello, razon
es que eatoe conozoan
a V. M. por universal senor, y se tengan por sus vaBaUos, [y toma-
nos ha de aer su conscrvacion y acrecentamieuto.1
El segundo medio parccc ser mas granjerta y eudereMdo a
pro-
vecho, que no al nn que V. M. ba tenido y tiene debc tener,
y que
es <t que esta tierra se puobic de catolicos y los n:tturates tengan
notifia de nuestra fc pues esta gente de guerra que habia de ha-
bcr ho habian de entender en poblar sino on ta MJMu y
en duUes
nudas ~stuniht'cs, y pin-a pacitn-:n' tan t:u'ga ticn-a
no bastmian
ostos, y do quicra que esta gcn(c ('stovifsc to asotat-iau, v la co-
marca y provincia tambien y los intereses y rentas desta tierra
se han de haber poblandola de espanoles que descubran las minas
que hay, y ensenen a criar ganados y a plantar io que hay en esos
reinos; y para todo esto han de ser iustrumentos los naturales, y
de otra manera los tributos que esta gente de guerra sacarian 8e-
rian maiz, gallinas y algunas mantas, sin provecho, y habiendo
espanoles, como los hay, tienen precio y son de provecho; y si
este medio se tomase era despoblar los pueblos que estan hechos y
comenzados a poblar; y quitados no podrian tener paciHca esta tier-
ra la gente que dije, ni el doblo; y para los pagar, segun son aca
los gastos, no bastarian los provechos de toda la tierrp, y perderia
V. M. el almojarifazgo y quinto y todo Io demas que a V. M. se
envia, y para solo el capitan era menester la mitad de la tierra,
segun estan en costumbre de gastar los que han tenido y tienen
tales oficios [y cargos. J
Al tercero digo, que si el haberse diferido el tteredar a los que
conquistaron y pueblan la tierra, ha despoblado y perdido mas de
la tercia parte de los naturales, y esto parece claramente, claro es-
ta que dinriëndose mas se acabaran y porque los espanolcs con la
esperanza que V. M. les ha dado y da con el repartimiento que se
ha de hacer, se han coutentado para no dejar la tierra; y aun mu-
chos viendo que eu muriendo le quitan d su mujer el pueblo y Io
ponen en corrigimiento, y se les pierden las granjerias de ganados
y esclavos que con el pueblo manteuian, y" queda su mujer y hi-
jos perdidos, han procurado de haber con que se puedan Ir a vi-
v!r a esos reinos; y si no tuvicsen esperanza que les han de dar
con que permanezcan y pueblen, todos robarian para irse y por-
que en esta tierra no puede haber granjertas ni tratos tan crccidos
al presente para que con ellos solos pudiescn poblar ni vivir los
espanoles; y porque la provincia de México es estrecha de hereda-
mientos, por haber sierras y montes y lagunas en clla, y porque
es muy poblada de los naturales, y tienen ocupadas todas las tier-
ras, y no tiene dis~sicion [ por ser fria para poder en ella haber
vinas, ni drboles como en otras partes desta Nueva Espana; asf
que para se poblar y no se acabar de perder y asolar, convicne que

.AM(..à
V. M. tos herede y dé de comer d los conquistadores por lo mere-
cer y debérseles, y à tos que han traido sus mujeres y a los que se
han casado, por pobladores, porque no han fecho menos que los
primeros con [ poblar y] sustentar la tierra, y en la defender,
y
pacificar !o que se ha alzado hasta agora.
[Y si conociesen que V. M. no los ha de heredar, perderian la
tierra y procurarian de la alzar por la robar, y muchos se irian a
buscar nuevos descubrimientos, y no se podrian ordenar ni pacifi-
car, ni esta abdiencia haria fruto en ella.]
Al cuarto se dice, que si d pocos se han de dar vasallos, no bas-
tarian para defender y poblar la tierra, y en estos pocos estan !os
inconvenientes que en los muchos, y los poco8 no se podrian esco-
ger sin injuria y agravio de muchos, y antes serian estos causa que
se despoblase de los que hay, viendo que eran preferidos, que no
seguridad y acrecentamiento de la tierra.
Al quinto se dice, que las tierras no las hay, las
y que hay son
de los indios, y de poco provecho, y en poder de espanoles no
va-
len nada; [y aunque el espanot tenga tierras y se le den, no las
labrard si no tiene indios;] y no se les pueden dar mas Hbertades
de las que tienen, y los oficios y provechos son pocos, si
y no tie-
nen quien tes dé de cor~r, con esto no !o podran tener y dejaran
la tierra.

En qué pueblos y partes han de tener sus casas y vedndad los feudatarios,
y cuantos ha de haber en cada pueblo.

En la cibdad de Tomcxtitan México ha de mandar V. M. que


haya ciento y cincuenta feudatarios que tcngan tributos en los
pue-
blos que se les senatan sin las otras personas <j)de han de tener
ayuda para sus mantenimientos, como tengo dicho; y con ellos
y
el abdiencia y mercaderes y tratantes y otras
personas que vienen
u buscar de comer, estard esta cibdad segura.
Item, en el pueblo que se ha de hacer en la provincia de Mcchoa-
can ha de haber [treinta] feudatarios que tengan <eudo y mayo-
razgo, y han de teaef sua <;aeM pobladas y han de vivir aH{~ sit
las personas que han de ténor ayuda para wstentara~ oon la dewta
provincia, como tango dïch't.
Item, en Guauca hat de habar~ cincuenta con aup &Md<M< y «ta'
yorazgos.
Item, en la Veracruz ha de haber [vetnta~' que tengan tribu-
tos 6 feudo d mayorazgo, aio toa que han de te)Mr ayuda para a$
sustentar.
En Guazacualco [qu!nce.]**
EnCrijaIva[diez.]"
En Zacatula [vdnte.]~'
[ En Colima veinte.]
En S. Luis[ve!nte.]"'
En S. Alifonso otros [veinte.]*'
En la Puebla de los ÂngeiM diez.
Estos han de residir en estos pueblos, y si se fueren a vivir a
otra parte han de perder la merced del feudo, y ha de vacar paya
que V. M. lo provea, [si no tuvieren prorogacion de V. M.]
À estos no M les debe poner obtigac!on
que tengan caba!!op, p0)r*
que poniëndosela, sentirla han por carga y estinjaran el eabaUo y
mantenimiiento en mucho y porqno aunque no se les ponga por
cond!c!on, ninguno ha estado ni puede estar sin uno y doe y ma<
caballos, valiendo mucho, cuanto ~nas ahora que se van criando
en la tierra, y valen ya poco. Ba'ttard que se les mande que sien-
do estos namados por esta abdiencta, p<w quion para ello tuviere
facultad de V. M., acudan con sus*~ armas, como cstd d!cho.
Segun esto ha de haber [ tt'cscientos y scsenta y cmœ ] feuda-
tarios. [y otroa tantes repartimtento~, haciendo en ol!oB la mi-
tad de mayores y la otra mitad de manorc~; y fachoe, darlos por
ta orden que fue~cn nombradoa y pr rquc la iastruccion de V. M.
prohibe que no se fagan ni nombrcn, no lo hago, y porque aMà se
pueden hacer tan bien corno aca, ~n~s no M tiene mas notDMa de

Ot~Mt.' .Trcitttt..
'Tretnt*
S<'):m)<)uccnMic))o<can.'
T)'<i))t<
Trein.
Vcintc.'
0 cn
"'Yf)arttrwtcV.M.on"MHMJW<<< j-.
y par. ir ..te V, H, (IOR CftIJM
hatt<)Mt<'))('rKhoy!nM)i(),yn<)mn)).'
·
t)')fc. Cahattos y. Il
Trcinta.' "Cuatrocicntoitydoec.
»
los pueblos y personas, de la
que se envia en la descripcion y de
hacerse acd, allende de la dilacion hay otros inconvenientes;
y para
esto no seria yo de menos provecho a!!à que lo he seido aqui,
pues
por haber pasado por mi mano, tengo noticia de todo. ]

( JE~CO~tM &<M)<<< BMtt~Ct.J

U Y pMqae en la deocripeion que se né miramiento cerca desto, y to etchM~ à


bace se Mbrt si oom ernt haber nw <t me- Y. <t. <; ep a! Pareou dMpMotde que tnvx-
nM,cuantoAestonomedcter)Niuo:yoter- ré.toenmendMë..

(Original.)
PARECER DE FRAY DOMINGO DE BETANZOS.

Todo el bien universal desta Nueva Espana consiste en tres co-


sas la una, en el bucn tratamiento é conservacion de los natura-
les della la otra, en la perpetuacion y asiento y sosiego y quietud
de los espanoles en ella la otra consiste en que las renias del rey
vayan cada dia mas creciendo.
Para este son menestcr solas tres cosas la una es que el rey no
tenga pueblos de indios, ni ningunos en su cabeza la otra que to-
dos los pueblos se repartan en los espanoles, y que sean perpétues
los repartimientos; la otra cosa, é muy necesaria, es que haya
buen gobernador que mantenga la gente en justicia, é tenga la
tierra en concierto; porcuE muy poco aprovccharia hacer h'ycs 6
conciertos, si no ovicse buen ministro é gobernador que las susten-
tasc é hiciese guardar.
Los inconvcnientcs que hay en que el rey tenga los pueblos de
los indios en su cabeza, son estos et primero es que los indios son
muy gravados con los tributos, porque no les sufrcn dilacion ni di-
minucion en ellos; el segundo que aunque se s!cntan agraviados
no tiencn a quien se quejar ni d quien apelar, para que scan re-
It'vados d descargados.
ttcm, que no tienen quien se compadexca dellos como no los
tenga nadic por suyos, ni pretendan los oficialcs del :'ey ni los cor-
rcgidores sino sacar dellos los tributos.
Item, que son mas mal doctrinados y ensenados en las cosas de
la fe, porque no hay ducno que tenga cuidado de la cnsenanxa
dellos, ni los confesores tiencn a quien cncargar las œncicncias,
ni los visitadorcs a quien pcnar.
Item, que en muchos puetttos los agravian en que Ueven et maix
a las minas, muy mas lejos que no adondc sotian ttevar :i sus amos.
Item, que teniéndolos el rey, sirven a muchos sonores,
sirven al rey, a quien pagau porque
muy por eutero sus tributos, sirven
un corregidor, sirven a un alguacil, y sirven a un escribano los
cuales todos juntes y cada
uno por st no se desvelan en otra cosa
sino en como se servira cada
uno mas dellos, y como los petaran
mas.
Item, que estos tres sonores cada dos anos
se los resientan de
nuevo, de manera que los unes que entran hambrientos chupan el
zumo que hallan y salidos aquettos entran ot~s hambrientos de
nuevo, y desque no hattan zumo, chupan la leche; saHdos
estos
entran otros hambrientos y chupan la sangrc; ast sucediendo
y
siempre t.ambrientos a hambrientos, dcsainan a los
pobres indios
de tal manera, que les fuera
menos mal ser repartidos entre tres
espfmntes que los tuv:eran por suyos,
que no servir al rey y a tan-
tos oficiales, que los pelan y tratan y
se sirven dellos como de es-
c!avos, y no hay quien mire
por ellos como suyos de manera que
para pelarlos y despacharlos, y trabajarlos y servi. dellos, tienen
los indios muchos duenos ë seuores;
y para e'iseuarlos y procu-
rarlos y retevartos é dcscargarlos
no Hcneu ninguuo. Ë ansi bien
m.rado, el mayor mal que a los indios pudo venir, asi
senam.ento como para su conservacion ë bucn para su en-
tratamiento, fue
ponerlos en cabeza del rey e dartes corregidores.
Item, por tener et rey tes indios
en su cabeza, siempre la tierra
viene a menés, porque en los pueblos
que el rey tiene no hay quien
plante, ni edinque, ni haga otras granjerias
por donde la tierra
sea enriquecida y cunobtec.da, porque no se prétende en ellos otra
cosa sino sacar dellos los tributos y pelar cada
uno dellos !o que
mas puede. De manera que cuanto mas pueblos de indios
se po-
"cn en cabcza det rey, faute ta tierra se va mas deshaciendo
j~breciendo, y las rentes det y em-
rey desminuycndo; y cuando toda la
tierra ao viniera a poner en cabeza del
rey, entoncos puoden todos
L'en creer que esta acabada de perder;
porque por esta via sou los
indios mas trabajados, ë mas mattratados, vienen
a dis-
'n.nuidos y conaumidos y asotados, la tierra viene ser mas
y
y cada dia a ser
n'as cmpobrecida y desnobtecida, y la geute de los esparioles a
es-
tar siempro desasose~ada y atterada, teniendo Memprc el deseo
puesto en Espana, por ver que no tienen
en esta tierra cosa en
Mstribar, ni que pued~ d sus hijos y muj~Ms dejar, ni en
que
que tes puedan heredar. Ë par esta causa ni siembran, ni
plantan,
ni edificati, ni procuran otras granj~~s con que las titras se suo.
intenta
len enriquecer y ennoMeoer y sustentat; mas todôs tionen
a Ëspa-
a vender lo que tienoa e recoger to que puethm para :Me
na de manera que por ponerse los pueblos de los
indios en cabeza
del rey, viene la tierra a nuncâ tener asionto, y ostar todos en <nuy
et mal q<M
gran desoontento y contimM movi~niento, que es mayor
una tierra puedc tener para se poder sustentar.
É como las gentes viv<m por esta causa siempre descontentos, é
<M tcngan asiento ni sosiego on
ta tierra, y vengan por esto todas
espi-
las eosas en deminucion, es forKado que ansimismo taa cosas
ritua!es hayan tambien de ser menoscabadas, pût~« no habien-
do drden ni concip~o Di aaiettto en la tiN't'a en to temporat, for-
zosamente <ampoco puede haber en to ~pirituat de ma~a que
ansi paM to temporal como para !o espiritual, es gran detrimento
de la tierra tener et rey los pueblos de los indios on sn cabeza.
itetn, que <i todos los indios se ponen en oatteza del rcy, vienen
to euat os difocta-
d ser todos iguales é aum pobres en la repuMica,
mente contra toda orden de buena p<~ic<a, parque es neoosavio que
ordenada y sustentada, que haya en
en la rep~bnea, para ger bien
ella personas vaterosM é poderosas y ricas, é MbatteMS é nobtes,
la TOpubtica pot--
porque estes son los haesos sobre que se sostiene
puede ser rep~btica mas mataventurada e abatida que aquc-
qae no
los tatos
Ua donde todos son pobres ë obatidos c neoeaitados, porquo
oi pneacn favoTecer la ropubtica, ni ayudartte uno a otros, io cual
scria an~ si M«die tnviese pueblo ni scnor<o, to cuat es harto no
conveniente, attende de otros Tmtchos que otros p~ran <~eoir ~n
este proposito.
!j0<! conv~ientM que hay de que el ~y no ten~
puebtoa de in-
dios, <nas que se pongan todo« en cabeza de los pspHHotes, son
cottegir de tos inconvénients
muy grandes, los cuales te puodan
dichos que hay en que estén en cabexa del roy. P~o entre
todos
el bien o a~gmonto desta
es une muy grande on que consiste todo
tierra é nobtexa <! riquetia della, que es eatando !<? indios todos fp-
partidos perpétues en tos espunotcs, luogo t~toft ptantau < Hiemt'ran
edmcan buwan y huttan otras mucttas graujefias muy ncas é
y y
pfovechMM 6 caodatosaa, por las cua!es la tierra
M moy ennque-
cida é noblecida, y las renias del rey muy augmMttadaa, siempre
y
la tierra ira en augmente, asi en to temporal como
en !o espirituat.
Item, haciondose osto aaientaM la tierra perpetaante los hom-
brea en ella, y tieMata por propia o natural, ë viven
ccntentos y
asosegadoa, y el culto divMM y la honra es mas augmentada, los
y
indios mas conservadoa, porque teniéndotoa perpetuos é
por pfo-
pioa, procuran de coneervariM augmentartoa é aun de ensenaHo~
porque asi por !oa confeeores que les forman conciencia, oomo por
los visitadores que ios visitan, é porque siempre tienen
mas cui-
dados de los ensenar quien los tiene enoomendadoa,
que no el rey
ni sus oficiales, que no pionsan que tienen mas cargo de recaudar
sus tributos é servicios.
!tem, estando los indios repartidos en tos espanotes, hace<~e hian
mas pueblos é fueMaa en ellos, porque una de tas grandes nocesi-
dades que tiene esta tierra es de pueblos de cristianos,
porque Jtay
tan pocos pueblos, é tan desviados tos unos de los otros, é tan sin
fuerza ni amparo, que mas se puede docir que esta ~rma, que
no
poh!ada.
!tcm, que si alguna vez fueren les indios mattratadoa é agravia-
dos, tieuen a quien acudir é pedir justicia para que sean reme-
diados.
Una de las grandes cogueras que ha habido en esta tierra,
por
donde !os indios é los es