Vous êtes sur la page 1sur 1

Arquitectura posmoderna

En la década del 60 surgió entre muchos arquitectos un sentimiento


de rechazo hacia el International Style, que había degenerado desde
su pureza inicial hacia fórmulas que parecían monótonas y estériles.
Una de las corrientes arquitectónicas que va a reaccionar contra la
ortodoxia del racionalismo será la denominada posmoderna, ligada al
movimiento filosófico del mismo nombre. El posmoderno en
arquitectura no pretendió ser un movimiento conexionado, sino una
serie de actitudes individualistas que varían desde las tendencias
neohistoricistas de Ricardo Bofill y Óscar Tusquets hasta los
extremados rasgos del deconstructivismo que practican Frank Gehry
o Zaha Hadid, pasando por la ironía de Robert Venturi, Helmut John o
Michael Graves. El polifacético Philip Johnson dio un golpe a la
corriente posmoderna con la erección del edificio AT & T (1982) de
Nueva York, un rascacielos coronado por un frontón partido.

La construcción del edificio para la AT&T, proyectado por Philip


Johnson, significó el golpe definitivo para la arquitectura
posmodernista estadounidense.

Últimas tendencias arquitectónicas

En la última década en el panorama arquitectónico han aparecido


diferentes tendencias divergentes, como el deconstructivismo o el
high-tech. Al mismo tiempo, se ha reiniciado un proceso de revisión
de los maestros vanguardistas, produciéndose la reactivación de los
postulados del movimiento moderno. Esta tendencia se puede
observar en la obra de numerosos arquitectos, entre los que destacan
el holandés Rem Koolhas, el japonés Tadao Ando, el estadounidense
Richard Meier, el portugués Álvaro Siza y el español Rafael Moneo.