Vous êtes sur la page 1sur 2

www.indubiblia.

com

FIGURAS RETÓRICAS

Aunque la Biblia ha de de interpretarse literalmente, conviene recordar que, como cualquier otros escrito,
contiene figuras retóricas que deben ser interpretarse como tales y a la luz de su propósito original.
Al tratar de interpretar fielmente la Palabra de Dios, encontrará que le servirán de ayuda las siguientes
definiciones de las distintas figuras retóricas.
Las figuras retóricas son palabras, frases o expresiones que se usan de manera figurada, más bien que en su
sentido literal.
En la interpretación bíblica es muy importante reconocer el uso del lenguaje figurado. Por ejemplo, ha habido
gran controversia en la iglesia en torno a las palabras de Jesús con relación al pan durante la última cena:
“Y tomó pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, por vosotros es dado” (Lc 22:19).
Hay quienes creen que el pan realmente se convierte en el cuerpo de Cristo (doctrina de la transubstanción),
mientras que otros creen que Jesús sólo esta empleando una metáfora, y que el pan es símbolo de su cuerpo.
Los tres principios que deben observarse al estudiar el lenguaje figurado son:
1. Comprobar que el autor está, en efecto, empleando lenguaje figurado.
2. Identificar el tipo de lenguaje figurado que ha usado el autor: símil, metáfora, hipérbole, etc.
3. Seguir las pautas pertinentes para la interpretación de lo que el autor quiso decir mediante su uso de esa
figura retórica en particular.
En su estudio de las Escrituras, le servirá de mucho poder identificar las figuras retóricas usadas por el autor.
A continuación se ofrecen definiciones breves de los diferentes tipos de lenguaje figurado que se emplea en la
Biblia.

 El símil: es una comparación expresada de dos cosas o ideas diferentes, y ocurre a términos comparativos
(como, tal… como, así también, semejante a, se parece a). Por ejemplo, Apocalipsis 1:14: “Sus ojos como
llama de fuego.”

 La metáfora: Implica una comparación entre dos cosas diferentes. La metáfora no recurre a términos
comparativos (como, tan… como, así como… así también, semejante a, se parece a), sino que afirma la
relación de identidad, como en Juan 6:48, donde Jesús dice:”Y soy el pan de vida.”

 La hipérbole: es una exageración deliberada qué procura recalcar algo. La hipérbole puede hallarse en todos
los idiomas y es muy común en las lenguas semíticas. Por ejemplo: “Me he consumido a fuerzas de gemir;
todas la noches inundo de llanto me lecho, riego mi cama con mis lágrimas” (Sal 6:6)

 La metonimia: es una figura de asociación que ocurre al a mención de algunos objetos para referirse a otros
objetos o ideas de alguna manera relacionados entre sí. Un ejemplo de metonimia lo constituye el siguiente
anunciado: “Salían a él toda la provincia de Judea.” La metonimia consiste en el uso de “provincia”, ya que no
era la provincia la que salía a él, sino la gente que habitaba en la provincia. Note, de paso, la hipérbole presente
en la frase “toda la provincia”.

 La sinécdoque: es una figura de asociación en la que se designa un todo con el nombre de una de sus partes, o
viceversa. Así se usa con frecuencia la ley para referirse al Pentateuco (los primeros cinco libros del Antiguo
Testamento), a los Diez Mandamientos o a todo el Antiguo Testamento.
La sinécdoque ocurre también cuando se usa un singular en lugar de un plural, o viceversa. Ejemplo de ello
es Jeremías 25:29, donde Dios dice que va a traer “espada… sobre todos los moradores de la tierra”. El singular
“espada representa muchas espadas.

 En la prosopopeya, o personificación: se atribuye a los objetos inanimados características propias de los seres
animados, por ejemplo, cuando los árboles aplauden y los montes cantan de alegría (Is 55:12)

 La ironía: consiste en una afirmación cuyo sentido latente es todo lo contrario de lo que parece afirmarse, y se

1
www.indubiblia.com
usa para recalcar algún punto. Cuando no resulte fácil discernir si l afirmación es irónica, considere primero si
su sentido literal encaja con el contexto; examínela luego como ironía figurada. Si tiene sentido y encaja en el
contexto, entonces es realmente una expresión irónica. De lo contrario, considérela como una afirmación
verídica.
Estos son dos ejemplos de lo que es la ironía:
1. En 1 Reyes 22:1-23, un profeta verdadero le dice al rey lo que éste espera escuchar, aunque en realidad
está mintiendo. Resulta evidente que está hablando en tono irónico, ya que el rey le ordena dejar de
profetizar con falsedad y decir la verdad.
2. En 1 Corintios 4:8, Pablo les dice a los corintios: “Ya estáis saciados, ya estáis ricos, sin nosotros
reináis. ¡Y ojala reinaseis, para que nosotros reinásemos también juntamente con vosotros!” Cuando se
lee esto, resulta evidente que los corintios no son reyes, y que tampoco Pablo desea reinar con ellos.

 La parábola: Una es un relato ficticio que, no obstante, es un reflejo de la vida cotidiana y procura enseñar
alguna verdad o lección moral. Cada detalle de la parábola refuerza el tema principal, pero no se debe tratar de
ver en cada punto alguna aplicación un significado espiritual específico.
En sus enseñanzas Jesús recurría con frecuencia a las parábolas, por dos razones: para revelar la verdad a
los creyentes, y para ocultar esa misma verdad a quienes la rechazaban o se obstinaban en no recibirla.

Centres d'intérêt liés