Vous êtes sur la page 1sur 62

MANUAL de

TÉCNICAS BÁSICAS de
DIAGNÓSTICO PATOLÓGICO
en PECES

Versión: Junio 2005

V Curso de Ictiopatología Práctica para Piscicultores


Situación Sanitaria Actual del Cultivo de la Dorada y Lubina

Dr. Francesc Padrós


Servicio de Diagnóstico Patológico en Peces
Facultad de Veterinaria
Universidad Autónoma de Barcelona

Carlos Zarza
Servicio de Patología de Peces
SKRETTING

1
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Prólogo

El presente manual es una guía básica sobre el diagnóstico patológico de las


enfermedades de los peces dirigida a los responsables de salud de las granjas u otras
personas interesadas en el tema .

Para elaborar el texto, se ha recopilado información procedente de los manuales de


los cursos previos y, además, se ha incluido el conocimiento práctico de campo,
adquirido por los autores en el día a día en los últimos años, una información que
muchas veces no se recoge los libros y que puede resultar muy útil.

No se pretende que se sigan todos los protocolos al pie de la letra, sino que cada
persona en cada situación concreta adapte paras sí las técnicas que crea conveniente
y le resulten más eficaces.

El diagnóstico de las enfermedades de los peces puede resultar complicado y


enigmático en ocasiones, pero la clave está en el conocimiento y experiencia. Así que
a practicar...

19 de junio 2005

2
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

INDICE
1.- Bases Diagnósticas en Patología de Peces ........................................................ 4

1.1.- Conceptos generales ............................................................................................ 4


1.2.- Filosofía del diagnóstico ........................................................................................ 6
1.3.- El proceso de diagnóstico ..................................................................................... 9
1.4.- Fuentes de información ....................................................................................... 12

2.- Epidemiología en Sanidad Piscícola .................................................................. 15

2.1.- ¿Qué entendemos por epidemiología? ............................................................... 15


2.2.- Conceptos básicos de epidemiología .................................................................. 16
2.3.- Patrones de enfermedad ..................................................................................... 16
2.4.- Detección de enfermedad ................................................................................... 17
2.5.- Muestreos ............................................................................................................ 18
2.6.- Investigando las causas de enfermedad ............................................................. 23

3.- Protocolos de Diagnóstico .................................................................................. 24

3.1.- Información básica y situación epidemiológica general ..................................... 24


3.2.- Historia clínica y anamnesis ................................................................................ 24
3.3.- Examen in situ ..................................................................................................... 26
3.4.- Selección y envío de muestras .......................................................................... 33
3.5.- Análisis directo de los peces ............................................................................... 35
3.6.- Pruebas rápidas directas...................................................................................... 41
3.7.- Análisis complementarios..................................................................................... 44
3.8.- Diagnóstico e interpretación de los resultados..................................................... 57

4.- El Diagnóstico en Planta ..................................................................................... 58

4.1.- Niveles de diagnóstico en planta ........................................................................ 58


4.2.-“Telediagnóstico” ................................................................................................. 59

5.- Anexo I: Ejemplo de Historia Clínica ................................................................. 60

6.- Anexo II: Ejemplo de Ficha de identificación de Lesiones .............................. 62

3
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

1.- BASES DIAGNÓSTICAS EN PATOLOGÍA DE PECES

1.1.- CONCEPTOS GENERALES

¿Qué entendemos como diagnóstico patológico en peces?

El diagnóstico patológico en peces lo podemos definir como todas aquellas


actuaciones que llevamos a cabo con el fin de identificar y si es posible comprender
las causas de un determinado problema en una población de peces. Entre las causas
de estos problemas podemos tener un abanico amplísimo que incluye desde agentes
biológicos (virus, bacterias, parásitos, hongos) a agentes no infecciosos (neoplasias,
malformaciones, manejo, agentes físico químicos, alimentación…) que pueden actuar
solos o combinados entre sí (lo más habitual) provocando en muchos casos sinergias
que son precisamente las causantes de los problemas.

El diagnóstico como herramienta de prevención

La gestión sanitaria de una explotación acuícola se debe basar fundamentalmente en


la prevención de los procesos patológicos. “Prevenir es siempre mejor que curar”. De
esta manera no sólo pretendemos evitar las mortalidades sino también, reducir costes
en tratamientos (que también son muy limitados), pérdidas de rendimientos
productivos (el pez enfermo no come), no aumentar nuestro coste de producción y por
último evitar las pérdidas de valor comercial de nuestro producto.

La prevención dentro del proceso de producción debe ser parte fundamental de la


misma, es decir, una rutina más en el día a día. Junto con las herramientas de
diagnóstico, otros elementos básicos que se deberán incluir en un programa de
prevención serán las medidas higiénico-sanitarias, estrategias de inmunoprofilaxis
mediante vacunación y empleo de inmunoestimulantes adecuadas a cada situación y
riesgo, la aplicación correcta de los tratamientos terapéuticos y un manejo óptimo de
las condiciones de cultivo y alimentación. Nunca debemos olvidar que cada una de las
partes es igual de importante y, por lo tanto, el éxito en el control de las enfermedades
en una explotación piscícola radicarás gestionar de forma eficaz todas y cada una de
ellas.

El diagnóstico entendido como medida de prevención debe realizarse de la forma más


rápida y eficaz, antes de la expresión de la enfermedad, pues de su eficacia va a
depender el éxito de las medidas de control que vamos a aplicar.

Necesidades de diagnóstico: Urgencia / Con Previsión

Los procesos de diagnóstico pueden realizarse de dos formas: De urgencia o


improviso o con previsión.

4
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

a) De Urgencia: Siempre vienen precedidos por alertas

- Uno o varios parámetros zootécnicos se encuentran modificados con respecto


a las previsiones teóricas: Aumento del consumo de oxigeno, reducción del
índice de conversión, reducción de los crecimientos esperados…
- Aumento anormal de la mortalidad
- Cambios de comportamiento o de aspecto de los peces.

Î Resultado: Medidas urgentes y muchas veces precipitadas

b) Con previsión: A raíz de la implantación de un plan de control sanitario.

- Detección precoz de problemas como resultado de la realización periódica de


controles.

Î Resultado: Aplicación de medidas de control antes de la expresión de


la patología

Evidentemente, la detección precoz de patógenos mediante los controles sanitarios es


un mecanismo muy eficaz para identificar el desarrollo de una patología antes de que
éste llegue a suponer problemas severos y nos permitirá actuar de una forma rápida y
eficaz.

mortalidad

Plan de control

A B

tiempo

Tiempo de reacción

Nivel de detección

5
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

En el ejemplo A, la detección de la patología tiene lugar a partir de que la mortalidad


cruza el umbral del nivel de detección de la patología y como consecuencia de
necesitar un cierto tiempo de reacción (debido a la logística a utilizar), los niveles de
mortalidad pueden ser muy altos.

En el ejemplo B, el establecimiento de un muestreo periódico permite detectar la


patología antes de que ésta cruce el umbral del nivel de detección y por lo tanto, con
un mismo tiempo de reacción, la patología puede ser controlada de forma efectiva,
antes de que alcance niveles difícilmente controlables

Por ello hemos de tener siempre en mente que el éxito o fracaso de la gestión
sanitaria en nuestra instalación dependerá de esta tríada de actuaciones

PREVENCIÓN Î DETECCIÓN PRECOZ Î INTERVENCION RÁPIDA

Diagnóstico en planta y diagnóstico en laboratorio especializado

Si el tiempo de reacción desde que detectamos el problema hasta que se apliquen las
medidas de control va a ser más o menos constante, muchas veces la efectividad de
estas medidas radicará en detectar la causa del problema lo más rápido posible desde
su aparición en la granja.

Existen laboratorios especializados en enfermedades de peces donde podemos enviar


una muestra para la realización del diagnóstico, pero muchas veces se puede perder
un tiempo vital hasta que obtenemos el resultado definitivo. Por ello, siempre es
recomendable realizar un primer diagnóstico presuntivo a pie de planta que nos
permitirá aplicar unas primeras medidas terapéuticas.

Esto es especialmente importante en las enfermedades bacterianas agudas, como la


Pasteurelosis, de rápida progresión. El esperar varios días una confirmación puede
hacer que los peces reduzcan considerablemente su apetito, con lo que resultará más
difícil un tratamiento por vía oral.

Siempre será recomendable enviar la muestra al laboratorio para la confirmación del


diagnóstico, pero cuanto más podamos hacer en la granja, mejor. Más adelante
revisaremos los protocolos de diagnóstico básicos, y gran parte de ellos se pueden
realizar de forma sencilla a pie de granja.

1.2.- FILOSOFÍA DEL DIAGNÓSTICO

¿Cómo reconocer e identificar los problemas patológicos?

En el proceso de identificación y reconocimiento de los problemas patológicos es


importante recordar que:

“Hemos de evitar que los árboles nos impidan ver el bosque”

6
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Es decir, que nunca un resultado de una prueba puede ser considerado un


diagnóstico sin antes haber estado evaluado y a ser posible, acompañado por otras
pruebas diagnósticas.

Es demasiado frecuente encontrar que en el análisis de los problemas patológicos los


resultados de los análisis son tomados como valores absolutos, sin tener en cuenta lo
que pueden significar.

“Nunca hay que confiarse”


Por muy clara que veamos la solución a nuestro problema, siempre hay que realizar
todo el proceso de diagnóstico, de forma sistemática y completa y hasta el final, sin
olvidarnos ninguna prueba. Con la “emoción” del momento, es relativamente sencillo
que se nos puedan pasar cosas por alto y confundirnos de diagnóstico. Y por tanto de
tratamiento.

Por ello recomendamos realizar un acercamiento mucho más cauto y prudente a los
problemas. Frecuentemente los problemas patológicos en centros de acuicultura,
núcleos zoológicos o en el medio natural suelen ser complejos, multifactoriales y de
explicación compleja.

Nuestra experiencia indica que es recomendable realizar los acercamientos a estos


problemas mediante lo que podríamos decir un doble sistema de “entrada”
(ANAMNESIS) y de “ salida” (INTERPRETACIÓN de resultados y DIAGNÓSTICO)
Intentamos representar este proceso mediante varios círculos concéntricos que
representan el proceso por el cual podemos obtener un diagnóstico final de forma más
precisa. Cada uno de los círculos representa los contextos o planos sobre los cuales
vamos a tener que analizar y procesar:

A: El contexto informativo general


B: El contexto del sistema particular
C: El contexto de la población afectada
D: El contexto del individuo / órganos y sistemas

D
C
B

ENTRADA = SALIDA =
ANAMNESIS ANALISIS Y
DIAGNÓSTICO

7
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Como esto puede sonar a filosofía “barata” y para entendernos, la descripción de este
proceso la realizaremos a partir de un supuesto práctico:

Supongamos el caso particular de una piscifactoría de engorde de trucha en la que se


detectan mortalidades anormales durante el verano. Para adentrarnos en el problema,
que debemos hacer?. Ir directamente a mirar peces muertos? NO!! GRAVE ERROR!!

Por qué puede ser un grave error? Porque posteriormente la evaluación del problema
la realizaremos prácticamente en base a solo lo que hayamos podido encontrar en
esos peces. Evidentemente, es fácil que podamos encontrar algo anormal en esos
peces e incluso identificar la presencia de agentes extraños en ellos (parásitos, lo más
habitual). El problema posiblemente aparecerá cuando queramos atribuir la mortalidad
a uno o varios de esos agentes. En este caso, ¿estaríamos haciendo un diagnóstico
real o buscando una especie de “chivo expiatorio”? Desgraciadamente aún siguen
realizándose diagnósticos erróneos de esta manera, con los graves problemas que
esto comporta ya que posiblemente los tratamientos planteados con este diagnóstico
equivocado no sean efectivos y a veces incluso contraproducentes.

Por ello siempre es preciso abordar los problemas en patología de peces con una
mentalidad abierta, sin juicios previos (aunque evidentemente podamos tener
sospechas previas) e intentando primero de todo obtener información y analizar cada
uno de los “contextos” que hemos indicado antes.

A: El contexto informativo general

Primero deberemos tener en cuenta lo que sería el contexto informativo general, es


decir, es muy importante estar al día y obtener información reciente sobre la
epidemiología de las enfermedades que afectan a cada tipo de cultivo, tanto en la
zona geográfica concreta, cuenca del río, zona marítima, comunidad, país, etc.
Evidentemente esto no lo podemos hacer de forma puntual, sino que entra dentro de
lo que consideramos como formación / información continuada.

Hay que recordar que “sólo podremos encontrar aquello que conocemos”, en este
sentido es MUY importante y recomendable que los técnicos que tengan que realizar
funciones de diagnóstico puedan disponer del tiempo y de los medios necesarios para
“ponerse al día” de estos temas, sea leyendo libros y artículos especializados,
acudiendo a seminarios, congresos, reuniones, a través de foros en internet y sobre
todo manteniendo un contacto permanente y fluido con otros técnicos y especialistas
en patología de peces.
Asimismo es importante conocer datos recientes sobre la situación de los cauces
fluviales o zonas marinas (disponibilidad y calidades de agua), situación meteorológica
(lluvias torrenciales, vientos, sequía…), etc.

Con todos estos datos y sin darnos cuenta nos iremos haciendo a la idea de ese
contexto general y podremos tener ya algunas orientaciones sobre determinados
parámetros que pueden (o no) modular el desarrollo del problema detectado.

8
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

B: El contexto del sistema en particular

El paso siguiente es considerar el contexto del sistema en particular, es decir, el centro


de producción. En este paso es preciso conocer (mejor si ya lo conocemos de
antemano) datos sobre el tipo de producción, sistema, tecnología aplicada e historial
sanitario del centro, con el objetivo de valorar a posteriori los riesgos y puntos críticos
que puede presentar esta explotación.

C: El contexto de la población afectada

Una vez nos hayamos familiarizado con las características del centro, es el momento
de pasar al nivel siguiente, el contexto de la población afectada. En este punto es
necesario obtener datos sobre qué parte o partes del sistema se encuentran
afectados. Es posible que el problema pueda expresarse solamente en unos
estanques/ tanques/jaulas determinados, en una especie en particular (si coexisten en
el sistema dos o más especies), en un rango de edad específico, en peces de una
determinada procedencia, en peces que han sido alimentados o han recibido un
manejo especial, etc.

D: El contexto particularizado de los peces afectados

Una vez tenemos acotada de forma mas precisa cómo se distribuye el problema en el
centro, pasamos a la parte final, lo que seria el corazón del problema, que sería el
contexto particularizado de los peces afectados. En este punto es preciso obtener el
máximo posible de datos para que se puedan analizar posteriormente.

Generalmente es lo que conocemos como fase analítica y en la que tendremos que


seleccionar las pruebas, lo que conocemos propiamente como TÉCNICAS DE
DIAGNÓSTICO que pueden aplicarse en función de parámetros como información
aportada, especificidad, sensibilidad, capacidad diagnóstica de los resultados y coste
económico.
El primer análisis de datos se puede obtener a partir de lo que conocemos
habitualmente como historial clínico o ficha del caso. Esta ficha o historial puede ser
general o adaptada para cada tipo de instalación. De la misma manera pueden idearse
fichas similares para la recopilación de datos sobre los contextos de sistema y de
población afectada. Evidentemente, cada técnico podrá confeccionar las suyas a partir
de su propia experiencia. Al final de este tema incluimos un ejemplo de lo que
podríamos considerar como un historial-tipo y al que se pueden añadir los datos
obtenidos de las distintas pruebas diagnósticas realizadas (por ejemplo, tipo “dossier”).

1.3.- EL PROCESO DE DIAGNÓSTICO

Como hemos comentado anteriormente, ahora sólo queda proceder con los protocolos
de diagnóstico correspondientes a las técnicas diagnósticas seleccionadas y esperar a
conocer los resultados. La descripción pormenorizada de estas técnicas de
diagnóstico y de sus protocolos serán tratadas más adelante.

9
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Con estos resultados habremos obtenido una serie de “inputs” o informaciones y a


partir de aquí entramos en la segunda parte, lo que sería la segunda parte del

trayecto (hacia “fuera” de la diana virtual que hemos esquematizado al principio de


este apartado) Se trata de analizar e interpretar estos datos, valorarlos, razonarlos y
ponderarlos.
Con ello se deberá llegar al elemento final, EL DIAGNÓSTICO.

El diagnóstico es sin duda la parte más difícil de todo este proceso. En la primera parte
pueden seguirse unas guías más o menos completas. Sin embargo, en el diagnóstico,
la utilización de guías o cuadros es mucho más compleja y depende en buena manera
de la habilidad y experiencia del técnico encargado de emitir este diagnóstico.
Además, es probable que no se dispongan de elementos de juicio suficientes para
emitir un diagnóstico suficientemente claro.

Nuestra experiencia demuestra que uno de los aspectos que pueden mejorar las
habilidades diagnósticas es mejorar el conocimiento de la epidemiología aplicada a la
ictiopatología. Por ello hemos incluido un apartado específico sobre Epidemiología en
este bloque con el objetivo de intentar llenar algunas lagunas sobre determinados
conceptos epidemiológicos y su tratamiento, que creemos son importantes a la hora
de recoger y valorar la información así como en la realización de un diagnóstico.
Evidentemente también es muy importante tener una base lo más amplia posible sobre
conocimientos de patología de peces. Estos conocimientos los podemos adquirir a
través de varios canales: Cursos, libros, revistas, internet. Los veremos en el apartado
final de este capítulo.

Identificación de los trastornos de salud vs diagnóstico del problema

Hemos comentado antes que muchas veces las patologías en las explotaciones
acuícolas son procesos multifactoriales y complejos y no siempre es fácil llegar a un
diagnóstico definitivo. Siempre se requerirá esfuerzo, tiempo y práctica para dominar
todas las técnicas que requiere el “arte” del diagnóstico.

Desde nuestro punto de vista, no es tan importante el “qué es”, sino reconocer si lo
que vemos es “normal” o no. Al piscicultor, que está cada día trabajando con los
peces, le puede costar diagnosticar una enfermedad, pero no reconocer si sus
animales están enfermos o no, y qué pasos debe dar para a partir de ese momento
para llegar al diagnóstico final. Esa identificación de los transtornos de salud, será
clave en el diagnóstico rápido. Y por ello determinante en el proceso de prevención.

Una vez detectado el problema, podrá él mismo aplicar las técnicas correspondientes
o enviar una muestra a un laboratorio especializado. Esa “reacción rápida” es lo
fundamental. Más delante repasaremos cómo podemos reconocer la presencia de
enfermedad en los peces.

El concepto de “mortalidad natural”

Es frecuente que en conversaciones entre colegas salga el término de “mortalidad


natural”, en referencia a aquellas mortalidades que se asumen como “normales” en
una determinada explotación.

10
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Nuestra opinión es que se trata de un término utilizado incorrectamente ya que si bien


en todas las poblaciones existen unas ciertas mortalidades en cada uno de los rangos
de edad, estas mortalidades dependen totalmente de cada una de las circunstancias
de cada población.

Para poner un ejemplo, si comparamos la mortalidad neonatal humana entre la


existente en países desarrollados y la que existe en países del tercer mundo veremos
que puede existir un abismo en cuanto al porcentaje sobre nacimientos. ¿Podríamos
denominar a esta mortalidad como “natural” cuando en uno y otro lugar son bien claras
las causas de esta mortalidad? ¿O más bien hemos de hablar de “tasa” de mortalidad
de referencia para cada país?.

De una forma parecida, cada una de las explotaciones tiene unas tasas de mortalidad
“basales” que dependerán siempre de las circunstancias propias de la empresa y de
su capacidad de gestión. Si las asumimos como “naturales” podemos caer en el error
de pensar que son invariables y no mejorables.

Con esta información, ¿podría ser cero la mortalidad natural en una piscifactoría?

Las infecciones latentes y las dificultades de diagnóstico

Por desgracia para nosotros y a pesar de lo que podamos pensar, el sector de la


sanidad en piscicultura supone solamente una infinitésima parte (en términos de
inversión, personas trabajando, instalaciones disponibles, información generada, etc.)
de lo que representa la sanidad en otros sectores, como la producción bovina, de
cerdos, de aves, y no digamos la sanidad en animales domésticos (y no hablemos de
la humana) Por ello, el trabajo en patología de peces supone muchas veces una lucha
constante entre el desaliento que produce esa sensación de “desconocimiento” sobre
muchos aspectos de la patología de los peces y el estímulo que ofrece un campo de
estudio tan abierto.

A pesar de lo que podemos aportar en este curso y en el trabajo diario, son muchos
los aspectos que desconocemos sobre etiología, patogenia, epidemiología, prevención
y tratamiento de las enfermedades de peces. Rara vez disponemos de “enciclopedias
de todo el saber” o “recetas mágicas” donde podamos tener métodos operativos
precisos con resultados garantizados.

Uno de estos problemas derivados de esta falta de conocimientos son las infecciones
latentes. Como infección latente o “encubierta”, en un sentido laxo, podemos incluir a
aquellas infecciones por organismos biológicos cuyo nivel de presencia es difícilmente
detectable por la técnicas de diagnóstico empleadas. Por ello, de nuevo hay que
reafirmar en que un diagnóstico nunca debe basarse en el resultado de una única
prueba diagnóstica sino en el razonamiento de todos aquellos datos disponibles sobre
el contexto total que rodea a un grupo de peces.

Un ejemplo claro está en la detección de Photobacterium damselae ssp piscicida. Si


bien el diagnóstico sobre casos clínicos reales es “relativamente” fácil mediante las
técnicas habituales (cultivo), la detección de animales portadores en infecciones
latentes, subclínicas o “encubiertas” es muy difícil y en muchos casos sólo las técnicas
más sensibles (moleculares o inmunológicas) son capaces de detectarlas (aunque con
problemas de especificidad y sensibilidad debido a lo “fino” de la propia metodología).

11
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

En muchos de estos casos se ha demostrado que únicamente un test de estrés


previo podrá identificar positivamente la existencia de infecciones latentes en
poblaciones de doradas o lubinas.

1.4.- FUENTES DE INFORMACIÓN

En este apartado recopilamos libros y revistas científicas especializadas en patología


de peces y acuicultura, así como enlaces de internet que consideramos pueden
resultar de interés para el conocimiento de este tema tan amplio.

LIBROS

Manual on Hatchery Production of Sea bass and Gilthead Sea bream. FAO, 1999

Aquaculture for veterinarians: Fish husbandry and medicine. Editor Lydia Brown.
Pergamon Press 1993. (También en castellano: Editorial Acribia)

Fish Disease. Diagnosis and Treatment. Noga, E.J. Iowa State University Press /
Ames. 2000

Fish Medicine. Stoskopf, Michael K. W.B. Saunders Company cop. 1993

Manual on Hatchery Production of Sea bass and Gilthead Sea bream. FAO, 1999

Fish Pathology. editor Ronald J. Roberts. Churchill Livingstone. 2001

Fish Diseases and Disorders: Volumes 1, 2& 3. CABI Publishing. 1995, 1998, 1999

What should I do. A practical guide for the marine fish farmer . Bruno D.W.,
Alderman, D.J. and Scholtfeldt H.J. European Association of Fish Pathologists. (En
inglés y castellano).

Bacteria from Fish and Other Aquatic Animals: A Practical Identification Manual.
Buller, N.B. CABI Publishing. 2004

Systemic Pathology of Fish. Ferguson, Hugh W. Ames, Iowa Iowa State University
Press 1989

Applied Fish Pharmacology. Treves-Brown, K.M. Springer, 2000

Anaesthetic and Sedative Techniques for Aquatic Animals 2nd ed. Lindsay G.
Ross and Barbara Ross, Blackwell Science, 1999.

International Aquatic Animal Health Code. O.I.E. 2004

Diagnostic Manual for Aquatic Animal Diseases. O.I E. 2003

Applied Veterinary Epidemiology and the Control of Disease in Populations.


Toma, B. et al. Maisons-Alfort AEEMA. 1999.

12
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

REVISTAS CIENTÍFICAS

Aquaculture
http://www.elsevier.com/wps/find/journaldescription.cws_home/503302/description

Aquaculture International
http://www.ingentaconnect.com/content/klu/aqui

Bulletin of the European Association of Fish Pathologists


http://www.eafp.org/bulletin.html

Diseases of Aquatic Organisms


http://www.int-res.com/journals/dao/

Fish & Shellfish Immunology


http://www.elsevier.com/wps/find/journaldescription.cws_home/622832/description

Journal of Aquatic Animal Health


http://afs.allenpress.com/afsonline/?request=index-html

Journal of Fish Biology


http://www.blackwell-synergy.com/loi/jfb

Journal of Fish Diseases


http://www.blackwell-synergy.com/servlet/useragent?func=showIssues&code=jfd

ENLACES DE INTERNET

Agencia Española del Medicamento


http://www.agemed.es/

Agencia Europea de Evaluación de Medicamentos


http://www.emea.eu.int/

Departamento de pesca de la FAO


http://www.fao.org/fi/default.asp

Diccionario de Bacteriología Veterinaria


http://www.bacterio.cict.fr/bacdico/garde.html

Taxonomía Bacteriana
http://www.bacterio.cict.fr/index.html

Revista AquaTIC
http://www.revistaaquatic.com/

Observatorio Español de Acuicultura


http://www.observatorio-acuicultura.org/

Portal de la Piscicultura en España


http://www.mispeces.com/

13
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Federación Europea de Productores Acuícolas


http://www.feap.info/feap/

European Aquaculture Society


http://www.easonline.org/

Asociación Europea de Patólogos de Peces


http://www.eafp.org/

Organización Internacional de Epizootias


http://www.oie.int/aac/eng/en_fdc.htm

AquaFeed
http://www.aquafeed.com/

Aqua-Flow
http://www.aquaflow.org/

IntraFish
http://www.intrafish.com/

UF / IFAS
http://edis.ifas.ufl.edu/

Bases de datos de peces


http://www.fishbase.org/search.cfm

Instituto Nacional de Meteorología


http://www.inm.es/

Buscadores científicos
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/

Buscadores generales
http://www.google.com/
http://www.yahoo.com/

14
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

2.- EPIDEMIOLOGÍA EN SANIDAD PISCÍCOLA

2.1.- ¿QUÉ ENTENDEMOS POR EPIDEMIOLOGIA?

La epidemiología es el estudio del estado de salud de las poblaciones o, más


concretamente, el estudio de la enfermedad y de los factores que determinan su
presentación y frecuencia en una población. Su objetivo final va a ser la prevención de
la enfermedad y su control en caso de que ésta aparezca.

En el caso de una enfermedad infecciosa o transmisible, existe una interacción entre el


agente, la población y el ambiente donde vive esa población, que determinará las
características epidemiológicas de esa enfermedad. Es lo que se conoce como teoría
multifactorial de causa.

•Raza
•Sexo •Resistencia
•Edad •Tropismo

POBLACIÓN AGENTE

AMBIENTE

•Manejo
•Climatología
•Vectores

Las bacterias o parásitos viven en equilibrio con sus huéspedes, los peces, y, en
situaciones normales, no va a existir enfermedad. En la piscicultura intensiva, los
factores estresantes son los que frecuentemente van a desplazar la balanza en favor
de los agentes infecciosos y desencadenarán las enfermedades.
Muchos de los problemas patológicos que nos vamos a encontrar en las instalaciones
piscícolas van a ser resultado de diferentes interacciones entre estos factores
determinantes.

Existen diferentes aproximaciones a las investigaciones epidemiológicas que,


tradicionalmente, se han denominado “tipos” de epidemiología. Estos tipos son
epidemiología descriptiva, analítica, experimental, operacional, teórica...

Sea cual sea el tipo de epidemiología que apliquemos, el hecho de trabajar con
poblaciones implica necesariamente que los resultados obtenidos deben ser
expresados numéricamente. De ello deriva la importancia de la cuantificación en
epidemiología.

15
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

2.2.- CONCEPTOS BÁSICOS EN EPIDEMIOLOGÍA

Proporción y ratio

Existen algunos valores básicos comúnmente utilizados en epidemiología y que por su


interés deben ser conocidos. Se trata de dos fracciones o medidas relativas: la
PROPORCION y la RATIO.
En la proporción (o tasa), el numerador forma parte del denominador y en la ratio (o
razón) el denominador no incluye el numerador.
Si a y b son dos poblaciones distintas, la PROPORCIÓN viene definida por la razón: a/
(a+b), mientras que la RATIO viene definida por la razón a/b.
Ejemplo. Supongamos una población de 8 tiburones de puntas negras (por que no?)
en un acuario de exhibición, en los cuales tenemos 3 machos y 5 hembras, la
PROPORCION de hembras en el conjunto será 5/(3+5)= 5/8= 0.625 o 62.5%. En
cambio, la RATIO de hembras respecto a los machos será de 5/3= 1.6 (la ratio no se
expresa en %)

Descriptores de medida de enfermedad: Prevalencia e incidencia

Con frecuencia prevalencia e incidencia se utilizan como sinónimos y de forma


incorrecta. Sin embargo, cada uno expresa una condición distinta:
PREVALENCIA indica el número de casos de una determinada enfermedad en una
determinada población de riesgo durante un periodo de tiempo (puntual o intervalo).
Es una medida “estática” que nos indica la probabilidad que tiene un determinado
animal de esa población de estar infectado.
Por el contrario, INCIDENCIA indica el número de nuevos casos de una determinada
enfermedad en una determinada población durante un determinado intervalo de
tiempo. Es una medida “dinámica” de la velocidad a la que nuevos animales van
enfermando.

Existen también otros muchos descriptores de enfermedad, tales como, morbilidad,


mortalidad, tasa de ataque, tasa de mortalidad, tasa de mortalidad específica, tasa de
letalidad, etc. Las definiciones de todas ellas las podemos encontrar en la bibliografía
recomendada.

2.3.- PATRONES DE ENFERMEDAD

Según el tipo de presentación de una enfermedad en una población con relación al


tiempo, se puede establecer la siguiente clasificación:

- Endemia (o enzootía): presencia de una enfermedad a niveles constantes a lo largo


del tiempo (incidencia más o menos estable), o presentación habitual de la misma en
una población. No se refiere a la cantidad de individuos afectados, si no a la
constancia en la proporción de individuos.
- Epidemia (o epizootía): presencia de una enfermedad por encima de su nivel
normal o endémico (aumento importante de la incidencia), o partiendo de un nivel nulo
de enfermedad.
- Las pandemias (o panzootías) son epidemias a gran escala que afectan a una zona
muy amplia (diferentes países)

16
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

- Presentación esporádica: aparición irregular y casual de una enfermedad


(incidencia baja)

2.4.- DETECCIÓN DE ENFERMEDAD

Los métodos de diagnóstico de las enfermedades no son siempre perfectos (o más


bien dicho, prácticamente no existen métodos perfectos), por eso a veces se pueden
cometer errores. Cabe la posibilidad de que la prueba clasifique como positivo a un
animal sano (falso positivo), o que lo clasifique como negativo cuando realmente está
enfermo (falso negativo).
Estos errores se pueden cuantificar comparando los métodos de diagnóstico
disponibles con la situación verdadera (revelada con un test de referencia o “golden
standard”)

Enfermedad
Positivo Negativo
Verdaderos positivos Falsos positivos
Positivo
VP FP
Prueba
Falsos negativos Verdaderos negativos
Negativo
FN VN

La “eficacia” de nuestro test se puede expresar mediante las siguientes medidas:

Sensibilidad: la proporción de verdaderos positivos que detecta el test


respecto al total de enfermos

Se = VP / (VP+FN)

Especificidad: la proporción de verdaderos negativos que detecta el test


respcto al total de sanos

Ep = VN / (VN+FP)

Valor predictivo de los positivos: la probabilidad de que un individuo diagnosticado


como positivo realmente lo sea o
la proporción de verdaderos positivos respecto al
total de positivos que detecta el test

VP+ = VP / (VP+FP)

Valor predictivo de los negativos: la probabilidad de que un individuo diagnosticado


como negativo realmente lo sea o
la proporción de verdaderos negativos respecto al
total de negativos que detecta el test

VP- = VN / (VN+FN)

17
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

2.5.- MUESTREOS

A diferencia de otras especies, en ictiopatología muchas veces nos tenemos que


enfrentar con el estudio de grandes poblaciones de peces. El estudio de poblaciones
reducidas, en las que podemos tomar datos de todos y cada uno de los componentes,
es muchas veces un lujo y sólo se produce en algunos casos en la clínica de especies
ornamentales o en los acuarios de exhibición en especies de alto valor biológico o
económico. Por ello muchas veces debemos seleccionar una parte reducida de esa
población para analizarla. Es lo que habitualmente denominamos como muestra.

Cuando realizamos un estudio a partir de una muestra, los valores obtenidos son una
estimación de lo que realmente sucede en la población. Sin embargo, después de
obtener estos datos nos puede surgir una pregunta: ¿los resultados obtenidos a partir
de esta muestra pueden ser extrapolados la población general? O, en otras palabras,
¿serán el reflejo de lo que pasa en esta población? Si la respuesta es no, habremos
hecho un trabajo en vano, por lo cual es importante seleccionar previamente una
muestra adecuada.

¿Cuáles son las propiedades que ha de tener una muestra?

La estimación obtenida a partir de la muestra ha de ser exacta y precisa.

La exactitud nos da una idea de cuanto se acerca nuestra estimación a los valores
reales en la población. Para que esta estimación sea lo más exacta posible, la muestra
ha de ser representativa de la población. Esto lo conseguiremos mediante la selección
aleatoria. El muestreo aleatorio nos asegura que cada individuo de la población a
estudiar tiene las mismas posibilidades de ser seleccionado.
Ejemplo: Hacer estudios de prevalencia de enfermedades diagnosticadas en nuestro
Servicio de Diagnóstico no sería correcto, pues las muestras que nos remiten no son
representativas de la población general, ya que la mayoría provienen de peces
sintomáticos que no se han recogido de forma aleatoria.

La precisión nos da una idea de la dispersión obtenida en nuestra estimación


respecto al verdadero valor en la población. Esta precisión viene determinada por el
tamaño de la muestra de tal manera que, aumentando el numero de individuos
muestreados aumentaremos también el nivel de precisión, y al revés.

¿Cómo seleccionamos la muestra?

Básicamente existen dos métodos principales para realizar un muestreo:


1. - No probabilístico, intencionado o dirigido: la selección de la muestra se realiza por
“conveniencia” del investigador
2. - Probabilístico: la selección se realiza mediante un proceso aleatorio o al azar.

MUESTREOS NO PROBABILÍSTICOS

Aquí, el encargado de seleccionar las muestras las recoge en función de unos


determinados parámetros que esta persona considera importantes. En este caso se

18
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

pierde representatividad en el muestreo pero se gana tiempo en el procesado de las


muestras ya que normalmente el número de muestras a recoger es menor.

En algunos casos este tipo de muestreo intencionado es muy adecuado, como el que
se realiza normalmente para la detección de una enfermedad, por ejemplo, en caso
de sospechar de un brote de Vibriosis en lubina. El técnico evidentemente recogerá
peces sintomáticos (peces con hemorragias en piel y órganos internos) El resultado
de ese estudio posiblemente pueda confirmar la presencia de Listonella anguillarum y
por lo tanto del brote de Vibriosis, aunque no va a permitir determinar qué cantidad de
población se encuentra afectada. Seguramente si calculáramos la prevalencia a partir
de estas muestras tendríamos una sobrestimación de la misma.

Aunque parezca extraño, no es aconsejable en estos casos seleccionar peces que


presenten una sintomatología muy acusada o avanzada. Frecuentemente esos peces
presentan problemas secundarios (infecciones por bacterias oportunistas como alguna
Pseudomonas, Aeromonas o algunas vibrionáceas, dependiendo del medio) que nos
podrán dificultar mucho el diagnóstico.

MUESTREOS PROBABILÍSTICOS

a) Muestreo aleatorio simple

Las muestras se seleccionan al azar de una población, cada miembro de la cual tiene
las mismas posibilidades de ser elegido. Es imprescindible tener una lista de todos los
individuos de la población, lo que se conoce como marco del muestreo. Este método lo
aplicaríamos en el caso de considerar que toda la población sea homogénea o
uniforme.
Ejemplo: Tenemos en una explotación mayorista de peces ornamentales un stock de
neones repartidos en doce tanques a los que queremos chequear de una determinada
enfermedad (por ejemplo, presencia del microsporidio Pleistophora). Cada tanque esta
numerado del uno al doce y el modelo de muestreo nos dice que es necesario
chequear cuatro de los doce tanques. Lo que podemos hacer para seleccionar estos
tanques es utilizar tablas de números aleatorios o bien aplicar la función matemática
“random” existente en muchos programas informáticos. Lo mismo se puede aplicar a
peces, asignando un número a cada uno (aunque esto lo reservaríamos tal vez para el
caso de tener peces de alto valor, como en el caso de reproductores o peces de
exhibición.

b) Muestreo aleatorio sistemático

Cuando no disponemos del marco del muestreo, se puede aplicar un método


sistemático, que más o menos viene a ser seleccionar animales mediante un
determinado orden preestablecido, aunque iniciado al azar. Por ejemplo, podemos
recoger peces a intervalos determinados (lubinas) durante todo el proceso de
clasificación de una jaula. Sin embargo, cuando se utiliza este método es muy
importante que se muestree durante todo el proceso. Si se recogen peces sólo en la
primer parte del muestreo corremos el riesgo de que la muestra contemple los
primeros peces recogidos y que siempre suelen ser los que se dejan coger mas
fácilmente (peces enfermos).

19
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

c) Muestreo aleatorio estratificado

En este caso realizamos un muestro aleatorio dentro de unos estratos de la población


que se han definido previamente. Un estrato sería un subgrupo dentro de la población
más homogéneo respecto a unas características concretas, como la edad, origen,
peso….

Existen también otros modelos más complicados, aunque a efectos prácticos sólo se
requieren en el caso de estudios epidemiológicos determinados.

¿Qué tamaño de muestra necesitamos?

La respuesta a esta pregunta es compleja, pues cada tipo de estudio epidemiológico


tiene unas necesidades tamaño de muestra específicas derivadas de los cálculos
estadísticos a aplicar. También depende de criterios específicos en cada caso, como
la prevalencia esperada, nivel de confianza del test, población de muestreo, etc.

Existe un software informático específico que podemos utilizar para realizar el cálculo
del tamaño de la muestra, como el STATCALC o WINEPISCOPE.

Podemos expresar algunos casos prácticos sencillos, pero muy frecuentes, en los que
se puede obtener un número de muestra concreto.

a) Confirmaciones rutinarias de enfermedad

El primer caso es el de confirmaciones de “rutina” de existencia de una determinada


enfermedad en una explotación ante unos determinados problemas. ¿Cuántas
muestras hemos de recoger? En general, consideraremos que es razonable
seleccionar un número mínimo de:

Peces mayores de 100-150 gramos 5 ejemplares


Juveniles (5-150 gramos) 10 ejemplares
Alevines y larvas (<5 gramos) 20 ejemplares

Considerando siempre que se recogen peces que se consideran enfermos o


representativos del problema que estamos observando (muestreo dirigido). Con este
número de ejemplares y utilizando las técnicas diagnósticas adecuadas en la mayor
parte de los casos se llega a comprobar la enfermedad.

b) Detección de la presencia de enfermedad en una población

Este es el supuesto de un estudio de control sanitario en el que consideramos una


población de peces en la que queremos comprobar la presencia / ausencia de una
determinada enfermedad. En este caso, el tamaño de muestra va a depender de:

a) El tamaño de población
b) Prevalencia supuesta de la enfermedad
c) Nivel confianza del test

20
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

En este caso, suponiendo que la técnica diagnóstica tiene una sensibilidad total, nos
aseguramos que recogiendo ese número de muestras y con un nivel n de confianza
determinado detectaremos al menos un pez enfermo, en el caso de que exista
enfermedad.

Para calcular al tamaño de la muestra podemos utilizar una complicada fórmula o, más
fácilmente, utilizar las tablas apropiadas. A continuación resumimos una de ellas, con
un nivel de confianza del 95% (uno de los más razonables).

Tamaño de la población
P
100 500 1000 5000 10000 25000 50000 100000 500000 1.106
0.1% --- --- 950 2253 2587 2822 2906 2950 2985 2990
0.5% --- 349 450 563 580 591 595 596 597 598
1% 95 224 258 289 294 295 296 296 296 296
10% 25 28 28 28 28 28 28 28 30 30

Como comprobamos en la tabla, a medida que la población a examinar se hace


mayor, el número de peces a muestrear se reduce proporcionalmente. Evidentemente,
a menor prevalencia supuesta de la enfermedad, mayor esfuerzo de muestreo se
deberá realizar.

c) Medida de la prevalencia de una enfermedad en una población

En el caso de que queramos determinar la prevalencia de una enfermedad en una


población el tamaño de la muestra va a depender de:

a) El tamaño de población
b) Prevalencia esperada de enfermedad
c) La precisión o error
d) Nivel confianza del test

También podemos aplicar la fórmula adecuada o una serie de tablas que nos van a
relacionar el tamaño de la muestra a elegir, con la precisión deseada y la prevalencia
esperada. Si desconocemos este último valor, se asumirá una prevalencia del 50% y
escogeremos el mayor tamaño de muestra.

Así, para un tamaño grande de población y con un nivel de confianza del 95%:

Precisión absoluta deseada


Prevalencia esperada
10% 5% 1%
10% 35 138 3457
20% 61 246 6147
30% 81 323 8067
40% 92 369 9220
50% 96 384 9604
60% 92 369 9220
70% 81 323 8067
80% 51 246 6147
90% 35 138 3457

21
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Si nuestra población total de animales es pequeña, aplicaremos la siguiente fórmula


una vez obtenido el tamaño de la muestra requerido a partir de las tablas:

1/n=1/nt+1/N donde n: tamaño de la muestra


nt: numero obtenido en la tabla
N: tamaño de la población

Errores en la toma de muestras

En un estudio epidemiológico podemos encontrar dos tipos de errores, errores


aleatorios o errores sistemáticos (sesgos). La suma de ambos nos da el error total
producido en el estudio. Ambos tipos se pueden producir en las diferentes fases del
estudio, al muestrear, al observar o medir los datos y al procesarlos.

En el muestreo podemos provocar un error aleatorio al escoger un tamaño de muestra


inadecuado (imprecisión); o un error sistemático o sesgo al no utilizar la selección
aleatoria de las muestras (no representatividad).

En nuestros estudios epidemiológicos será muy importante no sesgar las muestras


mediante malas prácticas de muestreo. Aquí exponemos algunos ejemplos de los
sesgos más frecuentes en la toma de muestras:

1. Recoger peces mediante salabre si antes no se han concentrado:


- Los peces no son tontos y huyen cuando ven el salabre. Si vamos recolectando
peces de esta manera es muy probable que estemos seleccionando peces con
problemas en la natación, peces enfermos, peces deformes, peces con problemas
en la visión, etc
- Si utilizamos un salabre de malla ancha podemos estar seleccionado solo los
peces grandes.

2. Recoger peces sólo del fondo, de superficie, cerca de la entrada de agua o cerca
del sumidero: Seguro que recogemos peces enfermos o con problemas.

En ambos casos la muestra no será representativa de la población total.

Para evitar estos errores (por otra parte MUY frecuentes) recomendamos agrupar los
peces antes de tomar la muestra. En tanques es posible hacerlo mediante redes. Es
muy importante que esta operación se haga de forma correcta, impidiendo que se
escapen peces. Una vez esta concentrada TODA la población a muestrear (y los
peces están bien concentrados) coger un salabre mas pequeño y recoger una
submuestra “generosa” en número. Hay que ir con cuidado que al concentrar los
peces no se estratifiquen por pesos. De estas submuestra la volvemos a concentrar y
cogemos al azar el número de ejemplares necesarios.

Evidentemente estas son las recomendaciones teóricas, pero es muy importante


indicar que en muchos casos las operaciones de concentración de los peces y toma
de muestras aleatoria tienen una logística muy complicada (sobre todo en tanques
grandes, estanques de grandes dimensiones y en especial en jaulas en mar abierto),
lo que muchas veces dificulta o impide la realización de muestreos en condiciones.

22
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

2.6. INVESTIGANDO LAS CAUSAS DE ENFERMEDAD

Podemos determinar la existencia de relaciones entre la presencia de un problema o


patología y la presencia o ausencia de determinados factores?. Efectivamente, existen
una serie de estudios analíticos que nos pueden indicar si hay relación entre un
determinado factor y el desarrollo de una determinada enfermedad. Generalmente
estas relaciones se establecen a través de una serie de estudios estadísticos
realizados a partir de modelos de estudio predeterminados.

Existen dos tipos de estudios analíticos, los estudios observacionales y los estudios
experimentales.

En los estudios observacionales sólo se “observa” y no existe intervención del


experimentador. Los grupos se distribuyen a posteriori y no de forma aleatoria. Existen
tres tipos: transversales, casos-controles y de cohortes.

En los estudios experimentales existe una distribución a priori y de forma aleatoria


por parte del experimentador. Existen tres tipos: ensayos clínicos, pruebas de campo y
ensayo comunitario de intervención.

No es objetivo de este curso el explicar para que sirven, como se estructuran y como
se realizan. Para ello es aconsejable consultar con un especialista en epidemiología o
bien consultar las obras y referencias citadas en la bibliografía.

23
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

3.- PROTOCOLOS GENERALES DE DIAGNÓSTICO

De forma teórica, en el proceso de diagnóstico se pueden definir diferentes niveles de


actuación aunque, en la práctica, muchas veces se realizará de forma conjunta.

Niveles de actuación

1 Información básica y situación epidemiológica general


2 Historia clínica y anamnesis
3 Examen "in situ"
4 Selección y envío de muestras
5 Análisis directo de los peces
6 Pruebas “rápidas” directas
7 Análisis complementarios
8 Diagnóstico e interpretación de los resultados

3.1.- INFORMACIÓN BÁSICA Y SITUACIÓN EPIDEMIÓLOGICA GENERAL

Como comentamos al principio del manual en el apartado del contexto informativo


general, “sólo reconocemos aquello que conocemos”. Por ello es fundamental adquirir
una serie de conocimientos básicos si nos vamos a enfrentar con un problema
patológico en una explotación acuícola. Esta información y formación continuada
deberá ser tanto sobre enfermedades de peces en particular, como de los sistemas de
cultivo en general. Sin olvidarnos de la biología, nutrición y alimentación, hidrología,
etc.. ¡ Hay que estar siempre muy al día !

¿Fuentes de información? Como ya comentamos antes, cursos, congresos, libros,


revistas e internet (imprescindible en los tiempos que corren)

3.2.- ANAMNESIS E HISTORIA CLÍNICA

El primer paso a dar cuando nos enfrentamos ante el problema, es recopilar la mayor
cantidad de información posible sobre el mismo y registrarla en una ficha o historial
clínico para su posterior análisis. Nuestra experiencia nos dice que, la mayoría de
veces, esos datos serán imprescindibles para llegar a la causa final del problema. Al
final del manual incluimos un modelo de ficha clínica.

A la hora de obtener la información necesaria es fundamental la aportación del


personal que está cada día en contacto con los animales: Piscicultor, alimentador,
buzo o cuidador. Ellos, que saben cual el estado “normal” de los peces, pues los
observan cada día, saben cómo se comportan y como se alimentan. Cualquier
desviación de esa normalidad nos debe ser notificada inmediatamente.

24
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

La formación y educación en salud del personal de la granja es fundamental dentro del


programa rutinario de gestión sanitaria. Haciendo una comparación con un las filas de
un ejército, ellos son la “vanguardia”, la primera línea del frente. Normalmente serán
los primeros en detectar que existe un problema.

Aquí mostramos un ejemplo de una lista de preguntas a realizar durante nuestra


anamnesis:

Sobre la instalación y el problema observado:

- Características del sistema de cultivo: Jaulas, esteros.


- Localización geográfica.
- Situación dentro de la granja de las unidades afectadas
- Historiales de enfermedades previas
- Especies afectadas: Si tenemos más de una en nuestra instalación
- Rango de tallas afectadas: Tamaño, edad
- Alimentación: Tipo y pautas
- Problema específico que se ha observado: Mortalidad, mal crecimiento, anorexia
- Desde cuándo se observa ese problema
- Día donde ha comenzado el problema: “Síndrome del fin de semana”
- Condiciones ambientales y climatología previa al problema.
- Historial previo de situación de estrés: Movimientos, clasificaciones
- Tratamientos terapéuticos y vacunaciones administradas
- Temperatura: Niveles de riesgo, variaciones bruscas
- Evolución en el tiempo de la mortalidad: Aguda, crónica, intermitente.

Sobre los peces:

- Respuesta a estímulos: Alimentación, captura


- Distribución de los peces en el agua: Aislados, en grupo, en superficie
- Alteraciones de la natación: Ataxia, errática, en círculos, “rascado”
- Alteraciones de la actividad respiratoria: Rápida, lenta
- Alteraciones en el aspecto externo
- Se observa alguna lesión interna

Y finalmente:

¿Alguna sospecha por parte los cuidadores de los animales?

Parece una lista demasiado amplia, pero hay que insistir y no debemos preocuparnos
por “bombardear” a preguntas para obtener los datos que creamos necesarios para
realizar nuestro diagnóstico. Aunque nosotros realizaremos nuestras técnicas de una
forma ordenada, sistemática y completa, es fundamental que antes de empezar a
examinar los peces tengamos una idea en mente del problema al que nos
enfrentamos.

25
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

3.3.- EXAMEN IN SITU

Cuando sea posible, siempre es recomendable examinar a los peces directamente en


el medio donde se encuentren. Es este capítulo veremos cómo vamos a manipular los
peces para su posterior análisis, según si los podemos sacrificar o no y cómo vamos a
identificar los trastornos de salud mediante nuestra anamnesis previa y la observación
clínica de los peces en el agua

Manipulación de los animales

La manipulación que realizaremos sobre los peces es distinta según si:


a) El pez va a ser sacrificado.
b) El pez no va a ser sacrificado.

MANIPULACIÓN CON SACRIFICIO

Si el pez va a ser o puede ser sacrificado para su análisis, entonces hay que proceder
lo antes posible al sacrificio del mismo. El sacrificio de los animales puede realizarse
de diversas formas:

- Mediante una sobredosis de anestésico: Pueden utilizarse los mismos anestésicos


que indicamos en el apartado siguiente, en dosis altas de sacrificio. En algunos
casos (sobre todo si no se conoce bien este procedimiento) se deben aplicar a
continuación otros métodos para asegurar la muerte clínica del pez y evitar que el
pez despierte en el caso que hayamos utilizado una dosis o un tiempo incorrecto.
- Mediante decapitación, seccionando la médula espinal a la salida del cráneo. Esta
operación puede realizarse mediante un instrumento afilado, como un cuchillo,
bisturí, tijeras… En estos casos es aconsejable sedar primero los peces con una
dosis baja de anestésico.
- Mediante concusión: golpeando la base del cráneo mediante un golpe seco contra
una superficie roma y dura (canto de una mesa, madera…)
- Por frío: inmersionando los peces en agua cercana a 0ºC.

Cada uno de estos métodos presenta una serie de ventajas en inconvenientes:

En el caso de la sobredosis de anestésico: Es el método recomendado para


asegurar un sacrificio ajustado a los cánones de ética en el manejo animal. Los
animales mueren sin sufrimiento en un plazo de tiempo razonablemente corto.
También se evitan algunas alteraciones debidas al manejo (hemorragias). Como
inconvenientes tiene el precio del anestésico (poco significativo si se usan productos
asequibles como el fenoxietanol o el aceite de clavo) y que algunos parásitos se
pueden llegar a desprender durante el proceso de la anestesia y pueden llegar a ser
pasados por alto.

En los casos de concusión y decapitación: Son un método rápido y económico si se


efectúan con rapidez y eficacia, aunque son menos recomendables desde el punto de
vista del bienestar animal, especialmente en el caso de que no ser suficientemente
diestro. Combinados con anestesia suelen ser más indicados. Estas técnicas producen
artefactos en las muestras para histopatología (telangiectasias debido a la dilatación
de vasos debida a la sobrepresión sanguínea ejercida durante la operación de
sacrificio.

26
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

El sacrificio por frío (añadiendo hielo al agua o refrigerando ésta) es el método


utilizado habitualmente en explotaciones comerciales ya que permite sacrificar gran
cantidad de peces en poco tiempo, disminuyendo relativamente el estrés y permitiendo
bajar rápidamente la temperatura del pescado para asegurar la calidad nutricional y
sanitaria de los mismos. Este método se basa en que al ser los peces organismos
poiquilotermos, al disminuir la temperatura ambiente también disminuye su
metabolismo.
También existen otros sistemas menos utilizados como el sacrificio con dióxido de
carbono (añadiendo bicarbonato) o mediante electrocución, métodos más cruentos
aunque en algunos casos también son prácticos

Una vez hayamos comprobado la muerte de los animales podremos empezar con el
resto de protocolos de diagnóstico.

MANIPULACION SIN SACRIFICIO

Cuando debamos obtener muestras de animales que no van a ser sacrificados hemos
de considerar que su manejo debe de ser especialmente cuidadoso, más aún es
especies clásicamente sensibles como la mayoría de los peces ornamentales marinos
y algunas especies comerciales como las lubinas. A continuación indicamos algunas
de las medidas que hemos de tomar:

- Sedación y/o anestesia:


Para asegurar una buena manipulación de los animales es muy importante
tranquilizarlos o anestesiarlos previamente. Con ello evitaremos la producción
de lesiones al manejarlos (recordemos que son extremadamente resbaladizos),
podremos obtener más fácilmente muestras de sangre o biopsias y evitaremos
en parte la generación de respuesta de estrés debida al manejo y que puede
comprometer seriamente su recuperación posterior. Más adelante explicamos
de forma resumida qué anestésicos podemos utilizar.

- Manejo: Para manejar los animales hemos de tener en cuenta que su piel es
mucho más sensible que la de los mamíferos debido a la presencia de moco, la
delgadez de la epidermis y la falta de queratina. Por ello, durante la manipulación
de los peces los peores enemigos son: las abrasiones de la piel, la pérdida de
moco y la deshidratación.
- Para evitar las abrasiones es aconsejable o bien manipular los peces con
guantes de plástico o látex. En caso de no disponer de ellos, recomendamos
humedecer las manos unos 30 segundos con el fin de reblandecer la queratina
de la piel de la mano y hacerla menos áspera. Personalmente recomiendo este
tipo de manejo para especies muy resbaladizas (anguila, trucha) cuyo manejo
con guantes puede verse dificultado. Sin embargo, el uso de guantes es
recomendable por motivos higiénicos y para la prevención de algunas de las
escasas zoonosis transmisibles en peces como las Micobacteriosis.
- Para evitar la pérdida de moco evitaremos realizar las operaciones de manejo
sobre superficies rugosas o absorbentes. Buscaremos superficies lisas,
impermeables y a poder ser no duras. Hemos de evitar en lo posible el uso de
esponjas, bayetas, toallas o papeles y utilizar plásticos y bases de goma.
Evidentemente estas superficies son más resbaladizas pero a su vez son
menos traumáticas
-

27
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

- Para evitar la deshidratación es necesario mantener húmeda la superficie del


pez. Como norma general hemos de evitar trabajar en ambientes con aire
acondicionado ya que resecan con mayor facilidad al pez. También es
conveniente humedecer cada 2-3 minutos el cuerpo del pez e incluso puede
rodearse al mismo con un plástico fino (tipo plástico transparente de uso
alimentario) para evitar su desecación si la operación va a durar varios
minutos.
- En algunas especies (por ejemplo en el rodaballo) es especialmente
beneficioso tapar los ojos a los peces con un plástico para facilitar su
tranquilización.

SEDACIÓN Y ANESTESIA

Existen distintos productos que podemos utilizar para sedar o anestesiar a los peces.
Generalmente el mismo tipo de producto anestésico tiene propiedades de sedación,
utilizado a dosis menores o con menores tiempos de inducción. Normalmente estos
productos se añaden al mismo agua.
Para una correcta anestesia o tranquilización hemos de considerar los siguientes
puntos:
- Hemos de sedar /anestesiar los peces en un pequeño volumen de agua y dejar un
recipiente con suficiente cantidad de agua sin anestésico para su recuperación.
- La recuperación en el caso de anestesia por inhalación (anestésico en el agua) la
recuperación se realiza de forma rápida después de transferir los peces a agua sin
anestésico. Se puede forzar esta recuperación forzando la natación a
contracorriente, poniéndolos debajo de un chorro de agua o un burbujeo fuerte.
- La solución anestésica debe estar a la misma temperatura que el agua de origen.
- El anestésico debe mezclarse de forma eficiente con el agua (muchos anestésicos
son bastante hidrófobos)
- Hemos de observar los distintos movimientos de los peces durante la inducción, lo
que nos indicará el plano de sedación o anestesia que se encuentra. Estos
comportamientos se definen en la siguiente tabla:

ESTADIO PLANO ESTADO COMPORTAMIENTO


I 1 Sedación ligera Tras un pequeño periodo de aparente
excitación, los peces reducen sus
movimientos.
2 Sedación profunda Los peces están prácticamente quietos y sólo
responden a estímulos fuertes. La analgesia
es ligera
II 1 Anestesia ligera Los peces empiezan a perder el equilibrio,
pero luchan por no ponerse de costado. La
analgesia es total
2 Anestesia profunda Los peces se echan de costado, al levantarlos
la cola y las aletas caen hacia abajo.
Respiración esporádica
III Anestesia quirúrgica Completa ausencia de tono muscular y
respuesta a estímulos.

IV Colapso medular (eutanasia) Cese de la respiración durante varios minutos.


Paro cardíaco.
Muerte del animal

28
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Para las manipulaciones habituales como por ejemplo para la toma de sangre es
suficiente con una anestesia ligera. Para la toma de biopsias recomendamos una
anestesia profunda o quirúrgica.

Los productos utilizado más habitualmente son MS-222, Benzocaina, Quinaldina,


Fenoxietanol y aceite de clavo (eugenol). Las dosis y tiempos de inducción son
extremadamente variables entre especies, tallas y dependiendo del plano de anestesia
que queramos conseguir, por lo que vamos a expresar sólo valores orientativos en el
siguiente cuadro. Para más detalles recomendamos las obras de de Ross & Ross
(1999), Noga (1996) y Stoskopff (1992).

PRODUCTO DOSIS ORIENTATIVAS


MS-222 10-250 mg/L
Benzocaína 10-500 mg/L
Quinaldina 1-100 mg/L
Fenoxietanol 0.1-0.4 mg/L
Aceite de clavo 0.1-0.5 mg/L

BIOPSIAS

La toma de muestras de tejidos vivos a partir de peces tranquilizados o anestesiados


no es tan difícil ni infrecuente en la práctica clínica.
Las biopsias más habituales son las de piel y aletas debido a su fácil accesibilidad y a
que son relativamente poco agresivas. Generalmente se realizan mediante las
técnicas de raspado de piel y aletas y la excisión de trozos de aleta. La técnica del
raspado de piel es la misma que se describe más adelante, con la salvedad de que
debe realizarse de forma más cuidadosa y no agresiva que sea posible. En el caso de
las aletas normalmente pueden cortarse sin más problemas (no suele haber sangrado
en los teleósteos si no se cortan desde la base).

Otra técnica de biopsia que puede realizarse sin demasiado problema es la biopsia
branquial. Con el animal suficientemente sedado o anestesiado, y mediante unas
tijeras finas podemos cortar una pequeña porción de filamentos branquiales a nivel del
tercio proximal del arco branquial. Debido a que se trata de un órgano fuertemente
vascularizado, después de la excisión la branquia seccionada suele sangrar.
Personalmente utilizo una ligera cauterización con un instrumento metálico fino
(fórceps, pinzas) calentado moderadamente con un mechero, para cortar la
hemorragia, añadiendo sobre esa zona una pomada dérmica mezclada con antibiótico
(sulfamidas) en polvo para evitar en lo posible la infección en esa herida. Sin embargo,
en muchos de los casos, la herida coagula rápidamente si más en contacto con el
agua.

Una vez obtenidas, la biopsias de piel o branquia pueden mantenerse durante un corto
tiempo en solución salina o suero fisiológico, aunque deben ser siempre examinadas
lo antes posible. También es posible obtener muestras de órganos internos mediante
laparatomía, aunque esta técnica es más complicada y no es el objeto de este curso.

29
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Identificación de los trastornos de salud

¿Como vamos a reconocer que existe una enfermedad en nuestra explotación? ¿Sólo
por que existe mortalidad? NO, GRAVE ERROR: No siempre tenemos que esperar a
que aparezcan la “bajas” para poder detectar que existe un problema en mi granja.
Como comentamos antes, la experiencia de los cuidadores o alimentadores en el día a
día, siendo capaces de detectar si un pez esta enfermo o normal, es fundamental en
este punto.

HISTORIAL PREVIO

Periodos estacionales de riesgo

En la mayoría de explotaciones, la temperatura es fundamental en el


desencadenamiento de las enfermedades. Cada patología, vírica, bacteriana o
parasitaria, tiene su época del año de riesgo. Debemos conocerlas, no sólo para poder
estar preparados y saber cuándo debemos extremar las medidas de prevención de
nuestros peces, sino también para establecer un diagnóstico correcto.

Ejemplo: Si estamos en el mes de enero, con 12ºC en el agua, y al analizar unas


doradas de nuestras jaulas encontramos unos bazos granulomatosos, ¿podemos estar
ante un brote de Pasteurelosis?

Por otro lado, y si es posible, cuando llegan los momentos más críticos del año no está
demás reforzar la comunicación con nuestros colegas vecinos (otros piscicultores) o
consultar a patólogos expertos para ver como está la situación de esa enfermedad
concreta tan grave, si la tenemos cerca y estar preparados.

Variaciones medioambientales

Algunas instalaciones están muy expuestas a las variaciones medioambientales, como


el cultivo en jaulas flotantes en el mar: Fuertes corrientes, temporales, ... Estas
alteraciones muchas veces van ser las responsables de problemas
mecánico/traumáticos, que pueden derivar en heridas y contaminaciones por bacterias

Por otro lado, las variaciones de temperatura bruscas, principalmente en primavera y


otoño, suelen desencadenar muchos problemas patológicos.

Ejemplos:La Vibriosis por Listonella anguillarum en la lubina aparece más


frecuentemente en primavera, con las variaciones al alza de la temperatura, y la
Pasteurelosis en otoño, con las variaciones a la baja..

El famoso “estrés” que sufren los peces durante un trabajo rutinario, como un
movimiento o transporte, muchas veces va a desencadenar un problema patológico
debido a la inmunodepresión consecuente. Es importante destacar que cuanto más
severa es una situación estresante, más tardarán los peces en recuperarse (de 1 a 3
semanas) Durante todo ese periodo la población será más susceptible de padecer
infecciones y enfermedades.

30
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

ALTERACIONES DE LOS PARÁMETROS PRODUCTIVOS

Es importante recordar que los peces enfermos no suelen comer, y pierden el apetito.
La monitorización de los parámetros productivos, como el crecimiento y la conversión,
es fundamental a la hora de detectar un problema.

Si en los muestreos mensuales nos damos cuenta que los peces no han crecido como
deberían, quizás sea una buena idea chequear bien los lotes, por si hubiera algún
problema patológico subyacente.

CAMBIOS DE COMPORTAMIENTO

Distribución de los peces en el agua

Los peces en las unidades de cultivo suelen nadar en grupo. Si vemos algunos
aislados y que nadan de forma separada, quizás estén enfermos. Si los peces están
en superficie boqueando, con los opérculos muy abiertos y en cabecera del estanque
puede ser sintomático que de que les falta oxígeno (por ejemplo, niveles bajos de
oxígeno en el estanque o por qué no, una parasitosis severa branquial)

Tipo de natación

Un pez enfermo normalmente nadará de forma lenta y errática. SI nada en espiral


puede indicar que problema del sistema nerviosos central (por ejemplo, si se trata de
una jaula de lubinas, una posible infección por rickettsias e incluso un caso de necrosis
nerviosa viral) Si se “rasca” contra las paredes de la red o el estanque podría tratarse
de un problema parasitario externo.

Actividad respiratoria

Normalmente los peces afectados por un problema infecciosos suelen tener su


actividad respiratoria más reducida que sus compañeros sanos. Por otro lado, si
necesita aumentar su aporte de oxígeno sanguíneo estará “hiperventilando” (por
ejemplo, bajón de oxígeno en la unidad o infección severa bacteriana branquial )

MORTALIDAD

No sólo hay que darse cuenta de que se mueren los peces, sino de cómo se mueren.
Tenemos que estudiar la evolución en el tiempo de esta mortalidad. Si de un día para
otro nos aparecen mil peces muertos, no existe ningún proceso infeccioso que de un
día para otro tenga ese patrón. Este tipo de mortalidades suelen ser debidas a
alteraciones medioambientales o problemas de estrés sobreagudos (falta de oxígeno,
temporales, accidentes) En general, los procesos agudos suelen estar causados por
virus y algunas bacterias; y los procesos crónicos serán debidos a parásitos y
bacterias. De todas formas es necesario conocer la epidemiología de cada
enfermedad y saber cuál es el patrón de mortalidad característico que que suele
provocar.

31
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Distribución “normal de los patógenos” en una población

En una población de peces de cultivo tenemos una distribución normal de tallas, donde
encontraremos una mayoría de peces “normales”, y una serie de “cabezas” y “colas”
cuyo número normalmente dependerá de lo bien que esté clasificado ese lote.

De la misma manera, encontraremos una relación con el nivel de agentes infecciosos


que conviven de forma habitual con la población. Así en las cabezas su número será
mucho menor que el que podemos encontrar en las colas. Este hecho es fundamental
a la hora de interpretar un hallazgo en nuestro proceso de diagnóstico.

Distribución normal de protozoos ciliados parásitos en una población de doradas

32
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

3.4.- SELECCIÓN Y ENVÍO DE MUESTRAS

Con toda la información que estamos recogiendo en la anamnesis y con el examen in


situ, ya podemos seleccionar algunos ejemplares de peces para su análisis. Hemos
visto que NUNCA esta selección se debe hacer al azar, sino que deberemos recoger
peces enfermos y, en su defecto, recién muertos. Es un muestreo siempre DIRIGIDO.
Normalmente en esta muestra se podrá detectar la causa de la patología.

A veces, según el tipo de instalación, como las jaulas flotantes, puede ser difícil
recoger las muestras si los peces no están “claramente” enfermos. A veces lo más
fácil es echar un poco de pienso y cogerlos ¡ Eso es un error fatal ! En esta muestra,
los peces estarán sanos (recordad la distribución normal mencionada antes) y
podemos no encontrar el origen del problema. Perderemos un tiempo precioso para
iniciar el tratamiento. Por ello insistimos: Hay que recoger las muestras de forma
correcta y utilizando todo el tiempo que sea necesario. De los bien que se haga
dependerá el éxito de todo el análisis posterior.

Por otro lado es importante conocer la forma de enviar las muestras según el tipo de
análisis a realizar.
No debemos olvidar enviar una historia clínica y, si es posible, AVISAR al laboratorio
donde vamos a enviar ka muestra.

Vivos Refrigerados Congelados Fijados en Fijados en


(4ºC) Glutaraldehído Formol
Examen directo +++ ++ + - +

Toxicología +++ ++ +++ ¿? ¿?

Parasitología +++ ++ ++ ++ ++

Bacteriología +++ ++ - - -

Virología +++ +++ ++ - -

Bioquímica, +++ + Depende depende Depende


hematología
serología, biología
molecular

Histopatología +++ - - ++ +++

Microscopía +++ - - +++ +


electrónica

33
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Envíos de muestras: Normas generales

La mejor forma de enviar muestras es siempre peces vivos. Si estos peces se han de
transportar durante distancias largas o periodos largos de tiempo antes de llegar al
laboratorio, los peces deben embalarse en buenas condiciones. Estos son algunos
consejos:

- Deben situarse en bolsas de plástico resistente (si pueden ser dobles, mejor) que
estarán convenientemente identificadas con el número de la unidad de cultivo.
- Estas bolsas deben llenarse con 1/3 parte de agua (a poder ser, la misma donde
están los peces)
- Las 2/3 partes restantes deben ser llenadas con oxígeno (si se hace con aire, el
oxígeno en agua bajará de forma extremadamente rápida).
- Debemos sellar convenientemente la bolsa y depositarla en un contenedor
adecuado. Las cajas de porex suelen ser muy adecuadas por ser relativamente
baratas, resistentes y aislantes. El contenedor puede ser rellenado con virutas o
con papeles para que quede bien encajada.
- Pondremos algunas bolsas con hielo encima y debajo de la bolsa con peces para
evitar las subidas de temperatura (importante en verano) o bien bolsas de "calor
químico" si se prevén temperaturas por debajo de las óptimas de los peces
(especialmente especies tropicales en envíos en invierno).
- El volumen máximo de biomasa de peces a transportar debe ser como norma no
superior a 1/4 parte del volumen de agua.
- No deben enviarse de esta forma peces con peso superior a los 250 gramos ya
que soportan mal este tipo de transporte. Hay que ir con mucho cuidado con enviar
peces enfermos puesto que es posible que no soporten el viaje y lleguen muertos
- Si se puede, los peces deben estar en ayunas 24/48 horas para evitar que se
ensucie el agua de transporte.

Para enviar peces refrigerados, utilizaremos las mismas bolsas de plástico donde
introduciremos los peces, SIN AGUA. Las cerraremos bien y las colocaremos en las
cajas de porex o contenderos estanco adecuado. Alrededor colocaremos hielo picado
en otra bolsa o placas congeladoras. Importante: Que no contacten nunca los peces
con el agua. Este será el sistema de elección para peces grandes y enfermos.

O2

h h

Envío de peces vívos Envío de peces refrigerados

34
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

3.5.- ANÁLISIS DIRECTO DE LOS PECES

Observación externa

La observación externa de un animal puede ser realizada de múltiples formas. Sin


embargo es importante que siempre tengamos en cuenta lo siguiente:

- Es conveniente que anotemos los parámetros biométricos más importantes de los


animales examinados (de todos ellos o de algunos) sobre todo especie, peso, talla
(longitud total, longitud estándar…), sexo (si es reconocible), grupo de edad (si se
conoce), origen o estirpe. Estos datos pueden llegar a tener un valor importante
para el estudio epidemiológico.
- Hemos de anotar el aspecto externo y la presencia de cualquier alteración
observada: Malformaciones, úlceras, erosiones, etc. Más adelante en el capítulo
revisaremos las alteraciones más importantes.
- En ocasiones es bastante útil utilizar una ficha en la que podemos indicar sobre un
esquema la localización y extensión de las alteraciones, como la que presentamos
al final del manual.

35
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Necropsia

La necropsia en los peces es el proceso por el cual examinamos mediante una


disección sistematizada el aspecto de los órganos internos de los peces. Durante este
proceso podemos aprovechar también para incluir la toma de muestras para otras
pruebas. Importante recordar: Hay que ser siempre sistemático, ordenado y completo.

Î Atención : ALGUNAS CONSIDERACIONES PREVIAS

Sin embargo es importante en este punto considerar un aspecto muy importante en el


proceso de necropsia y toma de muestras. Este aspecto particular es la AUTOLISIS y
la HETEROLISIS

La AUTOLISIS es el proceso natural de degradación de los tejidos después de la


muerte del animal. Esta degradación está principalmente determinado por la liberación
de las propias enzimas (fosforilasas, catepsinas, lipasas, proteasas, etc) de las células
del pez que autodegradan los tejidos. El problema es que en los peces este proceso
tiene lugar con una sorprendente RAPIDEZ, debido principalmente que al ser
poiquilotermos, sus carga enzimática está adaptada a trabajar a la mismas
temperaturas que vive el pez. En cambio, en las aves y mamíferos, al ser
homeotermos, después de la muerte la temperatura corporal disminuye de los 37-40ºC
hasta temperatura ambiente, lo que hace que disminuya la actividad de los enzimas de
estos animales. Por ello, una vez muerto, la temperatura de los peces sigue siendo la
misma que antes de su muerte, con lo cual no hay cambio de actividad. Por poner un
ejemplo, lo que pasa en los peces es lo mismo que si dejamos un cadaver de un perro
en pleno mes de agosto al sol a 40ºC: el ritmo en que tarda ese perro en corromperse
sería relativamente similar al de un pez a 20-25ºC. Además, es importante añadir que
a más temperatura, los enzimas actúan con mayor rapidez. De ahí la importancia de
tomar las muestras tan rápidamente y conservar los peces en hielo. A este fenómeno
hay que añadir que en los peces las proteasas se liberan muy rapidamente de las
vísceras debido a su estructura menos compacta. Además, el descenso del pH tisular
post-mortem activa aún más la actividad de las proteasas. Por ello la evisceración
rápida de los peces aumenta mucho la “vida” útil del pescado. Es MUY importante que
tengamos siempre en cuenta estas consideraciones ya que de ello depende en buena
parte que las muestras que podamos obtener tengan una calidad suficiente y no nos
den problemas de falsas lecturas

La HETEROLISIS es el proceso de destrucción del los órganos y tejidos debido a la


acción de microorganismos. En condiciones normales, los microorganismos tienen
dificultad en penetrar en estos tejidos debido a la existencia de barreras físicas (piel).
Sin embargo, en los peces estas barreras son mucho menos gruesas y además son
muy alterables debido a la autolisis, como hemos indicado anteriormente. Por ello, la
contaminación bacteriana y el expolio en los distintos tejidos es mucho más fácil que
ocurra en los peces una vez muertos. Un caso particularmente dramático es el tubo
digestivo, el cual contiene habitualmente una microbiota endógena bastante
importante. Como hemos indicado anteriormente, el tubo digestivo y los órganos
internos son muy ricos en proteasas que se liberan de inmediato, afectando
seriamente la integridad de estos órganos, dejando escapar rápidamente los
microorganismos del tubo digestivo, los cuales pueden “sembrar” por completo y de
forma rápida toda la cavidad abdominal y sus órganos. Algunos autores afirman que
incluso este proceso puede darse durante la agonía de los peces. Este fenómeno
adquiere importancia capital en la toma de muestras para microbiología ya que de no

36
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

tener cuidado en recoger peces vivos o recién muertos y refrigerarlos de forma


inmediata se pueden cometer errores graves al sembrar a partir que órganos que se
habrán contaminado previamente, enmascarando el verdadero origen del problema.
Este problema sigue siendo aún relativamente habitual.

PROCEDIMIENTO DE LA NECROPSIA

Para la realización de la necropsia realizaremos las siguientes operaciones:

1- Extracción del ojo(s) de su(s) órbita(s) y examen interno


2- Separación del opérculo y exposición de branquias
3- Apertura de la cavidad abdominal
4- Apertura y exposición del cerebro
5- Observación de la musculatura

Como se indicará más adelante, esta técnica debe ser modificada si se desean obtener
muestras para pruebas complementarias, especialmente en el caso de bacteriología.

Material necesario:

Para la realización de la necropsia es conveniente utilizar el siguiente material:

- Base de disección: Es importante que sea de un material mínimamente rígido, no


poroso, no absorbente, de fácil limpieza y desinfección. Nuestra experiencia con
cubetas metálicas y planchas de látex nos ha dado muy buenos resultados

- Tijeras: Es recomendable tener un juego de tres tijeras: pequeñas (de unos 8 cm


aprox.), medianas (mejor curvas, de aprox. 16 cm) y unas tijeras grandes y fuertes (e.g.
"tijeras de pescadero") para el opérculo y los huesos duros de peces de gran tamaño.

- Pinzas: Es suficiente con unas pinzas de dientes de ratón y unas pinzas más finas de
superficie de contacto estriada. Pueden ser también de utilidad unas pinzas
hemostáticas para separar órganos y tejidos.

- Bisturí con hojas de recambio, aunque debido a la menor consistencia de los órganos y
tejidos en los peces nuestra experiencia nos demuestra que hojas de afeitar, “cutters” o
de cualquier otro tipo son muy útiles para realizar secciones de forma rápida y fácil.

Protocolo de necropsia:

Este es un protocolo general de necropsia. Es válido para la mayoría de los peces


aunque las múltiples morfologías que pueden presentar pueden hacer variar la forma de
realizarlo

Con el animal recostado sobre su lado derecho, realizaremos la necropsia siguiendo los
siguientes pasos:

1.- Extracción del globo ocular de la órbita. Lo observaremos y realizaremos una incisión
en su plano medio para evidenciar su interior. Nos fijaremos en su forma, la presencia
de la retina y el cristalino, su aspecto y la presencia de alteraciones como masas
anormales de tejido, sangre, burbujas de aire, opacidad de córnea o de cristalino, etc.

37
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

2.- Separación de opérculo y observación de branquias. Procederemos a cortar el


opérculo, observando también su cara interna. Procederemos posteriormente a observar
cada uno de los arcos branquiales observando su color, aspecto y presencia de
formaciones extrañas.

3.- Apertura de la cavidad abdominal. Para la apertura de la cavidad abdominal,


procederemos del modo siguiente:
- Realizaremos una incisión a nivel del ano (recomendamos con tijeras),
dirigiéndonos en unos 45 grados y en dirección craneal hacia la línea lateral del
ejemplar, siguiendo la incisión cranealmente más o menos a nivel de esta línea lateral
hasta llegar a la región branquial.

- A continuación, volveremos al ano y realizaremos una incisión en dirección


craneal en la línea media ventral hasta llegar a la base de las branquias.

- Realizaremos una tercera incisión uniendo los dos cortes en la zona branquial y
podremos levantar la pared abdominal.

Al levantarla, observaremos si hay adherencias y el aspecto que presenta la cara interna


del abdomen. Reconoceremos todos y cada uno de los órganos internos, su color y
aspecto. Retiraremos la vejiga natatoria para exponer mejor el riñón. También podemos
cortar a nivel de esófago e intestino posterior y extraer el paquete visceral para su mejor
examen. En este punto observaremos y anotaremos cualquier lesión que aparezca.
Más adelante del capítulo comentaremos las más importantes que podemos encontrar.

38
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

4.- Apertura del cráneo y exposición del sistema nervioso central.

Esta técnica es bastante variable según la especie y la localización del cerebro en ésta.
La apertura puede iniciarse por una incisión entre las narinas, para seguir de forma
simétrica hacia la zona superior de cada una de las órbitas oculares. Desde esta zona
hay que seguir cortando el cráneo en dirección caudal hasta llegar a la zona de
separación entre cráneo y tronco y unir las dos incisiones paralelas. Posteriormente y
haciendo palanca con las pinzas, levantar cuidadosamente para exponer el encéfalo.

39
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

5- Observación de la musculatura

Es conveniente también levantar la piel de la región media para observar el aspecto de


la musculatura. Una sección transversal de la cola del pez puede ser también útil para
examinar la musculatura. Esta maniobra puede realizarse también al inicio del proceso
de la necropsia

Reconocimiento de enfermedad: Diagnóstico diferencial de lesiones

CAMBIOS DE FORMA Y COLOR: Deformidades, melanosis (oscurecimiento),


aclaración, hinchazón, dilatación abdominal, adelgazamiento

ALTERACIONES EN PIEL: Manchas de color, despigmentación, hiperpigmentación,


pérdida de escamas, presencia de hemorragias petequiales (puntiformes) y equimosis
(extendidas), burbujas, forúnculos, nodulaciones, masas algodonosas y filamentosas,
erosiones, úlceras, parásitos macroscópicos.

ALTERACIONES DE LAS ALETAS: Deshilachamiento, erosiones, pérdida parcial o total

ALTERACIONES DE LOS OJOS: Manchas de color en la superficie, opacidad corneal,


burbujas, exoftalmia (inflamación), endoftalmia (hundimiento), masas extrañas en el
interior

ALTERACIONES DE LAS BRANQUIAS: Ausencia de arcos y/o filamentos, palidez


(anemia), inflamación, exceso de mucosidad, hemorragias, manchas de color (blanco,
amarillo, negro, ...), erosiones, necrosis.

ALTERACIONES INTERNAS: Líquido en cavidad abdominal (ascitis), líquido en tubo


digestivo, inflamación , congestión, hemorragias, nodulaciones, abscesos, granulomas,
parásitos macroscópicos.

40
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

3.6. - PRUEBAS DIAGNÓSTICAS RÁPIDAS

Además de la necropsia, puede hacerse una observación con lupa binocular de los
órganos, además de una serie de pruebas directas que son de realización fácil y rápida
que son muy útiles en el diagnóstico patológico en peces, sobre todo en planta. Estas
pruebas son las siguientes:

- RASPADOS DE PIEL
- PREPARACIÓN EN FRESCO DE BRANQUIA
- "SQUASHES" DE TEJIDO: Cerebro y órganos internos
- IMPRONTAS DE BRANQUIA
- IMPRONTAS DE TEJIDOS
- PREPARACIONES DE LÍQUIDO BILIAR Y ASCÍTICO
- PREPARACIONES DE CONTENIDO INTESTINAL
- PREPARACIONES DE MUSCULATURA

Raspados de piel

En los raspados de piel podremos detectar la presencia de ectoparásitos como


protozoos ciliados, monogenea, bacterias, hongos etc. El procedimiento es bastante
simple.

a/ Raspar la superficie del cuerpo y de las aletas del pez a examinar usando una hoja de
bisturí o simplemente mediante un portaobjetos. Aconsejamos realizar esta maniobra en
dirección cráneo-caudal ya que en dirección contraria podemos levantar demasiadas
escamas (en los peces que las posean) que pueden enmascarar la observación,
especialmente si no se tiene una cierta experiencia.

b/ Depositar y extender bien el material obtenido sobre un portaobjetos. Cubrir el


material con un cubreobjetos. Con una pipeta o similar, introducir por capilaridad
solución salina o suero fisiológico hasta que ocupe la totalidad del espacio por debajo
del cubreobjetos. En caso de no disponer, utilizar agua corriente. Si se utiliza agua
marina, el líquido se evapora rápidamente y se forman cristales de sal que entorpecen la
observación.

c/ Observar al microscopio, trabajando con el condensador bastante cerrado. Se


observarán de forma normal mucus, células epiteliales aisladas o en grupo y escamas.

41
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Preparaciones en fresco de branquia

Esta sencilla técnica puede darnos, con un mínimo de experiencia, bastante información
acerca del estado y las patologías de un órgano diana como la branquia.

a/ Tomar uno de los arcos branquiales y separar parte de los filamentos del eje del arco
hasta que se individualicen los distintos filamentos.

b/ Repartir los diferentes filamentos sobre un portaobjetos (que no queden uno sobre
otro), cubrir con un cubreobjetos e introducir solución salina de la misma forma que
describimos en el raspado de piel.

c/ Observar al microscopio, trabajando con el condensador bastante cerrado.


Observaremos tanto el interior de las branquias como su contorno y las zonas
adyacentes. Podemos ayudarnos de soluciones de lugol para identificar parásitos como
Oodinium y Amyloodinium.

"Squashes” de tejido

Esta técnica está especialmente indicada para la detección de parásitos en los órganos.

a/ Cortar una sección fina y de pequeño tamaño del tejido a examinar.

b/ Cubrir con un cubreobjetos haciendo presión suave hasta que vemos que el tejido se
expande e introducir solución salina de la misma forma que describimos en el raspado
de piel.

c/ Observar al microscopio

42
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Improntas de branquia y tejidos

En estas muestras se pueden observar la presencia de parásitos y bacterias en los


diferentes tejidos.

a/ Cortar un trozo pequeño del órgano o branquia a examinar y con unas pinzas
presionar varias veces con este trozo sobre la superficie de un portaobjetos, hasta que
veamos que deja una huella.

b/ Dejar secar al aire o secar a la llama

c/ Teñir con las coloraciones habituales. Particularmente rápidas son las tinciones de
Giemsa, Diff-Quick y especialmente la tinción de GRAM

d/ Observación al microscopio. A 1000x aumentos, si existe una infección bacteriana


activa, las bacterias puedes ser observadas claramente. Hay que prestar atención a su
morfología, tamaño y disposición dentro de los órganos.

Ejemplos de bacterias que se pueden observar:


GRAM negativa, bacilos muy largos, formaciones en red: Tenacibaculum maritimum
GRAM negativa, bacilos muy cortos, tinción bipolar, agrupados, intracelulares:
Photobacterium damselae sp piscicida.
GRAM negativa, bacilos largos, forma de coma: Vibrios

43
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Preparaciones de líquido biliar, ascítico y contenido intestinal

También el examen del líquido ascítico, bilis o contenido intestinal pueden aportar
información. En líquido ascítico podremos observar la presencia de células inflamatorias,
macrófagos con bacterias, bacterias libres, hongos, etc. En la bilis y contenido intestinal
podremos observar la presencia de parásitos (sobre todo mixosporidios) y algunos
microorganismos (aunque considerando siempre la posibilidad de contaminación
retrógrada de la bilis procedente del tubo digestivo)

Ambos líquidos pueden recogerse mediante una punción con aguja. El líquido ascítico lo
trataremos como si fuera para realizar una extensión de sangre mientras que el líquido
biliar lo depositaremos en un portaobjetos, pondremos un cubreobjetos y lo
examinaremos directamente al microscopio.

Para el examen del contenido intestinal, cortaremos una sección del intestino y
realizaremos un raspado de la mucosa, depositando este material en un portaobjetos, lo
cubriremos y examinaremos.

Preparaciones de musculatura

Para los casos de control de parásitos en musculatura podemos aprovechar la técnica


que se utiliza para el control de Triquinas en el músculo de cerdo. Consiste en dos
placas de cristal (placas de triquina) que se unen a presión con unos tornillos. La
muestra de musculatura se introduce entre ambos cristales y se hace presión con los
tornillos para que se extienda bien. Observando esta placa en la lupa se puede observar
la presencia de quistes de parásitos, nematodos, etc.

Otra forma más sencilla consiste en cortar un trocito pequeño de músculo donde
sospechemos que están los parásitos y lo colocaremos entre dos portaobjetos o entre
un porta y un cubreobjetos. Examinaremos a condensador cerrado.

3.7.- ANALISIS COMPLEMENTARIOS

En los protocolos de diagnóstico muy frecuentemente necesitaremos de otros tipos de


estudios más particularizados con el objetivo de evidenciar la implicación de agentes
bióticos o abióticos en el proceso patológico detectado.

Sin embargo, el objetivo de este manual no es explicar todas y cada una de las
técnicas disponibles en cada especialidad, sino sencillamente indicar cuáles son,
para qué nos pueden servir y sobre todo cómo hemos de proceder para poder
obtener las muestras correctamente, en las mejores condiciones posibles y
remitirlas adecuadamente a los laboratorios de referencia que disponemos. Uno
de los problemas más habituales es que una muestra recogida de forma inadecuada
suele ser no apta para su estudio, lo que hace que aparte de que se pierde tiempo y
dinero, puede inducir a error en el diagnóstico, lo que es peor.

Es muy importante seleccionar adecuadamente qué tipo de análisis necesitamos en


cada caso y aún más importante es la correcta evaluación de los resultados obtenidos
de éstos. Recordemos: NUNCA debemos considerar que un resultado de una prueba
puede tener un valor diagnóstico absoluto.

44
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

ANÁLISIS DE AGUA

Hay múltiples parámetros que es necesario controlar en el agua, aunque algunos


deben ser comprobados con mayor frecuencia y precisión dependiendo de nuestras
condiciones de trabajo y el riesgo existente. Algunos de estos parámetros son
habitualmente controlados en las instalaciones, mientras que otros deben ser remitidos
a centros especializados (generalmente son las muestras de toxicología).

Los parámetros que es necesario controlar con mayor detalle son: Oxígeno y
Temperatura

Son los parámetros más necesarios de controlar con mayor detalle. En estos dos
casos hay que procurar obtener varias lecturas durante el día y más frecuentemente
aún si se sospecha que pueden haber oscilaciones. En estos casos lo ideal es tener
mediciones constantes y registradas acopladas a un sistema informático de análisis de
datos y conexión de alarmas.

La falta de oxígeno ha sido tradicionalmente una de las mayores causas de mortalidad


y de generación de problemas debido principalmente a que los episodios de hipoxia
pueden desarrollarse de forma relativamente rápida y si no se efectúan los controles
oportunos pueden quedar sin detección

Las oscilaciones de temperatura son también un fenómeno muy habitual que afecta
seriamente a los peces. En general podemos decir que los cambios de temperatura si
son suficientemente bruscos, afectan a la salud del pez reduciendo la respuesta de
sus sistemas de defensa y alterando su metabolismo durante varios días. Además hay
que añadir que la temperatura es uno de los factores más importantes en la
epizootiología de las enfermedades de los peces

Otros parámetros a controlar de forma periódica serán:


- pH, salinidad, amoniaco, nitritos, nitratos y reserva alcalina
- materias en suspensión, fosfatos, DBO, conductividad, potencial redox, dureza
- saturación de gases, cloro libre
- carga microbiana del agua: coliformes, mesófilos y estreptococos fecales

También hemos de considerar los análisis “especiales” de agua como el de la


presencia y niveles de productos terapéuticos (formol, sulfato de cobre, cloro, peróxido
de hidrógeno…) o de tóxicos (herbicidas, pesticidas organoclorados,
organofosforados, cianuros, tensoactivos, metales pesados, fenoles, PCB’s etc.)

Toma de muestras de agua

En los casos concretos de la temperatura y el oxígeno, las muestras se toman “in situ”
mediante termómetros / termógrafos y sondas de oxígeno (oxímetros). En el caso
particular del oxígeno es de vital importancia el realizar un mantenimiento adecuado
de los mismos y calibrarlos periódicamente (aunque parezca una tontería, este es un
punto MUY importante y en la práctica se observan todavía errores demasiado
frecuentemente).

Para los parámetros indicados posteriormente (pH, salinidad, amoniaco, nitritos y


reserva alcalina) y para buena parte de los descritos posteriormente (cloro, dureza

45
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

total y fosfatos) o bien se utilizan aparatos específicos (pHmetro,, salinómetro,


densímetro) o bien suelen utilizarse kits comerciales. Estos kits suelen dar bastante
buenos resultados (aunque a veces poco precisos) y son bastante prácticos y rápidos
de utilizar, por lo que se adaptan bien a la práctica diaria de la empresa. También se
pueden determinar mediante valoraciones químicas, aunque estas técnicas
generalmente son de difícil realización en el centro de trabajo y suelen reservarse a los
laboratorios de referencia. El resto de parámetros pueden determinarse de la siguiente
forma:

En todos los casos es importante que la muestra de agua a recoger sea representativa
de lo que queremos analizar. Tengamos siempre presentes:
- El tiempo: Los sistemas acuáticos son dinámicos y lo que en un momento está en
el agua, al cabo de un tiempo corto puede haberse eliminado por el recambio del
agua o haberse degradado.
- Localización: La muestra ha de tomarse a distintos niveles (entrada de agua,
salida de agua, distintos tanques, distintas unidades de cultivo, etc)
- Profundidad. Sobre todo cuando se trate de analizar sistemas en grandes masas
de agua (por ejemplo jaulas o estanques ) es importante recordar el fenómeno de
la estratificación del agua y tenerlo en cuenta a la hora del muestreo del agua.

La cantidad y la forma de conservación de las muestras de agua pueden variar


notablemente según el laboratorio y las técnicas de detección empleadas. Aunque la
tendencia es la de utilización de técnicas "miniaturizadas" donde es suficiente un
volumen de muestra pequeño, nuestro consejo es ser generosos con la cantidad de
muestra remitida (1-2 litros de agua suelen ser suficientes en todos los casos para cada
una de las muestras)

Hemos de considerar los siguientes aspectos ya que son de absolutamente


necesarios para poder garantizar por parte nuestra la fiabilidad de los resultados del
análisis:

- Recipientes a utilizar: A poder ser, deben utilizarse recipientes limpios, estériles,


opacos y fáciles de identificar. Mejor si son de cristal, especialmente en el caso de
determinación de derivados de petróleo, aunque los envases de Polietileno son
menos frágiles. Como frecuentemente no se dispone del recipiente ideal, hay que
procurar que al menos esté limpio.
- Llenado de los recipientes: Debe realizarse en el interior del agua y llenarlo hasta
arriba. Esta técnica se utiliza para evitar la presencia de aire en contacto con el agua
que pueda modificar sobre todo los valores de gases disueltos.
- Rotulación de los frascos: tiene que ser clara, y marcada en el frasco (no en el
tapón).Utilizar marcadores resistentes al agua.
- Envío: De forma rápida y mantenida en refrigeración (4ºC)

46
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

TECNICAS BACTERIOLÓGICAS

Las técnicas bacteriológicas o microbiológicas que habitualmente se precisan en


patología de peces tienen por objetivo el aislamiento e identificación a partir de las
muestras de microorganismos (generalmente bacterias) potencialmente implicados en
problemas patológicos. También comprenden la realización de antibiogramas para
comprobar la sensibilidad de esas bacterias de distintos antibióticos.

Las técnicas más habituales se basan en la siembra en medios de cultivo adecuados a


partir de las muestras y la comprobación de la presencia o ausencia de crecimiento de
los microorganismos potencialmente presentes en esa muestra. Posteriormente, los
microorganismos que crecen en estos medios de cultivo se identifican a través de
distintas pruebas bioquímicas, serológicas y/o moleculares.

Consideraciones al interpretar los resultados de la microbiología

La importancia de la contaminación: El hecho de realizar una siembra a partir de


una muestra de bazo, riñón o piel significa que nosotros queremos saber si en esa
muestra existen bacterias que al ser sembradas en un medio de cultivo se revelan en
forma de colonias macroscópicas. En condiciones normales, los órganos internos de
los peces sanos no pueden contener microorganismos y por lo tanto, si obtenemos
crecimiento el razonamiento lógico es pensar en que en esos peces existe una
infección que hace que los microorganismos responsables de la misma se encuentren
en ese órgano. Sin embargo la relación crecimiento / infección no es siempre
verdadera. La observación de crecimiento a partir de la siembra también se puede dar
por la existencia de contaminación. Esta contaminación puede proceder de:

a) Heterolisis: El estado de la conservación de la muestra no es adecuada ya


que se ha permitido que bacterias del exterior o del tubo digestivo contaminen
los órganos seleccionados. En el caso de la siembra a partir de heridas
exteriores o úlceras, la contaminación casi siempre proviene de la misma
microbiota del agua.

b) Contaminación iatrogénica: Corresponde a la contaminación producida por


una necropsia mal realizada y/o por la manipulación incorrecta de las muestras,
sin guardar la debida asepsia. Por ello, si en la necropsia pensamos en tomar
muestras para microbiología hemos de tener mucho cuidado con la esterilidad
del material y de no contaminar los órganos durante el proceso de la necropsia
(por ejemplo, romper el tubo digestivo y vaciar su contenido sobre los órganos
abdominales).

La elección del medio adecuado: Cada medio de cultivo presenta unas


características específicas que permiten el crecimiento de los microorganismos de una
forma más o menos selectiva. Siempre hemos de utilizar medios generales como el
TSA (Tripicasa Soja Agar, con sal para peces marinos), MA (agar marino) o medios
generales enriquecidos como el AS (agar sangre) Una inadecuada elección del medio
puede dar como consecuencia la ausencia de crecimiento y por tanto un falso no
aislamiento. Por ejemplo, en el caso de las Flexibacteriosis es necesario utilizar
medios específicos (FMM) ya que no suelen crecer en los medios generales.

47
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

La elección de la muestra: En la mayoría de los procesos infecciosos por bacterias


existen fases en las cuales el germen puede ser aislado de forma más o menos fácil.
En las fases de diseminación o septicémicas es cuando estos microorganismos
pueden ser aislados de forma más fácil. Sin embargo, en fases muy iniciales o en
fases crónicas pueden acantonarse o disminuir su viabilidad, aunque seguir
presentando sintomatología o eliminando toxinas. Por ejemplo, en las fases crónicas
de Pasteurelosis, la bacteria queda acantonada en el interior de macrófagos y es
difícilmente cultivable. En el caso de Pseudomonas anguilliseptica en muchos casos
se acantona sólo a nivel del sistema nervioso central, no pudiendo ser cultivable a
partir de riñón, bazo o hígado.

El uso de antibióticos y desinfectantes: En algunos casos las muestras pueden


proceder de peces que han sido tratados previamente, con lo cual disminuimos la
viabilidad de las bacterias debido al poder bactericida y/o bacteriostático de los
antibióticos, transformándolos en no cultivables.

Toma de muestras microbiológicas

Para el envío de muestras de peces al laboratorio de referencia de microbiología hemos


de procurar enviar peces moribundos o muertos recientemente y que no presenten
externamente signos de autolisis o heterolisis (hinchamiento abdominal por
fermentación). Los peces deben ser enviados en hielo o refrigerados para evitar el
crecimiento de contaminación bacteriana.

Sin embargo, también podemos procesar los peces y realizar siembras con un equipo
mínimo.

- Para la toma de muestras necesitaremos la presencia de una llama para poder


trabajar alrededor de la misma en unas mínimas condiciones de esterilidad (pueden
utilizarse mecheros de alcohol o incluso un "camping-gas"), instrumental para
recoger la muestra (asa de platino, asas de plástico estériles, pipetas Pasteur
estériles, hisopos estériles o cualquier otro instrumento afín) y medio de cultivo.

- Para iniciar la operación de toma de muestras, podemos desinfectar la piel del pez
mediante una solución de hipoclorito o amonio cuaternario, o simplemente retirar el
moco de la zona de incisión mediante un paño o papel absorbente.

- A continuación, procederemos a la apertura de la cavidad abdominal tal y como se


describe en el apartado referente a la necropsia, teniendo la precaución de utilizar
las tijeras y pinzas desinfectadas pasándolas por alcohol y dejándolo quemar o bien
puede incidirse solamente por su lado ventral para mejorar las condiciones de
esterilidad (en estos casos, unos mondadientes estériles suelen ir bien como
"retractores" abdominales).

- Cuidaremos de no puncionar por error los intestinos puesto que facilitaría mucho la
contaminación de la muestra, tal y como hemos indicado anteriormente. Una vez
hemos expuesto los órganos internos, procederemos a la toma de muestras.
Generalmente se toman muestras de riñón craneal (pronéfrico) y bazo por sus
características de órganos filtradores y hemopoyéticos en los que se reflejan la
mayoría de enfermedades bacterianas. Particularmente es preferible sembrar de
riñón craneal ya que es un órgano separado de la cavidad abdominal y es menos

48
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

- susceptible a contaminación procedente del tubo digestivo. Pueden utilizarse


también el hígado, cerebro o cualquier otro órgano que pueda presentar lesiones.
En el caso de tomar muestras estos órganos o de lesiones la piel recordemos que
hemos de tener en cuenta que nos encontraremos con importante contaminación
bacteriana secundaria.

- Para tomar muestras de riñón craneal pueden traccionarse el paquete visceral con
unas pinzas estériles, punzando si es preciso la vejiga natatoria y dejando al
descubierto el riñón. Con el asa de platino al rojo o un escalpelo estéril, incidiremos
en la zona media del riñón sobre la capa fibrosa que recubre a éste para permitir el
paso libre al parénquima renal. A continuación, con la punta del instrumento de
recogida (la misma asa, o otra de plástico o una pipeta estéril, entraremos en este
corte para recoger una muestra de riñón. Debe irse con cuidado de no tocar el resto
de órganos de la cavidad abdominal al entrar o salir de ella.

Inoculación de medios

Para la inoculación de placas con los medios utilizamos la misma técnica en estría que
para otros casos. En casos de múltiples muestras, podemos dividir las placas en
"porciones". También podemos hacer las siembras en tubos con medio líquido ("caldo")
para después pasarlo a medio sólido en placas. Los medios más frecuentemente
utilizados en peces marinos son los siguientes:

- Medios generales: Agar Marino (MA), Agar sangre (AS), Tripticasa Soja Agar (TSA)
- Medios específicos: TCBS (Vibrios), FMM (Flexibacter maritimus)

Estos medios se pueden realizar más o menos fácilmente o bien pueden ser adquiridos
ya preparados. En algunos casos, algunos laboratorios prefieren utilizar otros medios
menos habituales y que suelen dar buenos resultados.

Incubación

En general se consideran temperaturas de incubación aceptables entre 15 y 30 grados,


siendo 20 y 25 grados las más aceptables. En caso de no tener estufa, puede dejarse a
temperatura ambiente, aunque los resultados son mucho menos fiables. Normalmente,
si existe una infección bacteriana activa, en 24-48 horas ya tendremos un crecimiento
significativo, aunque es recomendable dejar las placas incubando al menos una
semana, pues existen algunos patógenos que crecen más lentamente, como
Pseudomonas angulliseptica o Tenacibaculum maritimum.

Identificación y antibiograma

Una vez obtenemos en las placas sembradas, podemos enviar la placa a un


laboratorio de microbiología para la identificación del agente en cuestión mediante
técnicas bioquímicas (API), serológicas y/o moleculares.

El antibiograma está casi siempre ligada a la identificación bacteriana, aunque muchas


veces es lo que realmente desea conocer el responsable de los peces. La técnica
utilizada es la misma que podemos utilizar para diagnóstico en otras especies.

49
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

TECNICAS VIROLOGICAS

Las técnicas de detección virológica son tal vez el grupo de técnicas más complejas,
laboriosas y de elevado coste económico que requieren de un laboratorio y personal
sumamente especializado (bastante escasos) en este tipo de determinaciones. En este
apartado no abordaremos los protocolos utilizados en el diagnóstico virológico y solo
indicaremos algunos consejos para a la toma de muestras para virología.

Toma de muestras para virología

La toma de muestras para virología frecuentemente debe realizarse aparte de las


técnicas habituales. Este hecho es debido a las especiales condiciones del muestreo
virológico. Se debe evitar la contaminación cruzada por poner en contacto material
infectivo, sobre todo si se muestrean varios grupos, ya que daría lugar a resultados
equívocos.

Las muestras pueden consistir en ejemplares vivos remitidos directamente al laboratorio


de diagnóstico virológico o bien muestras de peces muertos refrigerados o de órganos
como riñón, bazo y/o encéfalo (más de 1 g). Estas muestras deben ser recogidas
asépticamente y en envases esterilizados. Posteriormente han de enviarse refrigeradas
en hielo a una temperatura inferior a 10 grados y deben poder ser procesadas antes de
las 48 horas, avisando al laboratorio del envío de las muestras. En el caso de alevines
muy pequeños, pueden ser considerados como órganos. Pueden ser remitidos sin
cabeza ni cola la mayoría de las veces.

ANÁLISIS PARASITOLOGICO

Para la detección de parásitos se emplean casi todas las técnicas diagnósticas que
comentamos en este manual. Normalmente, en nuestro examen directo de los peces y
con las pruebas rápidas ya realizamos un análisis parasitológico. Preliminar. Después,
también se pueden utilizar microscopía óptica y electrónica, técnicas inmunológicas e
incluso moleculares

Cualquier organismo parasitario que encontremos y queramos enviar a un laboratorio


especializado deberá ser conservado en un bote con alcohol 70% y convenientemente
rotulado.

MICOLOGIA

Existen comparativamente pocos grupos de hongos patógenos en peces y su


diagnóstico puede realizarse de forma más o menos fácil mediante técnicas que no
requieren su cultivo. De todas formas como medio general puede utilizarse el medio de
Sabouraud con adición de antibiótico como medio base para el aislamiento de hongos.

Saprolegniales: Diagnóstico directo por raspados de piel y observación de la morfología


de hifas y conidios. Puede intentarse su cultivo en cañamón.
Ichyhyophonus, Exophiala, Phoma: Diagnóstico directo por “squashes” de tejido o por
histopatología.

50
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

HISTOPATOLOGIA

Esta técnica nos permite visualizar en secciones de tejido las lesiones ocasionadas en
los diferentes procesos patológico y a partir de la visualización de un tipo u otro de
lesión, determinar su naturaleza. Para ello es necesario una larga experiencia en
diagnóstico para poder discernir entre los distintos cuadros patológicos que pueden
aparecer.

Toma de muestras para histopatología (Microscopía Óptica)

Si se desean tomar muestras para histopatología es MUY IMPORTANTE que sean


muestras a partir de peces vivos, moribundos o muertos MUY RECIENTEMENTE, ya
que como hemos comentando anteriormente respecto a la autolisis en peces, los
procesos de alteración de las estructuras del pez son extremadamente rápidas y
pueden comprometer seriamente la calidad de la muestra, transformándola en muestra
no apta.

Por ello es muy importante fijar rápidamente la muestra y que esta muestra tenga el
máximo contacto posible con la solución fijadora. Es MUY importante que las
muestras se remitan en recipientes con ABUNDANTE FIJADOR, ya que de lo contrario
la fijación es deficiente. Como mínimo hay que poner 3 partes de fijador por cada parte
de muestra, siendo lo ideal una relación de 9:1.

Si se envían peces enteros es muy necesario que se tome la precaución de abrir el


abdomen y revertir las muestras al exterior para mejorar la fijación. Esta práctica incluye
también a peces pequeños, ya que normalmente se les fijan mal los órganos
abdominales. También es recomendable pinchar o retirar la vejiga natatoria para que el
fijador pueda acceder al riñón. Es importante incluir en la muestra tanto tejido sano como
tejido alterado. También es necesario indicar que lesiones avanzadas como ulceras o
tejidos que presenten un grado de alteración avanzado no suelen ser buenas muestras
para el diagnóstico, ya que en estas muestras frecuentemente sólo se observan
procesos degenerativos terminales o infecciones secundarias que enmascaran el origen
inicial del problema.

Para fijar las muestras, los fijadores más habituales son Formol al 10% tamponado (el
que recomendamos) y Formol salino. La formulación para preparar estos fijadores es:

Formol al 10% tamponado


Formol comercial (37-40%): 100 ml
Agua destilada: 900 mL
Fosfato monosódico (monohidrato): 4 g
Fosfato disódico (anhidro): 6 g
(Si usamos agua del grifo y tiene suficiente contenido en sales, puede usarse sin
necesidad de añadir tampón.).El formol salino se prepara con agua de mar filtrada (con
agua limpia es suficiente) en lugar de agua destilada.

Las muestras fijadas también permiten realizar sobre ellas las mismas técnicas que las
que describimos en las preparaciones en fresco. También hemos de tener en cuenta
que algunos parásitos (sobre todo los monogenea, los copépodos y los isópodos)
pueden desprenderse de los tejidos o de la superficie de piel y branquias cuando se
sumergen las muestras en el fijador, por lo que es interesante pipetear los fondos de los
recipientes y observar el contenido de este arrastre al microscopio. Recordemos que

51
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

precisamente el formol es uno de los antiparasitarios utilizados con mayor frecuencia.


Recordemos también utilizar botes de plástico (mejor que los de cristal) de cierre
hermético (o de lo contrario corremos el riesgo de que tengan pérdidas durante el
transporte, nos lleguen las muestras secas y con el cartón de la caja empapado de
formol. Las muestras deben fijarse unas 48 horas antes de su procesado. También es
preferible mantener las muestras en un lugar fresco y alejado de la luz directa.

Toma de muestras para Microscopía Electrónica

En ocasiones es necesario realizar estudios más precisos para conocer con más detalle
el carácter de las lesiones o de los agentes patógenos que se encuentran en estas
lesiones. Por ello puede ser necesario utilizar el microscopio electrónico (de transmisión
y/o barrido). No nos extenderemos comentando el procesado de las muestras para
estas técnicas ya que son las mismas que se utilizan para otro tipo de muestras, sino
que sólo indicaremos como se debe proceder para obtener muestras para esta técnica.

Las muestras para microscopio electrónico deben tomarse muy rápidamente y a partir
solo de material muy fresco. Es importante indicar las muestras de tejidos deben ser
porciones muy pequeñas (si es posible porciones de menos de 1 milímetro cúbico) y
fijarlas muy rápidamente en el fijador para microscopio electrónico. Existen distintos
tipos de fijadores para este tipo de estudios, aunque nosotros siempre utilizamos el
glutaraldehido como fijador de elección, siguiendo este protocolo:

Solución fijadora de glutaraldehido: Glutaraldehido al 2%. La muestras se fijan en esta


solución a 4ºC durante 1-2 horas. Posteriormente se lavan con tampón fosfato, tampón
de Sorenson, tampón Millonig, tampón cacodilato o con tampones similares,
conservándose en tampón hasta que tiene lugar la postfijación con tetraóxido de osmio
al 1% (en tampón) y conservándose en tampón de nuevo hasta su transporte hasta el
laboratorio de referencia.

HEMATOLOGIA

El estudio de la sangre puede ser también bastante útil para el diagnóstico. A partir de
una muestra de sangre pueden realizarse determinaciones como hematocrito,
extensiones sanguíneas, hemograma, bioquímica sanguínea y serología. La mayoría de
estas pruebas necesitan del conocimiento de los valores habituales (y su rango de
variación) para poder ser comparadas. Debido al menor número de datos que se
poseen sobre especies de peces en comparación con la especie humana y otros
vertebrados, su utilización es a veces de poca significación diagnóstica.

Toma de muestras

Para tomar muestras de sangre utilizamos el mismo tipo de agujas y jeringas que se
utilizan en medicina veterinaria, adaptándolas al tamaño del pez y cantidad de sangre a
recoger. Nuestra experiencia indica que es útil (si se puede) utilizar una aguja y jeringa
heparinizadas para evitar la rápida coagulación de la sangre.
En general y de forma habitual se toma muestras de sangre a partir de:
- vena caudal
- corazón (ventrículo o seno venoso)
- arteria aorta dorsal (menos frecuente)
- Sección de pedúnculo caudal

52
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Extracción de sangre de la vena caudal

Incidir en la zona ventral de la cola, justo después de la aleta anal y en dirección dorsal
avanzar hasta contactar con la columna vertebral, rotar ligeramente la aguja y recoger la
sangre. También puede incidirse en unos 60 grados desde una zona próxima a la línea
lateral.

Extracción de sangre del corazón

Incidir en la zona ventral de la región de transición entre cabeza y cola, entre las aletas
pectorales y la zona de los opérculos. Rápidamente se llega al ventrículo de donde se
puede recoger sangre de forma fácil. Si se incide ligeramente por delante de la aleta
pectoral se consigue tomar sangre del seno venoso.

Extracción de sangre de la arteria aorta dorsal

Abrir la boca del pez e incidir en la zona más caudal de la inserción dorsal de los arcos
branquiales.

Sección del pedúnculo caudal

Para los peces que por su tamaño no es posible sacar sangre de las otras formas
descritas y pueden sacrificarse, puede seccionarse el pedúnculo caudal (después de
anestesiar al pez), secar la superficie de corte y recoger la sangre que sale de la aorta
dorsal y vena caudal seccionadas.

53
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

Conservación de muestras de sangre

Tras retirar la aguja, la sangre puede ser recogida en tubos sin anticoagulante y dejarlas
coagular en un lugar fresco para separar el suero o bien recoger en tubos con
anticoagulante (en general, EDTA o heparina, según el tipo de análisis a realizar) y
mantener a 4 grados.

Extensiones sanguíneas

Depositar una gota pequeña de sangre fresca en un portaobjetos (fresca o con


anticoagulante) y aplicar otro portaobjetos en ángulo agudo, dejar extender la gota de
sangre por el lado del segundo portaobjetos y con un movimiento rápido realizar una
extensión de la gota de sangre. Después se seca al aire y teñir con las técnicas
habituales como Giemsa, May-Grünwald-Giemsa o Diff-Quick.

En este tipo de muestras es posible evidenciar la existencia de parásitos, morfologías


extrañas o cuerpos raros en las células sanguíneas. Pueden realizarse contajes semi-
cuantitativos de los diferentes tipos celulares presentes, aunque a veces es necesario
estar habituado o contar con la ayuda de un experto para diferenciar cada tipo celular.

Hematocrito

Se debe llenar el 70-80% de un tubo capilar heparinizado o con EDTA y después sellar
ambos bordes con plastilina o similar. Centrifugar durante 4-5 minutos a unos 12.000 g y
calcular el porcentaje de la columna roja con el del total de sangre. El valor calculado es
el PCV (Packed Cell Volume) o hematocrito.

Hemograma, bioquímica sanguínea

Estas técnicas son bastante especializadas y suelen estar solamente al alcance de


determinados laboratorios. No obstante, describiremos brevemente qué técnicas se
utilizan habitualmente.

- Hemograma: La determinación cuantitativa de los elementos celulares


presentes en sangre Se realiza utilizando las mismas técnicas descritas para
vertebrados terrestres (contajes en cámara de recuento de diversos tipos).
Frecuentemente esta técnica se encuentra con el problema de la enorme
variabilidad individual, variabilidad según condiciones del medio y la falta de
valores de referencia suficientemente establecidos para las diferentes especies.

- Bioquímica sanguínea: Son múltiples los parámetros que pueden determinarse


en una muestra de sangre. Desafortunadamente, hasta el momento estas
técnicas son de escasa utilización diagnóstica en la clínica habitual, quedándose
frecuentemente limitadas a los trabajos de investigación. Posiblemente en el
futuro estas técnicas puedan tener una mayor implantación en patología de
peces

TECNICAS INMUNOLÓGICAS

Las técnicas inmunológicas se basan en la utilización de anticuerpos específicos para


demostrar la presencia de un agente vírico, bacteriano, parasitario etc. Frecuentemente

54
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

se utilizan como complemento a el resto de técnicas anteriormente comentadas. Entre


las técnicas utilizadas habitualmente para el diagnóstico en peces podemos destacar:

Técnicas de aglutinación

Bastante sencillas y utilizados sobre todo para el diagnóstico bacteriano. Se basan en


poner en contacto las bacterias de una colonia con un suero en el que existen
anticuerpos específicos contra esa bacteria. En el caso de que los anticuerpos
reconozcan a los antígenos bacterianos, se producirá una aglutinación visible a simple
vista. Esta técnica se puede realizar sobre un portaobjetos o sobre otra base similar
sobre la cual se coloca una muestra de colonia y a continuación se le añade el suero,
observándose o no aglutinación (que puede ser fuerte o débil) a los pocos minutos. Esta
técnica depende de que el suero utilizado tenga suficiente cantidad de anticuerpos (título
alto). Existen ya bastantes kits comerciales en el mercado que utilizan esta técnica para
la identificación rápida. También pueden obtenerse en el mercado antisueros
monoclonales o policlonales para la realización de esta y otras técnicas.

Técnicas de ELISA

Utilizadas para la cuantificación de anticuerpos en sangre o presencia de antígenos en


extractos celulares. Esta técnica se basa en la adsorción mediante incubación de
partículas antigénicas víricas, bacterianas, etc. (en el caso de querer detectar
anticuerpos en suero) o de anticuerpos (en el caso de querer detectar partículas
antigénicas) y posterior fijación en pocillos de placas de microtitulación. A continuación
se lavan con soluciones tampón y se incorporan las soluciones a testar (suero con
anticuerpos o soluciones con el antígeno) Se volverá a lavar con soluciones tampón y si
el antígeno o anticuerpo ha reconocido a su homólogo unido al pocillo, no se perderá al
lavar. Para revela la existencia de esta unión utilizaremos anticuerpos contra el antígeno
o contra la fracción Fc de los anticuerpos de la especie de pez de la que testamos el
suero. Estos anticuerpos están conjugados con una enzima o con un sistema
amplificador (por ejemplo avidina-biotina o otro anticuerpo contra el anticuerpo anterior).
Al final de la cadena está un enzima fijado a uno de los componentes amplificadores que
al ponerlo en contacto con una sustancia (sustrato) se observa la existencia de reacción
por un cambio de color que se puede cuantificar. Estas técnicas ELISA son
generalmente las utilizadas en el análisis virológico y son las técnicas obligatorias para
el análisis de VHS y IHN. Los protocolos de realización pueden variar bastante según el
tipo de determinación a realizar.

Técnicas de inmunofluorescencia

Directa e indirecta (FAT e IFAT) sobre improntas de órganos y/o tejidos celulares o bien
en suero. Utilizada para el diagnóstico de BKD y la mayoría de las virosis.

Técnicas de inmunohistoquímica

Se basan en la detección en cortes histológicos de los antígenos o estructuras


específicas de pared o membrana de distintos agentes patógenos en peces. Para
detectar estos antígenos o estructuras se utilizan anticuerpos monoclonales o
policlonales o bien sustancias específicas como las lectinas. En el caso que exista
reconocimiento, la unión se revela mediante el uso de un segundo anticuerpo marcado
o bien marcando el primero de los anticuerpos o sustancia específica. Los marcadores

55
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

pueden ser sustancias fluorescentes, complejo avidina-biotina o con un enzima


acoplado a un sistema revelador (cromógeno).

TÉCNICAS MOLECULARES

Estas técnicas son bastante recientes y derivan en su mayoría de las técnicas de PCR
(Polymerase Chain Reaction). Se basan en el la detección de la presencia del DNA del
agente patógeno mediante su multiplicación del DNA o RNA en varios ciclos mediante
una polimerasa y en la posterior identificación mediante la utilización de sondas
específicas. Son técnicas complicadas pero que se están poniendo a punto para los
diferentes patógenos. Una de las mejores ventajas de esta técnica es su alta
sensibilidad pero su utilización para diagnósticos de rutina es aún limitada, pero puede
tener una importancia cada vez mayor en el futuro.

TEST DE STRESS

Estos test se utilizan de experimental para comprobar la resistencia de los peces a


condiciones extremas y de esta forma asegurar la calidad de los grupos de peces, o
bien, se utilizan para detectar portadores asintomáticos (“carriers”) e suelen dar negativo
a las otras técnicas.

En el primero de los casos, se utiliza especialmente en el cultivo larvario y consiste en


exponer a las larvas/juveniles a altas salinidades (55-65 por mil) y medir la supervivencia
a intervalos de tiempo regulares.

En el segundo de los casos se somete a los peces a un cambio súbito de temperatura y


se les administran inmunodepresores (p. ej. prednisolona) y se les muestrea unos días
después para ver si los test habituales dan positivo.

RADIOLOGIA

Se utiliza especialmente en el diagnóstico de malformaciones en juveniles.


Particularmente sensibles para esta técnica se han demostrado las placas de
mamografía

CONSIDERACIONES PRÁCTICAS SOBRE LOS ANÁLISIS COMPLEMENTARIOS

La gran mayoría de técnicas indicadas anteriormente son técnicas utilizadas


habitualmente en el diagnóstico de patologías humanas o de animales domésticos
terrestres. En su mayoría se trata de pruebas ya completamente estandarizadas y
contrastadas en condiciones de campo, de las que se conocen muy bien sus
cualidades como sensibilidad, especificidad, etc.

Todas estas técnicas están también teóricamente disponibles para poderlas utilizar en
el diagnóstico en peces. Sin embargo, en las técnicas aparentemente más específicas
como las técnicas inmunológicas o las técnicas moleculares nos encontramos muy
frecuentemente con el problema que muchas de estas técnicas están únicamente
disponibles como herramientas de investigación y aplicadas sólo a estudios

56
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

experimentales concretos. El problema surge cuando pretendemos utilizar estas


técnicas sobre muestras “de campo” o en muestras distintas a las testadas
experimentalmente. En ese momento nos encontramos con grandes problemas para
conseguir una fiabilidad de los resultados y por lo tanto se nos reduce mucho la
confianza que podamos tener en esos resultados.

3.8.- DIAGNÓSTICO E INTERPRETACIÓN DE LOS RESULTADOS

Una vez hemos realizado todo los análisis correspondientes de forma ordenada y
completa y con todos los resultados de las pruebas complementarias, ya podemos
emitir nuestro diagnóstico. A la hora de interpretar los resultados de una analítica,
hemos de recordar que nunca una sola prueba es definitiva, y siempre, como últimos
responsables de la salud de los animales, podemos dudar de estos resultados.

Ejemplo: En un chequeo rutinario de mis alevines de lubina me han detectado un


positivo por PCR a Nodavirus, pero en mi granja los peces están sanos y no hay
mortalidad, ¿debo creerme este diagnóstico? Quizás debería esperar al cultivo celular.
O también puedo enviar nuevas muestras a otro laboratorio.

57
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

4.- EL DIAGNÓSTICO EN LA GRANJA DE CULTIVO


En el apartado anterior hemos revisado de forma detallada los protocolos de diagnóstico
patológico en peces. Para la realización de muchos de ellos en ocasiones se requiere un
equipo especializado que no siempre se dispone en los centros de producción.

Es importante recalcar que nosotros siempre recomendamos que haya un responsable


de salud en cada granja, que sea capaz de emitir un primer diagnóstico preliminar que
le permita iniciar un tratamiento. De este modo, uno debe adaptarse a cada situación e
intentar realizar en diagnóstico con los medios que tenga a su alcance: “Nadie cometió
un mayor error que aquél que no hizo nada porque sólo podía hacer un poco”

De todas formas, siempre enviaremos una muestra al laboratorio especializado para


confirmar el diagnóstico.

4.1.- NIVELES DE DIAGNÓSTICO EN PLANTA

0.- Examen externo y necropsia con “navaja”

Disponemos de lo más básico y sólo podemos intuir la causa del problema por
nuestros conocimientos teóricos y las lesiones observadas externa e
internamente. Puede parecer “justito”, pero muchas veces suele ser suficiente.

1.- Material de necropsia, pruebas rápidas, tinciones y microscopio

Tenemos la enorme suerte de disponer de un microscopio, material de disección


y tinciones. Ya no se nos puede escapar “casi” nada, pues podemos realizar las
pruebas más importantes del diagnóstico, las pruebas rápidas directas,
preparaciones en fresco e improntas.
Î Nosotros consideramos que hasta aquí es lo imprescindible que debe poder
realizar en una granja.

2..- Siembras en medios de cultivo y antibiogramas

Disponemos además de placas variadas y discos de antibiograma. Puedo


realizar siembras y confirmar la sensibilidad de las cepas bacterianas que aísle
en mi granja. También puedo controlar la flora microbiana del agua. Después
enviaré las bacterias al laboratorio de microbiología para que las identifiquen.

3.- Sistemas de identificación bioquímica

Tenemos un laboratorio perfectamente equipado para poder diagnosticar la


mayoría de enfermedades que sufrirán mis peces. Puedo identificar casi todas
las cepas que aísle.

58
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

4.2.- “TELEDIAGNÓSTICO”

El proceso de diagnóstico puede y debe aprovecharse de las nuevas tecnologías como


soporte. Muchas veces al técnico le pueden surgir dudas mientras está realizando el
análisis, así que puede servirse de estos elementos para recoger la opinión de los
patólogos expertos de una forma rápida y sencilla.

De menor a mayor tecnificación podemos encontrar diferentes formas de soporte al


diagnóstico:

Móvil
Consulta telefónica normal de una duda.

Móvil con cámara incorporada


Enviamos una imagen de las lesiones concretas que queremos consultar.

Móvil con cámara incorporada y microscopio


Podemos enviar imágenes de las lesiones y de lo que encontremos al realizar las
pruebas rápidas de diagnóstico, si tenemos habilidad para fotografiar lo que vemos por
el ocular.

Cámara digital y microscopio


Como antes, pero con mayor calidad de imagen

Quizás en un futuro no muy lejano, los procedimientos de diagnóstico on-line serán


habituales, aunque deberemos seguir siendo cautos. Serán de ayuda, pero nunca
sustitutivas. Al final siempre será necesario interpretar lo que encontremos.

59
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

5.- ANEXO I: EJEMPLO DE HISTORIA CLÍNICA

CLIENTE CODIGO

DIRECCION
TELEFONO / FAX
DIRECCION ELECTRONICA
CENTRO DE ORIGEN DE LOS PECES CODIGO DE CENTRO

ESPECIES

TIPO DE AGUA
TEMPERATURAS DEL AGUA REGISTRADAS

APETITO

EVOLUCION DE LAS MORTALIDADES DIARIAS

EVOLUCION

OBSERVACION CLÍNICA:

NATACIÓN:

RESPIRACION:

ASPECTO EXTERNO (PIEL, ALETAS, OJOS…):

ASPECTO BRANQUIAL:

60
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

NECROPSIA:

MUESTRAS TOMADAS:
(Preparaciones en fresco, improntas, sangre, microbiología, virología,
histopatología, toxicología…)

DIAGNOSTICO PRELIMINAR

DIAGNOSTICO DEFINITIVO

TRATAMIENTO RECOMENDADO

61
Manual de Técnicas Básicas de Diagnóstico Patológico en Peces - 2005

6.- ANEXO II: EJEMPLO DE FICHA DE LESIONES

FICHA DE IDENTIFICACIÓN DE LESIONES EXTERNAS E INTERNAS


Nº de caso: Nº de ejemplar: Especie:

Lesiones en piel:

Forúnculos... Úlceras... Despigmentación... Hiperpigmentación... Melanosis...

Pérdida de escamas... Perdida de piel... Hemorragias ... Petequias... Equimosis ...

Presencia de masas algodonosas ...... Cuerpos extraños... Erosiones ...

Parásitos... Nodulaciones... Dilataciones.... Vesículas... Otros……………..

Lesiones en branquias:

Anemia... Necrosis... Masas amarillentas.... Oscuras... Parásitos......

Hemorragias ... Inflamación .. Mucosidad... Deshilachamiento ... Otros……………..

Lesiones en aletas:

Erosiones... Deshilachamiento... Atrofia .... Pérdida parcial ... Total ....

Masas extrañas... Parásitos... Hemorragias... Otros………………

Lesiones en ojos:

Exoftalmia... Exoftalmia... Microftalmia .... Panoftalmitis... Opacidad corneal...

Hemorragias... Pérdida de globo ocular... Presencia de masas extrañas... Otros.............

Lesiones en la boca:

Hemorragias... Masas extrañas... Material necrótico.... Parásitos.... Otros………

Lesiones en el ano:

Ano prolapsado... Hiperémico... Hemorrágico... Otros……………….

Lesiones internas:

Ascitis .... Inflamación.... Congestión... Hemorragias... Parásitos.......

Parásitos... Granulomas... Abscesos.... Nodulaciones .... Otros..................

62