Vous êtes sur la page 1sur 6

Deconstrucción del tubo de Prandtl

Carlos D. Galles 1 , Ricardo J. Tinivella 2

(1) Universidad Nacional de Rosario, Universidad Tecnológica Nacional galles@fceia.unr.edu.ar

(2) Universidad Nacional de Rosario, Universidad Tecnológica Nacional tinivell@fceia.unr.edu.ar

RESUMEN: La experiencia docente generalizada muestra que los temas propios de la Hidrodinámica, los cuales generalmente son abordados en el primer año de los estudios de Ingeniería, no son asimilados cabalmente por los estudiantes. Este es un grave escollo conceptual sobre todo en aquellas carreras donde

en los años superiores tales temas cobran una gran importancia.

Un ejemplo típico de estas dificultades es la presentación típica de muchos textos del Tubo de Prandtl, el cual permite la medición de la velocidad de un fluido. El propio tubo es un desarrollo estupendo que llevó largos años, partiendo desde las experiencias iniciales de Pitot, tras superarse una serie de dificultades conceptuales y experimentales. Nuestra experiencia nos muestra que existen grandes dificultades en la conceptualización de este instrumento por parte de los estudiantes.

En este trabajo intentamos hacer una breve discusión presentando en primer lugar las circunstancias históricas del gran descubrimiento de Pitot, ejemplar en su simpleza, el cual es fácilmente asimilable por quien estudie el tema. Es de destacar que Pitot hizo su invención varios años antes de que Bernoulli propusiese su ecuación.

A continuación, una vez obtenidas las piezas conceptuales y materiales que componen el tubo de Prandtl,

estimamos que la construcción del mismo y su interpretación teórica ya no presentan dificultad alguna pues es un proceso de simple acumulación de procedimientos. Hemos apelado a la palabra “deconstrucción” en el sentido de Jacques Derrida pues creemos que es muy apropiada para esta ocasión pues al mismo tiempo que se desarma el aparato en sus partes materiales constituyentes se localizan las partes conceptuales del andamiaje teórico.

Se incluye además la fabricación de un símil del tubo de Pitot especialmente simple, utilizando sólo tubos de goma, PVC o vidrio, que puede ser utilizado en las clases experimentales con aparatos sencillos (domésticos) que envíen corrientes de aire.

PALABRAS CLAVES: PRANDTL, PITOT, ENSEÑANZA

1 INTRODUCCIÓN

Una introducción elemental a la hidrodinámica forma parte de los programas de Física en el primer año de las carreras de ingeniería en nuestro país. La experiencia docente muestra algunas falencias en la formación conceptual de los estudiantes en esta temática, lo cual redunda en graves problemas para la comprensión de las aplicaciones concretas que se presentan en los años de estudio sucesivos. En este trabajo se hará referencia al aparato medidor de la velocidad de un fluido conocido como el tubo de Prandtl. Este instrumento es descripto en varios de los textos más conocidos de enseñanza de la Física elemental. La

presentación en muchos de ellos no nos parece adecuada para la buena asimilación conceptual por parte de los estudiantes. Sin pretender ser exhaustivos en el análisis bibliográfico nos remitiremos brevemente a continuación a algunas de las obras más conocidas. La obra de Gettys et al presenta el tubo con un dibujo sin indicación alguna de cómo se mide la diferencia de presiones (Gettys, 1989). Si bien la obra de Resnick aporta un buen dibujo del tubo de Prandtl, creemos que resulta difícil comprender que tiene una abertura en su parte frontal y el funcionamiento en si del tubo dista de ser explicado (Resnick, 2002). Tipler presenta el tubo de Prandtl en la forma de un “problema conceptual” de final de capítulo; trae

un excelente dibujo en colores pero no indica con claridad la pequeña abertura que enfrenta el fluido en movimiento, la cual para el lector novel pasará ciertamente desapercibida (Tipler,

profundidades (Pitot, 1732). Consistía simplemente de dos tubos conectados en la parte superior, uno de los tubos estaba simplemente abierto en su parte inferior mientras el otro

La idea de esta máquina, conocida como el

 

2005).

estaba doblado en su extremidad en forma que

En estas obras se pide al lector que arribe a la fórmula final por aplicación de la ecuación de Bernoulli. Hemos comprobado en nuestra actividad docente que esta actividad está en la mayoría de los casos por encima de la capacidad de los estudiantes: no se comprende el funcionamiento del tubo y el agregado de términos como “presión dinámica”, en este estadio de la formación, sólo contribuye a ampliar la confusión conceptual. Otros textos, como Alonso y Sears et al, no hacen mención del tubo de Prandtl limitándose a

la abertura enfrentase la corriente. La velocidad de la corriente resultaba igual a la raíz cuadrada de la diferencia de alturas entre los niveles del agua en ambos tubos. El propio Pitot dio cuenta en su memoria del asombro que le produjo el haber inventado un método tan simple para resolver una medición que se presentaba como muy difícil de llevar a cabo:

la

medición de la velocidad en tuberías por el

Pitot, es tan simple y tan natural que, tan pronto como la tuve, corrí hacia el río para

La explicación teórica dada por Pitot hacía

método de Venturi (Alonso, 1995), (Sears, 2004) . Libros de edición más antigua como el bien conocido de Sears y Zemansky y el de Ingard , no traen el tubo de Prandtl y si aportan

hacer el primer experimento con un simple tubo de vidrio, y el efecto obtenido cumplió con mis expectativas perfectamente. Después de esa primera experiencia, no podía imaginarme

el

tubo de Pitot para la medición de velocidades

que tan simple, y al mismo tiempo útil cosa,

en

gases. Deseamos destacar que la presentación

hubiese escapado a tanta gente capaz que

de estos textos es, en nuestra opinión, mucho más cercana a la capacidad de comprensión de los alumnos de primer año (Sears, 1957), (Ingard, 1966). Nuestra posición es la de remarcar que solo es

posible la enseñanza positiva del tubo de Prandtl

escribió y trabajó anteriormente sobre el movimiento del agua.

referencia a la caída del agua desde las fuentes del río, situadas obviamente a mayor altura:

si antes se pasa por la clara explicación del tubo

de Pitot para la medición de la velocidad de un

líquido en un cauce a cielo abierto. Esta situación está más cerca de los conocimientos

concretos de los alumnos, quienes están pasando

a esa altura de su formación, como es bien

conocido, en la mayoría de los casos del pensamiento concreto al abstracto. En lo que sigue haremos una breve descripción de la historia del tubo de Pitot, de la idea de deconstrucción aplicada al tubo de Prandtl y algunas propuestas prácticas.

2 LA INVENCIÓN DEL TUBO DE PITOT

Henri de Pitot (1695-1771) fue un ingeniero miembro del prestigioso Corp des Ponts et Chausses. Fue miembro de la Academia de Ciencias, a la cual entró en 1724, y también asociado a la Royal Society. Tuvo a su cargo numerosas obras de gran importancia tales como el Canal de Midi y el acueducto de Saint Clément en Montpellier. Fuera de la dirección de grandes proyectos también publicó numerosas memorias, especialmente en temas relativos a la hidráulica aunque también profundizó en otra gran variedad de temáticas. En 1732 informó a la Academia sobre la invención de un aparato de medición de la velocidad de la corriente de un río a diferentes

merced a su invención se permitiría a la corriente alcanzar su nivel de origen. En cierta forma es el equivalente dinámico del sifón invertido, método con el cual los ingenieros del Imperio Romano salvaban los valles muy profundos en sus acueductos (Gpnzález Tascón, 1992). Debe tenerse en cuenta además que la invención de Pitot, producto de la intuición antes que de avances teoréticos, precedió en varios años a la formulación de la ecuación de Bernoulli. Vale decir que históricamente no fue una aplicación de esta ecuación sino una invención claramente influenciada por una necesidad práctica. Para la construcción de los pilares de los puentes, dándoles la solidez necesaria, es indispensable conocer la velocidad de los ríos en función de la profundidad; la teoría prevaleciente a principios del siglo XVIII señalaba que así como la presión aumentaba en función de la profundidad también lo mismo sucedía con la velocidad de la corriente: las mediciones de Pitot habrían de refutar esta conjetura. Luego a Pitot le cupo en suerte tener que tomar a cargo suyo la orden real de construir un puente adosado al célebre Pont du Garde en la Provence. Hacer una modificación a este bien conocido acueducto majestuoso, una de las máximas obras de la ingeniería romana, que había sobrevivido las grandes crecidas durante

1500 años, habría de poner a prueba sus conocimientos de hidráulica. No cabe duda que entonces el tubo de su invención le habrá rendido buenos frutos: su puente aún continúa firme en su lugar de emplazamiento junto a la obra maestra romana [Pont du Gard].

El tubo de Pitot en sus primeras versiones no era un instrumento fiable. Sucesivas mejoras, en especial las aportadas por Henri Darcy en 1857 lo llevaron a un alto grado de confiabilidad [Brown, 2003].

3 LA DECONSTRUCCIÓN DEL TUBO DE PRANDTL

El breve relato histórico que se ha hecho muestra que en su origen la idea de Pitot era de una extraordinaria sencillez. Tanto en su aspecto práctico, un simple tubo que se coloca dentro del fluido en movimiento, como en la explicación que el inventor daba al aparato, simplemente una aplicación del principio de vasos comunicantes. Posteriormente la explicación se hizo más compleja y el propio tubo sufrió modificaciones al intentarse mejorar su desempeño.

El pensador francés Jacques Derrida ha presentado en el marco de sus investigaciones filosóficas el concepto de deconstrucción, sobre el cual se han mantenido en los últimos decenios no pocos debates teóricos. Derrida presentaba sus ideas acerca de la deconstrucción de todas las escrituras, descomponiéndolas en fragmentos, para luego conseguir una visión polisémica que abarque diversos ángulos. En especial se trata de lograr una visión del proceso por el cual se ha construido un concepto por medio de hechos históricos y acumulaciones metafóricas [Ferrater Mora, 2001].

Desde luego no es nuestra intención el pretender sumergirnos en estas complejas ideas para recién luego aplicarlas al campo que nos interesa. Pero si queremos hacer una analogía entre la deconstrucción que propone Derrida y el problema didáctico de la comprensión del mecanismo íntimo del tubo de Prandtl. Por una parte la comprensión nos viene por el conocimiento de la historia de su invención que nos aporta los elementos básicos, los cuales creemos forman una interesante presentación para estudiantes que desean dedicarse a la práctica de la ingeniería. Por otra parte agregamos la simple deconstrucción mecánica del aparato en sus partes componentes. Un aparato de medición es un conjunto, que puede alcanzar un alto grado de complejidad, de partes que se complementan y ayudan para

lograr la medición de los valores que interesan. El tubo de Prandtl implica la realización de dos mediciones simultáneas, la de la llamada presión dinámica (hecha por el tubo de Pitot) y la de la llamada presión estática (hecha por el tubo que no enfrenta la corriente). Estos simples hechos deben ser mencionados a los alumnos pues conforman el vocabulario esencial para la comprensión de las mediciones. Es conveniente que cada vocablo esté asociado con una forma de instalación experimental que sirva de base a la definición. La definición de variables de medición por un procedimiento meramente algebraico bloquea la intuición de quien estudia el tema y lo traslada a un universo donde prima la formulación sin el imprescindible contacto con la realidad. Siempre se debe tener en cuenta que un instrumento científico es concreto por definición y que los conceptos, que luego pueden llegar a un alto grado de abstracción y generalidad, emergen del sustrato empírico.

4 EXPERIMENTAL

Se propone guía experimental que va a continuación para guiar paso a paso a los alumnos en la construcción de “un medidor de velocidad de fluidos”.

PARTE1.

Nos planteamos medir la velocidad de fluidos, comenzando por gases como el aire y líquidos como el agua. Vaya realizando las siguientes tareas:

Ubique un grifo capaz de proveer un

caudal abundante de agua (cantidad de agua por unidad de tiempo) y coloque un canal improvisado que conduzca el agua en forma horizontal (preferentemente) u oblicua hacia el punto de desagote apropiado (sumidero, cantero de su jardín, etc.); esto puede hacerlo utilizando un trozo de canaleta o un recipiente alargado. 2. Busque un trozo de tubo

suficientemente transparente de modo que colocándolo verticalmente y llenándolo parcialmente de agua pueda ver claramente la superficie libre de la misma. Puede utilizar un trozo de tubo del llamado PVC cristal, un tubo de bolígrafo, un tubo de vidrio etc. Introduzca el tubo verticalmente en la corriente de agua que preparó en el punto 1 y compare el nivel de agua dentro y fuera del tubo. Anote en un cuaderno lo que observa, que debería ser lo siguiente: el nivel de agua será el

3.

1.

mismo en el centro del tubo y a un par de milímetros de la pared exterior. Contra las paredes puede haber alguna pequeña diferencia debida a efectos de tensión superficial; si no sabe qué es esto consulte a su docente. A qué se debe la diferencia de nivel observada?

4. Incline ahora el tubo, siempre introducido en la corriente de agua, orientando el extremo inferior del mismo oponiéndolo a la corriente, compare nuevamente los niveles de agua dentro y fuera del tubo y registre sus observaciones. El nivel dentro del tubo debiera ahora superar al nivel en el exterior. Si no logra observarlo deberá aumentar la velocidad del agua abriendo más el grifo, disminuyendo la sección transversal de su canal o proveyendo un ángulo de escurrimiento mayor. A qué se deben las diferencias observadas si lo concluyó en el punto anterior?

5. Una vez que haya obtenido éxito en el punto anterior (viene lindo no?) provéase de un medio de medir el

ángulo entre su tubo y la corriente, por ejemplo usando una tablilla vertical con ángulos marcados cada 15 ó 20 grados de arco. Verifique que el desnivel de líquido entre dentro y fuera del tubo varía con el ángulo de ataque y con la velocidad de la corriente que puede variar con el grifo. Registre sus

acaba

, de redescubrir el llamado tubo de Pitot.

observaciones y felicitaciones!

6. Compare los registros obtenidos por variación del “ángulo de ataque” del tubo y por variación del caudal/velocidad del agua. Concluya si se puede utilizar lo que acaba de experimentar para mediciones cuantitativas, si se puede suponer linealidad, etc. Registre todo lo que le parezca interesante (hasta las ideas locas) y discuta todo con sus compañeros, y luego con el docente.

NOTA: si tiene la suerte de tener cerca suyo un canal, arroyo o río de razonable caudal puede realizar desde el punto 2 en adelante al aire libre. En este caso la velocidad del fluido podrá modificarla interponiendo un obstáculo, como ser una tablilla; este es el principio de un dique derivador.

Como acaba de ver hemos adquirido una interesante capacidad para medir la velocidad de líquidos utilizando nuestro tubo de Pitot. También habrá advertido, o preste tención

ahora, a que en cambio no contamos aún con un instrumento de medición confiable, preciso,

cómodo, repetible, ni que pueda ser utilizado en posiciones diversas.

a

de

Pasamos

“perfeccionamiento” de nuestro instrumental.

ahora

la

etapa

PARTE 2.

Repase con sus compañeros lo observado y registrado hasta ahora. Trate de detectar las dificultades de medir velocidad de fluidos con

su tubo Pitot en el estado actual. Solo luego de

haber hecho esto y registrado sus conclusiones

vea el interrogatorio sugerido en el ANEXO 1.

Busque en Internet qué cosas son un tubo Pitot

L, un tubo Pitot S y tubos Pitot – Darcy.

Discuta si con el uso de estas modificaciones se

satisfacen las inquietudes que adquirió con el auxilio de las preguntas del ANEXO 1. No olvide registrar siempre sus conclusiones para evitar caer otra vez en las mismas dudas y dificultades. Vuelva a Internet y busque qué cosa es un tubo de Prandtl. Lo encontró?. Buena síntesis para responder a nuestra inquietud no?. Esto merece una nueva pregunta para usted: podremos hacer un tubo de Prandtl en forma simple y con materiales comunes y económicos?. Discútalo con sus compañeros, registre sus conclusiones, diseñe un tubo de Prandtl y compárelo con las sugerencias el ANEXO 2.

ANEXO 1

a) no sería conveniente curvar el tubo para enfrentar directamente la corriente de fluido?. Si se hace, podrá perjudicarse de alguna manera la medida?. Se puede verificar esto?.

b) No sería más fácil medir con una referencia estable y no respecto de la superficie libre de un líquido en movimiento?.

c) Se puede adaptar el sistema para medir velocidades verticales de fluidos?

d) Se podrá adaptar el sistema para medir velocidades en gases?

e) Se podrá construir una versión portátil?

ANEXO 2

A partir del analizado hasta el momento parece

que varias mejoras a la idea original de Pitot pueden hacerse, por lo menos ideológicamente

de modo simple a saber:

a) curvar el tubo original de modo de enfrentar directamente la corriente de

fluido con lo que se obtendría la máxima sensibilidad (Pitot L). b) agregar un segundo tubo para medir la presión de fluido en el mismo punto pero sin que sea afectada por la velocidad del mismo (Pitot S). c) complementar el instrumento conectando entre ambos tubos un manómetro diferencial que mida la diferencia entre la presión del primero, el Pitot L, que llamaremos presión total, y la presión en el segundo, que llamaremos tubo piezométrico, a la presión estática. La diferencia será la llamada presión dinámica. Reuniendo los tres puntos anteriores se obtiene la idea del llamado tubo de Prandtl. El tubo Pitot y el tubo piezométrico pueden ser solidarios entre sí ya que se trata de medir la presión idealmente en un mismo punto con y sin la influencia de la velocidad del medio. El manómetro diferencial puede o no ser solidario según la posición relativa de trabajo y según el fluido manométrico sea o no el mismo cuya velocidad se pretende medir. Insistiendo con la idea original de usar elementos comunes y de bajo costo se sugieren varias ideas para la construcción de un tubo de Prandtl.

MODELO 1

Por simplicidad comenzaremos con una propuesta para medir velocidad de un gas como puede ser aire:

Construya un tubo de Pitot tipo L y fíjelo a una tablilla de cualquier material. Tentativamente un trozo de placa de carpintero de 5x20x0,5 cm y conéctele un manómetro diferencial en “U”, con unos 10 cm de agua en cada rama. El Pitot L puede ser una tubo de vidrio curvado, un conector para tubos, de PVC, que puede adquirir en cualquier negocio de materiales sanitarios, o se quiere algo más pequeño, en un negocio de artículos para acuarios. Si tiene habilidad y experiencia manual, cualquier tubo rígido que pueda curvar, de cobre, aluminio, etc. obtenibles de restos de heladeras, acondicionadores de aire o artefactos a gas. El manómetro en “U” puede hacerlo con un simple trozo de PVC “cristal” fijo a la tablilla con grampas para cables, precintos o pegamentos varios. Este modelo le permitirá medir la velocidad de su bicicleta respecto del aire, de cualquier otro vehículo, del aire de un ventilador, extractor, secador de cabello, etc. En los negocios de artículos para sanitarios y plomería podrá adquirir también trozos de tubos de distintos diámetros con las correspondientes

reducciones para poder variar la velocidad y/o caudal en forma controlada.

MODELO 2

Para medir velocidad de líquidos deberá pensar y/o experimental algo más. Puede usar el Modelo 1 cuidando que el liquido manométrico sea insoluble en el líquido cuya velocidad desea medir y de densidad algo mayor; le dejamos que estudie porqué deben cumplirse estas condiciones.

Otra alternativa es que el manómetro diferencial no esté junto a los tubos sensores sino en cualquier otra parte, conectado por ejemplo con tubos de PVC que pueden contener aire como interfase, prestando atención a que no haya diferencias de temperatura ni otros efectos que alteren la presiones. Una pequeña diferencia de columna de aire no influirá sensiblemente sus resultados en esta etapa, ya que nuestro objetivo por ahora no es que sea constructor de velocímetros y caudalímetros sino que entienda la simple pero tecnológicamente importante ciencia que generaron estos simples ingenios.

Si las velocidades de fluido llegan a ser muy grandes deberá calibrarse el tubo de Prandtl teniendo en cuenta el número de Reynolds, en el que se basa un criterio para decidir cuán laminar o turbulento es el movimiento de un fluido.

5 CONCLUSIONES

Entendemos que el proceso de presentación en el primer año universitario de los métodos de medición de las velocidades en el seno de un fluido por aplicación de la ecuación de Bernoulli debe pasar por la presentación en primer lugar del aparato de Pitot, poniendo un cierto énfasis en las circunstancias históricas de su invención, en especial el hecho de su utilización primitiva en corrientes de agua a cielo abierto. El instrumento de fácil construcción que presentamos en esta nota permite realizar diferente tipos de mediciones sin demasiadas complicaciones. Una vez que los alumnos hayan alcanzado de esta forma la comprensión de los conceptos principales podrán sin dificultades entender el procedimiento de medición implicado en el tubo de Prandtl, aún cuando el mismo no esté a su disposición en el laboratorio.

REFERENCIAS

Alonso M., E. J. Finn, Física, Addison-Wesley Iberoamericana, 1995, ISBN: 0-201-62565-2.

Brown, G. O., 2003. Henry Darcy's perfection of the Pitot tube, in Henry P. G.Darcy and Other Pioneers in Hydraulics:Contributions in Celebration of the 200th Birthday of Henry Philibert Gaspard Darcy, G.O. Brown, J.D. Garbrecht, and W.H. Hager (eds), ASCE, Reston, VA. pg. 14-2.

Ferrater Mora, Diccionario de Filosofía, Ariel, Barcelona, 2001. Para una aproximación a la obra de Jacques Derrida ver además el sitio http://www.jacquesderrida.com.ar/index.htm

Gettys W. E., F.J. Keller, M.J. Skove, Physics, McGraw-Hill Book Company, 1989, ISBN: 0-

07-033555-9.

González Tascón, I., Fábricas hidráulicas españolas, Biblioteca CEHOPU, 1992, ISBN:

84-7790.147-3.

Ingard U., W. Kraushaar, Introducción al estudio de la Mecánica, Materia y Ondask, Editorial Reverté, 1966.

Pitot H., Description d’une machine pour mesurer la Vitesse des eaux courantes et le sillage des vaisseaux, Mémoires de l’Académie, Noviembre 1732. Para mayor información sobre Henri Pitot se ruega consultar Internet, en especial el sitio http://www.pontdugard.fr/

Resnick R., D. Halliday, K.Krane, Física- Volumen 1, CECSA, 2002, ISBN: 970-24-0257-

3.

Sears F., M.Zemansky, H.Young, R.Freedman. Física Universitaria-Volumen 1, Pearson Education, 2004, ISBN 970-26-0511-3.

Sears F., M.Zemansky, Física General, Aguilar,

1957.

Tipler P., G. Mosca, Física para la ciencia y la tecnología, Quinta Edición, Editorial Reverté, 2005, ISBN: 84-291-4401-3.