Vous êtes sur la page 1sur 2

Vinila Von Bismark & The Lucky Dados, Sala Óxido, Guadalajara, 11/02/2011

Para disfrutar de un concierto y salir satisfecho siempre he considerado que el grupo al que vas
a ver necesita una adecuada combinación de aptitud y actitud. Hay otros factores que pueden
condicionar la experiencia, desde tu estado anímico y físico hasta, por supuesto, que el grupo
tenga buenas composiciones, o al menos que te gusten. Pero cuando uno decide pagar una
entrada es porque el grupo le atrae. Una vez que hay flechazo, lo más importante es la aptitud
de la banda a la hora de interpretar sus canciones y la actitud escénica necesaria para
involucrar a a la audiencia en el espectáculo.

Lo que me quedó claro a la conclusión de la actuación de Vinila Von Bismark & The Lucky
Dados en el Fuckin’ Fest celebrado en la Sala Óxido de Guadalajara es que han logrado
diseñar una fórmula ganadora, con las dosis correctas de aptitud y actitud que coronan esa
propuesta de rockandroll de los años 50’s combinada con ese punto pícaro y burlesco que
ofrece la figura de la pin-up rubia, de origen granadino, que se encarga de cantar y de encantar
al respetable.

Cuando una banda consigue tener aptitud y actitud logra superar cualquier obstáculo, previsto
o no, que se presente durante la actuación. Con la aptitud y actitud adecuada, Vinila Von
Bismark & The Lucky Dados supieron cubrir la ausencia de la sección de viento que desfila por
su disco.

Una sección de viento que se encarga de dotar a su música de un toque swing, bailable, y que
eché de menos en el arranque del comienzo de su actuación con “Evil Circus”. Sin embargo,
una vez superada la decepción inicial, gracias a la actitud de The Lucky Dados y de la reina del
cabaret patrio, a los diez minutos de concierto ya no me acordaba de los vientos porque todos
los presentes estábamos bailando como malditos.

Con la actitud adecuada también es posible superar el mal sonido con el que dio inicio el
concierto. El sonido de la primera canción, “Evil Circus”, fue molesto, confuso y poco definido,
al menos en la primera fila, aunque fue mejorando según la banda fue interpretando las
canciones de su primer y único trabajo discográfico conjunto. “Oh Baby”, “Say Goodbye” y “The
Railway”, un tema propio que The Lucky Dados interpretaron en el paso al primer cambio de
vestuario de Vinila.

The Lucky Dados también iniciaron una extensa adaptación del clásico de Soft Cell, “Tainted
Love”, muy coreada por el respetable; para una vez Vinila regresó a escena, enfundada en un
vestido rojo de lentejuelas, seguir con su repertorio, empezando con “Rob Your Soul”, cuyos
coros tienen una similitud a los de “Tainted Love”, lo que permitió dar continuidad al
espectáculo con canciones como “Tropicana”, “Love 4 Sale”, “Runnaway” o “Fly”.

Con el ecuador de la actuación superado, nuevo paso de Vinila Von Bismark por bambalinas
mientras Pedro Herrero presentó a The Lucky Dados y se marcó un solo de guitarra entre el
publico. Momento éste que sirvió para que el trío demuestre de forma individual su pericia y
aptitud instrumental, por si había alguna duda.

El batería, Carlos Mirat ofreció un espectular solo de batería, que culminó aporreando con sus
baquetas las cuerdas del contrabajo de Carlos López mientras se ganaba una gran ovación. Y
si hablamos de actitud, hay que destacar la figura del contrabajista que domina su instrumento,
que lo arrastra por las tablas como quien mueve una pluma, que es capaz de hacerse un solo
mientras se tumba sobre el filo del escenario ante los vítores de la audiencia y que derrocha
actitud a raudales.

Con Vinila de regreso, el cuarteto encaró sus últimas canciones, como la versión de “Break
Away”, que The Lucky Dados incluyen en su disco en solitario -Crash’em Down-; y “Bad Boys”
-que bien podría ser “Bad Girls- antes de llegar al momento del bis; en el que ofrecieron “This
Boots Are Made For Walking” y cerraron su espectáculo cabaretero con “Where’s My Sugar?”.

Fuckin’ Fest
La actuación de Vinila Von Bismark se desarrolló en el marco del Fuckin’ Fest de la Sala Óxido
de Guadalajara, donde también actuaron otras tres formaciones: Rollercoaster Kills, a quienes
por cuestiones de horario no pudimos ver; Fiura, que presentaron las canciones de Las Raíces
del Árbol Caído; y Hussein Jonhson; el trío burgalés llamó la atención con su propuesta de hard
rock setentero y energético aunque fueron de más a menos.