Vous êtes sur la page 1sur 3

La determinación del punto medio del brazo se realiza con una cinta métrica de

precisión, midiendo entre el proceso del acromion (hombro) y el olecranon


(codo) y marcando el punto medio exacto sobre la piel con la ayuda de un lápiz
demográfico.

Esta referencia servirá de base para la toma de los pliegues cutáneos bicipital
y tricipital, además de ser el punto donde se medirá el contorno medio del
brazo, parámetro útil para la determinación del área muscular del brazo y el
cálculo de la masa muscular esquelética total del organismo (medidas
complementarias a la de composición en grasa del mismo).

Pliegues cutáneos Bicipital y Tricipital.


Con esta referencia se toma en la parte anterior del brazo, sobre el músculo
bicipital, el pliegue que recibe ese mismo nombre, y en la zona posterior, sobre
el tríceps, el pliegue cutáneo tricipital. La gran asimetría en la circunferencia
braquial del tejido adiposo subcutáneo obliga a ser especialmente riguroso en
la localización de los puntos exactos donde realizar la medida y en el manejo
del lipocalibre.

En primer lugar hay que localizar y


marcar los puntos exactos donde
realizar la determinación del espesor
del pliegue cutáneo (sobre el brazo
izquierdo para las personas diestras
y en el contrario si el sujeto fuera
zurdo. Se busca con ello que el
desarrollo muscular más acentuado en el brazo mas hábil
influya lo menos posible en las determinaciones biométricas).

En la gráfica de la izquierda vemos el lugar donde mediremos el espesor de la


piel mas el tejido subcutáneo frente al bíceps braquial, mientras que el la
gráfica situada a la derecha observamos las marcas correspondientes a los
puntos donde se efectuaran las determinaciones del los pliegues tricipital y
subescapular.

Técnica de sujeción del pliegue cutáneo para su medida.


Separe con la mano izquierda (si es diestro, si no con la contraria) la piel y el
tejido subyacente, evitando traicionar de la masa muscular (fácil de identificar
por su tacto similar al de cordones), y sujete con firmeza para que no se
retraiga de nuevo. Sobre ese "pellizco" así separado y siempre sujeto se
aplicaran las valvas del lipocalibre para efectuar la medida de su espesor. En
aquellas situaciones en las que la tirantez de la piel, el sudor, etc... , dificulten
su separación y sujeción se habrá de tener especial cuidado de no permitir que
sean las pinzas del lipocalibre las que queden en solitario "pellizcando" el
pliegue cutáneo.

Sobre la zona
anterior del brazo se
mide el espesor del
pliegue cutáneo
bicipital y sobre la
posterior el
tricipital.

Observe como en ambos casos el pliegue esta sujeto por los dedos del
antropometrista y no por las valvas del lipocalibre. Ademas esta sujeción que
realiza el experimentador se realiza a un centímetro del lugar donde se ha de
realizar la medida, para no alterar con la presión de sujeción el espesor de
dicho pliegue.

Aunque los sujetos medidos en ambos son de distinto sexo, y esto acentúa las
diferencias en los espesores d e los pliegues observados en las dos gráficas,
nótese la gran diferencia que existe entre ambos (el bicipital es mucho mas
pequeño que el tricipital en la inmensa mayoría de los casos).

Esta gran asimetría puede dar origen a grandes errores en las estimaciones de
otros parámetros posteriores si no se han tomado bien estos espesores, por lo
que habrá que cuidar con rigor la localización del punto medio del brazo y la
colocación del lipocalibre, frontal al músculo y perpendicular la pliegue.