Vous êtes sur la page 1sur 3

Realismo En Francia:

A lo largo de su historia Francia ha basculado entre el realismo y el nacionalismo. El


gaullismo representa un equilibrio entre ambas tendencias, que cada presidente interpreta de
forma personal. Chirac se inclinó por la ceguera nacionalista y soñó con que Francia dirigía
una Europa autónoma que, apoyada por Rusia y China, era capaz de controlar a Estados
Unidos.

En el presidente Sarkozy, por el contrario, pesa el realismo más clásico, el que procede de la
teoría de Maquiavelo y de la práctica de Talleyrand. Como reconocía el socialista Védrine a
Quiñonero, «si Europa aspira a jugar algún papel, como potencia, los europeos tendrán que
negociar con los americanos los contornos de la futura alianza». Eso es, exactamente, lo que
Sarkozy está tratando de hacer.

Atrás queda el antinorteamericanismo pueblerino y envidioso de Chirac, que no conducía más


que a poner en evidencia las propias limitaciones. Sarkozy es un nacionalista francés que busca
la defensa del propio interés y, sobre todo, la influencia internacional. Para lograrlo trata de
restaurar la confianza con Washington para, a continuación, establecer un diálogo estratégico.
Sólo así se puede influir en Washington, sólo así se pueden defender los intereses nacionales en
un entorno global. El mismo camino que siguió Aznar y que el hoy Presidente francés no dudó
en alabar.

La crisis de Irán nos muestra en acción a la nueva diplomacia francesa. Como en tiempos de
Talleyrand, París habla de guerra para dar opción a la diplomacia. Una de las razones de los
fracasos cosechados hasta la fecha con Irán es que, con toda la razón, los ayatolás no se han
tomado en serio las amenazas de Europa. Sabían que Chirac y Schröder nada harían a la postre,
como Rusia y China. Sarkozy trata de romper el estancamiento mediante una retórica más dura,
la aprobación de sanciones económicas contundentes y haciendo más creíble el uso de la fuerza.
No parece que en Washington estén preparando un ataque inmediato, pero sólo haciéndolo
probable es posible, que no seguro, que Irán negocie y dé marcha atrás.
Realismo En Espana:

La etapa de romanticismo fue una edad de creatividad en literatura, arte, y crecimiento


impactante . Fue un período entre romanticismo y el siglo veinte, el siglo de modernismo y
literatura y arte de hoy. La causa más importante a la transición del romanticismo al
realismo en Europa y en España es la Revolución Industrial. La Revolución Industrial
comenzó en el siglo dieciocho en Inglaterra y a mitad del siglo diecinueve llego en toda
Europa y los Estados Unidos. Muchas invenciones transformaron la sociedad europea y
aceleraron el crecimiento de la burguesía, las ciudades, y más importante, de la clase obrera
urbana.

Muchas de estas invenciones fueron inventadas en los Estados Unidos e Inglaterra, pero el
efecto de estas invenciones sobre España fue muy importante. Algunas de estas invenciones
importantes durante la Revolución Industrial incluyen: el ferrocarril (1804), el barco a
vapor, la fotografía (1826), la electricidad de Thomas Edison (1817), y el telégrafo en 1836
(inventado por Samuel F.B. Morse en Poughkeepsie, NY). Otras invenciones incluyen el
teléfono, el automóvil de gasolina, la maquinilla, el fonógrafo, y mucho más. Esta oleada de
creatividad e invenciones se crea prosperidad económica y crece la influencia de la
burguesía en todos aspectos de la vida que incluyen arte, literatura, teatro, políticas, y
economía.

Además de las invenciones y la creatividad de inventores, una serie de otros factores


ideológicos, políticos, sociales, y económicos ayudaron a crear un ambiente que puso a la
burguesía en el centro de la sociedad español. A causa de esto y el facto que la clase obrera
era más importante, la realidad física esta al centro de todo. El país de España estaba en un
estado muy confuso y separado. El periodo de realismo fue una etapa de transformación
social que incluyo a la sociedad burguesa, capitalista, democrática, y liberal. Nuevas ideas
filosóficas y científicos ayudaron al desarrollo del realismo. Comte, la idea que la
humanidad sigue tres etapas (centro como dios y el alma, centro como ser humano, y centro
científico y social), filosofía positivista, y la razón y el moral todos fueron muy importantes
y nuevas ideas del realismo.

La combinación de estas ideas juntos con la Revolución Industrial y los eventos importantes
por todas partes del mundo (como la Guerra Civil en los EEUU o la unidad nacional de
Italia) asistieron en la crearon de las tres etapas de Realismo: Costumbrismo, Realismo, y
Naturalismo.

Costumbrismo es caracterizado como una reacción contra los excesos del romanticismo.
Romanticismo fue muy emocional y altisonante y obras del costumbrismo contuvieron
mucha descripción con un énfasis del criticismo. Las obras fueron ensayos, obras del teatro,
cuentos, y novelas. El propósito del costumbrismo fue defender lo propio y lo tradicional.
El pueblo y un carácter distinto de la cuenta fueron durante costumbrismo. La segunda
etapa, realismo, describo las cosas y la gente como son y no como deben ser. Durante
realismo, obras de literatura y arte fueron muy literal, frío , y imparcial. La realidad fue más
importante y las obras de literatura fueron espejos de literatura. La etapa final de realismo,
naturalismo, fue un realismo exagerado en preparación por modernismo. No fue espiritual y
la prosa fue más importante a naturalismo con un énfasis sobre la novela. La realidad y las
cosas naturales fueron más importantes durante esta etapa. Autores de realismo incluyen
Benito Pérez Galdós, Pedro Antonio de Alarcón, José Maria de Pereda, Juan Valera,
Vicente Blasco Ibáñez, y muchas más.
El realismo fue no solamente un movimiento de literatura pero un movimiento de
crecimiento. Muchas nuevas invenciones y ideas filosóficas contribuyeron al crecimiento
del realismo. Eventos en otros países del mundo y adelantos científicos también ayudaron a
formar el concepto del realismo. La literatura y el arte del realismo fueron espejos de
sociedad y realidad. Aunque las obras de este periodo fueron menudo fría e imparcial, estas
obras hablaron sobre sociedad y la burguesía. Este movimiento fue una etapa de realidad en
preparación por los problemas y malestares sociales que plagarían España en el futuro
próximo.