Vous êtes sur la page 1sur 16

Materia: Microeconomía

Profesor: Sebastián Rocha


Clase: N° 11
Unidad Nº 4
Tema de la clase: Teoría del Equilibrio General. Diferencias con el equilibrio parcial.
Condiciones de Equilibrio en la Producción y el Consumo. La integración
en el consumo y la producción. Consideraciones de equidad distributiva.

Introducción

Al comenzar el desarrollo de la carpeta definimos que la microeconomía se ocupa del estudio del
comportamiento económico de las diferentes unidades que toman decisiones individuales como son los
consumidores, los propietarios de los factores y las empresas productoras de bienes.

A primera vista se podría imaginar que la microeconomía percibe los comportamientos de esas unidades
económicas y el funcionamiento de cada uno de los mercados en forma aislada, es decir, cada uno de ellos
separado de los demás.

En verdad, la microeconomía estudia con particular atención la combinación entre estas unidades y los
diferentes mercados. Para esto debemos considerar un modelo integrador de la economía denominado “modelo
de equilibrio general”1.

Como es de esperar, se trata de un problema muy complejo, por lo que adoptaremos varios supuestos
simplificadores para abordarlo.

En primer lugar sólo analizaremos la conducta de los mercados competitivos, en los que cada uno de los
consumidores y de los productores consideran los precios como dados y actúan consecuentemente tomando
decisiones optimizadoras. El estudio del equilibrio general en competencia imperfecta es muy interesante pero
demasido díficil de analizar en un curso introductorio de microeconomía.

En segundo lugar adoptaremos el supuesto simplificador habitual al considerar el menor número posible de
bienes y de consumidores. Como veremos más adelante, con este supuesto pueden describirse muchos
fenómenos interesantes. En tal sentido, se considerarán sólo dos bienes y dos consumidores, aún cuando todos
los aspectos del análisis de equilibrio general que abordaremos pueden generalizarse a un número arbitrario de
consumidores y de bienes.

En tercer lugar, analizaremos el problema del equilibrio general por etapas. Conoceremos primero las
herramientas conceptuales y analíticas necesarias para las siguientes desarrollos. Luego partiremos de una
economía en la que los individuos tienen dotaciones fijas de bienes y veremos cómo pueden intercambiarlos
entre sí, suponiendo que no hay producción. Este caso se conoce, naturalmente, como intercambio puro o
equilibrio general en el consumo. Una vez que comprendamos claramente este tipo de mercado, introduciremos
la producción en el modelo de equilibrio general e integraremos ambos modelos. Finalmente se presentarán
algunas consideraciones sobre aspectos de equidad relacionados a la distribución de recursos resultante.

4.1. Análisis de equilibrio general vs. equilibrio parcial

Hasta este momento, en los modelos que hemos utilizado, el precio y la cantidad se determinaban en cada uno
de los mercados por las curvas de oferta y demanda, suponiendo que el resto de los precios de la economía
estaban dados. Es decir, cada uno de los mercados analizados era independiente del resto y con contenido
propio y, a los fines prácticos, no estaba influenciado por ninguna variable fuera del propio modelo utilizado;
cambios en los precios de un mercado no representaban repercusiones significativas sobre el resto de los
mercados de la economía. En la realidad esto no sucede. Siguiendo a Edwin Mansfield2: “Ningún mercado
puede ajustarse a un cambio en las condiciones existentes sin que haya un cambio en los otros mercados, y en
algunos casos el cambio en los demás mercados puede ser realmente sustancial”. Esto se debe a que un
mercado para cualquier bien está de alguna manera relacionado con el resto de los mercados.

1
León Walras (1834-1910), un economista francés del siglo XIX, fue el primero en construir un modelo de
equilibrio general de una economía perfectamente competitiva. Su modelo se fue modificando en el transcurso del
tiempo, pero la formulación general permanece casi igual. Wilfredo Pareto (1848-1923) fue otra gran figura del siglo
XIX en el desarrollo de este campo.
2
Mansfield, E. (1990). Microeconomía: Teoría y Aplicaciones, Editorial tesis, Buenos Aires.

Prof. Sebastián Rocha Microeconomía


Por ejemplo, supóngase que la demanda de carne vacuna se traslada hacia la izquierda. Hasta ahora asumíamos
que cuando el precio y la producción de carne vacuna cambiaban como respuesta a este cambio en las
condiciones existentes, los precios de los demás productos permanecían fijos. Sin embargo, el mercado de
carne vacuna no está aislado de los mercados de carne de pollo, de carne de pescado y de otras carnes (aunque
tampoco está completamente aislado de los mercados de otros bienes y servicios). Por lo tanto, el mercado de
carne vacuna no puede ajustarse sin perturbar el equilibrio de los otros mercados, y sin ser afectado por los
efectos de tales perturbaciones.

Esta distinción nos permite denominar a aquellos análisis que desarrollamos en las unidades precedentes como
situaciones de equilibrio parcial, mientras que de aquí en adelante estaremos en presencia de situaciones en
donde los precios de todos los mercados están interrelacionados, lo que denominaremos análisis de equilibrio
general.

Al análisis que supone que los cambios en el precio pueden darse sin causar cambios significativos en los
precios de otros mercados se lo denomina análisis de equilibrio parcial y es la base de los desarrollos de las
unidades precedentes. Por el contrario, al análisis que tiene en cuenta las interrelaciones entre los precios se lo
denomina análisis de equilibrio general

El análisis de equilibrio general permite evaluar la movilidad de variables económicas en un mayor número que
en el análisis de equilibrio parcial. Esta movilidad sucede mientras otras variables que no se consideran
estrictamente económicas se mantienen constantes (ceteris paribus), característica que hace de él un excelente
instrumento para la argumentación no contextual.

Ahora bien, ambos tipos de análisis son de mucha utilidad, siendo cada uno de ellos valioso a su manera. El
análisis de equilibrio parcial es adecuado en los casos en que un cambio en las condiciones de un mercado tiene
pocas repercusiones sobre los precios de los otros mercados. Sin embargo, si un cambio en las condiciones de
un mercado conduce a importantes repercusiones en los otros precios, puede ser necesario un análisis de
equilibrio general

La existencia del equilibrio general


Uno de los problemas fundamentales en cuya solución se ha utilizado el análisis del equilibrio general es el
siguiente: si una economía fuera perfectamente competitiva ¿sería posible que todos los mercados estuviesen
simultáneamente en equilibrio? En otras palabras ¿existe un conjunto de precios tal que todos los mercados
estén simultáneamente en equilibrio?

Definamos más detalladamente una situación de equilibrio general y las condiciones que deben verificarse a los
efectos de poder responder estos interrogantes:

1) Cada consumidor elige libremente la canasta (conjunto) de bienes que más desee,
sujeto a su restricción presupuestaria que es fija y está dada por el precio de los diferentes bienes de la
economía.
2) Cada consumidor ofrece la cantidad de factores productivos que desee, dados los
precios de los insumos en el mercado de factores.
3) Cada empresario maximiza el beneficio bajo restricciones tecnológicas, de acuerdo a
la demanda que enfrenta por el bien que produce y según las ofertas disponibles de insumos que
emplea.
4) En todos los mercados de bienes y de factores la cantidad demandada es igual a la
cantidad ofrecida a los precios existentes.
Podemos ver que los supuestos de los modelos de equilibrio general suelen ser bastante rigurosos (perfecta
competitividad, precios dados, tecnología fija, etc.). En un caso de dos agentes, familias y empresas, también se
supone pleno empleo, preferencias invariables y se eliminan los mercados intermedios. Las familias venden
factores de producción a las empresas y éstas a su vez venden a las familias bienes finales. Las empresas
buscan maximizar su ganancia y las familias su utilidad. El equilibrio en el largo plazo se dará cuando los
precios sean iguales a los costos promedio de la producción. Esto nos da una idea de cómo se ínterrelacionan
los distintos mercados y de cómo un cambio en el precio de un bien final nos empujará a otro equilibrio donde
ambos actores maximizan.

Indudablemente, para alcanzar un estado de equilibrio general, deben cumplirse muchas condiciones a la vez.
En las próximas secciones estaremos desarrollando un modelo simplificado de equilibrio general, de modo de

Prof. Sebastián Rocha Microeconomía


comprender el funcionamiento. Si bien podría definirse el modelo a través de la utilización de análisis
matemático mediante la notación de un conjunto de ecuaciones, dejaremos esto de lado y nos concentraremos
en los aspectos conceptuales.
Análisis del modelo simplificado.
Desarrollemos un modelo de equilibrio general que nos permita mostrar de manera más completa la naturaleza
del equilibrio en una economía perfectamente competitiva. Supondremos por simplicidad, una economía que se
compone de dos sectores, uno empresario y otro consumidor. Habitualmente se representa a través de un
gráfico una economía con flujos de ingreso (monetario) y con flujo de bienes y servicios (real) entre las
familias y empresas. Supondremos que las empresas realizan toda la producción y que todos los insumos
provienen de los consumidores. Es decir, no existen bienes intermedios (ej. bienes producidos por una empresa
y que son utilizados en la producción de otra empresa).

Además, supondremos que los consumidores obtienen sus ingresos sólo de la venta de los insumos a las
empresas, y que este ingreso se gasta totalmente en la compra de los productos de las empresas. Asimismo,
supondremos que la cantidad de los insumos ofrecidos por cada consumidor es fija e independiente del nivel de
los precios de los insumos.

Prof. Sebastián Rocha Microeconomía


Gráfico 4.1 – El flujo circular de la actividad económica

Al estar este modelo en equilibrio, el flujoGastos


total dede
losConsumo
ingresos en dinero (monetario) desde las empresas hacia
las familias es igual al flujo de pagos desde las familias hacia las empresas por la compra de bienes. De este
equilibrio estaremos hablando en esta oportunidad y no del desplazamiento de una situación de equilibrio a
otra. Por último, como ya hemos mencionado, todos los mercados son competitivos, es decir, las empresas son
Bs. y Ss.yReales
tomadoras de precios y existen infinitos compradores vendedores para el mismo producto.

Una vez definidos


FAMILIAS los supuestos del modelo estamos en condiciones de entender el modelo, aunque primero
EMPRESAS
1- Proveedores de RR 1- Usuarios de RR
debemos comprender ciertas herramientas que nos van a ser muy útiles para este
2- Consumidores
fin.
2- Vendedores

Serviciosen
4.2. El diagrama de Edgeworth Productivos
el consumo y en la producción

Una vez que se considera más de un mercado individual, el análisis de la asignación óptima de recursos se
vuelve sumamente útil y atractivo para entender
IngresoelMonetario
funcionamiento de toda la economía en su conjunto. Para
poder desarrollar el modelo integral de equilibrio general, es necesario primeramente acudir a una herramienta
gráfica denominada diagrama de Caja de Edgeworth3. Este diagrama permite mostrar la interrelación entre dos
actividades económicas cuando la cantidad total de bienes consumidos o insumos utilizados en la producción
permanece constante. Para entender la construcción del diagrama, supondremos que existen dos consumidoras,
Marisa (M) y Daniela (D), y que ellas son las propietarios de los dos únicos bienes de la economía, remedios
(R) y alimentos (A), que están disponibles en cantidades absolutamente fijas .

3
La Caja de Edgeworth debe su nombre al economista inglés Francis Edgeworth (1845-1926) quien utilizó por
primera vez este instrumento analítico

Prof. Sebastián Rocha Microeconomía


Gráfico 4.2- La construcción de la caja de Edgeworth para un problema de consumo

Para construir la caja de Edgeworth se construye un origen para Marisa (M) , llamado OM , y medimos las
cantidades de alimento en el eje horizontal (abscisa) y las cantidades de remedios en el eje vertical (ordenada)
que tiene nuestra consumidora. Al lado de este gráfico puede contruirse otro similar para Daniela (D) con
origen OD . Estos dos gráficos se presentan en la primera parte del gráfico 4.2.

A continuación rotamos 180º el gráfico de Daniela para que aparezca “hacia abajo” (como muestra la segunda
parte del gráfico 4.2). El diagrama de la caja de Edgeworth se forma al unir el gráfico de Marisa con el de
Daniela rotado.

Prof. Sebastián Rocha Microeconomía


Gráfico 4.3- Caja de Edgeworth para un problema de consumo

Observemos que debe cumplirse lo siguiente: la cantidad consumida por Marisa de alimento más la cantidad
consumida por Daniela debe ser igual a la cantidad total de alimento disponible. Matemáticamente:

AM + AD = A

Lo mismo sucede con las cantidades de remedios

RM + R D = R

Por lo tanto, la longitud de la caja mide la cantidad fija del bien que representa; cuando se unen las dos mitades
en la segunda parte del gráfico 4.2 ambos ejes coinciden. Así obtenemos el gráfico 4.3.
La cantidad de alimento que tiene Marisa se mide horizontalmente desde el origen OM mientras que su
cantidad de remedio se mide verticalmente desde OM . Por lo tanto, cualquier punto en el diagrama de caja
indica una cierta cantidad de ambos bienes consumidas por Marisa. El punto P del diagrama está indicando
que Marisa consume OM AM de alimento y OM RM de remedio. La cantidad de alimento que Daniela
consume se mide por la distancia horizontal a la izquierda del vértice superior derecho de la caja. Por su parte,
la cantidad de remedio que consume Daniela se mide por la distancia vertical hacia abajo del vértice superior
derecho de la caja. Esto indica que la caja se construye mostrando que todo lo que no consume un individuo de
la totalidad de un bien que dispone la economía, lo consume el otro (para ambos bienes). Así en el punto P,
Daniela consume la distancia OD AD = A − OM AM de alimento y OD RD = R − OM RM de remedio.

En síntesis, la longitud y la altura de la Caja de Edgeworth representan las cantidades totales de los
dos bienes que ambos consumidores tienen conjuntamente, y cada punto de la caja representa una
asignación de las ofertas totales de los dos bienes entre los dos consumidores.

Obviamente, este diagrama se puede utilizar tanto para problemas de producción como para problemas de
consumo. Del mismo modo que lo hicimos recién para el intercambio de bienes, en la dimensión de la
producción podríamos esquematizar el proceso productivo de dos bienes (remedio y alimento), a través de la
utilización de dos factores (trabajo y capital). De esta forma el diagrama podría mostrar la cantidad producida
de remedio utilizando trabajo ( L ) y capital ( K ) y la cantidad producida de alimento también con la
utilización de estos dos insumos. A través de la caja de Edgeworth identificaríamos al trabajo en el eje vertical
y al capital en el eje horizontal. Otra vez, un punto interior de la caja estaría mostrando la cantidad de L y
K utilizada en la producción de remedio y a su vez, la cantidad de L y K empleada en la producción de
alimento.

Gráfico 4.4 - Caja de Edgeworth: producción

Prof. Sebastián Rocha Microeconomía


Análogamente, un punto interior de la caja como Q estaría mostrando que en la producción de alimento se
utiliza una cantidad de trabajo igual a O A L A y una cantidad de capital O A K A mientras que en la
producción de remedios se emplea una cantidad OR LR = L −L A de trabajo y una cantidad
OR K R = K −K A de capital

4.3. Condiciones de equilibrio en el consumo y el intercambio

En esta sección entenderemos, mediante el uso de la Caja de Edgeworth, el proceso de intercambio en el


consumo. Para empezar, consideremos una economía muy sencilla siguiendo los ejemplos que venimos
empleando. Existen sólo dos consumidoras, Marisa y Daniela, y sólo dos bienes, alimento y remedios. Por el
momento suponemos que no existe producción de bienes. Por lo tanto, el problema se resume a la asignación
de una cierta cantidad de alimento y remedio entre los dos consumidores. El ejemplo más claro es el de dos
náufragos que se encuentran en una isla y cuentan con una cantidad fija de alimento y remedio que estaba en el
barco del cual provenían.

Veamos el siguiente gráfico para ver la disposición inicial de bienes de Marisa y Daniela y la forma en que
podrían intercambiar bienes de acuerdo a sus preferencias.

Prof. Sebastián Rocha Microeconomía


Gráfico 4.5 - Caja de Edgeworth: consumo

El punto P representa la situación inicial en donde cada consumidora se encuentra con cierta cantidad de
ambos bienes. Si ellas tienen libertad para intercambiar sus bienes, ¿cuál será el resultado una vez que el
intercambio comience?; ¿ será el intercambio beneficioso para ambas?.

Para poder contestar a estos interrogantes debemos incorporar en la caja de Edgeworth las curvas de
indiferencia para cada una de la consumidoras. Las curvas M 1 , M 2 , M 3 , representan el mapa de curvas
de indiferencia para Marisa. Obviamente, cuanto más hacia la derecha esté la curva, mayor será el nivel de
utilidad. Para Daniela, el mapa de curvas de indiferencia está dado por D1 , D2 , D3 . En este caso, la curva
más a la izquierda representa un nivel de utilidad superior (note que el nivel de utilidad para ambos aumenta en
dirección contraria, es decir, aumenta a medida que la curva de indiferencia se encuentra más alejada del origen
respectivo).

Dada la asignación inicial de alimento y remedio (punto P ), observamos que Marisa está sobre la curva de
indiferencia M 2 y Daniela sobre la curva de indiferencia D1 . En este punto, la tasa marginal de sustitución
M D
entre el remedio y el alimento para Marisa ( TMS R , A ) es mayor que para Daniela ( TMS R , A ). Note que la
pendiente en P de la curva M 2 (graficada con el segmento TT’)es mayor que la de la curva D1 (graficada
con el segmento SS’) . Por esta razón, Marisa estará dispuesta a sacrificar unidades de remedio por obtener
alguna unidad adicional de alimento. Evidentemente, Daniela estará en una situación opuesta. Si las partes
involucradas pueden comerciar libremente, situaciones como ésta conducirán al intercambio y ambas se
beneficiarán del mismo. A partir del punto P , Marisa entregará algo de remedio a Daniela recibiendo
alimentos a cambio. Sin embargo, no puede predecirse el punto exacto hacia el cual se moverán. Si en el
intercambio Marisa es más astuta negociando, terminarán en el punto E 0 , en donde Daniela permanece sobre
la misma curva de indiferencia y Marisa está en una situación mejor ( M 3 preferible a M 2 ). Por otra parte,
si Daniela es la mejor negociadora, es posible que logre que Marisa acepte la asignación del punto E1 , donde
Marisa no ha mejorado su situación aunque Daniela alcanzará una curva de indiferencia más elevada (pasa de
D1 a D2 ). Seguramente, el punto final esté entre el punto E 0 y el punto E1 , cuya localización exacta
depende de la habilidad de las negociadoras y de sus dotaciones iniciales.

Sin embargo, puede decirse algo importante. El intercambio ocurrirá hasta que la tasa marginal de sustitución
de remedios por alimentos sea la misma para ambas consumidoras. Es decir,

M D
TMS R, A = TMS R, A

Si las dos tasas son diferentes , una de las partes o ambas podrán beneficiarse del intercambio; no es necesario
que pierda ninguna de las partes. En otras palaras, el equilibrio del intercambio puede ocurrir sólo en los puntos
tales como E 0 , E1 , E 2 del gráfico 4.5. La curva CC , , llamada curva de contrato, es una curva que une
todos los puntos de tangencia entre una de las curvas de indiferencia de Marisa y una de las curvas de
indiferencia de Daniela. Por consiguiente, es la curva a lo largo de la cual las tasas marginales de sustitución
son iguales para ambas partes.

Prof. Sebastián Rocha Microeconomía


El equilibrio general del intercambio ocurre en un punto en el que la tasa marginal de sustitución
entre cada par de bienes es la misma para todos los individuos que consumen ambos bienes e igual a
la relación de precios. Este equilibrio del intercambio no es único, puede ocurrir en cualquier punto
de la curva de contrato (cuando hay muchos individuos que intercambian, se habla más
apropiadamente de la hipersuperficie de contrato)

La curva de contrato es óptima pues si las partes negociantes están colocadas en algún punto fuera de la misma,
una de ellas o ambas pueden beneficiarse sin que ninguna pierda, intercambiando bienes para pasar a un punto
de la curva de contrato. En realidad, cada una de las partes considera que algunos puntos fuera de la curva son
preferibles a algunos puntos que sí están en la curva. Pero para cualquier punto fuera de la curva habrá uno o
más puntos en la curva que son preferibles.

La característica principal de cada punto de la curva de contrato es que un movimiento a lo largo de la curva
que se aleje de ese punto debe beneficiar a una de las partes (se ubicará en una curva de indiferencia mayor) y
perjudicar a la otra (se ubicará en una curva de indiferencia menor). Cualquier asignación que lleve a un punto
de la curva de contrato recibe el nombre de asignación de recursos Pareto eficiente o asignación óptima en el
sentido de Pareto.

Una asignación óptima de Pareto es aquella en la que cualquier cambio que favorezca a algunas
personas perjudica a otras. Es decir, una asignación de recursos es óptima en el sentido de Pareto si, y
sólo si, no hay ningún cambio que favorezca a una o más personas sin perjudicar a nadie. Por
consiguiente, cualquier punto de la curva de contrato es un óptimo de Pareto y la curva de contrato es
el lugar geométrico de óptimos de Pareto.

Obviamente, existen infinitos puntos sobre la curva de contrato, siendo todos ellos óptimos de Pareto.
Sin embargo, el criterio del óptimo de Pareto no permite comparar entre las distintas asignaciones
eficientes ya que pasar de una de ellas a otra, supone siempre que la utilidad o bienestar de uno de los
individuos se reduce. En síntesis, el criterio del óptimo de Pareto permite obtener asignaciones
eficientes pero no la asignación más eficiente

4.4. Condiciones de equilibrio en la producción

Hasta aquí hemos visto el caso en que los consumidores intercambian cantidades de bienes y no existe
producción de los mismos. Veamos ahora qué pasa si analizamos la producción de los bienes, aislando la
posibilidad de consumo por parte de los individuos.

Imaginemos nuevamente una economía simplificada en la que sólo se producen dos bienes, estando el sector
productivo compuesto por la industria de alimentos y remedios. Supondremos además que existen solamente
dos insumos productivos: trabajo y capital. Se supone que existe una cantidad total de trabajo en la economía (
L ) representado por la distancia O A L = OR L y una cantidad total de capital ( K ) representado por
O A K = OR K , que será asignado en ciertas proporciones a la producción de ambos bienes. Veamos el
siguiente gráfico.

Gráfico 4.6 - Caja de Edgeworth: producción

Prof. Sebastián Rocha Microeconomía


Suponemos que la asignación inicial de L y K es la que representa el punto Z de la caja. Es decir, la
industria de alimento emplea O A L A unidades de L y O A K A unidades de K , mientras que la industria
de remedios emplea OR LR unidades de L y OR K R unidades de K . Se verifica:

O A L A + O R LR = L

O A K A + OR K R = K

En base a las funciones de producción de cada uno de los bienes (alimento y remedios), se puede insertar el
mapa de isocuantas para reflejar el nivel de producción en función de las unidades de L y K que emplea
cada bien. El análisis es el mismo que hiciéramos para el intercambio en el consumo, con la diferencia que cada
punto sobre la curva de contrato representa una asignación óptima de insumos productivos que está dada por la
igualdad de las tasas marginales de sustitución técnica de L por K en la producción ( TMST L , K ), para
ambos bienes.

Note que una industria es más intensiva en trabajo, mientras que la otra es más intensiva en capital. En el punto
A R
Z , la TMST L , K es mayor que la TMST L , K , por lo cual reasignar recursos llevará a la economía a una
mejor situación mediante el desplazamiento de unidades de trabajo de la producción de alimento a la
producción de remedios. Nuevamente, el punto final seguramente sea U , . En cualquier punto entre U y
W , la economía está en mejores condiciones que en Z . En efecto, una situación de óptimo es aquella en la
que las TMST L , K se igualan, es decir, cualquier punto sobre la curva de contrato.

A R
TMST L,K = TMST L,K

El equilibrio general en la producción ocurre en un punto en el que la tasa de sustitución técnica entre cada par
de insumos es la misma para todos los productores que utilizan ambos factores productivos. El equilibrio en la
producción no es único; podría ocurrir en cualquier punto a lo largo de la curva de contrato, pero cada punto
representa una organización de equilibrio que es un óptimo de Pareto.

La curva de contrato es un lugar geométrico óptimo: si los productores se encuentran en un punto fuera de la
misma puede aumentarse la producción de uno o de ambos bienes sin disminuir la de ninguno, efectuando
sustituciones de factores productivos hasta llegar a un punto de la curva. Para cualquier punto fuera de la curva
hay uno o más puntos que se pueden alcanzar en la curva asociados a una producción mayor de ambos bienes.

La curva de contrato del gráfico 4.6 muestra las diferentes asignaciones de insumos que representan situaciones
óptimas. A cada punto sobre la curva de contrato le corresponde un nivel de producción de alimento y un nivel
de producción de remedio. Por ejemplo, en el punto U podríamos decir que el nivel de producción asociado a
A1 corresponde a 100 unidades de alimento y el nivel de producción asociado a R3 corresponde a 200
unidades de remedio. De la misma forma, en el punto W la producción de alimento es de 170 unidades ( A2 )
y la de remedios es de 100 unidades ( R2 ). De esta forma podemos graficar cada uno de estos pares de puntos
a través de la curva de transformación, que no es ni más ni menos que la Frontera de Posibilidad de Producción
(FPP).

Gráfico 4.7 - Frontera de posibilidades de producción

Prof. Sebastián Rocha Microeconomía


La frontera de posibilidades de produción, o curva de transformación, es una curva que muestra el volumen
máximo de producción de un bien que se puede obtener dado el volumen de producción posible del otro bien,
cuando se supone una base de factores productivos fija. La curva así generada depende de la dotación absoluta
de cada factor productivo, de la proporción entre dotaciones de dichos factores y del “estado del arte” (las
funciones de producción de ambos bienes).

4.5. La producción y el intercambio: un modelo integrado

Ahora integraremos todos los conceptos hasta ahora aprendidos. Sigamos considerando un modelo simple con
dos consumidoras, Marisa y Daniela, dos bienes, alimento y remedios, y dos factores productivos, trabajo y
capital. Si los factors productivos, las funciones de utilidad de los consumidores y las funciones de producción
de los bienes están dadas, ¿cómo deberán asignarse las producciones de ambos bienes entre los dos
consumidores?

Supongamos que se conoce la cantidad de alimento y remedio que se produce en la economía, situación que
viene representada por un punto sobre la curva de transformación (o FPP) descripta en la sección anterior.
Dado esto, es posible insertar una caja de Edgeworth que muestre la dimensión de intercambio entre ambos
individuos por el consumo de bienes, de manera de representar las situaciones de óptimo en la producción y en
el consumo.

Cada punto sobre la curva de transformación tiene como correlato una Caja de Edgeworth de intercambio

Gráfico 4.8- La producción y el intercambio

Prof. Sebastián Rocha Microeconomía


En el punto S , la producción de alimentos está representada por la distancia O A y la producción de
remedios por el segmento O R . Así es posible dimensionar la producción total de bienes disponibles en la
economía, que pueden intercambiar en el consumo Marisa y Daniela. Teniendo las curvas de indiferencia para
cada uno de ellas, es posible definir la curva de contrato como aquel conjunto de puntos donde las curvas de
indiferencias son tangentes (igualdad de TMS A, R para ambas consumidoras).

Ahora bien, para poder maximizar su satisfacción (utilidad), las consumidoras deben situarse en el punto de la
curva de contrato en que la pendiente de las curvas de indiferencia para ambas sea igual a la pendiente de la
curva de transformación (o FPP) llamada tasa marginal de transformación:

PA
TMS AM, R = TMS AD, R = = TMT
PR

Esto ocurre en el punto B , cuya pendiente es idéntica a la del punto A sobre la curva de transformación.
Además se verifica

A R
PL
TMST L,K = TMST L ,K = = TMT
PK

En conclusión, mediante este modelo simple, hemos podido avanzar con el análisis de problemáticas afines a
situaciones en donde coexisten varios agentes económicos (en nuestro ejemplo, productores y consumidores).
Dada la cantidad de cada bien que se producirá, mostramos cómo debe distribuirse la producción entre los
consumidores y cómo los factores productivos disponibles deben ser distribuidos entre la producción de los
bienes para que ésta sea eficiente y para que se maximice el nivel de bienestar de los consumidores. Sin
embargo, es importante observar que este modelo es incompleto ya que uno de los supuestos más fuertes
implicaba que la cantidad producida de los bienes es considerada constante. A pesar de ello, el mismo
representa una útil descripción de la teoría del equilibrio general.

Una situación de Equilibrio General goza de muchas virtudes: Se consigue maximizar la utilidad de todos los
consumidores y los beneficios de todas las empresas; al estar también en equilibrio los mercados de factores,
los ingresos percibidos por las familias igualan a los precios de los bienes y servicios; los factores productivos
se destinan a su uso más eficiente, aquél en que su rendimiento es más alto. En otras palabras, las condiciones
para alcanzar la eficiencia en el sentido de Pareto son:

1. Igualdad de las tasas marginales de sustitución en el consumo para ambos individuos.

PA
TMS AM,R = TMS AD, R =
PR

2. Igualdad de las tasas marginales de sustitución técnica en la producción para ambos bienes.

PL
TMST LA, K = TMST LR, K =
PK

3. Igualdad de las tasas marginales de sustitución con las tasas marginales de sustitución
técnica y la tasa marginal de transformación.

TMS M
A, R = TMS D
A, R = TMST
A
L,K = TMST R
L,K = TMT

Prof. Sebastián Rocha Microeconomía


4.6. Consideraciones de equidad

Hasta aquí sólo se han estado mencionando aspectos de eficiencia. Nada se puede decir hasta ahora, acerca de
si el cumplimiento de estas condiciones asegura que la economía está en una situación justa desde el punto de
vista de la equidad. Es decir, no es posible afirmar que se está maximizando el bienestar social. En verdad,
afirmar que la economía se encuentra en una situación de óptimo bienestar depende del juicio de valor que cada
uno de los individuos que integra la sociedad realice acerca de una determina situación. Es por ello que debería
construirse una función de bienestar ( W ) que comprenda al juicio de valor de cada uno de ellos:
W =W (U Ma ,U Da ) . En tal sentido, una función como esta depende exclusivamente de las posiciones de
Marisa y Daniela en sus propias escalas de preferencia. Si se considera una función de bienestar social con
estas características, su maximización permitirá derivar cuatro condiciones de optimalidad: las tres que se han
descrito y desarrollado en la sección anterior y una cuarta condición que asegura que la situación de equilibrio
es una situación justa. Es decir, que el valor social de transferir una unidad adicional del bien alimento (o del
bien remedio) desde Marisa a Daniela, deba ser igual al valor social de transferir una unidad adicional de este
bien (o del bien remedio) desde Daniela a Marisa.

Esto es posible observarlo gráficamente. Supóngase que se puede representar una frontera de utilidad, en donde
cada punto sobre ella significa el nivel máximo de utilidad que puede alcanzar Daniela (por consumir una cierta
cantidad de alimento y una cierta cantidad de remedio) dado el nivel de utilidad de Marisa.

Esta información puede obtenerse de la curva de contrato en el intercambio. Dicha curva puede transformarse
del espacio de bienes al espacio de la utilidad, obteniendo lo que se llama la frontera de posibilidades de
utilidad en relación con la suma particular de las dotaciones del gráfico 4.5. El proceso de derivación se ilustra
en el gráfico siguiente.

Gráfico 4.9 – Derivación de la frontera de posibilidades de utilidad a partir de la curva de contrato en el


consumo.

Consideremos en primer término el punto E 2 del gráfico 4.5. En la escala de medición de la utilidad de
Marisa, todos los puntos de M 1 se evalúan en 135. De igual modo , en la escala de utilidad de Daniela, todos
los puntos de la curva D3 tienen el valor de 300. Ahora construiremos un gráfico como el 4.9. Podemos
señalar en este gráfico el punto E 2 con las coordenadas 135 y 300. De igual modo, todos los demás puntos de
la curva de contrato en el espacio de bienes pueden señalarse en el espacio de la utilidad indicando el par de
valores de utilidad asociados a cada punto. Unimos todos los puntos mediante una curva llamada FU en el
gráfico 4.9. Esta curva es la frontera de posibilidades de utilidad.

Prof. Sebastián Rocha Microeconomía


El lector recordará que los números asociados a la utilidad son estrictametne arbitrarios en lo que se refiere a
las comparaciones interpersonales de utilidad. En particular, 300 para Daniela no es necesariamente mayor que
135 para Marisa, aunque para Marisa 136 sea mayor que 135.

La frontera de posibilidades de utilidad es el lugar geométrico o curva que muestra el nivel máximo de
satisfacción que puede alvanzar una de las partes negociadoras (uno de los individuos) para cada nivel dado de
satisfacción de la otra parte. La curva así generada depende de la dotación absoluta de cada bien y de la razón
de dichas dotaciones.

Esta frontera se deriva de las distintas combinaciones de alimento y remedio consumidas por ambos individuos,
dado un nivel de producción específico para ambos bienes. Ahora bien, ¿cuál es el punto relevante en la
frontera de utilidad? Es aquél que se asocia con el punto E1 del gráfico 4.8 para el cual las tasas marginales de
sustitución entre bienes son iguales para Marisa y Daniela y su vez son iguales a la tasa marginal de
transformación. Este punto está representado por la tangencia entre las curvas de indiferencia M 2 y D3 de
ese gráfico.

En consecuencia, el punto E1 es el único punto importante de la frontera de utilidad en cuestión y existirá un


punto relevante para cada frontera de utilidad diferente. De esta manera podemos graficar una Gran Frontera de
Utilidad ( GFU ) que corresponde a la envolvente de cada una de las fronteras de utilidad, quedando
representada por cada uno de los puntos similares a E1 de cada una de las curvas.

Gráfico 4.10 – Gran frontera de posibilidades de utilidad

Hasta aquí no se ha dicho nada acerca de la cuarta condición asociada a aspectos de equidad. Como fuera
adelantado, se necesita encontrar una solución única. Es por ello que se necesita representar la función de
bienestar social que comprenda las preferencias de todos los consumidores de la economía, y encontrar cual es
nivel máximo de bienestar, dado el cumplimiento de las tres condiciones de eficiencia. Indudablemente, la
dificultad reside en definir una función de bienestar social ya que se debe recurrir a algún mecanismo que
permita democráticamente (por ejemplo a través del voto), determinar esa función. Una forma de encontrar una
solución (dentro de las infinitas que existen y para lo cual se ha escrito una vasta literatura que excede el
alcance de esta carpeta), es suponer que Marisa quiere estar lo más cerca del vértice en donde la frontera de
utilidad ( FU ) intercepta al eje de abscisas y por supuesto Daniela querrá estar próxima al vértice en donde la
FU intercepta el eje de ordenadas. Claramente, a medida que aumenta la utilidad de Marisa, disminuye la de
Daniela. Sin embargo, socialmente, es deseable que ninguno de las dos esté tan mal para que la otra esté mejor.
Esto implica que sería deseable que los ingresos de la sociedad estén distribuidos de la forma más justa posible.
Para simplificar el análisis, supóngase que se puede producir una función de bienestar social a través de un
conjunto de curvas de indiferencia social (es decir, del conjunto de las curvas de indiferencia de cada uno de los
individuos). La representación de esta situación es aquella que se exhibe en el Gráfico 4.11.

Gráfico 4.11 – Curvas de bienestar social.

Prof. Sebastián Rocha Microeconomía


Obviamente, cuanto más alta sea la curva de bienestar social alcanzada ( W ), mayor será el bienestar social.
Como se verifica en el Gráfico, esta situación se alcanza en el punto Q , donde la pendiente de la frontera de
utilidad se hace tangente con la curva de bienestar social. Este punto único es el que se denomina óptimo
posible, en tanto que es el máximo nivel de bienestar obtenible. Es claro que con los recursos que dispone la
economía la curva W3 no es alcanzable, pero si lo es la curva W2 .

El punto Q es una situación Pareto eficiente, ya que un desplazamiento sobre la frontera de utilidad implica
necesariamente que el mejoramiento de la situación de uno de los individuos perjudica la situación del otro. La
particularidad de este punto es que además representa aquella situación en donde el bienestar social se hace
máximo.

¿Por qué en el gráfico figuran los puntos T y T , ?. El punto T representa una situación eficiente en sentido
de Pareto, ya que como se explicara anteriormente, se encuentra sobre la frontera de utilidad, lo que implica el
cumplimiento de las tres condiciones de eficiencia que se han definido en su oportunidad, aunque no cumple
con la condición de equidad distributiva. Sin embargo, si fuera posible reorganizar la utilidad de los individuos,
se podría alcanzar el punto T , , que es preferible desde el punto vista del bienestar social (se alcanza una curva
de bienestar más alta), aunque ineficiente en sentido de Pareto. No caben dudas de que si Q no es alcanzable
por alguna razón, aparece en escena el trade-off o intercambio entre eficiencia y equidad: hay puntos
ineficientes, como T , , que son preferibles a puntos eficientes como T . Nótese que por el punto T , pasa
una curva de bienestar superior ( W1 ) a la que pasa por T ( W0 ).

Distribución del Ingreso: algunas reflexiones

Para la política económica, encontrar una expresión operativa del trade-off comentado, es de importancia
fundamental (esa medida indicaría, por ejemplo, cuánto se estaría dispuesto a perder de ingreso global de la
economía para lograr una distribución más igualitaria de las utilidades - o ingreso - de las personas).

Afortunadamente, existe una forma útil de efectuar tal medición. Previamente, es necesario indagar con más
detalle la función de bienestar, ya que, como se expuso antes, esta función incorpora juicios de valor.

A partir de observar la condición de equidad distributiva en una sociedad, lo relevante es estudiar cómo se
distribuye el bienestar entre las personas (y no entre los propietarios de los factores productivos, a pesar de que
las personas son los propietarios de los mismos).

Para ello, los estados deberán visualizar la distribución del ingreso de la economía y desarrollar distintos
indicadores para estudiar los aspectos cualitativos de la distribución del ingreso y obtener resultados para el
diseño de la política fiscal.

Es importante tener en cuenta que la justificación a la intervención de los gobiernos en la economía se refiere a
motivos de eficiencia asignativa, pero también de equidad distributiva. Si el ingreso estuviera concentrado en
pocos individuos (el punto T implica que están concentrados en Daniela) el estado podría intervenir
redistribuyendo recursos de ricos a pobres (tratar de alcanzar por ejemplo Q).

Prof. Sebastián Rocha Microeconomía


En esta materia existe una extensa literatura, y la misma puede ser consultada por quien esté interesado. Sin
embargo, su abordaje excede el propósito de esta carpeta de microeconomía.

Lecturas Sugeridas

GOULD, J.; LAZEAR, E. (2003), Teoría Microeconómica, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires.

MOCHON, F. Y BEKER, F. (1993), Economía: Prinicipios y Aplicaciones, McGraw-Hill, Madrid. Primera Edición.

Prof. Sebastián Rocha Microeconomía