Vous êtes sur la page 1sur 9

Que es aprender

Tomado de: Philippe Mierieu

“No basta con enseñar. No basta con dar respuestas. Hay que provocar en los
alumnos el deseo de aprender y de formularse preguntas”

Aprender es adquirir voluntaria o involuntariamente conocimientos, ..que en algún


momento debemos utilizar con un objetivo concreto: SOLUCIONAR PROBLEMAS
DE NUESTRA COTIDIANIDAD.

Es adquirir las estrategias y habilidades de pensamiento que permiten relacionar


los conocimientos nuevos con los previos de manera que pueda construir un
nuevo conocimiento aplicable en diferentes contextos.

El que aprende es un sistema abierto en interacción con el ambiente que le rodea,


del cual obtiene información, integrándola en su esquema mental (la trasforma y
la reordena) y usándola después. Todo aprendizaje supone una transformación,
ya sea aprender a tocar un instrumento o aprender una lengua nueva, es decir,
supone un cambio. Y, como sabemos, los procesos de cambio producen malestar,
resistencia, ansiedad y miedo.

Aprender,

Es Utilizar las herramientas psicológicas y sociales que pasan de funciones


mentales inferiores a funciones mentales superiores. Las funciones mentales
inferiores son: el llanto, los reflejos, los gestos etc. Las funciones mentales
superiores son: pensar, analizar, experimentar dando como origen el
conocimiento.

Se aprende a través de las experiencias y vivencias evitando la memorización y


la mecanización. Se aprende del contexto social y del entorno; de nuestros
errores. Si se quiere luchar contra el fracaso escolar, más allá de esta necesaria
personalización de la pedagogía, hace falta reflexionar sobre lo que se podría
llamar un nuevo tipo de relación con el saber. Se trata de procurar que los
alumnos con grandes dificultades perciban el interés de aprender, de invertir su
energía en la escuela, de movilizarse por el trabajo escolar.

Es responsabilidad del educador hacer emerger el deseo de aprender. Es el


educador quien debe crear situaciones que favorezcan la emergencia de este
deseo. El que enseña no puede desear en lugar del alumno, pero puede crear
situaciones favorables para que emerja el deseo. Estas situaciones serán más
favorables si son diversificadas, variadas, estimulantes intelectualmente y
activas, es decir, que pondrán al alumno en la posición de actuar y no implemente
en la posición de recibir.

La trilogía fuerte con la que se trabaja con los estudiantes es proyecto-problema-


recursos. Es decir, hay un proyecto, se descubren dificultades, problemas, y a
partir de ahí se van a buscar los recursos. Porque, en el fondo, lo que da sentido a
lo que se hace es la respuesta a una pregunta.

El alumno sólo aprende si esta respuesta corresponde realmente a un problema


que él ha descubierto y a una pregunta que él ha podido formularse. Si le damos
respuestas sin ayudarlo nunca a ver a qué responde, el alumno no puede tener
deseo de aprender. Es difícil hacer emerger el deseo de aprender a los niños de
hoy en día, son muy curiosos, pero viven en una sociedad en la que hay una
aceleración fantástica, estimulaciones extraordinarias, un estrés considerable y
también una fatiga psicológica y física. Se sabe que los niños en la escuela están
cansados, duermen cada vez menos. No hay disminución ni de su nivel ni de su
cultura, pues hoy. Lo que hace falta, es crear marcos, situaciones, que permitan a
los niños aprender a hacer aquello que no hacen delante del televisor, es decir, a
concentrarse, a estar atentos, a trabajar sobre cosas que requieren tiempo y
hacer del tiempo un aliado y no un adversario, es decir, no estar en la inmediatez.
Falta pasar del deseo de saber al deseo de aprender. Es decir, tomarse tiempo. El
problema hoy día es la temporalidad. Estamos en la sociedad de lo inmediato, en
la sociedad de “lo quiero todo enseguida”. Hay que tomar ejemplo de lo que pasa
en la escuela infantil más que de lo que pasa en la universidad. Es decir, crear
lugares en los que cuando uno entra le da ganas de hacer cosas, y que al mismo
tiempo reúnen las condiciones para hacer las cosas que precisamente hay que
hacer en ese lugar, es decir, trabajar, aprender, reflexionar, hacer música,
danza... todo lo que se debe aprender en la escuela. “Es responsabilidad del
educador provocar el deseo de aprender”. “No nos podemos contentar con dar de
beber a quienes ya tienen sed. También hay que dar sed a quienes no quieren
beber”. Así se reivindica el derecho de todos los niños a aprender y la
responsabilidad de los educadores de garantizarlo. El alumno no aprende todo lo
que se le enseña, sin embargo, desde la convicción que asuma el docente que su
alumno puede y tiene las capacidades para aprender, hace su quehacer
significativo, vivencial, interesante y contextualizado a los estudiante. “El profesor
debe ponerse en la piel del que aprende”

APRENDIZAJE

El aprendizaje es un cambio relativamente permanente en el


comportamiento, que refleja una adquisición de conocimientos o
habilidades a través de la experiencia y que puede incluir el estudio, la
instrucción, la observación o la práctica. Los cambios en el
comportamiento son razonablemente objetivos y, por tanto, pueden ser
medidos. (Papalia, D. E. Psicología, 1990, pág. 164.)

El aprendizaje es un proceso selectivo, en donde el individuo es quien elige que


aprender, que no aprender y que aprender para luego olvidar. Bastos estudios
han demostrado esto una y otra vez por lo que pudiéramos decir que es evidente
que el aprendizaje ocurre cuando nace desde un interés en particular que a su
vez genera motivación en el individuo. Podemos decir abiertamente que el
aprendizaje ocurre en el interior de cada ser humano. Además, el aprendizaje es
un proceso individual y único de cada cual. Al estar de acuerdo con estos hechos
debemos rediseñarnos y decir que con la enseñanza no necesariamente ocurre el
aprendizaje. ¿Dónde ocurre el aprendizaje? – en el interior de cada ser humano
(proceso selectivo), desde el interés y/o necesidad, motivación, búsqueda, acción,
vivencia, experimentar, comunicar, conversar, transmitir, compartir experiencia.

La existencia del aprendizaje, normalmente se manifiesta mediante cambios en la


conducta. Sin embargo, no siempre es así.

El sentido del aprendizaje en le escuela es de permanente formación, es decir,


son todos aquellos saberes que de una u otra manera llegan a cada uno de
nosotros ya sea por experiencias, apropiación del entorno o prácticas sociales. A
mayor interacción social mayor conocimiento. Desde nuestro ámbito educativo, el
aprendizaje se desarrolla por procesos, competencias, etapa evolutiva e intereses
del alumno, contexto, lo actual y que sirva para la vida. Es necesario multiplicar
los tipos de reagrupamiento en función de los objetivos de aprendizaje. Pero para
que esta multiplicación no sea una dispersión, es preciso que haya un
seguimiento, y que cada alumno tenga como referente a una persona adulta a la
que pueda dirigirse y que, en cierto modo, reflexione y coordine su escolaridad.
Hoy los alumnos con fracaso son alumnos para quienes el trabajo escolar no tiene
ningún sentido. Y lo importante, es dar sentido al trabajo escolar. Lo que moviliza
a un alumno es el deseo; no hay aprendizaje sin deseo. Pero el deseo no es
espontáneo. El deseo no viene solo, el deseo hay que hacerlo nacer. El
aprendizaje genera nuevas preguntas. Y el objetivo de la escuela es hacer
emerger preguntas. Estar al lado del proceso y no del resultado es no contentarse
con transmitir un saber como un paquete, es, estar en el lado del aprendizaje y no
de la enseñanza. Muy a menudo los docentes piensan que basta con enseñar para
que los alumnos aprendan. Hace falta estar del lado del aprendizaje, es decir,
hace falta comprender qué pasa en la cabeza del que aprende. Es necesario
multiplicar los tipos de reagrupamiento en función de los objetivos de aprendizaje.
Es necesario que la escuela tenga tiempos colectivos en los que el alumno
aprenda a participar en un grupo, y que los articule con los tiempos más
individualizados. Pero la individualización se puede hacer colectivamente. Si, por
ejemplo, en una clase hay cuatro niños un poco más tímidos, que no saben
expresarse oralmente, la individualización consistirá en juntar a estos cuatro
alumnos para permitirles expresarse juntos y ayudarlos a desinhibirse. Pero, más
allá de estos casos, la escuela es un sitio en el que debe haber grupos articulados
en función de proyectos. El o la educadora se reconoce como “Profesional de la
formación y el aprendizaje”, por su vocación, pasión por lo que se hace. Por su
idoneidad en cuanto a las disposiciones morales y éticas de las que es dueño y
ejemplo. Por sus diversas metodologías para lograr que el niño aprenda en forma
significativa, favoreciendo el trabajo en equipo. Es más, por tener una actitud
positiva y disponibilidad al acompañamiento permanente de los alumnos.

BIBLIOGRAFÍA Algunos de los aportes se contemplaron desde los CUADERNOS


DE PEDAGOGÍA. Nº 373 NOVIEMBRE 2007. http://www.cuadernosdepedagogia.com/ver_pdf.asp?
idArt=11479.

Problemas de Aprendizaje

La Historia de Sara

Cuando Sara estaba en primer curso, la maestra comenzó a enseñarle a leer.


Los padres de Sara estaban realmente sorprendidos cuando ella tuvo
dificultades. Como Sara era lista y ávida, ellos pensaron que aprender a leer
sería fácil para ella. Pero no lo fue. Ella no podía conectar las letras con sus
sonidos o combinar las letras para formar palabras.

Los problemas de Sara continuaron hasta el segundo curso. Aún no podía leer
y tenía además dificultades al escribir. La escuela le pidió a la mamá de Sara
permiso para llevar a cabo una evaluación para averiguar la causa de sus
problemas. La mamá de Sara dió su consentimiento para la evaluación.

La escuela realizó la evaluación y se enteraron de que Sara tiene un problema


del aprendizaje. Inmediatamente comenzó a recibir ayuda especial en la
escuela.

Sara aún recibe esa ayuda especial. Ella trabaja todos los días con un
especialista en lectura y con un maestro en la sala de recursos. Ahora ella está
en cuarto grado y ¡ha progresado mucho! Está trabajando duro para ponerse
al día con la lectura y ortografía. Con la ayuda de la escuela, ella seguirá
aprendiendo y progresando.

¿Qué son Problemas del Aprendizaje?

Un problema del aprendizaje es un término general que describe problemas del


aprendizaje específicos. Un problema del aprendizaje puede causar que una
persona tenga dificultades aprendiendo y usando ciertas destrezas. Las destrezas
que son afectadas con mayor frecuencia son: lectura, ortografía, escuchar, hablar,
razonar, y matemática.

Los problemas del aprendizaje (en inglés, “learning disabilities,” o LD) varían
entre personas. Una persona con problemas del aprendizaje puede tener un tipo
de problema del aprendizaje diferente al de otra persona. En el ejemplo de más
arriba, Sara tiene problemas con la lectura y ortografía. Otra persona podría tener
problemas con la comprensión matemática. Aún otra persona podría tener
problemas en cada una de estas áreas, al igual que en la comprensión de lo que
dicen otras personas.

Los investigadores creen que los problemas del aprendizaje son causados por
diferencias en el funcionamiento del cerebro y la forma en la cual éste procesa
información. Los niños con problemas del aprendizaje no son “tontos” o
“perezosos.” De hecho, ellos generalmente tienen un nivel de inteligencia
promedio o superior al promedio. Lo que pasa es que sus cerebros procesan la
información de una manera diferente.

La definición de “problema del aprendizaje” que se encuentra en el cuadro más


abajo proviene del Acta para la Educación de Individuos con Discapacidades
(“Individuals with Disabilities Education Act,” o IDEA). IDEA es la ley Federal que
sirve para guiar cómo las escuelas proporcionan servicios de educación especial y
servicios relacionados a los niños con discapacidades. Esa ayuda especial que
Sara recibe es un ejemplo de la educación especial.

No hay ninguna “cura” para los problemas del aprendizaje. Ellos son para toda la
vida. Sin embargo, los niños con problemas del aprendizaje pueden progresar
mucho y se les puede enseñar maneras de sobrepasar el problema del
aprendizaje. Con la ayuda adecuada, los niños con problemas del aprendizaje
pueden y sí aprenden con éxito.

¿Con Qué Frecuencia Ocurren los Problemas del Aprendizaje?

¡Son muy comunes! Hasta 1 de cada 5 personas en los Estados Unidos tiene
un problema del aprendizaje. Casi 3 millones de niños (de 6 a 21 años de
edad) tienen alguna forma de problema del aprendizaje y reciben educación
especial en la escuela. De hecho, más de la mitad de todos los niños que
reciben educación especial tienen un problema del aprendizaje (Reporte Anual
al Congreso, Departamento de Educación de los Estados Unidos, 2002).

¿Cuáles son las Señales de un Problema del Aprendizaje?

No hay ninguna señal única que indique que una persona tiene un problema
del aprendizaje. Los expertos buscan una diferencia notable entre el progreso
escolar actual y el nivel de progreso que podría lograr, dada su inteligencia o
habilidad. También hay ciertas indicaciones que podrían significar que el niño
tiene un problema del aprendizaje. Estas están incluidas más abajo. La
mayoría de ellas están con las tareas de la escuela primaria, ya que los
problemas del aprendizaje tienden a ser descubiertos en la escuela primaria.
Es probable que el niño no exhiba todas estas señales, o aún la mayoría de
ellas. Sin embargo, si el niño exhibe varios de estos problemas, entonces los
padres y el maestro deben considerar la posibilidad de que el niño tenga un
problema del aprendizaje.

Cuando el niño tiene un problema del aprendizaje, él o ella:

• Puede tener problemas en aprender el alfabeto, hacer rimar las palabras


o conectar las letras con sus sonidos;
• Puede cometer errores al leer en voz alta, y repetir o detenerse a
menudo;
• Puede no comprender lo que lee;
• Puede tener dificultades con deletrear palabras;
• Puede tener una letra desordenada o tomar el lápiz torpemente;
• Puede luchar para expresar sus ideas por escrito;
• Puede aprender el lenguaje en forma atrasada y tener un vocabulario
limitado;
• Puede tener dificultades en recordar los sonidos de las letras o escuchar
pequeñas diferencias entre las palabras;
• Puede tener dificultades en comprender bromas, historietas cómicas
ilustradas, y sarcasmo;
• Puede tener dificultades en seguir instrucciones;
• Puede pronunciar mal las palabras o usar una palabra incorrecta que
suena similar;
• Puede tener problemas en organizar lo que él o ella desea decir o no
puede pensar en la palabra que necesita para escribir o conversar;
• Puede no seguir las reglas sociales de la conversación, tales como
tomar turnos, y puede acercarse demasiado a la persona que le
escucha;
• Puede confundir los símbolos matemáticos y leer mal los números;
• Puede no poder repetir un cuento en orden (lo que ocurrió primero,
segundo, tercero); o
• Puede no saber dónde comenzar una tarea o cómo seguir desde allí.

Si el niño tiene problemas inesperados al aprender a leer, escribir, escuchar,


hablar, o estudiar matemáticas, entonces los maestros y los padres pueden
investigar más. Lo mismo es verdad si el niño está luchando en cualquiera de
estas destrezas. Es posible que el niño tenga que ser evaluado para ver si
tiene un problema del aprendizaje.

¿Y la Escuela?

Los problemas del aprendizaje tienden a ser diagnosticados cuando los niños
llegan a la edad escolar. Esto es porque la escuela se concentra en aquellas
cosas que pueden ser difíciles para el niño—leer, escribir, matemática,
escuchar, hablar, razonar. Los maestros y los padres observan que el niño no
está aprendiendo como se esperaba. Es posible que la escuela solicite una
evaluación para ver cuál es la causa del problema. Los padres también pueden
solicitar una evaluación.
Con trabajo duro y la ayuda apropiada, los niños con problemas del
aprendizaje pueden aprender más fácil y exitosamente. Para los niños en edad
escolar (incluyendo los niños preescolares), los servicios de educación especial
y servicios relacionados son fuentes de ayuda importantes. El personal escolar
trabaja con los padres del niño para desarrollar un Programa Educativo
Individualizado (“Individualized Education Program,” o IEP). Este documento
describe las necesidades únicas del niño. También describe los servicios de
educación especial que serán proporcionados para cumplir con aquellas
necesidades. Estos servicios son proporcionados sin costo alguno para el niño
o la familia.

Los apoyos o cambios en la sala de clases (a veces éstos son llamados


acomodaciones) ayudan a la mayoría de los alumnos con problemas del
aprendizaje. Usted encontrará algunas acomodaciones comunes enumeradas
bajo la sección “Consejos para Maestros.” La tecnología asistencial también
puede ayudar a muchos alumnos a sobrepasar sus problemas del aprendizaje.
La tecnología asistencial puede variar desde equipos de “baja tecnología” tales
como grabadoras hasta herramientas de “alta tecnología” tales como
máquinas de lectura (las cuales leen libros en voz alta) y sistemas de
reconocimiento de la voz (los cuales permiten al alumno “escribir” por medio
de hablarle al computador).

Es importante recordar que el niño puede necesitar ayuda tanto en la casa


como en la escuela. Los recursos enumerados más abajo ayudarán a las
familias y maestros en averiguar más sobre las muchas formas de ayudar a los
alumnos con problemas del aprendizaje.

Consejos para Padres

• Aprenda más sobre los problemas del aprendizaje. Mientras más sabe,
más puede ayudarse a sí mismo y a su niño. Vea la lista de recursos y
organizaciones que se encuentra al final de esta publicación.

• Elogie a su niño cuando a él o ella le vaya bien. Los niños con problema
del aprendizaje rinden bien en una variedad de cosas. Averigüe cuáles
cosas le gustan a su niño, tales como bailar, jugar fútbol, o trabajar con
las computadoras. Déle bastantes oportunidades a su niño para
perseguir sus fortalezas y talentos.

• Averigüe cómo su niño aprende mejor. ¿Aprende por medio de


experiencias prácticas, o por medio de mirar o escuchar? Ayude a su
niño a aprender por medio de sus áreas de fortaleza.

• Deje que su niño ayude con las tareas domésticas. Estas pueden
aumentar su confianza y destrezas concretas. Mantenga las
instrucciones simples, divida las tareas en pasos pequeños, y
recompense los esfuerzos de su niño con elogios.

• Haga las tareas escolares una prioridad. Lea más acerca de cómo puede
ayudar a su niño a tener éxito con las tareas. (Vea la lista de recursos al
final de esta publicación.)

• Ponga atención a la salud mental de su niño (¡y a la suya!). Esté


dispuesto a recibir asesoramiento, el cual puede ayudar a su niño a
tratar con las frustraciones, sentirse mejor acerca de sí mismo y
aprender más sobre las destrezas sociales.
• Hable con otros padres cuyos niños tienen problemas del aprendizaje.
Los padres pueden compartir consejos prácticos y apoyo emocional.
Llame a NICHCY (1.800.695.0285) y pregunte cómo puede encontrar
grupos de padres cercanos. También déjenos ponerle en contacto con el
centro de educación e información (PTI) en su estado.

• Reúnase con el personal escolar y ayude a desarrollar un plan


educacional para tratar con las necesidades de su niño. Planifique las
acomodaciones que su niño necesita.

• Establezca una relación de trabajo positiva con el maestro de su niño.


Por medio de la comunicación regular, pueden intercambiar información
sobre el progreso de su niño en casa y en la escuela.

Consejos para Maestros

• Aprenda lo que más pueda sobre los diferentes tipos de problemas del
aprendizaje. Los recursos y organizaciones al final de esta publicación le
ayudarán a identificar técnicas y estrategias específicas para apoyar
educacionalmente al alumno.

• ¡Aproveche la oportunidad de hacer una gran diferencia en la vida de


este alumno! Averigüe cuáles son las potencialidades e intereses del
alumno y concéntrese en ellas. Proporcione al alumno respuestas
positivas y bastante oportunidades para practicar.

• Revise los archivos de evaluación del alumno para identificar las áreas
específicas en las cuales tiene dificultad. Hable con especialistas en su
escuela (por ejemplo, maestros de educación especial) sobre métodos
para enseñar a este alumno. Proporcione instrucción y acomodaciones
para tratar con las necesidades especiales del alumno. Algunos
ejemplos incluyen:
o Dividir las tareas en etapas más pequeñas y proporcionar
instrucciones verbales y por escrito;
o Proporcione al alumno más tiempo para completar el trabajo
escolar o pruebas;
o Permita que el alumno con problemas en la lectura use libros
grabados (disponibles de Recording for the Blind and Dyslexic, el
cual se encuentra en la lista de Organizaciones al final de esta
publicación);
o Deje que el alumno con dificultades en escuchar pida prestadas
las notas de otros alumnos o que use una grabadora;
o Deje que el alumno con dificultades en escribir use una
computadora con programas especializados que revisen la
ortografía, gramática o que reconozcan el habla.
o
• Enseñe destrezas para la organización, destrezas de estudio, y
estrategias para el aprendizaje. Estas ayudan a todos los alumnos, y en
particular a áquellos con problemas del aprendizaje.

• Trabaje con los padres del alumno para crear un plan educacional
especial para cumplir con las necesidades del alumno. Por medio de la
comunicación regular con ellos, pueden intercambiar información sobre
el progreso del alumno en la escuela.
Recursos
En el Internet, un recurso extraordinario en español es:
ldonline.org/ccldinfo/spanish_index.html
Otro recurso en el Internet es Schwab Learning, en: http://www.schwablearning.org/
Smith, S.L. (1995). Sin respuestas simples. Pittsburgh, PA: Learning Disabilities
Association (LDA). (Véa la dirección y número de teléfono de LDA más abajo.)

¿Cuáles son los principales problemas del aprendizaje?

Los problemas más frecuentes que nos podemos encontrar en la escuela son: la
dislexia y sus asociados (disortografía y discalculia), dislalias, hiperactividad y el
déficit de atención, la DCM (disfunción cerebral mínima) donde pueden entrar
otros muchos trastornos de aprendizaje, pero tal vez el más característico la
lentitud en el aprendizaje.

DISLEXIA:

Es la dificultad en el aprendizaje de la lectura. Puede ser adquirida (por una


traumatismo o lesión cerebral) o evolutiva o de desarrollo (por déficits
madurativos a nivel neurológico).

Características del niño con dislexia

• Tiene una inteligencia promedio, en algunos casos arriba del promedio


• Parece brillante y despierto en algunas áreas pero en la escuela se
muestra retraído y distante.
• Se le etiqueta como flojo, tonto o perezoso.
• Tiene baja autoestima ocasionada por múltiples fracasos escolares
• No esta tan atrasado como para recibir ayuda extra en el colegio
• Presenta habilidades en la música, el arte, se aburre más en las clases
magistrales que en las practicas
• Aprende mas cuando trabaja con las manos
• Se muestra hiperactivo o soñador en clase

DISORTOGRAFÍA:

Conjunto de errores de la escritura que afectan a la palabra y no a su trazado o


grafía.

DISGRAFÍA:

Trastornos de la escritura que surgen en los niños, y que no responden a lesiones


cerebrales o a problemas sensoriales, sino a trastornos funcionales.

DISCALCULIA:

Alteración de la capacidad del cálculo y en un sentido más amplio son las


alteraciones que podemos observar en el manejo de los números.

DISLALIA:
Trastorno funcional permanente de la emisión de un fonema sin que exista causa
sensorial ni motriz de dicho fenómeno, en un sujeto mayor de 4 años.

HIPERACTIVIDAD o trastorno por déficit de atención (los dos términos se


usan indistintamente):

Patrón de conducta que incluye déficit de atención, inquietud, problemas


antisociales que constituye un obstáculo para el desarrollo del niño.

DISFUNCIÓN CEREBRAL MÍNIMA:

El diagnóstico de la DCM debe su éxito a su vaguedad. La mayor parte de los


especialistas que utilizan este término, recurren a él cuando quieren acentuar que
la sintomatología observada en el niño es básicamente orgánica. Uno de los
síntomas más citados en la DCM es la hiperactividad.

APRENDIZAJE LENTO:

Más que una dificultad de aprendizaje, o un síndrome, parece una característica


de la personalidad, si se sale de lo normal en el desarrollo del aprendizaje
hablaríamos de algo más complejo, un problema del aprendizaje, del cual habría
que investigar sus causas.