Vous êtes sur la page 1sur 3

Alocución a los soldados americanos

por la radio del Frente acional de Liberación


24 DE MAYO DE 1966

OS habla Bertrand Russell desde la radio de las fuerzas del Frente Nacional de
Liberación de Vietnam del Sur. Os hablo a vosotros, soldados americanos, para
explicaras cómo vuestro Gobierno ha usurpado vuestros derechos al enviaras a ocupar
un país cuyo pueblo está unido en el odio que les inspiran los Estados Unidos como
agresor extranjero. No es difícil comprender por qué los vietnamitas odian a los
americanos. El pueblo del Vietnam lleva veinticinco años luchando por su
independencia. Primero contra los japoneses, que fueron muy crueles, y luego
contra los franceses, que levantaron guillotinas en todas las aldeas para decapitar a
quienes sospechaban de oponerse a la ocupación extranjera. Muchos de vosotros no
sabéis que el Gobierno de los Estados Unidos estaba sufragando hasta el 80 por 100 de
los gastos de la guerra de los franceses, a los que dotaron del armamento más moderno
para ayudarles en la malvada tarea de matar o sojuzgar al pueblo del Vietnam.

Cuando los Estados Unidos iniciaron su intervención militar en Vietnam del Sur se
adujo que solo deseaban ayudar al Gobierno de Saigón a reprimir la subversión de
fuera. Pero vosotros habréis visto por vuestros propios ojos la clase de gobiernos que ha
habido en Saigón. Son brutales, corruptos, dictatoriales y enteramente despreciados por
el pueblo. ¿Cómo han podido persistir estos gobiernos en Saigón, a pesar de que los
estudiantes, las mujeres, los aldeanos, todos arriesgan sus vidas para derrocarlos? La
única razón es que los Estados Unidos están empleando su enorme fuerza armada para
imponer al pueblo del Vietnam un gobierno títere que no le representa…..

La razón de que vosotros, soldados americanos, os encontréis aquí en el Vietnam es


reprimir al pueblo del Vietnam, que desea liberarse de la estrangulación económica y de
la dominación militar extranjera. Os han enviado aquí para proteger las riquezas de unas
cuantas personas de vuestro país.

¿Os dais cuenta de que los Estados Unidos controlan el 60 por 100 de los recursos
mundiales, siendo así que solo tienen el 6 por 100 de la población mundial y de que de
cada tres americanos uno vive en la miseria? ¿Os dais cuenta de que los Estados Unidos
tienen 3.300 bases en todo el mundo, casi todas 'las cuales se emplean en contra de la
población de los países en los que están emplazadas? Los que mandan en los Estados
Unidos han montado un imperio económico contra el cual se combate desde la
República Dominicana hasta el Congo y especialmente en el Vietnam.

¿Os podéis imaginar a vosotros mismos votando a favor de Cao Ky? Si una potencia
extranjera ocupara los Estados Unidos y os rapara vuestras riquezas y pusieran un
gobierno de su gusto, ¿cuál creeríais. que es vuestro gobierno? Y lo que es peor,
precisamente porque el pueblo vietnamita está decidido y muestra un heroísmo tan
extraordinario que la potencia militar más poderosa del mundo no ha podido
conquistarlo, se os prepara a vosotros, soldados americanos, para emplear todas las
armas modernas de exterminio.

Vuestros aviones hacen 650 incursiones semanales contra el Norte, y el tonelaje de


bombas arrojadas en el Sur supera ya todas las bombas arrojadas en la segunda guerra
mundial o en la guerra de Corea. Estáis arrojando bombas de napalrn, que hacen arder
todo cuanto tocan. Estáis arrojando bombas de fósforo, que corroen como ácido todo
cuanto encuentran a su paso. Estáis arrojando bombas de fragmentación y lazy dogs,
que despedazan y mutilan a mujeres y niños en las aldeas. Estáis arrojando tóxicos
químicos, que causan la ceguera, afectan al sistema nervioso y paralizan. Estáis
arrojando gases tóxicos, que figuran como venenos en los manuales del ejército de la
segunda guerra mundial, y otros gases tan mortíferos que han llegado a matar hasta a los
soldados provistos de caretas antigás que los empleaban.

Cuando regresáis del combate, ¿os habéis preguntado quién es esa gente a la que estáis
matando? ¿Cuántas mujeres y niños han muerto hoya vuestras manos? ¿Qué sentiríais si
todo eso estuviera ocurriendo en los Estados Unidos a vuestras mujeres, a vuestros
padres, a vuestros hijos? ¿Cómo podéis soportar lo que ocurre en torno vuestro, día tras
día, semana tras semana? Os hago estas preguntas porque vuestra es la responsabilidad
y en vuestras manos está el decidir si ha de continuar o no esta guerra criminal.

Cuando la Gran Bretaña ocupaba Norteamérica en el siglo XVIII, los campesinos


americanos lucharon con las horcas en sus manos, aunque tenían hambre y estaban mal
vestidos de harapos. Durante ocho años lucharon y derrotaron al Imperio británico en su
tierra. ¿Os dais cuenta de que hoy en los Estados Unidos hay 66 millones de personas
que viven en la miseria? ¿Os dais cuenta de que hoy en los Estados Unidos el número
de las personas sin empleo es mayor que la población de treinta y cinco Estados?

Os están usando para enriquecer a unos cuantos industriales cuyos beneficios se basan
en despojar de sus recursos a otros países, y por eso el mundo se está rebelando contra
esta brutal guerra que está librando el Gobierno de los Estados Unidos. Sabéis que las
Convenciones de Ginebra prohíben los gases, la guerra química, la tortura y la
mutilación, y sabéis también que a las fuerzas especiales americanas se les están
enseñando las técnicas que los nazis ernpleaban en Auschwitz y en otros campos de
concentración…. Me consta que se os ha dicho que habéis venido a proteger a un
pueblo indefenso contra un vecino poderoso. Pero lo que os han dicho es mentira y
nadie lo sabe mejor que vosotros.

No creáis que estáis solos, porque en todos los Estados Unidos hay gente que se opone a
esta guerra.Cuando 100.000 personas se reúnen en Nueva York solo y decenas de
millares se concentran en otras ciudades de todos los Estados Unidos, es evidente que el
pueblo americano empieza a comprender esta guerra y quiere verla acabar. ¿Por qué, si
no, el Gobierno americano no ha sido capaz de hacer una declaración de guerra?
¿Habéis presenciado el hecho de que un oficial aplique electrodos a los órganos
genitales de una mujer o de un niño? ¿Has sido tú uno de los que, por miedo o
nerviosismo, has apretado el gatillo de un fusil automático que ha disparado centenares
de balas y, antes de saber lo que pasaba, había ante ti mujeres y niños muertos? En
unión de muchas figuras famosas, premios Nobel, novelistas, filósofos, matemáticos,
estoy constituyendo un Tribunal de Crímenes de Guerra para emitir un juicio, en los
términos más solemnes y con las más prestigiosas figuras internacionales, sobre los
crímenes que el Gobierno de los Estados Unidos están cometiendo contra el pueblo de
Vietnam. Apelo a tus sentimientos para que pongas fin a tu participación en esta
bárbara y criminal guerra de 'conquista. A ti recurro para que des tu testimonio ante el
Tribunal de Crímenes de Guerra acerca de la verdad de esta guerra y reveles cuanto has
visto. Os llamo como ser humano a seres humanos. Tened presente vuestra humanidad y
olvidad todo lo demás. Si hacéis esto, habréis prestado un valeroso servicio a la
Humanidad. De no hacerlo, seguiréis dejando que los que os mandan continúen
degradando a vuestro país y hagan que su nombre despierte el odio de toda la gente
honrada del mundo. Uníos a nosotros, hombres de América, de Inglaterra, de Europa
occidental, de América latina, de Asia, de Africa, hombres de todos los sectores de la
vida, en nuestra determinación de derrotar a esa gente de los Estados Unidos .que es
culpable de los padecimientos y horrores que vosotros, soldados americanos, habéis
presenciado y por los cuales sois responsables. Negaos a seguir luchando en esta injusta
guerra. Pedid que se os transfiera a cualquier sitio que no sea el Vietnam. Dad a conocer
vuestro propósito de hacer pública vuestra oposición a esta guerra y a la forma en que se
está llevando. Son muchas las personas que acudirán a vuestra ayuda, no temed a las
represalias. El momento de prueba es siempre. Ahora es el momento.

RUSSELL, Bertrand Crímenes de guerra en Vietnam