Vous êtes sur la page 1sur 21
Conversando Con Jes˙s Gabriela Gardelin
Conversando
Con Jes˙s
Gabriela Gardelin
Amig@ Lector ì Conversando con Jes˙s î es una obra que quiero compartir contigo desde

Amig@ Lector

ìConversando con Jes˙sî es una obra que quiero compartir contigo

desde lo m·s profundo de mi corazÛn.

Cuando

damos

desinteresadamente,

la

mayor

recompensa

es

la

felicidad que sentimos al dar algo nuestro, en este caso compartir

contigo un maravilloso mensaje que Jes˙s me ha transmitido en

sueÒos.

Desde hace tiempo me intereso por los mensajes de los sueÒos.

Interpretarlos suele ser todo un reto. Pero en este caso en particular, su

interpretaciÛn fue tan sencilla como el mensaje mismo.

Jes˙s es un personaje conocido por todos nosotros. Creas en Èl o no,

estoy segura que sabes quiÈn es Jes˙s de Nazaret.

El sue Òo que quiero compartir contigo es un mensaje que el propio Jes ˙s

El sueÒo que quiero compartir contigo es un mensaje que el propio

Jes˙s compartiÛ conmigo en una conversaciÛn que tuvimos en el plano

mental. Es decir, sin palabras, sÛlo las im·genes eran las encargadas

de transmitir el mensaje.

Hoy quiero regalarte ìConversando con Jes˙sî, quiero hacerlo de una

forma desinteresada, con el ˙nico objetivo de ser un puente entre t˙ y

el maravilloso mensaje de Jes˙s. Mensaje que espero apliques en tu

vida.

Feliz Lectura!!!

Conversando con Jes˙s Hace alg ˙n tiempo tuve un sueÒo. Fue el sueÒo m·s maravilloso

Conversando con Jes˙s

Hace alg˙n tiempo tuve un sueÒo. Fue el sueÒo m·s maravilloso que

he tenido. SoÒÈ con Jes˙s, nuestro hermano espiritual, nuestro ejemplo

de vida.

Por aquella Època, tenÌa una gran preocupaciÛn. Pensar en mi cuerpo

una y otra vez. Todos los dÌas, a todas horas, cada vez que me veÌa en

un espejo. Mis pensamientos y mis emociones vibraban a una sola voz,

al sentir tristeza, desolaciÛn, abandono, resignaciÛn.

Recuerdo cÛmo era mi cuerpo antes y cÛmo quedÛ despuÈs de aquel

incidente que marcÛ mi vida en dos.

Antes de quedar en embarazo, pesaba 48 kilos y mi cuerpo era muy

delgado, con bellas curvas que muchos envidiaban y otros admiraban.

Siempre disfrutÈ de mi cuerpo, me sentÌa totalmente identificada con Èl.

Entrado los siete meses de embarazo, un embarazo de mellizos que fue maravilloso y del

Entrado los siete meses de embarazo, un embarazo de mellizos que

fue maravilloso y del que disfrutÈ cada momento, surgiÛ en mÌ una

enfermedad llamada preeclampsia.

Para resumir, fueron tres las operaciones a las que fui sometida en el

transcurso de dos dÌas. Seg˙n los mÈdicos no me salvarÌa. La situaciÛn

era muy delicada.

Pero

las

cosas

tomaron

otro

rumbo,

y

hoy

estoy

aquÌ

contigo

cont·ndote esta historia.

Pero volvamos a la preocupaciÛn que me atormentaba dÌa y noche

desde aquellos dÌas. Esto es importante que te lo cuente para que

puedas comprender el mensaje que Jes˙s me dio y el cual quiero hoy

compartir contigo.

Los primeros dÌas, luego que mi vida ya no se encontraba en peligro,

fueron muy difÌciles. No podÌa caminar.

Mis piernas no eran capaces de sostener aquel cuerpo que a ˙n no hab Ìa

Mis piernas no eran capaces de sostener aquel cuerpo que a˙n no

habÌa podido ver en un espejo. A los pocos dÌas, con ayuda de mis

seres queridos pude comenzar a moverme en sillas de ruedas. Pero

eso no me inquietaba, sabÌa que era provisorio.

PasÛ

una

semana

cuando

pude

comenzar

a

caminar,

siempre

acompaÒada y sostenida por alg˙n ser amado.

Cu·l fue mi sorpresa cuando un dÌa me vi en el espejo de la clÌnica.

Esa no era yo. Ese no era mi cuerpo. Era como si mi alma estuviera

alojada en un cuerpo que era totalmente extraÒo para mÌ.

La imagen que me devolvÌa el espejo era una persona de 70 kilos (m·s

de 20 kilos de m·s) casi todos alojados en mi abdomen.

Recuerdo

que

mi

abdomen

comenzaba

a

crecer

inmediatamente

despuÈs del busto, ni en estado de embarazo mi abdomen creciÛ

desde tan arriba.

A la altura de la cintura ten Ìa una gran masa de piel colgando, que

A la altura de la cintura tenÌa una gran masa de piel colgando, que

sobresalÌa por todo mi cuerpo. Realmente la imagen es indescriptible

con palabras.

La tristeza me invadiÛ. Pero mi corazÛn no aceptaba esa situaciÛn. Mi

corazÛn sabÌa que asÌ como fue transitorio no poder caminar, no poder

baÒarme sola, tambiÈn sabÌa que ese cuerpo extraÒo que me devolvÌa

el espejo se transformarÌa nuevamente en la visiÛn que yo tenÌa en mi

mente, aquella con la que me sentÌa cÛmoda y tranquila.

Fueron muchos los mÈdicos que consultÈ. Todos me daban el mismo

diagnÛstico,

la

˙nica

abdominoplastia.

opciÛn

era

una

cirugÌa

estÈtica,

una

Pero mi alma se negaba a esa opciÛn. En lo m·s profundo de mÌ ser

sabÌa que mi cuerpo volverÌa a ser el que siempre fue.

Los m Èdicos insistÌan en que no habÌa nada por hacer. Pero no les escuch

Los mÈdicos insistÌan en que no habÌa nada por hacer. Pero no les

escuchÈ. SeguÌ mis instintos, escuchÈ a mi corazÛn.

A los pocos dÌasÖ

A los pocos dÌas mi cuerpo comenzÛ a cambiar. Ya no estaba tan

hinchada, pero la piel colgaba a montones.

Seg˙n los mÈdicos la piel no regresa a su lugar cuando es tanta

cantidad, y los m˙sculos del abdomen en casos como el mÌo no

vuelven a recuperar su tonicidad naturalmente.

CirugÌa! CirugÌa! CirugÌa! Era lo ˙nico que me decÌan quienes sabÌan

del tema.

Lo que voy a contarte a continuaciÛn es algo que comprendÌ mucho

tiempo despuÈs, cuando conocÌ la Ley de la AtracciÛn.

A pesar de lo que tantos m Èdicos y especialistas me dijeron, mi obstinaci Ûn

A pesar de lo que tantos mÈdicos y especialistas me dijeron, mi

obstinaciÛn me llevÛ a recuperar mi cuerpo casi en un 80%. Recuerdo

que llegÛ un momento en que cada vez que consultaba por alg˙n

tratamiento, le decÌa al profesional que ya estaba muy contenta con el

cuerpo que tenÌa en ese momento, comparado claro con lo que era al

comienzo. Hoy comprendo que eso no era cierto, simplemente mi

mente, mi ser comenzaron a creer en lo que me decÌan todos aquellos

profesionales que consultÈ.

Fue en ese momento en que mi cuerpo se estancÛ, incluso comenzÛ a

aumentar mi abdomen nuevamente al dejar de ejercitarme.

Finalmente, la ciencia habÌa triunfado! BajÈ mis brazos, creÌ en la

ciencia, en todos aquellos que estudiaron tantos aÒos y que sabÌan

m·s que una alma terca a quien su corazÛn le decÌa que era posible

que

la

piel

retornara

a

su

estado

original,

que

los

m˙sculos

abdominales volvieran a adquirir su tensiÛn normal.

Aprend Ì a resignarme, a buscar la vestimenta adecuada para que ese abdomen fl ·cido

AprendÌ a resignarme, a buscar la vestimenta adecuada para que ese

abdomen fl·cido y colgante pase desapercibido.

Pero antes de contarte mi conversaciÛn con Jes˙s quiero mostrarte el

poder tan grande que tiene nuestra mente. Al conocer la Ley de la

AtracciÛn comprendÌ que durante toda mi vida pensÈ que luego del

embarazo me harÌa una liposucciÛn para quitar esos kilos de m·s que

suelen quedar.

Hoy que conozco la ley de la atracciÛn, que se el poder que tienen

nuestros pensamientos, me doy cuenta que fui yo misma quien atrajo

a mi vida, inconscientemente, esta situaciÛn. Fueron tantos los aÒos

que pensÈ en la liposucciÛn. Ese fue mi pensamiento predominante

durante m·s de la mitad de mi vida. En otras palabras, liposucciÛn es

sinÛnimo

de

que mi

cuerpo

cambiarÌa,

que

serÌa

necesario

una

intervenciÛn quir˙rgica para volver a tener un cuerpo delgado y esbelto.

Ahora sÌ, sin m·s demoras voy a contarte mi conversaciÛn con Jes˙s.

Una noche, en sue Òos, Jes˙s comenzÛ a conversar conmigo. Seguramente me preguntar ·s cÛmo

Una

noche,

en

sueÒos,

Jes˙s

comenzÛ

a

conversar

conmigo.

Seguramente me preguntar·s cÛmo es Jes˙s. TambiÈn me gustarÌa

saberlo.

En el sueÒo, Èl se encontraba a mi derecha. Yo sentÌa su presencia,

sabÌa que estaba junto a Jes˙s. Escuchaba su voz (a nivel mental),

c·lida y tranquila que me hablaba. Pero en ning˙n momento pude ver

su rostro, conocer su imagen.

Seguramente me preguntar·s cÛmo estoy segura que era Èl. No, Èl no

me lo dijo. Pero mi alma lo supo desde el primer momento. Es como

cuando se acerca a ti un ser amado y sin necesidad de verlo sabes que

est· a tu lado.

Esta experiencia la he tenido varias veces en mi vida, siempre estando

despierta y siendo completamente consciente de la situaciÛn, con seres

que ya no se encuentran en la Tierra, que se encuentran en otro plano

espiritual.

Es por este motivo que estoy completamente segura que esa presencia, ese ser espiritual que

Es

por

este

motivo

que

estoy

completamente

segura

que

esa

presencia, ese ser espiritual que se encontraba a mi lado era el propio

Jes˙s. Mi alma lo recordÛ. Mi alma lo reconociÛ inmediatamente.

En

el

sueÒo, Jes˙s se refiriÛ a mi tormento de tantos aÒos, a mi

desesperaciÛn, a mi angustia permanente por la apariencia que tenÌa

mi cuerpo en ese momento. No lo dijo con palabras, me transmitiÛ el

mensaje a travÈs de im·genes. Era como si estuviÈremos conectados

con el pensamiento. Como si fuera una conversaciÛn pero en el plano

mental.

En el plano mental, pude escuchar una voz c·lida y tierna que me dijo:

ìNO TE PREOCUPES M£S POR ESOî. Gracias a la imagen visual

pude comprender que ìesoî se referÌa a mi preocupaciÛn permanente

por mi aspecto fÌsico.

Quiero compartir contigo cÛmo entiendo este mensaje. Creo que es

mucho m·s profundo que unas simples palabras.

Gracias a la semejante. Ley de la Atracci Ûn se que lo semejante atrae lo

Gracias

a

la

semejante.

Ley de la AtracciÛn

se

que

lo

semejante atrae lo

En mi caso, mi temor, mi desesperaciÛn, mi angustia por mi cuerpo lo

que estaba atrayendo hacia mÌ era m·s de esas emociones, era m·s

de un cuerpo que no deseaba que forme parte de mi vida. ComprendÌ

que

lo que

debÌa hacer era centrarme en lo que sÌ deseaba, en

visualizar el cuerpo con el que me identifico, con aquel con el que me

siento cÛmoda, feliz, plena.

ìNO TE PREOCUPES M£S POR ESOî. El mensaje de Jes˙s es tan

sencillo como dejar de colocar mi atenciÛn sobre mi cuerpo. Dejar de

lado esos pensamientos predominantes en mi mente y esas emociones

de tristeza que embargaban todo mi ser.

Como sabes, por medio de

nuestros pensamientos y emociones

creamos la realidad que vivimos, la realidad que nosotros mismos nos

forjamos.

Desde aquel dÌa, mi alma ha grabado a fuego su mensaje. Lo llevo en lo
Desde aquel dÌa, mi alma ha grabado a fuego su mensaje. Lo llevo en
lo m·s profundo de mÌ ser, con un inmenso amor hacia Jes˙s.
Hoy quiero compartir este mensaje contigo porque creo que si bien
nuestras preocupaciones, nuestros problemas, nuestras aflicciones,
nuestro estrÈs pueden tener diferentes formas, el mensaje es tan v·lido
para mÌ como para ti.
Si te identificas con este mensaje de amor, si tu corazÛn vibra al
escucharlo, si tu ser te dice que debes seguir el consejo que Jes˙s me
dio. Entonces, no lo dudes, tÛmalo como tuyo. AprÛpiate de Èl. VÌvelo
como si el mismo Jes˙s lo estuviera susurrando a tu oÌdo.
Con todo mi amor
Gabriela Gardelin
www.volandojuntos.com
Amig@ Lector D Ìas despuÈs de tener este maravilloso sueÒo tuve la inspiraciÛn de leer

Amig@ Lector

DÌas despuÈs de tener este maravilloso sueÒo tuve la inspiraciÛn de

leer un libro del maravilloso autor Deepak Chopra titulado ìLas 7 Leyes

Espirituales del …xitoî donde el autor expresa en la quinta ley :

ìEste cambio consciente se logra a travÈs de las dos cualidades

inherentes a la conciencia: la atenciÛn y la intenciÛn. La atenciÛn da

energÌa, y la intenciÛn transforma. Cualquier cosa a la cual prestemos

atenciÛn crecer· con m·s fuerza en nuestra vida. Cualquier cosa a la

cual dejemos de prestar atenciÛn, se marchitar·, se desintegrar· y

desaparecer·.î

Al leer este fragmento del libro comprendÌ perfectamente que si lo

˙nico que hago durante todo el dÌa es pensar en esa situaciÛn no hago

otra cosa que hacer que crezca con m·s fuerza en vez de logar el

efecto contrario que es que desaparezca de mi vida.

El poder de nuestro pensamiento es impresionante, no somos capaces de identificar cu ·nto poder

El poder de nuestro pensamiento es impresionante, no somos capaces

de identificar cu·nto poder tienen nuestros pensamientos, sean estos

positivos o negativos.

La Ley de AtracciÛn dice que ya sea consciente o inconscientemente

atraemos a nuestras vidas aquello en lo que fijamos nuestra atenciÛn.

Para

dar un

ejemplo concreto, en mi caso, al

pasar todo el

dÌa

pendiente de mi preocupaciÛn no hacÌa m·s que atraer a mi vida m·s

de

lo mismo en vez de lograr lo que tanto deseaba que desapareciera

de

mi vida.

Desde aquel mensaje he adoptado la posiciÛn de no dar importancia a

mi cuerpo. Fue difÌcil lograrlo. No voy a engaÒarte.

Cuando estamos tan

obsesionados con algo es difÌcil quitar nuestra

atenciÛn de ello. Pero no imposible. T˙ eres quien debe tomar la

decisiÛn de manera consciente y hacerlo.

Acerca de la Autora Hola øCÛmo est·s? Mi nombre es Gabriela Gardelin y soy escritora
Acerca de la Autora Hola øCÛmo est·s? Mi nombre es Gabriela Gardelin y soy escritora
Acerca de la Autora
Hola øCÛmo est·s?
Mi nombre es Gabriela Gardelin y soy
escritora motivacional en temas como
Ley
de
la
AtracciÛn,
crecimiento
personal y evoluciÛn espiritual.
PermÌteme contarte mi historia
Nuestro Creador permanentemente est· atrayendo nuestra atenciÛn.
Pero, son pocos los que atienden su llamado. Personalmente, a toca-
do a mi puerta infinidad de veces, incluso en dos ocasiones estuve al
borde de la muerte.
Pero esto no fue suficiente para centrar mi atenciÛn en su
llamado.
Cuando mi mellizos nacieron, las complicaciones comenzaron a aflorar
una tras otras.
www.volandojuntos.com
www.volandojuntos.com
Fue a partir de esa desesperaciÛn, que finalmente comencÈ a escuchar el llamado de mi
Fue a partir de esa desesperaciÛn, que finalmente comencÈ a escuchar el llamado de mi
Fue a partir de esa desesperaciÛn, que finalmente
comencÈ a
escuchar el llamado de mi padre celestial. Desde entonces, la lectura
de libros espirituales, de Èxito, de
prosperidad, de autoayuda, de
motivaciÛn, del m·s all·, entre otros, me acompaÒan en mi diario vivir.
Siempre creÌ en Dios, pero hoy lo comprendo, hoy lo escucho, hoy
siento su presencia, siento su protecciÛn, siento todo su amor.
Mi vida cambiÛ radicalmente gracias a estas experiencias que han sido
oportunidades para comprender la importancia y el valor del amor.
Hoy estoy comprometida con mi crecimiento personal y espiritual.
Pero siento que mi camino va m·s all·, es por ello que quiero compartir
contigo uno de los dones que Dios me dio: mi amor por la escritura.
Gabriela Gardelin
www.volandojuntos.com
www.volandojuntos.com
Visita www.VolandoJuntos.com donde encontrar·s: Libros ó ArtÌculos ó Videos ó Conferencias Meditaciones

Visita

donde encontrar·s:

Libros ó ArtÌculos ó Videos ó Conferencias Meditaciones

Y Mucho M·sÖ.

SUSCRÕBETE AL BOLETIN DE VOLANDO JUNTOS ENÖ

Y

Descarga

CINCO ( 5 ) LIBROS GRATIS

1. Eres El Creador De Tu Vida

2. °Despierta!

3. Conversando Con Jes˙s

4. Sigue Tu InspiraciÛn

5. Descubre Como Dejar De Pensar En Tus Problemas

InfoProductos ó Libros Digitales
InfoProductos ó Libros Digitales
EncuÈntralos enÖ http://www.volandojuntos.com/infoptos/000_infoproductos.html www.volandojuntos.com
EncuÈntralos enÖ
http://www.volandojuntos.com/infoptos/000_infoproductos.html
www.volandojuntos.com
Tienes mi autorizaci Ûn para regalar este libro digital a todos tus amigos y conocidos.

Tienes mi autorizaciÛn para regalar este libro digital a todos tus amigos y conocidos.

Derechos reservados ©2010 www.volandojuntos.com

Derechos reservados.

El uso de cualquier parte de esta publicaciÛn para ser reproducida,

transmitida de cualquiera forma o por cualquier medio, electrÛnico,

mec·nico, grabado, fotocopiado u otro, o almacenado en un sistema

de recuperaciÛn, sin la previa autorizaciÛn del autor, es una violaciÛn

de la ley de los derechos reservados.

Para m·s informaciÛn por correo electrÛnico escribir a

Centres d'intérêt liés