Vous êtes sur la page 1sur 3

Definición de Creer – Dolor de Cabeza

ILUSTRACIÓN: Un Dolor De Cabeza.

Cuando tengo un dolor de cabeza, sé que hay un remedio disponible. Si tomo una aspirina,
dentro de poco el dolor se apacigua. Sin embargo, no es suficiente creer que la aspirina puede
quitarme el dolor de cabeza. Tengo que TOMAR LA ASPIRINA y TRAGARLA. Es igual en
la salvación… Ud. puede aceptar los hechos del evangelio - que Cristo murió por sus
pecados, fue sepultado, y luego, resucitó de los muertos para darle la salvación. Pero esta es
una creencia intelectual solamente. Admitir los hechos no es suficiente. Hay que responder
personalmente a lo creído, INVITANDO A CRISTO ENTRAR A SU VIDA para limpiarle
de sus pecados y darle la vida eternal. Tal como la aspirina no me hace nada hasta estar
dentro del cuerpo, de la misma manera, Cristo no le puede salvar hasta entrar a su vida por
una oración de fe.

Creemos en Cristo cuando depositamos nuestra fe únicamente en Cristo para obtener la


salvación y para llegar al cielo.

ILUSTRACIÓN: El incendio de un edificio.

Si yo entro a la iglesia es este momento y grito una sola palabra – INCENDIO - ¿Qué es lo que
usted va a hacer? Bueno, si quiere sobrevivir, usted se va a levantar, y saldrá por la salida,
¿verdad?

Sin embargo, ¿es posible tomar otra decisión? Pregunto, ¿es posible? Usted podría decirme,
“Roberto, cállate. Estamos en el culto todavía. No nos molestes ahora.” Claro, no seria muy
inteligente hacerlo, pero lo podría hacer, ¿verdad? Usted podría ver las llamas, oler el humo,
sentir el calor del fuego, y creer que el edificio se está quemando. Pero si usted no se levanta y
sale, usted morirá CREYENDO.

Esta es la diferencia entre creer en la MENTE y creer en el CORAZÓN. El primero acepta los
hechos, pero no hace nada; el segundo cree los hechos, y responde personalmente a lo que ha
creído. No es suficiente creer que Cristo murió por los pecados del mundo, y luego resucitó de
los muertos. La Biblia dice que los demonios creen estas cosas y tiemblan, pero no son salvos.

Para ser salvo, usted necesita creer los HECHOS, y luego, ACTUAR de acuerdo a esos hechos,
invitando a Cristo perdonar sus pecados y ser su Salvador personal.

Usted no puede salvarse a sí mismo. Usted necesita confiar únicamente en Cristo para ser su
Salvador personal.
ILUSTRACIÓN: Sentarse en una silla.

Cuando usted entró al culto esta noche, usted ejerció la fe. ¿En qué? En una BANCA (o silla).
Usted depositó su cuerpo en la banca, y la banca le está sosteniendo ahora. Usted llegó a la
banca, y se sentó en ella, esperando que no le fallara. Y hasta ahora, no lo ha hecho, ¿verdad?

Usted tiene que hacer exactamente lo mismo con Cristo. El es el único que le puede salvar. Por
lo tanto, usted tiene que depositar su fe en El, y sólo en El, para:

™ Perdonar sus pecados.


™ Darle la vida eterna.
™ Llevarle a cielo algún día.

El es su única esperanza. Pídele la salvación ahora mismo.

ILUSTRACIÓN: El Equilibrista.

Al final del siglo 19, hubo un famoso equilibrista llamado Blondín. El fue a las Cataratas del
Niágara, en la frontera entre los EE.UU. y Canadá para hacer uno de sus fabulosos
espectáculos. El puso un cable de un lado de las cataratas al otro lado, y luego, se preparó
para cruzarlo.

Blondín hizo una pregunta a la audiencia - ¿Cuántos de ustedes creen que yo pueda cruzar de
un lado al otro lado de las cataratas? Levanten las manos.” Por supuesto, todos querían verlo
cruzar, y todos levantaron sus manos. Blondín cruzó el cable y volvió sin caer. La gente
aplaudió entusiasmadamente.

Luego, Blondín hizo otra pregunta - ¿Cuánto de ustedes creen que yo pueda cruzar otra vez,
pero esta vez con una silla atada a mi espalda? Levanten las manos.” Todos levantaron las
manos. Blondín ató una silla a su espalda, cruzó el cable, y volvió sin caer. Una vez más, la
audiencia aplaudió fuertemente.

Finalmente, Blondín hizo su última pregunta - ¿Cuántos de ustedes creen que yo pueda
cruzar el cable, con una persona sentada en la silla atada a mi espalda? Levanten las manos.”
Claro, todos querían ver esto, entonces todos levantaron sus manos. Blondín dijo, “¡Que
bien! ¿Cuál de ustedes se subirá a la silla?” NADIE QUISO HACERLO.

¿Saben por qué? Hay una gran diferencia entre creer en la mente y creer en el corazón. El
primero no requiere ningún compromiso, pero el último, sí, requiere un compromiso. Era
fácil decir SI cuando no era necesario subirse a la silla. Era otra cosa decir SI sabiendo que
iba a ser la persona que se subiría a la silla. Para hacerlo, el individuo tendría que poner toda
su confianza en Blondín para cruzar el cable y no caerse.

™ Las cataratas representan el lugar de la muerte. Todos los hombres van a caerse por su
pecado y ser juzgados eternamente.
™ El cable es el camino ancho que lleva a la vida eterna. Hay un camino a Dios. Es
Cristo. (Juan 14:6)
™ Cristo es El que ofrece llevarle a la vida eterna, y el ÚNICO que lo puede hacer.
™ Usted necesita subirse a la silla espiritualmente, confiando en CRISTO, y sólo en El,
para hacerle llegar a la vida eterna.

El hombre no puede salvarse a sí mismo. El necesita confiar en Cristo, y SOLO EN EL, para la
salvación.

ILUSTRACIÓN: La Aspirina.

Si usted tiene un dolor de cabeza, hay una solución. Tomar una aspirina, ¿verdad? Sí, es cierto.

Sin embargo, no es suficiente sólo creer en su mente que la aspirina le puede quitar el dolor. Es
necesario tomar un paso de fe, tragando la aspirina. La aspirina no le puede hacer ningún bien
fuera del cuerpo. Usted tiene que recibirlo adentro.

Es igual con Cristo. El no le puede salvar hasta que usted lo reciba dentro de su vida a través de
una oración de fe. Usted puede orar en este momento, pidiéndole entrar a su vida, perdonar su
pecado, y darle la vida eterna.

Centres d'intérêt liés