Vous êtes sur la page 1sur 18

Que son los Derechos Humanos:

Los derechos humanos son aquellos que gozamos, por el sólo hecho de ser
personas, sin distinción social, económica, política, jurídica e ideológica.

Los derechos en la historia:


El desarrollo del concepto de derechos humanos en Occidente, se remonta a
los pensadores griegos y romanos, pero fue santo Tomás de Aquino quien
desarrolló la teoría religiosa del "derecho natural", al cual deben
subordinarse todas las otras leyes del Estado.

En los siglos XVII y XVIII, los filósofos de la Ilustración, Jean Jacques Rosseau,
John Locke, el barón de Montesquiu, desarrollaron teorías sobre el derecho
natural que proviniesen del uso de la razón y elaboraron, basándose en
derechos individuales, normas sobre el Estado.

La " Declaración de los Derechos del Hombre y del ciudadano", enunciada


por la Asamblea Nacional durante el proceso de la Revolución Francesa,
aseguraba entre otros, los derechos de la libertad, igualdad y afirmaban el
principio republicano de la soberanía popular.

Durante el siglo XX, la forma republicana de gobierno y los nuevos derechos


que implicaba, fueron generalizándose en los nacientes estados
americanos; ya los Estados Unidos la había adoptado en 1776.

En este siglo, además, apareció la idea de que estos derechos deberían ser
consagrados como artículos del derecho internacional.

Los estados europeos fueron evolucionando hacia regímenes


constitucionales, en los que se limitaba el poder de las monarquías, influidos
por los principios de la Revolución Francesa. Pero a principios del siglo XX,
parecían que estos derechos eran inalcanzables para muchas personas
afectadas por las guerras, el colonialismo, la ignorancia y la miseria.

En algunas partes del mundo surgieron gobiernos totalitarios, que violaban


sistemáticamente estas facultades y se cometían atroces violaciones contra
la dignidad humana, como los sucesos ocurridos durante la Primera y
Segunda guerra mundial. Surgió, entonces, la necesidad de una protección
internacional de Derechos Humanos, para lo cual era fundamental crear una
organización que tuviera como objetivo la defensa y control del
cumplimiento de estos derechos.

De esta manera, el 24 de octubre de 1945, representantes de 50 países se


reunieron en la ciudad de San Francisco, en Estados Unidos y redactaron la
carta de las Naciones Unidas, que dio origen a esta organización
internacional (ONU) destinada a ..."preservar a las generaciones venideras
del flagelo de la guerra, a reafinar la fe en los derechos fundamentales del
hombre, a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de
un concepto más amplio de a libertad"...

Esta carta es un documento jurídico, obligatorio y sus disposiciones no


pueden contradecirse por ninguno de los gobiernos de los estados que
componen la organización.

Poco tiempo después, los delegados de cada Estado en la ONU, aprobaron el


texto de "Declaración Universal de Derechos Humanos" , el 1 0 de diciembre
de 1948.

Esta declaración no es una norma jurídica obligatoria, aunque con ella


comienza la internacionalización de los derechos humanos, caracterizados
por un consenso generalizado en la comunidad internacional, respecto de
los cuales son derechos inherentes a la dignidad del hombre, sin distinción
de raza, sexo, idioma o religión de las personas.

Posteriormente, la ONU aprobó diferentes documentos que se refieren a


diferentes aspectos de los derechos humanos: la Declaración de los
derechos del niño en 1959, la Declaración sobre la eliminación de la
discriminación contra la mujer en 1967, el Pacto internacional de derechos
civiles, políticos y el pacto internacional de derechos económicos, sociales y
culturales en 1966, entre otros.

Si bien existe un Comité de Derechos Humanos en la ONU, que se ocupa de


que estos pactos se cumplan, su eficacia es restringida ya que no existe
legislación internacional que obligue a los gobiernos de los diversos estados,
a proteger los derechos de las personas. Pero las críticas y los informes ante
la opinión pública mundial, son a veces modificadores de algunas
situaciones.
Existen además numerosos pactos y declaraciones de organismos
regionales, como el "Convenio europeo para protección de los Derechos
Humanos y las libertades fundamentales", la "Declaración Americana de
Derechos y Deberes del hombre" aprobado por la OEA en 1948, la conocida
"Declaración de Bogotá " y la "Declaración Americana sobre Derechos
Humanos o Pacto de San José de Costa Ricá" aprobada en 1969.

Los Derechos Humanos

a-Composición:
La declaración Universal de los Derechos Humanos consta de 30 artículos,
repartidos en 4 grupos de disposiciones:
Los primeros artículos proclaman que todos los seres humanos nacen libres
e iguales … “en dignidad y derechos”…, y que estos derechos , les
corresponden sin distinción de razas, color ,sexo, idioma, opinión política,
posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

El segundo grupo, artículos del 3 al 21, consagra los derechos del individuo
como miembro de colectividades, es decir, los derechos civiles y políticos de
todos los seres humanos (derechos a la vida, a la libertad a contraer
matrimonio, derechos a la nacionalidad, y de asilo entre otros)

El tercer grupo, artículos del 22 al 27, corresponde a los derechos


económicos, sociales, culturales de todos los seres humanos, entre los que
se incluyen por ejemplo el derecho al trabajo, a la educación, al disfrute del
tiempo libre y a la seguridad social. -Un cuarto grupo, artículos 28 al 30,
reconoce que toda persona tiene derecho a un orden social e internacional
en el que los Derechos Humanos pueden realizarse plenamente y que cada
persona tiene deberes y responsabilidades ante la col-nunidad en la que
vive.

b- Características:
Distinguimos a los Derechos Humanos por una serie de características que
expresan que los derechos humanos son: -Universales: toda persona posee
dignidad y nadie puede ser discriminado o excluido.
-Inalienables:

no se puede renunciar ni negociar estos derechos. El Estado no puede


disponer de los derechos de los ciudadanos. -Naturales: el origen de los
derechos humanos es la propia naturaleza del hombre.

-lnviolables:

no pueden ser destruidos ni lesionados, porque atentaría contra la dignidad


del hombre.

-Obligatorios:

deben ser respetados tanto por las personas como por los estados ,a pesar
de que no existan leyes que los establezcan.

-Indivisibles:

si se suprime alguno de ellos, se pone en peligro la vigencia del resto de los


derechos.

Jurídicamente, los derechos hs son facultades o prerrogativas que las


normas constitucionales e internacionales reconocen a las personas para
asegurar su dignidad, si¡ libertad y su igualdad.

Si no fueran respetados por los estados o por otras personas o grupos, el


titular de esos derechos puede exigir que se cumplan a través del ejercicio
de la ley.

c-Clases de derechos:

La filosofía del derecho describe tres momentos históricos en la evolución


de los derechos humanos. Surgen en cada momento, pero no reemplazan a
los anteriores sino que se agregan a esas categorías, por lo tanto se
complementan.

-Derechos de primera Generación:


se establecieron desde el siglo XVIII a principios del siglo XX.
Son los que consideran a la persona como individuo que está dotado de
libertad y autonomía. Dentro de estos derechos, el más importante es el
derecho a la vida, constituyendo el fundamento básico de la prohibición de
las torturas y humillaciones.

Otros derechos comprendidos en este conjunto son el derecho a la


propiedad, al honor, a la libre expresión, a la libertad de conciencia, a la
intimidad, entre otros.

-Derechos de segunda generación:


Desde fines del siglo XIX ya mediados del siglo XX se agregaron un conjunto
de derechos económicos y sociales, que ya no consideran exclusivamente al
individuo sino que lo sitúan en un grupo social determinado, sea por su
actividad o por necesidad de protección especial como la ancianidad, la
niñez, el desempleo, etcétera.

-Derechos de tercera generación:


corresponden a los derechos de solidaridad, que son reconocidos a partir de
la década de 1980. Quienes los poseen son los sujetos colectivos como un
pueblo, una nación, una etnia, una comunidad.

Se garantizan mediante la participación solidaria de todos los miembros de


la sociedad o sea el Estado, las organizaciones no gubernamentales y
públicas y los individuos.

Estos derechos son, por ejemplo, el derecho al medio ambiente, al


patrimonio común de la humanidad, a la paz, al desarrollo.

Todavía no tienen consagración legal en la mayoría de los países del


mundo, pero comienzan a imponerse en diversos tratados internacionales.

Violación de los derechos humanos


Si bien la Declaración de Derechos Humanos significó un avance muy
importante, ya que se universalizó la concepción de la dignidad del hombre,
no terminó con las violaciones de los derechos.

Actualmente se identifican como violaciones por acción, por


omisión y por exclusión.

Las violaciones por acción se producen cuando se ataca la dignidad


humana, por ejemplo, detenciones arbitrarias, ejecución sin juicio,
secuestro, maltrato físico y moral.

Las violaciones por omisión se dan cuando los poderes de gobierno se


muestran indiferentes ante situaciones críticas, como la miseria, la
ignorancia.

Las violaciones por exclusión se desarrollan cuando hay marginación de


los derechos, en los discapacitados, las mujeres, los niños, los
pobres, los portadores de sida.

El grado de responsabilidad respecto a las violaciones de los


derechos, alcanza a los que están implicados de alguna u otra
manera en forma explícita, pero también a aquellos que no intentan
ningún tipo de solución a las diferentes situaciones de la vida
cotidiana.
Declaración Universal de los Derechos humanos

Adoptada y proclamada por la Resolución de la Asamblea General 217 A (iii) del 10 de


diciembre de 1948

El 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó y


proclamó la Declaración Universal de Derechos Humanos, cuyo texto completo figura
en las páginas siguientes. Tras este acto histórico, la Asamblea pidió a todos los Países
Miembros que publicaran el texto de la Declaración y dispusieran que fuera
"distribuido, expuesto, leído y comentado en las escuelas y otros establecimientos de
enseñanza, sin distinción fundada en la condición política de los países o de los
territorios".

Preámbulo
Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el
reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de
todos los miembros de la familia humana;

Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han


originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad, y que se ha
proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo
en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de
palabra y de la libertad de creencias;

Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de
Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión
contra la tiranía y la opresión;

Considerando también esencial promover el desarrollo de relaciones amistosas entre las


naciones;

Considerando que los pueblos de las Naciones Unidas han reafirmado en la Carta su fe
en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona
humana y en la igualdad de derechos de hombres y mujeres, y se han declarado
resueltos a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto
más amplio de la libertad;

Considerando que los Estados Miembros se han comprometido a asegurar, en


cooperación con la Organización de las Naciones Unidas, el respeto universal y efectivo
a los derechos y libertades fundamentales del hombre, y

Considerando que una concepción común de estos derechos y libertades es de la mayor


importancia para el pleno cumplimiento de dicho compromiso;

La Asamblea General
proclama la presente

Declaración Universal de Derechos Humanos como ideal común por el que todos los
pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las
instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y
la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas
progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación
universales y efectivos, tanto entre los pueblos de los Estados Miembros como entre los
de los territorios colocados bajo su jurisdicción.

Artículo 1
Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como
están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Artículo 2
1. Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración,
sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de
cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o
cualquier otra condición.

2. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o


internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se
trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no
autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.

Artículo 3
Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Artículo 4
Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos
están prohibidas en todas sus formas.

Artículo 5
Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Artículo 6
Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad
jurídica.

Artículo 7
Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la
ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta
Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

Artículo 8
Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales
competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales
reconocidos por la constitución o por la ley.

Artículo 9
Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

Artículo 10
Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente
y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus
derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia
penal.

Artículo 11
1. Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras
no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan
asegurado todas las garantías necesarias para su defensa.

2. Nadie será condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no


fueron delictivos según el Derecho nacional o internacional. Tampoco se impondrá pena
más grave que la aplicable en el momento de la comisión del delito.

Artículo 12
Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o
su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene
derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.

Artículo 13
1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el
territorio de un Estado.

2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a
su país.

Artículo 14
1. En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él,
en cualquier país.

2. Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada
por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones
Unidas.

Artículo 15
1. Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.

2. A nadie se privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a cambiar de


nacionalidad.

Artículo 16
1. Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción
alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia, y
disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en
caso de disolución del matrimonio.

2. Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el
matrimonio.

3. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la


protección de la sociedad y del Estado.

Artículo 17
1. Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente.

2. Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad.

Artículo 18
Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión;
este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la
libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en
público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Artículo 19
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho
incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir
informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier
medio de expresión.

Artículo 20
1. Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.

2. Nadie podrá ser obligado a pertenecer a una asociación.

Artículo 21
1. Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por
medio de representantes libremente escogidos.

2. Toda persona tiene el derecho de accceso, en condiciones de igualdad, a las funciones


públicas de su país.

3. La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se
expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por
sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que
garantice la libertad del voto.

Artículo 22
Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a
obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de
la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos
económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de
su personalidad.

Artículo 23
1. Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones
equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.

2. Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo
igual.

3. Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria,
que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y
que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección
social.

4. Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus
intereses.

Artículo 24
Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación
razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas.

Artículo 25
1. Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su
familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la
asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los
seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de
pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.

2. La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Todos


los niños, nacidos de matrimonio o fuera de matrimonio, tienen derecho a igual
protección social.

Artículo 26
1. Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos
en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental
será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el
acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos
respectivos.

2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el


fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales;
favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los
grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones
Unidas para el mantenimiento de la paz.

3. Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de
darse a sus hijos.

Artículo 27
1. Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la
comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los
beneficios que de él resulten.

2. Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que
le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que
sea autora.

Artículo 28
Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que
los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente
efectivos.

Artículo 29
1. Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en ella puede
desarrollar libre y plenamente su personalidad.

2. En el ejercicio de sus derechos y en el disfrute de sus libertades, toda persona estará


solamente sujeta a las limitaciones establecidas por la ley con el único fin de asegurar el
reconocimiento y el respeto de los derechos y libertades de los demás, y de satisfacer las
justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en una sociedad
democrática.

3. Estos derechos y libertades no podrán, en ningún caso, ser ejercidos en oposición a


los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

Artículo 30
Nada en esta Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho
alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades
o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades
proclamados en esta Declaración.
"Los Derechos Humanos son prerrogativas que de acuerdo al derecho
internacional, tiene la persona frente al Estado para impedir que éste
interfiera en el ejercicio de ciertos derechos fundamentales, o para obtener
del Estado la satisfacción de ciertas necesidades básicas y que son
inherentes a todo ser humano por el mero hecho de ser humano."
"Los Derechos Humanos son un conjunto de principios, de aceptación
universal, reconocidos constitucionalmente y garantizados jurídicamente,
orientados a asegurar al ser humano su dignidad como persona, en su
dimensión individual y social, material y espiritual."

El origen de los Derechos Humanos*

Antecedentes históricos

Varios autores coinciden en afirmar que los orígenes de los derechos


humanos se remontan a la Grecia antigua y surgieron con el derecho
natural de los hombres. El ejemplo clásico, tomado de la literatura griega,
es el de Antígona. Según Sófocles, cuando Creón le reprocha haber dado
entierro a su hermano pese estarle prohibido, ella replica que ha actuado
según las leyes no escritas e inmutables de los cielos.
Otro lejano antecedente se encuentra en un texto de escritura cuneiforme
titulado Espejo para Príncipes y atribuido a Kaos Ibn Iskanda, príncipe de
Gurgan (India) que vivió alrededor del año 1082 a. de J. C. Se trata del
respeto a ciertos derechos de los súbditos como parte de los deberes del
gobernante para con su pueblo. La ceremonia de coronación incluía una
promesa pública del soberano ante sus súbditos:
Entre el día en que nací y la noche en que me muera, que se me prive de mi
cielo, de mi vida y de mi progenie, si os oprimo a vosotros.
Pero acaso la primera manifestación explícita de los derechos humanos y de
su reconocimiento público es el antiguo texto legal hindú conocido como
Código de Manú o Código de las diez libertades humanas esenciales y
controles o virtudes necesarias para la vida buena.

El Cristianismo

No obstante, fue el Cristianismo el que sentó las bases para el


reconocimiento de la igualdad radical de todos los seres humanos, por ser
todos hijos de Dios. Pero la misma Iglesia tardó mucho en adoptar
enteramente la doctrina de los derechos humanos que se desprendía del
cristianismo. La Edad Media, por ejemplo, no fue una época favorable a la
idea de esos derechos humanos ni a su observancia. Plenamente sometida
a la influencia de la filosofía aristotélica, la del derecho medieval (elemento
característico de la cual era, entre otros, el reconocimiento por parte de
santo Tomás de Aquino -como antes lo fuera de Aristóteles- de la esclavitud)
no reconocía las cualidades humanas que no comprendía y, por ende, no
buscaba situar la personalidad humana en el centro de las preocupaciones
del derecho y de la vida social.

La Carta Magna

Respecto de la sociedad civil de Occidente fue en Inglaterra donde, por


primera vez, se establecieron limitaciones jurídicas al ejercicio del poder,
tendientes a preservar los derechos humanos de los ciudadanos. La Carta
Magna (1215), por la cual el rey Juan I de Inglaterra se obligó a respetar las
"leyes viejas" y garantizó por escrito los privilegios de los barones feudales,
incluía al mismo tiempo el reconocimiento de ciertos derechos humanos
fundamentales de todos los habitantes del reino: el derecho a la vida; la
necesidad de juicio de sus iguales previo al arresto o condena de cualquier
noble, seglar o eclesiástico, etc. Por su parte, el Habeas Corpus votado en
1679, el Bill of Rights -que en 1689 sentó las bases del nuevo sistema de
gobierno británico- y los Dos tratados del gobierno civil (1690) -que
legitimaron la revolución que acababa de poner fin al absolutismo de los
Estuardo- son textos precursores de la actual legislación sobre derechos
humanos.

Reconocimiento de los derechos del ciudadano

La Declaración de Independencia de los Estados Unidos (1776) contiene un


breve párrafo en el que, por primera vez, un poder, en este caso
constituyente, asume las obligaciones que supone el reconocimiento de los
derechos del ciudadano:
Consideramos como verdades evidentes que todos los hombres han sido
creados iguales, que han sido dotados por su Creador de ciertos derechos
inalienables, entre los que se encuentran la vida, la libertad y la búsqueda
de la felicidad.

Declaración de los Derechos Fundamentales del Hombre y del Ciudadano

Pero el gran punto de partida de la proclamación, defensa y vigencia de los


derechos humanos es la Declaración de los Derechos del Hombre y del
Ciudadano, promulgada por la Asamblea Francesa el 26 de agosto de 1789.
En ella se reconocía solemnemente que los hombres nacen y permanecen
libres e iguales en sus derechos.
Dos siglos después de esas primeras Declaraciones, los derechos
individuales se vuelven materia de otras convenciones y cuerpos legales
que constituyen, hoy por hoy, un sistema jurídico general y universal de
protección de los seres humanos en sus derechos básicos.

Convención de la Haya

En 1907, la Convención de la Haya regula las normas que deben observar


los beligerantes: estos no deben tener alternativas ilimitadas en el modo de
infligir daño al enemigo pues se deben preservar la vida, la dignidad y la
salud de las víctimas, derechos estos que están por encima del manejo de la
guerra.

Declaración Universal de los Derechos del Hombre

Como se expuso precedentemente, el origen más cercano del concepto


"derechos humanos" se encuentra en la "Declaración de los derechos del
hombre y del ciudadano" de la Revolución Francesa, y en las condiciones
sociales y económicas que la acompañaron. El desarrollo económico y
político de los siglos XV y XVI requería de un soporte filosófico fundado en
las ideas de libre propiedad y libertad de empresa, por una parte, y de
igualdad ante la ley, libertad e igualdad políticas por otra. En este orden de
ideas, los derechos individuales representan el punto de partida de los
derechos del hombre.
No obstante, a partir de la Segunda Guerra Mundial, y luego del horror nazi,
las Declaraciones de Derechos se convierten en exposiciones programáticas
suscritas por la mayoría de países del mundo. La Declaración Universal de
los Derechos del Hombre, aprobada por la Asamblea General de las
Naciones Unidas en 1948, encontró el respaldo institucional de los Estados
del Consejo de Europa, que en 1950 suscribieron la Convención Europea
para la salvaguarda de los derechos del hombre y las libertades
fundamentales. En tiempos más próximos, las Declaraciones han servido
para canalizar todo tipo de reivindicaciones -derechos de la mujer, del niño,
de los jóvenes, de los pueblos indios, etc.- sin conseguir, en la mayoría de
casos, el necesario apoyo estatal.
Hoy, los derechos individuales, aunque ignorados en demasiadas ocasiones,
ocupan, en cambio, más espacio que nunca en las Constituciones y leyes de
todos nuestros países y cuanto menores son las expectativas más se
acrecienta la esperanza de que sus postulados se realicen.

¿Qué hacer ante una violación de los derechos humanos?

Cuando tengamos conocimiento de una violación de los derechos humanos


o cuando nosotros mismos seamos objeto de ella, tenemos a nuestro
alcance una serie de estrategias para defendernos:
1. Denunciar

Para hacer una denuncia debemos informarnos de lo que sucede, sin


exagerar, sin colocar informaciones que no nos constan, sin añadir ni quitar
a los hechos; así la denuncia merecerá crédito y será respetada. La
denuncia debe ser presentada:
Ante los organismos oficiales competentes

A nivel Regional y local:

Juzgados de turno que correspondan al caso denunciado, Fiscalía de turno,


Organismo policial o público.

Ante Organizaciones No-gubernamentales

Comisión de Derechos Humanos de Corrientes, asociaciones de vecinos,


sindicatos, gremios profesionales, organizaciones estudiantiles, campesinas,
religiosas y organismos de derechos humanos.
2. Informar a la opinión pública
No basta denunciar los hechos ante las autoridades, es conveniente darlos a
conocer ante la opinión pública por los medios que tengamos a nuestro
alcance: periódicos, radio, televisión, boletines, volantes, etc.
3. Reflexionar la situación con la comunidad

Es conveniente reunir a los vecinos, compañeros de trabajo o de estudio


para dialogar sobre la situación que se está viviendo, analizarla y buscar
colectivamente alternativas para enfrentarla.
4. Organizar movilizaciones pacíficas de presión

Cuando todo lo anterior no es suficiente tenemos el derecho de organizar


acciones pacíficas de presión que obliguen a solucionar el problema, que
pueden ir desde marchas, plantones en sitios claves, colocación de
pancartas o carteles, tomas de establecimientos, etc.; estas estrategias
deben adecuarse a la situación que se esté viviendo, tratando de que
involucre a la mayor cantidad de afectados o personas solidarias.
¿Que son?

Los Derechos Humanos son aquellas libertades, facultades o


reivindicaciones relativas a bienes primarios o básicos que incluyen a toda
persona, por el simple hecho de su condición humana. Son independientes
de factores particulares como el estatus, sexo, orientación sexual, etnia o
nacionalidad; y son independientes o no dependen exclusivamente del
ordenamiento jurídico vigente.

Habitualmente, se definen como inherentes a la persona, irrevocables,


inalienables, intransmisibles e irrenunciables. Por definición, el concepto de
derechos humanos es universal (para todos los seres humanos) e igualitario,
así como incompatible con los sistemas basados en la superioridad de una
casta, raza, pueblo, grupo o clase social determinados. Además son
atemporales e independientes de las circunstancias.

¿Como Nacieron?

Los Derechos Humanos vieron su origen en diversos documentos


provenientes de culturas remotas. Desde la antigua Grecia, diversas
corrientes de pensamiento contemplaban derechos básicos y
correspondientes a cada persona.
El documento base que conformó lo que ahora conocemos por Derechos
Humanos fue la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano
elaborado por los pensadores de la ilustración francesa.
El artículo 68 de la Carta de las Naciones Unidas obligó a este organismo a
formar diversos comites con el objeto de redactar, formalizar e impulsar el
reconocimiento de una serie de derechos básicos que serían usados en la
legislación internacional.
Como resultado, el 10 de Diciembre de 1948, en París, la Asamblea General
de las Naciones Unidas, adoptó y proclamó la Declaración Universal de
los Derechos Humanos.

Declaración Universal de los Derecho


Humanos. Texto y Videos
Preámbulo

Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por


base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e
inalienables de todos los miembros de la familia humana;

Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos


humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de
la humanidad, y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del
hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados
del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad
de creencias;

Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un


régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al
supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión;

Considerando también esencial promover el desarrollo de relaciones


amistosas entre las naciones;

Considerando que los pueblos de las Naciones Unidas han reafirmado en la


Carta su fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el
valor de la persona humana y en la igualdad de derechos de hombres y
mujeres, y se han declarado resueltos a promover el progreso social y a
elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad;

Considerando que los Estados Miembros se han comprometido a asegurar,


en cooperación con la Organización de las Naciones Unidas, el respeto
universal y efectivo a los derechos y libertades fundamentales del hombre,
y

Considerando que una concepción común de estos derechos y libertades es


de la mayor importancia para el pleno cumplimiento de dicho compromiso;
Proclamación

LA ASAMBLEA GENERAL proclama la presente DECLARACIÓN UNIVERSAL DE


DERECHOS HUMANOS como ideal común por el que todos los pueblos y
naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las
instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la
enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y
aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su
reconocimiento y aplicación universales y efectivos, tanto entre los pueblos
de los Estados Miembros como entre los de los territorios colocados bajo su
jurisdicción.