Vous êtes sur la page 1sur 10

LOS 10 MANDAMIENTOS DE SATANÁS

No leas mucho la Biblia; te puede afectar la mente e irrita la vista.

No ores mucho; te puede dar reumatismo en las rodillas.

No aceptes cargos en la iglesia; cualquier otro puede hacerlo mejor que tú.

No vayas al templo a adorar; tu puedes hablar con Dios en cualquier parte.

No des tus diezmos y ofrendas; Dios es muy rico.

No digas siempre la verdad; hay que ser prudente.

No te preocupes por la conversión de tus hijos; ellos ya son salvos.

No te afanes por llevar una vida limpia; hay otros más sucios que tú.

No te preocupes por la segunda venida de Cristo; El te avisará cuando vendrá.

No te afanes por hacer algo; lo importante es que tu creas.

10 cosas que Dios te preguntará

1. Dios no te preguntará qué modelo de auto usabas;…te preguntará a cuánta gente


llevaste para ayudarla.

2. Dios no te preguntará los metros cuadrados de tu casa;…te preguntará a cuánta


gente recibiste en ella.

3. Dios no te preguntará la marca de la ropa en tu armario;…te preguntará a cuántos


ayudaste a vestirse.

4. Dios no te preguntará cuán alto era tu sueldo;…te preguntará si vendiste tu


conciencia para obtenerlo

5. Dios no te preguntará cuál era tu título;…te preguntará si hiciste tu trabajo con lo


mejor de tu capacidad.

6. Dios no te preguntará cuántos amigos tenías;…te preguntará cuánta gente te


consideraba su amigo.

7. Dios no te preguntará en qué vecindario vivías;…te preguntará cómo tratabas a tus


vecinos.

8. Dios no te preguntará el color de tu piel;…te preguntará por la pureza

9. de tu interior.
10. Dios no te preguntará por qué tardaste tanto en buscar la Salvación;…te llevará
CON AMOR a tu casa en el Cielo y no a las puertas del Infierno.

Dios no acusa; solo te pide que prediques con el ejemplo.

No me avergüenzo del evangelio

Un viejo chacarero del Far-West se fue, cierto día a visitar a su hijo, senador en
Washington. Ese chacarero era un ferviente creyente que no perdía oportunidad para
hablar de su Dios a los que le rodeaban. Por eso, cuando su hijo lo presentó al
embajador de Bélgica, el chacarero le hizo una pregunta que muchos hubiesen tildado
de indiscreta: “Exelencia, ¿es usted cristiano?”. Muy molesto, el hijo desvió la
conversación de manera diplomática antes que el embajador tuviese tiempo de
contestar.

Algunos meses mas tarde, el anciano falleció. Cuan grande fue la sorpresa del senador
al descubrir entre las numerosas coronas un magnifico ramo de flores enviado por el
embajador de Bélgica . Sobre la tarjeta, prendida con una alfiler al ramo, algunas
palabras habían sido redactadas por el embajador mismo: “Él fue el único hombre en
Estados Unidos que me preguntó si yo era cristiano y que se preocupó por mi alma”.
Se le llenaron los ojos de lágrimas al senador cuando leyó ese conmovedor testimonio
dado de su padre.

“El que gana un alma es sabio”. ¿Somos nosotros de esos sabios? El verdadero testigo
de Jesús en todas partes exhala el grato olor del conocimiento de su Señor, según lo
escribe el apóstol Pablo, quien decía también: “¡Ay de mi si no anunciare el evangelio!”
(1 Corintios 9:16)

El poder del perdón

Alina, un ama de casa de 27 años, no logra perdonar a su hermana Silvia, dos años
mayor que ella, porque en una ocasión Silvia contó algo que Alina le dijo en
confidencia y esto le causó graves problemas con su novio. El incidente ocurrió hace 10
años, cuando ambas eran adolescentes. ‘Pero a partir de ese momento supe que no
podía confiar en ella. No logro perdonar su traición. Aún hoy la veo con recelo y no le
cuento mis cosas’, admite Alina. Esto ha creado distancia entre las hermanas, quienes
se tratan como simples conocidas.

Por más de 10 años, Daniela, una ejecutiva de 48 años, se entregó en cuerpo y alma a
una empresa que, al final, le dio la promoción por la que ella tanto trabajó a una
colega más joven. ‘Cada vez que pienso en eso me amargo. Me duele admitirlo, porque
nunca me creí capaz de sentir algo así, pero odio a mi ex jefe’, confiesa.

Vanessa, una artista gráfica de 38 años, logró escapar de un régimen totalitario, donde
fue interrogada y acosada por vecinos convertidos en agentes del gobierno. Ella
asegura que jamás podrá perdonar a quienes fueron sus verdugos sicológicos.
’Durante muchos años viví en el terror, y eso es algo que no puedo olvidar. Pienso que
si perdono, estoy exonerando a esas personas y, de alguna manera, le estoy faltando el
respeto a todo el que sufrió como yo’.

“perdonar es algo que hacemos por nosotros mismos, no por la persona que nos
hirió.”

Atrapadas sin salida

Como demuestran estos tres casos, la incapacidad de perdonar lo mismo puede ocurrir
en un caso sencillo como el de Alina —que ha convertido un error de la adolescencia
en un juicio total e inmutable de su hermana—como en uno tan terrible como el de
Vanessa, que durante años sufrió sicológica y emocionalmente, y hasta temió por su
vida.

Cada una se siente perfectamente justificada en su posición. De alguna manera, ellas


sienten que al negarse a perdonar a estas personas, las están ‘castigando’ o, al menos,
que imparten justicia. En otras palabras: consciente o inconscientemente, creen que
olvidar el pasado de alguna manera ‘libera’ a sus victimarios de sus culpas. ¿La
realidad? Son ellas quienes, al mantener vivo el rencor y el resentimiento, quedan
atrapadas en esos sentimientos negativos, que afectan su paz mental y su salud.
Perdonar las liberaría a ellas, no a sus ‘verdugos’, como les llama Vanessa. Además, el
doctor Douglas Kelly, de Arizona State University, que trabaja con las parejas para
ayudarlas en el proceso de sanar su relación, aclara que ‘perdonar no quiere decir que
aceptamos las malas acciones de otros, o que estas no tienen consecuencias; perdonar
es terapéutico…’

Porque como los sicólogos y los maestros espirituales de todas las religiones nos
recuerdan, perdonar es algo que hacemos por nosotros mismos, no por la persona que
nos hirió. Este concepto no es difícil de entender; sin embargo, muchas personas no
captan su significado más profundo.

Carga tóxica

El rencor no es un sentimiento agradable. Cada vez que pensamos en la persona o en


la circunstancia que lo provoca, volvemos a experimentar todas esas sensaciones
desagradables que originalmente vivimos: ira, impotencia, frustración, dolor,
ansiedad… Esa carga tóxica inunda nuestra mente y recorre nuestro organismo, y no
hay que decir que esto no conduce a la felicidad, sino todo lo contrario: nos llena de
amargura. ¿Te imaginas los estragos que esto causa en tu salud? Presión arterial
elevada, dolor de cabeza, indigestión, calambres causados por la tensión muscular…
Esto es solo parte del precio que pagas al no perdonar. Pero nada se compara con el
daño que te causas en el plano emocional, porque el odio y el rencor apagan el
espíritu; te quitan la energía vital positiva. Irónicamente, por ellos sigues siendo una
víctima —esta vez voluntaria— de aquello que tanto te hirió en el pasado.

Sabemos que el perdón es uno de los fundamentos de todas las religiones del mundo.
Pero ahora también la evidencia científica demuestra que perdonar tiene un efecto
positivo en la salud y en la calidad de vida en general.

El doctor Frederick Luskin, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford,


estudia los efectos del perdón en el ser humano. Uno de sus estudios reveló que
perdonar de corazón:

* Disminuye los niveles de ira y hostilidad

* Aumenta los sentimientos de amor

* Mejora la habilidad de controlar la ira

* Aumenta la capacidad de confiar en otros

* Nos libera de los sentimientos negativos asociados a eventos del pasado

* Nos permite dejar de repetir ciertos patrones negativos

* Mejora la salud en general

* Demuestra una mejora significativa en los desórdenes de índole psicológica

Si perdonar es algo tan positivo y terapéutico, ¿por qué hay personas que no logran
hacerlo genuinamente, de corazón?

Que en este día podamos perdonar todo aquello que nos ata, y podamos vivir una vida
sana y llena de felicidad en Dios.

¿ROPA Y ZAPATOS POR 40 AÑOS?

¿Se acuerda usted cuantos pares de zapatos ha usado durante toda su vida? ¿Cuanto
tiempo le duro el ultimo par de zapatos que compró? Seriamos mas que benditos si,
usando los mismos zapatos todos Los días, su duración llegara a los tres años. Resultan
asombrosos las palabras en Deuteronomio 29:5: 'Y yo os he traído cuarenta años por el
desierto: vuestros vestidos no se han envejecido sobre vosotros, ni tu zapato se ha
envejecido sobre tu pie." Ni aun los pies se les hincharon durante esos cuarenta años.
Sin lugar a dudas, esto fue por intervención milagrosa de parte de Dios.
Este hecho es uno mas increíble, cuando tomamos en consideración los lugares
escabrosos, áridos y pedregosos por los cuales el pueblo peregrino. Si estimamos que
un israelita caminaba diariamente mil (1000) pasos, habría caminado no menos de
quince millones (15,000,000) de pasos en cuarenta años. ¿Tremenda suerte o milagro
de Dios? Que diremos de su ropa? Ropa de cuarenta años de vieja, usándola todos los
días y ni siquiera se envejecía. Aquella ropa fue lavada no menos de dos mil cien (2100)
veces si promediamos a una lavada por semana.

En el Sermón del Monte Jesús dijo: Y por el vestido ¿por qué os congojáis? Reparad los
lirios del campo, cómo crecen; no trabajan ni hilan; Mas os digo, que ni aun Salomón
con toda su gloria fue vestido así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy
es, y mañana es echada en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más á vosotros,
hombres de poca fe? " (Mateo 6:28-30). Dios cumplió esta promesa en el desierto y la
cumplirá hoy también con nosotros.

RICOS Y POBRES

Una vez un padre de familia acaudalada llevo a su hijo a un viaje por el campo, con el
propósito de que este viera cuan pobre era la gente del campo, que comprendiera el
valor de las cosas y lo afortunados que eran ellos.

Estuvieron por espacio de un día y una noche completos en una granja de una familia
campesina muy humilde. Al concluir el viaje y de regreso a casa el padre le pregunto a
su hijo.

--Que te pareció el viaje?

---Muy bonito Papá.

--Vistes que tan pobre y necesitada puede ser la gente?

---si!!!!!!

-- y que aprendiste?

---Vi que nosotros tenemos un perro en casa, ellos tienen 4. Nosotros tenemos una
piscina de 25 metros, ellos tienen un riachuelo que no tiene fin. Nosotros tenemos
unas lámparas importadas en el patio, ellos tienen las estrellas. Nuestro patio llega
hasta la barda de la casa, el de ellos tiene todo un horizonte. Especialmente papá, vi
que ellos tienen tiempo para conversar, y convivir con la familia, tu y mi mamá tienen
que trabajar todo el tiempo y casi nunca los veo.

Al terminar el relato, el padre quedo mudo y su hijo agrego.

--Gracias Papa por enseñarme lo rico que podríamos llegar a ser.


Que estas SINTIENDO ? Somos ricos ? Somos pobres ?

EL ALACRÁN

Un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del
agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó. Por la reacción al dolor, el maestro lo
soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó
sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán lo picó. Alguien que había observado todo, se
acercó al maestro y le dijo:

"Perdone, ¡ pero usted es terco ! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del
agua lo picará?".

El maestro respondió:

"La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar".

Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la
vida.

No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño; sólo toma precauciones. Algunos


persiguen la felicidad; otros la crean. Tenlo presente siempre. Sencillo, no crees??

"Cuando la vida te presente mil razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y un
razones por las cuales sonreír"

A laba a Dios en cada circunstancia de la vida

B usca la excelencia, no la perfección.

C uenta tus bendiciones en vez de sumar tus penas.

D evuelve todo lo que tomes prestado.

E ncomienda a tres personas cada día

F iate de Dios de todo corazón y no confíes en tu propia inteligencia

G ózale con los que se gozan y llora con los que lloran.

H az nuevos amigos pero aprecia a los que ya tienes.

I nvita a Cristo a ser tu Señor y Salvador.

J amas pierdas una oportunidad de expresar amor.

L ee tu Biblia y ora cada día.

M antente alerta a las necesidades de tu prójimo.


N o culpes a los demás por tus infortunios.

O lvida las ofensas y perdona así como Dios te perdona .

P romete todo lo que quieras; pero cumple todo lo que prometes.

Q ue se te conozca como una persona en quien se puede confiar.

R econoce que no eres infalible y discúlpate por tus errores.

S é la persona más amable y entusiasta que conoces.

T rata a todos como quisieras que te traten.

U nete al ejército de los agradecidos.

V ístete de misericordia, humildad y paciencia.

Y no te olvides de soportar a los demás como a ti te soportan.

Z áfate de las garras seductoras de Satanás.

LA CHICA DE LOS CDs

Un muchacho de 17 años de edad tenía un cáncer incurable y en cualquier momento


iba a fallecer.

Siempre vivía en su casa, bajo el cuidado de su madre. A veces se enfadaba de estar


siempre dentro de su casa y un día decidió salir a pasear. Le pidió permiso a su madre y
ella aceptó.

Caminando por el vecindario vio muchas tiendas. Al pasar por una de música y al ver el
aparador, notó algo que lo hizo olvidarse de que el mundo existía, era una muchacha
de su edad muy hermosa. Al verla le parecía un ángel bajado del cielo.

Abrió la puerta y entro sin mirar nada que no fuera ella.

Acercándose poco a poco llego al mostrador donde se encontraba ella. La chica lo miró
y le dijo sonriente "¿Te puedo ayudar en algo?"

El Chico pensaba que era la sonrisa mas hermosa que había visto en toda su vida, y
sintió el deseo de abrazarla, de declarársele en ese mismo instante.

Tartamudeando le dijo: "Si, eeehhh, uuhhh, me gustaría comprar un C.D.". Y sin pensar
tomó el primero que vio y le dio el dinero. La chica le entregó el disco con una
amigable sonrisa.

El joven enamorado no dejó de pensar en ella durante toda la tarde.


Ni siquiera escuchó el disco, ya que el no tenía mas que una grabadora de cassette. Al
siguiente día quiso volver a verla y fue a la tienda.

Al estar frente a esa hermosa sonrisa no supo que decir y volvió a pedir un C.D.

* "¿Quieres que te lo envuelva?", - preguntó la niña sonriendo de nuevo.

El respondió que si, moviendo la cabeza, pues ante ella se quedaba mudo. La
muchacha fue al almacén para volver con el paquete envuelto y entregárselo.

El lo tomó y salió de la tienda. Se fue a su casa sintiendo que caminaba entre las nubes.
Ni siquiera desenvolvió el disco. Lo metió en su closet y se puso a mirar su jardín y
pensar en la hermosa flor que estaba en la tienda.

En adelante visitaba la tienda todos los días para comprar un C.D. Ella siempre se los
envolvía, y el se los llevabas a su casa y los metía a su closet.

El era muy tímido para invitarla a salir y, aunque trataba no podía. Su mamá se enteró
de esto e intento animarlo a que se aventara, así que el siguiente día se armó de coraje
y se dirigió a la tienda. Y como todos los días compró otra vez un C.D. y como siempre
ella se fue atrás para envolverlo. El tomó el C.D. y mientras ella no estaba viendo,
rápidamente dejo una nota en el mostrador y salió corriendo de la tienda. La nota era
una declaración. Durante varios días chico no se atrevió a llegar a la tienda para recibir
la respuesta, a unos metros de la tienda regresaba a su casa.

Su madre volvió a animarlo y luego de dos semanas por fin llegó a la tienda pero no vio
a la chica hermosa. Al preguntar por ella se enteró con tristeza que se había ido a otra
ciudad a estudiar y

Ya no trabajaba ahí.Mucho lamentó no haber ido antes por la respuesta y muy triste
guardó los discos en un lugar donde no los viera tanto con la esperanza de no pensar
mas en la muchacha.

En el verano el chico fue a la tienda con la esperanza de que por las vacaciones la
chicha hubiera regresado y pudiera encontrarla pero al no encontrarla, regresó a su
casa desilusionado. Al siguiente verano volvió a ir para no encontrarla de nuevo.

Para el joven no hubo verano siguiente. A la edad de 20 años el chico falleció de


cáncer. Un día su madre, entró en el cuarto de su difunto hijo para arreglarlo, así que
abrió su closet. Para su sorpresa se topó con montones de C.D'S envueltos. Ninguno
estaba abierto. Llena de curiosidad, tomó algunos y se sentó sobre la cama para verlos,
al desenvolver el primero encontró una nota que su hijo nunca leyó y decía:

"!Hola!, veo que te gusta la música tanto como a mí. Me invitan a una fiesta el viernes
y no tengo con quien ir. ¿Te gustaría ir conmigo? Sofía."
De tanta emoción la madre abrió otro y otro para descubrir que eran saludos de la
chica. Uno de los últimos decía: "Hola, me siento triste de que nunca haces caso a mis
notas pero me devuelves la alegría al volver diariamente. La semana que viene salgo
fuera de la ciudad a estudiar y ya no voy a trabajar aquí, pero vendré casi todos los
fines de semana y si mi cliente favorito quiere que lo siga atendiendo podrá visitarme
en mi casa. Sofía". Al final venía un número telefónico, una dirección y un pequeño
mapa.

No esperes demasiado para demostrar tu amor a ese alguien especial, díselo hoy,
mañana puede ser muy tarde. No solamente a tu pareja sino de todos tus próximos:
tus padres, hermanos, amigos, hijos, etc.

Demuestra tu amor a los demás ahora que puedes hacerlo, que están presentes, que
físicamente es posible. Recuerda que mañana: si no los aparta la vida, lo hará...la
muerte.

MUCHAS RAZONES POR LAS QUE DIOS NO DEBIÓ HABERTE LLAMADO

Hay muchas razones por qué Dios no debió haberte llamado. Pero no se preocupe.
Usted está en buena compañía.

Moisés era tartamudo.

Marcos fue rechazado por Pablo.

Timoteo tuvo úlceras.

La esposa de Oseas era una prostituta.

Amós sólo fue educado para podar árboles de higos.

Jacob era un ladrón.

David tuvo un hijo fuera del matrimonio.

Salomón era demasiado rico.

Jesús era demasiado pobre.

Abraham era demasiado viejo.

David era demasiado joven.

Pedro le tenía miedo a la muerte.

Lázaro estaba muerto.

Noemí era una viuda.


Pablo era un asesino, tal como lo fue Moisés.

Jonás se escondió de Dios.

Miriam era chismosa.

Gedeón y Tomás ambos dudaron.

Jeremías estaba preso.

Elías se cansó de vivir.

Juan Bautista hablaba duro.

María era perezosa.

Sansón tenía el cabello corto.

Noé se embriagó.

Samuel era apenas un infante.

¿Mencionamos que Moisés tenía poca paciencia como Pedro, Pablo - bueno, tantas
personas más. Pero Dios no hace entrevistas de empleo. Él no emplea y despide como
la mayoría de los jefes, porque El es más nuestro Padre que nuestro Jefe. Satán dice,
"Tu no eres digno." ¿Jesús dice, "¿Y qué? Yo sí." Seguro que hay una gran cantidad de
razones por qué Dios no nos debe llamar. Pero si estamos enamorados de El, si
tenemos hambre de El , El nos usará a pesar de que somos, dónde hemos estado
nosotros, o a lo que nos parecemos.