Vous êtes sur la page 1sur 311

FORO ALISHEA DREAMS 1

TATE HALLAWAY
FORO ALISHEA DREAMS 2
TATE HALLAWAY

SINOPSIS.

Una nueva y encantadora comedia sobre brujas, vampiros y la búsqueda


del hombre perfecto.
La bruja y coleccionista Garnet Lacey es la encargada de la exclusiva
librería de ocultismo de Wisconsin y como una especie de beneficio del
trabajo consigue a clientes como Sebastián Traum Von –perforadores ojos
castaños, acento sexy y un cuerpo asesino. Lo única cosa que le falta es un
aura. Lo que quiere decir que él está muerto y eso significa problemas.
Entonces ¿que debería hacer una chica que está caliente por un hombre
muerto caminante?
Corre como el demonio, y saca el máximo provecho de las noches.
FORO ALISHEA DREAMS 3
TATE HALLAWAY

INTRODUCCIÓN
TRADUCIDO POR REPRISSE

LIBROS BERKLEY, NEY YORK.


Elogios para ALTO, OSCURO & MUERTO.

“Que no hay para adorar a una heroína que se preocupa de igual forma
del Vaticano que por medias rasgadas, una herborista que se viste como uno
de los “Jets in west side story”, y un fascinante “otro mundo” que la mayor
parte de nosotros jamás podría imaginarse, mucho menos escribir sobre el.
Tate Hallaway tiene un maravilloso regalo, Garnet es una gema de heroína y
tall, dark & dead es cautivante desde la primera pagina. Espero que este sea el
primero de muchos otros libros de Tate Hallaway”.
-Mary Janice Davidson, autor de grandes exitos en ventas de New York
Times “no muertos y Inretornable” (saga no muerta) “acurrúquese en el sofá e
instálese con- Tall, Dark & Dead es una gran manera de pasar una tarde”
-Lynsay Sands, EE.UU. hoy en dia un autor de gran éxito de ventas como
“A Quick Bite” “Tate Hallaway me mantuvo al borde de mi asiento con Tall,
Dark & Dead. Cada vez que yo creía saber hacia donde se dirigía la historia,
lanzaba algo nuevo a la mezcla. Una lectura muy entretenida y divertida”
-Julie Kenner, EE.UU. hoy en dia un autor de gran éxito de ventas, autor
de “Carpe Demon”, Para shawn Agradecimientos.
“Este libro no existiría, pero por la visión de Jhon Morgan y el cuidado
tierno y amoroso de Anne Sowards. También debo agradecer a mi agente,
Martha Millard, por todo su duro trabajo y continuo entusiasmo.
El apoyo de mis amigos y familia de un valor incalculable. Un gran,
enorme y sincero agradecimiento a la señorita Ember de Meadow Spring “tu
FORO ALISHEA DREAMS 4
TATE HALLAWAY

sabes por que”, y a mis otros lectores de medianoche: Shawn Rounds, Naomi
Kritzer, Sean Michael Murphy (a quien un crédito especial en cuanto a la
traducción en hebreo) y Kelly McCullough. Si solo no hubiera llegado tarde.
FORO ALISHEA DREAMS 5
TATE HALLAWAY

Cuando abrí la puerta, esperaba algunas indiferentes amonestaciones


de mi aquelarre por llegar tarde otra vez, una broma o dos acerca de
“Garnet-Time”.

Yo no había esperado toda aquella sangre.

Las salpicaduras negras emborronadas en las paredes y el piso,


ocultando el blanco pentaculo pintado en el piso del comedor. Una docena
de cadáveres yacían en el centro, acurrucados en posición fetal como si
trataran de proteger algo. Los ojos, comúnmente llenos de entusiasmo,
vidriosos, se veían vacíos.

Todos los del aquelarre -mis amigos, toda la familia que tenía- estaba
muerta. Entre los cuerpos caminaban los asesinos del vaticano que lo
habían hecho, tranquilamente rociaban agua bendita en sus maltratados
rostros y sobre todas las cosas, administrando los últimos sacramentos.

Ellos no me habían visto, aun.

En el momento en que levantaron la vista, era demasiado tarde. Yo


había convocado en mí a la diosa Lilith, una terrible venganza y ellos
vieron su suerte en el cambio de color de mis ojos.

Los ojos de Lilith…


FORO ALISHEA DREAMS 6
TATE HALLAWAY

PRIMERA CASA
TRADUCIDO POR JULI

PALABRAS CLAVE:
Iniciación, Relaciones Personales, Problemas.

¿Cuál es la mejor manera para mantener a los Cazadores de Brujas del


Vaticano alejados de tu aroma? Vístete para matar.
Después de cerrar la última hebilla de plata con forma de calavera de mis
botas negras de cuero, altas a la rodilla y encima, pateadoras de traseros, alisé
mi minifalda de terciopelo. La mini solía subirse por mis muslos debido a las
medias de red. Eché una mirada fuera del baño hacia mi closet, pensando en
cambiarla por una falda de cuero. Pero quizás ya estaba forzando el código de
la vestimenta lo suficiente con el escandaloso largo de mi falda, y como
manager de la tienda tenía que dar un buen ejemplo a mis compañeros de
trabajo. O, como a me gustaba decirles, mis lacayos.
Para completar mi look, me delineé los ojos con kohl egipcio.
Contemplando el resultado en el espejo, sonreí: una chica completamente
gótica. Nadie me iba a considerar una Bruja en serio si estaba vestida así. Un
agente del Vaticano simplemente miraría mi Ankh de plata colgando sobre el
escote de mi remera con una Hello Kitty con colmillos y pensaría: Farsante.
Exactamente lo que yo quería.
Si, estaría bien, mientras que nadie mirara dentro de mis ojos lo suficiente
como para verla a Ella acechando en mi interior. El problema era que mis ojos
tendían a llamar la atención. He tenido clientes que han quedado
boquiabiertos y jadeando cuando me miraron a los ojos. No todo el mundo
tiene ojos violetas. Sólo yo y Liz Taylor. Y creo que los míos son más lindos.
FORO ALISHEA DREAMS 7
TATE HALLAWAY

Pero, en serio, creo que recibo esa reacción de sorpresa o sobresalto porque, en
algún nivel netamente instintivo, la gente la reconoce a Ella, a la Diosa dentro
de mí.
He tratado de cubrir el color con lentes de contacto de color – azul,
marrón, hasta negro – pero la Diosa siempre brilla a través de ellos. Quiere
que yo tenga ojos violetas, así que eso es lo que tengo.
Revise mi billetera para asegurarme de tener dinero. Mi licencia de
conducir todavía tenía ese azul aburrido de Minnesota-Noruega; la foto
mostraba una mujer de pelo rubio a la altura del hombro, no color negro y con
un corte al estilo duende. Lo único correcto era mi nombre: Garnet Lacey.
Tenía que ir al DMV1 uno de estos días. Nunca había tomado la prueba
para una licencia en Wisconsin, aunque creo que estaba obligada por ley a
hacerlo dentro de los primeros treinta días de la mudanza. Ya hacía ocho
meses que había dejado Minneapolis. La licencia era un último lazo, y aunque
era uno completamente trivial, mi subconsciente no quería romperlo.
Tan solo ese pequeño recuerdo de mi yo pasado, me regresó a esa noche
terrible en que había encontrado a mi aquelarre muerto. Podía sentir como la
Diosa removía todo y me hacía recordar. La bilis empezó a subir por mi
garganta. La mano que sostenía mi licencia de conducir tembló con ira y
tristeza. Y una cortina oscura comenzó a cubrir mis ojos, mientras la sentía a
Ella salir.

Siempre empezaba con un estremecimiento como de calambres en mi


abdomen. Después venía el ímpetu. Calor, como de fuego, se elevaba por mi
cuerpo desde mis piernas. Mis piernas temblaron. Con cada palpitación el
calor subía más, más, más, extendiéndose por mi estómago hasta las costillas.
Mi cuerpo tembló de placer.
Se sentía tan bien… pero tenía que parar… la. Si ella me llevaba al
crescendo, ya no podría mantenerme en control. Y lo que destruyera, porque

1
DMV: Department of Motor Vehicles = Departamento de Automóviles
FORO ALISHEA DREAMS 8
TATE HALLAWAY

ella siempre destruía algo, no lo sabría hasta que recuperara el control y


tuviera que recoger los pedazos rotos o enterrar los cuerpos.
Las puntas de mis dedos ardían por el poder que no dejaba libre. La vi en
el espejo. Mis ojos habían cambiado otra vez. Mis pupilas se habían enrojecido
como el color carmesí de la fruta venenosa de la noche.
Ella venía.
Echándome hacia adelante, golpeé el suelo fuertemente con mis rodillas.
El dolor me trajo de nuevo a este mundo, y me devolvió el enfoque.
Golpeé mi cabeza contra el lavabo fuertemente, tan fuerte como podía
soportarlo, y susurré “No hay nada aquí para ti. No hay nada aquí para ti”.
Tenía que saber que era verdad. Los agentes del Vaticano ya no estaban. Eran
simplemente una memoria, un recuerdo. Lo único para matar dentro de la
casa eran unas plantas y mi gato. Esto no iba a satisfacer a Lilith.
Para nada.
Quizás ella me entendía, o quizás sentía que el peligro ya se había ido y
que ninguna de sus necesidades serían saciadas. Se fue. Sentí extinguirse el
calor como si alguien tirara agua fría sobre el fuego.
Mi cuerpo me dolía. No de forma no placentera, pero definitivamente,
insatisfactoriamente. Mis piernas se sentían como de goma, y mi corazón latía
en mis tímpanos.
Me arrodillé en el piso del baño, con los ojos cerrados, y me concentré en
recuperar mi respiración, en volverla a un ritmo normal, conté hasta seis,
inhalé. Conté de nuevo, exhalé. Hice esto varias veces, hasta que ya no pude
sentir un golpeteo en mi pecho con cada latido de mi corazón.
Cuando abrí los ojos, la licencia de conducir era una mancha derretida en
mi mano. Llamas azules bailaron en el centro de mi palma por un momento, y
luego se extinguieron. Me saqué el resto de la licencia de la mano y la tiré al
tacho de basura. Había una pequeña astilla en el centro de mi mano, donde la
licencia había estado. Tomando un último respiro profundo, apoyé mi cabeza
sobre el borde frío de porcelana del lavabo. Ella estaba tan cerca de salir estos
FORO ALISHEA DREAMS 9
TATE HALLAWAY

últimos tiempos que me asustaba. Por suerte no tenía compañeros de cuarto


que presenciaran este comportamiento tan extraño… o para que ella – no, no
lo podía ni pensar. Vivía sola no por elección, sino por necesidad.
Desenroscando mis piernas, que ahora estaban entumecidas, me di
cuenta que me las había ingeniado para romper la rodilla de mis medias de
puntilla negra. Maldita sea. Me costaron veinte pesos. Oh, bueno, el look así
roto le iba bien a la apariencia Gótica.
Mientras me levantaba para agarrar mi esmalte de uñas del gabinete de
medicinas, para evitar que la corredura de la media se hiciera peor de lo que
estaba, Barney hizo su entrada dramática de siempre. La puerta se abrió
cuando ella apoyó todo su peso sobre ella, y luego desfiló casualmente
entrando a la habitación, y olfateó con desdén su bowl de agua. Barney era
una bola de pelo gris y a rayas, como un mapache Maine. Pestañó con sus ojos
de gata amarillos y luego estornudó. Barney era alérgica a la magia.
O pretendía serlo.
Frotándose la nariz con su garra, estornudó de nuevo, dramática y
finamente. Me estaba diciendo que no aprobaba lo que había pasado.
“Cómo si tuviera una opción, Ms. Puss”, le dije mientras le rascaba detrás
de las orejas.
Un lento parpadeo me dijo que ella estaba un poco escéptica, y luego,
como si estuviese aburrida con la conversación, saltó sobre la tapa del inodoro
y comenzó a limpiarse.
Barney era un familiar.
La mayoría de la gente pensaba que entendían lo que sus gatos decían
con sus movimientos, pero yo realmente lo sabía. Antes, cuando usaba magia
más libremente, Barney tenía voz. La escuchaba hablar en mi cabeza. Si, la
línea entre la magia y la locura era así de delgada. Lo sabía. Y es en parte por
eso por lo que dejé de hacerla. Ya no era una Bruja. Me había enfriado como
un pavo. Nunca más lo toque. Nop. Sin excepciones.
FORO ALISHEA DREAMS 10
TATE HALLAWAY

Tuve que hacerlo. La Diosa se alimentaba de la magia. Cuanto más la


usaba, más cerca de la superficie llegaba ella. Lo que me molestaba ahora es
que no había realizado ningún hechizo en seis meses. Estaba bastante
orgullosa de mi misma. Y sin embargo, ahí estaba ella, lista para salir con la
más mínima provocación.
Un pequeño pero notable estornudo rompió mi ensoñación.
“Si, de acuerdo. Mira, estoy tratando de dejarlo. Todo”, le dije mientras
terminaba de arreglarme la media. Aunque todavía hacía Astrología. Eso no
podía contar como magia de verdad, seguro que no. Devolviendo el frasco de
esmalte al gabinete agregué “no es tan fácil, me gustaría verte tratar”.
Barney bostezó, y su lengua rosada se dobló en casi un círculo perfecto
dentro de su boca abierta.
“Eso dices”, le comenté, rascándola nuevamente y con cariño, “pero no
durarías ni una semana”.
Bufó y, saltando de la tapa del inodoro, atravesó la puerta y se marchó.
Sabía a dónde iba: la cocina. La alimenté, y luego ataqué mi bowl de copos
mientras Barney me vigilaba. Me bebí el café de un sorbo, casi quemándome
la lengua y vertiendo el resto en un termo que puse en mi mochila. Volvía a
revisar lo que llevaba en ella: Kleenex, lápiz labial negro, una botella de agua,
candado para la bicicleta, y el último número de Astrólogos de Montaña para
leer durante el almuerzo.
Tanteé el borde de la tela hasta que encontré el compartimiento
escondido. Luego de abrirlo, reconté metódicamente los dos mil dólares en
efectivo que llevaba ahí. No era para nada suficiente si tenía que escapar de
nuevo, pero era un mejor comienzo de lo que había tenido antes. Volví a
poner el dinero en su lugar.
Barney maulló. Le revolví el pelaje de la parte de arriba de su cabeza
“volvería por ti, lo prometo”. Encorvó su espalda y se marchó a su lugar
soleado entre las hierbas que crecían el cuarto de al lado de la cocina. Puse mi
bowl en el lavabo con los otros platos sucios que me prometí limpiar pronto.
FORO ALISHEA DREAMS 11
TATE HALLAWAY

Antes de cerrar el compartimiento, quité con cuidado el rosario de


Jasmine. Jasmine y yo habíamos ido a la universidad juntas. La convencí de
unir el aquelarre, aunque ella siempre decía que disfrutaba más la parte
artesanal de “la Artesanía” más que la magia. El rosario era una prueba de
eso. Era una pieza de arte. Jasmine había doblado el cable de plata ella misma,
y había encadenado las cuentas de amatista y nácar en grupos de tres. Tomé
los pedazos en mi mano.
“El círculo está abierto, pero no roto”, susurré. Siempre habíamos
terminado los rituales así. Excepto que esta vez no era verdad. Cuando los
agentes del Vaticano atacaron a Jasmine, un eslabón se soltó y el círculo se
rompió.
Volví a poner el rosario dentro del compartimiento reverentemente.
Había otra cosa que mantenía escondida, pero me rehusaba a mirarlo: un
crucifijo manchado de sangre. Lo había arrancado del cuerpo de un agente del
Vaticano. O, mejor dicho, la Diosa lo había hecho. Con un temblor que me
estrujó el estómago, revisé mi reloj. Estaba llegando tarde al trabajo. No me
podía permitir llegar tarde. Nunca más.

Vivo en el último piso de un agrietado edificio Victoriano. Al cerrar la


puerta detrás de mí, me encaminé a las escaleras. El hueco de la escalera y un
pasillo angosto eran las únicas partes en común de la casa. Este lugar había
tenido su buena cantidad de estudiantes, porque estaba a menos de una milla
del campus, y esto se veía muchísimo más en este lugar. El implacable grunge
y el desgaste le habían dado a la madera una pátina oscura. El pasamano, que
podría haber sido rojo en algún momento de su existencia, se había desteñido
a un marrón insípido. Una gran grieta corría por el vidrio de la ventana del
descanso. El yeso original colgaba tenazmente de los listones de cien años.
Pese al maltrato, la casa era todavía imponente. Una araña de luces con
tulipanes colgaba de una cadena de latón pegada a un medallón de estaño. La
barandilla, aunque abollada y mellada, todavía tenía todos sus husos y se
FORO ALISHEA DREAMS 12
TATE HALLAWAY

había doblado un poco, lo que le daba un efecto curvado. El polvoriento


empapelado cubría las paredes.
Tome mi bicicleta mountainbike de su lugar de siempre en el hall y me
encaminé hacia afuera. Era Mayo, entrado el mes, y los días se estaban
volviendo consistentemente cálidos. Las yemas de primavera cubrían las
ramas de los árboles. Desde debajo de pilas y pilas de hojas y pajote, los brotes
de helechos y aquilegias luchaban por llegar a la luz del sol. Aunque el aire
aún era cortante, el sol brillaba por sobre el lago. Las gaviotas volaban
despreocupadamente sobre él. Pedaleé con velocidad, bombeando mis
piernas todo el camino. Estaba cubierta por un leve sudor para cuando llegué
a la calle State.
La calle State era el principal destino turístico de Madison. El edificio de
mármol blanco de la capital del estado encabezaba la peatonal para turistas; la
universidad de Wisconsin y el campus de Madison la cerraban. Las cuadras
que se encontraban en medio de ambos puntos tenían boutiques de
sombreros, negocios de novedades, restaurantes de Nepal, bares de deportes,
roperos artesanales, el único museo de papel higiénico del mundo, y Mercury
Crossing, donde yo trabajaba. Después de asegurar mi bicicleta con candado
en el callejón de atrás, chequeé mi reloj. Maldición. A pesar de mis esfuerzos,
llegaba cinco minutes tardes. Un escalofrío irracional me revolvió el estómago
mientras abría la puerta.
Mis hombros se relajaron en el momento en que olí el incienso. Era dulce
y con un toque picante, y olía como cualquier negocio de magia de aquí a
Poughkeepsie.
Carrillones de viento de cristal decorados con turmalinas, amatista y
otras piedras semipreciosas colgaban del techo. Atravesé los pasillos llenos de
libros y cartas de tarot hasta el mostrador que estaba en el centro del negocio,
que estaba rodeado de cajas de varitas en exposición, Buddhas de jade,
collares, globos de clarividencia y joyería de Diosas de todo tipo.
Amaba este lugar. Se sentía como el hogar.
FORO ALISHEA DREAMS 13
TATE HALLAWAY

Probablemente, si quería evitar la magia, debería de trabajar en la tienda


de comestibles de dos cuadras abajo. Si había algo que siempre le decían a la
gente que estaba recuperándose de las drogas y el alcohol era que debían
mantenerse alejados de sus viejos compañeros, viejos lugares, y cosas viejas.
Me dije a mí misma que trabajar aquí era parte de mi farsa. Ninguna
Bruja con respeto propio se acercaría a este refugio de la Nueva Era de
aprendices de Hechicero. Bueno, de acuerdo, lo haríamos, pero vendríamos
muy temprano o en durante nuestra hora de almuerzo. Simplemente no hay
suficientes lugares como éste para que las Brujas se pongan exigentes.
¡Pero vendíamos capas negras con capuchas por todos los santos! No sólo
eso, una de nuestras mejores ventas eran Diosa de esas que brillan en la
oscuridad para tableros que protegen a su dueño. Teníamos gárgolas de
computadora. Y vendíamos toda la línea de libros “Cómo ser una Bruja
Adolescente”.
Además, también estaba el otro empleado tiempo-completo, William, ¿o
era Wolfsbane esta semana? William/Wolfsbane tenía ojos color avellana
intenso y la típica contextura flaca, desgarbada recientemente universitaria.
Su pelo coincidía con sus ojos, lo que quiere decir que era marrón claro con
reflejos color ámbar y verdes. Esta semana su interés parecía ser la magia
irlandesa. Tenía nudos celtas por todos lados: aros, brazaletes, collares, e
incluso su remera tenía dos dragones entrelazados. Juraría que ese muchacho
gastaba todo su salario en esta tienda, porque tenía un interés nuevo y un
nuevo guardarropa cada dos semanas.
William era lo que las encuestas de belief.net2 determinaban como “un
buscador sincero”. Un Libra con ascendente en Piscis, saltaba de una causa a
otra con ambos pies. Indeciso pero educado al punto de ser eso una falta, me
tenía que asegurar que no estuviese a cargo cuando uno de esos vendedores
entran porque no podía decirle que no a la gente, mucho menos tomar una
decisión firme.

2
belief.net: creencias.net
FORO ALISHEA DREAMS 14
TATE HALLAWAY

“Hey, chico”, dije con cautela, por temor a que hubiera cambiado su
nombre de nuevo.
William miró por sobre el libro en que su nariz había estado pegada y me
miró con preocupación.
“¿Estás bien?”
“Dormí de más”. Era más fácil mentir que decir que había tenido que
vencer a una Diosa que quería matarlos, matarlos a todos.
“Suele pasar”, dijo William, sin notar mi cambio de humor o eligiendo
ignorarlo. “Como sea, era escalofriante. ¿Es que tienes algún planeta de
tardanza que se interpone en tu casa para llegar a tiempo al trabajo?, bromeó
con una sonrisa afectuosa, pero sus ojos mantenían el toque de seriedad.
William contaba conmigo para las cositas astrológicas. “¿Los planetas están
haciendo algo extraño, no? Hoy siento todo retrógrado”.
Y en ese momento me di cuenta. No había avanzado en mi carta natal
para ver qué pasaría hoy. Me había acostumbrado a hacerlo todas las
mañanas mientras desayunaba. Tenía todos los libros que necesitaba en un
estante en la cocina, cerca de mis libros de cocina y cartas de recetas.
“Bueno”, dije, “a juzgar por mi mañana, adivinaría que Marte se volvió
retrógrado”.
Estibé mi bolsa detrás del mostrador y tomé mi efemérides anual.
Después de encontrar el mes, hojeé las columnas para el día de hoy. Marte
estaba directo, parecía ser, pero no mucho más. Júpiter, Neptuno y Plutón
estaban todos retrógrados. Retrógrado, en términos astrológicos, significa que
un planeta parece estar moviéndose hacia atrás en el cielo desde el punto de
vista de la Tierra. Tenía algo que ver con velocidades de órbitas. No sabía en
verdad toda la ciencia. Lo que sí sabía era que, astrológicamente, eran malas
noticias: energía jodida, bloqueada.
Normalmente no le prestaba mucha atención a los planetas del sistema
solar exterior. Todo lo que estaba más allá de Júpiter se movía demasiado
FORO ALISHEA DREAMS 15
TATE HALLAWAY

lento como para afectar la vida cotidiana. Cuando un montón de planetas se


juntaban así, bueno… me parecía demasiado siniestro.

“¿Bueno?” preguntó William. Se agachó a mi lado, mirando con atención e


intensamente a las filas de números. “¿Qué dice?”
“La verdad no estoy segura”, admití, volviéndome a parar. William
siguió mi movimiento como una sombra nerviosa. “Neptuno retrógrado en
una carta natal significa auto decepción y circunstancias misteriosas. Plutón
significa secretos y dinero de otra gente. Así que”, agregué con una risa, “nos
podríamos estar perdiendo una herencia y ni siquiera saberlo”.
William rió entre dientes, pero me di cuenta que lo había preocupado.
Acomodó el muestrario de gemas pulidas del mostrador. “¿Algo más?”
“Sí”, dije. Me moví de detrás del mostrador para abrir la puerta. “Júpiter
está retrógrado también. En una carta natal, diría que serías un
fundamentalista desde el punto de vista religioso. Lo que eso significa hoy, no
tengo ni la más mínima idea. Quizás podríamos buscarlo en uno de los
libros”, señalé en la dirección de la sección de astronomía.
Cuando llegué a la puerta, me sobresalté. Para mi sorpresa, había dos
personas esperando que abriéramos. Los dejé entrar con una sonrisa. En mi
interior, gruñí. Parecía ser que iba a ser un día ocupado.
Y lo fue. William y yo pasamos le resto del día de un lado para otro.
Nunca tuvimos tiempo de descubrir qué significaba que Júpiter estuviera
retrógrado.

No sé qué es lo que sucede con la primavera. Quizás la misma fuerza


natural que hace que las flores crezcan también hace que surjan las tendencias
New Age en las amas de casa. Debo de haber vendido un trillón de diarios de
cuero y kits de principiantes de brujería hoy.
Para ser justa, era una nueva temporada, un nuevo semestre. Todo el
mundo quería empezar de nuevo. Aunque debería de haber estado cerrando,
FORO ALISHEA DREAMS 16
TATE HALLAWAY

me encontré escaneando el catálogo Burpee que llegaba con el correo,


preguntándome si debería de vender algunas de las semillas de hierbas más
exóticas.
La novia de William lo había recogido cuando el turno terminó. Había
algo en ella que me hacía cansar. No podía terminar de descubrir qué, pero…
bueno, probablemente sólo estaba siendo tonta. William siempre provocaba
mis instintos maternales latentes, parecía necesitar protección. Además, ya
hacía unos cuantos meses que había empezado a trabajar aquí y ella nunca
había venido a presentarse. Siempre lo esperaba en el auto. Me parecía raro.
La caja ya estaba hecha, y las luces ya estaban bajas. De hecho, habría
jurado que había cerrado la puerta si no hubiese sido porque escuché el ruido
de las campanillas.
“Necesito una mandrágora, una raíz entera”, dijo una voz masculina
desde la entrada. “Cosechada en luna nueva. Mejor si es de algún cruce de
caminos”.
Me reí. “¿Por qué mejor no pedir una que haya crecido debajo de una
horca?”
“Por Dios, ¡si! ¿Tienes una de esas?”
“No”, estaba siendo sarcástica. Como sea, estaba a punto de explicarle a
este imbécil que hacía décadas que no había un ahorcado en público en
América, cuando me encontré como golpeada por un rayo. Mirando por sobre
mi catálogo, me encontré con los ojos marrones más hermosos que alguna vez
hubiera visto.
Quiero decir, eran realmente hermosos. Aparte de ser casi perfectamente
almendrados en forma, sus ojos tenían estas largas y gruesas pestañas que
normalmente sólo tienen los niños chicos.
Los ojos no son justamente lo primero que suelo notar en un hombre.
Aunque odio admitirlo, normalmente lo que miro es ‘el radio’. Es decir, de
hombros a cintura. Me gusta esa forma triangular de ancho a angosto.
FORO ALISHEA DREAMS 17
TATE HALLAWAY

Este hombre lo tenía. De hecho, diría que su cuerpo deletreaba una T3


perfecta, por alto, duro y sabroso.
Y problemas.
A pesar de tener un dejo a acento inglés culto, se vestía como un matón.
Usaba una chaqueta de cuero, jeans rotos, y una remera blanca lo
suficientemente ajustada como para indicar apenas el cuerpo trabajado que se
hallaba debajo. Su cabello era largo y oscuro y estaba echado hacia atrás en
una colita en la nuca. Y, justamente para volverme completamente loca, tenía
una barba de tres días, que resaltaba su perfecta mandíbula. Odio eso. Los
hombres lindos me vuelven estúpida. De pronto, todo en lo que podía pensar
era en pasar mis dedos por sus mejillas y seguir por su piel hasta llegar al
hueco en su garganta.
Alejé esa imagen de mi mente, aunque sólo para perderme en esos
malditos ojos otra vez. Tenían el color de roble lustrado al sol. De hecho,
tenían ese tipo de brillo interno que cautiva, encanta y que yo había llegado a
asociar con la muerte, o mejor dicho, los no-muertos.
“Bueno, ¿puedes conseguirla?” preguntó insistentemente.
“¿Qué cosa?” pregunté, todavía mirándolo estúpidamente.
“La mandrágora”.
“Mmm, probablemente”, dije.
Me incliné un poco más sobre el mostrador, tratando de olerlo. Capté un
dejo de humo de motocicleta y cuero. No podía detectar esencia de sudor
humano, lo que me enervó un poco. Así que dejé que mis ojos se desenfocaran
y buscaran su aura. Justo como lo sospechaba: ninguna. Ni siquiera ese débil
destello violeta que se ve en un zombi bien hecho. Él era definitivamente un
hombre muerto, caminando.
Wow. Bueno, el día de hoy se había vuelto mucho más interesante.
“¿Podrías revisar?” preguntó.

3 T: Tall, Tough and Tasty; Alto, Duro y Sabroso.


FORO ALISHEA DREAMS 18
TATE HALLAWAY

“¿Qué cosa?” pregunté, pensando en su aura, o mejor dicho, en su falta


de aura.
“La mandrágora”. Retrocedió un paso, como si pensara que mi
comportamiento era extraño.
Quería hacerle notar que él era un tipo muerto que estaba parado en mi
tienda, pero no lo hice.
“Mmm”, hice tiempo mientras reorganizaba mis pensamientos. “Está este
lugar que cosecha a mano en las fases lunares. La Colectora de Hierbas de
Luna Nueva Wimmin o algo así. Creo que los tengo guardados en favoritos en
la computadora. Quizás tengan una mandrágora en su invernadero. Quiero
decir, asumo que quieres la verdadera, no la mandrágora Americana”. La
mandrágora americana a veces se conocía con el nombre de ‘mayapple’. Tenía
un poco de esa debajo de mi pino. Era bastante común en todo Canadá y la
Costa Este, aunque yo la había cultivado a propósito.
“Necesito Atropa mandrágora”. Habló el latín perfectamente y sin
siquiera tener la más mínima duda. Cuando estaba vivo, este hombre había
sido un herborista en serio o un erudito de la Iglesia.
“Sí, me imaginé”, dije mientras buscaba en el Website. “Parece ser que
tienen raíz de mandrágora cosechada en luna nueva. Le puedo ordenar una o
cuantas necesite, pero si las necesita rápido, parece ser que va a costarle”.
Ni siquiera preguntó cuánto, simplemente sacó su billetera. Estaba llena
de billetes de todo tipo de denominación. Yo estaba un poco aliviada de ver
dinero en efectivo. No quería aceptar la tarjeta de crédito y pedirle su
información a un hombre muerto, no realmente. Como es mi suerte, seguro
que lo habían asesinado y yo me convertiría en sospechosa. Ningún policía en
el mundo me creería si le dijera “Oh, sí, vino dos días después de morir y me
dio la información de su cuenta. En serio”.
“¿Qué tan pronto pueden estar aquí?”
FORO ALISHEA DREAMS 19
TATE HALLAWAY

Llené el formulario online, presioné Enter y esperé hasta que las opciones
de información de envío aparecieran en pantalla. “Parece que prometen que
estarán aquí en dos o tres días hábiles”.
“¡Maldita sea!” maldijo. Mientras yo pensaba, Sí, me gustaría4, él dijo “En
verdad la necesitaba para hoy”.
“Tenemos polvo de mandrágora”, ofrecí. Cuando negó con su cabeza,
señalé a la sección de hierbas del estante. “Podrías ver si hay algún
substituto”. Aunque probablemente no hubiera para algo que implica usar
mandrágora. Era una hierba un poco especial y, francamente, un poco alejada
de las ligas de Brujas abraza-árboles.
Se rió tristemente como si pensara que yo era la idiota más grande del
planeta.
“¿Debería de ordenarlo?” pregunté señalando la pantalla. “Va a costar
ciento cincuenta dólares”.
Se acarició la barbilla mientras consideraba sus opciones. Sus gestos
parecían bastante normales para un tipo muerto. O estaba muerto hace muy
poco y todavía no se había dado del todo cuenta o estaba muerto hace ya
mucho y ya se había acostumbrado.
Mi siguiente pensamiento normalmente hubiera sido: vampiro. El
problema era que el sol todavía estaba alto en el cielo. Los lunes, sólo
estábamos abiertos hasta las seis. Miré a la luz que brillaba a través de los
vidrios con intención. “¿No te levantaste un poco temprano?”
“¿Perdón?”
“Mmm, necesitaré una dirección y un nombre para completar el
formulario. Ya sabes, un número donde pueda localizarte cuando llegue”.
Parecía estar tan genuinamente sorprendido por mi pregunta que decidí
cambiar de táctica.
Quizás este tipo no sabía que estaba muerto.

4
Aclaración: él dice “Fuck me”, literalmente ‘fóllame’, por eso ella piensa Sí, me gustaría.
FORO ALISHEA DREAMS 20
TATE HALLAWAY

Me miró de nuevo ligeramente nervioso. Luego sacó su tarjeta de


negocios del bolsillo interior de su chaqueta. Las hebillas chocaron haciendo
ruido. Amaba ese sonido. Apoyó la tarjeta de negocios en el mostrador, y mire
a sus uñas. Cortas y cortadas, ni rotas ni sangrantes – pero había algo oscuro,
como tierra, incrustado debajo de algunas uñas. Me había preguntado si se
había abierto camino por si mismo desde una tumba, pero con las
regulaciones funerarias que implican bóvedas de concreto y acero, muy poca
gente podía hacer eso ahora.
A menos que alguien lo hubiese enterrado en una tumba poco profunda
muy rápidamente.
“Ordénalo”, dijo finalmente. “No creo tener otra opción”.
El nombre de la tarjeta decía Sebastián Von Traum, herborista. En la parte
de atrás había una dirección local, correo electrónico, sitio Web, y números de
teléfono. Tipié toda la información. Aunque podría haber hecho que le
enviaran todo a su casa, hice algo malo. Quería verlo de nuevo así que tipié la
dirección de la tienda en lugar de la de él. Sintiéndome un poquito culpable le
dije “te llamaré en el momento en que llegue”.
Mientras apreté el botón de “ordenar”, Sebastián largó un pequeño y
triste suspiro que casi rompió mi corazón. Esos ojos hermosos tenían la
mirada de un hombre que sabía que su tiempo en la tierra estaba limitado. Me
sentí como el sinvergüenza que había firmado su orden de muerte al decirle
que no le podía conseguir la raíz hoy.
“Mira”, le dije, “los llamaré mañana y les explicaré la situación. Quizás
podamos arreglar algo para que la obtengas antes”.
Obviamente, no tenía ni idea qué decirles. “Hey, ¿podrían apurarse
porque este cadáver súper dulce y reanimado de verdad necesita la
mandrágora?, o de lo contrario creo que sufrirá de La Muerte Final”, sonaba
un poco extraño, incluso aunque pudiera ser verdad.
“Eso sería genial. Gracias”. Sebastián destelló una de esas hermosas
sonrisas que usualmente sólo le pertenecen a las estrellas de cine. Me encontré
FORO ALISHEA DREAMS 21
TATE HALLAWAY

sonriéndole también, tontamente, incluso cuando estaba buscando colmillos.


Sus caninos eran largos, pero la sonrisa se había ido tan pronto que no pude
decidir si eran más afilados que lo normal.
Odiaba decirlo, pero tenía que hacerlo. “No puedo prometerte nada.
¿Qué vas a hacer si no podemos conseguirla?”
Se encogió de hombros. “Creo que tendré que buscar en esos
substitutos”.

El tono de su voz dejó bien en claro que no creía que ninguna otra cosa
fuese a funcionar. Quería verlo sonreír de nuevo desesperadamente así que
dije “bueno, si no te puedo conseguir la raíz, podría tratar de conseguirte una
‘mano de gloria’. Esas siempre son buenas para hechizos de reanimación”.
Personalmente, yo hallaba todo el tema de la mano de gloria tan espeluznante
como el pecado. Eran manos cortadas cubiertas en cera – manos reales, como
decir, una vez pertenecieron a personas vivas – usualmente de algún asesino,
cuyos dedos en general sostienen una vela. “¡Ooh! O quizás algo de polvo de
cementerio. Creo que tengo un frasco de eso debajo del mostrador”.
“No, gracias. Ya tengo todo eso, aunque personalmente prefiero molde
de tumbas”, dijo Sebastián.
Me tomó un momento darme cuenta que estaba bromeando. La amplia
sonrisa me dio la pista.
“Oh, claro”, dije poco convincentemente, sonriéndole también.
“Práctico”. E instantáneamente pensé en la mano de gloria después de decir
eso5. “Oh, ¡auch!, no hubo intención de juego de palabras”.
Él rió. Sebastián tenía una de esas risas abiertas, sentidas, que dejan a una
persona automáticamente tranquila. Una cualidad extraña en un chico
muerto, pero aún así, me encontré riéndome con él. Quiero decir, si el tipo
fuese un vampiro podría entizar su aire encantador hasta darle glamor – ese

5
Aclaración: en inglés, dijo “Handy” = Práctico. Y por eso luego piensa en la mano de la
gloria, es decir “hand of glory”.
FORO ALISHEA DREAMS 22
TATE HALLAWAY

atractivo no terrenal. Mi experiencia con vampiros era que cuando ellos reían,
usualmente no era algo bueno. Algo así como cuando un sicario da una risita.
No, esta era una risa agradable, una risa del estilo cielos-eres-tan-lindo-
por-qué-demonios-no-me-haz-invitado-a-tomar-un-café-todavía?-Que lastima
que estuviera muerto. Me arruinaba el romance.
“¿Por qué crees que necesito la mandrágora para un hechizo de
reanimación?”, preguntó.
Me sentí tentada a observar lo obvio, pero en lugar de eso pregunté “¿No
se la llama la hierba funeraria?”
“Sí”, dijo Sebastián con un dejo de sorpresa en su voz, como si no
esperase que yo supiese algo tan básico. “Aunque también es laxante”.
Sonreí. “¿Me estás diciendo que estás desesperado por conseguir
mandrágora que haya crecido al pie de una horca porque estás constipado?”
“No”, dijo con esa risita infecciosa. “No diría eso”.
“También es un narcótico”, señalé. “Quizás eres un adicto a la
mandrágora”.
“Quizás lo soy”, dijo con una como-si-no-quisieras-saberlo sonrisa.
Y, de hecho, si quería. También había otras cuantas cosas que quería
saber, como qué se sentiría desatar ese pelo que parecía tan lujoso y enredar
mis dedos en él.
Los vampiros solían tener pelo largo. Después de todo, una vez cortado,
no crecía de nuevo. Los folículos del pelo, al estar muertos, no hacían fácil que
fueran esclavos de la moda. A veces podías discernir qué tan viejo era un
vampiro por el estilo de su pelo. Me daban un poco de lástima esos que
murieron en 1789 o cuando sea y tenían las cabezas rapadas porque usaban
pelucas la mayor parte del tiempo. Aunque el look del tipo duro y pelado
estaba volviendo, era un poco difícil para un ex dandi llevar bien el ‘corte’.
Sebastián no parecía haber sido un dandi. Oh, no, no con ese cuerpo.
Me preguntaba cuándo había muerto Sebastián. Y de verdad, de verdad
quería preguntar, pero parecía tan rudo, particularmente porque no parecía
FORO ALISHEA DREAMS 23
TATE HALLAWAY

que él quisiera hablar de eso. Entre mi obsesión con el sol y la parte de la


reanimación, le había dado varias oportunidades de confesar. Suspiré. Qué
lastima que él no parecía estar tan interesado en mí como yo en él.
Tome su tarjeta y la puse al lado de la caja registradora. Dejé que mis ojos
se deleitaran con su belleza masculina por una última vez y, cuando estaba
por abrir la boca para echarlo de la tienda muy sentidamente para poder
cerrar, él leyó mi mente.
“Te ves hambrienta”, dijo. “¿Te puedo comprar algún pastel o café al
lado?”
Finalmente. “Claro”.

***************************************************************************

Salimos por la puerta que llevaba directo a Holy Grounds, la confitería


que estaba al lado de Mercury Crossing. Saludé con la mano a mi mejor amiga
Izzy, que estaba detrás del bar, pero estaba muy ocupada con un cliente como
para verme.
Sebastián eligió una mesa cerca de la ventana. Aunque el sol empezaba a
ocultarse, un rayo de luz, brillante, caía justo en su silla. Tuve que morderme
el labio para aguantar el ruido que hice al abrir la boca sorprendida mientras
él se sentaba. A pesar de que las evidencias sugerían lo contrario, todavía
pensaba que él era un vampiro.
Chequeé su aura de nuevo. Sip, todavía muerto.
“¿Mucha luz para ti?” preguntó, aparentemente malinterpretando mi
mirada entrecerrada.
“No, creo que está bien” dije, mirando a ver si salían hilos de humo de su
cabeza. Nada, excepto el usual torbellino de motas de polvo bailando en el
aire. Me senté frente a él, escrudiñando su cara. Su piel no tenía el estilo a
cera, gris de un zombi. De hecho, si se podía decir, parecía estar un poco
bronceado.
Raro.
FORO ALISHEA DREAMS 24
TATE HALLAWAY

Por supuesto, desvió mi investigación por completo cuando se quitó la


chaqueta. Los músculos de sus brazos no se podían nombrar de otra manera
más que esculpidos. Cuando había estado vivo, se había ejercitado, o había
trabajado duro, pero no importa cuál de las opciones fuera, había producido
excelentes resultados. “¿Qué hacías?”, pregunté. “Quiero decir, no creo que te
ganaras la vida como un herborista”.
“Soy mecánico ahora. Trabajo en la Estación de Servicio de Jensen, cerca
Vilas”.
Un trabajo de día. Tiempo presente. Este pobre hombre no sabe que está
muerto. “Wow”.
Se encogió de hombres. El gesto de levantar los hombros de forma tan
ligera, impensada, era algo tan mundano que me parecía raro. Los muertos
deberían de estar medios duros, o por lo menos parecer señoriales. “Es un
trabajo. Me gusta trabajar en los autos clásicos. Los nuevos con las
computadoras me molestan”.
“¿Qué? ¿Por qué?”
“Los autos deberían de funcionar con fuego, aire y agua. Es alquimia.
Magia. Las computadoras interfieren con la naturaleza elemental de los
motores, eso creo yo”.
“Ah”, fue todo lo que pude pensar en responder; estaba perdidamente
enamorada de este hombre ahora.
“Así que, ¿qué te traigo?” preguntó, parándose.
¿Ahora se ofrecía a pagar? Un mecánico místico y un caballero… me
podían tener en esta mesa en este mismo momento, incluso con todo el tema
de estar muerto. “Me gusta un café con leche y miel”, dije, “y si tienen una
medialuna o algo así”.
“De acuerdo. En seguida”.
La cafetería y la tienda de magia habían sido de un mismo dueño una
vez, tenían un sabor similar. Holy Grounds era más de la cultura New Age.
Pinturas al óleo exuberantes de Dioses y Diosas colgaban de las paredes de
FORO ALISHEA DREAMS 25
TATE HALLAWAY

ladrillos. Todas las mesas tenían una vela en un candelabro de vidrio que
estaba rodeado de cinco figuras femeninas conectadas en un círculo. Frente a
mí, en el espacio al lado de la puerta de entrada, colgaba un póster largo de
una carta que yo había armado para el negocio el día que había abierto.
Brillantes estrellas de cartulina colgaban de hilos en las ventanas y luces con
forma de luna rodeaban los estantes del fondo, cerca de los cómodos sillones y
sillas con demasiado relleno. Un grupo de gente vestidos al estilo Festival del
Renacimiento con remeras de campesinos y tapados de lana estaban sentados
allí, tamborileando suavemente.
Mire mientras Izzy se inclinaba demasiado para tomar la orden de
Sebastián. Izzy, léase Isadora Penn, era completamente hermosa. Su piel era
unos cuantos tonos más oscura que los cafés con leche que servía, pero igual
de cremosa y suave. Mantenía sus rulos enganchados con una hebilla sobre su
cabeza, y su estilo siempre me recordaba a ese busto famoso de Nefertiti. Si
Sebastián fuese como cualquier otro hombre de sangre caliente que conozco,
le sería difícil no notarla.
Sin embargo, de alguna manera, aunque ella flirteó escandalosamente
durante toda la transacción, él parecía desinteresado. De hecho, cuando pagó,
señaló a donde yo estaba sentada. Los ojos de Izzy buscaron el salón
celosamente pero se iluminaron cuando me vio. Me saludó con la mano y,
cuando Sebastián no estaba mirando, levantó sus pulgares. Le devolví la
sonrisa.
Mientras Sebastián caminaba a través de un espejo largo y angosto que
colgaba por sobre las cabinas, me encontré aliviada de ver su reflejo. Luego
me reté a mi misma. Por supuesto que tenía reflejo. Todo tiene reflejo. Nunca
entendí como los vampiros de las historias de libros lograban que sus ropas
desaparecieran también. Quiero decir, ¿no se supone que deberías de ver lo
que tenían puesto de todas maneras?
Volví mi atención al ver a Sebastián regresar a nuestra mesa. Sonreí; hasta
su caminar era sexy. Algunos hombres pisoteaban cuando caminaban, pero
FORO ALISHEA DREAMS 26
TATE HALLAWAY

Sebastián tenía tanta gracia que parecía deslizarse. Deslizarse. Eso era como
flotar, y flotar no era para nada sexy; era espeluznante.
Espié los pies de Sebastián. Tocaban el suelo. Su caminar no tenía ese
punta-de-pies extraño de los cuerpos poseídos por fantasmas. Por supuesto,
tampoco era chino, y eran esos fantasmas los que poseían a la gente a través
de las plantas de sus pies.
Además, tenía una sombra. Sin mencionar el hecho de que un fantasma
normal habría tenido problemas cargando mi café con leche y la bandeja con
la medialuna. Sebastián no lo tenía. De hecho, colocó la comida tan
perfectamente delante de mí que tuve que preguntar “¿Fuiste mesero alguna
vez?”
“Oh, más de una vez”, dijo. “Trabajé en varios continentes sirviendo
mesas. Es un buen trabajo porque siempre hay algún lugar en que se te
necesita”.
“Eso es cierto”, contesté. Yo también había sido mesera en la facultad.
“¿Puedo pedirte un pequeño favor?”, se lo veía un poco como un
ternerito pidiendo ayuda, y me pregunté si me iba a pedir dinero para cubrir
los gastos de la comida y las bebidas.
“Seguro”, dije sospechando.
“¿Me dirías tu nombre?”
“Garnet Lacey”, dije, e instantáneamente me arrepentí. Mi estómago se
revolvió de esa manera en que lo hace cuando le acabas de dar a ese hermoso
extraño tu verdadero teléfono en un bar. Oh, sí, chico muerto de aquí, ten mi
verdadero nombre. ¿Por qué no te doy un poco de uñas y un mechón de pelo
también, así puedes tener control completo sobre mí?
Debería de haberle dado mi nombre ritual. Gracias a la constante
amenaza de los espías del Vaticano infiltrándose a los aquelarres, era
protocolo básico tener un nombre así, uno que se usaba primordialmente
entre otras Brujas. Mi aquelarre había sido muy estricto con esto, los secretos
FORO ALISHEA DREAMS 27
TATE HALLAWAY

se me habían inculcado, y aquí estaba yo, intercambiando información


privada con un tipo muerto que recién conocía. Genial, Garnet.
“Bueno Garnet”. Sonrió con esa sonrisa indefensa en la que quería confiar
pero no podía del todo. “Es bueno que nos presentemos oficialmente. Mi
nombre es Sebastián Von Traum”.
Bueno, por lo menos me había devuelto el favor. Si este chico no conocía
de magia, por lo menos sabía qué preguntas hacer y qué responder. Después
de todo, no dijo simplemente: “Soy Sebastián” o “Me dicen Sebastián”, dijo
“Mi nombre es”. Era una oferta de confianza. O un accidente feliz. El brillo en
esos ojos marrones me hacía dudar que fuera la segunda.
“Sebastián es un nombre un poco anticuado”, dije, tratando de ser astuta
como para sacarle la edad. Después de todo, a este punto en la conversación
parecía un poco torpe preguntarle hacía cuánto que estaba muerto.
“Lo es”, dijo, mirando por la ventana a un grupo de chicos de facultad
borrachos. “Me lo pusieron por el santo, ni más ni menos”.
“No soy una fan de los santos cristianos”, dije. “¿Cuál es?”
“Un guardia pretoriano, perforado por flechas, aunque aparentemente
eso no lo mató”.
“Me perdiste”.
Sebastián sonrió. En ese momento en la conversación – es decir, yo,
habiendo declarado mi estupidez – normalmente habría tomado esa expresión
como un poco condescendiente. En lugar de eso, la sonrisa de Sebastián me
pareció un poco tímida y autocrítica.
“Hago eso”, dijo. De nuevo, en otros hombres, habría asumido
arrogancia, pero aquí había algo en la forma en que había dicho esas palabras
que le daban un tono más suave, tierno. “Sobrevivió a las flechas. Lo mataron
a golpes con un palo. Como sea, ¿sabes lo que encuentro bizarro? Aquí está
este pobre tipo al que le tiran chorrocientas flechas, y ¿sabes en qué se
convierte? En el patrono de los arqueros. ¿No te parece erróneo?”
“Sí”, admití riendo.
FORO ALISHEA DREAMS 28
TATE HALLAWAY

Sebastián tomó un sorbito de su bebida. Había comprado algo oscuro que


venía en una gran taza amarilla de café. Desde aquí, olía a algo oscuro
tostado. Hasta ahora, la mayoría de las cosas muertas con las que me había
cruzado podían beber si lo deseaban, incluso los zombis – al principio al
menos. Así que no me sorprendió que él pudiera hacerlo. Simplemente me
llamó la atención su elección.
“Tienes la expresión más extraña en tu cara ahora”, dijo.
“Estás tomando café normal”, dije.
“Eso hago”, contestó. “Aunque este es orgánico, cosechado en la sombra,
comprado en una feria y entregado en bicicleta”.
De todas las cosas en las que puedes gastar el dinero, pensé. Aquí está
este chico muerto y ni siquiera gasta en un café especial o una bebida rara o
algo así. Qué pérdida de jugos digestivos. Quiero decir, creía en el poder de
una taza normal de algo, pero cuando vas a tomar café, uno debería ir a
gastarse todo. Y, si estás muerto… bueno, de verdad deberías aprovecharlo.
“¿Te ofende?” preguntó cuidadosamente.
“No. es que… ¿no quieres algo más especial?”
“¿Por qué?”
“Para marcar la ocasión”. Levantó sus cejas en una manera que me
recordó que él no conocía mis pensamientos, y probablemente soné como una
completa idiota. “Quiero decir, puedes hacerte eso en tu casa”.
“Ah, pero en casa no puedo gastar tres dólares por el privilegio de
beberlo”.
“Exactamente mi punto”, dije con una sonrisa.
“Eres una mujer extraña, pero tienes una sonrisa hermosa”, dijo. “Me
atrajo instantáneamente. Es bastante encantadora a decir la verdad”.
Como tus ojos, casi respondí. En lugar de eso, desvié la mirada de esas
profundidades ámbar y miré a la servilleta que había estado doblando en un
pequeño triangulo. “Así que, mmm, Von Traum… ¿Qué tipo de nombre es
ese?”
FORO ALISHEA DREAMS 29
TATE HALLAWAY

“Austríaco”, dijo un poco a la ligera, como si se lo hubieran preguntado


millones de veces.
Me sentí mal por no reconocerle su cumplido, pero no sabía qué hacer
con su / nuestra atracción. El hecho seguía siendo que estaba muerto. Como
un clavo. Y salir en citas con clavos no era divertido. Créanme, había tratado
estar con un tipo muerto una vez, y fue algo miserable. Encontraba todo el
tema de la piel fría un poco desmotivante en la habitación. Y una tan sólo
puede hacer ciertas cosas en una tina de agua caliente o en una ducha, e
incluso allí el calor no… bueno, penetraba, si entienden lo que quiero decir.
Quite ese pensamiento de mi mente sorbiendo un poco de mi café. La
miel y la leche se sentían dulces en mi lengua, y el dejo del expreso le daba a
la bebida el toque perfecto. Izzy sí que sabía lo que hacía. La miré y la
encontré mirándome por sobre el mostrador.
Mientras tanto, la atención de Sebastián había regresado a la calle. Dos
mujeres caminaban, cargadas de bolsas de shopping. Una de ellas tenía un
vestido con la etiqueta del precio todavía colgando de la manga. Me aclaré la
garganta para recuperar su atención y alejarla de las dos mujeres riéndose.
“Había pensado que eras inglés, por tu acento”.
“Me eduqué en Gran Bretaña”, replicó distraídamente. Presentí que le
habían hecho estas preguntas varias veces.
Ya que estaba hacienda todas las preguntas típicas al conocerse, decidí
seguir con la lista.
“¿Cuánto hace que vives en Madison?”
Suspiró. “Desde que mis sueños de convertirme en estrella de rock
murieron”.
“¿En serio?”
“No, mi mejor canto es en la ducha”, respondió con una sonrisa.
Mi imaginación de golpe tuvo una imagen de Sebastián desnudo y
mojado. Casi podía sentir mis manos sobre sus hombros y por sobre su
amplio pecho hacia –
FORO ALISHEA DREAMS 30
TATE HALLAWAY

“Me mudé desde Phoenix hace unos meses”.


Pestañeé, olvidando mi fantasía con una rápida sacudida de cabeza.
“Mmm, así que”, dije, deseando poder hablar más sobre lo que hacía
Sebastián cuando estaba mojado, “¿Qué hacías ahí?”
“Era guía turístico en el jardín botánico”. Antes de poder preguntarle más
sobre eso, volvió la conversación sobre mí. “¿Y tú? ¿Siempre has vivido en
Madison?”
Negué con la cabeza. “No, soy una viajante como tú. Debo de haber
viajado trescientas, cuatrocientas, quinientas millas a lo largo de mi vida. Nací
en Finlayson”. Me miró con esa mirada en blanco que siempre recibía cuando
decía mi ciudad natal. “Minnesota. Un punto en el mapa en verdad. Me fui de
ahí a la Universidad en cuanto pude”.
“Así que, ¿estás en la UW?”
“No, ya terminé. Obtuve mi título en Minneapolis”.
Me miró un poco escéptico, como si no creyera que tenía la edad
suficiente para haberme graduado. De hecho, yo tenía casi treinta. Era la ropa:
siempre me pedían identificación cuando estaba vestida como Gótica.
“Si no te importa que te lo diga”, dijo Sebastián, “Garnet también es un
nombre inusual”.
Esta era la pregunta que yo siempre recibía. Era la única Garnet donde
sea que fuese, y por lo tanto tenía que soportar bastantes bromas, al menos en
mis años de primaria. Aunque amaba la singularidad de mi nombre, había
desarrollado una relación de amor-odio hacia él. Francamente, siempre pensé
que Garnet Lacey sonaba un poco como a stripper.
Tenía una pequeña historia que siempre contaba cuando trataba de
explicar el origen de mi nombre. “¿Qué puedo decir? Aunque eran los finales
de los setenta, mis padres no se habían abandonado el poder de la flor. Se
mudaron a una granja a vivir de la tierra – hoy están criando pollos orgánicos.
Como sea, siempre bromeaban sobre estar tan dentro del tema de ‘de vuelta a
la naturaleza’ que nombraron a su única hija por una piedra”.
FORO ALISHEA DREAMS 31
TATE HALLAWAY

Se rió. Un montón de gente se reía cuando escuchaban la historia de mi


nombre, pero él parecía compartir mi diversión sobre mis padres locos y
orgánicos. “No es en serio”.
“No del todo. Garnet (granate) también es mi gema de nacimiento”.
“Enero”, dijo sin dudar. “Así que, ¿eres Acuario o Capricornio?”
“Vamos”, me reí. “Mírame. ¿Me veo como una Capricornio?”
Su mirada pareció quedarse en mi pelo de duendecito, el ankh, y la
minifalda en una sola mirada de evaluación. “Así que, ¿estás diciendo que no
eres sombría y reservada?”
“Algo así”.
“Yo soy Capricornio”, dijo con una pequeña sonrisa.
Uups. Antes de poder disculparme por implicar que no querría ser de
Capricornio, Izzy nos interrumpió con el sándwich de atún de Sebastián.
Luego que se lo entregara con un profesional “Aquí tiene señor”, esperó hasta
que él no estuviera mirando y me hizo la seña de teléfono con sus dedos en su
oreja, para indicarme que quería saber todo después.
“Sé que los Capricornio tienen una mala reputación de ser aburridos,
responsables, pero eres más que eso”, dije.
Me miró por sobre el borde de su taza de café con una mirada que decía
“Apuesta a que lo soy”.
Lo que quería decir era que el signo solar de una persona era apenas un
pequeño aspecto de su carta natal. Entre un millón de cosas también existía el
ascendente, el signo lunar, aspectos suaves y duros, y casas a considerar. “¿A
qué hora naciste?”
“Si me estás preguntando mi ascendente, es Sagitario”. Supongo que
debería de haber estado sorprendida que lo supiera, pero no lo estaba. Quiero
decir, había entrado a mi tienda buscando mandrágora.
Mientras comía, pensé sobre su signo y su ascendente. En la combinación.
El signo solar de una persona representa rasgos centrales de la
personalidad, pero el ascendente es la máscara de uno frente al mundo
FORO ALISHEA DREAMS 32
TATE HALLAWAY

exterior – cómo te presentas a ti mismo. Mi primer pensamiento fue: científico


filosófico. Con razón era un mecánico místico. También podría explicar los
muchos trabajos que había tenido. Su alma sagitariana buscaba nuevas
experiencias, mientras que el signo solar capricorniano insistía en dominar sus
trabajos. Mmm, pensé, atractivo.
Ugh. ¿Qué estaba haciendo? Estaba midiendo mi compatibilidad con
alguien que estaba muerto. Chequeé su aura otra vez: todavía nada.
Viéndolo atacar su comida, decidí que en verdad estaba demasiado
hambriento como para ser un fantasma. Los vampiros tendían a no comer.
Los zombis no podían.
Comí un poco de mi medialuna y traté de pensar si había otro tipo de
reanimación que conociera.
Chequeé su falta de aura otra vez. Si había estado hablando en serio con
respecto a ser una estrella de rock, le hubiese preguntado a Sebastián si había
vendido su alma inmortal a Satanás por un contrato discográfico o algo así.
Pero, no creía en Satanás.
Si era por la falta de alma, Sebastián tenía los músculos necesarios como
para ser un golem. El más famoso había sido construido para proteger a los
Judíos de Praga del ataque. Si ese era el caso, tendría la palabra hebrea para
‘vida’ escrito en su frente. Mastiqué otro pedazo de la medialuna. Supuse que
esa parte de la leyenda podía ser un poco metafórica. O quizás si fruncía el
ceño de una forma determinada aparecía escrita entre las arrugas. Ayudaría
mucho si yo leyera hebreo, por supuesto. Aún así, rabíes Cabalistas podrían
engendrar un golem ortodoxo, así que sólo tenía que imaginar una manera de
preguntarle si era judío. Podía esperar a tener sexo con él y mirar, pero la
circuncisión era tan común ahora que eso no probaría nada.
“Podríamos ir a una verdadera cena, sabes, si todavía tienes hambre”,
sugerí, mirando significativamente a su plato vacío. “Está este deli buenísimo
por esta calle, al final, si tienes que comer kosher”.
FORO ALISHEA DREAMS 33
TATE HALLAWAY

Arqueó su ceja mientras limpiaba su boca con una servilleta de papel. “La
única restricción religiosa que alguna vez he considerado es la solicitud del
Papa de comer pescado los viernes durante la Cuaresma. Pero es sólo porque
tienen los mejores pescados fritos en Syl’s”.
“¿Eres católico?”
“Más o menos”, dijo con una sonrisa irónica. “Lo era. Bueno,
técnicamente todavía lo soy. Me excomulgaron”.
“¿En serio? Wow. ¿Qué hiciste para que te hicieran eso?”
“Meterme con las artes oscuras”, dijo con una sonrisa que mostraba sus
caninos. ¿Eran un poco más filosos de lo normal después de todo? “Los
católicos detestan la brujería”.
Yo debería saberlo. Los cazadores de brujas del Vaticano destruyeron mi
vida anterior. Su comentario me llenó de curiosidad sobre si él estaría
familiarizado con los asesinos. No todos lo estaban. Y los que sabíamos,
solíamos ser muy prudentes sobre hablar del Vaticano y magia de verdad en
público. Por supuesto, ya le había dado a Sebastián mi verdadero nombre, lo
cual era un gran ‘no-no’ entre los cazados.
Aún así, de alguna manera no estaba del todo lista para hablar de
cazadores de brujas. Probablemente porque hablar sobre sacerdotes asesinos
en voz alta me haría sonar como una completa lunática con un complejo de
teorías y conspiraciones. Todavía quería causar una buena impresión a
Sebastián, así que cambié, de alguna manera, de tema. “¿Qué tipo de magia
practicas?”
Esperaba que mencionara Alejandrina o Wicca, o Feri, pero en lugar de
eso dijo “Alquimia”.
Era una respuesta extraña, pero no alcanzaba para explicar la falta de
aura.
Maldición. Me estaba quedando sin ideas. “¿Puedo ver tu palma?”
“¿Eres Romaní?”, me ofreció su mano, palma hacia arriba sin dudarlo.
FORO ALISHEA DREAMS 34
TATE HALLAWAY

“Puede ser que tenga un poco de sangre Romaní en mí”, dije, tomando su
mano en la mía. “Según tradiciones familiares, la abuela de mi mamá lo era”.
Miré fijamente a su palma, aunque la había pedido por otro motivo. Su
piel era cálida. Lo que ahora sabía era que la grasa había encontrado su
camino por debajo de sus uñas, pero no tenía cortes, moretones o raspones de
ningún tipo, en ningún lugar de sus manos. Lo que implicaba que su carne
podía ser inmutable o regenerativa, porque trabajaba con objetos filosos y
partes de auto pesadas todo el día.
Puse mis dedos en su muñeca. No había pulso.
“¿Qué ves?”, preguntó Sebastián.
Miré hacia arriba a esos hermosos ojos marrones con esa luz fuera de esta
tierra, la cual parecía haberse vuelto más brillante ahora que el sol se había
puesto por el horizonte. Parecía estar realmente interesado en la fortuna que
le podía leer, así que miré más seriamente a su palma. No era una experta en
lectura de palmas, pero entendí que la curva cercana al pulgar se llamaba la
línea de la vida. La suya estaba partida en la mitad, donde se dividía en dos
líneas. Se la señalé.
“Bueno, si no estuvieras sentado junto a mí diría que moriste joven”, le
dije.
Mi mano envolvía la suya, así que pude sentir cómo sus músculos se
tensionaron, aunque apenas y se movió frente a mis ojos. Sabía que estaba
muerto y ahora sabía que yo lo sabía.
“¿Qué más?”, preguntó, sin molestarse en responder a lo que le
implicaba.
Estaba ya casi sin trucos. Luego recordé otra cosa que mi abuela me había
mostrado. Di vuelta su mano hacia un costado y miré a la piel debajo de su
dedo índice. No había arrugas. “No tendrás hijos”.
Por algún motivo eso le molestó. Quitó su mano rápidamente. “¿En
verdad crees en estas cosas?” preguntó, aunque por la forma en que su
mandíbula se había trabado pude ver que él sí lo hacía.
FORO ALISHEA DREAMS 35
TATE HALLAWAY

Me encogí de hombros y tomé un sorbo de mi café. “No lo sé. La gente ha


estado leyendo palmas y estrellas por milenios”.
“Gente ignorante”, más o menos escupió.
“Newton era un –“ empecé, pero antes de poder seguir con mi lista de
gente famosa e inteligente que creía en estas ‘supersticiones’, Sebastián me
interrumpió.
“Isaac Newton era un idiota. Y loco como cabra. Solía clavar palos en sus
ojos para testear sus teorías ópticas”.
Crucé los brazos por sobre mi pecho. “Suena como si hubieras tenido una
cena con él”.
Los labios de Sebastián temblaron. “Tengo un Master en Historia de la
Ciencia. Me tomo este tipo de cosas como algo personal”.
Un mecánico educado a la inglesa, guía turístico con un título en historia
de la ciencia que además estaba muerto y había herbalismo… si todo esto era
cierto, Sebastián sonaba cada vez más como alguien que había estado dando
vueltas por un largo rato y tenía tiempo para adquirir habilidades e intereses.
Sebastián frunció el ceño cuando vio el crepúsculo por la ventana. La luz
eléctrica tomó los reflejos ámbar en sus ojos. Quería preguntarle sobre su
reacción extraña a mi comentario sobre los hijos, pero no sabía qué decir ni
cómo decirlo. Sentí que era un tópico que tenía que tratar cuidadosamente.
Sebastián parecía estar realmente preocupado, y dudé que su humor tuviera
algo que ver con la charla de Isaac Newton.
Me estiré por sobre la mesa para acariciar la parte de atrás de su mano,
que estaba tomando su taza de café. Cuando lo toqué, nuestros ojos se
encontraron. Oh, y qué mirada. Era una de esas wow-tenemos-química
miradas, esas que son ardientes, penetrantes, del tipo casi-puedo-ver-tu-alma.
Mi respiración se aceleró. Sebastián se inclinó hacia adelante – quizás
para decir algo, quizás para besarme. Yo me estiré por sobre la mesa, y un
cosquilleo de anticipación me sacudió. Se veía como si fuese un excelente
besador, y me estaba muriendo por averiguarlo. Me encontré mirando su
FORO ALISHEA DREAMS 36
TATE HALLAWAY

boca, concentrándome en la línea delgada de sus labios… el destello filoso de


sus caninos. ¿El qué? Antes de que pudiera mirar mejor, Sebastián se giró.
“Perdón”, murmuró hacia su mano. “Tengo una transmisión que reconstruir
para mañana. Llámame cuando llegue la mandrágora, ¿de acuerdo?”

“Ah”, mirándolo levantarse y ponerse su chaqueta de cuero, estaba tan


sorprendida como para decir algo más… “Pero…”
Su mano apretó mi hombro y se dirigió a la puerta. La calidez de su mano
se quedó un poco en la curva de mi cuello. “La pasé muy bien, en serio”, dijo,
“espero verte de nuevo Lilith”.
“Si”, dije al sonido de campanas de la puerta mientras él salía de mi vida.
Repasé la última parte de nuestra conversación en mi cabeza, notando las
varias partes donde había metido la pata… o, ¿lo había hecho? Estaba en la
quinta repetición cuando casi me ahogo en mi café.
“Me llamó Lilith” dije en voz alta. “Lilith”.

*******************************************************************************

No debería haberlo hecho, pero tenía que saber. Cerré mis ojos por un
momento, visualizando la puerta. En mi mente, era acero con una
combinación, como una caja de seguridad de un banco.
Me imaginé que giraba el interruptor, dejando que mi respiración se
calmara y mis sentidos buscaban los elementos: tierra, aire, fuego, agua,
espíritu. La puerta se abrió y sentí el viejo poder acomodarse alrededor de mis
hombros como un chal.
Buscando un rastro de residuo de magia, busqué el borde de la taza de
café de Sebastián. Mis dedos saltaron con el más mínimo roce. La copa
brillaba roja con su presencia. De hecho, cuando miré alrededor con mis ojos
mágicos, podía ver dejos de magia en todos los lugares donde él había estado,
como jirones de humo negro.
FORO ALISHEA DREAMS 37
TATE HALLAWAY

Fue tan estúpido. Era tan obvio. No estaba muerto, era altamente mágico.
Quizás Sebastián era un nigromante o un brujo oscuro de cierto rango. Tenía
que ser un gran brujo y poderoso para reconocerla a Ella.
Los vampiros en general la veían a Ella. No siempre la llamaban por su
nombre, pero de alguna manera sentían el poder que residía en mí. Quizás
por eso ninguno había tratado de matarme, incluso cuando los reconocía por
lo que eran. Los vampiros vivían en secreto. No les gustaba cuando la gente
los señalaba y les decía “Hey, chupasangres, ¿cómo va?”. No era como si yo
hubiera dicho eso, pero bueno, a veces mi boca empezaba sola, antes que
pudiera encontrar el interruptor para cerrarla. Son testigos de mi intercambio
de palabras con Sebastián. Podría soportar aprender un poco de sutilidad.
Izzy se sentó en la silla que Sebastián había ocupado y me sonrió. “Así
que, ¿quién era el bombón? ¿Y por qué no saliste con él?”
No había apagado mi magia, así que podía ver los restos de la energía de
Sebastián alejándose del aula azul brillante de Izzy, como serpientes
alejándose de una luz que aparece de pronto. Negué con la cabeza y respiré
profundamente. Siempre era más difícil cerrar la magia que abrirla. “Dame un
segundo”, le dije a Izzy.
Izzy estaba acostumbrada a mis cosas raras. Aunque jugó nerviosamente
con la taza de Sebastián, no me interrumpió mientras me acomodaba y
mentalmente cerraba la puerta de nuevo. Cuando abrí mis ojos de nuevo, el
mundo ya era normal. En general. Todavía podía ver un destello de Sebastián
por aquí y por allá, como cuando un fuego artificial del 4 de Julio acaba de
estallar.
“Así que…”, me apuró Izzy. “¿De dónde lo desenterraste?”
Me reí. Izzy siempre me sorprendía, incluso cuando había sacado su carta
natal y sabía perfectamente bien que era una psíquica latente. “Sebastián vino
al negocio a buscar raíz de mandrágora”.
“Ohhh”, Izzy fingió horror. “La raíz de Satán, eso lo convierte en algún
tipo de brujo malvado, ¿no?”
FORO ALISHEA DREAMS 38
TATE HALLAWAY

“Exacto”, dije un poco demasiado seria.


Izzy y su maldita intuición lo entendieron todo en seguida. “De acuerdo,
¿qué pasa chica? Normalmente estaría toda contenta de haber estado con un
hermoso hombre maduro y no con esos niños de secundaria o facultad que
quieren iniciarse en tu altar. Algo anda mal. Muy mal”.

Me froté los ojos. Siempre me quedaban picando después de usar la


visión mágica. “Sí, no lo sé, creo que no importa en verdad”. Así que
Sebastián era poderoso, y potencialmente un malvado nigromante. Eso no
tenía nada que ver, no en verdad, conmigo. Bueno, aparte del hecho de que
probablemente debería de olvidar mi deseo de salir con él. También me sentía
un poco menos inducida a conseguirle la mandrágora. Lo que sea que
planeara reanimar, probablemente no era algo bueno.
“Mírate, estás con los ojos perdidos. Realmente estás enganchada con este
chico”.
De nuevo, Izzy probablemente tenía razón. “Eso es una mala idea”.
“¿Por qué?”
“No sé mucho de él”, dije estúpidamente. En verdad, sabía bastante, pero
todo lo que sabía era confuso, frustrante, o sexy. Estaba un poco sorprendida
de que Izzy no conociera a Sebastián. Amaba flirtear y gracias a su signo solar
de Libra con ascendente en Géminis, usualmente podía sacar cualquier
información de cualquier persona. “¿Así que nunca lo habías visto antes?
¿Nunca habías escuchado sobre Sebastián Von Traum?”.
“Querida, me acordaría de un hombre así”.
“Lo conozco. Le vendí su casa”.
Ambas nos dimos vuelta a mirar a la mujer que se sentaba en la mesa al
lado nuestro. Ella asintió con la cabeza. “Sebastián, ¿cierto?”
Mi primera impresión fue: esta mujer es completamente olvidable. Tenía
ese corte de pelo de mamá de niño que juega al soccer, con un color
amorronado indistinguible, una falda y blusa haciendo juego. Completaba el
FORO ALISHEA DREAMS 39
TATE HALLAWAY

look con unos zapatos de lona con taco bajo, marrones. No eran Birkenstock –
zapatos cómodos más allá de la imaginación, pero era el tipo de zapatos que
usaban las mujeres que tenían que estar todo el día calzadas. Porque siempre
miraba, noté la pequeña cruz dorada que colgaba de su cuello. Una linda
agente de bienes raíces cristiana dije. Me pregunté qué pensaría si supiera que
le había vendido una casa a un nigromante.
“No quise escuchar”, dijo. “Sebastián Von Traum es un nombre tan
inusual que lo reconocí instantáneamente”.
A pesar de la mirada de desaprobación de Izzy, le indiqué a la mujer que
se acercara. “Es Austríaco, creo”. Dije cuidadosamente, viendo qué me podía
decir ella sobre Sebastián. “Educado en Gran Bretaña”.
“Sí, entiendo que el Sr. Von Traum es algún tipo de Horticultor en la
Universidad”, dijo ella, “le vendí su propiedad”.
La forma en la que mujer dijo “en la Universidad” la marcaba como
extranjera. Casi todos los Madisonianos se referían a ella como UW. El Este de
EEUU solía agregarle un “la” antes de hablar de educación universitaria.
“Pensé que era un mecánico”. Se rió con desdeño. “¿Un mecánico de autos?
¿Con un Picasso original? No lo creo”.
Casi pude oír el gruñido de ira asesina en la garganta de Izzy antes que
hablara. “¿Qué estás diciendo? ¿Un mecánico no puede tener una pieza de
arte decente?”
La agente levantó una ceja rubia y glacial y me miró – la otra mujer
blanca en la mesa - pidiendo ayuda. No le di ninguna. De hecho, agregué “la
mayoría de los profesores universitarios ganan menos que un mecánico”.
“Ya no lo tiene”, dijo la agente. “Lo vendió en una subasta hace un par de
meses”.
O sea, más o menos el tiempo en que Sebastián había dicho que se había
mudado a Madison. El menos la agente tenía el tiempo de ubicación de
Sebastián bien.
FORO ALISHEA DREAMS 40
TATE HALLAWAY

“Supongo que los mecánicos sólo pueden tener Elvis de terciopelo”,


murmuró Izzy en su taza de café.
“¿Dónde dijiste que trabajaba?” me preguntó, ignorando la mirada hostil
que Izzy tenía.
“No lo dije”, dije, mientras pensaba, ¿Qué no estaría en la ficha del
préstamo? Seguramente la mujer debería de saber dónde trabajaba si sabe lo
que tiene. ¿Qué? ¿Sebastián había vendido el Picasso para comprar la granja?
“¿Por qué quieres saber?”
Sus ojos se alejaron de los míos momentáneamente. Luego, como si
decidiera qué mentira decirme, miró de pronto y dijo “Redes. Tengo mis
mejores referencias de antiguos clientes. Me gusta pasar por los lugares de
trabajo de la gente. A veces me pueden presentar amigos en ese mismo
lugar”.
Una gran mentira. Ni siquiera una buena.
La mire con el ceño fruncido sospechosamente. Estaba obteniendo
información de nosotras, no al revés. Pero no podía entenderlo; pensé que
quizás estaba rastreando a Sebastián por dinero o algo así. Después de todo,
parecía estar tratando de localizarlo, pero si le había vendido la casa, debería
de recordar la dirección. “¿Qué tipo de propiedad compró Sebastián?”
La agente estudió su taza de café por un largo momento antes de hablar.
“Una con espacio para todas esas hierbas suyas”.
Ella, no tenía ni idea. Yo, sin embargo, había tipiado su dirección en mi
computadora hacía menos de veinte minutos. Sebastián tenía una granja
apenas afuera de la ciudad en Dane County.
“Sin mandrágoras, cálculo”, dijo Izzy antes que pudiera patearla por
debajo de la mesa. “La mandrágora es una hierba de brujas”, agregó,
claramente jugando el juego de asustemos-a-los-mundanos, lo cual era
bastante raro, considerando que ella era cristiana, en cierto nivel. Izzy seguro
estaba loca todavía por el comentario anterior de la agente como para que su
psíquica latente no captara mis gritos mentales de que se callara. “La estaba
FORO ALISHEA DREAMS 41
TATE HALLAWAY

comprando en el negocio de Garnet. Probablemente para algún hechizo, ¿no,


Garnet?”
“Nunca había oído sobre la mandrágora”, dijo la agente. “¿Crece por
aquí?”
“Es muy común”, dije tratando de sonar casualmente desinteresada.
Aunque no sabía por qué, dudé en decirle más a esta mujer sobre Sebastián de
lo que ya sabía.
“No, no lo es”, contestó Izzy. “Tienes que ordenarla especialmente. Un
montón de lesbianas desnudas la tienen que cosechar en la luna llena”.
Normalmente eso terminaría el juego. Tu parte mundana normal se
hubiera sonrojado, tartamudeado o escapado a la mención de mujeres
encapuchadas con guadañas. Nuestra agente de bienes raíces apenas y
pestañó.
Un sentimiento perturbador empezó a revolverse en mi estómago.
“Así que regresará”, dijo la agente. “Bueno, esta fue una conversación
muy interesante señoritas, pero en verdad debería irme. Quizás te vea más
tarde Garnet”.
Cuando levantó su cartera y la colocó en su hombro, la tela de la parte de
atrás de su blusa se giró y el cuello en V dejó ver un poco de su piel, sobre la
clavícula, revelando un destello de números tatuados. No tuve que verlos
claramente para saber exactamente lo que estaba tatuado en rojo sangre: 22:18.
Era una referencia al libro del Éxodo, el cual leía: “No permitirás que una
bruja viva”.
No era ninguna agente de bienes raíces; era una asesina del Vaticano.
FORO ALISHEA DREAMS 42
TATE HALLAWAY

SEGUNDA CASA
TRADUCIDO POR SIDONIE

PALABRAS CLAVE:
Evaluación, Enredo, Orden.

Mis dedos agarraron la correa de mi mochila en cuanto vi a la agente


desaparecer entre la multitud nocturna de la Calle State.
“Tengo que irme,” me escuche decir sobre el clamor en mis oídos. Estaba
de pie pero no podía moverme. Tengo que dejar la ciudad ahora mismo. Debo
caminar hacia la estación de autobuses, comprar un billete, e irme. No dudes,
chica, me dije a mí misma, esos son los asesinos que mataron a todo tu
aquelarre.
Mis pies se negaron a moverse. Mi cabeza sabía lo que debía hacer, pero
mi corazón no estaba dispuesto. Me sentí abrumada por el deseo de dejar toda
responsabilidad en este momento. Había mucho que hacer. La estación de
autobuses estaba cerca, pero prometí a Barney regresar por ella. Necesitaba
volver sobre mis pistas, telefonear a Eugene, tener mis necesidades
cubiertas… y debería advertir a Sebastián.
Una mano sobre mí me paró. No me había dado cuenta de que había
empezado a moverme. Izzy me sonrió. “Pareces agotada, cariño. No hay
necesidad de precipitarse fuera. Te conseguiré otro café. Siéntate un
segundo.”

Parpadeé. En su intuitiva forma, Izzy tenía razón. Corriendo sólo


llamaría la atención. Debo esperar un momento y tratar de formar un plan de
acción. Tomé una profunda bocanada de aire y giré mis hombros tratando de
relajarlos. “Sí, vale.”
Consciente de mis obligaciones, me senté. Cuando Izzy se levantó para ir
a por la bebida, necesité de toda mi resolución para no agarrarla y rogarle que
FORO ALISHEA DREAMS 43
TATE HALLAWAY

se quedara. Ella debe haber visto el pánico en mis ojos, porque se paró y me
lanzó una sonrisa tranquilizadora. “Enseguida vuelvo.”
“Bien,” dije, soltando el aliento que sin darme cuenta estaba conteniendo.
Necesitaba un plan, pero lo único en que pensaba era, Oh mierda, un
agente del Vaticano. Aquí.
A través del candelabro de hierro, la llama proyectó una sombra vacilante
sobre la mesa que parecía una mujer bailando en un círculo.
Por un momento, los vi de nuevo a todos con vida: a Jasmine y a los
otros. Estábamos con nuestras manos unidas. El rico contacto de Wren nos
dirigía en armonía. Fue un momento de perfecta confianza, de perfecta paz.
Aunque traté de mantener esta imagen, el recuerdo de la sangre me abrumó.
Aún en un círculo, alguno aún sosteniendo las manos, ellos tumbados en el
suelo. Su desnudez, que tuvieron en vida siempre se sentía tan segura, tan
poderosa, los hacía parecer vulnerables y pequeños. Las túnicas negras del
Vaticano destacaban en marcado contraste con los pálidos cuerpos.
Utilicé mis dedos para apagar la vela. Una vez se fueron las sombras, mi
recuerdo se desvaneció. Al mirar hacia el mostrador, vi a Izzy ocupada
preparando mi café. Tenía que advertir a Sebastián. Puede que él se dediqué a
una especie de magia negra que desapruebo, pero no podía condenarlo a
muerte. No por sus manos.
Aún cuando mis rodillas amenazaban con doblarse, me puse en pie. “Me
dejé algo en la tienda,” le dije a Izzy, justo cuando me di cuenta de que ella
estaba a punto de poner las bebidas en nuestra mesa. Los datos de contacto de
Sebastián estaban en la tarjeta que dejé junto a la caja registradora, incluyendo
un número de teléfono. En lo que yo esperaba que fuese un tono más sano,
añadí, “Tengo que irme.”
Izzy hizo una especie de protesta, pero yo ya estaba sacando las llaves de
mi bolsillo.
Mis dedos temblaron cuando pulsé el código de seguridad para
desconectar la alarma. En la oscuridad, el entorno familiar adquiría un
FORO ALISHEA DREAMS 44
TATE HALLAWAY

aspecto siniestro. El pasillo parecía demasiado estrecho, el techo demasiado


abarrotado, demasiado cerca. Puse mi mano en una estantería para calmarme,
sólo para tirar la estatua Feng shui del dragón turquesa que Eugene insistió en
situar en la esquina este de la tienda. Se rompió en diminutos fragmentos
cuando se golpeó contra el suelo.
Ahí se acabó mi suerte.
Empecé a detenerme para limpiar los trozos pero decidí preocuparme de
Sebastián primero. Hice mi camino hasta el mostrador con la caja registradora
sin romper nada más. Una vez encontré la tarjeta de visita de Sebastián, usé el
teléfono de debajo del mostrador para llamar a su móvil. La primera vez
comunicó, olvidé pulsar el 9 para coger una línea exterior. La segunda vez,
marqué los números mal y conecté con una tienda de pesca.
Cuando las luces de arriba se encendieron, chillé, dejando caer el
auricular en el mostrador tan fuerte que rebotó. “Santa Madre,” maldije.
“¿Estás bien?” Era Izzy. Ella asomó su cabeza por la puerta. “He oído un
ruido.”
“Sólo destrocé la suerte de Eugene,” dije a través de una respiración
superficial. “No pasa nada.”
“¿No será el dragón?” preguntó Izzy con un pequeño pitido. “Él va a
matarte.”
“No es el único,” susurré. A Izzy le dije, “Estoy bien, sólo necesito hacer
una llamada rápida.”
Hubo un silencio mientras ella me miraba pensativamente. Su frente se
frunció ligeramente, luego ella dijo, “Vale, pero cuando la hayas hecho,
regresa. Termina tu café, entonces te acercaré a tu casa.”
Era una oferta encantadora. Descubrí que incluso era capaz de sonreír un
poco. “Gracias.”
Cerró la puerta tras ella, y yo marqué cuidadosamente el número de
Sebastián nuevamente. Contuve el aliento en cuanto oí el tono. Cuando
descolgó casi empiezo a gritar, “¡Viene el Vaticano!” pero entonces me di
FORO ALISHEA DREAMS 45
TATE HALLAWAY

cuenta que era su contestador automático. Respiré hondo para calmarme


mientras esperaba la señal.
“No regreses aquí, Sebastián,” empecé, y entonces paré. El no reconocería
mi voz; acabábamos de conocernos. “Quiero decir, esto, soy Garnet. Nosotros
tomamos un café. En cualquier caso, es demasiado peligroso.” Hice otra
pausa. ¿Él conocía a la Orden? Parecía posible, pero si ha estado retirado todo
este tiempo... ¿Cómo podría explicarle en un mensaje telefónico que el
Vaticano tiene un equipo de primera de cazadores de Brujas sin sonar como
una loca? O, debería decir, peor que una loca. “Llámame, y podré explicártelo
todo,” terminé poco convincente, y le di el número de mi casa. “Esta noche,”
insistí. “Es muy importante.”
Pulsé la opción para marcar la llamada como “prioritaria” y después
colgué.
Nunca me llamará; soné como una completa idiota.
Agarré el cepillo y el recogedor y fui a limpiar al desastre feng shui.
Bueno, cuando llegue a casa intentaré nuevamente hablar con Sebastián.
Cuando devolví los útiles de limpieza a su sitio detrás del mostrador, cogí su
tarjeta y la guardé en mi bolsillo. Mis dedos vacilaron sobre el teléfono, pero
me dije a mí misma que no necesitaba llamar de nuevo justo ahora. Después
de todo, la asesina no podía saber realmente dónde vive él, o habría ido
directamente allí. Ella no habría necesitado sonsacarnos la información a
nosotras. Probablemente él tuvo algún tiempo. La agente estaría observando
la tienda, observándome a mí; así pues mientras no la guiara hacia él, estaría
todo bien.

************************************************************************

De camino a casa, le pedí prestado a Izzy su móvil para intentar contactar


con Sebastián una vez más. Llamé a los dos números impresos en la tarjeta.
Ninguna respuesta. Traté de que eso no me preocupara. Tal vez sea la clase de
tipo que apaga su móvil cuando sale. O quizás estaba en algún bar ruidoso y
FORO ALISHEA DREAMS 46
TATE HALLAWAY

no podía oír la llamada. Me dije a mí misma que era un tipo grande; puede
cuidar de sí mismo.
Sólo quería hacer cuanto pudiera para ahorrarle a cualquiera un roce con
el Vaticano.
Izzy cubrió el resto del viaje con plática trivial. Observé Madison pasar
lentamente fuera por mi ventana. Me gustaba esta ciudad. Era la perfecta
mezcla entre espacios urbanos y ajardinados. Había una hermosa avenida que
se extendía desde el centro urbano hasta los lagos y a lo largo de vecindarios
llenos de grandes casas antiguas como la mía. Espinosas y blancas ramas de
los robles formaban una bóveda sobre las amplias avenidas. Iba a echar de
menos este lugar. Me preguntaba dónde me instalaría a continuación.
Me invadió una oleada de náuseas al pensar en abandonar todo lo que
había llegado a amar. Me agarré a mi respaldo con los nudillos blancos. No
quería irme. Amaba mi apartamento, mi trabajo, y esta ciudad. Finalmente,
después de meses de estar sola, había hecho buenos amigos otra vez… gente
en la que podía confiar. Miré a Izzy. ¿Podría contarle a cerca de los agentes del
Vaticano? ¿Sobre mi pasado?
Aún lo estaba considerando cuando nos paramos junto a mi dúplex.
“¿Quieres que entre?” Ella abrió el maletero y salió para ayudarme a
sacar la bicicleta de donde la habíamos guardado.
“Estoy bien,” dije, aunque creo que el temblor de mi voz me traicionó.
Yo estaba de pie en la acera con mi bicicleta apoyada en mi cadera. Izzy
se apoyó en el capó de su coche. La farola del final del bloque iluminaba la
mitad de la cara de Izzy con contrastes completamente blancos, como una
máscara de arlequín. Ella me lanzó un profundo y escéptico ceño, “Puedo
quedarme hasta que sepa que estas segura.”
Habría llorado ante su amabilidad. Iba a echar de menos tener una amiga
como ella. “No, estoy inquieta. Es posible que me acerque a la tienda de
ultramarinos o tal vez sólo de una vuelta.”
FORO ALISHEA DREAMS 47
TATE HALLAWAY

Ella asintió con la cabeza, aunque yo diría que no lo aprobaba. “¿Estás


segura de que no necesitas compañía?”

“Me encantaría la compañía, pero no creo que esté a la altura para ella,” le dije
honestamente. “Tengo que reflexionar.”
“Me gustaría saber sobre qué.”
“Cuando lo solucione, te lo contaré, lo prometo.”
“Tiene que ver con ese hombre, ¿no es así?”
“Así es.”
“Hmmm,” dijo ella a través de los labios fruncidos. “Hombres,” me dijo.
“Siempre puedes contar con ellos para problemas.”
Sonreí. “Cuídate,” le dije, mientras entraba en el coche. Por impulso
añadí, “Te quiero.”
Ella se detuvo para lanzarme una mueca de me-preocupas-cuando-dices-
cosas-como-esa, luego me lanzó una ola de cariño mientras arrancaba el
coche. No me importaba si ella creía que yo era rara. Probablemente no la
volvería a ver de nuevo después de esa noche, y, de todas formas, la quería.
Izzy ha sido buena conmigo cuando necesitaba un amigo.
La observé alejarse conduciendo con mis manos descansando sobre los
manillares de la bicicleta.
Las nubes se habían retirado y una neblina formó una aureola alrededor
de la luna. A pesar de que el aire era cálido, temblé. Miré de nuevo la
dirección. Creía que conocía el sitio. Era un largo camino pero posible en
bicicleta. Por otro lado, si la agente del Vaticano nos siguió a Izzy y a mí tan
lejos, estaba segura de que la descubriría si cogía la bicicleta. Es muy difícil
seguir a un ciclista cuando vas en un coche. No soy una corredora rápida, así
pues alguien que se desliza a unas 50 millas por hora sería fácil de ver.
Además, mi bicicleta de montaña dice Todo Terreno en la barra. Si necesitaba
perder a alguien, saldría de la carretera.
De todas formas, estaba impaciente por ir –a algún sitio, cualquiera.
FORO ALISHEA DREAMS 48
TATE HALLAWAY

Cargando a mis espaldas mi mochila, eché una mirada tras de mí a mi


apartamento. Pude ver a Barney en la ventana, envuelto por el brillo púrpura
de las luces crecientes. Sus ojos puestos en mi espalda mientras saltaba sobre
mi bici y me alejaba.

***************************************************************************

En algún lugar fuera de los límites de la ciudad empezó a llover.


Yo estaba demasiado lejos como para darme media vuelta; el lugar de
Sebastián estaba más cerca que mi casa en ese punto. Sólo era una ligera
llovizna. Podía notar como me calmaba con el ejercicio. La autovía del
condado estaba desierta. El liso asfalto se curvaba alrededor de granjas y
campos recién plantados de maíz y alfalfa. Podía oler el acre aroma del abono
en la cálida brisa.
Mis hombros se relajaron. No tenía que abandonar la ciudad. La agente
del Vaticano estaba centrada en Sebastián. Es posible que ella no supiera que
yo era una Bruja. Había oído a través de radio macuto que el Vaticano
contrataba a psíquicos que podían sentir la presencia de la magia, pero puede
que ella no sea uno de ellos. Aún si lo fuera, ella tenía como misión ocuparse
de Sebastián primero. Eso me brindaría tiempo. Tiempo para atrincherarme.
Tiempo para oponer resistencia.
Si huyera ahora, podría ser el comienzo de una vida de constante huida,
de volver a empezar de cero. Pasaría el resto de mi vida sola porque, justo
cuando hiciera amigos, tendría que abandonarlos. Era suficientemente malo el
pensar en hacerlo dos veces, ¿pero siempre? Era demasiado.
No me iría. Tal vez pueda encontrar una forma para derrotar la amenaza
lo cual resolvería el problema permanentemente.
Lilith tensó mi estómago.
Bueno, no esa clase de permanente. Pensaría en alguna forma –alguna
otra forma.
FORO ALISHEA DREAMS 49
TATE HALLAWAY

Aves nocturnas revoloteaban a través del aire cazando mosquitos,


lanzando destellos blancos en el interior de sus alas cuando pasaban por
encima. Bueno, pensaría en ello después. Mi prioridad era advertir a
Sebastián.
La lluvia se hacía más intensa mientras las millas avanzaban. Comprobé
la dirección de nuevo. Más adelante me alegró ver lo que yo asumí debía ser
su granja. Un cementerio ocupaba la parcela contigua a la de Sebastián. Era
uno de esos extraños cementerios rurales que existían entre los campos,
rodeados por una valla de alambre, sin una iglesia en millas. Los monumentos
alineados sobre el terreno estaban desiguales por el tiempo, los ataúdes de
madera han estado abajo tanto tiempo que se desintegran. Una luz cercana
iluminaba con mucho ingenio césped cortado, aunque unos cuantos
marcadores estaban casi ocultos por arbustos de cedro y otras grandes
ofrendas.
Podía ver como este lugar podría atraer a un nigromante.
Justo cuando entraba por su camino de entrada, la lluvia se convirtió
oficialmente en un aguacero. Llevé a rastras mi bicicleta a través del barro del
sendero hasta su puerta delantera y la arrastré y a mí misma hasta el porche
abierto. Un olor a madera pudriéndose impregnaba el porche. Cuando apoyé
mi bicicleta contra la verja, la sección cedió tanto que tuve miedo de
quedarme con parte de la madera en mis manos. La barandilla del porche
ocultaba de la carretera gran parte de la bicicleta.
No es que alguien estaría mirando este decrépito lugar.
Un montón de periódicos enrollados y amarillentos estaban tirados
delante de una puerta mosquitera, la cual se sostenía precariamente por una
sola bisagra.
La granja parecía abandonada.
Fan-jodidamente-fantástico*.
*Juego de palabras: Fan-fucking-tastic.
FORO ALISHEA DREAMS 50
TATE HALLAWAY

Inclinándome cerca de una ventana cubierta de polvo, eché una ojeada al


oscurecido interior. Pensaba que podría distinguir algún tipo de mueble. No
había luz por ningún lado. ¿Quizás estaba en el sitio equivocado? Comprobé
la tarjeta otra vez. La dirección estaba pintada claramente sobre la puerta. Los
números coincidían.
Apoyando cautelosamente la puerta mosquitera contra mi espalda, llamé
a la puerta. Ninguna respuesta. Golpeé un poco más fuerte, entonces me
incliné para intentar mirar por la ventana de la puerta. Para horror mío, ésta
se abrió, el pestillo deslizándose bajo la presión extra.
Había algo extrañamente familiar en esta escena, lo cual causó que mi
radar mágico pitara. Las vibraciones que me decían que me alejara eran tan
abrumadoramente fuertes que empecé a sospechar que no eran del todo
reales, sino un conjuro diseñado para mantener a la gente lejos.
Aún así, dudé, con mi pie sobre el umbral. La lluvia caía a cantaros,
corriendo a raudales por el inclinado techo del porche. Mi minifalda se ceñía
mucho a mi trasero, volviéndose más fría con cada ráfaga de viento. Dar
media vuelta no era una opción, no con los constantes centelleos de
relámpagos y millas de abierta y monótona tierra de granjas.
Así que, el único plan era la estúpida misión. Si tan sólo mi vida fuera
una película, pensaba, entonces podría simplemente escuchar el crescendo de
música de ópera y saber si mi decisión era la equivocada.
“¿Hola?” me arriesgué, dando un paso sobre el umbral. “¿Sebastián?
¿Alguien?”
Eché una ojeada por la puerta hacia la casa. Un bendito calor golpeó mi
cara. El interior olía a humo de leña y canela.
“¿Sebastián?” Grité otra vez, dando un paso audaz hacia dentro.
Al girarme, vi una sombra del tamaño de un hombre, y casi salto fuera de
mi piel hasta que me di cuenta de que era sólo un perchero con una chaqueta
colgada de una de las clavijas. Dejé salir un suspiro de alivio. Alzando una
FORO ALISHEA DREAMS 51
TATE HALLAWAY

mano, sentí el cuero y oí las hebillas chocar unas contra otras: el abrigo de
Sebastián.
La casa era la correcta, al menos.
Una corriente fría arremetió por los bordes de la falda empapada. Quería
cerrar la puerta tras de mí, pero de alguna forma me sentía menos como que
estaba allanando mientras la mantuviera abierta. Yo estaba goteando
tímidamente sobre el suelo de madera. “¿Hola?”
Mientras mis ojos se adaptaban a la oscuridad, la habitación frente a mí
empezaba a tomar forma. En la pared de la izquierda más lejana había una
chimenea con una simple envoltura de madera tallada. Un par de mullidas
sillas y un sofá acomodado delante de ella, como si se acurrucara cerca
buscando calor. Un aparador empotrado ocupaba gran parte de la pared
frente a mí. Un armario con estantes de vidrio emplomado enmarcaba un
paso a través de la apertura que, presumiblemente, conducía a la cocina o el
comedor. Escuché ruido de palos que venían de la parte de atrás de la casa.
Alguien estaba ahí. “¿Sebastián? Soy yo, Garnet.”
La tormenta agitó la ventana.
Un siseo como lluvia salpicando el asfalto pareció hacer cosquillas en mi
oreja. “Intruso.”
Me giré hacia las palabras pero no vi a nadie. La sensación de ser
observada se deslizó a través de mi piel. Tras de mí, nada salvo agua
goteando, agujas plateadas reflejando en la luz del patio.
Cuando retorné mi atención al interior de la casa, mi visión periférica
captó el perchero como la forma de un hombre otra vez. Esta vez, sin
embargo, habría jurado que embistió contra mí, y di un paso hacia atrás antes
de recordar lo que era.
“Intruso.”
O bien mi conciencia extrañamente culpable simplemente hizo surgir una
“voz externa”, o el perchero acababa de hablarme.
“¿Hola?”
FORO ALISHEA DREAMS 52
TATE HALLAWAY

El viento cerró la puerta con un portazo. Salté y maldije al mismo tiempo.


Al menos mi primera impresión era que había sido el viento, pero parte de mi
cerebro dijo, Las brisas suelen soplar de fuera hacia dentro, no al contrario.
“¿Hay alguien ahí?” Escuché que una voz llamaba desde las escaleras.
“¡Sebastián! Soy yo, Garnet.”
“¡No te muevas!” gritó Sebastián.
“No te muevas, intruso.” La segunda voz provenía de detrás de mí. Me
giré hacia el sonido. Relámpagos revelaron la sombra de alguien sosteniendo
un cuchillo alzado. Instintivamente, yo grité Su nombre.
Al instante la oscuridad se convirtió en luz para mis ojos mágicos. Un
hombre siniestro vestido con un mono y chanclos rotos me miraba fijamente
con ojos molestos. Su boca estaba torcida con cólera. El cuchillo bajo con un
movimiento cortante. La mano que extendí para rechazar el golpe sintió una
ligera sacudida cuando la hoja chocó inútilmente contra Su escudo psíquico, el
cual me rodeaba como una burbuja obsidiana. El hombre miró alrededor
desesperadamente. Sí, pensé, deberías estar nervioso, pequeño fantasma.
Pude sentir una sonrisa palpitar a través de mis labios cuando Ella
empezó a surgir.
“¡Benjamín, no!” escuché un grito desde las escaleras. Vi a Sebastián
bajando, con una toalla envuelta en torno a su cintura y su pelo chorreando
jabón. A la orden de Sebastián, Benjamín desapareció, esfumándose como una
brizna de humo.
Mi enemigo se había ido, pero los temblores ya habían empezado a
extenderse a través de mi abdomen. El fuego me consumía. Antes de que
pudiera pararla, Ella estaba sobre mí.

*********************************************************************************

Lilith no compartía muy bien. Cuando Ella controlaba mi cuerpo, yo me


marchaba. Total pérdida de conocimiento. Cuando vuelvo en mí, siempre
FORO ALISHEA DREAMS 53
TATE HALLAWAY

compruebo tres cosas: cuánto tiempo había perdido, cómo de magullada me


sentía, y cuánto daño había hecho.
Con los ojos cerrados, podía decir que estaba tumbada sobre el sofá. Unas
almohadas sostenían mi cabeza, y una cálida manta con pelusilla había sido
envuelta en torno a mí. Olí chocolate caliente. Un fuego crepitaba y silbaba
cerca. Lo que no podía sentir era la sensación pegajosa de sangre
coagulándose bajo mis uñas, o en algún otro sitio para esa sustancia. Algunos
movimientos experimentales revelaron pocas, o ninguna magulladura. No
obstante, parece que he perdido mi ropa; estaba desnuda.
Un curioso giro de los acontecimientos.
Aún así, todavía no quería abrir mis ojos. No quería ver a Sebastián
desmembrado en el suelo – o peor. No quería saber lo que había pasado esta
vez. Era demasiado horrible imaginar que había recorrido todo este camino
para advertirle, sólo para ser su muerte.
“¿Está todo bien por ahí?”
Mis ojos se abrieron rápidamente al sonido de la voz de Sebastián.
Sebastián ocupaba una de las sillas al lado de un fuego crepitante. Sus
dedos hicieron una reja delante de sus labios mientras me observaba. Noté
que él se había vestido. Sebastián parecía inclinarse a lo que yo llamaría el
típico atuendo masculino: una camiseta negra promocionando lo que asumí
que era alguna banda de rock heavy metal llamado Slither, vaqueros del
mismo tinte, y pies descalzos. Su pelo estaba todavía húmedo.
Lo miré fijamente durante un largo tiempo. No sólo había encontrado la
forma de verse más sexy aún de lo que se había visto el primer momento que
entró en mi tienda, sino que además no podía olvidar el hecho de que parecía
tener todas sus partes en su estado original.
“No te maté.”
“Aparentemente no.” No pude decir por el sonido de su voz si le hacía
gracia o no la situación, pero una sonrisa continuó crispando en sus labios.
FORO ALISHEA DREAMS 54
TATE HALLAWAY

Empecé a sentarme, pero la sensación de la manta deslizándose sobre mi


piel desnuda me frenó. Tirando del cobertor más cerca de mi alrededor,
pregunté, “Uh, ¿dónde está mi ropa?”
“En la secadora,” dijo él. “Bueno, salvo la falda de terciopelo y las medias
de encaje, esas están colgadas de la barra de la ducha escaleras arribas.”
Hábil. El hombre sabía como cuidar de una mujer delicada. Intentando
sofocar el comienzo de un rubor de oreja a oreja, pregunté, “¿Tú me
desnudaste? ¿Por qué no te mató Lilith?”
Detrás de sus dedos, él me lanzó una sonrisa lobuna. “Sólo un tonto
tomaría algo de Lilith que ella no ofreciera voluntariamente.”
Intenté imaginar la escena: Lilith, Reina del Mal, Madre de los Demonios,
pidiendo educadamente a Sebastián que lave mi ropa para mí – ¡pero por el
amor de la Diosa no arruines el terciopelo! Sacudí mi cabeza ante la imagen.
Lilith no bromeaba con nada. Al menos, ella nunca lo hizo antes.
“Uh,” dije, mi imaginación fallándome. “¿Entonces qué pasó
exactamente?”
“Soy extraordinariamente afortunado de que Ella me reconociera como
pariente.”
Lentamente, y con cuidado de mantener mi pudor, me senté. Sebastián
no se había movido salvo para hablar. Lilith era madre de todas las cosas que
se encuentran en la noche, y Sebastián acababa de insinuar que Ella había
perdonado su vida porque Ella comprendió que él era uno de los suyos. Él
estaba admitiendo ser un monstruo.
“¿Pariente?” repetí, dándole la oportunidad de cambiar su historia si
quería.
“Sangre6, si lo prefieres.”
“Sangre,” repetí escépticamente.

6 sangre: juego de palabras. En inglés blood significa tanto sangre como


parentesco
FORO ALISHEA DREAMS 55
TATE HALLAWAY

Él inclinó su cabeza ligeramente en confirmación. Sus ojos estudiándome,


como si tratara de averiguar si entiendo o no lo que implica. Oh, lo pillé, muy
bien. Él estaba diciéndome que era un vampiro, pero el problema era que yo
no me lo tragaba.
“¿En serio?” insistí.
Alzó una ceja y rompió su postura para alcanzar una segunda taza de
chocolate al final de la mesa entre nosotros. Nuestros ojos se encontraron
antes de que se acomodara otra vez, y tuve un flash de déjà vu, como una
chispa de pasión compartida entre nosotros. Me sentí intensamente consciente
del hecho de que él me había visto desnuda, y de que yo aún no llevaba ropa
puesta.
Sebastián mantuvo mi mirada mientras él decía, “Suenas como si no me
creyeras.”
Empecé a encogerme de hombros pero me di cuenta de que el
movimiento desharía el cuidadoso arreglo con la manta. “Las criaturas de la
noche suelen, bueno, suelen estar en la noche, Sebastián.”
Mi astuta observación fue recompensada con una cordial sonrisa.
Después se controló, dijo, “Evidentemente nunca has leído Drácula.”
Ouch. Vale, así que no estaba al día con mi literatura vampírica. “¿Y?”
“Y la luz del día no es un problema para la más famosa de las ‘criaturas
de la noche,’ tal y como tú lo expresaste.”
“Odio ser la que te aclare esto, Sebastián, pero Drácula no fue real.”
Esta vez casi echó por la nariz su chocolate. Supongo que mi sentido de la
oportunidad estaba mejorando. “Hubo un Drácula histórico. Vlad Tepes. Él
era austriaco, nada menos. Ya sabes que los Alpes de Transilvana están en
territorio que una vez fue parte del imperio Austro-Húngaro.”
Alcé una deja. “¿Ahora tú eres Drácula?”
“No estoy diciendo eso. Sólo que siempre me ha gustado la ironía.”
Sacudió su cabeza, y de repente me di cuenta de que su pelo estaba suelto.
Largos mechones lisos caían hasta la mitad del pecho. Había algo en la forma
FORO ALISHEA DREAMS 56
TATE HALLAWAY

que caía que le hacía parecer de otra época. Es decir, sería fácil imaginar un
cabello como ese acompañando a una túnica de la época Renacentista o como
quiera que lo llamaran entonces. Extrañamente, el estilo de su cabello le daba
a su afirmación de ser un vampiro alguna credibilidad. Él aún así sería un
loco, no obstante, si trataba de decirme que el fue Vlad el Empalador.
“¿Exactamente qué estás diciendo?” pregunté.
“El sol no es mi enemigo.” Tomó un sorbo de su chocolate y alargó sus
pies hacia los leños en la chimenea.
Aparentemente, tampoco lo era el fuego. Muchos vampiros evitaban
deliberadamente exponerse a las llamas. Ellos tendían hacia la paranoia, como
si sus cuerpos fueran mejor leña que el de los vivos. Sin embargo, su
comentario suplicaba por la pregunta: ¿Quién o qué era su enemigo?
Antes de que pudiera preguntar, Sebastián dejó escapar un suspiro.
“Bueno, no lo ha sido durante un milenio.”
¿Un milenio? ¿Cómo en mil años? Le di a Sebastián una mirada más
seria. ¿Podía ser realmente tan viejo? Extrañamente, eso lo hacía incluso más
sexy. La longevidad en un vampiro implicaba un fuerte instinto de
supervivencia, un cazador de cazadores, el tipo de estilo de vida cargado-de-
testosterona, el cual, vergonzosamente, me atraía.
En cualquier caso, eso no venía al caso. Todos los vampiros temblaban en
el sol como el plástico en una hoguera. “¿Cómo te has vuelto tan especial?”
“¿Qué quieres decir?”
Le lancé una mirada de realmente-eres-tan-espeso.
Él respondió con la mirada de sí-lo-soy.
“Los vampiros que conozco tienen aversión al sol, Sebastián.”
“¿Tú conoces a otros?”
De acuerdo, salí con uno, una vez. Fue un excepcional lapso de juicio, y si
tuviera que hacer introspectiva de ello, probablemente una importante fase de
auto-destrucción en mi vida. Parrish fue un buen amante, sin embargo, y, en
cuanto se acabó, alguien con quien apenas puedo contar. Más
FORO ALISHEA DREAMS 57
TATE HALLAWAY

importantemente, él me dio toda clase de conocimientos sobre vampiros y, me


alegra decir, no todos fueron carnales.
Después de la gran ruptura con Parrish, parecía reconocer vampiros por
todos lados. Y ellos se fijaban en mí. Una vez era consciente de ellos, ellos
parecían darse cuenta de mí. Así que, tuve mi parte de roces. Si era honesta a
cerca de ello, sólo podía afirmar una media docena de avistamientos, una o
dos conversaciones extendidas, y la única relación íntima. Aún así, me
consideraba a mí misma muy bien informada sobre la comunidad vampírica.
La mayoría de la gente ni siquiera sabía que existían.
“Sí. Unos pocos.”
Sebastián parecía como si fuese a preguntar más cuando el sonido de
cristales rompiéndose vino de la cocina. Luego una olla se estrelló contra el
suelo, seguido de varias otras.
Cada ruido me hizo saltar. Agarré la manta más cerca, y grité, “¿No
deberías ir a ver que pasa?”
“Mi poltergeist está lanzando un berrinche,” dijo él
despreocupadamente.
“Benjamín.” El nombre vino a mí, mientras lo hizo la imagen de él
desapareciendo con la orden de Sebastián. “Él es un fantasma.”
“Técnicamente, tal y como dije, poltergeist. Es ligeramente más material
que tus fantasmas corrientes. De ahí, la parte de tirar en lanzando un
berrinche. En cualquier caso, él venía con la casa,” dijo Sebastián con un
encogimiento del hombro indiferente, como si hablara del tiempo. “Él
aumentó el valor de la propiedad para mí, francamente.”
La mención del inmueble me recordó el porqué había hecho mi viaje. “El
Vaticano te está siguiendo, Sebastián.”
Una vajilla de plata llovió sobre el suelo. Un ruido sordo de madera,
como el sonido de alguien moviendo a un lado un cajón del armario, resonaba
desde la cocina. Sebastián se puso en pie furiosamente. “Vale, ya es
FORO ALISHEA DREAMS 58
TATE HALLAWAY

suficiente,” dijo él, andando a zancadas por mi lado hacia la cocina. “Fuera,
Benjamín. Ahora.”
Un último golpe malhumorado, y luego oí el sonido de una puerta
abriéndose y cerrándose de golpe.
“Lamento todo eso. Siempre se comporta así entorno a la luna llena.
Supongo, ya sabes, que aquello sucedió en luna llena,” dijo Sebastián.
¿Aquello? ¿Quería saberlo? El tipo era un fantasma ahora, uno bastante
homicida, debo añadir, así pues las cosas no habían terminado bien. Decidí
dejarlo correr por ahora.
Antes de volver a su silla, se agachó frente al fuego y avivó las brasas con
un atizador. “¿Qué estabas diciendo?”
“La Orden,” repetí. “Ellos van tras de ti.” Cuando el abrió la pantalla de
rejilla de delante del fuego, el calor se extendió por a habitación. Mi piel
estaba aún bastante húmeda por lo que el calor se sintió divino. Me moría de
ganas de acercarme a las llamas, pero la manta me limitaba. “¿No tienes una
camiseta o algo que puedas prestarme?”
Él echó un vistazo sobre su hombro, su mirada fija sobre mi rostro
durante un largo momento. “Claro. Te traeré algo.” Se puso en pie como si
fuese a ir, pero dudó. “¿Qué Orden?”
“Los cazadores,” expliqué yo. “La Orden de Eustace.”
“¿Eustace?” rió entre dientes. “¿Se supone que debo temer a una
organización con un nombre como Eustace?”
Apreté mis puños. “Por mí pueden llamarse el club maricas del culo
froufrou. Ellos son asesinos, Sebastián. A sangre fría.”
“Yo también.” El tono de Sebastián no llevaba ni arrogancia ni jactancia,
simplemente la afirmación de un hecho. Su mirada sostuvo la mía firmemente
durante un largo momento, luego cambió incómodamente al suelo.
“Traeré esas ropas para ti,” dijo él.
Asentí en silencio. La lluvia se había suavizado a un silencioso ritmo
constante sobre el tejado. La casa estaba silenciosa salvo por el crujir de las
FORO ALISHEA DREAMS 59
TATE HALLAWAY

tablas del suelo mientras Sebastián subía las escaleras. No era como si su
confesión llegara como un shock. Yo sabía que los vampiros mataban gente.
Quiero decir, ellos son depredadores. Era su naturaleza.
Aprendí de Parrish que los vampiros podían, y hacían muy a menudo,
sobrevivir con las pequeñas cantidades de sangre que tomaban de
compañeros consentidamente. La mayoría de los vampiros del círculo de
Parrish tenían como novios a un cierto tipo de groupie a quienes les gustaba la
emoción de la mordida, la cual, tenía que admitir, no tenía ninguna pequeña
súplica. Dejé que Parrish me mordiera una vez, por curiosidad, supongo, o
esa auto-destructividad anteriormente mencionada, y al instante entendí
porqué a Parrish nunca le faltaban los voluntarios para ese respecto. El dolor
era adictivo. Mi atracción hacia eso debió haberme asustado en algún nivel, o
yo no estaba cerca de ser tan suicida como temía, porque de alguna forma
conseguí deliberadamente evitar el rol de ghoul7 con Parrish. Nosotros
éramos amantes; él conseguía su alimento en otra parte.
Supongo que así fue como me había engañado a mí misma.
Parrish había sido bastante sincero sobre el hecho de que él había hecho
su vida como un “caballero de la vía pública,” como él lo llamaba, y tenía una
tendencia hacia el asesinato incluso antes del Cambio. De alguna forma él
había hecho parecer su estilo de vida –pasado y presente– tan encantador,
tan... inofensivo. Yo supuse que ello lo correspondía para no recordarme que
los vampiros mataban gente regularmente. Esa clase de cosas era
probablemente un desagrado para un posible compañero.
Sebastián había cambiado desde luego el humor con su comentario. Yo
no estaba precisamente disgustada por él, sino que en realidad me sentí...
calmada. Creo que lo que más me perturbó fue la comparación. Cuando yo
pensaba sobre la Orden, era personal. Esos bastardos habían tomado las vidas
de mis amigos.

7 Ghoul: persona de gustos macabros


FORO ALISHEA DREAMS 60
TATE HALLAWAY

¿Había alguien allí fuera que odiaba a Sebastián por la vida –o vidas– que
él había tomado en la forma en que yo despreciaba a la Orden?
Por supuesto, yo era la menos indicada para hablar. Lilith había matado a
través de mí. Yo era una asesina también. Aunque yo prefería pensar en ello
como venganza. Si es que pensaba en ello.
El crujir de las escaleras me alertó de la vuelta de Sebastián. Él me dio
una camiseta blanca y un pantalón de chándal de la marina con el logotipo de
UWs en la cadera. “Pensé que podrías encontrar esto cómodo.” Él recogió las
tazas de chocolate, evitando mi mirada. “Limpiaré esto, mientras tú te
cambias, ¿si?”
Él ya estaba pasando la puerta de la cocina antes de que yo pudiera
agradecer su amabilidad. Me puse la ropa rápidamente. La camiseta llegaba
hasta mis caderas, y tuve que enrollar los perniles del pantalón antes de que
pudiera siquiera ver mis pies, aunque la suavidad me hizo hiperconsciente
del hecho de que mi ropa interior estaba en la secadora de Sebastián.
Pensé en llamarlo para que volviera a la habitación y dejarle saber que
estaba decentemente vestida, pero el sonido de la escoba y el recogedor
vinieron de la cocina. Aproveché la oportunidad para curiosear.
A pesar de afirmar ser un amante del sol, Sebastián no había encendido
ninguna lámpara. El fuego lanzaba la mayor parte de luz, acentuada por un
par de velas altas sobre la vitrina. Aunque claramente diseñada para exhibir
porcelana, Sebastián había llenado los estantes con libros –tomos, en realidad.
Los libros de Sebastián no se parecían a ningún material de lectura que haya
tenido nunca en mi vida. Por un lado, ninguno de ellos fue publicado por la
principal casa editorial del Nuevo Siglo, Llewellyn press, y por otro, esas
cosas estaban encuadernadas en cuero y eran de aspecto serio. La mayoría de
ellos no eran en inglés, o si lo eran, eran en algún dialecto tan antiguo que era
irreconocible para mí como tal.
Los libros parecían muy de vampiro, casi estereotípicamente diseñados-
por-Vlad. Lo que me sorprendió fue algunas de las curiosidades entre los
FORO ALISHEA DREAMS 61
TATE HALLAWAY

libros: un juguete de un Mustang del 65 con puertas y maletero funcionales,


una rana adornada con piedras preciosas con un compartimiento que contiene
un rosario de cuarzo rosa, y –lo más curioso de todo– una fotografía
enmarcada de Sebastián con unos amigos vestidos con un equipo de
montañismo en la ladera de alguna montaña.
Miré la foto durante un largo tiempo. El cielo estaba azul cristalino detrás
de los hombres. Sebastián se veía... bronceado. De hecho, era una muy buena
fotografía de él; resaltaba sus músculos, pero eso era simplemente una
distracción de cuán extraño era todo. ¿Un vampiro que escalaba montañas?
¿Con colegas? ¿A pleno sol?
Todavía estaba mirando fijamente la foto cuando Sebastián volvió a la
sala. Supongo que debería haber puesto la foto en su sitio culpablemente, pero
simplemente no podía olvidarlo. “¿Tú escalas montañas?”
Él sonrió cariñosamente con el recuerdo. “Oh, sí, subí allí durante un
rato. Esa fue tomada en Alaska.” Él se acercó a mi lado y apuntó a uno de sus
amigos en la fotografía. “Este es Smitty. Es un australiano loco. Te gustaría,
creo. Él tiene un pequeño lado malvado. Este es Ron–”
Mi expresión debe haber interrumpido su recuerdo.
“¿Qué?” preguntó él; era ese todavía incrédulo qué de puedo-ser-
culpable-si-sabía-con-seguridad-lo-que-tú-estabas-pensando.
“¿Tú escalas montañas?”
“Escalada en roca, en realidad,” dijo él, sus ojos persistentes sobre la foto
de mis manos. “Ya no, sin embargo. Demasiado peligroso.”
Yo asentí. Estaba pensando que el peligro de estar expuesto como un
vampiro tenía que aumentar exponencialmente cuando estabas a solas en la
naturaleza con un puñado de hombres vivos. La logística de esa expedición
me hizo preguntar, “¿Cuánta sangre tienes que consumir para salir a la luz del
día?”
FORO ALISHEA DREAMS 62
TATE HALLAWAY

Sebastián dejó salir una risa nerviosa. “Esa es una pregunta bastante
indiscreta, ¿no? Mira como yo he evitado diplomáticamente preguntarte cómo
llegaste a ser parte Diosa asesina.”
Empecé a negarlo, pero me detuve. Seguía olvidando que Sebastián sabía
sobre Lilith –la había visto– y vivido. “El tacto nunca ha sido mi fuerte,”
admití.
“Lo he notado.” Él sonrió, dándome una taza rellena con chocolate.
“Afortunadamente, lo encuentro mortalmente encantador.”
Para coger la taza, tuve que devolver la foto a su sitio sobre el estante.
El movimiento en sí supuso una buena excusa para no mostrar a
Sebastián lo contenta que estaba de oír su comentario.
Sebastián debió haber notado lo agitada que estaba, porque cambió de
tema. “Cuéntame más sobre esos agentes tuyos del Vaticano.”
“Míos no,” dije ariscamente, a pesar de que yo había entendido muy bien
lo que había querido decir.
Él levantó sus manos como si se rindiera. “Lo siento.”
Negué con la cabeza. “No, no quería hablar tan bruscamente. Tan sólo
tengo una historia con la Orden.”
“Eso había supuesto.”
Sebastián tomó mi lugar en el sofá, así que yo me acurruqué en una de las
muy mullidas sillas cerca del fuego.
Después de tomar un sorbo de chocolate, pregunté, “¿Qué quieres
saber?”
“¿Por qué piensas que van detrás de mí, por ejemplo?”
Volví a contar la historia del verdadero agente inmobiliario, para
Sebastián. “Era bastante evidente.”
Él asintió. “Es extraño que les preocupe más que sea un Brujo que un
vampiro. Pensarías que ser uno de los muertos andantes sería un pecado
mayor.”
FORO ALISHEA DREAMS 63
TATE HALLAWAY

“Es bíblico, supongo,” dije yo con un encogimiento de hombros. “Los


vampiros no son mencionados en la Biblia; las Brujas sí.”
“¿Todo el asunto de sufrir las Brujas por vivir?” preguntó él.
Yo asentí.
“Bueno, eso es simplemente malos deberes bíblicos. Una traducción
mucho más precisa del hebreo sería algo como, ‘Tú no ayudarás a una Bruja
en su sustento.’ o, ‘No des al afortunado cajero tus 10 centavos.’”
También había oído que originalmente la palabra había sido
“envenenadora” y había logrado cambiarse con el tiempo. En cualquier caso,
apenas me importa. “Asegúrate de explicar eso a los asesinos cuando
vengan,” dije con una mueca. “Estoy segura de que a ellos les encantará
entretenerse contigo en un pequeño debate semántico antes de que te
destripen.”
“¿Ellos? Creía que dijiste que había sólo uno.”
Me encogí de hombros. “Donde hay uno, es seguro que hay más.”
Sebastián tomó un sorbo contemplativo de su chocolate, luego preguntó,
“¿Por qué Eustace? El Vaticano tenía un grupo bastante eficiente de cazadores
de Brujas en la Orden de la Inquisición.”
Me encogí de hombros. “Eustace es la Inquisición, que yo pueda decir.
Oficialmente, por supuesto, es una historia diferente, pero mientras la
Inquisición estaba avergonzada porque no descubría magia real. La Orden de
Eustace sí.”
Sebastián asintió. “¿Entonces cuál es su plan?” preguntó Sebastián,
poniendo su tasa de chocolate sobre la mesa entre ambos. Observé la luz del
fuego recorrer sobre las ondas de sus músculos con una sonrisa. “De la Orden,
quiero decir. ¿Total destrucción de las Brujas? ¿Contención? ¿Control?”
Tomé un sorbo de mi chocolate y pensé en ello por un momento. No era
como si las Orden tuviera un comunicado de la misión publicado en algún
sitio, sino que la comunidad de Brujería contaba y especulaba y tejía teorías
FORO ALISHEA DREAMS 64
TATE HALLAWAY

conspiratorias. “Hay un gran debate sobre eso,” dije. “El consenso general es
destrucción, pero hasta qué grado, nadie parece saberlo.”
Sebastián se sentó hacia delante en su asiento. Mientras la conversación
se intensificaba, lo mismo hizo su lenguaje corporal. “Creía que dijiste que
ellos estaban siendo literales con lo de ‘Tú no sufrirás una Bruja para vivir.’
Eso parece bastante sencillo, ¿no? No mucho sitio para matices grises.”
“Bueno, sí, eso es lo que yo había pensado también, salvo por que el
Vaticano emplea a Brujas.”
“¿En serio?”
“Ese es el rumor,” dije con un encogimiento de hombros. “Combate la
magia con magia, supongo.”
“Entonces,” dijo él con una pequeña sonrisa que mostraba las puntas de
sus caninos abrigando su tono. “En vez de excomulgarme, ellos deberían
haberme reclutado.”
El pensamiento de Sebastián luchando para el otro bando envió un
escalofrío por mi cuerpo. Él irradiaba poder mágico, incluso muerto. “La
Diosa no lo quiera,” dije.
Él rió. “No soy tan aterrador,” dijo él.
“Sí, un montón de gente mira fijamente a Lilith y vive,” dije, sarcasmo
rebosando en mi tono. “Por favor.”
Sebastián cogió mi mirada y la mantuvo. El fuego reflejaba la aureola
ámbar que rodeaba sus pupilas. Intensa. Intensa y profundamente,
profundamente sexy.
Nos quedamos en silencio durante un momento, ambos perdidos en
pensamientos. Mis pensamientos mayormente caían en la categoría de las
cosas que quería hacer con Sebastián desnudo, con nada entre nosotros salvo
el calor de esos ojos. Yo rompí el silencio primero. “¿Piensas que el Vaticano
sabe que eres un vampiro, Sebastián? Con todo eso de escalada en roca y
teniendo un trabajo diurno, ellos podrían haber llegado a la misma conclusión
que yo.”
FORO ALISHEA DREAMS 65
TATE HALLAWAY

“¿Oh? ¿Y cuál fue esa?”


“Bueno, al principio pensé que eras alguna otra clase de cadáver
animado.”
Él se rió. “Que agradable.”
Le di una mirada dura. “Tú eres un cadáver animado, Sebastián.”
“Reanimado, técnicamente, pero, bueno, esperaba hacer una mejor
primera impresión.” Su sonrisa era cálida y coqueta. “¿Cómo lo supiste?”
“No tienes aura,” expliqué, devolviéndole la sonrisa. Maldita sea esa
contagiosa sonrisa suya. “Supuse que tenías que estar muerto, pero entonces
entendí que tal vez tú sólo eras un mago tan poderoso que habías aprendido a
encubrirla.”
“¿Con qué fin? ¿Por qué no querría parecer vivo?”
Me ruboricé. No quería decir lo que había estado pensando, pero él me
miraba fijamente con tal expresión de curiosidad que finalmente cedí.
“Pensaba que eras un nigromante. Creía que estabas intentando pasar por
muerto. Ya sabes, para ser guay.”
Sebastián me lanzó una mirada que me dijo exactamente lo equivocada
que estaba sobre esa idea. “¿Quién demonios piensa que es guay estar
muerto?”
Si hubiera estado llevando mi cruz, la habría apuntado. En vez de eso,
jugué con un mechón de pelo teñido de negro con mis uñas rojo sangre. “Hay
ciertos tipos.”
Y entonces él dijo de hecho, “Egad”*
*Egad: expresión de exclamación, derivación de oh god/oh Dios.
Escondí mi sonrisa tras mi taza de chocolate. “Más importante, ¿cómo
crees que llegaste a la atención del Vaticano?”
“Es raro. Siempre he sido muy discreto.” Él observó las llamas bailar
sobre los troncos. “Es como sobrevivo.”
“Como un vampiro,” sugerí. “¿Qué tal como un Brujo? ¿Te uniste a algún
aquelarre últimamente?”
FORO ALISHEA DREAMS 66
TATE HALLAWAY

“Afición, ¿recuerdas? No soy un Brujo,” dijo él, con, me di cuenta, un


ligero tono de desprecio. “Soy un alquimista.”
“Es lo mismo,” dije sólo para molestarlo. “De todas formas, ¿qué
‘científico’ que se precie necesita mandrágora cosechada durante luna llena?
Eres un trabajador de hechizos, Sebastián Von Traum, admítelo.”
Él abrió su boca para protestar pero luego se detuvo cuando vio mi
sonrisa. “Supongo que lo soy, en eso.”
“Dime la verdad,” dije, apuntándole con mi dedo con falsa seriedad, “La
mía no es la primera tienda a la que fuiste a por tu mandrágora, ¿no?”
“Hmmm, supongo que no debería haber ido a todas esas cooperativas y
tiendas de alimentos saludables si quería mantenerlo en secreto, ¿eh?”
Nos sonreímos el uno al otro, pero ninguno de nosotros podía realmente
sacar una risa de pleno derecho. La situación era simplemente demasiado
condenadamente grave. Me mordía mi uña, escuchando la lluvia golpear
contra la ventana.
Los ojos de Sebastián vagaron por mi cuerpo pensativamente, como si
tratara de entender algo sin tener que preguntar. Finalmente, dijo, “Tú nunca
lo mencionaste. ¿Qué clase de Bruja eres?”
Oh, la pregunta tendenciosa. Este era ese momento de la investigación
que siempre odiaba, cuando las Brujas presumían de linaje y grados y dejaban
caer sus nombres copiosamente. Afortunadamente, yo tenía una respuesta
que satisfacía a la mayoría de la gente. “He estado dando vueltas por la
comunidad mágica durante una década o así. Yo era una Gardnerian de
quinto grado cuando fui frustrada con jerarquías y toda la política de un
orden estructurado. El último aquelarre en el que estuve fue Eclectic, el cual
encajaba mejor con mi temperamento. Ahora... ahora estoy sola.”
Era duro decir sola. La palabra en sí se sentía extranjera y gruesa en mi
lengua. Amaba ser parte de un grupo mágico, y lo echaba de menos tanto que
casi sentía un dolor físico en mi pecho. Intenté no mostrar mi dolor, pero
FORO ALISHEA DREAMS 67
TATE HALLAWAY

Sebastián se inclinó sobre la mesa y cogió mi mano. La apreté, disfrutando de


la comodidad de su fuerza.
“Lo siento,” dijo él.
“Sí, yo también.” Impulsivamente, me pasé al sofá.
Me acurruqué bajo su brazo. Él olía bien, almizcle varonil y algo picante,
como la canela. Se sentía bien ser sostenida. Sus dedos me acariciaban el pelo.
Oops. De repente yo estaba encendida. Su presencia, su olor, la firme
suavidad de sus músculos me hizo pensar en besar y gruñir y sudar.
¿Problema? Él estaba siendo tan fraternalmente reconfortante, y sería
tremendamente inapropiado coger un puñado de su sedoso pelo negro y
hundir los labios en un beso matón.
¿Qué hacer ahora? ¿Cómo podría transformar ese momento de simpatía
en ardiente y sudoroso sexo? Me empujé a mí misma más cerca bajo su brazo,
contoneándome un poco, luego me sentí estúpida por pensar siquiera en
saltar sobre Sebastián bajo esas circunstancias. Respiré hondo e intenté estar
satisfecha con el momento.
¡No! Demasiado caliente y molesta.
Me deshice de su abrazo. “Es tarde, ¿verdad?” dije echando una ojeada
por la habitación buscando un reloj. “Probablemente debería llamar a un taxi
si quiero llegar a casa a una hora decente.”
“Me temo que todas las horas decentes ya han pasado,” dijo Sebastián.
“Son las doce y cuarto. De todas formas, la habitación de invitados ya está
preparada. Puedes quedarte aquí esta noche.”
Me gustó como sonó su proposición salvo por la parte del cuarto de
invitados. Ah, bueno, supongo que él estaba siendo todo un caballero y no
aprovechándose.
“Sí,” dije yo, tratando de esconder mi decepción. “Eso estaría bien.”
La habitación que Sebastián me mostró olía a polvo y a lavanda. Doseles
de encaje, cortinas blancas, un cómodo percal, y tapetes que parecían
perfectamente conservados de la vida de algún otro. Por alguna razón, no
FORO ALISHEA DREAMS 68
TATE HALLAWAY

podía imaginar a Sebastián coleccionando un óvalo de madera para zurcir y


haciendo un despliegue de él con tanta habilidad cerca de una lámpara de
petróleo con el fondo de latón.
“¿De quién era esta habitación?” pregunté.
“Vivian,” dijo él, echando un vistazo a la ventana como si buscara algo.
Cuando él no ofreció más información, lo incité, “¿Vivian?”
“La antigua señora de la casa,” dijo él. Luego, casi como una ocurrencia
tardía. Añadió, “Pero ahora es completamente segura.”
¿Segura? Eso sonaba muy mal. Tenía el presentimiento de que no quería
saber la respuesta, pero pregunté de todas formas. “Ella murió en esta
habitación, ¿verdad?”
Él asintió. “Mantuvo a la casa fuera del mercado durante años.
Evidentemente, todo el asunto asesinato-suicidio era muy espectacular.”
“Estoy segura,” dije. “Entonces, ¿qué fue lo de Benjamín? ¿El asesinato o
el suicidio?”
“Suicidio.”
Debería habérmelo imaginado. “¿Y tú has mantenido la habitación
intacta?”
“Yo no. Benjamín.” Cogiendo una bolsita bordada de popurrí de la
última mesa al lado de la cama, él lo sacudió sobre la cama. “Eso lo llevará a
reemplazarlo.”
“Déjame ver...” dije, dándole vueltas a esta historia en mi cabeza, “Cada
vez que intentas cambiar esta habitación, ¿Benjamín lo arregla?”
“Lo bueno es que su obsesión lo convierte en una excelente ama de llaves.
A veces consigo que limpie otras partes de la casa poniendo las cosas de ella
por ahí.”
“¿Se supone que eso debe hacerme sentirme mejor?” Miré a la cama con
su inatractivo montón de almohadas. “Ni hablar. Dormiré en el sofá.”
FORO ALISHEA DREAMS 69
TATE HALLAWAY

Sebastián trató de insistir en que Benjamín no intentaría asesinarme


mientras dormía, pero conseguí convencerlo de que no había ninguna
posibilidad de que cerrara mis ojos ni un minuto si me quedaba en la
habitación de Vivian. Después de ayudar a Sebastián a coger algunas
almohadas y mantas del armario del vestíbulo, me hice un cómodo nido en el
sofá escaleras abajo.
La lluvia continuó cayendo suavemente sobre la ventana. “¿Estás segura
que prefieres dormir aquí?” Sebastián preguntó por séptima vez desde que
me había alejado apresuradamente del cuarto de Vivian. “Simplemente es
probable que Benjamín se hará escuchar por aquí toda la noche, y... bueno,
preferiría tenerte cerca.”
¿Cerca? Me gustaba como suena eso, pero no estaba segura que quiso
decir él con eso. “¿Oh?”
Hubiera jurado ver la sombra de un rubor en sus mejillas. “Sí, bueno, en
caso de... emergencia.”
¿Estábamos hablando de una emergencia hormonal o algo por el estilo?
Asumí que quiso decir si de algún modo me había seguido la Orden hasta
aquí o si el fantasma intentaba matarme. “¿Honestamente piensas que
Benjamín en tan peligroso? Tal vez no debería quedarme aquí esta noche en
absoluto.”
“Oh, no. Es seguro. De verdad,” dijo él rápidamente. Sebastián echó otro
tronco en el fuego, colocó en su sitio la pantalla, y se puso en pie.
“Benjamín no puede entrar a menos que yo se lo permita. Él puede
quedarse fuera esta noche.”
Eché un vistazo hacia las ventanas salpicadas por la lluvia y pensé en el
furioso fantasma arrastrándose fuera. “Aw,” dije. Me sentía extrañamente
culpable por poner fuera en el frío a un fantasma malvado. “Esta es su casa.
Quiero decir–”
FORO ALISHEA DREAMS 70
TATE HALLAWAY

Sebastián alzó un dedo para callarme. “Esta es mi casa. Y tú eres mi


invitada por toda la noche. A Benjamín no le importa el frío. El tiempo no le
molesta. Además, si no le gusta eso de ahí, hay sitios a los que puede ir.”
¿Como el infierno? Me pregunté, pero en realidad no quería empezar un
debate sobre la transmigración de almas con un tipo muerto, así que ahuequé
mi almohada y dije, “Vale.”
“Bueno, buenas noches, entonces,” dijo Sebastián.
“Buenas noches,” dije yo, esperando a que se encaminara escaleras arriba
antes de acomodarme.
En cambio, se quedó allí de pie, mirándome fijamente. Él me quería. Pero
él había decidido jugar al caballero, y ahora él estaba atrapado en el papel.
Supongo que debería haber dicho algo invitándolo, pero no podía pensar en
nada más que “Hey, entonces, ¿tú quieres...?” Y aunque eso podría ser
efectivo, también podría desalentar por completo a Sebastián.
Además, una parte de mi realmente quería que él fuera el que hiciera el
primer movimiento.
“Bien, entonces,” dijo él finalmente. “Me voy.”
“Sí,” dije, arreglando las mantas, preguntándome si podría acariciarlas
seductivamente lo suficiente como para que él pillara la idea de que estaría
más que bien que se quedara.
“Eh,” dijo él, y se marchó con determinación escaleras arriba.
Con un derrotado suspiro, empujé las mantas sobre mi cabeza e intenté
dormir.

Nunca es fácil dormir en un sitio extraño. Si añades a esto un fantasma


inquieto y una seria frustración sexual, y era casi imposible. Pasé la mayoría
de la noche escuchando el reloj de la repisa de la chimenea sonando
suavemente, preguntándome si debería moverme sigilosamente escaleras
arriba y deslizarme silenciosamente en la cama de Sebastián. Aunque nada
más, porque estando acurrucada junto a él sería más cálido. Más importante
FORO ALISHEA DREAMS 71
TATE HALLAWAY

aún, me libraría de la pálida cara de Benjamín pegada al cristal de la ventana


y el ocasional ruido cuando él ponía a prueba el pomo de la puerta. El viento
sonaba frustrado mientras gemía a través de los canalones.
Tío, esta casa era escalofriante. Esperaba que Sebastián hubiera
consiguiera barata.
Lo cual me hizo pensar en el Agente del Vaticano quien afirmaba ser su
agente inmobiliario. No creía haber convencido a Sebastián de la gravedad de
su situación. Parecía bastante indiferente sobre tener a un cazador de Brujas
tras él. Claro que, el hombre tenía a un fantasma homicida como compañero
de piso.
Como si fuese el momento justo, Benjamín golpeó con sus nudillos sobre
el cristal otra vez, haciéndome temblar. Yo tendría los nervios destrozados si
viviera aquí. Me hacía preguntarme si Sebastián ha mantenido arriba a
muchas amantes. Quiero decir, ¿cómo explicarías lo del compañero fantasmas
a un mundano? ¿O tenían alguna clase de sistema de señal para las noches en
que Sebastián quería traer a alguien a su lugar? Benjamín no parecía muy
tolerante con las mujeres en general. No tenía ni idea de lo que había pasado
con Vivian, pero no parecía bueno que ella hubiera muerto en la cama.
Benjamín probó con el pomo de la puerta otra vez, y yo puse la almohada
sobre mi cabeza. Tal vez dormir en la habitación de la mujer muerta era mejor
que esto.
Honestamente, preferiría estar durmiendo con Sebastián.
Ojalá yo hubiera sido más atrevida. No es como si nunca antes hubiera
sido la agresora en una relación, sino que, aparte de mi anterior vampiro,
tendía a pillar los miembros más débiles de la multitud. Los enfermos y
lentos. Vale, no era tan malo, aunque Mercury Crossing no era exactamente
un terreno propicio para machos alfa.
La clase de tipos que venían a mi tienda se incluían en la clasificación de
seguros, incluso para Madison, que yo había descubierto producían más que
FORO ALISHEA DREAMS 72
TATE HALLAWAY

su regular parte de TSNS8 también conocido como “Tipos Sensibles Del


Nuevo Siglo.” De hecho, la mayoría de los hombres con los que salía eran más
que seguros, ellos eran feministas; respetaban a mi Diosa. Lo cual era perfecto,
pero había perdido la costumbre de tratar con hombres como Sebastián.

Había olvidado lo complicado que podía ser. Sobre todo porque


Sebastián me intrigaba realmente. Quería saber más sobre él. ¿Cómo fue que
llegó a tener poder sobre Benjamín? ¿Por qué podía caminar a plena luz del
día? ¿Realmente tenía unos mil años? ¿Estuvo casado alguna vez? ¿Quién era
antes? ¿Cómo murió?
Mi interés le daba poder sobre mí. Si no estuviera tan fascinada, sería
capaz de pensar más claramente. Sería capaz de controlar mejor la dirección
de la relación. Tal como estaban las cosas, yo observaba las sombras
parpadeando con la luz del fuego alargando rendijas en su límite, intentando
no ser molestada por el insistente golpeteo sobre la ventana.
Por encima de mí, escuché el crujir de las tablas. Sebastián estaba
despierto. ¿Bajaría? ¿Debería fingir estar dormida? ¿Actuar más asustada por
Benjamín de lo que estaba? Estaba considerando seriamente jugar el papel de
mujer desamparada y encogerme de miedo en la esquina –tal vez incluso
lloriqueando– pero no podía hacerlo. No quería que Sebastián perdiera el
respeto por mí. Ni siquiera si eso significaba meterme en su cama.
Cómo me metía en su cama por primera vez me importaba realmente.
Tío, yo estaba en un apuro. O necesitaba dormir seriamente.
Probablemente ambas.
Oí la cisterna del baño, y más tablas crujiendo. Maldita sea. Sebastián no
había estado pensando en mí en absoluto, simplemente se levantó para un pis
de medianoche.
Después de cavilar ese pensamiento deprimente durante un momento,
me dormí.

8 TSNS: en inglés forma las siglas SNAGs, “sensitive New Age guys
FORO ALISHEA DREAMS 73
TATE HALLAWAY

*************************************************************************

Me desperté con el olor del bacón friéndose. Absolutamente adoraba ese


olor. Era una jodida lástima que yo fuese vegetariana.
Sebastián se veía incluso más espléndido por la mañana. Cuando entré en
su cocina, lo encontré muy ocupado cortando pimientos rojos en trocitos, de
espaldas a mí. Y qué hermosa y ancha espalda era esa. Podía examinar cada
centímetro de los músculos de su cuerpo porque no tenía camiseta. Lo único
que llevaba era la parte inferior de un ligero pijama de algodón cubierto de
dibujos de Escarabajos Volkswagen rojo-cereza. La radio estaba encendida y
sintonizaba una cadena local. Sebastián tarareaba a Johnny Cash mientras
lavaba champiñones en el fregadero.
Tío, es que él era lindo. Yo tenía ese loco deseo de hacerle cosquillas. Me
acerqué tan silenciosamente como podía; Johnny ayudaba a cubrir el sonido
de mis pies descalzos sobre el linóleo. Yo estaba dentro del alcance para tocar
cuando se giró para arrojar las verduras en una sartén, y el sol hizo resaltar
una horrible cicatriz que iba desde su omóplato hasta su trasero. Debí haber
hecho algún ruido, porque se giró hacia mí. Nos separaba una pulgada. Por lo
que estaba mirando fijamente al instante una cicatriz incluso más fea cerca de
su esternón.
“Madre Santa, Sebastián,” dije, tocando la escabrosa piel justo bajo su
corazón, “en algún momento fuiste, como, queso Suizo.”
Distraídamente, sus dedos se apoyaron ligeramente sobre los míos, como
si protegiera la herida. “Ay de mí, fue el golpe de gracia.”
Levanté la mirada, sobresaltada. “¿Fuiste asesinado?”
Él me lanzó una mueca de tú-tonta y puso un dedo en mi mentón como si
me regañara. “Esa sería la parte antes de mi reanimación.”
“Bueno, sí, quiero decir, sabía que habías muerto. Es sólo que, supongo
que pensé, ya sabes, que estaba implicado otro vampiro.”
FORO ALISHEA DREAMS 74
TATE HALLAWAY

“No.” El músculo de su mandíbula palpitó, como si eso fuera alguna


clase de manzana de la discordia para él.
“¿Nada de nada?”
“Nada de nada.” Se dio la vuelta, hacia la sartén. Sacando una espátula
del cajón bajo la encimera, él removió las verduras. El agradable olor a cebolla
y pimientos llenaba el aire.
Claramente había algo en eso que yo no entendía –algo importante, algo
que molestaba a Sebastián. Mirando a su espalda con el ceño fruncido durante
un momento, traté de resolverlo. No sabía gran cosa sobre el Despertar o
como sea que los vampiros llaman al momento en que se despiertan muertos,
pero conocía la historia de Parrish. Él había estado fuera en alguna vía
robando un coche cuando una de sus previstas víctimas intentó hacer de él su
comida. Parrish dijo que habría muerto salvo porque, en un momento de
descarado-miedo-inspirador, él la mordió también. Ella se había
impresionado y lo tomó bajo su protección.
Lo cierto era que los vampiros eran relativamente raros. No tenía ni idea
de si la historia de Parrish era típica o no. Él me hizo creer que así era, pero
claro, tenía todo ese encanto/atractivo funcionando por lo general. Diablos, él
también me hizo creer que era un tipo agradable durante un tiempo, y resultó
ser una mentira.
Así pues ningún vampiro estuvo implicado en la reanimación de
Sebastián. ¿Cómo funcionó? Supuse que tuvo que haber un primero, pero
incluso si Sebastián era tan viejo como él afirmaba ser, no desprendía
vibraciones.
Pero claro, ¿qué sabía yo sobre ello? Aunque antes él había insinuado en
cierto modo que era Drácula...
Ugh. Necesitaba un café si iba a pensar tan concienzudamente. Así que
me rendí. Deslizando mis manos por los hombros de Sebastián, me incliné
sobre él para mirar el salteado.
FORO ALISHEA DREAMS 75
TATE HALLAWAY

“Huele bien,” ofrecí, a modo de una disculpa por lo que fuese que lo
hubiera afligido tan claramente. “Espero que tus huevos sean orgánicos,” me
burlé, dándole un travieso golpe en las costillas.
Él se rió. “Gallinero gratis, nido repleto. Sólo lo mejor para ti, querida.”
Y sin ni siquiera pensar en ello, él se inclinó para besarme. Creo que
pretendía ser algún tipo de amistoso besito juguetón en la mejilla, pero me
giré hacia él con mi boca abierta, lista con una ingeniosa réplica. La cual creo
que hubiera sido el increíblemente inteligente “Sí, claro,” pero en cambio salió
un extraño “Sum.”
Sus brazos se deslizaron sobre mis hombros, y yo dejé que mis manos
hicieran lo que habían ansiado hacer desde el momento en que vi su piel
desnuda. Mis yemas de los dedos descubrieron fuertes músculos y unas pocas
más cicatrices y esa oh-tan-fina cintura y un firme, duro–
Entonces él rompió el beso.
“Oh, ¿ahora qué?” dije, clavando mis yemas en el pantalón de su pijama
de algodón, simplemente para dejarle saber que no iba a dejarlo ir sin pelear.
Sus ojos mostraron un poco de sorpresa, luego una sonrisa lobuna se
extendió por su cara. “Sólo pensé que sería mejor apagar la cocina.”
Incluso yo tenía que admitir que era probablemente una buena idea.
“Vale,” concedí, “pero date prisa.”
Extendiendo la mano alrededor mío, él cerró la llave del gas. Me presioné
más cerca y deslicé fuertemente mis dedos sobre sus costillas, sólo para hacer
el trabajo más difícil. “Basta ya,” dijo él medio-seriamente. “Vas a conseguir
matarnos.”
Por supuesto una amonestación como esa sólo alentó mi mal
comportamiento. Besé su pecho y recorrí con mis manos la longitud de su
espalda, lentamente. Dejé que mis dedos acariciaran su forma, tocando cada
músculo y hueso como una mujer ciega exploraría una estatua. Mis manos se
detuvieron cuando alcancé el cordón de su pantalón de pijama, y miré hacia
sus ojos. Sebastián me miraba muy atentamente. La luz del sol reflejaba una
FORO ALISHEA DREAMS 76
TATE HALLAWAY

aureola ámbar que rodeaba sus pupilas. Ojos de Brujo, pensé. Luego, No, de
lobo.
Su cuerpo se había vuelto antinaturalmente inmóvil, como si hubiera
contenido su respiración en anticipación y simplemente olvidó empezar otra
vez. Empecé a preguntarle que sucedía cuando los vi. Sus colmillos habían
descendido.
Bueno. Al menos sabía que él estaba de humor.
Estirándome poniéndome de puntillas, lo besé otra vez. Dejé que mi
lengua se deslizara sobre las afiladas puntas de sus colmillos, cortándome a
propósito sólo un poco. La sangre se extendió en nuestras bocas.
Eso logró que se moviera otra vez.
Repentinamente, los brazos de Sebastián rodearon mi cintura,
abrumadoramente. Con su fuerza sobre-humana, me levantó del suelo, más
cerca de él. Me encantaba el poder y la fuerza de sus brazos mientras ellos me
envolvían. Los dedos que se extendieron bajo mi camiseta eran ásperos y
endurecidos por un trabajo duro.
Lancé mis brazos entorno a su cuello y mis piernas rodearon su cintura y
empecé a mordisquear su oreja. Él olía a desayuno; el aroma a cebollas y
pimientos se había impregnado en su pelo. Con un ligero sabor salado. A
pesar de mí misma, mi estómago gruñó.
Él soltó una pequeña risa depredadora y murmuró en mi espalda: “Se
supone que esa es mi especialidad.”
Temblé pero retomé mi atención sobre su lóbulo. Otra vez estaba
distraída cuando él empezó a caminar. Cuando utilizó mi espalda para
empujar la puerta de la cocina, detuve totalmente mis atenciones. “¿A dónde
me estás llevando?”
“Escoge, querida mía,” dijo él. Me di cuenta que, a pesar de que me
llevaba en una posición muy difícil, no se cansaba en absoluto. Su respiración
ni siquiera escaseaba. “El sofá o el dormitorio.”
“¿Cual está más cerca?”
FORO ALISHEA DREAMS 77
TATE HALLAWAY

“Me gusta cómo piensas,” dijo él con esa oscura risa vagamente malvada.
Me encontré a mí misma reconsiderando la prudencia de quedarme
desnuda y vulnerable con alguien quien, bajo diferentes circunstancias, me
consideraría comida. “Uhm,” empecé.
Entonces todo el aire salió rápidamente de mis pulmones mientras él me
arrojaba sobre el sofá. Sostuve la respiración con un pequeño jadeo. Me abracé
por lo que pensaba que vendría a continuación. Asumía que él se lanzaría
encima de mí y comenzaría el desgarre de ropa.
En vez de eso, Sebastián miraba fijamente. Él permanecía a los pies del
sofá, viéndose realmente hambriento ante la visión de mí luchando para
contener la respiración y recuperar mi compostura. Sebastián recortaba una
figura bastante impresionante. No estoy segura si había hecho constar lo
grande que era en realidad. De alguna forma, sin camiseta, él conseguía
parecer más alto y más ancho. Tal vez él se veía tan fuerte porque el
incandescente sol se juntaba en el hueco de su clavícula. Brillantes reflejos se
extendían a lo largo de la línea de los tensos músculos de su abdomen y
continuaban hacia abajo por el marcado ángulo de su cadera. Mientras tanto,
él me sonreía, mostrando sus colmillos.
Toda mirada en sus ojos era muy depredadora... muy inhumana... muy
dominante. Lo único que yo quería hacer era ruborizarme y sentirme
incómoda bajo su intenso escrutinio, como alguna desvalida esclava de un
harem, pero la parte de mí que se había fusionado con Lilith no lo permitiría.
Me quité mi camiseta. Lentamente. Burlonamente. Como si dijera,
¿Quieres algo a lo que mirar, chico? Aquí estoy.
El frío aire y su mirada recorrieron mi piel provocaron que mis pezones
se endurecieran en todo su apogeo. Mientras Sebastián continuaba de pie allí,
yo acaricié con mi pulgar las puntas, dándome a mi misma un caliente
pinchazo de placer entre mis piernas.
Sus ojos mostraron una pizca de sorpresa, pero me pareció que la
expresión de su rostro era de una gran diversión, como si mi exhibición fuera
FORO ALISHEA DREAMS 78
TATE HALLAWAY

algún tipo de agradable entretenimiento. Su actitud no facilitaba las cosas,


permaneciendo en pie como él estaba, Sebastián bajó la mirada con su
aguileña nariz hacia mí, su pelo negro oscuro enmarcando sus fuertes rasgos
aristocráticos.
Deslicé mis manos a lo largo de mis hinchados senos, hacia abajo a lo
largo de mis suaves curvas del abdomen y las caderas. Enganchando mis
pulgares en el elástico de mi pantalón, los bajé justo lo suficiente para exponer
un poco más de piel.
Sebastián agarró el dobladillo de los pantalones y les dio un buen tirón.
Dejé lo que estaba haciendo el tiempo suficiente para ayudar meneando mis
piernas fuera. Ahora yo estaba desnuda, y él aún tenía puesto su pijama. Una
situación que sería necesario corregir pronto, en mi opinión, aunque al menos
él se había vuelto un compañero activo una vez más. Sebastián cogió mi
tobillo y se inclinó para besar mi pie tiernamente. Sus labios me hicieron
cosquillas en la piel de la planta del pie e, involuntariamente, mi pie dio una
sacudida. Él lo sostuvo firmemente, y a propósito, extendió mi pierna
deliberadamente.
Me sentí como una muñeca siendo movida en el sitio, así que intenté
mostrar mi desaprobación dándole a Sebastián un empujón juguetón con mi
pie libre. Antes de que la punta de mi pie siquiera tocara su abdomen, él
agarró mi tobillo. Mientras tanto, él había empezado a abrirse camino hacia
arriba hasta el interior de mi muslo con su lengua. Cada beso acariciaba mi
piel con cariño. Su respiración hacia cosquillas cálidamente y enviaba un
estremecimiento de placer hacia arriba por toda la longitud de mi pierna.
Su avance era enloquecedoramente lento. Juro que me retorcía y retorcía
como nunca había hecho antes. Yo estaba, de hecho, a punto de suplicarle que
acelerara las cosas, y tuve que morderme el labio para evitar pronunciar unas
palabras que podría lamentar después como, ‘Oh, señor, por favor’.
Intentando sentarme, lo agarré con la intención de arrastrar su cabeza
hasta la parte de mí que estaba ardiendo por su atención. Expertamente, él
FORO ALISHEA DREAMS 79
TATE HALLAWAY

levantó en el aire mis piernas, sobre sus hombros, por lo que mi espalda se
arrojó duramente contra la áspera tapicería del sofá. Me habría sentido
frustrada salvo porque su boca encontró su camino exactamente donde más lo
necesitaba. Su largo cabello me hacía cosquillas en el interior de mis muslos y
su lengua y dientes se deslizaban fuertes contra mí.
La parte de mi mente que podía formar pensamientos coherentes
continuaba preocupada por esos colmillos súper-afilados estando tan cerca de
mis zonas más sensibles. La afilada punta de los dientes disparó una intensa
ola de dolor/placer en lo profundo de mi centro.
“Oh, Sebastián, no.” Había querido decir algo un poco más comprensible
como, Realmente, lo que estás haciendo es genial; simplemente no saques
sangre, ¿vale? pero aparentemente esa clase de frase de estructura compleja
estaba fuera de mis actuales capacidades.
Desgraciadamente, él se lo tomó literalmente. Detuvo por completo lo
que estaba haciendo. Intenté no sollozar, pero de todas formas un gimoteo
escapó de mi garganta. Sus ojos dorados me observaban sobre el montículo de
mi vientre como si preguntara, ‘no, ¿qué?’
No quería decir, solo porque no estaba completamente segura de lo que
quería en ese momento; tan sólo lo quería a él más cerca, mucho más cerca.
Así que agarré su pelo con mis manos, y tiré de él más cerca para un beso.
Mientras él se arrastraba hacia arriba, yo pude sentir su cuerpo deslizarse
sobre mí, fuerte, firme, y muy pero que muy duro. Eso me hizo sonreír. Los
tipos muertos pueden ser mañosos en ese terreno. Parrish siempre fue capaz
de cumplir, pero él no había estado muerto ni mucho menos tanto tiempo
como Sebastián.
Lo que yo no estaba esperando era el calor. La calidez del cuerpo de
Sebastián me envolvió, y el lugar donde mi carne se encontró con su pantalón
de pijama ardió completamente.
Oh Gran Diosa, él aún tenía puesto sus pantalones.
FORO ALISHEA DREAMS 80
TATE HALLAWAY

Mis manos se movieron para quitar rápidamente el obstáculo, pero el


tacto del hueso de la cadera y las suaves y firmes nalgas me distrajeron.
Mientras mis manos se movían, también lo hacían mis caderas, arqueándose
hacia arriba para presionarme contra él. Ante eso él dejó escapar un gruñido
frustrado. Con una sacudida, deshice el nudo de su pijama.
“¿Hay algo que quieras?” le tomé el pelo coquetamente.
Su respuesta implicó bajarse sus pantalones y acercarse para guiarse
dentro de mí.
A pesar de los indicios para lo contrario, yo todavía me preparaba para el
shock por la fría carne muerta. Cuando su calor me llenó, grité de sorpresa. Lo
besé justo en toda la boca, por miedo a que malinterpretara mis ruidos.
Empezamos a mecernos juntos, lentamente al principio. Sebastián se
volvía más urgente con cada empuje, y yo respondía en sintonía. Yo me
aferraba a él, haciéndolo profundizar más dentro de mí. Quería más, más
duro, más rápido. La sonrisa que me lanzó en ese momento, sobre todo
mostrando los colmillos, me hizo sentir a su merced. El ritmo de los envites
que él fijó no facilitaba las cosas.
Mi espalda se presionaba más y más profundamente contra el sofá con
cada empuje. Él se sostenía a sí mismo con sus brazos, sobre mí, sonriendo
perversamente.
¿Quién se atreve?
Mis uñas se clavaron profundas en la carne de su espalda, pero Sebastián
apenas se estremeció. Luché frenéticamente debajo de él, pero yo estaba
totalmente inmovilizada.
No por mucho tiempo.
Y entonces de repente ambos estábamos en el suelo apretados entre el
sofá y la mesa de café. Él estaba sobre su espalda, y yo sentada a horcajadas
sobre él. De alguna forma, nuestros cuerpos aún estaban entrelazados. Una
serie de horribles marcas de arañazos estropeaban su mejilla. Oh, y yo
sostenía sus muñecas.
FORO ALISHEA DREAMS 81
TATE HALLAWAY

“Lo tomaré como que quieres estar encima.” Él lanzó una débil sonrisa
tratando de ocultar el evidente dolor en su voz.
Lilith.
Dejé ir sus manos como forma de disculpa y sentarse de forma que me
arrodillaba sobre él. Moviéndome lentamente, trabajé para reavivar la pasión.
No le llevó mucho tiempo a Sebastián averiguar las ventajas de esta posición.
Sus manos recorrían mis pechos, tirando y empujando suavemente los ya
tensos pezones. En nada de tiempo, habíamos recuperado el ritmo.
Me perdí en el movimiento de nuestros cuerpos. Podía sentirme a mí
misma acercándome, entonces, sin avisar, él tiró de mí en un fuerte abrazo.
Sus dientes se clavaron en mi hombro. Fue un mordisco profundo, duro y con
la boca llena.
La sangre no fue lo único que salió precipitadamente.
El placer no se detuvo allí. Sebastián continuó moviéndose dentro de mí,
mientras chupaba y lamía mi hombro. Su necesidad añadía desesperación a
cada empuje, penetrando más y más duramente. Cuando Sebastián estaba
finalmente satisfecho, yo lo había estado media docena de veces. Él me liberó,
y rodé débil y jadeando sobre el suelo.
“Chupaste,” murmuré sobre la corta lanilla de la alfombra Persa. Mi
hombro palpitaba dolorosamente donde extendía bajo el peso de mi cuerpo.
Me preocupé brevemente por las manchas de sangre sobre lo que claramente
fue una cara oleada, y luego me reí tontamente por mi repentino fastidio.
Sebastián tiró de una de las mantas del sofá y la envolvió alrededor mío
tiernamente. Luego se levantó y se fue. Escuché la puerta de la cocina abrirse
y cerrarse. Simplemente así.
Me habría sentido herida al ser al ser rechazada de ese modo si tuviera
alguna energía para sentir alguna otra cosa a parte de la dolorosa herida.
Podría haber ido tras él y decirle una cosa o dos sobre cómo tratar a las
FORO ALISHEA DREAMS 82
TATE HALLAWAY

amantes si alguna parte de mi cuerpo estuviera aún bajo mi control. Por así
decirlo, me sentía tan fuerte como Jell-O9.

“Tú realmente, realmente chupaste,” dije a la alfombrilla, mi cerebro era


incapaz de ingeniar nada más vehemente que decir sobre la insensibilidad de
Sebastián.
Sin embargo, tuve que retractar mis sentimientos cuando él regresó con el
desayuno. Me ayudó a sentarme y casi sostuvo el vaso de zumo de naranja
para que yo bebiera.
“Ayuda con la pérdida de sangre,” dijo él con voz impersonal.
Apoyé mi espalda contra el sofá. El plato, aún caliente del microondas,
descansaba en mi regazo. El calor se sentía agradable. Tan agradable, de
hecho, que tan sólo quería acurrucarme en posición fetal alrededor de su
calidez. Ahí fue cuando me di cuenta de lo fría que estaba yo. “¿Cuánta
sangre tomaste?”
“Demasiada, probablemente,” dijo él, avergonzado. Mi sangre sonrojó
sus mejillas de un rojo brillante.
“Luzco bien en ti,” le dije, siguiendo el sonrojo con la punta de un torpe
dedo.
Su mirada cayó hacia el plato. El cogió el bacón como para ofrecérmelo.
“Deberías comer algo. O echar una siesta.”
“La carne es asesinato,” dije molestamente, empujando a un lado el
bacón. Luego empecé a reírme un tanto histéricamente. Quiero decir, me veía
tan patética. No podría comer nada que ya esté muerto, aunque él no dudó en
tomarme a mí para desayunar.
A Sebastián le faltaba el humor. O estaba realmente preocupado por mi
salud, no podría decir cuál. Muy cuidadosamente él puso el bacón en el plato
y me ofreció más zumo una vez dejé de reírme. Él me rodeó con sus brazos

9
Jell-O: marca registrada de gelatina
FORO ALISHEA DREAMS 83
TATE HALLAWAY

mientras yo bebía lo que quedaba en el vaso y luego, sin tener intención, me


quedé dormida con mi cabeza sobre su hombro.
Soñé con Lilith.
Al principio, simplemente estaba huyendo... de algo, de alguien cercano,
demasiado cerca, justo detrás. Tuve que continuar moviéndome. Una jungla
iluminada por la luna me rodeaba. Gritos de primates resonaban a través de
una bóveda de árboles. Densas hojas afiladas cortaban mi cara, se arrastraban
por mi cuerpo. Una maraña de lodo y vegetación succionaban las plantas de
mis pies, dificultando el mantener mi ritmo.
Goteaba agua de extensas hojas de palmera. El zumbido de insectos
llenaba mis oídos. El sudor se pegaba a mi piel. Me sentía como si me
estuviera asfixiando con el calor y la oscuridad.
Me encontré en un claro con un manzano… o era un granado… creciendo
en el centro. Lilith se recostaba en un hueco del árbol, el cual tenía acabado
nudoso y retorcido previsto de un asiento, un trono. Sobre su cabeza,
colgaban fruta madura y flores blancas.
Ella estaba desnuda. Largos rizos serpenteantes de pelo blanco-dorado
ocultaban parcialmente unos senos arrugados y secos. Sus caderas eran
estrechas y delgadas, casi juveniles, aunque su postura rebosaba sexualidad y
seducción. “Fuiste descuidada,” me amonestó ella, su voz un siseo. “Tal vez
no debería haberlo perdonado.”
Sebastián.
No, quería decir yo, hice lo correcto; él es un buen tipo, pero mi boca se
sentía llena de algodón, y descubrí que sólo podía sacudir mi cabeza
mudamente.
“Él se tomó libertades con nosotras,” dijo ella, enroscando un tirante rizo
de pelo en sus dedos. Un búho chirriaba por encima. “Tomaremos algo de él a
cambio.”
“No,” empecé, “No quiero jugar este juego. Tú no eres–”
FORO ALISHEA DREAMS 84
TATE HALLAWAY

Pero ella ya estaba desvaneciéndose en la niebla del mundo de los


sueños. El aleteo de alas rozaba mis oídos mientras el sol del Mundo despierto
golpeaba en mis ojos.
“Tú no eres mi jefa,” continué para mi propia satisfacción. “Así que no.”
El sol continuó brillando cruelmente a través de la polvorienta ventana en
una amplia y deslumbrante ceguera. Tiré de las mantas sobre mi cabeza y
gruñí. Mi espalda dolió. Él sí se tomó libertades con nosotras. ¿Qué hora era?
¿Mediodía? Tenía el terrible presentimiento de que se suponía que tendría que
estar en el trabajo desde hace varias horas. Empecé a sentarme para buscar un
teléfono, cuando el mundo dio vueltas, y caí otra vez sobre el sofá,
sintiéndome mareada.
¿Dónde estaba ese bastardo, de todas formas?
Si me había abandonado otra vez, sería mejor que al menos hubiera una
nota y algo de café caliente, o pagaría caro.
Cuando encontré la energía para volver a sentarme, descubrí la mitad de
lo que necesitaba bajo el vaso de zumo de naranja. Me llevó un momento
traducir la casi femenina y cursiva letra de Sebastián, para leer: “Mi querida
Garnet, lo lamento mucho, pero la transmisión no podía esperar. Volveré a
mediodía. La cafetera está encendida. Mientras aguardo nuestro reencuentro,
continuaré, tu humilde sirviente que te quiere, Sebastián.”
Vale, así que no tendría que matarlo en seguida, pero sólo porque la parte
“tu sirviente” me pareció encantador.
Apuré los posos del zumo de naranja, a pesar de que estaba tibio y se
agarraba a la parte posterior de mi garganta. Tambaleándome hacia la cocina,
sin molestarme en intentar encontrar mi ropa, me serví a mí misma tanto café
como podía beber. Sin embargo mi estómago se tambaleó ante la visión de los
pastosos y lánguido restos de pimientos, me comí todo el mejunje de huevos
que Sebastián había empezado anteriormente. Encima de eso, agregué dos
botes de yogurt y un bol y medio de algo-escarchado-y-crujiente con leche.
Después me tomé otra taza de café.
FORO ALISHEA DREAMS 85
TATE HALLAWAY

Por alguna razón la cafeína y las calorías no mejoraron nada mi humor.


Normalmente, esta era mi parte favorita de una relación: la primera mañana
de después. Éste era el momento en que tendía a recoger los recuerdos
sentimentales: el pintoresco mantel de cuadros-rojos-y-blancos, el brillo del
sol sobre los brillantes armarios de roble, el espantoso canturreo de Toby
Keith en la radio… y la completa ausencia de un amante sentado enfrente de
mí. Esa última parte me hizo especialmente cascarrabias.
Y ahora ya no había más café.
Puse mi cabeza sobre la mesa, recordando la otra razón por la que nunca
dejaba que Parrish me mordiera. No sólo hacía que la marca escociera como
un hijo puta, me aniquilaba. Me sentía como si tuviera la más desagradable
resaca de una fiesta a la que ni siquiera estaba invitada.
Mientras tanto, Sebastián terminó con tanta energía que no se había
quedado alrededor y esperado a que me despertara. Él se marchó alegremente
reconstruyendo el whatcha-ma-dingee.
A trabajar, nada menos. De alguna forma podría perdonarlo más si
hubiera marchado a tirar al hoyo (golf) en su jardín. No, él se fue a la ciudad,
por un trabajo.
Empecé a desarrollar un buen enfado abrasador, que podría haber
impulsado un viaje escaleras arriba hasta la ducha, cuando la puerta trasera se
abrió.
Un chico muy guapo se paró helado en sus pasos cuando me vio sentada
desnuda en la cocina. Sus rasgos eran delicados, casi Asiáticos, y tenía un
largo y sedoso pelo negro que, aunque estaba cortado corto por encima de sus
orejas, caía con habilidad delante de sus ojos. Algo en él parecía familiar –¿el
corte de su mandíbula y la inclinación de su nariz?– pero fuese lo que fuese, él
me recordaba a Sebastián, en realidad.
Él llevaba una camiseta en seda de profundo púrpura y unos ajustados
vaqueros negros. Los zapatos que llevaba lo hacían parecer Europeo, ya que
FORO ALISHEA DREAMS 86
TATE HALLAWAY

eran negros y elegantes. Él era delgado hasta el punto de ser aflautado y


torpe. Supuse que tenía unos diecisiete años.
Observé su expresión mientras intentaba ocultar mi desnudez majo la
mesa. Su mirada era prudente, distraída, cansada –como si por alguna razón
él ya había visto su parte de mujeres desnudas sentadas en mesas de cocina.
Él no pareció tener ninguna preocupación por mi incomodidad sino que me
abarcó toda, deteniéndose con algún interés para tardar en el
negral/mordisco de mi hombro. Eso lo hizo sonreír. No podía decir que era
una sonrisa amable. Había algo en la cruel curva de sus labios que lo hacía
parecer absolutamente mezquino.
“Veo que has conocido a mi padre,” dijo él. “¿Está él por aquí?”
FORO ALISHEA DREAMS 87
TATE HALLAWAY

TERCERA CASA
TRADUCIDO POR JENV

PALABRAS CLAVE:
Visitantes, Delincuencia, Improvisación.

“Lo siento”, continuó el joven, a pesar de que parecía todo lo contrario.


“Debería haber llamado primero, pero estoy seguro de que sabes cómo es
Papa con los teléfonos.”
De todas formas se quedó dentro de la cocina. Apoyó la cadera contra el
marco de la puerta y se cruzó de brazos. Había algo en el hombre que me
recordaba a un gato. Tal vez era el color dorado intenso de su iris o el modo
en que la luz del sol en ocasiones parecía refractar un resplandor verde como
un espejo desde el centro de sus pupilas. Quizás era la amenaza lánguida de
su postura.
“¿Crees que podrías darle un mensaje de mi parte? Es decir,” hizo una
pausa para reírse un poco, “si planeas volver a verlo.”
¡Oh, qué trabajo!
“Está en el garaje,” dije, intentando sonar informal mientras ocultaba el
pecho debajo de la mesa de la cocina. “Ve a decírselo tu mismo.”
Intenté que mis palabras no sonasen muy Vete a la mierda, pero pude ver
por la elevación de sus cejas que el chico captó su significado.
Aparte de ese ligero reconocimiento, sin embargo, no dio muestras de
estar nervioso por la situación, de mi desnudez, o de mi ira. Siguió apoyado,
relajado, mientras yo me ruborizaba. “Ah”, dijo, fingiendo preocupación. “Las
mentiras empiezan tan pronto.”
“¿De qué estás hablando?”
“Estuve en el garaje hace veinte minutos. Ninguno de los chicos le había
visto en toda la mañana. ¿Cuándo… se separaron?”
FORO ALISHEA DREAMS 88
TATE HALLAWAY

“¿Estás diciendo que no estaba allí? ¿No estaba en Jensen?” De repente


me acordé de cómo al agente del Vaticano le interesaba saber acerca del
trabajo de día de Sebastián.
“Eso es lo que—”
“Cállate,” le solté, levantándome, mi desnudez ya no importaba.
“Tenemos que encontrarlo. Ahora.”

******

Informé al chico cortando sus pullas mientras buscaba algo de ropa.


Había pensado en ir a buscarla a la lavadora y a la secadora, pero había algo
sobre el sótano de un vampiro que no quería explorar. Incluso durante el día.
Así que fui a por mi mini al piso de arriba, encontrándola colgada
cuidadosamente sobre la barra de la cortina de la ducha, junto con mis
medias. La humedad, sin embargo, todavía se aferraba a ambas.
Me dirigí a la habitación de Sebastián con la intención de coger prestados
otro par de pantalones deportivos y posiblemente, una camisa. Además del
cuarto de Vivian, había otras dos puertas cerradas. La primera estaba cerrada
con llave. ¿Quién cierra con llave una habitación en su propia casa? Muy
Barba Azul / Dorian Gray, pensé. La otra estaba abierta, la que supone debía
ser su dormitorio. Me arrastré sobre el umbral, sintiéndome como una intrusa
en su santuario.
No, pensé, esa sería la habitación que estaba cerrada.
Había tenido la fantasía de la cama con un dosel de gasa, pero Sebastián tenía
unos gustos más utilitaristas. La cama era tamaño king-size y estaba desecha.
Aunque las sabanas parecían ser de algodón blanco, Sebastián tenía un
edredón de aspecto suave de color marrón y toneladas de almohadas. Un
tocador con un tríptico espejo apoyado contra una pared. Varias grandes
FORO ALISHEA DREAMS 89
TATE HALLAWAY

ventanas habían sido abiertas a la brisa de la mañana, y las cortinas ondeaban


debido al aire con olor a estiércol. ¡Ah, la vida de granja!
Ningún ataúd, al menos. Tal vez estaba en la habitación cerrada con
llave. Una parte de mí quería comprobar debajo de la cama, pero el reloj no
paraba. Sebastián podría estar luchando por su vida ahora mismo.
Encontré su armario y busqué rápidamente entre sus cosas. Agarré la
primera camiseta que encontré, —una camiseta de la campaña de Jimmy
Carter— y me la pasé por la cabeza. Después, cogí prestado un par de
pantalones deportivos color verde oscuro del último cajón de la cómoda que
convenientemente Sebastián había dejado abierto. Me había dado cuenta de
varias cosas interesantes en mi rápida lectura de su habitación: el hombre
tenía una capa y un cofre de joyas. Sonreí, después de todo, había un poco del
vampiro literario en él.
Bajé para encontrarme al hijo de Sebastián sentado en el brazo del sofá.
Había aprovechado la oportunidad para sacar nuestra ropa sucia. Intenté no
pensar en cuerpo de Sebastián desnudo, pero el rubor me subió a las mejillas
mientras pasaba por delante del chico para recuperar mis botas de junto al
fuego, donde habían pasado toda la noche.
“Eso es ciertamente una buena vista,” dijo, verificando mi trasero.
Todavía no tenía ropa interior. “¡Oh, cállate!”.
“¡Ah!, tu ingeniosa réplica me hace daño,” dijo.
Me senté en el sofá para ponerme las botas. Moví los pies
experimentalmente, el interior estaba un poco húmedo. Tendría que
aguantarme.
El hijo de Sebastián, sacudió la cabeza ligeramente, como si no se lo
pudiese creer. “Dime otra vez por qué estoy siguiendo las órdenes del nuevo
juguete comestible de Papá.”
Me tragué mi rabia con alguna que otra dificultad, pero logré explicar a
través de los dientes apretados, “Alguien está intentando matar a tu Señor,
imbécil insensible.”
FORO ALISHEA DREAMS 90
TATE HALLAWAY

“¿Señor?” Su boca se curvó en una sonrisa burlona. Poniendo un brazo


casualmente en el respaldo del sillón, se inclinó más cerca de donde yo estaba
luchando con las hebillas de mis botas. “Novia”, dijo arrastrando las palabras.
“Quizás no te has dado cuenta, pero mi padre puede cuidar de sí mismo.
No es precisamente fácil de matar.”
“¿Qué sabrás tú de eso?”
“Los dhampyrs tradicionalmente cazamos vampiros.”
Intenté esconder mi confusión, frunciendo el ceño ante una correa
especialmente terca.
“No tienes idea de lo que es, ¿verdad?” Puso una mano en el pecho,
fingiendo preocupación. “Él... es decir, sabes, al menos, lo que es mi padre,
¿no?”
Terminó la frase con esa risa irritante de suficiencia de nuevo.
“Por supuesto que sé lo que es,” solté. Simplemente no sé lo que eres tú.
Pensé que lo sabía. Cuándo había dicho que Sebastián era su padre, supuse
que quería decir a través de la sangre, como su Hacedor o Maestro o Señor o
lo que sea como llamaban los vampiros en estos días a quien los transformaba.
Gracias a Sebastián me había acostumbrado a la idea de que los vampiros
caminaban a la luz del día. Así que, ¿el chico no era un vampiro? ¿Estaba
diciendo que era un dhampyr? ¿Y qué diablos era eso? Comenzaba a
sospechar que podría tener algo que ver con ser hijo biológico de un vampiro,
pero seguía sin saber que era.
Le di al chico un vistazo místico. Su aura era de un verde dorado extraño,
como los ojos, expandiéndose varios centímetros de su cuerpo. Mirando más
detenidamente, vi destellos de plata. Un aura muy activa por lo general
significaba mágica. Desde que dio a entender que era un dhampyr, supuse
que probablemente se debía a eso. El hecho de que tenía un aura significaba, a
pesar de su actitud, que estaba vivo, en algún lugar latía su corazón. Difícil de
creer.
FORO ALISHEA DREAMS 91
TATE HALLAWAY

Me preguntaba si el hijo de Sebastián era mayor de lo que parecía.


Tendría que serlo si Sebastián tenía la edad que decía. Los vampiros no
podían tener hijos después de morir, ¿verdad? Nunca había oído nada
parecido.
Tal vez este chico estaba mintiendo. Sebastián había actuado muy raro
cuando leí en la palma de su mano que no tenía hijos. Entonces, pensé,
mirando fijamente al chico, que si este tonto era mi único descendiente, yo
también lo rechazaría.
Alcé la vista, expectante, cuando la puerta se abrió. Para mi gran alivio,
Sebastián entró con unas bolsas llenas de víveres. Sonrió al verme, pero
cuando vio al chico descansando sobre el brazo del sofá, la expresión de
Sebastián se ensombreció notablemente. Su mandíbula tembló, como si fuese
a decir algo, pero se negó a mirarlo. Él me dijo: “Traje provisiones.”
“Gracias a la Diosa que estás bien,” le dije, levantándome.
“Tu nueva amiga parecía pensar que estás en peligro de muerte, papá.
Los dos estábamos terriblemente preocupados.”
Sebastián puso las bolsas al lado de la puerta y colgó su abrigo. Estaba de
espaldas cuando dijo, “Esperaba que mis defensas te mantuviesen lejos de mi
casa y mis amigos, Mátyás.”
Ahora el chico tenía un nombre: Mátyás.
Mátyás ignoró la mofa de Sebastián. Me dijo, “Mi padre encuentra
necesario que para que puedas entrar en la casa de un vampiro tengas que ser
invitado.”
“No me invitaron,” le dije.
“Tal vez no explícitamente, pero probablemente tenías... como por
ejemplo, ¿su tarjeta de visita?”
“Mátyás,” lo cortó Sebastián bruscamente. “Garnet no necesita una
lección de magia de ti.”
FORO ALISHEA DREAMS 92
TATE HALLAWAY

Quizás sí. Defensas. Había pensado en ello, pero ahora estaba segura.
Debían de haber sido extremadamente bien diseñadas para ser tan sutiles
pues apenas había notado un tufillo.
“¿No? Así que encontraste otra pequeña bruja, ¿verdad? ¿Es gitana,
también? Mamá estaría tan contenta.”
Sebastián enrojeció. No podría decir si era de ira o vergüenza. “No hables
de tu madre en ese tono.”
“Por supuesto,” dijo Mátyás, con falsedad en su tono. “Como quieras.”
El desayuno se revolvió en mi estómago. Me pregunté si debía sentarme,
pero no quería parecer aún más una espectadora de esta reunión padre-hijo.
“Visité la tumba de mamá.” Mátyás giró la cabeza hacia la chimenea,
inspeccionando sus uñas. “Todavía está muerta.”
“Me lo imagino,” dijo Sebastián. Su tono sonaba desinteresado, pero sus
ojos estaban clavados en la espalda de Mátyás. “Deberías dejar de
desenterrarla. Me estoy gastando una fortuna en enterrarla.”
¿Hablaba en serio? Miré a Mátyás, quien se encogió de hombros. Me dijo,
“Todavía es hermosa. No se ha corrompido con el paso del tiempo. Sin
embargo, no camina.”
“Está muerta, Mátyás,” dijo Sebastián en voz baja. Había un indicio de
algo, — ¿remordimiento? ¿Lamento?— en su tono. “Déjala estar.”
“¿Lo está? Muerta, quiero decir.” Mátyás dirigió su pregunta a mí. “He
utilizado los medios psíquicos, tablas de Ouija, incluso la nigromancia, y
nadie puede encontrarla en el otro lado.”
La boca de Sebastián dibujó una línea sombría. Cogió las bolsas de
comestibles en sus brazos y se dirigió a la cocina. En la puerta, se detuvo.
Girándose hacia Mátyás, dijo, “¿Has considerado la posibilidad de que
simplemente no quiere hablar contigo?”
Ouch. Un punto para papá, pero eso fue bastante duro. Miré a Mátyás
después de que la puerta de la cocina se cerrase. Le dije, “Estoy segura de que
no quería decir eso.”
FORO ALISHEA DREAMS 93
TATE HALLAWAY

“Estoy seguro de que si.” Mátyás se levantó y sacudió el polvo


imaginario de sus pantalones. Nuestros ojos se encontraron, y por un
momento pareció bajar la guardia. La mirada que me dio era de pura tristeza.
Sus dedos se movieron hacia la mordida que Sebastián me había hecho, la
cual todavía dolía, pero se detuvo antes de tocarme. “No dejes que eso suceda
muy a menudo, o acabarás como mi madre.”
“Confía en mí,” le dije. “No lo haré.”
“Bien.” Asintió con la cabeza, y parecía realmente aliviado por mi
respuesta. Entonces regresó a su fría sonrisa.
“Oh, y espero que estéis tomando precauciones. El hecho de que este
muerto no significa que los accidentes no puedan pasar. Mírame a mí.”
“¿Qué? ¿Estás diciendo que Sebastián te engendró después del cambio?”
Mátyás sólo sonrió.
Así que eso es lo que era un dhampyr. Mierda. Quiero decir, yo había
creído que muerto era muerto, —como… todas las partes, incluso, bueno, los
espermatozoides. Esa era mi impresión de todos modos. Parrish nunca había
sugerido que necesitásemos preocuparnos, aunque, por supuesto, tomo la
píldora. Lo que me recordó que no la había tomado hoy, y no había insistido
en los condones porque...
“¿Cómo puede ser posible?”
“Magia, pequeña Bruja. Magia.”
Nuestro breve momento de amistad había llegado a un abrupto final con
el regreso de aquella sonrisa de sabiondo. Me pregunté si los agentes del
Vaticano pensaban añadir dhampyrs a su lista. Tal vez tenían algún tipo de
línea telefónica a la que podría llamar.
“¿Cómo llegaste a ser tan imbécil siendo tan joven?”, Le pregunté
mientras se dirigía hacia la puerta.
“Trabajo duro y práctica, querida.”
“No, en serio. Eres realmente irritante. ¿Qué te hicieron para ser así?”
FORO ALISHEA DREAMS 94
TATE HALLAWAY

Al parecer, esa era la pregunta clave, porque la constante y molesta


sonrisa de Mátyás, finalmente desapareció.
Aunque su mano casi había alcanzado la puerta, la retiró. “Mi madre le
rogó —de rodillas— a don oscuro, y él se lo negó. En cambio, se va
consumiendo. Él podría haber salvado su vida, pero no lo hizo.”
Fruncí el ceño, pensando en mi propia madre. ¿Cómo me sentiría si
supiese que mi padre tenía una cura, pero que no la quería compartir?
“El ni siquiera estaba allí cuando ella finalmente murió,” dijo Mátyás,
girándose hacia la puerta. “Estaba sola. Yo estaba en mi casa cuando escuché
la noticia. Un extraño, un vecino, fue el que me lo dijo.”
Muy bien. Eso podía hacer que cualquier persona fuese irritante, decidí.
No podía mirarlo a los ojos por más tiempo por el daño que vi allí.
“Ah, no soy tan joven como me veo,” dijo, con la voz quebrada como a
menudo hacen los adolescentes.
“Un pequeño regalo de papá: un siglo de dieciséis años.”
Pensé en la edad que me gustaría tener para siempre, y ser adolescente
no estaba entre ellas.
Especialmente desde que Mátyás estaba vivo, en lugar de estar
encantadoramente no-muerto. Eso significaba un centenar de años de acné,
cien años de meteduras de pata, de hormonas continuamente aceleradas, cien
años de instituto.
Bueno, probablemente la última parte no literalmente, al menos, pero
¿emocionalmente?
Bueno, yo me pondría irritante.
“Lo siento,” dije.
“Es muy amable de tu parte,” dijo simplemente, en silencio. Luego se
marchó.

************************************************************************
FORO ALISHEA DREAMS 95
TATE HALLAWAY

Cuando entre en la cocina, me encontré a Sebastián inclinado sobre el


fregadero, con la cabeza gacha. Las bolsas de comestibles estaban sobre la
encimera, a su lado.
“Así que,” dijo, con la cara todavía oculta. “Te lo ha contado.”
“Estoy segura de que hay más en la historia,” le dije.
Sebastián se giró hacia mí. Nos miramos fijamente sobre la mesa de la
cocina, que aún estaba cubierta con los restos dispersos de mí desayuno. “No
pude darle a Teréza el don oscuro.”
“¿No tenías que morderla y ella a ti?” Eso es lo que Parrish me había
dicho, pero tal vez había más que eso.
“Lo hicimos.”
“Entonces no tienes la culpa de su muerte.”
“Sí, pero podría ser mi culpa que no esté completamente muerta.”
“Oh.”
Sebastián asintió con la cabeza. “Mátyás lo sospecha. Su cuerpo esta sin
vida, pero quedan algunos restos. ¿En qué medida su espíritu está ahí?
Mátyás y yo discrepamos. Por lo tanto, como puedes ver, el don funcionó,
pero sólo más o menos. El resultado es... inconcebible.”
Ah, pero pensé en ello de todos modos. Su espíritu atrapado dentro de un
cuerpo para siempre. Y después ¿la enterraron viva?
Mi piel comenzó a hormiguear. “No me morderás de nuevo,” le dije.
“Oh, y comprarás preservativos. Creo que un Mátyás en el mundo es
suficiente.”
Lo decía como una especie de broma, pero al segundo decirlo me
arrepentí. Mientras Sebastián me miraba misteriosamente, con los puños
apoyados en la mesa de la cocina, intenté disculparme sinceramente. El
problema era que, realmente, Mátyás no me gustaba. Bueno, había tenido
cierta simpatía conmigo, pero todavía era un chico bastante desagradable.
“Uh,” empecé. “Quiero decir... que es...”
FORO ALISHEA DREAMS 96
TATE HALLAWAY

Sebastián dejó escapar un largo suspiro, y luego se frotó los ojos.


“Probablemente tienes razón,” dijo. “Ese muchacho será mi desgracia.”
“Ciertamente parece pensar que es su función. Quiero decir, como un
dhampyr.”
Sebastián sacó un cartón de huevos de una de las bolsas del
supermercado y lo guardó en la nevera.
Mientras la colocaba en su sitio, me miró por encima de la puerta. “Te
dijo mucho.”
La mirada penetrante de Sebastián me hizo creer que Mátyás no había
mentido cuando me dijo lo que él era. De lo contrario, Sebastián habría
corregido mi comentario de alguna manera. Tenía muchas ganas de sacarle
información a Sebastián acerca de los dhampyrs, pero estaba de mal humor y,
sinceramente, no quería parecer estúpida. Además, ya había logrado meter la
pata sobre Mátyás una vez, no me agradaba la idea de pasar el resto de la
tarde disculpándome.
“Supongo”, le dije. “Que no encontraste a ningún cazador de brujas en el
trabajo, ¿verdad?”
“No fui a trabajar,” dijo Sebastián. Él me lanzó una sonrisa mientras
desempaquetaba el apio y las zanahorias. “Decidí que no quería estar lejos de
ti tanto tiempo.”
“Oh.” Bien. Eso fue, con mucho, la cosa más romántica que me habían
dicho en mucho, mucho tiempo. “Bueno, te marchaste— ¿que podía esperar
después de todo?”
Puso las verduras en el mostrador y sacó en un paquete envuelto en
papel de carnicero. Pensaba que le había mencionado que no comía carne.
Entonces se me ocurrió que era posible que no estuviese invitada a cenar, o
que él podría tener otros planes. De pronto me sentí avergonzada y como una
puta.
Me dio una mirada tímida. “Me sentía muy... er, emocionado después.
Me fui sin pensar bien las cosas. Tengo que pedirte perdón por hacer que
FORO ALISHEA DREAMS 97
TATE HALLAWAY

parezcas menos importante que mi trabajo. Esa no es manera de tratar a una


amante.”
Amante. Era una palabra tan sexy, y mucho más atrayente que
novia/novio, que siempre me había parecido muy infantil. Sin embargo,
Sebastián estaba siendo muy encantador, teniendo en cuenta que nos
habíamos conocido la noche anterior. “No me debes nada,” dije con un
encogimiento de hombros que envió una punzada de dolor por mi brazo.
Seguía olvidándome de ese maldito mordisco.
Quizás al notar mi estremecimiento, dijo, “Tal vez no, pero déjame
mimarte de todos modos. Pasa el día conmigo.”
Mi encuentro con Mátyás había frenado mi entusiasmo hacia Sebastián.
Quiero decir, él saber que Teréza estaba atrapada en su cadáver y que seguía
enterrándola. No conocía todos los detalles, pero la idea me preocupaba.
Además, esta mañana Sebastián había sido un solitario y sexy vampiro. Parte
de la diversión de las citas es que los vampiros no venían con familias. Ni
suegros, por así decirlo, a quienes conocer. Sebastián tenía un hijo y una
especie de ex-esposa muerta o lo que sea que la madre de Mátyás le era a
Sebastián. Las cosas se habían vuelto de repente más complicadas de lo que
esperaba, y no sabía como me sentía respecto a ellas.
“Así tendré la oportunidad de explicártelo apropiadamente” añadió
Sebastián, como si leyera mi mente. Seguí dudando hasta que él dijo, “De
todos modos, compré todo lo que necesito para tomar un té al estilo Ingles.”
¿Quién podía resistirse a eso?

*****************************************************************************

Mientras llamé al trabajo, Sebastián colocó unas sillas y una mesa a la


sombra de un arce en su patio trasero. Lo observé desde el porche, que
recorría la esquina sureste de la casa. El día se había vuelto cálido, y el aire
FORO ALISHEA DREAMS 98
TATE HALLAWAY

estaba impregnado de la fragancia fresca de la tierra arcillosa después de una


tormenta.
Cuando William contestó al teléfono decidí ser franca acerca de mis
razones para no presentarse hoy al trabajo. No tener que mentir para faltar al
trabajo era una de las ventajas de ser la gerente. “He tenido buen sexo, y no
me he recuperado totalmente. Iré mañana,” dije sin una pizca de vergüenza.
En el otro extremo del teléfono, oí a William ahogarse. “Oh, está bien. De
todos modos apenas viene gente. Pasa... uh, bueno, pásalo bien.”
“Lo hice”, le dije. “Y lo haré.”
“Ah”, dijo William. “Un representante de ventas de Llewellyn se supone
que debe venir hoy. ¿Debo atenderlo?”

“¡No!”, Grité, recordando su incapacidad para ser cruel con la gente.


“Dame el número, y yo misma negociaré.”
Mientras William buscaba en los archivos del ordenador el número,
examiné la propiedad de Sebastián. El camino de grava por el que había
llegado anoche se extendía hacia un granero pasado de modo de color rojo,
con silo de grano. Supuse que Sebastián poseía únicamente los edificios y un
par de acres, porque las finas líneas de maíz nuevo se extendían por millas en
todas las direcciones, sin duda, gestionadas por un granjero local.
Arbustos bajos y lilas rodeaban una valla de madera que rodeaba una
sección de césped cortado cerca de la casa. Amarillos y brillantes dientes de
león salpicaban el césped. Al otro lado de la valla, pude ver el principio de
jardín de hierbas de Sebastián. Un camino de losa hacia un curioso recorrido
por la tierra recién removida. Tuve la clara impresión de que era un símbolo
mágico, pero no era nada que reconociese. Se lo preguntaría más tarde a
Sebastián.
William me consiguió el número, y fui capaz de recordarlo al repetirlo
una y otra vez. Dejé rápidamente un mensaje para reprogramar la cita y oré
para que el representante no hubiese salido ya de la oficina. Aunque, bueno, si
FORO ALISHEA DREAMS 99
TATE HALLAWAY

William compraba demasiado, siempre podía intentar hacer un intercambio


más tarde. Colgué el teléfono y fui a reunirme con Sebastián bajo la sombra
del arce.
Dios lo bendiga, no solo había servido té recién hecho. Se había
comportado como un autentico caballero inglés. Había colocado una mesa
plegable cubierta con un mantel y dos sillas. La porcelana china tenía un
durazno delicadamente pintado y con una figurita estilo Art Deco en la
esquina, y también había puesto un encaje bajo los juegos de te. “No sabía que
quedasen hombres que conservasen estas cosas,” le dije, admirando la taza
antes de tomar un sorbo del té.
“Tenía la oportunidad de presentar un buen té,” dijo Sebastián.
“Hablando de eso, tengo que hacer unos sándwiches. Espera aquí. Disfruta de
la vista.”
Me senté y solté un largo suspiro de satisfacción. Un par de mariposas
blancas bailaban alrededor de unos brotes de lila sin abrir. Lamentablemente,
más allá de ellas pude ver las lápidas del cementerio.
Probablemente no era la vista que Sebastián quería que disfrutara.
Sobre todo porque me hizo pensar en ser enterrada viva de nuevo. Al
menos esta Teréza no se estaba pudriendo en su tumba. No, pensé, mientras
el desayuno se debatía en mi estomago una vez más, estaba segura de que eso
no era algo bueno.
Apartando mi mirada de las lapidas de granito, intenté centrarme en las
delicadas flores blancas y rosas que había plantado a lo largo de su casa.
Bueno, pensé, el hombre entiende de jardines. Ha puesto una magnifica mesa.
Tal vez tenía sus motivos para su aparente crueldad hacia Teréza.
Sebastián salió con una bandeja de plata llena de sándwiches de pepino
cortados en pequeños triángulos.
“Es increíble. Se ven demasiado bonitos para comerlos.”
FORO ALISHEA DREAMS 100
TATE HALLAWAY

Sebastián asintió con la cabeza ligeramente y después giró la silla de


jardín de modo que, cuando se sentó, quedó de frente mía. “Simplemente
prueba los condenados sándwiches”, dijo en broma.
Diligentemente le di un mordisco, probando un pepino crujiente, una
pizca de eneldo y limón, y algo blando y suave, como, “¿Crema de queso?”
Asintió con la cabeza. “Bueno, ¿verdad?”
Sorprendentemente, lo estaban. Y yo que sólo había oído comentarios
despectivos acerca de la comida británica. Mis ojos se desviaron de nuevo a
las lápidas, y no pude contener mis preguntas por más tiempo. “Ella no está
enterrada ahí al lado, ¿verdad?”
“Dudo que ese enterrada en estos momentos.”
¿Eee? “¿Qué significa eso?”
“Mátyás habitualmente escapa con el cuerpo de Teréza. Si ha venido para
burlarse de mí, es que la tiene.”
Había muchas cosas que quería decir, pero lo único que podía pensar era,
“Tu familia está realmente jodida.”
Sebastián tomó un sorbo de su té. “Sí, lo esta.”
No sabía muy bien cómo hacer la pregunta que quería hacer, así que
seguí adelante. “¿Destruyendo su cuerpo liberarías su espíritu? Quiero decir,
tienes el cuerpo, ¿no? Así que ¿por qué no... Ya sabes, la dejas ir?” Pregunté,
cuestionándome si estaba en un terreno peligroso. Los ojos de Sebastián
miraban fijamente hacia delante, y su rostro no mostraba ninguna emoción,
así que continué. “Como, por ejemplo, ¿incinerarla?”
Un cardinal macho se posó en la valla de madera y soltó un pío ruidoso.
Sebastián se giró para echarle un vistazo mientras salía disparado, un destello
rojo contra un cielo azul. Nuestros ojos se encontraron, y él dijo, “Lo he
considerado. Incluso, casi... ¿Cómo puedo explicar lo difícil que es estar sobre
el cadáver de tu amante con una pala en la mano, preparado para decapitarla?
Amaba a Teréza, y ella no está muerta. No del todo.”
FORO ALISHEA DREAMS 101
TATE HALLAWAY

Sebastián hizo una pausa, tomando un trago largo de su té. Las hojas del
arce no nos cubrían completamente, pues la luz solar se filtraba a través de
ellas. El aire era fresco en la sombra, y la taza de té se sentía bien en mis
manos.
Podía entender la reacción de Sebastián, un poco. Mi primer gato, Yeep,
había muerto en unas circunstancias un tanto misteriosas, —un ataque en
medio de la noche— y había rechazó la idea de una autopsia cuando mi
veterinario lo sugirió. Algo sobre el cortar el cuerpo de Yeep, sólo para
satisfacer la curiosidad médica, no le había sentado muy bien a mi pena. Yeep
siempre había odiado ir al veterinario cuando estaba vivo, y yo no podía
soportar la idea de que sus restos terminasen en viales para ser
inspeccionados y metidos en algún laboratorio médico. Sólo quería que sus
restos tuvieran el descanso que se merecían, a pesar de que sabía que su
espíritu hacia mucho tiempo que se había ido del cuerpo sin vida que había
entregado al veterinario para incinerar. Al recordarlo, probablemente había
sido demasiado sentimental, pero esto no cambió mi reacción.
Y, Yeep, a pesar de ser un fiel compañero, no había sido mi amante. Sin
embargo, había estado extrañamente protectora con un cuerpo que sabía que
carecía de espíritu; estaba seguro de que el alma de Yeep cazaba ratones en los
grandes campos de Summerland. Incluso con mi aprensión acerca de la
situación de Teréza, podría permitirle a Sebastián algunas de las
excentricidades de su dolor.
Me serví otro sándwich. Una ardilla corrió por la hierba con un brote de
azafrán entre sus dientes. Sonreí al ver su rizada cola de rayas cerca de su
cuerpo mientras se largaba con su desayuno. El mordisco de Sebastián me
había agotado, literalmente, y sentía, a pesar de todo, que podía hundirme en
la silla y dormir para siempre. “¿Crees que sufre?”
“Se parece a la paz,” dijo Sebastián. “Si tuviera aliento, diría que duerme
profundamente.”
FORO ALISHEA DREAMS 102
TATE HALLAWAY

Eso sería algo, por lo menos. “Así que ¿crees que ella sabe que está
atrapada?”
“No puede.”
“¿Pero podría?” Pregunté, dándole otro bocado al sándwich. “¿Cómo
puedes enterrarla, si... bueno, si crees que puede ser consciente de ello?”
“¿Qué quieres que haga?” A pesar de la pregunta, la voz de Sebastián no
estaba tensa. Simplemente parecía cansado. “Ella es un cadáver, Garnet. Los
hospicios generalmente consideran que su trabajo está hecho una vez la gente,
de hecho, está muerta. No es como si pudiera sentarla en una silla a la hora de
cenar. Además, ella murió hace cien años. Atraería la atención si arrastrase un
cadáver conmigo por todas partes a las que fuese. Sin hablar de las marcas
alrededor de su cuello. La tumba es el lugar más seguro para ella. Nadie,
salvo Mátyás, la perturba.”
“Espera,” le dije, sentándome un poco más erguida, “¿Cuánto tiempo?
¿Cuánto tiempo lleva muerta?”
Sebastián se encogió de hombros ligeramente. “Realmente, más o menos
como unos ciento cincuenta años.”
¿Ciento cincuenta años de estar muerto/no muerto? “¿Todavía la amas
tanto después de todo este tiempo que no puedes... quiero decir, que estás
dispuesto a enterrarla en el suelo, pero no puedes llevarla a una funeraria
para que la incineren?”
“Las cosas se han complicado,” admitió Sebastián. “No sólo
emocionalmente. Aunque, en verdad, la devoción constante de Mátyás a su
madre no me ayuda a obtener cualquier tipo de distancia. Además, no puedes
aparecer en una funeraria con un cuerpo. Necesitan un certificado de
defunción y otras cosas. Ciertamente, podía entrar y de alguna manera
realizar el trabajo yo mismo, supongo, pero entonces estamos de nuevo ante el
problema de mi incapacidad para hacerle daño corporal en ese estado de
suspensión.”
FORO ALISHEA DREAMS 103
TATE HALLAWAY

“¿la mandrágora es para ella?” No estaba muy segura de por qué lo


pregunté, pero de repente se me ocurrió que tal vez Sebastián tenía la
esperanza de curar a Teréza, después de todo.
Encontró mis ojos por primera vez desde que comenzamos a hablar de
ella.
“En parte, sí.”
Le puse la mano en el brazo. “No se puede curar la muerte, Sebastián.”
“En realidad, yo puedo.” Incluso en la penumbra de las sombras, pude
ver brillar los ojos de Sebastián.
“¿De qué estás hablando?”
“Magia y Ciencia. Alquimia. Dediqué toda mi vida a intentar curar la
muerte. Y, en algún momento tropecé con la respuesta. Después de todo, yo
soy la prueba viviente.”
Me rasqué la nuca. “¿Qué estás diciendo exactamente? ¿Te convertiste en
un vampiro a través de alquimia?”
“Lo hice.” Me mostró una sonrisa llena de satisfacción. No era como la
sonrisa satisfecha del mocoso Mátyás, sino que era una sonrisa de puro
entusiasmo juvenil. Sentí como mi boca también sonreía y como mi corazón se
fundía.
“Eres lindo”, le dije.
Sus cejas se levantaron con escepticismo. “¿Lo soy?”
Me incliné para darle un beso en la nariz. “Sí, lo eres.”
Me puso un brazo alrededor de los hombros, manteniéndonos cerca.
“Siempre pensé que lindo era como un insulto. ¿No debería ser guapo o
poderosamente sexy o...?”
Le di un beso serio, duro y lleno. Su lengua sabía a eneldo. Duró lo
suficiente como para dejarle saber exactamente qué tan sexy pensaba que era.
“Definitivamente eres todo eso, Sebastián. Pero, lindo, en este caso, está bien.
Confía en mí.”
“Creo que voy a tener que hacerlo.”
FORO ALISHEA DREAMS 104
TATE HALLAWAY

Le sonreí afectuosamente. Podría vivir con todo esa cosa de enterrada/no


muerta amante, pensé. Sebastián tenía un alma buena, aunque no podía ver su
aura. Sin embargo, tenía curiosidad acerca de algo. Algo que podría complicar
mis recién descubiertos sentimientos hacia él. “¿Esperas usar la alquimia para
revivir a Teréza?”
“Sí.” Hizo una pausa y se mordió el labio, sus ojos se centraron en
algunas discusiones internas, a lo que respondió; “Bueno, no.” Me miró y dejó
escapar un suspiro. “Realmente no lo sé.”
Fruncí el ceño, incapaz de seguir sus pensamientos.
“La situación de Teréza es complicada,” dijo Sebastián. “En este
momento, ella está muerta, o más bien, no-muerta desde hace mucho tiempo.
Si yo pudiera duplicar la fórmula satisfactoriamente, que ni siquiera estoy
seguro de poder, ¿cómo haré para que se la tome? Una inyección tampoco
funcionaría. No es como si le fluyese la sangre. Tendría que hacer algo que
fuese absorbido por la piel muerta, pero de todas formas realmente necesita
que la sangre fluya para que funcione correctamente…”
Su voz se apagó. Tal vez se dio cuenta de lo mucho que se parecía al Dr.
Frankenstein, o tal vez sólo se dio cuenta de la mirada de horror que tenía en
mi cara. Quería decir, Gran Diosa, Sebastián, ¿qué estás pensando? No puedes
reanimar un cadáver después de ciento cincuenta años. ¿No has leído nunca
“La pata del Mono10”? Se me ocurrió que toda su vida, o, más bien, la
existencia después de la muerte, era un gran Cementerio de animales11. Por
supuesto, parecía razonable.

10
La pata de mono (The Monkey's Paw en inglés) es un cuento
escrito por W.W. Jacobs humorista inglés en 1904. En esta historia, la
pata de un mono muerto es un talismán que cumple a quien la posea tres
deseos, ero los deseos vienen con un enorme precio.
11
Cementerio de animales (título original en inglés: Pet Sematary) es una novela de terror del
escritor estadounidense Stephen King, publicada por primera vez en 1983. Fue llevada al cine
en 1989.La novela está inspirada, según comentarios del propio autor, en el cuento La pata de
mono de W. W. Jacobs.
FORO ALISHEA DREAMS 105
TATE HALLAWAY

“Tengo que volver a crear el elixir de alguna manera,” dijo Sebastián


sonando indiferente de nuevo, como si estuviésemos hablando de algo
completamente normal. Recostándose en su silla, se alejó de mí. “Puedo sentir
como los efectos están pasando. Si no puedo rehacer mi magia, pronto voy a
ser un prisionero de la noche... o, no, no estoy seguro.”

*****************************************************************************

"Así que, la poción que te hizo un vampiro también te protege contra el


sol?"
La mandíbula de Sebastián trabajó para un momento y luego dijo, "Sí".
Esperé más, porque había algo en su simple afirmación que parecía
sugerir un pero o una y. En cambio, se puso de pie. Acercándose a la valla,
sacó una mala hierba que había brotado cerca de la base de uno de los
puestos. Metódicamente, él comenzó a moverse a lo largo del perímetro,
recogiendo más de esas plantas.
Por el momento, al menos, el sol parecía adorar a Sebastián. El brillo que
se reflejaba en su camisa blanca, mientras se inclinó y cayó casi daño mis ojos.
Yo bebía más café y apareció otro sándwich en mi boca. Mientras me reclinaba
más profundo en la silla del jardín, me sentí como esa vieja broma: ‘Me
encanta el trabajo, puedo ver a alguien más hacerlo todo el día.’

Debí haberme dormido, porque soñaba. En mi sueño, un pájaro azul saltó


del árbol de arce para posarse en la ropa cubierta de la mesa. Me regañó con
un graznido fuerte, que de alguna manera comprendí las palabras. El
arrendajo, dijo, obtén la fórmula de Sebastián, Garnet. Es nuestra demanda de
lo que ha tomado de nosotras. Espantando al ave con la mano, dije, "De
ninguna manera. De todos modos, ¿Qué necesita una Diosa con la poción
mágica de un vampiro? "
FORO ALISHEA DREAMS 106
TATE HALLAWAY

El pájaro saltó hábilmente fuera de mi alcance y se posó de nuevo sobre


la mesa. Picoteando los bocadillos, y luego inclinó su cabeza para mirarme
con un ojo negro brillante. Esta vez oí su respuesta en mi mente. “La fórmula
es más poderosa de lo que él admite. Hace la vida. Ese es el poder de una
mujer. Debería pertenecer a la raza femenina. La queremos. Nos pertenece.”
"Nosotros la queremos, mi precioso", susurré, burlándome de la Diosa.
“Pareces una loca. Olvídalo.”
"Canalizando a Tolkien, ¿no?"

Una jarra azul de agua helada se sentó en el lugar que el arrendajo había
ocupado. Parpadeé, tratando de sacarme a mí misma de mi sueño/visión.
"Uh, lo siento,” le dije. "Todavía estoy mareada, supongo. Tenía una especie
de sueño o algo así."
Parecía avergonzado. "Sí, bueno, me fui un momento. No volverá a
suceder."
Una sonrisa lasciva se deslizo por mi cara, yo sin duda lo esperaba. Me
acordé de Mátyás, y mi expresión se volvió seria. "No es peligroso si yo no
devuelvo el mordisco, ¿no? Quiero decir, es decir, si tenemos... yo... tengo un
accidente. "
Él sonrió levemente. "Yo no lo creo. Nadie más que yo ha... uh... bueno,
sólo digamos, hay una sola Teréza".
"Mátyás lo hizo sonar como—"
"Mátyás preferiría que yo no tuviera una vida sexual".
Tenía sentido. Quiero decir, que no siempre quiero pensar en mis padres
poniéndose calientes y pesados, y ellos están casados. Sebastián sonó bastante
lacónico al respecto, sin embargo, eso me hizo preguntarme si había alguna
historia entre Mátyás su padre y una amante. Empecé a preguntarle sobre
ello, pero lo que salió de mi boca fue completamente diferente.
"Así que, acerca de tu fórmula. ¿Tú la escribiste?" ¿Qué? ¿Por qué le
pregunté eso?
FORO ALISHEA DREAMS 107
TATE HALLAWAY

Enfócate en Mátyás, Garnet. Abrí la boca y, "tienes notas, al menos,


¿verdad?" salió en su lugar.
"Un grimorio." Asintió con la cabeza. Cuando Sebastián se sentó de
nuevo, detecté el olor de hierba de césped y dulce de piña en su piel. Olía
sorprendentemente bien para alguien que había estado trabajando en el sol
caliente. No había indicios de sudor. "Tengo un montón de notas".
"¿Qué quisiste decir cuando dijiste que la alquimia te hizo?" Le pregunté,
tratando de parecer casual. En algún lugar, en el fondo, sentí la sonrisa de la
Diosa.
Se sirvió un gran vaso de agua helada antes de contestar. Se lo bebió en
varios tragos rápido. "Justo lo que dije," me contestó. Luego, después de un
momento de reflexión, continuó, "No. La verdad es que no estoy seguro de
cómo me convertí en un vampiro."
¿Cómo podría no saberlo? "¿No es una especie de gran momento, el
Despertar?"
Sebastián farfulló una carcajada. "¿El 'Despertar'? ¿De dónde sacas tu
vocabulario?
Me sonrojé furiosamente. "¿Como se supone que se llama? De todos
modos, tu has dicho, ‘Regalo Oscuro’. Eso es bastante malditamente cursi,
también."
Él asintió con la cabeza. "Buen punto. También lo creo. He hablado acerca
de ser un prisionero de la noche. "
"Sí", dije. "Entonces…".
Tomando un bocadillo, sonrió para sus adentros. "Sin embargo, ‘El
Despertar’. ¿Los otros vampiros dijeron eso?"
"¿Nunca has hablado con alguno?"
Sacudió la cabeza. "No muchos. Y los pocos que he conocido no han sido
realmente el tipo para pasar el rato y de intercambiar terminologías. Me
parece que otros vampiros son, bueno, un poco territoriales".
Bueno, no era eso.
FORO ALISHEA DREAMS 108
TATE HALLAWAY

"Sí, ellos lo llaman el Despertar, como una constatación de hechos," le dije


ya que no podía replicarme, estando atiborrado de bocadillos. Después
2añadí: "De todas formas, yo todavía no entiendo cómo no puedes recordar el
momento del gran despertar-no-muerto".
¡Oh, recuerdo eso," Sebastián dijo, con una mirada nostálgica.
"¿Quién podría olvidar el momento en que te das cuenta de que has sido
dado por muerto y enterrado en una fosa común? Muchos de nosotros fuimos
asesinados la noche que los turcos atacaron la fortaleza. Yo no era la única
persona que se levantó de la suciedad y los cuerpos. Un montón de gente se
había dado por muerta, pero yo no estaba debilitado. De hecho, yo tenía una
fuerza sorprendente y la velocidad para defender a los demás de los lobos. Sin
embargo, probablemente no habría pensado en nada de eso, si no fuera por
esto," se tocó el punto por encima de su esternón, en la cicatriz que había
debajo de su camisa. "Y, por supuesto, el Hambre".
A pesar de la gravedad de su revelación, no pude dejar de burlarme de él,
"¿el Hambre?"
Se rió, pero sacudió la cabeza con la memoria. "Es una cosa sorprendente,
el Hambre. Incluso después de todo este tiempo, me parece un poco
preocupante cuando me llega a mí. Y, entonces, cuando yo no lo esperaba..."
Un coche aceleró por la carretera. Estiré para ver su acercamiento,
temiendo que podría ser el agente del Vaticano. No tuve una buena vista,
salvo una impresión de que era de plata o tal vez gris. En cualquier caso, sin
disminuir la velocidad se acercaban.
Miré a Sebastián, que se estaba mordiendo el labio, aparentemente
perdido en sus pensamientos. "Entonces, ¿no esperabas convertirte en un
vampiro?"
"La gente me decía que me convertiría en un vampiro toda mi vida."
"¿Huh?"
"Yo nací en Navidad".
FORO ALISHEA DREAMS 109
TATE HALLAWAY

"Muy bien", dije, sintiéndome intensamente densa. "Eso todavía no tiene


ningún sentido para mí. ¿No se supone que eso te hace santo?"
Sebastián sacudió la cabeza. "Es una vieja superstición. De donde yo
vengo una vez fue considerado un sacrilegio compartir un cumpleaños con
Nuestro Salvador. La idea era que los padres estaban cometiendo pecado
carnal en la misma noche que la Virgen recibió el Espíritu Santo."
"Tu no tienes dos mil años", le dije.
"Yo no estoy diciendo que tuviera sentido", dijo Sebastián. "A pesar de
que eso me hizo un chico muy impopular, especialmente desde que el
vampirismo fue considerado contagioso".
"Eso debe haber apestado".
Sebastián asintió con la cabeza y tomó un sorbo de café. Una fresca brisa
movía las hojas del arce, enviándole luz moteada por encima del hombro. Se
encogió de hombros. "Me dio un montón de tiempo para leer."
"Cosas de Ciencia Ocultas", razoné. "Donde terminaste como alquimista".
"Causa y efecto", Sebastián sonrió.
"Entonces creo ellos tenían razón". El paso del coche me inquietó. Cambié
de lado en mi silla, no pudiendo quedarme más quieta. Un temblor pasó por
mi estómago. Me agarré a el, como para decir, Calma, chica. Me encontré
parada. "Tengo que hacer pis. Luego debería irme a casa".
¿Qué? ¿Por qué había dicho eso? Quiero decir, sí, tenía que hacer pis,
pero yo estaba disfrutando de estar con Sebastián en la fresca sombra de los
arces. Sentía inquieta a Lilith debajo de mi piel, que me empujaba hacia
delante. Me dirigí hacia la casa sólo la mitad bajo mi control.
Sebastián me cogió del brazo. "¿Irte? Pensé que te tomaste el día libre."
"Estoy más preocupada por dejar a William en la tienda por su cuenta
que de lo que me di cuenta." era una mentira, y mis labios lo dijeron sin
ningún tipo de visto bueno de mi cerebro.
"Bien." Parecía un poco herido, pero se recuperó rápidamente. "Bueno,
permíteme llevarte a cenar, entonces."
FORO ALISHEA DREAMS 110
TATE HALLAWAY

“Sí” dije, preguntándome si él realmente quería volver conmigo o si él


sabía lo que nosotras estábamos planeando. "Eso estaría bien".
Todo el bote de café que había tenido esta mañana había hecho su camino
a través de mi sistema. La primera parada que hice fue, de hecho, el baño. No
me dejé ir de inmediato, sin embargo, en caso de que Sebastián me siguiera.
Yo quería que él pensara que todavía estaba en el baño mientras yo
investigaba la habitación cerrada con llave.
Puse la mano en el picaporte y cerré los ojos. El poder de Lilith aumentó
fácilmente en mí, como una burbuja. Con un ligero empujón mágico, deslicé la
barra de nuevo. Poco a poco y tan silenciosamente como fue posible, abrí la
puerta.
Justo como lo sospechaba, la habitación era el santuario de Sebastián.
El olor de los libros antiguos penetraba el espacio, lo que no era sorpresa,
teniendo en cuenta el hecho de que cientos, quizá miles, de los volúmenes
llenaban del piso al techo los estantes. Todos ellos trataban sobre magia de
una forma u otra. Muchos más abiertos y apilados en dos largas mesas de
roble situada en forma de una L, lo que había traído directamente a mi
memoria la clase de quinto período de química, con fregaderos de acero
inoxidable y bastidores de tubos de ensayo. No era mi imagen de laboratorio
para un alquimista. En lugar de verdoso líquido burbujeante en varios trozos
de vidrio, todos los tubos de ensayo estaban ordenados por tamaño en un
estante.
Un mechero apagado de Bunsen había sido almacenado cuidadosamente
a un lado de todos los libros.
A pesar de la apariencia de mal laboratorio, la habitación estaba soleada.
La luz de la mañana entraba a raudales por las grandes ventanas y una puerta
abierta conducía a un porche. Una foto enmarcada de algo abstracto estaba
colgada en la pared. Me llevó un vistazo más de cerca. Un Cézanne firmado.
Asomé la cabeza por la puerta en el porche. Además de las
omnipresentes estanterías apiladas, había un salón de cómodas tumbonas y
FORO ALISHEA DREAMS 111
TATE HALLAWAY

una mesa de lectura en la esquina más soleada. Un diario encuadernado en


cuero, el tipo que le vendemos a Mercury Crossing12 a cuarenta dólares,
estaba abierta en una página llena hasta la mitad con la letra cursiva de
Sebastián. Una gorda, pluma Montblanc de plata había sido escondida en la
costura del libro. Dudaba de este libro fuera el que yo estaba buscando, sin
embargo. Esto no parecía un diario personal de un brujito, por lo que pude
ver.
Sebastián había dado a entender que el hechizo se había creado desde
hace mucho tiempo. Con un suspiro de derrota, examiné los estantes.
¿Cómo diablos iba a encontrar lo que estaba buscando entre todos esos
libros?
Bueno, me dije, su libro de sombras sería viejo. Si Sebastián tenía en
realidad la edad que decía tener, el libro probablemente fuera uno de enrollar,
Eso supone, por supuesto, que no había copiado su grimorio original o,
mierda, sólo digitalizado a un CD. Santa mierda, podría ser cualquiera de esos
libros.
¿Por qué estaba haciendo esto de todos modos? De repente se me ocurrió
que mi obsesión con todo el grimorio de Sebastián no era mía en absoluto,
sino de Lilith. Yo no iba a hacer esto. Ya era bastante malo que hubiera
entrado en su habitación especial, de ninguna manera iba a violar su
confianza aún más.
Entonces resuelta, me dirigí a buscar mi ropa de la cortina de la ducha y a
jalar el baño. Mi pie casi había cruzado el umbral en el pasillo, cuando sentí la
sensación de ser empujada a un lado. Fue un relativamente suave empujón, y
mi centro de gravedad se desplazó ligeramente a la izquierda.
Salvo, que cuando mi cuerpo se dio la vuelta y se dirigió a la habitación,
de alguna manera, lo hice. Es decir, la parte de mí que se desconectó. "YO" se
convirtió en una cámara de visión pegado en la puerta del santuario de

12 Mercury Crossing: una banda


FORO ALISHEA DREAMS 112
TATE HALLAWAY

Sebastián, una observadora desamparada, mientras caminaba a propósito por


la sala, pasando mi mano a través de las estanterías, con los ojos cerrados.
Incluso no siendo yo en ese momento, yo sabía lo que estaba haciendo. Yo, o
más bien Lilith, utiliza la magia para tratar de localizar el libro de las sombras
de Sebastián.
Whoa.
Nada como esto me había sucedido antes.
Cuando Lilith tomó el control en el pasado, perdí el conocimiento. Esta
vez, yo fui disparada de mi propio cuerpo, mirándome a mí misma desde el
exterior.
Extraño.
Ella/Yo se detuvo en un estante cerca de la entrada en el porche.
Odiaba tener que admitirlo, pero me parecía verme muy tonta en modo
de diosa. El ligero brillo azulado en mis manos se veía mal, pero la mancha de
rímel y la cosa monstruosa de la cabecera de la cama, mi pelo enmarcaba la
concentración de mi cara. Oh, y Mátyás tenía razón: la combinación
chándal/botas a la altura de la rodilla para patear traseros realmente no
hacían mucho por mí.
Mi evaluación de mis opciones actuales de la moda llegó a un abrupto fin
cuando una lenta sonrisa se deslizó a través de mi cara. Lilith había
encontrado a su presa, estaba segura. Me vi impotente mientras me agaché y
dispersaba una fila de libros en el estante de abajo en el suelo. Alcanzando
uno, quité la cobertura de cuero.
‘Para’, traté de hacer a mi boca decir, pero me quede sin cuerpo en el
lugar donde había sido arrancado de mi propia carne. Hablando acerca de
tomarse libertades. ‘Vuelve aquí con mi cuerpo’, traté de gritar, pero ella
estaba demasiado ocupada hojeando el grimorio para fijarme en mí.
En el piso de abajo, oí la puerta abrirse.
Ella /Yo cerré el libro con un broche de presión. Me di a mí misma otra
delgada, fría sonrisa. Si Lilith no había estado en posesión de mi columna
FORO ALISHEA DREAMS 113
TATE HALLAWAY

vertebral, escalofríos habrían arrastrado hacia arriba y abajo de ella. Como


era, sentí un ajuste, en respuesta a que miraba el mal, mi espíritu trató de
cerrarse formando una pequeña bola.
‘No se supone que eres capaz de echarme a un lado tan fácilmente’,
hubiera dicho con mi boca, si yo hubiera tenido una. ‘Estás rompiendo las
reglas’.
"Tú eres la que me llamó abajo, mortal. Me rogaste que tu cuerpo sea mi
recipiente. Sólo estamos poniéndonos más... cómodos, es todo ", dije en voz
baja, parándome. Me acerqué a la puerta, y por un momento pensé que podría
dejarme a mí misma flotando en la puerta para siempre. En cambio, me tendió
la mano, los dedos abiertos, como una red, y entonces me sentí arrastrada
hacia mi cuerpo. "He pedido poco a cambio de todo lo que he hecho por ti. Si
no se ofrece voluntariamente el diezmo, entenderé".
Ella /Yo envolví el grimorio de Sebastián en mi aún húmeda mini y la
coloqué bajo mi brazo. Agarré mi encaje de tela de araña, jalé el baño, y me
encaminé al primer piso.
Era raro no tener sensaciones físicas que se correspondían con mis
movimientos. Por ejemplo, yo sabía que mi mini estaba mojada cuando la
apreté contra mis costillas, solo que no sentí nada. Yo era un impotente,
observadora desconectada de mi propio cuerpo.
‘Permíteme regresar’, le pedí sin decir palabra. Tienes el grimorio ahora.
Si Sebastián te ve, él sabrá que no eres yo.
Ella se rió. "Yo no confío en ti para seguir nuestro plan".
‘Tu plan’.
"Muy bien", admitió Lilith. "Mi plan".
Deteniéndose en la cocina, cogió una de las bolsas de compras vacías de
Sebastián. Ella desenvolvió el grimorio, lo puso en el saco y tiró la ropa
húmeda en la parte superior.
Luego, girándome, Lilith/Yo me dirigí a la puerta principal. ¿Ni siquiera
vamos a decirle adiós a él?
FORO ALISHEA DREAMS 114
TATE HALLAWAY

"Es un ladrón, Garnet. Yo no comparto tu opinión de simpatía hacia él. El


me vio, y a pesar de mi bondad de permitirle vivir, trató de poseernos
sexualmente, y tomó nuestra sangre. Nuestra sangre, Garnet. La sangre de
una diosa". Me vi inflarme con justa indignación. Después de un momento de
reflexión, Lilith agregó: "Ni siquiera podrías tomar el papel activo durante el
sexo. No dejaría que el primer hombre que me conquistara a mí de esa
manera, y que me maldigan si dejo a este cadáver ladrón hacerlo".
‘Oye, me gustaba el sexo. Y es mi cuerpo’.
Lilith dejó pasar sin comentario alguno aparte de levantar
despectivamente mis cejas.
‘De todos modos, no eres tú, eh, nosotras el ladrón, tomando su libro y
todo eso?’
"La sangre es una metáfora de vida", la diosa dijo que con mi voz alegre.
"Él se atrevió a consumir mi propia esencia".
‘Es mi sangre’, yo insistí.
"He estado contigo desde el principio, y soy yo la que alcanza al final el
deseo".
‘Deja de citar "Carga de la Diosa" y cíñete al plan’.
Lilith no tuvo réplica. Al parecer, al ser incorpórea, yo era fácil de
ignorar.
Abrimos la puerta para ver a Sebastián empujar mi bicicleta en el
maletero de su coche. Al verme, saludó.
"Es lo menos que puedo hacer", dijo. "Es un largo camino de regreso a la
ciudad, y, bueno, no has estado muy estable en tus pies." La sonrisa que me
dio fue una de puro culpabilidad avergonzada.
Lilith ocultó mis dientes en una mueca. Sebastián había dicho la cosa
equivocada, recordándole el daño que su mordida le había hecho a
mi/nuestro cuerpo. Tuve que correr a interferir, o ella lo derribaría por su
insolencia.
‘¿Esto, vale perder el grimorio?’ Le pregunté sencillamente.
FORO ALISHEA DREAMS 115
TATE HALLAWAY

"Si lo mato, podría tenerlo todo. Incluso venganza ", susurró.


‘Sí, pero ¿qué clase de venganza?’ Le pregunté, con la esperanza de jugar
al sentido del drama y el ritual de una diosa. ‘¿Sería realmente ojo por ojo
cortarle la garganta aquí y ahora?’
Un pequeño tirón, y yo estaba detrás de mis propios ojos.
Sebastián manejaba uno de los coches de la mafia de los años treinta. Grande,
negro y brillante, me recordaba a un insecto, sobre ruedas. Colocar mi
bicicleta de montaña en el maletero delgado era un poco más que un reto,
pero Sebastián tenía claramente un sistema que implicaba un montón de
cuerdas elásticas de colores brillantes.
El interior olía a grasa de coche. Los interiores rojos no tenían mancha
alguna.
Su coche estaba aún más meticulosamente cuidado que su casa. No había
latas vacías en el piso. Cuando me senté, la total falta de cinturón de
seguridad me desconcertó. Aparentemente, se dio cuenta de mi malestar,
Sebastián hurgo en el asiento y elaboró una cosa con aspecto de hebilla, como
las populares en los años setenta. Parecía un cinturón de seguridad de avión,
sólo que más grande.
"La correa está en alguna parte. He tenido que añadirla para hacerlo legal
", dijo.
Encontré la otra parte en cuestión y cerré el cinturón de seguridad, con la
extraña sensación de desnudo sin la correa estándar del hombro. Mantuve la
bolsa de compras en mi regazo, consciente de su contenido. Deberíamos
devolverle el libro, pensé.
Lilith gruñó.
Sebastián me miró. "¿Aún tienes hambre?"
"Uh." ¿Qué había dicho? No, eso fue sólo mi diosa interior dejándome
saber que no debería acusarla. Miré con culpabilidad a la bolsa de compras.
“Bueno, en realidad, yo..." Un dolor atravesó mi estómago.
FORO ALISHEA DREAMS 116
TATE HALLAWAY

"Uhm," Me las arreglé para decir: "Sí, supongo. O tal vez estoy
digiriendo. Bueno sándwiches, por el camino".
"Gracias. Oye, eso me recuerda, comes pescado" me preguntó
casualmente.
"¿Qué?"
"Pescado. Estaba pensando en la cena esta noche. ¿Eres vegetariana o
vegana o qué?"
"Puedo comer pescado", dije distraídamente, mirando con fascinación,
mientras Sebastián seguía algunos extraños rituales para encender el coche,
parte de los cuales incluían presionar un botón en el salpicadero. El motor,
surgió a la vida, me sorprendió por ser relativamente calmo. Que yo esperaba
el coche sonara como un cacharro, ya que era viejo. Por supuesto, me di
cuenta, Sebastián mantenía todas las piezas en perfecto estado.
"¿Compraste este, cuando era nuevo?", Le pregunté. Mientras lo
observaba manejar con pericia la vara de cambio, traté de imaginar a
Sebastián en la era gánster, vestido con un traje, sombrero de fieltro, y
colmillos.
"Buen Dios, no", dijo. "Yo ni siquiera sabía que existía cuando el coche era
nuevo. Yo estaba en Senegal. Conseguí este en eBay".
Había tantas preguntas que su respuesta produjo en mi cerebro que opté
por no preguntar cualquiera de ellas. Además, yo estaba muy ocupada
tratando de modificar mi imagen de Sebastián para incluir su familiaridad con
eBay, y al mismo tiempo tratando de recordar a qué continente pertenecía
Senegal. ¿África? ¿Asia?
Caray, mi maestra de estudios sociales de la secundaria estaría tan
desilusionada de mí (de nuevo).
"De todos modos, como todo el mundo, he perdido un montón de dinero
durante la quiebra", continuó, mientras salíamos a la carretera comarcal que
había surcado la noche anterior. "Muchos mercados del mundo quebraron,
también, no sólo Estados Unidos."
FORO ALISHEA DREAMS 117
TATE HALLAWAY

"Ah", dije cortésmente, con lo que esperaba fuera un interés educado.


No es que yo no tuviera curiosidad sobre el pasado de Sebastián, pero yo
podía sentir el peso de su grimorio en mis muslos. En cuanto a la bolsa, juré
que podía ver claramente una forma cuadrada en la parte inferior. ¿Qué le
diría si él lo notaba? Perdón por robarte tu libro, pero mi Diosa me obligó a
hacerlo.
"Por suerte, tuve el asesoramiento experto de un agiotista de Londres en
los finales de 1700. Diversifica, me dijo, y nunca confíes del todo en el papel
moneda. Fue mucho antes de su tiempo".
"Entonces, ¿eres rico?" Yo realmente no había querido preguntar, pero
todo este hablar de dinero y las inversiones me hizo dudar. Quiero decir, la
responsabilidad fiscal era una lengua extranjera para mí, como cuando la
gente habla de IRAs13, mi primera idea es que se está refiriendo a un matón
nacionalista irlandés.

"Cuando me di cuenta que había vencido mi tumba, empecé a pensar en


la supervivencia a largo plazo. El dinero es parte de eso."
"Entonces, ¿eres rico?"
Él me dio una media mueca, media sonrisa. "Sí".
"Como yo-puedo-vivir-cómodamente rico, o como yo-tengo-tantas-
cuentas-en-bancos-Suizos-que-tengo-a-alguien-contratado-para-eso rico.
Sebastián frunció el ceño a la carretera. Pasamos junto a un rebaño de
vacas pastando. El olor de su estiércol abrumó brevemente el aire.
"Así de rico, ¿eh?" dije cuando él no respondió. "¿Por qué estás viviendo
en Madison, entonces?"
"¿Qué pasa con Madison?"
"Nada, sólo que no se parece como un paraíso para los multimillonarios".
O los vampiros, para el caso.

13
NT. IRAs = Irish Republican Army = Ejercito Republicano Irlandés
FORO ALISHEA DREAMS 118
TATE HALLAWAY

"Me gusta mi casa. Me gusta ser capaz de vivir en el país, pero también a
pocos minutos de una decente, ciudad de tamaño medio. Me gusta el olor de
la alfalfa, y me gusta la gente de aquí".
"¿Por qué trabajar? Si tienes dinero, ¿por qué no... "
"No hacer nada? Nada es aburrido. Sólo se puede leer muchos libros".
Casi dije: Estás seguro, porque tienes una tonelada de ellos, pero me
detuve justo a tiempo.
Sebastián no sabía que había estado en su estudio privado, y cerrado.
Miré de reojo a Sebastián. Había bajado la ventanilla y su cabello se
arremolinaba a su alrededor en la brisa. Su rostro estaba tirante con el ceño
fruncido. Aunque sus ojos oscuros estaban concentrados en la carretera
delante de nosotros, me di cuenta de que su mente estaba a kilómetros de
distancia. Meditando, claramente.
Tengo que admitir que descubrir que Sebastián tenía dinero me
molestaba mucho más que saber que era un vampiro. Vampiros podía tratar
con eso. ¿Rico? No conocía la maldita cosa en primer lugar.
"¿Tienes un Learjet14?".
"No".
"¿Yate?".
"No."
"¿Mansión?" Le pregunté, y luego agregó alegremente: "¡Oh! ¿Un
castillo?"
"No."
"¿Una historia en la Universidad de Yale que te hace socio de Cráneos y
Huesos?"
"No."
"Estás violando todos mis estereotipos sobre la gente rica", dije con falsa
exasperación.

14 Learjet: NT. Es un tipo de avión


FORO ALISHEA DREAMS 119
TATE HALLAWAY

"Bien." Fue la primera vez desde que admitió tener dinero que Sebastián
me sonrió. Era una mirada cálida que me hizo devolverle la sonrisa.
"¿Te das cuenta de que a partir de ahora si vamos de holandeses, creo
totalmente que pensarán que eres una especie de Rico MC Pato".
De alguna manera la risa que siguió alivió toda la tensión que había
surgido entre nosotros, y se me olvidó por el momento el libro de las sombras
robado en la bolsa en mi regazo, Mátyás, e incluso los agentes del Vaticano
cazándonos.

*****************************************************************************

Hablamos de nada de importancia real en el resto del viaje a casa: el


clima, la extrañeza de la vida, la vida de los políticos en Madison, y el
atractivo del manual sobre las transmisiones automáticas.
"Bien, bien, entonces voy a recogerte esta noche ¿a las ocho?"
"¿Esta noche?" Le pregunté, apretando la bolsa de compras con mis
bienes robados en mí pecho.
"Cena".
Que es lo que querría hacerme cuando descubriera que tenía su grimorio.
"Uh".
Sebastián malinterpretado mis dudas. Apoyó las manos suavemente
sobre mis hombros, me giro hacia él suavemente. "No vas a alejarte de mí,
¿verdad?"
Sacudí la cabeza. ¿Qué diría en este momento? ¿Por qué no esperas a ver
si todavía está interesado en mí, digamos, una media hora o así cuando
descubras que no sólo invadí tu santuario, sino que también tengo tu
propiedad personal más valiosa? Lo que debía hacer era confesar, me dije.
Dile ahora.
Por supuesto, fue cuando eligió darme un beso.
FORO ALISHEA DREAMS 120
TATE HALLAWAY

No era sólo un beso amistoso en la mejilla, o bien, era toda la pasión del
contacto del cuerpo. Mis labios temblaban y me sentí arrastrada en él, hasta
que el grimorio me picó en las costillas. Se estrelló en el espacio entre nuestros
cuerpos. Mi corazón latía. ¿Sebastián sintió el filo del libro? Si lo hizo, nunca
rompió el beso. A pesar de mi nerviosismo, me deleitaba en la fuerza de sus
brazos alrededor de mi cintura, el ligero aroma de canela que siempre parecía
aferrarse a él, y la manera en que su pelo hacía cosquillas en mi oreja cuando
el viento soplaba.
Cuando me soltó y miró ansiosamente a mi cara por una respuesta, yo
estaba segura de que podía ver el calor en mis mejillas. "No eres tu." Jesús, eso
sonó lamentable, pensé, y viendo su cara desmoronarse un poco, sentí la
necesidad de continuar, a pesar de una sensación persistente de que menos es
más. "Quiero decir, yo quiero, pero..."
¿Pero que, Garnet? ¿Cuál era el punto de romper su corazón con el robo
de sus cosas? ¿Por qué no terminar las cosas felizmente antes de él acabara
cazándome como un perro? "Pero, nada," terminé, dejando escapar el aliento,
no me daba cuenta de que sujetaba en la mano. "Eso sería genial, Sebastián. Lo
estoy deseando. En serio".
"Sé que estoy apurando las cosas", dijo. "Y uno pensaría que con la larga
vida que he tenido podría ser un poco más paciente, pero, a decir verdad, más
existo, más me doy cuenta de que no hay punto en no decir lo que se siente
cuando lo sientes. Aprovecha el día, y todo eso. Es verdad, tú sabes. Quiero
verte. Realmente no quiero que te vayas del todo, pero entiendo que tienes
mucho que digerir, lo de Mátyás apareciendo así, y—"
Yo le callé con un dedo en sus labios. "Nos vemos esta noche", dije. Y, de
una manera u otra, probablemente era cierto. "Vamos a hacerlo a las ocho y
media. Necesito una siesta."
Él sonrió a eso. "Bien. Estaré aquí a las ocho y media, entonces".
"Lo estoy deseando." Con temor, pero, hey.
"Genial".
FORO ALISHEA DREAMS 121
TATE HALLAWAY

Él me dio otro beso, esta vez más rápido, aunque todavía lo suficiente
apasionado que el grimorio me picó otra vez.
Después de que Sebastián llevó mi bicicleta por la escalera exterior, nos
despedimos con un beso más. Era un bueno besando. Una parte de mí quería
invitarle a subir para una tarde de besuqueo y hacer cucharita en el sofá. Una
ventaja coralaria que sería retrasar el descubrimiento de mi robo, pero yo
estaba cansada y una siesta arreglaría un poquito mi apariencia. Además, mi
apartamento era un desastre.
"Muy bien", dije, dando por fin a su barbilla un ligero empujón, "¡Ya es
suficiente, tú me quieres descansada para esta noche, ¿no?"
Sebastián destelló una sonrisa de lobo. "Si".
"Entonces será mejor que te vayas", le dije, haciendo movimientos para
espantarlo con la mano. "Vamos."
Él me tiró un beso final, mientras se iba, y sentí una punzada de pesar
cuando le vi al cerrar la puerta. Podríamos haber tenido una relación
agradable, pensé mientras subía la escalera. O por lo menos un montón de
sexo caliente.
En la parte superior de la escalera, me metí la mano en el bolsillo de los
pantalones por las llaves de mi apartamento y quedé con las manos vacías.
Por supuesto, estos eran los pantalones de Sebastián, y me di cuenta que había
dejado mi bolsa de emergencia en lo de Sebastián.
Tenía que recuperarlo.
Esa bolsa tenía mi dinero de emergencia, dos mil dólares. Contenía el
rosario de Jasmine, el único recuerdo que me quedaba del aquelarre. Mi boca
se secó con la idea de tener que abandonarlo, pero ¿qué otra cosa podía hacer?
Sebastián nunca estaría de acuerdo con nada menos que un intercambio de
bienes, y aunque no fue mi idea robar el Grimorio, en primer lugar, yo estaba
segura de que valía más de dos mil dólares y mis efectos personales para
Lilith.
FORO ALISHEA DREAMS 122
TATE HALLAWAY

Me preguntaba sobre la conveniencia de un ataque preventivo —tal vez


ir en taxi a la granja de Sebastián, algunos hablan incluso más rápido—
cuando oí un estornudo delicado de gato desde el otro lado de la puerta. ¿Qué
causaría la reacción alérgica de magia de Barney dentro de mi apartamento?
Otro estornudo, esta vez más cerca de la puerta. Una pata se extendía a
través de la brecha entre la puerta y el piso.
Tal vez, pensé, era yo la que hizo a Barney tan miserable. Gracias a una
agradable charla con Sebastián, había evitado con éxito pensar en el hecho de
que Lilith ahora al parecer estaba tan cerca de la superficie que podría
empujarme fuera del camino cada vez que quería algo.
"Espero que no sea yo, gatita," dije. Fui escaleras abajo para coger las
llaves de repuesto donde yo las mantenía ocultas detrás de un zócalo suelto.
Me las arreglé para quedarme fuera de mi apartamento el número suficiente
de veces en el pasado para tener siempre un juego a parte.
Mientras abría la puerta, puse la bolsa de compras en el suelo y llegué a
levantar a Barney. Ronroneó satisfecha en mis brazos, pero tenía sus garras
clavadas en la piel de mi hombro. Miré hacia arriba con la intención de
encontrar una superficie donde ponerla, cuando vi una figura en la sombra
sentada en el centro de la habitación. Llegué a la luz.
"No", dijo una voz de mi pasado. "Este lugar ya tiene demasiada luz".
Era Parrish. Daniel Parrish, mi hace mucho tiempo perdido amante
vampiro.
FORO ALISHEA DREAMS 123
TATE HALLAWAY

CUARTA CASA
TRADUCIDO POR CLOO

Palabras clave: casa, ocultación, adicción

Parrish se las arregló para hacer a mi living sorprendentemente oscuro.


La vieja casa victoriana tenia un gran número de ventanas, y como estaba en
el segundo piso, nunca me molesté en ponerle gruesas cortinas. Los inquilinos
anteriores habían abandonado encajes, y Parrish los había sacado - por ser una
buena medida supongo, mantas de todos los tamaños y colores habían sido
clavadas en los marcos de las ventanas. Incluyendo, me enteré con gran
irritación, la colcha cosida a mano de mi abuela. Se sentó en mi extra grande
sillón, el cual había puesto en el medio del cuarto.
Comparado con Sebastián, Parrish era una mole. Su cuerpo hacia parecer
pequeño al sillón, haciéndolo ver, a él, un poco ridículo holgazaneando como
lo hizo con el disco de vinilo negro. Con sus rizos castaño rojizos onda Heavy-
Metal, su camisa como las de los antiguos poetas, y sus pantalones de cuero,
Parrish irradiaba sexualidad. “Estuviste fuera toda la noche” observó
secamente "¿Debería estar celoso?".
El tono posesivo en la voz de Parrish debería haberme enojado, pero en
vez de eso me encontré con una frustrante combinación de sentimientos entre
irritación y emoción. Mayormente, estaba irritada por seguir encontrando a
Parrish tan malditamente atractivo. Él era obviamente un chico malo, y se
tomaba su papel demasiado en serio. Debería saber mejor que nadie ser
encantadora, pero...bueno, Parrish y yo éramos muy indecisos, honestamente.
A mi aquelarre nunca le gustó. El grupo siempre lo desaprobó y eso causó
mucha fricción en nuestra relación. La mayoría del aquelarre sentía que los
vampiros cayeron bajo la categoría de la magia negra. Querían convencerme.
Por supuesto, terminé cargando con Lilith en menos de un día después de que
FORO ALISHEA DREAMS 124
TATE HALLAWAY

rompiera con Parrish. El aquelarre probablemente no se entusiasmó mucho


con esta nueva situación tampoco.
De hecho, era extraño pensar que Lilith y Parrish nunca se hubieran visto.
Parrish nunca fue parte de mi aquelarre, así que no estaba allí cuando llamé a
Lilith dentro de mí por primera vez.
"¿Cuantas veces tengo que decirte que las mujeres no encuentran
atractivo que los hombres irrumpan en sus apartamentos y saquen sus
provisiones?". Trate de sonar seria pero no pude ocultar una sonrisa.
"¿Que hay de los que les ayudan a enterrar cuerpos?". Yo lo había llamado
más tarde para que me ayudara a enterrar los restos de los agentes. Parrish
había demostrado ser un verdadero amigo en ese sentido. Los cadáveres
envueltos en telas resultaban ser más pesados de lo que podía cargar sola. Sin
Lilith no podía cortar los cadáveres en pedazos. Por supuesto, esa fue la
primera sugerencia de Parrish cuando contestó mi desesperada llamada pero,
al final, accedió a hacer las cosas a mi manera. Había dicho algo del privilegio
del asesino. Ugh. Me había olvidado de ese pequeño hecho en particular, sólo
hasta ahora. Ver a Parrish de nuevo me trajo todo tipo de pensamientos
incómodos, de los cuales el menos importante, era anhelar enredarme a su
lado y acariciar esa hermosa melena.
"¿Que quieres?"
"Lo que siempre he querido, cariño. A ti"
"Bien “, dije tratando de sonar sarcástica a pesar del aleteo en mi
estomago, que produjo su halago.
"¿Que es lo que quieres en realidad? ¿Como me encontraste, de todos
modos?"
Se sentó perfectamente sin mover un músculo. Mientras tanto, me
mantenía de espaldas a la puerta parcialmente abierta. Me di cuenta de que
Barney, había huido por las escaleras. Pude oír su quejumbroso maullido en la
entrada principal.
FORO ALISHEA DREAMS 125
TATE HALLAWAY

“No era difícil. Tú todavía sigues usando tu nombre real. Solo te


trasladaste 300.000 millas desde Minneapolis “.
Odié escuchar a Parrish burlándose de mí. Empezar todo de nuevo había
sido lo más difícil que tuve que hacer. Esta bien, tal vez no sobresalga como
un criminal con una mente genial; ese nunca había sido mi talento. Además a
pesar de lo de Parrish implicaba, yo había sido cuidadosa. El aquelarre estaba
muerto. Todos los agentes del vaticano estaban muertos. El aquelarre entero
había sido quemado en la tierra. Ninguno de nosotros usaba nunca su
verdadero nombre, ni siquiera en la intimidad del círculo mágico. Yo dudaba
que otra persona que no fuera Parrish pudiera contactar con la chica gótica,
Garnet Lacey. El recuerdo de esa noche apareció de nuevo. Podía oler las
recién horneadas galletas con chips de chocolate que había hecho para la parte
del ritual llamada "vinos y tortas”. El sonido de la placa al caerse hizo eco en
mis oídos.
"¿Por que estas aquí?"
"Para advertirte" dijo.
"Ya he visto al agente del Vaticano“. Le aseguré.
"¿Vaticano?” él sacudió su cabeza, enviando rizos sobre sus hombros.
"No”. A pesar de todo tu -ah... si nuestro trabajo cuidadoso uno de los
cuerpos apareció, Garnet. Una sequía redujo el lago del cementerio. El
asesinato, como sabes, no tiene ningún estatuto de limitaciones.
¿Asesinato? Se me erizaron los pelos. Defensa propia. Me imagino que
ese razonamiento sería más convincente si no fuese tan experta ocultando
cuerpos.
Parrish no se había movido, estaba tan completamente quieto que apenas
parecía respirar. No es que lo necesitase -ninguno lo necesitaba- pero Parrish,
como la mayoría de los vampiros, respiraban de modo reflejo. Empecé a
preguntarme, si durante las horas diurnas, de alguna manera fue paralizado.
Yo nunca había visto a Parrish a la luz del sol durante horas a pesar del
mucho tiempo que pasamos juntos. Al igual que otros vampiros, era muy
FORO ALISHEA DREAMS 126
TATE HALLAWAY

discreto acerca de la forma y el lugar en donde dormía. Antes de que le


pudiese pedir más información acerca de él, continuó... “Los periódicos de
Minneapolis sugirieron que el FBI, podría involucrarse o posiblemente la
Interpol".
"¿Interpol?"
"Es posible, la policía sospecha que tus víctimas eran de la ciudad del
Vaticano"
"¿Mis víctimas?"
"Desgarraste sus gargantas Garnet, ¿Como quieres que los llame?”
No, yo quería decir, Lilith. Sin embargo, Parrish no sabia acerca de ella y,
de todos modos, él solamente me recordaría que no era como el jurado veía
las cosas. Mis huellas digitales en los cuerpos, el ADN de mi pelo, sin lugar a
dudas, dispersos con cuidado en la escena del crimen. Aunque,
probablemente, los cuerpos estaban apelmazados ahora, ocho meses después
me conformé sabiendo, que yo nunca había cometido un crimen de ningún
tipo, antes de la furia asesina de Lilith. Yo ni siquiera había sido parada por la
policía gracias a un exceso de velocidad. Todas las pruebas forenses en el
mundo eran inútiles menos que tuvieran algo con que compararse. No había
registro de mis huellas digitales en ninguna parte. Y afortunadamente,
ninguna firma de ADN que haga saltar mi nombre.
"Sip, sobre esa noche..." Empecé. Parrish me honró con una sonrisa que
me botaría en la cama.
"Usualmente suelo tener terror a las conversaciones que empiezan de esa
manera"
"No estaba sola” ignorando el centelleo sexual de sus ojos.
"Lo sé"
"¿Lo sabes?"
"Estaba feliz de estar de servicio" dijo. "Pero yo no deje mis huellas
digitales“, sostuvo sus manos como comprobándomelo. No hay problema. No
hay pruebas, nunca vendrán a buscarme".
FORO ALISHEA DREAMS 127
TATE HALLAWAY

"No, no creo que lo hagan, entonces ¿que haces aquí?"


La cara de Parrish se oscureció por las tinieblas, pero detecté una sonrisa
rápida."He odiado verte perjudicada, mí querido prado de primavera".
"Eres una máquina de decir sandeces, Daniel Parrish“, no pude contener
una sonrisa esta vez. Un guiño rápido confirmó mi suposición acerca de que
quedarse despierto durante las horas diurnas paralizaba Parrish.
Normalmente él habría hecho algún otro gran gesto como un corte de proa o
algo por el estilo. En cualquier caso habría sido agraciado.
Parrish no era nada sino un hombre de estilo y aplomo.
“Muy bien" dijo.
"Estoy pensando en mudarme a Madison. Hay alguna oportunidad de
quedarme contigo hasta que tenga algún dinero en mis bolsillos?"
¿Quería quedarse aquí? Debí de haberme dado cuenta. Parrish siempre
fue un garronero.
Quería decirle que se las pirara, pero no podía empujarlo a la luz del sol a
pesar de lo que implica ser yo, no tenía estómago para ser una asesina a
sangre fría, aunque el chico ya estaba muerto. Además él me había advertido
acerca de la investigación de la muerte de los agentes del Vaticano. No tenía
por qué hacerlo.
"No lo se" admití.
Quiero decir, vivir con un ex-novio parecía algo mas que una mala idea,
tenía el potencial para ser un verdadero desastre. Especialmente considerando
que había empezado a salir con un vampiro local. Habrá rivalidad en todo
tipo de niveles. Aunque teniendo en cuenta cuan enojado estará Sebastián
cuando descubra que robe su diario, tener otro vampiro podría venirme muy
bien.
"Mira, sin ofender, la verdad, tengo que conseguir un lugar oscuro más
temprano que tarde" dijo. "No puedo esperar por ti para siempre“
Puse cara de pocos amigos a la sombra inerte de Parrish. Otro sospechoso
pensamiento me invadió.
FORO ALISHEA DREAMS 128
TATE HALLAWAY

"Estás escapando de alguien, también, ¿no es cierto?"


“Digamos que un desafortunado accidente me ha obligado a buscar una
ubicación permanente"
"Cabreaste a alguien”.
“A menos que consideres ese alguien como yo mismo"
"Estoy confundida" admití
“Te lo contaré todo la próxima noche, te lo prometo, eso sí ¿puedo
quedarme aquí?"
Dejé escapar un suspiro que le dejara saber que había ganado.
"Gracias” dijo, entonces su cabeza golpeó contra el sillón y Parrish volvió
al sueño de los muertos.

*****************************************************

Con Parrish dormido en mi lugar favorito para dormir la siesta, no tenia


excusas para no lavar los platos. Realmente no disfrutaba nada lavar los
platos pero el apartamento no venia con lavavajillas, y había descubierto que
hay un cierto ritmo en la labor, que me conseguía una clase de Zen: fregar,
enjuagar, apilar, repetir.
Además la cocina era soleada y acogedora. Un arco conducía a la torre,
un pequeño cuarto circular con ventanas en todos lados. La luz del sol fluía en
todas partes. Abrí las ventanas para oler al vecino segar su césped. La puerta
estaba cerrada para proteger a un totalmente dormido Parrish, de los nocivos
rayos UV.
Me encantaba mi cocina. Como una bruja, había trabajado muy
concienzudamente para hacerla el corazón de mi casa. Gabinetes de arce se
extendían desde el suelo hasta el techo, y como la mayoría de las cocinas
construidas en la época victoriana, la mía era estrecha y pequeña. En lugar de
trabajar en contra de eso, atraje más cerca las paredes con una pintura
amarilla y llene las estanterías con libros y varios adornitos. Colgué el
FORO ALISHEA DREAMS 129
TATE HALLAWAY

bordado de mi abuela en los marcos de las paredes. La cocina era mi nido.


Mientras trabajaba un momento particularmente tenaz sobre el queso
derretido pegado al lado de mi olla favorita de cobre, pensé en los últimos
días. Ellos habían sido bizarros empezando desde que Lilith había destrozado
mi carnet de conducir.
Lilith ciertamente había estado omnipresente en las últimas cuarenta y
ocho horas. Nunca desde la primera noche que nos fusionamos ella había
estado tan... allí. Solíamos compartir este cuerpo sin una gran cantidad de
complicaciones. Honestamente, la mayoría de los días apenas recordaba haber
sido poseída. En promedio, ella quería vivir una vida bastante rutinaria. A
veces tenia que controlar su aumento, cuando sentía una fuerte emoción,
como la ira o, bien, incluso el deseo sexual, pero siempre había ganado antes.
Yo siempre había sido capaz de contenerla.
Me estremecí recordando la impotencia de no tener un cuerpo ¿Como
podía hacer eso? y no uno, sino en dos sueños Ella me habló?
Algo estaba realmente mal.
Tuve que poner una gran cantidad de fuerza para sacar el pegote, y la
marca de la mordedura en mi hombro palpitaba en protesta. Luego estaba
Sebastián, a Lilith no le agradaba; eso era muy obvio. Me gustaba bastante
pero definitivamente venia con complicaciones: un hijo irritante, el cadáver de
una amante que estaba muerta/no muerta quien claramente sigue sufriendo
aún después de... bueno, y ahora estaba el asunto del libro robado, que no fue
completamente mi culpa, pero era una dificultad, no obstante.
Ahora, para terminar con un par de increíbles días extraños, el único otro
amante vampiro de mi vida se aparece, sin previo aviso, buscando un lugar
donde quedarse. Como si, malditamente, la aparición de Parrish no fuera
demasiado casual para mi gusto. Aun no podía ver como las piezas encajaban
entre sí, pero sentía una fuerte sensación de que de todo estaba conectado de
alguna forma.
FORO ALISHEA DREAMS 130
TATE HALLAWAY

Barney saltó sobre el mostrador e hizo una lenta y deliberada procesión a


través de la parte posterior del fregadero, delicadamente en torno a los grifos.
Hizo una pausa en la pila de platos que bloqueaba su camino, me fulminó con
la mirada de una manera significativa, como para decir: "Esto me estorba.
Quítalo"
"Voy a quitar los platos de tu camino en un minuto" mentí.
Yo no tenía ninguna intención de tocar la pila de platos y los utensilios
precariamente apilados en el escurridor del mostrador. Me gusto lavar, pero
definitivamente detestaba colocar las cosas en su sitio ¿Para que colocar los
platos de nuevo en el armario si de todos modos los voy a volver a utilizar? Es
más fácil agarrarlos directamente del fregadero, pensé.
En lugar de eso, tire del tapón. Barney y yo vimos las capas de espuma
desaparecer por el desagüe.
"¿Cuál es tu teoría?" Le pregunté
"¿Por qué esta Parrish aquí realmente?" Su estirado meow sonó un poco
como un "no sé”.
"¿Qué hay con Lilith?" Le pregunté a mi gato."¿Qué pasa si es realmente
tan poderosa ahora?"
Barney, al parecer, tenía respuesta para aquello, porqué saltó a la librería
que contiene todas mis recetas y las efemérides, que usaba para emitir mi
progreso diario.

********************************************
Pasé las siguientes horas tratando de recordar sobre mis libros de
astrología. En primer lugar había estudiado a Júpiter. Júpiter es llamado “gran
benéfico." Es el símbolo astrológico de la fortuna, la suerte, el optimismo y la
generosidad. Cuando un planeta es retrogrado, esa energía se considera
bloqueada. Por lo tanto, el cuento corto de eso es que con Júpiter retrogrado,
FORO ALISHEA DREAMS 131
TATE HALLAWAY

no podía contar con recibir un golpe de suerte. Lo que fuera podría salir mal,
lo haría.
Lo cual se ajustaba directamente con mi próximo descubrimiento.
Lilith, el asteroide, se habían mudado a una nueva y poderosa posición en mi
carta natal. Es decir, el asteroide, había regresado a la ubicación precisa en el
cielo donde había estado el día de mi nacimiento. No era de extrañar, Lilith
era, como decimos en el negocio astrológico, tenia una buena posición en mi
carta natal, casi todos de mis planetas mayores interactuaban con el asteroide
de una u otra forma. Así, Lilith influenciaba cada parte de mi vida. Con el
regreso de Lilith a la misma ubicación, todos los bonos se re energizaron.
“Vaya", le dije cuando me miró Barney, que yacía tumbada a través de la
pila de libros y papeles que estaban repartidas por toda la mesa de la cocina.
"Lilith debe estar haciendo uso de toda esta actividad para impulsar todo
su poder hacia mi”
Barney abrió un ojo de color amarillo. Ella extendió sus patas del frente
hasta me mostró sus garras. Entonces se recostó, descansó su barbilla sobre
sus extremidades con un HUFF como suspiro.
"Bueno, perdón por ser tan lenta, “murmuré, frotando la piel de su
vientre expuesta.
Barney se desplazó en su espalda para poder llegar a más de su barriga y
comenzó a ronronear de satisfacción.
Según mis cálculos, el asteroide estaría en esta posición y también fuera
en los próximos días. Lilith, la diosa, sería capaz de aprovechar esta energía
durante todo el tiempo. Recogiendo mi lápiz, mordí la goma de borrar del
mismo. Barney miró brevemente puesto que había dejado inconscientemente
de frotar su vientre, pero después, cuando retome la tarea, cambió sus
hombros para poder cubrir más de mi montón de papeles con su cuerpo, y
cerró sus ojos.
Cerrando el libro que había utilizado para mi consulta, me senté en mi
silla. Le di un golpecito al lápiz con mi barbilla. Entonces, ahora que sabia que
FORO ALISHEA DREAMS 132
TATE HALLAWAY

Lilith tenia la fuerza para hacerse cargo de mi cuerpo, ¿cómo podría detenerla
de hacerlo de nuevo cuando ella quisiera-especialmente cuando el tránsito15
supuestamente iba a durar hasta el próximo miércoles… entonces, el camino
de los "vagabundos", sería de nuevo para unos pocos éxitos en los próximos
días. Me levanté aparentemente para conseguirme una soda del refrigerador
pero, en realidad, lo consideré mejor. Barney, que había comenzado a roncar,
ni siquiera se movió un poco cuando hice mi camino a través del frágil
linóleo, lo que era bueno, porque sabía que ella no aprobaría la respuesta a la
pregunta que se había formado en mi cabeza.
Magia.
¿Que más había allí, de verdad? La verdadera pregunta era qué clase de
hechizo debía utilizar. ¿Podría un simple hechizo de protección general
contrarrestar a las vibraciones celestiales del asteroide? Yo, sin duda, podría
realizar un rápido hechizo de protección esta tarde que me protegería por un
mes y un día. Teniendo en cuenta la compañía que estaba manteniendo, y la
amenaza de los agentes del Vaticano, era probablemente una buena idea, de
todos modos. Hice planes para hacer uno tan rápido como pude llegar a mi
habitación y a la puerta del ático. La nariz de Barney dio un tirón en su sueño,
ella bufó, abrió los ojos para darme una mirada sucia, mientras extendía una
pata para cubrir más de mis libros y papeles, y luego regresaba a su siesta.
Agarrando un refresco de la plataforma de la nevera, contemple algo más
seriamente. Tal vez había llegado el momento eliminar a Lilith
completamente. Había considerado desalojarla antes. Incluso hice un par de
intentos, pero consideró que no acabo de mando suficiente energía por mí
misma. Ella siempre sabía lo que me proponía y luchaba contra mí. Me
imaginé que si yo iba a tener éxito, necesitaba toda la fuerza de un aquelarre
detrás de mí, o por lo menos otro de brujas que se encontraba en el plan. Sí,
hubiese sido útil si no estuviese enojado Sebastián, una bruja porque su
calibre es probablemente justo lo que recetó el doctor.

15
Se refiere a la alineación del asteroide.
FORO ALISHEA DREAMS 133
TATE HALLAWAY

Aunque en el último par de horas Lilith me tomó dos veces sin


consecuencias fatales: En primer lugar cuando se defendió contra los
fantasmas y de nuevo cuando ella le robó el libro a Sebastián. Al parecer
mantuvo alguno tipo de charla con Sebastián la primera vez que se desató, y
la segunda vez tomó sólo mi cuerpo para robar su libro.
Mierda. El libro. Seguía en la bolsa de supermercado en la puerta del
living. Mi primer impulso fue salir pitando hacia allí mientras Parrish dormía
y recuperarlo rápidamente para poder ocultarlo en alguna parte. Una vez
más, probablemente seria más inteligente dejar que se quedara donde estaba
para no llamar la atención sobre él. Apoyada contra la ventana, me desquicié
tratando de abrir a la parte superior de mi gaseosa y tome un largo trago. El
sol calentaba mi espalda, y el olor del césped recién cortado traspasaba la
ventana. Apoyé la gaseosa en el piso con un suspiro.
Descansé una de mis manos sobre mi estómago. Lilith pensaba que la
clave para la vida estaba en el libro de sobras de Sebastián. Algo que ella
quería que sólo las mujeres lo tengan. Bueno, tenía curiosidad.
Traspasé de puntillas la puerta abierta de la cocina. Me aseguré de que la
luz no se filtrara cerca del cuerpo inerte de Parrish. Él no había movido un
músculo. Su cuerpo estaba cubierto casualmente de modo convencional en el
sofá. Aparte del hecho de que su cabeza ahora colgaba hacia atrás,
sorprendentemente, parecía como si se hubiese sentado para entablar una
conversación amistosa. Tuve que reír. Quiero decir, el tipo debe haberse
acomodado, a si mismo para parecer mas guapo, sabedor de que se iba a
quedar varado en cualquier posición en la que se durmiese. Había algo
patético y entrañable sobre eso. Parrish parecía intensamente desmayado,
pero deslizado a través de la madera dura, consciente de todos los crujidos y
ruidos. Cuando doblaba para tirar el libro de la bolsa, le oí balbucear, "Bonita
vista".
"Pensé que estabas durmiendo", le dije, dando la vuelta, aferrando el libro
a mi pecho. Había levantado la cabeza, y parpadeado lentamente. "Lo estoy".
FORO ALISHEA DREAMS 134
TATE HALLAWAY

"¿No son realmente vulnerables en este momento?" Le pregunté. "Quiero


decir, ¿y si me he decidido a abrir las cortinas por la forma en que rompiste
conmigo?"
"Tú rompiste conmigo."
"Ese no es el punto", le dije, desechando mi deseo de recordarle algunas
de sus más hirientes palabras "Corriste un gran riego al venir aquí."
"Lo hice", admitió.
"¿Por qué?"
Parrish frunció sus labios, ésa acción, me di cuenta, le tomó esfuerzo
monumental. "Me frustra demasiado que te niegues a considerar la más
mínima posibilidad de que mis motivaciones podrían haber sido, por una vez,
por nada a cambio”.
Sacudí la cabeza. No es que yo no quiera creer que Parrish podría haber
actuado desinteresadamente, sino que me asusta un poco. Parrish y yo
habíamos sido muy intensos, y no quería que arruinase todo lo que podría
tener con Sebastián -siempre y cuando me vuelva a hablar. "Oye, Parrish, no
me trago eso. Tú mismo admitiste que necesitabas un lugar para quedarte. "
"Sí, pero todavía estoy decepcionado, ni siquiera quiero me dejes jugar al
galán."
Me tomé un tiempo, observando la forma inclinada de su cuerpo vestido en
cuero. Parrish representaba exactamente lo contrario de un caballero, era un
artista de la estafa extraordinario. Él sabía como abrirse camino entre mis
afectos y perversamente, era parte de su encanto. Sin embargo, si íbamos a ser
compañeros de cuarto, las cosas debían permanecer platónicas. "Vuelve a la
cama, Parrish".
"Me ha herido, señorita."
"Buenas noches, dulce príncipe"
Cogí el flash de una verdadera sonrisa en su cara antes de desplomarse
de nuevo en el sofá con un sordo estruendo.
FORO ALISHEA DREAMS 135
TATE HALLAWAY

Barney comenzó a estornudar en el instante en que cerré la puerta de la


cocina y apoyé el libro de Sebastián sobre la mesa. "Oh, vamos, "me dije," Es
sólo un libro de sombras”.

Ella echó una serie de resoplidos y luego sacudió la cabeza


violentamente. Con un resplandor amarillo de ojos, saltó fuera de
la mesa y huyó de la cocina a través del arco hacia la torre de la
habitación adyacente. Envuelta en el alféizar más alejado del
infractor libro, se volvió de espaldas a mí.
En todo caso, la manifestación de Barney me hizo más
curiosa sobre el contenido del libro de sombras de Sebastián. Con
un poco de anticipación, lo abrí y, a continuación, inmediatamente
me sentí como una completa idiota.
No estaba en inglés.
Me refiero, por supuesto que no. Sabía que Sebastián era
austriaco, él mismo me lo había dicho. Incluso si pudiera leer
alemán o latín o lo que sea, yo dudaba de que pudiese descifrar
nada de esto. Las lenguas tienden a cambiar con el curso de mil
años. Yo podría pegarme un tiro si se tratara de latín, porque ya
no era una lengua viva, pero, honestamente, mi latín se limitaba al
ocasional vocabulario botánico y la frase deus ex machina, una
que yo podría utilizar ahora. Dado que no tenía nada mejor que
hacer, di vuelta las páginas del libro al azar. Asumí que Sebastián
debía tener reproducidas sus notas, ya que el papel o pergamino o
lo que sea que fuese esto era muy frágil al tacto, y seria una
lastima perder toda esta información. Las páginas olían un poco a
moho, pero me impresionó que el libro de sombras se haya
FORO ALISHEA DREAMS 136
TATE HALLAWAY

mantenido de una pieza. Volviendo al principio, me di cuenta que


Sebastián había escrito 1824 en el interior de la cubierta seguido de
algunas palabras que no sabía leer, y luego 1206. Me sentí muy
brillante, lo que supone que escribió Sebastián es la fecha de la
reedición, y la segunda la fecha de la edición original.
Era un buen comienzo.
Había otros números arábigos dispersos a lo largo del texto,
pero ninguno de ellos tuvo sentido para mí, ni siquiera la fórmula
matemática que ocupaba varias páginas. Sin embargo, reconocí
algunos símbolos astrológicos. Pasé varios minutos de
desconcierto tratando de descifrar algo que se veía vagamente
como una carta natal, pero renuncie cuando me di cuenta de que
las casas fueron organizadas por algún método arcano. Además,
ofendía mi sensibilidad moderna que faltasen Urano, Neptuno, y
Plutón, ninguno de los cuales se habían descubierto en ese tiempo.
Cerré el libro, sintiéndome abrumada. Me froté el cuello, y decidí
que lo que más necesitaba era una ducha y una siesta, no
necesariamente en ese orden.

********************************************

Deslicé a un pasado Parrish a mi habitación. Cuando pensé


que lo había visto levantar la cabeza un poco, me apuré aún más y
lo empujé a mi habitación para no darle oportunidad para que
protestara. Mí puerta no tenía cerradura, por lo menos no una
física. Cerrando mis ojos, le permití a mi magia salir a la superficie.
Extendí mis sentidos hacia el exterior, donde encontré los
FORO ALISHEA DREAMS 137
TATE HALLAWAY

elementos que mantenía en un estantería del altar en mi habitación


con sólo este fin: un río de guijarros pulidos de la tierra, una
pluma de ganso para el aire, un libro de concordancias de fuego,
una copa de agua de plata, y un estatua de ónix negra de la Diosa
del Nilo para el espíritu. Un hormigueo de energía pasó entre mis
pies como el agua elaborada de las raíces de un árbol. Cuando creí
que caía en cascada a partir de la corona de mi cabeza, puse mí
palma izquierda sobre la puerta. Mi mano derecha la puse en mi
abdomen, a lo largo de mi útero. Normalmente, una bruja
mantiene alzada la mano hacia la mano de la diosa, pero la mía
residió dentro de mí.
"A menos que yo diga, no pasarán", le dije. "Así lo haré, para
promover al ser".
Trace una estrella de cinco puntas en el centro de la puerta, y
luego empuje un hilo de poder en ella. El hilo apareció en mi
mente como un alambre de oro. Y lo entretejí hacia dentro y fuera
de la estrella purpura profundo como con dando puntada.
Cuando terminé, la estrella brillaba con oro. Me gustaría estar
segura detrás de la puerta ahora. No uno puede entrar.
Desde que estaba en modo mágico, agarre mi daga
ceremonial fuera del estante y me dirigí al altillo para llevar a cabo
mi rápido hechizo de protección. Siempre había mantenido la
puerta del altillo cerrada, a pesar de que dejaba la llave en el
picaporte. Era otro recordatorio de que había dejado atrás la
magia. Me di cuenta de que si tenia que ir y hacer el esfuerzo de
FORO ALISHEA DREAMS 138
TATE HALLAWAY

abrir la puerta cada vez, sería mas consciente de porque estaba


allí.
Tenía una punzada de culpabilidad cuando me convertí en
la llave maestra. Me sentía muy malditamente violada cuando
descubría que alguien había usurpado mi espacio personal.
Solía, tener un libro de sombras, un Grimorio. Escribía mis
rituales, hechizos trabajosos, y mantenía una especie de diario de
mis experiencias ‘brujísticas’ en ella.
No era tan diferente de un diario, en realidad, estaba lleno
de secretos y observaciones personales acerca de mi Artesanía. Por
supuesto, el mío estaba en inglés, y Sebastián podría leerlo, si lo
tomaba.
Subí las escaleras de madera polvorienta. A pesar de que
había pintado las paredes para que se correspondieran con la
direcciones, quedaron sin terminar, con algunas vigas expuestas.
Mi casero (el dueño del apartamento), siempre empezaba más de
lo que podía manejar, había una claraboya en el sur-frente, y un
eje de luz del sol cayó directamente sobre mi altar. De lo contrario,
el altillo desaparecería en la oscuridad.
Mi altar era una mesa a la altura de las rodillas, quizás un
poco mas alta, todavía cubierta en la tela verde que había utilizado
para el Equinoccio de Primavera. Un cáliz de latón que había
recogido en el sótano de una iglesia revolviendo en una venta
estaba colocado en el centro. El altar miró tristemente vacío hacia
mí. A menudo el altar de una bruja fue una especie de collage de
un significado personal. El altar que deje en Minneapolis
FORO ALISHEA DREAMS 139
TATE HALLAWAY

desbordaba con las cosas que había recogido durante toda una
vida: las imágenes de libros, estatuas, cartas de tarot, curiosidades,
cristales, piedras embolsadas en medio de una verdadera
aventura, y incluso uno de los favoritos de San Valentín de la
tarjeta de un amigo.
Aunque parecía algo triste, dejé este altar desnudo. Podría,
por supuesto, haber comprado algún número de adornos de la
tienda. Pero hubiese sido una trampa. Cualquier cosa que yo
hubiese comprado carecía de significado real. No quería
simplemente una multitud de cosas en mi altar llenándolo. En
cierto modo, su vacio me recuerda la razón por la que mantengo la
práctica de la brujería cuando podría ser más fácil renunciar a mi
ella. La desnudez era un monumento a los que había dejado atrás,
asesinados por la Orden.
Me paré por un momento en el umbral. Mi altar estaba
colocado en el centro de una blanca estrella de cinco puntas que
había pintado en el suelo. Tomé una profunda y calmante
respiración antes de poner un pie en el interior del círculo. Me
encantó tener un permanente espacio sagrado. En mi apartamento
en Minneapolis, yo no había tenido acceso a la totalidad del ático,
por no mencionar el hecho de que mi anterior propietaria era la
única negativa mente de cloaca republicana en el vecindario.
Dejaría de recordar esta mañana. Parrish cayó en mi
apartamento, e hice una carrera loca tratando de decidir que llevar
conmigo de mi departamento en Minneapolis. Barney, tenía un
peluche en su compañía, con un edredón de la abuela sólo para su
FORO ALISHEA DREAMS 140
TATE HALLAWAY

comodidad. En mi muletón, tire mi cepillo de dientes, una botella


de vitaminas, un peine, una bolsa de maquillaje, un par de
pantalones vaqueros, camisas y todos los tops que pude meter.
Tuve una caja de zapatos llena de fotos que había pensé organizar
un día, pero a pesar de que tire el armario abajo, nunca lo
encontré. Al final decidí que perderlo era lo mejor. Si recordaba
como solía ser, rompería mi voluntad, mi corazón.
Como fui a través de las tradiciones de la fundición y el
círculo llamando todos los rincones, sentí el mundo exterior
escurriéndose fuera. Yo estaba entre los mundos ahora, en un
espacio que pertenecía a la Diosa y a mí. Tiempo detenido.
Desde la caja de un banquero que mantenía debajo de la
mesa, saqué una gran vela blanca y algunos fósforos. Encendí la
vela. Fue sin aroma y tenía la imagen de dos anillos de oro unido.
Se entiende, obviamente, que eran para una boda, me las había
comprado en un outlet. Me gustó la idea de utilizarlas para un
ritual, sin embargo, ya que en muchas maneras el espacio del
ritual era en el mismo lugar-el encuentro de dos círculos, uno
anclado en la tierra, el otro no.
Vacié mi caja en busca de las demás cosas que necesitaba: un
frasco de agua de lluvia y una moneda de plata: 10 Mercurios que
alguien me pasó en la tienda sin darse cuenta de lo que era. La
tomé pensando que lo utilizaría para un hechizo algún día, ya que
era otra cosa difícil de encontrar monedas hechas de plata.
FORO ALISHEA DREAMS 141
TATE HALLAWAY

Vertí el agua en el cáliz. Anteriormente, puesta bajo la luz de


una luna llena. Vertí mi energía en ella, consagrándola,
confiriéndole un propósito.
Santa Agua pagana.
A la Orden le encantaría eso.
Por supuesto, no debería haber cargado el agua en absoluto.
Eso fue trabajo del hechizo. Yo debía haber renunciado a todo eso.
Me acaba de despertar de una noche con un antojo.
Es vergonzoso, yo era una grave adicta a la magia. No es de
extrañar que Lilith continuara haciéndose más fuerte. La alimento
constantemente.
Me sacudí la cabeza para desterrar el pensamiento. Me
concentré en la tarea en cuestión. En la copa llena de agua, dejé
caer la moneda de plata.
Mantuve la copa a la luz del sol como la imagen fuerte,
amante de las armas de la protección, pacífica Diosa. "O Diosa
brillante, abrázame fuerte. Cuida más de mí ahora, de día y de
noche " Aguante mi aliento, a la espera de que Lilith saliera a la
superficie. Había sido deliberadamente vaga en mi solicitud. Yo
no quería nombrar a ninguna Diosa en concreto, ya que pensé que
podría dar a Lilith razones para estar celosa.
Milagrosamente, Lilith no se agitó. Había sido estúpida al
pensar en escapar que se enterara. A pesar de que probablemente
también significa que el ritual falló en algún punto, ya que Lilith
no estaría tan enojada para no encontrarse a si misma.
FORO ALISHEA DREAMS 142
TATE HALLAWAY

Sentí el sol caliente en mi cara. Tomé un trago de agua, y el


deje a un lado para verterla como una libación (ofrenda a los
dioses) a mis plantas en maceta más tarde.
Pesque la moneda de dentro del cáliz para usarla como un
talismán de bolsillo. Agradecí a cualquiera que sea la brillante
Diosa que había tocado este ritual con su presencia, la cual sentía
como el calor de la luz sobre mi piel, y luego comencé la anulación
de la magia. Libere a todos los rincones. Paseé contra las agujas del
reloj a lo largo del borde de la pintada de la estrella de cinco
puntas, y abrí el círculo.
"El círculo está abierto, pero-" Empecé las tradicionales
palabras de clausura, y luego me ahogue. Yo no había podido
decir las palabras como parte de un ritual desde aquella noche.
Deprisa, terminé con "Así es promover".
Cuando terminé, me fui abajo, cerrado la puerta detrás de
mí, me arrastre debajo del edredón, y me dormí.

********************************************

El libro de sombras de Sebastián ocupó un lugar destacado


en mis sueños. Números y símbolos bailaron en torno a mi cabeza,
haciendo una mezcla cuyo significado yacía siempre justo fuera de
mi alcance. En primer lugar, en el camino de los sueños, yo estaba
de alguna manera dentro de las páginas, de pie junto a las
palabras e imágenes.
FORO ALISHEA DREAMS 143
TATE HALLAWAY

En el momento siguiente, yo estaba fuera, mirando hacia


abajo en las páginas, cuando una mano tocó mi hombro.
Mire alrededor. Aunque no había visto a nadie, me sentí
observada. El aleteo de unas alas negras contra un cielo iluminado
por la luna que se resbalaba por mi visión periférica. Cuando miré
atrás en el libro, las palabras habían sido traducidas a las ingles.
Una y otra vez, decía: "Quiero mi maldito libro de sombras de
nuevo, qué perra ladrona".
Me desperté con la sensación de que alguien estaba
golpeando a mi puerta. Tensa, esperé a escuchar el sonido otra
vez. "Sebastián?" llame, aunque suavemente. "Parrish?"
Nadie respondió, excepto por un meow quejumbroso y un
chirrido en la puerta."Adelante, Barney", le dije, de pie para abrir
el picaporte. "Debería levantarme de todos modos."
Barney se balanceó dentro de sí misma. Se sentó en la cama
en posición vertical, curvado su cola sobre su patas. Una vez que
tuvo mi atención, Barney estornudo.
"Lo siento, ¿de acuerdo?" Le dije, levantando el cuchillo
ceremonial, el athame, desde su lugar en estante del altar. Hice un
rápido movimiento en la puerta, efectivamente rompiendo el
hechizo de protección. Destruirlo fue infinitamente más fácil que
la conjurarlo.
Yo dormí mucho más tiempo del que pretendía. Una mirada
a la alarma me informó de que ya se habían pasado las siete.
Afuera, en la calle titilaron en respuesta a invadir la oscuridad.
Crepúsculo. Parrish sería móvil. Sacando la ropa de Sebastián, me
FORO ALISHEA DREAMS 144
TATE HALLAWAY

sumergí en armario hasta que encontré algo casual y sexy.


Después de un viaje rápido a la ducha, me resbalé en un corpiño
de encaje negro y me puse mis más descoloridos, y desgastados
vaqueros. Desde el bolsillo del sweater quité el mercurio y lo
deslice en el reloj de bolsillo dentro de los vaqueros. Comprobé mi
mirada en el espejo, decidí que me parecía muy bien de alguna
manera a una putilla, especialmente con el cabello mojado y con
manchas de rímel en los ojos, muy débil y con el hematoma en mi
hombro. Sebastián lo aprobaría y estaba segura de que,
probablemente también Parrish.
Hablando de mi nuevo compañero de habitación, vi a
Parrish en la cocina, leyendo el libro de sombras de Sebastián.
¡Oh, mierda!
Me sentí tan estúpida, por haber dejado el libro al
descubierto de esa manera. Esto no era bueno. ¿Podría Parrish
saber lo importante que era el libro de sombras? Me dije a mi
misma que no había ninguna razón para creer que podría leer
alemán mejor que yo. Tal vez si actuase ocasionalmente, Parrish
nunca sospecharía. ¿Qué tan probable era? Parrish había hecho él
mismo una taza de té. La vi echando vapor por detrás de su codo.
Mientras lo veía, él tocó el borde de la taza con sus labios, pero no
bebió -una afectación olvidada más de una vida de consumo de
alimentos y líquidos. Parrish ojeo el libro lentamente. De repente
me di cuenta de que podía leer.
"Oye", le dije. "¿Tú sabes leer alemán?"
FORO ALISHEA DREAMS 145
TATE HALLAWAY

Estaba tan asustado que casi derramó su copa. "¿Cuánto


tiempo has estado espiándome?" Me reí. Era alguien bueno para
hablar, sentado leyendo los secretos de Sebastián. Por supuesto, yo
lo había robado. Mí indignación justificada se evaporo con un
encogimiento de hombros. "No mucho." Me acerqué una silla para
sentarme junto a él.
"Entonces, ¿puedes leer esto?"
"No realmente", dijo. Cerró el libro, enviando la fragancia del
polvo y el moho al aire.
"Ver el libro me hizo poner nostálgico. Era nuevo cuando yo
era joven. "Rodé mis ojos hacia el, “A continuación vas a decir que
no hacen más libros como esos".
"No los hacen." La taza fue de nuevo a sus labios y observé
como inspiraba la flor de naranjo aroma de la Dama Gris. "¿De
dónde sacaste eso?"
Inclinando un codo sobre la mesa, me batee mis pestañas
inocentemente. "Lo robé”. Una sonrisa temblorosa salió a través de
sus labios, como si de un millón de irritantes respuestas se le
hubiesen ocurrido, y él no podía decidir cuál usar. "Ah", dijo.
"Veo".
"Bien, esta bien," dije, como si él hubiese refutado mi suplica,
que, en cierto modo, lo había hecho. Quiero decir, su tono era
bastante chorreante con el no-te-creo-que-lo-tengas-en. Tú charla.
"Lilith lo robó"."Lilith?"Correcto. Yo no había llegado a decirle a
Parrish sobre Lilith y esa noche. Sin embargo, me encontré más
frustrada por mi aparente falta de credibilidad. "Tu no tienes
FORO ALISHEA DREAMS 146
TATE HALLAWAY

problemas creer que puedo cortar las gargantas de los agentes del
Vaticano a sangre fría, pero tienes dificultad creer que le saqué un
libro a alguien”
Parrish levantó un dedo para contar como si fuera su primer
punto. "No a sangre fría. Pasión." Entonces, levantó otro dedo. "Se
trata claramente de un libro raro, Garnet. Sólo puedo pensar que
en la colección especial de la universidad haya alguna
información, y estoy tratando de imaginarte tirando de una
cabriola que implicaría ampliar las paredes en el medio de la
noche." Él rompió en una sonrisa. "Aunque puedo fácilmente verte
en un traje de gata muy ajustado. Tú serías una encantadora
ladrona”.
"Gracias." Me levanté para prepararme una taza de te.
Parrish tuvo, en el lenguaje de su pueblo, la gentileza de dejar la
pava en el fuego. Las llamas de gas brillaban bajas y azules bajo el
azul y negro de la tetera. Vapor escapó a través de la boquilla.
Cogí una taza de debajo de el gabinetes, en el árbol de hierro
fundido. La taza era de un amarillo indescriptible, exactamente
como la que se había agarrado Parrish. Las encontré en el cesto de
descuento, de un gran almacenen en el borde de la ciudad por la
carretera....mmm sea cual sea. Mí taza favorita era azul y marrón
de cristal, con el aza en cerámica, especialmente hecha para mi por
mi amigo Frank en Oregón, se había quedado en Minneapolis con
tantas otras cosas importantes."Así que," el pidió cuando yo no le
ofrecí nada mas. "¿Estás quedándote con el libro para pedir
rescate?" Me reí. "No es de la biblioteca. Es de..." Paré de hablar.
FORO ALISHEA DREAMS 147
TATE HALLAWAY

¿Estaba buscando información? inclinándome de nuevo hacia el


mostrador de la cocina, manipule la caja de bolsitas de té para
tratar de evaluar la expresión Parrish. Había doblado sus manos
en la parte superior de el libro de sombras de Sebastián, y él me
miró con una expresión confundida como todavía tratando de
imaginar mi modo ladrón en su totalidad.
La luz que pendía del techo irradiaba violentamente luz
sobre la pálida piel de Parrish y emitía una aureola fluorescente
alrededor de sus rizos castaño rojizo. Me sorprendió la forma en
que parecía poco saludable en comparación con Sebastián, que fue
una tontería, teniendo en cuenta que ambos estaban igualmente
muertos. No recibes ningún enfermo que este muerto.
"¿Qué?" Parrish pidió. "¿Es qué?"
Volviendo la espalda a él por un momento, vertí agua en mi
copa. ¿Podía confiar en él? Yo quería hacerlo. Después de todo, él
era el chico que me llamaba cuando era necesario enterrar
cadáveres. Fue bueno guardando secretos. Además, necesitaba
desesperadamente preguntar a un experto sobre vampirismo de
Sebastián, tal como el estaba. Tirando de una cuchara desde el
cajón, revolví algo de miel en mi té y tome una decisión. "¿Alguna
vez has conocido a un vampiro que puede caminar alrededor de la
luz del día?” Le pregunté, volviendo a la silla que había puesto a
su lado. Él bufó una sonrisa.
"¿Cómo podría hacerlo?" "Bueno, él puede caminar por la
noche. De todos modos, ¿alguna vez has oído hablar de uno?"
pregunté después de hacer rodar mis ojos. "Por supuesto.
FORO ALISHEA DREAMS 148
TATE HALLAWAY

Leyendas urbanas vampiro de amor tanto como la próxima


pareja", dijo Parrish, olfateando el contenido de su taza de nuevo.
"Desde mi concepción, han circulado rumores acerca de un
científico loco y una fórmula mística. Es el Santo Grial de los
vampiros. ¿Por qué? ¿Le has encontrado?" Él miró hacia abajo en
el libro de sombras situado debajo de su mano.
Su rostro se convirtió en grave. "Buen Dios, Garnet. Tu no
estas diciendo que es esto, verdad?" No había realmente nada que
decir de la especie, pero Parrish siempre fue más inteligente que
yo y nunca le di crédito. "No sé", le dije. "Tal vez".
"Es él el que te mordió?" preguntó Parrish.
Empecé a protestar, pero luego me di cuenta de que mi
elección en la ropa había dejado expuestas las mordeduras de
amor de Sebastián. Realmente no había pensado en cubrirlas
porque no me había herido tanto como yo esperaba, además de las
heridas punzantes se perdió casi por arte de magia. Ahora sentía
un rubor fluir desde mi cuello. "Yo..." Yo no tenía idea que decir.
Parrish me miro mucho, me evaluó con la mirada.
"Impresionante", dijo finalmente. "El resto de nosotros hemos
estado persiguiendo un fantasma durante siglos, y tu lo
encontrarse en Madison, Wisconsin. Ni siquiera has vivido aquí
que durante mucho tiempo"
"¿Estás celoso?"
"No", dijo un poco demasiado rápido, y, además, el tic de su
mandíbula me dijo otra cosa. Luego Parrish adoptó un aire más
FORO ALISHEA DREAMS 149
TATE HALLAWAY

informal. "Sabes, si esto fuera a saberse, todos los vampiros en el


planeta estarían detrás de ti”.
"Bueno, tendrán que hacer fila", murmuré en mi taza,
pensando en los agentes del FBI y el Vaticano. Empecé a tomar de
a sorbos el té y luego me detuve. "¿Acaso eso te incluye?"Ambos
mirábamos hacia abajo al libro de sombras. Una de las manos de
Parrish aún descansado casualmente en su estampado de cuero
"No", dijo. "Porque yo ya lo tengo."
Un buen punto, preocupante.
"Pertenece a Sebastián, Parrish. Debería devolvérselo. Él..."
Quería explicarle que Sebastián lo necesitaba, pero dudé. No
pensé que Sebastián quisiese que otro vampiro supiese de su
debilidad.
"Para alguien que no tiene problema en despachar a una
docena de agentes del Vaticano sin ayuda eres penosamente ética",
dijo Parrish, sus dedos trazando los bordes de oro.
"Es uno de mis encantos", le dije. Mantuve mi mano. "El
libro, Parrish. Dámelo."
"¿Sabes lo que esto vale en el mercado abierto? Hay
vampiros que pagarían millones de libras o euros o lo que sea el
infierno por la oportunidad de caminar en la luz del día otra vez.
Podría ser un hombre muy rico”. Parrish me miró. "O podríamos”.
Es bueno ser incluida. Sacudí mi cabeza. "Nunca fue mi idea
quedármelo. Sólo quiero devolverlo" Parrish asintió lentamente.
"Entonces quiero pedirlo prestado. Voy a llevarlo a Kinko's.
Podemos vender la copia". "Uh..." Muy bien, así que no hay nada
FORO ALISHEA DREAMS 150
TATE HALLAWAY

inherentemente malo en la idea de dejar a Parrish pie con el libro


de sombras un par de horas, pero yo simplemente creía que si lo
hacía, no volvería a ver de nuevo al libro o a él. Sebastián
necesitaba el hechizo en él para sobrevivir.
Parrish, por su parte, parecía completamente amistoso. Él no
hizo ningún movimiento repentino o hecho a correr con el libro de
sombras, pero tampoco le quitó su mano. Apoyándose en su silla
un poco, como para tener una mejor vista de mi, Parrish
claramente esperaba pacientemente para mi próximo paso. ¿Cuál
sería? Mi pequeño ser no tenia ninguna oportunidad de vencerlo
físicamente. No a menos que me entregue a Lilith, que era una
especie de ultima oportunidad, sobre todo porque me dio la
impresión de la fría calma en los ojos de Parrish de que iba a
luchar conmigo para conseguir el libro de sombras. Podía sentir el
aumento de Lilith ante aquel desafío, pero mantuve su regreso con
el pensamiento y el poder del recién tejido hechizo.
"Sí ... bueno," me dijo, como si antes de terminar mi
pensamiento.
"¿Quieres tomar el libro de sombras?" Los ojos de Parrish
eran anchos como platillos.
"¿Quería?" Bueno, seguro que el infierno no quería luchar
contra él por el libro, no si eso significa que Lilith se levantara y lo
matase. Dijo que era un ladrón. Y lo era, pero le gustaba la idea de
ser uno honorable. No hacía más de un par de horas que me había
suplicado que lo considere un caballero. Jugué esa carta ahora.
FORO ALISHEA DREAMS 151
TATE HALLAWAY

"Dijiste que querías que crea que eras un buen tipo, bien, aquí está
tu oportunidad de demostrarlo".
Además, me dije, si no vuelve, yo le permitiría a Lilith
encontrarlo. Ella era mi as en la manga. "Estoy confiando en ti con
esto, Daniel. "
Nadie nunca lo llamó por su nombre. Nunca supe por qué,
pero yo siempre seguí lo que parecía protocolar (adecuado) en la
materia. Tal vez no le gustaba, tal vez él pensó que era demasiado
bíblico, pero me sonrió calurosamente ahora. "No la voy a
defraudar, señorita", dijo.
Los vería a él y al Libro de sombras de Sebastián de nuevo. "Gracias".

****

Después de la partida de Parrish, me entretuve con mis


hierbas en la torre. El espacio no era de más de diez pies de
diámetro, y eran en su mayor parte ventanas. La habitación daba
de cara al sur, algo que les encanto a las plantas. Hierbas culinarias
hacinadas en una gran cazuela de barro en el centro de la
habitación: orégano, tomillo, romero, albahaca, y cilantro. Froté
mis dedos sobre las hojas de romero, inhalando su distintivo,
fuerte, olor. En masetas separadas, también planté unas pocas
semillas, algunas de las cuales trasplanté de las zanjas de los
FORO ALISHEA DREAMS 152
TATE HALLAWAY

bordes de las carreteras: el lazo de la Reina Ana16, la achicoria,


prímulas veris, y silenes.
Las parras de hiedras y de los pequeños arbustos rodeando
el techo circular comenzando a hacer una estrella que tengo que
armar. En la próxima primavera, será un pentagrama de plantas.
Barney se frotó contra mi pierna. Y me agaché para mimarla,
que es como me las arreglé para evitar la bala que atravesó
locamente la ventana con un fuerte golpe.

16
El Lazo de la Reina Ana es una flor silvestre, no tiene nombre en español pero se la suele
llamar Zanahoria salvaje, y las zanahorias que conocemos son un derivado de esta planta y
flor
FORO ALISHEA DREAMS 153
TATE HALLAWAY

QUINTA CASA
TRADUCIDO POR JHOS

Palabras Cable: Suerte, arrogancia, creatividad.

La bala atravesó el yeso de la pared frente a nosotros. Barney y yo


miramos con horror el polvo que salía del agujeró.
“¿Fue eso una bala? Fue una bala! Maldita sea alguien nos disparó.” Le
dije a Barney. Un círculo del calor del tamaño de una moneda cerca de lado
derecho de mi cadera me recordó el talismán protector que tenía en mi
bolsillo. Mirando la deformidad sobre mi ventana que lucía como un pezón
invertido con un hueco en el centro, les agradecí a los dioses por hacer que
Barney necesitará cariños en ese momento.
Barney por su parte, inspeccionó fuera de la habitación.
Luchando contra el deseo de mirar por la ventana y ver de dónde
provino el disparo, me tendí en el pisó y me obligué a mi misma a permanecer
ahí. Mi acelerado corazón me decía que huyera. Mientras mi cerebro estaba en
conflicto sobre el tema. La mayor parte me decía que quedarme tendida era
una buena idea, pero entonces estaba la puerta. Dudé, No estaba segura si
Parrish la había cerrado con llave, ya que yo descuidadamente le di una llave.
Que iba a detener al francotirador de subir y acabar conmigo, mientras yo
estaba tendida indefensa en el suelo.
Me decidí. Me arrastré a la cocina y seguí hasta la puerta principal. Me
congelé cuando oí pasos en la escalera. Mi primer instinto fue esconderme
detrás del sofá. El sofá era uno de esos sofá-cama de segunda mano que
estuvo cerca de matarnos a mis amigos y a mí cuando lo subíamos por las
escaleras. A pesar de ser antiguo y hueco en el centro, tiene suficiente acero en
él, como para calificar como una armadura.
FORO ALISHEA DREAMS 154
TATE HALLAWAY

El nuevo sonido de pisadas decidió cosas por mí. Me escudé detrás del
sofá y me acurruqué. Cuando vi la cola gris de Barney asomarse por debajo
del sofá, sentí que tomé una buena decisión.
Los sonidos pararon. Contuve la respiración. A mi lado la cola de Barney
golpeó una vez en irritada anticipación.
Un fuerte golpe en la puerta casi me provoca un infarto.
Qué clase de desequilibrado educado hijo de puta toca antes de venir a
matarte? Habían tocado ellos antes de matar mi aquelarre? Alguien los había
dejado entrar?
La segunda llamada a la puerta me tomó por sorpresa.
Ok, una vez parecía como salido del manual de un asesino, por ejemplo:
paso uno: ve si el objetivo es lo suficiente estúpido para dejarte entrar. Pero,
tocar otra vez? Qué? el asesino realmente estaba esperando que lo invitara a
pasar?
Otro golpe.
“Ella me plantó”. Sebastián murmuró al otro lado de la puerta. “Cristo.”
Empecé a levantarme pero me detuve justo a tiempo. Yo no tenía idea si
Sebastián necesitaba ser invitado- Parrish no- pero este no era momento de
pensar en los detalles. “Entra, Sebastián” Grité lo más alto que pude.
“Quédate abajo y cierra la puerta detrás de ti. Tienen un arma. Me están
disparando.”
“Garnet?”
“Ven aquí” Lo último que quería era que el agente del vaticano viniera
corriendo mientras Sebastián dudaba en la puerta. “Ahora, maldita sea”.
Oí la puerta abrirse, cerrarse y el click cuando pasó la cerradura. Entonces
escuché algo como ropa rozando con algo, lo cual supuse que era el abrigo de
Sebastián rozando la puerta mientras se sentaba en el suelo. “Bueno”, dijo.
“Esto es diferente”
“Viste a alguien afuera?” Asomé mi cabeza por detrás del sofá para verlo.
FORO ALISHEA DREAMS 155
TATE HALLAWAY

Sebastián se sentó apoyando la espalda en mi puerta, tal como supuse. El


se había vestido para nuestra cita: jeans negros, camisa blanca, corbata negra,
y un abrigo de cuero sexy como el infierno. Su cabello estaba cuidadosamente
atado en una cola de caballo, la cual le permitía mostrar la fuerte línea de su
cuello.
“Como un francotirador?” preguntó.
“Si, como un francotirador”, dije. La cocina estaba en la parte de atrás de
la casa, al otro lado de la sala/comedor. Así que, cuando lo pensé bien, no fue
como si Sebastián hubiera pasado a través de la línea de fuego del
francotirador. O sea Garnet. O él hubiera recibido un disparo también. Aún
así, seguí hablando. Mi mente todavía estaba tratando de procesarlo. “O
alguien fuera de lo ordinario?”.
Sebastián frunció el rostro. “Esto es Madison, Garnet. Hay un montón de
gente extraña por las calles”.
Empecé a preguntarle si había visto a alguien de aspecto sospechoso,
pero entonces recordé cuan olvidable el agente había sido. Santa Madre, esa
imagen me estaba volviendo paranoica. Ahora todos, incluso el hippie común
y corriente en una bicicleta, podría ser el asesino del Vaticano.
“Alguien trató de dispararme” dije.
“Eso supuse.” Las palabras sonaron irritadas, pero la sonrisa que me dio
fue cálida. “Luces exhausta. Estás bien? Alguien salió lastimado?”
“No, a menos que cuentes la ventana y el yeso de la pared”. Me arrastré
hacia afuera de detrás del sofá.
“Ellos, gritaron?”
“No.”
“Entonces está bien”, el sonrió.
Era amable de su parte tratar de hacer una broma, pero no pude quitarme
de encima la sensación de que el peligro acechaba justo afuera. Descansé my
espalda contra el asiento del sofá, porque aunque quería parecer casual, aún
no podía levantarme.
FORO ALISHEA DREAMS 156
TATE HALLAWAY

“Crees que fue la Orden?” me preguntó Sebastián más seriamente, tal vez
notando su inhabilidad de cambiar mi estado de ánimo.
“Indudablemente”, dije.
“No crees que puedo haber sido casualidad? Una bala pérdida o algo
así?”
“De la avenida?”
“Oh”, dijo Sebastián. “Bueno, menos probable entones”
Sin embargo el hecho de que hasta ahora, nadie haya conseguido
matarme, me hizo un poco feliz. Es decir, la agente me hizo creer que estaba
tras Sebastián, y no tras de mi. Si el que disparó hubiera estado cerca, hubiera
visto llegar a Sebastián. Esta hubiera sido la oportunidad perfecta de
matarnos a ambos. Quizás ellos estaban esperando que bajáramos la guardia,
y saliéramos. “Tienes que quedarte aquí”, dijo “No podemos salir.”
“Así que la respuesta es no, lo acepto.”
“A qué?”
“A la idea de que esto podría ser una coincidencia.” Cuando mi única
respuesta fue una mirada intensa y enojada, Sebastián cambió de táctica. “Tú
sabes más de estas personas que yo, pero de verdad crees que fueron ellos los
que te dispararon desde afuera? Eso no parece muy ético, no?
“De qué estás hablando?”
“No sé, pero matar a alguien de esa forma no es como hacer trampa? Uno
esperaría que la gente de la iglesia primero trate de salvar el alma de los
pecadores o al menos miren a los ojos al acusado”.
“Ellos no le dan a la gente la oportunidad de arrepentirse, Sebastián. Tú
ya estás juzgado y condenado si la Orden está tras de ti.
“Eso no es muy digno,” Dijo con tristeza.
“No me digas!”
Me quede observándolo por un tiempo, esperando que finalmente
entendiera la seriedad del asunto. En vez de eso se quedó observando las
mantas con la que Parrish había cubierto la ventana y dijo, “Bonito lugar”
FORO ALISHEA DREAMS 157
TATE HALLAWAY

“Acostúmbrate a él. Era en serio cuando te dije que nunca saldría.”


“Bueno” dijo. Levantándose, alisó sus jeans. “Si la Orden tiene un
francotirador afuera, no pueden vernos aquí. Podríamos al menos sentarnos
juntos en el sofá y ver una película o al algo. Quizás ordenar una pizza, digo
yo”
“Porque no tienes miedo de ellos?”
“Por lo que me has dicho, me parecen unos cobardes”
Mi ira apareció otra vez. “Esos cobardes asesinaron a mis amigos.”
La cara de Sebastián mostró compasión. “Si. Y presumo que tus amigos
eran mortales. Tenían armas para defenderse?”
“Cuchillos de ritual” dije, pero Sebastián tenía razón, el aquelarre había
estado indefenso y desprevenido.
“Y la Orden lleva pistolas”
Asentí. Así era, Yo encontré pistolas y hasta rifles en sus cuerpos.
También tenían todo un arsenal de armas de filo desde espadas hasta puñales
“Cobardes” repitió, mientras se tiraba en mi sofá. Se instaló en la sala en
toda su gloria. “Donde está tu TV?”
“No tengo”, dije sintiendo vergüenza por ello. Fue menos que una que
decisión política, una económica, pero dejaba que la gente pensara que no
tener Televisión era parte de mi estilo de vida como una bruja vegetariana.
“Ya. Eso cancela la opción de la película, entonces una pizza?”
“No puedo comer sabiendo que todavía puede haber alguien allá afuera.”
Sebastián me miro a los ojos un largo rato. Entonces, muy despacio, muy
serio, dijo. “Claro que puedes, Garnet. Tú eres más fuerte que toda la Orden, y
lo sabes, y sino deberías de saberlo. Lilith es una diosa”
“Ella no puede detener las balas”
“Yo la vi detener el cuchillo de Benjamín. Estás segura?
Me reí sarcásticamente “Bueno, no lo suficiente para apostar mi vida en
ello” y añadí después “Lilith y yo no compartimos la misma agenda.”
FORO ALISHEA DREAMS 158
TATE HALLAWAY

Sebastián apoyaba un codo en el brazo del sofá dándome una excelente


vista. Con su chaqueta de cuero de diseñador y su cabello perfectamente
peinado, hizo que mi sofá luciera extraordinariamente horroroso. “Así que de
quien fue la idea de robar mi grimoire?”
La pregunta tenía el aire de ser casual, pero sentí una frialdad en sus ojos
que me hizo desear no haberlo invitado tan rápido, a entrar en mi
apartamento.
Usando mis codos me apoye en el sofá para levantarme y sentarme a su
lado. No quería tener esta discusión estando sentada a sus pies. También tenía
la sensación que no importaba mucho cual fuera la respuesta a su pregunta. El
resultado sería el mismo. El había sido traicionado, y yo había formado parte
eso.
“Lilith”, dije, sin embargo no estaba segura que importara.
Un golpe en la puerta nos asustó a ambos, así como la voz al otro lado,
que dijo con una voz masculina autoritaria, “Es la policía. Están todos bien allí
dentro? Recibimos una llamada acerca de un disparo.”
Sebastián y yo nos miramos el uno al otro. Pude notar que compartíamos
la misma preocupación: Podría el tipo del Vaticano que me disparó tratar de
engañarnos para entrar? Ninguno de nosotros se movió hacia la puerta. Quise
permanecer en silencio, pero no puede contener un chillido de sorpresa, sin
embargo el que estaba afuera sabía que había alguien en el apartamento
porque estábamos hablando justo en el momento que tocaran la puerta.
“Señor? Madam?” La voz de nuevo. “Sería de mucha ayuda si
pudiéramos hablar con usted solo un momento. Me gustaría asegurarme que
todos están bien allí dentro”.
En momentos como este mataría por ser telépata. Que estaba pensando
Sebastián? Creía también que el tipo sonaba demasiado convincente como
policía? O pensaba eso precisamente lo hacía parecer sospechoso? No tenía
idea. Me sentí aliviada cuando Sebastián se levantó y me hizo señas para que
FORO ALISHEA DREAMS 159
TATE HALLAWAY

me ocultara. Me escurrí detrás del sofá. Ok, no era un acto precisamente


heroico, pero prefería tener acero entre las balas y frágil cuerpo.
Entonces se me ocurrió. Si eran realmente policías, tendría que haber una
patrulla estacionada en el frente. Así que levante el borde de la cortina hecha
por Parrish para mirar afuera. Oh, rayos. Ninguna patrulla. “Uh, Sebastián”,
empecé.
Se volteó. Estaba a punto de pararse frente a la puerta cuando esta se
abrió. Me escondí.
Un sonido extraño, como alguien liberando un cable de alta tensión,
seguido de un grito ahogado y un fuerte ruido sordo. Mis uñas se clavaron en
la tapicería del sofá.
Oh, Dios mío, Acabo de matar a mi novio.
“Eso debería inmovilizarlo por un tiempo”, la voz masculina autoritaria.
“Registren el apartamento. La fuente dijo que estaría aquí”.
Escuche pies moviéndose siguiendo las órdenes del líder. Oí una voz
decir, “Pensé estaca en el corazón mataría un vampiro. Pero este luce más bien
bastante molesto”.
La buena noticia era que Sebastián estaba vivo aparentemente, la mala
noticia era que su corazón había sido estacado con alguna clase de arma.
“La fuente nos dijo que una estacada de cenizo (árbol, lo que quiere decir
que era una estaca de madera) mantendría al vampiro estacado no que lo
mataría.”
“Eso es correcto”, dijo Sebastián, sonado un poco complacido. “Ustedes
para nada son cazadores de vampiros, cierto? No están un poco fuera de su
liga? No suelen matar ecologistas indefensos?
Hey, quise decir, eso no es justo! Pero me di cuenta que Sebastián solo
estaba provocándolos.
Cuando ellos no respondieron el continuó. “Espero que confíes un esa
fuente tuya. Una movida muy inventiva, pero terriblemente arriesgada. Que
hubieras hecho si no hubiera funcionado?” Sebastián chistó. Sonó como si
FORO ALISHEA DREAMS 160
TATE HALLAWAY

hubiera hablado apretando los dientes por el dolor. “Ustedes saben que para
matarme tendrían que decapitarme de un solo golpe. Cuál de ustedes
bastardos cree que tiene el valor de acercarse lo suficiente para intentarlo?”
“Ignóralo” dijo el líder. “Ve a ayudar a los otros a encontrar el diario”
Santa madre, ellos estaban buscando el grimoire. Cuanto tiempo les
tomaría mirar detrás del sofá?
Barney decidió ser valiente. Salió de detrás del sofá con un maullido.
Alguien, probablemente el líder, soltó una maldición, y luego vino un
maullido seguido por sus rápidos paso de huida. Supuse que Barney había
anotado un hit, y vivió para contarlo.
“Por qué siempre gatos?” murmuró el líder entre maldiciones. “Por qué
este gente nunca tiene peces o algo así?”
Mi respiración sonaba muy ruidosa para mí, me pregunté porque no me
habían encontrado todavía. Y, sin embargo necesitaba desesperadamente
cambiar mi peso, no me atreví. Temía que el crujido de la madera me
descubriera.
Sebastián gimió. Al menos, me imaginé que debió ser Sebastián, porque
el hombre autoritario de repente exigió, “Dónde, Von Traum? Dónde está el
grimoire?”
“Fue robado. Lilith lo tiene”
“Quien es Lilith?”
“Un buen religioso como usted nunca ha oído de la primera esposa de
Adán? Qué vergüenza Padre.
La rápida descarga de una ametralladora desgarró en el aire. Me tendí
pegándome al suelo de madera. Tratando de alejarme bajo el escudo protector
del sofá. Mis oídos pitaron y de repente todo sonido residía en mi cabeza.
Genial. Ahora estaba tan sorda como ciega.
El eco de voces trató de penetrar mis tímpanos. Lejos, muy lejos y bajo
agua había gente disparando. Rogué porque uno de ellos fuera Sebastián. Me
negué ni siquiera a pensar lo que un arma de ese tipo le haría a alguien
FORO ALISHEA DREAMS 161
TATE HALLAWAY

disparada tan de cerca y por suerte, no tenía experiencia previa para dar
rienda suelta a mi imaginación.
Me dije a mi misma que el cuerpo de Sebastián destrozado no le haría
ningún bien al vaticano si querían sacarle información. Ellos no lo cortarían en
pedazos, no si querían que siguiera hablando. Ningún vampiro podría
sobrevivir a eso, si siquiera con sus habilidades regenerativas. Decidí pensar
que el líder había disparado a mi pared como una demostración, una muestra
de poder, un disparo al aire, y Sebastián había permanecido ileso, aparte de
permanecer estacado.
Si pensaba de otra manera, lloraría y no este no era momento para
llantos. Especialmente porque cualquier ruido revelaría mi ubicación.
Deseé poder ver. U oír. Al menos antes tenía una idea de lo que estaba
pasando. Ahora mi mundo se redujo al fuerte sonido de mi respiración y la
visión del desagradable polvo bajo sofá
Quizá pudiera ver la acción desde el plano astral, pero no me quise
arriesgar usando magia. Había oído que el Vaticano empleaba a síquicos que
podía oler un hechizo en progreso. Claro, ese sería la clase de rumor que
regaría el Vaticano para que alguien como yo no use la magia para patear sus
traseros.
Lilith escogió ese momento para recordarme que yo no estaba
desarmada. Un espasmo recorrió mi abdomen, mientras decía Déjamelos a mí.
Me retorcí por el dolor, pero también porque en ese momento, luces
artificiales se fluyeron de detrás del sofá. Dedos se levantaron hacia la luz, y
apocas pulgadas de mi rostro, un par de ojos se abrieron de sorpresa
viéndome mirando hacia tras. Hubo un par de segundos de respiración
superficial y miradas fijas, entonces todo volvió la oscuridad.
Esperé, sin respirar, por lo que me pareció una eternidad. Incluso se me
ocurrió que el soldado que me había atrapado quizás tuvo una clase de crisis
de conciencia y le dijo a su temeroso líder que no había visto nada. Entonces
FORO ALISHEA DREAMS 162
TATE HALLAWAY

de repente, el sofá fue levantado y movido. Quede expuesta rodeada de un


rectángulo perfecto de polvo, un juego de llaves y 62 centavos en monedas.
FORO ALISHEA DREAMS 163
TATE HALLAWAY

SEXTA CASA
TRADUCIDO POR SHADOWERI

Palabras clave: Estrés, Pulcritud, Debilidad

Alcé mi vista para observar a tres sacerdotes vistiendo trajes negros y


collares con pesado armamento, todos me apuntaban. Incluso, como pude
notar, un muchacho pelirrojo que sostenía un arco tan largo y garboso, el cuál
asumí que se trataba del súper-arco, del cual Sebastián había hablado con
anterioridad. El pelirrojo me miró por sobre el hasta de su flecha. Podía
reconocer sus ojos verde-grisáceo como los que habían descubierto los míos
debajo del sofá.
Justo cuando yo recreaba esa imagen en mi mente, encontré a Sebastián
inmovilizado en el marco de roble de la ventana con una enorme flecha
sobresaliendo de su pecho.
Algo en la manera en que se encontraba colgado, inmóvil, hacía que
Sebastián se viera más que sólo clavado. La tranquilidad de su cuerpo me
recordaba el previo comportamiento de Parrish. Me pregunté si el
“paralizante” Leader Guy mencionó que clase de magia mantenía inmóvil a
Sebastián, pero él logró dirigirme una débil sonrisa al verme.
El arma había rasgado el espacio adyacente a sus pies donde había polvo
de yeso y astillas por doquier, sin mencionar el agujero irregular en la pared.
Yo me encontraba lejos de recuperar mi depósito de seguridad.
Especialmente considerando el derramamiento de sangre que estaba por
venir.
Pendiente de las armas que me apuntaban, lentamente, me senté derecha.
Leader Guy se plantó adelante. O, por lo menos, eso pensé al observar el arma
que llevaba en su musculosa mano. Además, por encima se distinguía: el
plateado cabello cortado de una forma casi plana, gesto perpetuo, fríos ojos
grises. Lo único que le faltaba era la colilla de un cigarrillo pegada a la
FORO ALISHEA DREAMS 164
TATE HALLAWAY

comisura de su boca; de otra manera hubiera encajado perfectamente ese


sargento-de-una-armada fuerza religiosa secreta. Estaba feliz de haber notado
los arañazos de Barney de un lado a otro de su mejilla.
“Dónde está el libro?” gruñó, o, por lo menos eso pensé.
Puse un dedo en mi oreja y la moví, tratando de aclarar mi tímpano. Mi
audición regresaba, pero aún había un desagradable sonido que cubría todo.
“Si está hablando. No puedo oírle,” dije, o, me imagino, grité, hasta que
pude con dificultad distinguir el sonido de mis propias palabras.
El alzó el cañón de su arma a la altura de mi nariz. . “Escuche
cuidadosamente, señorita. Le preguntaré una vez más. Donde está el
grimorio?”
Lilith se enroscó en mi estómago, quemándome con un látigo penetrante.
Sujeté con fuerza mi estómago, peleando por no retorcerme. Uno de los otros
sacerdotes, uno de raza negra con un hermoso lazo de rastas cortas, tuvo la
inteligencia de retroceder y sacar su arma. Me pregunté si fue su instinto. El
miedo que vi creciendo en sus ojos parcialmente me lo aseguró. Sería
realmente una pena sepultarlo; esperaba que fuese lo suficientemente
inteligente para correr.
“Caja del Depósito-Seguro,” Sebastián voluntariamente aseguró de
pronto. “Tengo la llave conmigo.”
“Has decidido hablar?” Leader Guy sonó tan incrédulo como yo.
“Me desagrada ver a una damisela angustiada,” Sebastián dijo. Él trato
de encogerse de hombros, pero el hechizo de la flecha, o la magia que sea lo
mantuvo sujeto, convirtiendo a la emoción más como un torpe tirón.
Lilith se deslizó aflojándose en su poco atento sueño. Mi estomago se
soltó y yo tomé un profundo respiro. Sensitive, sin embargo, mantuvo sus
ojos y su arma dirigiéndose a mí.
Leader rebuscó en los bolcillos del saco de Sebastián para finalmente
obtener un juego de llaves. “Cómo sé que son las reales?”
FORO ALISHEA DREAMS 165
TATE HALLAWAY

“No puedes saberlo,” Sebastián dijo. Tenía que admitir que estaba
impresionada con su habilidad para mantenerse cool en una situación así.
Incapacitado para moverse, Sebastián estaba vulnerable. Leader Guy podría
ordenar muy fácilmente la Muerte Final para él muy fácilmente. “Déjame
sugerirte que no si ese no es el caso. Querrás ser capaz de hostigarnos de
nuevo si te he guiado por un camino erróneo. ”
Leader Guy soltó una carcajada. Esta no era precisamente una risa de
agradecimiento, era más como un notable bufido. “Interesante punto de
negociación. Quieres convencerme de la posibilidad de que la llave de la caja
de seguridad es un truco entonces yo no lo tomaría y al final acabaría con
ustedes.”
“Más o menos correcto,” Sebastián admitió. “la pregunta es, cuál es la
prioridad en tu agenda: matarnos, o llevar de regreso el libro a casa?”
“Y si la respuesta es ambos?”
“Entonces tendrás que dejarnos ir por ahora.”
“Podríamos tomarte como rehén,” Leader Guy dijo. “Tirándote en la
parte trasera de la furgoneta hasta que averigüemos si este grimorio es el que
estamos buscando.”
“Si, eso suena excelente.” Sebastián dijo con una sonrisa que no llego a
sus ojos. Su mano se agitó por el esfuerzo, pero aún así lo dedicó un gesto
obsceno con el dedo a Leader Guy. “Ven aquí y retira esta flecha. Quizá
podamos realizar un pequeño uno-a-uno, mano-a mano. Me pregunto quién
de nosotros ganará, mortal?”
Leader Guy retrocedió un paso. “Podríamos tomar a tu novia”
Sebastián ni siquiera dudó. “Quiero ver que lo intentes.”
Leader Guy parecía algo incómodo por la siniestra sonrisa de Sebastián.
Se giró y me desinmovilizó con la que-diablos-significaba-eso-de-nuevo.
Entonces observé a Sensitive, quien asintió seriamente, lo cual yo interpreté
como un, No la freguemos por ella. Aparentemente lo mismo pensó Leader
Guy, quien guardó el llavero de Sebastián en su propio bolsillo.
FORO ALISHEA DREAMS 166
TATE HALLAWAY

“Cuál banco?” Leader Guy preguntó.


“Wells Fargo. Centro de la ciudad.”
Leader revisó su reloj y frunció el ceño. Yo observé al reloj en la pared.
Eran más de las ocho. El banco estaba cerrado por hoy.
Leader Guy observó de nuevo a Sensitive, quien asintió con más
vehemencia. Sensitive nunca dejó de vigilarme.
“Entonces, porqué diablos no?” Leader Guy preguntó. “Ella podría ser
un buen sustituto.”
Lilith se ciñó a mi estómago. Coloqué una mano en el abdomen para
apartarla.
“No, Monseñor, ella no lo sería.” Sensitive dijo con cierto acento. No lo
pude distinguir pero pienso que pudo ser caribeño. “Todos estaríamos
muertos.”
“Déjame entenderlo. No puedo tomar el vampiro porque si retiro la
“estaca”, nos matará a todos. Ahora, tampoco puedo tomar a la chica porque
ella es…que? Alguna clase de bruja ninja?”
Sensitive no se molestó en contestar. O quizás no sabía la respuesta.
“No puedes neutralizarla el tiempo suficiente para poder atarla o algo?”
quiso saber Leader Guy.
“Demasiado poderosa,” Sensitive dijo con un ademán de su mano. No es
mi tipo de magia.”
Leader Guy parecía realmente molesto. Me preguntaba si sería capaz de
dispararme sólo por frustración.
“Magia más poderosa que la Iglesia Católica,” Sebastián aclaró. “Ese tipo
de pensamiento herético, no es verdad?”
“Pronto la iglesia será más poderosa que cualquiera de ustedes,” dijo
Leader Guy, observándonos a Sebastián y a mí con una significativa mirada.
Dirigiéndose a sus soldados, dijo, “Vámonos .Por ahora.” Regresando su
atención a Sebastián, añadió, “Si la llave es una completo engaño,
regresaremos por ustedes. Ambos.”
FORO ALISHEA DREAMS 167
TATE HALLAWAY

“No lo dudo, Monseñor,” dijo Sebastián.


Para evidenciar su punto o quizás porque era un idiota, Leader Guy
retiró una pequeña automática de alguna parte bajo su traje y disparó a
Sebastián justo en el estómago. Lo vi venir y apenas tuve el tiempo suficiente
para cubrir mis oídos.
“Bien,” dijo. Llevándose a su grupo, todos retrocedieron, y guardaron las
armas que habían estado apuntándonos Sebastián y a mí. Bueno, todos
excepto Sensitive, cuyos ojos nunca dejaron los míos hasta que cerro la puerta.
“Me pregunto si debí haber mencionado que ellos están ahora en busca
de un microfilm,” comentó Sebastián, después de que el sonido de las botas
militares en el hueco de la escalera se hubiera desvanecido. El trató de sonar
suave, pero pude escuchar la tensión en su voz.
Corrí hacia donde el estaba inmovilizado en la pared. Una red oscura
dispersa manchaba la camiseta blanca de Sebastián donde la bala había
perforado su estomago. Sangre. Mi sangre. El iba a tener que buscar una
transfusión tan pronto como lograra separarlo de la pared. “Vas a estar bien,”
Dije, envolviendo mis manos alrededor de la flecha. Era grueso; el asta tenía
un diámetro más o menos como el de una moneda de 10ctvs. La jalé con toda
mi fuerza. Esta no cedió. “Oh mierda.”
“El bastardo tenía buena puntería,” dijo él. “Y gracias a un grupo de
Cristianos saben bastante sobre magia dolorosa.”
“A qué te refieres?” pregunté, mientras tiraba de la flecha usando ahora
ambas manos.
“Una estaca directo al corazón. Inmoviliza vampiros.”
Tenía que admitirlo, estaba en las mismas con los agentes del Vaticano en
cuanto este tipo de cosas. “Entonces, esto no te mata?”
“No, se puede matar por decapitación o quema. Aunque entiendo que se
puede hacer algo removiendo el corazón, o quizás era el hígado…”
“Estás delirando, Sebastián. Creo que es el shock.” Di otro tirón, pero mis
manos se deslizaron inútilmente por la lisa madera. “Voy a necesitar
FORO ALISHEA DREAMS 168
TATE HALLAWAY

refuerzos.”

*******************************************

Esperé fuera hasta que mis amigos llegaran. Intente permanecer con
Sebastián para confortarlo, pero él necesitaba sangre, mi presencia no era
nada buena y claramente lo estaba volviendo loco. Sus colmillos crecían, y sus
ojos intentaban no perder de vista cada uno de mis movimientos como si
fuera un gato salvaje. Me sentí acechada. Tenía que salir.
El concreto bajo mi trasero se sentía frío y pegajoso. Los mosquitos
escalaban alrededor del foco del porche. Las nubes cubrían la luna, y la noche
se sintió vaga. La calle estaba oscura. Trataba insistentemente distinguir las
luces rojas de un carro, pero ninguno se detuvo.
Finalmente, William apareció unos 20 minutos después con su novia de
la ciudad. Ella se presentó como Feather, lo cual confundí por Heather, pero
ella educadamente me corrigió. “No, como una pluma de ave17” dijo,
apuntando al negro, ganso muerto en su cabello.
Sentados en la estancia esperando por Izzy, no concebía como podrían
ellos ser de ayuda alguna. Feather era más alta que yo, pero más delgada. Su
cabello rubio que llegaba a sus hombros tenía líneas rosas y azules, y estaba
usando una camiseta que mostraba un gato durmiendo en una pila de libros
donde se leía, “Demasiados libros, poco tiempo.”
William había cambiado su estilo completamente de nuevo. Estaba
totalmente como un Druida, tanto como puedo decir, incluyendo una pesada
capa de lana, adicionalmente capucha y accesorios de tallado. Él era el más
musculoso de nosotros, pero eso era quedarse corto.
En lo único en lo que podía pensar era en mis esperanzas de que Izzy
trajera sus herramientas.

17
Feather=Pluma
FORO ALISHEA DREAMS 169
TATE HALLAWAY

Izzy viró en la curva con un bocinazo y una señal con la mano. Me puse
en pie para encontrarme con ella en la acera... “Vas a decirme de que se trata
todo esto?” preguntó Izzy mientras regresábamos hacia donde estaban
sentados William y Feather.
“Estabas muy enigmática por teléfono.”
“Lo sé. Lo siento. No hay ninguna manera fácil de explicar esto,” dije,
una vez que todos encontraron un lugar donde escuchar todo lo que tenía que
decir. Me mantuve en pie, ansiosa por obtener ayuda “Tengo un problema
muy inusual. Mi novio esta arriba y el es…uh, bien, hay una enorme flecha
que lo mantiene pegado al pared, y no puedo retirarla. Oh, y le dispararon.
Está perdiendo mucha sangre.”
Mis amigos se sentaron en silencio, mirándome. Después intercambiaron
miradas entre sí. Izzy habló primero. “Es en serio?”
William puso sus manos en sus sienes, frotándolas, como si de repente
hubiera adquirido un súbito dolor de cabeza, y quién podría culparlo “Por
qué no esta muerto? O está muerto? No nos estás pidiendo que encubramos
un asesinato, verdad?”
“Él es un vampiro.”
Di un paso hacia la puerta. Mire de regreso a mis amigos. Feather
mordisqueaba su uña. William volvió a frotar su cabeza. Izzy me dirigió una
triste y compasiva mirada, como si ella apenas hubiera comprendido que su
mejor amiga estaba completamente loca.
La mayoría de la gente, incluso aquellos que tenían contacto con la
magia, no creería que los vampiros realmente existieran. Porque mis amigos
lo harían? Después de todo, los vampiros eran relativamente raros. Le había
preguntado a Parrish sobre esto, y él había dicho algo sobre predadores y
fuentes de comida sustentable .Básicamente, lo que entendí fue que no había
suficientes de nosotros para alimentarlos a todos ellos, y lentamente, los muy
idiotas se morían de hambre.
FORO ALISHEA DREAMS 170
TATE HALLAWAY

Por supuesto, todos nos hemos encontrado con una versión ficticia de
vampiros en algún momento en nuestras vidas, pero la mayoría asumía que
las sanguijuelas eran parte del folklore. Incluso, quién estaba saliendo con uno
real, tenía mis suposiciones de Hollywood.
A los Vampiros les gustaba de esa manera. Preferían que la gente allá
afuera no supiera que eran reales. Tenían una buena razón para tanto
secretismo: esto les permitía obtener comida más fácilmente, para sí mismos...
Feather se aclaró la garganta. “Cuanta sangre ha perdido?”
Izzy observó a Feather y luego a mí. Los ojos de Izzy estaban llenos de
escepticismo, pero, tenía una mirada en sus ojos que me decían que ella había
decidido que nuestra amistad era más importante que la locura temporal que
sugería la situación.
“Bastante,” dije. Mirando hacia dentro del departamento, subí otro paso.
“Le dispararon en el estómago.”
Ella cabeceó seriamente. “Él necesita alimentarse. Puedes impedirle que
me mate?”
“Si,” dije con más seguridad de la que realmente sentía.
“Ok. Yo lo alimentaré.”
William había apartado las manos de su rostro cuando Feather empezó a
hablar; ahora el fruncía el entrecejo profundamente hacía ella. El brillo de las
luces en la calle producía un brillo en sus gafas, lo cuál le daba cierto toque de
advertencia a sus facciones. “Con que piensas alimentarlo, exactamente? Sopa
de Pollo?”
Todos la miramos fijamente, en la espera de lo que podría decir.
“Ah…” empezó, dirigiéndome una Mirada de ayuda. Yo solté el ahora-
estas-sola-en-esto indicándolo con un movimiento de la cabeza. “Bien,”
continuó, “De hecho, estaba pensando en sangre.”
William pasó sus dedos por su largo cabello castaño con mechones
verdes. “Y donde vamos a conseguir sangre?”
FORO ALISHEA DREAMS 171
TATE HALLAWAY

Ahora todos miramos a William; incluso Izzy empezó a darme aquella


mirada de oh-por favor-ayúdalo-incluso-yo-coopero. Finalmente no lo soporte
más y dije, “Necesitamos ir rápido arriba.”
Gire y me dirigí hacia arriba, esperando que los demás me siguieran.
La puerta abierta de mi departamento revelaba la visión de Sebastián, con
la cabeza arqueada, mientras colgaba fláccidamente donde la flecha lo
atravesaba entre las ventanas. Sangre negra empapaba la parte baja de camisa
y cubría el suelo bajo sus pies.
Todos nos detuvimos en la puerta y guardamos silencio, pero noté que la
respiración de Feather se intensificó cuando vio los colmillos de Sebastián.
“Wow,” William tomo aire. “Hay demasiada sangre aquí.”
“A llamado alguien a los policías? El lugar parece atestado de balas,”
preguntó Izzy.
“Son tus vecinos sordos?”
“Solo borrachos,” dije. De hecho, mis vecinos’ eran totalmente incapaces
de notar si algo raro ocurriese lo que había hecho que yo me interesara en
rentar este lugar. Me preguntaba porque los policías aún no se habían
mostrado. Quizás estaban en camino. Más razones para preocuparse. “Miren,
podemos concentrarnos en lo que tenemos al frente, por favor?”
“Cómo vamos a reemplazar toda la sangre perdida?”
Esta vez Sebastián entreabrió un ojo uniéndose a nosotros mientras
observamos a William.
“Creo que tengo una sierra en mi camioneta,” dijo Izzy , mientras se
volvía a la salida.
“Eso debe ayudar con la flecha.”
Yo sospeché que Izzy realizaba esa retirada apresurada para poder dar
un respiro de aire fresco y poder digerir toda está locura. Ya había notado en
el pasado que ella acudía a menudo a la labor física cuando su cerebro detenía
su funcionamiento. La envidiaba. Yo intentaba no sentir nauseas por el olor
cercano y cobrizo. Tuve un impulso de abrir la ventana, pero aún me
FORO ALISHEA DREAMS 172
TATE HALLAWAY

preocupaba que el Vaticano pudiera estar rondando con tiradores para


emboscarnos.
“Los hospitales tienen sangre. Creo que necesita una transfusión. Podría
llamar a una ambulancia.” William metió la mano en saco en busca de su
teléfono celular. Se lo quite antes de que pudiera terminar de marcar al 911.
“William, él es un vampiro. No puede ir al hospital.”
“El va a morir, Garnet. Mira toda esa sangre.”
“Ya esta muerto,” dije.
“Lo dices demasiado áspero.”
“No, Me refiero a que ya estaba muerto antes de que esa flecha lo
atravesara.”
William abrió su boca de nuevo en son de protesta, pero yo ya lo estaba
empujando hacia fuera gentilmente. “Pienso que Izzy necesita ayuda, no
crees?”
“Oh, ok,” dijo William en nueva su fase de macho-beta.
Cuando regresé, Feather se había acercado a Sebastián. Sus manos
acariciaban los contornos de su cuerpo bajo su atrincherada chaqueta, y se
sostenía en las puntas de sus pies para apoyar sus labios cerca de su oreja. No
podía oír las palabras que ella murmuraba, pero su mirada se dejó caer en el
pálido contorno de su cuello, y su mandíbula se tensaba bruscamente en
anticipación. Los dedos de ella tocaron su rostro, su cabello, ella lentamente
dibujo el camino de la boca de él hacia su cuerpo.
“Hey,” dije. “Qué diablos es esto?”
Feather se alejo de un salto sintiéndose culpable. “Oh. Pensé que te
habías ido. Uh, con William, quise decir.”
Obviamente.
Sebastián me dirigió una mirada oscura, casi enojada. No, casi nada había
tenido que ver con él. Él estaba cabreado.
FORO ALISHEA DREAMS 173
TATE HALLAWAY

“Pensé que lo habías entendido,” dijo Feather, el gato sobre los libros en
su camiseta estaba manchado con la sangre de Sebastián donde se ella se
había apretado contra él.
“Lo que yo había ofrecido, eso era. Si tú lo prefieres hazlo tú… Quiero
decir, él es tuyo.”
¿Acaso no podía decidir si quería aceptar el pensamiento de mío? o gritar
Maldición, porque no hacerlo, él era mío! De cualquier manera, podría decir a
Feather que su oferta era el servicio de labios, pero ella apenas podía apartar
sus ojos de los colmillos de Sebastián, acaso ella consideraba la mordedura tan
mala.
Me ahorré la necesidad de responder por la llegada de Izzy, William, y la
sierra. Izzy, aún actuando, en vez de pensar, atravesó la habitación hacia en
cuatro largos pasos.
“Deberías prepararte para lo que viene, si puedes,” ella le dijo. “Yo voy a
intentar ser tan cuidadosa como pueda.”
Mis ojos retaron a Feather a moverse, yo me apresuré a ayudar a sostener
la flecha y a mantener a Sebastián en su lugar.
Con cada desgarre de la cierra, Sebastián lucía un poco más pálido.
“Perdón,” le dije.
“Nunca respondiste su pregunta,” susurró Sebastián.
Pero yo lo ignoré, concentrándome en cambio en vigilar los movimientos
de Izzy, los golpes eran tan rápidos.
“Vas a pelear con ella por el privilegio?”
Izzy levanto sus cejas pero continuó trabajando con la flecha. Casi
habíamos terminado.
“Puedes tenerla,” dije rechinando mis dientes. Esta conversación me
recordaba una lejana situación familiar. La que solía tener con Parrish. “No
estoy interesada en el privilegio de convertirme en tu comida.”
“Nunca lo he pensado,” Sebastián agregó amargamente, deslizando su
mirada hacia donde Feather se encontraba mirando el procedimiento con una
FORO ALISHEA DREAMS 174
TATE HALLAWAY

hambrienta mirada. William estaba hablando con ella sobre alguna cosa, pero
ella solo tenía ojos para Sebastián.
Odié su mutual obsesión, aunque mi cerebro lo había entendido, para él,
al menos, justo ahora, era cuestión de supervivencia. Él necesitaba la sangre
para regenerarse. Aún se sentía como si yo fuera la cómplice de mi propia
traición. Indispuesta con vergüenza, insistí, “Yo quiero mirar.”
Sebastián hizo sonar sus dientes, pero sus ojos aún permanecían en
Feather, como los de una pantera acechando a su presa. “Bien.”
El último pedazo de flecha se desprendió, e Izzy rompió el asta con una
rápida torcedura. Ella cabeceo en mi dirección indicándome que colocara mi
brazo para jalar lo que restaba de flecha, ambas tiramos a la vez. Sebastián
dolorosamente se separaba poco a poco hacia delante. Otro poco más, y la
flecha se separó lo suficiente de su corazón y ahora estaba libre para
ayudarnos a llevar a cabo el último tirón. Él tropezó y aunque Izzy y yo
intentamos apoyarlo, Sebastián terminó en sus rodillas Feather se apresuró a
ayudar rápidamente, casi caigo sobre ella.
Sebastián no perdió tiempo. Sus dientes ya estaban en su garganta antes
de que yo pudiera sugerir a William que apartará sus ojos si lo prefería.
La sangre, a propósito, pulsaba en la yugular perforada por medio de
chorros calientes. Aunque la boca de Sebastián cubría la herida, no podía
beber lo suficientemente rápido.
La caliente sangre de Feather salpicó mi cara. Izzy gritó. Ella limpio las
manchas donde la sangre se había aferrado a su piel, mientras trataba de
escapar de la masa viscosa que cubría nuestros pies. Una parte de mí
recordando al Sr. Saunders, mi profesor de Biología en décimo año, el cual
una vez nos explicó que una persona podría sangrar hasta morir en algo así
como tres minutos si su yugular era cortada. Sin embargo, el tener esa
información no me ayudaba a saber que tenia que hacer. Si empujaba a
Sebastián lejos, Feather sangraría más rápidamente. No era como si yo
FORO ALISHEA DREAMS 175
TATE HALLAWAY

pudiera poner un torniquete alrededor de su cuello. Yo tenía la seguridad de


que Feather iba a morir, y no podría hacer nada para salvarla.
William permaneció cerca de mi estantería, sus dedos tocando la
miniatura en hierro de la estatua de Kali que yo tomé de una venta de garaje
el mes anterior. Él lucía enfermo, herido.
Yo me concentré en sus ojos desenfocados y deslumbrados, con lo cual
obtuve mi inspiración. Había invocado a la Diosa de la destrucción en vista de
que había necesitado de la fuerza; pero ahora, yo podría llamar a una de
curación para que me ayudara. Cerré mis ojos y recordé. Esa noche debió ser
muy parecida a esta. Agentes del Vaticano y sangre. No había tiempo para
fijarse en demasiados detalles, para prepararme realmente, en ese momento
había llegado a una desesperación total por alguien, cualquiera.

El mundo a mí alrededor se evaporó. El tiempo transcurría lentamente. Sentí


la moneda en mi bolsillo arder de un rojo-incandescente. Astralmente, extendí
una mano con desesperación. Repetí aquellas palabras de la noche de
Halloween, solo que está vez realicé una modificación, “ Brillante Diosa,
ayúdame!”
Alguien tomo mi mano entre las Suyas.
Sentí algo… una presencia—la sensación de una armadura sobre mis
hombros, el peso del bronce, ¿Y el siseo constante de serpientes, de la
protectora? Entonces todo se esfumó.
En cambio la voz de Lilith dijo a través de mis labios, “Detente, niña.”
Sebastián levantó la vista, su boca aún hacía presa el cuello de Feather. Mi
mano, por su propia voluntad, se deslizó a lo largo de su cuello, incluso sobre
la pulsante marca dejada por los dientes de Sebastián. Sebastián miró hacia
abajo con sorpresa, no dudó cuán insegura estaba cuando mi mano se colocó
entre el y su comida. Un gruñido profundo se escuchó en su garganta, sus ojos
se estrecharon con inconfundible desprecio.
FORO ALISHEA DREAMS 176
TATE HALLAWAY

Por un momento pensé que él se precipitaría hacía mí, en cambio él se


dirigió hacia la puerta y se marcho con gran velocidad como si fuero un no
muerto poseído. William dejó caer la estatua en miniatura y se desplomo en el
piso.
“Está muerta?” dijo roncamente Izzy, desde el sitio donde había
colapsado bajo la ventana.
Al presionar la herida de Feather, mi mano sintió un hormiguear, en
cuanto pensé que terminado dormida. Lilith fue la que me respondió, “No lo
permitiré.”
Los parpados de Feather se agitaron, y su piel contra mi palma se sintió
cálida tal como debería estar, considerando toda la cantidad de sangre que
había perdido.
“Puedo llamar a una ambulancia ahora?” quiso saber William casi en un
susurro.
Izzy ya estaba marcando el número. Pero nos pregunto, “Qué diablos
vamos a contarles?”
“Nada,” dijo Feather, su voz sorprendentemente fuerte. No hubiera
pensando en que sus cuerdas vocales permanecerían intactas después de la
desagradable mordida. “Estoy bien.”
“Que demonios,” dijo Izzy, mientras cerraba su teléfono al mismo
tiempo.
“Sin embargo. Podría tener algo de jugo de naranja,” dijo Feather.
Sentí como me sonrojaba recordando como Sebastián me había
alimentado con jugo de naranja esa misma mañana. ¿Era el jugo de naranja
algún tipo de ritual para la perdida de sangre?
Sin embargo. Ninguno de nosotros se movió para alcanzarle algún jugo.
Mantuve mi mano en su garganta, aunque una parte de mi que fue Lilith,
sabía que el peligro de desangrado hasta la muerte de Feather había pasado.
FORO ALISHEA DREAMS 177
TATE HALLAWAY

El rostro de Feather lucía pálido a la luz de la lámpara como otra


lámpara, de hecho como la que había estado en el techo, la cuál ahora
permanecía sola en una esquina de la habitación, rodeada de polvo.
Previamente, había sido colocado a la altura del sofá, pero esta aún estaba
contra la pared donde los Agentes del Vaticano la habían colocado. Las
cortinas improvisadas de Parrish bloqueaban algunos rayos de luna y hacían
parecer a la habitación inconfortablemente estrecha y oscura.
La espalda de Izzy presionaba contra la pared destruida, ella abrazaba
sus rodillas contra su pecho. Gotas de sangre manchaban su pecho. Sus ojos
clavados en la piscina de pegajosa sustancia oscura que se expandía alrededor
de la Feather y además manchaba sus rubios mechones.
William se sentó en el piso, su mano descansando limpiamente entre sus
piernas extendidas. Su cabeza inclinada. Había pensado que estaba
hiperventilando antes de que lo escuchara decir malhumoradamente.
“Entonces,” dijo. “Los Vampiros son reales, huh?”
Permanecí en silencio. Qué podría decir? Él lo había visto con sus propios
ojos. Diablos, la evidencia estaba esparcida alrededor de nosotros tres,
cubriendo partes de la pared, y lentamente se filtraba entre las junturas de el
piso de madera.
Los ojos de William permanecían concentrados en el espacio entre sus
zapatos de tenis. “Él puede transformarse en niebla o en un lobo o un
murciélago? Esa estaca clavada directamente a su corazón claramente no lo
mató.”
“Los crucifijos tampoco ayudan,” escuche a Izzy murmurar. “Estaba
utilizando el mío.”
“Si,” continuó William, abriendo sus ojos para mirarme. “ Entonces,
como saber, qué es real y que no?”
Yo no estaba lista para preguntas existenciales. Por otro lado, no lo sabía.
Sebastián era un tipo diferente de vampiro comparado con otros que había
conocido. Ante todo yo sabía que él podía transformarse en murciélago.
FORO ALISHEA DREAMS 178
TATE HALLAWAY

Honestamente, desde el momento en el que había rasgado la garganta de


Feather, dudaba realmente después de todo que supiera algo sobre él. La
mirada en sus ojos había sido tan fría, tan rapaz. Este no era aquel jardinero
que escuchaba Johnny Cash y freía pimientos verdes de desayuno.
Yo no conocía este hombre en absoluto.
“Los Vampiros no cambian de forma, generalmente.” Esta vez había sido
Feather quien respondió. Entrelazando sus dedos bajo su pecho, ella continuó
en un tono pseudo-académico. “Eso es físicamente imposible. La conservación
de la masa y todo eso.”
“Oh. Ningún hombre lobo entonces?” preguntó William.
“No, no del modo en el que estás pesando,” dijo con un aire de
autoridad, que me divirtió, desde que dudé que Feather supiera un rábano
sobre algo más allá de su afición a la mordedura. Hablando de eso, retiré
cuidadosamente mi mano de su garganta. Nada de sangre empezó a brotar.
Limpié mi mano en mis vaqueros, dejando una mancha castaño- oscuro.
Me quedé mirando esa mancha. Tenía que conseguir algo de agua antes
de que se volviera imposible retirarla.
Una lágrima se deslizó por mi mejilla. La retiré con mi antebrazo y me
puse de pie para sacar el blanqueador y algunas toallas de papel.
“Qué hay sobre los zombis? Existen los zombis?” William seguía
preguntando mientras yo pasaba de largo a Feather para llegar a la cocina. No
quería escuchar su respuesta a eso, entonces rápidamente me dirigí hacia el
lavabo y abrí completamente los grifos. Usé el jabón aromatizado de
hierbabuena para lavar mi cara y mis manos.
“Soy la siguiente.” casi salté al sonido de la voz de Izzy.
Le ofrecí el jabón y me retiré.
Ella me dio una breve mueca. “Tu gusto en hombres deja mucho que
desear, niña.”
“Tú eras la que me dio el visto bueno la otra noche.”
FORO ALISHEA DREAMS 179
TATE HALLAWAY

“Mierda” dijo ella, mientras buscaba el lavabo con el rostro cubierto de


espuma. “Era el mismo chico? No lo reconocí.”
“No eres la única,” dije.
Izzy acabó con el enjuague y frotó vigorosamente su rostro y cuello con la
toalla de manos. La echó en el lavabo y apoyó su cadera contra el tocador.
“Eso suena serio.”
“Pudo haber matado a Feather.”
Ella cabeceó. “Si,” dijo, sus ojos se apartaron, como si no quisiera pensar
en eso. “Lo entiendo.”
“Eso no está bien, Izzy,” dije. “Yo sé que ella se ofreció, pero él no tenía
que matarla para conseguir lo que necesitaba.”
“No tenía?”
“No.”
“Oh,” dijo ella. “Eso cambia las cosas.”
Lo hacía. Había entendido que Sebastián estaba herido, pero él había
mordido a Feather como una bestia, un monstruo. Ahora lidiaba con cómo
debía sentirme con lo ocurrido. De nuevo, me sentía estúpida. Quiero decir, él
me había contado que era un asesino. Esto no debió haber sido ningún tipo de
susto para mí; sabía que para los humanos atacar era parte de su naturaleza.
Aun así, era mucho más fácil poner romance a la noción de estar saliendo con
un vampiro cuando uno no tiene que limpiar la sangre de alguien más de su
propio piso.
Agarré el cubo del trapeador y el blanqueador de debajo del lavabo. Izzy
tomó las toallas de papel y las envolvió en un manojo para después colocarlas
bajo su axila. Ella parecía estar encargada de alguna misión. Así armadas,
regresamos a la sala.
La vista del desastre me descorazonó instantáneamente. El polvo de yeso
y la sangre mezclados en el suelo, no había duda de que se convertirían en
algún tipo de concreto sanguinolento. El agujero en la pared lucía como una
herida abierta.
FORO ALISHEA DREAMS 180
TATE HALLAWAY

“Si, pero cómo trabaja?” William seguía preguntando, “Como puede la


sangre sustentar a alguien después de muerto? Esto no tiene sentido.
William estaba sentado un poco más recto, comprometido en el debate,
pero Feather no se había movido de su lugar rodeada de una piscina de
sangre que se endurecía rápidamente.
“Muchas culturas creen que la sangre es la esencia de la vida.”
Traté de decidir qué limpiar primero. Verifique el reloj: diez treinta. Al
menos el Vaticano no regresaría por esta noche.
“Seguro,” coincidió William con un asentimiento de su cabeza, sus gafas
brillando en la oscuridad. “Pero, es decir, como una metáfora. Que hay de la
ciencia? Como puede, el beber sangre mantener a una persona con vida?” Él
se detuvo. “Oh, magia. Verdad. Sigo olvidando de que en verdad funciona.”
Coloqué el cubo abajo, próximo a la cabeza de Feather, cuidadosa de
dejarlo aparte de su cabello empapado de sangre. “Estás suficientemente
fuerte para tomar una ducha? Puedes usar una.”
“Yo puedo ayudarla,” ofreció William, brillando ante la oportunidad de
ser útil.
Todos Izzy, William, y yo ayudamos a Feather a sostenerse sobre sus
pies. William colocó sus hombros bajo el brazo de ella, me sorprendió el saber
que era lo suficientemente fuerte para soportar su peso. Una vez los ayudé
con toallas, jabón y algunas indicaciones de como usar la regadera, Izzy y yo
empezamos con la tarea de fregar la sangre. Incluso después de que nos
habíamos librado de las manchas obviamente dejadas por Sebastián y Feather,
yo seguía encontrando diminutas manchas por todas partes: en el alféizar, en
la pared, e incluso en el techo
Abrimos las ventanas y retiramos algunas cortinas que necesitarían ser
lavadas. Los distantes sonidos del tráfico nocturno flotaron acompañados de
frío, como una refrescante brisa. En alguna parte allí afuera Sebastián cazaba.
Parrish, también, en ese ámbito; conociéndolo, él seguramente ya había
capturado algún más-que-deseoso-y-capaz-masoquista. O quizás una docena,
FORO ALISHEA DREAMS 181
TATE HALLAWAY

todos alineados en la espera de lo que Sebastián podría decir?—“él


privilegiado”?
No sabía a cuál de los dos encontraba más repulsivo de momento. Me
quité mi camisa ensangrentada y saqué algo limpio de mi closet.
Cuando regresé de mi cuarto, Izzy había regresado de la cocina con el
tercer cubo de agua limpia. Colocó una mano en su cadera. “Tú y Feather. No
es lo mismo, verdad?”
Me pregunté durante cuánto tiempo ella había estado pensando como
realizarme esa pregunta.
“No,” respondí. “Feather es dócil. Yo normalmente no les permito
morderme.”
“Normalmente.”
Yo me encogí de hombros, consciente del cardenal expuesto en mi
hombro. “La mordedura puede ser altamente… agradable en las
circunstancias correctas.”
“Uh-huh.”
“Mira,” dije. “Yo no lo busco. Esa es la diferencia.” Para ser específicos, al
disfrutar de la mordedura, odiaba lo que venía después.
Miré fijamente hacia atrás mientras Izzy me escudriñaba en busca de
algún signo que indicara que estaba mintiendo. Aparentemente satisfecha,
dijo, “De acuerdo, entonces, vas a dejar de salir con chicos como esos.”
Yo me reí. “Hecho.”
Izzy y yo levantamos el sofá, y yo me dejé caer pesadamente sobre este,
mientras inspeccionaba el cuarto. A excepción de la marca de 10 pulgadas
dejada por la flecha en el marco de la ventana y el olor a antiséptico que
cubría todo, difícilmente se podría decir que hace poco se había tenido lugar
una matanza en ese mismo lugar.
Bien, además de la cantidad de agujeros realizados por la ametralladora.
“Rayos,” dije, apuntándolo.
“Que debería hacer sobre eso?”
FORO ALISHEA DREAMS 182
TATE HALLAWAY

Izzy miró en torno mi apartamento. Levantándose, caminó a través del


comedor hacia la cocina. Creía haberla escuchado husmeando en la habitación
de la torre. Justo cuando iba a investigar, ella regreso arrastrando una gran
maceta- mi olvidada maceta de Teddy Bear llena de girasoles para ser preciso.
Ella la colocó en frente del agujero. Las flores no lo cubrían todo, pero eran lo
suficientemente altas para distraer la atención. Yo asentí en aprobación.
Un golpe en la puerta me sobresaltó. “Policía,” una voz masculina dijo
desde el otro lado.
Oh, como si fuera a caer en eso otra vez. Corrí hacia la ventana y casi la
cierro. Oh, bien. Esta vez sí había un carro allí afuera.
“Sus vecinos llamaron informando de algunos ruidos?”
Su voz no sonaba como la de Leader Guy después de todo. Aún así, yo
estaba reticente a abrir la puerta. Izzy me miraba con ojos que preguntaban,
¿No deberías dejarlos entrar?
Abrí la puerta lentamente con un cierto crujido. Nota mental: tenía que
invertir en aquellas cerraduras que incluían una cadena. Nunca había
comprado uno antes porque se suponía que el edificio era seguro, pero para
mi mala suerte los vecinos que vivían en la entrada tendían a olvidar cerrar
con llave la puerta delantera.
Al otro lado de la puerta ahora se podía ver el tradicional uniforma azul-
y-negro. Una insignia brillante, color plata descansaba sobre el bolsillo
delantero. E incluso un cabello rubio más brillante, y los ojos azules de un
niño de granja me miraban con cierta sospecha. Él lucía totalmente como
aquellos chicos que conocí cuando iba a la escuela secundaria en Finlayson.
El oficial, cuyo nombre parecía ser Heillman, por lo menos eso decía el
bordado en su bolsillo, me brindó una clásica sonrisa de policía. “Me gustaría
hablar con usted un momento, señorita. Sus vecinos dijeron que ha habido
algún tipo de disturbio desarrollándose aquí. Podría entrar a dar un vistazo?”
Yo casi reí. Disturbio? Si, como un tiroteo.
FORO ALISHEA DREAMS 183
TATE HALLAWAY

“Mi novio y yo hemos tenido una pequeña pelea,” dije, sin moverme de
mi sitio. Debía recordar que no tenía que dejar entrar a la policía si no quería.
“Pero él ya se ha ido.”
El oficial Heillman estiró su cuello, tratando de ver dentro del
departamento. Me preocupaba que pudiera percibir el blanqueador. Sus ojos
dirigieron mi cara y mis ropas. Me resistí al impulso de revisar para
asegurarme que no había manchas.
“Entonces todo está en orden” preguntó, aunque eso sonaba más como
una declaración. Casi puedo jurar que percibí un atisbo de decepción por
parte del oficial Heillman.
“Si. Gracias por su preocupación.”
Él me miro fijamente. Podría decirse que quería revisar mi departamento,
quizás encontraría esas envolturas que acaba de tirar en la basura hace sólo
cinco minutos. La mandíbula del oficial Heillman se coloca bruscamente, pero
me dio una bastante agradable sonrisa. “Tenga cuidado.”
“Si señor, lo tendré.”
Cuando se giró para bajar las escaleras, cerré la puerta. Mañana iría de
compras en busca de aquellos cerrojos de tamaño-industrial y cadenas de
seguridad.
Apoyé mi cabeza contra la puerta, sintiendo los huesos cansados.
“Qué vas a hacer ahora?” Izzy se había acercado para inclinarse en una
silla cercana, mientras pasaba sus dedos a través de los firmes rizos de su
cabeza.
Apenas había pensado en una respuesta cuando escuché un grito que
venía del baño. William y Feather estaban discutiendo sobre algo. Genial. Y el
policía ni siquiera había cruzado la puerta delantera.
“Shhh!” siseé.
“Les pagaste?” escuche gritar a William. “Hablas en serio?”
“No voy a hablar más sobre esto.” Feather entró en la sala, su cabello
mojado y despeinado. Se había vestido, tomando prestada mi camiseta
FORO ALISHEA DREAMS 184
TATE HALLAWAY

favorita de Hello Kitty, pero al recordar que había metido su camiseta del
gato-sobre-los-libros en la lavadora, me di cuenta que sí la tendría de regreso.
Se detuvo al reparar en el piso limpio y el cubo de agua que aún no
habíamos utilizado para limpiar. “Si, fue un placer conocerlas,” dijo, mientras
avanzaba hacia la salida “Fue ciertamente una noche divertida.”
William la siguió casi pisándole los talones. Él usaba sólo pantalones, lo
cual no se veía del todo mal si te gustan los chicos delgados y estirados. “Él
casi la mata, verdad?”
William nos dio a ambas miradas de pónganme-atención. “Esto es en
serio, lo sé!”
Yo empecé a hablar cuando Feather interrumpió con, “Ya te lo dije, me
han mordido mucho más fuerte con anterioridad. No es la gran cosa.”
No era verdad, y todos en la habitación lo sabían, incluyéndola a ella.
Izzy se sintió incomoda en su postura. Probablemente debía sentirme
avergonzada por Feather, por lo menos, pero mis ojos estaban concentrados
en ellos dos, como si estuviera viendo una telenovela.
“Si,” dijo William, claramente herido. “Lo que no dijiste era cuantas
veces.”
“Unas cuantas,” dijo ella, encogiéndose de hombros bajo su chaqueta.
“Nada de eso te incumbe.”
“Soy tu novio.”
“No mi guardián.”
Oh, ouch. Me controlé para no llorar al observar la expresión herida que
William tenía en su rostro.
“Bien,” dijo. “Si lo quieres así.”
“Esa es la manera como debe ser, William.”
Y, con un último sonido de sus zapatos en las escaleras, ella salió.
William la dejó marcharse. Dejó caer sus hombros, y apretó el espacio
entre sus ojos. Aparentemente había dejado sus gafas en el mismo lugar
donde se encontraban la mayoría de sus ropas.
FORO ALISHEA DREAMS 185
TATE HALLAWAY

Se dirigió a ambas, “No lo entiendo. Porqué ella se pondría


voluntariamente en situaciones como esta, como lo que ocurrió esta noche?,
Hace tres horas yo no sabía que existían los vampiros. Ahora me entero que
mi novia es adicta a ellos? Esto es demasiado por Dios.”
No quería interrumpir a William diciendo que Feather probablemente
tenía un “maestro” al cual veía regularme y le daba esos fundamentos. Ella
seguramente conducía a Minneapolis o Chicago o Milwaukee para ver al
tipo… o chica. No había escuchado que Madison tuviese un vampiro
residente. Por supuesto, ahora teníamos dos.
Izzy asintió. “Te escucho, amigo.”
“Ella dice que suele pagar por algunas veces.”
Ahora lo veía todo. Los Vampiros eran ultra-posesivos con sus personas.
Ellos mantenían cierto tipo de harem, con el fin de mantenerse juntos en
secreto y cubrir sus necesidades. Por lo menos, Parrish lo hacía. Otra razón de
la cual era muy problemático hablar mientras estaba saliendo con él.
“Quién pagaría por eso?” preguntó Izzy, mirando al punto donde había
estado la mayor parte de sangre acumulada.
“Muchas personas,” dije, considerando lo anterior. “Esta noche…
Sebastián estaba inusualmente insoportable. Un poco de sangre puede
mantener a un vampiro por un momento. Sebastián estaba herido.
Normalmente, ellos no matan así porque sí.”
Nadie dijo nada por un momento.
Con una mirada escudriñante, William reparó en nuestra limpieza. Sus
Mirada se demoró en el asta de la flecha, como tratando de recordar por sí
mismo lo que había ocurrido. “Ustedes chicas trabajaron muy duro. Luce
bien.”
“Gracias,” dije.
Izzy se levanto y tiró del dobladillo de su camisa azul de botones.
Manchas negras hicieron un modelo de Rorschach en la prenda. “Mi turno
para una ducha.”
FORO ALISHEA DREAMS 186
TATE HALLAWAY

“Toma cualquier cosa que te grade de mi closet,” ofrecí, aunque me


preguntaba si alguna ropa podría ajustársele. Izzy era varias pulgadas más
alta y varias tallas más delgadas que yo. Después de que Izzy desapareciera
dentro del baño, William y yo intercambiamos una larga mirada. Él pasó los
dedos a través de su cabello, después se encaminó para sentarse a mi lado en
el sofá.
“Entonces, estás saliendo con este chico… este vampiro?”
Lo estaba? Pensaba que sí, pero ahora tenía problemas imaginando un
escenario donde realmente quisiera ver de nuevo a Sebastián, románticamente
hablando. Asentí mudamente. “Lo estaba.”
“Aunque él era el chico que jugaba hockey, verdad?” Yo asentí, pero
William acababa de percatarse de algo, con lo que mi respuesta se había
convertido en su siguiente pensamiento. “Espera. Eso fue esta mañana. Como,
al medio día. Los vampiros pueden salir en el día? Eso parece.”
“No todos.”
“Bueno, gracias al padre Odín por eso.”
Me tomó un segundo darme cuenta de lo que había dicho. “Ahora eres
un Druida?”
“Mierda,” él murmuro. “Quiero decir, Oak y Ash (Roble y Ceniza), o algo
así.”
Empecé a ahogar una risa pero entonces decidí que en verdad necesitaba
uno, incluso si era a expensas de William. Él sonrió largamente. “Perdón,”
dije, con una sacudida de mi cabeza. “Ha sido un largo día.”
“Si,” dijo, apoyándose en el espaldar del sofá. “Quería saber si ustedes
quisieran ir a IHOP18 o algo, pero lucen desanimadas.”
Y yo realmente no estaba de humor para seguir acompañada. Sin
embrago, sentí su deseo de seguir interrogando. “Quizás Izzy este
interesada.”

18
International House of Pancakes
FORO ALISHEA DREAMS 187
TATE HALLAWAY

“Si,” dijo. Con un lascivo movimiento de sus cejas, él movió su cabeza en


dirección al lugar donde se escuchaban los sonidos de la ducha y añadió,
“Crees que debería preguntárselo?”
Yo sonreí, pero de repente, me sentí inexplicablemente triste. Quizás se
debía a la valiente muestra de camaradería que William ofrecía, especialmente
considerando que su novia la había descargado sobre él hace sólo cinco
minutos. O quizás era arrepentimiento- Arrepentimiento por alejarme de mis
amigos quienes merecían algo mucho mejor.
“Preguntémoselo juntos cuando salga,” dije a William. “Cambié de idea.
Me siento mejor. Necesito salir.”
“Genial,” dijo William.
Yo asentí. Sería bueno salir de este departamento por un momento. Yo
estaba bastante segura que no regresaría esta noche, al menos. A pesar de mi
convicción, sólo no se me apetecía permanecer en ese lugar por el momento.
Todo el lugar parecía de repente nada seguro.
Barney salió de donde quiera que estuviese oculto, a pasearse alrededor
de los pies de William. El se estiró para poder rascarle en el espacio entre sus
orejas. Ella ronroneó ruidosamente y empujó su cabeza contra la mano de él.
Izzy emergió unos minutes después usando un top negro. “Querida,
tienes el armario de una mujerzuela,” dijo, haciendo que todos riamos.
Después William le explico nuestro plan a Izzy indicándole que
encontrara algo más decente para usar, Era mi turno de un baño. Me cambié a
un nuevo par de vaqueros y una camiseta verde-savia. No tenía la suficiente
energía para lucir hermosa. Coloqué mi ropa en el ropero, rebusqué en mi
cajón hasta que encontré una pluma y algo de papel. Escribí una pequeña nota
para Parrish. No quería que actuara como un loco cuando regresara y oliera la
sangre, para después reparar en la flecha y en los agujeros de bala. El podría
pensar que yo estaba muerta. O había huido de nuevo. Finalmente sólo
escribí, “No te preocupes. Regresaré.”
FORO ALISHEA DREAMS 188
TATE HALLAWAY

Empecé a firmar con un “Meadow Spring.” cuando me detuve al notar lo


que estaba haciendo. Entonces se me ocurrió que usar mi nombre de Craft
sería suficiente para indicar a Parrish que mantuviera un ojo abierto por los
agentes del Vaticano.
Merecía la pena hacerlo.
“Tienes un nuevo compañero de habitación?” La voz de Izzy me
sobresaltó.
“Un amigo de Minneapolis se está quedando en mi sofá.” Me resistí al
impulso de cubrir la nota, y, en cambio, la coloque con un pedazo de adhesivo
en la puerta de mi departamento.
“Hmmm.”
Ella sonó sospechosa, pero esperó hasta que todos estuviéramos en su
carro para soltar la bomba. “Cómo terminó tu novio pegado a la pared,
Garnet? Pueden los juegos sexuales salir tan mal?”
Sentada en el asiento trasero. Podía ver a Izzy mirándome a través del
retrovisor.
William lucía sobresaltado. “Por Dios, Izzy,” dijo.
Ella bajó hacia McKinley Drive. Los faroles iluminaban la orilla del lago.
En la oscuridad el agua lucía negra, recordándome la sangre.
“La Orden de Eustace,” dije, sin preocuparme de que tan fantástico o loco
podría sonar.
Después de todo, ambos habían conocido esta noche por primera vez a
un vampiro. Estando al tanto de uno de los secretos Católicos de la Orden de
Cacería de Brujas, el cual no iba a extenderse más. “Ellos se toman muy en
serio ese versículo en el Éxodo sobre no sufrir por la vida de una Bruja. Ellos
están tras Sebastián.”
Por ahora dejé de lado la parte que se refería al grimorio. Primero quería
ver como reaccionaban Izzy y William ante esta información.
“Ellos cazan vampiros?” William pregunto, mientras se volvía en su
asiento para mirarme de frente. Se había puesto sus gafas y era el único de
FORO ALISHEA DREAMS 189
TATE HALLAWAY

nosotros que no había tenido que cambiarse de ropa “El Papa tiene cazadores
de vampiros?”
“Cazadores de Brujas,” corregí. “Sebastián también es un brujo.” De
hecho, imaginaba que el hecho de que la Orden tuviera que asegurarse de su
“fuente” de la información sobre vampiros era la única razón por la cual
estaba viva. Ellos parecían dudosos en su acercamiento a Sebastián, como si
estuvieran operando apresuradamente. Pienso que Sebastián había estado en
lo correcto: ellos estaban fuera de su área al tratar con él.
Me preocupaba que la verdadera agente de bienes raíces no hubiera sido
parte del destacamento de Leader Guy. Por alguna razón, me había asustado
más que los otros.
“En serio? Un vampiro también puede ser un Brujo?” William frunció el
entrecejo. “Estar muerto realmente no le hace gracia a Wicca, verdad? No te
hace sentir vivo del todo chuparle la sangre a la gente, no es así?”
No estaba de humor para dar a William una 101 clase Pagan.
Izzy no dijo nada, sólo jugaba con la cruz alrededor de su cuello. Yo debí
haber sabido que ella era cristiana, pero de pronto me preocupó aquella
denominación. Ella siempre había sido tan comprensiva y abierta respecto a la
magia, que la había considerado como una Unitaria.
“Hay otros tipos de magia además de Wicca,” dije.
William asintió, pensando en esto. “Son todos Brujos Vampiros?”
“No, William, No lo creo,” dije. “Sebastián es definitivamente un caso
inusual. Es por eso que el Vaticano está tras él.” Mucho de eso era verdad,
aunque ellos claramente querían su conjuro. Esto me hacía preguntarme
porqué quería con tanto empaño el grimorio de Sebastián. Qué estaban
planeando hacer con él?
“Ellos no eran Brujas, pero todos ellos debían ser mágicos,” William
decía. “Feather dijo que eso era parte de su parecer.”
“Ella simplemente estaba herida,” dije, consciente de que no estaba
siendo del todo justa.
FORO ALISHEA DREAMS 190
TATE HALLAWAY

La cara de William se contrajo ligeramente. “Si,” dijo “Supongo que es


verdad. De hecho, explicaba algunas cosas.”
No quería saber nada más sobre la vida sexual de William, por lo que
pregunte “Estas bien? La vas a volver a ver?”
William se encogió de hombros y se giró de Nuevo hacia el frente. “No lo
sé, No te ofendas, Garnet, pero encuentro toda esta basura de los vampiros
difícil de digerir. He estado toda mi vida esforzándome para encontrar magia
real, y la primera cosa supernatural con la que me encuentro, bueno, no es
algo que quiera emular, digamos simplemente. Jesús.”
Se quedó callado, claramente perdido en sus propios pensamientos. Izzy
mordió su labio y pretendió mirar el camino.
Pensé que probablemente ya eran las once y media, o más, las calles
estaban casi desiertas. El auto de Izzy era un nuevo Toyota acero-gris. ‘’El
ahorro de su vida que había gastado se encontraba esparcido por el asiento y
el tablero. Trozos de cuentas, suéteres desechados, revistas, un zapato azul de
lentejuelas, y una lata de soda aún cerrada. No había nada sucio—nada de
pegajosa latas vacías o llamativos envases de comida rápida abiertos—sólo
desorden.
“Son algunas de las creencias tradicionales verdad?” William dijo
ausentemente. “parece injusto, sabes? Vampiros. Zombies. Monjes Asesinos.
Qué hay de las hadas o ninfas de árboles o ángeles? Dime que también los
tenemos.”
Tú no querrías conocer a un verdadero ángel en una callejuela oscura,
pensé pero no lo dije. “Seguro,” mentí. “Hay un buen material.”
“Trabajos mágicos, verdad? De otra manera el Papa no querría
suprimirlo.”
“Exacto,” dije, y eso, por lo menos, era verdad. “Ellos están asustados de
nuestro poder. Siempre ha sido así.”
FORO ALISHEA DREAMS 191
TATE HALLAWAY

“Los Tiempos Ardientes. Correcto,” dijo William, refiriéndose a la era


cuando la inquisición quemó cientos de brujas-o acusadas de brujerías-en la
hoguera. “Bueno, Creo que eso es algo.”
Izzy, quien había permanecido en silencio hasta ese momento, me miro
de Nuevo a través del retrovisor. “No nos has contado todo. Si esta Orden o
como sea que la llames está detrás de Sebastián, ellos hicieron un trabajo
pobre, sobre todo, considerando que ellos lo tenían clavado a la pared. Como
lograron salir de esa? O ellos son realmente malos en sus trabajos?”
Yo no podía mirarla cuando mentía. “No lo sé.”
Izzy no estaba creyéndoselo. “Por qué mantienes la verdad alejada de
nosotros, muchacha? Estamos arriesgando nuestra vida ayudando a tu novio,
y tú no nos cuentas toda la maldita historia.”
Ella tenía razón. Yo los había puesto en riesgo. Yo sabía cuan hambriento
había estado Sebastián cuando los había traído a mi apartamento, pero no los
advertí; ni siquiera les había explicado sobre el peligro.
“Esta bien,” dije. “La Orden nos dejo solos porque estaban asustados de
mi.”
Entonces les conté todo.
Izzy condujo sin un destino fijo a través de las calles de Madison mientras
yo hablaba. Expliqué mi encuentro con Sebastián, mis sospechas sobre el
agente de bienes raíces, el grimorio, Lilith, Parrish… todo. Sentados
calladamente todo el tiempo, ni siquiera me interrumpieron con una pregunta
cuando mencioné mi encuentro anterior con los agentes, en Minneapolis.
Honestamente, todo fue espectral, especialmente el silencio de William. Me
empecé a preocupar de que finalmente le había dado tanta información que su
cerebro sólo la revisaba, y se esfumaba: a toda velocidad.
“Uh,” dije, después de que había trascurrido un momento de silencio.
“Entonces, que piensan?”
Izzy solo sacudió su cabeza. William se retiró las gafas y de nuevo estaba
frotando del puente de su nariz.
FORO ALISHEA DREAMS 192
TATE HALLAWAY

“Mierda, Garnet,” dijo Izzy. “No piensas que ya es bastante con un novio
vampiro?”
“Parrish y yo ya no somos pareja.”
“Co-rrecto.” Ella no sonaba convencida. Colocó el Toyota en un espacio
de aparcamiento en frente de un IHOP19. Era tarde, pero aún estaba abierto, el
servicio de bar aún estaba en marcha.
“Entonces, realmente hay Diosas?” La voz de William era calmada. “De
nuevo, entonces, con la oscuridad y el miedo. No pudiste canalizar Fortuna o
algo similar?”
“En ese momento, Lilith fue una opción apropiada,” dije. Una cosa que
no les había contado eran los cómos y porqués del hecho de que estaba atada
a mí. Prefería no concentrarme en todos los detalles.
O quizás era más el hecho de que no me gustaba lo loco que hubiera
sonado si decía, Caminé hacia la puerta del convenio e interrumpí el último
ritual. Como los agentes del Vaticano estaban tratando de capturarme, llamé a
la más destructiva y maligna Diosa en la que podía pensar. Ella respondió a
mi llamado. Todos murieron, yo había despertado después Si, era verdad, no
recordaba nada, pero había sangre en mis manos. La última parte sonaba
realmente demente. Casi podía oír a un testigo especialista explicando como
las personas con doble personalidad actuaban de esa manera.
Como mi vida se había vuelto tan complicada?
“Tú sólo imaginaste a la Diosa dentro de ti?” William pregunto. Pude ver
el brillo regresando a sus ojos, como si mirara con toda naturalidad, el hecho
de mi fusión con Lilith. “Y ella se quedó? Estabas en un círculo protector? No
te moviste?”
“No, William, No lo hice. No tracé un círculo protector, o medité, ni me
puse una túnica y empecé un cántico.” En verdad era mucho peor de lo que
aparentaba porque él estaba en lo correcto. En un momento de pánico, había
tirado por la ventana años de práctica. Justo como esta noche, lo que sea que

19
International House of Pancakes
FORO ALISHEA DREAMS 193
TATE HALLAWAY

haya sido pero estuvo cerca. De repente recordé el peso de una armadura
sobre mis hombros. Había estado a punto de aceptar otra Diosa más benévola
esta noche?
“Por Dios, cuán afortunado es eso?” levanté la vista para observar cómo
William ponía mala cara, sus brazos cruzados sobre su pecho, su mentón
encajado. “Yo ni siquiera puedo meditar sin dormirme.”
“Chico, ni siquiera puedes atar tus propios zapatos sin ayuda,” dijo Izzy
con una amable sonrisa.
“Hey,” había empezado a protestar hasta que vio la sonrisa de ella.
Entonces, se encogió de hombros, “Si, tienes razón. Supongo que si pudiera
estar finalmente en un panteón, ayudaría.”
Yo sonreí, pero aún estaba tratando de decidir si de verdad me sentía
afortunada. Sabía lo que William quería decir. Él preguntaba sobre porqué
algunas personas tenían más afinidad a la magia que otras. No parecía que
hubiera una respuesta tan fácil. Yo había aprendido magia como la mayoría
de las personas lo hacían: Había estudiado libros, practicando pactos, y
armonizado los sentidos con el mundo oculto. Pero William estaba en lo
correcto. Algunas personas parecían obtenerlo más rápidamente; en cambio
otras personas nunca lo hacían.
Todo lo que podía decir era que cuando miraba,- observaba cosas que los
demás no podían, podía leer las auras y había sido así desde lo que podía
recordar, aunque, al principio no había logrado entender lo que significaba.
Podía decir que esto no tenía nada que ver con el crecimiento de mis
conocimientos. A lo mejor mis padres, estuvieron en contacto con las
experiencias trascendentales, siendo hippies y todo eso, pero ellos no me
habían convertido en pagana, solo, más abierta. Mi abuela Romany era la cosa
más cercana a la que podía llamar tradición, pero para ser honesta, ella estaba
más interesada en enseñarme a elaborar cobertores que la lectura de la mano.
Quizás la afinidad a la magia era aleatoria, como algún tipo de genes
recesivos que surgían en algunas personas como el caso de los ojos violetas.
FORO ALISHEA DREAMS 194
TATE HALLAWAY

Entre la oscuridad y mi reflejo en la ventana del auto, mis ojos lucían


grises, además de exhaustos. El baño había esponjado mi cabello, pero tal vez
porque no me había preocupado demasiado en mi apariencia, mi rostro
parecía descolorido y arrugado. Yo suspiré. No estaba para esto. No tenía
hambre, solo quería reconfortarme y llorar.
Izzy y William debieron haber estado pensando lo mismo. “Saben,” dijo
Izzy, encendiendo el auto. “Realmente no estoy de humos para una
hamburguesa, lo están ustedes?”
“Sólo quiero ir a casa,” admití.
“Sabes qué?” dijo William. “Puede funcionar. Quiero decir, si todo lo que
has dicho es verdad, Garnet. Voy a estar muy ocupado. Tengo que intentarlo.
La magia está realmente allá afuera. Solo tengo que encontrarla. Esta noche
voy a meditar de verdad. Quizás alguna Diosa me invada.”
“Ten cuidado,” dije suavemente, no segura de que me haya escuchado
sobre el sonido del motor.
Condujimos en un total silencio, yo observando por la ventana a mis
lugares favoritos: El domo del Capitolio brillado con sus blancas columnas
Federales, el carrusel, los lagos y las autopistas. Algo llamó mi atención
cuando pasamos por State Street, en un poste entre la muchedumbre.
“Lo viste?” preguntó William. “Creo que vi a un gigoló.”
Estiré mi cabeza para ver.
“En Madison?” dijo Izzy, “Probablemente solo era alguien con un
concepto erróneo de moda.”
“No, lo juro,” insistió William. “Él estaba totalmente haciendo la de
‘Pretty Woman’ a los carros.”
“Se llama cruzar,” sugerí, pensando que había algo familiar en ese
contoneo. Conocía al chico? Realmente no tuve una buena vista de él; era más
como si él me recordara a alguien. “Probablemente solo es un gay.”
“Aun así podría ser un,” insistió William.
FORO ALISHEA DREAMS 195
TATE HALLAWAY

Nosotros discutimos sobre la probabilidad de la prostitución en Madison


el resto del camino a casa.

********************************************

A través de las ventanas abiertas, el fuerte olor a blanqueador me dio la


bienvenida mientras entraba al departamento. Fruncí el entrecejo al trozo de
flecha en el marco de la ventana y al agujero detrás de la maceta de girasoles.
Realmente había esperado que al regresar a casa todo hubiera sido un tonto
sueño. Diablos.
Izzy y William me habían ofrecido hacerme espacio, pero yo lo había
rechazado.
Suspiré en dirección al yeso despedazado. Bien, ahora el Vaticano
seguramente sabía sobre mi existencia. Una versión más precipitada de mí
hubiera sacado la maleta de detrás de mi armario, empacado, tomado a
Barney, recogido mis pertenencias y partido en ese mismo momento. Después
de lo ocurrido con Sebastián y Feather y los demás, sentía que se habían
formado nuevos lazos. Si me marchaba ahora, sería a expensas de mis
amistades. La última vez, cuando huí, no había tenido nada que perder.
Ahora era diferente. Tenía que aguantar por mi propio bien, sí, pero por el de
los demás también.
Enderecé algunos cuadros de la pared, desempolvé los mostradores, e
hice otro tanto de limpieza, y finalmente me sentí tan exhausta que no pude
mantener más mis ojos abiertos. Me retiré a mi habitación, lancé mis ropas, y
tiré sobre la cama. Barney brincó sobre el colchón y se acurrucó sobre mi
pecho. Pasé mi mano sobre su largo pelaje gris y me detuve para rascar detrás
de su oreja. Ella ronroneó alegremente. “Mañana,” le dije, “Cazaremos
agentes del Vaticano.”
Me senté apresuradamente cuando escuché la puerta abriéndose con un
crujido.
FORO ALISHEA DREAMS 196
TATE HALLAWAY

El Vaticano. Alcancé un saco holgado, me mantuve inmóvil para después


pasarle por sobre mi cabeza. Un arma, pensé. Necesitaba una maldita arma.
Levantándome en silencio, observé hacia el athame en el altar. Era una
imitación barata de una daga que había comprado el Festival del
Renacimiento, no servía para nada. Quizás me había encantado la cubierta de
terciopelo negro, esa cosa vieja había podido cortar la manzana que yo
sacrificaba en mi ritual de Halloween. Pero ahora tenía serias dudas sobre si
podría hacer daño a alguno de los monjes/asesinos. Por otro lado, la Orden
había logrado el uso de dagas en su contra. La perspectiva de que lo misma
ocurriese me pareció muy lejana.
Entonces asentí a favor de la roca arenisca que yo había “liberado” del
Parque Valle de Fuego Nacional en Nevada durante mis vacaciones hace un
par de meses. La sentí pesada y sólida entre mis manos y seguramente podía
aplastar una cabeza.
Incluso armada, dudé antes de abrir la puerta. Escuché atentamente. Por
un momento llegué a pensar que me había imaginado aquel sonido hasta que
escuché una maldición desde la sala. A menos que fueran monjes,
asombrosamente mal hablados, o, Parrish chocando contra una pila de libros,
que a propósito dispuse frente a la puerta.
Dejando la roca en el altar, agarré el pantalón de deportes de Sebastián de
donde yo los había echado el día de hoy, sobre una silla.
“No pensé que regresarías,” llamé mientras me dirigía a la sala.
“En la vida?” Parrish había conseguido una muda de ropa de quién vaya
a saber donde, y, asombrosamente, lucía más simple que la usual. Vaya que le
favorecían los pantalones de cuero que llevaba puesto ahora, pero por sobre
todo, el ceñido top que se aferraba a su pecho como una segunda piel.
Estamos en los noventas, y todo debería de lucir ridículo en él, pero eso era lo
único que podía pensar para apartar mis ojos de los músculos de su estomago
de lavadero.
FORO ALISHEA DREAMS 197
TATE HALLAWAY

“Pensé que habías vendido el grimorio de Sebastián al mayor postor y


después salido de la ciudad,” confesé.
El consideró la posibilidad con un encogimiento de hombros que hicieron
que su camiseta se estrechara a lo largo de los planos de sus pectorales. “Lo
consideré.”
Hubiera sido genial tocarlos, pero eso no ayudaría, entonces pregunté,
“Es seguro?”
“Sí,” dijo, mientras observaba un montón de cuero en una esquina, mi
cerebro eventualmente advirtió que el Vaticano seguramente sabía sobre mi
recinto para motocicletas. “La traje de vuelta.”
Mi departamento no era el mejor lugar para el grimorio, especialmente
desde que los del Vaticano pudiesen venir mañana. Sin embargo, una parte de
mí se sentía tranquila. Lo quería cerca.
El dedo de Parrish acarició el hasta de la flecha cortada. Suavemente,
incluso casi encantado, las caricias que el daba a la madera eran como plumas
de ganso subiendo por mis brazos. “Veo, que has estado divirtiéndote sin mí.”
Yo crucé mis brazos sobre mi pecho, para que Parrish no pudiera ver el
efecto que estaba causando en mí. “Yo no lo llamaría diversión,
precisamente.”
“No? Como puedo ver supongo que recibiste una visita de nuestro amigo
de Roma. Además este lugar, apesta a sangre derramada.” Su boca se
transformó rápidamente en un gesto de admiración. “A cuantos enterraste
esta vez, Garnet?”
“Ninguno,” dije, incapaz de mantener alejada la amargura de mi voz.
Parrish lo hacía sonar como un juego, pero el Vaticano pudo fácilmente haber
matado a Sebastián, como lo habían hecho con mis anteriores amigos.
“Discúlpame si te decepciona.”
“Tú nunca decepcionas, Garnet.” Una sensual sonrisa cruzó su rostro.
“Te diría cuan fascinante luces, pero no me creerías.”
FORO ALISHEA DREAMS 198
TATE HALLAWAY

Yo me reí, mientras sentía un calor familiar despertar desde las


profundidades de mi ser. Parrish había regresado. Sus acciones me
demostraban lo que siempre había sabido: el era confiable. Podría contar con
él en cualquier apuro. Aunque el mundo se cayera en pedazos, Parrish estaría
ahí para ayudarme a recogerlos todos.
No como Sebastián. Esta noche él había probado ser diferente a lo que yo
esperaba.
“Las sudaderas holgadas de verdad te ponen, cierto?” dije más como un
pequeño coqueteo.
Él asintió seriamente—con demasiada seriedad, de hecho. “Nunca me he
acostumbrado a ver mujeres en pantalones. Es demasiado…revelador. Sin un
corsé ni faldas, bien podrías estar desnuda, por la manera en que te mueves
bajo ese tipo de ropa.”
De pronto sentí la ausencia de un brasier. Para esconder mi
consternación, dije, “Porque estás trabajando tan duro, Parrish? Parece que te
has alimentado muy bien esta noche.”
Aunque el cuarto estaba en su mayoría oscuro, gracias a la lámpara que
yo había dejado encendida para él, su piel parecía más saludable, más normal.
Sospechaba que él se la había pasado todo este tiempo en los brazos de
alguna víctima deseosa de sus encantos.
El me dio la más desnudante sonrisa que pudo, y sus ojos estudiaban el
piso casi se podía decir que estaba avergonzado. Cuando estuvimos saliendo,
debo admitir que nunca me gustó el hecho de que él tuviera una afinidad
sexual o por lo menos casi-sexual con sus “donantes.” Yo intenté tolerarlo.
Quiero decir, él tenía que beber para poder sobrevivir. Parrish solía protestar
por mis celos. La forma en la que estudiaba sus botas me hizo pensar que el
estaba avergonzado por alguna razón.
“Qué sucede, Parrish?” pregunté.
Él se sentó en el sofá con sus brazos descansando a lo largo de los
apoyabrazos, abiertos en una bienvenida, con una pose de ven-aquí. Con la
FORO ALISHEA DREAMS 199
TATE HALLAWAY

camiseta ceñida acentuando sus músculos y la tela delgada que cubría sus
piernas, el lucía como un chico de calendario Playgirl.
Oh, mierda. Ahora sabía a quién me recordaba el gigoló que había visto
en State Street: Parrish.
Podría ser? Había estado Parrish vendiéndose—o su mordida— en la
calle?
No, de ninguna manera.
Pero entonces recordé lo que él había dicho sobre dejar Minneapolis. Él
estaba corto de dinero. El había… Qué lo había causado? Algún incidente
embarazoso lo había obligado a hacer una apresurada retirada?
“Nada,” dijo. No tenía el valor para encontrarse con mis ojos.
Caí con un plaf sobre el sofá y me coloque en la curva de su brazo.
Coloqué un brazo alrededor de su espalda y le di un abrazo del oso. Su
piel era fría, como el viento que soplaba sobre un lago. El probablemente
había estado fuera, quizás por un largo tiempo. Es más, se había expuesto
demasiado a los elementos, le tomaba un largo tiempo a su cuerpo calentarse
hasta tomar una temperatura ambiente. Quise preguntarle sobre eso, ya
saben, para saber si había estado haciendo algo indebido en algún callejón,
pero eso no parecía muy amable...
“En serio estás bien?” Insistí.
Su voz era tranquila y triste. “Cuando tu vida es una serie de desastres, la
eternidad puede ser, muy pero muy larga.”
“Es eso verdad? Bueno, quizás eso es lo que tú y yo tenemos en común,
Daniel Parrish.”
El se rió. “Tuviste un mal día amor?”
“El peor.”
“Yo también.” Pude sentir que su cuerpo se relajaba un poco. Su mano
empezó a jugar con unos mechones cortos de mi pelo. “El duende te lo cortó,”
dijo. “Te hace lucir más madura, sabías?.”
FORO ALISHEA DREAMS 200
TATE HALLAWAY

Cansada seguro fue lo que él quería decir, yo lucía más como una mujer a
la cual el destino le había pateado unas cuantas veces.
“Sí,” dije, disfrutando del contacto de sus dedos masajeando mi cuero
cabelludo, los músculos del cuello. “Es fácil cuidarlo.”
“Hmmm. También huele bien.”
Aroma irlandés. Era parte de los productos que yo solía andar a llevar
entre mis cosas. Le devolví y respire profundamente su olor: Cuero, sudor y
sexo. Parrish era confortable lo-que-ves-es-lo-que-obtienes.
Creo que fue por eso es que lo deje besarme. Sus labios estaban fríos
contra mi frente, pero al mismo tiempo eran suaves, firmes y familiares. En
ningún momento olvide que Parrish era un vampiro. Extrañamente eso era lo
que me confortaba. Su crueldad nunca me sorprendería. Él era lo que era.
Cuando sus labios tocaron los míos, tire de él, intensificando el beso.
Envolví mis manos alrededor de su cuello y me eleve lo suficiente para
colocarme sobre su cintura. Él miró sorprendido, pero puedo decir por la
presión que sentía entre mis piernas qué estaba encantado con el nuevo
desarrollo.
Yo probablemente no debía empezar algo así, pero estaba realmente
enojada con Sebastián, y Parrish era tan… oh, besable. Lo acerqué un poco y
dejó que mis dedos vagaran a través de su cabello.
Y vaya que tenía un hermoso cabello. Su color me recordaba a un Sienna
en llamas, profundo, rico castaño rojizo.
Había suficientes rizos para llenarlo todo. Hice girar uno entre mis dedos,
sintiendo la suavidad de seda.
“Los vampiros tienen que lavar su cabello, o viene así naturalmente?”
El pestañeo por un momento y luego sonrió. “Tú humor es mercurial.”
“Qué?”
“Qué te distraes fácilmente,” dijo.
“No es verdad,” dije con un falso tono de enojo, para después seguir
besándolo.
FORO ALISHEA DREAMS 201
TATE HALLAWAY

“Si, es verdad,” insistió entre besos. “Es parte de tu encanto, en ocasiones


tengo que trabajar extremadamente duro para llamar tu atención.”
“Entonces te gustan los retos?”
“Sip.”
Para mostrarme cuanto le gustaban, sus manos encontraron un camino al
frente de mi camiseta.
Sus palmas rodearon mis pechos, mientras sus pulgares acariciaban
expertamente las puntas de mis pezones. No necesitaba hacer demasiado para
excitarme hasta ese punto; en el momento en que nuestros cuerpos se tocaban
el calor se disparaba por cada una de las fibras de mi cuerpo. Cuando él
pellizco uno de mis pezones y le dio un ligero tirón, fue sorprendentemente
agradable.
Olvidé respirar.
“Ahora tengo toda tu atención verdad?” Parrish sonrió, y sus dedos
continuaron jalando y estrechando.
“Oh, sí,” dije. Mi cuerpo estremeciéndose contra el suyo cada vez que él
tocaba mi piel. La hendidura entre mis piernas chocó contra la dureza de su
erección. Clave mis unías en su amplios hombros.
“Bien,” dijo, dándome un pellizco lo suficiente doloroso por el casi lloro.
“Porque necesito decirte algo.”
“Qué?” pregunte jadeando. Liberando mis blancos nudillos de sus
hombres, para después tomar mi sudadera y sacármela por la cabeza. Él aire
frío sobre mi cuerpo desnudo me hizo temblar.
“Estoy celoso de Sebastián,” murmuró Parrish sobre mi piel. Sus manos
deslizándose hasta capturar mis nalgas, mientras su boca cubría uno de mis
adoloridos pezones. Succionó tan fuerte de mí que casi deseé que sus dedos
aún estuvieran ahí.
Casi.
“Cuál Sebastián?” dije entre gemidos. A estas alturas lo deseaba tanto
que empezaba a doler.
FORO ALISHEA DREAMS 202
TATE HALLAWAY

Sentí su risa vibrar contra mi tronco.


Él se inclinó hacia delante, y rodamos hacia el piso. O mejor, yo caí, y él
me siguió. Sus labios presionando contra los míos; su dureza, aún apresada
por sus pantalones, presionándome contra el piso. Su beso era profundo y
examinador, y yo le respondía sin pensarlo, apasionadamente. Me empujé
contra él, para después deslizarme a lo largo de su cuerpo, solté un gruñido
feroz por lo bajo. Él sosteniéndose sobre sus manos, se separó de mí, pero solo
lo suficiente para permitirme trabajar con la hebilla de su cinturón y abrir la
cremallera sus pantalones vaqueros. Con su ayuda, nos deshicimos de mis
pantalones.
Parrish se rió entre dientes ante mi ansiedad.
“Oh, cállate.”
Me tomó un tiempo darme cuenta que Parrish no llevaba ropa interior.
Ya tenía sus pantalones a la altura de las rodillas, lo demás era problema suyo.
Yo tenía otras cosas en mente. Mi mano acarició su suave dureza, obteniendo
un estremecedor gemido por su parte.
Estaba lista, en cualquier momento él entraría en mí con un solo
movimiento. Aún así mi respiración sobre su hombro tubo un mejor efecto.
Mi propio calor me aisló de cualquier miedo que tuviera sobre la frialdad de
su cuerpo. Afortunadamente, Parrish no me dio tiempo para preocuparme
por cosas innecesarias como la fuerza de su erección versus su cuerpo lleno de
sudor. Cuando él empezó a moverse urgentemente, mi cuerpo respondió
siguiéndole. Besos cubrieron mis labios, mi cabello… mi garganta.
Cuando su boca cubrió el espacio detrás de mi oreja, me tensé, esperando
sentir la presión de sus colmillos. Aunque él no me mordió, yo lo tiré de
Nuevo hacia mí porque él seguía bajando por la línea de mi cuello. Una vez
alcanzó mi hombro, sus labios regresaron a rozar mi oreja. “Quieres que te
muerda?” preguntó, puntualizando la pregunta con un duro empujón.
FORO ALISHEA DREAMS 203
TATE HALLAWAY

Quizás una parte de mí en verdad lo quería, pero esta noche después de


haber visto a Sebastián perforando a Feather, la única respuesta que podría
dar era, “No.”
Además, había algo en cómo Parrish había pronunciado la pregunta que
no me gustaba, como si ya hubiera sido ensayada con anterioridad.
Me ordené a decirlo, un poco, más fuerte esta vez: “No.”
Sus colmillos ya habían descendido, y pude sentir diminutas punzadas
contra mi cuello. Cuando estaba a punto de protestar, él se detuvo. Alejándose
para mirarme a los ojos, parecía un poco aturdido al sentirse negado “Dijiste
que no?”
“Si.” Entonces me di cuenta de cuan confuso había sonado, entonces
reiteré: “Dije, no.”
Parrish roso mi cuello con su nariz. “No, en serio?”
“Realmente. No.”
“Pero casi estabas sangrando.” La decepción se mostraba en más que solo
su voz. Él dejo de moverse.
Empecé a sentir la fría temperatura de su cuerpo en el punto de nuestra
unión. “Discúlpame que no pueda confiar en que te sentirás satisfecho con
sólo una mordedura.”
Parrish sonrió y besó mis labios, con fuerza, me besó. Él envolvió sus
brazos alrededor de mi cintura, posesivamente, la forma en que secretamente
me gustaba ser sujetada. Él gruño en mi oreja de una manera intensa, “Garnet,
siempre me dejas queriendo más.”’
Yo quería seguir teniendo sexo, pero estaba claro que el interés de Parrish
se había enfriado, si lo podíamos decir de esa manera. Con algo de esfuerzo,
nos desenredamos. El espacio entre mis piernas doliendo con insatisfecha
pasión. Parrish parecía profundamente dolido, pero se decidió por acostarse a
mi lado sobre el piso, permitiendo que nuestros cuerpos se tocaran. Una de
sus manos vagó por la curva de mis hombros. Ásperos dedos se deslizaron
FORO ALISHEA DREAMS 204
TATE HALLAWAY

sobre la piel a la altura de mis costillas, movimientos lentamente hacia la parte


baja de mi abdomen. Me estremecí, solo que esta vez con más calor.
Sus labios cubrieron la pequeña herida en mi cuello que había dejado con
anterioridad. “Tu belleza es incomparable, mi amor,” susurró en mi oreja.
Era una de esas cosas poéticas y dulces que se dicen. Pero mi cerebro aún
debía estar nublado por el sexo, así que dije sin pensar, “De seguro eres un
gran romántico, Parrish. Cómo puedes hacerlo por dinero?”
Parrish parecía herido. Yo cubrí mi boca pero las palabras ya habían
escapado de mi boca. Su mandíbula se ubicó bruscamente una vez recuperó la
calma. Se levantó, sus ojos se mantuvieron en los míos, impidiéndome que
reparará en su poderos, magnífico, cuerpo desnudo. Entonces entró a la
cocina. Lo escuche rebuscando en el refrigerador. “Estoy hambriento,”
anunció.
“Uh, ayúdate con cualquier cosa que encuentres,” dije, tirándome en el
colchón, sintiéndome estúpida y malvada. Odiaba que mi boca y mi cerebro
no trabajaran juntos. Yo no había querido decirlo así, especialmente si fuera
verdad.
Escuche algunas botellas tintinear.
“Lo siento,” dije, lo suficientemente alto para que me escuchara desde la
cocina. “Realmente lo siento, Parrish. Es solo que… no es como si fueras así,
verdad? Normalmente, si estuvieras corto de dinero, darías un golpe a algún
banco o algo así.”
Escuche una pequeña risa. “Uno puede hacer eso solo unas cuantas
veces,” dijo. “Un ladrón inteligente es juicioso.”
Al localizar mi sudadera en el apoya-brazos del sofá, la toma para
después pasarla por sobre mi cabeza. Esperé a que Parrish dijera algo más.
Rodee mis rodillas con un Afgán20 de color café y blanco, el cual había
obtenido en una barata por 50 centavos.

20
Tela de cuadros
FORO ALISHEA DREAMS 205
TATE HALLAWAY

Parrish regreso a la sala. Se había ayudado con un producto súper-verde


de mi refrigerador, se sentó a mi lado, colocó un brazo alrededor de mis
hombros, como si no hubiera tensión entre nosotros. A pesar de eso, me
acurruqué contra él. La temperatura del cuerpo de Parrish no era satisfactoria,
pero aún era un buen apoyo.
“Me sorprende que no hayas vendido la grimorio de Sebastián,” dije.
“Supuse que tu lo harías,” dijo. Alzándose, tomo un largo trago. Hizo
una mueca. “Ugh. Esto sabe a pasto mojado.”
“Es porque eso es lo que es. Creo que el ingrediente principal es pasto.”
“Eso es insano,” dijo, colocándolo cuidadosamente sobre el piso.
“Tú lo bebiste. No vas a enfermarte?”
“Hasta que los colmillos me crezcan, puedo comer o beber lo que sea que
quiera sin mayores consecuencias, recuerdas?”
Interesante. No me había percatado de que aún estuviesen fuera.
“Pudiste haber vendido el grimorio a la Orden.” continúe, con un rápido
vistazo al hasta de flecha en la pared. “Ellos parecían muy determinados.”
Parrish retiró su brazo de alrededor de mis hombres para poder tomar su
pantalón que había estado medio Escondido debajo del sofá. Logro alcanzarlo
sin levantarse. “No contacté el Vaticano, Garnet. Cómo podría? Sé que son
para ti.”
“Pero, si necesitaras dinero…?”
“Crees que te vendería por el oro del Papa? No tienes un perfil muy
favorable de mi.”
Él se puso de pie para colocarse los pantalones, subió su bregueta, y
abrochó su cinturón. Sabía lo que tenía que decir, pero nuestras respectivas
posiciones me hacían utilizar el lado equivocado de miente. No podía evitar
imaginarlo haciendo cierta cosa en una esquina oscura de una calle deserta.
“Venderías tú cuerpo?”
Parrish coloco sus manos en sus caderas, luciendo extremadamente sexy
y disponible al mismo tiempo. “No es algo que no haya hecho antes.”
FORO ALISHEA DREAMS 206
TATE HALLAWAY

Eso me sorprendió.
Al ver que yo no decía nada, continuó. “El intercambio de dinero por
sexo es la más Antigua de las profesiones. La gente ha hecho esto desde el
inicio de los tiempos.”
“La gente, efectivamente. Pero tú?”
Su expresión, la cual había estado tensándose, se suavizo un poco. Se
giró, buscando por su camiseta. Pero yo sabía dónde estaba exactamente. Su
ceñido top estaba bajo mi pierna. Se lo estiré como si fuera una bandera blanca
de paz.
“No hubiera pensado que Madison fuera una pueblo lo suficientemente
grande para… todo eso,” dije. “Quiero decir, eres cuidadoso de no cometer
demasiados robos para alertar a la policía. No te preocupa que te capturen?”
El tomó la camisa que le ofrecía con un encogimiento de hombros. “Ya
sabes la frase ‘No cometas el crimen, si no tienes el tiempo’? El robo armado
es un delito. Lo que yo hago… incluso si tienen una ley contra eso, no puede
ser más que un delito menor.”
Entonces, no era precisamente su cuerpo lo que estaba vendiendo.
Aunque yo todavía no estaba contenta con la situación, las cosas se habían
vuelto indefiniblemente más tolerables. Si alguien quería pagar a Parrish para
que los mordiera, bueno, ese era su problema.
“Pero… Por qué?”
“La satisfacción por el trabajo es enorme,” dijo Parrish con una sonrisa
que no llego a sus ojos.
“No, en serio,” dije. “Ese no pareces ser tú.”
Él coloco una mano sobre su corazón. “Me siento alagado. Sin embargo,
te sorprendería descubrir cuán difícil es para un hombre como yo conseguir
un trabajo honesto. No tengo tarjeta de presentación, ningún currículo que
incluya palabras como ‘bandolero’ o ‘asaltante de bancos,’ y la total
incapacidad para buscar empleos durante las horas del día.”
FORO ALISHEA DREAMS 207
TATE HALLAWAY

Pensé sobre eso por un momento. En una ocasión había trabajado en una
tienda de comestibles abierta las 24 horas, tiempo atrás cuando estaba en la
universidad, pero mi entrevista de trabajo duro aproximadamente de cinco-a-
nueve horas. Además había recibido la llamada para la entrevista durante el
día. Podía imaginarme a Parrish atravesando por todo ese problema por un
trabajo, digamos por ejemplo como un guardián de seguridad, solo para al
final no obtener el empleo porque la llamada telefónica vendría mientras
dormía.
Incluso si él obtenía el trabajo por alguna especie de milagro, la mayoría
de los lugares suelen rotar a su personal para que trabajen durante diferentes
horarios. De igual manera, parecía que el control de personal era durante el
día. Cuan frustrante debía ser siempre estar excluido de la zona horaria de la
cultura que predominaba.
“Probablemente eres un alíen ilegal también. Apuesto a que no tienes
tarjeta del seguro o un pasaporte.”
“Estas en lo correcto.” Su tono suavizado cuando no le di mis
condolencias por su profesión actual. “Hace tiempo viaje en un barco de
carga. El manifiesto declare como un cadáver, lo cual era verdad. Después
desembarque con otros muertos de guerra.” Dio un pequeño encogimiento de
hombros. “Era el único modo de viajar en ese entonces.”
“Wow. No había pensado mucho sobre eso. Apuesto que hay bastantes
cosas que no puedes hacer.”
“He escuchado que el Internet facilita mucho las cosas estos días. No
podría saberlo. No tengo un lugar estable donde permanecer, mucho menos
podría realizar una adquisición mayor como una computadora.”
“Si,” dije. Podía entender eso. La única computadora que había usado,
era la que tenía en el trabajo. Odiaba cuan inaccesible era para mí tener una en
casa. Ser excluido de esa manera de la cultura y las oportunidades debía ser
realmente frustrante, mucho peor para Parrish, que ya era de por sí un
forastero.
FORO ALISHEA DREAMS 208
TATE HALLAWAY

“No te preocupes todos los vampiros quieren la formula de Sebastián.”


Sus ojos se estrecharon, y su voz mostraba un dejo de enojo. “Si.”
“Estas siendo cuidadoso?” pregunte.
Parrish cerró sus ojos. Su mandíbula se tenso. “No tengo por qué.”
“Si, claro que tienes. Yo me preocupo por ti.”
“Lo haces? Aún?”
“Por supuesto.” No dudé. Nunca había dejado del todo a Parrish, y esta
noche era testimonio de eso. Pero Sebastián complicaba las cosas. Incluso si
estaba enojada con Sebastián después de todo el incidente con Feather, él aún
estaba allá afuera. Yo aún tenía que volverlo a ver, de una manera u otra.
“Pero—”
El dedo de Parrish toco mis labios. “Estoy desesperadamente enamorado
de ti, Garnet. Deberías de saberlo.”
No lo hacía.
Parrish aparentemente no notó mi expresión perpleja, o quizás prefirió
ignorarla. “Pude haber ido a cualquier lugar para escapar de mi deuda. Un
lugar más grande, más metropolitano hubiera servido en mi propósito de
desaparecer. Pero yo vine aquí porque tú estabas aquí. Así de simple, yo
quería estar contigo.”
Oh, qué momento tan incómodo.
Esto también arruinaba una teoría que había surgido en mi mente. Desde
que decidí que no quería lidiar con el amor no correspondido de Parrish, por
lo que solté, “Entonces, si tú no fuiste quién le conto al Vaticano donde buscar
a Sebastián, quién lo hizo?”
A su favor, Parrish había reaccionado bastante bien bajo las
circunstancias del cambio de tema. “De qué diablos estás hablando? No
podemos hablar sobre nosotros?”
Wow. Daniel Parrish quería hablar sobre nuestra relación. Realmente
debí haberlo herido. Él se alejo y cruzó sus brazos sobre su pecho denudo.
FORO ALISHEA DREAMS 209
TATE HALLAWAY

“Lo siento, ok?” dije. “Tienes que admitir que nuestra anterior relación
fue, bueno, algo tensa.”
No pude pensar en una mejor palabra que incluyera cosa como todas esas
novias donantes y noches perdidas preguntando la sangre de quién- o de que-
el estaba bebiendo. Estando celosa, luego sintiéndome estúpida por incluso
imaginar que podía domesticar a alguien tan salvaje como, seguido de un
pensamiento que me indicaba que, de cualquier manera, nunca podría
particularmente controlarlo.
“Garnet,” dijo mi nombre como si tratará de llamar mi atención. “Sólo
tuvimos sexo. No fue eso tenso?”
Me tenía. Cómo podía explicarle la mezcla de emociones que habían
inspirado mi deseo sexual? “Um, si?”
El colocó su camiseta por sobre su cabeza en un fluido movimiento.
Entonces froto sus brazos como si deseará más ropa para ponerse. Agitó su
pelo que brillo como oro rojo a la escasa iluminación de la habitación. Se
detuvo a mirarme por un momento, si decir una palabra. Sus labios se
comprimieron en una delgada, un poco enfadada línea.
“Olvídalo.”
Olvidar que había dicho que me amaba? Retiré el Afgán que cubría mis
piernas desnudas. “Cómo podría? Parrish, no es como si yo no—” Oops,
camino equivocado. No acababa de negar que mis sentimientos por Parrish
fueran fuertes. Lo amaba. Ciertamente había sido así una vez. Probablemente
aún lo era.
Antes de que pudiera aclarar mis pensamientos, él levantó una mano
indicándome que parara. “Ya lo tengo, Garnet.”
“En serio?”
“Seguro,” dijo. “No te preocupes.”
Le fruncí el entrecejo. Había algo extraño en todo eso. “De que estás
hablando, Parrish?”
FORO ALISHEA DREAMS 210
TATE HALLAWAY

Parrish se encogió de hombros. “Qué no soy el tipo de chico que inspira


finales felices. Ni siquiera confías en mí para que te muerda. Nunca lo has
hecho.”
Ah. Me preguntaba cuándo iba a sacar a la luz ese viejo argumento. Bien,
dada la naturaleza de nuestro coito interrumpido, me sorprendía que esté no
hubiera emergido primero. “No se trata de confianza. Si yo quisiera dar
sangre, lo donará a la Cruz Roja.”
Sus ojos repararon en el cardinal de mi hombro. “Aún así Sebastián te
convenció de alguna manera.”
“Él se toma demasiadas libertades con nosotras,” salté. “Supéralo.”
La mezcla de horror y sorpresa en él rostro de Parrish, hizo que
mentalmente repitiera lo que había dicho. Supongo que el “nosotras”’ me
había hecho sonar un poco demente, pero no puede comprender por qué él
aún me dirigía una mirada de me-estas-asustando.
“Qué?” pregunte.
Parrish continúo con un bostezo. Loco, ser normal era una cosa; nunca
hubiera imaginado que llegaría el día que obtendría un que-diablos-eres venir
de un vampiro. Entonces recordé. Parrish nunca había conocido a Lilith.
“Oh,” empecé. “Cuando dije ‘nosotras,’ uh, quise decir ‘mi.’ ”
Sus labios trataron de formar una sonrisa comprensiva, la cual era mejor
que la mirada de miedo anterior. “Ya veo. Entonces la forma de hablar con
dos voces es algún tipo de error Freudiano?”
Dos voces? Había hablado ella a través de mí? “Escalofriante.”
“Ya decía.”
Aquí era la parte donde voluntariamente contaba toda la historia de
cómo había caminado hacía el ritual de purificación dl Vaticano esa noche, y
había invocado a Lilith desde el Cielo, o el Infierno, dependiendo de la
perspectiva. En cambio, me lo quedé mirando fija e inexpresivamente, sin
saber por dónde empezar.
FORO ALISHEA DREAMS 211
TATE HALLAWAY

Parrish no se había negado cuando necesité de su ayuda con un ascenso


que dejaba varios cuerpos vacios. ÉL incluso había sugerido que ventilara su
cuerpo con un tenedor largo, para ayudar a la descomposición y liberar gases.
Él pudo haberme dicho que me perdiera, especialmente considerando que
habíamos terminado dos días antes, pero él había estado calmado en medio
de la tormenta—un perfecto homicidio con el que seguir adelante.
Claramente, él debió haber sospechado que yo había recibido algo de
ayuda mágica, pero él me permitía tener secretos. En nunca había preguntado
nada, ni siquiera por mis vestimentas… o todo el daño que había hecho.
Después, encontré una pequeña mención en una sección del
“Minneapolis’s Star Tribune” sobre la casa del convenio/pacto que había sido
destruida por el fuego. Siempre sospeché que Parrish había tenido algo que
ver en eso. Yo no había podido enterrar a mis amigos en secreto. Quería que
sus familias tuvieran alguien por quién llorar. Yo insistía en que los había
dejado en el mismo lugar donde habían estado esa noche. Parrish había
sugerido un fuerte argumento sobre evidencia forense y como los Wiccans no
necesitaban dejar escenarios que sugirieran algún tipo de muerte por culta, a
todos esos periodistas sensacionalistas.
Ahora Parrish estaba sentado en el sofá y esperaba pacientemente a que
yo dijera más, sus pálidos ojos azules examinando mi rostro. Una pequeña
mancha de sangre se encontraba en su labio inferior. Yo me apresure a
limpiarlo con mi dedo pulgar. “Esa noche,” dije. “Nunca te preguntaste Cómo
lo había hecho? Quiero decir, matar a rodos esos agentes.”
Él frotó la parte de atrás de su cuello con su mano. “Alguien había
torcido sus cuellos.”
“Pensaste que yo lo hice?”
“Tú lo hiciste, Garnet.”
“Mi cuerpo lo hizo,” corregí. “Lilith realice la matanza. Yo… invoqué a
Lilith.”
FORO ALISHEA DREAMS 212
TATE HALLAWAY

Parrish asistió, como si no estuviera completamente sorprendido con mi


revelación. Él capturó un rizo castaño rojizo que había estado detrás de su
oreja. Yo reconocí sus acciones como un gesto contemplativo, especialmente
cuando él empezó a girar la punta entre sus dedos, pulgar e índice. “Ya veo,”
dijo. “Y ella ahora reside en ti, verdad? Como pago por los servicios dados?”
No lo había pensado de esa manera, pero suponía que era verdad. Había
asumido que Lilith se estaba ligada a mí por accidente, desde que hice el no-
protector círculo, no había ascendido, llamado protecciones, o ese tipo de
protectores usuales para ese tipo de poderosos hechizos.
“Y ahora los monjes están de vuelta,” dijo Parrish con un asentimiento
hacía la flecha en la pared. “Saben ellos sobre la Diosa-residente?”
“Pienso que sí. Por lo menos, lo hacen ahora. Tienen a Sensitive con
ellos.”
“Para pelear con Sebastián,” él supuso. “Pero en cambio te encontraron a
ti.”
“Si, y aún no comprendo cómo fue que supieron que podían encontrar a
Sebastián aquí. Quiero decir, el primer agente con el que me encontré pudo
habernos seguido a Izzy y a mí, pero como podrías ellos saber que él vendría
esta noche o que el grimorio estaría aquí?”
Nadie además de Parrish sabía sobre el grimorio perdido, y él juro que no
había sido drogado. Sebastián difícilmente nos compartía sus secretos. Quién
lo habría hecho? Mátyás.
Cómo Parrish no respondió, pregunte, “Has escuchado sobre un
dhampyr?”
“Dhampyr.” Parrish pronunció la palabra, como si tratará de comprender
la palabra a la primera.
“Dam-fear,” dijo de nuevo, lentamente, exagerando la pronunciación.
“Un dhampyr es la descendencia entre un humano y un vampiro.
Frecuentemente se dice que tienen habilidades mágicas y vida extendida.
FORO ALISHEA DREAMS 213
TATE HALLAWAY

Algunas veces es evidente su descendencia vampírica y se vuelven


cazadores,” dijo. “Un complete mito. No puede existir una criatura así.”
“Conocí a uno.”
Parrish levanto una ceja. “Estas llena de sorpresas. Primero encuentras la
formula que nos liberaría de la noche, y ahora conociste al hijo de un vampiro.
Increíble. La próxima vez me contaras que conociste a un hombre lobo.”
“No hombre lobos.”
“Bien,” Parrish sonó genuinamente aliviado. “Entonces, cómo un
dhampyr puede estar envuelto en tú situación actual?”
“Creo qué es un informante del Vaticano.”
Parrish sonrió. “El Vaticano no caza vampiros.”
“Lo hacen si también son brujas.”
“Ah, excelente punto,” dijo Parrish, entonces bostezó. “Pienso que
debería dormir pronto. El sol vendrá pronto.”
Observe hacia la ventana instintivamente, pero había olvidado de que
estaba cubierta de mantas. Aun así, dudaba que viera algún rastro de un rayo
de sol. Parrish siempre parecía saber las horas por adelantado. “Acaso sientes
la rotación de la tierra o algo así? Cómo puedes saberlo?”
“Revisé tú reloj. Y, antes, el almanaque.”
Demasiado para mi teoría del Sentido-arácnido.
“No deberías quedarte aquí,” dije. “Tengo la ligera sospecha que
Sebastián envió a la Orden en un difícil-inútil persecución. Cuando ellos
regresen, van a estar furiosos y de seguro estarán buscando el derramamiento
de sangre de vampiro.”
Los hombres de Parrish se inclinaron ligeramente. Miro hacia el reloj de
nuevo. “Es demasiado temprano en la mañana para buscar otro lugar en que
permanecer. Me temo que voy a tener que arriesgarme y permanecer aquí.”
Hice una mueca de dolor hacía lo que él había dicho. “No. No puedo
tomar el riego, Parrish. Si pudiera tener mi bolso de donde quiera que este,
pudiera darte algo de dinero en efectivo para una habitación de hotel.
FORO ALISHEA DREAMS 214
TATE HALLAWAY

Realmente pienso que estarías a salvo en cualquier otro lugar. Odio la idea de
cuán vulnerable estás a las horas del día. La Orden podría matarte.”
Parecía que iba a protestar, pero luego se detuvo. “Entonces, te importa.”
“Por supuesto.”
“Bien, entonces querida señora, hagámoslo.”

********************************************

El negro y brillante auto Mafia de Sebastián, estaba estacionado bajo una


farola. Parrish había parqueado su sucia, chocada Harleys justo alado.
Mientras Parrish bajaba con los bolsos, yo mire a través de una de las
ventanas hacia el interior del auto. No parecía nada bueno que aún estuviera
ahí. Había estado completamente sorprendida cuando lo vi en el momento en
que Izzy me dejo, pero me había imaginado que Sebastián había regresado, ya
que no podía estar más tiempo fuera con el alba por venir. Pero luego recordé
que esa misma mañana no había presentado ningún problema para Sebastián.
Él podía permanecer en una banca de algún parque haciéndose pasar por un
transeúnte, si así lo quisiese.
Estaba dándome la vuelta cuando un brillo metálico llamo mi atención.
Llaves. Colocadas en la hendidura frente al haciendo del conductor estaban
las llaves del carro de Sebastián. Qué diablos?
“Debemos apresurarnos,” dijo Parrish, parándose a mi lado para luego
colocar su mano sobre mi hombro.
“Si,” dije, tratando de que las llaves no me distrajeran. “Vámonos.”

********************************************

Era una indefinible hora del día, la cual bien podría ser clasificada como
noche tarde, tarde o temprano, principio de la mañana. Los bares habían sido
FORO ALISHEA DREAMS 215
TATE HALLAWAY

cerrados después de varias horas, y los repartidores de periódico apenas


estaban levantándose para ir al trabajo. La motocicleta de Parrish zumbaba en
las calles vacías, mientras asustaba al letargo de pájaros que aún no habían
percibido la casi llegada del alba. El roció de la mañana chocaba contra mi
rostro, y podía ver hacia las colinas cubiertas por escarcha.
Mis brazos envueltos fuertemente alrededor de la cintura de Parrish
mientras el viento agitaba mi cabello. Pasamos por restaurantes cerrados,
estacionamientos vacios, y solitarias casi desiertas estaciones de servicio. A
esas horas del día la carretera era toda para nosotros mientras pasábamos
entre la hilera de faroles.
Parrish realmente aceleró cuando salimos de la ciudad, pareciendo que
mi estomago de verdad disfrutará todos aquellos retorcijones mientras
subamos y viajábamos pequeñas elevaciones. La luz de la luna bañaba a los
maizales de plata y gris.
Gracias a las guías de Sebastián, Parrish condujo por el camino correcto a
la granja. Grite por encima del rugido de la mato, cuando esta giro
bruscamente, incluso pensé que íbamos a pasar a una mejor vida. Después
Parrish dio un puntapié al piso para detenerse en su lugar y pregunto, “Es
este el lugar?”
Ahora lo veía con ojos magnificados. La imagen que tenía había
desaparecido como un fantasma ante los colores brillantes que cubrían el
exterior del lugar. “Si, él está usando guías para despistarte.”
“Guías?” Parrish permaneció en la moto como si fuera a arrancar. “Es un
Mago?”
Recordando las preferencias de Sebastián, corregí, “Alquimista.
Recuerdas, por so el Vaticano ova tras él.”
“Ah.” Había algo en el tono de Parrish, como si pensara que Sebastián
también usara esas cosas para su propio beneficio.
FORO ALISHEA DREAMS 216
TATE HALLAWAY

Empecé a avanzar hacia la puerta cuando recordé que la última vez había
entrado al mismo lugar sin ser invitada. Más que guías protegían la casa. Si
quería recuperar mi bolso, tenía que pasar por sobre Benjamín, el poltergeist.
“Oh, mierda,” murmuré.
“Qué?” Quizás solo era la proximidad de la mañana pero Parrish sonaba
asustadizo.
“Hay un fantasma de ataque protegiendo a la casa.”
“No puedes hablar en serio.”
Y quizás le agradaba menos a Benjamín en vista que había dormido con
su maestro y quebrantado su voto. O por otro lado quizás Sebastián había
instruido a Benjamín a mantener sus distancias. “Solo hay una manera de
averiguarlo,” dije, y continúe mi marcha hacia la puerta.
Mientras caminaba, desplegué mis sentidos mágicos, liberándolos con
forme avanzaba paso a paso más cerca del decrépito porche. Una maraña de
hierba brillaba y se convertía en ordenadas hileras de rosales y pensamientos,
entonces, con un brillo, aparecieron los algodoncillos y xanthiums de nuevo.
Mi cuerpo se tenso en una alerta total cuando mis pasos sonaron
crujientes. Cerré mis ojos y deje que mi sentidos mágicos me guiaran hacia la
puerta, los cuales, en mi mente, estallaron con violeta oscuro hechizo de
alarma, Yo logre esquivarlo cuidadosamente para colocar mi mano en el
pomo.
Sólo para encontrarlo cerrado.
FORO ALISHEA DREAMS 217
TATE HALLAWAY

SEPTIMA CASA
TRADUCIDO POR QWELY

PALABRAS CLAVE: Ira, Contratos, Putadas.

"¿Qué paso?" la voz de Parrish me sobresaltó. Había ido detrás de mí para


mirar nerviosamente la puerta. La magia aparentemente le puso nervioso, casi
sentí como frenaba el impulso de mirar por encima del hombro. "Vi un destello
de chispas púrpura, y ahora estás de pie junto puerta nuevamente"
Mis sentidos mágicos me mostraron que el maleficio se había roto cuando mi
mano tocó la perilla. Me encogí de hombros. "Estoy sorprendida. Los conjuros
son fáciles de romper," dije. "Pero estamos jodidos, la puerta está cerrada. "
Se rió. "Eso es algo que pueden manejar. ¿Quiere que sepa que han entrado por
la fuerza o no?"
"No"
Parrish se dio media vuelta y se dirigió de nuevo a la moto. Al principio me
pregunté si iba a dar un salto corriendo hacia la puerta, pero anduvo buscando
en sus alforjas por un momento. Le vi sacar algo que parecía un taladro
eléctrico, aunque no lo pude ver muy claramente en la oscuridad. Encajaba algo
en la punta, cuando volvió a subir las escaleras. Me saludó con la parte dentada,
antes de colocarla en la cerradura. "Daniel Parrish, cerrajero con mañas de
ladrón, a tu servicio."
El poderoso taladro hizo ruido en la cerradura por un segundo. Parrish
manipuló y empujó un poco más. Extrayendo la herramienta, puso la mano en
el picaporte, y la puerta se abrió sin problemas. "Después de usted, señora."
Le di un codazo juguetón en el hombro. "Sólo quiere que me enfrente con el
fantasma".
Se pasó los dedos por los rizos enredados por el viento y palideció un poco.
"Categóricamente maldito."
FORO ALISHEA DREAMS 218
TATE HALLAWAY

"No tenía idea que tuviera una fobia a lo mágico".


"La magia está fuera del reino de mi comprensión" dijo simplemente. "No
puedo verlo. No tengo ningún control sobre eso. Y es parte de mi misma fibra.
Esto... bueno, me asusta"
"Tomo nota"
Me dio una sonrisa sarcástica. "Eres parte de mi terapia de inmersión."
"Agradable"
Yo aún no había cruzado el umbral. Decidí que no podía retrasarlo por más
tiempo, tomando una profunda respiración entré.
Parrish, mi valiente protector, se mantuvo en el borde de los escalones del
porche.
Tocando con una mano a mi vientre, convoqué a Lilith de su sueño. Una
punzada, pesada, muy adentro me dijo que había comenzado a moverse en la
vigilia. Detrás de mí, oí a Parrish tomar aliento. Eché desordenadamente un
vistazo a mi alrededor, pero no vi señales de Benjamín. Mi mochila estaba bajo
el perchero, justo al lado de mi pie, sin embargo, la colgué por la correa en mi
hombro y di un paso atrás hacia la puerta. La cerré con un firme chasquido.
Poniendo una mano, con la palma hacia arriba, a una pulgada de la puerta,
reconstruí las líneas del maleficio. Vertí mi propia energía en el, y el color
cambió a un tono ligeramente más azul.
Entonces me frote el estómago suavemente como cerrando poco a poco mi
talento mágico. Uno por uno, libere los elementos que había dibujado, y por
dentro, sentí gemir Lilith con decepción cuando se instalaba en un sueño
inquieto.
De rodillas en el porche, rápidamente abrí el compartimiento secreto de mi
bolsa. Conté cinco billetes de cien dólares y se los entregue a Parrish. "Esto
debería pagar un buen hotel por unas pocas noches."
Él miró el dinero, y pensé por un momento que podría protestar. Con una
sacudida de cabeza, se lo metió en el bolsillo. "Te lo debo."
"Es un regalo. Solamente consíguete un lugar seguro antes de que salga el sol"
FORO ALISHEA DREAMS 219
TATE HALLAWAY

Miró el reloj. "Entonces, mejor que nos vayamos."

********************************************

Parrish me alejó de la casa corriendo como un alma en pena en el


infierno. Me pareció ver el velocímetro por encima de ciento veinte, o más, así
que cerrando fuertemente los ojos al viento azotador trate de no pensar acerca
de qué pasaría si simplemente me saltara. El miedo a que cayéramos estuvo
muy presente en mi mente, cuando el aire arrancó mi mochila, tratando de
sacarla de mis hombros y a mí de la moto.
Seguía pensando que nuestra pequeña aventura de allanamiento de
morada y entrada había sido demasiado fácil. ¿Dónde había estado Benjamín?
Me parecía muy posible que el fantasma sufriera la misma alergia a la luz
solar que Parrish tenia, pero aún nos quedaba una hora antes del amanecer.
La última vez que había tenido una especie de clave: la tarjeta de negocios de
Sebastián. Entonces de la puerta había estado abierta, y Sebastián en la casa.
Aun así, Benjamín había intentado matarme. ¿Qué le detuvo esa vez?
Sebastián había dicho algo sobre que la luna llena, hacia que el fantasma
se agitara más, y, mientras que lo que simplemente había pasado, todavía
pensaba que Benjamín habría debido aparecer, especialmente considerando
que Parrish se podría calificar como amenaza real, siendo otro vampiro, un
extraño, y todo eso.
La ausencia de Benjamín me hizo preocuparme por Sebastián por alguna
razón. Con la guardia bajada de Benjamín, me preguntaba si Sebastián estaba
bien.
Entonces me pregunté si debería preocuparme. Es decir, la última vez
que vi a Sebastián cortaba en pedazo a Feather como si fuera algún tipo de
carne rara.
Me mordí el labio. Simplemente me sentiría mejor, me dije, si supiera
dónde estaba.
FORO ALISHEA DREAMS 220
TATE HALLAWAY

Parrish me dio un beso a toda prisa después de que me dejara delante de


mi apartamento. El cielo comenzaba a aclararse a un azul índigo. Los árboles
tomaron dimensiones, convirtiéndose en siluetas negras contra el azul. Las
aves trinaban fervientemente. No podía recordar la última vez que me había
levantado tan temprano o acostado tan tarde. Me había olvidado de lo
ruidoso que eran los gorriones justo antes de la salida del sol.
Levanté la bolsa de mi hombro. Todavía podía oír el débil rugido de la
motocicleta Parrish en la distancia, y me pregunte si debería haberme ido con
él. El Vaticano estaba obligado a hacer su aparición pronto. Me acordé de mi
decisión de quedarme y luchar. Lo hechizos estaban en su lugar y luego
podría a dejar Lilith comerlos para el desayuno.
Después de dejar el bolso junto a la puerta, alimente a Barney con
algunas croquetas. Mientras se enroscaba en mis piernas, empecé a encender
la cafetera. Iba a necesitar algunos suministros mágicos para una buena y
sólida salvaguarda. Mi apartamento estaba generalmente protegido contra las
malas vibraciones etéreas, que evidentemente no había hecho nada para
frenar al Vaticano, aunque ya que nadie había muerto, se podría decir el
hechizo funcionó exactamente como estaba previsto.
El vapor del café lleno la cocina como Barney masticaba su comida seca.
La primera luz rojiza del alba brilló a través de las ventanas de la torre.
Transición. Un tiempo de poder para cualquier hechizo. Desde mi altar en el
dormitorio, tomé mi daga, una bolsa de terciopelo con sal marina, y un frasco
de vidrio con raíz de la hierba de San Juan conquistador.
Así equipada, me dirigí de nuevo las escaleras y al exterior. El aire
todavía tenía un toque de frescura, pero el sol ya había empezado a calentar
el día.
Me quedé en el centro del estrecho sendero, justo enfrente de la puerta.
Mirando hacia afuera, hacia la calle, acune la daga en frente de mi pecho. Dejé
escapar un suspiro, con la intención de comenzar a profundizar en mi
conciencia y me encontré mirando al coche de Sebastián.
FORO ALISHEA DREAMS 221
TATE HALLAWAY

Cerré los ojos, tratando de visualizar los elementos, pero mi cerebro se centró
en una cosa: que iba a conseguir una multa si estaba aparcado allí mucho más
tiempo. Mi barrio era de los de permisos de estacionamiento. Peor aún,
parecía como un faro para el Vaticano pensara que Sebastián aún estaba aquí,
a pesar de que no lo estaba.
Mientras estaba tratando de prepararme para su inevitable retorno, no
quería abrir la puerta sólo para ser clavada por sus arqueros, ya que estarían
esperando a un vampiro. Bueno, probablemente ellos no serían tan
bienvenidos en esta ocasión, pero el punto seguía siendo válido. No quería
que los agentes que pudieran venir con más fuerza de la necesaria. Mi
elemento sorpresa era Lilith. Gracias a Sensitivos ellos estarían esperando que
tuviera algún tipo de poder mágico importante, pero no pensé que supieran
exactamente con quién estaban tratando. Aun así, no me sentiría nada bien si
ya estuviera muerta.
Mi concentración estaba completamente arruinada, decidí mover el coche
Sebastián. Las llaves estaban en él, después de todo, las había visto en el
asiento delantero antes. Lo guardaría un par de cuadras más abajo, donde el
estacionamiento estaba menos restringido.
Me di cuenta de que había una figura desplomada en el asiento
delantero. Aunque su cabeza estaba apoyada en el volante y el pelo negro
tapando su rostro, reconocí a Sebastián.
Llamé a la ventana. Su cabeza se estremeció como si la quería levantar
pero no podía. Tiré de la cerradura. Había esperando que estuviera
bloqueado, por lo que no estaba lista cuando la puerta se abrió fácilmente y
Sebastián casi cayó fuera. Agarré su hombro justo a tiempo. Enseñando los
colmillos, él... bueno, ¿qué puedo decir? Él me bufo, como un gato.
Sebastián parecía enfermo. Todavía llevaba el abrigo negro que había
puesto para nuestra cita, pero que había perdido su corbata. A su camisa
Oxford blanca le faltaban un par de botones. Estaba ensangrentado y
desgarrado. Uno de los faldones de la camisa estaba descolgado. Su cabello
FORO ALISHEA DREAMS 222
TATE HALLAWAY

por lo general limpio y suelto, caía en mechones desmadejados por delante de


sus salvajes, animales ojos.
"Ayúdame" graznó, aferrándose a mi chaqueta con ambas manos. "Por
favor, Garnet”.
"¿Qué pasa?" ¿Podría ser por la pérdida de sangre? Por lo que pude ver,
su estómago se había curado.
"El sol", dijo, entrecerrando los ojos a los rayos brillantes por las nubes.
¿El sol? Me quede boquiabierta estúpidamente. Su petición parecía
plagiada de una película de serie B. De todas formas, la luz del día no iba a
ser un problema para Sebastián.
"Por favor", rogó una vez más. Parecía verdaderamente frenético. Pude
ver el daño que el sol ya había hecho. Parches negros salpicaban su rostro. La
piel bajo sus ojos y sus mejillas estaba hundida.
Aún así, teniendo en cuenta su comportamiento anterior con Feather,
probablemente debería haber cerrado la puerta del coche y abandonarlo a su
suerte. Creo que soy un toque suave cuando se trata de vampiros en apuros.
Le di a sus hombros un suave empujón en dirección al asiento del pasajero.
"Bien", dije, tratando de parecer de mal humor. "Hazte a un lado."
De mi experiencia anterior de transportar cadáveres, sabía que no podía
arrastrar a Sebastián a casa por mí misma. Llamaría para pedir ayuda, pero
no había tiempo y, además probablemente había utilizado todos los favores
con mis amigos. De todos modos, Parrish me había dado una idea. Corrí a la
casa, agarré mi bolsa, y cerré.
Sebastián había conseguido girar la llave de encendido antes de
desmayarse. Todavía me llevó varios intentos recordar cómo hacer funcionar
el viejo coche.
Sebastián estaba acurrucado en el suelo, lo más lejos posible de las
bandas de luz del sol que caían sobre el asiento. Cogí mi chaqueta y la arroje
sobre él. Entonces pisé el embrague, tartamudeó y paró en la calle hasta que
mi cuerpo recordó como se conducía con cambio manual.
FORO ALISHEA DREAMS 223
TATE HALLAWAY

Afortunadamente, no tuvimos que ir muy lejos. En coche, State Street


estaba a menos de cinco minutos de mi casa. No pasó mucho tiempo hasta
que me detuve en el estacionamiento subterráneo de un hotel construido a
una cuadra y media del edificio del Congreso Estatal.
Maté al motor una vez que llegamos a la planta inferior. El coche se
precipitó hacia delante cuando el freno fue liberado y golpeó la pared con un
crujido. Sebastián se movió. Por debajo de la chaqueta, murmuró, "Tu chupas
un palo conduciendo."
"Sí, bueno, estás vivo".
El garaje olía a húmedo. Bajo, con techos de hormigón con filas de
bombillas y los cables expuestos apenas disimulados. Pintado de color blanco
tenía números estampados n proclamando que nuestro coche ocupado el
espacio doscientos veintisiete.
Sebastián se incorporó en el asiento. Bajo la ventana usando la manivela,
aunque me di cuenta de que le costó mucho esfuerzo. Con la espalda apoyada
en el asiento, cerró los ojos. "Lamento lo de tu amigo. ¿Está muerta? "
"No, aunque lo habría estado si yo no hubiera intervenido por arte de
magia. O Lilith, quiero decir."
Aunque nunca abrió los ojos, el ceño fruncido. "¿Desde cuándo Lilith es
una curandera?”
"Desde que trate de llamar a otra diosa para que me ayudara" dije con un
encogimiento de hombros. Jugueteé con el llavero de Sebastián. Había
numerosos cachivaches colgando del anillo, incluyendo un abridor de
botellas. Como un crío.
"Del tipo celoso, entonces," dijo con una sonrisa de boca cerrada.
"Creo que sí." Me encogí de hombros.
"Lo siento” dijo, todavía sin mirarme. "Debería haber tenido más
control."
"Sí"
FORO ALISHEA DREAMS 224
TATE HALLAWAY

Abrió un ojo para mirarme. "Nunca lo has sentido, ¿verdad? Cuando


estás herido de esa manera, es duro. Es... increíblemente intoxicante"
Estaba con él hasta esa última línea. "¿Tu excusa es que estabas
borracho?"
Sebastián se echó a reír un poco. "No. Sí. Supongo que no puedo
explicarlo. "
"Es mejor que lo intentes, o voy a encender este coche y lo llevaré
derecho a la zona más soleada de la playa".
Tomó en un silbido de aliento. "¿Me matarías?"
"No sería el primero", le recordé, aunque estoy segura de que podría
decir que yo iba de farol.
Sebastián levantó la cabeza del todo y se volvió hacia mí. "Entonces,
entiendes cuán poderoso es el deseo de permitirte... desinhibirte todo lo que
puedas”
Lo hice. El frío en la boca de mi estómago me hizo darme cuenta de lo
mucho que lo hice. Lilith suspiró con satisfacción en su sueño. Podría haberla
llamado en la desesperación, pero no me apresure a echarla, ¿ahora lo hacia?
A una parte de mí le gustaba tenerla allí, y tener acceso a todo ese poder
destructivo, el poder último de la vida y la muerte.
No me gusta pensar en eso en absoluto. Mientras que reflexionaba sobre
la implicación de su declaración, Sebastián había puesto su cabeza hacia atrás.
Mirando su perfil aguileño, noté una molesta mancha particularmente negra
en su mejilla. "Entonces, ¿qué te pasó? Pensé que el sol no era tu enemigo. "
"La fórmula me protege del sol. Los poderes de la fórmula se están
desvaneciendo"
"La mandrágora". Así que por no tenerla en la tienda realmente había
estado condenando la expedición de Sebastián a muerte. Entonces me acordé
de algo más de nuestra primera conversación. "Por favor, dime que no es
necesario llevar a cabo tu ritual en luna llena".
FORO ALISHEA DREAMS 225
TATE HALLAWAY

Suspiró tan triste que sabía la respuesta antes de que la dijera. "Lo hago. Al
menos, creo que lo hago. "
Mire su demacrada piel picada de viruelas. "No vas a durar otros veinte
y ocho días."
Sebastián se enderezó los hombros. "Podría sorprenderte".
Teniendo en cuenta lo mal que se veía en este momento, me sorprendería
si él viviese para ver otro día. Para ser justos, el agujero de bala parecía haber
sanado. "La fórmula no está funcionando, aunque veo que todavía se fija en la
sangre" le dije mirando su estómago.
"Sí", dijo. Se volvió y miró por la ventana a la nada. "Aunque me parece
que necesitaré mucho más de lo que solía usar."
Desde luego, Feather lo descubrió que de primera mano ¿o no? Sin
embargo, no podía enfadarme con él. Eso no era su culpa.
Su fórmula le había fallado, él se estaba muriendo.
"Así que ahora el problema es el sol" le dije. "Entonces si puedes
permanecer en la oscuridad, vas a estar bien por un ratito."
Sebastián se pasó la mano por el picaporte interior. "Mientras consiga
suficiente sangre, creo que será verdad. Es difícil de decir, estando herido
recientemente tanto por el Vaticano y por el sol, pero me siento tan fuerte
como antes. "
"Sólo con más hambre".
Él no me miró cuando dijo: "Mucha más hambre."
Un dolor de cabeza brotaba entre mis ojos. Me froté la frente. "Pero sólo
tienes que durar hasta la próxima luna llena", dije esperanzada. "Entonces,
puedes mezclar tu fórmula, y volver a la normalidad ¿correcto?"
Sacudió la cabeza.
Entonces recordé de lo que había dicho cuando estábamos hablando de
su esposa muerta, Tereza.
FORO ALISHEA DREAMS 226
TATE HALLAWAY

"Pero, nunca he sido capaz de duplicarla. Hay algo oculto que falta en
sus notas. "
"Es por eso que no estaba terriblemente enojado cuando descubrí que me
quitaste mi grimorio. Hubiera preferido que preguntaras, pero tengo otras
copias, y además pensé, bueno, si Garnet mira en la fórmula, tal vez pueda
decirme lo que me estoy perdiendo"
Parrish todavía tenía el grimorio. Además, le había dado quinientos
dólares que eran suficientes para vivir hasta que contactara con su comprador
de Londres. Oh, y convenientemente le hice saber que el Vaticano también
estaba interesado. Probablemente estaba cómodo en algún hotel de cinco
estrellas en estos momentos, soñando todo el dinero que haría cuando
comenzara la guerra de ofertas sobre fórmula imperfecta de Sebastián.

O Parrish simplemente podría mantener el grimorio lejos de mí por despecho,


ya que rechacé su amor por mí.
Agudo, Garnet. Realmente brillante.
"¿Por qué simplemente no le dijiste al Vaticano que la fórmula estaba
jodida cuando te tenían contra la pared?"
"¿Crees que me habrían creído? Apenas quisieron creer la verdad cuando
les di mi llave de la caja de seguridad. De todos modos, no creo que hubiera
importado mucho. El Vaticano tiene el suficiente conocimiento de lo arcano
que probablemente podrían arreglar el problema, si lo desearan. "
De repente, me di cuenta. "Gran diosa", le dije con un escalofrío. "Puede
convertir la Orden de Eustaquio en vampiros súper-soldados."
"Bueno", dijo Sebastián, claramente tratando de contener el horror de
aquel pensamiento, "Lo que sin duda haría su caza de brujas más eficaz".
Esta observación se podría calificar de eufemismo del año. "Sí", dije.
Después de un momento más de contemplación, añadió, "Tienes mi
grimorio, ¿verdad?"
FORO ALISHEA DREAMS 227
TATE HALLAWAY

"Uh." Se iba volver tan loco. "En realidad, yo... uh se lo preste a un amigo
mío."
"¿Tu qué?"
Sí, estaba loco. Sebastián se enderezó y se volvió hacia mí para que
estuviera a escasos centímetros de sus ojos inyectados de sangre. La ira hizo
que manchas oscuras parecieran en su piel. Tenia los puños cerrados como si
estuviera frenando el impulso de agitarme o estrangularme o ambos.
Me apreté contra la puerta del coche con el fin de poner un poco de
distancia entre nosotros.
"Está bien, `prestado´ probablemente no sea la palabra correcta. Lo
guarda para mí hasta que las cosas sean más seguras. Es una suerte que lo
tenga, también. De lo contrario el Vaticano lo habría confiscado ya. "
Sebastián parecía convencido. "¿Cómo puedes estar segura de que esta a
salvo con él? ¿Y si es una especie de agente secreto? "
"¿Para el Vaticano? Difícilmente. Parrish es un vampiro. "
Oh, mierda. Las palabras salieron volando de mi boca antes de que las
pudiera detener.
"¿Le diste a mi grimorio a un vampiro?"
Sebastián pasado de estar enfadado a estar lívido. Juro que podía ver las
venas de su cuello a punto de reventar. Por lo menos sus colmillos no habían
descendido todavía. A pesar de que probablemente lo harían. No tenía una
buena respuesta. Parrish había sido claro sobre lo valioso que era el grimorio
para la comunidad de vampiros. Sebastián debía comprenderlo también. Peor
aún, no podía garantizar que Parrish devolviera el libro, aun cuando lo
hubiera hecho una vez.
Como no dije nada, la mandíbula de Sebastián se contrajo. "¿Puede
confiar en él, verdad?"
Bueno, no. Era un ladrón profesional. Por otra parte, Parrish había
llegado cuando más lo necesitaba. "Me ayudó a encubrir un asesinato".
FORO ALISHEA DREAMS 228
TATE HALLAWAY

Sebastián gruñó. "Que referencia mas excelente de carácter. ¿Y pensaste


que era una buena idea darle mi grimorio? "
"Es un tipo agradable, de verdad. Quiero decir, una vez que llegas a
conocerlo." Oh, cállate, Garnet. No eres convincente ni contigo misma.
"Jesús", dijo Sebastián.
"Estoy seguro de que se lo puede recuperar de él", le dije. "Lo trajo a casa
anoche cuando pensé que no lo haría."
"¿A casa?"Dijo Sebastián. "¿Estás viviendo con un vampiro?"
"¡Él es un ex!" Que casi me acosté con él, pero no quería decir esa parte a
Sebastián ahora mismo.
"¿Ex? ¿Le diste a mi grimorio aun asesino ex amante tuyo? ¿Qué? ¿Estás
loca o eres estúpida? "
Sus colmillos estaban abajo y en mi cara. Busqué el pestillo de la puerta,
pensando que poner una puerta de acero entre nosotros parecía una buena
idea en estos momentos. Sebastián me agarró el hombro con firmeza, pero no
tan fuerte que doliera. Pareció darse cuenta de que su ira se me asustaba,
porque él tomó un momento para dar consciente a su expresión algo parecido
a la calma.
"Por favor, por favor. Dime que puedes recuperarlo, Garnet”.
¿Podría? Parrish me dijo anoche que me amaba. "Estoy segura de que
puedo".
Quitó su mano de mi hombro y se sentó un poco más atrás. "Voy a tener
que confiar en ti. No veo mucha elección. Necesito ese maldito libro de
nuevo. Es mi copia de trabajo. Tiene todas mis notas más recientes. "

Solté un suspiro, no me di cuenta de que mi mano soltaba su agarre mortal de


la manija de la puerta.
"¿Saliste con un vampiro antes que mi?" Sebastián inclinó la cabeza hacia
atrás en el asiento.
"¿Debería estar celoso?"
FORO ALISHEA DREAMS 229
TATE HALLAWAY

Me encogí de hombros. "Parrish estuvo en un momento diferente de mi


vida"
"Pero él está viviendo contigo ahora."
"Es temporal".
Sebastián cerró los ojos. "¿No es eso lo que dicen todos?"
Mis mejillas se colorearon un poco. Tenía razón, por supuesto. Esa era la
línea. Además, Parrish había dejado claras sus intenciones: estaba totalmente
tratando de ganar su camino de vuelta no sólo a mi cama, sino también a mi
corazón. "No va a ser así", dije. "Te tengo a ti. Además, Parrish viene con una
serie de problemas que no van a desaparecer sólo porque esta en Madison en
lugar de Minneapolis. "
"Oh? ¿Y qué problemas son ésos?
Los mismos que voy a tener contigo, con el tiempo, pensé, pero no lo
dije. Después de todo si no lo dejaba me mordiera regularmente, Sebastián
iba a tener que alimentarse de otras personas, también. ¡Qué infierno!, él ya
había tenido a Feather, y había estado bastante celosa.
"Prefiero no hablar de él, si no te importa", le dije.
Sebastián arqueó la ceja sin abrir los ojos. "Hmmm".
"Hmmm, ¿qué?"
"Suena a asuntos pendientes ", dijo.
"Y siempre lo serán, a menos que deje de salir con vampiros" dije.
Cerró un ojo. "Oh, así que es un problema con los vampiros, ¿verdad?"
"Es un problema con morder, Sebastián. No me gusta ser utilizada como
fuente de alimento por mis amantes, demándame."
"Ah", fue todo lo que dijo, entonces Sebastián se calló. Después de un
momento, pensé que debía haber ido a dormir. Lo había tomado como algo
personal, pero estábamos bien en las horas diurnas. El sol estaba haciendo
mella en la capacidad de Sebastián para quede conmigo.
Me pregunte qué debía hacer. Estaba seguro aquí. A menos que hubiera
un terremoto monstruoso en el Medio Oeste que abriera directamente la tierra
FORO ALISHEA DREAMS 230
TATE HALLAWAY

por encima de este hotel en particular, la luz del sol no iba a encontrar su
camino a través de varios pisos de acero y cemento.
Todavía parecía arriesgado terminar de salir con él dormitando en el coche.
Un guardia de seguridad podría decidir que Sebastián estaba sin hogar,
enfermo, o al menos que esquivaba el pago del alquiler de una habitación de
hotel y llamar a la policía.
El hotel estaba arriba, pero tendríamos que pasar de alguna manera por
un vestíbulo lleno de sol. Y en cualquier habitación siempre habría una
ventana, así que tenia mucho sentido preocuparse siquiera. Si no quería meter
a Sebastián bajo la cama, lo que podría dar lugar a todo tipo de escenas
interesantes si el equipo de limpieza lo descubría.
Mierda.
Egoísta, no quería perder otro día en el trabajo. Desde que había decidido
quedarme y luchar contra el Vaticano, que quería mantener mi trabajo. Estaba
en peligro de ser despedida si seguía con las ausencias no programadas.
Hablo por experiencia, yo era el gerente.
Empuje a Sebastián en el hombro. Se movió un poco. "¿Cómo te sientes
acerca de dormir en el maletero?"
Le expliqué los diversos problemas con su actual posición para la siesta,
y finalmente estuvo de acuerdo a regañadientes. "Voy a estar prisionero allí a
menos que encuentres una manera de mantenerla abierta. No hay apertura
interna”
"No es extraño que la mafia les encanten estos autos" le dije. En mi
anterior coche que podías abatir los asientos y gatear por el interior del coche.
Lo sabía, porque en esos días de invierno de Minnesota cuando la
temperatura alcanzaba unos árticos menos veinte y las puertas se congelaban
cerradas, había utilizado esa alternativa forma de entrar para arrancar el
vehículo.
"Podría ser demasiado pequeño para mí", dijo. Abrió la puerta y se tiró
lenta y dolorosamente hacia la parte trasera. Busqué una palanca para usarla
FORO ALISHEA DREAMS 231
TATE HALLAWAY

de seguro durante unos segundos antes de que darme cuenta de que no lo


había. Viejo y estúpido coche inconveniente.
Entro a duras penas. A pesar de que ha acordado volver una vez que
hubiera caído la noche, utilizamos un de los cables de sujeción del
amortiguador auxiliar a modo de palanca para apertura interna. En realidad,
el cable estaba anudado a la palanca, atada en el interior por el Sebastián a
neumático de repuesto. Mantenía cerrado el maletero, pero también le
permitía permanecer abierto una grieta.
Rezando para que nadie se diera cuando del extraño arreglo lo suficiente
como para investigarlo, abandone a Sebastián con la intención de ir al trabajo.
El reloj del vestíbulo del hotel me dijo que tenía tiempo más que suficiente
para tomar un rápido desayuno en su caro restaurante. Todavía eran,
increíblemente, pronto ni siquiera las siete, así que tomé varias tazas de
amargo café industrial y me fortifique con una tortilla de queso y varias
tostadas empapadas en mantequilla.
Empecé a sentirme vagamente humana de nuevo, casi normal. El sol
estaba caliente sobre mi piel, y silbe el estribillo de una medio recordada
canción de Toby Keith mientras caminaba unas cuantas cuadras al trabajo.
Debí haberme dado cuenta de que era una mala señal.
El agente inmobiliario me estaba esperando cuando llegué a la entrada
de la tienda de magia. Reconocí el corte de su traje azul marino a la moda casi
a una cuadra de distancia y me gire para correr. Pero, ¿qué iba a hacer?
¿Asesinarme en las calles de Madison? Eso parecía terriblemente público para
una orden religiosa, supuestamente secreta.
Entonces otra vez, casi nadie estaba alrededor. Podría ser el mejor
momento para abandonar un cuerpo para que la policía para lo descubriera
más tarde.
Bueno, a este juego pueden jugar dos.
FORO ALISHEA DREAMS 232
TATE HALLAWAY

Froté mi vientre para despertar a la bestia en el interior. Lilith se contrajo


a través de mi abdomen con ansiedad. Sentí su fuerza instalarse en mis
huesos. Mi pulso se desaceleró al que cálculo el ritmo de un guerrero Zen.
Se sentía bien.
Sebastián tenía razón. Yo realmente conocía el canto de la sirena del
poder.
¿En qué estaba pensando?
Esto no estaba tan bien.
FORO ALISHEA DREAMS 233
TATE HALLAWAY

OCTAVA CASA
TRADUCIDA POR QWELY

PALABRAS CLAVE: Muerte, el sexo, y Rock and Roll

Traté de empujar a Lilith hacia atrás, pero ella no estaba para nada en
eso. Con los ojos mentales de Lilith, mi cerebro registró alguna información
nueva sobre la agente. Más alto que yo por varios centímetros, que llevaba
libremente, como una atleta. Su aspecto de mamá futbolera a la moda madre no
podía ocultar la protuberancia de los músculos o la insinuación de una
pistolera. No sé cómo no había visto los signos antes, especialmente los zapatos
cómodos que gritaban "monja".
Lilith, la odio. Tanto que de hecho me encontré con los músculos del
brazo contraídos. Calculaba el esfuerzo necesario para agarrarla y apretar con la
uña del pulgar en el hueco de su garganta.
La imagen era tan vívida que tuve que darle la espalda. Para impedir a
Lilith matarla, centré mi atención en conseguir la llave correcta de la puerta. Las
llaves sonaban cuando mi mano se movía.
"No estoy interesada en ningún inmueble", le dije, tratando de parecer
casual.
"¿No se siente la necesidad de cambiar de residencia?"
Conseguí la llave de la cerradura y la introduje en su lugar. La llave se
rompió con un sonido metálico cuando la cerradura se abrió. La agente tenía la
me miraba nervioso cuando me volví a decir: "Escucha, hermana Mary Agente
Inmobiliaria, no dispongo de tiempo. Plantea tu negocio o sal de mi camino.
Tengo una tienda que abrir aquí”.
Lilith resonó a través de mis intestinos, murmurando su deseo de una
pelea.
"Puedo salvar a Sebastián," dijo ella.
FORO ALISHEA DREAMS 234
TATE HALLAWAY

La tensión en mis hombros se evaporo un poco. Había dicho una cosa


que no esperaba. Todavía "¿Por qué debo creerte? ¿Qué consigues con esto? "
Nos pusimos de pie bajo el toldo de la tienda. Mis dedos se apoderaron
de la cabeza mutilada de la clave, y apunte con instinto asesino hacia el corazón
de la agente. Ella pareció darse cuenta de eso también y dio otro paso atrás.
Su boca se torció, como si estuviera pensando en varias respuestas, y no
le gustara ninguna de ellas. Esperé, y cuando lo hice, me di cuenta de que el
agente no tenía una respuesta, porque nada de lo que dijese seria verdad.
Estaba tratando de jugar conmigo y no estaba haciendo un buen trabajo.
Algo en mi expresión debió darle una pista de mi pensamiento mental.
Retorció los labios en un ¡Oh! y sacó un arma de su chaqueta.
"Tú me llevarás con él", dijo, señalando con el cañón mi pecho.
Nunca había visto un arma de verdad tan de cerca. No era nada como los
revólveres de juguete que los muchachos de mi barrio utilizaban en sus
batallitas. No era un revolver nacarado, sin brillos plateados. Era negro mate y
de aspecto elegante, pareciendo vagamente militar, aunque no podría decir por
qué lo creía.
"Muévete" me recordó.
Lilith estremecía con la anticipación de una pelea. De ninguna manera,
pensé. Diosa o no, no me fiaba de Lilith para esquivar una bala. Además, las
empresas vecinas habían comenzado con la apertura de la mañana. Bobby el de
la pizzería de la esquina estaba poniendo los muebles de plástico en la terraza
de la acera. Demasiados testigos aquí.
Abrí la boca, y Lilith dijo: "Sígueme. Se ha escondido en la bodega. "
Para ser un asesino entrenado, se tragó el anzuelo con facilidad. Llevar
un arma puede hacer que una persona tenga exceso de confianza. Por la forma
en que me dirigió a propósito a través de la tienda, parecía obvio que sentía que
tenía a sus presas en bolsas ya. Me preguntaba qué recompensas le otorgaría la
Orden por matarnos. Las mujeres no podían avanzar en las filas de la Iglesia
Católica exactamente más allá de monja. Se supone que podría convertirse en
FORO ALISHEA DREAMS 235
TATE HALLAWAY

madre superior o algo así. Tal vez simplemente estaba ávida de dinero o de
fama o de algún placer terrenal dado como recompensa por un trabajo bien
hecho.
Serpenteamos a través de los pasillos con la parafernalia de la brujería.
Su nariz se arrugo ligeramente cuando vio una colección de cartas de tarot.
"La fórmula es mágica, ya sabes." A pesar del peligro de las armas, no
podía dejar de empujarla. "Vas a tener que ir en contra de todo lo que crees".
"Todo no", dijo, rozando con el dedo el hierofante de una baraja de tarot
abierta. La carta mostraba una figura masculina sentada en un trono con
vestimentas ceremoniales, una mitra, y apoyado en algo no muy diferente de
una cruz cristiana. Aunque anteriormente siempre relacionaba la imagen con
un sumo sacerdote, cuando ella la tocó con tanto amor, mi primer pensamiento
fue El Papa.
Magia cristiana. Los católicos tenían una larga historia de ella. ¿Podían
imaginarse a la mayoría de la gente cazando un vampiro, sin esas herramientas
en la mano? El agua bendita, la cruz, una estaca de madera de roble, arce,
álamo, fresno, o de lo que sea que crea que es la madera de la Cruz. No se le
ocurriría acercarse al no-muerto sin ella.
Santa Madre, este agente podría ser una bruja católica.
De repente, me podía fácilmente imaginar su superior enviando a la
buena hermana secreta. Como mujer, sería mucho más fácilmente aceptada en
un aquelarre. Gran parte de su magia católica podía ser explicada por las
similitudes entre la diosa y la Virgen, algunas de las cuales eran casi
indistinguibles. El infierno, con su Dios muriendo y resucitando no era una idea
particularmente nueva para los paganos, tampoco. De hecho, nosotros lo
teníamos primero.
Podría encajar en la comunidad mágica muy fácilmente sin ni siquiera
tener que comprometer terriblemente su fe.
FORO ALISHEA DREAMS 236
TATE HALLAWAY

Sólo de pensar en esa clase de traición personal causaba que Lilith me


enviara una punzada de dolor al estómago. Tropecé con el esfuerzo de impedir
a Lilith sacrificar al agente aquí y ahora.
Su mano me tocó el hombro suavemente, "¿Estás bien?"
Algo en mis ojos le hizo jadear y hacer la señal de la cruz. Sólo podía
imaginarme lo que era mirar a la reina de los demonios a los ojos. Sinceramente,
me sorprendió que hubiera tenido la oportunidad de reaccionar. Lilith podría
haber elegido esta oportunidad para rechazarme, tal como había hecho en el
lugar de Sebastián. Aunque, tal vez la conjunción planetaria que le daba a el
Lilith un control inusualmente fuerte sobre mí había perdido su influencia. O
tal vez mi hechizo contra Lilith había funcionado mejor de lo que esperaba.
Por supuesto si todo eso fuera cierto, deliberadamente había llamado a
Lilith a la superficie para hacer daño a esta mujer.
Eso me perturbó.
Al igual que lo que parecía preocupación de verdad en los ojos del
agente cuando me había ayudado al verme tropezar. Nunca esperé que fuera
agradable. Ni siquiera un poco.
Me incorporé en posición vertical, "¿Cuál es tu nombre?"
"Rosa".
Un suave y bonito nombre para una asesina. ¿Por qué le pregunte eso?
No quería saber su nombre, sobre todo porque Lilith estaba planificando el
almacenar su cadáver en una caja de hielo seco junto al refrigerador hasta que
pudiera encontrar modo mejor de eliminarlo.
Rosa. Me hizo pensar de la extraña obsesión de mi padre con exquisitas
rosas de té, con delicados colores, amarillo limón, el salmón, y nevado. Lo que
me llevó a preguntarme acerca de sus padres, quienes eran y por qué la
llamaron así.
Céntrate en esa arma, Garnet. Recordatorio: esta mujer es un asesino
entrenado. ¿Quién le pondrá un epitafio si tiene familia en algún lugar? La
gente que mató también tenía familia, al igual que todos mis amigos de la secta.
FORO ALISHEA DREAMS 237
TATE HALLAWAY

"Rosas y Granates", dijo enderezando una de las figuras de Kwan Yin en


el expositor.
"Es gracioso cómo los dos son relacionados con la Virgen, ¿verdad? O
con la Diosa, dependiendo de tu punto de vista.
"No vayas por ahí", le dije.
Parpadeó inocentemente.
Me sujetaba mi estómago, que me dolía por el deseo de Lilith liberarse.
"No quieres hacer esa asociación" le dije. "Porque ya estuve ahí. Sé lo que eres.
Recitas sus palabras en latín, presides sus rituales arcanos... pero eres una bruja,
como yo. "
La cruz en el cuello brillaba amenazante con la luz del sol. "No como tú."
"No, no como yo", estuve de acuerdo. Cuando el dolor desgarró mi
vientre como con un cuchillo, Rosa me tendió una mano.
"Podemos ayudarte. Exorcizar tu demonio. "
¿Sabía ella de Lilith? No, pensé, no había manera. Todos los involucrados
en esa noche estaban muertos. Excepto yo. "Correcto", le dije, tratando de
parecer sarcástica con los dientes apretados. "¿Y luego qué? ¿Me matarán? "
Sonrió casi angelical. "Todo lo que tienes que hacer es renunciar a tus
malos caminos. Arrepiéntete y el Reino de los Cielos será tuyo. "
En realidad, parecía razonable. Sin embargo, estas fueron las mismas
personas que se presentaron en mi casa la noche anterior con un arco y clavaron
a mi novio en la pared, que de no haber sido sobrenatural estaría aún más
muerto. "Oye, si quieres a Sebastián, probablemente deberíamos empezar a
movernos."
"Sí," dijo Rosa, con lo que me dije sonó a un poco de sed de sangre.
Porque era mala.
Y el mal debe ser destruido. ¿Verdad? ¿Eso era justicia?
Sí, Lilith susurró, eso es. El calor de Lilith se difundió lentamente hacia
arriba, ningún dolor ahora, sólo el caliente y enojado poder. Permanecí con la
FORO ALISHEA DREAMS 238
TATE HALLAWAY

espalda recta y tome una respiración profunda, sintiendo como su calor me


llenaba.
El almacén estaba sólo a un par de pasos. En cuestión de segundos, Rosa
se daría cuenta de que había mentido sobre el paradero de Sebastián, y tendría
que hacer mi movimiento. El poder de Lilith pulsaba en mis nervios, haciendo
que mi cuerpo se tensara, preparado.
Me detuve con la mano en la puerta. Sería tan fácil. Simplemente podía
cerrar los ojos y dejar que Lilith se encargara de todo. Ni siquiera estaría allí, no
realmente. Todo lo que debía hacer era tratar con eso después. Y había tenido
mucha práctica limpiando sangre últimamente.
Dejé que mi mano para girara el pomo, recordándome que Rosa no era
simplemente un desconocido que yo pensaba asesinar con un hacha. Ella, o las
personas como ella, habían asesinado brutalmente a mis amigos. Rosa estaba
muy lejos de ser inocente.
Cerré los ojos, y abrí la puerta.
Pero no podía caminar.
Rosa chocó contra mi trasero cuando me detuve en mitad de la zancada.
"Corre" le dije.
"¿Qué? ¿Por qué? "
"Porque si no ella te matara".
Por un momento, parecía que podía reírse en mi cara, pero su valor
comenzó a flaquear con una pizca de miedo parpadeando detrás de su práctica
y acerada mirada. Demostró ser prudente. Sus zapatos de tacón bajo resonaron
ruidosamente como se dio la vuelta y huyo. Las campanillas sobre la puerta
sonaron cuando la sangre en mis venas corría con el fuego. Me fui...

********************************************
…Y Lilith destruyo 745 dólares de material. Y rompió una ventana. Y la
mayoría de mis uñas. Me encontré con seis nuevos moretones en los brazos, tres
FORO ALISHEA DREAMS 239
TATE HALLAWAY

en las piernas, y con los nudillos de la mano derecha tan dolorosamente


hinchados que me preguntaba si me había roto algo importante. Me dolía la
espalda, e iba a pasar el resto del día buscando la forma de sustituir todas las
cosas y pensando cómo iba a arreglármelas sin un sueldo durante dos semanas
cuando repusiera en la tienda todo lo dañado.
Pero nadie había muerto.
Y eso, decidí al final, era una cosa buena, la mejor.
No fue una decisión fácil de tomar, sin embargo. Pasé mucho tiempo
sintiéndome incómoda, mientras barría la cerámica rota y metía en bolsas
varios libros de cocina galesa hechos trizas. Deje escapar a un asesino del
Vaticano. Apropósito. Todo porque le había preguntado su nombre. ¿No
debería haber dejado que Lilith librara al mundo de uno de los malos?
A pesar de que me pregunté esas cuestiones, sabía que había hecho lo correcto.
Fue la cosa más complicada, porque ahora Rosa probablemente regrese muy
pronto, esta vez con refuerzos, pero no quería matarla solo porque era
conveniente. Entonces sí que sería el monstruo que ellos pensaban que estaban
cazando.
Una cosa era permitir que Lilith me defendiera cuando estaba en peligro,
pero otra era que intencionadamente atrajera a una víctima a un rincón oscuro
con el único propósito de asesinarla, incluso si esa persona tenía un arma
apuntando a mi cabeza. Lilith, estoy seguro, argumentaría que no era un
asesinato sino planificar a largo plazo una defensa. Matarla ahora evitaría que
estuviese a su merced mas adelante.
Incluso así, no podría decir que lamentaba haber perdonado la vida s
Rosa. Me puse a pensar en mi propia imputación por las muertes de los agentes
cuando había convocado a Lilith para masacrarlos en Minneapolis. ¿Qué otra
cosa podía haber hecho? Se sintió correcto tomar una vida en aquel momento,
¿pero lo había sido? Por primera vez desde que pasó, no estaba al cien por
ciento segura.
FORO ALISHEA DREAMS 240
TATE HALLAWAY

Manteniendo la puerta trasera abierta, arrastré la basura, una o dos


bolsas cada vez, hacia el contenedor. Acababa de terminar el último viaje,
cuando me encontré con William. Estaba vestido de negro y se había teñido el
pelo a juego. Bajo sus gafas, pude ver una mal aplicada eyeliner.
Santa Madre, que iba de gótico.
"Oh, Dios mío, Garnet, ¿qué pasó? ¿Hubo un robo? "
Miré por encima de mi hombro hacia ventana rota. Sería una buena
explicación y hasta podría haber recuperado parte del valor de la mercancía
reportándolo al seguro, si solamente no hubiera tenido los cortes
correspondientes en mis manos.
Sin embargo, ¿qué contarle a William? Le había hablado acerca de Lilith,
la noche anterior, así que la verdad era una opción. Pero me daba vergüenza
admitir que había hecho toda esta destrucción yo solita.
"Ya esta solucionado" dije ya que era sobre todo verdad. Finalmente
tendría que ser sincera con Eugene, el ausente dueño, pero afortunadamente se
encontraba en Finlandia actualmente, asistiendo a un retiro espiritual
meditando sobre la manera de mejorar sus beneficios.
"Hombre, no lo puedo creer. Por encima de todo lo demás", dijo,
siguiéndome hacia el interior.
"Las estrellas debe de estar muy mal alineados, ¿eh? ¿Esto es lo que
sucede cuando un grupo de planetas exteriores van todos hacia atrás?"
Mantuve la puerta de la habitación principal abierta para él. "En parte.
Pero para mí tiene que ver más con Lilith. Con el asteroide. Y con la diosa,
"Estaba tan cansado que comenzaba a balbucear. Me detuve. "El punto es que
no es contagioso. Pero es mi problema. "
"Hey, su problema, mi problema, amigo."

********************************************

"Muy bien". Sonreí. "Ayúdame a encontrar una tabla para la ventana."


FORO ALISHEA DREAMS 241
TATE HALLAWAY

La primera parte del día transcurrió lentamente. William pasó gran parte
de nuestro tiempo muerto tratando de hacerme a contar la historia que le diría a
la policía sobre el robo, pero en lugar de mentirle, le dije que no quería hablar
de lo sucedido. Cuando no puedo preguntar sobre eso, quiso más información
acerca de los vampiros.
"Así que -dijo mientras pulía la joyería de plata con un paño," ¿Dónde
encuentras vampiros de verdad? "
Tenía el cajón abierto y estaba rociando el limpiador de ventanas en la
parte inferior de la tapa de cristal. Arranque una toallita de papel y comencé a
limpiar. "Encontré al primero en un café que abría toda la noche cerca de
Banning State Park.”.
"¿En Minnesota?"
"Sí", dije pulverizando la parte superior. "Estaba visitando a mi gente, y
bueno, como no hay nada que hacer en Finlayson, conduje al casino en
Hinckley para pasar el rato con algunos viejos amigos de la secundaria que
trabajaban allí. De todos modos, me detuve en la parada de camiones camino a
casa. Por alguna razón, el lugar estaba lleno de gente. Terminé sentada en el
mostrador, junto a él. "
"¿Cómo supiste que era un vampiro?"
"Sinceramente, no lo hice al principio. Empezamos a charlar un poco, y
cuando me enteré de que también era de Minneapolis, le di mi número de
teléfono." En retrospectiva, que debería haber sido una pista. Yo era
extremadamente paranoica en cuanto a dar mi número, pero Parrish había
trabajado su glamour en mí... o quizás tan sólo su encanto, ya que si hubiera
querido atraerme para algo de sexo sórdido y un pellizco en el cuello,
probablemente podría haberme convencido de sacarle a la parte de atrás de mi
auto.
"¿Entonces él pasaba totalmente del promedio?"
Yo asentí, aunque sabía que a Parrish le incomodaba la idea de ser
contemplado como algo a la media.
FORO ALISHEA DREAMS 242
TATE HALLAWAY

"Así que cualquiera podría ser un vampiro."


No estaba seguro de a donde iba William con esto. "Supongo. ¿Por qué? "
Había terminado su trabajo y me estaban esperando para terminar de
quitar el polvo del interior de la caja. "Quiero encontrar a uno", dijo con la
espalda apoyada en caja registradora.
"¿Por qué no le preguntas a Feather?"
"Lo hice", dijo. "Tuvimos una gran pelea al respecto".
"No desea compartir su aguja, ¿eh?" No había querido decirlo pero las
palabras se me escaparon.
Antes de que pudiera pedir perdón, William se encogió de hombros y
dijo con tristeza: "Sí"
William cambió de tema poco después, y no hablamos de vampiros por
el resto de la mañana.

********************************************

Acababa de dejar ir William a almorzar, cuando Mátyás Von Traum


entró en la tienda.
Se detuvo en el momento en que me vio, detrás del mostrador, y poco a
poco dejó el espejo de adivinación que había estado examinando. Mátyás
todavía llevaba el look Euro-basura con una camisa de seda de color naranja
tostado y pantalón negro. El color brillante debería haber sido llamativo en él,
pero algo en el tejido resaltaba su piel dorada y su cabello oscuro. Dale al chico
unos rizos, ata un pañuelo sobre su cabeza, añádale algunos pendientes de aro
de oro, y él se vería como el esteriotipo gitano.
"Si no es la bruja de papá a sueldo. ¡Qué bueno verte de nuevo!", dijo
dejando perfectamente claro que sentía todo lo contrario.
"¿Qué estás haciendo en mi tienda?"
Mátyás señaló a los objetos curiosos dispuestos de manera significativa.
"Examinar, creo."
FORO ALISHEA DREAMS 243
TATE HALLAWAY

"Tal vez pueda ayudarte a encontrar algo", dije tratando de desempeñar


el papel de gerente de tienda cortes con los dientes apretados. "¿Tienes algo
específico en mente?"
"En realidad estoy buscando un vampiro, de esta altura," dijo,
sosteniendo su mano fuera el piso cerca de tres pulgadas por encima de su
cabeza "Se ve un poco como yo, sólo que mucho menos atractivo y se viste
como un mecánico de autos”.
"Ese es un articulo muy popular", le dije. "Tuve un cliente buscando la
misma cosa a principios de la mañana".
"¿De veras?"
Se las arregló para sonar "sorprendido" de una manera convincente. El
hombre debería haber sido un actor, porque sospechaba que Mátyás sabía todo
sobre el interés del Vaticano por Sebastián. Alguien tenía que haberles dicho a
los agentes que buscaran a Sebastián en mi casa. Sebastián debió haberle
contado a Mátyás sus planes en algún momento.
"Sí" dije fingiendo interés en organizar las plumas cerca de la caja
registradora. "En realidad había más interés en ese objeto en particular anoche,
tanto que casi fue tirado de la estantería donde estaba de forma permanente"

"Eso hubiera sido trágico" dijo Mátyás "¿Supongo que aún podía tenerlo en mis
manos por un precio correcto?"
Lilith se contrajo sin descanso a través de mi estómago. Tomé una
respiración profunda para contener mi ira controlada. "Depende. Si vas a
comprar para revender, me parece que estás tratando de obtener una pequeña
ganancia. Tal vez quiera ser tenida en cuenta en el trato"
Se echó a reír. "¿Quieres que el Papa realice un exorcismo a su madre también?"
Ni siquiera podía empezar a formular una respuesta a esto. Me
sorprendió a muchos niveles, pero sobre todo por la colosal estupidez de
Mátyás. "¿De verdad crees que la Orden va a hacer realidad una promesa así?"
Un pliegue pequeño apareció entre sus cejas.
FORO ALISHEA DREAMS 244
TATE HALLAWAY

A pesar de que él no había dicho nada, seguía como si lo hubiera echo.


"Está bien, tienes razón. Tal vez lo hagan. Quiero decir, ¿por qué habría que
atraer a un dhampyr a Roma con una falsa promesa, especialmente uno que
transportara consigo a madre bruja mágicamente conservada?"
Mátyás se tenso ligeramente. "Mi familia es católica."
"Estoy seguro de que te salvara. Quiero decir, claramente, están teniendo
el catolicismo de Sebastián en cuenta, ¿verdad? "
No tenía ninguna respuesta.
"No importa", le dije. "No me voy a enredar con Sebastián."
"¿No?" Devolvió su atención a los espejos enjoyados clasificado en su
palma de la mano.
Esperaba que por lo menos fueras un poco seria cuando empezásemos a
negociar el precio. ¿Estás interesada en el dinero? Porque estoy a punto de
heredar mucho. "
Me preguntaba si había leyes estatales para tratar con personas que ya
estaban muertas, pero me imaginaba que si el Gobierno tendría algo decir al
respecto, siempre y cuando tomaras el dinero y pagaras los impuestos en lo que
seria un tipo de `vida´. No, en serio, Garnet. Si el gobierno supiera de los
vampiros se habría asegurado de que las leyes de herencia favorecieran a los
vivos y que de alguna manera los muertos pagasen el doble.
"Si no es por el dinero, ¿hay algo más?" Mátyás continuó cuando no
respondí. Se volvió para mirarme. "¿Qué tal la oportunidad de estar fuera de los
libros? ¿Limpiar su nombre con la Orden? Sin duda, una vida sin ser molestada
tiene algún tipo de ventaja. "
Sacudí la cabeza, aunque tenía que admitir que la idea de no ser
constantemente acosada o perseguida de ciudad en ciudad por el resto de mi
vida me interesaba. "No creo que tengas ese tipo de poder"
Me detuve. Una imagen se estaba formando en mi cabeza. "Pero Rosa lo
tiene, ¿no? Es tu supervisora. Es el cerebro que detrás de todo esto. Leader Guy
no está a cargo de todo, es sólo el músculo."
FORO ALISHEA DREAMS 245
TATE HALLAWAY

"Mátyás parecía un poco sorprendido de que yo conociera a Rosa por su


nombre, pero rápidamente se recompuso. "Tiene el oído de la gente en el poder.
Podría suavizar las cosas para ti. "
"No vale la vida de Sebastián."
Mátyás puso las manos sus bolsillos y se acercó más a la caja registradora
para enfrentarme. Había una plataforma tras el mostrador, así que quedé unos
cuantos centímetros más alta que él. Se apartó el flequillo de los ojos y me dio lo
que yo imaginaba que pasaba por una mirada sincera en él. "Seamos serios,
Garnet. Ni siquiera conoces a mi padre. ¿Cuánto tiempo ha estado saliendo?
¿Un mes? ¿Una semana? ¿Días? "
Alrededor de sesenta y dos horas y contando, pero no me parecía una
buena respuesta, por lo que no dije nada y me concentra en no ruborizarme. "Te
digo, Mátyás que no estoy interesada en entregar a Sebastián."
"Podría hacer que tus problemas desaparezcan, Garnet. Sin dolor. "
"Entonces, ¿te vas? Genial." Me di la vuelta y pretendí ordenar los
recibos. Merecía la pena ser amable por unos segundos, sobre todo cuando
oyera nada más de Mátyás. Tal vez estaba en la zona, pero una idea loca me
sorprendió. Dejé la pila de los ingresos y se volvió para encontrar a Mátyás
apoyado en el exhibidor de la joyería. "No te uniste a la Orden, ¿verdad? Por
favor, dime que no. "
"No estoy seguro de por qué te importa, pero no lo hice. Todavía no de
todos modos. Me lo ofrecieron cuando se enteraron que era católico. Sus
sensibles consiguen una gran cantidad de dispensas"
Me incliné hasta quedar lo suficientemente cerca para oler su colonia o
producto capilar. Fuera lo que fuese, olía un poco a rosas e incienso. "No lo
hagas. En serio, no te engañes al pensar que estás a salvo con ellos. Siempre vas
a ser un dhampyr en sus mentes, Mátyás"
"Yo, mi querida señora, soy el juicio de Dios para los vampiros. Nacido
de un vampiro, inmune a la magia de lo vampiros. Perfectamente diseñado
FORO ALISHEA DREAMS 246
TATE HALLAWAY

para cazar y matar a lo que me dio la vida. ¿Poético, verdad? "Pude ver que a la
Iglesia le gustaba como sonaba eso. "Tranquila"
Dije sonando menos que convincente, incluso para mis oídos. "¿Por qué
llevaran a cabo el exorcismo? ¿Tu madre era, o debería decir, es una bruja? ".
"Ellos están encantados con la idea. El exorcismo expulsará al demonio
de su alma. Será libre de seguir adelante. Consiguen dos pájaros de un tiro ¿no
lo ves? Mi madre estará definitiva y completamente muerta."
Por supuesto. Tenía todo calculado. Aun así, pensé que era un tonto al
confiar en ellos. Sacudí la cabeza. "Tal vez pero eres mágico. La Orden es tu
enemigo. Siempre”.
Sostuvimos la mirada el uno del otro por un momento, y pensé que por
el pliegue entre las cejas se desdibujaba que podría estar llegando a él. Entonces
abrió la boca: "Un discurso muy apasionado, Garnet. Bravo. "
"Me gustaría decir que tú y la Orden se merecen. Pero ¿sabes qué? Odio
ver a alguien jugando tan a fondo por ellos, incluso a un imbécil como tú. "
William eligió ese momento para regresar de comer. Las campanillas
sonaron al abrirse la puerta. Si Mátyás había planeado una réplica ingeniosa
esta se perdió con el entusiasta saludo de William. "¡Hey! ¿Sabes de qué me
acabo de enterar? ¡Puedo alquilar a un vampiro para el sexo!"
FORO ALISHEA DREAMS 247
TATE HALLAWAY

NOVENA CASA
TRADUCIDO POR YSSIK- ISABELLA- MELISSA

Palabras clave: Fe, justicia, juicio erróneo.

William estaba de pie en la entrada de la tienda, viéndose sumamente


contento para ser él. Traté de imaginarme lo que Matyas debía de ver: un
muchacho flacucho, pálido con el pelo recién teñido que estaba bastante
brillante, literalmente.
Entonces, notando que Matyas estaba detrás del mostrador, William
me miró con cara de oops-no-había notado- que- teníamos- compañía. Pero el
daño ya estaba hecho.
"Me sorprende que tengas que pagar" dijo Matyas, girando sus fríos
ojos color ámbar hacia mí, "¿O estos días papi te está cobrando honorarios?"
"William no esta hablando de Sebastián; él esta hablando de..." paré
justo a tiempo. Quería darle realmente a Matyas la información de que yo
tenía otro amante vampiro que era probablemente el gigoló? No, no lo creo.
Fingí confusión y me di la vuelta hacia William. "¿De qué estabas hablando?"
"Oh" dijo él, claramente sorprendido de que decidiera seguir la
conversación. "Bien, estaba hablando con esos tipos del campus – como los
chicos góticos – que antes había visto por ahí, pero nunca les había hablado.
Siempre pensé que eran presumidos, ¿sabes? hablábamos de cómo encontrar
vampiros reales, y en cualquier caso, uno de ellos mostró una de sus
mordeduras. Dijo que las consiguió la ante noche en un callejón en la calle
State por cincuenta dólares."
Puf. Me sentí avergonzada por Parrish. "¿Sólo morder, no? Nada más."
Matyas me echo un vistazo, del que no hice caso.
"Supongo que eso es extra" dijo William encogiéndose de hombros,
aunque sus ojos pasaban de Mátyás a mi. "¿Quién es tu amigo?"
FORO ALISHEA DREAMS 248
TATE HALLAWAY

"¿Extra?" palidecí. "¿Quieres decir, que puedes comprar..?" no podía


terminar. Era difícil pensar que mi ex daba a mordeduras por dinero en
efectivo.
"¡Oh!" dijo William, con una mirada ansiosa a Mátyás, le sonrió
abiertamente. "No es que yo quisiera el extra. Quiero decir, simplemente, me
enteré."
"He oído que la mordedura es un placer sexual" dijo Mátyás.
William se movió para unirse detrás del mostrador conmigo. Se puso
ligeramente detrás de mí inclinándose sobre mi hombro para mirar fijamente
a Mátyás. El olor de la comida picante/grasosa mexicana que había comido
en el almuerzo estaba impregnaba en su ropa.
"Si, eso es lo que también dijo el tipo, pero simplemente podría haber
intentado, ya sabes, mentirnos". El pasó un brazo sobre mí y atravesó con su
mano el cristal hasta Mátyás. "A propósito soy William"
Chocaron las manos. Era todo muy de hombres. "Mátyás Von Traum.
El hijo de Sebastián."
"¿Sebastián? ¿Como, en el Sebastián de Garnet?"
Cuando Mátyás cabeceo, William añadió. "Hey, ¿qué está haciendo
ahora? Se marchó de malas maneras anoche."
"En realidad no estoy seguro. No vino a casa. ¿No sabes dónde está
verdad?"
William negó con la cabeza.
"Buen intento" le dije a Mátyás. "De todas formas, Mátyás ya se
marchaba."
"Si" dijo Mátyás, pero en vez de darse la vuelta para irse, apoyó un
codo en el mostrador. "Pero me encantaría quedarme y escuchar más acerca
de ese vampiro de alquiler. ¿Cuántos años tiene?
¿Cuál es su genealogía?"
William se aclaró. Dejó la sarta de cuentas que había estado
reorganizando distraídamente y se situó de nuevo cerca de mí. "Hey, yo lo sé
FORO ALISHEA DREAMS 249
TATE HALLAWAY

todo en esta ciudad, pero la cosa es que él es nuevo por aquí. Nadie lo sabe
con seguridad."
"El no puede ser de los viejos, si está dispuesto a venderse tan barato."
dijo Mátyás con aire de desdén.
"¿Porque no?" pregunto William por encima de mi hombro.
"Porque cuanto más viejo es el mordisco, mejor es la sensación." dije.
Mátyás asintió. "si, cualquier vampiro centenario, valdría más de
cincuenta dólares. Además," dijo Mátyás con una sacudida de cabeza,
"Prostituirte a ti mismo parece muy del Nuevo Mundo, no lo crees? Apuesto
a que sólo es un americano que fue convertido a finales del siglo veinte."
"Nah, Todd, el donante con el que hablé, dijo que el tipo tenía alguna
clase de acento británico."
Mátyás me echo un vistazo, como si confirmara que no estábamos
hablando de Sebastián. Cuando sacudí mi cabeza, él siguió, "Podría
falsificarlo. Realmente dudo que Todd y ese vampiro hablaran mucho."
William cambio el peso de su pie. Casi podía sentir el rubor que
irradiaba de sus mejillas.
Una de las sonrisas diabólicas de Mátyás apareció lentamente en su
cara.
"Porque William," dijo él. "Realmente creo que eres un donante
virgen."
"Ningún tipo de donante en absoluto. " dijo William, dándose la vuelta
lejos. "Voy a dejar para más tarde la sección de astrología."
Cruzando los brazos, le di a Mátyás una mirada de 'espero que estés
satisfecho'. Mátyás por su parte, miraba decepcionado cómo William se
marchaba. Lo miró mientras se metía hacia dentro en la tienda y luego se
volvió hacia mi. "Entonces, ¿conoces a este nuevo vampiro?"
"Podría" dije, "¿Seguramente sabes como hablar con groupies, verdad?"
El se encogió. "Ya sabes lo que dicen: encuentra al demonio, encuentra
al vampiro."
FORO ALISHEA DREAMS 250
TATE HALLAWAY

No había escuchado eso. Sinceramente, no sabia que había tantos


pequeños refranes cariñosos para los vampiros. "¿Donde oíste eso? ¿En la
escuela de cazadores de vampiros?"
"Sólo la gente estúpida con deseos de morir caza vampiros.
Simplemente los localizo."
"Entonces, ¿eres un detector de vampiros?"
Mátyás sonrió – con un sincero 'tu - de- verdad- me- diviertes' - "Es mi
don especial".
Eso y ser sorprendentemente encantador, para ser un tipo al que no
podía soportar, pensé.
"Avísame si cambias de parecer acerca de mi oferta, Garnet, "dijo
Mátyás."Podría ordenar olvidar todo sobre ti."
"¿Y todo lo que tendría que hacer es vender a Sebastián? Claro,
menudo trato." dije.
Mátyás apretó los labios y se giro hacia la puerta. "Vas a descubrir
cuan perdida está tu lealtad Garnet. Sólo espero, por tu bien, que sea más
pronto que tarde."
No tenia una respuesta buena a esto, "¿Ah si?" parecía algo así como
muy amable y débil. En cambio, lo vi marcharse con la boca completamente
abierta, que igualmente era un cliché idiota.
Por la diosa, odio a este tipo. Rocé mis nudillos adoloridos, pensando
cuanta satisfacción habría sentido si me hubiesen dolido por haber golpeado
la mandíbula de ese tipo y no las cajas de libros.
William vino hacia la parte delantera de la tienda, con el plumero en la
mano. "Creía que tendría que limpiar la ventana" dijo el. "Oh, ¿y Matt o
cualquiera que sea su nombre?, es un idiota."
Me reí. "Si, yo creo lo mismo."
Con un asentimiento, empezó a mover el plumero para quitar algunas
telarañas de las esquinas de la ventana. Volví a trabajar en los ingresos.
FORO ALISHEA DREAMS 251
TATE HALLAWAY

Después de terminar, llamé a un lugar donde reparaban ventanas y me


cité con ellos para que fijaran la ventana de la despensa que Lilith había roto.
Devolví las llamadas a varios representantes de ventas e hice un pedido o
dos. Habiendo desenterrado el número del hotel de Eugene en Finlandia, lo
mire fijamente durante mucho tiempo antes de tomar la decisión de que era
un trabajo para otro día.
William mientras tanto, había quitado el polvo, pulido, reorganizado,
fregado, barrido y limpiado todo lo que estaba a la vista... "Soy un limpiador
compulsivo" dijo él, cuando lo cogí de pie sobre un taburete pasando la mano
por los terciopelos que cubrían la sección de libros de brujería. "Anoche fue
extraño. Todavía lo estoy procesando."
Pensando acorde a un trabajado así, un rasgo interesante. "¿Esta Marte
en virgo? ¿Tal vez mercurio se encuentra en la sexta casa?"
William se bajó del taburete sonriendo. "Esta es la Garnet que conozco
y quiero." dijo. "Te echaba de menos."
Asentí de nuevo, aunque de todas formas la vieja Garnet que él
conocía, sólo era un personaje adoptado para venir a Madison.
"Entonces" pregunté, "¿Estás bien?"
"Si. Cambió mi visión del mundo, ¿recuerdas?", su sonrisa era delgada
pese a todo.
Puse una mano sobre su hombro y le di un rápido apretón.
"¿Realmente vas a alquilar un vampiro esta noche?"
Se encogió de hombros. "Quizás. Quiero decir, ¿por qué no? Me
gustaría ver a que viene tanto alboroto."
Cuando viera a Parrish de nuevo, tenía que decirle que fuera gentil con
William.
"No me mires así" dijo William. "Puedo cuidar de mi mismo." No quise
discutir así que cambie de tema.
Mis nudillos habían estado doliéndome, así que le pregunte. "¿piensas
que soy una persona violenta?" La pregunta había estado rondando mi mente
FORO ALISHEA DREAMS 252
TATE HALLAWAY

desde esta mañana luego de mi conversación con Rosa. Disfruté del


sentimiento del poder de Lilith moviéndose en mí, y había estado pensando
que tal vez tenía razón, ella me escogió esa noche cuando la llamé.
"¿De qué manera?"
"Por lo general, quiero decir. ¿Parezco propensa a enfadarme?"
William froto su barbilla con la punta del plumero. "Tú nunca has sido
una jefa irrazonable o irritable, pero tengo siempre claro que es mejor no
hacerte enfadar. Pareces de la clase que podría hacer daño, ¿lo sabes?"
Asentí. La verdadera cuestión: era por Lilith o por mi lo que él sentía.
William no había terminado, a pesar de todo. Sin incitación, añadió,
"Distante, quiero decir. No cálida. Tu pareces la clase de persona que es
metódica y calculadora cuando busca venganza."
Ahora esto me golpeó de forma interesante. En su naturaleza, Lilith era un
instrumento para los crímenes pasionales, no rencores muy prolongados.
"Gracias, creo. Esto contesta a mi pregunta.”¿Nos compras un par de
mocas al lado?" Pregunté, arrancando un poco de dinero en efectivo de mi
bolsillo.
"Seguro" dijo, tomando el dinero. "Pero de hecho quiero terminar este
último estante".
Volví a mi propia tarea laboriosa y pensando acerca de la idea que
tenía William de mi carácter. Posiblemente alguna parte de William podía ver
detrás del disfraz de la alegre mujer gótica, la que había envuelto a seis
cuerpos en una bolsa de lona y los había vaciado en el lago del cementerio.
Lilith no había hecho eso. Lo había hecho yo.
Bien, con ayuda de Parrish. Él había hecho de algún tipo de matón y
había hecho algunos aportes. Pero aparte de algunas lágrimas de frustración,
había tomado todo eso con bastante calma. Hice las decisiones cruciales.
Básicamente todo había dependido de mí.
Me restregué los nudillos distraídamente. La hinchazón había
menguado y una fea magulladura azul y negra había comenzado a formarse a
FORO ALISHEA DREAMS 253
TATE HALLAWAY

lo largo del borde del hueso. Mi mano dolía cada vez que movía un dedo. No
más puñetazos a cajas para mí. No es que golpear a personas fuera más
suave. También sabía eso por experiencia.
Tal vez debería arrepentirme.
Mi cuerpo estropeado probablemente apreciaría una vida sin las
fatigas y ni las magulladuras de más tarde. Honestamente, estaría bien no
tener que enterrar más cuerpos.
Bien para mí tal vez, pero no podría entregar a Sebastián, a pesar de las
advertencias de Mátyás que mi lealtad estaba equivocada. La Orden no
tendría ninguna misericordia con Sebastián. No podrían irse ayer por la
noche sin un disparo de despedida, literalmente, así es que se me hacía difícil
imaginar que dejarían a Sebastián renunciar a sus malas formas y devolverse
al redil sin más consecuencias serias.
Esperé que estuviera bien, embutido dentro del maletero como estaba.
Revisando el reloj en la pared, suspiré. Eran sólo las tres de la tarde. Por la
mierda, el día avanza lentamente cuando estás ansiosa por que anochezca.
William puso un moca al lado de mi codo. El vapor del chocolate le
hizo cosquillas a mi nariz, abrigando mis manos alrededor de la taza, la atraje
hacia mí inhalando profundamente. Casi podía sentir el olor de cafeína
activando algunas neuronas cerebrales sin vida.
"Te ves cansada" dijo William. "Esta bastante tranquilo por aquí. Le
puedo poner atención a la tienda, si quieres ir a casa y dormir un poco".
La simple sugerencia de una siesta hizo que mis párpados se sintieran
pesados“. Me gusta la idea, pero no es justo. Te quedaste despierto tan tarde
como yo".
"Cierto" dijo, ajustando sus anteojos con la punta de su dedo. "Estoy
siendo un caballero".
"Eso es lo que pensé" dije, pero bostecé a mi pesar.
"Aw, vete a casa" dijo. "No le diré al jefe. Lo prometo".
FORO ALISHEA DREAMS 254
TATE HALLAWAY

*****************************************

Sin embargo no me fui a casa, en parte porque esperaba que los


agentes vaticanos estuvieran a mi acecho. En lugar de eso, me dirigí camino
arriba de la Calle State hacia el elevador del estacionamiento del hotel.
Era uno de esos días asombrosos, perfectos y primaverales. El sol
centelleó en cada área, reflejado en escaparates, calentando las aceras de
concreto, alcanzando los bordes de los edificios. El cielo era de color azul
verdoso, sin una nube a la vista. Aparte del humo ocasional que brotaba de
un autobús, el aire olía claro y limpio. Pensé duramente y por mucho tiempo
sobre hacer un desvío a la librería cercana llamada Room of One's Own,
comprar un libro o dos, encontrar un lugar cálido para sentarme con mi
moca, impregnarme con el sol de la tarde y leer.
En lugar de eso, vagué en el hotel, jugando a perder el rastro, a lo
James Bond, finalmente seguí mi camino hacia el estacionamiento
subterráneo mohoso, oscuro y gateé hasta el asiento trasero del coche de
Sebastián. El olor del tubo de escape se aferró a la parte de atrás de mi
garganta, y las luces fluorescentes chasquearon y silbaron justo afuera de la
ventana. Coloqué cuidadosamente mi taza en el suelo y cerré mis ojos. Tuve
la intención de descansar sólo por un momento. Tomar una breve siesta.
No estaba hecha para estar de pié veinticuatro horas, razoné mientras
me iba quedando dormida.
Sebastián me despertó con una sacudida cortés. Mi baba manchaba la
tapicería que estaba debajo de mi mejilla, tenía calor, y estaba adolorida
porque dormí-mucho-tiempo-en-una-posición-incómoda sentía un
hormigueo justo debajo de mi piel.
"Mumph," dije. Sentándome derecha lentamente, traté de alcanzar la
fría taza de moca. Tomé un sorbo con cuidado y lo encontré aceptable. Una de
FORO ALISHEA DREAMS 255
TATE HALLAWAY

las cosas que disfrutaba de beber café dulce, era que no tenía mal sabor horas
después.
Sebastián se sentó en el espacio que mi cabeza previamente había
ocupado. Se agachó detrás del asiento e hizo gestos para que yo hiciera lo
mismo. "Alguien viene" susurró.
"¿Me despertaste para esto? ¿ No estábamos más seguros durmiendo "?
"Shhhh".
Entonces, oí ruido de pasos. Pasos de botas de agentes del vaticano,
pensé, aunque al principio no supe por qué hice esa conexión. Entonces me
golpeó. No había otros ruidos. No había saludos felices de cómo-estuvo-tu-
día-querido por teléfono celular, nadie palpaba sus bolsillos buscando las
llaves, ni se oía el sonido de un automóvil viniendo a la vida. De hecho, no
había autos cercanos. Quienquiera que viniera, venía por nosotros.
El sonido de los tacones de las botas se detuvo. Miré a Sebastián, quien
se quedó con la mirada fija detrás de mí, a la ventana que estaba sobre mi
cabeza.
"Quiero que te quedes en el automóvil" dijo en voz baja.
Un gesto dulce y caballeroso que fue totalmente desperdiciado. Puse
mi mano sobre la de él. "No te arriesgues a lastimarte otra vez" dije, dando a
sus dedos un apretón. "Cuando de un paso hacia afuera, quiero que te hagas
el muerto. Te bajas y te quedas abajo, ¿lo tienes "?
"No, Garnet," dijo, y esperé que dijera algún comentario sexista acerca
de un valiente deseo de protegerme, pero al contrario terminó con " necesito
la sangre".
"Oh," dije, soltando su mano. "Bien. Tú primero".
Sebastián abrió la puerta del coche y se agachó cerca del suelo. Brincó
como una pantera, sobre el techo. O al menos, asumí que ahí había ido,
puesto que no lo podía ver a través de la ventana cuando alcé mi cabeza para
mirar afuera. En lugar de eso, vi a Mátyás que estaba de pie en el centro del
pasillo por el que había llegado caminando, con un arma cruzada delante de
FORO ALISHEA DREAMS 256
TATE HALLAWAY

su pecho, apuntando al techo del coche con desaprobación. Estaba solo. Miré
con atención en las sombras, pero no vi indicio de respaldo en forma de
monjes cargadores-de-uzis21
"Muy dramático papá" oí la lenta pronunciación de la voz sarcástica de
Mátyás. "Oh, ¿te convertirás en un murciélago después"?
Estaba saliendo del automóvil cuando Sebastián saltó al ataque.
Hice un salto volador, examinando rápidamente sobre mi cabeza. Me
agaché, pero he debido de haber cambiado la trayectoria de Sebastián, porque
él colisionó graciosamente sobre Mátyás, enviando a los dos en una caída.
Tardíamente, sentí la punzada de sus dedos encima de mi cabeza.
Sin embargo Sebastián no perdió la ventaja. Mátyás golpeó el relleno
del concreto con un golpe seco tan estridente que hice una mueca de dolor de
compasión. Sebastián se arrodilló encima de él. Torció la cabeza de Mátyás
hacia un lado, exponiendo su garganta. Había comenzado a cercarme a ellos
pero me detuve, inmovilizada por la conmoción de ver como Sebastián se
agachaba hacia Mátyás tocando su yugular.
Sin embargo, se detuvo antes de morder. "Dime por qué no te debería
matar. La voz de Sebastián parecido sorprendentemente fuerte en el
estacionamiento vacío.
"Vine en son de paz" habló Mátyás con voz áspera.
Sebastián se rió ahogadamente bajando hacia su garganta, sus labios
pasaron rosando su piel.
“¿Paz eterna? Puedo ofrecer eso también, niño".
No me di cuenta de que había estado avanzando lentamente hacia
atrás hasta que mis hombros presionaron la pared, ligeramente fangosa.
"Soy sincero, Padre. Pregúntale a ella" dijo Mátyás, mirándome con sus
ojos salvajes de miedo.
"Negocié con ella hace un rato".

21
los uzis son unas armas, tipo 9mm, hechas en Israel y generalmente usadas
por policías
FORO ALISHEA DREAMS 257
TATE HALLAWAY

Sebastián empezó a mirarme furiosamente. ¿"Negociar"?


Sí, ese fue mi pensamiento, pero la mirada en los ojos de Sebastián me
hizo considerar cuidadosamente mis palabras.
"Mátyás entró en la tienda a eso del mediodía. Quería que le dijera
donde estabas".
"Y aquí estás" dijo Mátyás. Garnet "me guió bien a ti".
Sebastián debió apretar su agarre, porque Mátyás gimió. "Haces poco
mérito para salvar tu vida, chico".
“¿Mi vida"? La voz de Mátyás se encogió en ese momento hasta
cortarse.
Sebastián clavó los ojos en él. No podía ver qué pasó entre ellos, pero
los ojos de Mátyás escudriñaron desesperadamente la cara impasible de su
padre. Mátyás se meneó como si quisiera alcanzar a Sebastián.
"Estás herido" dijo Mátyás. "¿Qué ocurrió Papá"?
Sebastián rompió su mirada fija y oscura y soltó la garganta expuesta
de Mátyás. "Es la fórmula" dijo. "Se está debilitando”.
Las manos de Mátyás trataron de asir a su padre. "Razón de más para
que se vayan. La Iglesia te puede ayudar".
Sebastián pareció considerarlo. Sus hombros se relajaron, y se recostó
un poco.
"Nos pueden ayudar a todos" continuó Mátyás. "A ti. A mí. A mi
Madre. Una vez que el exorcismo sea realizado"
La mirada furiosa que Sebastián disparó a Mátyás detuvo la discusión
más allá. "Eres un niño sumamente tonto".
¿"Por qué"? Aún del otro lado del estacionamiento, podía oír la
desesperación en la voz de Mátyás. "¿porque quiero que nosotros seamos una
familia"?
"Tu madre está muerta.”
"Sí, y juntos finalmente la podríamos enterrar," Mátyás dijo.
FORO ALISHEA DREAMS 258
TATE HALLAWAY

De una extraña manera, entendí. Mátyás no había mentido cuando dijo


que había venido en son de paz. Quería arreglar las cosas entre Sebastián y él.
Esperaba que si la Orden pudiera liberar el alma atrapada de su madre,
podrían dejar atrás el daño de su no-muerte. Era un poco noble de su parte.
Pero la Orden casi había matado a Sebastián anoche. No estaban
interesados en hacer a las familias felices. Querían el Grimorio.
"Me gusta eso" dijo Sebastián calladamente, el fuego oscuro salía de sus
ojos. "Pero no sabemos si surtirá efecto".
"Lo hará. Debe hacerlo".
Sebastián negó con la cabeza ligeramente. "No importa, Mátyás. No les
podemos dar lo que quieren".
"¿Por qué no? Tu fórmula no surte efecto".
Sebastián se rió. "Sólo luego de mil años".
"Pero no surtió efecto en mi Madre".
"Nunca le di la fórmula a tu madre. Intenté volverla con un poco de
comida" dijo Sebastián, alejándose de Mátyás para sentarse junto a él. Si la
situación no hubiera sido tan seria, me habría reído al verlos permanecer allí
tan casualmente en medio de la vía del tránsito del garaje del
estacionamiento.
Algo ha debido de haber hecho clic en Mátyás, porque se enderezó.
¿"Podría surtir efecto? ¿ Se podrían convertir ellos mismos en vampiros"?
Así es que habíamos estado en lo correcto. Eso era lo que la Orden
intentaba hacer con la fórmula de Sebastián.
Mátyás le había vendido a El Vaticano una partida de mercancías o, al
menos, él lo daba a entender. Había estado contando con el hecho que la
fórmula no trabajaría. Era menos idiota de lo yo pensaba.
“No sé, pero hay una posibilidad allí, una fuerte posibilidad" dijo
Sebastián. "No lo sé. Mi experiencia con Teréza me hizo receloso. Pensé que
una transfusión de sangre sería suficiente para salvarla y no fue así. Fue un
FORO ALISHEA DREAMS 259
TATE HALLAWAY

terrible error. Una vez que ella estaba muerta, era muy tarde. La fórmula debe
ser bebida por una persona viva".
Entonces, Parrish y sus amigos vampiros estaban con mala suerte. No
había Santo Grial, ninguna cura para su particular marca de vampirismo. "Al
menos, eso supongo" Sebastián lo admitió con un suspiro derrotado. Yo??. La
muerte de tu madre me remeció profundamente, Mátyás. Nunca había
amado a una persona lo suficiente como para querer vivir con ella por
siempre, además de tu madre y luego hacer cosas tan horrendamente fuera de
lugar. Era devastador. Y entonces te tuvimos... supe que mi sangre también te
había manchado. Pensé que la fórmula seguramente era un maleficio, un
veneno. De ese modo, me encontré renuente a experimentar con algunas otras
vidas. Ni con mi sangre, ni con la fórmula. Nunca he tratado de duplicarla".
La mirada fija de Mátyás pareció permanecer mucho tiempo en las
manchas oscuras de la cara de Sebastián. "y ahora lo tienes”.
Sebastián no dijo nada. La respuesta era obvia, como lo era su
necesidad de sangre."Al menos, eso supongo" admitió Sebastián con un
suspiro derrotado.
Mátyás volvió la cabeza para exponer su cuello de nuevo. "Bebe", dijo.
Sebastián dudó, claramente conmovido por el sacrificio de su hijo. El tomó a
Mátyás en sus brazos en un abrazo, y luego hundió sus colmillos
profundamente en su garganta. Oí a Mátyás jadear por el dolor y la sorpresa.
Me di la vuelta. No me gustaba ser mordida, y yo no tenía ningún
deseo de ver a alguien ser drenado, tampoco. Hice mi camino de regreso al
coche de Sebastián. El coche no viene con radio, descubrí en mi búsqueda
para distraerme. Yo medio quería ver lo que estaba pasando, pero justo
cuando pensé en ir a echar un vistazo, Sebastián abrió la puerta y se sentó en
el asiento del conductor.
Olía a sangre. En el espacio cerrado, la tierra, el olor metálico era
inconfundible.
Por supuesto, se había manchado la barbilla y el pecho.
FORO ALISHEA DREAMS 260
TATE HALLAWAY

Sebastián arrancó el coche.


"El encargado de estacionamiento va a llamar a la policía a menos que
tengas servilletas ocultas en el coche en alguna parte," le comenté lo más
secamente que pude, dado lo mucho que mis manos temblaban como
manivela de la ventana por una grieta.
Cuando Sebastián condujo alrededor de la forma tendida de Mátyás,
yo no podía dejar de preguntar, "Sebastián, uh, todo fue bien contigo y
Mátyás?"
"Bajo tu asiento," dijo.
"¿Qué?"
"Toallitas húmedas." Después de tantear por un momento, mis manos
tocaron un bote de toallitas con alcohol. Se las ofrecí a Sebastián, quien sacó
un puñado. "Él no está muerto", dijo.
Bueno, yo esperaba como el infierno que no. Después de todo, Mátyás
se había ofrecido libremente. Por supuesto, Feather también se había ofrecido,
y ella casi había muerto. Sebastián limpió su rostro, manchándolo color rosa.
"Ugh. Estás empeorando las cosas. Detente un segundo y me déjame
hacerlo", le dije.
Sebastián encajo el coche en un espacio de un piso entre una camioneta
y un camión cubierto de pegatinas políticas. Tan pronto como pasó aparcó,
empecé a limpiarle la cara como una mamá gallina.
"Estoy teniendo algunos problemas con el control los últimos tiempos."
Cerró los ojos y apoyó la cabeza atrás en el asiento.
"Me di cuenta", dije, terminando mi tarea de abotonarle la chaqueta
para ocultar la camisa manchada.
"Me parece que no puedo obtener suficiente. El hambre... nunca ha
sido tan fuerte antes." Sebastián cambió la marcha atrás y sacó el coche de
vuelta. A medida que empezamos a dar vuelta al camino hacia arriba,
Sebastián sacó un billetera del bolsillo de atrás y me lo entregó.
"Va a estar bien", dije sin convicción. Yo no tenía una mejor respuesta.
FORO ALISHEA DREAMS 261
TATE HALLAWAY

"Parte de mí quería matarlo, Garnet. Mi único hijo. "


Yo no podía decir precisamente que yo sabía cómo se sentía, pero
había estado luchando con una pregunta similar todo el día. Había decidido
que lo que separa a los buenos de los malos era la intención. ¿Cómo podría
continuar sintiéndome moralmente superior a la Orden si empezaba a actuar
como ellos? había matado, pero hasta el momento, las muertes en mis manos
en su mayoría pueden considerarse en defensa propia. Me di cuenta de que
en verdad, había un elemento mucho peor, como el deseo —y mío—de Lilith
por venganza, pero cuando había caminado por esa puerta, ellos fueron los
que tenían las armas. Por ahora, eso es lo que era importante.
Si pudiera permanecer en ese lado de la línea, podría vivir conmigo
misma. "Yo sé", dije finalmente. Nos acercábamos a la taquilla, así que
Sebastián me entregó un billete de veinte. "Pero no lo hiciste, y eso es lo que
cuenta".
"Sí", dijo Sebastián, mientras le entregaba el ticket y el dinero a un
aburrido empleado que llevaba un pañuelo en la cabeza al estilo Somalia. Le
dio a Sebastián su cambio y murmuró un agradecimiento sin realmente nunca
mirarlo. Me preguntaba si podríamos haber conducido con su rostro
completamente manchado de sangre, después de todo.
"La peor parte? Todavía tengo hambre ", dijo, mientras se dejaba a la
multitud se dirigió a los bares de la calle State. "Necesito esa fórmula, Garnet.
Tú lo tienes en alguna parte, ¿no? “
"Sí... sobre eso." Me mordí el labio. Encontrar a Parrish podría ser un
problema. Entonces tuve una idea. "¿Te acuerdas de William de anoche?"
Sebastián me dio una mirada oscura. "Casi maté a su novia, ¿verdad?"
"Sí, esa es la única." le sonreí. "Vamos a ayudarle a recoger un
estafador".
FORO ALISHEA DREAMS 262
TATE HALLAWAY

******************************************

Envié a Sebastián a dos puertas de la tienda de ropa a por una camisa


nueva, mientras recogía a William. El cartel de Cerrado colgado en la
ventana, y todas las luces estaban apagados. Aunque no podía ver a William,
yo asumí que estaba en la parte posterior contando la caja. Busqué mi llave
para abrir la puerta, luego recordé que la había roto. Traté de todos modos.
Me sorprendió cuando se abrió, pero sobre todo encontrar el llavero de
William colgado en el otro lado. Descuidado y muy desagradable. Lo dejé tal
como lo encontré, con la intención de arrastrar su culo aquí para mostrarle su
evidente distracción.
Mientras me acercaba a la despensa, oí voces. Al principio, pensé que
tal vez William había adaptado el estéreo de la tienda para mantenerse en la
empresa mientras trabajaba, pero luego me di cuenta de algunas palabras,
sobre todo, mi nombre.
El brazo musculoso de alguien apoyado en la puerta ligeramente.
Camiseta negra y el brillo mate de la boca del cañón de un arma automática
colgada del hombro era todo lo que necesitaba decirme que los agentes del
Vaticano habían acorralado a William. Yo me apreté contra la estantería
cuando el agente se volvió a mirar hacia el interior de la tienda. Me esforcé en
fundirme con las sombras mientras él examinaba la habitación.
"Tenemos un montón de grimorios22," oí protestar a William. "¿Quieres
un libro de sombras? Tenemos millones de seres blancos. O podrían ordenar
los libros de Curott23 por nombre."
"No te hagas el estúpido con nosotros, Warlock".

22
Un grimorio es un libro de conocimiento mágico escrito entre la Alta Edad Media y el siglo
XVIII. Tales libros contienen correspondencias astrológicas, listas de ángeles y demonios,
instrucciones para lanzar encantamientos y hechizos, mezclar medicamentos, convocar
entidades sobrenaturales y fabricar talismanes.
23
Phillis Currot, es una escritora, sus obras van de teología, magia y misticismo
FORO ALISHEA DREAMS 263
TATE HALLAWAY

Madre de todos, ellos pensaban que William era un jugador. Que, era
tan divertido como me parecía que podría ser en un nivel, significaba que
estaba en serios problemas. Tenía que ayudarlo, pero ¿cómo?
Pensé en la pantalla de varas en la parte delantera de la tienda. Había
una de plata y una plateada con un cristal de amatista grande en la parte
superior, que probablemente podría hacer algún daño grave si me balanceaba
con suficiente fuerza. El problema? Yo sólo tenía un disparo. Estos chicos
tenían armas.
Siempre he tenido Lilith, pero nunca le había preguntado como
distinguir entre amigos y enemigos antes. De alguna manera me imaginaba
que las probabilidades acababan con la masacre de William en lugar de
salvarlo, especialmente si se desbocaba, que es lo que cualquier persona
cuerda haría. No, Lilith era el último recurso.
Tomando una respiración profunda, cerré los ojos y sentí por la parte
de mí que usualmente mantengo bajo llave.
La luz púrpura salía, me llenaba, me rodeaba. Me visualicé rodeada
por una burbuja de niebla púrpura luminiscente.
"Lo que necesito", le dije al universo "es una distracción. Algo lo
suficientemente grande para que todos los agentes dejen ir a William ileso."
Levanté mis manos hacia fuera —mi mano derecha, la palma hacia
arriba, mi izquierda, la palma hacia abajo y empezó a girar en sentido de las
agujas del reloj. Luz de Oro se arremolinaba en una espiral de mis dedos,
creando una especie de tornado mágico. Podía sentir la construcción del
poder. Cuando llegó a su punto máximo, me lancé a través de la parte
superior de la burbuja y la envié en dirección de la bodega.
Un teléfono celular trino.
Podía oír un intenso intercambio, entonces: "Tenemos que salir. Ahora.
La fuente ha sido atacada. Nos ocuparemos de ti más adelante. "
Con un gracias al universo, apoyé la palma de la mano en el suelo y la
tierra cualquier exceso de energía que podría haber, tenía que sujetarla.
FORO ALISHEA DREAMS 264
TATE HALLAWAY

Mientras me agachaba detrás de los estantes, los agentes pasaron junto a mí.
Sentí una pausa sensible más que verla, pero siguieron a sus compatriotas
saliendo por la puerta sin decir palabra. Una vez que se cerró la puerta, me
levanté y señalé a la niebla púrpura de nuevo a mí misma.
Cuando abrí los ojos, William estaba de pie en la puerta de la bodega
agarrando una palanca en las manos como si fuera un bate de béisbol.
"Garnet? ¿Eres tú?"
“Sí” dije. "¿Estás bien? Ellos no te hicieron daño, ¿verdad?"
William bajo la palanca con un suspiro de alivio. "Esos muchachos.
Estaban buscándote."
"Lo sé".
"Son ellos los que irrumpieron esta mañana?"
"No", dije.
"¿Estás segura? porque ellos tienen armas". Detuvo su letanía el tiempo
suficiente para tomar un respiro. Luego agregó: "Ellos pensaban que yo era
un brujo."
Yo no pude evitar sonreír. "Fantástico, ¿eh? Supongo que el nuevo
corte de pelo está funcionando para ti".
"Sí", dijo, devolviéndome la sonrisa con una burbuja de risa histérica.
Sacudió la cabeza. "Hombre, te digo, cuando los planetas exteriores van
retrógradas, el mundo se pone muy jodido."
"Yo la culpo a Lilith, a mí misma," le dije.
"Ese es un jodido asteroide, entonces."
Asentí, aunque no estaba segura que me viera en la oscuridad de la
tienda. “Sí. Lo es".
"Probablemente debería poner el dinero en la caja fuerte", dijo William.
"Ellos no lo tomaron. Lo ofrecí, pero no iban a por el. Lo siento. Quiero decir,
el dinero. Yo sólo quería que se vayan. Odio las malditas armas. ¿Puedo
ofrecer una sugerencia? La policía. Podría llamar a la policía. Tengo una
buena descripción: hombres portaban armas de fuego. "
FORO ALISHEA DREAMS 265
TATE HALLAWAY

"Primero lo primero. ¿Por qué no vas al Recinto Santo? Yo puedo


encargarme de las cosas aquí".
William parecía muy aliviado. "Bien." Entonces, dijo, "Ah, y esa entrega
especial que ordenaste finalmente llegó. Lo dejé por el registro."

*************************************
Cuando llegué a la cafetería, descubrí a Sebastián y a William sentados
en los sofás. Se veían muy afables. Estaba sorprendida, teniendo en cuenta la
última vez que William vio a Sebastián él estaba desgarrando la garganta de
su novia. William probablemente había entrado en modo de negación total.
Sebastián encontró una camisa de seda roja, que en combinación con el
abrigo negro y vaqueros hacía un conjunto impresionante. También había
tomado el tiempo para peinarse y atar su cabello con una cinta negra.
William, mientras tanto, parecía agotado. El trabajo de tinte, que se
había hecho, hacía lucir su pelo brillante y nuevo, ahora sin embargo parecía
monótono, como una peluca mala, y artificial. Sentado junto a Sebastián,
William parecía delgado y frágil. Débil. Me preocupaba que no estuviera en
condiciones para nuestra aventura caza-Parrish, pero todo lo que tenía que
hacer era darnos una señal en la dirección correcta.
"Entiendo que son bastante fríos", Sebastián decía mientras me
acercaba.
"Sí, pero vale la pena", William respondió. "Todo el tiempo que estás
allí, ni siquiera tienes los pies mojados"
Me dejé caer en un cutre y mullido floral-print sillón. A pesar de que
uno de los resortes le faltaba, se sentía bien para tener un peso encima y se
hundía en la tapicería. Yo estaba pensando en decirle a Sebastián que la
entrega especial había vuelto a ser su mandrágora, y que la tenía conmigo en
el bolsillo de los vaqueros, pero la conversación me distrajo. "¿De qué están
hablando, chicos?"
FORO ALISHEA DREAMS 266
TATE HALLAWAY

"Alpinismo” dijo William. "Bueno, en concreto, los lagos de montaña."


Yo asentí. El negocio de la Santa Sede estaba cerrando. Además de
William, Sebastián, y yo, sólo quedaban unos pocos clientes. Un barrista, no
sabía si estaba muy ocupado limpiado las mesas o preparando el lugar para
cerrar. Me preguntaba dónde estaba Izzy. Se había tomado un día de
descanso después de toda la emoción de anoche? Tenía la esperanza de que
ella estuviera bien. Al menos, el nuevo barrista no parecía preocupado por
nosotros rezagados.
"Escalas montañas?" Le pregunté a William. Era caritativo, pero no
podía imaginar a William a rapel por la ladera de una montaña. Creo que
siempre imaginé que para ese tipo de cosas se necesitaban más músculos de
los que William parecía tener.
"Mi padre estaba en eso", dijo William con un encogimiento de
hombros. "Él es originario del Estado de Washington. Cuando fuimos a
visitar a la abuela, las montañas nos golpearon por unos días."
"Huh," dije. Los chicos comparan notas sobre los mejores caminos y
equipos y cosas que no podía comenzar a entender. Pero nosotros teníamos
cosas más importantes a considerar. "¿Tu amigo Goth dijo donde se encontró
al vampiro estafador?" Le pregunté a William.
"Eso es una especie de gran cambio de tema", señaló William. Se ajustó
las gafas con el dedo.
Sebastián había estado tomando un sorbo de café, y que casi se
atragantó. "Vampiro hustler? no estás hablando de tu ex-novio vampiro,
espero. El que tiene mi grimorio?"
“Sí” dije, masticando en mí uña en previsión de Sebastián. En cambio,
parecía estar concentrado considerándolo lentamente, incluso su respiración.
Pensé que le oí contar hasta diez.
"El vampiro prostituto que vende su mordedura a cualquiera en el
extremo oscuro de la calle State es tu ex-novio?" Preguntó William. La mirada
FORO ALISHEA DREAMS 267
TATE HALLAWAY

en el rostro de William implicaba que esperaba que yo me hubiera bañado


después de interactuar con Parrish.
"Parrish no es prostituto. Debe ser alguien más ", le dije. Aquí había
algo con lo que no había contado. ¿Qué ocurre si hay dos vampiros
estafadores en Madison?
Sebastián sacudió la cabeza. "Asuntos pendientes", murmuró.
William miró de ida y vuelta entre Sebastián y yo. "Ustedes no están
pensando en tener algún tipo de trío, ¿verdad?"
"Eeuk!" dije, justo mientras Sebastián decía: "Dios mío, no."
"Ah, bueno, sólo me enteré de que hay un vampiro que haría algo así
mientras el precio sea el correcto".
Mi expresión debe haber revelado el hecho de que yo sospechaba que
“el” vampiro era Parrish, porque Sebastián dijo, "Genial. Así que el
pervertido tiene mi grimorio? Las cosas apenas se ponen mejor y mejor, ¿no?"

"Él me dijo que no hace eso, solo bocado", dije, y al instante me arrepentí.
Ambos me lanzaron la mirada y-tu-le-crees?
Fruncí el ceño. No me gustaba escuchar a Sebastián mancillar el
carácter de Parrish, sobre todo porque yo sabía lo avergonzado que Parrish
estaba con el asunto. Estaba desesperada por defender el honor de Parrish,
pero todas las excusas que se me ocurrieron sonaban flojas. De todos modos,
Sebastián me estaba dando un respiro. En cambio, dije: "Mira, Parrish me
dará el libro si se lo pido. Estoy segura de eso".
"¿Están hablando sobre el grimorio que el Vaticano quería?" Preguntó
William.
"¿Qué sabes de la Orden?" Sebastián exige a William.
"Nuestros amigos romanos acaban de pagar una visita a la tienda", le
expliqué. "Aparentemente, pensaron que yo podría haberlo escondido allí."
FORO ALISHEA DREAMS 268
TATE HALLAWAY

"En lugar de eso se lo diste a tu ex amante, quien al parecer vende de


su mordedura en la calle", murmuró Sebastián en su café. "Dónde es mucho
más seguro".
"En realidad, lo es," señalé. "De todos modos, pensé que decías la
verdad sobre la copia en tu caja de seguridad. Deben estar fuera de la pista.”
"Me imagino que la Orden no hace más que ser exhaustivos. Tienen el
microfilm, ahora quieren el original. Además, como he dicho, mis notas más
recientes se encuentran en la versión en papel".
"Tu hiciste copias de seguridad?" Preguntó William, a continuación,
con un gesto sabio, agregó,
"Encantador".
Sebastián sonrió a William. "Sí, varios de ellos. El original está en una
colección de libros raros en Budapest."
"Inteligente." William asintió.
"No necesariamente", señalé un poco cruel, pero yo seguía sintiendo el
aguijón constante de que Sebastián le faltaba el respeto a Parrish. "Después de
todo, algo debe haber puesto al Vaticano tras tu pista en primer lugar."
"¿Quieres decir que no sea mi hijo?"
"Sí", dije. "Como limpio y ordenado, ya que culparíamos de todo esto a
Mátyás, dudo que el Vaticano iba a invertir este tipo de mano de obra para
cazarte simplemente con la palabra de un dhampyr".
"¿Por qué no?" Sebastián le preguntó.
"¿Qué es un dhampyr?" William agregó.
"Porque", dije, tratando de responder a ambas cuestiones a la vez ",
Mátyás es un mágico/mago.
Tiene sangre vampiro corriendo por sus venas. La orden podría estar
operando en conjunto con él, pero están jugando totalmente con él, Sebastián.
Una vez que consigan lo que quieren, está muerto. "
"El Vaticano no perdería un cazador de vampiros en perfectas
condiciones", dijo Sebastián, con un encogimiento de hombros.
FORO ALISHEA DREAMS 269
TATE HALLAWAY

"Sobre todo teniendo en cuenta que es el único de su especie."


"¿Por qué querrían un cazador de vampiros, Sebastián? Ellos cazan
brujas. Y ahora van a utilizar tu fórmula para hacer un ejército de vampiros
santos. Yo creo que lo último que quieren en su negocio es a alguien capaz de
destruirlos. Mátyás está jodido".
Sebastián tomó un sorbo de su bebida y luego hizo una mueca. Yo no
estaba segura de si su expresión de disgusto reflejaba sus sentimientos hacia
la bebida o mi comentario. "Mierda."
"Sí," estuve de acuerdo.
Estábamos todos en silencio por un momento, perdidos en nuestros
respectivos pensamientos. Miré con nostalgia en la cafetería, deseando que el
barrista no hubiera cerrado ya. Mataría por una taza de café. Tuve la
sensación de que esta noche iba a ser larga.
"¿Tu eres... parece que eres muy viejo", dijo Guillermo. A pesar de que
formuló la frase como un insulto, William la hizo sonar como un gran
cumplido.
"Muy, muy viejo", dijo Sebastián con la cabeza, mirando
profundamente a los ojos de William. Había puesto un brazo sobre el
respaldo del sofá en algún momento, y la punta de sus dedos rozaba la tela de
la camisa de William. Por su parte, William parecía inclinarse al contacto de
Sebastián, como un amante.
"Entonces, ¿es verdad lo que dicen? El vampiro más viejo, es el más
fuerte en el beso?"
"Oh, sí, definitivamente", dijo Sebastián con una sonrisa. Y de repente,
cuando sus miradas se encontraron, había cierta intimidad de nuevo. La
mano de Sebastián descansaba obviamente en el hombro de Guillermo. Sus
dedos abiertos para que uno de ellos pudiera acariciar la línea del cuello de
William.
"Wow", William respiraba.
FORO ALISHEA DREAMS 270
TATE HALLAWAY

"Sí". Como un gato, Sebastián se había introducido más cerca de


Guillermo, a pesar de que me juré no mirarlos. Sus rodillas se tocaban. Él
estaba totalmente cazando a mi amigo. Justo en frente de mí. Sabía que
Sebastián tenía hambre, pero no podía esperar hasta que se quedaran solos
para tratar de marcar a mi amigo?
"¿Hola? Terminen, niños "dije. "Todavía tenemos que conseguir el
grimorio de Sebastián."
William parpadeó como si se sacudiera de un hechizo. "Oh, bien. Uh,
síganme. Sé cual es el bar del que el tipo gótico estaba hablando. No está lejos
de todos modos".

******************************************

Ya que la calle State es una calle peatonal y a los autobuses sólo se les
permiten pasar, decidimos caminar.
Las personas —turistas y estudiantes en su mayoría— abarrotaban la
acera. De hecho tuvimos que seguir nuestro camino a través de los cuerpos
agrupados en las entradas a los diferentes establecimientos.
Extrañamente, una mirada a una cuadra en cualquier dirección no
mostró sólo las aceras vacías. Al parecer, la gente venía a Madison para ver la
calle State y nada más.
Escaneé las caras de la gente buscando a Parrish. Les había dado a los
chicos una descripción verbal de Parrish, pero ambos parecían
desconcertados con mi concepto de la personalidad de un leo, así que no tenía
mucha esperanza de que fueran capaces de identificarlo.
Cuando tuve la oportunidad, me agarré del codo de Sebastián para
tirar de él cerca. "En la cafetería, ¿a qué estabas jugando?"
FORO ALISHEA DREAMS 271
TATE HALLAWAY

Las pupilas de Sebastián se habían ampliado en la oscuridad. Sólo una


pequeña franja de color marrón se mantenía.
"¿Qué quieres decir?"
Moví la barbilla en la dirección de William. Que estaba más o menos en
frente de nosotros. Mantuve mi voz baja, mientras le decía, "con William.
Todas esas miradas." Sebastián me lanzó una mirada en blanco, por lo que
agregué "Todas esas miradas persistentes. Pensé que iba a tener que echar
agua fría sobre los dos.”
"¿Celosa?”
"Para que conste en actas, sí."
"No lo estés", dijo. "Estoy tan hambriento que cualquiera se ve bien."
Lo que era una especie de pulla hacia William, así que le di a Sebastián un
gesto de desaprobación.
"Tuviste a Mátyás hace menos de una hora."
"Sí, pero no tuve tanto como yo quería, y la mayoría de eso se fue en la
curación del daño del sol de esta mañana." Su mirada siguió a una ramera al
pasar, "Eso no fue suficiente".
Ahora no sólo se parecía a un drogadicto, hablaba como uno, también.
Sólo en el último par de horas, Sebastián comenzó a lucir delgado, un poco
demasiado delgado para ser sexy, en particular alrededor de las mejillas,
como su piel se estirara sobre el hueso. De hecho, la palabra cadavérico saltó a
mi mente. Me preguntaba cuánto tiempo pasaría antes de que su sed
insaciable se inquebrantable y él muriera.
Llegamos hasta William, cuando nos reunimos en una esquina,
esperando que el semáforo cambiara. Un Ford Taurus plata estuvo a un pie
de nosotros, y reconocí al conductor en el mismo instante que me reconoció.
Era Rosa.
Las luces de freno brillaron. Me agarré de la mano de Sebastián, y
luego casi la dejé caer. Su piel se había convertido en un frío glacial.
FORO ALISHEA DREAMS 272
TATE HALLAWAY

"Corre", le grité a William, que todavía estaba en la esquina, mientras


trataba de arrastrar a un vampiro que no cooperaba en el tráfico. "Vaticano".
Un par de tipos fumetas de la universidad que habían estado junto a nosotros
me miraron con los ojos abiertos escuchando la última parte de mi
advertencia, pero todos empezaron a gritar cuando Rosa salió de su vehículo
y armada con una 45 en nuestra dirección.
Y William reaccionó.
Hubo un crujido de huesos, que podrían haber sido los nudillos, pero
el efecto era el mismo: de la Rosa fue sorprendida y dejada inconsciente.
William miró a su puño como si nunca antes lo hubiera visto.
Sebastián y yo corrimos a empellones a través de la creciente multitud
de curiosos.
La nariz de Rosa se había hundido. Sangre cubría su cara y una gran
parte de su traje.
"Creo que me rompí los nudillos", dijo William en voz baja, como para
sí mismo.
Sebastián se agachó para coger el arma de Rosa. Me fijé en él en una
pausa a la vista de toda esa sangre fresca. Su mano se cernía sobre su mejilla
mojada, y pensé por un momento que podría meter el dedo para obtener un
bocado. Se detuvo y se guardó el arma en lugar. Rosa gimió.
Miré a través de la multitud a por alguien con un teléfono celular. Vi a un
chico con un cinturón de herramientas que contenía tanto un celular y un
BlackBerry y Dios sabía que cosa más. "Tú", dije "Llama al 911."
Luego tomé de la mano a William y a Sebastián y los arrastré lejos del
cuerpo de Rosa.

*******************************************

Nos metimos en el primer bar que encontré. Escondí a los chicos en un


rincón oscuro y le hice señas a un camarero que lucía agobiado. El camarero
FORO ALISHEA DREAMS 273
TATE HALLAWAY

nos dio una larga mirada de desaprobación. Sólo podía imaginar lo que
pensaba de nosotros: dos góticos y un chico pálido. Nos debe de haber
parecido como un juego a juego, todo de negro. "Me muero de hambre",
murmuró Sebastián.
"Cariño, no creo que tenemos lo que estás buscando", dijo el camarero.
"Ah, sí?" Le pregunté, después de intercambiar miradas con William.
"¿Qué crees que estamos buscando?"
"Dos puertas más abajo," dijo, con una ceja arqueada con sorna.
Cuando no le entendimos nos arrojó una pista, puso un puño en su cadera
estrecha. "Miren a su alrededor, queridos, esto es un bar de deportes. Les
gustará el ambiente en La Caverna".
¿La Caverna? Eso sonó cursi. Lamentablemente, estoy totalmente
segura que Parrish podía pasar un rato en un lugar como ese.
Sebastián, sin embargo, parecía que estaba listo para una pelea con nuestro
mesero juicioso.
"Gracias por el consejo", le dije.

*********************************************
"Solo una mordida", Sebastián iba murmurando, mientras
regresábamos de vuelta al flujo y reflujo de la calle State. "Debería haber
comido."
"Creo que me rompí los nudillos", dijo William.
Estaba un poco decepcionado por estar de nuevo en movimiento, ya
que yo estaba preocupado de que William se había metido en algún tipo de
shock post-violencia.
"Van a estar bien", le dije a los dos. Mis propias manos me dolían en
simpatía con William. A Sebastián le dije: "¿Puede darle a William una de tus
tarjetas? Ha sido una noche loca, me preocupa que nos vamos a separar".
"Claro", dijo Sebastián, entregándole una.
FORO ALISHEA DREAMS 274
TATE HALLAWAY

El Caverna fue fácil de detectar. El exterior de las ventanas, estaba


pintado de negro.
El latido del metal industrial pulsaba a través de puertas cerradas.
Pálidos, chicos delgados con un montón de tatuajes y pantalones de cuero
colgaban de la entrada, tratando de lucir amenazantes. Sus miradas
fulminantes podrían haber funcionado en mí si yo no hubiera estado tomada
de la mano con un vampiro mil años viejos y un increíble y masculino
hombre-beta perforado.
No hice caso de los esos chicos de no-miedo y abrí la puerta. Antes de
que mi voz se perdiera en la incesante música, dije: "Vamos a recoger el
grimorio a lo de Parrish, y entonces todos podemos volver a casa e ir a la
cama.”
"Suena bien," oí decir a William.
En la puerta, un rostro sombrío, un portero calvo recogió cinco dólares
de cada uno, y luego nos introdujo en la oscuridad, llena de humo en el
interior.
La Caverna fue mal llamada. El lugar tenía más parecido a un
anfiteatro.
Por donde entramos había un guardarropa y una larga barra de
madera oscura que se podría encontrar en cualquier taberna en Wisconsin.
Anuncios de Neón de cerveza se reflejaban en un espejo retrovisor y las filas
de botellas de licor fuerte. Ahí fue donde la similitud con un club de
composición típica terminaba.
Un escenario hundido ocupaba el centro de la habitación.
Progresivamente en los niveles más bajos, mesas y sillas se había acordado.
En la parte inferior, justo sobre el nivel del escenario, los asientos estilo
estadio comenzó.
El lugar estaba lleno. Yo no podía ver un solo asiento desocupado. Al
parecer, se nos relegó a la posición-habitación única sección. La gente se
FORO ALISHEA DREAMS 275
TATE HALLAWAY

agolpaba alrededor de una barandilla de metal, viendo el espectáculo. Asomé


la cabeza por un amistoso hombro buscando ver todo el alboroto.
Yo había pensado que encontrar a Parrish en la multitud sería difícil.
Yo debería haber sabido que encontraría una manera de ser el centro del
escenario. En realidad, él era un Leo.
Oí una ingesta aguda de respiración mientras Sebastián se acercaba a
mi lado. "Querido Dios".
"Eso es real", agregó William. "¿No?"
Lo era.
En medio de un foco rojizo, Parrish de pie. Sus dientes se hundieron
profundamente en la garganta expuesta de un atado y amordazado, y muy
fetichista víctima. Es decir, hubo un montón de cuero, hebillas, arneses,
piercings, y otros engranajes.
De dos postes de acero se habían hundido en el suelo del escenario. La
mujer estaba tendida tirante entre ellos, garantizado por las cadenas y las
esposas que sonaban cada vez que se estremecía.
No estaba exactamente desnuda, pero ella bien podría haberlo estado.
El corsé que llevaba empujaba sus pechos ya holgados en un montón de carne
flácida. Había un corte que exponía las areolas, pero, al parecer, por
deferencia a las leyes de la decencia, una pezonera, con sus correspondientes
abrazaderas, que lucían dolorosas abarcaban una parte.
Por lo menos en la parte superior.
La correa puso en manifiesto una sorprendente falta de pelo entre las
piernas. Estoy segura de que era bueno para la vista, pero todo en lo que
podía pensar era: Wow, ella debe haber pagado una fortuna por la
electrólisis24. También estaba segura de que la gente en los asientos detrás de
ella debían tener una gran vista de las nalgas desnudas en su mayoría.

24
Electrolisis es un proceso, en el cual las raíces del bello son debilitadas sujetándolos a
corrientes eléctricas para evitar su crecimiento.
FORO ALISHEA DREAMS 276
TATE HALLAWAY

Luego estaban las botas altas. A pesar de que los tacones parecían
haber sido registrados como instrumentos de tortura, en realidad estaba
celosa— lucían muy bien.
Sin embargo, en mi opinión, Parrish estaba incluso más atractivo. Tenía
en su forma-abrazando pantalones de cuero, pero tenía el torso desnudo.
Siempre una elección excelente de moda para él. Las luces del escenario
hacían sombras sobre el elenco sólo destacando los ángulos y los músculos de
su cuerpo.
Mientras veíamos, Parrish se movió alrededor del cuerpo de la víctima,
poco a poco punzaba la carne con los expuestos caninos afilados. Pequeñas
gotas de sangre corrían de cada herida. La mujer se estremeció y empujaba
contra las restricciones con cada mordida.
Aun así, yo diría que lo estaba disfrutando. Y la multitud también.
Tengo que admitir que debí haber estado embobada, porque nunca me
di cuenta de Sebastián dejando mi lado. Al igual que el resto de la habitación,
vi con sorpresa como Sebastián saltó por encima de los asientos del estadio a
la tierra detrás de Parrish. Cogió un puñado de cabello, Parrish sacó por la
fuerza a Sebastián de su víctima.
Luego le dio una bofetada.
No sé lo que me esperaba, probablemente algo más en las líneas de un
estilo de William. En cambio, Sebastián golpeó a Parrish con un cortés,
caballeroso, yo te reto a-ti-a-un-duelo, y hasta un beso en la mejilla.
Los dos hombres intercambiaron palabras. Me esforcé para escucharlos
con el bajo en auge y los airados gritos de los espectadores. La mujer atada en
una situación comprometida en el escenario luchado con furia contra sus
ataduras, pero estaba ida por completo cuando Parrish regresó la bofetada de
Sebastián con un puñetazo en el estómago.
"¿Qué diablos están haciendo?" Preguntó William.
FORO ALISHEA DREAMS 277
TATE HALLAWAY

Sacar la mierda de unos a otros por lo que yo podría decir. Porque, en


ese momento, Sebastián volvió con un gancho que dejó la cabeza de Parrish
hacia atrás con un broche de presión.
"Tenemos que separarlos", dije.
"Sí, pero ¿cómo?"
En momentos como éstos era que yo deseaba la magia más sensacional.
Si yo pudiera hacer descender una bola de fuego o látigo de algún tipo en el
espectáculo de luces cósmicas, podría distraer a la gente el tiempo suficiente
para llegar allí y transportar a los dos afuera. Cerré los ojos y traté de pensar.
Tomando lentas respiraciones profundas, para centrarme a mí misma.
Pensé que tal vez, si aclaraba mi mente, algo se me ocurriría.
En el bolsillo de los vaqueros, sentí que la moneda de mercurio se
estaba calentando.
Un arma de fuego me picó en la parte baja de mi espalda. "Tu tiempo
ha terminado, brujita."
Era Rosa.
FORO ALISHEA DREAMS 278
TATE HALLAWAY

DECIMA CASA
TRADUCIDO POR MELISSA

PALABRAS CLAVES: Mala Suerte, Ortodoxia, Ambición.

La boca de la pistola me pinchó como una piedra afilada en las


costillas. Rosa colocó una mano dura en mi hombro, y sus labios pasaron
rozando mis lóbulos mientras decía “amable y fácil. Vamos a deslizarnos
hacia afuera”.
Caminé arrastrando los pies en la dirección que sugirió, propulsada
por su fuerte agarre. William, quien había estado fascinado por el
movimiento en escena, me miraba de soslayo. Su cara se contorsionó en un
ceño fruncido cuando reconoció Rosa.
"Ni siquiera lo pienses" Rosa pronunciada sobre el ruido del bar.
William dio un paso vacilante hacia adelante. Negué con la cabeza. Se
habría visto mucho más involucrado en todo este desorden de cualquier
manera. No podría estar viviendo conmigo misma si perdiera a otro amigo
por los asesinos de El Vaticano. William retrocedió, pero por la esquina de mi
ojo le vi tratar de alcanzar su teléfono celular cuando se dirigía hacia la salida
de atrás.
Con la atención de todo el mundo en la pelea entre Sebastián y
Parrish, Rosa nos dirigió fácilmente a través de la turba hacia la salida. Mi
mente corría a gran velocidad mientras intentaba pensar que podía hacer. No
podía arriesgarme a patearla o a intentar torcerme fuera del alcance de ella; la
pistola estaba demasiado cerca. Lilith no era una opción con todas estas
personas alrededor, a menos que quisiera matarlas. Continué esperando
capturar la atención de alguien, pero de la forma en que Rosa me sujetaba, no
era obvia la amenaza. Para alguien que nos mirara, probablemente
tendríamos la apariencia de amantes. No habría tenido importancia. Rosa
FORO ALISHEA DREAMS 279
TATE HALLAWAY

podría haber llevado un misil antiaéreo mientras tuviera puesto un traje de


novicia voladora, era todo lo que importaba. Todo el mundo estaba enfocado
en los vampiros que se golpeaban. Hasta el guardia de seguridad había
abandonado su puesto.
¿Cuál fue su primera falla? La puerta principal del área estaba atorada
con personas atentas echando un vistazo más cerca. Rosa y yo íbamos contra
la corriente, lo que quería decir que nuestro progreso desaceleraba
dramáticamente, al menos hasta que Rosa tuvo la astuta idea de movernos
por lo largo de la pared.
¿Cuál fue su gran falla? Más allá de la pared de contención, iluminada
débilmente en la oscuridad, estaba una alarma contra incendios.
Las palabras Tirar de la Manilla en caso de Emergencia estaban
impresas en el resplandor de la oscura pintura amarilla en el interruptor que
tenía el tamaño de una mano. Decidí que mi muerte inminente
definitivamente calificaba. Con Rosa concentrándose en llevarnos a la puerta,
agarré la barra y tiré con toda mi fuerza.
Cuando la alarma sonó con gran estruendo, sentí que la presión contra
de mi espalda se aligeraba un poco. Fue suficiente.
Me retorcí hacia un lado pero me desplacé de forma controlada. Mi
intención era llenar de gente la salida del negocio para apartar la pistola.
En el instante en que vi el codo y la expresión sorprendida en los ojos
de Rosa, me imaginé que lo había logrado. Di un golpe en el puente de su pie
tan duro como podía, esperaba destrozar el hueso. Su grito de dolor se
perdió en todo el caos. Justo entonces, los cuerpos contra los que habíamos
estado peleando surgieron de regreso hacia la salida. Me agaché y me
presioné fuertemente contra la pared. Observé como el gentío que escapaba
tragaba a Rosa completamente.
Me acuñé a mí misma en un hueco entre el escritorio que rodeaba la
pared de contención y la pared. Aunque me ricé en una pelota tan pequeña
FORO ALISHEA DREAMS 280
TATE HALLAWAY

como fue posible, de todas formas tuve que manejar una serie de patadas y
empujones.
Alguien había apagado la música y estaba usando los alto parlantes
para aconsejarle a la gente que saliera de una manera ordenada. La voz
también nos recordó permanecer calmados y que la salida más cercana podía
estar detrás de nosotros. Me levanté y miré alrededor como mejor pude. Allí
había una salida alterna en el lado contrario del bar. La pregunta fue, ¿podría
lograr llegar?
No quería haber generado todo el problema para perder a Rosa y
luego terminar en la misma vereda después de la evacuación. Más
importante aún, Parrish probablemente había escondido en secreto su
motocicleta en el callejón y con ella el Grimorio. También sería el lugar más
probable para una cita secreta ya sea con Parrish, Sebastián, o ambos.
Después de ponderar mis diversas opciones, me decidí que lo más
seguro era la ruta más directa, debí avanzar lentamente sobre la parte
superior del bar. Me sentía un poco tonta trepando por encima de un
taburete, pero nadie me observaba. Me resbalé y me tropecé con diversas
bebidas abandonadas precipitadamente. A pesar de todo, de alguna manera,
logré llegar al otro lado de la habitación sin ser molestada. Cuando me
deslicé fuera del bar, seguí fácilmente el flujo de personas que salían hacía
fuera por la parte de atrás.
La mayoría de la gente se aglomerada justo fuera de la entrada debajo
del toldo. Una brillante lámpara de seguridad de halógeno iluminaba el
angosto callejón Cobblestone, que estaba obstruido con góticos y humo de
cigarrillo. Algunos tenían un teléfono celular otros charlaban ansiosamente
unos con otros. Varios habían logrado sacar de contrabando sus bebidas y
hacían una fiesta de todo.
El callejón corría de forma perpendicular a la Calle State. Podía ver los
tubos de neones de las tiendas y los bares calle abajo. La mayor parte de la
FORO ALISHEA DREAMS 281
TATE HALLAWAY

turba se congregó en esa dirección. Todavía no me sentía a salvo de la agente


del Vaticano. Ella podía acechar desde cualquier parte.
Me dirigí en dirección opuesta. Un pequeño estacionamiento ocupaba
el espacio entre el club y otro establecimiento. Alrededor de veinte vehículos
ocupaban un lugar junto con un número de contenedores, tarros de depósito
de reciclaje y una pila de tarimas de madera. Cerca de la mitad de ellos eran
motocicletas, y la mayor parte eran Harleys. Me abrí paso encima de ellas,
esperando reconocer las alforjas de Parrish a pesar de la oscuridad y toda la
gente que circulaba en masa.
La primera moto a la que me acerqué claramente pertenecía a alguien
llamado Butch, con una arrogante placa lo deletreaba.
Butch, una mujer excesivamente fornida llevaba puesto un chaleco de
cuero y lucia tatuajes, los que podían haber sido libélulas o hadas, no apreció
mi escrutinio de sus alforjas. Me deshice en excusas y me escabullí hacia el
siguiente posible candidato.
Y fui directamente hacia Sebastián.
Al principio, casi le pasé de largo, puesto que me daba la espalda con
las manos en los bolsillos. Entonces reconocí la gabardina. Y los colmillos.
“Garnet " dijo. Sonó aliviado al verme. Una fea cuchillada decoraba
una de sus mejillas, pero por lo demás, se veía intacto. "El Grimorio está
aquí," dijo, mostrándome la punta del libro encuadernado en cuero antes de
devolverla a su escondite. Meció sus piernas sobre la moto y la puso en
marcha. “Vamos".
Casi dije que no. No quería irme sin saber que Parrish estaba bien,
pero Sebastián interrumpió mis pensamientos.
"No tenemos mucho tiempo," dijo Sebastián. “El Hambre me consume.
Necesito realizar el hechizo tan pronto como sea posible”.
"Pero es deficiente”.
"Tal vez. Tal vez no”. Él negó con la cabeza. “Tenemos que intentarlo.
No sé si pueda sobrevivir por mucho más”.
FORO ALISHEA DREAMS 282
TATE HALLAWAY

En ese instante divisé a Rosa, que no era difícil de perder con su nariz
vendada y dos ojos morados abriéndose paso callejón abajo en nuestra
dirección. Eso lo decidió para mí. Me subí a la parte de atrás. Me agarré
fuertemente a Sebastián que retrocedió la moto fuera de su lugar de
estacionamiento y rugió callejón abajo lejos de la calle State y afuera en la
noche.

*****************************************************************************

Mientras nos deteníamos en un semáforo en rojo, me hice del valor


para preguntar, “¿Dónde está Parrish? Digo, tienes sus llaves”.
Bueno. No hice la difícil pregunta que realmente quería hacer, lo
mataste, ¿o qué?
No podía imaginarlo entregando las llaves de su amada moto,
mientras todavía tenía algo que decir en el asunto.
Al mismo tiempo, sin embargo, no veía a Parrish siendo fácilmente
derrotado por Sebastián que sólo tenía un raspón en la mejilla para
demostrarlo. A pesar de todo, Sebastián era casi cinco veces más viejo que
Parrish.
Cuando Sebastián no contestó, probé un acercamiento diferente. “¿Por
qué lo golpeaste, de todas formas? ¿Sobre qué fue eso?”
A través de mi mejilla, sentí la subida y la bajada de su pecho en un
profundo suspiro. "No me gustan los eventos artísticos”.
La luz cambió, y el viento precipitándose velozmente se tragó
cualquier oportunidad de más conversación.
¿Qué significó eso? ¿Se sintió ofendido Sebastián porque Parrish violó
una especie de código vampírico secreto al hacer sus negocios en el escenario
delante de todo el mundo? Parecía algo improbable, considerando que
Sebastián a penas andaba en los mismos círculos de la mayoría de los
FORO ALISHEA DREAMS 283
TATE HALLAWAY

vampiros. No era como que fuera el asiento regional del Guardián del
Secreto del Club Vampiro.
Él había dicho "eventos artísticos" algo sobre la naturaleza pública del
espectáculo de Parrish le debía de haber irritado. ¿Excepto qué? ¿Podría ser
una especie de cosa de cortesía? ¿Tal vez él no aprobaba la situación en la que
la víctima se encontraba?
Sin embargo, ha debido saber que ella estaba dispuesta. Que ella
estaba dentro de todo eso parecía bastante obvio para mí.
Cuando pasamos sin dificultad el siguiente semáforo, me encontré
decepcionada.
Esperaba que Parrish estuviera bien.
Apreté más fuerte mis brazos alrededor de la cintura de Sebastián.
Cuando nos detuvimos después, Sebastián me asombró hablando
primero. "Mira, estaba celoso" dijo. "Era mucho más fácil imaginarlo
haciéndote esas cosas despreciables".
Oh, bien. Todo era en contra del actual amante. Debería haber pensado
acerca de eso de inmediato.
Parrish estaba muerto.
"Lo mataste, ¿verdad?”
"Si te dijera que lo hice lamentar tocarte alguna vez, ¿me haría eso
sonar sexy o espeluznante?"
“¿Ambos?” Singularmente, ya que eso lo hacía sonar como si tuviera
la oportunidad de ver algún día a Parrish y que anduviera alrededor otra
vez.
Sentí los hombros de Sebastián relajarse un poco.
Con el bar todavía cerrado por un par de horas, la noche pulsaba con
actividad. Los automóviles pasaron rápidamente, siguiendo los ruidosos
sonidos profundos provenientes de las ventanas. Aunque más fresco, el aire
todavía mantenía un poco del calor del día.
FORO ALISHEA DREAMS 284
TATE HALLAWAY

Las semillas de los álamos flotaban bajo las luces delanteras igual
como la nieve. Nos acercamos a los lagos. Daban una leve desconfianza, pero
las parejas se paseaban alrededor de las pasarelas de la costa. En lo alto, los
murciélagos mostraban sus oscuras alas, cuando cogían a los insectos en el
cielo.
“¿Dónde vamos?” Pregunté en la siguiente parada.
“¿Conoces a alguien del Santuario del Círculo"? Preguntó Sebastián.
El santuario del círculo era un lugar para realizar ritos ubicados en un
pequeño pueblo fuera de Madison. Poseían acres de tierras, las cuales
estaban completamente dedicadas para el Arte. "No," dije, aunque en rigor
esa era una mentira. Estaba familiarizada con su editor de boletines
informativos, desde que la tienda compró un espacio de publicidad todos los
meses. ¿"Por qué"?
"Porque esperaba un lugar alternativo para realizar el ritual," dijo.
“Imagino que mi casa está plagada de agentes del Vaticano a esta hora".
“¿Así que por qué regresas?”
"El elixir, el componente principal para realizar el hechizo, está allí”.
Le di un apretón a la cintura de Sebastián. "Morirás sin eso, Sebastián.
Tenemos que regresar”.
"Había esperado ser un poco más fuerte antes de tener que
combatirlos," dijo Sebastián mientras la luz cambiaba.
"Soy lo suficientemente fuerte por los dos" contesté, pero el rugido del
motor ahogó por completo mis palabras.
Pensaba en Lilith, por supuesto, no en mí. No me sentía
particularmente fuerte. Me dolió. La anterior rabieta de Lilith había dejado
mis músculos maltratados y magullados.
El camino se amplió. Los edificios se dispersaban y las áreas verdes se
volvieron más anchas y salvajes. Los olores se desviaban desde el tubo de
escape hacia los tréboles. Las luces de la ciudad perdían intensidad, y las
estrellas en el cielo parecían más brillantes.
FORO ALISHEA DREAMS 285
TATE HALLAWAY

Apreté la cintura de Sebastián, deseando que él leyera mi mente. Sólo


podíamos continuar, pensé, no hago tratos con cualquiera y luego huyo.
Excepto que cuando llegara la mañana, Sebastián sería una bestia
crujiente.
¿Qué más podríamos hacer? Había caído en cuenta que era la culpable
de las muertes de los agentes en Minneapolis. Lilith podría haber hecho el
trabajo sucio, pero yo fui la que le dijo que lo hiciera. No podía seguir
ignorando esa verdad, y me rehusé a ser la responsable de más muertes. Si
entrábamos en la casa de Sebastián con la intención de matar, nosotros
éramos los asesinos, no la Orden. No podría vivir conmigo misma; Era mejor
estar muerta.
Realmente, podría estarlo. Era mucho mejor estar muerta. Si El
Vaticano pensaba que estábamos muertos, sería caso cerrado. El archivo que
llevaba mi nombre estaría timbrado con Fini o cualquier cosa que en latín
significara ‘hecho’.
Nadie alguna vez vendría buscándome otra vez.
Lo mismo ocurriría con Sebastián, aunque él tenía la ventaja de que
desde el principio ya estaba en la sección de muertos.
Estar muerto sonaba cada vez mejor.
Excepto por todo asunto de dejar de existir.
Pero el pensamiento tenía algún mérito. ¿Cómo podríamos convencer
a los agentes del Vaticano que estábamos muertos? Dramatizar nuestras
muertes parecía riesgoso, más aún cuando la Orden trataba activamente de
ayudarnos a lograr ese objetivo. Ya nos veía haciéndonos los muertos en
medio de la sala de estar y El Vaticano decidiendo ser acuciosos y
metiéndome una bala en la cabeza mientras que a Sebastián se la podían
cortar.
¿Qué ocurriría su pudiéramos implantar la imagen de un allanamiento
exitoso en sus mentes? Eso parecía mucho más posible. Sebastián, siendo un
vampiro, tenía acceso a toda la cosa del glamour, aunque no tenía ni idea si
FORO ALISHEA DREAMS 286
TATE HALLAWAY

podría trabajar a ese tipo de escala. ¿Podría ser que de alguna manera
pudiera fomentar su magia con la mía?
La sensación de la motocicleta desacelerando descarriló mi tren del
pensamiento. Sebastián puso la moto en un puñado de malas hierbas que
sirvieron como estacionamiento. "necesitamos un plan de juego" dijo,
apagando el motor.
"Estaba pensando justamente sobre eso," dije. "¿qué ocurre si
convencemos al Vaticano de que estamos muertos?" Cuando él levantó sus
cejas, le dije todo lo que había estado pensando.
Él no soltó una carcajada. De hecho, pareció considerarlo. "El
problema más grande que puedo ver en tu idea es que no hay garantía en
que la Orden sólo no vendrá con armas resplandecientes".
Me bajé de la moto para estirar las piernas. La larga hierba rozó contra
mis pantorrillas. "Sí," dije. Me incliné para arrancar un tallo de su cubierta de
hojas. “Además tienen un sentido que les podría advertir que se está
utilizando magia".
"Probablemente para asegurarse que no ocurran precisamente este
tipo de cosas" dijo Sebastián.
Mastiqué el tallo de pasto, pensando. "¿cómo les podríamos pasar por
un lado?"
"Bien, los podríamos matar" dijo Sebastián como cualquier cosa. No
podía leer su expresión a la luz de la luna.
Nada más negué con la cabeza.
"o, sólo los podríamos matar”.
"Sí," dije abatidamente “eso es lo que temí.”
Sebastián no dijo nada. Me quedé con la mirada fija arriba en las
estrellas. Venus brilló intensamente en el cielo. Reconocí algunas
constelaciones: Casiopea, o como mi profesor de astronomía en la
universidad nos enseñó, "la gran W" y, por supuesto, la Osa Mayor, el gran
cucharón.
FORO ALISHEA DREAMS 287
TATE HALLAWAY

Bien, entonces. "no lo puedo hacer, Sebastián," dije.


"Tienes que hacerlo. Mi vida depende de eso. La tuya, también. No
van a dejarte ir”. Sebastián aspiró profundamente e intentó adoptar una
pequeña sonrisa. “Además, necesito tu ayuda con el ritual. Cuento contigo
para arreglarlo”.
"No lo sé Sebastián " dije. " Tu magia es realmente vieja. Soy solamente
una variedad del jardín Ecléctico”.
Se rió como si pusiera en marcha el motor. "Que ocurrió por haber
invocado una Diosa".
"Acerca de eso," dije. Presioné mi palma en la curva de mi barriga para
cubrir los oídos de Lilith. “no la quiero utilizar para esto".
"Entonces supongo que estoy finalmente muerto" dijo quedamente. Mi
boca trabajó como si intentara formular una respuesta. Justo entonces su
teléfono celular sonó. ¿Quién diablos podría ser?
Resultó que era William llamando para dejarnos saber que él y Parrish
estaban a salvo y que se dirigían a la parte trasera de mi departamento para
hacer una comprobación. También tenía algunas malas noticias.
"William vio a Mátyás y a la agente del vaticano, que se dirigían en
nuestra dirección," Sebastián dijo cuando cerraba a presión el aparato
receptor del teléfono. "Nos persiguen. Con armas. Tenemos que irnos ahora”.
Asentí con la cabeza con determinación; Supongo que lo hicimos.
¿Estás segura? Preguntó, mientras el motor cobraba vida con un
rugido. "Porque si tú vas a cuidar mi espalda con esa Diosa tuya, no quiero
que tengas un cambio de parecer".
"Estoy contigo," dije. "Pero nunca he estado completamente segura de
que Lilith esté de tu lado Sebastián".
Había estado a punto de deslizarse hacia el camino cuando se detuvo
para volver la mirada atrás hacia mí. "¿De que estás hablando?"
"Ella robó tu Grimorio en primer lugar, ¿recuerdas?"
FORO ALISHEA DREAMS 288
TATE HALLAWAY

Él miró ceñudamente. “Pensé que tal vez ese era su equivalente de


dejar atrás un suéter, ¿tú sabes? Una forma de asegurarse de que tuviéramos
una segunda cita”.
"Ya habíamos planificado una segunda cita" dije. "Ella quiso causarte
sufrimiento.”
"¿Por qué?"
"Porque tú tomaste Su sangre".
"Oh". La voz de Sebastián sonó despacio. “¿y eso es malo?”
"Recibí la impresión que lo fue" dije.
"puedes hacer que Ella nos ayude con el ritual, ¿correcto?”
De ninguna manera. "Seguro".
"Bien" dijo, mientras entrabamos más allá en la oscuridad. "Bien".

****************************************************************************

En torno a una media milla de su granja, Sebastián estacionó la moto


de Parrish en una zanja. Desapareció en la noche con la promesa de explorar
y regresar en poco tiempo con un completo informe. Entretanto, me senté,
sintiéndose una buena para nada, en un pequeño sitio con húmedas plantas.
Me recosté para disfrutar de las estrellas. Estaba tan oscuro que pude
ver la neblina transparente de la Vía Láctea expandirse en una faja de gran
extensión a través del cielo. El destello de un asteroide consumiéndose en
llamas en la atmósfera atrapó mi visión, y al mismo momento, Lilith se
despertó. La sensación se estaba volviendo excesivamente familiar. Sentí un
codazo diminuto, como un choque de hombros accidental con alguien en
Minnesota State Fair. Entonces, absolutamente sin mi consentimiento, me
levanté, y mis piernas comenzaron a caminar hacia el sitio de Sebastián.
FORO ALISHEA DREAMS 289
TATE HALLAWAY

UNDECIMA CASA
TRADUCIDO POR JHOS

PALABRAS CLAVE: Agitación, Deseo, Rebeldía

Lilith hizo un trabajo rápido con la distancia. No tenía idea de que mis
pequeñas piernas se podían mover tan rápido, probablemente no podían, yo
pagaría por este exceso en la mañana si aún estaba viva.
El caserío se veía oscuro. Aun así, Lilith se movía en un estilo-militar
medio agachada alrededor del edificio hacia la entrada trasera. Tengo que
admitir que, desde fuera, yo lucía bastante bien en modo comando,
especialmente cuando noqueé el agente que estaba escondido detrás de un
arbusto de lilas. Lilith le dio un desagradable golpe de karate en la parte
posterior de la cabeza. Se giró sobre él y enrolló mis dedos en una garra
alrededor de su garganta. Si hubiera tenido control de mis ojos, los hubiera
mantenido fuertemente cerrados. Yo no quería verla rasgar la garganta de
este pobre hombre.
Por suerte, Sebastián la interrumpió. Parecía un poco sorprendido de
ver a mi mano alrededor de la garganta del agente inconsciente, pero con
calma, dijo: "Yo estaba a punto de llegar a ti. Creo que eso es todo. Me ocupé
de los otros dos.”
Lilith asintió. Mi sensación era que ella sabía que no debía hablar con
Sebastián si quería mantener su presencia en secreto. No sólo habla como una
diosa, tenía una voz diferente a la mía.
Mientras subíamos por las escaleras hacia el interior de la casa,
comprendí el significado de cuando Sebastián dijo que se había encargado de
los agentes del Vaticano. El chico Líder y el de los ojos sensibles sin vida me
miraron desde donde sus cuerpos fueron apilados cuidadosamente contra la
FORO ALISHEA DREAMS 290
TATE HALLAWAY

fundación, heridas punzantes vampírica se asomaban en sus gargantas. Oh,


Sebastián, traté de decir, pero no pude, ya que Lilith tenía completo control
sobre mí. Aun así, yo sabía que era asesinar o ser asesinado.
"Si tan solo tuviera una mandrágora25".
Lilith sacó la raíz de mi bolsillo
Sebastián sonrió. "Garnet, eres una joya."
Si yo hubiera tenido el control de mi garganta, habría gruñido ante su
juego de palabras. Como suponía, Lilith le sonrió con rigidez.
"Bueno", dijo Sebastián, colocando el grimorio en la mesita de café
rectangular en la sala, "Deberíamos empezar".

****************************************************************************

Lilith ayudó a Sebastián a planear su ritual. Hicieron espacio en la sala


moviendo los muebles cerca de las paredes y enrollar la alfombra persa. Él
trajo varios artículos de su santuario, incluyendo un líquido viscoso y negro
en un tubo de ensayo. A medida que él sacaba los artículos, ella los
acomodaba. Observé, con fascinación y no con un poco de temor. Ella estaba
tejiendo algo mágico para estar seguros, pero no era bueno.
En un momento vi a Benjamín fluctuar a la existencia, pero con una
mirada severa de Lilith, desapareció otra vez.
Luego de que la última pieza estaba en la posición y las velas
encendidas, Sebastián asintió con la cabeza en señal de aprobación. "Has
estado estudiando mi grimorio, según veo", dijo él.
Lilith me quitó la ropa.
Debo decir que estaba tan sorprendida como Sebastián parecía estar.
Después que la sorpresa inicial se disipó, sus ojos recorrían mi cuerpo
desnudo con avidez. Desde la perspectiva de estar fuera de mi cuerpo, yo

25
NdT: Mandrágora: Planta sin tallo, de hojas anchas y rugosas, flores malolientes de color
violeta con figura de campanilla y fruto en baya: la mandrágora es narcótica y ha sido objeto
de superstición.)
FORO ALISHEA DREAMS 291
TATE HALLAWAY

tenía dos pensamientos: necesitaba salir más, mi piel estaba increíblemente


blanca, y que era tiempo de tomar en serio lo de unirse a un club de salud.
"Oh", Sebastián logró finalmente decir, mientras empezaba a
deshacerse de su propia ropa, "Skyclad26. Correcto. Buena idea.".
Sebastián desnudo era algo agradable a la vista. Lilith puede que no lo
apreciara, pero yo sí. La luz de las velas brillaba a lo largo de los bordes de su
piel, haciendo sus músculos destacar como en relieve. Me gustó
especialmente que la línea del hueso de la cadera apuntara a la sombra entre
sus piernas.
Lilith perdía mis dedos a lo largo del estómago tenso de Sebastián
mientras caminaba junto a él hacia la mesa de café, que ellos habían colocado
en el centro de la sala como un altar improvisado. Una vez allí, ella tomó un
cuchillo. Supuse que el arma era técnicamente un athame de Sebastián, pero
parecía mucho más mortífero que cualquier cosa que yo hubiera utilizado en
una ceremonia.
Lilith enrolló mi mano alrededor de él. Debe de haber cortado
profundamente, porque la sangre fluía libremente. Oí Sebastián aspirar el
aroma de ella.
Comenzando en el norte, ella empezó a colocar el círculo. Sebastián
observó con los ojos muy abiertos, como Lilith lentamente se movía por la
sala en sentido de las agujas del reloj. Las gotas de sangre formaba una
barrera física, pero donde cada gota caía, un muro espiritual empezaba a
tomar forma. Un reflejo, como un espejismo de calor sobre el asfalto de
verano, separaba el espacio interior del resto de la sala. Una burbuja se
formada alrededor de nosotros.
Cuando llegó al lugar donde había comenzado, Lilith hizo una
segunda vuelta alrededor del perímetro. Esta vez, se detuvo en cada uno de
los puntos cardinales. Arremolinó sus manos lentamente en el aire, Lilith
conjuró un guardián en el primer cuarto, el este. Incluso desde mi

26
NdC: El skyclad es un ritual nudista del neopaganismo
FORO ALISHEA DREAMS 292
TATE HALLAWAY

perspectiva en los ojos de Lilith, apenas podía ver la figura. Pude ver la
forma brumosa de sus pechos desnudos y una larga cabellera, que parecía
estar siempre empujada por un irreal e invisible viento. En el sur, Lilith
formó un guardián similar. Sólo que esta vez, la mujer parecía estar hecha de
humo, con brasas en los ojos. En el oeste, la forma femenina brillaba como la
luz del sol en el agua. El guardián del norte se mantuvo firme y oscuro como
la obsidiana. Todos tenían el mismo rostro, un rostro terriblemente hermoso
que yo conocía de mis sueños: el rostro de Lilith.
Cuando terminó su ronda final, las paredes del círculo se volvieron
más opacas. La burbuja había adquirido un brillo perlado que cambiaba y se
arremolinaba, como el gas en el agua.
Este era el círculo más fuerte que yo jamás había fundido, y me
retorció el hecho de que yo no tenía nada que ver, no realmente, sin embargo
esa era mi sangre regada por todo el piso.
Sebastián dio un paso al frente. Cogió un palo que se bifurcaba en
forma de V en la punta. Él siguió la senda de Lilith había hecho alrededor de
la sala, añadiendo su energía al círculo. Una niebla oscura arrastraba tras sus
pasos deliberados como una sombra viviente. Yo, literalmente, sentí la
sacudida del suelo, cuando él terminó. Fue como un mini-terremoto.
"Estamos entre los mundos", dijo él, sus ojos brillaban bajo la luz de las
velas.
No me digas.
Y esto era sólo la parte aburrida del ritual.
Sebastián regresó al altar con el grimorio. Se arrodilló en el suelo para
obtener una mejor vista de las palabras en la página. Lilith dio la vuelta para
colocarse delante de él, de modo que parecía estar suplicándole a ella.
Mientras su atención estaba en el libro, me apretó la mano cortada de modo
que una gota de sangre cayó en el tubo de ensayo que contenía la fórmula de
Sebastián. Un segundo apretando mi mano, y un chorro de sangre cayó sobre
FORO ALISHEA DREAMS 293
TATE HALLAWAY

la corona de su cabeza. Él debió haber sentido algo, porque nos miró en ese
momento.
¿Qué estaba haciendo Lilith?
Sebastián comenzó un conjuro en un idioma u otro. Lilith no me
proporcionó subtítulos.
Ocasionalmente, sin embargo, le oía susurrar una palabra, y dos
segundos después Sebastián la repetía. No tenía idea de si ella le estaba
dando fuerza a lo que él estaba escribiendo o si lo estaba cambiando por
completo.
Tuve el presentimiento de que estaba haciendo lo segundo.
Pero ¿para qué? Por que estar de tan mal humor porque Sebastián
había tomado su sangre, no había tenido problema de derramarla ahora. Por
supuesto, eso era parte de lo que me preocupaba. La sangre era vinculante.
Ella estaba poniendo una tuerca hexagonal en él, y él ni siquiera lo vio venir.
Por supuesto, ella era vinculante para mí también.
Sebastián terminó lo que estaba escribiendo en el diario.
Levantó el vial líquido oscuro, y se lo bebió de un trago.
Luego, nos miró con una sonrisa tímida. "Esta es la parte donde he
escrito, ‘y aquí ocurrió un milagro’." No tengo idea de lo que hice para cargar
la fórmula. "
"Tengo una idea," Lilith respondió con una sonrisa seductora. Ella le
tendió una mano. "El gran rito", dijo, su voz resonaba extrañamente.
Sebastián no se dio cuenta, él estaba demasiado ocupado teniendo una
erección. Típico de chicos con la sola mención del Gran Rito, y es instantáneo.
El gran rito es sexo en el contexto de un ritual. Bueno, para ser justos,
cuando se hace bien, es algo más que una especie de exposición pública
espiritual. Es la fuerza primaria. Es el poder de un Dios y una Diosa unidos.
Teniendo en cuenta lo que sucedió cuando Sebastián añadió su energía
al círculo, el vampiro/Diosa emparejamiento tenía el potencial de estremecer
la tierra. Por desgracia, yo iba a ser un espectador sin cuerpo.
FORO ALISHEA DREAMS 294
TATE HALLAWAY

"Uh, esto es muy diferente de mi hechizo original", dijo Sebastián,


aunque él no se apartó cuando Lilith ahuecó su rostro con ambas manos.
"¿Estás segura de que funcionará?"
"Absolutamente", Lilith dijo con una sonrisa de dormitorio. Yo no
podría decir si ella lo llevaba o no. Sin duda, ellos necesitaban algo poderoso.
La luna estaba fuera de fase, y Sebastián no podía esperar duplicar cada
aspecto de su trabajo inicial. El gran rito, particularmente, que involucraba a
Lilith misma, para permitir, para juntar las piezas faltantes.
Sebastián parecía estar cayendo bajo el hechizo de Lilith. Todas las
cosas sutiles que ella cambió podrían tener el efecto de hacer a Sebastián más
susceptibles a la sugestión.
Lilith extendió una mano y Sebastián la tomó. Él había empezado a
levantarse sobre sus rodillas cuando Lilith expuso su mano y la corto con el
cuchillo que todavía sostenía. Él grito en por la sorpresa y el dolor. Ella juntó
sus palmas de modo que ambas heridas se tocaran, como lo haría una
hermana o hermano de sangre.
Sentí algo. Incluso en mi estado de aislamiento, sentí el flujo de
energía. Aunque no podía verlo, de alguna manera sabía que Lilith estaba
absorbiendo sangre de él. Esté no era ningún tipo de mezcla agradable de
energía, o algún enlace compartido. Ella la estaba tomando de él.
Y él no tenía ni idea. De hecho, él lucía como si estuviera
experimentando el mejor sexo de su vida.
Ella se inclinó sobre el altar y susurró en su oído, “Serás un hermoso
sacrificio, chico.”
“Gracias,” dijo sonando completamente drogado y aturdido.
Con una leve indicación de su mano, Sebastián se puso de pie. Ella lo
acercó un poco más hacia el altar y lo besó. Fue un largo y profundo beso. Y
yo me encontré, contra toda lógica, extremadamente celosa de mi propio
cuerpo. Sin embrago, no estaba lo suficientemente cegada por la rabia como
FORO ALISHEA DREAMS 295
TATE HALLAWAY

para no notar que Lilith no había soltado el cuchillo. De hecho, este parecía
estar acercándose peligrosamente hacia el corazón de Sebastián.
Tenía que hacer algo.
Sentí una ola de pánico mientras el cuchillo de Lilith acortaba
distancias. Me hubiera empezado a hiperventilar si tuviera pulmones. O
mucho peor, hubiera sido totalmente incapaz de respirar, no sabía cómo
calmarme. Seguía pensando en: si solo pudiera respirar, de esa manera
podría hacer mis ejercicios de concentración. Si pudiera concentrarme, podría
desbloquear mi magia.
De repente, la escena frente a mí se desvaneció, y me encontré parada
frente a la bóveda donde había guardado mi magia. Recorrí con mis manos la
puerta dura de acero, sintiendo el metal áspero y frío bajo mis dedos. Nunca
había parecido tan real.
Por supuesto.
El lugar donde Lilith “me había empujado” era el mismo donde vivía
la magia. El plano astral. El espacio en medio. El lugar donde los rituales
tenían lugar.
No había necesidad de aterrarse. Este era mi lugar de energía. Yo
pertenecía aquí.
Abrí la puerta fácilmente. Entonces, con un simple pensamiento,
cambie de puesto hacia el lugar donde Lilith estaba sosteniendo un cuchillo
hacia Sebastián.
El espacio ritual que Lilith había entretejido era un enredo oscuro,
como una telaraña. Las líneas de energía oscura entrecruzaban el interior de
la burbuja. El espacio se sentía congestionado y estrecho. Era difícil moverse
a través de el.
El beso de Lilith mantenía a Sebastián hipnotizado. Ella usó el plano
del cuchillo para acariciar la cadera y el muslo de Sebastián. En mi estado
astral, pude sentir de nuevo el flujo de energía. La energía de Sebastián, su
vida siendo drenada.
FORO ALISHEA DREAMS 296
TATE HALLAWAY

Su energía vital vertiéndose dentro de Lilith. Sus largos y salvajes,


bucles de sal-y-pimienta fluían en un halo fantasmal hacia el piso, rodeando
mi cuerpo como una cubierta. Un hilo plateado conectaba mi cuerpo con mi
conciencia. Comparado con la gruesa y potente corriente de transferencia
entre Sebastián y Lilith, mi línea de vida lucía demasiado delgada. Tiré de la
línea y me moví más cerca.
Solo para ser capturada por las pegajosas líneas de energía.
Lilith rompió el beso para poder mirarme, pero sonrió cuando luché
inútilmente contra los enlaces. Ella regreso su atención hacia Sebastián,
pasándome por alto.
‘¡Lo estás matando!’ Intenté gritar, mientras me debatía contra los
enlaces.
Lilith me ignoró y continuó acariciando a Sebastián. De pronto,
levantó el cuchillo que había permanecido pegado a su cuerpo hasta ese
momento, y apunto hacia la guardiana del Este. Un rayo puro de energía
oscura salió despedido de la extremidad del athame como algún tipo de anti-
laser. La guardiana tropezó y empezó a expandir su escudo cuando el rayo
golpeó su cuadrado en el centro de la chacra. Entonces, como percatándose
de que no estaba bajo ataque, lentamente dejo su postura defensiva y se paró
derecha.
Mire horrorizada como empezaba a solidificarse. Solo en el plano
astral, sentí una ráfaga de viento ondulando a través del círculo. Las páginas
del grimorio se agitaron violentamente. Fuera del círculo. Observé cortinas
agitándose.
Las rodillas de Sebastián flaquearon. Lilith colocó una mano bajo su
brazo para estabilizarlo.
En el este, ahora se encontraba una mujer de carne y hueso. Ella
observaba sus manos, inspeccionándolas, como si la sensación de mover sus
dedos fuera totalmente nueva para ella. La mire tomar un profundo respiro.
FORO ALISHEA DREAMS 297
TATE HALLAWAY

Sin embargo, de alguna manera, sabía que la guardiana no podría


sobrevivir si permanecía fuera del círculo. Ella era solo una imagen de Lilith,
y aún sí ella había emergido con los restos de sus cuatro hermanas —siendo
Lilith la cuarta, ella misma una Diosa— ella estaría incompleta.
Me debatí otra vez contra los enlaces. Una mano astral logro liberarse,
solamente para ser capturada otra vez por las líneas pegajosas. Sí Lilith
acababa el hechizo, podría liberarse de mí y convertirse en humana. Ella sería
la encarnación de la Diosa oscura. Y, yo sospechaba que eso sería malo,
realmente malo, para cualquier mortal idiota que se cruzará en su camino.
Lilith apunto el cuchillo a la siguiente dirección, el Sur. El poder, esta
vez, era más escaso, como si estuviera disminuyendo. Los ojos de Sebastián
parpadearon. Su rostro lucía demacrado y tenso. Yo podía oler el olor de
madera quemada proveniente de la guardiana del sur, pero solo el extraño
resplandor de sus ojos se había vuelto más brillante y atemorizantemente
real. Lilith rompió el beso y echó un vistazo con frustración a la medio
formada guardiana del Sur.
“El flujo de sangre atará este hechizó,” entonó Lilith mientras giraba el
cuchillo sobre Sebastián.
No podía permitir que lo hiciera.
Extrayendo cada onza de magia de mí cuerpo, me visualice como una
flama brillante. El calor me inundaba completamente. Los enlaces que me
sometían, se disolvieron ante mi tacto. Tal como un cuchillo toca la piel
impulse mi yo astral alrededor de Lilith.
Ella/Yo grité.
Regrese a mi cuerpo físico. Las llamas me consumían, abrasando cada
pulgada de mi piel. El dolor que me producía el escozor, hizo que soltará el
cuchillo. Me doble, mis brazos colocados alrededor de mi cintura. Abrace
frenéticamente mi cuerpo. Lo único que deseaba era que la sensación
ardiente parase.
FORO ALISHEA DREAMS 298
TATE HALLAWAY

No, pensé, no era yo. Lilith. Lilith estaba tratando de usar mis propias
sensaciones para que yo detuviera mi ataque contra ella.
Tuve que dejarlo correr. Dejar que el calor penetrase profundamente,
completamente. Aceptar el dolor, no pelear. Sin embargo era más fácil decirlo
que hacerlo. Nunca me había herido tanto en toda mi vida. Sentía como si me
estuvieran rasgando. A pesar de la agonía, me aferré a la visión de Lilith
atrapada dentro de mi cuerpo, rodeada por una impenetrable burbuja de
fuego.
Fue entonces que la guardiana atacó. Ella me asió por lo hombros y me
elevo. Tomé una página del libro de William y apreté mis puños para
después propinarle un gran golpe en el estómago. Ella parecía sorprendida.
Después furiosa.
Ahora estaba en un grave aprieto.
FORO ALISHEA DREAMS 299
TATE HALLAWAY

DUODECIMA CASA
TRADUCIDO POR SHADOWERI

PALABRAS CLAVES: Expiación, Encarcelamiento, Escape.

Fue cuando la caballería derribó la puerta.


El sonido de la madera estrellándose contra el piso rompió mi
concentración. En el plano astral, la imagen de Lilith brilló débilmente por un
momento. El guardián se detuvo con un medio movimiento, como un robot a
la espera de una orden.
Nunca pensé que me sentiría tan agradecida de a ver a Mátyás. O Rosa
y a un monje/arquero, pero eso no importaba. Ellos lucían como un ejército
bastante andrajosos a la vista. Además de los ojos teñidos de negro de Rosa,
el arquero tenía una cortadura ligera en su frente, y la garganta de Mátyás
estaba envuelta en gasa.
Algo de ayuda, pensé. Pero luego recordé que ellos estaban aquí para
matarnos.
Como si estuviera siguiendo una orden implícita, el arquero asestó
una flecha y la dirigió a su objetivo. La sucia punta de su flecha
apuntándome a mí. El arquero dejo que la tensión se extendiera. El guardián
levanto su mano. Yo vi una onda en la superficie de la burbuja. La flecha
desapareció.
“¿Lo conseguimos?” dijo Mátyás.
Observe a Rosa presionando sus manos contra la pared del círculo.
“No,” dijo ella. “Es sólida.”
“Si es la magia de mi padre, puedo romperla,” dijo Mátyás
confiadamente, aunque su voz sonó rasposa y algo áspera. Golpeó la barrera,
solo para que su puño fuese fuertemente rechazado. Él cayó sobre si mismo.
FORO ALISHEA DREAMS 300
TATE HALLAWAY

Lo hubiera encontrado algo divertido, excepto que estaba demasiado


ocupada peleando por mi vida. El guardián escogió ese momento para
lanzarse contra mí. Ella (Lilith) estrelló toda la fuerza de su escudo contra mi
cuerpo, presionándome contra el suelo. Por dentro escuche una risa maligna.
Los músculos de mi garganta parecían estarse contrayendo. Abrí mi
boca para poder respirar.
Él guardián mientras tanto, se movió hasta pararse en el lugar donde
se encontraba Sebastián.
‘Tu muerte, susurro Lilith internamente a mis oídos. ‘Es un sacrificio
que saborearé’.
Arañé desesperadamente mi garganta, tratando de deshacerme de
manos invisible que no eran sólidas. Mientras más fuerte empujaba, parecía,
que más fuerte se volvía ella. Jadeé por la falta de aire, mientras ella apretaba
más. Dirigí mi vista hacía Sebastián, con la esperanza de que fuera el
momento de que actuará como un caballero-de-brillante-armadura al estilo
de Hollywood. Pero él no se movió. Parecía tan muerto, como yo dentro de
poco iba a estar.
Él guardián alcanzo el cuchillo que yo/Lilith había dejado caer,
cuando había recuperado el control de mi cuerpo. Con la voz de Lilith, el
guardián dijo, “Su muerte me dará el poder para manifestarme, sus dotes
serán mi liberación.”
¡No! No podía permitir que eso ocurriera. Arañé y pataleé como si
estuviera desquiciada.
Lo próximo que supe fue que, una flecha vino pasando muy cerca de
mi cabeza. “¿Cómo pudiste fallar?” grito Mátyás. “Ellos están a tres pasos
frente tuyo.”
“Es como disparar a través de agua. Tengo que ajustar mi objetivo.”
“Esta es nuestra última flecha sumergida en agua bendita,” dijo Rosa,
mientras se la ofrecía reverentemente al arquero. “Debemos rezar por que la
santidad de lo correcto conquiste su magia retorcida.”
FORO ALISHEA DREAMS 301
TATE HALLAWAY

‘Apuntale al Guardián’, intente decir, pero lo único que salió de mi fue


un: “Ah.”
Una cortina negra se formo en los bordes de mi visión. Mis ojos
mágicos pudieron ver que el círculo que aprisionaba a Lilith empezaba a
debilitarse.
Era el fin. Yo iba a morir.
Mientras esto sucedía, solo entonces, una flecha me dio justo en el
muslo. No llego hasta el hueso pero rasgo el músculo con el choque. En el
dolor, mi enojo y desesperación se marcharon. Me olvide, por una fracción de
segundo del asimiento de Lilith alrededor de mi garganta. Dejé de pelear
contra ella. Su agarre me liberó, o más bien, sus etéreos dedos que habían
estado presionando mi garganta, no se mantuvieron tan sólidos como hace
un momento.
Cuando dejé de empujarla, ella perdió poder. El guardián, alerta del
cambio de poder, me amenazó con una significativa mirada, pero el truco ya
estaba descubierto, Lilith había estado alimentándose de mi enojo y mi
miedo.
Entonces dejé de dárselo.
Tome un profundo respiro y, a pesar del dolor en mi pierna, logre
calmarme a mi misma. Fue como quitar el aire de un incendio. El guardián
cayó flácidamente, como una marioneta liberada de sus ataduras. Los ojos
rojos espectrales e incandescentes, que habían estado observando toda la
batalla, parpadearon y luego se extinguieron.
Tomé otro respire lento y calmado, y el guardián que estaba al este
empezó a fluctuar. Su forma física se distorsiono en una neblina y regresó a
su lugar en el círculo. Note la tensión en mis hombros. Confiaba en que
tuviera el poder, la fuerza que necesitaba. Sólo yo. Ninguna Diosa, nadie más
que no fuera yo.
FORO ALISHEA DREAMS 302
TATE HALLAWAY

Un momento de centelleos, y entonces, con un pop, el guardián se


había ido. Pude sentir a Lilith reasumiendo su lugar en lo muy profundo de
mí. Contenida, por ahora.
Era el momento de lanzar el hechizo de ilusión hacia los agentes del
vaticano.
Mire hacia Sebastián, quién, para mi sorpresa, me regresaba la mirada.
Pensé que quizás estaba un poco ido después de todo el poder que Lilith
había tomado de él. Estire mis manos. Si íbamos a morir por lo menos
deberíamos estar juntos.
Cuando él tomó mi mano, sucedió algo.
Me sentí más fuerte. Lo suficientemente fuerte para controlar a Lilith y
usar su poder para nuestro propio beneficio. Su poder ahora era mío. Podía
sentirlo ondulando a través de mi aura. Coloqué mi mano en mi estomago y
presione con el poder combinado. Un fuego blanco-caliente surgió de mis
dedos, rodeándola en una prisión flameante. Sus gritos de frustración se
escucharon a la altura de mi estómago, pero el hechizó se mantuvo.
La fuerza del círculo trabajo en mi beneficio. Lilith y Sebastián casi
habían hecho del interior algo invisible para aquellos de afuera. Apenas
podían vernos. Así, podría proyectar la imagen de la flecha golpeando la
casa, atravesando mi corazón. Gracias a Lilith, Sebastián casi lucía como un
muerto, pero yo añadí la imagen de la flecha anterior clavándose en su
pecho. Para completar la ilusión, visualicé, el círculo colapsando sobre si
mismo con un Bang.
“¿Están muertos?” escuche preguntar a Rosa.
“Parecen muertos,” dijo el arquero.
“Algo no esta bien,” dijo Mátyás acercándose al borde del círculo.
“Aún hay algo aquí. Alguna especie de poder.”
“Es un residuo,” dijo Rosa.
“Toma el libro y vámonos,” dijo el arquero.
FORO ALISHEA DREAMS 303
TATE HALLAWAY

Tenía que dejar entrar a Mátyás. Cuando se acercó, permití que se


formara una espiral en el círculo. Esta inesperadamente se abrió como algo
cristalino cuando su pie cruzó el umbral. Hice que este se cerrara detrás de él,
asegurándome de que los otros no pudieran ver, gracias a la opacidad que la
magia de Lilith y Sebastián habían entretejido dentro del círculo. Una vez
dentro, no podría mantener la ilusión. Mátyás examinaba la escena. Su padre
permanecía desplomado a un lado del altar. Yo estaba sentada en el piso a su
lado, sosteniendo su mano, con una flecha clavada en mi pierna. Ambos
estábamos desnudos.
El ensangrentado cuchillo estaba al alcance. Cuando me acerque a él,
la bota de Mátyás dio de lleno en la hoja de la misma.
“Esta es un situación interesante,” dijo con una lenta y desagradable
sonrisa.
“Toma el libro,” le dije.
“Podría matarlos a ambos.”
“Podrías,” señalé, tratando de sonar casual. Mientras tanto, Lilith
rabiaba dentro de mí. . Sus garras rasgando contra la pared de fuego con la
que la tenía rodeada, acuchillando a lo largo de mis intestinos. Todo lo que
podía hacer era ignorarla. Ella subiría y absorbería todo de Mátyás. Y
probablemente me mataría en el proceso.
Mátyás se arrodilló y observó la cara lívida y delgada de su padre.
Sebastián había desfallecido de nuevo por el esfuerzo de unir su poder para
el hechizo. Mátyás me sorprendió colocando un mechón de cabello en su
lugar. Este fue algún tipo, de gesto amoroso. “O podría dejarlo morir a su
propia manera,” dijo suavemente, casi para si mismo. Entonces agitó su
cabeza, como si tratara de deshacerse de un pensamiento desagradable. “Él
no merece mi simpatía. Le ofrecí mi cuello, y casi me mata. Lo único que
quería era que fuésemos como una familia.”
“Él también quería eso; Estoy segura,” dije. “Estaba enfermo, Mátyás,
por el sol. El no podía detenerse. Él se sentía muy mal por eso, me lo dijo.”
FORO ALISHEA DREAMS 304
TATE HALLAWAY

La boca de Mátyás se transformó en una mueca de dolor, una línea


muy delgada. El trataba de creerme, pero un siglo de odio aún complicaba
las cosas. “Aún así, él me dejó tirado en una piscina de mi propia sangre, en
el medio del suelo del garaje para que los del Vaticano me encontraran. De
alguna manera eso no parece ser el acto de un padre amoroso. Quiero decir,
por amor a Cristo”—su voz se rompió por el encuentro de emociones—“por
lo menos pudo haberme arrimado contra una pared. Que tal una manta ¿en
caso de que me hubiera encontrado en shock, eh?”
Hice una mueca de dolor “No teníamos tiempo, Mátyás. Pensamos
que los agentes del Vaticano tenían algún asunto. Pudieron habernos
matado.”
Mátyás alzó su mano, indicándome que no quería escuchar ningún
argumento de parte mía. “Eso ya no importa. Mi padre ya me ha dado una
respuesta. Él no quiere paz entre nosotros, excepto el tipo eterno. Y puede
tenerlo. Afortunadamente, sin el hechizo, no durará. Sería muy doloroso y
humillante para él saber que fue incapaz de salvar su propia vida”.
“Y tu,” dijo dirigiéndose hacia mí, sus ojos salvajes y vidriosos, como
un animal herido “Él te matará por tratar de salvarte. Todo es muy poético.
Odio arruinar la belleza de esto apuñalándote en el corazón.”
Bueno, yo también.
Se levantó y tomó el grimorio de la mesa de café. Sus dedos se
extendieron hasta alcanzar una de las velas del altar. Contempló el arreglo
con una sonrisa de satisfacción, quizás considerando desordenarlo. Como un
niño, botó algunas cosas al piso, aplastando con su talón el frasco que había
contenido la formula. “Incluso si me equivoco y ustedes dos logran
sobrevivir de alguna manera, yo habré obtenido lo que quería una vez
termine esto. Mi madre obtendrá el exorcismo Papal.”
Permaneciendo frente a la pared del círculo, dirigió su mirada hacia
mí. Fui obligada a abrir el portal entre los mundos. El camino a través de
FORO ALISHEA DREAMS 305
TATE HALLAWAY

ellos. “Se acabó,” dijo a los agentes del Vaticano. “Ellos son tan buenos como
muertos. Tengo el hechizo. Vámonos.”
Si ellos notaron el error semántico de Mátyás, no dijeron nada. Yo me
mantuve la imagen de nosotros permaneciendo muertos hasta que ellos
caminaran hacia la puerta. Mátyás se detuvo mirando hacia atrás. Su mirada
deteniéndose por un momento en el cuerpo tendido de su padre, la puerta se
cerró tras él con un ligero clic.
Apreté la mano de Sebastián pero no obtuve ninguna respuesta. El
darme sus reservas lo había agotado finalmente. Aún descansaba, no
respiraba. Su rostro estaba tan pegajoso y frío como si estuviera muerto. Por
supuesto, él no tenía que respirar, e incluso si el hechizo se había desgastado,
había perdido la temperatura normal, pero esto era aún desconcertante.
“¿Estás muerto? Quiero decir, ¿más de lo que estás?”
“Ugh,” murmuró.
Eso sonaba bien.
Me sentía animada incluso más cuando levanto su cabeza, pero la
mirada en sus ojos era salvaje. El descubrió sus colmillos. “Déjame tomar el
libro,” dijo. “Mátyás estaba en lo correcto. Soy tan bueno como muerto.”
“No seas idiota,” dije. Me senté de una forma que me permitiera tener
una mejor vista de mi pierna. Quise sacar la flecha, pero no quería romper
algo importante en el proceso. Por lo menos esta flecha era significativamente
más delgada que la que cierto arquero había usado para inmovilizar a
Sebastián contra la pared, no hace mucho tiempo. Debía ser capaz de romper
los extremos.
Cuando eché un vistazo alrededor por si encontraba algo que pudiera
usar como vendaje, me percate que Sebastián aún me estaba observando con
una mirada ‘desamparada’.
“Finalizaste el encantamiento Sebastián,” dije. “Estas mareado. Todo
lo que tenemos que hacer es aumentar la energía para continuar el ritual.”
FORO ALISHEA DREAMS 306
TATE HALLAWAY

Él dejo caer su cabeza, en señal de derrota. “¿Como se supone que lo


vamos a hacer?”
“Creo que Lilith estaba en lo correcto. Necesitamos desarrollar el Gran
Rito.”
“¿En serio?” El suelo recibió su sonrisa. “Garnet, No creo que pueda.”
Le di una sonrisa afectuosa. “Solo tenemos que tomarlo con calma.”
Sebastián levanto su cabeza para mirarme a los ojos. “Voy a tener que
alimentarme, Garnet.”
“Lo sé,” dije. “Puedes hacerlo de mi.”
“Pero… tú odias eso. Y de hecho ya estas lastimada.”
Ambos reparamos en la flecha de mi perna.
“¿Alguna idea?” pregunté.
Sebastián se sentó. Note sus codos agitarse bajo la tensión, pero él
templó su mandíbula fuertemente.
“Hagamos un torniquete para empezar,” dijo, alcanzando
apresuradamente mi camiseta descartada. Usó sus colmillos para rasgar el
dobladillo y obtener varias tiras. Me dio los pedazos, y yo los anudé juntos
hasta obtener una banda de un tamaño adecuado. Dejé una pequeña sección
para el torniquete.
Sebastián estrecho el torniquete con experiencia hasta que la piel
picara como si se estuviera durmiendo. A la vez yo me preguntaba si él había
aprendido esas habilidades en el campo de batalla, “Experiencia del Tiempo
de Guerra.” dijo.
Sus ojos se detuvieron en los cúmulos de sangre a ambos lados de la
flecha. Podía decir que la herida estaba sorprendentemente limpia,
considerando lo mucho que dolía.
“¿Lista?” pregunto, mientas asía la flecha.
Yo asentí.
Retiró rápidamente la flecha. Grité. Las paredes alrededor de Lilith se
expandieron. Rápidamente las coloque en su lugar con un calmado respiro.
FORO ALISHEA DREAMS 307
TATE HALLAWAY

Sebastián utilizó el resto de nuestro vendaje provisional para cubrir mi


pierna. Una vez que todo había terminado, él liberó el torniquete. A pesar de
mi orgullo, lloriqueé.
Me dio una mueca de dolor en simpatía y dijo, “¿Estás segura que
podrás con el sexo?”
“Estoy bien,” dije entrecortadamente. Por otro lado, estaba segura que
podía utilizar algo de la energía mágica del sexo para curar mi pierna y
fortalecer mi control sobre Lilith.
“Vamos a tener que compartir,” dije a Sebastián. “Voy a necesitar un
poco de tu magia si quiero tener a Lilith contenida.”
“Y que tú te cures.”
“Además de eso,” agregue con una sonrisa.
“¿Y crees que el sexo hará todo eso?”
“No sólo sexo. Sexo Mágico. Y sí, lo creo.” Me moví lo suficientemente
cerca para poder besarlo, y lo hice. Deje que mis labios se reposaran
suavemente sobre los suyos. Nuestras respiraciones se mezclaron, y un
hormigueo que era más que placentero recorrió a lo largo de mi cuerpo.
Sebastián lo notó también. Nuestras miradas hicieron contacto, y ambos
supimos que podría funcionar.
Mis dedos trazaron la línea de su mentón así como sus manos
recorrieron a través de los mechones de mi cabello. Extendí mis manos por
toda la amplitud de su pecho mientras Sebastián masajeaba mis hombros.
Nos movíamos en armonía, cada acción tenía una perfecta reacción.
Besé cada una de sus cicatrices de batalla. Él contaba las pecas de mi espalda.
Su legua presionaba en mi boca, y la mía la envolvía.
A pesar de sus preocupaciones, el respondía admirablemente a la
ocasión.
“Eres hermosa Garnet,” dijo cuando tomamos una pausa para
respirar.
“Gracioso, yo estaba a punto de decir lo mismo sobre ti.”
FORO ALISHEA DREAMS 308
TATE HALLAWAY

Lilith empujó sus refrenamientos. Yo maniobré para que Sebastián


pudiera entras fácilmente en mi. Así como yo gemía de placer, Lilith
retrocedía su proximidad. Empezamos a movernos juntos lentamente,
incluso los envistes. Cuando la urgencia subió, también lo hizo el poder.
Sebastián era más que mi amante en ese momento. Él era mi canal hacia Dios,
cuya fuerza equivalía a la de la Diosa.
Yo.
Lilith y yo éramos iguales ahora. O teníamos que serlo. Lilith no tenía
toda su fuerza, esta se había desperdiciado por recitar el hechizo para atar y
su intento de manifestarse. Yo tenía todas las de ganar.
Me sujeté a los hombros de Sebastián, yendo más profundo. Podía
sentir su piel calentándose por la pasión. Él había empezado a curarse. Lo
besé a lo largo de su clavícula. Sus labios presionaban contra mi garganta,
pero los sostuvo ahí como esperando una aprobación de mi parte.
Empecé a recitar el hechizo imaginando a Lilith atrapada como un
genio en una botella. Ella no podía escapar al mundo, y yo podría controlarla
a pesar de su poder, si lo quisiera. Cuando lo sentí, tenía la imagen segura en
mi mente, coloqué mi mano en la parte posterior del cuello de Sebastián,
atrayéndolo más cerca. Arqueé mi cuerpo para reunirme con cada uno de sus
empujes.
Él entendió lo que quería.
Aun así, la mordida me sorprendió. Fue solo una pequeña punzada, y
después, solo éxtasis. El Poder ondulaba y centelleaba en el aire alrededor de
nosotros. Sentí que mi corazón palpitaba en la herida, donde sus dientes
perforaron mi piel, marcando el ritmo de nuestros cuerpos.
Entramos en un golpe de trueno. La Magia nos rodeaba, atándonos.

***************************************************************************
FORO ALISHEA DREAMS 309
TATE HALLAWAY

Cansados, permanecimos juntos, sin poder movernos. Era la salida del


sol, y nosotros seguíamos dentro del círculo. Me pregunté si su magia podría
protegerlo si la formula fallaba. Estire mi pierna herida por experiencia.
Punzaba, pero definitivamente se sentía mejor de lo que debiera. Además
podía sentir el poder de Lilith apaciguado dentro de mí, entonces comprendí
que por lo menos el hechizo había funcionado.
Sebastián se levantó. El Gran Rito también le había devuelto su fuerza.
Usando la varita, repasó el círculo en la dirección inversa, en sentido
contrario a las agujas del reloj. Tomé el cuchillo de Lilith y limpié el
perímetro, percatándome del poder que ella había logrado. La cortina se
levantó. La sala regresó lentamente hasta aclararse, y, con esto, los primeros
rayos de sol asomaron por el horizonte.
Sujete la mano de Sebastián cuando terminé. “El círculo está abierto,”
dijo.
“Pero irrompible,” continué.
“La Feliz Reunión,” dijimos al unísono, “La parte feliz, y el encuentro
feliz de nuevo.”
A mi lado, Sebastián se tensó mientras la luz siguió avanzando. Los
rayos de sol eran una combinación de rosa y verde. Extendiéndose despacio a
través de los campos de maíz, tiñendo las hileras de oro. Sebastián dio un
bajo respiro, y yo sostuve silenciosamente su mano. Tenía fe. El sexo y
nuestro ritual habían curado algo en mi lo cuál nunca me había percatado de
que estaba roto. Decir las palabras de culminación del ritual con la persona
en la cual confiaba profundamente me recordaba por qué había peleando tan
duramente por el aquelarre en primer lugar.
Los rayos de sol tocaron nuestros pies. Ambos esperamos para ver si
Sebastián se consumía en llamas. La luz se deslizó por su cuerpo, y él
retrocedía a cada pulgada.
Estaba a salvo.
Estábamos a salvo.
FORO ALISHEA DREAMS 310
TATE HALLAWAY

Y solo teníamos dos cuerpos que enterrar.


Podía vivir con eso.

[FIN]
FORO ALISHEA DREAMS 311
TATE HALLAWAY

AGRADECIMIENTOS

TRADUCCION EN FORO ALISHEA DREAMS

http://alisheadreams.foroactivo.com/

LIBRO 1 de la Saga La Garnet Lacey

“Tall Dark And Dead”

CORRECCION Y EDICION
Reprisse y Juli

FORMATO Y DISEÑO

Reprisse (LAS TWINS)

RECOPILACION

Ivonne cullen

Pau.bascur

La traducción de la saga “Garnet Lacey” se seguirá traduciendo en el -foro

Alishea Dreams-. Los invitamos a unirse a esta maravillosa historia.

-LIBRO DOS “DEAD SEXY”-

Centres d'intérêt liés