Vous êtes sur la page 1sur 1

Síntesis del texto “Modelos Docentes en los Establecimientos Educacionales Chilenos.

Una aproximación a la efectividad del modelo constructivista” (Orlando Mella)

Nombre: Francisco Guerrero Flores 20.04.2011

En este texto, el autor se propone analizar el impacto que tiene el modelo pedagógico
constructivista en algunas de nuestras aulas. Primero hace una introducción teórica hacia
qué es el Constructivismo como teoría en la Psicología, y luego ve si el modelo prevalece o
no en nuestra realidad, si las actitudes del docente (según los alumnos) se acercan al
profesor constructivista o no, cómo los apoderados conciben que debiese ser un buen
profesor, y qué resultados logra el profesor constructivista respecto al de tipo autoritario.
Primero que todo, el artículo hace una introducción teórica a la escuela de
pensamiento constructivista. Basándose en autores como Piaget o Vigotsky, el autor nos da
líneas generales acerca del modelo, basándose en que el alumno es el factor central del
proceso de aprendizaje, por cuanto él es quien construye la forma en que ve la realidad, él
elabora y comprende el conocimiento que se edifica no sólo desde él mismo, sino también
desde los diversos vínculos sociales del joven. Tomando esto en cuenta, el profesor debe
cumplir una serie de operaciones que faciliten el proceso de aprehensión de conocimiento
del alumno: debe estimular el aprendizaje, llevarle las fuentes primarias para que saque sus
propias conclusiones, guiar las lecciones, etc.
Tras esta descripción teórica de la labor del docente en el Constructivismo, el autor
procede a analizar un estudio exploratorio que observa el impacto del modelo en una
muestra de más de un millar de jóvenes de enseñanza media en liceos de nuestro país.
Mediante el estudio, se logran delinear dos grandes tipos de profesor presentes en nuestra
realidad: un profesor de tipo constructivista, y otro de carácter autoritario. El autor asocia
rasgos que mencionan los alumnos que poseen sus profesores a uno de estos modelos, y
determina que el más prevalente tiende a ser el constructivista. Para el caso de los
apoderados, mediante la encuesta se obtiene que el rasgo más importante que debe tener un
profesor, es el de “saber enseñar”, elemento que se asocia al Constructivismo. En cuanto a
desempeños según tipo de profesor, el modelo constructivista (salvo para el subsector de
Matemáticas en la encuesta de 1999) logra mejores resultados que el autoritario (entre una
y dos décimas más) tanto en Castellano como en Matemáticas. Así se concluye del artículo
que el método de pedagogía constructivista va en franco ascenso a fines de los noventa.
Tras la lectura de este artículo, podemos concluir que, si bien quizás el modelo
constructivista no sea el modelo pedagógico ideal a seguir, sí es una interesante alternativa
respecto al típico modelo autoritario, por cuanto le otorga un protagonismo mucho mayor
al estudiante: le permite a él que sea generador de su propio conocimiento, lo que tiene una
importancia tremenda aún mayor en nuestros días, pues vivimos en una sociedad que
privilegia la producción creativa de conocimiento. En ese sentido, el Constructivismo es un
modelo muy apropiado que disponemos actualmente para generar buenos resultados en
nuestros alumnos, aunque esto siempre tiene sus salvedades por cuanto nunca una sala de
clases es la misma, ni los alumnos son los mismos, ni los profesores son los mismos. Pero
incluso tomando en cuenta esto, se valora al artículo porque nos propone con pruebas
fácticas la efectividad, la percepción y la prevalencia de un sistema pedagógico que podría
darnos luces sobre la manera en que nosotros como futuros profesores de Historia y
Geografía nos plantearemos ante los estudiantes, sobre cómo los haremos partícipes del
conocimiento: si como meros espectadores, o bien como entes creadores.