Vous êtes sur la page 1sur 2

30 LA VANGUARDIA O P I N I Ó N DOMINGO, 22 ABRIL 2007

LA CELEBRACIÓN MAÑANA DE LA FIESTA DE SANT JORDI, el gran acontecimiento cívico


TEMAS anual en torno al libro y la lectura, brinda la oportunidad de reflexionar sobre una práctica
casi perdida: la lectura en voz alta, la lectura compartida. Una forma de acercarse a los textos
DE DEBATE con una tradición milenaria, pero hoy prácticamente olvidada. Aprovechamos la ocasión

Leer en voz alta

ANÁLISIS JOSÉ ANTONIO MILLÁN

Compartir
la lectura

L
eo libros a mis hijos en voz alta. Mu-
chos padres lo hacen: es una especie
de rito vespertino. Pero lo curioso
de mi caso es que es una práctica
que sigo desde hace bastantes años...
En casa comenzamos a leer cuentos a nues-
tros hijos cuando eran francamente peque-
ños. Quizás sea excesivo hablar de leer: nos
sentábamos con el niño en el regazo y un cuen-
to sin letras, de esos con colores y figuras con-
trastadas, que tanto atraen a los pequeños, y
empezábamos a contárselo: “Éste es un oso, y
...”. En realidad estábamos familiarizándolos
con un objeto, el libro, y un acto: el de hacerle
cobrar vida.
Poco a poco, casi sin darnos cuenta, ya te-
níamos libros con letras grandes, ya distin-
guían la o redonda de la i con un puntito, ya
reconocían algunas palabras, ya leían dificul-
tosamente, ya te corregían cuando te confun-
días en una palabra, ya leían de corrido, ya
devoraban los libros... Llegados a este punto,
era el momento de dejarlos solos. ¿O no?
Tenían ocho o nueve años. Habíamos pasa-
do de los ositos a las brujas, de las brujas a los

‘El Lazarillo’, ‘El Quijote’ están


escritos para la voz, hasta
tal punto que leídos en silencio
no se entienden ciertos pasajes
piratas, a los bosques de Narnia, a los trampe-
ros del Canadá. Habíamos navegado, lucha-
do, explorado pirámides juntos, bajado al cen-
tro de la Tierra... ¿Y ahora íbamos a separar-
nos? Se suponía que uno no leía a los niños
mayores, aunque... ¿por qué no? Los padres
de niños de la edad de los míos estaban dejan-
do de leerles, o quizás los hijos no querían ya
que se les leyera... JOSEP PULIDO
Y, de golpe, lo vi clarísimo. Había que se-
guir. No fue muy fácil al principio, claro: ha-
bía varios retos. El primero, la competencia LA CLAVE MANUEL GUERRERO cos que se han editado con poemas de Sal- Afortunadamente las nuevas generacio-
por el tiempo disponible. Luego, la elección vat. Entre otras cosas, hay que agradecer a nes de poetas han vuelto a la poesía oral. Ya
de las obras. Empecé a tantear con los clási- Guillermina Motta, Rafael Subirachs, Joan hace unos cuantos años que Enric Casasses,
cos infantiles, o, mejor dicho, con los clásicos
que una tradición extraña ha confinado a los
Vuelta a la Manuel Serrat, Xavier Ribalta, Teresa Re-
bull, Lluís Llach, Ovidi Montllor, Ramon
Carles Hac Mor, Albert Roig, David Casti-
llo, Dolors Miquel, Josep Perdrals, y otros,
niños. Eran con frecuencia los mismos ejem- Muntaner, La Voss del Trópico, Toti Soler han devuelto la poesía catalana a la calle, al
plares que leí en mi juventud, y por suerte,
porque resulta asombrosamente difícil encon-
poesía oral o Maria del Mar Bonet su impagable contri-
bución a prestigiar y popularizar la poesía
espacio público. Palau i Fabre es un supervi-

trar en librerías muchos de esos títulos. Se tra- de Salvat, la poesía catalana. Gracias a los
¿Por qué renunciar

S
taba de obras que ya habíamos dado a nues- i desean ofrecer un libro perdurable cantautores la poesía ocupó un espacio pri-
tros hijos para que leyeran autónomamente, este Sant Jordi, les recomiendo fer- vilegiado en nuestro imaginario colectivo.
pero muchas veces los habían abandonado vientemente el magnífico volumen ¿A quién interesa desterrar a la poesía,
al aprendizaje eficaz y
sin acabarlos. Así que cogí La isla del tesoro, de la Obra completa. Poesia i prosa con toda su carga lírica, subversiva y utópi-
un libro que había pasado por esa triste suer- de Joan Salvat-Papasseit, en cuidada edi- ca, del espacio público, de la escuela? Por
al saber profundo que
te, y empecé a leérselo. En la primera sesión ción de Carme Arenas, acabado de publicar suerte, en nuestro mundo altamente tecnifi-
escuché un comentario que me confirmó que por Galàxia Gutenberg / Cercle de Lectors, cado, la voz y el cuerpo, signos esenciales de
proporciona el arte verbal?
estaba en el buen camino: “¿Pero eso venía en a partir de ahora, sin duda, de referencia la condición humana, han cobrado una nue-
el libro? ¡No sabía que estaba tan bien...!”. obligada. Aunque parezca difícil de enten- va fuerza como emblemas de la libertad viente de una generación que, por influen-
Leer en voz alta significa verse inmerso en der, tratándose de uno de los clásicos más creadora, de la comunicación más directa. cia de la educación francesa, acostumbraba
una práctica de siglos de antigüedad. Las no- populares de la poesía catalana del siglo Y voz y cuerpo son los instrumentos básicos a memorizar las composiciones más destaca-
velas de la saga artúrica se leían a un público XX, no existía aún una edición con toda la para la difusión oral de la poesía. ¿Quién me- das de la tradición poética. La casi desapari-
mayoritariamente analfabeto, que luego bau- obra de Salvat reunida. Les sorprenderá, jor que el poeta para recitar su propia poe- ción de los ejercicios de memoria de nues-
tizaba a sus hijos con los nombres de sus hé- nuevamente, el sincero y vibrante optimis- sía? Ahí está Josep Palau i Fabre, con felices tras escuelas es uno de los grandes despropó-
roes. El Lazarillo, El Quijote están escritos pa- mo vital de su poesía tierna y cotidiana. En- 90 años recién cumplidos. Mientras su voz sitos del sistema educativo. El arte de la me-
ra la voz (hasta tal extremo que leídos en silen- tre la exhaustiva documentación incluida no se apague, oír recitar a Palau alguno de moria es una de las fuentes de conocimiento
cio no se entienden ciertos pasajes). Los obre- me ha impresionado la gran cantidad de dis- sus propios poemas o de sus autores preferi- más poderosas de todas las civilizaciones.
dos es una experiencia única e irrepetible ¿Por qué renunciar al aprendizaje eficaz y al
JOSÉ ANTONIO MILLÁN, editor digital; M. GUERRERO, escritor y crítico. Autor que enlaza su voz profunda con la poesía ex- saber profundo que proporciona el arte ver-
escribe sobre lectura y edición de la antología ‘Sense contemplacions. trema de algunos de los grandes poetas que bal? ¿Por qué no empezar, en serio, con un
en el blog de ‘El futuro del libro’ Nou poetes per al nou segle’ (Empúries, 2001) admiró y trató, como Lorca, Artaud o Foix. poema de Salvat y otro de Palau?
http://jamillan.com/
DOMINGO, 22 ABRIL 2007 O P I N I Ó N LA VANGUARDIA 31

para reivindicarla aquí, mostrando no sólo su


modernidad, sino también su inmenso capital
educativo. Otra forma de vivir y aprender jun-
tos, tan necesaria en estos momentos. CARLES ESTEBAN

Los seguidores del heavy metal


piden que no se les descalifique
ras una ardua y jugosa polémica so- tu incursión en un tema del que poco o nada te has

T
bre las matinales de pop-rock en Bar- informado”.
celona, y a riesgo de convertir esta sec- Kilo Amat, por su parte, responde lo siguiente:
ción en monográfica, hoy seguimos “Ante todo querría disculparme por las posibles ma-
con polémicas musicales. En este ca- las interpretaciones del tono de mi artículo. Para mí,
so a propósito de un género menos po- uno de los presupuestos y pilares del articulismo es
pular, el heavy metal, que ha conformado un estilo y el humor, y de este modo debía ser tomado mi escri-
una estética propia y con acusada personalidad que to. En efecto, se trataba de un análisis de una subcul-
ros de los talleres del XIX pagaban a quien les ha calado en un sector del público joven y no tan tura; pero era un análisis efectuado desde la sana ca-
leyera, y de la lectura de Dumas en los obrado- joven (aunque eso de la juventud más que una cues- pacidad de reírse de las cosas. Si todos los artículos
res de puros viene la marca Montecristo... PARA tión de edad es un estado de ánimo, dicen). No pre- se basaran en la corrección y el ir-de-puntillas-sobre-
Quien no haya leído en voz alta libros de tendo robar protagonismo a mi colega, amigo y men- todo, el mundo, en mi humilde opinión, sería un
cierta complejidad no sabe lo que eso impli- SABER MÁS tor musical Esteban Linés, el especialista en música aburrimiento. Por otra parte, que el objeto del artícu-
ca. Hay que marcar con inflexiones de la voz LIBROS moderna que nos da noticia en La Vanguardia de las lo fuera el metal es, desde mi punto de vista, secun-
las diferencias entre pasajes descriptivos y los Cómo hacer
novedades y movimientos de la música contemporá- dario. Hay partes de determinadas subculturas que
de acción. Conviene individualizar a los per- hijos lectores nea, pero vamos a hablar de música. son más susceptibles de ser tomadas con sal gorda
sonajes que hablan (pero no demasiado: no se Carmen Lomas Pastor La polémica de esta semana nace a partir de un que otras: la oscuridad de los goths, la pretensión de
trata de hacer una interpretación teatral), y Ediciones Palabra atrevido y personalísimo artículo de Kiko Amat en que es 1964 que tienen algunos mods, la languidez
además reflejar someramente su estado de Madrid, 2005 el suplemento Cultura/s publicado el pasado 4 de del indie pop, etcétera. Por el mismo razonamiento,
ánimo: indignación, confidencia, demanda... Leer como por arte de abril bajo el título “Flamígera bola de rock” y en el hay determinados significantes del metal que tienen
Hay que acompañar eficazmente las intencio- magia: Cómo enseñar a que el autor trazaba un repaso demoledor del heavy más gracia que otros. El artículo sólo trataba de sa-
nes del autor: el suspense dilatado, la sorpre- leer a tu hijo. metal a partir de un concierto de la banda británica carlos a la luz, de la misma manera que lo hizo la
sa. Y todo eso exige cierto virtuosismo (que Men Fox Saxon en Razzmatazz el pasado 25 de marzo. Kiko película Spinal Tap hace años; con sentido del hu-
Paidós
por suerte, se va adquiriendo)... Barcelona, 2003 Amat no dejaba títere con cabeza: “La cultura metal mor. En ningún momento pretendía ofender a nadie
También hay que escoger en qué punto se se basa en una degeneración abyecta del blues negro personalmente, desde luego, y me disculpo sincera-
interrumpe la lectura: hay lugares naturales Leer y comprender. (desprovisto de cualquier significación y contexto ra- mente a todo fan que se haya sentido molesto”.
para ello, y otros en los que luego cuesta reanu- Psicología de la lectura cial gracias a pioneros del género como Led Zeppe-
Caroline Golder.
darla. Una buena estrategia es cortar en un Siglo XXI lin), mezclada con iconografía medieval-tolkienia- ANTICONCEPCIÓN. En la edición de pasado 13 de
episodio de peligro o aventura, que aún no ha México, 2002 na, sexismo ruborizante, banalidad estratosférica, abril, Neus Contreras y Marta Ricart publicaron un
llegado a su desenlace. Pero hay que ser un chuleo de matón de EGB (‘dame las canicas o te afos- artículo en la sección de Sociedad en el que con el
auténtico titán para vencer las protestas de Cómo leer y por qué tio’), glorificación del dinero y, de fondo (o en pri- título “La píldora tiene competencia” hablaban de
Harold Bloom
los jóvenes oyentes cuando uno hace eso. Y Anagrama
mer plano, a poder ser), muchas señoras macizas de los diferentes métodos para evitar el embarazo. Las
luego, al volver (a veces unos días después) Barcelona, 2002 pinta rameresca. Poco más”. autoras señalaban que “tras 47 años de reinado abso-
sobre el episodio que dejamos, hay que saber A partir de este atrevido artículo, esta oficina ha luto como método anticonceptivo hormonal, la píl-
recapitular, de modo informativo pero conci- Sobre la lectura recibido dos cartas que merecen atención. La prime- dora retrocede lentamente ante dos alternativas, el
so: “Habíamos dejado a nuestro héroe, perse- Marcel Proust ra la firma Jesús García Brotons, de Rubí, junto con anillo vaginal y el parche”. En un recuadro que
Quaderns Crema
guido de cerca por sus enemigos, colgando de Barcelona, 1996 otras dieciocho personas, y, en síntesis, dice lo si- acompañaba al texto principal, se reseñaban los prin-
un arbusto...”. guiente: “Quisiéramos expresar nuestro malestar a cipales métodos anticonceptivos, del preservativo
WEBS raíz del artículo publicado en Cultura/s. En el perio- masculino, la píldora, el preservativo femenino, las
dismo se admite la subjetividad, pero no la ignoran- cremas espermicidas, el dispositivo intrauterino
Para suavizar la crueldad www.fundaciongsr.es/sa-
cia; tiene cabida la ironía, pero no la falta de respeto. (DIU), a la esterilización, pasando por los métodos
lamanca/leemos.swf
Iniciativa ‘Leemos Así lo vemos nosotros. Y de irrespetuoso y falto de naturales. Respecto a estos últimos, las autoras con-
de algún pasaje de juntos’ de la Fundación información, entre otras cosas, se puede calificar al sideraban que “son poco fiables”. Y citaban el méto-
Germán Sánchez señor Kiko Amat. El autor sentencia que el heavy do Ogino, el de la temperatura basal u otros basados
‘La metamorfosis’ imito la voz Ruipérez
metal está basado en ‘la ceporrez más extrema’, y en en estimaciones del ciclo de fecundación femenino.
consecuencia da por sentado que sus seguidores so- El suscriptor Vicente García Alonso remite un co-
pituda del pobre Gregorio http://presencias.net/in-
dpdm.html?http://presen- mos ceporros. No satisfecho, nos mete a todos en un rreo electrónico en el que señala: “Las señoras Con-
cias.net/edu- mismo saco, profundo y lleno de inmundicias: treras y Ricart, al hablar del abanico de métodos de
car/ht1071.html
Y, por supuesto, hay que escoger las lectu- Cómo leer en voz alta.
tísicos, gordos, machistas, fascistoides y sexualmen- regulación disponibles, tachan los métodos natura-
ras e irlas variando a medida que los hijos cre- Trabajos didácticos te estreñidos, ‘condenados’ a desempeñar labores pa- les de poco fiables, mentando el método Ogino y el
cen y evolucionan, a medida que se agotan los ra él deshonrosas. El autor tiene derecho a pensar de la temperatura basal, pero omitiendo, no sé si por
libros que leímos en nuestra infancia y llega el www.colorincolorado. como quiera y despreciar a quien quiera. Ahora la presión de las industrias farmacéuticas, el método
momento de empezar a compartir las obras org/articulo/12875 bien, nos parece fuera de lugar reducir a los aficiona- Billings, que ha sido implementado con éxito en
Artículo ‘Leer en voz
para mayores. Para mí esto ha supuesto algu- alta para mejorar la dos al metal, a cualquier tipo de música, a un estereo- más de cien países. Dicho método permite a las mu-
nos de los mayores retos (y también de las ma- comprensión’ de Judith tipo distorsionado como excusa para llenar dos pá- jeres identificar los días en que son fértiles mediante
yores sorpresas). Les he leído cuentos de Bor- Gold y Akimi Gibson ginas de insultos, comentarios clasistas y chistes pa- la observación del moco cervical. El método es efi-
ges, cuidadosamente seleccionados, y les han ra él graciosos, sazonados con algunas falsedades”. caz para espaciar el nacimiento de los hijos y cada
encantado. Con Bioy fracasé estrepitosamen- vez es más usado para superar problemas de esterili-
te. Jack London les gustó y Poe también, pero dad femenina y ha sido adoptado por el Gobierno
Rulfo les deja desconcertados. Los cuentos UN REPORTAJE SOBRE chino como un método para elegir en su sistema de
fantásticos de Cortázar les apasionan. planificación familiar”.
Tuve una divertida experiencia con Álvaro sistemas anticonceptivos y el Marta Ricart responde al lector: “No citamos to-
Mutis, cuyos libros de Maqroll el Gaviero ha- dos los métodos anticonceptivos naturales existen-
bía leído hacía muchos años. Empecé con paulatino retroceso de la píldora tes por falta de espacio y es verdad que entre los lla-
uno de ellos, que les fue cautivando poco a mados métodos naturales está el Billings, basado en
poco. La lectura había avanzado mucho cuan- no citaba el método Billings el análisis de la secreción mucosa cervicovaginal,
do desemboqué en un pasaje francamente eró- que regula la fertilidad evitando el coito completo
tico. Por supuesto, no iba a saltármelo, de mo- en los días del ciclo femenino en que habría mayor
do que opté por meter algún “Piiiiiiii” censor Otro lector, David Sánchez, remite un correo elec- probabilidad de fecundación. Que los métodos natu-
en determinados términos que me resultaba trónico en el que dice, entre otras cosas, que el artícu- rales son poco fiables lo dicen muchos ginecólogos,
violento leerles. ¡Ya se las apañarían ellos pa- lo le parece “una grosera falta de respeto tanto al gé- porque resultan eficaces solamente si se conoce bien
ra, si les interesaban, rescatarlos por su cuen- nero musical heavy como a sus oyentes que poco o el ciclo de fertilidad y el método, y si éste se aplica
ta! Y, total, ¡cosas más torpes estarían oyendo nada tiene que ver con la música; no es más que una bien, lo que muchas veces no ocurre. En el caso del
de labios de su compañeros...! declaración de odio y asco sin fundamentos, de ca- método Billings, por ejemplo, exige cierto aprendiza-
Mis hijos tienen ahora trece y catorce años. rácter abiertamente discriminatorio”. Y agrega, diri- je y constancia para analizar la mucosa cada día”.
No sé por cuánto tiempo seguiremos con es- giéndose al autor: “Entiendo que no te guste el hea- Al margen de estas consideraciones, la ginecolo-
tas veladas, pero ahora estamos leyendo La vy, pero eso no justifica esa mediocre caricatura del gía moderna (salvando posicionamientos morales),
metamorfosis. Para mí ha sido una sorpresa género que haces en el artículo. Es curioso, porque tiende a considerar que los llamados métodos anti-
descubrir que mezcla asombrosamente lo di- para criticarlo no haces más que compararlo con conceptivos naturales acaban siendo antinaturales,
vertido y lo siniestro: eso se nota mucho al otros estilos. ¿Subcultura? ¿Machista? ¿Protofascis- ya que condicionan el deseo sexual a los días en que
leerlo en voz alta. Para suavizar la crueldad ta? Te daré una sola palabra para describir tu artícu- supuestamente el ciclo menstrual femenino permite
de algún pasaje imito la voz pituda, casi inin- lo: mediocridad. O cómo, en tantas palabras, no de- mantener relaciones sin riesgo de embarazo.
teligible, del pobre Gregorio (gran éxito). Por cir nada; es muy fácil acusar de todo esto, pero estoy El lector tiene razón. Las autoras del texto se deja-
momentos la acción se hace compleja, pero esperando algún triste argumento (que mucho me te- ron algunos métodos anticonceptivos naturales, aun-
recuerdo cómo Nabokov decía que la disposi- mo no existe). En los diez años que llevo escuchando que citaban varios de los más conocidos. De la mis-
ción del piso de los Samsa es clave, y proyecto heavy, y moviéndome en el mundillo, me he encon- ma forma que no tengo vocación de crítico musical,
mi voz aquí y allí para indicar desde dónde trado muchas cosas, pero nunca un tipo de pseudo- como decía al principio, tampoco la tengo de sexólo-
hablan los personajes. En un momento dado secta de borregos machistas y desfasados, sin ápice go. Pero sin ánimo de ofender a nadie, les transmito
mi hijo menor me interrumpe y pregunta: de inteligencia tal como los pintas. Y es que generali- un interrogante sociocultural: ¿no hay formas natu-
“Pero, ¿qué tamaño tiene el insecto?”. Y yo le zar es muy, muy malo. ¿Ceporro? En fin, yo prefiero rales y satisfactorias de relación afectiva que no pa-
contesto: “Fíjate que usa la boca para...”. no optar por la vía fácil de los insultos. Buenos y ma- sen obligatoriamente por el coito? Pregunto.c
La lectura: ese acto tan privado que es un los músicos te los encontrarás en todos los estilos,
placer seguir compartiendo con aquellos a los pero decir que el heavy se caracteriza por gente que Los lectores pueden escribir al Defensor del Lector
que uno quiere.c no tiene ni idea de música es un error tan zafio como (defensor@lavanguardia.es) o llamar al 93-481-22-99

Centres d'intérêt liés