Vous êtes sur la page 1sur 6

Teoría General de los Actos Jurídicos.

Concepto: “Es la manifestación de la voluntad consciente del hombre destinada a


producir efectos jurídicos queridos por su autor, como crear, modificar y extinguir
derechos y obligaciones”

En primer lugar hay que destacar que el principio rector de la Teoría del Acto Jurídico
es el principio de la Autonomía de la voluntad. Las personas son libres para celebrar los
actos y contratos que estimen convenientes, pudiendo incluso determinar el contenido y
efecto de dichos actos.

Acto jurídico en el Código Chileno: El Código Civil no define lo que es un acto


jurídico (sólo habla de actos, convenciones o declaraciones de voluntad), sólo en el
Libro V, titulado “De las obligaciones en general y del los contratos” existen algunas
disposiciones aplicables a estos actos en caso de que su aplicación no este restringida a
algunos contratos.

Nociones Previas.

Hecho: Es todo acontecimiento, acto, evento, situación. Existen hechos naturales y del
hombre. Pero no todos los hechos interesan al derecho, sólo importan los hechos
jurídicos, hechos que son relevantes y que producen efectos jurídicos.
Entonces tenemos una segunda subclasificación, hechos jurídicos y no jurídicos.
Son hechos jurídicos los hechos de la naturaleza o del hombre que producen efectos
jurídicos consistentes en la adquisición, modificación y extinción de un derecho
subjetivo o una obligación.

Supuesto Jurídico: Pero para que se produzca dicho efecto, es necesario que la ley le
haya atribuido previamente tal efecto.
Este supuesto puede ser simple o complejo, dependiendo si es que para que se
cumpla el supuesto es necesario que se produzca uno o mas hechos.

Clasificación de los hechos jurídicos.

a) Hechos jurídicos naturales y voluntarios: Son naturales los que provienen de


la naturaleza (nacimiento, muerte, demencia, mayoría de edad), son voluntarios
los actos de los hombres (compraventa, matrimonio, comisión de un delito, etc.)
b) Hechos jurídicos positivos y negativos: Dependiendo de si es necesario que
ocurra o no un hecho para que se generen los efectos. Respecto de los hechos
negativos la mayoría de las veces van en conjunto con un hecho positivo en un
supuesto jurídico (Ejemplo: El no pago de un deudor; este produce
consecuencias como la constitución en mora de este, pero también requiere la
existencia de hechos positivos porque el supuesto parte de la base de la
existencia de una obligación).
c) Hechos jurídicos constitutivos, extintivos e impeditivos: Son constitutivos
los que generan la adquisición de un derecho, extintivos los que ponen fin a una
relación jurídica. Y son impeditivos los que obstan a la eficacia del hecho
constitutivo.

Consecuencias de los hechos jurídicos:

a) Adquisición: Se adquiere un derecho o relación jurídica cuando la ley la atribuye


a un sujeto determinado como consecuencia de un hecho jurídico. Así por
ejemplo los herederos adquieren el dominio de los bienes que tenia el causante
cuando este muere (hecho jurídico), porque opera el modo de adquirir sucesión
por causa de muerte.

b) Modificación: Puede suceder que con un hecho jurídico varíe una relación
jurídica, ya sea por un cambio en su contenido o en los sujetos de esta. Esta
modificación puede ser por disposición de la ley o por voluntad de las partes. Un
ejemplo de esto es la tradición, pues el derecho no se extingue solo cambia de
titular.

c) Extinción: “Es la desaparición de un derecho subjetivo” La extinción no es lo


mismo que la perdida de un derecho porque en esta solo cambia de titular
(tradición), en cambio se extingue con la renuncia de un derecho o con la
prescripción adquisitiva.

¿Desde que momento se producen los efectos de los hechos jurídicos?

Sólo generará sus efectos una vez que se hayan producido todos los hechos
requisitos que han sido previstos en el supuesto jurídico.

¿Son retroactivos los efectos de un hecho jurídico?

La regla general en Derecho es que los efectos rigen siempre para el futuro, pero
como excepción estos podrían tener efecto retroactivo. ¿Qué significa que tengan
efecto retroactivo? Que se entiende que sus efectos se produjeron en un momento
anterior al que en realidad existieron. La retroactividad puede ser legal o por
voluntad de las partes. En efecto, en los supuestos complejos, en los que por regla
general procede la retroactividad legal, (cuando se requiere la comprobación de
todos los requisitos para que este se configure) sus efectos se retrotraen al momento
en que se produjo el primer acontecimiento que constituye el supuesto. También
puede tener cabida la retroactividad legal en supuestos simples en aquellos que
tienen una vinculación con otro hecho, como la confirmación de una acto nulo de
nulidad relativa, como en la ratificación que hace el dueño de la cosa sobre la vanta
de cosa ajena.

Clasificación de los actos voluntarios humanos:

1) Actos lícitos y actos ilícitos: Esta clasificación depende netamente de si los


actos son conformes a derecho o lo contravienen. Respecto de los actos que son
ilícitos el derecho procura evitar que estos produzcan sus efectos u ordena la
reparación del daño.
Acto Jurídico.

Concepto: “ Es la manifestación de la voluntad conciente del hombre y destinada a


producir efectos jurídicos queridos por su autor, como crear, modificar o extinguir
derechos y obligaciones”

• Es una manifestación de la voluntad: No sólo requiere la existencia de la


voluntas, sino que es menester que esta se manifieste a través de su expresión o
por un comportamiento que permita dar a conocerla.
• Debe perseguir un propósito específico y determinado: Este propósito debe ser
conforme a derecho (crear, modificar, extinguir)
• Produce los efectos queridos por el autor; Existen dos teorías. La primera de
quienes sostienen que el antecedente generador de los efectos del acto jurídico es
la sola voluntad del autor. Para otros es el ordenamiento jurídico, pues es la ley
la que determina cuales son los efectos que se producirán y la voluntad de las
partes solo es indispensable para que se de el supuesto de hecho que sirve de
fundamento de la norma que atribuye a dicho supuesto la capacidad de generar
tales efectos jurídicos.

Estructura del acto jurídico. Elementos esenciales, naturales y accidentales.

1. Elementos esenciales: Son aquellos elementos que no pueden faltar en el acto.


Según la doctrina habría elementos esenciales comunes a todo contrato
(voluntad, causa, objeto) y elementos esenciales especiales de cada contrato.
Según el artículo 1444 del CC. Son elementos esenciales aquellos sin los cuales
o no produce efecto alguno o degenera en otro contrato.

2. Elementos naturales: Stolfi los define como las consecuencias del acto que
tienen lugar por la disposición de la ley, en vista del silencio de los interesados;
por tanto no es necesaria la voluntad de estos para que tengan lugar, pero es
indispensable `para modificarlos o extinguirlos. Dentro de los actos no hay
elementos de la naturaleza sino que mas bien efectos naturales, los que la ley
subentiende sin necesidad de una cláusula especial, pero que las partes pueden
eliminar a través de su voluntad. Como por ejemplo el saneamiento de la
evicción en la compraventa.
3. Elementos accidentales: Son cosas que las partes pueden introducir por medio
de cláusulas especiales, pero que no afectan la naturaleza del acto

REQUISITOS DE LOS ACTOS JURÍDICOS.

El acto debe contener elementos que son esenciales para su existencia, pero después
debe cumplir ciertas condiciones para que tenga eficacia.
1- REQUISITOS DE EXISTENCIA: Los requisitos de existencia son aquellos que
no deben faltar para que el acto exista. Estos son Voluntad, causa, objeto y
solemnidades.

2- REQUISITOS DE VALIDEZ: Estos Son necesarios para que el acto tenga


eficacia y para que produzca sus efectos de forma estable.
La omisión de uno de estos requisitos no impide que el acto nazca, pero nace
defectuoso, con un vicio por el cual puede ser invalidado. Los requisitos de
validez están señalados en el artículo 1145 y son: Voluntad exenta de vicio,
objeto lícito, causa lícita y capacidad.

CLASIFICACIÓN DE LOS ACTOS JURÍDICOS.

1. Actos jurídicos unilaterales y bilaterales. Requieren los unilaterales la


voluntad de una sola parte (testamento, oferta, aceptación de una
herencia, renuncia de un derecho, confirmación de un acto nulo,
concesión de poder por representación, revocación de poder, ratificación
del mandante al mandatario, que se extralimito del poder, ratificación del
dueño de la venta de cosa ajena, reconocimiento voluntario de un hijo,
etc.) y bilaterales aquellos que requieren la voluntad de dos partes
(contratos, tradición, el pago, matrimonio, novación)
Es necesario recordar que se habla de “partes” y no de personas porque
una parte puede ser mas de una persona.
Existe una nueva doctrina que habla de los actos plurilaterales que son
aquellos que requieren la manifestación de la voluntad de mas de dos
partes (ejemplo: en la novación por cambio de acreedor se requiere la
manifestación de la voluntad de tres partes; del deudor, del tercero que
acepta la nueva obligación que contrae en su favor del deudor y del
acreedor que consiente en liberar de la obligación primitiva al deudor)

2. Actos jurídicos entre vivos y por causa de muerte. Por regla general los
actos no son por causa de muerte, y son de esta clase aquellos que para
producir sus efectos requieren la muerte de una de las partes (supuesto
indispensable) como por ejemplo el testamento, el albaceazgo.

3. Actos jurídicos a titulo gratuito y a título oneroso Son a título gratito


aquellos que conllevan un beneficio exclusivo para una sola persona o
una parte (donación), y son onerosos aquellos que generan utilidades
para ambas partes (compraventa)

4. Actos jurídicos puros y simples y sujetos a modalidad Por regla general


los actos producen sus efectos de inmediato de forma pura y simple, por
excepción lo hacen al momento de verificarse un plazo, una condición o
tienen un modo especial de cumplirse.
Las modalidades son cláusulas que se incorporan al acto jurídico con el
fin de alterar sus efectos normales. Son modalidades la condición, el
plazo y el modo. La doctrina agrega la representación y la solidaridad.
5. Actos jurídicos de familia y actos patrimoniales Los actos jurídicos de
familia son aquellos que atañen al estado de las personas o a las
relaciones del individuo con su familia (matrimonio, reconocimiento
voluntario del hijo, adopción, etc.) Son patrimoniales aquellos que tienen
por objeto la adquisición, modificación o extinción de un derecho
pecuniario (pago de una deuda, mutuo)

6. Actos jurídicos principales y actos accesorios Son actos principales


aquellos que no requieren de otro acto para su existencia (compraventa,
mutuo, arriendo, etc.) Son accesorios aquellos que requieren la existencia
de un acto principal del cual dependen. Estos se pueden subdividir en
actos accesorios dependientes y de garantía.
Las garantías son llamadas cauciones y sirven para asegurar el
cumplimiento de una obligación principal (prenda, hipoteca, fianza). Son
dependientes aquellos que no tienen esa finalidad, pero sin embargo
dependen del acto principal (capitulaciones matrimoniales)

7. Actos jurídicos solemnes y no solemnes. Son solemnes los que requieren


la observancia de ciertas formalidades ya sea para que este exista, ya sea
para su validez. Los no solemnes son los que no están sujetos a estas
formalidades y se requiere solo de su consentimiento.

8. Actos jurídicos nominados y no nominados Son nominados o típicos


aquellos que están reglamentados por la ley (todos los contratos del
Código, testamento). Pero en virtud de la autonomía de la voluntad se
pueden celebrar todo tipo de actos mientras no estén prohibidos por la
ley. Estos actos mientras sean conforme a la ley, el orden público y las
buenas costumbres, tendrán validez y producirán sus efectos queridos
por las partes aunque no estén reglamentados por la ley, conforme a las
estipulaciones de las partes y por las normas generales en todo lo no
previsto por ellas.

La Voluntad.

¿Qué es la voluntad?

El acto jurídico se caracteriza principalmente por ser un hecho voluntario del


hombre, es su primer requisito de existencia la voluntad. Esta a su vez requiere
también cumplir con dos requisitos para que produzca efectos:

1- Debe ser manifestada: Puede ser de dos clases; expresa y tácita. Es expresa
cuando se manifiesta a través de una declaración contenida en palabras (oral,
escrito o por lenguaje de señas) Así la voluntad trasciende del pensamiento para
ser exteriorizada y se transforma en una expresión “objetiva”. Se señala que es
obligación de las partes “hablar claro”, es un deber del declarante por lo que
debe soportar las consecuencias de su falta de claridad. Según el artículo 1566
inciso segundo “las cláusulas ambiguas que hayan sido extendidas o dictadas por
una de las partes, sea acreedora o deudora, se interpretarán contra ella, siempre
que la ambigüedad provenga de la falta de explicación que haya debido darse
por ella” Esto no es mas que aplicación de este principio doctrinario.
Es manifestación tácita aquella que se da a través de un comportamiento
2-