Vous êtes sur la page 1sur 10

Scouts al Servicio del Planeta

El clan del calentador solar con


botellas de Pet
Scouts al servicio del planeta te invita a que formes la segunda generación de
claneros que elaboran calentadores solares con botellas de Pet, y ya contamos
con algunos patrocinadores como Fundación Coca-Cola, Parque Ecoturístico San
Bernabé Ocotepec y los apoyos de las Provincias Coyoacán y Cuauhtémoc.

Tu puedes participar solo necesitas enviarnos tus datos a linktuna55@hotmail.com

Continúa con este proyecto y sigue ayudando a quien más lo necesita.

Participan solo la sección de clan en adelante cupo limitado, envíanos tus datos lo
mas pronto posible y participa activamente en este gran proyecto.

La primera junta se realizara en La Zona Ecoarqueologica Cuicuilco Av.


Insurgentes Sur, en el cruce con anillo Periférico sin Nº, Col. Isidro Fabela, Del.
Tlalpan México, Distrito Federal, contra esquina del Complejo Deportivo Villa
Olímpica, contra esquina del Instituto Nacional de Pediatría y contra esquina de
Perisur. A las 10 am el sábado 10 de octubre 2009.

Aprender más para servir mejor.

Nombre:

Cum:

Grupo:

Provincia:

Móvil:

Tel. Casa:

Foto:

E-m@il:
Solo definiciones personales.

Definición de Servir:

Definición de Siempre Listo:

¿Por que te gustaría participar en este gran proyecto? Media cuartilla


En este documento presentamos diferentes formas de fabricar un calentador solar
ecológico con una combinación de material nuevo y reciclado, les ofrecemos la asesoría
necesaria para poder realizar la construcción e instalación de los calentadores solares
para su proyecto, esto incluye realizar un prototipo que nos permita medir la eficiencia del
sistema para determinar de acuerdo a la cantidad de agua caliente que requieran el
numero y tamaño de los tanques termo y los calentadores solares así como que tipo y
cuanto material se requiere, capacitar a la gente necesaria para la construcción y dirigirla.

Como hacer un calentador de agua solar con botellas de plástico.

Lo que a diario tiramos al cubo de la basura puede servir para que otros puedan vivir con
algo más de comodidad.
Ese es el caso de las botellas de gaseosa y agua con las que se puede construir un
calentador de agua solar reutilizando un material caro como el PET (poli-etil-tereftalato)
que hoy es usado para envasar la mayoría de las bebidas por su hermeticidad y
compatibilidad con productos alimenticios.

El PET es un plástico que posee una transparencia muy alta y es resistente a distintas
necesidades mecánicas nunca antes alcanzadas por sus predecesores. Todas estas
características se advierten cuando uno quiere adquirir una plancha en el comercio para
usarla en otra aplicación. Por eso es un verdadero disparate estar enterrando cientos de
toneladas de este material tan caro o en el mejor de los casos exportarlo como chatarra
plástica a un país como China para derretirlo y convertirlo en material polar o alfombras
que nos son devueltos como productos de importación.
Es definitiva, este sencillo proyecto persigue que el envase se use directamente que en
este caso se trata de un calentador de agua solar para generar agua caliente.

Manos a la obra

Debemos juntar un centenar de botellas de PET de la misma capacidad y forma. Esto es


muy importante, ya que hoy existen una infinidad de marcas y modelos.

Se debe quitar todo tipo de etiquetas adhesivas, papel, tapones y dejar la botella desnuda
y limpia.
Con un taladro eléctrico se perforará el fondo de la botella, justo en su centro. El diámetro
de este orificio debe ser igual al diámetro "interior" de la boca del envase. (Es
recomendable una vez hecho el primer agujero comprobar que las botellas encajan
perfectamente).
Con un tubo negro de polietileno de ¾ de pulgada se unen las botellas tratando de que el
orificio ajuste perfectamente al tubo por el que se conducirá el agua. Con esto se consigue
que la botella actúe como un pequeño invernadero.

La configuración del radiador dependerá del formato que se le quiera dar al calentador de
agua, (ancho y largo). Se puede hacer con un solo ramal que contenga todas las botellas o
dividirlo en ramales paralelos con igual cantidad de botellas.

En el primer caso existe el riesgo de que si se tapa no hay posibilidad de conducir el agua
por vías alternativas. En el segundo caso, el ensamblado de los tramos encarece el trabajo
al usar codos y uniones “T” en los extremos.

Una vez elegido el formato de las botellas de plástico, se debe pintar de negro la parte que
apoyará sobre el techo. La cara de la botella que mirará al sol debe quedar despejada.

Toda esta configuración de botellas y cañerías se puede disponer en una caja que las
contenga (dependiendo si se trata de una instalación provisional o no) construida en
madera o chapa de aluminio o plástico reforzado con fibra de vidrio.

Si en el lugar en donde va a funcionar este aparato el clima es riguroso conviene que la


caja esté aislada con perlita expandida, polietileno expandido (Telgopor), poliuretano
rígido, fibra de vidrio o simplemente bolas de papel de periódico.
Si se desea aumentar la eficiencia del sistema de captación de energía, se puede tapar la
caja con un vidrio o una plancha de PET o acrílico.
Una vez terminada la caja se puede pintar con un esmalte que la impermeabilice como la
laca poliuretánica o en su defecto pintura asfáltica.

Ahora se debe conectar este colector solar a dos depósitos de agua. El primero para
alimentar el sistema que puede ser el mismo tanque que existe en la mayoría de las
viviendas. Generalmente está a una altura respetable que garantice una presión aceptable
en todos los grifos de la casa. Si no existe hay que instalarlo.

El segundo es para acumular el agua que se va calentando en el colector. Debe estar


aislado como cualquier termo, siendo el mejor aislante la perlita expandida. En este último
caso podemos recurrir a los tanques de polietileno habitualmente azules de 120, 200 o
mas litros, según el proyecto. Para fabricar el termo ponemos un tanque chico dentro de
otro mas grande y los separamos con perlita expandida, pueden usarse tambien
(dependiendo de cuanto aislamiento se requiera) bolas de papel de periódico o los rellenos
de poliespan que suelen venir en las cajas cuando compramos algún electrodomésticos,
podemos romperlos y darles una utilidad. Con esto se consigue que el agua esté lo
suficientemente aislada para conservar el calor.

Las conexiones deben hacerse con cuidado. La salida de agua caliente está en lo alto del
colector pues por efecto sifón el agua caliente sube y la fría baja. La entrada de
alimentación desde el tanque de provisión está en la parte inferior del radiador. El termo
tiene la entrada por lo alto y el agua que se va enfriando sale por abajo para ir a parar al
conducto de ingreso del colector solar. Todas estas cañerías externas deben ir aisladas
con cinta de espuma y aluminio o papel embreado o tubos de poliestireno.
En la parte superior del colector se debe dejar una válvula para “purgar” el circuito en caso
de que alguna burbuja de aire se introduzca en la cañería y altere el funcionamiento
normal. Y en la parte inferior del colector se coloca una válvula de retención para evitar
que por la noche el agua caliente salga del termotanque y se enfríe.

Todo esto dicho sin ilustración puede ser difícil de entender pero como dicen los chinos
“un dibujo vale mil palabras” y aunque los diagramas son a mano alzada van a esclarecer
este acertijo del diseño ecológico y las tecnologías socialmente apropiadas.

Las ventajas de construir este tipo de


aparato son múltiples:
Se usa la energía del sol que es limpia,
infinita y gratis.
Los materiales son baratos y casi todos se
pueden obtener del reciclado urbano.
El PET si no se recicla va a parar a los
desagües pluviales y genera todo tipo de
trastornos sanitarios como inundaciones y
costosos destaponamientos.
El mayor sistema de calentamiento de agua por energía solar realizado con botellas
PET

El estado de Paraná acaba de añadir una estrella más a su reputación ‘verde’: desde
hace pocos días disfruta de la mayor instalación de agua caliente sanitaria por energía
solar del país, construida reutilizando 1.800 botellas PET y 1.500 tetrabricks. El sistema
se ha instalado en Palmas, al sur de Paraná (Brasil), en la cubierta de un edificio que
pertenece al ejército de Brasil y que sirve de residencia a 50 soldados. El consumo de
agua en este edificio es de 8.000 litros de agua al día.

Los calentadores solares de agua están cobrando mucha importancia en Brasil, un país
que destina hasta el 47% de la energía eléctrica, en horas punta, para calentar agua.

El sistema instalado en Palmas goza del respaldo del Secretariado del Medioambiente
como parte del programa ‘Despilfarro Cero’ (Zero Waste Program). La idea es que todo el
mundo pueda construirlo e instalarlo en sus casas. Según datos de una agencia de
noticias de Paraná, 6000 hogares ya estarían utilizando dicho sistema.

El funcionamiento es similar al de los sistemas comerciales conocidos como termosifón, y


permite calentar agua hasta 38 º en invierno y a más de 50º en verano (La piel soporta
hasta 45ºC, luego de eso siente dolor).