Vous êtes sur la page 1sur 2

Voces: ABUSO DESHONESTO ~ DELITOS CONTRA LA INTEGRIDAD SEXUAL

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, sala V(CNCrimyCorrec)(SalaV)


Fecha: 20/09/2006
Partes: B., C.
Publicado en: La Ley Online;
Cita Online: AR/JUR/10655/2006

Hechos:
El juez de primera instancia sobreseyó al imputado, acusado del delito de abuso deshonesto, por haber
besado a una amiga sin su consentimiento. El representante del Ministerio Público Fiscal interpuso recurso de
apelación. La Cámara de Apelaciones confirmó la resolución impugnada.

Sumarios:
1. Debido al carácter ambiguo que el beso puede significar en los términos de la figura penal contemplada en el
art. 119, primer párrafo del Cód. Penal, si de las circunstancias que rodean al caso no puede derivarse una
intención vinculada a un deseo sexual o impúdico por parte del autor — en el caso, se confirmó la resolución
que sobreseyó al imputado que habría dado un beso a una amiga, sin su consentimiento, porque de los mensajes
que le habría mandado con posterioridad surgía que lo animaba un sentimiento de amor— , la conducta será
impune para el derecho penal.

Jurisprudencia Relacionada(*)
Ver Tambien
Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, sala VI, 21/11/2002, "Alvarez, Jorge R.", La Ley Online ;
Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, sala IV, 19/07/2002, "Encina, Francisco", LA LEY 2004-B,
334, con nota de Julio C. Báez - LA LEY 2003-E, 60, con nota de Julio César Castro.
(*) Información a la época del fallo

Texto Completo: 2ª Instancia. — Buenos Aires, septiembre 20 de 2006.


Autos, vistos y considerando: Vienen las presentes actuaciones a conocimiento de esta sala en virtud del
recurso de apelación interpuesto por el Ministerio Público contra la resolución de fs. 79/81, en cuanto dispuso el
sobreseimiento de C. R. B..
Se imputa al nombrado haber abusado sexualmente de M. F. C., de 16 años, en los primero días de febrero
de 2006, cuando en contra de la voluntad de la nombrada, tomándola del rostro, la besó en la boca.
Llegado el momento de resolver la cuestión traída a estudio del tribunal, se adelanta que, en virtud de las
razones que se expondrán a continuación, habrá de confirmarse la resolución impugnada.
En el análisis de las conductas abarcadas por el primer párrafo del art. 119 del C.P., numerosos autores
coinciden con el carácter ambiguo que el beso puede significar en los términos de esta figura (Reinaldi, Víctor
F.; Los delitos sexuales en el Código Penal Argentino – Ley 25.087; Figari, Rubén E.; Delitos de índole sexual,
Creus, Carlos; Derecho penal, Parte especial, T. 1; entre otros).
Ante ello, también existe coincidencia respecto a que serán entonces las particulares circunstancias que
rodean al caso las que deberán indicar el significado real de la acción.
Es que, si no puede derivarse de ellas una intención vinculada a un deseo sexual o impúdico por parte autor,
la conducta será impune para el derecho penal.
Teniendo en cuenta lo expuesto, es que deben valorarse con sumo cuidado las circunstancias en que tuvo
lugar la acción, para asignarle, o no, el carácter exigido por el tipo penal.
Así las cosas, en el caso que se somete a estudio del tribunal, según se desprende de los dichos de la
damnificada, B. fue uno de los gendarmes que se encargó de la custodia de su amigo G. P., y entre ellos se dio
una relación de mucha confianza generándose, en consecuencia, con la declarante "una especie de ¿amistad¿".
En este marco, relató, una noche que ella se encontraba con sus amigas, se presentaron B. y otro gendarme
llamado C. quienes, luego de que sus amigas se retiraron del lugar, la acompañaron casi hasta su domicilio. En
un momento, el imputado le habría pedido a su amigo que se retirara y cuando ella se estaba por despedir, B. la
habría tomado del rostro y dado un beso en la boca. Ante tal situación, C. le manifestó "qué te pasa", "estás re
desubicado".
Por otra parte, la damnificada aportó impresiones de correos electrónicos que le habría enviado el imputado.
En ellos, éste le manifestaba sus sentimientos hacia ella con frases tales como "te amo", "te amo con todo mi
corazón, parecería como si no alcanzara para vos el amor que yo siento por vos", "te extraño muchísimo y me
mantiene aquel beso que te di", etc.

© Thomson La Ley 1
Todas estas circunstancias, deben ser valoradas por el tribunal para determinar si el hecho denunciado puede
ser subsumido en el tipo penal del primer párrafo del art. 119 del C.P.
Ello así, por cuanto, como se expuso anteriormente, el beso no siempre tiene un carácter objetivamente
impúdico como ocurre con otras acciones. Repárese en que, según el Diccionario de la Real Academia
Española, besar es tocar u oprimir con un movimiento de labios, a impulso del amor o del deseo o en señal de
amistad o reverencia.
En estas condiciones, y expuestas que fueron las circunstancias particulares que rodearon al suceso en
análisis, entre las cuales debe resaltarse el contenido de los mensajes que habría enviado el imputado a la
damnificada, es que el tribunal considera que el beso que B. le habría dado a C. carece del contenido sexual que
la figura penal en estudio exige.
Y ello es así, no sólo por el amor que el acusado dice sentir por la damnificada, puesto que aún el amor es
entendido, entre otras cosas, como un sentimiento vinculado a la esfera de lo sexual (ver en este sentido la
definición del Diccionario de la Real Academia Española), sino porque del contenido total de estos mensajes,
mediante los cuales ese sentimiento es expresado por el imputado, no se deriva ninguna significación de
carácter sexual o impúdica.
En virtud de ello, no cabe más que concluir que la solución adoptada por la juez de grado, resulta ajustada a
derecho.
En mérito a lo expuesto, el Tribunal resuelve: Confirmar la resolución de fs. 79/81, en cuanto dispuso el
sobreseimiento de Carlos Rubén Benítez.
Devuélvase al juzgado de origen y sirva la presente de atenta nota de envío. —
Rodolfo Pociello Argerich. — Mario Filozof. — María Laura Garrigós de Rébori.

© Thomson La Ley 2