Vous êtes sur la page 1sur 5

Ecuación de Drake.

Cada vez que me quedo mirando las estrellas relajadamente termino siempre
planteándome las mismas preguntas. No es la belleza del firmamento lo que
me cautiva si no lo que se esconde tras éste. ¿Sólo somos nosotros los únicos
seres inteligentes de todo este infinito y vasto universo? ¿Tan exageradamente
baja es la posibilidad de que exista vida en otros planetas? Me gustaría pensar
que no somos los únicos privilegiados, lo veo demasiado homocéntrico. Pero
descarto que si hubiera vida inteligente éstos hubieran aparecido ya. Todas las
fotografías, videos y demás datos que se aportan son inconcluyentes. No se
han mostrado. La duda queda en si es porque no existen o porque existen y
hay razones para que no hayan contactado con nosotros.

Hace un tiempo leí una interesante entrada sobre los problemas de Fermi.

Estos problemas parten del hecho de que se posee una información muy
limitada y parece imposible resolverlos a priori. Por lo que el único medio
posible es la aproximación a partir de presuposiciones sencillas llegando a
resultados asombrosamente ajustados si se realizan correctamente.

Inmediatamente me vino a la cabeza la idea de que debía existir un problema


de Fermi sobre la existencia de civilizaciones fuera de nuestro planeta. En la
cual tenemos una información muy muy limitada de todo el universo, por lo
que la única solución plausible es a través de presuposiciones sencillas.

Y así es, la solución a este problema de Fermi se llama la Ecuación de Drake:

N= R* x f(p) x n(e) x f(l) x f(i) x f(c) L

N= Es el número de civilizaciones que podrían comunicarse en nuestra galaxia,


la Vía Láctea.

Y depende de :

-R* es el ritmo de formación de estrellas (entorno apropiado para la vida) en la


galaxia (estrellas por año).
-f(p) es la fracción de estrellas que tienen planetas en su órbita.
-n(e) es el número de esos planetas en el interior de la ecosfera de la estrella
(se trata del espacio que la rodea, y que está en condiciones de albergar
alguna clase de forma de vida. Demasiado cerca es demasiado caliente;
demasiado lejos es demasiado frío.)
-f(l) es la fracción de esos planetas dentro de la ecosfera en los que la vida se
ha desarrollado.
-f(i) es la fracción de esos planetas en los que la vida inteligente se ha
desarrollado.
-f(c) es el porcentaje de civilizaciones que desarrollan tecnologías capaces de
emitir señales detectables.
-L es la duración promedio de ese tipo de civilizaciones antes de su
desaparición.
Bien y calculando toda esta ecuación con datos más o menos fiables llegamos
a:

N=L

¿Por qué queda L como única duda? Porque es la única variable en la cual sólo
podemos dar hipótesis. Nosotros sólo llevamos 50 años comunicándonos con el
espacio exterior y no sabemos si llegaremos a autodestruirnos dentro de
pocos, muchos años o nunca. No tenemos experiencia suficiente para saberlo.

Debido a ello, las posibilidades de que existan civilizaciones avanzadas en


nuestra Vía Láctea se estiman según el optimismo/pesimismo que nos depara
nuestra especie humana.

Las estimaciones más pesimistas indican que existirían al menos, más de 50


civilizaciones avanzadas en nuestra galaxia. Es decir, los años de
supervivencia de nuestra propia civilización capaz de comunicarse con el
espacio.

Por otro lado, las estimaciones más optimistas que defienden que las
civilizaciones avanzadas podrían escapar de la autodestrucción elevan el
número de éstas a millones de civilizaciones en nuestra galaxia.

Para conocer con más exactitud las civilizaciones avanzadas que nos rodean
antes tendremos que conocernos mejor a nosotros mismos. Irónico, ¿verdad?

Bien, ahora llegamos a la paradoja que ya se estará preguntando alguien. Si no


es raro que existan civilizaciones lo suficientemente avanzadas como para
comunicarse con nosotros, ¿por qué no lo han hecho? ¿Por qué no nos han
dejado ninguna señal, ninguna evidencia? (No, ahora que no me venga ningún
paranoico diciendo que existe una conspiración global que nos oculta el hecho
de que ya están aquí, que para eso ya está Expediente X). El caso es que esa
es una posibilidad, pero me niego en rotundo a tomarla en serio. Cuando vea
una prueba concluyente seré la primera en defenderlo.

Con la paradoja anterior nos referimos a la llamada Paradoja de Fermi. Y hay


muchas explicaciones que intentan darle una solución. Las resumiré a
continuación(quito la de la conspiración global, of course):
1-La "Hipótesis de la Tierra Especial". Nos encontraríamos en un planeta con
unas características únicas (lugar dentro de la galaxia, satélites, distancia al
sol, etc..) que no se darían en ningún otro sitio y no permitirían que existieran
allí civilizaciones. Siendo nosotros la única civilización avanzada.La ecuación
de Drake sería errónea y estaríamos sólos en el universo.

Personalmente, rechazo esta hipótesis, pensar que sólo existe vida ajustada a
nuestras condiciones es, de nuevo, homocéntrico. Debe haber formas de vida
tan distintas a nosotros que no requieran por tanto las mismas condiciones.
Basados en otros elementos en lugar del carbono, otros tipo de metabolismo,
no necesidad de agua...

2-Las formas de comunicación de las civilizaciones avanzadas no utilizan las


radiofrecuencias o escogen esconderlas por alguna razón y por tanto nuestra
única forma de comunicación hasta el momento sería inútil. O porque nuestro
conocimiento o nuestras observaciones son por tanto defectuosas o
incompletas.

3- Pudieron haber contactado con nuestro planeta cuando aún no estábamos


aquí o estábamos en los albores de la humanidad y fueron tomados como
seres sobrenaturales. (Me parece demasiado retorcido, pero es una posibilidad
como otra. Aunque eso le daría explicación a algunas representaciones mayas
con seres venidos del cielo) xD

4- Han desaparecido. Otra alternativa es que la vida inteligente tiende a


destruirse a si misma (guerra nuclear, guerra bacteriológica, química,
agotamiento de los recursos). (Sólo la mención de esta posibilidad me da
escalofríos...)

5- Han decido no contactar con nosotros como una medida de protección y/o
cuarentena hasta que estemos lo suficientemente preparados y avanzados
para un futuro contacto (también lo veo demasiado retorcido, hacer eso
implicaria tener unos sentimientos cercanos a los humanos. Además, en el
caso de que fuera así, seríamos como hormigas. Cuando pisamos una hormiga
no nos sentimos culpables por ello, los vemos como seres tan inferiores que ni
nos planteamos por un momento el no pisarlas. ¿Por qué deberían vernos
como iguales?).
La ecuación de Drake
Aquellos que creen en las más optimistas suposiciones usadas en la ecuación de Drake
propuesta por el doctor Frank Drake y las incluso aún más optimistas suposiciones del
doctor Carl Sagan, añaden que la vida inteligente es también común en el Universo. Se dice
que haciendo suposiciones y argumentos que se creen razonables podemos suponer que si
la vida es posible, dado que el universo es tan vasto, no debería ser solo plausible, sino casi
cierto que hay un gran número de civilizaciones extraterrestres en el Universo. Sin
embargo, la gente que se adhiere a la premisa de la paradoja de Fermi cree que, debido a la
falta de evidencia de lo contrario, con toda la probabilidad los humanos, como especie
tecnológicamente avanzada, están efectivamente solos al menos en su parte de la Vía
Láctea. Aún más, dicen que dado que todavía no podemos determinar con seguridad las
variables de la ecuación de Drake, no podemos determinar el número de civilizaciones
extraterrestres basándonos únicamente en esta igualdad. Debemos por lo tanto, dicen,
confiar en los datos, que solamente ahora están empezando a ser recopilados de manera
significativa. Sólo entonces podremos empezar a presumir los valores de cada una de las
variables de la ecuación de Drake.

Datos actuales

El telescopio Keck-2, en Hawaii, lanzando un haz de luz láser.

Nuestro Sistema Solar, si fuese observado con un radiotelescopio desde unas pocas decenas
de años luz, parecería inusual por la enorme cantidad de ondas de radio, debidas a las radio-
transmisiones humanas, emitidas por lo que parece por otra parte una estrella nada especial.
Uno podría presumir que una emisión similar de una estrella cercana sería inmediatamente
detectada como inusual por nosotros.

Radio y datos observacionales se han recogido y analizado durante varias décadas por
proyectos tales como el Proyecto Ozma, el proyecto Search for Extraterrestrial Intelligence
y varios proyectos en búsqueda de planetas extrasolares. Hasta ahora, los datos del SETI
muestran que no hay estrellas de la secuencia principal que tengan emisiones de radio
inusuales; esto parece indicar que somos la única especie que radiotransmite en al menos la
porción de nuestra parte de la Galaxia que ha sido explorada. Además, la mayoría de los
planetas extrasolares que han sido descubiertos hasta la fecha parecen tener duras
condiciones ambientales para formas de vida avanzadas, aunque habría que tener en cuenta
que las técnicas usadas en la actualidad para descubrir nuevos planetas, por influencia
gravitacional sobre una estrella o por interposición entre dicha estrella y nosotros, no
propician el descubrimiento de planetas similares a la tierra, sino supermasivos y/o muy
cercanos a dicha estrella.

Alguna gente cree que estos resultados probablemente tienen un error significativo de
muestreo:

• Puede que otras especies no usen las radiofrecuencias que estamos buscando o que
dejen escapar cantidades significativas de radiofrecuencia. Ahora mismo dejamos
escapar menos energía radiada que unas pocas décadas atrás debido al uso de la
transmisión por cable y por satélite. Civilizaciones más avanzadas podrían usar
sistemas de comunicación punto a punto láser o microondas, que son mucho más
eficientes.
• Podemos encontrar más fácilmente sistemas planetarios con órbitas y
configuraciones que son menos estables que el nuestro.

Representación gráfica del mensaje de Arecibo: el primer intento serio de la humanidad de


utilizar las ondas de radio como medio para comunicarse con civilizaciones extraterrestres.

Aun otros proponen que somos probablemente la única especie emisora en al menos la Vía
Láctea, porque de otra manera estaríamos inundados por radio transmisiones extraterrestres
y habríamos sido ya sobrepasados por tempranos intentos de colonización.