Vous êtes sur la page 1sur 7

Sistemas livianos con estructura de acero.

-
Los sistemas constructivos livianos más usados en nuestro país para la construcción
de viviendas son los que emplean estructuras de acero, al contrario de lo que
sucede en Norteamérica donde se utiliza mayormente la madera. El uso del acero
par las estructuras tiene ventajas, es un material que con bajo peso soporta grandes
esfuerzos y es estable ante los cambios de humedad.
Es además adecuado para la elaboración de productos en serie como requiere la
industrialización, lográndose exactitud en las formas de piezas.
Por otro lado se debe tener que en el mundo ha bajado el precio del acero y por ello
puede ser adquirido en gran cantidad. Otra ventaja es que no lo atacan los insectos
y que es reciclable.
Su utilización en la construcción de viviendas permite la realización de montajes
fáciles y rápidos, pues no es necesario mano de obra especializada. Como todos los
sistemas de tipo liviano, tiene dimensiones pequeñas sus piezas lo cual le permite
gran adaptabilidad a proyectos o plantas.
El acero es producto de una industria que desde hace mucho tiempo trabaja sobre la
calidad y ello contribuye a obtener una gran calidad a su vez en la vivienda.
Los elementos de la estructura de acero de un edificio, por ejemplo, se pueden
fabricar en procesos industriales automatizados y de control simple.

Estructuras
Tipos. Las estructuras de los sistemas de acero livianos pueden ser de dos tipos:
uno es el “esqueleto” y otro es el “entramado” (framing). Para revestir estos
esqueletos de acero se usan diferentes tipos de placas o tableros. Un ejemplo es el
sistema “súbitas” donde la estructura es de perfiles laminados de acero que fueron
revestidos por placas cuyo material es el hormigón premoldeado (liviano).
El entramado de acero (steel frame), es de empleo reciente en nuestro país, utiliza
perfiles de chapa plegada.

Elementos estructurales.
Los elementos estructurales de acero son los siguientes:
1.- Perfiles laminados en caliente: fueron los primeros en ser utilizados en la
construcción de tipo industrializada. Su empleo es la continuación de la construcción
metálica de tipo tradicional. Dan como resultado una construcción robusta y el uso
de placas de más peso como cerramiento. Esto aporta una imagen constructiva de
gran solidez.
Los elementos de perfiles laminados, en cambio, son mucho más pesados que las
otras alternativas.
La amplitud de sus secciones permitió que las construcciones hechas con perfiles
laminados puedan soportar por más tiempo el ataque de la corrosión.
2.- Perfiles de chapa doblada.
La utilización de la perfilaría de chapa delgada plegada, (hasta de 3 mm.) reemplazó
al principio a los perfiles laminados pues reducían kilos de hierro de la estructura.
El plegado da la posibilidad de obtener la sección deseada, de lo que resulta una
gran libertad de diseño.
Posteriormente se usó la chapa doblada adoptando los sistemas constructivos de
Norteamérica, por la cual se reemplazaba la madera de los entramados. En ese
caso se reemplazaba la madera de los perfiles de chapa doblada eran de tipo “U” o
“C”, siguiendo las medidas de los elementos de madera usados.
Las estructuras de chapa delgada plegada, se comportan de modo diferente a las
tradicionales que son de perfiles laminados. El cálculo de los elementos
estructurales, se caracteriza por la atención a la inestabilidad elástica. Las láminas
delgadas pueden sufrir abolladuras y pandeo de placas.
El pequeño espesor obliga a tomar precauciones en la zona de los apoyos de estos
perfiles, en especial si los mismos tienen mucha carga (ello evita aplastamientos y
deformaciones). Lo mismo sucede con las cargas concentradas (apeos). Es decir
que deberá analizarse cómo las piezas soportan las cargas.
Estos perfiles requieren cuidado mediante una protección contra la corrosión., pues
su sección se diminuiría y ello no puede suceder.
Su escaso peso y su facilidad para cortar son ventajas importantes que inciden en la
economía al momento de emplearlos.
3.- Tubos. Se puede considerar como que son una extensión de los perfiles de
chapa plegada.
Son generalmente menores a los 2mm. Y se aprovechan para soportar los esfuerzos
que les brinda su forma geométrica.
Es importante la protección contra la corrosión ya que pueden acumular humedad en
su interior.
4.- Enrejados.
Mediante una mayor cantidad de partes y trabajo en el taller se logró alivianar la
estructura y aumentar su resistencia geométrica.
El sistema AED Vieytes por ejemplo, coloca columnas de enrejado cada 2,40 m. y
entre ellas 3 correas horizontales sobre las que se fijarán las placas de cerramiento
de hormigón liviano (premoldeado).
Estas piezas tienen una gran inercia y aprovechan el comportamiento el acero. Las
uniones con otras piezas necesitan de elementos de unión o acople mediante
planchuelas.

Uniones:
Los diferentes modos de realizar las uniones dependen de los elementos que forman
la estructura y del tipo de cerramiento que se usa.
Los más usados son:
1.- Tornillos comunes: Requiere la perforación previa de las piezas que se van a
unir, verificando la exactitud en el maquinado de las mismas. Tienen como favorable
un control fácil de la cantidad y de la posición que tiene. Trabajan al corte. Los
tornillos comunes que no son calibrados, necesitan por lo menos de un mm. de
diámetro mayor que el del vástago.
Los tornillos llamados de alta resistencia, se usan en uniones antideslizantes, y
aprovechan las fuerzas de rozamiento que aparecen al apretarlos con fuerza.
Esta fuerza de apriete origina en el tornillo un esfuerzo de tracción muy alto, el cual
comprime las piezas que se unen, ello da lugar a fuerzas de fricción que impiden el
deslizamiento.
Por lo tanto, la posibilidad de trasmitir el corte de la unión, depende de la intensidad
de la tracción sobre el tornillo y del coeficiente de rozamiento que se consigue en las
superficies a unir.
2.- Autorroscantes: Este tipo de tornillo, de empleo en chapa delgada, forma su
contrarosca por impronta de su rosca Existen dos maneras de usarlos: la primera es
perforando previamente las chapas a unir, con un taladro, colocando luego el tornillo.
Y la segunda, se basa en el uso de tornillos que tiene sus puntas diseñadas para
taladrar de manera directa las chapas colocándolos con equipos neumáticos, son los
autoperforantes.
El desarrollo de las máquinas que facilita la colocación de estos tornillos y su bajo
costo, ha contribuido a que su empleo se haya generalizado en las chapas delgadas.
Su limitación es el espesor de las chapas a unir, pero para espesores menores a 1
mm. no tiene restricción. Si se supera ese espesor debe analizarse el tipo de tornillo,
la máquina y el tipo de unión.-
3.- Uniones soldadas.
Es el tipo de unión basada en la acción que tiene el calor. Se puede realizar directo
entre las dos piezas a unir o mediante algún otro materia. Al revés de las uniones
puntuales (tornillos), su desarrollo en cordones le permite vincular las piezas de
manera continua.
Su desventaja es la necesidad de su realización por personal calificado y también su
inspección. En uniones difíciles e importantes, esto es desfavorable. En uniones no
comprometidas y con amplio margen de seguridad no debe descartarse la
soldadura.
Precauciones
La corrosión y las tensiones originadas en el diseño de la unión, son temas
importantes a resolver. El tipo de soldadura más conocido es la de arco. En él se
produce un arco eléctrico