Vous êtes sur la page 1sur 13

Fernando Juan Casado

More
Click to Enlarge

Grado: Mayor (PM)


Especialidad: Navegador Militar
Unidad de origen: E.A.M.
Sistema de Armas: Canberra MK-62
Fecha de nacimiento: 7/9/45
Lugar de nacimiento: Capital Federal
Fecha de fallecimiento: 13/6/82
Lugar de fallecimiento: Puerto Enriqueta (I.Soledad)

Detalle de su última misión:


Domingo 13 de junio
Orden Fragmentaria 1326, dos BMK-62, indicativo BACO, armados con cinco bombas
MK-17 de mil libras, con espoleta SSQ, cada uno. Misión: bombardeo horizontal sobre
Port Harriet House. Tripulación: 1 (B-108) capitán Roberto Pastrán, capitán Fernando
Casado. 2 (B-109) primer teniente Roberto Rivollier, primer teniente Jorge Annino.
Despegaron de Río Gallegos a las 21:30.
En la aproximación al lanzamiento (de sur a norte), el N° 1 se desvió un poco al este y
el 2 lo perdió de vista. Lo sobrepasó y llegó antes al objetivo material (que confirmó
con su Doppler las indicaciones del radar Malvinas). Lanzó sus bombas y viró a la
izquierda, confirmando la explosión de las mismas.
Hasta ese instante no existía fuego de artillería antiaérea pero, inmediatamente después,
si inició una intensa reacción antiaérea. Fue, en ese momento, cuando el N° 1
sobrevolaba el objetivo material y efectuó su lanzamiento; a los pocos segundos fue
alcanzado por un misil que destruyó parte de su avión, y entró en tirabuzón chato.
El piloto, capitán Pastrán, logró eyectarse, no así el navegador capitán Casado que cayó
y se estrelló con los restos del avión. El capitán Pastrán cayó en el mar, próximo a la
costa, infló su bote salvavidas, desembarcó y fue hecho prisionero.
El N° 2 evadió el intenso fuego antiaéreo, lanzó bengalas y Chaff, mientras escapaba
hacia el oeste. Vio los resplandores del intenso cañoneo en Puerto Argentino. Apreció
que el fuego antiaéreo provenía de buques en Fitz Roy. Por su parte, el radar de
Malvinas le informó que era perseguido por una patrulla aérea de combate que se
encontraba a setenta millas náuticas, al este.
Los aviones enemigos se alejaron, poco después, hasta una distancia de ochenta y cinco
millas náuticas. Cuando había recorrido unas sesenta millas en su vuelo de regreso, el
radar de Malvinas le preguntó si tenía enlace con el guía, pues lo había perdido en la
pantalla. Le respondió que no.
Sus bombas habían caído, otra vez, muy próximas al puesto comando de los tres
generales británicos.
El BACO 2 arribó a Río Gallegos a las 00:05 del día 14 de junio. Fue el último avión
argentino que entró en combate en la Batalla Aérea de Malvinas.
Tags: Fuerza, Aerea, Argentina, caidos, Malvinas

El ministerio de Defensa entregó los restos de un caído en Malvinas a su familia


La ministra de Defensa, Nilda Garré y el vicecanciller Victorio Taccetti encabezaron
hoy la ceremonia en la que fueron entregados a sus familiares los restos del mayor (post
mortem) Fernando Juan Casado, fallecido en combate en Malvinas hace más de 26
años.

Casado cayó el 13 de junio de 1982 cuando fue derribado el avión Canberra que
tripulaba sobre las aguas del Atlántico sur, pero restos del oficial permanecieron sin
nombre en Malvinas hasta su reciente identificación, tras ser recuperados este año.

Durante la ceremonia de esta tarde en el sector militar del Aeroparque porteño, el jefe
de la Fuerza Aérea, brigadier Normando Costantino, agradeció el esfuerzo realizado por
el Ministerio de Defensa y la Cancillería para recuperar esos restos.

Los despojos fueron hallados en 1986 y permanecían depositados sin identificar en una
comisaría de Malvinas, hasta su recuperación este año por medio de gestiones a nivel de
las cancillerías argentina y británica. Costantino también destacó que el aporte del
Banco Nacional de Datos Genéticos hizo posible confirmar mediante un examen de
ADN que esos restos pertenecían a Casado.

En su breve y conmovido discurso, el jefe de la Fuerza Aérea elogió las virtudes del
oficial fallecido y tuvo cálidas palabras hacia sus familiares, presentes en la ceremonia.
Del acto participaron también el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerza
Armadas, brigadier Jorge Chevalier y otras autoridades civiles y militares, amigos y
compañeros de promoción del oficial de la Fuerza Aérea caído en combate.

Durante la emotiva ceremonia, Garré, Chevalier y Costantino entregaron una gorra de


veterano de guerra, el sable de Casado y la bandera nacional a la esposa del aviador
fallecido y sus tres hijos, uno de los cuales es capitán de la Fuerza Aérea. Tanto
Chevalier como Costantino combatieron como pilotos en la guerra de Malvinas, el
primero de ellos en el escuadrón de bombarderos Canberra.

Terminado el acto, los restos de Casado fueron trasladados a Córdoba acompañados por
familiares en un avión Hércules C-130, para ser sepultados en un mausoleo erigido en
su homenaje en el cementerio de la ciudad de Carlos Paz.

Casado murió durante la última misión de la Fuerza Aérea en el conflicto del Atlántico
sur, ordenada para dar apoyo a la defensa terrestre de Puerto Argentino, en situación
crítica.

La misión consistió en un ataque nocturno sobre Port Harrier House de dos Canberra
con bombas MK-17 de mil libras, escoltados por igual número de Mirage M-III con los
que despegaron a las 21.30 del 13 de junio desde Río Gallegos, en Santa Cruz.

Los dos bombarderos soltaron las MK-17 sobre el objetivo, muy cerca del puesto de
comando de tres generales británicos, pero al replegarse el avión que comandaba el
capitán Roberto Pastrán, del que Casado era navegador, fue elcanzado por un misil Sea
Dart lanzado desde el buque inglés HMS Exeter, situado en Fitz Roy.
El avión comenzó a incendiarse y el piloto Pastrán disminuyó la velocidad de caída en
un intento de nivelar el vuelo a una altura que permitiera la eyección.

Al llegar a los 15.000 pies, el piloto ordenó al capitán Casado que se eyectara pero el
navegador militar no pudo hacerlo. El Canberra entró en tirabuzón a los 11.000 pies y al
llegar a los 7.000 Pastrán se eyectó, cayó al mar cerca de la costa, desembarcó en su
bote salvavida y fue hecho prisionero, mientras Casado se estrellaba en el agua con el
avión.

HOMENAJE A UN PILOTO CAÍDO EN MALVINAS

Los restos del capitán Fernando Casado fueron entregados a sus familiares luego de 26
años

En la tarde de ayer, se realizó una ceremonia en el Aeroparque Jorge Newbery para


confirmar la identidad del mayor (post mortem) Fernando Juan Casado que perdió la
vida durante el Conflicto de Malvinas y entregar los restos a sus familiares.

En 1982, Fernando Juan Casado tenía 37 años, era navegador militar y padre de tres
hijos. El domingo 13 de junio, un día antes de la rendición argentina frente a las fuerzas
británicas, el oficial cumplía la última misión de la Fuerza Aérea Argentina en un avión
bombardero Canberra junto al capitán Roberto Pastrán, quien sobrevivió.

Ese día la aeronave había salido a las 21.30 de la Base Aérea Militar Río Gallegos con
el objetivo de dar apoyo a la defensa terrestre de Puerto Argentino, pero fue derribada y
Casado cayó en las aguas del Océano Atlántico.

A 26 años del conflicto bélico, la ministra de Defensa, Nilda Garré, con la melodía del
Himno de la Alegría de fondo, hizo entrega de los restos del piloto a sus familiares que
se encontraban en urna cubierta con la bandera argentina y que serán sepultados en la
cuidad cordobesa de Carlos Paz. Los recibieron la viuda del mayor caído, Hilda, y su
hijo el capitán Sebastián Casado.

Durante el acto, estuvieron presentes también el jefe del Estado Mayor General de las
Fuerzas Armadas, brigadier general Jorge Chevallier y el jefe del Estado Mayor General
de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier general Normando Costantino, que fueron
pilotos de combate.
Además, altas autoridades de los Ministerios de Defensa y Relaciones Exteriores,
Comercio internacional y Culto.
Al finalizar la ceremonia, Chevallier y el Titular de la Fuerza Aérea entregaron a otro de
sus tres hijos, Fernando, el sable y la gorra que su papá usó durante su carrera militar.
______________________

http://www.noticiasenvuelo.faa.mil.ar/
__________________
pulqui no ha iniciado sesión Responder Con Cita
Antiguo 06/03/2009, 19:39 #81 (permalink)
pulqui
Moderador

Avatar de pulqui

Fecha de Ingreso: 08 abr, 06


Mensajes: 13,528

Predeterminado
TRASLADAN A MALVINAS LOS RESTOS DE UN EX COMBATIENTE

Hoy, los restos mortales del Primer Teniente (post mortem) Jorge Eduardo Casco fueron
entregados a sus familiares en una ceremonia realizada al mediodía en la Aeroestación
Militar Aeroparque presidida por la Ministra de Defensa, Nilda Garré. Debido a que el
vuelo que traía de regreso al país al canciller Jorge Taiana desde Egipto se retrasó, fue
en su representación el vicecanciller Victorio Taccetti.

Mañana, sábado 7 de marzo de 2009, los restos del Primer Teniente Casco serán
llevados en un vuelo especial a las Islas Malvinas y acompañados por su señora madre,
su viuda, su hijo y su hija, un fotógrafo y un intérprete, para ser sepultados en el
cementerio de Darwin, en una ceremonia que incluye responso religioso y rendición de
honores militares.

Asistieron también el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas,
Brigadier General Jorge Chevalier; el jefe del Estado Mayor General de la Fuerza
Aérea, Brigadier General Normando Costantino; y altas autoridades de los Ministerios
de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto y de Defensa y personal
militar superior; como así también personal militar subalterno de las Fuerzas Armadas.

Los restos mortales fueron hallados en las Islas Malvinas, junto a los dos aviones
Skyhawk A4-C accidentados, y en julio pasado fueron entregados a funcionarios de la
Cancillería argentina y a altos oficiales de la Fuerza Aérea.

Practicados los estudios genéticos correspondientes en el Banco Nacional de Datos


Genéticos, donde se confirmó su identidad, dichos restos regresarán a las Islas Malvinas
para recibir allí sepultura definitiva.

El domingo 9 de mayo de 1982, una escuadrilla de cuatro aviones Skyhawk A4-C


perteneciente a la Fuerza Aérea Argentina despegó en horas de la tarde desde la base
aérea de San Julián rumbo a las islas. El tiempo continuó desmejorando y por fallas
técnicas, dos aviones se volvieron al continente.
Pero los dos restantes, tripulados por el Primer Teniente Jorge Casco y el Primer
Teniente Jorge Farías, comenzaron a descender sobre el agua, hasta rozar las alas con la
cresta de las olas. Sin embargo, pese a las malas condiciones meteorológicas
imperantes, pero con la inclaudicable decisión de ambos pilotos en el cumplimiento del
deber, continuaron volando en condiciones absolutamente marginales hasta que se
estrellaron contra los acantilados de las Islas Salvajes, al noroeste de la Isla Gran
Malvina.

LLEGAN HOY A CARLOS PAZ LOS RESTOS DEL MAYOR FERNANDO


CASADO

(15/09/2008) Hoy desde las 18 hs. el Municipio de la ciudad recibirá en el cementerio


local los restos del mayor Fernando Juan Casado repatriados a nuestro país desde las
Islas Malvinas.

Estarán presentes en el monolito ubicado en el lugar, familiares del héroe de Malvinas,


funcionarios del Municipio y vecinos en general ya que el deseo del mayor era que sus
restos descansarán en Villa Carlos Paz.

Fernando Casado, padres de tres hijos dejó de existir el 14 de Junio de 1982 a pocas
horas de la rendición argentina, había sido ascendido por la Fuerza Aérea a mayor post
mortem, por lo que fue el único oficial en morir.

En la cancillería argentina aún se espera una explicación del Reino Unido sobre las
razones por la cuales su restos permanecieron en la central de policía de las Islas, desde
1986 hasta abril pasado.

Invitamos a la comunidad a acompañar en este momento a los familiares de un héroe de


Malvinas y vecino de nuestra ciudad.

Fuente: Clarín 10/09/08

Identifican los restos de un piloto caído en la última misión de 1982

Corresponden al capitán Fernando Casado.Lo determinó un estudio de ADN. Encontró


la muerte a sólo horas de la rendición argentina. Y fue el único en morir durante los
últimos ataques contra los blancos británicos de la Fuerza Aérea Sur...

Encontró la muerte a sólo horas de la rendición argentina. Y fue el único en morir


durante los últimos ataques contra los blancos británicos de la Fuerza Aérea Sur, que
buscaba apoyar la defensa terrestre de la capital de Malvinas en la helada noche del 13
de junio de 1982. Dejaba una viuda y tres hijos. Tenía 37 años ¿Su nombre? Fernando
Juan Casado, se indica ahora en el informe del Banco Nacional Genético del Servicio de
Inmunología del Hospital Durand.

Clarín pudo saber ayer que los restos óseos devueltos al continente a mediados de
agosto pasado --previa disculpa de Londres porque permanecieron 22 años en el
destacamento de Policía de las islas sin que ello se informara al Gobierno de
Argentina-- corresponden al capitán Casado, copiloto de un Canberra MK-62 que cayó
sobre la costa de la Isla Soledad derribado por un misil británico.

Este diario pudo saber ayer de fuentes médicas del Durand que los resultados del ADN
efectuado sobre la pieza encontrada -el hueso de una pierna- fueron enviados a la
Cancillería la semana pasada.

A su vez, un familiar de Casado consultado ayer por teléfono dijo con mucha
desconfianza que supo que el resultado de los exámenes genéticos se corresponden con
el del capitán de "manera extraoficial" y que por ahora "no" hablaría del tema.

Pero Clarín sabe que fue el hermano de Casado, y no sus hijos. quien dio la muestra
para los análisis efectuados en el Durand sobre los restos. Además, Casado era la
primera prioridad para detectar la identidad, dada la confluencia entre el lugar del
hallazgo de sus restos y el hecho de que fuera el único oficial en morir en aquella
fatídica salida aérea.

Este diario pudo reconstruir su muerte de las páginas en Internet de la Fuerza Aérea
Argentina, donde se informa que se lo ascendió a mayor post mortem.

El capitán Casado despegó de Río Gallegos a las 21.30 del 13 de junio del 82 como
navegante del Canberra que piloteaba el capitán Roberto Pastrán, y junto a otro
Canberra a cargo del teniente Roberto Rivollier y el primer teniente Jorge Annino.
Ambas aeronaves, denominadas Baco 1 y Baco 2 --acompañadas por una pareja de
interceptores Mirage III-- tenían por misión hacer un bombardeo horizontal sobre Port
Harriet House. Cada Canberra llevaba cinco bombas MK-17 de 1.000 libras con
espoleta SSQ.

Los argentinos lograron tirar algunas, pero Baco 2 perdió de vista al 1 cuando este
último se desvió un poco al este. Los británicos comenzaron un intenso fuego antiaéreo,
y un misil alcanzó a Baco 1 y destruyó parte del avión. El capitán Pastrán se eyectó,
cayó al mar, y hasta pudo inflar su bote para luego desembarcar. Tras la victoria
británica, Pastrán integró la lista de prisioneros de guerra. Pero Casado no tuvo esa
suerte y se estrelló con el avión. Entre tanto, indica la información de la Fuerza Aérea,
Baco 2 pudo aterrizar en Río Gallegos "a las 00.05 del 14 de junio".

Extremadamente cauteloso con los temas de Malvinas, el ministro Jorge Taiana se


limitó a transmitir ayer a este diario que en los próximos días se informarán
oficialmente los detalles de la pericia de ADN pedida por la Cancillería al Durand en
agosto. Las fuentes diplomáticas consultadas también solicitaron "respeto a los
familiares de los caídos", muy sensibles a las novedades sobre el destino de sus seres
queridos. Subrayaron, además, que lo que la Cancillería aún espera es "una explicación"
del Reino Unido sobre las razones por las cuales los restos permanecieron en la central
de Policía de las islas desde 1986 --fecha en que fueron hallados en una playa de las
islas- hasta fines de abril pasado. Allí fueron encontrados en un armario. Estaban en una
caja vidriada. Al tomar conocimiento, Londres ordenó su custodia, y el traslado a la
base militar de Mount Pleasant, donde un capellán les dio un responso. Estaban en un
ataúd, cubiertos por una Bandera argentina.

Rescatando al capitán Casado…


La guardia de honor prolijamente alineada en los laterales del portalón del TC-60
momentos antes del comienzo de la ceremonia.

Textos Esteban G. Brea. Fotos del autor excepto donde se indique.

(Escobar, 16 de abril de 2009). Corrían los últimos días de la contienda malvinense de


1982, las fuerzas británicas se encontraban en la parte final de su avance asediando las
proximidades de Puerto Argentino mientras se batían en cruentos combates con las
fuerzas argentinas. Tras casi 45 días de operaciones continuas, la Fuerza Aérea
Argentina (FAA) se encontraba extenuada por las fuertes pérdidas humanas y
materiales. Aunque ya no había mucho que hacer para detener el avance inglés, la
Fuerza de todos modos estaba dispuesta a seguir dando pelea y, dentro de sus limitadas
posibilidades, procuraba brindar apoyo aéreo a sus camaradas que se encontraban en
tierra.

Es por ello que, en apoyo de la defensa terrestre de Puerto Argentino, la Fuerza Aérea
Sur expidió la Orden Fragmentaria 1326, consistente en un bombardeo horizontal sobre
Port Harriet House. La que se convertiría en la última misión de la guerra, sería
protagonizada por una sección de bombarderos Canberra B.62 que emplearía el
indicativo “Baco”. Al comando del “Baco 1” (B-108) se encontraba el, en ese entonces,
capitán Roberto Pastrán. Su navegante era el capitán Fernando Juan Casado. El “Baco
2” (B-109) era tripulado por el primer teniente Roberto Rivollier (piloto) y el primer
teniente Jorge Annino (navegador). Según lo admitido por la FAA, las aeronaves
estaban armadas con cinco bombas Mk.17 de 1.000 libras, con espoletas SSQ (Super
Super Quick); aunque otra versión extraoficial afirma que en realidad se emplearon
bombas soviéticas de fragmentación RBK 500A. Los “Baco” recibieron cobertura aérea
de los “Plutón”, una sección de Mirage IIIEA a los mandos del mayor José Sánchez y el
capitán Ricardo González.

El B-108 a finales de la década de 1970 en su base de la II Brigada Aérea (foto


Francisco Halbritter).

El despegue se efectuó desde la Base Aérea Militar Río Gallegos a las 21:30 hs. del 13
de junio de 1982. La parte final del ataque se efectuó aproximadamente a las 22:55 hs.,
de Sur a Norte y a unos 40.000 pies (12.192 m) de altitud. Al acercarse al objetivo, el
“Baco 1” se desplazó hacia el Este, el “Baco 2” perdió contacto visual con el líder y, no
logrando mantener la formación, se adelantó llegando primero al objetivo. Con
indicaciones del radar Malvinas, efectuó el lanzamiento de su carga bélica y, rompiendo
inmediatamente hacia la izquierda, logró confirmar las explosiones de sus bombas
contra el terreno. Todo esto, afortunadamente, sin que la artillería antiaérea británica
atinara a reaccionar. Sus bombas (y las que posteriormente lanzaría el “Baco 1”)
hicieron impacto en las inmediaciones del puesto de mando del General Jeremy Moore,
comandante de las fuerzas terrestres coloniales.

El “Baco 1”, lamentablemente, sería menos afortunado ya que, tras lanzar sus bombas,
fue sorprendido por nutrido fuego antiaéreo británico, incluyendo misiles Sea Dart
disparados desde los destructores HMS “Cardiff” y HMS “Exeter”. Si bien el primero
falló el blanco, el segundo misil alcanzó al B-108 y, al parecer, explotó cerca de la
sección frontal. El bombardero inmediatamente ingresó en un tirabuzón chato y
comenzó a perder altura. Pastrán logró eyectarse a 7.000 pies (2.134 m), cayó al mar y,
tras lograr inflar su bote y llegar a la costa, fue hecho prisionero por los británicos.
Casado no logró eyectarse y permaneció en la aeronave, que continuó su brusco
descenso hasta estrellarse en la zona de Puerto Enriqueta (Isla Soledad).

El Baco 2 puso rumbo hacia el Oeste y escapó del fuego antiaéreo haciendo uso de
chaffs y bengalas. Sin embargo, le tomaría algo más de tiempo ponerse a salvo ya que,
en pleno escape, el radar Malvinas informó que era perseguido por una patrulla aérea de
combate de cazas Sea Harriers del 809 Naval Air Squadron. Habiendo sorteado todas
estas vicisitudes, el B-109 retornó a Río Gallegos donde aterrizó a las 00:05 hs del 14 de
junio. Diez horas después se decretaría el cese del fuego y 20 horas más tarde se
firmaría la capitulación que sellaría la derrota argentina en el Conflicto del Atlántico
Sur...

B-109: El último de los Bacos

En la plataforma de la EAM
(foto Carlos Ay)

Preparado para volar...


(foto Carlos García)

¡Vuelo rasante!
(foto Carlos García)

Una situación inexplicable

Según dichos de las autoridades británicas, los restos de Casado fueron encontrados en
febrero de 1986 en “la playa de la gran isla del este del archipiélago de Malvinas
(Soledad)”. Inexplicablemente, los mismos permanecieron en un armario de la central
de policía en Puerto Argentino hasta fines de abril del 2008. Ante la gran repercusión en
los medios, se decidió el traslado de los mismos al complejo de Mount Pleasant, donde
permanecieron bajo custodia militar y donde también se efectuó un responso religioso el
8 de mayo.

El pedido de disculpas formal por parte de Gran Bretaña se materializó el 7 de mayo,


cuando el embajador británico John Hughes hizo entrega al vicecanciller Victorio
Taccetti de la correspondiente carta, firmada por Meg Munn, ministra para los
Territorios de Ultramar del Foreign Office (Ministerio de Relaciones Exteriores
británico). En la misma se presentan ante el gobierno argentino “las disculpas" del
gobierno británico y de las islas, “sin reservas”. Por otra parte la consejera legislativa de
Malvinas, Janet Robertson, confirmó, según lo informado por el diario Clarín, que el
gobierno de las islas "lamenta el incidente" y que ofrecieron sus "disculpas" por la
situación también a los familiares de los caídos en la guerra. A continuación, la
Cancillería Argentina inició gestiones con su par británica para el traslado de los restos
al continente con el fin de efectuarles estudios de ADN que permitieran confirmar su
identidad ya que en la zona también se habrían encontrado con anterioridad restos de
otras aeronaves de la FAA.

Este hecho salió la luz pública el 20 de mayo, cuando el gobernador británico de las
Islas Malvinas, Alan Huckle, confirmó la existencia de los restos a través de la agencia
uruguaya Mercopress.
A continuación, la Cancillería Argentina inició gestiones con su par británica para el
traslado de los restos al continente con el fin de efectuarles estudios de ADN que
permitieran confirmar su identidad ya que en la zona también se habrían encontrado con
anterioridad restos de otras aeronaves de la FAA.
Tras una ligera reprogramación, el lunes 15 de septiembre de 2008 por la tarde tuvo
lugar, en la Aeroestación Militar del Aeroparque Jorge Newbery, la ceremonia de
“confirmación de identidad del mayor Fernando Casado”. En la plataforma de vuelo se
encontraba dispuesto el A-4P Skyhawk C-240 y también estaba presente un Embraer
ERJ de la Força Aerea Brasileira (matrícula C-99A 2522, perteneciente al 1º/2º GT
“Condor”).

El B-109 en el Museo Nacional de Aeronáutica

En la plataforma del MNA

Expuesto en el MNA

Al atardecer en Moron

Minutos antes de comenzar la ceremonia, hizo su arribo el C-130B Hercules TC-60. La


ceremonia contó con la presencia de la Ministro de Defensa, Dra. Nilda Garré, el Jefe
del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, brigadier general Jorge Chevallier
(quien combatiera junto a Casado en el Escuadrón Canberra en 1982), el Jefe de Estado
Mayor General de la FAA (JEMGFAA), brigadier general Normando Constantino, el
Subjefe del Estado Mayor General de la FAA, brigadier Atilio Maggi, el vicecanciller,
Victorio Taccetti, autoridades del Ministerio de Defensa, comandantes superiores de la
institución, autoridades nacionales y delegaciones del personal de la Fuerza Aérea en
representación de comandos, unidades y organismos de la institución e invitados
especiales.

El acto comenzó con el ingreso a la plataforma de tres soldados voluntarios de la


Compañía Histórica de la FAA, quienes custodiaban la urna con los restos del mayor
Casado. Posteriormente, el ayudante del JEMGFAA dio lectura a la resolución en la que
se confirmaba la identidad de los restos encontrados como pertenecientes al mayor (post
mortem) Fernando Juan Casado y la entrega de los mismos en dicho acto a sus
familiares directos. Tas esto hizo uso de la palabra el brigadier Constantino, quien
destacó:

“Hoy nos encontramos aquí reunidos con el objeto de conmemorar el reencuentro de


quien en vida fuera nuestro apreciado camarada, el mayor don Fernando Juan Casado.
Esta circunstancia nos permite enaltecer sus virtudes cívicas y cualidades humanas,
integridad moral y hombría de bien, integridad de quien el domingo 13 de junio del año
1982, en la última misión de combate despegara de la base aérea Río Gallegos en su
bombardero Canberra en cumplimiento de la misión ordenada por el Estado Mayor de la
Fuerza Aérea Sur. Pasaron más de 26 años y su recuerdo sigue vigente en nuestra
memoria, en la de sus familiares y amigos, así como la decisión propia de su heroísmo,
sustentado en los principios que guiaron su existencia y que transmitió con devoción a
su esposa e hijos y que sirve de ejemplo a las futuras generaciones. Quiero destacar muy
especialmente que esta confirmación de identidad ha sido posible gracias al esfuerzo del
Ministerio de Defensa, la gestión diplomática del Ministerio de Relaciones Exteriores,
Comercio Exterior y Culto, y el invalorable trabajo del Banco Nacional de Datos
Genéticos. El acto humanitario del reencuentro siempre nos llena de aliento y esperanza
a quienes desde la institución tenemos la responsabilidad de recrear un futuro de
grandeza con el glorioso y siempre vigente ejemplo de nuestros hombres que
combatieron con gallardía en el conflicto del Atlántico Sur y que actualmente descansan
en paz en el cementerio de Darwin. Por último, estimada Hilda, Sebastian, Hernán y
Facundo, gracias por el temple, estoicismo y prudencia demostrado a lo largo de todos
estos años y siéntanse muy orgullosos de ese marido y de ese padre ejemplar que, como
digno soldado alado y testimoniando las mas caras tradiciones aeronáuticas, ofrendó su
vida por la Patria.”

El C-130B Hercules TC-60 acaba de aterrizar en SABE por pista 13, y rueda ya hacia la
plataforma militar de del Aeroparque metropolitano. Mas tarde trasladaría los restos del
Mayor Juan Casado con destino a la provincia de Cordoba.

Con el toque del clarín se produjo el “anhelado rencuentro” en el que se transfirió la


custodia de los restos al Cuerpo de Cadetes de la Escuela de Aviación Militar (EAM).
Posteriormente, un cadete de esta institución depositó sobre la urna el pabellón nacional
y los cadetes se trasladaron frente al sector donde se encontraban las autoridades. Allí,
el JEMGFAA hizo entrega de la gorra del mayor Casado a uno de los hijos del piloto
caído en combate y el brigadier Chevallier hizo lo propio con el sable corvo del aviador.
Por último, la Ministro de Defensa fue la encargada de entregar la “bandera de la patria”
a la esposa, Hilda Chaparrotti de Casado, y a otro de sus hijos. Completando una
ceremonia cargada de emotividad, los cadetes trasladaron los restos de Casado a la
aeronave que efectuaría el traslado hasta la EAM mientras se escuchaban los acordes de
la marcha de Malvinas y los efectivos de la Compañía Histórica rendían honores.

La emotiva ceremonia contó con la presencia de la Ministro de Defensa, Dra. Nilda


Garré, el Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas brigadier general
Jorge Chevallier (quien combatiera junto a Casado en el escuadrón Canberra en 1982),
el Jefe de Estado Mayor General de la FAA (JEMGFAA), brigadier general Normando
Constantino, subjefe del Estado Mayor General de la FAA brigadier Atilio Maggi, el
vicecanciller del Ministerio de Relaciones Exteriores Comercio Internacional y Culto de
la Nación, Victorio Taccetti, Autoridades del Ministerio de Defensa, comandantes
superiores de la institución, autoridades nacionales y delegaciones del personal de la
Fuerza Aérea en representación de comandos, unidades y organismos de la institución e
invitados especiales.
La ceremonia tuvo su inicio con el ingreso a la plataforma de tres soldados voluntarios
de la Compañía Histórica de la FAA quienes custodiaban la urna con los restos del
mayor Casado.

Posteriormente el ayudante del JEMGFAA dio lectura a la resolución en la que se


confirmaba la identidad de los restos encontrados como pertenecientes al mayor (post
mortem) Fernando Juan Casado y la entrega de los mismos en dicho acto a sus
familiares directos.

Con el toque del clarín se produjo el “anhelado rencuentro” en donde se el transfiere la


custodia de los restos al Cuerpo de Cadetes de la Escuela de Aviación Militar (EAM),
posteriormente un cadete de esta institución deposita sobre la urna el pabellón nacional,
tras lo cual, los cadetes se trasladan frente al sector donde se encuentran las autoridades,
allí el JEMGFAA hizo entrega de la gorra del Mayor Casado a uno de los hijos de
Casado, luego el brigadier Chevallier hizo lo mismo, pero esta vez con el sable que
perteneciera a Casado, por último la Ministro de Defensa fue la encargada de la entrega
de la “bandera de la patria” a la esposa, Hilda Chaparrotti de Casado y a otro de sus
hijos.

La esposa y uno de los hijos del mayor Casado reciben la “bandera de la patria”
entregada por la Ministro de Defensa Nilda Garré.

Finalmente los cadetes trasladaron los restos a la aeronave que efectuaría el traslado
hasta la EAM mientras se escuchaban los acordes de la marcha de Malvinas, a su paso
los efectivos de la Compañía Histórica dispuestas en los laterales del portaron de carga
del C-130 rindieron honores, de esta manera se daba fin a esta ceremonia de gran carga
emotiva.
Minutos mas tarde los familiares abordaron el Hercules que tras efectuar su despegue
puso rumbo a la EAM.

Alrededor de las 17: 35 hs de esa misma tarde se produce el arribo del C-130 a la
unidad ya citada, donde se efectuó una Parada de Honor, con rendición de honores por
parte de los efectivos de la “Guarnición Aérea Córdoba de la FAA”, nuevamente los
cadetes de esta institución efectuaron el traslado de los restos del mayor Casado frente a
los efectivos allí formados, posteriormente se produjo el sobrevuelo de una escuadrilla
de EMB-312 Tucano que ejecutaron una formación de hombre caído, en la cual uno de
sus numerales se desprende de la misma efectuando un raudo ascenso simbolizando al
piloto caído.
Finalizada esta ceremonia los restos son trasladados a un cementerio en Villa Carlos
Paz, donde fueron sepultados, según lo declarado en La Voz del Interior, lugar que el
propio Casado había elegido para ser sepultado en caso de morir en la guerra.
De esta manera se le rinde un merecido homenaje al último “halcón” de la FAA que
voló mas alto, cumpliendo con su deber de defender a la patria ofrendo su vida y
uniéndose a otros 54 camaradas quienes hoy con su ejemplo de entrega marcan
permanentemente el norte a seguir por todos y cada uno de los miembros de la FAA.

Descanso final
Tras despedirse de las autoridades, los familiares del aviador caído abordaron el
Hercules rumbo a la EAM. Nótese que la cabina de carga del mismo había sido
acondicionada con butacas de pasajeros para facilitar su confort durante el traslado
hacia Córdoba.

Alrededor de las 17:35 hs. de esa misma tarde, se produjo el arribo del C-130 a la
unidad antes citada. Allí se efectuó una parada de honor, con rendición de honores por
efectivos de la “Guarnición Aérea Córdoba”. Una vez más, los cadetes de la EAM
efectuaron el traslado de los restos del mayor Casado frente a los efectivos allí formados
y se produjo el sobrevuelo de una escuadrilla de entrenadores EMB-312 Tucano que
ejecutaron una formación de hombre caído, en la cual uno de sus numerales se
desprende efectuando un raudo ascenso simbolizando al piloto caído. Finalizada la
ceremonia, los restos fueron trasladados a un cementerio en Villa Carlos Paz, donde
fueron enterrados, según lo declarado en La Voz del Interior, en el lugar que el propio
Casado había elegido para ser sepultado en caso de morir en la guerra.

Los restos del mayor Casado ya en custodia del Cuerpo de Cadetes de la EAM, a bordo
del C-130B que luego los trasladaría hacia Córdoba.

De esta manera, se rindió un merecido homenaje al “último halcón caído” de la FAA.


Un común mortal que supo “volar mas alto” y que, cumpliendo con su deber de
defender a la Patria, ofrendó su vida uniéndose así a otros 54 camaradas que, con su
ejemplo de entrega y sacrificio, marcan permanentemente el Norte a seguir por todos y
cada uno de los miembros de la Fuerza… ¡y, por qué no, de la Nación!

Fernando Juan Casado

Nació en Capital Federal el 7 de septiembre de 1945. Su especialidad era la de


Navegador Militar y prestó servicios en la II Brigada Aérea por seis años, luego estuvo
destinado tres años en la Escuela de Aviación Militar y en diciembre de 1981 retorna a
Paraná. Al momento de su desaparición en combate, estaba casado con Hilda
Chaparrotti y era padre de tres hijos: Sebastian, Hernán y Facundo.
Fernando Juan Casado y un bombardero Canberra de la II Br Aé, según la obra del
pintor Exequiel Martínez que se expone en el Museo Nacional de Aeronáutica de
Morón (Buenos Aires - Argentina)

Según distinta bibliografía consultada, entre el 27 de abril y el 13 de junio de 1982


participó en 18 vuelos de distintas características, de los cuales al menos tres fueron
misiones de combate. En dos de esas oportunidades (el 31 de mayo y el 13 de junio),
logró batir posiciones británicas. Falleció, a los 37 años de edad, la noche del 13 de
junio de 1982, al no lograr eyectarse cuando su avión fue alcanzado por un misil
antiaéreo sobre Puerto Enriqueta, Isla Soledad.

En forma póstuma, fue ascendido al grado de mayor. Por Decreto 577 del año 1983, se
le otorgó la medalla “La Nación Argentina al Muerto en Combate”. Por Ley 24.229 de
1993 se le otorgó la “Cruz de La Nación Argentina al Heroico Valor en Combate” y la
medalla “La Nación Argentina al Valor en Combate”. En 1998 fue declarado Héroe
Nacional por ley 24.950. Y por Ley 25.576 del 11 de abril del 2002, el Senado y la
Cámara de Diputados de la Nación Argentina le otorgaron la “Cruz de la Nación
Argentina al Valor en Combate” en reconocimiento de su actuación en la Guerra del
Atlántico Sur, por sus relevantes méritos, valor y heroísmo en defensa de la patria

Nuestra imagen de portada

La urna que contiene los restos mortales del mayor Casado es custodiada por los
soldados de la Compañía Histórica de la FAA quienes efectúan su ingreso a la
ceremonia.

C. Ay, A. Drigani, G. Gebel y A. Rangugni colaboraron en la preparación de esta nota.


También consultamos: Clarín, El Malvinense, Fuerza Aérea Argentina, Infobae, La Voz
del Interior, Halcones de Malvinas (Com. (R) P. M. Carballo, agosto de 2006) y BAC
BMk.62 & TMk.64 (J. Núñez P., Serie Fuerza Aérea Nº 11, Bahía Blanca, 2006).