Vous êtes sur la page 1sur 41

Hoy empieza tu Avivamiento

Roger Ramos H.

Ministerio del Amor de Dios

Urbanización Simón Bolívar M10L24, Cartagena Bolívar

cels. 3166609132, 3145934911 email: info@minamor.org

www.minamor.org

© Todos los derechos reservados

Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida o archivada en sistema electrónico, o transmitida bajo ninguna forma electrónica, mecánica, fotográfica, grabada, o de alguna otra manera sin el permiso previo del autor.

Fotografía de Portada: Within the Silence, Cosas da vida em Fotos / Carlos Patricio

Citas bíblicas tomadas de la Santa Escritura, Revisión 1960

Categoría:

Avivamiento, vida cristiana

ISBN: 978-958-44-4328-1

Ministerio del Amor de Dios.

Oficina editorial

Dedicatoria

Dedico este libro a mi amada esposa Gloria, quien ha sido mi apoyo incondicional para alcanzar proezas en Dios. Mi gran ayuda idónea, que ha estado en todos mis momentos, de lágrimas y alegrías, temores y valentías, hombro a hombro sin haber cedido ni un centímetro al enemigo para desertar del supremo llamamiento en Cristo Jesús.

Introducción

No busco miles de lectores. Si una solo persona, que leyera este libro y fuese impulsada a vivir la plenitud de la gloria de Dios como lo añora el Señor, me declaro satisfecho absolutamente y agradecido entrañablemente con el que me dio la vida. El propósito del libro es lograr despertarlo a usted a la plenitud de la vida en Dios mediante el poder de la palabra. Si usted tan solo caminara al 1% de la capacidad espiritual que ha heredado de Dios, millones de personas doblarían sus rodillas ante el Sublime, el Todopoderoso, el Autor de la Vida.

El anhelo de mi alma es que cada palabra que Dios te revele en este libro encienda el fuego en tu interior para que nuevas acciones de gracias sean expresadas al altísimo por sus misericordias. En algunas circunstancias de tu vida abrirás el libro y tendrás revelaciones nuevas del Señor para ti, pues oro para que sólo las personas designadas por Dios lean este libro, porque solo a ellas les interesará hallar lo que buscan y tendrán una identificación con las palabras escritas en él.

Pastor Roger Ramos

Reflexión

"No hay nada más impactante, que surta tanto efecto como el poder que hay en la oración. Cuando oramos bajo el poder del Espíritu Santo, hay estremecimiento tanto en el cielo como en el infierno. Porque cuando clamas, el mismo cielo se abre de par en par para que descienda el poder glorioso de Dios, a la vez que el mismo infierno se revuelca por el poder de la voz de Dios en tu boca."

Roger Ramos

Índice

¡Gracias a su victoria, ahora es el momento de alcanzar el avivamiento!

El avivamiento es el fruto de conocer íntimamente a Dios………………………….12

16

El poder de la oración esta en ti…………………………………………………………

8

Nuestras armas no son carnales, sino poderosas en Dios

……………

.20

La sangre de Cristo: ¡un arma

poderosa!

24

La ley del Espíritu de vida…………………………………………………………………

26

¡Permaneciendo en Cristo!

31

La fuerza de tu salvación………….…………………………………………………………

34

Capítulo 1

¡GRACIAS A SU VICTORIA, AHORA ES EL MOMENTO DE ALCANZAR EL AVIVAMIENTO!

La gloriosa presencia del Padre, en el poder del Espíritu Santo, por medio de su amado hijo Jesucristo, ha descendido sobre esta tierra con gran autoridad y señorío para manifestar hoy al hombre la promesa de salvación, paz y gozo. Nuestro Dios y Padre ha proclamado en Cristo Jesús, a través del glorioso Espíritu Santo, la derrota más contundente contra Satanás, el príncipe de este siglo y sus perdidos seguidores; como también la batalla más gloriosa e impresionante que jamás se haya librado sobre los contornos del universo: ¡La radiante victoria de Jesucristo!

El "consumado es" que se proclamó en la cruz del calvario, que expresa la victoria anticipada del Señor en despojar a Satanás del yugo y dominio que tenía sobre la humanidad, produce hoy en nosotros un estremecimiento hasta lo profundo de nuestro ser, al ver la gloria que alcanzo para nosotros Jesucristo, Señor nuestro. Como está escrito: “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.” Col.

3:13-15

Sin lugar a dudas el acto redentor del Señor es la puerta que tiene la humanidad ahora para acogerse a una vida renovada, de bendición, justicia y paz, que en lo más profundo añoran todos los hombres.

El logro alcanzado por el Señor, es el refugio más seguro que puedes tener hoy contra todas las amenazas que a diario se mueven sobre este mundo. El desenfreno

de la humanidad, mediante la corriente de este mundo lleva a los hombres al fracaso y la desesperación, quedando relegados a la impotencia o a la pérdida de una nueva oportunidad. Mientras que el que está en su regazo es inamovible a los embates impetuosos de la adversidad. En la actualidad hay un poder sin igual, humanamente inexplicable, que nos sostiene por encima de cualquier atmosfera que esté en contra de nosotros o de nuestros intereses. El poder glorioso de Dios nos arropa. Su sangre ejerce una influencia tan poderosamente eficiente que nos presenta renovados instantáneamente después de cualquier percance.

En ocasiones he podido experimentar esa gloria de su realidad. Puedo literalmente percibir cómo su poder llena el lugar donde están sus hijos amados, y mantener tangible su gloria para disfrute, regocijo, sanidad y llenura como muestra de su infinito amor. Es allí donde anhelamos que Él esté más tiempo con su presencia, y poder comprender que David tuvo que haber experimentado algo tan similar que dijo: “Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos.” Sal. 84:10

Es el momento de lanzarte decididamente a servirle con resultados. Miles afuera esperan por ti, Su poder no se ha agotado, sus planes están vigentes, Él no te ignora. Ve a ser testigo de su gloria, es el momento de reconocer lo valioso que eres en el reino de Dios.

En este tiempo hay una poderosa unción de Dios que el Espíritu añadirá a quienes se decidan en favor del Reino. Los hombres ungidos hoy día lo están porque se decidieron. “cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.” Hch. 10:38

Al tomar la decisión de vivir bajo los efectos de la unción con el Espíritu y el poder de Dios, se manifestarán las obras que Él preparó de antemano para dar evidencias de su propósito sobre la humanidad. Él anhela que el mundo le glorifique al ver sus obras, las cuales exclusivamente se harán por medio de su pueblo, la iglesia. El anhela ejecutar sus maravillas y mostrarse al mundo por medio de su Amado hijo a través de la iglesia, "la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo." Efe. 1:23

Dios espera ahora por ti, pues como parte del cuerpo de Cristo, hay una cuota de unción y poder dispuesta para tu uso al servicio activo en el reino de Dios en esta tierra y en este tiempo.

Estás en las manos de Jesús

Amado santo, puedes gozarte al pensar cuanto te amo Dios que descendió personalmente en Cristo Jesús a esta tierra para tomar cartas en el asunto de la Caída, combatiendo contra los poderes infernales, venciendo, y te puso al fiel cuidado en las manos de su Hijo, sentándote a reinar con El en los lugares

ha librado de la potestad de las tinieblas; y nos ha

trasladado al reino de su amado Hijo" Col. 1: 13.

celestiales. Porque Dios "

nos

Los creyentes en Cristo, han experimentado literalmente que fueron removidos, librados del poder real de las tinieblas. No es una teoría religiosa, sino una

experiencia verídica. Has visto el poder de Dios actuar al experimentar ser un hombre nuevo, ajeno a la condición anterior, en donde eras reo de las pasiones del maligno y de las vilezas de la carne. Pero ahora respirando aire puro del Espíritu del lado de Dios y de su reino. Una nueva naturaleza, la de la libertad. Dios luchó contra

el maligno y nos arrebató de sus manos, nos quito las garras que nos apretaban,

rompió las ligaduras que nos anulaban, y nos transportó a una vida diferente. Dios

nos trasladó, nos cambio de lugar espiritual, nos trajo a su luz, nos trajo a su reino,

a su territorio. Hoy vivimos en otro país espiritual, donde las leyes espirituales

cobran fuerza y sentido. Donde el orar es un deleite y nuestra meta es vivir para Dios. En donde existe la esperanza y la fe se ejerce instintivamente. Estamos en la tierra pero vivimos en el cielo. Estamos en el reino de su Amado hijo.

Al estar en su reino ya no somos posesión del enemigo, ahora somos posesión de Cristo. Él nos compro a precio de sangre, le pertenecemos, somos suyos. Por la fe que tenemos en él somos guardados y protegidos.

Puedes asegurar que en este instante, Jesucristo continúa librándote de las garras del maligno, si confías en el poder que hay en la sangre de gran precio que fue derramada en la cruz del calvario por él, "en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados" (v. 14). Porque la eterna redención es la lucha permanente del Señor para destruir toda maquinación de las tinieblas contra los hijos de Dios. La redención no es cosa del pasado sino una acción ininterrumpida del Señor en nuestro andar aquí en la tierra, hasta llevarnos a su Gloria.

Es muy importante reconocer que estando en las manos del Señor gozamos del privilegio de su protección, porque no hay poder sobre la tierra ni en el mundo espiritual que pueda arrancarnos de la mano del Señor. En Él estamos guardados, protegidos y nada ni nadie nos podrá hacer daño alguno. No tienes por qué temer o amedrentarte ante ninguna circunstancia, Dios te tiene en su mano. No es la adversidad, ni los conflictos, ni la enfermedad o la escases que te va a quitar de la protección de Dios, Él nos tiene guardado por encima de todas las cosas. No podrás ser presa del enemigo, ni de sus artimañas mientras permanezcas en su mano.

“y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano” S. Juan 10:28

La obediencia a su palabra y voluntad son tu garantía para permanecer en su mano. Pues el pecado te aparta de Dios y de su protección. Anhela el guardar su palabra y su voluntad para que te deleites dulcemente en la protección más grande que hay sobre todo el universo. Estar en su mano es confort, protección seguridad, provisión, respaldo, y todas las bendiciones que tiene su gracia redentora.

Días de avivamiento

Cada uno de nosotros recibe un sacudimiento cuando recordamos cómo en la cruz fue derramada la sangre de Jesús, sin mancha ni contaminación, la cual despojó todo principado y potestad del yugo de esclavitud que estaba sobre nosotros, obteniendo así plena libertad en Cristo.

"Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre." Hebreos 2:14-15

La acción de Cristo es librar al hombre que por temor a morir, vive sometido toda su vida a los poderes que lo esclavizan. La incesante expectativa a morir hace actuar al hombre en caminos de afanes, errores y procedimientos pecaminosos que lo alejan más y más de Dios. El miedo a morir por una enfermedad lo hace buscar alternativas en el ocultismo o la brujería. Lo hace dependiente de fármacos más dañinos que el mismo mal. La desesperación por el futuro incierto para su vida lo lleva a robar. Su inestabilidad como ser por temor a la muerte y la desgracia o el infortunio lo conduce a dependencias que violan los principios divinos. Por temor a la muerte el hombre esclaviza su vida, pero "Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo". 1 Juan 3:8b

El imperio de la muerte que reinaba sobre los hijos de Dios fue completamente destruido mediante la muerte de Cristo. Fuiste librado por su muerte para gozar de la plenitud de la libertad en Cristo por el poder de su resurrección. Al caer el imperio de la muerte fue establecido el imperio de la vida de resurrección para los que están en Cristo.

Es por tanto necesario dar reconocimiento a la nueva condición del hombre nuevo, el cual se mueve en la ley de la vida, autoridad y poder. El estado de debilidad y sometimiento al pecado y a la derrota quedó muy atrás ante la buena nueva de la vida resucitada del Señor. Acabó el imperio del pecado, la derrota y la muerte para los que experimentan la vida en Cristo. Definitivamente el pecado perdió su poder y gobierno al que vive bajo la gracia, la cual le permite al hombre experimentar la plenitud de Dios fundamentada en la vida santa, pura y de obediencia como testimonio del carácter del Señor formado en el creyente.

Por lo tanto hoy, más que nunca, debes levantarte del engaño del enemigo, de la esclavitud del pecado y tomar las armas del Señor; anunciar a viva voz las maravillas de Jesús, testificando con señales, prodigios y milagros. Hoy es el día en el que debes levantar la espada del Espíritu, anunciando que el Señor pelea por ti y que vino para deshacer las obras de las tinieblas, porque en él eres más que un vencedor.

Querido santo, hoy es el día de la gloria de los hijos de Dios. Es el momento de reconocer quien eres en Cristo Jesús, y cuál es tu herencia entre los escogidos. Tiempo de abrir los ojos espirituales y ver que estás realmente sentado con Cristo en lugares celestiales, en todo poder, dominio y señorío. ¡Aleluya!

Capítulo 2

EL AVIVAMIENTO ES EL FRUTO DE CONOCER ÍNTIMAMENTE A DIOS

La manifestación del acercamiento a Dios es el avivamiento. Acercarte íntimamente a Dios es tocar la fuente de fuego del gran avivamiento en tu vida.

El avivamiento de todo hijo de Dios se fundamenta en el conocimiento experimental que tenga del Señor. Si tú desconoces al Dios que tienes y la herencia que te dio, jamás y nunca podrás gozar de sus beneficios. Es necesario conocerle para obtener las bendiciones de su gracia. Conocer a Dios es descubrir tu herencia, saber lo que tienes; porque somos coherederos con Cristo de las riquezas celestiales, "y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo para que juntamente con él seamos glorificados " Romanos 8:17

El avivamiento se define como un Pentecostés, la presencia en fuego del Espíritu, un acercamiento al trono de la gracia, una vida de victorias constantes, de gloria en gloria, de poder en poder, una vida llena de fuerza y de fe en Dios que permanece para siempre, dándonos su fuego de aliento para vencer. El avivamiento es vida en abundancia.

Conociendo la verdad

Esa vida en abundancia, querido redimido, que es permanente, vivificante, solo viene por el conocimiento de Él. Porque aún Cristo lo dijo en aquella ferviente oración levantando los ojos al cielo en el monte de los olivos: "y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero y a Jesucristo a quien has enviado" Juan 17:3. Vida eterna no es simplemente la que viene, sino la que podemos tener hoy en la medida que le conocemos. Entre más le conozcas, más disfrutarás aquí mismo en la tierra de la vida de eternidad: Salud, santidad, obediencia, autoridad, perdón, poder, unción. En una sola palabra: Avivamiento.

Se requiere que te esfuerces en el conocimiento de Dios, para que el fuego del avivamiento encienda tu altar y empieces a andar en el “poder del Espíritu Santo”.

Por experiencia se que la única forma de conocerle es mediante la comunión con su misma presencia, acercándose a Él, contemplando su rostro en una relación

personal con su Santo Espíritu. Es una experiencia que trasciende a nuestras propias palabras, nuestro propio lenguaje, es una intimidad de dulzura delante de Él, el acogimiento de una gloria tangible en la abundancia de Su Presencia.

Tal conocimiento se interpreta, en que le llegas a conocer tanto, que reconoces espiritualmente cuando Él está presente. Saber exactamente cuando Él quiere que hagas o digas algo. Es tal la relación que su sola presencia podría detectarse en el latir de tu corazón.

A veces es tan evidente su presencia que nuestras lágrimas podrían correr por nuestras mejillas como expresión de gratitud por la abundancia de su amor y misericordia.

Aquella mañana antes del culto dominical, en mi habitación, le dije simplemente:

“quiero tener una nueva experiencia contigo en este día”. Nunca me imaginé que aquellas palabras pronunciadas tan naturalmente, mientras me vestía, fueran a producir un impacto tan tremendo en mi vida. Al llegar al servicio, en una parte de la adoración, de un momento a otro me encontraba unido al coro celestial; no sé qué me pasaba, pero ya no estaba en medio de la congregación, estaba espiritualmente en el cielo. De lo más profundo de mi ser salía una adoración tan profunda de gratitud a Dios, que no podía sostener mi cuerpo, una descarga de la misma gloria de Dios cayó sobre mí, por mucho que intentaba levantarme del suelo no podía, porque mi adoración a Él era tan tremenda que no podía con el peso de su gloria derramada en ese momento. Quise huir, pues no soportaba tanto amor derramado sobre mí y pensé que al correr a mi oficina mitigaría aquello; pero no fue así, allí también estaba Él, y ahora con más fuerza, al punto que creí que moriría, tanto que tuve que pedir ayuda a mi esposa Gloria para que orara y Dios disminuyera aquel torrente. Solo cuando ella se acercó que me agarró y Dios distribuyó su amoroso poder entre los dos, después que ella empezó a temblar y hablar en lenguas, movida por la fuerza del Espíritu, pudimos experimentar la normalidad, en medio de una paz en la sobreabundancia de su acogedora presencia. Lloré y reí, allí estaba en el suelo el Pastor de la iglesia, tirado en un rincón de la oficina, medio tocado por un suspiro de Dios.

En el verdadero avivamiento no hay condenación, sino una vida plena en la libertad del Espíritu. Sin embargo, esa libertad sin la opresión de las fuerzas malignas, sin la esclavitud del diablo, se obtiene en el conocimiento de la verdad,

porque Jesús le dijo a los judíos que habían creído en él: "y conoceréis la verdad y la

verdad os hará libres" Juan 8:32. No es suficiente creer,

es necesario conocerle.

La liberación del avivamiento en tu vida, se manifiesta por el grado del conocimiento

que tengas del Señor. Sin el conocimiento experimental a cerca de Dios, tu vida es árida, seca, se paraliza, no hay avivamiento. El conocimiento es vida, la ignorancia es muerte, cautividad. El Espíritu mismo lo confirma cuando dice: "mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento" Oseas 4: 6

La verdadera imagen de Dios

Es necesario que el conocimiento acerca de Dios que podamos adquirir esté de acuerdo a su esencia y realidad. Es fatal tener una imagen distorsionada del Señor. Cuando Jesús se despidió de sus discípulos, no dejó una biografía acerca de su vida, ni una pintura suya, sino que dijo: “Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí”. Juan 15:26

Al Señor no podemos conocerlo por nuestra naturaleza humana, sino por el conocimiento que de él nos dé el Espíritu Santo, "De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aún si a Cristo conocimos según la carne ya no lo conocemos así” 2Cor.5:16. Tenemos que renunciar a esa imagen distorsionada del Señor, la cual es señal inequívoca del atraso espiritual, y del espíritu de religión que mantiene a muchos cristianos en derrota espiritual.

Lo visible del Dios invisible

Es glorioso saber, que la fuente del conocimiento de Dios se fundamenta en el conocimiento de la persona de Jesús, pues en Col. 1:15, en las Sagradas Escrituras se ilustra que "Él es la imagen del Dios Invisible”. Porque solamente Jesús puede expresar a través de Su Espíritu el carácter del Padre a los hombres; la personalidad de Dios solamente la refleja fielmente la vida de Jesús; y no solo de lo que de él conocemos según el relato bíblico, sino ciertamente de lo que Él es, Su esencia, Su divinidad, el conocimiento de Su persona, que solo nos la da el glorioso Espíritu Santo: "Pero cuando venga el consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, el dará testimonio de mí. " Juan 15:26. Fue determinado por Dios que solo el Espíritu Santo tuviera facultades para dar a conocer a Jesús.

No existe un medio diferente en que el cristiano desarrolle un conocimiento del Padre, exacto, fiel y preciso sino es a través de su Hijo: ¡Jesús! Dios sólo se ha dado a conocer a los hombres a través de un hombre: ¡Jesús! Nuestro Dios y Padre, que es esencialmente espíritu se hizo un gran compromiso con nosotros: Darse a conocer al hombre voluntariamente: "ni esconderé más de ellos mi rostro…" Ezequiel 39:29

El Dios-hombre para ti

Debía ser a través de un mediador que pudiera poner Su pensamiento en la mente y en el corazón del hombre. Un mediador Dios-Hombre, que abogare por los hombres ante Dios, y trajere la naturaleza divina de Dios al hombre. Alguien que pudiera manifestar el conocimiento espiritual de Dios al entendimiento humano. "Por lo cual

este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice el Señor:

Pondré mis leyes en la mente de ellos y sobre su corazón las escribiré; y seré a ellos por Dios y ellos me serán a mí por pueblo; y ninguno enseñará a su prójimo ni ninguno a su hermano, diciendo: conoce al Señor, porque todos me conocerán, desde el menor hasta el mayor de ellos". Hebreos 8:10-11.

Amado, deja que el Señor cumpla su promesa en ti, recuerda: El tomó la determinación de poner Su vida en tu vida. De tal manera, sabiendo que Dios es fiel en sus pactos y "estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la "

que el Señor se manifestará en abundantes bendiciones para con nosotros.

Filipenses 1:6, podemos estar seguros y confiados

buena obra, la perfeccionará

Cristo formado en nosotros

Es una palabra segura del Señor y no hay porque temer, sino que confiamos firmemente en que cada día se dará a conocer a nosotros transformándonos en la misma naturaleza de su Hijo, siendo hechos de la misma sustancia espiritual de Cristo, "porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos" Romanos 8:29. Dios se da a conocer en ti formando el carácter de Cristo en tu vida. ¡Gloria a Dios!

Por esto, ¿quién puede detener el inminente avivamiento de la generación de los hijos de Dios? Todos los que vivamos en Su santidad, veremos la gloria del Señor manifestada sobre los hombres de Dios encabezada por el Rey de Israel, Jesucristo por la gloria del Espíritu Santo.

Capítulo 3

EL PODER DE LA ORACIÓN ESTA EN TI

No hay nada más impactante, que surta tanto efecto, como el poder que hay en la oración Cuando oramos bajo el poder del Espíritu Santo, hay estremecimientos tanto en el cielo como en el infierno. Porque cuando clamas el mismo cielo se abre de par en par para que descienda el poder glorioso de Dios, a la vez que el mismo infierno se revuelca por el poder de la voz de Dios en tu boca

Debes entender en todo tu ser, que cuando oras se produce el mismo efecto de poder tanto en el cielo como en la tierra. Dios delegó tal acción de poder y autoridad que te dijo: "y a ti te daré las llaves del Reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos" Mateo 16:17.

El poderoso efecto de la oración

Si bien, el reino de los cielos es espiritual, las llaves que Cristo te ha dado para abrir el reino es el poder de la oración en tu boca. Y te puede convencer por que Él mismo

y orando el cielo se abrió, y descendió el Espíritu Santo sobre Él en forma

corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi hijo amado; en ti tengo complacencia" Lucas 3:21 - 22. Lo que ves aquí es que la oración trae la misma gloria de Dios. Vendrá el mismo Espíritu de Dios en señales, prodigios y milagros sobre tu vida. ¡La oración en el Espíritu genera la potencia del Espíritu, la oración en la carne genera la potencia de la carne…!

lo vivió: "

Desenvaina la espada

Por lo tanto, si en la oración, el mismo efecto que se produce en el cielo se produce en la tierra, tenemos aprobación de Dios, permanente para deshacer toda obra de las tinieblas en cualquier circunstancia. Es nuestro deber como hijos del omnipotente derribar las fortalezas del maligno en toda ocasión mediante el poder "

porque para esto apareció el hijo de Dios, para deshacer las obras

de la oración

del diablo"

1 Juan 3:8

¿Sabías que tu oración atormenta al diablo?

Muchos cristianos no son conscientes de esta verdad aunque la sepan. Y como no mantienen una vida de oración permanente, el diablo los oprime para que no oren, puesto que lo atormentan. Y ellos deciden dejarse atormentar para no atormentar al diablo.

Aunque Satanás y sus demonios saben muy bien esta verdad sobre su debilidad, fue traicionado por aquellos que no pudieron dejar de decirlo para su propia perdición en aquel anticipado encuentro con el Señor en la región de Gadara, con sus agonizantes palabras: "¿Qué tienes con nosotros, Jesús hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo? “Mateo 8:29.

Si bien Jesús es la palabra y ella fluye en nuestras bocas,

poderosa

segundo cielo, en la tierra y en el infierno.

cuando oramos bajo la

unción del Espíritu Santo, atormentamos a los mismos demonios en el

Querido santo, atormenta al diablo para que él no te atormente a ti. En ti esta el poder de la oración. Es cuestión de vida o muerte: si no destruyes sus obras, el destruirá las tuyas y te tocará tomar parte de su tormento, porque su intención es hacerte partícipe del juicio y tormento que está sobre él, si decides ignorarlo.

Por eso amado, no dejes que el diablo decida por ti, toma el control absoluto del poder de la oración para que descienda fuego del cielo y acabes con las obras que el diablo maquina en todo tiempo contra los hijos de Dios. Haz que fluya el poder del Espíritu Santo, empieza ahora el avivamiento en tu vida.

Tu misión: deshacer continuamente las fortalezas del diablo

Empieza ahora tu vida ferviente de oración, porque "para esto apareció el hijo de Dios, para deshacer las Obras del diablo" 1 Juan 3:8. Es mi compromiso decirte que en el pensamiento de Jesús nunca estuvo la idea de dejar pasar por alto el no destruir bajo la voluntad de Dios las obras de las tinieblas, sino deshacerla sin contemplaciones; así como en la mente destructiva de Satanás, que en todo instante maquina destrucción y muerte, también en la mente de Cristo, su iglesia, debe prevalecer la tendencia de destruir las obras de las tinieblas sin pensarlo dos veces.

Si no transmitimos esta voz de alerta, el diablo que está al acecho encontrará una presa devorable: El cristiano pasivo y conformista que lo ignora.

El creyente que anda así es porque Satanás ha borrado con venda en sus ojos, el versículo que aparece en la Biblia de los cristianos que andan bajo la gloria de la unción de Dios: "Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar" 1 Pedro 5:8; del cual han aprendido por lo menos que:

♦ Estamos en una guerra espiritual permanente, y ni un instante podemos descuidarnos de la conexión espiritual con el reino de los cielos: andar llenos del Espíritu Santo. Porque cuando toda está en aparente calma, prepárate; es el momento de defenderte, el devorador está al acecho.

Existe un adversario, o mejor, tú tienes un enemigo peligroso que se opone a tu salvación y a tus bendiciones materiales y espirituales. Y que no solamente se opone como una pared, sino que en todo momento te lanza dardos para adormecerte y para destruirte, porque te odia a muerte y no descansa de maquinar, sino que siempre te querrá bajar de donde Dios te sentó.

El maligno está incesantemente a tu alrededor, y no es necesario que le toques para que te lance un zarpazo, sino que su naturaleza es buscarte y si encuentra una puerta no dudes que te asestará un golpe para matarte y

destruirte. Y si está escrito que "El ladrón no viene sino para hurtar y matar

no olvides que sus garras no son terciopelo y que siempre

empieza hurtándote, luego matándote y destruyéndote, sino que si le das una oportunidad, no dudes que pondrá en ejecución el buen título de destructor que tiene. Porque si entendemos lo que dijo el Señor: hurta y mata y destruye, estas tres calamidades las hace simultáneamente si le has entregado en sus manos la credencial de acceso por la desobediencia.

y destruir

",

Allí mismo está escrito también "… yo he venido para que tenga vida, y para que la tengan en abundancia” Juan 10: 11 porque esa vida que Jesús nos da, no solamente está en nosotros, si no que como ella es abundante, fluye de nosotros y es manantial de vida que destruye las maquinaciones más pretenciosas del príncipe de la muerte.

Recuerda que el mismo poder que está en Jesús, es el que fluye en nosotros para destruir por medio de la oración todas las obras de las tinieblas.

Si el diablo viene para destruir sin la aprobación perfecta de Dios, Jesucristo esta derribando con la aprobación del Todopoderoso las fortalezas más abominables del diablo. Cristo tiene su espada desenvainada, por medio de la palabra en ejecución de cada cristiano, deshaciendo las obras de las tinieblas.

La autoridad de la palabra activa

El poder de la palabra de Dios se hace manifiesto cuando esta fluye mediante el poder del Espíritu Santo a través de sus hijos, entonces es viva y eficaz, capaz de producir vida y hacer un trabajo u obra creativa o regeneradora en este mundo. Los grandes avivamientos que el Espíritu Santo ha hecho en la tierra, han sido a través de hombres y mujeres ungidos, en los cuales el fuego del Espíritu en ellos se manifestó en palabra activa con gran poder, porque tomaron la determinación firme de recibir lo que Dios realmente ha dado a cada creyente, "porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia"1 Corintios 1:5.

Cuando la oración salga por tu boca, y seas un cristiano conocedor de la experiencia de la palabra viva, entonces penetrará en los que estén a tu alrededor mostrando las condiciones de luz o tinieblas en que se encuentren, y serán desnudados sus corazones en medio de la unción; y aun sus pensamientos más escondidos se manifestarán públicamente, para ser finalmente liberados por la mano poderosa de Jesús. “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intensiones del corazón" Hebreos 4:12.

Capítulo 4

NUESTRAS ARMAS NO SON CARNALES, SINO PODEROSAS EN DIOS

"porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra

el

conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,

y

estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea

perfecta."2 Corintios 10:4-6

Este poderoso texto bíblico nos lleva a reflexionar en el fundamento de nuestro andar diario, la batalla centrada en la calidad de nuestros pensamientos. No que sean solamente buenos a nuestro parecer, sino que estén conforme a los principios de Dios, esto es la Palabra de Dios morando en nosotros.

En el ser humano se albergan muchos pensamientos que no solamente son buenos o malos: Sino de temores, altivez, avaricias, violencias, inmundicias, venganzas, desconfianzas, afán de riquezas, ansiedades, estrés, intolerancia, negligencia, apatía, pereza, etc. Como también los que podemos llamar positivos: progreso, ayuda, colaboración, amor, fidelidad, responsabilidad, puntualidad, bondad, trabajo, servicio, lealtad, empeño, excelencia, y mil más.

De la lista anterior aunque sean pensamientos positivos o negativos, el factor que puede causar destrucción o daño es la obsesión, la meta, el enfoque o el objetivo real.

Por tanto es determinante la calidad de nuestros pensamientos para nuestro bienestar y el de los que nos rodean. Podría decirse que nuestros pensamientos manejan nuestras actitudes, acciones o comportamientos. Por lo que se establece que nuestra personalidad está íntimamente ligada a la calidad de nuestros pensamientos.

Nuestro enemigo espiritual sabe esto, por lo que su intensión permanente es tratar de “moldear” nuestros pensamientos a su antojo. Por lo que la palabra de Dios aconseja:"Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno". Efesios 6:16

Si el enemigo logra “convencer” a un hombre para que odie, tendrá una herramienta que destila odio y destrucción para dañar también a otros.

Si logra “persuadir” a una mujer con la prostitución, tendrá un arma para trasmitir enfermedades que destruyen.

Si logra “obsesionar” a un hombre como ídolo, las multitudes frenéticas de desviarán tras él.

Si alguien se vuelve “amargado”, contaminará a los demás, "Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados" Heb. 12:15

Así que el propósito del enemigo es alienar la mente de los hombres, desviarlos del propósito de vida, hacerlos cautivos en la mente para manejar su personalidad usando mecanismos que lo conviertan en un autor anónimo, su accionar es espiritual, invisible, de esa forma pasa desapercibido.

Desde los inicios de la creación, ya se vislumbra su accionar al tratar de tergiversar en Eva la instrucción que había recibido de Dios. "Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?" Génesis 3:1.

Su intensión seria es cambiar la mentalidad del hombre a su antojo. De manera que Eva, ya transformada por la serpiente, hizo también el trabajo intelectual en Adán para que ambos procedieran a pecar contra Dios.

Y desde entonces, en todas las edades de la humanidad y toda civilización su oficio principal es cautivar la mente ajena, para manipular de acuerdo a sus planes de maldad.

Su accionar en las mentes a provocado desde guerras, genocidios, hasta la manipulación de líderes, Pero Satanás se levantó contra Israel, e incitó a David a que hiciese censo de Israel.1Cron. 21:1

No importa que tan líder espiritual o de Dios pueda ser un hombre, pero si este le permite a Satanás manipular su mente, será victima de la infamia de nuestro enemigo.

Por eso la escritura dice: "Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a

Cristo."

Dios está interesado en lavar nuestra mente de la suciedad que hemos recibido del enemigo durante años, "¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?" Heb. 9:14

La biblia habla de la limpieza de la conciencia del hombre por el accionar o poder de

2 Cor. 11:3

la sangre de Cristo. Habla de una renovación de la mente fundamentada en el sacrificio de Cristo por medio del Espíritu Santo.

La confrontación universal del bien y del mal, en el campo espiritual tiene su asiento en las fortalezas mentales del hombre. Mientras que Satanás quiere cautivar la mente del hombre para esclavizarlo, Dios la cautiva para su liberación. El enemigo llena la mente del hombre con ideas, obsesiones, distracciones, etc. para su propio mal en perpetua condenación. Pero Dios la rescata para llenarla con la gracia de Su palabra para su bienestar en eterna bendición.

“porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia

a Cristo, y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta." 2 Corintios 10:4-6

Es evidente en este texto bíblico que el énfasis de Dios es usar su poder para destruir las fortalezas que el enemigo o sus obras han creado en la mente de los hombres.

En este fragmento: “porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios”, hay una determinación muy clara de parte de Dios, y es que no hay método, disciplina, etc., nada que provenga de la naturaleza humana, que pueda destruir las fortalezas que el enemigo ha sembrado en la mente de los hombres, sino solamente por el poder de Dios a través del accionar de Su palabra.

Nuestras herramientas no provienen de nuestra naturaleza humana, pues no son eficaces para contrarrestar el accionar espiritual de Satanás en los hombres.

Las armas de nuestra milicia son poderosas en Dios. "Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta." Heb. 4:12-13

Veámoslo de esta manera: Dios nos diseño en Cristo Jesús y nos dio unas

herramientas para nuestro militar en este mundo que son poderosas en Dios. Nos

las palabras que me diste, les

dio el poder de la autoridad de Su palabra. "

he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han

creído que tú me enviaste." S. Juan 17:8

Si quieres ser una llama del fuego en el avivamiento del Espíritu Santo, que el diablo

sea derribado en cada encuentro que tengas con él en tu vida ministerial, es evidentemente necesario que entiendas la naturaleza de nuestras armas: son espirituales. No solo son tus oraciones, es su poder. No solo eres tú, es El. No solo estás tú, está El.

porque

Si no estás en el Espíritu, no podrás usar sus armas. Si ellas son espirituales,

entonces debes estar lleno del Espíritu, "pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne" 2 Corintios 10:3. La milicia se hace en el Espíritu, ¿no ves

resultados? Estas haciendo la milicia en terreno equivocado, necesitas la guía del Espíritu. Vacíate de ti, llénate de él.

El tiempo de aplicar las armas

Si piensas que las armas se deben aplicar solo cuando se ministra en la presencia del Señor, es que estas siendo víctima de los ataques más feroces de Satanás.

Si estas aplicando las armas solo cuando se te presenta el caos, es que Satanás te está haciendo oposición, estás teniendo bajas en otras áreas, y te has olvidado que la lucha es permanente.

Tomemos una actitud responsable en la lucha espiritual, porque esta debe ser constante, debes permanecer alerta en el espíritu, no en la carne. Un momento de descuido y tibieza, será a la larga el momento en que se inicie la derrota.

Lo que el diablo sabe, que tú no sabes

A Satanás no se le olvida lo que pasó en la cruz con el hijo de Dios, por eso anda prevenido entonces con la nueva generación de los hijos de Dios, porque en cada uno ve un Cristo que le venció; y que evidentemente se le multiplicaron ahora por los millones de hijos de Dios que están esparcidos por todo el mundo.

Un animal herido y sangrante es peligroso, sobre todo porque sus adversarios se le están multiplicando de la noche a la mañana.

Aun más, que a cada uno en sí se le ha multiplicado el poder con que Jesús lo venció; porque Él lo venció como hombre, pero nosotros ahora lo vencemos en Cristo

como Dios, por cuanto él dijo del creyente, "

también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre". Juan 14:12

¡Querido redimido, agárrate de esta verdad escritural y paraliza al maligno con las armas poderosas en Dios en él nombre de Jesús!

las obras que yo hago, él las hará

Capítulo 5

LA SANGRE DE CRISTO: ¡UN ARMA PODEROSA!

¡El arma más poderosa que tenemos para alcanzar el gran avivamiento que requiere la iglesia hoy es: La Sangre de Cristo! El despegue del avivamiento en tu vida espiritual, te lo proporciona el conocimiento y aplicación de la sangre de Cristo, en la batalla espiritual. Tu vida de victoria en tu carrera ministerial y personal, se fundamenta en la diaria experiencia que tengas con Dios por el poder que fluye de la sangre de Cristo mediante la oración en el Espíritu.

El testimonio de la santidad y pureza de la sangre de Cristo, determinó y dio plena

autoridad al Espíritu Santo de

profundo de la tierra, rescatando de los mismos poderes infernales a Cristo Jesús llevándolo a la diestra del Padre: El poder de su sangre lo llevó con gran fuerza del infierno al cielo; de la muerte a la vida eterna; de la injusticia a la justicia absoluta; de la más densa oscuridad a la luz más gloriosa.

Dios de irrumpir con gran poder en lo

“…sino por su propia sangre, entro una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención”. Hebreos 9:12.

Ese gran poder que manifestó la sangre de Jesús en la persona del Espíritu santo para levantarlo del mismo infierno, tuvo que ser de una gran magnitud tal que lo arrancó de las garras de la muerte y del infierno.

Si podemos comprender que Cristo se llevó en la Cruz todo el pecado de toda la humanidad pasada, presente y futura, el pecado de ayer, hoy y mañana en toda magnitud y características y toda enfermedad habida y por haber, entonces podemos comprender con más razón que tal carga de padecimientos tuvo que ser tan fuerte y de magnitudes desproporcionadas que en su naturaleza humana pudo

exclamar "

De ahí concluimos que debió operar sobre él una fuerza de proporciones mayores

Dios

mío, Dios mío ¿Por qué me has desamparado?" Mateo 27:46

que pudiera levantarlo de la muerte: ¡La majestuosa fuerza del maravilloso Espíritu Santo! Lo más glorioso y sorprendente de todo esto, mi querido coheredero, es que el Dios viviente determinó que ese mismo poder actúa hoy sobre nosotros "porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte" Romanos 8:2

Por lo tanto, tenemos en nuestras manos las armas potentes del Señor para servirle

y ser testigos del poder de su resurrección, conociendo esa fuerza poderosa que

actúa por la sangre de Cristo, para vencer las potencias del infierno y deshacer los malvados planes que se maquinan contra los redimidos del reino celestial.

Con todo esto a nuestro favor podemos reconocer con toda autoridad, que somos más que vencedores en el nombre de Jesús.

Y siendo así, que importa lo que digan las circunstancias, sino lo que Dios ha

establecido. Tú no eres lo que tus ojos ven, lo que digan las dificultades, sino lo que Dios ha escrito acerca de ti.

Tú no estás donde te ves o te quiera hacer ver el diablo, sino donde Dios te ha puesto: Sentado en lugares celestiales con Cristo Jesús. Recuerda, si fuiste comprado con precio de Sangre, puedes estar absolutamente seguro que el Señor te respaldará en Cristo Jesús con la misma potencia que conlleva el poder del precio de su sangre: ¡Toda la gloriosa unción del Espíritu Santo!

La fuente de Su poder que podamos administrar debido al sacrificio de Cristo en la

cruz del Calvario, depende íntegramente de la revelación que tengamos del misterio de La Fe en la Sangre de Cristo, "a quien Dios puso como propiciación por medio de

la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en

su paciencia,

los pecados pasados” Romanos 3:25

Capítulo 6

LA LEY DEL ESPÍRITU DE VIDA

Nada hay tan súper poderoso en el cielo, ni en la tierra, ni debajo de la tierra que genere tanto efecto sobre los hombres de Dios, como la supereminente grandeza de su poder. El reluciente gran avivamiento que se ha registrado en el pueblo del Señor en todos los tiempos, se ha debido exclusivamente a un principio espiritual "La ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús". Romanos 8:2. Amado, la fuerza que levantó a Cristo de los muertos y lo trasladó al cielo, la produjo la perfecta ejecución de esta ley divina.

La fuerza de ayer, hoy.

La grandiosa fuerza del Dios omnipotente es desatada en la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús. Esa potencia de fuerzas que suspendió las grandes moles de agua como muros mientras pasaba el pueblo de Israel por el mar Rojo, fue el desarrollo de la potente vida de Cristo manifestada en la boca de Moisés: ¡Marchad …! Esa misma ley fue la que prorrumpió sobre las aguas del Jordán que hizo que se amontonaran para que el pueblo de Dios cruzara el rio en seco. El testimonio de Dios en maravillas y milagros que ha hecho en esta tierra, tiene su procedencia y fiel cumplimiento en la ejecución de la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús.

La fuerza que levantará con toda su potencia a la Iglesia del Señor en el arrebatamiento de los hijos de Dios, bajo una poderosa unción de Dios, en sanidades y liberación, milagros y señales, será " la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús", la que también te capacita a ti a funcionar como más que vencedor en Cristo sobre esta tierra, contra la adversidad, demonios y hombres en contra de Dios.

Fluyendo sobre ti.

Sobre ti desciende la fuerza vivificante y redentora de la sangre de Cristo, como descarga que destruye toda embestida de pecado y muerte sobre tu vida. "Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte" Romanos 8:2

Es esta ley, la que operando sobre tu vida y en contra de Satanás te libra de sus garras de pecado y perdición. Es vital, de vida o muerte para ti que tomes posesión de este principio espiritual de la ley de Dios, para que vivas una vida en victoria.

Cuando empieces a andar en la ley del Espíritu de vida, querido santo, verás como los mismos demonios retroceden despavoridos, y las enfermedades se consumen cualquiera que sean por la luz del Señor que fluye de ti, pero sólo cuando sea iluminada sobre tu vida esta gran revelación de la verdad de Dios.

En tu mano está la decisión, porque todo lo puedes en Cristo. Entonces tu ministerio empezará a crecer para servir a Cristo, y testificar de sus virtudes en tu vida, andando en la dimensión del Espíritu.

Acojámonos a funcionar en esta ley de Dios, para que muchas almas perdidas vengan al Señor, y muchos de nuestros hermanos creyentes también escapen de la

cautividad y lazo del diablo que los tiene presos.

¡Aleluya!

Sin embargo, quien lleva a cabo la tarea de la administración y dispensación de la gracia de este principio divino, es el maravilloso Espíritu Santo. Y para que se genere en tu vida este gran poder libertador de Dios sobre las almas; que Satanás sea despojado de sus atrocidades y sus obras sean deshechas, es ineludiblemente necesaria la presencia de Él, el Espíritu Santo, enseñoreándose

sobre todo tu corazón, tu alma, tus fuerzas y tu mente."

Espíritu y donde está el Espíritu del Señor allí hay libertad." 2Cor. 3:17

el Señor es el

porque

Entonces el Espíritu vendrá sobre ti generando su poder en gloria para ver las dulces maravillas de Dios. Pues es Su voluntad que el esplendor de Su fuerza sea manifestada a su más elevada potencia para gloria de su nombre; y que esta generación vea las maravillas de un Dios que no se muestra solo, sino que nos incluye a nosotros como espectáculo del mundo juntamente con él, para que se cumpla lo que está escrito: “Testificando Dios juntamente con ellos con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad" Hebreos 2:4.

Dios no comparte su gloria, pero la manifiesta a través de nosotros, los que vivamos en su ley espiritual de avivamiento; y quiere que hoy seamos testigos juntamente

con él diciéndonos: “y recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu

Operando en la ley del Espíritu de vida

La palabra de Dios es la fuente inagotable del poder del Señor, y toda verdad establecida por Dios funciona y opera, para bien de sus propósitos, por cuanto para Dios lo imposible no existe.

De la misma forma tú estás implicado en los planes y propósitos de Dios; y el ha hecho provisión para que en ti opere la ley del Espíritu de vida para la gloria de su nombre.

Hay dos conceptos fundamentales por los cuales Dios opera en y a través de nosotros: creer y obedecer.

Indiscutiblemente está establecido que Dios ha delegado en nosotros un poder y autoridad que podemos ejercer contra los enemigos de Dios, en el nombre de Jesús. Porque lo dio para deshacer las obras del maligno y toda fuerza enemiga. Por eso dijo, no a los incrédulos: "y estas señales seguirán a los que creen, en mi nombre echaran fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; pondrán las manos sobre los enfermos y sanarán…” Marcos 16:17

El ha determinado normas para nosotros para que por ellas obedezcamos su voluntad. El mismo Señor, que caminó en esta tierra como hombre fue obediente en todo, y por esta obediencia, operó el Espíritu Santo en él, para sanar y echar fuera demonios, operando en su naturaleza humana y no divina. En otras palabras, sobre él también operó la ley del Espíritu de vida, por cuanto el mismo dijo: "no

puedo yo hacer nada por mí mismo

Juan 5:30.

De tal forma que solamente esta ley va a funcionar en nosotros en la medida que creamos y obedezcamos. Por lo tanto el avivamiento que produce la ley del Espíritu de vida con las señales maravillosas, para andar bajo la unción del Espíritu Santo, empieza donde se acabe la incredulidad y la desobediencia.

Es necesario creerle a Dios en Cristo Jesús y obedecer la voz del Espíritu Santo, para que fluya en forma gloriosa el torrente de avivamiento que hay en esta ley divina sobre nosotros.

La obediencia perfecta

Solamente la obediencia que se perfecciona en Cristo Jesús, tiene el poder de la vida en el Espíritu, para poder quebrantar las perversidades de Satanás y las obras de la carne.

Cuando te pares en el punto de la mirada atenta hacia el Señor Jesús, amándole y obedeciéndole por amor, podrás debilitar las fortalezas más densas del principado de oscuridad, destruyendo todos sus cuarteles y planificaciones malignas.

Pon tu corazón sensible y tu oído espiritual en alerta a la presencia del Espíritu, para entrar en la misma magnitud de la obediencia a la que entró Jesús, escuchando su voz. "y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y suplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo por lo que padeció aprendió la obediencia " Hebreos 5:7

De tal manera que la obediencia del Señor fue tan perfecta que en él pudo actuar el gran poder de Dios, mediante la manifestación de la ley del Espíritu de vida, que lo vivificó levantándolo del mismo infierno por el poder súper sobrenatural del omnipotente.

Por lo tanto la magnitud del poder de Dios sobre Cristo fue en la misma proporción de su obediencia: Perfecta.

Esa obediencia perfecta de Jesús, produjo en él la manifestación de todo el poder glorioso de Dios en la ley del Espíritu de vida en Cristo, "despojando a los principados y potestades exhibiéndolos públicamente"

Así también actuará toda la magnitud del poder de Dios sobre tu vida, por la misma ley espiritual, cuando andes en la perfección de tu obediencia.

De cierto puedes asegurar, que la potencia de Dios bajo la unción del Espíritu con todo el esplendor de su gloria, será irradiada sobre tu vida con la misma fuerza que operó en Cristo Jesús en su vida de resurrección, rescatándolo de la misma muerte.

O como dice la expresión del Espíritu, "y cual la supereminente grandeza de su

poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza,

la cual operó en Cristo resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los

lugares celestiales" Efesios 1:19 - 20.

El poder de Dios se rige por unos principios fundamentales de fe: porque Él nos

escogió

espíritu y la fe en la verdad" 2 Tesalonicenses 2:14.

el principio para salvación, mediante la santificación por el

"

desde

Camina en la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús, para que no te alcance el principio espiritual del pecado y la muerte, sino que andes en el fuego del avivamiento, explotando todas las obras de Satanás, produciendo frutos a ciento por uno.

Así es como el pueblo de Dios que ha sido redimido alcanzará la gloria de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

El que empieces a obedecer a Jesús, te dará todas las garantías de emprender una

campaña de destrucción contra todas las obras de Satanás y de la carne, terminando en la victoria del avivamiento en tu vida, haciendo la justicia de Dios en

la tierra. "

obediencia sea perfecta" 2 Corintios 10:6.

y

estamos prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra

Pide una revelación de esta ley

Sé que en tu corazón está el deseo de que en ti opere la ley del Espíritu de vida, para andar en la libertad gloriosa de los hijos de Dios; irradiando la luz de Cristo en todo

lugar,

exaltando y glorificando su nombre.

Pero es necesario mirar "atentamente en la perfecta ley, la de la libertad" Santiago 1:25a. Es indiscutible que necesitas pedirle al Señor que te dé revelación y entendimiento, y empieces a hacer real en todo tu ser la ley del Espíritu de vida; necesitas la comprensión del contenido de este principio, de esta gloriosa verdad universal.

Así como la ley de la gravedad opera bajo unos principios y tú te has familiarizado con ella, así también con esta ley debes familiarizarte a través de la comunión con el Espíritu Santo, conociendo sus principios y fundamentos: cómo opera, cómo funciona, que requiere. Te toca perseverar en el ejercicio de esta ley, conectado al Espíritu.

Deja que el Espíritu te sumerja en su ley, su territorio, el cual conoce y maneja a la perfección para que empieces a ver la gloria de Dios, en el camino del Señor. Pues esto fue lo que dijo el Espíritu: "Más el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este será bienaventurado en lo que hace" Stgo. 1:25.

Toda ley tiene unos objetivos fundamentales, y la ley del Espíritu también, los cuales son vivificar a los que se acercan a Dios en plena certidumbre de fe y de obediencia. Es la manifestación de la sobreabundante vida de Jesús vertida sobre ti cuando caminas bajo la ley del Señor. Es la fuente desbordante de bendiciones ilimitadas, que están en la vida del Espíritu a tu disposición; Es el modo de vida de los santificados en Dios.

Cuando realmente permaneces en Cristo, conforme lo estipula la palabra de Dios, simultáneamente es desatado el gran poder manifiesto de la ley del Espíritu de vida en toda su potencia, puesto que es la promesa de Dios del "consumado es" en la cruz del calvario, que se hace realidad en tu vida, para la gloria de Dios.

¡La mayor expresión de la gracia de Dios en el creyente, es la activación total del gran poder que hay en la ley del espíritu de vida en Cristo Jesús! Amén.

Capítulo 7

¡PERMANECIENDO EN CRISTO!

¡El más alto nivel del avivamiento que puedas experimentar en la potente vida del Espíritu, solo se hace una patente realidad cuando permaneces en Cristo Jesús! La única fuente que genera la fuerza de Dios en gozo y prosperidad espiritual, para vencer a todo poder antagónico de Satanás, está en la persona de Jesús. “Pero Jesús dijo: Alguien me ha tocado; porque yo he conocido que ha salido poder de mí” Lucas

8:46.

Al permanecer en Cristo, experimentas un desbordamiento de la gloria del avivamiento espiritual en todo tu ser, por cuanto la manifestación de la santa unción del Espíritu reposa sobre tu vida.

La vida en Cristo nos capacita al nivel máximo de la manifestación del Espíritu en nosotros. Estar en Él te impulsa a sentarte en los lugares celestiales a donde perteneces. Y desde allí caminar con Cristo aquí en la tierra con la excelencia de su gracia. Alcanzando toda victoria. Siendo testimonio del Dios viviente. Mostrando el poder supremo del Señor. Resplandeciendo en todo lugar con su gloria.

Necesitamos alcanzar al mundo para Cristo, pero sólo lo lograremos cuando la gente vea hombres y mujeres santos que caminan con vestiduras de gloria, porque son la raza de los redimidos, la nueva creación de los que andan en el esplendor de la gloria de Dios en Cristo Jesús.

Cuando permaneces en él tiembla Satanás

Un hombre que permanece en Cristo, un redimido que vive bajo la autoridad del Espíritu, es un riesgo mortal para Satanás y un instrumento valeroso en el reino de los cielos. Representa la misma potencia de Cristo Jesús aquí en la tierra, pues está revestido de Cristo y los dardos de fuego del maligno no le afectan, "porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos" Gal 3:27.

Una mujer que está en Cristo Jesús y permanece en Él, representa la misma potencia del Dios glorioso para honra y gloria de su nombre, a la vez que es una amenaza fuerte contra el reino de las tinieblas y sus atemorizados demonios cuando está enfila la espada del Espíritu en defensa del glorioso reino de los cielos a través de su potente oración guiada por el Espíritu Santo de Dios.

Somos hijos del Dios viviente, y como tal, estamos en Cristo teniendo a disposición la potente vida de su resurrección, alcanzando millares de almas que se adhieren cada día al súper poderoso ejército de reino de los cielos de nuestro Señor Jesús de Nazaret. ¡Aleluya!

Exhibe tus vestiduras de gloria

Querido hermano, propón en todo tu ser, llegar al máximo de una vida santa y pura al servicio del Señor; no una vida liviana, tibia y religiosa; sino con vestiduras de gloria, que expreses ser digno representante del cuerpo perfecto de Cristo, andando como un ungido de Jehová, un hombre de Dios que se mueve al servicio del ministerio sobrenatural de Cristo Jesús en la guerra universal al rescate de las almas. Que seas un digno rival de Satanás por cuanto el no tiene nada en ti.

Dios quiere verte como un guerrero perfecto y activo defendiendo la causa del evangelio, desnudando y avergonzando a Satanás en cada encuentro con las armas poderosas en Cristo Jesús. ¡Gloria a Dios!

Dios te ha diseñado en Cristo para nunca perder y siempre ganar

El ser contenidos en Cristo nos capacita para llevar siempre la victoria que Él ganó en la cruz. Dios hizo provisión para que hoy lleves una vida de continua victoria como hombre de Dios que ha tenido la revelación de la verdad de Dios en Cristo Jesús. Porque estando en Él, el Espíritu nos muestra Su voluntad, para que a través de ella, seamos participantes de su gracia por sus fieles promesas para con nosotros.

Somos creados, hechos o fabricados en Cristo con una estructura espiritual apta para ser receptores de todas las victorias que se expiden en el reino de los cielos para la gloria del Altísimo. "Mas a Dios gracias el cual nos lleva siempre en triunfo

en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento". 2 corintios 2:14.

Si como creyente, tienes tu mirada puesta en el Señor y perseveras resueltamente en él, no apartándote de la excelsa gracia de Dios, te haces partícipe de la vida resplandeciente en Cristo Jesús, puesto que él nos ha invitado a sentarnos con Cristo a su diestra disfrutando de toda su bendición gloriosa, "porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio, entre tanto que se dice: si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación "Heb3:14- 15.

El atributo de su gracia hoy

Tenemos una nueva naturaleza, tenemos una nueva constitución: hemos sido formados en Cristo, por lo tanto estamos aptos para llevar una vida santa y pura en él, por el poder de su gracia que ha sido derramada para los que estemos en Cristo "para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el amado" Efesios 1:6.

Cuando has recibido la cobertura del manto de la gracia de Dios en Cristo Jesús, se genera en tu interior un potente escudo de santidad que repele la embestida diabólica del pecado que Satanás ha intentado lanzar para la destrucción de tu alma, "Porque el pecado no se enseñoreara de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia”. Romanos 6:14.

Capítulo 8

LA FUERZA DE TU SALVACIÓN

"Entonces

nacerá

tu luz como el alba y tu salvación se dejará ver pronto; irá tu

justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia. Isaías 58.8.

Grandemente y de elevadas proporciones es la magnitud de la salvación que es en Cristo Jesús, porque como hijo del altísimo estás altamente capacitado para experimentar las virtudes del Señor que se manifiestan en aquellos que realmente las han alcanzado por el poder de su gracia.

La salvación que tiene vida y poder

En la mentalidad de Dios no está registrado el concepto de una salvación pasiva, muerta; sino que el modelo de su salvación es de poder activo para la exaltación de su nombre, porque ella conlleva en sí misma la fuerza de Dios para destruir, por medio de Cristo en nosotros, las obras del diablo, que tienen este mundo realmente perdido.

Tienes que escribir en tu corazón que la salvación no es simplemente el rescate de tu alma, sino que ahora tienes fuertemente afirmados los pies sobre el fundamento de Cristo, para incursionar en las filas del enemigo, con todo poder y autoridad, y deshacer sus malvadas maquinaciones, en su nombre, y entonces digas en el fuego de la oración: "Tomaré la copa de la salvación invocaré el nombre de Jehová". Salmo 116:13. Porque solamente, quien posee la salvación de Dios, tiene tal poder que, al invocar su nombre, desciende el fuego de la gloria del Señor.

De tal manera que el corazón del Sublime se goza cuando ve que los redimidos por la sangre de su hijo, tienen la salvación no solo como un acto misericordioso de Dios,

sino como un medio maravillosamente poderoso del Señor para alcanzar a millares por cada uno de estos por la fuerza potencial que hay en todo aquel que ha recibido

la salvación. ¡Gloria a Dios!

La salvación real de Dios

“Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que habéis visto nunca más para siempre los veréis.

Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos." Éxodo 14:13,14

Jehová el Señor dio a su pueblo Israel, en medio del desierto, una muestra de la verdadera salvación que les ofreció, y fue precisamente para mostrar su poderío al momento de instarlos a ejecutar la travesía del mar rojo en seco que la manifestó abiertamente.

De igual forma tú como un hijo del altísimo, debes experimentar la vida de avivamiento y la victoria de la salvación por el vigoroso brazo del Todopoderoso, como un testimonio de las palabras eternas de su promesa: "No temáis; estad firmes

y ved la salvación que Jehová hará hoy con nosotros"

Éxodo 14:13a. Porque

ciertamente veremos la realidad de la salvación, cuando haya evidencias bastante visibles en nuestras vidas de que Dios nos ha ungido a través de un glorioso

encuentro en su sublime presencia con el Cristo de poder.

Aquél que tiene el fruto de salvación refleja la luz de Cristo en resplandor y gloria. Experimenta la transformación de Cristo con vestiduras resplandecientes en su alma, porque en él mora el Santo Espíritu de Dios.

Es hoy que el mundo tiene que ver en ti una marcada diferencia, porque donde incursiones debes dejar una estela de evidencias celestiales a tu paso como embajador de Cristo, por tu testimonio de gloria y las palabras de poder. Por cuanto todo lo que toques será vivificado, produciendo señales de vida en Cristo Jesús.

El maligno no tiene nada en ti

Quita la venda religiosa de tus ojos y toma realmente la herencia que Dios te ha dado por tu salvación. No es que seas salvo porque lo digas por " fe", sino que en todo tu ser haya evidencias muy claras de los atributos del salvo.

Si como creyente experimentas la verdadera salvación, Dios te ha dado potestad, pero no para ser atropellado por Satanás y sus demonios, sino para hollar serpientes y escorpiones que encuentres a tu paso y formar un escudo de fuerzas que repelen toda asechanza del enemigo para dañar tu integridad espiritual. El maligno no tiene acceso para manipular o controlar tu vida, porque esta está completamente regida por Cristo. Y si él está en tu vida, las mismas palabras de

Jesús deben salir finalmente de tus labios: " No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo y él nada tiene en mi" Juan 14:30.

Si es cierto que en la pasada manera de vivir teníamos comunión en las tinieblas, hoy que le hemos creído a Dios, tenemos la verdadera promesa de salvación en luz:

"porque los egipcios que habéis visto, nunca más para siempre los veréis" Éxodo 14:13b, porque a quien Dios le concede la plenitud de la verdadera salvación lo rescata de cualquier comunión con las tinieblas para siempre.

Esto te enseña que debes guerrear fuertemente, a muerte, para deshacer todo vestigio de comunión con las tinieblas y goces entonces del fruto de la salvación que es en Cristo, "porque el que persevera hasta el fin, este será salvo" Marcos 13:13b.

Jehová pelea por ti

Hay una confrontación universal: hombres contra demonios, demonios contra hombres. Es una lucha permanente, porque el maligno cada día pretende atrapar a más gentes en sus garras y a los que tiene se esfuerza en mantenerlos cautivos. Pero con los que tienen el fruto de la vida eterna su determinación muy seria es destruirlos debido al odio encendido y envidioso que tiene hacia los herederos de la salvación, ya que tiene una alta sabiduría para permanecer eternamente en confusión.

Quienes hayamos experimentando esta salvación gloriosa, aunque estemos siendo permanentemente bombardeados por la artillería de Satanás, se ha de manifestar en forma contundente una fuerza superior, de proporciones inimaginables que destruirá fácilmente toda pretensión arbitraria de Satanás contra los inquebrantables propósitos del Dios omnipotente en nosotros, porque "Jehová peleará por vosotros y vosotros estaréis tranquilos" Éxodo 14:14.

La verdad de la salvación

El Dios eterno te ha escogido en Cristo Jesús para salvación, anunciando por tus frutos las virtudes de Cristo. Pero solamente los alcanzaras, si logras tener una vida totalmente consagrada a Dios, "en santidad, porque sin la cual nadie verá al Señor” Hebreos 12:14 b.

Deberías estar dispuesto a rendir tu vida totalmente en santidad con Dios para que no tengas en juego tu salvación y pierdas la vida eterna.

Dios se maravilla y se sorprende al ver a creyentes ignorando estas verdades bíblicas, porque sus vidas no están dando evidencias que se manifieste en ellos el poder de la salvación, por cuanto no se han sacudido de la contaminación del mundo exterior y de las secuelas que restan todavía en su interior. Todavía existe la salvación fantasiosa en sus vidas, guiadas por sus propios pensamientos y basada en la fe mental que está diametralmente opuesta a la que se ha concebido en la mente de Dios.

Amigo, hermano, es hora de despertar, extiende tu oración al cielo y recibe la revelación de la verdadera salvación "porque si vivís conforme a la carne, moriréis; más si por el Espíritu hacéis morir las obras d la carne, viviréis." Romanos 8:13. Andemos de día, en luz, para que no seamos sorprendidos por las tinieblas ni tengamos graves dificultades para ver a Dios.

Más sin embargo, si decides ser transformado por el Espíritu de santificación del Dios vivo, podrás tomar parte con Cristo en el cielo. Porque el reino celestial no puede ser seducido por quienes se han creído la sutil mentira de Satanás de que tienen su acceso al cielo garantizado, cuando en realidad no ha habido testimonio del lavamiento por la palabra; ni limpiamiento por la sangre redentora, ni vivido la vida de resurrección que es en Cristo Jesús, nuestro Señor.

Es tiempo de despertar, busca un arrepentimiento integral en tu vida, genera un pentecostés de gloria en tu corazón, lánzate a una vida de avivamiento, rompe el hielo y busca cada día una nueva experiencia con Dios en oración; "porque mejor es un días en tus atrios que mil fuera de ellos" Sal 84:10.

Ahora es el momento de engrandecer al altísimo, manifestando en nosotros las señales, los prodigios y milagros que son evidentes en todo cristiano salvo mediante la sangre de Cristo, por el poder de Dios: "y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos" Hebreos 4:33.

La única forma de testificar que Cristo vive es por medio del poder de Dios que actúa en nosotros. Testifica de Cristo. El que es salvo testifica de su poderoso salvador mediante Su poder. ¡Gloria a Dios!

La salvación es en Cristo

"Por tanto todo lo soportó por amor a los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna. 2 Tim 2:10.

El hecho de que hallas sido escogido, no compromete a Dios para que seas salvo, sino que el ser es escogido te habilita o capacita espiritualmente para alcanzar u obtener la salvación, Él nunca irá más allá de tus propias determinaciones.

No es fácil asimilarlo, pero aún los escogidos no tienen la salvación garantizada hasta que la obtengan en Cristo Jesús. Él los escoge, pero el hombre es quien toma la determinación de estar en Cristo. Dios no fuerza a nadie.

Pero aún más difícil es asimilar que miles de cristianos serios podrían perderse porque no viven en Cristo Jesús. Una cosa es nacer en Cristo y otra es vivir en Cristo después de haber nacido en él. Y lo más trágico del asunto, es que hay una gran multitud de estos que creen permanecer en Cristo por el solo hecho de haber nacido de nuevo, olvidándose de la afirmación bíblica: "Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios". Rom. 8:6-8

Según estas palabras del Apóstol, recibimos que para que esta nueva criatura permanezca en Cristo debe ocuparse del Espíritu y no de la carne, el hombre viejo

creado

deber haber sido extinguido completamente y prevalecer el nuevo hombre

según Dios en la justicia y santidad de la verdad" Ef. 4:24, es decir, conforme es la imagen de Cristo. Romanos 8:29.

Mi amado por la misericordia de Dios recibe, que solo tienes tu salvación

garantizada si has desterrado por completo al hombre viejo y esa nueva creación del hombre nuevo, a la imagen de Cristo, es manifiesta en espíritu y verdad sobre tu vida, anunciando por tu modo de vida las virtudes de Cristo. Amén.

Por lo tanto mi querido hermano, despierta y vive la verdad de la salvación de

acuerdo al pensamiento de Dios, y no al concepto tradicional de los hombres y de

espíritus engañadores de la religión inspirados por el mismo Satanás.

Cuando los cristianos descubran que la salvación garantizada es permanecer en Cristo Jesús, a Satanás le tocará irse con piedras preciosas, tamboriles y flautas a otra parte. Porque veremos hombres y mujeres creyentes, buscando realmente a Dios, metidos en la brecha con el Señor, haciendo vallado y ocupándose del Espíritu. Entonces podrán decir de ellos inequívocamente que "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu" Romanos 8:1.

Dios te ha dado su Santo Espíritu, por lo cual tienes el poder del Señor para decirle no a las obras de la carne, no a la derrota, no a los demonios y al pecado; y alcanzar la salvación gloriosa de Dios para que se genere un verdadero avivamiento en el mundo entero, cuando empieces a disfrutar de las bendiciones de la salvación por el toque sustancial del Espíritu eterno de Dios.

La fuerza que la genera

Tan solo el toque divino del favor de Dios, Su gracia, se ha mostrado y se ha hecho

tangible a nuestras vidas para darnos la redención. Su desbordante gracia, personalizada en Jesús, nos ha dado la salvación. El poder de la gracia de Dios se ha derramado sobre cientos de hombres y mujeres que hoy se levantan victoriosos cantando acción de gracias por la salvación "porque la gracia de Dios se ha

manifestado para salvación a todos los hombres

Es así como muchos deben clamar a Dios para que se precipite la gracia de Dios abundantemente, y las vidas alcancen el crecimiento espiritual que los capacita para caminar en senderos de santidad y pureza aferrados a la fe en Cristo Jesús.

”Tito 2:11.

La gracia, es el poder de Dios que te impulsa a vivir una vida de absoluta obediencia, destruyendo las obras pecaminosas de la carne, transportándote a una vida de

avivamiento en el gozo de la salvación "porque el pecado no se enseñoreará de vosotros pues no estáis bajo la ley sino bajo la gracia" Romanos 6:14.

La magnitud de la salvación

¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios justamente con ellos, con señales, prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad "Hebreos 2:3-4.

Esta es una de las porciones bíblicas más impresionantes, donde Dios manifiesta abiertamente el poder de la salvación y su magnitud generada en el creyente. Por lo que es necesario, tener una revelación bien clara y precisa de la prominente salvación que él nos ha dado, pidiendo a Dios en oración que él sea renovando el concepto distorsionando de la salvación, para poder apropiarnos de los atributos de esta, ya que hay grandes riquezas espirituales en torno a aquel que tiene las vestiduras de la salvación gloriosa de nuestro Dios.

Fue precisamente Él, quien portaba la esencia de la redención, quien es la resurrección y la vida, Jesús de Nazaret, el que caminó en esta tierra anunciando con palabras celestiales la buena nueva de la salvación. Y no solamente esto, sino que testificó por medio del Espíritu Santo, que lo anunciado era la realidad de su vida, porque se vistió como varón profeta, poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo, por cuanto fue el testimonio viviente de la salvación encarnada. “…la cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor…” Hebreos 2:3.

Aún hay más, pues fue confirmada por los que oyeron, aquellos primitivos creyentes, porque por ser tocados por el poderoso salvador, ellos también dieron testimonio de la salvación; pues se manifestaron también en ellos el poder de Dios, por las señales y las grandes proezas del Señor. Porque dice: "testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad" Hebreos 2:4.

Mi amado, la palabra del Señor es clara, y Dios se unirá a ti en maravillas y señales

testificando y mostrando al mundo de su poder y de su gloria cuando sea confirmada

en ti la salvación, la cual ha sido estipulada, según sus santos propósitos, para sus

herederos. Gloria sea a Jesús.

Oro para que estas verdades del Señor te impulsen en una renovada oración fervorosa al Dios del cielo, para que instintivamente te acerques al trono de la gracia, y Dios sea avivando el fuego que hay en ti por el toque del Espíritu Santo, el cual te guiará hábilmente a experimentar la sublime gracia de la salvación.

Remóntate a la comunión con el Espíritu en las alturas, para que seas tocado por el resplandor del trono de la gracia de Dios. ¡Aleluya!

¡Ha llegado tu momento! el punto exacto para que el mundo vea que estas sentado en los lugares celestiales en el gozo del avivamiento con Cristo Jesús, y la gente testifique que los portadores de la salvación hacen maravillas y milagros a nombre del Dios vivo, sustentados por la inquebrantable compañía del súper poderoso Espíritu Santo. ¡Gloria a Cristo!

¡Ahora es el momento!