Vous êtes sur la page 1sur 24

ANATOMÍA TOPOGRÁFICA

El cuerpo humano se divide topográficamente en tres partes:

• Cabeza.
• Tronco.
• Extremidades.

A su vez, cada una de ellas tiene otras divisiones:

Cabeza

La cabeza está situada en la parte superior del


cuerpo y está formada por un armazón esferoidal
de huesos planos donde se encierran órganos
muy delicados, como el centro de control, registro y proceso de datos
denominado encéfalo.

Pivota sobre la columna vertebral (cervical) y ejerce los movimientos de


rotación a través de los músculos del cuello. En la parte delantera,
denominada cara se encuentran otros órganos importantes que componen
los sentidos, como la vista, el oído, el equilibrio, el olfato y el gusto.

La cabeza se divide en dos zonas bien diferenciadas: el


cráneo y la cara o macizo facial.

• Cráneo

• Límites: bóveda craneal, base del cráneo.


• Partes interesantes: encéfalo (cerebro y
cerebelo), bulbo raquídeo.

• Macizo facial o cara

• Ojos

• Partes interesantes: pupila, córnea,


cristalino, iris.
• Otras partes: lágrima, párpado, ceja, pestaña, conducto lacrimal.
• Oídos

• Partes interesantes: oreja, conducto auditivo, tímpano, caracol, trompa


de Eustaquio.

• Nariz

• Partes interesantes: fosas nasales, tabique nasal, pituitarias, mucosa.

• Boca

• Partes interesantes: labios, mandíbulas, dientes, mentón, paladar,


mucosa, amígdalas, lengua, saliva, faringe, epiglotis, glotis, laringe, tráquea,
esófago.

La parte superior de la cabeza está cubierta de piel y, generalmente, de pelo y a este conjunto
se le denomina cuero cabelludo.
Todos los huesos que componen la cabeza son fijos, sin movimiento articular excepto el
denominado mandíbula inferior o quijada, cuyo punto central más prominente se
denomina mentón.

La parte superior delantera se denomina frente; cada lateral de la frente, situados a ambos
lados de la cara por encima de la comisura de los ojos, se denomina sien.

La parte inferior trasera de la cabeza, situada bajo la base del cráneo, se denomina nuca; la
parte inferior delantera, situada debajo de la mandíbula inferior, se llama garganta. La parte
circundante, junto con las anteriores, forma un estrechamiento que une la cabeza con el tronco y
se denomina cuello.

A través del cuello discurren las vértebras cervicales, situadas en la parte posterior, que
sujetan la cabeza a la espina dorsal y por el interior de ésta discurre el importante haz de
nervios denominado médula espinal.

En el interior del cuello se encuentran dos conductos que, partiendo de la faringe, conectan con
el aparato respiratorio y digestivo y son denominados tráquea y esófago. También se
encuentran dos grandes vasos sanguíneos que, situados a ambos lados, riegan el encéfalo y la
cara y se denominan yugular y carótida.

Tronco

El tronco es la parte más ancha del cuerpo y contiene órganos y vísceras importantes como los
que componen el aparato respiratorio y el circulatorio. También se encuentran los que forman el
aparato digestivo y el sistema reproductor, entre otros, y se divide en dos partes:

• Tórax: Es la parte superior. Está protegida por un armazón formado por las costillas y
separada del abdomen por el músculo llamado diafragma. A ella se unen las
extremidades superiores o brazos.

• Zona delantera: pecho o torso.


• Zona trasera: espalda o dorso.
• Huesos: costillas, esternón , clavícula, columna
vertebral (cervical y dorsal).
• Músculo (interno): diafragma.
• Vísceras: pulmones, corazón.
• Otras vísceras macizas del abdomen situadas al
amparo de la parte inferior de las costillas: hígado, vesícula
biliar, páncreas, bazo, riñones.

• Abdomen: Es la parte inferior. A ella se unen las extremidades


inferiores o piernas. Su punto central es el ombligo.

• Zona delantera superior: epigastrio.


• Zona delantera inferior: vientre.
• Zona trasera: región lumbar.
• Zona trasera inferior: glúteos (nalgas o posaderas).
• Zona inferior: genitales, ano.
• Huesos: columna vertebral (lumbar y sacra), cadera (ilion, isquión, pubis).
• Vísceras huecas: estómago, intestinos (grueso y delgado), vejiga urinaria.
• Vísceras macizas: hígado, páncreas, bazo, vesícula biliar, riñones.
• Otras partes interesantes: aparatos reproductores.
Extremidades

Son masas carnosas alargadas y articuladas que salen del tronco. En los humanos, las
extremidades tienen funciones concretas:

• Superiores o brazos: Sirven para coger y manejar objetos e identificarlos mediante el


tacto.

• Partes interesantes: hombro, brazo, codo, antebrazo, muñeca, mano, dedos.

• Inferiores o piernas: Sirven para elevar el tronco y para deambular.

• Partes interesantes: cadera, muslo, rodilla, pierna, tobillo, pié, dedos.

Tejidos, órganos, sistemas y aparatos

La célula es la unidad de vida más pequeña. Diferentes clases de células realizan funciones
específicas y cuando se agrupan células del mismo tipo
constituyen un tejido.

En el cuerpo hay seis clases de tejidos:

• Tejido de revestimiento: Piel y mucosas.


• Tejido conjuntivo: Cápsulas articulares y sostén
de los diversos órganos.
• Sangre: Único tejido formado por células
diferentes.
• Tejido muscular.
• Tejido nervioso.
• Tejido glandular.

Un grupo de diferentes tejidos organizados conjuntamente para realizar un trabajo especial


forman una masa que es llamada órgano.

Al grupo de órganos que trabajan conjuntamente para cumplir una función específica se le
llama aparato y a los que realizan una labor compleja sistema.

Todos los sistemas y aparatos juntos forman el CUERPO HUMANO, cuyo principal componente es
el agua, contenido en un 80%.

Aparatos y Sistemas del Cuerpo Humano

Entre los distintos aparatos (A) y sistemas (S) que componen el cuerpo humano tenemos:

S. Nervioso, A. Respiratorio, A. Circulatorio, S. Osteoarticular, S. Muscular, A. Locomotor, S.


Linfático, A. Digestivo, A. Urinario, S. Endocrino, A. Reproductor, S. Excretor.
Reparto topográfico

Los aparatos y sistemas quedan repartidos topográficamente de


la siguiente manera:

• Cabeza

• Bóveda craneal o cráneo: Encéfalo


(sistema nervioso central).
• Macizo facial o cara: Sentidos
(sistema nervioso sensitivo).

• Tronco

• Tórax: Respiratorio.Circulatorio.
• Abdomen: Digestivo.Urinario.Reproduc
tor.Endocrino

• Extremidades: Locomotor y sistema nervioso periférico.

signos vitales y constantes vitales

La importancia de obtener unos elementos de contraste nos permitirá conocer el estado y


valorar la evolución de los lesionados. Para ello, en el cuerpo humano existen una serie de signos
significativos que debemos saber identificar y conocer cual es su valor en condiciones normales:

• Posición de defensa (1).


• Respuesta a estímulos.
• Respiración.
• Pulso.
• Sensibilidad y motricidad.
• Reacción (dilatación/contracción) de pupilas.
• Olor del aliento.
• Textura y color de la piel, labios, uñas.
• Temperatura.
• Tensión arterial.

Los más importantes, denominados constantes vitales, siempre deben ser evaluados en este
orden y son:

• Estado de consciencia.
• Respiración.
• Pulso.

(1) ATENCION: Esta posición es la que adopta el lesionado para minimizar el dolor producido por
la lesión. No confundir con posición lateral de seguridad (PLS).

ADVERTENCIA: Aquellas personas que se preparan para la obtención del permiso de conducir
notarán que los textos hacen mención a la posición de defensa cuando, en realidad, indican
maniobras para la PLS; a pesar de ello siga las instrucciones del manual y los test de evaluación
para no suspender los exámenes
ESQUELETO HUMANO

El esqueleto humano es un conjunto de huesos organizados y unidos mediante articulaciones


que le dan sostén a nuestro cuerpo, nos permite mantenernos erguidos y sirve de protección a
los órganos internos (pulmones, corazón, etc.).

El esqueleto humano junto con los músculos, articulaciones, ligamentos, tendones y cartílagos,
forman el aparato locomotor que nos permite movernos y desplazarnos.

El cráneo, tronco, columna vertebral, pelvis, extremidades superiores e inferiores, manos y pies,
conforman el perfecto rompecabezas del esqueleto humano.

El sistema esquelético se divide en dos: esqueleto axial y esqueleto apendicular. El primero se


compone de 80 huesos ubicados en el cráneo, cara, espina y columna vertebral; tórax, costillas y
esternón; y huesos del hiodeo. El segundo incluye los huesos de las extremidades inferiores y
superiores, la clavícula, escápula y la pelvis.

Hablar del esqueleto humano nos remite a hablar de las piezas que lo conforman: los huesos.
Estos empiezan a formarse durante la gestación y alrededor de la sexta semana ya pueden
identificarse a través de una ecografía del feto.

El número de huesos que conforman el esqueleto humano es ligeramente variable, los 350
huesos que tenemos al nacer, se reducen a 206 en la edad adulta, cantidad que no incluye los
huesos wormianos y sesamoideos, ni las piezas dentarias. Esta reducción se debe a la fusión que
se da en algunos huesos del cráneo y en las últimas vértebras de la columna.

Los huesos wormianos y sesamoideos se encuentran ubicados en el cráneo y/o en los tendones
de las articulaciones. Son llamados "huesos accesorios" porque no todas las personas los tienen.

Los huesos no son inertes o estáticos como usualmente los concebimos, al contrario, poseen una
enorme capacidad de regeneración. Cada hueso del esqueleto humano tiene un nombre propio,
varían en forma, tamaño y composición. Los hay largos, cortos y planos. Químicamente se
componen de un 25% de agua, un 30% de materia orgánica y un 45% de minerales.

El hueso más corto del esqueleto humano se encuentra en el oído y se llama Estribo. El más
largo es el Fémur, ubicado en el muslo. Aunque los huesos son duros por fuera, su interior es
liviano y esponjoso, cualidades que les otorgan el calcio (su principal componente), el fósforo y el
colágeno que los forman.

Los huesos dejan de crecer entre los 18 y 21 años de edad, etapa en la cual se han osificado o
endurecido totalmente. Es importante cuidar nuestro sistema óseo, pues está propenso a sufrir
dolencias y enfermedades desde fracturas, hasta el temido cáncer de huesos conocido como
osteoporosis.

El esqueleto humano es el conjunto total y organizado de piezas óseas que proporciona al


cuerpo humano una firme estructura multifuncional (locomoción, protección, contención,
sustento, etc.). A excepción del hueso hioides —que se halla separado del esqueleto—, todos los
huesos están articulados entre sí formando un continuum, soportados por estructuras conectivas
complementarias como ligamentos, tendones, músculos ycartílagos.
El esqueleto de un ser humano adulto tiene, aproximadamente, 206 huesos, sin contar las piezas
dentarias, los huesos suturales o wormianos(supernumerarios del cráneo) y los huesos
sesamoideos. El esqueleto humano participa con el 12 por ciento del peso total del cuerpo, así
una persona que pesa 75 kilogramos, 9 kilogramos de ellos son por su esqueleto.
El conjunto organizado de huesos —u órganos esqueléticos— conforma el sistema esquelético,
el cual concurre con otros sistemas orgánicos(sistema nervioso, sistema articular y sistema
muscular) para formar el aparato locomotor.
El esqueleto óseo es una estructura propia de los vertebrados. En Biología, un esqueleto es toda
estructura rígida o semirrígida que da sostén y proporciona la morfología básica del cuerpo, así,
algunos cartílagos faciales (nasal, auricular, etc.) debieran ser considerados también formando
parte del esqueleto.
Funciones

El sistema esquelético tiene varias funciones, entre ellas las más destacadas son:

1. Sostén mecánico del cuerpo y de sus partes blandas: funcionando como armazón
que mantiene la morfología corporal;
2. Mantenimiento postural: permite posturas como la bipedestación;
3. Soporte dinámico: colabora para la marcha, locomoción y movimientos
corporales: funcionando como palancas y puntos de anclaje para losmúsculos;
4. Contención y protección de las vísceras, ante cualquier presión o golpe del
exterior, como, por ejemplo, las costillas al albergar lospulmones, órganos delicados que
precisan de un espacio para ensancharse,
5. Almacén metabólico: funcionando como moderador (tampón o amortiguador) de
la concentración e intercambio de sales de calcio y fosfatos.
6. Transmisión de vibraciones.

Además, en la corteza esponjosa de algunos huesos, se localiza la médula ósea, la cual lleva a
cabo la hematopoyesis o formación y diferenciación de las células sanguíneas.
Número de huesos

El número de huesos en personas adultas va desde los 206 hasta los 208 aproximadamente,
pero debemos recordar que esta cifra no se cumple en los niños pequeños y menos aún en
los recién nacidos. Esto se debe a que los recién nacidos nacen con algunos huesos separados
para facilitar su salida desde el canal de parto, por ejemplo tenemos los huesos del cráneo, si
palpamos la cabeza de un recién nacido encontramos partes blandas llamadas fontanelas: en
ellas los huesos están unidos por tejido cartilaginoso que luego se osificará para formar
el cráneo de un adulto.
También el maxilar se encuentra dividido en dos, el maxilar superior y el inferior, cuando se
suture el maxilar inferior dará lugar a un tipo de sutura llamada sínfisis. Así que el número de
huesos depende de la edad de la persona a la cual se refiera, pero como promedio para un
adulto es alrededor de 206 huesos.
División del esqueleto

Vistas frontal y trasera del esqueleto humano.

Uno de los esquemas para el estudio del esqueleto humano, lo divide en dos partes:

1. El esqueleto axial, que son los huesos situados a la línea media o eje, y ellos
soportan el peso del cuerpo como la columna vertebral. Se encargan principalmente de
proteger los órganos internos.
2. El esqueleto apendicular, que son el resto de los huesos pertenecientes a las
partes anexas a la línea media (apéndices); concretamente, los pares de extremidades y
sus respectivas cinturas, y ellos son los que realizan mayores movimientos como la
muñeca...

Esqueleto axial: 80 huesos aproximadamente

 Huesos de la columna vertebral (raquis): 26 huesos aproximadamente


 Cervicales (cuello): 7
 Torácicos: 12
 Lumbares: 5
 Sacro: 1 (formado por la fusión de 5 vértebras)
 Cóccix: 1 (formado por la fusión de 4 vértebras)
 Huesos de la cabeza: 29 huesos
 Cráneo: 8
 Cara: 14
 Oído: 8
 Hioides: 1 (hueso no articulado con el esqueleto)
 Huesos del Tórax (25)
 Costillas: 24 (12 pares)
 Esternón: 1
Esqueleto apendicular: 126 huesos

 Huesos de la cintura escapular: 4 huesos


 Huesos de las extremidades superiores: 30 x 2
 Brazo: 1 x 2
 Antebrazo: 2 x 2
 Mano:
 Carpo (muñeca): 8 x 2
 Metacarpo (mano): 5 x 2
 Falanges (dedos): 14 x 2

 En los miembros superiores y pectorales: 64


 Brazos y manos: 60
 Hombros: 2 clavículas y dos escápulas.
 En los miembros inferiores y pélvicos: 62
 Piernas y pies: 60
 Pelvis: 2 huesos pélvicos (formados por la fusión del ilion, isquion y pubis)

Enfermedades del sistema esquelético

Aquí se listan algunas enfermedades que afectan el sistema esquelético:

 Fractura (medicina)
 Osteomielitis y Osteonecrosis
 Cáncer óseo primario y Osteosarcoma
 Osteomalacia y Raquitismo
 Osteoporosis y Osteopetrosis
 Osteogénesis imperfecta
 Acromegalia
 Acondroplasia y enanismo
 Saturnismo y toxicidad de metales pesados
 Siringomielia
Tórax

Tórax humano en una vista anterior: delante y en el centro, el esternón. A ambos lados las
costillas y detrás, en segundo plano, la columna vertebral dorsal.

El tórax es la parte del cuerpo humano que está entre la base del cuello y el diafragma.
Contiene a los pulmones, al corazón, a grandes vasos sanguíneos como la arteria
aorta (ascendente, arco y descendente), a la vena cava inferior, a la cadena ganglionar
simpática de donde salen los esplácnicos, la vena ácigos mayor y menor, al esófago, conducto
torácico y su división es el mediastino.
Tiene la forma de cono truncado o pirámide cuadrangular y su pared está formada por
las costillas y los músculos intercostales por los lados, que se unen por delante al
hueso esternón por medio de los cartílagos costales, y por detrás a la columna vertebral dorsal.
La función de esta "caja" es la de proteger los órganos internos de traumatismos mecánicos que
de otra manera podrían lesionarlos.
La caja torácica tiene la particularidad de ensancharse para permitir la inspiración. Además, el
último par de costillas es denominado flotante, ya que solo está unido a las vértebras en la
parte posterior. Anteriormente, este par es libre: esto permite su ensanchamiento en
el embarazo.
Fotografía1

 Óseos: clavícula, esternón, apófisis espinosas, escápulas, y el ángulo de Louis.


 Líneas: medioesternal (vertical por la mitad del esternón, medioclavicular2 (derecha e
izquierda vertical por la mitad de las clavículas), axilares (anterior, media y posterior),
vertebral (vertical por las apófisis espinosas), escapular (vertical por la punta de las
escápulas).
 Regiones: supra e infraclavicular, mamaria, hipocondrios, axilar, infraaxilar,
supraespinosa, escapulovertebral e infraescapular.
Cráneo

Cráneo

Cráneo humano desde la vista lateral

Cráneo humano desde la vista frontal

Latín Cranium

El cráneo (del griego κρανίον kranion y del latín cranium) es una caja ósea que protege y
contiene al encéfalo principalmente. El cráneo humano está conformado por la articulación de 8
huesos1 , que forman una cavidad abierta y ovoide de espesor variable, con una capacidad
aproximada de 1.450 ml (en adultos).

Aclaración semántica

El esqueleto de la cabeza, o macizo esquelético neo-facial, es el conjunto de los huesos


del cráneo (ossa cranii PNA) y los huesos de la cara (ossa faciei PNA), conocido como calavera en
términos coloquiales, aunque anatómicamente es la cabeza ósea, siendo el cráneo una parte de
la cabeza. Es común que cráneodesigne a la totalidad de la cabeza ósea, lo cual es impropio en
el estudio de la Anatomía. Sin embargo, en otros ámbitos (embriología, biología, etc.) se
considera el cráneo como sinónimo de esqueleto de la cabeza.
La distinción entre cráneo y cara es muy clara: el cráneo aloja el encéfalo fundamentalmente el
-neurocráneo-, mientras que la cara presta inserción a los músculos de la mímica y de
la masticación y aloja algunos de losórganos de los sentidos. El cráneo cumple una función muy
importante, ya que se preocupa de contener todo el sistema nervioso central, con excepción de
la médula.
Huesos del cráneo

Huesos de la cabeza.

Los huesos del cráneo son ocho, cuatro son impares y de situación media, y los otros dos son
pares y de situación lateral simétrica.

 Frontal (1)
 Parietal (2)
 Temporal (2)
 Occipital (1)
 Esfenoides (1)
 Etmoides (1)
 Huesos wormianos (variable)
 Regiones craneales

Vista en tres dimensiones de un cráneo de ratón.

El cráneo, como cavidad, puede ser considerado desde el interior de esa cavidad
como endocráneo, o desde el exterior como exocráneo. A su vez, en conjunto, se puede dividir
mediante una sección horizontal que pase por la eminencia frontal media y por la protuberancia
occipital externa, en dos porciones:

 una parte superior, la bóveda craneal o calota (calvaria PNA);


 una parte inferior, la base del cráneo (basis cranii PNA).

Esta división no es tan arbitraria. Parte del diferente origen embriológico de las estructuras
óseas: osificación endocondral para los huesos de la base craneal, y osificación
intramembranosa para los huesos de la calota.
La bóveda está formada por el frontal (parte vertical), los parietales, las escamas de los
temporales y el occipital (parte superior). Está cubierta por el cuero cabelludo; los huesos se
unen por unas articulaciones llamadas suturas: Sutura coronal o frontoparietal, entre el frontal y
las parietales, sutura sagital o interparietal, entre los dos parietales, y sutura lambdoidea o
parietooccipital, entre el occipital y los parietales. El punto de unión de las suturas coronal y
sagital se llama bregma y allí se localiza, en el recién nacido, una zona de forma romboidal
llamada fontanela anterior o bregmatica. La base comprende el resto de las partes del esqueleto
del cráneo. El límite entre base y bóveda está representado por una línea sinuosa circunferencial
que va desde el surco nasofrontal hacia la protuberancia occipital externa.
Origen, desarrollo y crecimiento

Las estructuras cefálicas craneales se originan a partir del mesénquima proveniente de las
células de la cresta neural y el mesodermo paraxial. Los huesos que forman el cráneo no tienen
un mismo origen, por ello se hace la diferencia entre las regiones de la bóveda y la base craneal.
Neurocráneno membranoso - bóveda craneal
Los huesos de la calota, son huesos planos de revestimiento. Éstos se generan por el proceso de
osificación intramembranosa a partir de placas de tejido conjuntivo fibroso (mesénquima) que
rodean el encéfalo. De esta forma, centrífugamente se desarrollan (osifican) un cantidad de
huesos membranosos planos. Al momento del nacimiento, los huesos de la calota no están
fusionados ni totalmente osificados, dejando espacios interóseos cubiertos por tejido fibroso
(suturas y fontanelas).
Neurocráneo cartilaginoso (condrocráneo) - base del cráneo
Los huesos de la base craneal se desarrollan por el proceso de osificación endocondral a partir
del condrocráneo, una estructura formada por varios núcleos cartilaginosos osteosteogénicos
separados y extendidos por toda la región (condrocráneo precordal originado de la cresta neural,
y condrocráneo cordal originado del mesodermo paraxial)
Fontanelas y suturas - Cráneo del recién nacido
Al momento del nacimiento, los huesos planos del cráneo no están completamente osificados y
se hallan separados entre sí por espacios ocupados por tejido conectivo fibroso (derivado de la
cresta neural) que futuramente contribuirá a la formación definitiva de los huesos y a su
articulación (sinfibrosis). Así estos espacios son las suturas metópica, coronal, sagital y
lamdoidea. En aquellos sitios donde se articulan más de dos huesos, las suturas son amplias y
forman las seis fontanelas:

 dos impares y medias: fontanelas anterior y posterior;


 y dos laterales y pares: posterolateral (mastoidea) y anterolateral (esfenoidal).

Las suturas y fontanelas tienen importancia capital durante el parto, ya que admiten una
mecánica de superposición entre las placas óseas del cráneo (modelado) que posibilita el paso
de la cabeza fetal a través del canal de parto. Durante el puerperio, los huesos vuelven a su
posición primitiva. Durante la niñez, la palpación de la fontanela anterior permite verificar la
normalidad del desarrollo y osificación del cráneo así como también la presión intracraneana.
Crecimiento y consolidación
Las suturas y fontanelas tardan años en osificarse completamente y lograr la coaptación total
entre las piezas óseas del cráneo. El crecimiento de los huesos de la bóveda que continúa hasta
la adultez se hace a expensas del material fibroso de las suturas y fontanelas. Este mecanismo
admite cierta complacencia de la caja craneal para el crecimiento del encéfalo y una adaptación
acorde al desarrollo y crecimiento del macizo facial. La capacidad craneal completa se alcanza
hacia los 5-7 años.
Articulaciones

Las articulaciones de los huesos craneales son sinartrosis, articulaciones inmóviles que fijan las
piezas óseas entre sí por medio de cartílago (sincondrosis) o de tejido conectivo fibroso
(sinfibrosis).
Aquellos huesos que forman parte de la base craneal, desarrollados por osificación endocondral,
se unen entre sí a través de sincondrosis. Y aquellos huesos procedentes de la bóveda del
cráneo (y los huesos de la cara también) desarrollados a partir de esbozos de tejido conjuntivo,
se unen entre sí a través de sinfibrosis o suturas (suturae PNA).
Según la configuración de las superficies articulares implicadas en la unión ósea, hay cuatro
tipos de suturas (sinfibrosis) en el cráneo:

 las suturas dentadas surgen de la unión "por engranaje" de las superficies articulares.
Es la articulación que une a los huesos frontal, occipital, parietal, esfenoides y etmoides
(articulaciones fronto-parietal; parieto-parietal; parieto-occipital; fronto-etmoidal; fronto-
esfenoidal) y articulaciones con el macizo facial (fronto-malar; fronto-nasal, etc.).
 las suturas escamosas surgen de la unión de superficies rugosas y "talladas a bisel". Es
la articulación témporo-parietal...
 la esquindilesis. Es la articulación del vómer (cara) con el esfenoides (cráneo), formada
por la unión de una superficie con forma de cresta (cresta esfenoidal inferior) que encastra
con una superficie complementaria en forma de ranura (entre las alas del vomer).
 la sutura plana en ella se ponen en contacto superficies planas y lineales (entre los
huesos nasales).
1. Dibujo representativo de los segmentos de la columna vertebral, vista lateral
izquierda: región cervical (naranja); región dorsal (índigo); región lumbar (amarillo);región
sacra (verde); región coccígea(violeta). Th#: vértebra dorsal. Os Sacrum: Hueso
sacro. Coccyx: Coccis.

2. Para otros usos de este término, véase columna.


3. La columna vertebral, raquis o espina dorsal es una compleja estructura
osteofibrocartilaginosa articulada y resistente, en forma de tallo longitudinal, que
constituye la porción posterior e inferior del esqueleto axial. La columna vertebral es un
órgano1 situado (en su mayor extensión) en la parte media y posterior del tronco, y va
desde la cabeza (a la cual sostiene), pasando por el cuello y la espalda, hasta la pelvis a la
cual le da soporte.
Regiones de la columna

La columna vertebral consta de cinco regiones, contando con 33 vértebras, diviéndose en:

 Región cervical (7 vértebras, C1-C7)


 Región dorsal (12 vértebras, T1-T12)
 Región lumbar (5 vértebras, L1-L5)
 Región sacra (5 vértebras, S1-S5)
 Región coxígea (4 vértebras, inconstantes)

Cada región tiene una serie de características propias, las cuales se van superponiendo en
aquellas vértebras cercanas a la otra zona (como por ejemplo C7, T12 o L5).

visión oblicua

Región cervical
Véase también fractura de Jefferson
Existen 7 huesos cervicales, con 8 nervios espinales, en general son pequeños y delicados. Sus
procesos espinosos son cortos ( con exepción de C2 y C7, los cuales tienen procesos espinosos
incluso palpables). Nombrados de cefálico a caudal de C1 a C7, Atlas (C1) y Axis (C2), son las
vértebras que le permiten la movilidad del cuello. En la mayoría de las situaciones, es la
articulación atlanto-occipital que le permite a la cabeza moverse de arriba a abajo, mientras que
la unión atlantoaxidoidea le permite al cuello moverse y girar de izquierda a derecha. En el
[axis]] se encuentra el primer disco intervertebral de la columna espinal. Todos los mamíferos
salvo los manatíes y los perezosos tienen 7 vértebras cervicales, sin importar a longitud del
cuello. La vértebras cervicales poseen el foramen transverso por donde transcurren las arterias
vertebrales que llegan hasta el foramen magno para finalizar en el polígono de Willis. Estos
forámenes son los más pequeños, mientras que el foramen vertebral tiene forma triangular. Los
procesos espinosos son cortos y con frecuencia están bifurcados (salvo el proceso C7, en donde
se ve claramente un fenómeno de transición, asemejándose más a una vértebra torácica que a
una vértebra cervical prototipo)

esquema de una vértebra torácica


Región Dorsal
Véase Vértebra torácica
Los 12 huesos torácicos y sus procesos transversos tienen una superficie para articular con
las costillas. Alguna rotación puede ocurrir entre las vértebras de esta zona, pero en general,
poseen una alta rigidez que previene la flexión o la excursión excesiva, formando en conjunto a
las costillas la caja torácica, protegiendo los órganos vitales que existen a este nivel (corazón,
pulmón y grandes vasos). Los cuerpos vertebrales tiene forma de corazón con un amplio
diámetro Antero Posterior. Los forámenes vertebrales tienen forma circular.
]Región Lumbar
Véase Vértebra lumbar
Las 5 vértebras tienen una estructura muy robustas, debido al gran peso que tienen que
soportar por parte del resto de vertebras proximales. Permiten un grado significativo de flexión y
extensión, además de flexión lateral y un pequeño rango de rotación. Es el segmento de mayor
movilidad a nivel de la columna. Los discos entre las vértebras construyen la lordosis lumbar
(tercera curva fisiológica de la columna, con concavidad hacia posterior).
Región Sacra
Véase Vértebra sacra
Son cinco huesos que en la edad madura del ser humano se encuentran fusionadas, sin disco
intervertebral entre cada una de ellas.
Cóccix
Véase Cóccix
En general, son 4 huesos ( en casos más raros pueden haber 3 o 5 vértebras), sin discos
intervertebrales. Muchos animales mamíferos pueden tener un mayor número de vértebras a
nivel de esta región, denominándoseles "vértebras caudales". El dolor a nivel de esta región se le
denomina coccigodinia, la cual puede ser de diverso origen.
Funciones

Las funciones de la columna vertebral son varias, principalmente interviene como elemento de
sostén estático y dinámico, proporciona protección a la médula espinal recubriéndola, y es uno
de los factores que ayudan a mantener el centro de gravedad de los vertebrados.2
La columna vertebral es la estructura principal de soporte del esqueleto que protege la médula
espinal y permite al ser humano desplazarse en posición “de pie”, sin perder el equilibrio. La
columna vertebral está formada por siete vértebras cervicales, doce vértebras
torácicas o vértebras dorsales, cinco vértebras lumbares inferiores soldadas al sacro, y tres a
cinco vértebras soldadas a la “cola” ocóccix. Entre las vértebras también se encuentran unos
tejidos llamados discos intervertebrales que le dan mayor flexibilidad.
La columna vertebral sirve también de soporte para el cráneo.
Constitución

La columna vertebral está constituida por piezas óseas superpuestas y articuladas entre sí,
llamadas vértebras (vertebræ PNA), cuyo número —considerado erróneamente casi constante—
es de 33 piezas aproximadamente, dependiendo de la especie.3 4
Las vértebras están conformadas de tal manera que la columna goza de flexibilidad, estabilidad
y amortiguación de impactos durante la locomoción normal del organismo.5
La columna vertebral de un humano adulto mide por término medio 75 cm de longitud.
Curvaturas de la columna vertebral humana

Las curvaturas de la columna vertebral, no se producen sólo debido a la forma de las vértebras,
sino también, a la forma de los discos intervertebrales. En humanos, la columna cuenta con dos
tipos principales de curvaturas: anteroposteriores (ventrodorsales) y laterolaterales:6
Curvaturas anteroposteriores
Se describen dos tipos de curvaturas: cifosis y lordosis. La cifosis es la curvatura que dispone al
segmento vertebral con una concavidad anterior o ventral y una convexidad posterior o dorsal.
La lordosis, al contrario, dispone al segmento vertebral con una convexidad anterior o ventral y
una concavidad posterior o dorsal. La columna vertebral humana se divide en cuatro regiones,
cada una con un tipo de curvatura característica:

 Cervical: lordosis.
 Torácica: cifosis.
 Lumbar: lordosis.
 Sacro-coccígea: cifosis.

En el recién nacido humano, la columna cervical sólo cuenta con una gran cifosis. La lordosis
lumbar y sacro-coccígea, aparecen luego.
Curvaturas laterolaterales
En humanos, la columna vertebral presenta una curvatura torácica imperceptible de convexidad
contralateral al lado funcional del cuerpo. Debido al predominio de la condición diestra en la
población, la mayoría presenta una curvatura laterolateral torácica de convexidad izquierda.
Anormalidades

Ocasionalmente la coalescencia de las láminas no se logra completar y consecuentemente


queda una hendidura en los arcos de las vertebras, por la cual protruye las meninges (dura
madre y aracnoide) y generalmente la propia médula espinal, constituyendo una malformación
denominada espina bífida. La condición es más común a nivel lumbosacra, pero puede ocurrir en
otras regiones.
Las siguientes corresponde a curvaturas anormales: Hipercifosis: Es una exagerada cifosis a
nivel torácico, coloquialmente se le conoce como joroba, común en personas mayores y
secundaria a osteoporosis Hiperlordosis: Lordosis exagerada a nivel lumbar. La hiperlordosis
resulta común entre las mujeres embarazadas. Listesis: Puede ser anterolistesis o retrolistesis
dependiendo si el desplazamiento del cuerpo vertebral es hacia adelante o hacia atrás con
respecto a la vértebra adyacente. Escoliosis: Curvatura lateral, es la más común de las curvatura
anormales, ocurre en un 0,5%. Es más frecuente en mujeres y puede ser el producto de un
crecimiento desigual de las caras de una o más vértebras. Puede provocar atelactasias
pulmonares y problemas respiratorios de tipo restrictivos.
IDENTIFICAR SIGNO Y SINTOMA
Sintoma:
En Medicina, síntoma es la referencia subjetiva que da un enfermo por la percepción o cambio
que puede reconocer como anómalo o causado por un estado patológico o enfermedad.

El término síntoma se contrapone a signo clínico, que es un dato objetivable. El síntoma es un


aviso útil de que la salud puede estar amenazada sea por algo psíquico, físico, social o
combinación de las mismas.

Ejemplos de síntomas son: la distermia o sensación de tener un trastorno de la temperatura


corporal (sensación de fiebre, escalofrío), el mareo, la náusea, el dolor, la somnolencia, etc.

****Signo: En Medicina, se entiende por signo clínico a cualquier manifestación objetivable


consecuente a una enfermedad o alteración de la salud, y que se hace evidente en la biología
del enfermo. La Semiología clínica es la disciplina de la que se vale el médico para indagar,
mediante el exámen psicofísico del paciente, sobre los diferentes signos que puede presentar.

Un signo clínico es un elemento clave que el médico puede percibir en un examen físico, en
contraposición a los síntomas que son los elementos subjetivos, percibidos sólo por el paciente.

Por ejemplo: la fiebre, el edema, el enrojecimiento de una zona del cuerpo, son signos clínicos.
En cambio, el dolor, la astenia, los mareos, son síntomas.
Signos vitales
Aunque cada uno de nosotros sólo nace y vive una vez, existe un ciclo constante de vida y
muerte dentro de nuestros cuerpos.

El estar vivos tiene implícito mantener en forma automática un sin número de funciones, que
pasan inadvertidas: Temperatura del cuerpo (frío-calor), la respiración (rápidas o lentas), el pulso
arterial (acelerado-desacelerado) y la presión sanguínea (alta o baja). Ellos constituyen los
signos vitales; su variación refleja salud o enfermedad.

Los Signos vitales son 4:

La Temperatura corporal
El calor corporal es producido por reacciones químicas intracelulares, de tal forma
que existe un nivel mínimo cuando individuo está en reposo y el metabolismo corporal
está disminuido (3 a 4 de la madrugada) y un máximo en horas de la noche; sin
embargo, estas variaciones dependen de ciertos factores como el ambiente, la
actividad física, la alimentación, las hormonas y siempre dentro de un rango de
normalidad.

La Respiración

Después del corazón, los pulmones son los órganos que mantienen una mayor
velocidad de trabajo; en adultos en reposo, la frecuencia respiratoria normal es entre
12 a 18 veces por minuto y puede llegar hasta cifras de 40 ó superiores en caso de
enfermedad severa, mientras que en recién nacidos es cercana a 44 por minuto.

En ellos se realiza el intercambio gaseoso que permite obtener el oxígeno del aire y
eliminar el dióxido de carbono que trae la sangre a los alvéolos pulmonares, producto
residual de la combustión de la energía, en cada una de las células de nuestro cuerpo.

El pulso arterial.

La sangre es bombeada fuera del corazón a través de tubos elásticos


llamados arterias y es en ellas que las pulsaciones son palpables y hasta visibles,
permitiendo la cuantificación del ritmo y de la frecuencia cardíaca.

El ritmo determina si el pulso es regular o no y la frecuencia, expresa el número de


latidos del corazón en un minuto.

La tensión o presión arterial

Los antiguos griegos creían que por las arterias circulaba aire en vez de
sangre y dos mil años más tarde, un médico inglés, William Harvey,
descubrió que el corazón bombeaba sangre a través de dos
circuitos que llevan hacia y traen desde los pulmones al corazón y de
allí a todo el resto del cuerpo.

Las presiones generadas en las diferentes partes del sistema


cardiovascular varían considerablemente, siendo la presión de las
arterias mucho mayor que la de los capilares y las venas.
El uso del término "presión sanguínea" se refiere a la presión o tensión arterial. Dicha
presión es igual en todo el sistema arterial, por lo que puede ser medida en cualquier
punto a lo largo de su trayecto.

Cada vez que late el corazón, las arterias se expanden momentáneamente en


proporción con la fuerza con que la sangre es bombeada a través de ellas. Esta
expansión puede apreciarse cuando se toma el pulso, colocando los dedos sobre
cualquier arteria.

La eyección de sangre desde el corazón, se realiza simultáneamente hacia dos


grandes circuitos (sistémico y pulmonar), por medio de los ventrículos, aunque su
trabajo efectivo también va a depender, de la cantidad de sangre de retorno recibida
por ellos, así como de la resistencia a la circulación de la propia sangre que se debe
vencer a nivel de las arteriolas.

¿Qué es la presión o tensión arterial?

La presión arterial es la resultante del volumen minuto cardíaco (volumen de sangre


que bombea el corazón hacia el cuerpo en un minuto) por la resistencia arteriolar
periférica, esta última determinada por el tono y estado de las arteriolas. En la
medida que el tono muscular de estas pequeñas arterias aumenta, eleva la presión
arterial como consecuencia del aumento de la resistencia periférica.

En condiciones normales, los factores que determinan la presión arterial se


mantienen en conjunción armónica, controlados por sistemas de autorregulación que
determinan el tono arteriolar, el volumen de sangre intravascular y su distribución.
Estos sistemas de regulación actúan de acuerdo con las necesidades del organismo,
tanto de manera inmediata como tardía; cuando se modifica o altera uno o varios de
los factores que determinan o regulan la presión arterial, las cifras tensionales se
apartan de lo normal, provocando estados de hipertensión (elevación por sobre el
nivel normal) o hipotensión (disminución por debajo del nivel normal).

¿Cómo se mide la tensión arterial?

El registro de la tensión arterial implica la necesidad de determinar


dos valores: la máxima o sistólica y la mínima o diastólica.

La actividad cíclica del corazón es el factor fundamental


condicionante de la falta de uniformidad en el nivel de la tensión
arterial. Esta logra su máximo valor en cada sístole, mientras que en
la diástole desciende a su límite inferior.

La presión máxima está vinculada directamente con el volumen


minuto y por ende, se encuentra en relación directa con la fuerza
contráctil del ventrículo izquierdo, con la volemia (volumen total de
sangre) y con la elasticidad de la aorta. En la medida que ésta última sea menos
elástica, la tensión sistólica será mayor.

La presión mínima o diastólica, a su vez, depende fundamentalmente de la resistencia


periférica y en menor grado, de la elasticidad de la aorta, factor importante para la
impulsión de la sangre durante la diástole.

La tensión arterial se expresa en milímetros de mercurio (mmHg), escala en la que


vienen todos los equipos, con DOS CIFRAS: La primera que representa la Tensión
SISTÓLICA y la segunda que representa la Tensión DIASTÓLICA, separadas por una
línea diagonal entre ellas ( / ).
Ver técnica de medición
Medición Ambulatoria de Presión
Arterial (MAPA)
Valores normales de la tensión arterial:

Estudios estadísticos realizados en grandes masas de población permiten establecer


como valores normales para los adultos, cifras que oscilan entre los siguientes niveles
(Según la O.M.S. y el Séptimo Reporte del Comité Nacional de prevención, detección,
evaluación y tratamiento de la hipertensión):

Tensión Sistólica o máxima: < 120 mmHg


Tensión Diastólica o mínima: < 80 mmHg

Todas aquellas cifras que resultaren por fuera de estos límites son anormales, tanto
por debajo (Hipotensión: < 90/60 mmHg) como por encima (≥ 120/80 mmHg) y
dependiendo del criterio que se tome (Asociación Norteamericana del Corazón o la
Sociedad Europea de Hipertensión) los niveles de presión para cada categoría pueden
variar, aunque siempre considerando HIPERTENSIÓN niveles ≥ 140/90 mm Hg.

Clasificación de la Hipertensión arterial

Asociación Norteamericana del Corazón: JNC 7

Nivel de Presión Arterial (mmHg)

Categoría Sitólica Diastólica

Normal < 120 y < 80

Prehipertensión 120-139 o 80-89

Hipertensión Arterial

Hipertensión Estadio 1 140–159 o 90–99

Hipertensión Estadio 2 ≥160 o ≥100


Seventh Report of the Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation, and Treatment of
High Blood Pressure (JNC 7)
Clasificación de la Hipertensión arterial

Sociedad Europea de Hipertensión y Sociedad Europea de Cardiología

Nivel de Presión Arterial (mmHg)

Categoría Sitólica Diastólica

Óptima < 120 y < 80

Normal 120-129 y/o 80-84

Normal Alta 130-139 y/o 85-89

Hipertensión Arterial

Hipertensión Grado 1 140–159 y/o 90–99

Hipertensión Grado 2 160–179 y/o 100–109

Hipertensión Grado 3 ≥180 y/o ≥110

Hipertensión sistólica ≥140 y < 90


aislada